You are on page 1of 2

Hugo Vargas Díaz

Selección de portafolio

Hay dos etapas. La primera etapa comienza con la observación y la experiencia, y termina con las
creencias sobre el desempeño futuro de los valores disponibles. La segunda etapa comienza con
las creencias relevantes sobre los rendimientos futuros y termina con la elección de la cartera.
Este artículo trata de la segunda etapa.

Ilustramos las relaciones geométricas entre las creencias y la elección de la cartera según la regla
de "retornos esperados menos varianza de retornos". La regla anterior no implica la
diversificación, sin importar cómo se formen los rendimientos anticipados. La hipótesis implica
que el inversionista coloca todos sus fondos en la seguridad con el mayor valor descontado. Si dos
o más valores tienen el mismo valor, entonces cualquiera de estos o cualquier combinación de
estos es tan bueno como cualquier otro.

Hay una regla que implica que el inversor debe diversificarse y que debe maximizar el rendimiento
esperado. La regla establece que el inversionista diversifica (o debería) diversificar sus fondos
entre todos aquellos valores que dan el máximo rendimiento esperado.

Vimos que la regla de rendimientos esperados o rendimientos anticipados es inadecuada.


Consideremos ahora la regla de devoluciones-varianza esperada (E-V). Luego mostraremos algunas
implicaciones de la regla E-V.

La regla E-V establece que el inversionista querría (o debería) seleccionar una de esas carteras que
dan lugar a las combinaciones (E, V) indicadas como eficientes en la figura; es decir, aquellos con
un mínimo de V para una E o más dada y un máximo de E para una determinada V

Entonces podríamos encontrar el portafolio que dio esta combinación deseada.

Dos condiciones: Primero, el inversionista debe desear actuar de acuerdo con la máxima de E-V.
Segundo, debemos ser capaces de llegar a lo razonable y Σij µi

Definimos una curva isomeana como el conjunto de todos los puntos (carteras) con un
rendimiento esperado dado. De manera similar, una línea de isovarianza se define como el
conjunto de todos los puntos (carteras) con una variación de rendimiento determinada. Un
examen de las fórmulas de E y V nos dice las formas de las curvas isomeanas e isovariance.
Específicamente nos dicen que típicamente las curvas isomeanas son un sistema de líneas rectas
paralelas; Las curvas de isovarianza son un sistema de elipses concéntricas

Podemos confirmar el argumento de que las líneas de la novaxis forman una familia de elipses
concéntricas. El "centro" del sistema es el punto que minimiza V. Etiquetaremos este punto X. La
varianza aumenta a medida que se aleja de X

Considere todos los puntos con un retorno esperado dado E; es decir, todos los puntos en la línea
isomeana asociados con E. El punto de la línea isomeana en la que V toma su valor mínimo es el
punto en el que la línea isomeana es tangente a una curva de isovarianza. Llamamos a este punto
x ̂ (E)
Rechazamos la regla de retornos esperados porque nunca implicaba la superioridad de la
diversificación. Por otro lado, la regla de variación esperada del retorno implica una diversificación
para una amplia gama de µi, σij. Esto no significa que la regla E-V nunca implique la superioridad
de una cartera no diversificada. Es posible que un valor tenga un rendimiento extremadamente
alto y una varianza más baja que todos los demás valores; tanto que una cartera no diversificada
en particular daría un máximo de E y un mínimo de V.

La regla E-V conduce a portafolios eficientes, casi todos los cuales están diversificados. La hipótesis
de la EV no solo implica diversificación, sino que implica el "tipo correcto" de diversificación por la
"razón correcta". Los inversores no consideran que la adecuación de la diversificación dependa
únicamente del número de valores diferentes que se tengan. Una cartera con sesenta diferentes
valores ferroviarios, por ejemplo, no estarían tan diversificados como una cartera del mismo
tamaño con algún ferrocarril, algún servicio público, minería, diversos tipos de manufactura, etc.
La razón es que generalmente es más probable que las empresas dentro de la misma industria
hacer mal al mismo tiempo que para las empresas en industrias diferentes.

Es necesario evitar invertir en valores con altas covarianzas entre ellos. Deberíamos diversificar a
través de las industrias porque las empresas en diferentes industrias, especialmente industrias con
diferentes características económicas, tienen menos covarianzas que las empresas dentro de una
industria.

Se sugieren dos usos del principio E-V. Podríamos usarlo en análisis teóricos o usarlo en la
selección real de portafolios. En los análisis teóricos, podríamos preguntar, por ejemplo, sobre los
diversos efectos de un cambio en las creencias que generalmente se tienen sobre una empresa, o
un cambio general en la preferencia por el retorno esperado frente a la varianza del rendimiento.
Para utilizar la regla EV en la selección de valores. debemos tener procedimientos para encontrar
µi y σij razonables.

Luego se debe utilizar el juicio para aumentar o disminuir algunos de estos y ijij en función de
factores o matices no tomados en cuenta por los cálculos formales y la cartera que dio lugar a esta
combinación E, V podría encontrarse