You are on page 1of 8

Apuntes para el Curso Formulación y Evaluación de proyectos Sociales I

Cada vez son más las instituciones, empresas públicas y privadas y aún más las

personas naturales que se ven en la necesidad de contar con una técnica que les

permita reducir el riesgo en la movilización de recursos financieros, además de

orientarlos a nuevas inversiones para la satisfacción y solución de necesidades, y

dado que la asignación de los recursos es uno de los retos más singulares que se

le presenta al político, al administrador de los bienes del estado, al

administrador de recursos privados y a nosotros como individuos de una

sociedad de consumo, por estas razones, se requiere del conocimiento de la

técnica conocida como “formulación y evaluación de proyectos”.

Se define el costo de oportunidad como la cantidad de un bien o servicio al que

debemos de renunciar para obtener más de otro bien o servicio.

En esencia, la planificación persigue obtener una visión integral del desarrollo


de la organización, con objeto de establecer un sistema de metas de producción.
De ahí que sus tareas comprendan, en primer término, un análisis de las
tendencias históricas de la organización y la formulación de lo que podría
denominarse un diagnóstico de la situación actual.

Obtenida esta base analítica, se puede proyectar un sistema de objetivos


coherentes de producción, a fin de alcanzar el ritmo máximo de desarrollo que
se estime posible en las condiciones reveladas por el análisis, es decir por el
diagnóstico elaborado.

Las proyecciones globales, así obtenidas, establecen marcos de orientación para


las inversiones y de la política económica del país, señalando las líneas básicas
de acción en el futuro y estableciendo, de la manera más aproximada posible,
los parámetros y las variables que decidirán acerca del desarrollo económico.
Los proyectos constituyen un eslabón en el proceso de aproximaciones sucesivas
que implica la técnica de la planificación y un elemento importante relacionado
con los requisitos de flexibilidad y revisión continua del plan.

La visión de conjunto que proporciona el programa dará elementos de juicio


para elegir los proyectos que conviene preparar y estudiar en función de los
objetivos planteados. A su vez, el estudio de los proyectos individuales influirá en
la formulación de los objetivos y de la política de los programas, estableciendo
así un proceso continuo de revisión y ajuste.

________________________________________________________________________________

Por otro lado, dado que el plan nacional, o el plan de cualquier organización,
establece objetivos y prioridades políticas, económicas y sociales y contempla
estrategias que buscan una mejor asignación de recursos, resulta obvio qué de
los proyectos, como la unidad mínima de la planificación, dependerá en gran
medida el logro de los objetivos planteados.

Por tal razón, el éxito en la ejecución de los planes de desarrollo depende en


gran medida de la identificación y selección adecuada de los proyectos, así como
de los correspondientes programas sectoriales.

En este contexto podemos afirmar que el proyecto es “la unidad operativa


del desarrollo”, ya que a través de éstos se alcanzan los objetivos
establecidos en los planes de desarrollo, y se materializan los mejores
índices de bienestar y desarrollo de las comunidades. En consecuencia, se
puede afirmar que los planes requieren proyectos y que estos se hacen
más sólidos e importantes cuando están enmarcados dentro de planes,
sean nacionales, regionales, locales o institucionales.

Afirmamos entonces, que difícilmente se pueden realizar planes de


desarrollo realistas, si no se han identificado, formulado y evaluado sus
correspondientes proyectos; por otro lado, la mejor manera de formular
y evaluar proyectos es considerándolos dentro del marco de referencia de
un plan.

Carácter de los Proyectos

Se refiere a si el proyecto es considerado económico o social.

Económico: Se basa en una demanda efectiva capaz de pagar el precio del bien
o servicio que el proyecto produzca.

Social: Si el precio de bien o servicio o una parte de él serán pagadas por la


comunidad, a través de impuestos, subsidios, etc.

El proyecto económico es un negocio. Es un conjunto de acciones que implica


obtener un beneficio derivado de una inversión durante un tiempo determinado.
Este beneficio se convierten el principal objetivo. Al establecerla viabilidad de la
idea del proyecto observamos que se debe satisfacer unas necesidades de un
grupo de personas caracterizadas como posibles clientes.

La identificación de un proyecto económico, responde inicialmente a las


preguntas ¿qué producir? Y ¿para quién producir?, cuyas respuestas involucran
aspectos de mercado tales como la demanda y la oferta, precios, etc.,

El proyecto social debería contemplar fundamentalmente lo que hace


referencia a las necesidades básicas del individuo, es decir; salud,
educación, empleo y vivienda, así como otro tipo de necesidades como
son la dignidad, autoestima, aprecio, seguridad, consideración, la
capacidad de encontrar sentido a la vida y al mundo que nos rodea, etc.

Se entiende por proyecto social, toda acción social, individual o grupal,


destinada a producir cambios en una determinada realidad que involucra
y afecta a un grupo social determinado.
Los cambios deseados se entienden como un avance positivo en la realidad
a intervenir, específicamente se espera una mejoría en las condiciones y
la calidad de vida de los sujetos involucrados en dicha realidad.

De esta manera los proyectos sociales aspiran a producir cambios


significativos en la realidad económica, social y cultural de los sectores
más pobres y mejorar con ello sus oportunidades y calidad de vida en la
sociedad.

El tipo de cambio que se persigue no es fácil de lograr y no siempre resulta


ser permanente o sustentable cuando se acaban las acciones del proyecto.

Categoría de los proyectos

Según su categoría los proyectos se clasifican en proyectos de producción


de bienes, prestación de servicios y de infraestructura.

Producción de bienes. Comprenden los proyectos de la industria


manufacturera, la industria extractiva y el procesamiento de los
productos extractivos de la pesca, de la agricultura y de la actividad
pecuaria.

De servicios. Prestan servicios de carácter personal, material o técnico,


ya sea mediante el ejercicio profesional individual o a través de
instituciones. Dentro de esta categoría se incluyen los proyectos de
investigación tecnológica o científica, de comercialización de los productos
de otras actividades y de servicios sociales, no incluidos en los proyectos
de infraestructura social.

De infraestructura. Se puede encontrar proyectos de infraestructura


social o económica. Los de infraestructura social están dirigidos a atender
necesidades básicas en la población, tales como: Salud, Educación,
Recreación, Turismo, Seguridad Social, Acueductos, Alcantarillados,
Vivienda y Ordenamiento espacial urbano y rural.

Los de infraestructura económica. Se caracterizan por ser proyectos que


proporcionan a la actividad económica ciertos insumos, bienes o servicios,
de utilidad general, tales como: Energía eléctrica, Transporte y
Comunicaciones.

Los proyectos por su categoría pueden estar destinados a ejecutarse en


cualquiera de los tres sectores que forman el sistema económico: Primario,
Secundario y Terciario.

Sector Primario: Los productos del proyecto serán bienes agrícolas, como
la crianza y venta de vacunos, verduras, futas, etc.

Sector Secundario: En este sector se van a producir bienes que sufren una
trasformación industrial, por ejemplo: vestimenta, alimentos procesados,
muebles, etc.

Sector Terciario: aquí los productos del proyecto será un servicio, tales
como salud, educación, trasporte, etc.

Según el enfoque los proyectos son considerados como económicos o


sociales.

Un proyecto es de carácter económico cuando sus posibilidades de


implementación y operación dependerán de la existencia de la demanda
real en el mercado con suficiente capacidad de compra para permitir una
rentabilidad mínima al capital comprometido por los inversionistas en el
mismo. Es este caso se suele afirmar que el proyecto tiene ánimo de lucro.
Un proyecto tiene carácter social cuando su implementación y operación
no depende necesariamente, de la capacidad de pago de los consumidores
o usuarios potenciales, ni de los rendimientos financieros sobre los dineros
invertidos. El objetivo central de estos proyectos es el de mejorar el
bienestar de la comunidad a través de la prestación de servicios o del
suministro de bienes.

Se dice que los proyectos de carácter social no tienen ánimo de lucro, sin
embargo, esto no quiere decir que tengan ánimo de quiebra, se debe
asegurar que los ingresos obtenidos permitan cubrir las necesidades de
egresos y garantizar la supervivencia de la organización.
Económicos

Carácter
Sociales

Tipología de
Prod. Bienes
Proyectos

Servicios
Categoría
Clasificación de los
Proyectos
Infraestructura

Agropecuarios

Industriales
Actividad
Económica
Servicios

Infraestructura