You are on page 1of 8

Guerra Mundial CHURCHILL

El plan de
WINSTON
A FINALES DE LOS AÑOS 30 DEL SIGLO XX LA DEBILIDAD DE LAS
DEMOCRACIAS OCCIDENTALES PERMITIÓ A LA ALEMANIA NAZI
COMENZAR UN PROCESO DE EXPANSIÓN TERRITORIAL CON LA
ANEXIÓN DE PAÍSES COMO AUSTRIA Y CHECOSLOVAQUIA.
SOLO UNOS POCOS FUERON CONSCIENTES DEL PELIGRO
QUE SUPONÍA PARA EUROPA Y EL MUNDO ENTERO EL
REARME ALEMÁN. WINSTON CHURCHILL FUE UNO DE
ELLOS, PERO, DESGRACIADAMENTE, SUS PALABRAS NO
FUERON ESCUCHADAS HASTA QUE YA FUE DEMASIADO
TARDE.

WKZ:s/ZDZd1EͳW/EE͕,/^dKZ/KZ

20 CLÍO
CHURCHILL

E
N WINSTON LEONARD SPENCER CHURCHILL
NACIÓ EL 30 DE NOVIEMBRE DE 1875 EN EL
SENO DE UNA FAMILIA ARISTOCRÁTICA Y
CONSERVADORA DE TRADICIÓN VICTORIA-
NA. Hijo del séptimo duque de Marlborough y
de la estadounidense Jennie Jerome, Winston
vio transcurrir su infancia en una serie de inter-
nados escolares en donde, a decir verdad, nunca
destacó por su alto rendimiento académico. En el colegio de Harrow
era frecuentemente castigado por su falta de dedicación y su carác-
ter inquieto, independiente y rebelde, mientras que, por otra parte,
asombraba a todos aquellos que le rodeaban por sus evidentes con-
trastes, ya que no resultaba extraño verle suspender varias asignatu-
ras, al mismo tiempo que era felicitado por sus excelentes resultados
en matemáticas o Historia, e incluso por proclamarse campeón de
esgrima en los campeonatos organizados en su escuela.

AL SERVICIO DE SU PATRIA
Tras superar una etapa escolar llena de sobresaltos, el joven Winston
VHDOLVWµHQHOHM«UFLWRFXDQGRFRQWDEDFRQD³RVGHHGDG3RUƓQ
su sueño se había hecho realidad, desde ese momento le esperaba
una vida plagada de aventuras y emociones fuertes al servicio de su
patria. Su primer destino fue en Bangalore (India), en donde sirvió
como segundo teniente en el 4º Regimiento de Húsares, pero, muy

CLÍO 21
Guerra Mundial CHURCHILL

artículos en los que dio muestras de su


genio literario. Dos años más tarde, hizo
de nuevo las maletas y viajó hasta los
Balcanes con la intención de ser testigo
de los principales hechos acontecidos
en la guerra entre turcos y griegos, pero
hemos de suponer que no se tuvo que
dar mucha prisa porque cuando llegó el
FRQŴLFWR\DKDE¯DWHUPLQDGR'HVGHDOO¯
regresó de nuevo a la India para tomar
parte en la campaña contra los rebel-
des pastunes, en la frontera noreste de
la colonia británica, y tras seis semanas
de combates, pudo regresar a Inglate-
rra en octubre de 1897, año en el que
publicó su primer libro, The story of the
Malakand Field Force, en el que narra
VXVYLYHQFLDVGXUDQWHHOFRQŴLFWR

CARRERA POLÍTICA
En 1899, Winston Churchill abandonó
el ejército y comenzó su carrera política,
aunque esto no supuso ningún impedi-
t/E^dKE
,hZ,/>> mento para que él, un hombre de gran-
EN 1874. des inquietudes, pasase nuevamente a
la acción y protagonizase nuevas aven-
turas como la que llevó cabo durante la
Segunda Guerra Anglo-Bóer.
El 12 de octubre de este año fue en-
a su pesar, lo único que pudo hacer viado como corresponsal de guerra del
durante su estancia en la gran colonia
EN 1899, WINSTON diario The Morning Post a Sudáfrica. Una
inglesa fue jugar al polo y soñar con la CHURCHILL abandonó vez en su destino, inició un viaje en un
posibilidad de participar en alguno de el ejército y comenzó su tren militar al mando de Aylmer Hal-
ORV FRQŴLFWRV FRORQLDOHV TXH D ƓQDOHV
de este convulso siglo XIX se sucedían
ĐĂƌƌĞƌĂƉŽůşƚŝĐĂ͕ĂƵŶƋƵĞ dane, pero cuando este se encontraba
a mitad de camino fue hecho descarri-
por distintas partes del globo. esto no supuso ningún lar tras un feroz ataque de los Bóers. El
(QƓQDQFLDGRSRUHOSHULµGLFR ŝŵƉĞĚŝŵĞŶƚŽƉĂƌĂƋƵĞ pánico cundió entre los ingleses, pero
The Daily Graphic, marchó hacia Cuba fue en esos momentos críticos cuando
para presenciar los combates entre
él pasase nuevamente a HPHUJLµ OD ƓJXUD HVWHODU GH &KXUFKLOO
las tropas españolas y los rebeldes a la acción y protagonizase que, sin dudarlo, y, aunque era un no
cambio, eso sí, de escribir una serie de nuevas aventuras. combatiente, se puso al frente de las tro-
pas inglesas y movilizó a todos sus hom-
bres para arreglar la vía y posteriormen-
HUMOR AUDAZ
te la locomotora, al igual que un buen
WINSTON CHURCHILL DESTACÓ POR SER UN HOMBRE POLIFACÉTICO, POR SU número de vagones en donde situó a
TREMENDA ENERGÍA Y POR SU SENTIDO DEL HUMOR.ůĂŹŽĚĞϭϵϮϮ͕ĞŶĞůƋƵĞ sus compatriotas heridos para llevarlos a
ƐƵĨƌŝſƵŶĂŽƉĞƌĂĐŝſŶĚĞĂƉĞŶĚŝĐŝƟƐ͕ĨƵĞƵŶŽĚĞůŽƐŵĄƐĚƵƌŽƐĚĞƐƵĐĂƌƌĞƌĂƉŽůşƟĐĂ͕ una zona segura. A pesar del éxito de la
LJĂƋƵĞƐŝĞŶĚŽŵŝŶŝƐƚƌŽĚĞƌŵĂŵĞŶƚŽĞŶƵŶŐŽďŝĞƌŶŽůŝďĞƌĂůƉĞƌĚŝſůĂƐĞůĞĐĐŝŽŶĞƐĞŶ operación, el joven Winston no tuvo tan-
ĞůĚŝƐƚƌŝƚŽĚĞƵŶĚĞĞ͘ŚƵƌĐŚŝůůĞŶĐĂũſĞůŐŽůƉĞĐŽŶĚĞƉŽƌƟǀŝĚĂĚLJƉƌŽǀŽĐſĞůƌĞŐŽĐŝũŽ WDVXHUWHSRUTXHDOƓQDOIXHFDSWXUDGR
ĞŶƚƌĞůŽƐƉĞƌŝŽĚŝƐƚĂƐĐƵĂŶĚŽĚĞĐůĂƌſƋƵĞĂĐĂďĂĚĞƉĞƌĚĞƌƐƵĂƐŝĞŶƚŽĞŶĞůƉĂƌůĂŵĞŶƚŽ͕ por los Bóers y encerrado en un campo
ƐƵƉƵĞƐƚŽĚĞŐŽďŝĞƌŶŽLJƐƵĂƉĠŶĚŝĐĞ͕ƚŽĚŽĂůŵŝƐŵŽƟĞŵƉŽ͘ŶŽƚƌĂŽĐĂƐŝſŶ͕ĐƵĂŶĚŽůĂ de prisioneros de Pretoria.
parlamentaria inglesa Lady AstorĚĞĐůĂƌſĞŶƵŶĚĞďĂƚĞƋƵĞƐŝĨƵĞƐĞŵƵũĞƌĚĞŚƵƌĐŚŝůůůĞ Incapaz de plegarse ante su destino
ƉŽŶĚƌşĂǀĞŶĞŶŽĞŶĞůƚĠ͕ĞƐƚĞůĞƌĞƐƉŽŶĚŝſ͗"Señora, si yo fuera su marido, me lo bebería". y verse sometido a un largo período de

22 CLÍO
t/E^dKE
,hZ,/>>EK
hEK^h^&DK^K^
/^hZ^K^͘

UHFOXVLµQFRPHQ]µDSODQLƓFDUXQSODQ Este período de relativa calma tocó a arancelarias, también por su negativa a
de evasión que llevó a cabo muy pronto. VXƓQFXDQGRVHYLRREOLJDGRDUHJUHVDU incrementar el presupuesto del ejército,
Tras saltar la valla del recinto en donde a su hogar y a retomar las obligaciones Churchill se unió al grupo de disidentes
se encontraba encerrado Churchill ini- en el Parlamento inglés, en donde pudo del partido, encabezados por Hugh Ce-
ció una larga marcha de 480 kilómetros hacer gala de sus portentosas dotes cil. Posteriormente, fue estrechando su
hasta llegar a la colonia portuguesa de oratorias, aunque para ello (y esto fue relación con los liberales hasta tal punto
Maputo desde donde partió hacia Dur- una constante durante su vida) se vio que abandonó a sus antiguos compa-
ban para ponerse bajo las órdenes del obligado a superar un grave problema, ñeros y se presentó en las elecciones de
General Redvers Buller y participar en ya que Churchill era tartamudo, por lo 1906 como candidato del Partido Libe-
la batalla de Spion Kop. TXH VH YLR HQ OD QHFHVLGDG GH SODQLƓ- ral por Mánchester, en donde consiguió
De vuelta a Inglaterra, Churchill se car sus discursos hasta con semanas de una holgada mayoría de votos. Sus do-
presentó como candidato conservador antelación. Debido a sus discrepancias tes políticas no pasaron desapercibidas
en el distrito electoral de Oldham en las con el líder del partido conservador entre sus colegas liberales y, en 1910,
elecciones del año 1900, pero, a pesar (Joseph Chamberlain), quien propu- fue nombrado ministro de asuntos in-
de resultar elegido, decidió continuar so la existencia de importantes tarifas ternos, en donde siguió progresando, a
viajando por el mundo y experimentar
nuevas vivencias. En lugar de asistir a la
VICIOS INCONFESABLES
apertura del Parlamento, marchó hacia
los Estados Unidos y allí pronunció una A CHURCHILL TAMBIÉN SE
serie de discursos y fue invitado a varias LE RECONOCE POR SU AMOR
A LOS PUROS Y AL WHISKY
conferencias en donde llegó a conocer
ESCOCÉS, ŚĂƐƚĂƚĂůƉƵŶƚŽƋƵĞ
al famoso Mark TwainTXLHQDƓUPµGH ĚƵƌĂŶƚĞůĂ>ĞLJ^ĞĐĂĞŶůŽƐ
forma jocosa, pero mostrando gran sim- ƐƚĂĚŽƐhŶŝĚŽƐ͕ůůĞŐſĂĚĞĐůĂƌĂƌ
patía hacia el joven noble británico, que ƋƵĞůĂĞŶŵŝĞŶĚĂĐŽŶƐƚŝƚƵĐŝŽŶĂů
"por su padre era inglés y por su madre, ƋƵĞƉƌŽŚŝďşĂĞůĂůĐŽŚŽůĞƌĂ "una
estadounidense. He aquí al hombre per- afrenta a toda la Historia de la
fecto". Humanidad".

CLÍO 23
Guerra Mundial CHURCHILL

matura entrada del país americano en el


FRQŴLFWRLPSLGLµODOOHJDGDGHFRQYR\HV
a Inglaterra, por lo que el gobierno in-
glés nunca pudo plantearse una acción
de este tipo, especialmente durante las
primeras fases del mismo.
Al margen de este oscuro episodio,
lo que realmente marcó la carrera de
Churchill durante la Primera Guerra
0XQGLDOIXHVXSODQLƓFDFLµQ\HMHFXFLµQ
del desastroso desembarco inglés de
Galípoli en los Dardanelos, que, según
estudios recientes, pudo haber causado
la muerte de unos 250.000 soldados
británicos y otros 50.000 franceses. La
victoria turca provocó la dimisión de
Churchill, hundiéndole en una profun-
da crisis interna y en una depresión (le
acompañó el resto de su vida) que trató
t/E^dKE
,hZ,/>>:hEdK> de superar reintegrándose en el ejérci-
/dKZ:K^&
^d>/E͘ to y participando en alguna de las más
cruentas batallas del frente occidental.
El regreso de Churchill a la escena po-
lítica se produjo en diciembre de 1916,
cuando el liberal Lloyd George logró
formar gobierno. Sin embargo, su vuelta
pesar de que alguna de sus actuaciones LA GRAN GUERRA a Londres se demoró unos meses hasta
generasen una cierta polémica, como En 1915, un año después del estallido que, en julio de 1917, asumió el cargo
en aquella ocasión en la que un grupo de la Primera Guerra Mundial, Churchill de ministro de Armamento, empleán-
de revolucionarios anarquistas fuerte- tuvo que enfrentarse nuevamente a las dose a fondo para tratar de aumentar
mente armados quedó atrapado en un críticas de la oposición cuando le acu- la productividad de la industria bélica
HGLƓFLRHQOODPDV\HOPLQLVWURLPSLGLµ saron, al parecer injustamente, de ser británica y contribuir, de esta forma, a la
la llegada de los bomberos para forzar- responsable del hundimiento del RMS victoria de las armas inglesas sobre los
les a salir y deponer las armas. En 1911 Lusitania cuando surcaba los mares sin enemigos del Imperio.
DOFDQ]µ HO LQŴX\HQWH SXHVWR GH 3ULPHU ningún tipo de escolta, un aconteci-
Lord del Almirantazgo, desde el que miento que, según los enemigos del Pri- EXTREMISMO IDEOLÓGICO
impulsó importantes reformas, como el mer Lord del Almirantazgo, había sido Durante los años 30 las débiles y con-
desarrollo de la aviación naval y el cam- provocado para propiciar la entrada en descendientes democracias occiden-
bio de combustible para sus barcos que la guerra de los EE.UU. Sin embargo, tales decidieron no hacer frente a la
dejaron de utilizar carbón por petróleo. según los historiadores actuales, la pre- expansión del extremismo ideológico

A CONTRACORRIENTE
TRAS EL FINAL DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, ChurchillƐĞĐŽŶǀŝƌƟſĞŶƵŶĂĚĞůĂƐĐĂďĞnjĂƐŵĄƐǀŝƐŝďůĞƐĚĞůĂƉŽůşƟĐĂ
ŝŶŐůĞƐĂ͕ƉƌŝŵĞƌŽĚĞŶƚƌŽĚĞůWĂƌƟĚŽ>ŝďĞƌĂůLJ͕ƉŽƐƚĞƌŝŽƌŵĞŶƚĞ͕ĞŶϭϵϮϱ͕ĚĞŶƵĞǀŽĐŽŵŽŵŝĞŵďƌŽĚĞůWĂƌƟĚŽŽŶƐĞƌǀĂĚŽƌ͘
hŶĂĚĞƐƵƐŐƌĂŶĚĞƐƉƌĞŽĐƵƉĂĐŝŽŶĞƐĨƵĞůĂůƵĐŚĂĐŽŶƚƌĂůĂƌĞǀŽůƵĐŝſŶďŽůĐŚĞǀŝƋƵĞ͕ŵŽƟǀŽƉŽƌĞůĐƵĂůƐĞŵŽƐƚƌſĐŽŵŽƵŶ
ĚĞĐŝĚŝĚŽƉĂƌƟĚĂƌŝŽĚĞƋƵĞ/ŶŐůĂƚĞƌƌĂŝŶƚĞƌǀŝŶŝĞƐĞĞŶůĂ'ƵĞƌƌĂŝǀŝůZƵƐĂƉĂƌĂůƵĐŚĂƌĐŽŶƚƌĂĞůũĠƌĐŝƚŽZŽũŽ͘^ƵĚĞƐĐŽŶĮĂŶnjĂ
ŚĂĐŝĂůĂďƌƵƚĂůĚŝĐƚĂĚƵƌĂĐŽŵƵŶŝƐƚĂĞƐƚĂďůĞĐŝĚĂĞŶůĂhŶŝſŶ^ŽǀŝĠƟĐĂƉŽƌStalin͕ůĞůůĞǀſĂƉƌŽŶƵŶĐŝĂƌƉŽůĠŵŝĐĂƐĚĞĐůĂƌĂĐŝŽŶĞƐ͕
ĐŽŵŽĐƵĂŶĚŽĚŝũŽƋƵĞMussoliniŚĂďşĂƉƌĞƐƚĂĚŽƵŶŐƌĂŶƐĞƌǀŝĐŝŽĂůŵƵŶĚŽƉŽƌŚĂďĞƌƐĞĐŽŶǀĞƌƟĚŽĞŶƵŶĂƵƚĠŶƟĐŽďĂůƵĂƌƚĞ
ĐŽŶƚƌĂĞůƌĠŐŝŵĞŶďŽůĐŚĞǀŝƋƵĞ͘EŽŵĞŶŽƐĐŽŶƚƌŽǀĞƌƟĚĂĨƵĞƐƵƉŽƐƚƵƌĂĂĨĂǀŽƌĚĞůƌĞLJ Eduardo VIII͕ĂƋƵŝĞŶĚĞĨĞŶĚŝſĂĐĂƉĂ
LJĞƐƉĂĚĂĨƌĞŶƚĞĂůĂŵĂLJŽƌşĂĚĞƉĂƌůĂŵĞŶƚĂƌŝŽƐƋƵĞƉĞĚşĂŶƐƵĚŝŵŝƐŝſŶĐƵĂŶĚŽĞƐƚĞŝŶŝĐŝſƐƵƌĞůĂĐŝſŶĐŽŶWallis Simpson͘Ğ
ŝŐƵĂůĨŽƌŵĂ͕tŝŶƐƚŽŶŚƵƌĐŚŝůůĚĞĐŝĚŝſŶĂǀĞŐĂƌĐŽŶƚƌĂĐŽƌƌŝĞŶƚĞĐƵĂŶĚŽĞŵƉĞnjſĂĂůĞƌƚĂƌƐŽďƌĞĞůƉĞůŝŐƌŽƋƵĞƐƵƉŽŶşĂƉĂƌĂ
/ŶŐůĂƚĞƌƌĂLJƉĂƌĂƚŽĚĂƵƌŽƉĂĞůƌĞĂƌŵĞĚĞůĂůĞŵĂŶŝĂŶĂnjŝ͕ƉĞƌŽƐƵƐĂĚǀĞƌƚĞŶĐŝĂƐĐĂLJĞƌŽŶĞŶƐĂĐŽƌŽƚŽ͘

24 CLÍO
y de los regímenes totalitarios que cada
vez más se imponían en los estados
europeos. Solo unos pocos fueron lo
VXƓFLHQWHPHQWH VHQVDWRV SDUD DGYHUWLU
sobre la necesidad de defender los va-
lores propios del parlamentarismo y de
la democracia, pero su esfuerzo fue en
vano. En sus escritos Churchill nos habla
sobre la frustración que sintió cuando
comprendió que la política de apaci-
guamiento de Chamberlain no hacía
sino agotar las posibilidades de evitar
una guerra con un rival cada vez más po-
deroso. Nadie parecía dispuesto a fre-
nar las ambiciones políticas de Hitler, tal
vez por miedo a provocar el estallido de
una nueva guerra, tal vez por la inesta-
bilidad política de las democracias que
impedía llevar a cabo con normalidad la
acción de gobierno; más probablemen- t/E^dKE
,hZ,/>>
te por la falta de principios de una clase s/^/dEK>^
política preocupada por tomar decisio- dZKW^/E'>^^͕hEK
>K^WKK^
nes que les penalizasen electoralmen- WK>1d/K^E
,Z>K͘
te. Curiosamente, una de sus citas más
aclamadas de Churchill es aquella en la
TXHDƓUPDTXH"el político se convierte
en estadista cuando comienza a pensar TRAS EL FINAL DE LA que atravesaban el Atlántico Norte para
en las próximas generaciones y no en las abastecer a Inglaterra, mientras que la
próximas elecciones". PRIMERA GUERRA operación para socorrer a los noruegos
Aprovechando esta falta de iniciativa MUNDIAL, ŚƵƌĐŚŝůůƐĞ frente a la agresión nazi terminó con un
(visible en los Acuerdos de Múnich de convirtió en una de las absoluto fracaso. Ante dicha situación,
septiembre del 38 por los que Francia e el condescendiente Primer Ministro
Inglaterra dan por buena la anexión de ĐĂďĞnjĂƐŵĄƐǀŝƐŝďůĞƐĚĞůĂ Chamberlein se vio forzado a presentar
los Sudetes checos por Alemania) Hitler ƉŽůşƚŝĐĂŝŶŐůĞƐĂ͗ƉƌŝŵĞƌŽ͕ su dimisión y el rey propuso a Churchill
logró anexionarse Austria y después de dentro del Partido Liberal la formación de un nuevo gobierno.
toda Checoslovaquia. Pronto los acon-
tecimientos se precipitaron. Checoslo- LJ͕ƉŽƐƚĞƌŝŽƌŵĞŶƚĞ͕ĞŶ PERSONALIDAD CAUTIVADORA
vaquia comprendió que Inglaterra y ϭϵϮϱ͕ĐŽŵŽŵŝĞŵďƌŽĚĞů Desde el inicio de su primer mandato
Francia no iban a mover ni un solo dedo Partido Conservador. Winston Churchill destacó por su cau-
para acudir en su defensa, por lo que su tivadora personalidad, por ser un hom-
presidente dimitió y el ejército acabó di- la guerra dos días después. La Segun- bre que logró infundir ánimos a un pue-
solviéndose (¡30 divisiones que podrían da Guerra Mundial había comenzado EORTXHFDGDYH]FRQƓDEDPHQRVHQOD
haber luchado contra los nazis, sencilla- y, como se esperaba, las cosas no pin- posibilidad de sobrevivir ante el ataque
mente dejaron de existir!). Para compli- taron nada bien para las democracias de un enemigo tan poderoso como Hit-
car aún más las cosas, la Unión Soviética occidentales. Polonia nada podía hacer ler que, en unos pocos meses, puso a
asombró al mundo al llegar a un acuer- para sobreponerse al fulminante ataque media Europa bajo sus pies.
do con la Alemania nazi, entre otras de la Wehrmacht y unos meses más tar- A pesar de que su comportamiento
cosas para repartirse el estado polaco. de, el ejército alemán caía sobre Dina- político siempre había generado con-
Poco después Hitler ordenó la invasión marca y Noruega sin encontrar apenas troversias, Churchill fue un hombre que
de Polonia el 1 de septiembre de 1939. resistencia. Como nuevo Primer Lord del logró sobreponerse a sus fracasos ("El
Ante esta situación, Inglaterra y Francia Almirantazgo, la misión de Churchill fue éxito es aprender a ir de fracaso en fra-
ya no tenían más remedio que declarar dar seguridad a los barcos mercantes caso sin desesperarse"), en muchos ca-

CLÍO Ϯϱ
Guerra Mundial CHURCHILL

inspiración para los ingleses cuando


contemplaron con horror cómo la Ale-
mania nazi se había desecho en pocas
semanas del poderoso ejército francés:
"Defenderemos nuestra isla, cualquiera
que sea el costo; pelearemos en las pla-
yas, pelearemos en los sitios de desem-
barques, pelearemos en los campos y
en las calles, pelearemos en las colinas:
nunca nos rendiremos". Tras la fulmi-
nante derrota de Francia se inició la ba-
talla de Inglaterra, en la que la Luftwaffe
alemana trató de conseguir el dominio
de los cielos como paso previo a una
invasión terrestre atravesando el Ca-
nal de la Mancha. La heroicidad de los
pilotos ingleses de la RAF en su lucha
contra la Luftwaffe, unido a las decisio-
nes desacertadas del Alto Mando Ale-
mán, como la de centrar la atención en
el bombardeo de las grandes ciudades
t/E^dKE
inglesas, supuso la primera derrota de
,hZ,/>> los nazis en la Segunda Guerra Mundial.
,/EK^h
&DK^K^/'EK En otro de sus discursos Churchill ase-
LA VICTORIA.
JXUµUHƓUL«QGRVHDORVMµYHQHVSLORWRV
británicos, que: "Nunca en el campo del
FRQŴLFWRKXPDQRWDQWDJHQWHOHGHELµ
tanto a tan pocos".

sos recurriendo a su cara más amable, a contundente desayuno fabricar puertos EL FINAL DE UN GRAN POLÍTICO
su reconocido sentido del humor y a su prefabricados para llevar a cabo un des- Durante la guerra, al Primer Ministro
gran optimismo ("Un optimista ve una embarco a gran escala en el continente). británico se le vio constantemente eva-
oportunidad en toda calamidad; un pe- Lloyd George llegó a decir de él que luando en primera persona los daños
simista ve una calamidad en toda opor- tenía diez ideas al día, pero nunca sabía sufridos por la población civil inglesa
tunidad"). Cuando todo a su alrededor cuál era la más acertada. tras los bombardeos alemanes, siempre
parecía desmoronarse sin remisión, el Wiston Churchill nunca fue visto como mostrando, mientras se fumaba uno de
político inglés asombraba a todos por el político perfecto, pero era, eso sí, el sus puros, el signo de la victoria para
ser una inagotable fuente de ideas, hombre que necesitaba su pueblo para regocijo de sus compatriotas. También
por sus increíbles anécdotas y por sus recuperar la fe en la victoria cuando ya arriesgó su vida visitando a las tropas
alucinantes proyectos (algunos dispa- muchos habían decidido arrojar la toa- británicas cuando estas se encontraban
ratados como cuando propuso tras un lla. Sus discursos fueron una fuente de en situaciones más que comprometi-
das. Uno de sus mayores logros fue, en
EL ORIGEN DE LENNON opinión de los historiadores, ganarse el
apoyo del presidente estadounidense
FUE TAN GRANDE LA POPULARIDAD DEL Franklin D. Roosvelt, quien se com-
PRIMER MINISTRO CHURCHILL DURANTE LA prometió a aprobar una nueva ley (de
SEGUNDA GUERRA MUNDIALƋƵĞŵƵĐŚŽƐĚĞ Préstamo y Arriendo) por la que Esta-
ůŽƐŶŝŹŽƐƋƵĞŶĂĐŝĞƌŽŶĚƵƌĂŶƚĞĞƐŽƐŽƐĐƵƌŽƐ dos Unidos podría enviar material béli-
años fueron bautizados con el nombre del co a países considerados aliados para
ƉŽƉƵůĂƌƉŽůşƚŝĐŽŝŶŐůĠƐ͘hŶŽĚĞĞůůŽƐĨƵĞJohn la defensa de los intereses americanos,
Winston Lennon͕ƋƵĞũƵŶƚŽĂPaul McCartney͕ y cuyo pago se realizaría después de la
ĨŽƌŵſƉĂƌƚĞĚĞůĂĚƵƉůĂĚĞĐŽŵƉŽƐŝƚŽƌĞƐŵĄƐ guerra. Existen pocas dudas por parte
exitosa de todos los tiempos. de los historiadores actuales al admitir

26 CLÍO
que este proyecto resultó esencial para
que Gran Bretaña pudiese sobrevivir
cuando se encontraba sola frente al gi-
gante alemán entre 1940 y 1941 (la ley
entró en vigor en marzo de este último
año). Frente a los logros de Churchill,
algunas de sus decisiones fueron, nue-
vamente, muy criticadas. Es el caso de
su respaldo al bombardeo de Dresde,
una ciudad sin ningún valor estratégico,
pero que fue destrozada por las bom-
EDVDOLDGDVSRFRDQWHVGHOƓQDOGHODV
hostilidades. También se le reprochó
al político inglés que mirase hacia otro
lado cuando los soviéticos, después de
arrasar la Europa oriental en su avance
hacia Berlín, sometieron a Polonia y la
SXVLHURQEDMRVX£PELWRGHLQŴXHQFLD >WZ^/Ed
^dKhE/E^
A pesar de todo, el papel de Winston &ZE<>/E>EK
Churchill es fundamental para entender ZKK^s>dz>WZ/DZ
D/E/^dZK/E'>^
el desarrollo de la guerra, ya que fue t/E^dKE
,hZ,/>>͘
responsable, en buena medida, del éxi-
to inglés a la hora de frenar al nazismo
por impulsar el espíritu de resistencia
entre sus compatriotas, compartiendo
las penas con la población civil que lo
había perdido todo durante la batalla
de Inglaterra o las penalidades junto
EL PAPEL DE CHURCHILL "Creo que es el asunto más importante
al que se enfrenta este país, pero no po-
a sus soldados (otros líderes militares es fundamental para dré lograr que ninguno de mis ministros
nunca pisaron un campo de batalla du- entender el desarrollo llegue a darse cuenta". Durante este
rante la guerra) en un esfuerzo sobrehu-
mano que pasó factura en la salud del
ĚĞůĂŐƵĞƌƌĂ͕LJĂƋƵĞĨƵĞ segundo mandato, en 1953, se le con-
cedió el Premio Nobel de Literatura por
incombustible Primer Ministro. Pese a responsable del éxito su excelente descripción de los hechos
todo esto, y contra toda lógica, Chur- ŝŶŐůĠƐĂůĂŚŽƌĂĚĞĨƌĞŶĂƌ ELRJU£ƓFRVHKLVWµULFRVHQVXREUD\SRU
chill cayó derrotado frente al laborista su defensa de los valores humanos.
Clement Attlee en las elecciones de
al nazismo por impulsar el La vida de Churchill había sido plena,
1945. Los historiadores piensan que el espíritu de resistencia entre pero las fuerzas y la salud empezaron a
voto de castigo al partido Conservador sus compatriotas. fallarle. En 1964 abandonó la Cámara
QRIXHKDFLDODƓJXUDGH&KXUFKLOOVLQR de los Comunes para no regresar nun-
por la actuación de Chamberlain duran- que duraría hasta el 1955, en el que pre- ca jamás. Inglaterra se quedaba huérfa-
te los años 30. sentó su dimisión. Durante estos años na de un político que había hecho de la
Durante la postguerra, este gigante su prioridad fue tratar de retrasar un fe- defensa de su patria la razón única de su
político no se mantuvo al margen de nómeno que ya era irreversible,:el des- existencia. Poco después, el 24 de ene-
los acontecimientos que se sucedieron membramiento del imperio y, por otro ro de 1965, fallecía después de sufrir un
en el mundo y que apuntaban hacia la lado (debemos de tener en cuenta que segundo ataque cardiaco. Según testi-
creación de una nueva época. Churchill Churchill era un victoriano miembro de gos presenciales las últimas palabras
fue uno de los pioneros al defender la una familia aristocrática nacido durante que pronunció Churchill cuando ya se
idea de una especie de unión de países la época de esplendor imperial), frenar disponía a emprender su último viaje
HXURSHRVSDUDHYLWDU IXWXURV FRQŴLFWRV la inmigración de población asiática fueron: "Es todo tan aburrido". Algo que
que devastasen el continente. También hacia Inglaterra que, según él, amena- resulta tremendamente paradójico tra-
popularizó la frase de "el telón de acero" zaba con destruir la identidad británi- tándose del que, sin duda, ha sido uno
SDUDIUHQDUODLQŴXHQFLDGHOFRPXQLVPR ca. En 1955, el político inglés dijo a Ian de los seres humanos con una biografía
En 1951 inició su segundo mandato Gilmour, UHƓUL«QGRVHDODLQPLJUDFLµQ más apasionante de todo el siglo XX.

CLÍO 27