You are on page 1of 3

Doce hombres en pugna, pensamiento crítico o no?

Carlos Villanueva Cano

El presente ensayo estará basado en un análisis crítico de lo que se observó en la


película “Doce hombres en pugna”. Este ensayo propondrá un análisis que estará
fundamentado en seis pasos para pensar críticamente expuestos en la clase del curso
pensamiento crítico; estos pasos son: conocerse bien a si mismo, estar despierto, dudar,
buscar alternativas, buscar información y decidir. La primera parte de este ensayo se
basará en comparar pasajes de la película con los pasos sugeridos para pensar
críticamente, seguidamente se presentarán algunas precisiones acerca de porque algunos
de los pasajes de la película presentados no podrían ser considerados totalmente
contundentes como para tomarlos en su totalidad como un ejemplo de pensamiento
crítico, finalmente se presentará las conclusiones que plantea el por que la película, si
bien es cierto es un buen ejemplo para poder mejorar nuestra forma de analizar una
situación en base a tener un pensamiento objetivo y crítico, hay circunstancias que
podrían no necesariamente tener un contexto que finalmente se pueda concluir un
ejemplo contundente de pensamiento crítico.

Al inicio de la película hay una situación donde el fiscal expone su tesis del porque el
acusado es el culpable por el asesinato de su padre. Si partimos que las autoridades que
se dedican a administrar justicia deben tener las habilidades mejor desarrolladas para
tener un pensamiento crítico y objetivo, se debería confiar en que se tienen las pruebas
necesarias y suficientes para poder presentar una tesis que llegue a la conclusión de dar
por culpable al acusado. Sin embargo, al parecer, no fue así. En esta primera parte de la
película los pasos como el dudar, el buscar alternativas y el buscar información
comprobada no se cumplieron como tal. En la segunda gran parte de la película, donde
se desarrolla la discusión entre los 12 integrantes del jurado, podemos observar hasta
tres comportamientos ligados a sus respectivas formas de pensar que son:
comportamiento centrado y analítico, comportamiento indeciso y comportamiento
decidido con un juicio ya formado, este último basado a prejuicios no comprobados y
seguidos de la tesis del fiscal. Para el primer comportamiento anotado, este existe solo
en uno de los miembros quien tiene un pensamiento analítico basado en que no se
puede tomar una decisión tan a la ligera sin antes tener pruebas contundentes y
comprobadas, de la situación en la que se juzga al acusado. El siguiente
comportamiento es el que tiene la gran mayoría de los jurados el cual está alineado con
los juicios presentados por el fiscal y no pensaban hacer el mayor esfuerzo para poder
contemplar alguna situación que implique la posibilidad de poner en duda el
planteamiento del fiscal y tener claras las pruebas o fundamentos con los que se juzga al
acusado. El tercer tipo de comportamiento que se observa es el de los indecisos que se
dejan arrastrar por la gran mayoría, como es el caso de jurado de mayor edad, y que en
un inicio, en la primera votación, levanta la mano lentamente en base a lo que la gran
mayoría lo hace para juzgar a favor de someterlo a pena de muerte al acusado. En esta
segunda parte de la película se observa que tampoco se cumplen los pasos que se
sugiere para tener un pensamiento crítico a excepción de uno de los integrantes quien es
el que pone el contrapeso para que comience una nueva etapa en el análisis del grupo de
jurados. Después de las discusiones, que se desarrollan como parte central de la
película, se observa como van cambiando los comportamientos y las formas de pensar
en base a ir cumpliendo los pasos que se sugieren para tener un pensamiento crítico y
analizar una situación. Los pasos más relevantes son los relacionados al análisis de la
información seguido de buscar alternativas de pruebas más lógicas que sustenten la tesis
del fiscal o la rechacen. Ya en la última parte de la película se llega a un consenso en
base a demostraciones y pruebas más lógicas que las presentadas por el fiscal. Tras las
demostraciones y pruebas alternativas, la mayoría de los jurados va cambiando su
opinión a excepción de uno de ellos quien al final termina aceptando que no se podía
juzgar a una persona en base a sus prejuicios que lo tenían dominado debido a
experiencias pasadas que marcaron su vida. Como se indicó inicialmente, el argumento
de esta película es muy bueno para hacer pensar acerca de la forma como nos hacemos
juicios de algo o de alguien, sin embargo, la realidad puede ser mucho más complicada
y con mucho menos alternativas para dilucidar algo más probable de lo que un fiscal
puede argumentar. En términos simples, en la realidad, las tesis que presenta la fiscalía
como la defensa pueden tener la misma probabilidad que sucedan si es que la única
forma de que se de un juicio en contra a favor no tienen ninguna prueba física o tangible
que no deje dudas de que se cometió un acto delictivo. Adicionalmente, si
consideramos, que las personas que comenten delitos tiene un grado alto de inteligencia
y planificación para no dejar huellas contundentes que los incriminen, es un grave
riesgo de que todos los que comenten algún delito, en mayor o menor grado, queden
libre si solo se hace uso del pensamiento crítico para concluir que no hay ninguna
prueba fehaciente que incrimine a un acusado y solo los supuestos sean los que le dan la
duda a favor y por consiguiente su liberación. Los supuestos al final siempre favorecen
a la duda y por consiguiente a la exculpación. Podría haber un vacío que no llega a
cerrar del todo cuando se juzga a una persona y que da mucho margen a la subjetivad
llegando en muchos casos que los individuos que son culpables, pero que planean
inteligentemente sus delitos para hacer uso de la duda y de los supuestos que al final los
favorecen queden libres. Se concluye que el pensamiento crítico podría ser insuficiente
si no se llega a tener pruebas fehacientes para culpar a alguien que si es culpable pero
que fue muy inteligente para no dejar alguna huella que lo incrimine. ¿El polígrafo
podría ser una opción para estos casos?, ¿Por que aun no es usado y porque sus
resultados no pueden ser tomados como supuestos con mucho más peso lógico? Quizá
pueda estar ahí la respuesta a lo que se comenta, que la ley no está hecha para ser
cumplida por todos y que lo que más conviene a unos cuantos con poder es que se siga
llamando prejuiciosos a los demás y dejar en duda todo en base a supuestos. La solución
está planteada.
Referencias

1. Saba, D. (2019). Apuntes del curso pensamiento crítico, MBA Centrum.