You are on page 1of 4

Ensayo sobre la Ilíada

Nombre:
Georgeth Morron Castellano

Curso:
11°a

Profesora:
Aracelis Peñaranda

Colegio:
I. E. D. Lestonnac
Compañía de María
Importancia de los sueños en la
Ilíada y en la Actualidad

En la Ilíada poema antiguo escrito por Homero, los dioses se sumergen en lo más
profundo de la mente humana permitiendo que tomen decisiones según su
conveniencia aunque éstas sean para bien o para mal.

Los sueños son el arma débil del hombre ya que se pueden llegar a manipular por más
que éste se niegue. Asimismo ¿Cuán importante fue la manifestación de los dioses
en los sueños de los hombres?

Los guerreros aqueos y troyanos, hombres formidables que no dan el brazo a torcer,
eran muy devotos a los dioses, por tanto, estos se les presentaban en sueños unas
veces como símbolo de ayuda y misericordia u otras veces símbolo de desgracia y
ruina.

El contenido del mensaje en los sueños siempre es el mismo:

En primer lugar, los dioses les recuerdan que están dormidos y luego les transmiten
una orden, una petición o unas palabras, como se refleja en el sueño de Agamenón
jefe de los hombres aqueos durante la Guerra de Troya, tuvo un sueño de parte de
Júpiter (dios supremo) el cual le ordenó tomar a Troya, en consecuencia de su
obediencia, hubo una masacre de miles de muertes aqueas y a su vez troyanas; todo
fue un plan de ruina para el ejército de Agamenón.

En segundo lugar, el soñador puede responder y reaccionar con algún gesto


provocando que la imagen que el dios le presenta se esfume, lo que sucedió cuando
Aquiles en un sueño vio el alma de Patroclo, el cuál le dijo:
-No dejes mandado, oh Aquiles, que pongan tus huesos separados de los míos: ya que
juntos nos hemos criado en tu palacio; así también, una misma urna, el ánfora de oro
que te dio tu veneranda madre, guarde nuestros huesos-
Aquiles le obedeció y quiso abrazarlo pero éste se desvaneció; esto expresa el afecto
mutuo donde este sueño juega el papel de corroborar un sentimiento de nostalgia y
dolor.

Por último, se presenta la situación donde el soñador se levanta y la figura (Imagen


del dios) le ayuda a llevar a cabo el mensaje como es el caso del sueño de Príamo con
Hermes (Mensajero de los dioses), quién le ayuda al Rey Príamo a internarse en el
campamento aqueo para enfrentarse con Aquiles y convencerlo de que le devolviera
el cuerpo de su hijo Héctor, este sueño representa la ayuda y la misericordia.

En pocas palabras, los sueños fueron ese vehículo idóneo para la expresión de la
voluntad divina – en este caso los dioses -, realizada a su vez como la interpretación
de visiones que portaban un mensaje simbólico, por lo tanto, esta manifestación fue
un factor netamente importante debido a que los utilizaron para comunicarles algo a
cada individuo, es decir, revelándoles algún fin deseado por los mismos.

Ahora bien, si se lleva esto a la actualidad (siglo XXI), los sueños siguen siendo ese
pilar notorio para tomar decisiones por lo que se considera que aún la humanidad es
muy susceptible a ello. Además de esto, existen personas que opinan que los sueños
son mensajes adivinatorios del futuro (lo que estuvo muy concurrente en la Ilíada),
reflejo interno del mundo y narrativas incomprensibles para el común.

Los sueños parecen ser exactamente la clase de experiencia personal que siempre
será oculta e inaccesible, a pesar de esto llegan a ser influyentes en las decisiones
cotidianas ya que cuando éstos logran tener suficiente nitidez, y aunque no se crea
que sean proféticos, es difícil pensar que no tienen algún significado, que no son
mensajes importantes de atender o que sencillamente no se deban decodificar.
Según Homero, existen dos tipos de sueños, los que provienen del marfil y los que
provienen del cuerno, los que provienen del marfil suelen engañar y los que provienen
del cuerno se suelen cumplir (un juego de palabras en griego donde "marfil" es similar
a engañar y "cuerno", a cumplir), al parecer el hombre llega a estimar que todos los
sueños son de “Cuerno” por lo que, los aprecian como avisos intuitivos sobre su futuro
y a su vez, se convierten en afirmantes de la base de su propio dictamen.
Los sueños son el acontecer orientado hacia una meta, manifestándose un sentido y una
finalidad –Según Jung

En conclusión, los sueños predominan en el diario vivir del hombre hace muchísimos
años como se ve reflejado en la Ilíada. Son numerosas las figuras históricas que han
utilizado los sueños como brújula para la vida despierta y la toma de decisiones,
desde hombres formidables con carácter y honor donde los dioses eran preceptores
de su destino hasta personas concluyentes capaces de definir su propio rumbo
aunque en ocasiones sea todo lo contrario.

Conforme a esto, los sueños son una posible fuente de conocimientos extraordinarios
que permiten acceder a información valiosa que se es difícil de obtener por la mente
humana en sí.

"El sueño es una pequeña puerta oculta en el profundo e íntimo recinto del alma, y abre
la noche cósmica primitiva que era alma antes de que existiera un ego consciente y
seguirá siendo alma mucho más allá de lo que un ego consciente puede llegar", escribió
Carl Jung.