You are on page 1of 6

Fenómeno Moral

La característica que hace referencia a la moral como fenómeno universal, tiene


su respaldo en el hecho de que no existe normas morales que solo sean válidas
para una determinada comunidad y no para otra, toda regla moral tiene alcance
universal, es decir que todos estamos obligados a cumplir con el mandato que nos
obliga la norma, sin embargo esta queda exceptuada en las personas que no
tienen conciencia moral.

Entonces podemos definir que se llama universalización de la moral, al alcance


universal que tiene una regla o norma de conducta moral, es la formalización a
que aspira la razón y la voluntad humana. La universalización de la moral es la
más clara evidencia de que todos aspiramos a una sociedad más justa, mas libre,
más responsable, dentro de los cánones establecidos por el imperativo categórico
o ley moral.

Acto Moral
Un acto moral es aquella acción realizada por un individuo y que puede ser
valorada como buena o mala desde un punto de vista ético. Las acciones que
realizamos podrían dividirse en dos grupos: las que no tienen implicaciones
morales porque son neutrales (respirar, moverse o protegerse de la lluvia) y
aquellas acciones que sí pueden tener alguna consideración moral, es decir,
pueden valorarse como buenas o malas. Este último tipo de acciones es mucho
más amplio de lo que parece a primera vista. Dar la mano a alguien puede parecer
neutral, pero dar la mano a un terrorista sanguinario ya se puede discutir
moralmente. Trabajar en una fábrica para ganarse el pan de la familia no tiene una
implicación moral, pero si la fábrica contamina un río y esto
provoca enfermedades, la neutralidad del trabajo en la fábrica desaparece. Esto
quiere decir, que casi cualquier acto es un acto moral en potencia, pues el
contexto en el que se produzca determinará una valoración determinada.

Un acto moral depende de varios elementos. Para que hablemos con rigor de acto
moral éste tiene que ser algo elegido libremente, sin ningún tipo de coacción. Por
otra parte, el acto debe tener una finalidad, un motivo por el cual se realiza.

Por último, el acto moral se encuentra dentro de un contexto humano que


condiciona cualquier análisis ético.
Cualquier acto moral se puede analizar desde perspectivas diferentes, es decir,
desde varios criterios éticos. Si tomo la decisión de ayudar a todo el que lo
necesita, alguien podría preguntarme por qué actúo así. Mi respuesta podría ser
muy diversa:
1. Considero que es mi deber hacerlo.

2. Entiendo que al ayudar al necesitado estoy cumpliendo con lo que Dios quiere
de mí.

3. Mi conducta moral se rige por mis sentimientos internos. Estas tres posibles
respuestas a un acto moral son ejemplos de las justificaciones racionales o
criterios que podemos emplear a la hora de llevar a término un acto moral.

Características
 La ética, es científica ya que existe la sistematización, la organización y
está sujeta a comprobación.
 Es racional, ya que está basada en una metodología lógica, porque sigue
una secuencia, iniciando por la Inteligencia, luego la voluntad y su punto
culminante la libertad.
 Es práctica, ya que es funcional y por lo tanto congruente con mi
propia personalidad.
 Es normativa, porque establece su propio carácter por medio
de normas o leyes personales.

Regla de oro de la Moralidad


«Ser bueno es el único modo de ser dichoso».José Martí

En Cuba el tema de la ética ha estado siempre vinculado a la práctica social, como


una reflexión inmediata de los actos cotidianos de los hombres.

De este modo cabe que más allá de disquisiciones filosóficas siempre válidas y
deleitosas para quienes se ocupan científicamente de las ideas, ética y moral no
son tan fáciles de separar por nuestros compatriotas. Por ello he escuchado y
participado en intrincadas y muchas veces acaloradas discusiones sobre si es
correcto o no decir una o la otra en determinadas circunstancias.

Lo cierto es que cuando vamos al meollo del asunto, encontramos que a todos nos
preocupa el tema en un sentido u otro. Sin embargo, lo más recurrente es la
manera en que nos hemos especializado en analizar la moral y la ética desde un
punto de vista que nos excluye. Es decir, desde la acera del frente.

La vieja parábola bíblica de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio, cobra


fuerza inusitada en la cotidianidad. Así, es frecuente escuchar a un mal y
descuidado panadero quejarse del mal trato recibido en el hospital o en la guagua,
a un galeno de lo malo que hacen el pan, y al chofer de la guagua de ambas
cosas. De estos dimes y diretes podríamos llenar muchas cuartillas, pero todos
hemos sido testigos de las acusaciones que lanzan los trabajadores de un sector
contra los de otro y viceversa. De manera que podemos armar una noria infinita de
quejas y reclamos

Qué concluimos al final, sino que somos los mismos ciudadanos, trabajadores de
distintos sectores de la economía, quienes nos maltratamos unos a otros y nos
criticamos y denunciamos queriendo siempre arreglar la casa del vecino sin mirar
a la propia.

Todos hablamos de la educación formal y desearíamos ver sus manifestaciones a


cada minuto, porque eso nos alegra la vida. Pero es que la moral no solo se
expresa en los grandes tratados de filosofía, sino que los seres humanos estamos
tomando decisiones que implican valoraciones éticas constantemente. Desde que
usted decide qué pan va a comerse por la mañana, si el bueno o el quemado, y
cuál le dejará a su pareja, hijo o pariente, ya está haciendo valoraciones éticas.
Los valores morales, como virtudes, no nacen con el ser humano, sino que se van
formando a través de la educación y la cultura, y tampoco son eternas, hay que
cultivarlas de manera permanente, para ello se requiere voluntad de ser mejor
persona.

Cuando estamos durante horas en la cola de los sentados del camello, y al fin
llega, nos sentimos con total derecho al asiento por el que hemos esperado con
estoicismo romano, por eso cuando en la parada de los de pie se monta la
ancianita o la embarazada, o sencillamente una persona con problemas que
requiera un asiento, ni nos inmutamos porque estamos en nuestro derecho.

Fidel ha dicho muchas veces que hay cosas que son legales pero que no son
morales, y este es uno de los casos más cotidianos. Pensemos en si esa ancianita
o embarazada o persona enferma fuera nuestra madre, hermana o familia, qué
haríamos, ¿la dejaríamos de pie hasta el final del viaje? Seguramente no.
Entonces por qué no pensar que estos seres queridos también pudieran estar en
esos momentos siendo objeto del mismo trato o maltrato en algún lugar.

Mi abuelo, que sin duda no sabía el significado de la palabra ética, solía decir:
«haz bien sin mirar a quien», y no andaba muy lejos del centro del asunto, pues la
«Regla de Oro de la moral» expresa: «No hagas a otros lo que no quieres que te
hagan».
Egrafia
http://www.juventudrebelde.cu/opinion/2006-08-10/la-regla-de-oro-de-la-moral

https://www.monografias.com/trabajos91/etica-y-moral/etica-y-moral.shtml

https://www.monografias.com/trabajos109/acto-moral/acto-moral.shtml

http://wwwfenomenomoral-esteban.blogspot.com/
Perfil Profesiograma
El profesiograma consiste en un documento que organiza las conexiones técnico-
organizativas por medio de una gráfica en la que se resumen las aptitudes y
capacidades de los puestos de trabajo que existen y las que cumplen los
trabajadores.Por eso mismo, debe recoger obligatoriamente con respecto a los
puestos de trabajo: la denominación del puesto de trabajo, su descripción
profesional, su descripción técnica, su descripción orgánica y otras características
y necesidades que se pudieran requerir

Por otra parte, según J.M. Fourgous citado por M. Fernández Ríos, debe estar
compuesto de seis denominaciones concretas de los puestos:

 La identificación del puesto de trabajo


 El objetivo
 Las responsabilidades
 Las relaciones
 Las condiciones físicas que se requieren para el trabajo, así como sus riesgos
 Los requerimientos que se exigen para ocupar el puesto

Como hacer un profesiograma

Para realizar un profesiograma, hay que definir la vacante o pueto a valorar,


realizando un análisis del trabajo y del puesto que se va a desarrollar. En él, se
valoran las características que debe tener el candidato ideal para él, incluyendo
una valoración de los niveles de exigencias en los que se puntúa al trabajador en
cuanto a su cumplimiento.

Se deben valorar sólo las características que se requieren en la vacante existente


y las que realmente tiene el candidato. La descripción de características ha de ser
objetiva, con características reales y cuantificables, sin ambigüedades, con una
descripción sencilla y sin equívocos, clara, concreta y completa.

Existen muchas formas de elaboración del profesiograma, de manera cada uno de


ellos no es único ni existe un modelo global, además de estar bien diferenciado en
cuanto a los cambios de los tiempos y el entorno laboral además de diferenciarse
en cada uno de los trabajos.

Surge de la necesidad de valorar el puesto de trabajo y los trabajadores que lo


desempeñarán, ya que los puestos de trabajo y las empresas no son iguales, de
manera que es necesario poder realizar unas medidas sobre las características
requeridas para poder valorar su efectivo cumplimiento y los candidatos ideales
que pueden formar parte de la empresa en sus funciones concretas.
Aunque los profesiogramas puedan ser diferentes o similares en ocasiones, lo
principal es que sirven para valorar el nivel de adecuación de un trabajador a su
puesto, y de esta manera poder conseguir un mayor rendimiento en la empresa, lo
que a la larga da lugar a unos mejores resultados de productividad y de otros
aspectos no cuantificables. No sólo es importante para la empresa, que puede
medir el rendimiento del trabajador, sino para que el trabajador se sienta
completamente satisfecho con el trabajo que está realizando o va a realizar.