You are on page 1of 4

Tumor colon y recto

1. Tumores benignos
a. Pólipos
Neoplasia del epitelio glandular. Centrada por un eje conjuntivo-vascular que lleva la irrigación
al pólipo. Adenomatosos la mayoria. El 80% polipos del colon se ubican a nivel colon sigmoides.
Es en ¾ de los casos único.

Se ven en mayor frecuencia en el adulto, a partir de la cuarta-quinta década de la vida. Conforme


avanza la edad la probabilidad de tener polipo en el colon aumenta.

Se distribuyen igual en ambos sexos.

Sesil si tiene amplia base; pediculado si tiene un cuello estrecho.

Clínica

En la mayoria de los casos es asintomatico; hallazgo fortuito. Si dan sintomatología la ppal es


sangrado de pequeña cantidad. El tipo de sangrado más frecuente es rectorragia al ubicarse
normalmente en el colon sigmoides. En casos excepcionales, en polipos anteriores, da cuadro
de melena.

Tipos

- Hipertrófico:
- Hiperplásico: adenoma. Riesgo de degeneración maligna que aumenta conforme
aumenta el pólipo. Límite: 1-1,5cm. Riesgo de degeneración maligna tan elevado se
considera cáncer. Bajo o alto grado.
- Villosos:

Colonoscopia: prueba de diagnostico del pólipo y encargada del tratamiento del mismo. Indica
la pauta de vigilancia del paciente.

- Hipertrófico no requiere pauta especial.


- Adenoma con bajo grado de displasia: repetir colonoscopia entre 1,5-2 años y seguir
repitiendo con la misma frecuencia hasta conseguir colonoscopia limpia.
- Displasia alto grado: colonoscopia no más tarde del año.
- Adenoma villoso: primera colonoscopia a los 6 meses. Si es superior al 1cm, se
recomienda a los 3-4 meses para confirmar la correcta extirpación y eliminar indicio de
recidiva.

Si no, resección segmentaria de colon.

b. Poliposis familiar
Presencia de múltiples pólipos a nivel de la mucosa de intestino grueso. Cientos o miles de
pólipos adenomatosos. Cuando se presenta un caso de poliposis familiar hay que investigar a
todos los varones de la familia para confirmar la enfermedad.

- Segmentaria: más frecuente


- Gralizada
Grado de degeneración maligna bajo, que aumenta al aumentar tamaño y número; a medio-
largo plazo tiene elevado riesgo de malignidad de 100%. Se trata como enfermedad pre-maligna.

Clínica

- Cuadros dolorosos en todo el abdomen.


- Cuadros de HDB que cuando se producen son de cuantía considerable.

Tratamiento

Se confirma mediante colonoscopia, que confirma si es segmentaria y generalizada. Indica si hay


pólipos y número a nivel de la mucosa rectal. Dato de enorme importancia a la hora de decidir
estrategia quirúrgica: se extirpa porción del colon con mayor número de pólipos, o todo el colon
(colectomía total: anastomosis ileo-rectal). Si la mucosa rectal está llena de pólipos, se hace
coloproctectomía total, con ileostomía definitiva de por vida.

2. Tumores malignos: cáncer colo-rectal


Factores de riesgo

 Consumo de carnes rojas muy hechas o al fuego. Ahumados.


 Edad. A partir de la 5ta década de la vida la frecuencia se hace mayor.
 Obesidad. Más relevante en varones.
 Aumento de la grasa abdominal tiene un cierto mayor riesgo.
 Péptido C
 Ingesta de alcohol elevada y mantenida en el tiempo.
 Tabaco: incidencia a nivel de recto. Deposito de heces con alto contenido en nicotina,
irrita la mucosa.
 Antecedentes familiares: de primer grado (hermanos, padres y madres), sobre todo
cuando el antecedente neoplásico está en el cáncer de colon. También antecedentes de
adenoma colorectal.

Factores protectores

 Grasas animales
 Fibra. Sintética no tanto; efecto protector mas amplio de forma natural (fruta, verdura,
extractos naturales como salvado de avena).
 Ingesta diaria de 2-3 fruta y 1 plato verdura reduce en un 100% riesgo padecer ca.colon
 En general previenen incidencia antioxidantes, no peso grande
 2 efectos: activa mov intestinal y regula evacuación. Gran depurador del organismo,
excesos.
 Toma habitual AAS y AINES. Antiagregante plaquetario.

Prevención

1. Consumo de forma habitual


2. Lácteos desnatados y semidesnatados.
3. Valorar administración de AAS y AINES. Importancia la actuación de la enfermera.
Antecedentes vasculares y problemas osteo-articulares sí viene bien.
Anatomía Patológica

A) Macroscópica
B) Microscópica
C) Diseminación
a. Local: tendencia de tipo ascendente, por lo que hay mayor margen de seguridad
hacia arriba que hacia abajo. Una vez el cáncer infiltra todo el espesor de la
pared de colon, se extiende hacia las estructuras vecinas.
b. Linfática: siempre va hacia la raíz del mesenterio, luego aórticos en dirección
ascendente.
c. Hemática: primer lugar donde metastatiza es hígado y luego pulmón.
d. Trascelómica: cuando el cáncer de colon desborda la serosa, es decir, infiltra la
capa más externa del colon, deja caer células a la cavidad abdominal de tipo
neoplásicas, haciendo pequeños implantes secundarios. Provoca siembra
peritoneal o carcinomatosis peritoneal.
Cuando el tumor ha adquirido cierto tamaño e infiltra pared del intestino (vasos,
serosas, órganos vecinos, etc.). cuando todavía es pequeño.

Distribución de frecuencia en función de su ubicación en el intestino grueso

4% Colon trasverso

2% Ángulo esplénico y colon descendente

37% Ciego

Casi el 70% de cáncer colo-rectal está entre el sigmoides y recto, parte final del intestino grueso,
lo cual va a marcar la sintomatología clínica, dx de sospecha y screening.

Valoración

1. Percepción: factores de riesgo de forma muy detallada, permite identificar al paciente


como paciente de riesgo o no.
2. Nutricional: pérdida de peso y anorexia en estados avanzados; síntomas tardíos.
3. Eliminación: síntoma más frecuente es la rectorragia, eliminación de sangre roja. No
abundante pero tiende a ser persistente. Más adelante puede ser más abundante. El
segundo síntoma más frecuente es el cambio en el hábito intestinal: paso de hábito
intestinal regular a irregular. A medio y largo plazo, la tendencia es hacia la obstrucción,
estreñimiento cada vez más intenso, retención de gases y heces conforme el cáncer va
estrechando la luz del colon. Si el paciente tiene hemorroides, el cáncer a nivel del recto
empeora las hemorroides. Si no tiene hemorroides y el cáncer está a nivel del recto
pueden aparecer como consecuencia del mismo. Empeoramiento o aparición de
hemorroides puede ser también un síntoma de cáncer de recto, ubicación más
frecuente de todas.
4. Actividad: tendencia a la astenia, normalmente en casos avanzados.
5. Cognitivo: dolor vago intermitente en hipogastrio o fosa iliaca izquierda.

Objetivo

o Masa abdominal dolorosa es indicativo de este tipo de tumor en avanzado estado


evolutivo.
o Complicaciones: 15-20% de los casos se operan de urgencia por cuadro de obstrucción
intestinal, HDB muy cuantiosa, cuadro de perforación. Cuadro de anemia crónica sin
causa aparente que la justifique. Cuando se produce alguna de las 3 primeras
complicaciones, el índice de supervivencia cae de manera muy significativa.

Diagnóstico de sospecha

Ante todo paciente mayor de 45 años, con cuadro de anemia crónica o cualquier síntoma de
intestino grueso o dolor abdominal bajo es un cáncer de colon hasta que no se demuestre lo
contrario.

Tratamiento

A. Curativo: cáncer de colon muy poco radiosensible; hay que evaluar la


quimiosensibilidad. El de recto y ano si es más radiosensible, por lo que se trata con
radioterapia. La herramienta principal es el tto quirúrgico: extirpación del tumor,
acompañado del vaciamiento ganglionar, todo en función de la localización del tumor.
Operación de Miles: extirpación de recto y ano, hasta unión recto-sigmoidea. Si tumor
encima 5 cm de recto se intentan técnicas quirúrgicas con preservación de esfínter.

B. Paliativo: reducción de masa tumoral, más recomendado que la colostomía, la cual tiene
baja tasa de supervivencia. Otorga calidad de vida.

Enfermería

Muy importante insistir en dieta abundante en fibra de forma natural, incluir dentro de los
hábitos de vida ejercicio físico aeróbico, controlar la obesidad, eliminar el tabaco y restringir el
consumo de carnes rojas pasadas al fuego.

Detección grupos de riesgo, puesta en marcha de protocolos, vigilancia.

En pacientes de más de 45 años está establecida la determinación de sangre oculta en heces y


la realización de una colonoscopia para detectar y extirpar pólipos si existen y si existe tumor
maligno.

Imprescindible tener idea clara de cuándo hay que sospechar de tumor maligno: síntoma
digestivo bajo en paciente de más de 45 años.