You are on page 1of 20

“AÑO DEL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

FACULTAD:

Derecho

ESCUELA:

Derecho y Ciencias Políticas

CURSO:

Derecho Comercial II
CICLO:

IX

TEMA:

Letra de Cambio

DOCENTE:

David Gómez Cáceres


ALUMNOS:

Aaróm Alonso Ortega Figueroa

Luis Alfonso Reyes Mendoza

FECHA:

17/10/2018

LIMA-PERÚ
Letra de Cambio

DERECHO COMERCIAL II
DEDICATORIA

Agradeciendo primeramente a Dios por habernos permitido llegar hasta este punto y
habernos dado salud, darnos lo necesario para seguir adelante día a día para lograr
nuestros objetivos, además de su infinita bondad y amor.
A nuestros padres por sus consejos, sus valores, por la motivación constante que nos ha
permitido ser personas de bien, pero más que nada, por su amor.
A nuestro profesor David Gómez Cáceres por su gran apoyo y motivación en nuestros
estudios profesionales, por habernos transmitido los conocimientos necesarios para
llegar con éxito a ser un gran abogado.
Índice General Página

INTRODUCCIÓN ...........................................................................................................1

LETRA DE CAMBIO .....................................................................................................2


Personas que intervienen .......................................................................................3
Requisitos Formales ...............................................................................................4
Elementos Personales .............................................................................................5
La Aceptación .........................................................................................................7
El pago total y el pago parcial .............................................................................11
Vencimiento de la letra de cambio ......................................................................12
Acciones Cambiarias ............................................................................................14

CONCLUSIÓN ..............................................................................................................15

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS ........................................................................16


1

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo, hemos tratado de resaltar los puntos de mayor importancia, en el


tema de la Letra de Cambio, nos hemos visto en la necesidad de tratar brevemente y
resaltar los puntos más importantes que como estudiantes de Derecho debemos de tener
muy presente, este material está elaborada de una forma muy entendible, didáctica y
simple.

Dentro de los Títulos Valores materializados podemos encontrar las letras de cambio, el
pagaré y el cheque que constituyen documentos de crédito que pasan a formar parte en
el balance general de los Efectos a cobrar o a pagar, dependiendo de la transacción
realizada.

En la presente investigación se presenta la definición de cada una, las personas que


intervienen en las mismas y su presentación en el balance general, al momento de
realizar la transacción y cuando son enviadas al cobro o al descuento según sea el caso.

Para la elaboración de la presente investigación se procedió al análisis de variadas


fuentes de información que permitieron su desarrollo de la manera más clara y concisa
posible, se presentan, además, ejemplos que contribuyen a su comprensión.

El objetivo como todo trabajo, es que toda persona comprenda y entienda de forma
clara, precisa, de manera totalmente simple el tema de la Letra de Cambio, a fin de que
la conozcamos mejor y entendamos fácilmente el tema, en su ámbito de aplicación del
derecho.
2

LETRA DE CAMBIO

Cuando hablamos de la Letra de cambio, según el artículo 119 de la Ley de Títulos


Valores nos habla de girador, girado y tomador. Pero no define la letra de cambio sino
simplemente señala sus formalidades.

A nuestro propio criterio podemos definir la Letra de cambio como un título de crédito
formal y completo que contiene una promesa incondicionada y abstracta de hacer pagar
a su vencimiento al tomador o a su orden una suma de dinero en lugar determinado,
vinculando solidariamente a todos los que en ella intervienen.

También podemos definir a la letra de cambio como una especie de carta con requisitos
formales, que es expedida o firmada por una persona denominada Girador, que va
dirigida a otra persona llamada Girado, al que se le pedirá que pague una cantidad de
dinero a una tercera persona, que es el Tomador de la letra.

Así pues, el tomador de la letra es quien la ha recibido del girador, y debe presentársela
al girado para que éste le pague la cantidad fijada en el documento. Siendo la letra una
carta por la que el girador pide al girado que pague una cantidad determinada de dinero
al tomador, si el girado acepte el pago que le pide el girador, se convierte en aceptante,
pues está aceptando las obligaciones que le pide quien le envía la comunicación.

El tomador, puede transmitir a otra persona su derecho y ello, se denomina endoso, que
es el negocio típico de cesión de las letras de cambio. La persona que recibe el
documento, por endoso, se convierte en endosatario y, por tanto, en nuevo tomador.

Existe pues, una naturaleza triangular de la letra de cambio, y su mecánica permite que
dos de sus tres componentes puedan fundirse en una sola persona física. El girador y el
tomador o beneficiario pueden perfectamente fundirse en una sola persona, es decir, la
misma que gira la letra, puede designarse asimismo beneficiario.

Por lo tanto, la letra de cambio consiste, en una orden escrita impulsada por un sujeto
llamado Girador para que otro individuo pague una cierta cantidad de dinero a un
tercero en un plazo a establecer. Cuando el Girado firma la letra de cambio, se está
comprometiendo a pagar y adquiere una obligación.

La letra de cambio sirve, por tanto, para sustituir al dinero en efectivo, recogiendo un
compromiso de pago de una cantidad de dinero entre dos partes y en una fecha
determinada.
3

PERSONAS QUE PUEDEN INTERVENIR

En la emisión y circulación de una letra de cambio intervienen las siguientes personas:

 Librador o Girador (emisor). - Es la persona acreedora de la deuda y quien emite


la letra de cambio para que el deudor o librado la acepte y se haga cargo del
pago del importe de esta.

 Librado o Girado (el que pagará). - Es el deudor, quien debe pagar la letra de
cambio cuando llegue la fecha indicada o de vencimiento. El librado puede
aceptar o no la orden de pago dada por el librador y en caso de que la acepte,
quedará obligado a efectuarlo. En este caso al librado se le denominará
aceptante.

 Beneficiario, Tenedor, Tomador o Portador (el que la cobrará). - Es la persona


que tiene en su poder la letra de cambio y a quien se le debe abonar.
Generalmente se denomina beneficiario al original y tomador o tenedor a los
restantes beneficiarios.

También pueden intervenir en la circulación de la letra las siguientes personas:

 El endosante: Es el que endosa una letra o la transmite a un tercero.


 El endosatario: Es aquel en cuyo favor se endosa la letra (el que recibe la letra)
 El avalista: Es la persona que garantiza el pago de la letra.

La Letra de Cambio puede ser girada:

 A la orden del propio girador o de un tercero. En el primer caso, podrá indicarse


el nombre o utilizarse la cláusula a la que se refiere el inciso e) del Artículo 120;
 A cargo de tercera persona;
 A cargo del propio girador, en cuyo caso no es necesario que vuelva a firmarla
como aceptante, y entonces el plazo para su vencimiento, si ha sido girada a
cierto plazo desde la aceptación, se computa desde la fecha del giro; y, si ha sido
girada a la vista, se podrá presentar a cobro en cualquier momento, dentro del
plazo señalado por el Artículo 141; y por cuenta de un tercero.
4

REQUISITOS FORMALES

El artículo 119.1 de la nueva ley, señala los requisitos que debe contener la letra de
cambio para que pueda acceder a la categoría de título valor. La falta de estos requisitos
determinará que la letra de cambio no se considere como título valor, salvo en los
supuestos en lo que ley disponga y quedan especificados en el artículo 120. La letra de
cambio debe contener lo siguiente:

1. La denominación de Letra de Cambio;


2. La indicación del lugar y fecha de giro;
3. La orden incondicional de pagar una cantidad determinada de dinero o una
cantidad determinable de éste, conforme a los sistemas de actualización o
reajuste de capital legalmente admitidos;
4. El nombre y el número del documento oficial de identidad de la persona a cuyo
cargo se gira;
5. El nombre de la persona a quien o a la orden de quien debe hacerse el pago;
6. El nombre, el número del documento oficial de identidad y la firma de la
persona que gira la Letra de Cambio;
7. La indicación del vencimiento; y
8. La indicación del lugar de pago y/o, en los casos previstos por el Artículo 53, la
forma como ha de efectuarse éste.

Es importante señalar, conforme al artículo 66 de la ley anterior y el artículo 123 de la


nueva ley, que el girador responde por la aceptación y el pago, y que es no oponible a
cualquier cláusula de liberación en ese sentido.

Según el artículo 124 de la presente ley nos menciona que mediante estas cláusulas se
impone la obligación al tomador de no entregar los documentos acompañados, sino
cuando se produzca la aceptación o el pago de la letra de cambio, según el caso.

La finalidad de estas cláusulas es que el vendedor reciba el precio de la cosa vendida en


el lugar de la venta, por tratarse de contratos celebrados entre personas de distintos
países.
5

ELEMENTOS PERSONALES

El endoso de la letra de cambio

El endoso significa emitir un título a la orden, mediante una forma que se escribe
al reverso del documento y que constituye transferencia de propiedad. El
endosante es el que transmite el título y el endosatario, es el nuevo titular del
crédito. Aunque la letra, no esté expresamente girara a la orden, siempre será
transmisible por endoso.

El endoso puede hacerse inclusive a favor del girado, haya aceptado o no la letra
de cambio. También puede hacerse a favor del girador o de cualquier otra
persona obligada. Salvo cláusula en contrario, el endosante responde de la
aceptación y pago y tiene el derecho de prohibir un nuevo endoso, conforme a lo
señalado en el artículo 126.2 de la nueva ley.

El aval y la Fianza en la letra de cambio

El pago de la letra de cambio puede ser garantizado en todo o en parte mediante


el aval, que es el afianzamiento que da un tercero y puede ser otorgado por
cualquiera de los intervinientes de la letra de cambio.

Es importante señalar que el aval no constituye una fianza sui generis, sino una
garantía cambiaria por excelencia, apartándose fundamentalmente de los otros
tipos de garantía. La responsabilidad del avalista subsiste, aunque la obligación
garantizada fuera nula. El aval debe constar en la letra de cambio y expresado
con las palabras “por aval” u otra equivalente.

En virtud del aval se garantiza en todo o en parte el pago de la letra de cambio.


La persona que realiza el pago se llama avalista; aquella por quien se presta el
aval recibirá el nombre de avalado. El avalista se convierte en deudor solidario
junto con el avalado y su obligación es válida, aun cuando la obligación
garantizada sea nula.

El avalista puede asumir la obligación en forma indefinida, en cuyo caso no será


necesaria su intervención en las renovaciones que se acuerde su avalado y el
tenedor del título. En este caso, su aval deberá constar en modo expreso en el
título mediante cláusula “Aval Indefinido” o “Aval Permanente”.
6

El aval puede otorgarse para garantizar el pago de toda la cantidad o limitarse a


parte de ella. El avalista puede ser cualquiera de los intervinientes en el cambial
o un tercero, excepto el aceptante. El aval debe mencionar la persona del
avalado, a falta de esta indicación, se considerará otorgado para garantizar al
aceptante, y, si la letra no ha sido aceptada, para garantizar al girador.

La fianza que conste en el título valor tiene carácter de solidaria, salvo pacto en
contrario, y, el fiador no goza el beneficio de excusión, aun cuando no se haya
dejado constancia de ello en el título o en el respectivo registro de valor
representando por anotación en cuenta.

El artículo 61 de la ley, establece que tanto afianzado como fiador, quedan


sujetos en los mismos términos y del mismo modo, a la acción cambiaria que
derive el título valor.

El fiador puede oponer al tenedor del título valor, los medios de defensa
personales de su afianzado; lo cual marca la diferencia con el aval, quien
interviene garantizando el pago del título valor, y no puede oponer al tenedor las
excepciones de su avalado.

El Descuento de Letras de Cambio

El descuento de una letra de cambio consiste en la venta de la misma por parte


del tenedor a una institución financiera antes de su vencimiento, con el objetivo
de obtener anticipadamente recursos líquidos.

Si la institución financiera acepta descontar la letra le entregará el importe de


esta menos la tasa de descuento y comisiones que resulten de la transacción.

Las Instituciones Financieras no están obligadas a descontar las letras de


cambio, las mismas establecerán los procedimientos que entiendan adecuados
para realizar estas operaciones.

Cuando se descuenta una letra de cambio es necesario endosarla a favor de la


institución financiera que la adquiere. Los tenedores de letras de cambio podrán
descontarlas en cualquier institución financiera que desee realizar esta
operación.
7

LA ACEPTACIÓN

La aceptación es un negocio jurídico unilateral, mediante el cual el girado se obliga a


pagar la letra a su vencimiento, asumiendo la calidad de obligado principal. Sin
embargo, no solo el girado puede ser aceptante, sino que éste puede ser la persona
indicada al efecto, conforme lo señala el artículo 107 de la ley vigente.

La aceptación es “pura y simple”, lo que denota la incondicionalidad del acto, pero que
el girado, tiene la facultad de limitarla a parte de la cantidad consignada, en cuyo caso
procede el protesto de la parte no aceptada; y asimismo la acción de regreso.

La Aceptación de la letra de cambio es el acto por medio del cual el girado o librado
estampa su firma en el documento, manifestando así la voluntad de obligarse
cambiariamente a realizar el pago de la letra. Una vez aceptada la letra, el aceptante se
convierte en el principal obligado, y se constituye en deudor cambiario de cualquier
tenedor de la letra, incluso del mismo girador. En caso de que el librado no pague al
vencimiento de la letra, se le podrá demandar por la vía cambiaria.

Por la aceptación, el girado se obliga a pagar la Letra de Cambio al vencimiento,


asumiendo la calidad de obligado principal. El girado que acepta la Letra de Cambio
queda obligado, aunque ignore el estado de insolvencia, quiebra, liquidación, disolución
o muerte del girador. A falta de pago, el tenedor, aun cuando sea el girador, tiene contra
el aceptante acción cambiaria directa por todo lo que puede exigirse conforme a lo
dispuesto en el Artículo 92.

El girado a quien se le presente la Letra de Cambio para su aceptación está obligado a


aceptar o rechazar su aceptación. Toda demora faculta al tenedor a solicitar su protesto.

Dentro de la aceptación también nos encontramos dos figuras jurídicas, la aceptación


Rehusada o Testada.

Cuando hablamos de la aceptación rehusada es cuando el girado la testa antes de


restituir el título. Salvo prueba en contrario, se considera que la aceptación fue testada
antes de la restitución del título.

Sin embargo, si el girado ha hecho conocer su aceptación por escrito o documento de


fecha cierta al tenedor o a un firmante cualquiera, queda obligado respecto de ellos en
los términos de su aceptación testada.
8

Dentro de ello también podemos ver el cambio de lugar de pago en la aceptación en los
siguientes casos:

 Cuando el girador hubiere indicado en la Letra de Cambio un lugar para el pago


diferente del domicilio del girado, éste puede señalar ese domicilio u otro
distinto en el momento de la aceptación y/o consignar la cláusula a que se refiere
el Artículo 53.

 A falta de esta indicación, se entiende que el aceptante se ha obligado a pagarla


en el lugar designado para el pago, según el documento.

La aceptación de la letra de cambio está sujeta a determinados requisitos formales,


según el artículo 128 de la ley, tales requisitos son:

 Debe constar en la letra.


 Debe expresarse en determinada forma, mediante la palabra “aceptada”, u otra
equivalente.
 Debe contener la firma del girado o del aceptante en el adverso de la letra.

Si son varios los giradores, el tenedor puede presentar la letra para su aceptación a
cualquiera de ellos, en el orden que considere el más conveniente. Si fuesen varios los
aceptantes, la aceptación se entiende que es por toda la suma o por una parte
proporcional, si así se hubiese designado, y la responsabilidad de los firmantes será de
manera solidaria con respecto al tenedor del documento.

La falta de aceptación del título dará derecho al tenedor a ejercitar las acciones
cambiarias propias del proceso de ejecución. Sin embargo, es importante señalar que el
tenedor pierde la acción cambiaria contra todos los obligados en los dos siguientes
casos:

 Cuando siendo necesario presentar la letra de cambio para su aceptación, no lo


hiciere en el plazo legal o en el señalado por el girador.

 También pierde el tenedor la acción cambiaria contra el que hizo la indicación


del plazo y contra los que posteriormente suscribieron la letra, si ésta no es
presentada en el plazo señalado por cualquiera de los endosantes.
9

Protesto por falta de aceptación

Una persona por el hecho de usurar como girado en una letra de cambio, no se
encuentra obligado a aceptarla. En consecuencia, cuando el tenedor muestre la letra de
cambio al girado, éste podrá rechazar la aceptación, lo que no le generará
responsabilidad alguna debido a que no se le puede forzar a aceptar la letra de cambio,
siendo su derecho el de elegir entre rehusar o consentir en formar parte de la relación
cambiaria.

Asimismo, el girado puede revocar su aceptación, si es que testa (o sea, tacha) su firma
antes de devolver el título al tenedor.

El protesto por falta de aceptación de una letra de cambio procede cuando el tenedor ha
presentado infructuosamente la letra de cambio al girado, sin que este la haya aceptado.

Ahora bien, el protesto por falta de aceptación no se dirige contra el girador pues el por
el simple hecho de no aceptar la letra de cambio ha quedado al margen de cualquier
responsabilidad cambiaría, sino, se dirige contra el librador, pues es quién tiene la
calidad de obligado principal del título valor ante la falta de aceptación del girado. Por
otro lado, el protesto por falta de aceptación es necesario inclusive cuando el título valor
contenga la cláusula especial de liberación de protesto. Por último, el protesto por falta
de aceptación dispensa al tenedor de la presentación de la letra de cambio para el paso y
a solicitar el protesto por falta de pago. Pudiendo ejercer las acciones cambiarias
correspondientes, en este caso la acción cambiaría directa contra el girador.

Pago por Intervención

La intervención es una figura básicamente ligada a la letra de cambio, mediante la cual


una persona (llamada interviniente) ingresa a formar parte de la relación cambiaría,
obligándose mediante la aceptación de la letra de cambio en defecto del girado o
pagando el impone del título valor a su legítimo tenedor. Por ello, la intervención puede
ser para aceptar o pagar la letra de cambio.

Asimismo, la intervención admite dos modalidades: la intervención espontánea, en la


que el interviniente es un tercero totalmente ajeno a la relación cambiaría; y, la
intervención requerida, cuando quien interviene es una persona designada en el título
valor por un obligado en vía de regreso para aceptar o pagarla en defecto del girado.
10

El pago por intervención puede efectuarse en dos momentos:

 Al vencimiento de la letra de cambio v siempre que el tenedor pueda ejercitar la


acción de regreso, es decir que la letra haya sido aceptada quedando pendiente
sólo su pago.
 Antes del vencimiento del título valor, cuando se presente alguno de los
siguientes supuestos:
 Que el girado se hubiera negado a aceptar la letra o la hubiera aceptado
parcialmente.

 Que el girado, aceptante o no. haya sido declarado insolvente o hubiera


resultado ineficaz una medida cautelar u orden de embargo sobre sus
bienes.

 Que el girador de una letra que no requiere de aceptación haya sido


declarado insolvente o hubiera resultado ineficaz una medida cautelar u
orden de embargo sobre sus bienes.

El pago por intervención deberá constar en la misma letra de cambio. En la constancia


del protesto, debiendo consignarse el nombre del interviniente v el nombre de la persona
por cuenta de quién o a favor de quién se efectúa el pago. De lo contrario se considerará
hecho por cuenta del obligado principal, o sea, del aceptante.

Quien efectúa el pago por intervención adquiere los derechos cambiarios inherentes a la
letra de cambio, contra la persona por cuenta de quien ha pagado y contra los obligados;
respecto de ella. Podrá exigir al aceptante de la letra de cambio, a través del ejercicio de
la acción cambiaría directa, que le reembolse el importe pagado al tenedor, y/o podrá
dirigirse en vía de regreso contra los obligados anteriores a la persona por cuenta de
quien efectuó el pago. Sin embargo, los endosantes posteriores a la persona por cuenta
de quien se ha pasado por intervención, quedan liberados de la acción cambiaría.
11

EL PAGO TOTAL Y EL PAGO PARCIAL

El pago es el modo normal de extinguir la obligación mediante el cumplimiento de la


obligación, el pago de la letra debe efectuarse a su vencimiento. Los efectos del pago
son distintos, conforme quien lo realice:

 Si lo hace el aceptante, extingue la obligación para todos los obligados


posteriores.
 Si lo hace otra persona, solo quedan liberados los obligados posteriores.
 Si paga un obligado de regreso, que puede ser el girador, tiene acción cambiaria
directa contra el obligado principal, que es el aceptante.
El pago de la letra debe hacerse contra su entrega. Es esto una consecuencia de la
incorporación; pero no quiere esto decir que el pago hecho sin recoger la letra no sea
válido; y en caso de que así se hiciere, podría oponerse la correspondiente excepción de
pago, como excepción personal, al tenedor ya pagado que pretendiera volver a cobrar la
letra.

El tenedor está obligado a recibir un pago parcial de la letra; pero retendrá la letra en su
poder mientras no se le cubra íntegramente, anotará en el cuerpo de la misma los pagos
parciales que reciba, y extenderá recibo por separado en cada caso. Conservando los
derechos contra los demás obligados y contribuyentes al movimiento.

En los casos de cumplimiento parcial, el tenedor debe además entregar a quien hizo tal
pago parcial y a costa de éste, la copia certificada notarial o judicial del título valor con
la constancia de haber sido parcialmente pagado. De esta manera, quien hizo tal pago
parcial podrá ejercitar las acciones cambiarias que le correspondan. La copia certificada
antes indicada, tiene mérito ejecutivo.

La ley autoriza el pago por consignación conforme al artículo 1251 del Código Civil, de
modo que, si el acreedor rehúsa el pago, el deudor podrá consignar la prestación debida.
En el caso de la letra, sin embargo, siempre existe el problema de identificar al tenedor
que resulta el acreedor vigente, y ante la mora del acreedor la ley permite que cualquier
obligado pueda depositar su importe ante cualquier empresa del sistema financiero
nacional, a costo y riego de dicho tenedor, ofreciendo el pago conforme.
12

OTROS ASUNTOS DE IMPORTANCIA

Vencimiento de la letra de cambio

En general todos los títulos valores deben contener la indicación del vencimiento
de la obligación, pero en el caso de la letra, éste no es un requisito indispensable.

Las dos leyes señalan que existe “vencimiento a la vista”, lo que significa que el
deudor deberá honrar su cumplimiento cuando se le exhiba el título. Los
vencimientos pueden ser:

 A la vista, significa que el pagador debe cubrir el importe de la letra de


cambio en cuanto le sea presentada por el tenedor o beneficiario de la
misma. La presentación puede hacerse en cualquier día dentro de los seis
meses que sigan a la fecha de expedición, salvo acuerdo especial en
contrario, que debe anotarse en el documento.

También podemos decir que es aquella que vence el día de su


presentación para su pago. Este tipo de vencimiento faculta al tenedor a
presentar el título valor para su paso en cualquier momento, desde el
mismo día de su giro inclusive y durante el plazo que a) efecto se hubiere
señalado en el documento (plazo voluntario) o, en su defecto, dentro de
un plazo no mayor a un año desde la fecha de misión (plazo legal). Las
letras de cambio pagaderas a la vista pueden o no estar aceptadas antes
de su presentación a cobro.

 A cierto plazo después de la aceptación, que comienza a correr desde la


fecha que se aceptó la letra de cambio o de su rechazo, que consta en el
protesto, aun cuando la letra indique que el título no está sujeto a
protesto.

 A cierto plazo desde la fecha de emisión o giro, en las que la obligación


deberá cumplirse en el plazo señalado en ellas, o si se trata de letra con
fecha de emisión en blanco, desde la fecha puesta por quien la llena.
13

 A fecha fija, es aquella en la que se señala, expresa e indubitablemente


en el texto del tirulo valor, un día determinado para que sea exigible, por
lo que dicha letra de cambio vencerá el día señalado en su propio texto.
Por ejemplo, que el girador haya emitido la letra de cambio señalando
que vencerá el 23 de marzo.

En este último caso, es decir, cuando no estén aceptadas, se entiende que el


tenedor podrá exigir simultáneamente su aceptación y pago. La letra de cambio
girada a cierto plazo desde la aceptación, conocida también como letra de
cambio a determinado tiempo vista o a cierto plazo vista, es aquella que vence
cuando se ha cumplido el plazo señalado por el librador para su vencimiento,
contado desde que la letra de cambio ha sido aceptada.

Esto es, una vez que el girado ha aceptado la letra de cambio, el tenedor deberá
esperar hasta el cumplimiento de) plazo previno por el librador para exigir el
pago del título valor. Por lo tanto, el aceptante deberá consignar en la letra de
cambio la fecha de aceptación, a fin de que el tenedor pueda hacer el cómputo
correspondiente.

En caso de que el aceptante no consignara la fecha de aceptación, el tenedor


estará facultado para hacerlo; caso contrario, se considerará que la aceptación se
produjo el último día del plazo establecido para presentarla a la aceptación.

Por último, la letra de cambio girada a cierto plazo desde su giro es aquella que
vence luego de transcurrido el plazo señalado por el girador para tal efecto,
computado desde la fecha de emisión del título valor. Así, por ejemplo, si el
librador de una letra de cambio emitida el 01° de julio señala que la letra vencerá
a tres días de su emisión, dicho título valor vencerá el 4 de dicho mes.

El artículo 144 de la ley, contiene una serie de normas para precisar la


interpretación con respecto a los plazos, ya sean días, meses o años.
14

Las acciones cambiarias

 Acción directa. – Que nace de la letra misma, como consecuencia de la


obligación de los suscribientes del título, ya sea girador, endosante,
avalista o aceptante. En virtud de la aceptación, el aceptante es el deudor
directo y por lo tanto obligado principal. Si la letra tiene aval,
garantizando al aceptante, el avalista queda obligado de la misma manera
que aquel que acepto. La acción directa puede interponerse contra el
aceptante y sus avalistas.

Es importante que se tenga presente, que exista acción directa en vía


ejecutiva contra el aceptante y sus avalistas, aunque no se hubiese
protestado el título, siempre y cuando exista el debido reconocimiento
judicial.

 Acción de regreso. – Es la que corresponde al tenedor contra los


endosantes, el girador y los otros obligados. Naturalmente dentro de esta
acción no se puede incorporar ni al aceptante ni a sus avalistas, pues
contra ellos cabe acción directa. Esta acción puede ejercitarse antes del
vencimiento de la letra en tres supuestos:

 Si ha habido negativa total o parcial de la aceptación


 Si existe declaración o presunción de insolvencia de parte del
girado, haya aceptado o no la letra, y
 Si el girador de una letra ha sido declarado en quiebra.

El protesto por falta de aceptación queda consignado en el artículo 147


de la ley.

Si cualquiera de los obligados en vía de regreso se ve obligado a pagar la


letra, puede pedir el reembolso de lo que tuvo que pagar más los intereses
legales de la cantidad pagada.
15

CONCLUSIÓN

 En conclusión, cuando hablamos de la letra de cambio entendemos que es un


título de crédito formal y completo que contiene una promesa incondicionada y
abstracta de hacer pagar a su vencimiento al tomador o a su orden una suma de
dinero en lugar determinado, vinculando solidariamente a todos los que en ella
intervienen.

 También podemos decir que la letra de cambio es una carta con requisitos
formales, que es expedida o firmada por una persona denominada Girador, que
va dirigida a otra persona llamada Girado, al que se le pedirá que pague una
cantidad de dinero a una tercera persona, que es el Tomador de la letra.

 Así pues, el tomador de la letra es quien la ha recibido del girador, y debe


presentársela al girado para que éste le pague la cantidad fijada en el documento.
Siendo la letra una carta por la que el girador pide al girado que pague una
cantidad determinada de dinero al tomador, si el girado acepte el pago que le
pide el girador, se convierte en aceptante, pues está aceptando las obligaciones
que le pide quien le envía la comunicación.
16

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 HUNDSKOPF EXEBIO, Oswaldo. “Derecho Comercial”. Tomo II. Lima-Perú.


1994.

 MONTOYA MANFREDI, Ulises. Comentarios a la Ley de Títulos Valores.


Tomo II – pág. 93. Lima 2009.

 GARRIGUES, Joaquín. Títulos Valores, Tomo I - Pág. 763. Lima 2008.

 Ley N°27287. Ley de Títulos Valores.