You are on page 1of 2

¿Somos la cúspide evolutiva de nuestra especie?

¿Cómo se relaciona la evolución de la Tierra y la evolución del hombre?

Durante muchísimo tiempo se creyó que el mundo había sido creado en siete días y que el
hombre descendía de Adán y Eva. Es decir, se interpretaba literalmente lo que contaba la
Biblia, cuando debía ser entendido en sentido espiritual. Pero en el siglo XIX varios científicos
comenzaron a cuestionar esta visión, ya que se contradecía con los hallazgos arqueológicos y
con la observación de la naturaleza.

Aunque es cierto que somos una de las últimas especies aparecida sobre nuestro
planeta y que tenemos el cerebro más complejo (y ya está), no somos los más
evolucionados porque sencillamente eso no significa nada.
Se dice que el ser humano es un ente y administrador de la naturaleza, porque él
es la persona indicada para que cuidara todo lo que está a su alcancé, además de
ello, no sólo lo que está a su alcancé, sino todo lo que está más allá de él, es decir
de lo visible he invisible, pero, para que haya esa administración, lo primero que
tiene que hacer el ser humano es, admirarse, para así poder dar una buena
administración al ecosistema, es por ello, se dice que el ser humano es la cúspide
de la evolución, porque sin él, el cosmos sería un caos, o simplemente el universo
no existiera ; porque el ser humano es indispensable en nuestro medio, y no sólo
porque usa la razón, sino porque es un ente diferente a los demás seres, con una
capacidad y reflexión, estas dos capacidades, en absoluto son las más
fundamentales en el humano. Para indagar en esta pregunta es importante conocer
la evolución de nuestra especie de la mano de otra pregunta de igual valor ¿Cómo
se relaciona la evolución de la Tierra y la evolución del hombre?

Australopithecus
Del latín “australis” que significa del sur, y del griego “πίθηκος” o “pithekos” que
significa mono, el Australopithecus es un género extinto de primates homínidos que

comprende seis especies. Las especies de este género habitaron en África desde
hace algo más de 4 millones de años hasta hace unos 2 millones de años,
del Zancliense (Plioceno inferior) al Gelasiense (Pleistoceno inferior). La mayor
novedad aportada por los australopitecos es que se desplazaban de manera
bípeda. El tamaño de su cerebro era similar al de los grandes simios actuales.
Vivían en las zonas tropicales de África, alimentándose de frutas y hojas. Existe
consenso en que los australopitecos jugaron un papel esencial en la evolución
humana al ser una de las especies de este género la que dio origen al
género Homo en África hace unos 2 millones de años, el cual a su vez dio origen a
las especies Homo habilis, H. ergaster y finalmente al hombre moderno, H.
sapiens sapiens.
Una rama de los australopitecos se separó de la que derivaría en Homo sapiens,
produciendo al Paranthropus robustus del por ahora aceptado
género Paranthropus.

http://asignaturasbachadistancia.blogspot.com/