You are on page 1of 4

INTRODUCCION

EL siglo XXI está marcado por la globalización económico-cultural y por la


migración. De la combinación de ambos resulta la tendencia hacia la integración
de bloques económicos regionales, la cual ha contribuido a debilitar en muchos los
obstáculos que en otras épocas se interponían al libre tránsito internacional de
personas.

La migración internacional se presenta como el gran fenómeno multifactorial de


nuestros días, prácticamente ningún país escapa de esta dinámica, es bien sabido
que el continente Americano, los nacionales de países en desarrollo se trasladan
hacia el norte, para buscar condiciones superiores a las ofrecidas por sus estados
de origen.

Ejemplos de lo anterior son la expulsión permanente de mexicanos, así como el


tránsito de trabajadores centroamericanos por México para llegar a Estados
Unidos, situación que persista mientras exista la demanda en aquel país de mano
de obra barata en los sectores agrícola, industrial y de servicios.

La migración internacional es uno de los fenómenos más destacados del


panorama actual. No es algo nuevo si atendemos a su magnitud. En otros tiempos
también se produjeron migraciones a una escala similar. A principios del siglo
pasado, durante el periodo histórico que ha recibido significativamente el nombre
de la “era de las migraciones masivas”, aproximadamente el 3% de la población
mundial abandonó sus lugares de origen con la esperanza de mejorar las
condiciones de vida. Cien años después, Naciones Unidas estima que hay más
190 millones de migrantes internacionales, una cantidad que, respecto al volumen
de la población mundial, representa un porcentaje que no llega a superar el de
hace un siglo.

Sin embargo, es probable que el número vaya en aumento debido a que los
factores que movilizan a la gente, lejos de atenuarse, se vean reforzados como
consecuencia de los procesos globales de degradación social y ambiental que
están en curso. También coadyuva a ello el hecho de que, desde tiempos
recientes, estemos asistiendo a un espectacular desarrollo y generalización de las
tecnologías de comunicación y transporte que facilitan la movilidad y la conexión
transnacional en todo el mundo. En la actualidad, muchos de los migrantes se
desplazan con mayor rapidez y facilidad que antaño gracias, sobre todo, al
transporte aéreo. Internet, la telefonía y la televisión por satélite permiten
mantener el contacto con los lugares de origen, y los bancos transfieren
electrónica e instantáneamente a sus familias los ingresos obtenidos con su
esfuerzo. Por eso, para captar la novedad de las migraciones de nuestros días, no
hay que perder de vista los actuales procesos generales de mundialización.
1.- CONCEPTO DE DERECHO MIGRATORIO

El derecho migratorio es el conjunto de normas de derecho público que regulan el


tránsito internacional de personas (nacionales y extranjeros); establece las
modalidades y condiciones a las que se sujetará el ingreso, permanencia o
estancia y salida de extranjeros y lo relativo a la salida, emigración y retorno o
repatriación de nacionales. El derecho migratorio se relaciona con el derecho del
refugio, el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho
humanitario.

Se produce una migración cuando un grupo social, sea humano o animal, realiza
un traslado de su lugar de origen a otro donde considere que mejorará su calidad
de vida. Implica la fijación de una nueva vida, en un entorno social, político y
económico diferente y, en el caso de los animales un hábitat distinto, que sea más
propicio para la subsistencia de la especie.

Según la CONAPO (Consejo Nacional de Población) en términos sociales


humanos, una migración es el desplazamiento de personas desde su lugar de
residencia habitual hacia otra, en algunos casos se mudan de país por un período
determinado de tiempo.

Algunos ejemplos donde aparece el término: «La migración de las personas


afectadas por la crisis económica dejó varios pueblos casi vacíos»

Algunos términos que derivan de este concepto son: emigrante (cada individuo
que deja su país para ir a residir en el extranjero), inmigrante(aquel que entra
legalmente en un país con el fin de radicarse), inmigrado(extranjero que posee los
derechos de residencia definitiva en un país extranjero donde vive), no
migrante (extranjero que llega legalmente a un país con el fin de quedarse por un
tiempo corto, como turista, estudiante, etc), movimiento migratorio (tránsito de
entrada o de salida de extranjeros en un país), repatriado (individuo que vuelve a
su país luego de haber residido por más de dos años en el extranjero).
Existen varios tipos de migración: de retorno o repatriación (individuos que han
abandona su tierra con anterioridad, deciden volver a ella), estacional
(desplazamiento a un lugar por un tiempo determinado, generalmente un año.

Generalmente por cuestiones laborales o de estudio. Este término no puede


utilizarse si el extranjero no cambia su lugar de residencia), migración
externa (trasladarse de un lugar a otro, de acuerdo a la perspectiva con la que sea
analizado dicho traslado puede llamarse emigración o inmigración), migración
interna (traslado que se da dentro de un mismo territorio).

Derecho migratorio en méxico.

El Derecho Migratorio en México tiene su fundamento en la parte dogmática de la


Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que dentro del apartado
de las garantías individuales, en el Art. 11 establece:

Artículo 11.- Todo hombre tiene derecho para entrar en la República, salir de ella,
viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad,
pasaporte, salvo-conducto u otros requisitos semejantes. El ejercicio de este
derecho estará subordinado a las facultades de la autoridad judicial, en los casos
de responsabilidad criminal o civil, y a las de la autoridad administrativa (sic), por
lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración,
inmigración y salubridad general de la República, o sobre extranjeros perniciosos
residentes en el país.

Victal Adanme define al Derecho Migratorio, como, “el conjunto de normas de


derecho público que regula el tránsito internacional de personas (nacionales y
extranjeros); establece las modalidades y condiciones a que se sujetara el ingreso,
permanencia y salida de extranjeros; y lo relativo a la emigración y repatriación de
nacionales.