You are on page 1of 21

Roca

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda


Para otros usos de este término, véase Roca (desambiguación).

Bloques rocosos en la orilla del mar.

En geología se llama roca al material compuesto de uno o varios minerales como


resultado final de los diferentes procesos geológicos. El concepto de roca no se
relaciona necesariamente con la forma compacta o cohesionada; también las gravas,
arenas, arcillas, o incluso el petróleo, son rocas.

Las rocas compuestas o poliminerálicas están formadas por granos o cristales de varias
especies mineralógicas y las rocas monominerálicas están constituidas por granos o
cristales de un mismo mineral. Las rocas suelen ser materiales duros, pero también
pueden ser blandas, como ocurre en el caso de las rocas arcillosas o las arenas.

En la corteza terrestre se distinguen tres tipos de rocas:

 rocas ígneas: rocas formadas por la solidificación de magma (en profundidad) o


de lava (magma desgasificado, en superficie).
 rocas metamórficas: rocas formadas por alteración en estado sólido de rocas ya
consolidadas de la corteza de la Tierra, cuando quedan sometidas a un ambiente
energético muy diferente del de su formación, de presiones y temperaturas muy
altas.
 rocas sedimentarias: rocas formadas por la consolidación de sedimentos,
materiales procedentes de la erosión de rocas anteriores, o de precipitación a
partir de una disolución.

Las rocas están sometidas a continuos cambios por las acciones de los agentes
geológicos, según un ciclo cerrado (el ciclo de las rocas), llamado ciclo litológico, en el
cual intervienen incluso los seres vivos.
Las rocas están constituidas en general como mezclas heterogéneas de diversos
materiales homogéneos y cristalinos, es decir, minerales, aunque algunas están formadas
como agregados de cristales o granos de un solo mineral (rocas monominerales).

1. Minerales esenciales – Son los minerales que caracterizan la composición de


una determinada roca, los más abundantes en ella. Por ejemplo, el granito
siempre contiene cuarzo, feldespato y mica.
2. Minerales accesorios – Son minerales que aparecen en pequeña proporción
(menos del 5% del volumen total de la roca) y que en algunos casos pueden estar
ausentes sin que cambien las características de la roca de la que forman parte.
Por ejemplo, el granito puede contener zircón y apatito.

Contenido
[ocultar]
 1 Clasificación de las rocas
o 1.1 Rocas ígneas o magmáticas

o 1.2 Rocas sedimentarias

o 1.3 Rocas metamórficas

 2 El ciclo de las rocas o ciclo litológico


 3 Utilidad de las rocas
 4 Referencias
 5 Véase también

 6 Enlaces externos

Clasificación de las rocas [editar]

Formación de les rocas: 1- erosión, transporte, sedimentación y diagénesis; 2- fusión; 3-


presión y temperatura; 4- enfriamiento.
Las rocas se pueden clasificar atendiendo a sus propiedades físicas, tales como la
composición química, la textura, la permeabilidad, entre otras. En cualquier caso, el
criterio más usado es el origen, es decir, el mecanismo de su formación. De acuerdo con
este criterio se clasifican en ígneas (o magmáticas), sedimentarias y metamórficas,
aunque puede considerarse aparte una clase de rocas de alteración, que se estudian más
a menudo entre las sedimentarias.

Rocas ígneas o magmáticas [editar]

Artículo principal: Rocas ígneas

Se forman por la solidificación de un magma, una masa mineral fundida que incluye
volátiles, gases disueltos. El proceso es lento, cuando ocurre en las profundidades de la
corteza, o más rápido, si acaece en la superficie. El resultado en el primer caso son rocas
plutónicas o intrusivas, formadas por cristales gruesos y reconocibles, o rocas
volcánicas o extrusivas, cuando el magma llega a la superficie, convertido en lava por
desgasificación.

Las rocas magmáticas intrusivas son con mucho las más abundantes, forman la totalidad
del manto y las partes profundas de la corteza. Son las rocas primarias, el punto de
partida para la existencia en la corteza de otras rocas.

Dependiendo de la composición del magma de partida, más o menos rico en sílice


(SiO2), se clasifican en ultramáficas (o ultrabásicas), máficas, intermedias y siálicas o
ácidas, siendo estas últimas las más ricas en sílice. En general son más ácidas las más
superficiales.

Las estructuras originales de las rocas ígneas son los plutones, formas masivas
originadas a gran profundidad, los diques, constituidos en el subsuelo como rellenos de
grietas, y coladas volcánicas, mantos de lava enfriada en la superficie. Un caso especial
es el de los depósitos piroclásticos, formados por la caída de bombas volcánicas, cenizas
y otros materiales arrojados al aire por erupciones más o menos explosivas. Los conos
volcánicos se forman con estos materiales, a veces alternando con coladas de lava
solidificada (conos estratificados).

Rocas sedimentarias [editar]

Artículo principal: Rocas sedimentarias

Estratos de rocas sedimentarias.

Se constituyen por diagénesis (compactación y cementación) de los sedimentos,


materiales procedentes de la alteración en superficie de otras rocas, que posteriormente
son transportados y depositados por el agua, el hielo y el viento, con ayuda de la
gravedad o por precipitación desde disoluciones. También se clasifican como
sedimentarios los depósitos de materiales organógenos, formados por seres vivos, como
los arrecifes de coral, los estratos de carbón o los depósitos de petróleo. Las rocas
sedimentarias son las que típicamente presentan fósiles, restos de seres vivos, aunque
éstos pueden observarse también en algunas rocas metamórficas de origen sedimentario.

Las rocas sedimentarias se forman en las cuencas de sedimentación, las concavidades


del terreno a donde los materiales arrastrados por la erosión son conducidos con ayuda
de la gravedad. Las estructuras originales de las rocas sedimentarias se llaman estratos,
capas formadas por depósito, que constituyen formaciones a veces de gran potencia
(espesor).

Rocas metamórficas [editar]

Artículo principal: Rocas metamórficas

Mármol sin pulimentar.

En sentido estricto es metamórfica cualquier roca que se ha producido por la evolución


de otra anterior al quedar esta sometida a un ambiente energéticamente muy distinto del
de su formación, mucho más caliente o más frío, o a una presión muy diferente. Cuando
esto ocurre la roca tiende a evolucionar hasta alcanzar características que la hagan
estable bajo esas nuevas condiciones. Lo más común es el metamorfismo progresivo,
el que se da cuando la roca es sometida a calor o presión mayores, aunque sin llegar a
fundirse (porque entonces entramos en el terreno del magmatismo); pero también existe
un concepto de metamorfismo regresivo, cuando una roca evolucionada a gran
profundidad — bajo condiciones de elevada temperatura y presión — pasa a encontrarse
en la superficie, o cerca de ella, donde es inestable y evoluciona a poco que algún factor
desencadene el proceso.

Las rocas metamórficas abundan en zonas profundas de la corteza, por encima del
zócalo magmático. Tienden a distribuirse clasificadas en zonas, distintas por el grado de
metamorfismo alcanzado, según la influencia del factor implicado. Por ejemplo, cuando
la causa es el calor liberado por una bolsa de magma, las rocas forman una aureola con
zonas concéntricas alrededor del plutón magmático. Muchas rocas metamórficas
muestran los efectos de presiones dirigidas, que hacen evolucionar los minerales a otros
laminares, y toman un aspecto laminar. Ejemplos de rocas metamórficas, son las
pizarras, los mármoles o las cuarcitas.

El ciclo de las rocas o ciclo litológico [editar]


Artículo principal: Ciclo litológico

En el contexto del tiempo geológico las rocas sufren transformaciones debido a distintos
procesos. Los agentes geológicos externos producen la meteorización y erosión,
transporte y sedimentación de las rocas de la superficie.

Se llama meteorización a la acción geológica de la atmósfera, que produce una


degradación, fragmentación y oxidación. Los materiales resultantes de la meteorización
pueden ser atacados por la erosión y transportados. La acumulación de fragmentos de
roca desplazados forman derrubios. Cuando cesa el transporte de los materiales, éstos se
depositan en forma de sedimentos en las cuencas sedimentarias, unos sobre otros,
formando capas horizontales (estratos).

Los sedimentos sufren una serie de procesos (diagénesis) que los transforman en rocas
sedimentarias, como la compactación y cementación; se produce en las cuencas
sedimentarias, principalmente los fondos marinos.

La compactación es el proceso de eliminación de huecos en un sedimento, debido al


peso de los sedimentos que caen encima. La cementación es consecuencia producida
por la compactación; consiste en la formación de un cemento que une entre sí a los
sedimentos (los fragmentos de rocas).

Utilidad de las rocas [editar]


Las rocas pueden ser útiles por sus propiedades fisicoquímicas (dureza,
impermeabilidad, etc.), por su potencial energético o por los elementos químicos que
contienen.1 Siguiendo este criterio, las rocas pueden clasificarse en:

 Rocas industriales. Son rocas que se aprovechan por sus propiedades


fisicoquímicas, independientemente de las sustancias y la energía que se pueda
extraer. Se usan mayoritariamente en la construcción de viviendas y en obras
públicas. Destacan las gravas y arenas, que se utilizan como áridos, la caliza, el
yeso, el basalto, la pizarra y el granito. El cuarzo es la base de la fabricación del
vidrio, y la arcilla de los productos cerámicos (ladrillos, tejas y loza).

 Rocas energéticas. Son útiles por la energía que contienen, que puede extraerse
con facilidad por combustión. Se trata del carbón y del petróleo.

 Minerales industriales. Los minerales que contienen las rocas son con frecuencia
más interesantes que las propias rocas ya que incluyen elementos químicos
básicos para la humanidad (hierro, cobre, plomo, estaño, aluminio, etc.)
Grupos de rocas por su composición.

 Rocas silíceas. Están formadas por silice (SiO2) o silicatos, y se reconocen porque son duras
(no se rayan con la navaja, y rayan al vidrio) y no reaccionan con el ácido clorhídrico diluido, es
decir, no producen burbujas.

Existen rocas silíceas sedimentarias (sílex, algunas areniscas y conglomerados), ígneas (prácticamente
todas ellas) y metamórficas (cuarcita).

 Rocas carbonatadas. Se rayan fácilmente con la navaja y reaccionan con el acido produciendo
burbujas de CO2. En ellas es predominante el carbonato de calcio (caliza) o mezclado con caliza
(por ejemplo en margas). También pueden ser rocas que posean fragmentos de caliza (por
ejemplo conglomerados carbonatados) o cemento calizo (por ejemplo areniscas carbonatadas).
Son llamadas también rocas calcareas.

Un tipo especial son las dolomitas cuyo carbonato es de calcio y manganeso. También se rayan con la
navaja pero no reaccionan con el ácido en frío sino en caliente.

 Rocas arcillosas. Aunque las arcillas son silicatos, se diferencian de las silíceas por su aspecto
terroso y su plasticidad al mojarse. No reaccionan con el ácido si son puras, comenzando a
hacerlo si son margosas.

 Rocas salinas o evaporitas. están constituidas por sales del tipo sulfatos (yeso) o cloruros (sal
gema). El yeso se reconoce por su escasa dureza (se le raya con la uña). La sal gema y otras
sales parecidas se reconocen por su sabor salado más o menos amargo. No reaccionan con el
ácido (es necesario lavarlas bien de posibles impurezas).

 Rocas ferruginosas. Si el hierro es abundante su color suele ser rojizo y se reconocen porque
se vuelven magnéticas al calentarlas al rojo vivo. Las areniscas ferruginosas poseen cemento de
hematites (Fe2O3). También se comportan así otros minerales ferruginosos como los de las
minas de Ojos Negros (goethita, siderita, limonita, etc.)

 Rocas carbonosas. Algunas rocas de tonos negros conservan materia orgánica que con
frecuencia huele mal (al partirlas) o por lo menos reaccionan (burbujean) con agua oxigenada.
También son carbonosas (no es lo mismo que carbonatadas) los carbones y los hidrocarburos
como el petróleo o el gas natural. Los carbones se reconocen con facilidad comprobando que
son combustibles.

 Otras composiciones. Con bastante frecuencia suele haber mezcla entre las composiciones
anteriormente descritas. Para proceder a su examen e identificación conviene coger muestras
recién fragmentadas y limpias de restos de barro o vegetación que habrá que retirar.

Grupos de rocas por su origen

Según como se originan las rocas se pueden agrupar en tres grandes bloques:

 - Rocas sedimentarias : Se encuentran prácticamente en todo Aragón, faltando solamente en


determinadas zonas del Pirineo Axial y en poquísimos lugares de la Cordillera Ibérica. Se formaron por la
acción de los denominados procesos geológicos externos (erosión, transporte y sedimentación) causados
por agentes como el viento, el agua (en sus diferentes estados) o los seres vivos.

Al sedimentarse, los materiales que las originaron se ordenaron en capas de dimensiones y extensión que
pueden varíar ampliamente.
Los sedimentos, que originalmente serían blandos y, en principio, estarían empapados, con frecuencia se
compactan posteriormente convirtiéndose en rocas totalmente rígidas, a causa de la precipitación química
de las sustancias disueltas que acabaron rellenando hasta los poros más diminutos, actuando como el
cemento en el hormigón.

Esta sedimentación puede haberse producido en un mar, a distintas profundidades, pero también en
zonas costeras, marismas, etc. o áreas continentales como ríos, lagos, desiertos, etc. Hoy día, los
geólogos especializados, pueden distinguir estos casos estudiando con detalle cada roca.

Existen tres grandes grupos de rocas sedimentarias:

o 1a.- Rocas detríticas : Están formadas por fragmentos de rocas preexistentes que se
acumularon al disminuir la velocidad de las corrientes que los transportaron.

o 1b.- Rocas químicas : Se forman por precipitación química de sustacias disueltas en


agua. Podríamos decir que están formadas principalmente de cemento (sin apenas
fragmentos), al reves que las detríticas.

o 1c.- Rocas organógenas : Están formadas principalmente por acumulaciones de restos


de seres vivos. Si lo que más abunda son caparazones podemos denominarlas calizas
organógenas pues su composición y el cemento son calcáreos. A veces reciben otros
nombres según los organismos que las componen (calizas de alveolinas, de
nummulites, lumaquelas, ...). Los restos deben predominar en la roca, pues si no
diríamos simplemente que es una caliza con fósiles.

Los carbones, petróleo y gas natural se originan a partir de la materia orgánica de seres vivos que en
condiciones especiales no se descompone sino que se transforma en compuestos enriquecidos en
carbono. Además de las capas de carbón de las minas (lignito turolense y algo de antracita en Sallent) se
pueden encontrar a veces en sedimentos normales fragmentos de plantas carbonizadas.

 - Rocas igneas (o magmáticas) : Se forman en relación con la solidificación de magmas, ya sea en la


superficie terrestre (rocas volcánicas) o en su interior, a veces a mucha profundidad (rocas plutónicas y
filonianas). Estas últimas, si las encontramos hoy día en superficie se debe a que la erosión ha
desmantelado a lo largo de millones de años todo lo que las cubría.

 2a.- Rocas plutónicas: Formadas por la solidificación de magmas en profundidad, se presentan


en grandes masas llamadas batolitos. La roca que más frecuentemente se forma y presenta así
es el granito que en el Pirineo Axil forma zonas elevadas como el Macizo de la Maladeta, Posets,
norte de Bielsa, Balneario de Panticosa y Respumoso-Balaitus. Es una roca muy dura, compacta
y homogénea, rota por diaclasas a través de las cuales la erosión puede separarlo en bloques
rocosos, frecuentemente de varios metros. De cerca, en corte fresco, se observan los granos
minerales grises de cuarzo (algo traslúcidos), blanco-opacos de feldespato, y negro en laminillas
brillantes de mica (biotita). En la zona de Batisielles (Benasque) los feldespatos pueden ser más
grandes (de hasta varios centímetros), pero en general tienen tamaños de unos milímetros.

En superficie es frecuente que tengan líquenes, algunos verdosos (esto es frecuente en las
rocas silíceas).

 2b.- Rocas filonianas : representan magmas u otros productos de origen


ígneo que se han introducido en grietas (en el interior terrestre). Allí se han
enfriado y, en consecuencia, ahora presentan geometría de filón que corta,
atravesando, las rocas entre las que se metio.

 2c.- Rocas volcánicas :Se forman por el enfriamiento de lavas que


solidificaron en la superficie terrestre en conos volcánicos, o a muy poca
profundidad (por ejemplo en sus chimeneas). Este último es el caso de las
andesitas que constituyen el Anayet, Midi d'Ossau y otros afloramientos
cercanos. Se presentan con un aspecto similar al de las rocas filonianas
(minerales claros y oscuros visibles "flotando" en una "pasta" de grano muy
fino).
También en algunos puntos muy concretos del Sistema Ibérico existen rocas volcánicas,
asimismo del paleozoico. A veces son incluso piro clásticas, es decir, formadas por acumulación
de los productos de explosiones volcánicas, que podrían recordar a un conglomerado, pero son
muy compactas y de colores verdoso oscuro (como en Codos).

 - Rocas metamórficas :Son rocas que se originan por transformaciones de otras anteriores
causadas por altas presiones o temperaturas. Las más características son las que rodean a los
granitos en el Pirineo Axial. Las altas temperaturas de los magmas que aquí existieron afectaron
a las rocas mediante transformaciones de sus minerales, o su aumento de tamaño
( recristalización ). Este es el origen de las marmoleras como las de los Infiernos. El mármol se
ha originado a partir de la caliza que existiría aquí previamente. Está formado por cristales de
calcita que distinguimos a simple vista. Se raya y reacciona al ácido como la caliza. Si es puro
resulta de color blanco o bastante claro, pero pequeñas impurezas de otros minerales pueden
darle tonos variados.

Tambien son metamórficas las cuarcitas (procedentes del metamorfismo de rocas silíceas)
similares a las cuarcitas sedimentarias, pizarras, esquistos, etc.

Clasificación genética de las rocas

Esta clasificaron es necesariamente arbitraria. Existen pasos progresivos entre las cuatro
clases del cuadro.
1.1 Clasificación de rocas sedimentarias
1.1.1 Aproximación de clasificación de rocas sedimentarias

1.1.2 Clasificación genética de rocas sedimentarias


1.1.2.1 Rocas a partir de conjuntos detríticos
Las rocas detríticas se subdividen en función del tamaño de los elementos transportados
presentes.

El tamaño de los fragmentos depende en gran parte de su naturaleza, y las ruditas, arenitas
y pelitas están sobre todo constituidas por fragmentos de rocas, granos de cuarzo y pajitas
de arcillas, respectivamente.
Clasificación de rocas sedimentarias con porcentajes variables de detríticos.

2 Clasificación de rocas ígneas


1.2.1 Clasificación de rocas ígneas según el lugar de cristalización

1.2.2 Clasificación y nomenclatura de las rocas ígneas por su composición


mineralógica
1.2.3 Clasificación por el contenido ferro magnesiano o de sílice

Estableciendo estos parámetros en una roca ígnea podemos clasificarla en los principales
grupos de rocas ígneas que podemos establecer: FÉLSICAS (GRANÍTICAS),
INTERMEDIAS (ANDESÍTICAS), MÁFICAS (BASÁLTICAS) Y ULTRAMÁFICAS
(PERODITÍTICAS).
1.3 Clasificación de las rocas metamórficas
1.3.1 Clasificación de las rocas metamórficas por la composición mineralógica
de las rocas metamórficas

1.3.2 Clasificación de rocas metamórficas según la foliación

Bibliografía
Tipos de suelo
Tipos o Clases de Suelo

El suelo es una compleja mezcla de material rocoso fresco y erosionado, de minerales disueltos y
redepositados, y de restos de cosas en otro tiempo vivas. Estos componentes son mezclados por la
construcción de madrigueras de los animales, la presión de las raíces de las plantas y el movimiento del agua
subterránea. El tipo de suelo, su composición química y la naturaleza de su origen orgánico son importantes
para la agricultura y, por lo tanto, para nuestras vidas. Existen muchos tipos de suelos, dependiendo de la
textura que posean. Se define textura como el porcentaje de arena, limo y arcilla que contiene el suelo y ésta
determina el tipo de suelo que será.

Suelo arenoso es ligero y filtra el agua rápidamente. Tiene baja materia


orgánica por lo que no es muy fértil.

Un suelo arcilloso es un terreno pesado que no filtra casi el agua. Es


pegajoso, plástico en estado húmedo y posee muchos nutrientes y materia
orgánica.
Un suelo limoso es estéril, pedregoso y filtra el agua con rapidez. La
materia orgánica que contiene se descompone muy rápido.

La combinatoria de estos tres elementos da como resultado 14 tipos de suelos distintos que van, por ejemplo
desde el arcillo limoso, arcillo arenoso, arenolimoso, franco arcilloso, al areno limoso.

Ver más sobre Tipos de suelo, en Geósfera o Geosfera

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl

Subir
LOS TIPOS DE SUELOS Y SUS PROPIEDADES

Es importantísimo conocer la tierra que tienes en tu jardín. Con estas páginas


intentaré explicarte cómo puedes hacerlo y qué consecuencias prácticas sacar de
todo ello, que es lo más interesante.

El tema del suelo puede resultar un poco denso, pero intentaré hacerlo lo más
llevadero posible. De todas maneras aquí lo tendrás para cuando necesites
consultarlo. También te digo una cosa: si intentas buscar esta información en libros
te costará. O son muy técnicos o son muy simplistas. A ver si consigo algo
intermedio. Empezamos pues.

Conocer el suelo de tu jardín es, como


sabes, fundamental. Cuanto más sepas de
él, muchísimo mejor. Te servirá para
tomar decisiones respecto a qué plantar
y principalmente, cómo cultivar tus
plantas. Lo veremos más abajo.

En el suelo es donde viven las raíces, y


éstas necesitan un medio en el que se
sientan a gusto.
De él toman el agua y los nutrientes minerales (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.).

No hay dos suelos iguales. Cada uno tiene sus propias características físicas,
químicas y biológicas. El de tu vecino no es igual que el tuyo. Se puede parecer
mucho, pero seguro que hay variaciones. Por ejemplo, el contenido en nutrientes:
si tú has fertilizado la tierra durante años con compost, será más rica en humus y
en nitrógeno que otra que nunca recibió esas aportaciones.

Aun dentro de tu jardín, sobre todo si es grande, habrá zonas diferenciadas. Por
ejemplo, si está en pendiente, la zona baja será más profunda en cuanto a tierra
fértil, ya que habrá recibido suelo erosionado de la zona superior y ahí crecerán
más las plantas. Piensa que cuando se estudia el suelo de una parcela agrícola, se
toman muestras de diferentes puntos y se analizan por separado: el suelo que está
junto a un arroyo no es el mismo que el de lo alto de un cerro porque su formación
geológica es diferente.

¿Qué tengo que hacer para conocer


perfectamente mi suelo? Pues tendrás
que analizar unas cuantas características de
él. Las fundamentales y las que
estudiaremos aquí son estas 6.

1. Textura del suelo


2. Profundidad
3. PH
4. Caliza Perfil de un suelo
5. Humus (materia orgánica)
6. Contenido en nutrientes minerales
7. Salinidad

No te asustes, son conceptos fáciles de entender. Los veremos uno por uno.

1. TEXTURA DEL SUELO


La textura se refiere al tamaño de las partículas que tiene un suelo. Hay 5
texturas básicas:

a. Textura arcillosa

Un suelo con textura arcillosa es aquel en


el que predomina la arcilla. Piensa en un
fango como lo más arcilloso que hay.

Tierra arcillosa

b. Textura arenosa
El suelo de textura arenosa tiene sobre
todo arena. La playa sería el ejemplo
extremo.

c. Textura franca

En un suelo con textura franca abunda


el limo. Es algo intermedio a los dos
anteriores. Ni es arcilloso, ni es
arenoso. Son suelos francos típicos los
de las vegas de los ríos.

Suelo de vega
d. Textura franco-arcillosa

Entre arcilloso y franco. Tiene bastante arcilla pero también lleva mucho limo. De
arena, poca.

e. Textura franco-arenosa

Entre franco y arenoso.

¿Y qué es la arcilla, la arena y el limo que he mencionado? Partículas


minerales que se diferencian en su tamaño (me da igual qué tipo de minerales
sean).

• Arcilla son partículas minerales que miden menos de 0,001 milímetro. Toda
partícula mineral que haya en el suelo y mida menos de 0,001 mm, es arcilla.
• Limo son partículas minerales de entre 0,001 milímetro y 0,01 mm.
• Arena son partículas minerales de entre 0,01 y 0,1 milímetros.

Bien, pues según la proporción que haya de un tipo de partículas u otras tendremos
las diferentes texturas. Por ejemplo, si un suelo tras analizarlo en el laboratorio
sale que está compuesto por:

- 60 % arcilla
- 20 % limo
- 20 % arena

Se mira un gráfico (triángulo de texturas) y se ve que se trata de un suelo


arcilloso.

Por lo tanto, tu suelo tendrá una de estas 5 texturas mencionadas. ¿Cuál? Eso es lo
que tendrás que averiguar. ¿Y cómo? Hay 2 formas:

1. Llevando una muestra a un laboratorio especializado que analicen tierras.


Obtienen el dato exacto del porcentaje de arcilla, de limo y de arena. Para un
jardín particular, la mayoría de las veces es mejor hacerlo de la siguiente forma:
2. Manualmente, por el llamado "método del churrito": cogemos un poco de
tierra en la mano y la humedecemos. Se amasa y se hace un "churrito" de unos 3
milímetro de grosor. Se intenta hacer un "rosco" con él. Si no aparecen grietas
(con la plastilina no aparecerían) es que es arcilloso. También por el mismo tacto:
más granuloso, suelo arenoso; más suave, más parecido a plastilina, suelo
arcilloso. Ni granuloso, ni plastilina, suelo medio, franco, o franco-arcilloso, o
franco-arenoso. Pero por no extenderme más, si quieres ver los detalles del
método, pulsa aquí. El resultado nos sirve perfectamente.

Ahora vamos a lo práctico. Ya sabes qué textura tiene tu suelo, pero ¿para qué
quieres conocer este dato? Analicemos los dos casos extremos:

- Suelo arcilloso
- Suelo arenoso

Si lo más normal es que tu caso sea algo uno intermedio, ni arcilloso arcilloso, ni
arenoso arenoso, pero saca conclusiones según lo que sigue.

SUELOS ARCILLOSOS

Suelo arcilloso

• Drenaje

Los suelos arcillosos suelen tener un mal drenaje, es decir, se encharcan,


incluso durante días, si te pasas con el riego o llueve mucho. Aunque no todos los
suelos arcillosos drenan mal. Este es un gran problema, sobre todo en las zonas
bajas, que es donde se acumula más agua. La mayoría de las plantas se pudren en
estas condiciones.

Suelo encharcado
Para mejorar un mal drenaje, puedes hacer lo siguiente:

1. Instalar tubos de drenaje

Es lo más eficaz. Se hace colocando tubos corrugados perforados especiales para


este fin a unos 40-50 centímetros de profundidad, en zanjas de 50 cm. de ancho y
separadas 2 ó 3 m. Dispones estos tubos en paralelo, conectándolos todos a uno
que haga de colector principal y evacúe el agua. Puede estar éste en el centro
(tendríamos una disposición en espina de pescado) o en un lateral.

Pones en el fondo de las zanjas una capa de grava (8-10 cm.), después los tubos
sobre ella, otra capa de grava sobre dichos tubos (20-25 cm.) y sobre ésta capa
una tela geotextil, para que no entre la tierra en la grava pero sí el agua.
Finalmente completas con tierra (25-30 cm.) a poder ser mezclada con arena.

2. Crea pendientes

Evita que se acumule agua tanto de lluvia como de riego en determinadas zonas
moldeando el terreno para que escurra hacia fuera de la zona donde haya plantas y
allí se recoja ese agua con una canaleta.

3. Aportar arena

Aumenta la porosidad del suelo. Lo más frecuente con arena son unos 2 ó 3 metros
cúbicos por cada 100 m2 de superficie. Cuanta más, mejor. Piensa que los
céspedes de campos de fútbol están casi sobre arena pura.

4. Aporta materia orgánica al suelo

La materia orgánica (estiércol, mantillo, turba, etc.) esponja, airea, da una buena
estructura al suelo y mejora la infiltración de agua. Si acompañas a la arena con
esta materia orgánica, mejor que mejor.
5. En los suelos arcillosos hay que controlar mucho el riego. Se encharcan rápido.

6. Para el césped, elimina el 'fieltro' , que es una capa fina de 2 ó 3 cm. que se forma
en la superficie del suelo con los restos de hierba y raíces y se hace impermeable,
dificultando mucho que pase el agua hacia abajo. Es preciso eliminarla haciendo
ESCARIFICADOS (mínimo 1 al año, en primavera). Aparte del fieltro, el mismo
pisoteo con los meses y los años, va compactando el suelo. Un suelo compactado
tiene un mal drenaje. También es muy bueno PINCHAR el suelo. Hazlo todos los
años 1 ó 2 veces al menos y receba con una mezcla de arena y turba a razón de
1,5 m3 de la mezcla por cada 100 m2.

• Abonado

Una cosa muy buena que tienen los suelos arcillosos es que almacenan muchos
nutrientes minerales; tienen "grandes bolsillos". En los suelos arenosos se lava
en profundidad el nitrógeno, potasio, microelementos, etc., con el agua de lluvia y
riego, pero los suelos arcillosos los retienen mucho mejor, se quedan "pegados" a
la arcilla. Puedes aportar más cantidad de una vez porque perderás mucho menos
fertilizantes que si fuera uno arenoso, en que tienes que repartirlo en más veces.
Pero los nitratos sí que se lavan en ambos tipos de suelos: arenosos y arcillosos.

• Laboreo

Un suelo arcilloso lábralo en profundidad y cuando tenga un buen tempero, es


decir, con una cierta humedad, ni muy seco, ni muy mojado.

• Plantación

En el momento de plantar, aporta una buena cantidad de mantillo o de turba, para


esponjar el suelo y airearlo. Si además le echas arena de río, mezclándolo todo
bien, ganará más.

• Elección de especies

Para un suelo arcilloso hay especies que resisten mejor sus condiciones asfixiantes.
Consulta esta lista.

SUELOS ARENOSOS
• Estos suelos se secan muy pronto y hay que regar bastante. No almacenan
el agua como los arcillosos. Consecuencia práctica: riega con poca cantidad pero
con más frecuencia. El riego por goteo en suelo arenoso es ideal.

• En un suelo arenoso es más difícil para una planta aguantar la sequía que en uno
arcilloso. Pero eso depende de la especie. Fíjate por ejemplo, los árboles, las
palmeras y todo tipo de plantas que crecen en desiertos arenosos o en la misma
playa, donde hay hierbas y arbustos adaptados a vivir en esos suelos de arena casi
estériles.

• Al igual que ocurre con el agua, tampoco retienen bien los nutrientes
minerales que necesitan las plantas. La lluvia y el riego los lava de la zona de las
raíces, perdiéndose en profundidad. Consecuencia práctica: usa siempre que
puedas fertilizantes de lenta liberación en lugar de los minerales solubles
tradicionales, para que se vayan disolviendo poco a poco y se pierda lo menos
posible. Si tienes un suelo arenoso, abona mejor con pequeñas cantidades y
frecuentemente que mucho de golpe.

• Además el suelo arenoso es pobre en nutrientes minerales, hay que abonar


más que en uno arcilloso que suele tener más reservas.

• Tienen de positivo que las raíces disfrutan de una buena aireación por la
mayor porosidad existente.

• El drenaje también suele ser muy bueno (piensa en el caso de la arena de la


playa), a no ser que debajo de la arena haya una capa de arcilla. Para plantas que
necesitan un buen drenaje son muy buenos, a condición de que no le falte el agua.
Los céspedes, muchas plantas mediterráneas, cactus y crasas, por ejemplo son
plantas que les va bien un suelo arenosos, puesto que no soportan el exceso de
agua que se da con frecuencia en los suelos pesados, de arcilla. En el caso de los
céspedes, los de campos de fútbol, a veces, están sobre arena casi pura.

• Si la tierra es excesivamente arenosas, puedes mejorarla añadiendo unos 100


kilos por cada 100 m2 de turba, e incluso, algo de tierra arcillosa.

Seguiremos con las demás características de la lista:

1. Textura
2. Profundidad
3. PH
4. Caliza
5. Materia orgánica
6. Contenido en nutrientes minerales
7. Salinidad