El correo de un Biólogo

RETRATO HABLADO DE UN MARCIANO
Por: Armando López Ramírez E-MAIL: armlopez@uv.mx

P= ¿Biólogo, si existiera vida en Marte como sería?
R=
Al parecer Marte (o lo que queda de el) si tuviera rastros de vida sería microbiana, pero si hubiera vida evolucionada al nivel de nosotros los humanos podría ser como lo relata Carl Sagan en uno de sus libros y que hace algunos años comenté con mis alumnos en clase. Lo interesante de trabajar en la enseñanza es lo maravilloso que puede ser la creatividad de los estudiantes, me enorgullezco de ellos y quiero decirte que tengo alumnos muy brillantes y en general como profesionistas todos están luchando por ocupar un lugar digno en nuestra sociedad. Pues veras que uno de ellos después del relato me entregó el dibujo que ilustra este artículo, creo que fue una interpretación magistral y de la atención en que estaba el alumno. Marte es un mundo pequeño su fuerza de gravedad es menor que terrestre. El marciano sería huesudo, más ligeros y esbeltos que nosotros. Aunque el torso tuviese el volumen humano, las piernas y los brazos parecerían grotescamente delgados. tendrían los reflejos más lentos, parecerían lentos y torpones (y podrían vivir más tiempo), tendría posiblemente más estatura que nosotros.

Su columna vertebral tendría dos o tres articulaciones como nuestros codos, lo cual le permitiría agacharse con más facilidad a pesar de su gran estatura de más de dos metros

En Marte existen muchos desiertos, nubes amarillas oscurecen la superficie, según sabemos, dichas nubes son tormentas de polvo. Caminar sobre arenas movedizas

significa que el pie marciano (como el de los camellos terrestres) sería plano y ancho. Este tipo de pie junto con la escasa grave-dad impediría que se hundiese en la arena. Los pies serían triangulares, con tres dedos y membranas entre ellos. Las manos serían también triangulares, los dedos equivaldría a un tentáculo. terminaría en un bulto como un excelente órgano del tacto. Marte se halla mucho más lejos del sol. La temperatura de la superficie marciana, por lo tanto, varía desde los setenta grados centígrados bajo cero, al final de la helada noche. El marciano necesitaría una capa aislante, esta podría consistir en una doble piel; la exterior, callosa cornea, dura, impermeable al agua,; la inferior, suave, flexible, muy rica en vasos sanguíneos. Entre ambas dermis habría un espacio aéreo, que el marciano hincharía o deshincharía a voluntad. Debido a la atmósfera marciana no respiraría ni tendría nariz, aún cuando poseyera una ranura fuertemente musculada, probablemente en el cuello, por la que hincharía o deshincharía el espacio aéreo. Podría captar energía directamente del sol. Podemos imaginarlo provisto de una extensión en forma de capa, constituida por tejido vivo, unida tal vez a la columna vertebral. Sus ojos estarían adaptados a esta absorción, y centrados en su rostro; serían pequeños, como ranuras, para impedir la entrada de una radiación excesiva. Podemos intuir dos ojos delante, como los seres humanos, puesto que se necesitan dos

para conseguir la visión tridimensional, esos ojos estarían cerrados debajo de sus párpados de piel dura, apareciendo solo como meros bultos. La atmósfera tenue transporta muy mal los sonidos, y necesitarían unas orejas muy largas, en forma de trompetilla, como las de los conejos, capaces de moverse independientemente, para abrirse y cerrarse a voluntad (por ejemplo, durante las tormentas de polvo). La comida del marciano consistiría principalmente en simple vida vegetal, que sería dura y correosa, pudiendo incorporar sílice a los componentes de su estructura. él marciano tendría unos dientes más duros que los caballos. La boca del marciano, por consiguiente, podría contener placas de sílice detrás de una abertura redonda, que se expandiría y contraería como un molino, triturando las plantas más duras. El agua es la gran necesidad de Marte. En consecuencia, el marciano acumularía agua, sin desperdiciarla como sudor ni orina. Sus desperdicios tendrían una forma seca, y seguramente serían liberados con la consistencia de un ladrillo terrestre. La sangre marciana no transportaría oxígeno, sería incolora. La piel marciana, adaptada a los rayos ultravioleta y absorbiéndola como fuente de energía, no contendría ningún pigmento para rechazarlos. O sea que el color del marciano sería cremosa la luz reflejada tendría un color amarillento. Se me hace que Steven Spielberg se ha basado en Carl Sagan para algunas de sus películas.