You are on page 1of 8

EL TRIUNFO DE LA FE

Les Thompson
Lo que inició como una solicitud de corrección ante los abusos de la Iglesia Católica
concluyó en detallados señalamientos de desvíos, la Reforma y la creación de una nueva
Iglesia Evangélica. Lutero se destacó por su fidelidad, sus observaciones siempre fueron
honestas y con el deseo que las enseñanzas no se apartaran de las verdades de La
Biblia. En La Palabra sustentó su defensa y su confianza en Dios.

En el libro El triunfo de la Fe, Les Thompson nos conduce con claridad en el proceso que
originó la creación de la Iglesia Evangélica y los sustentos bíblicos que marcaron la
diferencia con la Iglesia Católica.

A continuación se presentan las ideas centrales de cada capítulo.

Capítulo 1 Al encuentro de la palabra exacta: “Fe”.

La palabra fe está ligada a religión, una de las características del hombre. Son varias
manifestaciones de la necesidad del hombre de adorar: ídolos, templos, pirámides, etc.
El cristianismo afirma que Dios se ha revelado de tres maneras:

1. A través de la perfección y belleza de la naturaleza.


2. Por medio de la Biblia, compuesta por 66 libros, escrita por 36 autores en tres
continentes, en tres idiomas en un periodo de 1,500 años. En ella se muestra una
unidad de pensamiento: el propósito de la salvación, muestra un Dios que no
cambia, dicta una sola ley moral y centra su esperanza en Jesucristo como el
mesías prometido para el perdón del hombre.
3. A través de Jesucristo Dios se reveló como persona. Jesús era Dios hecho
hombre a través del nacimiento de la virgen María; divino pos sus milagros,
enseñanzas y conducta; muere por los hombres en la cruz; comprobó la veracidad
de sus afirmaciones al resucitar al tercer día; asciende al cielo y se sienta a la
derecha de Dios después de aparecerse a testigos durante 40 días.

Estas afirmaciones del cristianismo han pasado por numerosas pruebas sin que nadie
pueda negarlas.

Capítulo 2 En busca de la “fe” que salva.

Martín Lutero inició una sincera búsqueda espiritual en el monasterio de la orden de


los Agustinos. Destacó por su fidelidad y apego exacto a las reglas establecidas llenando
incluso a excederse, por lo que fue seleccionado para el sacerdocio.
En su primer misa tuvo una revelación en su corazón al momento de la consagración
que se manifestó en silencio. Se consideró insuficiente para levantar la vista y manos al
Altísimo y hacerle peticiones. Esta experiencia le despertó inquietudes por cinco años.
Como resultado del estudio diario de la Biblia, La Palabra comenzó a dominar su
pensamiento y la usaba como base y criterio para todas sus conclusiones.
Después de apegarse a las obras de penitencia llegó a la convicción que no había modo
de librar el pecado, ya que se concebía a Cristo como un juez severo.
Los escritos de Agustín de Hipona le ayudaron a comprender la obra hecha por
Jesucristo al morir en la cruz.
El Dr. Staupitz y Martín Mellerstandt eligieron a Lutero como profesor de la Universidad
de Wittenberg por su talento y sincera piedad. Tuvo la oportunidad de visitar Roma, pero
su ilusión terminó en desencanto y confusión al ver los abusos y contradicciones de las
prácticas religiosas con el Evangelio (ambición, corrupción) que quebrantaron su
confianza en la Iglesia.
Dos acontecimientos transformaron la vida de Lutero:
1. Concluir su doctorado bajo la promesa de impartir clases en la Universidad en
resto de su vida con la cátedra de Biblia y Teología. Fue reconocido poe su
originalidad, distinción, excelencia y fe auténtica.
2. Los estudios profundos de la Biblia que le llevaron a comprender de manera
distinta cómo manejaba la iglesia lo dicho por el apóstol Pablo: Dios envió a Jesús
al mundo para pagar en la cruz la pena del pecado. El pecador sólo se salva por la
muerte de Jesús, no por las obras de los hombres. Concluyó que el perdón y
salvación se adquiere por la fe puesta en lo que hizo Jesucristo. Esta fue la base
se la reforma protestante del Siglo XVI.

Lutero descubrió que la teología ofrecida por la iglesia no se ajustaba a la Biblia.


Comprobó que no se podía lograr mucho por medio de ayuno y oración. Invitó a que cada
hombre viviera el evangelio.

Capítulo 3 En consecuencia de la “fe” que salva.

Lutero tuvo como misión compartir lo que descubrió en el estudio de la Biblia: El


pecador sólo podía salvarse aceptando el sacrificio de Jesús para la salvación. Así, dio
una nueva interpretación para el perdón de los pecados.
Lutero se indignó por la venta de indulgencias, eliminando por completo la contrición del
pecado, que era lo más importante. Por medio de un desafío público anunció su crítica
añadida con 95 tesis que fueron las bases doctrinales de la Reforma del siglo XVI. El
recién invento de la imprenta propició que sus ideas se divulgaran rápidamente. Al
ejemplar que envió al arzobispo adjuntó una carta donde pedía su intervención para poner
fin al abuso de las indulgencias, sin saber la relación de intereses económicos que
involucraban a toda la élite religiosa.
Las objeciones de Lutero fueron:

1. DOCTRINA DE LA SOLA FE.


El perdón de los pecados procede por la fe puesta en lo que Jesús realizó en la
cruz. La penitencia válida sale del alma. Defiende esta postura con citas bíblicas
“La vida del hombre ha de ser de penitencia, entendida como interna, acompañada
de modificaciones en la carne”.
2. DOCTRINA DE SÓLO CRISTO.
Expuesto de las tesis 5 a 22. El perdón es sólo dado por Cristo. El Papa no está
facultado para perdonar los pecados.

3. DOCTRINA DEL SACERDOCIO DE CADA CREYENTE.


Expuesta en las tesis 36 y 37. El arrepentimiento verdadero libera y da derecho al
perdón sin mediación de la iglesia ni cartas de indulgencias, así mismo el creyente
tiene derecho a participar en todos los bienes de Cristo.

4. DOCTRINA DE LA SOLA ESCRITURA.


Tesis 53,54 hasta 62. Debe darse prioridad a la Palabra de Dios y ser fiel a ella en
la predicación, sin que se contamine de órdenes humanas.

5. DOCTRINA DE LA SOLA GRACIA.


El perdón procede por la gracia de Dios y la piedad en la cruz. Lutero defendía
estas tesis fundamentándolas en La Palabra. El pueblo fue quien recibió con
entusiasmo las buenas nuevas.
Lutero se defendió de todos los ataques sólo con La Biblia, ya que para él era la
única autoridad. Insistió que por sí solo el hombre no puede hacer el bien,
necesita la fe para recibir el perdón divino.

En todas sus observaciones, Lutero sólo deseaba señalar los errores cometidos
por la Iglesia, no dividirla.

Capítulo 4 En defensa de la “fe” que salva.

Lutero proclamó una fe absoluta en La Biblia, no en la Iglesia. En virtud de que las


ideas expuestas por él afectaban los intereses económicos de la iglesia, iniciaron
acciones para acallarlo y obligarlo a sujetarse a sus órdenes. El Papa solicitó a Gabriel de
la Volta reprender a Lutero en una reunión en Heidelberg. Como en ocasiones anteriores,
la defensa el sacerdote fue basándose en La Palabra para explicar su oposición a la
venta de indulgencias.
De la Volta no encontró indicios de que Lutero se hubiese apartado de la fe, al contrario,
defiende a Agustín de Hipona, cristiano respetado. Fue claro que el conflicto era político y
económico.
El Papa León X declaró hereje a Lutero. Solicitó a Federico el Sabio llevarlo a Roma.
Sin embargo, Federico logró proteger a Lutero y manejar la orden con sabiduría. Al revisar
los escritos de Lutero, el Cardenal Cayetano comprendió que la idea central de sus
creencias en relación al perdón de los pecados, ponía en peligro la existencia de la iglesia
católica.
Lutero se enfrentó al poderoso nuncio confiando en Dios con argumentos fuertes
basados en citas bíblicas que no pudieron ser negados:
a) La confianza en los méritos de Jesús son la base para el perdón de los pecados.
El poder de perdonar sólo reside en Dios.
b) Los sacramentos son válidos sólo cuando el penitente confía en la gracia de Cristo
a través de ellos. Ningún hombre tiene derecho a comerciar con lo que le
pertenece a Dios.
El debate que inició con el tema de las indulgencias empezó a incluir otros temas: la
autoridad papal, el papel de la iglesia y el lugar que deben ocupar las Sagradas
Escrituras.
Como resultado de sus exposiciones la iglesia perdía poder e influencia en Alemania,
por lo que hubo otro intento para llevar preso a Lutero, esta vez a cargo de Karl von
Miltitz. No pudo cumplir su encomienda al ver la fuerza que tenía Lutero en Alemania.
Sólo logró algunas promesas del reformador, quien las cumplió. Escribió al Papa un
tratado titulado La libertad del hombre cristiano donde expone su doctrina básica: sólo
por la fe el hombre puede ser salvo y transformado desde su interior haciéndolo bueno,
sin necesidad de mandamientos para portarse correctamente.
Nuevamente se abrió otra discusión en Leipzing propiciada por Juan Eck para enfrentar
al reformador. Esas discusiones sobre los derechos papales basados más en la tradición
cambiaron radicalmente la opinión de Lutero y reafirmaron los desvíos de la Iglesia. En
esa experiencia aprendió que el cristiano debe apegarse a las verdades de la Palabra de
Dios aún en contra de autoridades religiosas y no permitir engaños ni mentiras. El
Evangelio debe ser anunciado.

Capítulo 5 En soporte de la “fe” que escucha.

La sucesión tras la muerte del Emperador Maximiliano ocupó por dos años la atención
del Papa León X y detuvo los planes para condenar a Lutero. En ese periodo el
sacerdote escribió dos obras importantes para expresar sus ideas.
La indiferencia mostrada por el clero ante la invitación a corregir los errores despertó a
la realidad a Lutero: la Iglesia no se interesaba por el bien espiritual de los hombres, sino
por el dominio y riqueza. Le enfurecía ser testigo del dolor del pueblo por las acciones de
quienes deberían guiarlos espiritualmente. Se propuso exponer públicamente las
desviaciones cometidas usando como arma La Biblia, el púlpito y las publicaciones.
Su primer libro se dirige a la nobleza alemana donde pone en evidencia y destruye las
falsas murallas que Roma construyó para sustentar su poder y dominio:

1. Distinción entre el clero y laicado.


Con bases bíblicas demostró que toda persona que cree en Cristo es un
sacerdote ante Dios, sin distinción, con los mismos derechos y privilegios al ser
reconocidos como hijos de Dios. Nadie tiene derecho a imponerse sobre otro, ya
que el sometimiento es sólo ante Dios y Jesucristo. Invita a rebelarse cuando el
Papa obre en contradicción con las Escrituras, incluso retarlo y reprenderlo.

2. Sólo el Papa tiene derecho a determinar la correcta interpretación de las


Escrituras.
Lutero demuestra los errores del Papa en la interpretación de las escrituras
basándose en contundentes citas bíblicas afirma que Dios instruirá a todos. Por
tanto, todos tienen derecho a leer las Escrituras y comprenderlas. Defiende el
espíritu de libertad de cualquier creyente para defenderse de los errores a través
de entender la verdad bíblica.

3. Sólo el Papa puede convocar a concilios eclesiásticos.


Esto no tiene base en las escrituras. Lo demuestra recordando el Concilio de
Jerusalén, el de Nicea y otros más convocados por personajes distintos al Papa y
con validez cristiana. Cita referencias bíblicas para demostrar que la única
autoridad de la Iglesia es la de edificación.
En el libro describe cómo la Iglesia conquistó Alemania bajo disfraz de piedad y
santidad para apoderarse del gobierno y bienes. Invitó a Alemania a nombrar a sus
propios obispos y sacerdotes y abolir todo lo que no tenía sustento bíblico.

Su segundo libro titulado La cautividad babilónica de la iglesia fue dirigido a los


clérigos con la intención de destruir las siete armas que la iglesia usó para mantener en
yugo a los fieles desde el nacimiento hasta la muerte. Lutero demuestra cómo cinco de
los siete los sacramentos no tienen sustento bíblico y su único fin es el control a través de
los sacerdotes:
a) Penitencia. Ni Cristo ni los apóstoles lo ordenaron como sacramento.
b) Confirmación. Fue un invento para adornar el puesto de los obispos.
c) Matrimonio. Es una práctica común de todos, no un sacramento.
d) Ordenación. Si bien Cristo impuso manos, no dio instrucción específica.
e) Extremaunción. Este concepto no aparece en la Biblia.
f) Eucaristía. La misa ha perdido su esencia y la han convertido en un espectacular
acto de sacrificio sujeto a comercialización. Demuestra los tres errores de la misa:
1) Negar la copa a los laicos (el sacramento es universal, la mesa sólo le
corresponde a Jesús), 2) incluye el concepto de transubstanciación distorsionando
el sentido espiritual y 3) pretende repetir en cada misa el sacrificio de Cristo.
Lutero detalla las modificaciones hechas a este sacramento a partir de la Edad
Media.

La misa original es una fiesta clara, pura y sencilla para recordar que por el sacrificio de
Jesucristo hay limpieza y vida eterna.

Capítulo 6 En apoyo de la “fe” que salva.

Nuevamente el Papa atacó a Lutero a través de una Bula: condenó sus 41


afirmaciones y solicitó que se retractara públicamente, de lo contrario, sería
excomulgado y quemado en la hoguera.
Lutero estaba tranquilo, ya que estaba convencido que la lucha no era contra su
persona, sino contra la Palabra de Dios, que él defendía. Contaba con el respaldo
decidido y entusiasta de los alemanes.
Lutero se fortalecía día a día por medio de la oración privada, a través de la cual
se entregaba con sencillez, confianza y total dependencia a Dios. Invitaba a las
familias a unirse a través de la oración y solicitando a Dios su presencia y ayuda.
Como respuesta a la Bula Papal envió una protesta oficial al emperador Carlos
invitándolo a unirse a las protestas contra las acciones anticristianas del Papa y
además quemó públicamente las leyes canónicas, decretales, pontificias,
clementinas y escritos de Erk y Mercer culminando con la Bula Papal. El pueblo lo
respaldó con júbilo.
A través de estos actos, simbólicamente Lutero se proclamaba por una iglesia
pura, seguidora del evangelio de Jesús con genuina fe y sencillez.
En una segunda Bula, el Papa excomulgó a Lutero, sin que esta orden causara
impacto en el fraile, quien consideraba sólo pertenecer a Cristo y ser libre de las
acciones de la Iglesia.
Ante la resistencia de Lutero, el Papa trató de persuadir al emperador Carlos
que ordenara quemar los libros de Lutero y a él mismo, sin recibir respuesta
favorable. El emperador solicitó su presencia para escuchar directamente los
argumentos del monje.
En medio de una gran multitud representativa de autoridades y el pueblo, Erk
solicitó a Lutero que admitiera ser autor de los libros y se retractara de su
contenido. Con suma habilidad, él respondió clasificando sus obras en:
a) Libros que tratan sobre la fe cristiana.
b) Libros que denuncian distorsiones del evangelio realizadas por el Papa a
favor de intereses económicos y respaldo de abusos contra el pueblo.
c) Libros que condenan la complicidad de amigos del papado.

Invitó a quienes querían condenarlo por ello, a que le refutaran en base a las
escrituras. Por motivos políticos, el emperador se vio obligado a proclamar una
excomunión para Lutero y seguidores. Sin embargo, él salió victorioso y la
Reforma, ratificada, se extendió por varios países. Los seguidores de Lutero se
autodenominaron “evangélicos”, que significa “los que aman y siguen las verdades
de las Sagradas Escrituras”.

Capítulo 7 Una reafirmación de la “fe” que da vida.

Lutero no logró que cambiara la iglesia, pero logró hacer visibles sus desvíos. Quienes
fueron expulsados se autodenominaron evangélicos, ya que su objetivo es seguir la
auténtica doctrina de Jesús.
A partir de la Reforma la Iglesia Católica se reformó, sin embargo, siguieron
conservando los errores básicos en relación al bautismo, el proclamarse como mediadora
de Jesucristo, perdonadora de pecados, entre otros.
Los desvíos de la iglesia tuvieron su origen en las siguientes circunstancias:

a) Cuando se inventan conceptos no incluidos en la Biblia.


b) Cuando se destaca una enseñanza bíblica sobre otra.
c) Cuando se sustituye el Evangelio por otro mensaje.
d) Por exagerar o añadir a la Palabra.

Es fácil ser engañado cuando no se estudia La Biblia como fuente de autoridad y


conducta y se deja a otros la interpretación, cuando se cae en la rutina y en ocupaciones
excesivas de servicios.
El Evangelio es único y nos mantiene en la verdad. Nos pide una confianza total en
Cristo y la liberación:

1. El Evangelio nos transforma con el poder de Cristo.


2. El Evangelio nos libera de la esclavitud del pecado del egoísmo para servir con
alegría a los demás.
3. El Evangelio nos santifica ya que por su poder son transformados nuestros
corazones, ideas y conceptos.
4. El Evangelio une a quienes han aceptado a Cristo formando un pueblo que se
apoya, anima y estimula al crecimiento espiritual y a tener una vida útil.
5. El Evangelio conduce a la verdadera adoración centrada sólo en Dios.
6. El Evangelio conduce a la oración para comunicarnos con Dios, poniendo nuestra
confianza y dependencia el Él.
7. El Evangelio dicta nuestra misión que es transmitir el mensaje a otros por medio
de distintas actividades.

Las críticas que se han levantado contra Lutero son:

a) Los escritos y la fuerte condenación a los judíos.


b) No apoyar la guerra de los campesinos contra la opresión.

Sus contribuciones fueron:

1. Supresión entre lo sagrado y secular.


2. Todo oficio para Dios es sagrado.
3. Todo oficio es digno e igual en importancia, por tanto, todos son iguales.
4. Desapareció en elitismo clerical.
5. Incrementar el conocimiento de Dios a través del estudio de La Palabra.
Fraternidad
Ágape BÍBLICA BÁSICA
A.C.

EL TRIUNFO DE LA FE
REPORTE DE LECTURA

“La semilla es la palabra de Dios”.


Lucas 8:11

Elvira Miranda Gutiérrez