You are on page 1of 11

13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

el pecado: origen y naturaleza


Rafael Raja Follow
Oct 31, 2011 · 15 min read

ESTUDIO BÍBLICO: EL PECADO: origen y naturaleza

En este estudio vamos a utilizar como fundamento bíblico los siguientes


pasajes de la Palabra de Dios:

Fundamento bíblico: Génesis cap. 2 vers. 16 y 17; cap. 3 vers. 9 al 12 /


Marcos cap. 7 vers. 20 al 23 / Romanos cap. 1 vers. 21 al 32; cap. 5
vers. 12 al 19; cap. 7 vers. 18 al 21 y cap. 8 vers. 5 al 8.

Nota: permíteme sugerirte que tengas una biblia a mano para poder
seguir la lectura de los pasajes bíblicos que se presenten y poder tener una
comprensión más precisa del tema.

Contexto al tema

Hay una serie de realidades que nos vienen presentadas en la Palabra


de Dios y que constituyen el contexto en el que se inserta la realidad del
pecado:

• La vida y la muerte. La vida fue creada por Dios en ausencia de


pecado. Cuando tuvo lugar el pecado, surgió la muerte, como
consecuencia de él.

Lee….Deuteronomio cap. 30 vvss 11 al 20.

Dios nos da un mandamiento que es asequible a nuestras posibilidades


y no tiene dificultad para que lo podamos cumplir. Porque cerca de
nosotros está la Palabra de Dios para que la cumplamos.

Dios ha puesto delante de nosotros la vida y el bien, la muerte y el mal


para que elijamos; así Dios nos manda que lo amemos y que andemos
en sus caminos, guardando sus estatutos y decretos (eligiendo la vida y
el bien) de esa forma recibiremos bendiciones de Dios y viviremos. Si
por el contrario, nos apartamos de Dios no escuchando ni haciendo
caso a su Palabra y adoramos y servimos a ídolos y dioses ajenos

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 1/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

(eligiendo el mal y la muerte) de seguro que la maldición de Jehová


caerá sobre nosotros y nuestra vida será corta y nuestra existencia
quedará en el olvido.

• Transgresión y arrepentimiento. El pecado constituye una


transgresión a Dios, y cuando hay pecado es posible la actitud
sincera del arrepentimiento como medio de alejarlo de la vida de
la persona.

Lee…Salmo cap. 51 vvss 1 al 10.

Cuando hemos pecado contra Dios y hemos sido destituidos de su


gracia, cabe la posibilidad para la persona de la sincera confesión de
sus pecados y manifestación de arrepentimiento. El Dios de amor y
misericordia otorga el perdón al corazón contrito y humillado, que le
presenta la confesión de sus pecados y su sincero arrepentimiento,
restaurándolo a su condición de santidad.

• Juicio e intercesión. La realidad de existencia del pecado, hace


que el juicio de Dios sea una realidad que nos va a sobrevenir.
Porque este juicio es ineludible y todos somos culpables, de
antemano, la misericordia de Dios ha provisto de intercesión para
nosotros, por medio de Jesucristo.

Lee…Amós cap. 7 vvss 1 al 9.

Dios nos juzgará de nuestras acciones.

• Salvación de un pecador. El pecado nos ciega e imposibilita para


darnos cuenta de que nuestra vida está bajo su dominio y somos
esclavos de él. La misericordia de Dios hace posible que su Espíritu
ilumine a nuestro espíritu y nos demos cuenta de esta situación
para tener oportunidad de poner solución.

Lee.. Lucas cap. 19 vvss 1 al 10.

No importa el pecado ni la categoría del pecador, la salvación de Dios,


por medio de Jesucristo es mayor para hacer posible que cualquier
pecador pueda alcanzarla de forma instantánea tras su
arrepentimiento, porque para eso vino Jesucristo al mundo; a buscar y
a salvar lo que se había perdido.

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 2/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

• Reconciliaos con Dios. Todos somos pecadores y necesitamos


reconciliarnos con Dios.

Lee…2ª Corintios cap. 5 vvss 14 al 21.

Pablo nos enseña que Cristo murió, por causa de nuestros pecados,
para hacer posible nuestra salvación por medio de Él. Así pues, nos
exhorta a reconciliarnos con Dios, mediante Jesucristo y volver a
constituirnos en hijos de Dios, embajadores de Él.

• Del pecado a la justicia. La manera de vivir de una persona que


está en pecado es según los criterios y normas de su propio yo (sus
instintos humanos y apetencias de la carne, en ocasiones, influidas
por las modas y costumbres sociales). La manera de vivir de una
persona redimida del pecado es según los criterios y valores del ES
según la voluntad de Dios.

Lee…1ª Pedro cap. 4 vvss 1 al 8.

Pedro, nos refiere que puesto que hemos sido transformados en nuevas
personas, a través de Cristo, ya es tiempo de dejar de manifestarnos y
comportarnos como las personas que éramos antes cuando vivíamos
según las normas y directrices humanas de la carne y no caminar y
comportarnos de acuerdo a los estilos y modas humanas (lascivia,
concupiscencia, orgías, embriagueces, disipación y abominables
idolatrías), sino más bien, comportarnos y manifestarnos de acuerdo al
espíritu y normas según Dios (siendo sobrios, velando en la oración,
practicando el amor unos con otros, no murmurando de nadie)

Introducción al tema

Hay una realidad esencial, que justifica el estudio de este tema acerca
del pecado: el pecado nos separa de Dios.

Hay unas experiencias reales, que creo que todos hemos vivido, y que
están relacionadas con esta realidad que hemos enunciado: cerca y
unidos a Dios, nuestra vida es feliz y bendecida; lejos y separados de
Dios, nuestra vida es infeliz y maldecida.

Esto hay que interpretarlo, en cuanto a lo que es “bendición” y


“maldición” en la vida de una persona. Muchos pueden confundir el
“ser bendecido” con el tener bienes materiales, trabajo, salud, dinero,

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 3/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

amor, etc. Y esto no es así, porque también hay muchas personas que,
como se dice por ahí, “venden su alma al diablo” a cambio de poder y
riquezas y toda suerte de bienes materiales, y sin embargo, a pesar de
todo esto, su vida no deja de ser una vida ben decida por Satanás, es
decir, una vida maldita, porque el príncipe de la maldad es Satanás. Ser
bendecido por Dios, es poder sentir dentro de ti su Espíritu y la plenitud
de su gozo, que se traduce en una seguridad, tranquilidad, felicidad,
etc., a pesar del estado o situación material y humana en que te
encuentras en un momento concreto. Es decir, que puedes tener pocos
bienes materiales, te pueden alcanzar desgracias sociales, humanas,
enfermedad, etc., y como podemos ver en el personaje de Job, cuando
leemos su libro en la Palabra de Dios, su alma bendecía, se confiaba y
esperaba en Jehová. Es esa la bendición auténtica que se recibe de Dios;
un estado de confianza y seguridad en él que nos hace experimentar su
plenitud, independientemente de que su bendición vaya o no
acompañada de todo cuando humanamente podamos necesitar y
desear o estemos sujetos, como seres humanos, a vivir y experimentar
las circunstancias de la vida humana. Y lo que es más importante;
nuestra vida será una bendecida porque nuestra dimensión espiritual
nuevamente será restaurada nuestra relación con Dios.

Estar alejado y separado de Dios, nos impide experimentar y disfrutar


de su bendición, nos sentiremos inseguros, cualquier vicisitud negativa
de la vida, por insignificante que sea, se nos convertirá en una
“tragedia” de difícil o imposible solución. Nuestra confianza estará en
nosotros mismos, y nuestra propia incapacidad, más tarde más
temprano, nos hará experimentar que estamos solos y viviremos
situaciones de zozobra y desesperación. Y lo que es más importante;
nuestra vida será maldecida porque nuestra dimensión espiritual estará
muerta y nuestra relación con Dios no estará restaurada.

Estudio bíblico

La cuestión ahora es ¿Qué entiendo por pecado?

El concepto que se tiene de pecado puede definirse de diferentes


formas según las épocas y los grupos sociales, pero en definitiva y en la
actualidad, como pecado, en el concepto religioso y moral, puede
definirse como ‘delito moral’ que alude a la trasgresión voluntaria de
normas o preceptos religiosos. La tradición judeocristiana, cuya fuente
fundamental es la Biblia, se ha entendido el pecado, en términos

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 4/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

generales, como el alejamiento del hombre de la voluntad de Dios. De


acuerdo al Tanaj o Antiguo Testamento, esta voluntad está
representada por la Ley, preceptos y estatutos dados por Dios al pueblo
de Israel, y registrados en los libros sagrados. (Diccionario Wilkipedia).

En definitiva, pecado, se puede definir como la transgresión de la ley


divina. Es decir, la desobediencia a Dios.

Un poco, para estar documentados, diremos que el primer pecado en el


universo, de que tenemos conocimiento, es el de seres angelicales que
se rebelaron contra su creador y cuya naturaleza, en consecuencia,
quedó fijada en el mal (2ª Pedro cap. 2 vs 4 y Judas cap. 6.). El primero
de la raza humana, con legado de herencia, tuvo su origen en Adán y
Eva (Génesis cap. 3. Estos fueron creados en naturaleza santa y divina y
tras su pecado su naturaleza se corrompió convirtiéndose en hostiles a
Dios y culpables ante Él; y arrastraron a la raza humana en su
corrupción y culpa (Romanos cap. 5 v. 12)

Hay un pecado que aparece en la Palabra de Dios referido como


“imperdonable”; Es aquél que se comete contra el Espíritu Santo.

“Por eso, os digo, todo pecado y toda blasfemia será perdonada a los
hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu Santo, no será perdonada. Y
si alguno habla contra el Hijo del Hombre, esto le será perdonado; pero al
que hablare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado ni en este siglo
ni en el venidero”. (Mateo cap. 12 vvss 31 y 32)

“En verdad, os digo, todos los pecados serán perdonados a los hombres, y
cuantas blasfemias dijeren; pero quien blasfemare contra el Espíritu
Santo, no tendrá jamás perdón y es reo de eterno pecado”. (Marcos cap. 3
vvss 28 y 29)

“A cualquiera que hable mal contra el Hijo del Hombre, le será perdonado,
pero a quien blasfemare contra el Santo Espíritu, no le será perdonado”.
(Lucas cap. 12 v. 10)

-La desobediencia a Dios-

El primer pecado que tuvo lugar en el universo fue realizado por la


criatura de Dios, cuando deliberadamente y consciente de lo que hacía
y haciendo uso de su libre albedrío transgredió la voluntad de Dios

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 5/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

desobedeciéndole. En génesis cap. 2 vvss 16 y 17 y cap.3 vers. 6…


podemos leer….vamos a leerlo….

Hay una realidad que tenemos que aprender de una vez por todas; Dios
es el supremo y el principio en todo. Él nos ha creado por su voluntad y
beneplácito. La esencia misma de Dios es el “amor”, ¿cómo podemos
pensar que Dios se reserva “algo bueno” que no nos quiere conceder o
dar?

Dios, como ser supremo, establece los las cosas y los límites para
nosotros que estima conveniente y de acuerdo su criterio, sin obligación
de tener que dar explicaciones porqué las establece de una u otra
manera.

Si prestamos atención a este principio de supremacía de Dios y a la


naturaleza de su esencia, lo que sí podemos llegar a inferir es que, si
Dios nos impone unos límites y unas normas, no será por un capricho
suyo sin sentido, sino que como todo en nuestra vida, tendrá un sentido
beneficioso y de bendición para nosotros, sus criaturas y sus hijos.

Cuando Dios, impuso una ley a Adán, tenía una buena razón; el día que
hagas un mal uso de tu libertad con la que te he creado y me
desobedecieres, morirás. Romperás esa relación tan estrecha que he
establecido entre tú y Yo y de la que emana tu vida espiritual.

Dios estableció de forma completa y concreta su ley, advirtiéndole de


las consecuencias de cumplirla (la vida) y de transgredirla (la muerte)

La desobediencia a Dios mediante la transgresión de su ley es pecado y


produce separación de Dios. Vamos a leer en Génesis cap. 3 vvss del 9 al
12……..vamos a leerlos….

La libertad que nos dio Dios (libre albedrío), conlleva una condición de
responsabilidad para el ser humano; en definitiva somos nosotros
quienes elegimos para nuestro bien o para nuestro mal, siendo nosotros
y sólo nosotros los responsables de la decisión que tomemos. Adán se
dejó influenciar por la tentación de “ser como Dios” y por los criterios
que negaban la veracidad de la ley de Dios. Y como consecuencia “pecó
contra Dios” transgrediendo su mandato y desobedeciéndole.

Sí, enseguida actuó de forma infantiloide echándole las culpas a otro de


lo que él había hecho. Pero fíjense que dos aspectos forman parte de la

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 6/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

naturaleza del pecado; En primer lugar Satanás utiliza uno de los


factores humanos más poderosos para seducir a la persona “la
codicia”….”Llegarás a ser como Dios”. Una de las debilidades más
potenciadas en las personas es “querer ser y tener más que el otro”
sobre todo si ese otro es mayor o tiene más que tú. Al ser humano le
cuesta reconocer que es y tiene limitaciones, y suele mostrarse muy
vulnerable cuando se presentan posibilidades de superar estas
debilidades. Normalmente perdemos la conciencia y la capacidad de
darnos cuenta si el superar nuestras limitaciones conlleva perjuicio
para nosotros y un costo de pecado. En segundo lugar, la seducción del
pecado suele llevar asociada “verdades a medias”. Siempre se ha dicho
que “una verdad a medias” es peor que una mentira. Una mentira o
cuestión totalmente opuesta contra quien se quiere hacer pecar y con
qué, podría suponer una alerta para el incauto pecador y éste podría
descubrir la artimaña de Satanás con facilidad, pero el disfraz de lo que
se desea o se quiere pensar, la verdad a medias es más poderosa porque
disimula y oculta esa posibilidad de “alerta” para el pecador. Satanás
no mintió a Eva cuando la tentó a pecar, diciéndole: “No moriréis; sino
que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. Era cierto que
desobedeciendo a Dios, no iban a morir físicamente, pero no les dijo
que sí iban a morir espiritualmente, que el pecado los iba a separar de
Dios. Por otra parte era cierto que los ojos les iban a ser abiertos, de
hecho así fue y conocieron lo que era el bien y el mal, pero fue a costa
de perder la “inocencia” y de conocer el “mal”, que maldita falta les
hacía, porque el “bien” ya lo conocían estando unidos a Dios. En cuanto
pecaron y les fueron abiertos los ojos se dieron cuenta de que estaban
desnudos y lo primero que sintieron fue “vergüenza”, un sentimiento
nuevo para ellos. Aquello que les prometió Satanás, sobre que “serían
como Dios”, sólo les trajo consigo culpa, vergüenza y la separación de
su Creador.

El pecado nos separa de Dios y vivir separados de Dios es vivir en


pecado. Por eso aquellos que no han conocido a Cristo como su
salvador personal, es decir, que por medio de Cristo no han restituido
su relación con Dios y viven cerca de él, “viven en pecado”,
independientemente de que sus actitudes y acciones, bajo el criterio
social y humano, puedan ser conceptuadas como “buenas”.

El pecado es una afrenta a la santidad de Dios. Las personas que tienen


al Espíritu Santo en sus vidas y tienen conciencia de su pecado, sienten

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 7/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

dolor de su culpa cuando pecan, y se dan cuenta de que no les es


posible tener una auténtica comunión con Dios mientras no se
arrepientan de su pecado. Isaías cap. 59 vvss 1 y 2 dice: He aquí que no
se ha cortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído
para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y
vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro
para no oír.”

-El rechazo de Dios-

El pecado produce un rechazo de Dios hacia la persona que persistente


en pecado. Vamos a leer en Romanos cap. 1 vvss del 21 al 27…

El pecado constituye una espiral de degradación descendente que lleva


a la persona a lo más bajo y a producir un rechazo de Dios hacia ella.
Una característica del pecado en esta espiral es que siempre exige más y
más a aquellos que ceden ante él. El pecado tiene capacidad de
“tolerancia” y control de nuestra vida; lo que en un primer momento
nos puede espantar y ponernos en una situación de culpabilidad, de
persistir en el pecado, pronto deja de proyectarnos este sentimiento,
dejándonos vulnerables a otras situaciones de pecado mayores.

En lo hemos leído de Romanos se describe esta espiral descendente del


pecado; Vemos que los hombres, conociendo a Dios como su creador,
fueron alejándose cada vez más de Él y rechazando su relación
personal. En vez de adorarlo a Él, Adoraban a imágenes fabricadas por
ellos mismos.

El primer paso de la espirar se da cuando la persona rechaza a Dios


como creador de todo incluido él y se niega a mantener una relación
(una religión con Él) como su creador. Esto crea un vacío que le lleva a
siguiente paso de degradación.

Este vacío que se produce en el hombre cuando no mantiene una


relación con su Dios se justifica en base a lo siguiente: Desde su
nacimiento, en el plano físico y espiritual, la persona es dependiente de
una superioridad para su mantenimiento y desarrollo (los padres, los
profesores, los profesionales de la salud, etc.) (Véase los siguientes
pasajes bíblicos 2ª Samuel cap. 22 v. 7 /Salmo cap. 42 v. 5/ Salmo cap.
46 vvss. 1 al 4).

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 8/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

Una de las raíces de la necesidad que tiene el ser humano de la religión


(relacionarse con un ser supremo) es el sentido que el hombre tiene de
sus limitaciones: “el razonamiento humano nos lleva a someternos a
algún ser o algo superior, a causa de las deficiencias que experimenta
en sí mismo, ante las cuales se siente la necesidad de ser ayudado y
dirigido por algo superior (Véase los siguientes pasajes bíblicos 2ª
Crónicas cap. 7 v. 14 / Salmo cap.87 v.7 / Salmo cap. 145 vvss. 18 al
20).

Así pues la religión o relación a un dios es de carácter universal, aunque


sea de diversas formas; todos los hombres mantienen una religión o
relación un uno u otros dioses, incluso la “negación de la religión” –el
ateísmo-, adquiere un cierto carácter religioso analizándolo
minuciosamente, dándose una especie de mística fe donde el objeto de
culto se ha cambiado de Dios al materialismo.

Y como vemos en el génesis la necesidad de la relación del hombre con


su Dios es tan antigua como el mismo hombre y aparece cuando es
creado.

El siguiente paso en la espiral de degradación que produce en pecado


en la persona, ante el vacío de la existencia de Dios para ella, es llenar
este vacío como consecuencia de la necesidad que se experimenta. En
este proceso, la persona se crea “su dios” o “sus dioses” que ocupen este
lugar en su vida, cayéndose en la idolatría.

Un ídolo o dios fabricado por el hombre es todo “aquello” que ocupa en


el corazón de la persona el lugar que le corresponde a Dios, y por
consiguiente es objeto de su adoración.

No se trata de que la persona no conozca acerca de Dios, se trata de que


la persona rechaza a Dios y la relación con él y para satisfacer esta
necesidad de vacío se fabrica los “dioses” que sustituyen den su vida al
Dios de la creación, Único Dios verdadero.

El tercer paso, en esta espiral es convertirse en esclavo del pecado.

El pecado tiene un potencial muy adictivo y rápidamente provoca


grandes sensaciones de apetencia compulsiva hacia él en la práctica de
todo tipo de acciones que conllevan a la destrucción integral de la vida
física, espiritual y social de la persona (salud, moralidad, relaciones
sociales, familiares, laborales, etc.)

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 9/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

El cuarto u último paso de esta espiral es que Dios entrega a las


personas que lo rechazan y persisten en el pecado, en manos de su
propia naturaleza pecaminosa, dejándolos seguir sus propios apetitos
carnales. Cuando alguien decide no querer saber nada de Dios, se
queda a merced del control de su propio yo. Y su propio yo es engañoso
y a menudo está a merced de las apetencias de su propia naturaleza
pecaminosa. (Romanos cap. 1 vvss del 28–32)

El pecado constituye una espiral degradante para la persona de manera


que cuanto más nos sometemos a él, tanto más poder ejerce sobre
nosotros. El rechazo a Dios lleva con frecuencia a un camino que
termina en el desaliento, la angustia y la muerte, tanto física como
espiritual.

Romanos cap. 8 vvss del 5 al 8 nos presenta esto mismo que estamos
haciendo referencia. Nos presenta un contraste entre las personas que
están controladas por el pecado y los que están controlados por el
Espíritu de Dios.

Un último aspecto, en la naturaleza del pecado es su procedencia.

Marcos cap. 7 vvss del 20 al 32 nos dice que el pecado procede del
interior de la persona. Comienza primeramente en sus pensamientos,
le sigue una intención que con su correspondiente motivación se
culmina en una acción.

Jesús nos dijo con claridad que no son las cosas que hay fuera de
nosotros las que nos contaminan, sino lo que sale de nuestro corazón es
lo que contamina a la persona.

El saber la procedencia del pecado es importante para poder prevenir y


poner solución antes de que se produzca la acción pecaminosa. Si
nosotros tenemos en nuestro interior la luz del Espíritu Santo y nos
dejamos gobernar por Él, nuestros pensamientos e intenciones estarán
controladas por la voluntad de Dios y lo que salga de nosotros nos
contaminarán. Si, por el contrario, en nuestro interior no se haya el
Espíritu Santo, y nuestro gobierno lo rige nuestro yo pecador, lo que
salga de nuestro interior nos contaminará.

Hasta aquí lo referido al pecado, sin embargo, no todo es negativo ni


todo está perdido, porque como dice el evangelio: “Allí, donde abundó el
pecado, también, abundó la gracia de Dios”. Es decir; la gracia de Dios,

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 10/12
13/5/2019 el pecado: origen y naturaleza – Rafael Raja

por medio de Jesucristo, constituye una solución para el pecador y una


oportunidad de cambiar su vida y alcanzar un nuevo nacimiento
espiritual que restituya su relación con Dios.

Sí hay unas recomendaciones a modo de resumen que se sacan de este


estudio:

1º. Rechazar toda autoconfianza en la lucha contra el pecado y admitir


que nosotros, por nuestras propias fuerzas no podemos hacer nada para
escapar del pecado. Necesitamos la misericordia de Dios que por medio
de Jesucristo los libera de él.

2º Repasemos nuestra vida en busca de aquello que pueda constituir


transgresión a la voluntad de Dios. Eso es pecado. Y arrepiéntase
sinceramente y pida perdón a Dios. Dios está presto y es seguro su
perdón y la restitución de su relación con Él.

3º Siga los consejos de Gálatas cap. 2 v. 20; no ceda ante las


seducciones del pecado, pensemos que hemos sido crucificados
conjuntamente con Cristo y así mismo vencedores sobre el pecado,
necesitamos andar en obediencia a Cristo todos los días de nuestra
vida.

R. Raja 20111031

https://rafaelraja.com/el-pecado-origen-y-naturaleza-9df48cefc49f 11/12