You are on page 1of 8
paca los que henos 1ievado ne vida destactalada y ecrante, 530 acabar | deoaeeak cateas on neneune BEEcer fay mejor cospensacion que 12s pruebas de ae Seley gempatia. de sus cOmBRIEDS! F paisanos. cone: tal pructs recibo gnocionado este titulo honorifico, no por to que tenes ‘de reconociaiento & Stecutibles méericos, sino por Se° crocyado en esta Universidad, cove oetenanzes canto concrabuyeron ai fornacion cono profesional Y Sure persona, gen esta tierra dele ave 1e i alejado por tantos anos. Me consents ain Zas, el hecho de ser 2 aetido por las nuevas genesacionet, cuya cordial netrad we hace olvidar, 2 Tatts 4h inexorable paso de 10s sfos- re quedo, par mi fercado. dest iets que no fue denasiado penose al ceaceurrér, ‘en. su oayor paEte: £2 oe pais tan seaejante al ouestro con Teeico, sino que Lo agradezce POE pernitirme vivir en un cline de Libertad, ¥ porque me ba ayudado & atgrentarpe al. nundo sin mezquinos prejuicios 0 estes patrioteros. Al no tenes wnt, patria definida se encuentra one gusto y hace Parreg amigos en cualquier 1605 7 8 sinddante la urgencia de tracer Je reterminar a 1os que no Ban vetide la suerte de nacer en el nists lugat que extetyos, hablec nuestro idtone © pease ree nosotros y compartir nuestres nosehetas, como parece que std OBtbrendo en 1a sayor parte det ‘mundo. Terping mis estudios de arquitecto 6 Sy vieja escuela de 1a Calle 4 jos Estudios, en los barrios bajos tay aueiguo Wadrid, pero no saqne el titulo porque no iba a necesitarle ‘de imediato y porque los timbres costaban 800 pes-. cuando, por fin, gonsiguié wi hermano Antonio tescatario y envidrmelo 2 Bese ajunta con Lea hojes de ertudior: te Antonta de organizer 1a Direccién Mop eeeravicnas. ys pare ravaliderid: O, teipian cursar varias asignaturas © se seaear waa cesis, to fur desendes POEt araie coses was urgentes que Recer presando we quise dar cuenta, levaba nae de veinte afios eserciendo sin a scvanee Jando, por fan,. el Director, de Eroressorss ge vexico oe Land pare theregarme gentiteence una licencia que oe pernicia ejercer tegalnente, 32 € entgheba de México. En Estados Unidos no pudieron concederae 21 Licenci#, Sungue algunos 2zigos precendias Conseguirmela, por no ser ciudadand sundre ano, Otro canto me past agei cuando volv! por prinera vez y, cuando settgresé, afios ads carde, en el Colegio de Arquitectos, ya ere Buy viejo Pare SSereer, Es my posible, pues. me & lo largo de mi vids haya firmado, St acaso, un par de obras. etic? as una razén és pera agradecer este dock se ne ofcece ¥ que me conpenss de los afos trascurri arquitecto- Esta somera relacion de las difi orado que tan gentilaente Gos sin derecho a llamarae © 6 qultades que, por ai propia culpa, tive con le terocracia acadénica © profesional no intent nenospreciar 1a exigencia son titulo para ef ejercicto de 1a profeatén, oom lo que se pretende Poecelaaz 1a pageridad de lex clodatanye 40° Gcupen los edificios legalnente eertruides. Quiero recordar, sin enbargo, de gigunos de los arquitectos nés prominentes de nuestra época, ¢o80 Weight, Corb y Kies, caceciande tat Piculo y, por consiguience, insistir en qe le verdaderamente importante 10 Gea posesién ée un diplons, sino 1a preparacién adquirida, bien en 12 Eccuela 0, més bien, fuere de ella una ver terminados los estudios. S Gono as practicanente Geposible formar un arquitecto en cuatro & cinco atos de carrera, no es de extreiar.que las Escuelas, 0% ‘sientan siewpre un ahos “fruserades y continien canbiando planes $s getudio cada pocos afos en un sere snrento de conseguir aquel objetivo. Ne confieso culpable de haber contribvido 2 sigunes de estos cilttes cambios en el ejercicio de mis con Tidngag academicas J, ain antes de e210, cvende intervine en Je reforca ‘scuela de Medcid Siénds atin aluinno’ de segundo aio. ger cta me evergucnzeide:ia.pedante presuncién juvenil gue petendia mejorar seeererudids neceearios.para'elercet una profesién de cuyo’alcance no podianos tener una idea muy: Clara‘ai.ten temprene edad. ee El ideal seriéique’ 1a ensefanza técnica superior proporcionara, no solamente los conocimientos necesarios para el correcto ejercicio ée le profesion, sino tanbién los conceptos bésicas de las grandes disciplinas eeitusales: Fisica; Biologia, Filosofia, Historia, etc., pero frente a este Gccideratum se aiza la Limitada capacidad de aprender de los alusnos y, sobre todo, de aprender en plazos cada vez as cortos. Wo entiendo nuy bien porave teneaos tanta prisa por lanzer él nercado del trabajo un numero cada ver mayor Ge profesionales, ineviteblenente ual preparados, cuando los indices de desempleo son cade vez mayores. Pero, si no hay nds renedio que seleccioner lo que razonablenente se puede ensedar en ten poco tiengo, yo ne inclineria por elininar 0 aligerar los BStudios précticos o puremente profesionales, dando preferencia a las naterias feéricas aunque no, parezcen tener una relacign muy directa con le préctice del oficio, Dificilmente podrd inicierse su estudio en épocas més tardias, Glenteas que el oficio se aprenderé necesarianente después, en 1a obra o en el taller profesional, y seré en ese nonento cuando tengamos que estar preparados para especializarnos y pera profundizar en aquellos temas que se nos antojen Recesarios pare cocpletar nuestro desarrollo como profesionales y como seres bumanos. No es este el criterio general, al menos en Estados Unidos. La universidad americana, con la istroduccién de las materias electivas en et curriculum por uno de sus nds ilustres rectores ~ Charles Eliot Norton de la Universidad de Harvard -, renuncié, al parecer, a la misién idealista que hasta entonces trataba de cumplir, creando hombres cuya educacién [vere lo nas completa posible, para concentrarse en la produccién en masa, a toda prisa, de profesionales especielizados que pudieran servir eficientemente, y de Tnmediato, a una cana especifica de la industria o de la administracidn. Esta aspecielizacién precoz, que ya se inicia en le segunda ensefianza con le Suposicidn ilusoria de que un nifo de diez afios es ya capez de decidir sobre su futuro, hace cada vez mAs dificil conocer lo que ocurre en otros caapos distintos del nuestro y cada vez sabeaos nenos de més cosas, aunque nos haganos 1a ilusién de saber més de alguna de ellas. Voy a dedicar esta lectura a la descripcién del proceso que, en mi caso particular, consiguié completar lo indispenseble de esa preparacién pare llevar a cabo mi obra y, no lo hago por alardear de mis aodestas hazafas, sino porque al analizer los misteriosos caminos que conducen - unas veces deliberadamente y, las ads, por acaso o inconcretas aspiraciones - a 1 obdtenciéa de los conocimientos necesarios pare realizar lo que la aficion © el destino le tengan a uno preparedo, pueden descubrirse caminos que sirvan de guia o de ejemplo para alguien de las nuevas generaciones. Yo tuve la suerte de coupletar ai educacion universitaria en los afos “treinta, cuando ain no se habia generalizado esta especializacién premature y, todavia, se cursaben dos afios de Latin en la segunda ensefanza. Estoy, por tanto, muy agradecido a 1a Universidad espafiola por haberme obligado 2 cursar una serie de naterias que no parecian tener relacién alguna con lo que, en nuestra inocencia, podiamos creer que era mis inportante para nuestro futuro trabajo. del. curriculumde:la: Los dos afios de Ciencias Exactas que cursé en la Facultad de Ciencias - “GES entongeg estaba en 1a calle de San Bernardo | cone uno de los requisites “para ingrésaz en Arquicectura, fueron ‘fundaméntales para mis futuras pare ides y creo que adn lo fueron mis para los que munca tuvieron que user acehee matemiticas en el curso de su vida profesional. Dade aucho que en alguna uniyersidad Norteamericana se ofrezca wn curso de ‘Ceonseria Analitica tan completo y tan riguroso cono el que inpartia D. ffguel Vegas al final de los afos veinte. Cono soy muy aficionado s tas fensetrias,’segui el curso con enorme interés y adquiri un cierto dopinio eepre al tena, que c@ sirvié de mucho cuando ya en el tercer ato de la carrerd seere ve que enfrentar con la Resistencia de Materiales; titulo engaioso con el jue D.tuis Vegas (hijo de D. Miguel, el profesor de Analitica) nos daba wt aieso estupendo de Teoria de 1a Elasticidad, que completaba, eso sf, al sho SSpeiente con el célculo de estructuras, tanto isostdéticas cono Rikerestdticas, en el curso de Hidrdulice que estaba tanbién a su cargo: Conviene recordar que; en aquel entonces, la carrera duraba seis afos completes, mas los dos 0 tres de ingreso, y que las clases, de Hesistencia #1 henos, eran de una hora dieria, seis dias a la semana. Pero quisiera éxtenderme algo mds sobre mis experiencias con esta esignatura, porque sicven para teafirmar ais opiniones anteriores La idea de cedicar un curso entero de seis horas a la senana pare estudiantes de arquitectura, @ una aateria, casi totelnente abstracts, que 5° Sete tbe cen el raravilloso artificio geomécrico de 1a Teoria de Tensores, sin explicarnos de gnteneno para que iba @ secvir, parece bastante absurda, susque para mi fue providencial, porque, 1 nostrarme los ingeniosos fundenentos de Ter aétodos de célculo de escructuras, me proporcioné un arna avy valiosa pera nis discusiones futuras con profesores e ingenieros y, también, para poder Jusgar con ués autoridad sobre la idoneidad,-en cada caso, de tales métodos, ¥ nodificar o desarrollar algunos otros paraBi propio uso. Por supuesto, que asi les parecia a 1a mayoria de mis compaieros, ave jpastban la asignatura como quien pasa el sarampién, procurando que no les “Gedara huellas,-que pudieran entorpecer el ejercicio de sus habilidades artisticas. ‘La pobre opinidn que sieapre tuve de mis facultades en este campo, que me interesaren cds las cuestiones técnicas , pero lo que mas me atraie hacia el tema ere ci curiosided por descifrar el misterio que pare ei representaba el hecho de que las estructuras se mantengan en pie, ¥ el averiguar como puede evitarse su caida. Por otra parte, consideraba le asignatura cono ua ejercicio mental muy saludable, que me permitia mantene en forma. : Pasé el curso con celativa brillentes y segui asistiendo el sisno los afios siguientes, porque Vegas ne senté a su diestra en las clases couo su oficioso ayudante y enpecé « dar lecciones particulares a mis compafieros para ayudarles a aprobar le esignatura. Coleborando con mi querido compatero ‘Alejandro Herrero, publiqué también unos apuntes mecanografiados que se vendian por los dedeles de le Escuela. Con todo ello, adguiri un cierto . dominio sobre las teories que nos legaron Wevier y Cauchy a principios del siglo XIX. Mi adsiracién juvenil por la ingeniosidad y perfecciOn del razonamiento matendtico que las produjo, me llevé a escribir afos mas tarde: "{Cuantas veces no he dado gracias a la ensehanza profundamente tedrica que se me inpertié en la vieja Escuela de Madrid! Lo que la mayor parte de nis compatieros consideraba sbsurdo e ininteligible; las abstractas teorias sobre la distribucién de esfuerzos y deformaciones en el entorno de un punto