You are on page 1of 2

MARCO TEÓRICO

Para entender que es un circuito en serie simple, es necesario tener en cuenta sus componentes y
el principio o ley que puede regir al comportamiento eléctrico de cada uno de ellos. Cada
componente de cualquier circuito se relaciona entre si mediante la carga eléctrica, que se clasifica
en positiva o negativa dependiendo la atracción o repulsión inherente a su comportamiento. La
carga eléctrica puede interactuar entre sí por el movimiento continuo de los electrones, los cuales
dependen del flujo continuo a partir de la creación de una diferencia de potencial eléctrico donde
los electrones fluyen desde cierto punto de alto potencial eléctrico a un punto bajo. Este potencial
eléctrico se caracteriza por la capacidad de realizar un trabajo, es por eso que sus unidades radican
en la razón entre energía y la carga eléctrica (Jules/ Coulomb) que corresponden proporcionalmente
a la cantidad de voltios, por lo tanto, la diferencia de potencial será el voltaje del circuito eléctrico.

El voltaje define la cantidad de trabajo que puede realizar una carga, en todo el transcurso de un
circuito eléctrico, es por eso que la relación de movimiento y cantidad de voltaje respecto a los
electrones será proporcional, es decir, que, a menor voltaje, el circuito moviliza menos electrones y
a mayor voltaje, el circuito mueve más electrones.

Por el contrario, el flujo de la carga eléctrica o cantidad de electrones por unidad de tiempo
mediante un conductor, se denomina corriente. Por lo tanto, sus unidades corresponden a coulomb
sobre segundos, o amperios. Existen dos tipos de corriente, continua y alterna, las cuales difieren
en si permanece constante en el tiempo, o cambia de manera sinusoidal. En la práctica realizada, la
corriente utilizada corresponde a la combinación de las dos corrientes, es decir, la fuente de
alimentación emite una corriente alterna la cual es convertida en corriente continua mediante un
regulador. Por lo tanto, la corriente que recibió el circuito en serie fue continua.

La resistencia eléctrica corresponde a la oposición que reciben los electrones al desplazarse en un


circuito eléctrico, medido en ohmios, es decir, limita y controla el voltaje y la corriente eléctrica. Por
lo tanto, los materiales que la constituyen serán de baja conductividad como el poliéster, plástico o
cerámica.

La relación entre el voltaje, corriente y resistencia, la describe la ley de Ohm. Que propone que, para
una misma resistencia, si el voltaje aumenta el resultado de la corriente también aumentará, es
decir, son directamente proporcionales. Por el contrario, si para un mismo voltaje, la resistencia
aumenta el resultado de la corriente será inversamente proporcional a la resistencia. Por lo tanto,
la relación se establece:
𝑉
𝐼=𝑅 (1)

Donde 𝐼 corresponde a la corriente eléctrica. V al voltaje y R a la resistencia del circuito.

La ecuación propone que la relación entre el voltaje y la corriente es lineal. Por lo tanto, la pendiente
de la recta corresponde a la resistencia del punto analizado en el circuito.

En la práctica realizada, se fabricó un circuito en serie, este circuito tiene la característica de que los
receptores están instalados uno a continuación de otro, permitiendo así formar una línea eléctrica
en donde la corriente en cada punto, será la misma en todo el circuito.
El circuito realizado en la práctica se describe:

Figura 1. Circuito en serie con tres resistencias.

Amperímetro

Para medir la corriente del circuito, es necesario colocar el multímetro como un elemento en serie,
por el contrario, el voltaje se mide en paralelo.