You are on page 1of 3

I.

INTRODUCCIÓN

Las vigas también deben tener un margen de seguridad adecuado contra otros
tipos de fallas, algunas de las cuales pueden ser más peligrosas que la falla a
flexión.

Esto se debe a la gran incertidumbre en la predicción de otros modos de colapso


o a causa de la naturaleza catastrófica de otros tipos de fallas, cuando éstas
ocurren.

Un ejemplo de lo anterior es la falla a cortante del concreto reforzado más


conocida como falla a tensión diagonal. La falla a cortante es difícil de predecir
en forma exacta. A pesar de la investigación experimental llevada a cabo durante
muchas décadas y del uso de herramientas analíticas altamente sofisticadas
ésta no se comprende aun completamente. Además, si una viga sin diseño
adecuado del refuerzo a cortante se sobrecarga hasta la falla, se puede
presentar un colapso por cortante en forma súbita, sin aviso alguno de peligro.
Esto está en fuerte contraste con la naturaleza de la falla a flexión. Para vigas
comunes subreforzadas, la falla a flexión se inicia por fluencia gradual del acero
a tensión acompañada por agrietamiento obvio del concreto y grandes
deflexiones, que dan aviso evidente y la oportunidad de tomar medidas
correctivas. A causa de estas diferencias en el comportamiento, por lo general
se coloca refuerzo a cortante en las vigas de concreto reforzado para garantizar
una falla a flexión antes de que ocurra la falla a cortante en caso de que el
elemento se sobrecargue en exceso.

Es importante comprender que el análisis y el diseño a cortante no están


relacionados realmente con el cortante como tal. En la mayor parte de las vigas,
los esfuerzos cortantes están muy por debajo de la resistencia a cortante directa
del concreto. La verdadera inquietud tiene que ver con el esfuerzo de tensión
diagonal, que surge de la combinación de esfuerzos cortantes y de esfuerzos
de flexión longitudinal.

Primero se estudian los elementos sin refuerzo en el alma con el fin de


establecer la localización y orientación de las grietas, y la carga para la cual
ocurre el agrietamiento diagonal. En seguida se desarrollan los métodos para el
diseño del refuerzo a cortante de acuerdo con el código actual del ACI, tanto en
vigas comunes como en tipos especiales de elementos como en el caso de vigas
de gran altura.

Sin embargo, se presentan algunas circunstancias en las cuales resulta


apropiado tener en cuenta el cortante directo. Un ejemplo está en el diseño de
miembros compuestos donde se combinan vigas prefabricadas con losas
superiores fundidas en el sitio. En este caso los esfuerzos cortantes
horizontales son importantes para la interface entre los componentes.

II. OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL

Contribuir al conocimiento sobre las fallas a tensión diagonal que presenta


el concreto reforzado, que surge de la combinación de esfuerzos cortantes
y de esfuerzos de flexión longitudinal.

OBJETIVOS ESPECIFICOS:

 Conocer las propiedades de los materiales concretos y acero.

 Estudiar el motivo de las fallas por tensión diagonal que presenta el


concreto.

 Conocer sobre la adherencia que debe existir entre el hormigón y el


acero tal que se garanticen iguales deformaciones en los dos
materiales bajo la acción de las cargas.

 Conocer por que es importante utilizar los anclajes en una obra de


construcción.
III. MARCO TEÒRICO

3.1 TRACCIÒN DIAGONAL

3.1.1 Evaluación de resistencia a la tracción diagonal en las vigas sin acero.

La carga de fallo de un elemento de hormigón con armadura longitudinal en la


parte traccionada se puede expresar como la suma de dos términos, uno que
representa la propia resistencia del hormigón al avance de la fisura y otro que
indica el aumento de resistencia debido a la existencia del armado longitudinal.
y con el fin de obtener una expresión que permita evaluar la carga de fallo por
tracción diagonal de un elemento de hormigón, se fijan una serie de parámetros
libres, que representen las constantes en las ecuaciones citadas, con el fin de
realizar un ajuste estadístico a partir de resultados de ensayos
En el caso de la expresión donde el comportamiento del hormigón se modela
usando la Mecánica de la Fractura Elástica Lineal (LEFM), ecuación, la expresión
a calibrar queda de la siguiente forma:

Donde λ es la esbeltez de la viga, calculada como el cociente entre la distancia


desde el punto de aplicación de la carga al apoyo (vigas biapoyadas) y el canto
del elemento. En la sección del artículo no se tuvo en cuenta la esbeltez dado
que era un parámetro constante en la campaña experimental. Debido a que los
patrones de figuración sí son dependientes de la esbeltez, hemos estimado
necesario introducir ésta como parámetro en la calibración. La segunda
expresión (SEL) obtenida a partir de la ecuación, queda como: