1

INTRODUCCIÓN

Toda tentativa investigadora debería (en el campo de la Economía Aplicada), justificar su leitmotiv a la hora de defender la oportunidad de su objeto de estudio, dada la escasez de medios con la que hay que contar a la hora de plantearse una aventura de este tipo, cuyo fin último no debería ser otro que alcanzar cierto grado de certidumbre sobre algún interrogante planteado. Éste es el fin último de este trabajo: el ofrecer una revisión coherente y que presente algún elemento novedoso sobre un tema de actualidad en el momento económico que nos ha tocado vivir. El objeto de estudio son aquellos bienes que nos hemos permitido catalogar “de doble uso”, por la posibilidad de ser empleados como bienes alimenticios o como biocombustibles. Actualmente existen distintos estudios realizados, tanto por medios periodísticos de distintos países como por instituciones, que tratan de ofrecer herramientas de análisis a los agentes políticos a distintos niveles, sobre la dicotomía que se plantea entre: seguridad alimentaria e implantación de los biocombustibles con diversos fines: reducir las emisiones de CO2, reducir la dependencia de las importaciones de hidrocarburos… Dentro de las distintas posibilidades que el tema ofrece, parece interesante el abordar la posibilidad de incrementar el valor de la matriz de exportaciones, desde la posición de un país, a priori con posibilidades de asignar una serie de recursos naturales escasos (tierra cultivable para el cultivo de ciertos productos, no de primera necesidad) a cualquiera de las dos finalidades alternativas: la industria alimentaria o la industria de los biocarburantes. El país elegido es España. Su nivel de desarrollo permite no tener que condicionar el análisis a la satisfacción de las necesidades básicas de una población, sin embargo sí presenta un problema estructural en sus cifras macroeconómicas que lo convierte, desde hace ya algunos años, en uno de los países con mayores niveles de déficit por cuenta corriente (únicamente superado por los Estados Unidos el año 2007).

2 El hilo conductor de este trabajo será dilucidar si se podría aumentar el valor añadido (los ingresos) de la relativamente ajustada matriz de exportaciones respecto a las procíclicas importaciones, para así poder ofrecer una sugerencia de especialización alternativa a la economía española que permitiera ayudar a disminuir, en un plazo medio, la diferencia entre ingresos y pagos realizados a otras economías. Se va a tratar inicialmente de averiguar si estos “bienes de doble uso” pueden ser objeto de intercambio por sí mismos en distintos mercados ya que, de tener que mediar algún proceso de transformación para poder ser intercambiados, en cualquiera de los dos usos alternativos que estamos planteando, la investigación se terminaría aquí al quedar demostrado que no estamos comparando elementos homogéneos. Para ello, antes de nada, explicitamos los bienes que vamos a analizar: el girasol, la colza, el trigo y la remolacha. De ser el resultado positivo se prestará atención al escenario de juego, es decir, cuál es el tablero en el que un país como España, con plena integración en distintas estructuras supranacionales, habrá de jugar sus cartas para poder mejorar su saldo exterior gracias al intercambio de algún bien en el que la economía demuestre cierta ventaja comparativa respecto a sus competidores (veremos en el capítulo primero que la ventaja comparativa puede ser adquirida por distintas vías). A continuación se estudiará el objetivo de hacer más manejable el déficit exterior para la economía española, con el fin de poder extraer al final del análisis, ideas sobre cómo relativizar su importancia dentro de los resultados macroeconómicos de la economía, para lo que se repasarán algunos conceptos de Balanza de Pagos . Clarificado estos puntos previos, se pasará a desgranar, de la manera más sucinta posible, la realidad económica actual de ambos sectores industriales objetos de estudio: la industria alimentaria y de bebidas y la industria de biocarburantes. Para luego hacer un esfuerzo conceptual de inferencia sobre su posible viabilidad como fuente competitiva de ingresos provenientes de la exportación para España. Establecidos ya los fundamentos, tanto teóricos como sectoriales del análisis, será momento de enunciar las hipótesis de trabajo, a las que aproximarse por un método de sucesivas tentativas, que traten de dar respuesta mediante el estudio de ciertos

3 indicadores a una serie de interrogantes de carácter instrumental que habrán de servir de base a la contrastación de la hipótesis, este enfoque es comparable al desarrollado por M. Wuyts (1998) que lo denomina “Inferencia hacia la mejor explicación”. Una vez explicitada la metodología para realizar nuestro análisis, se pueden plantear, en primer lugar, si ambas industrias tienen la influencia económica de cada industria para el país. Para luego analizar si la evolución de los resultados de cualquiera de las dos industrias puede condicionar los resultados de la otra. Si es así, quedará abierto el interrogante sobre qué industria habría que promocionar más en detrimento de la otra dependiendo de su potencialidad de aporte al sector industrial del país. Por último, se presentará alguna conclusión sobre el cumplimiento o necesidad de revisión de nuestra hipótesis de partida, pudiendo observar finalmente si se ha triunfado en el objetivo inicial de ofrecer una revisión coherente y que presente algún elemento novedoso sobre nuestro objeto de estudio.

4

Capítulo 1 ENCUADRE TEÓRICO

1.1. EL MERCADO INTERNACIONAL DE LAS COMMODITIES.
1.1.1. Los mercados físicos de “commodities”; una visión en conjunto. En primer lugar, con el fin de ir delimitando el objeto de estudio, se va a concretar lo que entendemos por “commodity”. Es un término inglés de compleja traducción para el que resulta complicado encontrar una palabra que defina exactamente el sentido en el que en este trabajo se va a utilizar. Un concepto que se aproximaría podría ser el de “factor de producción”, si el análisis se ciñera estrictamente al marco de teoría macroeconómica, sin embargo al pretender acercarse algo más al ámbito de la economía aplicada, el término “commodity” transciende la traducción mencionada. Quizás la definición que más se ajustaría sería la de bien intermedio; sin embargo, por razones que más adelante confirmaremos, esta traducción no sería completa ya que no se está hablando de cualquier bien intermedio. Por ejemplo, resulta difícil imaginar definido como commodity internacional las uvas para la elaboración de vinos de calidad; nadie dudaría de que la uva es un bien intermedio, sin embargo parece claro (y demostrado por expertos sobre el tema) que uvas originarias de distintas zonas geográficas poseen características organolépticas no comparables y además reconocibles por especialistas, que en definitiva convierte a las uvas de distintas regiones /países en bienes intermedios no comparables. Por tanto, habrán de usarse varios anglicismos de manera continua apoyándose en que la corriente actual mayoritaria en Economía sí que ha sido fundamentalmente desarrollada por científicos sociales anglosajones; por lo que los conceptos que se usarán forman parte de la “jerga económica internacional”.

5 En segundo lugar, no se analizará el mercado de derivados basados en una commodity por eliminar complicaciones analíticas innecesarias que sólo aportarían un elemento decorativo que haría perder enfoque a al estudio; por lo que únicamente se analizará en este trabajo los mercados físicos de commodities. Un análisis pormenorizado de los mercados de derivados y sus implicaciones financieras se puede encontrar en J.C. Hull (2000) y en P.Z.Zhang (1998). Tratemos de imaginar a nuestras materias primas (trigo, colza, girasol y remolacha) dentro de la siguiente definición, encontrada en la literatura repasada (Clark, Lessourd y Thiéblemont, 2001): “Todo aquel bien intermedio, de calidad estándar, que puede ser intercambiado en un mercado físico internacional competitivo y con una liquidez global”. Entonces se puede empezar a caracterizar el bien intermedio: • Ha de ser de una calidad estándar, es decir, homogénea y conocida por los agentes del mercado. Cuando se quiere adquirir azúcar sin refinar, se conocen las características del producto y la homogeneidad en la oferta del producto que es definida (y normalmente controlada) por organismos reguladores de carácter internacional (en este caso la Organización Internacional del Azúcar, sita en Londres); otro caso mucho más de actualidad sería el petróleo crudo, donde la OPEP define las distintas calidades existentes de su cesta de crudos (el argelino Saharan Blend, el indonesio Minas, el iraní Iran Heavy, el iraquí Basra Light, el Kuwait Export, etc.) • La anterior condición sería necesaria, pero no suficiente; será necesario que el bien intermedio, de calidad estándar, sea intercambiado en un mercado físico (esto actualmente está viéndose ampliado por la inclusión de ciertas commodities no físicas, que nombraremos más adelante). • También el mercado físico habrá de ser internacional, competitivo y con una liquidez global. ¿Cómo diferenciar un mercado de estas características? Se podría repasar la teoría económica más ortodoxa para conocer las características

6 de un mercado competitivo, para luego comenzar a relatar cómo al no cumplirse en la realidad los supuestos en los que se sustenta la definición de competitividad, llegar a la conclusión de que los mercados llamados de manera ortodoxa competitivos, o no existen o se ven reducidos a temas tan concretos como los de intercambio eléctrico interfronterizo (para más detalles sobre este interesante y específico mercado ver Salvador Pérez (2006) o W.C. Labys & J.B. Lesourd (1988)). Por lo que se aceptará entonces como mercado internacional competitivo con liquidez global aquellas plazas donde las normas de funcionamiento estén claras y a las que acudan los principales inversores internacionales en número suficiente. Entrando entonces en un mayor detalle a la hora de definir las características básicas de las commodities, éstas se caracterizan por: • • Sus precios son flexibles; entre otras causas, varían si los consideramos en términos nominales o reales. Su calidad es fácilmente controlable; es decir, sin importar su origen son de carácter homogéneo en todo el mundo, ya que se producen con unas características de calidad estándar. • Suelen ser objeto de intercambio internacional a través de mercados organizados formalmente. Todas estas características son cumplidas por los bienes intermedios objeto de estudio (azúcar, girasol, colza y remolacha); por lo que se les puede catalogar, de manera coherente con la exposición, como commodities. Si se quiere entrar en los tipos de agentes que son sujetos del intercambio internacional; así como en dar un repaso a las características más específicas de los mercados físicos de commodities, para terminar relacionando los mercados físicos y los de derivados, ver Anexo I. 1.1.2. Introducción a los distintos mercados mundiales de Commodities:

7 Tras verificar las características más importantes de los mercados físicos en el Anexo I; ¿se podría comparar un mercado, el de ciertos bienes alimenticios, de “doble uso” (trigo, girasol, colza y remolacha) con el mercado de commodities energéticas, en lo referido a su funcionamiento y al comportamiento de los bienes intercambiados?; sigamos analizando los mercados físicos para tratar de arrojar alguna luz sobre este tema. Al analizar los sectores objeto de nuestro interés en este trabajo, los mercados energéticos y los de commodities agrícolas, se observa que ambos mercados tratan bienes que están incluidos en nuestra definición de commodity; ya que presentan precios flexibles, calidad de los bienes objeto de intercambio controlable y son mercados organizados formalmente, por ejemplo:

Cuadro 1. Mercados de Commodities Energéticas Tradicionales: Físicos y de Derivados.
TIPO DE COMMODITY COMMODITIES MERCADOS SPOT MERCADOS DE DERIVADOS

Petróleo crudo y petróleo

Petróleo y sus derivados

refinado: petróleo residual, fuel oil de calefacción, combustible diesel, gasolina Combustible para aviones

International Petroleum Antwerp-Rotterdam, Nueva York, Singapur Exchange (London) ; NYMEX/COMEX (New York) Antwerp-Rotterdam, Nueva York, Singapur Antwerp-Rotterdam, Nueva York, Singapur Contratos OTC con Mercados no Organizados de Derivados (OTC derivatives) NYMEX/COMEX (New York) NYMEX/COMEX (New York) NYMEX/COMEX (New York) Nord Pool (Oslo), NYMEX/COMEX(New York)

Petróleo y sus derivados Petróleo y sus derivados

(Queroseno), Petroquímicos (nafta, etc.)

Gas liquificado desde el petróleo (GLP), Propano. Gas Natural

Otros Combustibles

consumidores europeos y norteamericanos Varios mercados OTC (Australia, USA, 7orrad7ca) UK, Países Nórdicos (Nord Pool, Oslo), California/Oregon, Palo Verde

Otros Combustibles

Carbón

Electricidad

Electricidad

Fuente: Elaboración Propia a partir de Clark, Lesourd, y Thiéblemont (2001)

8

Cuadro 2. Mercados de Commodities Agrícolas: Físicos y Privados.
TIPO DE COMMODITY COMMODITIES

MERCADOS SPOT
Mercados Spot en las áreas de producción (Medio Oeste

MERCADOS DE DERIVADOS
CBOT, Kansas City Commodity Exchange, LIFFE, MATIF

Cereales

Trigo

Estadounidense, Europa Occidental, Australia y Argentina) Varios Mercados Spot en las áreas de producción (Medio

Cereales

Maíz

Oeste Estadounidense, Europa Occidental, Australia y Argentina) Varios Mercados Spot en las áreas de producción (Medio Oeste Estadounidense, Brasil) Varios Mercados Spot en las áreas de producción ( Oeste Canadiense, Alemania) Varios Mercados Spot en las áreas de producción ( Sevilla – España-, Bari –Italia-, Tesalónica –Grecia-) Varios Mercados Spot en las áreas de producción ( Estados

CBOT, MATIF

Aceites Comestibles Aceites Comestibles Aceites Comestibles

Soja: comida de soja, aceite de soja Colza:: grano y aceite de colza

CBOT Winnipeg Commodity Exchange, MATIF Mercados de derivados no organizados

Aceite de Oliva

Azúcar sin refinar Azúcares (normalmente de caña)

Unidos, Latinoamérica, Australia); cotizaciones de referencia proporcionadas por la Organización Internacional del Azúcar. Varios Mercados Spot en las áreas de producción ( Estados Unidos, Latinoamérica, Australia); cotizaciones de referencia proporcionadas por la Organización Internacional del Azúcar.

NYBOT (Nueva York)

Azúcares

Azúcar refinado o blanco

LIFFE (Londres)

Fuente: Elaboración Propia a partir de Clark, Lesourd, y Thiéblemont (2001)

Por tanto, volvemos a concentrarnos en nuestros dos mercados, de bienes agrícolas y de bienes energéticos, que parecen cumplir ambos los condicionantes de la definición de commodity para los bienes que intercambian.

9 ¿Cómo definir la importancia de las distintas plazas de esos mercados? ¿Por qué hemos citado para el trigo las plazas de Argentina o Australia y hemos desechado la cercanía de la plaza vallisoletana, situada estratégicamente en el centro de nuestra submeseta norte como centro de intercambio de esta commodity agrícola? La competencia entre distintas plazas que albergan mercados organizados para las distintas commodities, hace necesario el establecimiento de unos criterios de valoración de los mercados que hagan posible discriminar a favor de un mercado entre el conjunto de los existentes; así, existen varias variables que nos pueden servir: • En términos de posiciones abiertas (aquellos contratos en los que el intercambio –o fecha de vencimiento- no ha llegado): el número de contratos abiertos en un momento determinado. • En términos de volumen comerciado: número de contratos intercambiados en un plazo concreto. Según estas variables, el CBOT (Chicago Board of Trade) es el mercado más importante para los futuros en commodities agrarias. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los mercados de futuros basados en commodities son bastante menos importantes internacional. Recordando entonces el interrogante que se planteaba al comienzo (donde en términos de posiciones abiertas o volumen que los mercados de commodities financieras, a la hora de valorar su peso específico en la realidad

comenzábamos a caracterizar a los mercados sobre algunos bienes alimentarios “de doble uso” y las commodities energéticas) y a la luz de que no hay variables específicas que caractericen a los mercados de acuerdo al objeto comerciado, sino que más bien, los mercados se encuentran caracterizados, entre otras cosas por: • • • La naturaleza de la información usada en ellos. Los tiempos de maduración de las operaciones. Los agentes implicados en el intercambio (ver Anexo I).

10 Podemos atrevernos a adelantar que, por lo que respecta a la esfera de las commodities como tales, no hay razones para que el funcionamiento de dichos mercados sea distinto, ni para que el comportamiento de los bienes intercambiados tenga elementos a analizar asimétricos entre un mercado y otro.

1.2. NORMATIVA OMC.
Una confirmada la homogeneidad en los elementos de comparación, se procede a prestar atención al escenario de juego, es decir, cuál es el escenario en el que España, habrá de interactuar para poder mejorar su saldo exterior gracias al intercambio de algún bien que no sólo sea demandado a nivel internacional, sino en el que nuestra economía demuestre cierta ventaja comparativa con sus competidores. Así siendo coherentes con la metodología de aproximaciones sucesivas que se adelantó en la introducción; como primer paso, se va a plantear de dónde viene la fundamentación teórica que explica, tanto el funcionamiento de las medidas que se reflejan en el hilo argumental de nuestro trabajo como su “bondad” para mejorar el desempeño económico de una economía desarrollada como la española. En pocas palabras, ¿Por qué incrementar el valor añadido de la matriz de exportaciones de una economía? ¿Cuál es la razón para buscar la expansión de las exportaciones sobre las importaciones? ¿Por qué basar el desarrollo de un país en la apertura al exterior? Estas preguntas podrían constituir el núcleo de varios trabajos de investigación por lo que, pese a evitar dar un trato pormenorizado a estos interrogantes, trataremos de recoger de diversa literatura una explicación inteligible para poder seguir adelante en nuestro recorrido.1 Comenzando por la última de las preguntas, en lo referido a la apertura e industrialización, los modelos exitosos de desarrollo han sabido combinar la apertura progresiva a los mercados internacionales con el despliegue de una política activa de apoyo a la promoción de las capacidades productivas y comerciales domésticas (Chang,2002). Pero ¿hasta qué punto un país ha de abrir su economía? Trataremos de responder a esa pregunta, teniendo en cuenta que como consecuencia de la interdependencia sugerida por Meade en su síntesis, parece que los distintos países han tratado (dentro de las posibilidades de cada uno, tras la reorganización de las estructuras de poder mundial tras Bretton Woods) de organizarse de dos maneras distintas:

11 promoviendo la apertura comercial de los distintos países para poder introducir sus mercancías y trascender el mercado interno como único espacio de obtención de ingresos y creando una serie de instituciones internacionales que se conviertan en árbitros de las reglas de juego. En conclusión; incluso los más escépticos aceptan algún tipo de correlación entre el comercio exterior y el crecimiento económico; lo que supone una defensa para los procesos de apertura económica en toda regla. Todavía más cuando esta apertura al comercio exterior, si se ha realizado de manera ordenada (tratando de aprovechar las ventajas comparativas de la economía), puede suponer una fuente de ingresos para la economía si se consigue vender más al exterior de lo que se compra; es decir, si las exportaciones son mayores que las importaciones. Si tratamos de encontrar dentro de la literatura alguna línea de defensa del proteccionismo, nos encontramos con el argumento a la protección basada en la industria naciente; que, pese a contar con alguna experiencia temporal de carácter exitoso, queda desmontado por Baldwin (1969). Sin embargo, la idea de una etapa previa a la apertura de la economía, es parcialmente recuperado (en su análisis histórico sobre el uso del proteccionismo realizado por los países ahora desarrollados) por Chang (2002). 1.2.1. La necesidad de Instituciones de Gobernanza a nivel mundial Tras haber contestado a los interrogantes planteados, se pasa directamente a observar la pertinencia de la existencia de instituciones internacionales que puedan servir como elemento regulador del escenario de juego internacional. ¿Por qué distintos países emprendieron una serie de iniciativas encaminadas a

desarrollar unas instituciones que, a nivel supranacional (al menos en teoría), arbitraran las reglas de juego en la esfera económica y comercial? Al entender el proceso de apertura como un proceso gobernado, como se comenta en el anexo III, se podría hablar de una “especialización de facto” pretendiendo las economías nacionales lidiar, exclusivamente, con aquellas labores más relacionadas

12 directamente con su funcionamiento y dejando a otras instituciones la responsabilidad directa de enfrentarse a problemas que trascienden las fronteras estatales. Por ejemplo, los fallos de mercado en el ámbito de las transacciones internacionales: bienes públicos, externalidades, información incompleta y asimétrica y problemas de coordinación y complementariedades. Parece que las instituciones tienen un papel crucial en toda la estrategia de desarrollo, ya que ayudan a limitar los grados de incertidumbre con que operan los agentes, reduciendo los costes de transacción de la sociedad. El principal problema era trasladar el análisis desde la realidad nacional a la transnacional; es decir, qué organismos deberían actuar como partes del “gobierno mundial” y delimitar qué instituciones son necesarias para promover el crecimiento económico. Así Rodrik (1999) las enumera como: • • • • • Las que defienden los derechos de propiedad. Aquellas que generan los mecanismos de regulación. Las instituciones fiscales y monetarias. Instituciones para el aseguramiento social. Las instituciones para la gestión del conflicto.

Hay también estudios2 que, de forma no conclusiva, tienden a demostrar la existencia de relación entre la calidad de las instituciones y la dinámica de crecimiento. Al ser tres las funciones económicas encomendadas al Estado: defensa de los derechos de propiedad, regulación para la defensa de la competencia y la corrección fallos del mercado y legitimación social mediante acciones distributivas; éstas bien podrían también trasladarse (en el ámbito transnacional) a la esfera de un pretendido “Gobierno Mundial3”. Si se analiza el proceso de cambio sufrido en el escenario internacional, se habrán de tener en cuenta las dificultades de asimilación del proceso de cambio institucional de un país a otro (Chang y Evans, 2000). Esto explica la existencia en algunos casos de

13 'transtitional institutions" que faciliten la adaptación a los estándares internacionales desde una realidad nacional dada (Qiang, 2001). Así, respecto a aquellas instituciones internacionales objeto de nuestro interés, por encargarse de la regulación del comercio internacional, sí podemos decir que han tenido que pasar por un proceso de transición para adecuarse al entorno mundial cambiante y poder seguir profundizando en su labor: así se podría entender la evolución desde el GATT de Bretton Woods hasta la OMC. Por todo esto, parece confirmarse la justificación teórica, de manera mayoritaria, de la necesidad de instituciones de gobernanza a nivel mundial. 1.2.2. ¿La normativa de la OMC contribuye a una inserción en el comercio internacional? Una vez justificada teóricamente la necesidad de existencia de instituciones supranacionales que regulen el escenario mundial, para concretar el enfoque, podríamos hacer un rápido repaso por la historia de la organización que se encarga de los temas comerciales a nivel mundial: la OMC. Sin embargo, para no extendernos, nos remitimos a un repaso de las últimas rondas negociadoras, sus contenidos negociadores y sus resultados (Oyarzun 2004; Stiglitz 2007). La teoría de la liberalización comercial (mercados perfectos y el concepto de la liberalización como algo justo) predice también la existencia de perdedores: clases medias y pobres de los países más desarrollados que ven como inicialmente sólo se benefician, a corto plazo, las clases más altas de la sociedad; tendiendo a sufrir los primeros todo tipo de ajustes estructurales. Esta predicción teórica parece cumplirse en la historia de las negociaciones entre los distintos países. Los acuerdos comerciales entre los países desarrollados y los que están en vía de desarrollo han sido asimétricos, de ser simétricos todos habrían disfrutado de igual punto de partida en su proceso de internacionalización. Sin embargo, la mayor parte de las desventajas han sido para los países en desarrollo. (Chang, 2002 & Stiglitz 2002, 2006). Parece posible, al menos teóricamente4 un desarrollo apoyado en el comercio exterior que realice la liberalización comercial de otra manera. Para poder plantearse este objetivo, no carece de importancia la velocidad en el proceso de liberalización

14 comercial ni del acompañamiento del proceso liberalizador con medidas que mitiguen los efectos indeseables a corto plazo. Algunos de estos efectos pueden venir provocados por la eliminación de aranceles y persistencia de barreras no arancelarias; medidas que pueden provocar: • La caída de los ingresos fiscales del estado podría generar una disminución del nivel de aseguramiento de la provisión de políticas sociales dentro de la sociedad. • El abandono de medidas que pueden incrementar la productividad: inversiones en educación, infraestructuras, I+D… Ni liberalización, ni proteccionismo arancelario a ultranza, hay que buscar una zona de políticas intermedias que fomenten las exportaciones, que se pueden convertir en uno de los verdaderos motores del crecimiento. El caso español puede servir como ejemplo de cómo una economía de tamaño pequeño, a través de su integración en un bloque comercial (en este caso el mayor del mundo, la UE), ha conseguido: • El beneficiarse de una creación de comercio con los países pertenecientes a dicho bloque, mayor que la desviación de comercio derivada de introducirse en una unión aduanera, hecho ya pronosticado por Viner. Es decir, no es lo mismo desarrollar una industria naciente para un mercado de 40 millones que para un mercado que sobrepasa los 250 millones de consumidores. • Una capacidad negociadora que en ningún momento podría haber resultado predecible, dada la dimensión de partida de la economía española, para defender sus intereses comerciales frente a terceros (en muchos casos con mayor peso específico a nivel mundial que el español) referido a: o Protección de su mercado agroalimentario; lo que ha servido para que la tradicional industria de alimentación y bebidas en España haya ido cogiendo de manera progresiva dimensión internacional. o Diseño, establecimiento y defensa de barreras no arancelarias que han protegido a sus sectores manufactureros más estratégicos (por ejemplo:

15 más intensivos en manos de obra) de la competencia de países que, por tener un menor nivel de ingresos, hubieran supuesto un duro competidor en cuanto a costes para las empresas españolas (por ejemplo: hasta hace muy poco el acuerdo Multifibras que mantenía unas restricciones cuantitativas a la importación de artículos textiles). Podemos concluir entonces que, pese a que la economía española se ha podido beneficiar de las rendijas de la normativa OMC para defender sus intereses en general, esta normativa no provoca o permite una inserción en el comercio internacional, al menos respetando el principio de igualdad de oportunidades. Por lo que corresponderá al país el tratar de optimizar los mecanismos del Tratado como instrumento de defensa de sus intereses. Lo vinculante para tratar de empezar a determinar cómo le va a ir a un país al aplicar la normativa OMC parece ser su nivel de desarrollo, dicho de otra forma: el nivel de recursos que será capaz de desplazar a la hora de defender sus intereses por medio del traslado y mantenimiento de sus mejores técnicos a las distintas sedes de la OMC, por periodos largos de tiempo. Técnicos que tengan la formación adecuada para diferenciar los matices tanto del Tratado como de los distintos procesos negociadores; lo que a la postre parece indicar, que a menor nivel de desarrollo, más difíciles se tendrán las cosas. (Stiglitz, 2007). Se va a analizar, de manera más concreta, alguna de las partes de la normativa OMC que pueden ser importantes a la hora de ser usadas como herramientas por las industrias agroalimentarias y de biocarburantes españolas, dentro de nuestro objetivo de incrementar el valor añadido de la industria exportadora a través del intercambio de un bien en el que se puede defender la existencia de ventajas comparativas para nuestro sector industrial. 1.2.2.1 . ADPIC. (Acuerdos sobre Derechos de la Propiedad Intelectual). Objeto y Campo de Aplicación.

16 El Acuerdo sobre los ADPIC, que entró en vigor el 1 de enero de 1995, tiene como objeto el proteger los derechos de propiedad intelectual que son aquellos que se confieren a las personas sobre las creaciones de su mente. Suelen dar al creador derechos exclusivos sobre la utilización de su obra por un plazo determinado. Se trata de un acuerdo de normas mínimas, que permite a los países firmantes prestar una protección más amplia a la propiedad intelectual si así lo desean. Se les deja libertad para determinar el método apropiado de aplicación de las disposiciones del Acuerdo en el marco de la propia legislación. Los objetivos generales del Acuerdo sobre los ADPIC reproducen los principios de negociación básicos de la Ronda Uruguay establecidos en la Declaración de Punta del Este de 1986 y en el balance, a mitad de período, realizado en 1988/89. Estos objetivos son, entre otros, reducir las distorsiones del comercio internacional y los obstáculos a ese comercio, fomentar una protección eficaz y adecuada de los derechos de propiedad intelectual y asegurarse de que las medidas y procedimientos destinados a hacer respetar dichos derechos no se conviertan a su vez en obstáculos al comercio legítimo. También se reflejan objetivos en el artículo 7 del Acuerdo sobre los ADPIC. Los derechos de propiedad intelectual se dividen en dos sectores principales: los derechos de autor y la propiedad industrial. Los derechos del autor, de obras literarias y artísticas, tienen el objetivo social principal de fomentar y recompensar la labor creativa. No van a formar parte de nuestro análisis. La propiedad industrial se puede dividir en dos esferas principales: • Una de ellas se caracteriza por la protección de signos distintivos, es decir, marcas comerciales o indicaciones geográficas (Ribera del Duero en vinos, por ejemplo). Debe también facilitar la transferencia de tecnología en forma de inversiones extranjeras directas, empresas conjuntas y concesión de licencias. • Otros tipos de propiedad industrial se protegen fundamentalmente para estimular la innovación, la invención y la creación de tecnología. A esta categoría pertenecen las invenciones (protegidas por patentes), los dibujos y modelos industriales y los secretos comerciales.

17 El objetivo es proteger los resultados de las inversiones en el desarrollo de nueva tecnología, con el fin de que haya incentivos y medios para financiar las actividades de investigación y desarrollo. La protección suele prestarse por un plazo determinado (habitualmente 20 años en el caso de las patentes).5 Este trabajo se concentra en la protección dada por las patentes, como herramienta para fomentar una innovación que permita mejorar la competitividad de las industrias objeto de análisis mediante, por ejemplo, la investigación sobre semillas con mejores rendimientos6 Dentro de las normas de protección sustantivas que menciona el acuerdo vamos a concentrar nuestra atención en las patentes; se han de otorgar patentes por todas las invenciones, ya sean de productos o de procedimientos, en todos los campos de la tecnología sin discriminación, con sujeción a los criterios normales de innovación, invención y aplicación industrial. Asimismo, se exige que puedan obtenerse las patentes y gozarse de los derechos de patente sin discriminación por el lugar de la invención o el hecho de que los productos sean importados o de producción nacional (párrafo 1 del artículo 27 del Acuerdo sobre los ADPIC). Se prevén tres excepciones permisibles de la norma básica sobre patentabilidad (ver párrafo 2 del artículo 27 del Acuerdo de los ADPIC): en primer lugar, las invenciones contrarias al orden público o la moralidad (que incluye las invenciones peligrosas para la salud o la vida de las personas o de los animales o la preservación de los vegetales, o gravemente perjudiciales para el medio ambiente.); en segundo lugar, los métodos de diagnóstico, terapéuticos y quirúrgicos para el tratamiento de personas o animales (apartado 3.a del artículo 27 del Acuerdo de los ADPIC); por último, las plantas y los animales, excepto los microorganismos, y los procedimientos esencialmente biológicos o microbiológicos para la producción de plantas o animales (clonación animal con fines de investigación, etc.) . La posibilidad de incluir en una patente, tanto los microorganismos como los procedimientos arriba mencionados, fundamentará nuestra búsqueda posterior de ventajas comparativas en España en lo referido al comercio de derechos regulados por patentes (y la consecuente fuente de ingresos relacionada; ver contrato de licencia en el artículo 28 del Acuerdo de los ADPIC).

18 Conclusiones. Los ADPIC de la Ronda Uruguay han tenido un resultado desigual a la hora de proteger la innovación e incluso pueden llegar a suponer su seria ralentización (posibilidad ya tenida en cuenta por sus propios legisladores a la hora de situar como tercer objetivo de los ADPIC el asegurar que los procedimientos destinados a hacer respetar la propiedad intelectual no se conviertan, a su vez, en obstáculos para el comercio legítimo). La patente, tal y como está conceptualizada su aplicación por la OMC y teniendo en cuenta que un régimen de propiedad intelectual ha de equilibrar los costes de monopolización con los posibles beneficios que puede plantear la innovación, ha de sufrir un proceso de revisión. Esta revisión habrá de asegurar una mayor eficacia y claridad en la aplicación de sus regulaciones que permita, que este elemento de defensa de la propiedad intelectual, pueda cumplir su cometido sin convertirse en elemento distorsionador de la competencia. Al verse vinculada la defensa de su aplicación al procedimiento general de solución de diferencias se incluye, de manera implícita, un sesgo que la realidad viene demostrando en los últimos años: los países desarrollados están mejor situados que los que se encuentran en vías de desarrollo para defender sus derechos (medios humanos con una gran especialización y materiales que han de ser dedicados a estos procedimientos, Stiglitz, 2006). La propiedad intelectual, por sí misma, parece ser un incentivo del mercado

insuficiente para promover la investigación; como el caso de enfermedades de países en desarrollo (ceguera del río, malaria, dengue, lepra) que, por no afectar al primer mundo, sus potenciales patentes no generarían tanto dinero como la de un producto que permite las relaciones sexuales con el vigor de juventudes abandonadas hace mucho tiempo. Sin embargo, es la herramienta disponible como elemento disuasorio a la hora de tratar de recoger rentabilidades que puedan incentivar el esfuerzo investigador de un sector o un país.

19 1.2.2.2. Capítulo Agrícola: La regulación OMC y su relación con la PAC: herramientas para la economía española. Objeto y su Aplicación. Tras una accidentada historia negociadora, uno de los pocos resultados con algún grado de vinculación para las partes firmantes 7 es el siguiente cuadro con objetivos históricos de carácter cuantitativo para esta negociación:
Cuadro 3. Objetivos numéricos para reducir las subvenciones y la protección Reducciones acordadas en la Ronda Uruguay respecto de la protección y las subvenciones agrícolas

Países desarrollados, 6 años: 1995-2000 Aranceles reducción media general para todos los productos agropecuarios reducción mínima por producto Ayuda interna reducciones de la MGA Total en el sector Exportaciones valor de las subvenciones (desembolsos) cantidades subvencionadas -36% -21% -20% -36% -15%

Países en desarrollo 10 años: 1995-2004

-24% -10%

-13%

-24% -14%

Fuente: Elaboración propia a partir información obtenida Pág. Web OMC
Notas: Los países menos adelantados no tienen que asumir compromisos de reducir los aranceles ni las subvenciones. El nivel de base para las reducciones arancelarias es el tipo consolidado con anterioridad al 1º de enero de 1995 o, en el caso de los derechos no consolidados, el tipo efectivamente aplicado en septiembre de 1986, cuando comenzó la Ronda Uruguay. Sólo aparecen en el Acuerdo las cifras de reducción de las subvenciones a la exportación. Las demás cifras representan objetivos empleados para calcular las “Listas” de compromisos jurídicamente vinculantes de los países. Los compromisos específicos de cada país varían en función del resultado de las negociaciones. Como consecuencia de esas negociaciones, varios países en desarrollo optaron por fijar tipos máximos consolidados que no disminuyen con los años.

La reforma establece un equilibrio entre la liberalización del comercio del sector y el deseo de los gobiernos de perseguir objetivos legítimos de política agropecuaria, incluido el examen de las “preocupaciones no comerciales”. Un tema que sigue aún por resolver es la manera de calcular estas disminuciones de la protección (modalidades); para más detalles sobre este tema ver anexo IV.

20 A raíz de la reforma, todos los productos agropecuarios (enumerados en el Acuerdo) quedaron sujetos a normas y compromisos multilaterales más efectivos, incluidas las “consolidaciones arancelarias”. Los Miembros de la OMC han consolidado los aranceles máximos aplicables a casi todos los productos agropecuarios, mientras que los aranceles aplicables a muchos productos industriales siguen sin estar consolidados. Por consolidación se entiende el fijar el nivel máximo de protección arancelaria para un determinado capítulo arancelario; a partir de ahí, las únicas modificaciones a ese arancel, serán a la baja. Los distintos países se han comprometido, por primera vez, a reducir las subvenciones a la exportación de productos agropecuarios y la ayuda interna con efectos de distorsión en el comercio. Han acordado prohibir las subvenciones que excedan de los límites negociados para productos específicos. Cabe señalar que los compromisos para reducir la ayuda interna constituyen una novedad importante y sólo existen en el sector agropecuario. La Unión Europea se ha comprometido para 2013 a eliminar todas las subvenciones. En el siguiente cuadro, se pueden ver datos sobre la ayuda interna y las subvenciones a la exportación aplicadas por algunos de los principales productores, una vez comenzado el primer esfuerzo renovador de las negociaciones sobre la agricultura (1998-1999).

Figura 1: Ayuda interna (1999) y subvenciones a la exportación (1998) notificadas, en millones de dólares EE.UU.)

21

Fuente: Notificaciones de los gobiernos Miembros a la OMC. De acuerdo a lo comentado anteriormente, en virtud del artículo 20 del Acuerdo sobre la Agricultura, los Miembros se comprometieron a iniciar las negociaciones para proseguir el proceso de reforma a finales de 1999 (o principios de 2000). Esas negociaciones están en la actualidad bastante avanzadas. Se iniciaron utilizando el artículo 20 del Acuerdo de Agricultura como base. La Declaración Ministerial de Doha de noviembre de 2001 establece un nuevo mandato, con unos objetivos más explícitos, tomando como base la tarea realizada hasta la fecha y fijando plazos máximos. La Declaración de Doha (2001) preveía que los países presentaran proyectos de compromisos globales basados en las “modalidades” (ver anexo IV) no más tarde de la

22 Conferencia Ministerial de Cancún (2003), pero sin las “modalidades”, tampoco pudo cumplirse este objetivo. Por lo pronto, el 1 de agosto de 2004 se postergó oficialmente la fecha límite para finalizar las negociaciones el 1 de enero de 2005, sin que se fijara una nueva fecha. Elementos de Interés. En el conjunto de resultados de este proceso negociador, se pueden destacar como de interés para el desarrollo del trabajo el hecho de que la mayoría de los países acepta que la agricultura no sirve solamente para producir alimentos y fibra, sino que tiene además otras funciones, incluidos objetivos no comerciales. La cuestión debatida en la OMC es si las subvenciones, con efectos de distorsión del comercio o las subvenciones no incluidas en el “compartimento verde”, son necesarias para que la agricultura pueda cumplir sus múltiples funciones. El artículo 20 del Acuerdo de Agricultura establece que en las negociaciones deberán tenerse en cuenta las preocupaciones no comerciales.: la seguridad alimentaria, el medio ambiente, el ajuste estructural, el desarrollo rural y la mitigación de la pobreza. La Unión Europea dice en su propuesta que las preocupaciones no comerciales deben estar bien definidas (por ejemplo, asegurar la protección del medio ambiente a través de programas de protección concretos), ser transparentes y entrañar efectos mínimos de distorsión del comercio. Seguridad alimentaria: El extenso debate celebrado pone de manifiesto la importancia que todos los países conceden a esta cuestión, en especial para los países en desarrollo. Las opiniones son diversas; entre las ideas examinadas cabe mencionar las siguientes:

¿Es necesario proteger la producción nacional para garantizar la

seguridad alimentaria? Casi todos los países estiman que es más eficaz optar por una combinación de medios, aunque la importancia que prestan a los distintos métodos varía mucho de unos a otros. Estos medios son, en concreto, el comercio, el almacenamiento de existencias y la producción nacional (que puede requerir algún tipo de ayuda y protección en los países en desarrollo).

Constitución de existencias internacionales y de un fondo rotatorio:

Algunos países proponen la constitución de una reserva estratégica

23 internacional. Varios países en desarrollo han propuesto un fondo rotatorio de seguridad para que los países en desarrollo y los países menos adelantados, importadores netos de alimentos, puedan obtener créditos para comprar alimentos en períodos de escasez. Los países en desarrollo, preocupados por la seguridad alimentaria, apoyan la propuesta de constituir una reserva estratégica internacional. Algunos países cuestionan la necesidad de un fondo más y consideran preferibles los programas existentes del Banco Mundial y del FMI. Medio ambiente: Se está planteando si la mejor forma de abordar las preocupaciones ambientales es mediante una liberalización global y medidas de ayuda del compartimento verde “específicas, transparentes y con efectos mínimos o nulos de distorsión del comercio”, o si el sector de la agricultura es especial, es decir, si se necesita una ayuda vinculada de manera más directa a la producción, en particular en esferas en que la producción agropecuaria tiene un bajo potencial, porque esta producción se necesita por motivos ambientales. En este ámbito cabría introducir las medidas relacionadas con la liberalización del comercio de materias primas para biocarburantes, su tratamiento comercial por parte de los distintos bloques, etc. Los proyectos de marco: Son distintos enfoques que cada una de las partes negociadoras sugiere tomar como base de trabajo con el fin de maximizar sus resultados finales. La propuesta del Japón pide flexibilidad en la mejora del acceso a los mercados cuando los productos son sensibles y guardan estrecha relación con las preocupaciones no comerciales. La Unión Europea pretende que determinadas preocupaciones no comerciales se traten en el marco de “ulteriores trabajos” que han de llevarse a cabo. La postura europea, dentro de la que se encuentra representada la española, trata de seguir defendiendo posturas que, sin el maximalismo de otros bloques, permitan mantener el máximo volumen del acervo comunitario en relación a este tema la agricultura, en funcionamiento. 8

Conclusiones:

24 Nos hallamos ante un proceso abierto; las negociaciones dentro de la propia OMC no han alcanzado todavía ningún resultado, probablemente por la sensibilidad de este capítulo para la economía y pervivencia de algunas estructuras sociales en los países desarrollados que lo dificultan. Ante una realidad con un grado de incertidumbre muy alto, sobre las normas de juego que finalmente condicionarán las posibilidades comerciales y productivas dentro de este ámbito, la situación de la economía española como parte integrante de uno de los bloques que lideran esta negociación entra dentro de lo deseable. El gobierno español debería analizar, en profundidad, las posibilidades de protección que ofrecen tanto el compartimento ámbar como el verde, para proponer, dentro del ámbito UE, la defensa de intereses que puedan resultar comunes a otros países de la Unión maximizando las posibilidades de protección a nuestro ámbito agrario (no entramos ahora en la deseabilidad de esta postura, ya que estamos analizando las posibilidades a corto plazo) y beneficio para la posición comercial española individualmente y de la Unión, de manera conjunta. Tras la aceptación dentro del ámbito negociador de las “preocupaciones no comerciales”, si desgranamos las dos que están relacionadas con nuestro ámbito de análisis (la seguridad alimentaria y el medio ambiente) y, teniendo en cuenta la postura de la Unión Europea de que lo relacionado con estas “preocupaciones” ha de tratarse con la mayor claridad y entrañar los efectos mínimos de distorsión del comercio, vemos como solución eficaz a estas dos preocupaciones: en primer lugar el establecimiento de una reserva estratégica internacional de productos agrícolas que pueda funcionar a partir de los tres medios para garantizar la seguridad alimentaria: el comercio, el almacenamiento de existencias y la posibilidad de la producción nacional. En segundo lugar el hipotético uso de esta reserva estratégica para satisfacer finalidades medio ambientales que explicaremos más adelante en este trabajo.

1.3. BALANZA DE PAGOS.
Después de este repaso a las posibilidades de actuación de una economía como la española, dada la superestructura internacional, se va a ver cómo aproximarse al objetivo de disminuir la diferencia a favor del resto del mundo entre el saldo acreedor y el deudor para la economía española. Revisaremos algunos conceptos de contabilidad

25 nacional, junto a alguna de las conclusiones que se han extraído de distintos trabajos empíricos y que han sido recopiladas por distintos autores, defendiendo la vigencia de la importancia de mantener una Balanza Comercial saneada, lo más próxima posible a una situación de superávit. Siendo la base para mantener una Balanza de Corriente que no suponga una rémora al crecimiento y desarrollo económico del país. 1.3.1. Balanza de Pagos y magnitudes agregadas. La Balanza de Pagos registra transacciones de contenido real y financiero entre los residentes de un país y los no residentes durante un periodo de tiempo determinado. Su estructura consta de una Balanza por Cuenta Corriente y una Balanza Financiera. En la primera quedan reflejadas aquellas transacciones de mercancías, servicios y transferencias que afectan a la renta disponible del periodo. Siendo la segunda el lugar donde se contabilizan los movimientos de capital a largo y corto plazo, junto a la variación de reservas internacionales que alteran la posición acreedora o deudora frente al exterior. La teoría indica que el saldo de la Balanza Corriente se igualará (pero con signo negativo) al saldo de la Balanza Financiera + estadísticas. 1.3.2. Balanza Corriente. La economía española ha presentado de manera tradicional una tendencia crónica hacia el déficit. El déficit corriente de un país se puede manifestar de distintas maneras: • • Como una brecha entre ingresos, en divisas por exportación y transferencias recibidas, y los pagos, en divisas por importaciones de bienes y servicios. Como resultado de un proceso de absorción interna sobre la renta disponible del país, por lo que su corrección exige medidas que equilibren la renta y el gasto de los residentes. la variación neta de reservas internacionales, quedando como única posibilidad de no igualación las asimetrías

26 • Puede aparecer también como la insuficiencia del ahorro privado y/o público para financiar la formación bruta de capital privado y/o público del periodo. En el caso español, el saldo comercial de mercancías es permanentemente negativo. Por el contrario, tanto los servicios como las transferencias, se saldan todos los años con signo positivo. 1.3.3. La Balanza Financiera. Incluye una serie de partidas, cuya clasificación inicial se basa en su plazo; así: • • • • • • • • Capitales a corto plazo: incorporados en instrumentos financieros con un plazo de vencimiento inferior o igual a un año. Capitales a largo plazo: incorporados en instrumentos financieros con un plazo de vencimiento superior o igual a un año. Si tenemos en cuenta su naturaleza; las anotaciones incluidas en esta Balanza, se pueden clasificar en: Inversión directa: su contrapartida es la creación, adquisición, ampliación o participación con vocación de control de empresas en el país anfitrión. Inversión en cartera: títulos adquiridos con ánimo de buscar rentabilidad financiera antes que el control de la empresa. Inversión inmobiliaria: la caracteriza su composición a partir de flujos financieros muy estables. Inversión española en el exterior: En los últimos años ha cobrado una gran importancia. Préstamos y créditos.

1.3.4. Desequilibrios exteriores y su ajuste.

27 El fundamento del desequilibrio exterior español, desde los mediados de los 60, ha radicado en el excesivo crecimiento de la absorción interna en relación con la competitividad del comercio exterior.9 ¿Cuándo pasa a ser preocupante una tendencia crónica al déficit exterior? Fijémonos en un indicador que parece arrojar luz sobre este tema: la solvencia a largo plazo. La medida adecuada para valorar el déficit o superávit la proporciona la Balanza Corriente responsable de la variación de activos netos frente al exterior. No siendo lo relevante el resultado año a año, sino una senda a largo plazo que permita, mediante una adecuada combinación de déficit y superávit, maximizar el consumo intertemporal de los ciudadanos. El déficit corriente no es preocupante en el largo plazo si se satisface la restricción financiera intertemporal, es decir, si el país es capaz de hacer frente al servicio de la deuda contratada con los superávit del futuro. Aparece como elemento de análisis específico la Balanza Fundamental (suma de saldos corrientes y entradas netas de inversión extranjera): mide la cuantía de recursos estables que no incorporan cargas de intereses al no ser deuda que el país tendrá a su disposición para financiación. En conclusión, diversos estudios empíricos10 coinciden en sugerir que el conjunto de la economía española es solvente desde el punto de vista de las restricciones de solvencia exterior intertemporal. Es aquí donde la propuesta de este trabajo incide: en incrementar la balanza fundamental por medio de un incremento de valor añadido en la matriz exportadora. 1.3.5. Vigencia del superávit de la de un país. Distintos análisis empíricos siguen la evolución de cada uno de los elementos de la Balanza Corriente (saldo de bienes, servicios y transferencias) a través del proceso de cambio estructural de los principales países desarrollados durante los últimos 50-60 años. Algunos de estos análisis (ver anexo VI) defienden el mantener la Balanza Balanza Comercial dentro de la Balanza

Corriente como instrumento de apoyo al crecimiento equilibrado de la economía

28 Comercial (a través de la potenciación del sector industrial exportador) como herramienta de reducción del déficit exterior. A través de este recorrido se puede observar cómo ha ido cambiando el peso relativo de los tres integrantes de la Balanza Comercial; cambio de ponderación que, en los casos de mayor éxito, ha permitido mantener un saldo comercial que apuntalara el saldo corriente de la economía, permitiendo el mantenimiento de la solvencia exterior intertemporal.

29

Capítulo 2 OBJETO DE ESTUDIO

A continuación, tras dar un marco analítico al estudio, se pasa a desgranar, de la manera más sucinta posible, la realidad económica actual de ambos sectores industriales lo más simétrico posible. Comenzando con una introducción en la que se retratarán la industria de alimentación y bebidas y la de biocarburantes, teniendo en cuenta su importancia relativa dentro del sector industrial español, así como sus características básicas. Para, seguidamente, tratar de dilucidar su viabilidad económica en el medio plazo, sobre todo en los sub-sectores objeto de nuestro interés como fuente competitiva de ingresos provenientes de la exportación para España.

2.1. LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA EN ESPAÑA.
2.1.1. Introducción. El último año para el que la asociación más importante del sector: Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (en adelante FIAB) ofrece datos completos para el sector es 2006; por lo que el rango temporal de análisis quedará delimitado en su parte superior en este año. Evitando una explicación pormenorizada de la coyuntura económica de ese año, se pueden resumir algunos detalles que son interesantes para este trabajo. Ya entonces se comienzan a percibir preocupaciones por la marcha del mercado energético donde un recalentamiento de la demanda ha coincidido con al aumento de la incertidumbre sobre la seguridad en el suministro de crudo a nivel mundial (para más detalles ver World Energy Outlook, de la Agencia Internacional de la Energía, a partir de su versión del 2003). A nivel de la Unión Europea, se presentaban unos magros resultados del Programa de Lisboa en su afán por seguir a Estados Unidos en su estela en cuanto a productividad y empleo. Y en lo que se refiere a la economía española, nos gustaría sólo introducir algunos datos:

30 Se siguen manteniendo unas tasas notables de crecimiento del PIB y del empleo, con una inflación que sigue reduciendo el diferencial con la Unión Europea. Dentro de las distintas partidas es la demanda interna (consumo e inversión) la que presenta mayor dinamismo. Desde el punto de vista sectorial son la construcción y los servicios las actividades de mayor crecimiento. Esto supone arrastrar los siguientes problemas: • El crecimiento español se ha basado en el crecimiento cuantitativo del factor trabajo, no en el del capital ni en incrementos de la productividad de los factores: modelo típico para un país con exceso de mano de obra. • La fortaleza de la demanda parece propiciar un crecimiento basado en sectores protegidos de la competencia, permitiendo descuidar (por pertenecer a la zona euro) la restricción externa (ver más abajo). • Los costes de producción se han mantenido bajos por un cocktail de tres elementos: moderación salarial, oferta de mano de obra proveniente de los inmigrantes y bajos tipos de interés. Dentro de la tradicional “restricción externa” de la economía, el sector exterior, sigue acaparando la atención como punto débil el nivel de déficit corriente (alcanzando una cuota del 9,1% de déficit corriente en 2006), incrementándose un 29% respecto al registrado en 2005. Se pueden citar algunas características que pueden explicar la baja cuota de exportación: • • Baja cobertura de las exportaciones de bienes con respecto a las importaciones (78% en 2005). Gran concentración geográfica de los mercados destino de las exportaciones (Portugal y Francia); la participación en los mercados de exportación emergentes es muy pequeña, con los que cada día hay que compensar más importaciones. • • Los sectores tecnológicos predominantes son los de gama intermedia y baja que compiten con los países de reciente industrialización con menores costes. Gran concentración sectorial de las exportaciones (el sector de automoción viene a suponer normalmente el 20% de las exportaciones y el 15% de las importaciones) por lo que cuando los sectores de exportación sufren alguna

31 incidencia las cuentas exteriores se ven perjudicadas (ver comportamiento de la automoción en 2006) Estos datos permitirán relativizar las cifras y detalles ofrecidos a partir de ahora. 2.1.2. Análisis Sectorial. La caracterización por sub-sectores de la industria de alimentación y bebidas en España en el año 2006 queda reflejada en la siguiente figura11:

FIGURA 2: DISTRIBUCION PORCENTUAL POR SECTORES DE LAS EMPRESAS DE LA INDUSTRIA DE ALIMENTACION Y BEBIDAS 2006
16% 14% 3% 4% 5% 5% 2% 3%

48% CARNICA ACEITUNAS ALIMEN.ANIMAL PESCADOS LÁCTEOS

FRUTAS Y HORTALIZAS MOLINERÍA BEBIDAS

OTROS ALIMENTOS

Fuente: Elaboración propia a partir de FIAB 2006 Aquellos subsectores que contienen a las commodities de doble uso (trigo, girasol, colza y remolacha) constituyen más del 50 % del total de la industria de alimentación y bebidas ya que están constituidos por: molinería (2.43%), alimentación animal (2.86%) y otros alimentos (47.51%). Por lo que, a efectos prácticos, no se va a entrar en el análisis por sub-sectores dentro de la industria más de lo exclusivamente necesario, con el fin de hacer que la información manejada resulte operativa. 12

CUADRO 5: NÚMERO DE EMPRESAS SEGÚN EL NÚMERO DE ASALARIADOS PARA LA REALIDAD ESPAÑOLA

0
Total Economía Número 1.616.883

1a9
1.069.265

10 a 49
69.272

50 a 199
22.454

200 a 499
3.908

Más de 500
1.750

Total
2.783.532

32
% Total Industria Alimentació n y Bebidas Número % Número % 58,09% 75.322 31,08% 8.479 26,62% 38,41% 121.955 50,33% 17.044 53,52% 2,49% 37.696 15,56% 5.193 16,31% 0,81% 5.879 2,43% 864 2,71% 0,14% 1.069 0,44% 202 0,63% 0,06% 389 0,16% 65 0,20% 100% 242.310 100,00% 31.847 100,00%

Fuente: Elaboración propia a partir de Informe Económico de la Industria Alimentaria 2006, (FIAB,2006)

Se puede situar cuantitativamente a la industria de la alimentación y bebidas dentro del sector industrial español. Contaba con 31.847 empresas en 2006, que dieron trabajo a 486.000 personas, lo que supone un crecimiento en el empleo del 1,03 % respecto al año anterior. El sector alimentario y de bebidas representa el 15,66 % del empleo industrial y el 2,46 % del empleo total de la economía española; con lo que no parece desdeñable ni su tamaño ni su importancia cualitativa dentro del sector industrial español. Alguno de estos datos13 servirá de contraste al analizar la realidad del otro sector industrial en el que las commodities de doble uso pueden encontrar su uso final (industria de los biocarburantes). Sin más dilación, se procede a analizar la estructura del sector de alimentos y bebidas: 2.1.2.1. Producción Como puede apreciarse en el siguiente cuadro, se estima que las ventas netas de productos de la industria alimentaria durante 2006 ascendieron a 77.447 millones de euros, lo que supone el 17,47 % del total de ventas netas del sector industrial español y el 7.93 % del PIB español. En 2006 se registró un incremento nominal (es decir, en valor) del 0,6 % respecto al año 2005, frente a un aumento del 5,7 % el año anterior. En términos físicos, la producción del sector se redujo en un 1,6 %, tras experimentar incrementos consecutivos durante los cinco anteriores (en particular, un 1,9 % en 2005). Por su parte, se registra una tasa de crecimiento en euros constantes (es decir, descontada la inflación), del -2,2 %, frente al 2,1 % experimentada en 2005.

CUADRO 6: PRODUCCION BRUTA Y EVOLUCIÓN DE PRECIOS DE LA INDUSTRIA

33
ALIMENTARIA Miles Euros
Años 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 Producción Bruta 44.420 47401 49555 52723 53626 54911 55705 62423 64523 67242 72817 76985 77447 Deflactor implícito del Sector 4,2 6,1 3,3 0,8 -1,8 1,7 2,3 4,6 1,1 2,8 2,8 3,9 2,2 IPC 4,7 4,7 3,6 2,0 1,8 2,3 4,0 2,7 4,0 2,6 3,2 3,7 2,7

de

Variación % de precios
En términos físicos 6,2 0,7 1,3 5,6 3,5 0,7 -0,9 7,8 2,3 1,5 5,6 1,9 -1,6 En valores corrientes 10,1 6,7 4,5 6,4 1,8 2,4 1,4 12,1 3,4 4,2 8,3 5,7 0,6 En euros constantes 5,7 2,1 1,0 4,4 0,0 0,1 -2,7 9,6 -0,7 1,7 5,3 2,1 -2,2

Fuente: Elaboración propia a partir Informe Económico de la Industria Alimentaria 2006, (FIAB,2006)

Durante 2006, el Índice de Producción de la Industria de Alimentos y Bebidas, que nos ofrece otra aproximación alternativa de la evolución conjunta de la cantidad y de la calidad de la producción del sector (eliminando la influencia de los precios), ha registrado una tasa de variación media anual del 0,26 % frente al aumento del 1,64 % en 2005. Este comportamiento contrasta con el experimentado por el Índice de Producción del Total Industrial, cuya media anual registró un descenso del -0,49 % en 2006, tras una caída del -3,55 % en 2005 (gráfico número G 04). Como se aprecia en el gráfico número G 05, el nivel del Índice de Producción de la Industria de Alimentos y Bebidas continúa situándose por encima del índice correspondiente al total industrial, lo que revela un mayor crecimiento sostenido durante los últimos años.

34

El siguiente cuadro número 7 ofrece información mensual, así como la media anual, sobre el comportamiento del Índice de Producción Industrial del total de la industria y del sector de la alimentación y bebidas. Como puede apreciarse en dicho cuadro, durante 2006 se produjeron apreciables caídas en diciembre (-16,51 %), abril (-15,46 %) y enero (-7,58 %), muy superiores a las registradas en el total de la industria para esos mismos meses (-12,48 %, +2,10 % y -0,62% respectivamente). Por su parte, los incrementos más notables se dieron en mayo (+21,52 %) y marzo (+16,63 %), ambos muy superiores al observado en el total de la industria (-0,28 % y 4,90 %, respectivamente). Por último, cabe destacar la menor disminución relativa experimentada en agosto: -3,49 % en el sector de alimentación y bebidas frente al -28,50 % del total industrial.

35

CUADRO 7: INDICE DE PRODUCCION INDUSTRIAL (2000=100) INDUSTRIA ESPAÑOLA Total Industria 2005 2006 2004 Enero 96,0 102,0 96,8 97,5 Febrero 101,1 102,8 100,1 98,3 Marzo 112,6 116,5 105,0 114,0 Abril 99,8 96,7 107,2 105,7 Mayo 106,8 115,6 106,9 110,8 Junio 110,3 115,8 110,1 117,3 Julio 110,1 110,8 106,3 118,1 Agosto 73,3 79,8 76,0 107,1 Septiembre 107,7 109,1 107,9 113,1 Octubre 104,8 112,3 104,7 112,1 Noviembre 109,6 115,1 110,6 121,7 Diciembre 95,5 97,4 96,8 112,3 Media Anual 102,3 106,2 102,4 110,7 Fuente: Informe Económico de la Industria Alimentaria 2006, (FIAB,2006) 2004 Alimentos y Bebidas 2005 2006 99,2 102,4 96,7 100,4 108,8 117,1 112,6 99,0 112,5 120,3 119,6 122,8 120,6 117,4 113,5 113,3 117,9 112,8 113,1 118,8 124,5 124,8 110,8 104,2 112,5 112,8

Las anteriores cifras inducen a pensar, inicialmente, en un comportamiento simétrico al del resto del sector industrial, aunque parece que esta rama de la industria española obedece, por lo menos en cuanto a su oferta, a factores externos más allá de la propia tendencia de la industria. Una razón puede ser su posible dependencia de la oferta de las materias primas que, en muchos casos y debido a la anteriormente constatada política comercial de la Unión Europea, se ve constreñida a las cosechas nacionales o (en el mejor de los casos) a las compras intracomunitarias de las mismas. 2.1.2.2. Empleo. Más allá de los datos enunciados al tratar de ponderar el tamaño de esta industria respecto al total del sector industrial nacional, se podría comparar la estacionalidad de la ocupación por trimestres14, con el fin de ver su relación con los provenientes de otros sectores, sin embargo incluso las cifras disponibles de paro no permiten extraer conclusión alguna si comparamos la estacionalidad entre el sector de alimentación y bebidas, no sólo respecto a las cifras para el total de la industria, sino también respecto al total de la economía (ver cuadro número 9).

36
CUADRO 9: CIFRAS DE EMPLEO (II) COMPARATIVAS EN LA INDUSTRIA ESPAÑOLA 2004-2006

TRI -1 Asalariados (Miles) Tas AÑOS a de Par o (%)
2004 2.164 2005 2.099 2006 1.936 2004 241
Total Industria

TRI-2 Asalariados (Miles) Tas a de Par o (%)
2.093 1.945 1.837 237 165 141 50 32 29

TRI-3 Asalariados (Miles) Tas a de Par o (%)
2.031 1.765 1.765 229 146 139 47 22 27

TRI-4 Asalariados (Miles) Tas a de Par o (%)
2.007 1.841 1.811 238 154 143 48 27 26

Media anual Tas a de Par o (%)
2.074 1.913 1.837 236 161 147 49 30 29

Asalariados (Miles)

Afiliados a Social (Miles)
17.082 17.835 18.596 2.651 2.642 2.641 369 375 378

la

Seguridad

13.707 14.977 15.889 2.730 3.087 3.090 373 398 420

13.877 15.440 16.112 2.741 3.103 3.103 372 404 426

14.077 15.750 16.366 2.769 3.144 3.102 374 428 430

14.161 15.842 16.466 2.788 3.118 3.132 392 425 422

13.956 15.502 16.208 2.757 3.113 3.107 378 414 425

Total Economía

2005 180 2006 163 2004 49 y 2005 37 2006 32

Alimentación Bebidas

Fuente: Elaboración Propia sobre Informe Económico de la Industria Alimentaria 2006, (FIAB,2006)

CUADRO 10: OCUPADOS Y TASA CRECIMIENTO EMPLEO EN INDUSTRIA ALIMENTARIA Y SUBSECTORES Ocupados (en Tasa de crecimiento miles) 200 200 3 4 92 26 40 12 31 8 16 96 22 28 42 17 430 empleo (%) 200 5 107 28 45 15 34 9 18 105 23 32 46 19 481 2003 3,66 2,27 2,21 -1,61 1,06 0,12 0,76 -2,22 -2,7 -0,11 1,42 -0,82 0,55 2004 3,07 -1,9 8,97 -5,06 4,28 6,63 -4,35 -3,52 1,76 3,68 -0,92 -1,73 0,73 2005 7,56 -1,39 4,36 9,5 0,8 0,76 0,67 1,14 -3,82 6,24 1,02 5,44 3,07

Industria cárnica Elaboración y conservación de pescados Preparación y conservación de frutas y hortalizas Fabricación de grasas y aceites (vegetales y animales) Industrias lácteas Molinería, almidones y productos amiláceos Productos para la alimentación animal Pan, galletas y productos de panadería y pastelería Industrias del azúcar, cacao y chocolate Otros productos alimenticios diversos Elaboración de bebidas alcohólicas Producción de aguas minerales y bebidas anal cólicas Alimentación y Bebidas

91 27 38 13 31 8 18 102 22 27 43 17 437

Fuente: Elaboración Propia sobre (FIAB,2006)

Informe Económico de la Industria Alimentaria 2006,

Sin embargo, se encuentra más relacionado con el contenido de este trabajo el observar en el cuadro 10 las cifras de ocupados y su evolución en los últimos tres años de estudio. El objeto es tratar de extraer una idea sobre el grado de expansión de los tres sub-sectores que trabajan con nuestras commodities de doble uso. Así únicamente en el subsector de la alimentación animal se puede observar un mantenimiento del número de ocupados que podría sugerir un estancamiento relativo de su actividad. Sin embargo, al

37 no contar con datos desagregados de la producción, no podemos verificar la tendencia para un periodo tan corto. 2.1.2.3. Comercio Exterior. En cuanto al comercio exterior, en 2006, las importaciones en bienes producidos por la industria de la alimentación y bebidas ascendieron a 15.796 millones de euros, lo que supone un descenso del -3,21 %, frente al crecimiento del 9,53 %registrado en 2005 (G0. 6). Por su parte, las exportaciones se elevaron durante el período enero-noviembre de 2006 a 13.536 millones de euros (Gráfico número G0.7), experimentando un crecimiento del 0,32 %, frente al 2,93 % observado en 2005. Fruto de este comportamiento, la tasa de cobertura del sector (porcentaje de exportaciones sobre importaciones) registró en los once primeros meses de 2006 un aumento de 3,02 %, respecto al año anterior, hasta situarse en el 85,69 %, por lo que se rompe la tendencia bajista observada durante los años anteriores (ver el Gráfico número G0. 8). Es importante destacar que la tasa de cobertura de la industria de la alimentación y bebidas supera en 20,60 % la tasa de cobertura de la economía española (65,10 %), lo que da idea del dinamismo de este sector. Por último, el déficit comercial del sector alimentación y bebidas en los once primeros meses de 2006 se situó en 2.260 millones de euros (Gráfico número G09), lo que supone una caída del 20,08 % respecto al año anterior y representa el 2,71 % del déficit experimentado por la economía española en su conjunto, que asciende a 83.291 millones de euros. Por lo que en 2006 se ha vuelto a registrar la tendencia observada en los últimos años de reducción del peso del déficit comercial del sector de la alimentación y bebidas en el déficit comercial total, tendencia ésta rota temporalmente en 2005, al aumentar dicho peso del 2,95 % en 2004 a 3,63 % en 2005. En este sentido, parece que empiezan a recogerse los frutos de los esfuerzos realizados recientemente para dotar al sector de un mayor dinamismo exterior mediante campañas y acciones de promoción específica que mejoren la posición de sus productos en el resto del mundo.

38 Las cifras disponibles de Aduanas para los once primeros meses de 2006 permiten conocer las importaciones y exportaciones de alimentos (elaborados y no elaborados) con un cierto desglose por partidas arancelarias. Agrupando el comercio exterior por capítulos más concretos, se observan los siguientes cuadros respecto a las partidas con mayor incremento en las importaciones: • La partida arancelaria con mayor crecimiento de importaciones durante el periodo enero-noviembre 2006 respecto 2005 fue la de productos de molinería (34,02%). • • La segunda con mayor crecimiento fue la de preparaciones de carne y pescado (9,98%). A continuación, grasas y aceites fueron la tercera partida más importada (8,95%)

Por el contrario, se registraron disminuciones en las importaciones en: cereales (22,96%), semillas (-21,23%), leche y productos lácteos (-10,05%) y frutos comestibles (-9.98%). Si se analiza la naturaleza de estos capítulos en cuanto a la cuantía de valor añadido incluida en cada partida, llama la atención ver que las importaciones han aumentado en aquellos grupos donde se supone que la industria de alimentos y bebidas ha realizado una mayor labor de procesamiento sobre la materia prima. Lo que no conclusiones positivas sobre la competitividad de esta industria. sugiere

39

40

2.1.2.4. Viabilidad Económica del Sector Se parte del supuesto que la realidad industrial española, al estar integrada dentro del bloque comercial de la Unión Europea y como consecuencia del proceso de integración en dicha unión aduanera, ha sufrido una creación de comercio con sus socios comunitarios que les ha llevado a ser nuestros principales clientes para la mayor parte del tejido industrial. La industria alimentaria y de bebidas no supone una excepción, con lo que, de nuevo con fines explicativos, se va a analizar la viabilidad de la rama industrial de alimentación y bebidas española identificándola como una parte de la industria alimentaria europea, rigiéndose bajos los mismos supuestos de funcionamiento. El presente estudio se basa en los problemas que presenta la industria europea, analizados en un documento de la Asociación de Industrias de Alimentación y de Bebidas Europea (CIAA); así como las posibles soluciones a corto, medio y largo plazo que se pueden tomar para asegurar su viabilidad.15 La realidad del sector a nivel europeo: La industria alimentaria y de bebidas es el sector manufacturero más importante de Europa, con una facturación de 815 millones de euros y un empleo que ronda los 4 millones de trabajadores en la Unión.

41

CLASIFICACIÓN DEL PESO RELATIVO INDUSTRIA EUROPEA 2006: Facturación Industria Alimentaria y de Bebidas Industria Textil y de Confección Industria del Papel 18% 14% 4% 7% Industria Química Industria Metalúrgica 15% 11% 9% 11% 11% Industria de Maquinaria Industria de componentes eléctricos y ópticos Industria de Equipamiento de Transporte Otras Industrias

Gráfico núm.: G10

Fuente: Elaboración propia a partir de CIAA (2006)

CLASIFICACIÓN DEL PESO RELATIVO INDUSTRIA EUROPEA 2006: Valor Añadido

Industria Alimentaria y de Bebidas Industria Textil y de Confección Industria del Papel Industria Química

16% 11%

13%

4% 9%

Industria Metalúrgica Industria de Maquinaria

12% 11% 13%

11%

Industria de componentes eléctricos y ópticos Industria de Equipamiento de Transporte Otras Industrias

Gráfico núm.: G11

Fuente: Elaboración propia a partir de CIAA (2006)

42

CLASIFICACIÓN DEL PESO RELATIVO INDUSTRIA EUROPEA 2006: Empleo

Industria Alimentaria y de Bebidas Industria Textil y de Confección Industria del Papel

20% 9%

14% 8%

Industria Química Industria Metalúrgica

8% 11% 11% 13% 6% Industria de Maquinaria Industria de componentes eléctricos y ópticos

Gráfico núm.: G12

Industria de Equipamiento de Transporte Fuente: Elaboración propia a partir de CIAA (2006) Otras Industrias

Por lo que, tras observar los Gráficos números: G10, G11 y G12 se puede constatar que a efectos cuantitativos, dentro de la industria europea, únicamente la industria metalúrgica y la de equipamiento del transporte, presentan cifras similares a efectos de facturación, empleo y valor añadido. Se puede medir la competitividad de un sector en términos de aseguramiento de una tasa constante de crecimiento y una cuota de mercado adecuada a su peso relativo dentro de la industria europea; tanto dentro de la UE como en terceros países. Con objeto de hacer más inteligible el análisis, se dejan de lado hechos importantes para la industria de alimentación y bebidas como las mejoras necesarias en las condiciones de empleo, los altos costes energéticos, las cargas impositivas y los costes financieros que este sector siguientes temas: • • • Los indicadores de competitividad claves de la industria. Las debilidades y desafíos para el crecimiento potencial del sector. una serie de recomendaciones para llevar a cabo en la industria a través de la enumeración de un conjunto de acciones concretas. ha de soportar, para poder abordar de manera más concreta los

43 A pesar de ser el sector de la manufactura más importante, la industria de alimentación y bebidas presenta, también a nivel europeo, una gran fragmentación en su estructura siendo una industria sometida a presiones no competitivas por un sector de la gran distribución globalizado y con un mucho mayor nivel comparativo de concentración. Todo esto provoca una problemática de relaciones de poder o, mejor dicho, de capacidad de negociación completamente asimétrica (CIAA, mayo 2006). Existe un obstáculo importante a la hora de mantener y expandir la inversión en investigación y desarrollo (I+D): el relativamente escaso margen de rentabilidad (por lo que veremos más adelante, se puede dar una situación similar en la industria de biocarburantes, aunque sustituyendo rentabilidad obtenida en el caso de la industria alimentaria, por rentabilidad esperada en el caso de los biocarburantes de primera generación). Así, para poder mantener una tasa sostenible de creación de valor añadido (VA) para la industria, tratando de maximizar la producción de artículos de alto VA, hay una necesidad urgente de incrementar las inversiones en I+D ya que la mayoría de los indicadores de innovación de la industria de alimentos y bebidas a nivel europeo se encuentran por debajo de la media del resto de la industrias manufactureras. Parece confirmarse la necesidad de un apoyo institucional para conseguir los objetivos marcados. Medidas a tomar: El VII Proyecto Marco de la UE debe mantener una proporción mínima de un 11% (en vez de un 5,5%) de fondos europeos para la I+D en la agricultura, industria alimentaria y de biotecnología. Sin olvidar prestar una atención especial a las pequeñas y medianas empresas. Los fondos habrán de destinarse al apoyo de la investigación alimentaria relacionada con el mantenimiento de la salud, así como a la seguridad en los procesos con el objeto de generar productos con un alto VA y también productos que se ajusten más a las necesidades de los consumidores. Las Plataformas Europeas de Innovación (“Alimentos para la Vida”) son clave para mantener la actividad innovadora. Su capacidad para coadyuvar el establecimiento en investigación y desarrollo de un marco conjunto, público y privado, y para asegurar la difusión del conocimiento, parecen ser esenciales para el futuro de la

44 I+D. Estas actividades habrán de ser sostenidas, promovidas y orientadas por los estados miembros y por la Comisión Europea. Los requerimientos administrativos debieran ajustarse a la realidad empresarial y deben promover la innovación, lo que implica: mejoras en los procesos de aprobación (alimentos nuevos), una legislación sobre aditivos lo suficientemente flexible para adaptarse rápidamente a los avances tecnológicos, que los estados miembros han de asumir su responsabilidad a la hora de promover la I+D de capital privado entre las prioridades a establecer dentro del marco comunitario. El coste de los factores de producción permanece como fuente de preocupación para los exportadores que piden un acceso más amplio a commodities agrícolas de doble uso con costes competitivos: Las reformas agrarias que se han llevado a cabo o que se encuentran en proceso en la actualidad llevarán a las commodities agrarias de doble uso a ser más competitivas. Sin embargo, a través de este proceso de reformas el acceso al mercado de materias primas competitivas permanece en entredicho y supone una problemática completamente diferenciada, especialmente para los exportadores. Medidas a tomar: Mejora de algunas “organizaciones de mercado” que siguen esperando su

reforma, una revisión o una mayor profundización. Puede ser necesario en aquellas organizaciones que se en proceso de renovación o ya han sufrido su proceso de reforma. Si los procesos de reforma agraria no suponen el acceso a productos agrícolas competitivos, será esencial asegurar que los exportadores podrán usar herramientas alternativas de acceso a materias primas más baratas a través del régimen comercial del tráfico de perfeccionamiento pasivo, que permitiría la importación de materias primas a precios del mercado mundial para su procesamiento por la industria alimentaria y re-exportación después de su manufactura.

45

El cumplimiento de las obligaciones aceptadas en los acuerdos multilaterales constituye una prioridad (ver Ronda Doha; acuerdo de la UE en diciembre 2005, se acepta ir reduciendo las restituciones a la exportación progresivamente hasta su completa eliminación en 2013), pero la política comercial habrá de mejorar su enfoque para ampliar el acceso de las exportaciones comunitarias de la industria alimentaria y de bebidas a países terceros. La cuota de mercado de las exportaciones de la UE de productos de la industria alimentaria y de bebidas ha ido decreciendo en los últimos 10 años para beneficio de otros exportadores como: Australia, Nueva Zelanda, China y Brasil. Medidas a tomar: Se espera que los acuerdos OMC mejoren el escenario para mejorar el actual desorden en las distintas políticas de apoyo a la agricultura e incrementar las oportunidades comerciales para los productos de la industria alimentaria y de las bebidas, aunque estos procesos de negociación llevan en marcha más de ocho años, y aún, no tienen visos de finalizar. Han de emprenderse procesos de negociación bilateral con regiones clave para las exportaciones europeas, como MERCOSUR, el Mediterráneo y la región asiática; donde la posibilidad de acuerdos de los importadores de esas áreas con otros bloques rivales pueden poner en peligro la cuota de mercado, dejando en condiciones de precariedad competitiva a los exportadores de la UE. Las barreras comerciales no arancelarias, incluyendo las medidas veterinarias, fitosanitarias, regulaciones alimentarias, falta de protección a las denominaciones de origen geográficas e imposiciones fiscales discriminatorias han de ser abordadas de una manera más concreta. La estrategia exportadora de la industria alimentaria y de bebidas ha de apoyarse en una labor de promoción mucho más agresiva que esté basada en una ampliación de la gama de productos hacia unos mayores escalones de valor añadido. Existe una necesidad de mejorar los estándares internacionales de mercado, especialmente aquellos relacionados con el medio ambiente y la industria

46 alimentaria, para así crear un campo de juego más acorde con el potencial de los productos de la Unión Europea. Hay una serie de normativas que en caso de internacionalizarse, la industria de la UE podría cumplir directamente sin costes añadidos. Se deben abordar los altos costes administrativos de una manera tanto preventiva como correctiva para reducir tanto la presión como los costes extraordinarios a las compañías. La normativa de la UE ha adquirido una gran complejidad y especialización. El exceso de legislación supone un incrementado notable de la carga administrativa y de los costes de cumplimiento de los requisitos, provocando un claro perjuicio para las compañías, sobre todo para las PYMES. Medidas a tomar: La Comisión Europea habrá de continuar su labor de mejora de las regulaciones existentes, no sólo en el campo de las aduanas comunes, sino en otras áreas como: • • • La gestión de residuos. Introducción de nuevos productos alimenticios. Las regulaciones de etiquetado.

La acción armonizadora de la UE es todavía necesaria en la superación de las diferencias nacionales en el marco regulatorio, por ejemplo: el tema de las reclamaciones de los consumidores, o el proceso de añadido de distintos nutrientes. Así los legisladores deberían regular únicamente cuando fuera necesario y habrán de considerar alternativas a una normativa que puede llegar a ser demasiado exhaustiva. También, la nueva legislación debería ser: • • • • Lo suficientemente clara como para prevenir interpretaciones diversas. Con posibilidad de ponerse en práctica de manera inmediata. Presentar un equilibrio entre las medidas a tomar y los objetivos perseguidos. Tener un carácter científico / objetivo.

47 • Teniendo en cuenta y eliminando la potencial divergencia entre los distintos estándares internacionales. El mercado interno muestra discrepancias y elementos que nunca son puestos en práctica que constituyen una fuente de desigualdades e ineficiencias por lo que de nuevo, resultará necesaria una labor de la Comisión que garantice el adecuado cumplimiento de la normativa comunitaria de la manera más efectiva posible dentro de la Unión en los siguientes campos: normativa general alimenticia, higiene, empaquetado y control y prevención integral de la contaminación. En conclusión, la viabilidad del sector europeo y por ende de la industria alimentaria y de bebidas española podría estar en peligro si se consolidaran las tendencias actuales del intercambio exterior de la UE a largo plazo. Ante tal perspectiva las propias asociaciones industriales alimentarias y de bebidas europeas, se han puesto manos a la obra y han presentado un informe, realizado en mayo del 2006, en el que ponen de manifiesto los peligros potenciales y las medidas a tomar para evitar caer en un círculo vicioso que bien pudiera destruir una de las principales fuentes de empleo a nivel europeo.

2.2. Importancia Económica de los Biocarburantes:
2.2.1. Introducción. En el desarrollo de la investigación, se continúa con la introducción a la industria de los biocarburantes, con el fin de llegar a su definición, se hace referencia a la Ley 34/1998 de 7 de octubre. Podemos decir que se consideran biocombustibles los productos que a continuación se relacionan y que se destinen a su uso como biocarburantes, directamente o mezclados con carburantes convencionales: • • • Alcohol etílico producido a partir de productos agrícolas o de origen vegetal (bioetanol), ya se utilice como tal o previa modificación. Alcohol metílico (metanol), obtenido a partir de productos de origen agrícola o vegetal, ya se utilice como tal o previa modificación química. Aceites vegetales. Aceite vegetal modificado químicamente.

48

Su funcionalidad radica en que son capaces de sustituir al petróleo, sin realizar grandes cambios en el parque móvil mundial. Como se ha comentado, dentro de los biocombustibles, hay algunos que se destinan a su uso como biocarburantes que se pueden definir como: “Conjunto de combustibles líquidos provenientes de distintas transformaciones de la materia vegetal o animal que pueden ser usados en motores de vehículos, en forma de dos tipos de combustibles: bioetanol y biodiesel”. Bioetanol: obtenido a partir de cultivos tradicionales (cereal, maíz o remolacha) mediante procesos de adecuación de la materia prima, fermentación y destilación. Aplicaciones: Mezcla de gasolinas y fabricación del ETBE (aditivo oxigenado para las gasolinas sin plomo) Biodiesel: obtenido a través de operaciones de transesterificación y refino de aceites vegetales puros (girasol o colza) o usados. Se emplea en motores diesel como sustitutivo del gasoleo. Así, según su procedencia, podríamos hablar de las siguientes commodities de doble uso que son usadas como materia prima en esta industria:

CUADRO 11: COMMODITIES MATERIAS PRIMA EN INDUSTRIA BIOCARBURANTES CULTIVOS cereales CON caña de azúcar ALTO CONTENIDO EN remolacha azucarera BIOETANOL ALMIDON Patata O Pataca AZUCAR Biomasa lignocelulosica CULTIVOS Girasol PROVENIENTES Colza DE Soja BIODIESEL PLANTAS Palma OLEAGINOSAS aceites vegetales usados FUENTE: Elaboración propia a partir de García Camus y García Laborda (2006)

Algunos apuntes sobre tecnologías de producción y sus aplicaciones: A. Bioetanol.

49

Se puede obtener a partir de tres fuentes distintas: los azúcares contenidos en diversas plantas (remolacha, caña de azúcar o el sorgo azucarero), el almidón o insulina presente en los granos de cereal o los tubérculos de patata (previa hidrólisis en la que se obtiene glucosa o fructosa) o la biomasa lignocelulósica que tras un proceso de hidrólisis (de la celulosa) produce glucosa fermentable. Los dos primeros casos son los más extendidos y constituyen lo que se ha venido en denominar bioetanol de primera generación pero el tercero presenta un mayor potencial en el futuro, por su abundancia y su bajo coste, convirtiéndose en el componente más estudiado para desarrollar los bioetanoles de segunda generación.

CUADRO 12: PRODUCCION DE BIOETANOL A PARTIR DE DIVERSOS CULTIVOS PRODUCCION (T/Ha) 60,0 90,0 65,0 10,0 2,5 RENDIMIENTO EN ETANOL (Kg./l) 10,0 15,0 12,0 2,7 2,9 PRODUCCION DE ETANOL (l/Ha) 6’000 6’000 5’416 3’703 877

CULTIVO

Remolacha Sorgo azucarero (tallos) Pataca Maíz Trigo de Secano

FUENTE: Elaboración propia a partir de García Camus y García Laborda (2006)

A partir de cualquiera de las opciones comentadas se obtiene un mosto azucarado cuya fermentación en ausencia de oxígeno transforma la glucosa en etanol hasta obtener un líquido con un grado alcohólico entre el 10 % y el 15%, que se destila para obtener el alcohol hidratado (entre un 4% y 5% de agua), este primer producto ya es capaz de

50 sustituir a la gasolina en motores convencionales (después de algunas modificaciones mecánicas); ya es usado en Brasil. Tras una segunda fase de hidratación se obtiene un alcohol absoluto, con una pureza superior al 99,8%; sus aplicaciones son: • • • Usado en mezclas con gasolina, en las que se aumenta el índice de octanos, se utiliza en 35 países, por ejemplo: Brasil y Estados Unidos. Mezclado con gasóleo de automoción, en una proporción de hasta el 10-15%; tras añadirle algunos productos para hacerlo apto para motores diesel. Materia prima para sintetizar el ETBE, sustituto del METBE: aditivo que se añade a las gasolinas para aumentar el número octano, tiene una mayor eficiencia térmica, menor volatilidad y es menos corrosivo, pero requiere un proceso extra y depende de la disponibilidad de otro componente, el isobutileno (subproducto de las refinerías). Hay estudios que realizan una comparativa exhaustiva entre los rendimientos y características físico-químicas entre el etanol y la gasolina16 sin embargo estos detalles técnicos transcienden el objeto de este trabajo. B. Biodiésel. Se puede obtener a partir de dos tipos de materia prima. El primer tipo son los aceites usados de fritura o los aceites vegetales de final de campaña (de oliva de gran acidez), siendo su disponibilidad limitada. El segundo tipo son los de aceites vegetales puros cultivados ex proceso para su uso energético: semillas de plantas oleaginosas (girasol, colza, soja, palma oleífera -de gran potencial productivo- actualmente estudiada en España).

CUADRO 13: PRODUCCION DE BIODIÉSEL A PARTIR DE DIVERSOS CULTIVOS CULTIVO PRODUCCION RENDIMIENTO PRODUCCION

51 DE SEMILLA(T/Ha) Colza Girasol 2,8 1,5 EN BIODIÉSEL (Kg./l) 1,2 0,6 DE BIODIÉSEL (l/Ha) 1’400 682

FUENTE: Elaboración propia a partir de García Camus y García Laborda (2006)

El proceso productivo se basa en someter al aceite a un proceso químico llamado transesterificación que se realiza en presencia de un catalizador (sosa o potasa) y a una temperatura de unos 60º C. (parecido a la elaboración de jabón casero). El rendimiento del proceso productivo es alto: a partir de una tonelada de aceite, 156 Kg. de metanol y 9,2 Kg. de potasa se pueden obtener 956 Kg. de biodiésel, 178 Kg. de glicerina sin refinar y recuperar 33 Kg. de metanol. También hay comparativas exhaustivas entre los rendimientos y características físicoquímicas entre el biodiésel y el gasóleo de automoción17. Las funcionalidades que presenta el uso de los biocarburantes, generalmente admitidas por distintas instituciones internacionales (OECD-FAO. Agricultural Outlook 20072016) son: • Regulación de la dependencia del petróleo: o UE necesita importar más del 50% de lo que consume. o España necesita importar más del 70% de lo que consume. • Ciclo cerrado de Emisiones de CO2: Al estar elaborados con materia vegetal, el CO2 emitido durante su combustión corresponde al absorbido por las plantas durante su crecimiento. • España y el Protocolo de Kyoto: compromiso de no emitir más de un 15% sobre el nivel de GEI (gases de efecto invernadero) sobre el nivel de 1990. 2.2.2. Análisis Sectorial

52

Si se considera la estructura del sector de biocarburantes a finales del 2005, todavía se trasluce la “juventud” de esta industria en nuestro país, ya que en esas fechas se disponía del mismo número de instalaciones funcionando como de instalaciones en construcción: Instalaciones de producción en funcionamiento de Bioetanol: 1. 2. 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. Bioetanol Galicia (A Coruña). Eco carburantes españoles (Murcia). Stocks del Valles (Barcelona) Bionor Transformacion (Álava). Bionet Europa (Tarragona). Bionorte (Asturias). Biodiesel Castilla-La Mancha (Toledo). Biodiesel Caparroso (Navarra). Grupo Ecológico Natural (Baleares). Biodiesel IDAE (Madrid).

Instalaciones de producción en funcionamiento de Biodiesel:

Existen otras diez plantas en fase de ejecución, dos de bioetanol y ocho de biodiésel. Dentro del balance de energía primaria para el 2005, sabiendo que entendemos por energía primaria aquella que está contenida en los combustibles crudos y otras formas de energía recibidas por un sistema como una entrada al sistema, el total de biocarburantes supuso, dentro del 5,9% de la aportación de las energías renovables, el 0,2% del total de producción de energía primaria en 2005. La misma cantidad que el biogás aportó y únicamente por encima de las solares térmicas y fotovoltaicas, así como de la geotermia. En 2005 los biocarburantes produjeron 292,97 kilotoneladas equivalentes de petróleo, es decir, el equivalente a 2,3 millones de barriles de crudo (0,507% de las importaciones de petróleo en 2005). Lo que demuestra que el potencial de los biocarburantes como reductor de la dependencia energética del petróleo todavía es muy incipiente.

53

FIGURA 3

54

FUENTE: Ministerio Industria, Comercio y Turismo y I.D.A.E (2005)
CUADRO 14: ESCALA PRODUCTIVA ENERGÍA RENOVABLES ESPAÑA 2006

Observamos en el cuadro correspondiente al año 2006 (cuadro 14), que los biocarburantes ya realizan una aportación a la producción de energía primaria de 562 Kilotoneladas equivalentes de petróleo, lo que supone un incremento de un 103% en un solo año. Los objetivos del nuevo Plan de Energías Renovables 2005/2010, para el año 2010 suponen una contribución de las fuentes renovables del 12,1% al consumo de energía primaria, una producción eléctrica con fuentes renovables del 30,3% del consumo bruto de electricidad y una aportación de biocarburantes del 5,83% al consumo de gasolina y gasoleo previsto para el transporte en 2010.

55 2.2.2.1. Producción Para analizar los biocarburantes se han de tener en cuenta las características de los mercados agrícolas, unidas a la complejidad que ya de por sí presentan los mercados energéticos.

El desarrollo de la industria de los biocarburantes no depende principalmente de la disponibilidad local de materia prima, sino de la existencia de una demanda suficiente. Al asegurar la existencia de una demanda de biocarburantes, por distintas vías18, el desarrollo de su mercado puede aprovecharse para potenciar otras políticas como la agrícola, favoreciendo la creación de empleo en el sector primario, la fijación de población en el ámbito rural, el desarrollo industrial y de actividades agrícolas y reduciendo a la vez los efectos de la desertización gracias a la plantación de cultivos energéticos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los biocarburantes se encuentran en una situación que, aunque no plantea grandes desafíos tecnológicos en sus procesos habituales, sí presenta problemas económicos al estar su coste de producción por encima del de los combustibles fósiles equivalentes, tanto en la modalidad de biodiésel como sustitutivo de gasóleo, como en la de bioetanol y sus derivados como reformuladores/sustitutivos de la gasolina; esto es así para los biocarburantes llamados de primera generación.

El umbral de rentabilidad para los carburantes de segunda generación se encuentra todavía en estudio por parte tanto de instituciones internacionales, centros de investigación tecnológica de entorno nacional como de fabricantes de vehículos de automoción. Los resultados aún no son concluyentes, pero hay indicios que sustentan que la rentabilidad de los biocarburantes se verá incrementada una vez que se desvinculen del acopio de materias primas de doble uso.19

56
CUADRO 15: PROCESO PRODUCTIVO DE LOS BIOCARBURANTES
MATERIA PRIMA PROCESO DE FABRICACIÓN BIOCARBURANTE

PRODUCIDOS EN LA ACTUALIDAD 1ª GENERACIÓN BIOCARBURANTES AZÚCARES Caña y remolacha ALMIDONES Cereales LÍPIDOS Aceites vegetales vírgenes o usados Grasas animales EN INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO 2ª GENERACIÓN BIOCARBURANTES CELULOSA Hidrólisis y fermentación Gasificación por oxidación parcial Síntesis específica BIOMASA GENÉRICA Síntesis específica Reacción de Fischer y Tropsch Cracking térmico Pirólisis BIOETANOL METANOL Dimetil Éter (DME) HIDROCARBUROS HIDRÓGENO, BIODIESEL BIODIESEL BIODIESEL Fermentación alcohólica Sacarificación y fermentación alcohólica BIOETANOL BIOETANOL

Esterificación con metanol o etanol

BIODIESEL

Fuente: Martínez, José. A.: “Biocarburantes: Algunas Consideraciones”

En España, únicamente se reconocen legalmente como biocarburantes el bioetanol y el biodiésel, cuyos respectivos procesos productivos han sido ya comentados y se pueden ver con mayor detalle en el Anexo VII.

57

A este hecho hay que añadir que España es un país deficitario en gasóleo y excedentario en gasolina, como se puede entrever en la Figura 4 (donde se comparan los consumos de estos derivados del petróleo en el periodo desde 1998 hasta 2004, fuente EuroObserver). Sin embargo, llama la atención que los esfuerzos en España han estado, por lo menos en su inicio, más centrados en la producción de biocarburantes orientados hacia la gasolina (bioetanol) que hacia el diesel (biodiésel). De hecho, frente a las 180 Kton de bioetanol producidas en 2003 (datos EuroObserver), sólo se registraron 6 Kton de biodiésel.

FIGURA 4 FIGURA 5

58

Sin embargo, la producción conjunta ha evolucionado muy rápidamente, como se puede observar en la Figura 6 para el 2004. Así mismo, ya en 2005 los volúmenes de producción de biodiésel aumentaron de forma importante (como se puede observar en las Figuras 5 y 6 en las siguientes páginas).

La capacidad productiva instalada en España en plantas de bioetanol a finales de 2005 fue de unas 415.000 TM/año. Sin embargo, si se tiene en cuenta que la planta de Salamanca entró en servicio muy a finales de 2005 y que, por tanto, su contribución ese año fue prácticamente testimonial, la producción total de bioetanol en España en 2005 se estima en torno a las 257.000 TM/año, es decir, algo menos de 164.000 tep.

Como muestra el Cuadro 16 (más abajo), la capacidad instalada en España en plantas de biodiésel a finales de 2005 fue en torno a 322.000 a.m. /año. Sin embargo, si se tiene en cuenta que algunas de estas plantas entraron en servicio muy a finales de 2005 y que, por tanto, su contribución este año fue prácticamente testimonial, la producción total de biodiésel en España en 2005 apenas superó en unas 150.000 a.m. /año, es decir, unas 135.000 tep.

FIGURA 6: Producción de Biocarburantes en España 2004 FUENTE: I.D.A.E.

59

FIGURA 5: Producción de Biodiésel en España. FUENTE: APPA 2006

Posiblemente los factores que más aseguren el desarrollo de un ciclo autónomo de producción y consumo para los biocarburantes sean aquellos que afectan a la demanda de dichos productos por parte del mercado. Una vez creada dicha demanda, ésta transformará el potencial de producción de biocarburantes en producción y consumo reales. Una parte importante de este proceso (a corto plazo) pasa por integrar los biocarburantes dentro de la logística de los hidrocarburos, de tal modo que aquéllos puedan llegar a los puntos de consumo así como, por identificar los posibles nichos de mercado a los que puedan acceder estos productos.

60 CUADRO 16: Instalaciones de Biodiésel en Producción en España

FUENTE: Grupo de Ingeniería Química y Ambiental. Universidad Rey Juan Carlos

En el año 2006, en España ya existen 10 plantas que producen biodiésel y decenas se encuentran en proyecto. España experimenta un crecimiento en producción de biodiésel proporcional a la tendencia europea alcanzando, a finales de 2004, casi el 50% del objetivo inicial del PER. En las anteriores Figuras números 5 y 6, se puede observar el gran crecimiento experimentado en la producción de Biodiésel en España. Es especialmente significativo el crecimiento conseguido entre el año 2004 y 2005. 2.2.2.2 .Comercio Exterior El comercio en el sector energético y agrícola está marcado por unas amplias disparidades. En el caso de la energía, un número relativamente pequeño de países

61 controla las exportaciones, mientras que el resto de los países importan todo el petróleo que consumen. Décadas de subsidios directos e indirectos al sector energético en general, para infraestructuras eléctricas y para las tarifas, han contribuido a una situación donde el objetivo de un mercado competitivo se encuentra muy alejado del sector energético actual. La agricultura mundial también soporta una situación de distorsión extensiva, mucha de la cual provoca no pocos inconvenientes a los países en desarrollo más pobres que muestran una gran dependencia de la agricultura. El desarrollo inicial de los biocarburantes está inevitablemente condicionado por estos obstáculos al comercio, además de que los biocarburantes por sí mismos también reciben subvenciones directas y medidas de protección comercial que a su vez afectan a los mercados agrícolas y de energía con los que tienen relación (ver nota final 18). Uno de los principales desafíos a los que se enfrenta el desarrollo de políticas para los biocarburantes es cómo actuar en los caóticos y frecuentemente manipulados mercados en que se intercambian: por ejemplo, la asignación de subsidios a la industria del biocarburante puede estar inicialmente justificada, pero habrá que controlar su volumen e ir siguiendo las distorsiones que estos provocan. En un futuro cabe la posibilidad que un desarrollo a gran escala de los biocarburantes pudiera aumentar el precio de las commodities agrícolas de doble uso, incrementando los ingresos de aquellos que en los países pobres son vendedores netos de alimentos, y reduciendo las presiones políticas en contra de otros subsidios a la agricultura en las naciones industrializadas. Sin embargo, esto tendrá el doble coste de grandes gastos presupuestarios asociados a los subsidios en los países industrializados y precios de la comida más altos para los consumidores más pobres de todo el mundo. Ante este panorama general, existen una serie de consecuencias que las distintas economías seguirán sufriendo hasta que una situación de mayor libertad en los intercambios internacionales se pueda arbitrar.

62 Consecuencias para las Balanzas Exteriores: Los efectos negativos en la balanza exterior causados por el incremento de precios del petróleo han superado en cinco veces los beneficios obtenidos en las recientes condonaciones de deuda internacional. Por lo que una diversificación en la oferta internacional de combustibles podría tener efectos beneficiosos en el mercado global del petróleo. Hay algunas estimaciones que defienden que los biocarburantes, especialmente una vez que los de segunda generación estén funcionando, podrían absorber toda la nueva demanda de combustibles líquidos de las próximas décadas (Para un mayor detalle sobre las nuevas posibilidades de los biocarburantes de segunda generación, ver nota final 19). Tanto los Estados Unidos como la Unión Europea han acompañado la política de subsidios a los biocombustibles con importantes aranceles que aseguran que estos subsidios van a beneficiar a los granjeros domésticos más que a los granjeros de terceros países. Esto ha conducido a la ironía de la existencia de un mercado sin ningún tipo de distorsión para el petróleo mientras que el comercio de biocarburantes está muy restringido. La mayoría de los expertos20 coinciden en que la apertura del comercio de los biocarburantes, a nivel internacional, aceleraría la inversión y aseguraría que su producción se realizara en localizaciones donde los precios de producción fueran los menores. Los países pobres de Centroamérica y el África subsahariana estarían entre las áreas beneficiadas. Consecuencias en la Política Comercial Agraria: Algunos economistas defienden que la industria del biocarburante se está beneficiando de materias primas baratas gracias a los resultados de la política de subsidios agrarios. Esto puede ser cierto dependiendo de la commodity de doble uso; parece que es importante en el caso de la remolacha azucarera; sin embargo, los precios para otras commodities, como la colza, parecen haber sido menos afectados. Pese a ser cierto que si las barreras comerciales fueran eliminadas algunas commodities agrarias verían incrementado su precio, este efecto tendería a moderarse cuando los productores respondieran a los nuevos incentivos generados por esa eliminación de barreras.

63 La demanda crecientemente alta para bioetanol ha provocado que los precios de commodities agrícolas de doble uso (entre ellas el maíz) se hayan visto incrementados, tanto en los mercados spot de todo el mundo (aumentando los ingresos a los granjeros) como en los mercados a futuros. Sin embargo, esto ha provocado que en algunas regiones africanas y en parte de Latinoamérica los niveles de preocupación sobre la seguridad alimentaria aumentaran ya que el maíz forma parte de su dieta básica. La unión entre los precios de las commodities agrícolas de doble uso y las vicisitudes del mercado de petróleo internacional claramente presentan una serie de riesgos: Es el precio de una necesaria transición hacia el desarrollo de una industria de biocarburantes que no esté basada en las principales cosechas alimenticias. Los precios al alza del azúcar y el maíz son uno de los principales incentivos para desarrollar biocarburantes de segunda generación basados en tecnologías sobre la celulosa que conviertan hierba, árboles y productos residuales en bioetanol, así como para otras tecnologías que permitan la transformación de biomasa en alguna variedad de combustible sintético. Consecuencias con efectos tan dispares aconsejan que la política sobre los biocarburantes no se considere de manera aislada, sino en un contexto más amplio dentro de políticas energéticas y agrícolas. Analizando la problemática anteriormente expuesta, se pueden aportar una serie de ideas sobre herramientas a poner en práctica: • Subsidios a los biocarburantes: Se sugiere que estos subsidios han de tener un carácter contra cíclico, de tal manera que disminuyan a la vez que el precio del petróleo suba, haciendo los subsidios menos necesarios. • Requerimientos de mezcla: los requerimientos sobre qué cantidad de bioetanol y de biodiésel habrán de ser mezclados con combustibles fósiles pueden hacer que su mercado se desarrolle con mayor rapidez, sin embargo, hay que tener en cuenta los posibles efectos adversos de baterías de incentivos ya probadas en algunos países (Brasil y Alemania, ver UN-Energy, abril 2007) que no han hecho sino subir los precios de los biocarburantes y bajar su demanda. • Construcción de Capacidades: Teniendo claro que la existencia previa de un sector agrícola fuerte es un prerrequisito para el posible desarrollo de una industria del

64 biocarburante fuerte (al menos en lo concerniente a los de primera generación), también el sector de los biocarburantes se puede beneficiar de medidas focalizadas en sus propias especificidades: desarrollo de esfuerzos de coordinación de políticas a nivel internacional, investigación, etc. 2.2.2.3. Viabilidad Económica del Sector.

Situación Actual: Por las mismas razones aducidas en el análisis del sector de la industria de alimentos y bebidas, dado que los supuestos de funcionamiento para la industria de biocarburantes en España son los mismos (así como las limitaciones) que en los que sufren el resto de socios comunitarios21, se tratará este tema desde la posición conjunta de la UE cuando sea necesario.

CUADRO 17: PRODUCCIÓN DE ETANOL DURANTE 2004. Incluyendo usos energéticos industriales (en miles de Metros Cúbicos) Brasil 15100 Italia Estados Unidos 13381 Australia China 3649 Japón India 1749 Pakistán Francia 829 Suecia Rusia 750 Filipinas Sudáfrica 416 Corea del Sur Reino Unido 401 Guatemala Arabia Saudita 299 Cuba España 299 Ecuador Tailandia 280 México Alemania 269 Nicaragua Ucrania 250 Islas Mauricio Canadá 231 Zimbabwe Polonia 201 Kenya Indonesia 167 Swazilandia Argentina 159 Otros TOTAL 38430 40766 FUENTE: Ministerio Industria, Comercio y Turismo y I.D.A.E (2005) 151 125 117 98 98 83 83 64 61 45 34 30 23 23 11 11 1279 2336

EUROPA: El objetivo del Libro Blanco respecto a los biocarburantes es obtener, para 2010, una cantidad de 18 millones de TEP, o lo que es lo mismo (según la Directiva 2003/30/CE)

65 una sustitución del 5,75% del total de carburante usado en el sector del transporte; siguiendo el ritmo actual: 2,8 millones TEP en 2010. 2005 y 9,4 millones TEP

Existen proyectos de construcción de plantas en varios países; por lo que el ritmo actual de crecimiento puede variar. El 80% de lo producido es Biodiésel (EUROBSERVER); siendo los mayores productores: Alemania 348000 Tn, y con 320000 Tn Italia añade a la gasolina en forma de ETBE. La herramienta básica para desarrollo de la industria de biocarburantes es la exención fiscal, ya que sin incentivos fiscales es de momento imposible producir de manera competitiva; así se usan los siguientes tipos de gravamen: • Al total de la producción: España (tipo 0 del impuesto sobre hidrocarburos), Reino Unido (reducción de 20 peniques por litro el impuesto sobre hidrocarburos) • Incentivos para un determinado número de Toneladas (Francia y Suecia). con 1035000 Tn, Francia . El Bioetanol se produce sobre todo

en España, Francia y Alemania pero no se consume de manera directa, sino que se

ESPAÑA: Dentro de la UE ha sido, durante estos años, líder absoluto en la producción de Bioetanol, con bastante ventaja sobre el segundo productor, Franciaa .Respecto al biodiésel, pese a que hay un gran crecimiento en la producción durante los últimos años, se está muy lejos de grandes productores europeos (Alemania, Francia, Italia).

CUADRO 18: PRODUCCION DE BIOCARBURANTES EN LA UE DURANTE 2004 (en Tn)

a

Últimas cifras consideradas 2005.

66

País Alemania Francia Italia España Dinamarca República Checa Austria Suecia Polonia Eslovaquia Reino Unido Lituania Bioetanol vendido por la Comisión Europea TOTAL

Biodiésel 1.035.000 348.000 320.000 13.000 70.000 60.000 57.000 1.400 15.000 9.000 5.000 -

Bioetanol 20.000 102.000 194.000 52.000 35.840 87.200

Total 1.055.000 450.000 320.000 207.000 70.000 60.000 57.000 53.400 35.840 15.000 9.000 5.000 87.200

1.993.000

491.040

2.424.000

FUENTE: Ministerio Industria, Comercio y Turismo y I.D.A.E (2005)

Competitividad Económica presente y estimaciones de futuro: Se defiende que si algunos países (Brasil) ya se encuentran exportando biocombustibles, han de ser estas producciones competitivas. Parece que los países de clima no tropical se enfrentan a una menor productividad agrícola, sumado al hecho de que si son desarrollados se enfrentarán a unos costes de mano de obra más elevados. No es de extrañar que la UE, para facilitar la competitividad frente a los precios de los derivados del petróleo haya puesto en marcha

67 iniciativas legislativas con el fin de minimizar la diferencia costes, vía impuestos (Directiva 2003/96/CE de Fiscalidad Energética).22 A partir de 2006, la Comisión Europea realizará evaluaciones periódicas, cada dos años, para analizar los progresos realizados y se decidirá si es necesaria más legislación. Hay que tener en cuenta las ayudas específicas a los cultivos energéticos; que en Europa suponen una cantidad de 45 Euros/Ha/año. En España, los biocarburantes llegan al consumidor al mismo precio que la gasolina o el gasóleo que sustituyen; esto es posible gracias a la Ley de Impuestos Especiales, que establece un tipo cero en el Impuesto Especial de Hidrocarburos. Se pueden resumir algunas de las ventajas de los biocarburantes: En cuanto a los aspectos ambientales. Las Emisiones: En cuanto al biodiésel. • • Una importante reducción de emisiones de gases de efecto invernadero; el sector del transporte emite el 25% de todas las emisiones de GEI23. El balance de emisiones es casi neutro aunque los biocarburantes liberen CO2 durante su combustión (este ha sido absorbido previamente por la materia vegetal que constituye su materia prima), si no fuera por las emisiones producidas por la maquinaria agrícola necesaria para obtener la materia prima, el consumo energético de las plantas de procesado o el transporte de la biomasa a los centros de producción, y del transporte de los biocarburantes elaborados a los puntos de distribución. • Gran parte del biodiésel producido en la actualidad procede de aceites vegetales usados, eliminando un residuo que es capaz de contaminar una media de 1000 l de agua por cada litro de aceite.

68

El Bioetanol. • • Los datos no son tan precisos; hay que diferenciar entre el alcohol hidratado (mezclado directamente con la gasolina) y el usado en la síntesis del ETBE. Se cifra la reducción de GEI entre un 40 y un 80%.

Si nos referimos a la peligrosidad: • Mayor biodegradabilidad, con una gran capacidad para disolverse en el agua, la eliminación de un vertido de biocarburantes se elimina de manera natural en un plazo de 21 días. • Menor volatilidad; el biodiésel tiene una temperatura de inflamación de 170º C, mientras que el gasóleo se inflama a partir de 55º C. Freno a la desertificación si se pasa a la producción de biocarburantes en grandes escalas. Posibles Impactos biocarburantes: • • • Un incremento de la actividad agraria lo que incrementarán el uso de pesticidas, fertilizantes y otros productos fitosanitarios. Impacto derivado de la construcción de múltiples plantas de producción. Ligero aumento de las emisiones de los óxidos de nitrógeno, según las condiciones de uso de los vehículos ambientales a tener en cuenta en la producción y uso de

En relación a la Eficiencia:

69 Los Biocarburantes aportan más energía que la necesaria para su producción (balance energético positivo): el doble en el caso del bioetanol, el triple para el biodiésel derivado de la colza. Es claro que el poder calorífico de los biocarburantes es algo menor que el de los combustibles fósiles, pero el grado de influencia en la consumo depende de las condiciones de conducción y el tipo de vehículo. Parece que el uso de biocarburantes, en experiencias piloto realizadas por algunas empresas (BIONORTE), parece beneficioso para las condiciones de conservación de los motores. En cuanto al consumo, hasta tener más datos, se puede decir que el consumo en las experiencias realizadas parece idéntico. Beneficios Socioeconómicos: Presentan una alternativa a un suministro de carburantes fósiles que se está encareciendo de manera continua. Como los centros productivos están más dispersos son más proclives a aumentar efectos multiplicadores geográficamente gracias a una necesidad de una escala de producción no muy grande, así como a provocar eslabonamientos productivos entre distintas industrias (sector alimentario que aportan excedentes, empresas de recogida de aceites para su uso en biodiésel, etc.). Aumento de las salidas laborales en el sector agrícola, pudiendo aumentar también la densidad de población en el medio rural y despoblamiento de numerosas comarcas. Es necesario también comentar las barreras que en la actualidad condicionan el desarrollo de los biocarburantes: a. Su coste de producción es superior al de los productos derivados del petróleo. reducir los procesos actuales de

70 b. Baja rentabilidad: sector agrario es reacio a invertir en cultivos energéticos. La lenta expansión de los cultivos energéticos está constituyendo un cuello de botella, ya que parece que las ayudas de la PAC, junto al precio pagado por la biomasa, no son suficientes para que los agricultores observen rentabilidad en este tipo de cultivos. c. Grandes cantidades de biomasa para producir pequeñas cantidades de biocarburantes. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea, con la tecnología actual, para llegar a un 10% de autoabastecimiento con biocarburantes del total del combustible, habrían de dedicar el 40% de sus respectivas superficies. Si contamos las producciones potenciales de Brasil e India, podrían suministrar (de manera sostenible) el 10% del total del consumo mundial de la gasolina consumida en el mundo. (datos Agencia Internacional de la Energía; IEA).

Capítulo 3

71

ELABORACIÓN DE HIPÓTESIS:

Siguiendo el hilo conductor del trabajo, una vez repasado el armazón teórico sobre el que se pretende sustentar esta búsqueda de certidumbres, se procede a poner en relación la teoría con la práctica a través de la generación de una serie de hipótesis que, bajo el método de aproximaciones sucesivas y usando una serie de indicadores, se puedan contrastar más adelante mediante la respuesta a una serie de interrogantes.

3.1. INTRODUCCIÓN
Hasta el momento se han obtenido las siguientes conclusiones: Al estar los mercados físicos de bienes caracterizados, entre otras cosas por: la naturaleza de la información usada en ellos, por los tiempos de maduración de las operaciones, por los agentes implicados en el intercambio, etc., no parece descabellado adelantar que, por lo que respecta a la esfera de las commodities como tales, no hay razones para que el funcionamiento de dichos mercados sea distinto, ni para que el comportamiento de los bienes intercambiados tenga elementos a analizar asimétricos entre un mercado y otro. Por lo que queda confirmada la posibilidad de englobar tanto a las commodities para los bienes de la industria agroalimentaria como a las commodities que sirven de materia prima para la industria de biocombustibles dentro de la categoría de commodities de doble uso. Parece demostrada la deseabilidad de tener una balanza por cuenta corriente saneada (con equilibrio o un moderado superávit) que permita dar una estabilidad macroeconómica al país. También se ha comentado la escasa consistencia de los argumentos a favor del Proteccionismo Comercial; por lo que parece claro que la mejor opción para un país es buscar dentro del comercio exterior un instrumento para el desarrollo de su economía (salvo si nos encontramos en determinadas etapas muy concretas y delimitadas dentro del proceso de desarrollo industrial de un país).

72 Incluso los más escépticos aceptan algún tipo de correlación entre el comercio exterior y el crecimiento económico. Esto supone una defensa para los procesos de apertura económica en toda regla. En lo referido a la apertura e industrialización, los modelos exitosos han sabido combinar la apertura progresiva a los mercados internacionales con el despliegue de una política activa de apoyo a la promoción de las capacidades productivas y comerciales domésticas. Parece que las instituciones tendrán un papel crucial en toda la estrategia de desarrollo, ya que ayudan a limitar los grados de incertidumbre con que operan los agentes, reduciendo los costes de transacción de la sociedad. Pese a que la economía española se ha podido beneficiar de las rendijas de la normativa OMC para defender sus intereses; en general, esta normativa no provoca o permite una inserción en el comercio internacional, al menos respectando el principio de igualdad de oportunidades. Lo vinculante para tratar de empezar a determinar cómo le va a ir a un país al aplicar la normativa OMC, parece ser su nivel de desarrollo, ya que para participar en igualdad de condiciones en estos foros de negociación, es necesario invertir una serie de medios y de capital humano que muchos países menos desarrollados han de dedicar a labores más cercanas al día a día. Respecto a los ADPIC: o Los ADPIC, en vez de proteger la innovación, pueden llegar a suponer su seria ralentización. o La regulación sobre la patente ha de sufrir un proceso de revisión para asegurar una mayor eficacia y claridad en la aplicación de sus regulaciones que permita, a este elemento de defensa de la propiedad intelectual, poder cumplir su cometido sin convertirse en elemento distorsionador de la competencia. o Al verse vinculada la defensa de su aplicación al procedimiento general de solución de diferencias, los países desarrollados están mejor situados que los que se encuentran en vías de desarrollo para defender sus derechos. o La propiedad intelectual, por sí misma, parece ser un incentivo del mercado insuficiente para promover la investigación. Sin embargo, es la

73 herramienta disponible como elemento disuasorio a la hora de tratar de recoger rentabilidades que puedan incentivar el esfuerzo investigador de un sector o un país. Respecto al Capítulo Agrícola: o Ante una realidad con un grado de incertidumbre muy alto, sobre las normas de juego que finalmente condicionarán las posibilidades comerciales y productivas dentro de este ámbito, la situación de la economía española, como parte integrante de uno de los bloques que lideran esta negociación, entra dentro de lo deseable. o El gobierno español debería analizar en profundidad las posibilidades de protección para proponer la defensa de intereses que puedan resultar comunes a otros países de la Unión, maximizando las posibilidades de protección a nuestro ámbito agrario y beneficio para la posición comercial española individualmente y de la Unión, de manera conjunta. o Existen medidas concretas que , de llevarse a cabo, permitirían dar una solución factible a ámbitos englobados dentro de las “preocupaciones no comerciales” que están relacionadas directamente con el contenido de este trabajo: la seguridad alimentaria y el medio ambiente. Pese a tener como una causa principal del desequilibrio exterior español el excesivo crecimiento de la absorción interna, en relación con la capacidad de obtención de ingresos del exterior basada en la competitividad del sector exportador, diversos estudios empíricos coinciden en sugerir que el conjunto de la economía española es solvente desde el punto de vista de la restricción exterior de liquidez intertemporal. En concreto, se defiende que: o El comportamiento de la Balanza de Pagos parece haber condicionado la dinámica de crecimiento de la economía española. o Es importante incluir, en los modelos explicativos, variables que reflejen el cambio estructural a la hora de estudiar la influencia en las exportaciones durante dicho cambio estructural.

74 o No conviene caer en la inadecuada simplificación de eliminar de los modelos los precios relativos dentro de la ecuación de equilibrio exterior.

3.2. HIPÓTESIS DE TRABAJO.
Establecidos ya los fundamentos, tanto teóricos como sectoriales del análisis, es momento de enunciar la hipótesis de trabajo a la que aproximarse por un método de sucesivas tentativas, que traten de base a la contrastación de la hipótesis. 3.2.1. Establecimiento de hipótesis de trabajo: La industria de alimentos y bebidas y la industria de biocarburantes en España son industrias con un distinto nivel de desarrollo y grado de madurez, por lo que no tienen la misma influencia económica actualmente. Son industrias complementarias cuyo desarrollo simultáneo no las condiciona respectivamente. 3.2.2. Interrogantes de carácter instrumental: Si se da el grado de homogeneidad necesario para poder comparar, en la economía española, nuestros bienes de doble uso (el girasol, la colza, el trigo y la remolacha) dentro de sus dos destinos finales: como materia prima para la industria agroalimentaria y como base de los biocarburantes. Tratando de ver además: la existencia de ventajas comparativas y la determinación de la influencia económica de cada industria para el país. Las posibilidades de inserción externa tanto de la tradicional industria agroalimentaria como de la incipiente de biocarburantes; a través de su situación relativa actual o potencial en el mercado mundial como fuente de ingresos para España. ¿Se tratará de industrias de carácter sustitutivo o complementario dentro de la dar respuesta mediante el estudio de ciertos indicadores a una serie de interrogantes de carácter instrumental que habrán de servir de

especificidad de la economía española?

75

3.2.3. Definición de los indicadores: Una vez que parece demostrado que el grado de homogeneidad entre nuestros bienes de doble uso es el mínimo para poder establecer comparaciones, ¿Tienen la misma influencia económica dentro de la estructura industrial española cada una de las dos industrias objeto de estudio? Nuestra propuesta es que son industrias con un distinto nivel de desarrollo y grado de madurez, por lo que no tienen la misma influencia económica actualmente. Veamos qué indicadores nos podrían ayudar a resolver este interrogante:

CUADRO 19: Indicadores sobre influencia económica en España de las dos industrias objeto de estudio INDICADOR Volumen de Producción /Número de personas ocupadas APLICACIÓN/ORIGEN Datos públicos provenientes de asociaciones sectoriales

Creación de Empleo % VA aportado FUENTE: Elaboración Propia

Personas Ocupadas en el sector industrial vs. total ocupación industrial en economía vs. total ocupación en economía en relación total VA de la economía

Análisis sobre la compatibilidad de ambas industrias. La propuesta es que son industrias complementarias cuyo desarrollo simultáneo no las condiciona respectivamente.: ¿presentan las mismas posibilidades de inserción en el mercado internacional, respecto a su caracterización como fuente de ingresos del exterior? ¿Tienen un nivel similar de ventajas comparativas? Por lo que aparecerán dos tipos de indicadores:

76

CUADRO 20: Indicadores sobre Complementariedad Industrias Objeto de Estudio INDICADOR Ingresos por patentes Competencia en Precio Ventaja Comparativa Revelada FUENTE: Elaboración Propia APLICACIÓN/ORIGEN Fuente de Ingresos. Competitividad tecnológica Fuente de Ingresos. Deflactor Implícito del sector vs. IPC España vs. IPC UE Ventaja Comparativa. Base de Datos CHELEM / Otras

77

Capítulo 4. CONTRASTACIÓN DE HIPÓTESIS.

Llegados a este extremo, se revisarán los datos disponibles para calcular los indicadores definidos en los puntos anteriores y así ir dando respuesta a los distintos interrogantes, con el fin de sugerir la posible validez o necesidad de revisión de nuestra hipótesis.

4.1. INTRODUCCIÓN:
A la hora de analizar los datos, hemos de tener en cuenta el peligro de hacer coincidir las creencias personales o ideológicas del investigador con las hipótesis generadas; por lo que se propone una profundización basándose en la metodología generada por los análisis de literatura comparada, es decir, partir de la comparación de distintas ideas para luego, mediante su comparación con la realidad reflejada en los datos ir generando una explicación, mediante la eliminación de las que vayan perdiendo fuerza explicativa, lo más concreta posible que ofrezca luz sobre el tema investigado. Por lo que coincidimos con la opinión de M. Wuyts (1998) que denomina a este enfoque “Inferencia hacia la mejor explicación”. Para ello se recorrerá el conjunto de datos incluido con el fin de calcular los distintos indicadores que se han seleccionado por hipótesis. Acto seguido se responderá la batería de interrogantes instrumentales que nos ayudará a dilucidar el grado de cumplimiento de nuestra hipótesis.

4.2. HIPÓTESIS I:

78 ¿Tienen la misma influencia económica dentro de la estructura industrial española cada una de las dos industrias objeto de estudio?

4.2.1. Indicador de Productividad

CUADRO 21: Indicador de productividad que aportan dos industrias objeto de estudio a la Economía Española

Volumen de Producción / Número de personas ocupadas FUENTE: Elaboración propia

CUADRO 22: Elaboración del Indicador de Productividad para Industria Alimentaria y para I.Biocarburantes PRODUCCION BRUTA (Miles de Euros Ocupados (miles, media INDICADOR Corrientes) anual) Volumen de Número Producción Producción Volumen de Producción Producción Ocupados Bruta Número /Número de Producción Bruta Bruta Industria Industria Industria Ocupados personas /Número de Años Industria Biocarburante Alimentaria Alimentaria Industria ocupadas IA personas Alimentaria s (biodiésel + subsectores subsectore Biocarburantes subsectores ocupadas bioetanol) de doble s doble uso de doble I.Biocarburantes uso uso 2004 2005 2006 72817 76985 77447 38447,376 40648,08 40892,016 67328,11924 78254,17368 165957,908 227,172 15,105 254,232 256,872 159,89 159,19 5180,68 10986,95 169,24 4457,34

Fuente: Elaboración propia a partir FIAB (2006), I.D.A.E.(2005), Direcc.Gral Política Energética y Minas (2007)

Los datos presentan una gran diferencia en el ratio de productividad calculado a favor de la industria de Biocarburantes. Puede haber dos razones básicas: El menor número de ocupados en la segunda industria respecto a la primera; con lo que la cifra de producción bruta se sobredimensiona por empleado. Pese a ser dos de los sectores que presentan mayores tasas de inflación, la volatilidad al alza ha sido mucho mayor en el sector energético; por lo que también los precios pueden sobredimensionar el valor de lo producido.

79 Parece darse también una evolución distinta en la productividad de ambas industrias: frente a un ligero descenso en 2005 frente al valor alcanzado en 2004 en la industria de alimentación y bebidas (producida seguramente por un crecimiento más que proporcional del número de ocupados frente al volumen de producción bruta interanual) se pasa a un relativo estancamiento en su evolución en 2006 respecto a 2005. Si nos fijamos en la industria de biocarburantes vemos un proceso de expansión de la productividad en estos tres años muy pronunciado. Es ya importante su crecimiento entre el 2004 y el 2005; sin embargo, la tasa de expansión entre el 2005 y 2006 es fortísima. Teniendo en cuenta estas premisas, podemos decir que hay datos, en los tres años estudiados, que indican que el ratio de productividad por persona empleada (ocupada) es bastante mayor en la industria de los biocarburantes que en la de alimentos y bebidas. Por ello, caeteris paribus, parece que la primera de ellas sería una opción más ventajosa, en caso de que hubiera que tomar partido por la promoción de una u otra. 4.2.2. Indicador de capacidad de absorción. Se parte de que los datos de ocupación en el sector de biocarburantes son estáticos ya que se han recogido del Plan de Fomento de Energías Renovables como el total de ocupados generados durante el periodo 2001-2006. Esto ocurre en los dos cuadros vistos hasta ahora (Cuadro 21 y 22), por lo que es una salvedad a tener en cuenta en nuestro análisis.

CUADRO 23: Indicador de capacidad de absorción de mano de obra de las dos industrias objeto de estudio a la Economía Española Creación de Empleo (Personas Ocupadas en el sector industrial vs. total ocupación industrial en economía vs. total ocupación en economía) FUENTE: Elaboración propia

80

CUADRO 24: ELABORACIÓN DEL INDICADOR DE ABSORCIÓN DE MANO DE OBRA 2004-2006 Media anual (Miles) Activos Ocupados Total Economía 2004 2005 2006 2004 2005 (miles) 19191 20886 21585 3334 3270 (miles) 17116,5 18973,25 19747,75 3098,25 3113
Parados

2073,75 1912,5 1837,25 236,25 161,25

Total Industria 2006 2004 Alimentación y 2005 Bebidas 2006 2004 Biocarburante s 2005 2006
2010.

Creación
3438 478,8 511,3 515,5 sin cifras sin cifras sin cifras 15,105 3106,75 430,25 481,5 486,5 146,5 48,5 29,5 28,5 sin cifras sin cifras sin cifras

de

respecto al total industria

subsect ores doble uso

respecto al toral economía

subsectores doble uso

Empleo

Alimentación y 14% Bebidas
15% 16%

7% 8% 8%

3% 3% 2%

1,327% 1,340% 1,301%

Biocarburantes

0,486 %

0,486 %

0,081%

0,081%

Fuente: Elaboración Propia sobre: Informe Económico de la Industria Alimentaria 2006, (FIAB, 2006), Informe sobre Plan Fomento Energías Renovables 2000-

En este caso, se observa una diferencia ostensible entre la capacidad de creación de empleo del sector alimentación y bebidas, en los subsectores de doble uso, que alcanza una cota de ocupados respecto al total de la industria de un 8% , encontrándose entre un 3 y un 2% respecto al total de la economía. La proporción de ocupados en el sector de biocarburantes respecto al total de la industria es del 0,5%, y, respecto al total de la economía, el 0,081%. Estos niveles son consistentes con la información cualitativa suministrada en el análisis sectorial previo donde vemos a un sector de alimentación y bebidas con tradición dentro de la estructura económica española, frente a un sector incipiente, aunque de rápida expansión, como es el de biocarburantes. Si ponemos los datos de empleo en relación con los de productividad, los hechos puestos de manifiesto por las cifras, en cuanto a productividad y creación de empleo,

81 son perfectamente compatibles ya que la variable empleo participa como divisor en el indicador de productividad calculado con anterioridad.

4.2.3. Indicador de capacidad de ingreso a Balanza de Pagos
CUADRO 25: INDICADOR de Capacidad de aporte a Balanza de Pagos % VA aportado (en relación total VA de la economía) FUENTE: Elaboración propia

Se ha usado como elemento de comparación, para los dos sectores, la medición a precios de mercado del valor añadido (usando como base el año 2000) obtenido por el INE en su cuadro de variaciones por rama de actividad del PIB y sus componentes.

CUADRO 26: ELABORACIÓN DEL INDICADOR PARA INDUSTRIA ALIMENTARIA E INDUSTRIA BIOCARBURANTES INDICADOR PRODUCCION BRUTA (Miles de Euros Corrientes) Producción Producción Años Bruta Industria Alimentaria 2004 2005 2006 72817 76985 77447 Bruta Industria Alimentaria subsectore s doble uso 38447,376 40648,08 40892,016 Euros) Producción Bruta Industria Biocarburante s (biodiésel + bioetanol) 67328,119 78254,174 165957,908 38228,69 40307,33 40563,71 0,0054% 0,0055% 0,0053% VA aportado en relación total VA de la economía VA aportado I.ALIMENTARIA INDICADOR I.BIOCARBURANTES en relación total de VA la

SUBSECT. DOBLE USO (Miles

economía 66945,16 0,0094% 77598,18 0,0106% 164625,49 0,0216%

Fuente: Elaboración propia a partir FIAB (2006), I.D.A.E.(2005), Direcc.Gral Política Energética y Minas (2007), INE (2007)

Las cifras del valor añadido aportado de cada año, correspondientes a los dos sectores, se ha aproximado mediante el resultado de la multiplicación de la Producción Bruta del

82 subsector implicado, por el cociente (para cada año) del Valor Añadido Bruto total de la economía entre el Producto Interior Bruto a precios de mercado para la economía. Teniendo en cuenta entonces estas aclaraciones metodológicas, se observa claramente como el sector de biocarburantes aportó una mayor cantidad de valor añadido a la economía española durante los tres años de muestra (2004-2006). De nuevo, una de las salvedades comentadas para el ratio de productividad, aquí es pertinente: la mayor influencia de los precios (tasa de inflación) en los valores del sector energético (subsector biocarburantes), respecto al sector de alimentación y bebidas, (subsector commodities de doble uso)24 pueden hacer que la cifra de valor añadido del sector de biocarburantes esté sobredimensionada. En relación con los comentarios previos respecto a la Balanza Comercial, la industria de biocarburantes presenta una mayor capacidad de mejora del déficit exterior, al aportar una mayor cantidad de valor añadido a la economía ya que no es lo mismo lograr un 5% de exportaciones sobre 100 que un 5% de exportaciones sobre 1000; por lo que, sin tener todavía en cuenta consideraciones sobre las ventajas comparativas a la hora de exportar, a igualdad de condiciones, el sector de biocarburantes tiene un mayor potencial cuantitativo que el de la industria de commodities de doble uso. 4.2.4. Conclusión Parcial: Parece que nuestra hipótesis de partida, respecto a los indicadores utilizados (estimación propia de la productividad, creación de empleo y aportación al valor añadido de la economía) queda contrastada, ya que ambas ramas industriales presentan resultados muy diversos en cuanto a las distintas variables. Por el momento, parece prudente, antes de lanzarse a extrapolaciones sin ninguna base sobre la aportación cuantitativa y cualitativa de cada sector a la industria española, simplemente justificar que a la luz de estos resultados, resulta llamativo cómo un sector de reciente formación (biocarburantes) ha sido capaz de adelantar no sólo en productividad (lo que puede resultar lógico dado el mayor nivel de modernidad del capital empleado) sino también en valor añadido bruto al sector de la industria de alimentación y bebidas estudiado (el de las commodities de doble uso). Por lo que podría valer la pena ampliar la muestra por si estos datos resultan consistentes y, en

83 caso afirmativo, contrastarlos con lo que nos pueda decir un análisis histórico sobre los cambios sectoriales en otras industrias que hayan podido vivir una expansión similar en la economía española.

4.3. HIPÓTESIS II:
La propuesta es que son industrias complementarias cuyo desarrollo simultáneo no las condiciona respectivamente: ¿Presentan las mismas posibilidades de obtención de ingresos vía Balanza de Pagos, en el mercado internacional? ¿Tienen un nivel similar de ventajas comparativas? Para contestar estas cuestiones se emplearán dos tipos de indicadores: 4.3.1. Indicador de fuente de ingresos por patentes.

CUADRO 27: INDICADOR de Fuente de Ingresos. Competitividad tecnológica Ingresos por patentes FUENTE: Elaboración propia

El siguiente cuadro (número 28) no permite otra cosa que sugerir algún resultado cualitativo ya que para un análisis riguroso sobre la cantidad de patentes, que los subsectores analizados pueden llegar a generar, habría que navegar por los entresijos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) a un nivel de desagregación no disponible en las publicaciones generales, no se habiéndose encontrado referencia per sé a patentes en biocarburantes; cuando la literatura consultada y austriaca. indica que sí ha habido patentes nacionales a partir de la puesta en funcionamiento a finales de los 80, de las primeras instalaciones con tecnología alemana

CUADRO 28:ELABORACIÓN DEL INDICADOR A PARTIR DE ESTADÍSTICA DE I+D 2006,2005,2004; Resultados por sectores de ejecución

84
Sector Empresas. Resultados en I+D en 2006 por rama de actividad, principales indicadores y nº empleados. Unidades: especificadas en las variables

Empresas que han solicitado patentes en el período:
TOTAL Total año Total Industria CNAE 10 a 41 Total año 1. Industrias extractivas y del petróleo CNAE 10,11,12,13,14,23 Total año 1.1 Industrias 10,11,12,13,14 Total año 1.2 Industrias del petróleo CNAE 23 Total año 2. Alimentación, bebidas y tabaco CNAE 15,16 Total año 5. Química CNAE 24 Total año 5.1 Productos químicos CNAE 24-244 Total año 10.6 Vehículos de motor CNAE 34 Total año 10.7 Otro material de transporte CNAE 35 Total año 10.7.3 Otro equipo de transporte CNAE 35351-353 Total año 11. Industrias manufactureras diversas CNAE 36 Total año 12. Reciclaje CNAE 37 Total año 13. Energía y agua CNAE 40,41 Total año

2004-2006 1.795 1.148

2003-2005 1680 1098

2002-2004 2308 1450

3
extractivas CNAE

7

4

2 1

4 3

2 2

76 135 78 50 22

71 142 81 32 20

95 187 120 48 22

10

7

9

69 3 8

3 13 5

87 4 10

Fuente: Elaboración propia a partir Instituto Nacional de Estadística 2006, 2005,2004.

Únicamente se han encontrado referencias a patentes en biocarburantes a nivel mundial y ninguna de las empresas citadas era española, por lo que no se ha reflejado esta información en el trabajo25. En cuanto a la clasificación respecto a los subsectores de commodity de doble uso, dentro de la industria de alimentación y bebidas, no hubiera supuesto ningún problema el desagregar a un mayor nivel que el mostrado en la tabla pero, por motivos de consistencia, parece mejor aplicar el mismo nivel de agregación a ambos subsectores.

85 Así, en cuanto al número de empresas que han pedido patentes, parece (dentro de la nube de empresas que no tendrán nada que ver con el sector de biocarburantes) que en el sector energético se suelen producir más peticiones de patentes por parte de las empresas españolas. Lo que lleva a sugerir que, si tras un análisis pormenorizado de acuerdo a lo comentado previamente, se mantiene esta tendencia (afirmación que se hace con todas las reservas comentadas), existirían mayores posibilidades de obtención de ingresos vía Balanza de Pagos por patentesb, por parte del sector de biocarburantes que por parte del sector de commodities de doble uso; que parece haber alcanzado una madurez tecnológica consolidada. 4.3.2 Indicador de competitividad en precio.
CUADRO 29: INDICADOR de Fuente de Ingresos. Deflactor Implícito del sector vs. IPC España vs. IPC UE Competencia en Precio FUENTE: Elaboración propia

Los datos recopilados en el cuadro siguiente (número 30) vienen a demostrar lo comentado anteriormente: las desviaciones de las medias del Índice de Precios al Consumo Nacional por grupos especiales, referidas a la energía (productos energéticos y carburantes y combustibles), son mayores que las desviaciones referidas a la industria de alimentación y bebidas. Respecto a la Media de bienes industriales, llama la atención la diferencia del 117% del apartado de biocombustibles.
CUADRO 30: ELABORACIÓN DEL INDICADOR DE FUENTE DE INGRESOS: Índice de Precios de Consumo Nacional por grupos especiales Medias anuales. Base 2001. Unidades: Índices y tasas
Media anual Variación de las medias anuales Media Variación

200 2002
Alimentos elaboración Alimentos bebidas Alimentos elaborados sin y

200 2 5,8 4,5 4,2

200 3 6 4 2,8

200 4 4,6 3,8 3,6

200 5 3,3 3,1 3,2

200 6 4,4 4,1 4

200 7 .. .. ..

medias anuales

2003

2004

2005

2006

7

105,8 112,2 117,3 121,2 126,5 .. 104,5 108,7 112,8 116,3 121 104,2 107,2 111 ..

4,82 3,9 3,56

114,6 119,2 ..

b

Ver más información sobre las patentes en el epígrafe de Derechos de Propiedad Intelectual.

86
Alimentos elaboración productos energéticos Bienes industriales Carburantes combustibles Productos energéticos General sin servicios alquiler ni de y sin y

102,6 106,3 111,3 118,6 126,1 ..

2,6

3,6

4,7

6,5

6,3

..

4,74

101,9 103,8 105,7 108,9 112,1 .. 99,84 101,2 107,3 120,7 131,7 .. 99,81 101,2 106 116,2 125,5 ..

1,9 -0,2 -0,2

1,9 1,3 1,4

1,9 6 4,8

3 12,5 9,6

3 9,1 8

.. .. ..

2,34 5,74 4,72

103

105,8 108,6 112

115,7 ..

3

2,7

2,7

3,1

3,3

..

2,96

vivienda Media Industria Alimentaria // Desviación respecto General sin servicios ni alquiler vivienda // Desviación respecto media Bienes industriales Media Industria Biocombustibles //Desviación respecto General sin servicios ni alquiler vivienda // Desviación respecto media Bienes Industriales

4,09

38%

75%

5,07

71%

117%

Fuente: Elaboración propia a partir INE 2006,2005,2004

4.3.3. Indicador de ventaja comparativa revelada.
CUADRO 31: INDICADOR Ventaja Comparativa. Base de Datos CHELEM / Otras Índice de Ventaja Comparativa Revelada FUENTE: Elaboración propia

Con el fin de analizar el nivel que presentan tanto la industria de alimentos y bebidas, en su subsector de commodities de doble uso, como la industria de biocarburantes, en

87 relación a la competitividad sectorial respecto a las exportaciones con el resto del mundo, se va a trabajar a partir de distintas compilaciones de datos (de distintas fuentes) donde la fórmula que se ha aplicado surge de: IVCR ij = (X ij -M ij) / (X ij +M ij) donde: X ij = Exportaciones de España al Resto de Mundo M ij = Importaciones de España desde el Resto del Mundo j y = sectores = mercados

Los datos utilizados han sido obtenidos de dos fuentes principales; la base CHELEM y la base AGRONET. Cuando se mencione directamente el IVCR, los datos podrán ser tanto positivos como negativos. Si es mayor que cero, el país (España) se muestra competitivo en el mercado internacional, pero si es menor que cero, el país no es competitivo. Sin embargo, si es menor que cero no quiere decir que el producto no tenga potencial competitivo para ese país, sino que simplemente el país no ha desarrollado las ventajas comparativas. En el caso de que el índice para un país es mayor (menor) al de otro país, quiere decir que hay una mayor (menor) especialización en dicho país en el comercio del producto. Si el índice aumenta (disminuye) con el tiempo, el país aumenta (disminuye) su ventaja comparativa en el comercio para ese producto. Los valores de este índice carecen de unidades de medida (es un ratio).26 4.3.3.1 .Análisis Inter Sectorial: En los cuadros 32,33 y 34 se han extraído de la matriz exportadora aquellos subsectores de ambas industrias que actualmente tienen más que ver con las ramas objeto de estudio, por ejemplo, ante la falta de presencia de la industria de biocarburantes en la

88 matriz exportadora, hemos aproximado por los elementos de la rama de energía que nos parecen de más trascendencia en el caso español. Esta licencia metodológica pondrá directamente en entredicho las conclusiones que saquemos, a las que habrá que tratar con mucha prudencia. Dentro de la rama de energía (cuadro 32), para el periodo 1990-2006, la economía española únicamente presenta una posición claramente competitiva para la exportación de los productos refinados del petróleo; presenta una situación neutra para el caso de la exportación de carbón (ligeramente competitiva) y para la exportación de energía eléctrica (ligeramente no competitiva). Una situación claramente no competitiva se muestra para la exportación del petróleo sin refinar (Crudo) y para el gas natural; por lo que ya se puede intuir que en el caso de procesamiento de materia prima energética, la economía española puede tener una cierta ventaja comparativa (industria del refinado del petróleo). Para la rama de alimentos y bebidas (cuadro 33), se produce una situación que pudiera ser comparable a la que ocurre en el campo de la energía; si hablamos de la exportación de la materia prima en bruto (cereales) nos encontramos ante una situación manifiestamente no competitiva, sin embargo, al incrementar valor añadido a la exportación (transformados de los cereales) la situación se torna levemente competitiva. En el caso de las materias grasas, su situación es manifiestamente competitiva respecto al exterior, por último, para el azúcar, observamos también una situación levemente competitiva. Si observamos el cuadro 34, podemos observar que, respecto a la tendencia en los últimos 16 años, la rama de la energía mantiene un descenso constante en su posición competitiva. Sólo el carbón (ni el refinado del petróleo se salva, aunque mantenga al final del periodo de análisis una posición todavía competitiva) se beneficia de una ligera mejora. Habría que plantearse el porqué de una bajada generalizada de la competitividad internacional del sector energético, pero este tema trasciende el contenido de esta investigación. De nuevo volviendo a la industria de los alimentos (en el mismo cuadro 34), subsectores con commodity de doble uso, vemos como el único subsector que pierde tendencialmente competitividad en todo el periodo es el de la exportación de los

89 cereales. En cuanto comenzamos a incrementar el valor añadido (transformado de cereales) la tendencia varía.

90

CUADRO 32: ELABORACIÓN INDICADOR VENTAJA COMPARATIVA SECTOR ENERGÉTICO. Ventaja Comparativa Geográfica Exportadora vs.
Importador Resto Mundo

Petróleo Bruto
Media 19902006 Porc.variación 1990-2006 21%

Gas Natural
Media 19902006 -1,83 Porc.variación 1990-2006 323%

Coque
Media 19902006 0,06 Porc.variación 1990-2006 8688%

Produc.Refinados del Petróleo
Media 19902006 1,76 Porc.variación 1990-2006 -90%

Electricidad
Media 19902006 -0,04 Porc.variación 1990-2006 5%

España UE-27 Países Emergentes Europa del Este Zona Euro G7 MERCOSUR OPEP Países Menos Adelantados

-12,98

-9,49 8,99 20,55 -11,88 -7,68 -2,91 157,03 56,56

39% -52% 502% 42% 45% -79% 20% 270%

-1,65 3,15 2,72 -1,90 -0,93 -0,36 11,38 0,99

69% -42% -9% 76% -3% -33% -3% 1714%

-0,04 -0,06 0,51 -0,10 -0,02 -0,24 -0,06 -0,01

-374% -99% 102% 458% -285% 309% 42% 143%

-0,01 -2,96 11,16 -0,54 -1,23 -0,99 20,32 -9,86

-88% 842% 162% 5% -42% -231% -60% 118%

0,02 -0,05 0,25 0,08 0,04 -0,01 0,01 0,03

148% 908% 8% -327% -25% 2140% -108% -2541%

Fuente: Elaboración propia a partir de CHELEM 2008

CUADRO 33: ELABORACIÓN INDICADOR VENTAJA COMPARATIVA SECTOR ALIMENTARIO. Ventaja Comparativa Geográfica Exportadora vs.
Importador Resto Mundo

91

Cereales
Media 19902006 -1,49 Porc.variación 1990-2006 4422%

Otros

Productos

Productos Agrícolas comestibles
Media 19902006 -1,26 Porc.variación 1990-2006 -37%

Agrícolas
Media 19902006 8,80 Porc.variación 1990-2006 160%

no

Transformados de Cereales
Media 19902006 0,20 Porc.variación 1990-2006 1462%

Materias Grasas
Media 19902006 1,36 Porc.variación 1990-2006 17%

Azúcar
Media 19902006 0,17 % variación

1990-2006 -371%

España UE-27 Países Emergentes Europa del Este Zona Euro G7 MERCOSUR OPEP Países Menos Adelantados

0,11 -1,46 -0,14 0,00 1,06 1,80 -10,33 -7,64

-58% 111% -230% -254% 34% 240% 54% 237%

-2,46 8,45 -2,88 -2,23 -1,28 9,13 -3,87 16,04

22% -12% 2852% 12% 8% 139% 54% -8%

-0,71 3,11 5,24 -1,01 -0,84 1,30 -0,73 15,18

-66% -18% 300% -44% -24% 51% -186% 33%

0,28 0,12 -0,60 0,29 0,11 -0,13 -1,11 -2,23

-14% 1637% 1003% 3% 50% -64% -30% 60%

0,45 1,90 -0,96 0,45 -0,03 2,47 -4,29 -5,43

-46% 238% -125% -61% -26% 151% -50% 144%

0,21 0,68 -2,23 0,37 -0,07 2,32 -2,75 -2,09

-9% 29% 554% 7% 9% 337% 14% 478%

Fuente: Elaboración propia a partir de CHELEM 2008

CUADRO 34: ELABORACIÓN INDICADOR

92

Exportaciones Españolas Petróleo Crudo Gas Natural

1990 -10,92 -0,80

19

-1

-1

93

4.3.3.2. Análisis Intra sectorial. Se va a analizar el comportamiento del subsector de commodities de doble uso, dentro de la industria de alimentación y bebidas (cuadro 35). Para ello, analizando las cifras desde el 2001 al 2004 (no hay posteriores disponibles para VCR), se va a tratar de obtener conclusiones cuantitativas respecto a la VCR de cada una de estas commodities, para luego hacer un ejercicio de extrapolación que permita sugerir alguna conclusión respecto al uso alternativo de cada una de ellas en la industria de alimentos o, ante la posibilidad de pasar de un subsector en desventaja frente al exterior a otro con ventaja relativa, pasar a su uso dentro de la industria de biocarburantes.

CUADRO 35: ELABORACIÓN INDICADOR Ventaja comparativa revelada de España Commodities de doble uso. 2001-2004 Exportaciones Miles US$ 63.826 59.860 86.321 103.840 1.638 2.029 3.403 3.164 1 0 0 9 564 2.317 4.225 6.196 3.231 4.250 4.413 5.580 Importaciones Miles US$ 23.457 16.587 13.769 10.994 6.719 12.172 11.434 10.339 47 313 104 314 56 174 280 159 7.029 7.288 10.534 15.047

Producto Harina de Trigo Harina de Trigo Harina de Trigo Harina de Trigo Salvado de Trigo Salvado de Trigo Salvado de Trigo Salvado de Trigo Germen Trigo Germen Trigo Germen Trigo Germen Trigo Germen de Maíz Germen de Maíz Germen de Maíz Germen de Maíz Harina de Maíz Harina de Maíz Harina de Maíz Harina de Maíz

Año 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004

VCR 1,3 1,5 2,1 2,7 -0,9 -1,3 -0,7 -0,6 -4,8 -0,7 0,7 -3,8 2,9 3,2 3,2 4,2 -0,5 -0,3 -0,3 -0,4

94
Salvado de Maíz Salvado de Maíz Salvado de Maíz Salvado de Maíz Aceite de Maíz Aceite de Maíz Aceite de Maíz Aceite de Maíz Tortas Oleag de Maíz Tortas Oleag de Maíz Tortas Oleag de Maíz Tortas Oleag de Maíz Preparados de Cereales Preparados de Cereales Preparados de Cereales Preparados de Cereales Remolacha Azucarera Remolacha Azucarera Remolacha Azucarera Remolacha Azucarera Azúcar Centrif En Bruto Azúcar Centrif En Bruto Azúcar Centrif En Bruto Azúcar Centrif En Bruto Azúcar Refinada Azúcar Refinada Azúcar Refinada Azúcar Refinada Dulces de Azúcar Dulces de Azúcar Dulces de Azúcar Dulces de Azúcar Semillas de Girasol Semillas de Girasol Semillas de Girasol Semillas de Girasol Aceite de Girasol Aceite de Girasol Aceite de Girasol Aceite de Girasol Tortas de Girasol Tortas de Girasol Tortas de Girasol Tortas de Girasol Semilla de Colza Semilla de Colza Semilla de Colza Semilla de Colza Aceite de Colza Aceite de Colza Aceite de Colza 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 2004 2001 2002 2003 4 12 2 3 12.313 7.047 25.490 9.012 342 552 316 367 11.887 23.901 18.717 15.298 1 1 1 7 579 783 2.628 2.320 42.209 15.476 34.495 17.451 359.487 324.554 369.390 383.238 8.294 7.183 11.469 13.494 34.417 40.395 38.996 48.548 2.867 3.905 9.305 4.512 386 123 358 544 4.276 4.332 6.195 99 120 191 684 5.810 3.459 10.107 854 3.654 1.396 0 3 3.949 5.665 5.536 4.727 349 80 5 22 13.039 18.604 26.627 34.855 203.850 227.238 302.232 325.099 60.933 73.744 84.355 90.745 123.750 141.980 115.394 198.804 27.103 53.912 45.051 90.944 5.550 3.994 7.286 9.908 1.745 2.509 4.344 8.805 6.821 8.893 12.821 -2,1 -1,3 -3,4 -4,5 1,1 1,0 1,3 2,9 -2,7 -0,7 0,1 5,8 1,6 2,2 1,8 1,7 -5,4 -3,7 -0,7 -0,1 -2,7 -2,7 -1,8 -2,2 -1,4 -2,6 -2,0 -2,7 2,1 1,8 1,8 1,8 -2,5 -2,9 -2,1 -2,4 0,6 0,0 0,2 -0,3 0,0 0,5 0,8 -0,2 -1,2 -2,7 -2,3 -2,4 -0,2 -0,5 -0,5

95
Aceite de Colza 2004 5.574 14.362 -0,6 Tortas de Colza 2001 0 6.669 0,6 Tortas de Colza 2002 0 5.922 0,7 Tortas de Colza 2003 2 3.483 -7,2 Tortas de Colza 2004 69 10.783 -4,7 Maíz Dulce Congelado 2001 5.541 2.040 1,5 Maíz Dulce Congelado 2002 6.426 2.204 1,5 Maíz Dulce Congelado 2003 10.197 1.166 2,7 Maíz Dulce Congelado 2004 7.957 1.424 2,2 Maíz Dulce, Preparado 2001 2.739 16.624 -1,6 Maíz Dulce, Preparado 2002 2.650 20.405 -1,8 Maíz Dulce, Preparado 2003 3.508 33.128 -2,0 Maíz Dulce, Preparado 2004 3.850 39.392 -2,0 Trigo+Harina,Equiv Trigo 2001 205.058 497.660 -0,5 Trigo+Harina,Equiv Trigo 2002 244.108 740.495 -0,8 Trigo+Harina,Equiv Trigo 2003 294.990 610.563 -0,4 Trigo+Harina, Equiv Trigo 2004 230.891 759.748 -0,8 Azúcar, Total (Equ Bruto) 2001 42.788 216.889 -1,3 Azúcar, Total (ECU Bruto) 2002 16.259 245.842 -2,4 Azúcar, Total (Equ Bruto) 2003 37.123 328.859 -1,9 Azúcar, Total (Equ Bruto) 2004 19.771 359.954 -2,6 Fuente: Elaboración propia a partir de AGRONET con base en: Arias Joaquín, Segura Oswaldo. Índice de Ventaja Comparativa Revelada: un indicador del desempeño y la competitividad productiva comercial en un país. Revista Intercambio área de comercio y agronegocios. IICA.No. IV-2004. En: http://infoagro.net/comercio/intercambio/VCR.pdf

En términos generales, dentro de la muestra elegida, aquellas actividades dentro del sector de alimentos y bebidas que parecen tener una ventaja relativa respecto al exterior, suponen un 35,8%. Al haber un conjunto de actividades de importancia que resultan no competitivas (en torno a un 62%) y un par cuyos datos sobre competitividad son neutros; se podría lanzar la idea de plantearse redirigir parte de la actividad exportadora desde la industria de alimentación y bebidas a otra industria alternativa. Sin embargo, si se analizan más detalladamente los resultados, no hay una consistencia por materia prima (si hablamos de trigo, maíz, colza o remolacha) a la hora de caracterizar a las actividades por su competitividad frente al exterior. Aparece el mismo indicio que se ha comentado en el estudio intersectorial: el valor añadido de cada actividad parece determinante a la hora de convertir una actividad en competitiva o no, al hablar de estos sectores para la economía española.

96 Cogiendo entonces los datos obtenidos, no existe justificación para sustituir una industria por otra basándonos en la Ventaja Comparativa Revelada; sino más bien, lo que la realidad puede sugerir es una complementariedad entre una industria que ya es consciente tanto a nivel nacional como a nivel europeo (CIAA,2006) que ha de apostar por el valor añadido para ser competitiva, y una industria de desarrollo incipiente (la de biocarburantes en España) que parece tener (según hemos visto en el análisis intersectorial) un nicho de competitividad heredado de su industria históricamente predecesora: la del refino del petróleo. 4.3.4. Conclusiones Parciales: Inicialmente, hay que dar respuesta a los interrogantes instrumentales que nos hemos planteado. Ambas industrias, de acuerdo a los indicadores tratados respeto a patentes y a Ventaja Comparativa Revelada aparecen con distintas posibilidades en cuanto a su caracterización como fuente de ingresos provenientes del exterior. Respecto a los ingresos provenientes del derecho a la propiedad intelectual parece ser la industria de biocarburantes la que tuviera más potencia tras analizar los datos. Sin embargo, en lo referido a la VCR, parece existir un potencial mixto, dependiendo del nivel de valor añadido que ambas industrias (especialmente la alimentaria española)27 puedan llegar a desarrollar. Hay que tener en cuenta también los datos obtenidos a partir de la posibilidad de basar la competitividad de la industria en la diferencia de precios, cuestión que no es respaldada por el comportamiento del IPC al consumo por grupos, que presenta unas mayores desviaciones respecto a la media industrial que la industria de alimentos y bebidas, lo que reduce directamente la competitividad basada exclusivamente en precio. El nivel de ventajas comparativas pese a ser distinto, no corresponde a la diferencia que debía de existir si se descuenta el distinto peso específico de cada una de las dos industrias en España, lo puede implicar la existencia de un sobre esfuerzo en el desarrollo de la industria de biocarburantes, cuyas cifras (teniendo en cuenta las licencias metodológicas practicadas) deben de ser tomadas con la mayor de las prudencias.

97 Parece entonces que la propuesta planteada sobre la complementariedad de ambas industrias cuyo desarrollo simultáneo no habrá de condicionar a una respecto de la otra, da señales de encaminarse hacia su contrastación.

Capítulo 5. CONCLUSIONES FINALES

Un tema a tener en cuenta en cualquier propuesta de conclusión final es el grado de certidumbre alcanzada al volver de la esfera de la contrastación de datos, a la necesaria construcción de argumentos. Si se tomara la certidumbre obtenida de los distintos indicadores, cuyo desarrollo se ha visto apoyado por unas argumentaciones lógicas creadas

98 ante la necesidad de inferir sobre periodos temporales sin mucha (o incluso ninguna) presencia de daos sobre alguna de las industrias objeto de estudio (la de biocarburantes), se desconfiaría de la certidumbre alcanzada. Sin embargo hay un resultado prometedor, existe un cierto grado de consistencia entre las conclusiones que se han ido obteniendo, por ejemplo: el caso de la apuesta por el VA para la industria de alimentos, o cómo la hipótesis inicial sobre el similar peso específico de cada industria dentro del sector industrial español se ve sustentada por la complementariedad en las posibilidades de crecimiento de ambas industrias estudiadas en la segunda hipótesis. Supera los límites de este trabajo el cruzar estas conclusiones con las posibles consecuencias de las medidas citadas en los estudios sectoriales reflejados en el capítulo 2 para maximizar la viabilidad de ambos sectores en España, lo que podría enriquecer estas conclusiones, sin embargo, se pueden resumir las principales conclusiones obtenidas en el trabajo de la siguiente manera: Una vez caracterizada la viabilidad de ambos sectores, y sugeridas medidas a tomar para maximizar el desempeño de ambos, se pasa a contrastar las hipótesis de trabajo generadas tras un trabajo previo de caracterización teórica de los elementos que han participado en el análisis y un recorrido por la fisonomía sectorial de ambas industrias: la de alimentos y bebidas y la de biocarburantes en España. Así la primera hipótesis planteada, la defensa de una distinta influencia de las dos industrias dentro del entramado industrial español, se ve contrastada (asumiendo las cautelas comentadas en las distintas etapas de análisis) tras verificar: • • Existe una gran diferencia entre el ratio de productividad calculada (Producción Bruta / nº de ocupados) a favor de la industria de biocarburantes. La rama industrial de la industria de alimentación y bebidas, concerniente a las commodities de doble uso, genera un volumen mucho mayor de empleo que una industria de biocarburantes cuyas estimaciones sobre el empleo creado (con un carácter estático durante el periodo 2005-2010) guardan una relación directa con los planes de fomento del sector que pueden ser realizados por parte de las distintas

99 administraciones con el fin de crear una demanda efectiva mínima que provea una masa crítica que asegure el despegue definitivo de esta industria. • Tras extraer de la cifra de producción bruta del sector de biocarburantes la proporción de valor añadido creada, usando como herramienta la proporción Valor añadido / Producción Bruta del total de la economía en España, se observa que el sector industrial de los biocarburantes genera más valor añadido a la economía que el subsector industrial de las commodities de doble uso dentro del sector industrial de alimentación y bebidas. En cuanto a la segunda hipótesis, que defiende la complementariedad de ambas industrias que hace que su desarrollo simultáneo no las condicione en sus resultados, se van extrayendo las siguientes conclusiones parciales: • La industria de biocarburantes presenta una mayor potencialidad a la hora de poder obtener, vía Balanza de Pagos, ingresos por patentes. Lo que se traduce en una mayor eficacia a la hora de reducir el déficit corriente estructural característico de la economía española. • El indicador de ventaja comparativa revelada no ofrece una justificación para poder promover una de las dos industrias objeto de estudio por encima de otra, ya que las cotas más altas de ventaja comparativa no se obtienen por tipo de commodity de doble uso, ni siquiera por tipo de industria, sino por la gradación del valor añadido generado dentro de cada una de las ramas industriales generadas. El resultado obtenido a partir de este análisis tiende hacia la complementariedad, más que hacia la sustitución. • Tras estudiar el Índice de Precios al Consumo en su apartado de Grupos Especiales, se observan que las desviaciones medias de los índices de precios son mayores en la industria de los biocarburantes (llegando a alcanzar un 117% por encima de la media para el sector industrial, al aproximar el valor por los datos sobre el sector energético) que en la industria de alimentación y bebidas en su rama de commodities de doble uso.

100 Lo que sustenta la tesis de complementariedad de ambas industrias, e independencia en sus resultados del desempeño individual de cada una de ellas. Por todo esto, se entiende que resultaría interesante el ampliar el análisis mediante el trabajo con datos primarios de cada una de las dos industrias, herramienta que nos permitiría entrar en un nivel de desagregación en las cifras óptimo para contrastar, mediante datos más representativos, las hipótesis de este trabajo. Así se podrían eliminar las salvedades que se han ido comentando durante el análisis en cada una de las conclusiones extraídas. Sin embargo se considera cumplido uno de los objetivos generales del trabajo: el ofrecer una revisión coherente y que presente algún elemento novedoso sobre un tema de actualidad en el momento económico que nos ha tocado vivir. Es más las derivadas que se pueden extraer del tema, harían interesante el plantearse realizar este mismo análisis para un país que esté fuera del grupo de los desarrollados. Para después poder cruzar las conclusiones obtenidas a partir del estudio de dos realidades completamente antagónicas en cuanto a su nivel de desarrollo. Se deja este tema abierto para un posterior análisis.

101

ANEXOS

102

ANEXO I. BLOQUE TEÓRICO. AGENTES Y CARACTERISTICAS DE LOS MERCADOS FÍSICOS DE COMMODITIES.
1. Agentes que son los sujetos del intercambio internacional: Se les suele denominar también por su nomenclatura en inglés; así nos encontramos a los comerciantes propiamente dichos (traders); y los intermediarios puros (brokers). Resulta fundamental el poder diferenciar las actividades de estos agentes del mercado global; así: o Los primeros (traders) compran la mercancía con el objetivo de venderla con un beneficio; pueden mantener inventarios; su beneficio lo constituye el diferencial (spread) entre el precio de compra y de venta. o Los segundos (brokers) ponen en contacto a los oferentes y demandantes facilitando el acuerdo en los precios de intercambio; sin necesidad de comprar ni vender la mercancía, constituyendo su beneficio una comisión por sus servicios. Si observamos los distintos mercados, y analizamos el tipo de agente que resulta mayoritario en su operativa, podremos concluir que: o Mercados Físicos: los traders suelen ser más importantes que los brokers. o Mercados de Derivados: los brokers actúan como traders al comprar derivados y venderlos con un margen de beneficio. Con lo que se podrá observar que los agentes que van a constituir uno de los principales compañeros de viaje para este análisis serán los “traders”.

103

2. Características de los Mercados Físicos de “Commodities”. A. Introducción. Partiendo de lo que podemos imaginar como un mercado físico de compra-venta de commodities (pudiendo tener en la cabeza algo tan tradicional como una lonja de pescado), existen distintas innovaciones, en el ámbito de las técnicas de comunicación y de los instrumentos financieros que han contribuido en gran medida a dotar a los principales mercados físicos del mundo (veremos algunos ejemplos de ellos, más adelante) de un carácter global. B. Tipos y Características Una manera gráfica de analizarlos es de acuerdo a una tipología que nos parece extendida en la literatura, así, siendo lo más concreto posible: • Si nos fijamos en la Estructura de los Mercados, se suelen dividir en competitivos o no competitivos. o Un mercado competitivo es aquel que básicamente se haya libre de cualquier agente que pueda influir por sí mismo en el nivel de precios, ya sea desde la oferta (cuando es el único oferente de un bien –monopolio- o cuando pertenece a un cartel de productores –oligopolio-) o desde la demanda (cuando sólo hay un comprador para un determinado grupo de bienes –monopsonio-). Es decir, no hay un trader o un broker cuyas operaciones en el mercado marquen la tendencia de los precios. o Tratando de ilustrar estos conceptos con algo de realidad, un ejemplo de mercado que tiende a ser no competitivo por monopolio podría ser el de sistemas operativos informáticos de código cerrado, comandado por Microsoft con sus distintas versiones de Windows; ejemplo de mercado que puede decirse no competitivo por oligopolio: el petrolífero mundial en el que hay una asociación de productores cuya importancia y capacidad de influencia en los precios de crudo mundial está demostrada: la OPEP; y un ejemplo de situación no competitiva en la demanda de un determinado bien, pueden ser todos aquellos artículos que bien por sus características técnicas, por su uso final, o por su volumen de compra suelen ser comprados por un estado, vía concurso público (donde el comprador marca un precio máximo y obliga a los oferentes a pujar a la baja para llevarse el encargo). . • En cuanto a la Eficiencia del Mercado; ahora pasamos a trabajar en relación a la eficiencia informativa; es decir, suponemos que cualquier nueva información en el mercado tiene un efecto directo e inmediato en los precios; existiendo tres tipos de eficiencia: o Eficiencia Blanda: la información tenida en cuenta sobre los precios anteriores se refleja en los precios corrientes. o Eficiencia Media: toda la información pública disponible se refleja en los precios corrientes. o Eficiencia Fuerte: toda la información disponible; sea pública o privada, se refleja en los precios corrientes.

104 La eficiencia de la información se suele basar en cómo se analiza la existencia de stocks o inventarios de la mercancía (commodity) que se intercambia en el mercado; así: o La dinámica de los precios se ve influida por la importancia de los inventarios existentes de la commodity. o El volumen de capitalización del mercado, en el caso de las commodities físicas corresponderá al tamaño de los inventarios públicos y privados.  El tamaño de estos inventarios (stocks) suele ser tratado como un secreto de carácter incluso estratégico; suelen existir analistas que tratan de dilucidar su tamaño.  Existen algunas commodities que no pueden ser objeto de almacenaje (los embarques y la electricidad, por ejemplo); esto implica que el volumen de capitalización del mercado suele carecer por completo de sentido. o Coste de almacenaje de una commodity: es un coste de oportunidad del capital que no es retribuido a través del pago de ningún interés.  Para aquellas commodities que se pueden ser inventariadas, el coste de almacenaje tiene una gran importancia; por ejemplo las commodities agrícolas: trigo, maíz, semillas de soja…  La existencia y la importancia de los inventarios de commodities es una variable clave en la explicación de los movimientos de los precios en estos mercados. La información obtenida según el análisis fundamental (basada en el estudio de variables que constituyen los fundamentos económicos del objeto de análisis) sobre los precios de las commodities también es un indicador de la eficiencia del mercado. o La valoración según el análisis fundamental dependerá del coste competitivo de obtención de la commodity (desde el lado de la oferta) y de su valor como recurso productivo (desde el lado de la demanda). o Los precios de las commodities también pueden ser analizados desde la vertiente puramente económica, teniendo en cuenta su valor como bien de capital en la forma de activos para las empresas y otros agentes públicos o privados. • Respecto a la Organización de los Mercados podemos hablar de: centralizados y descentralizados. o Los mercados centralizados se caracterizan por disponer de unos intermediarios (generalmente brokers) que tienden a aglutinar las ofertas y demandas de diversos vendedores y compradores; así podemos encontrar:  Mercados tipo subasta: en los que o bien se realizan pujas al alza por los compradores o a la baja por los vendedores, hasta que se cierra el precio de venta, estas pujas se encuentran organizadas por un agente subastador; gráficamente nos podríamos quedar con el funcionamiento de una lonja de pescado; donde a una cierta hora, se reúnen las cargas de los distintos pesqueros, perfectamente identificadas por lotes, y los

105 compradores (generalmente mayoristas) en un recinto preparado a tal efecto por la cofradía de pescadores de la localidad.  Mercados de valores; en los que todas las órdenes de compra (con sus precios máximos) y de venta (con sus precios mínimos) son organizadas por brokers; que después de procesarlas tratan de cumplir su objetivo de hacer coincidir unas con otras para así “vaciar el mercado” (conseguir que todas las órdenes encuentren su respectivo vendedor o comprador). o Los mercados descentralizados; que pueden ser a su vez:  Mercados OTC (“over the counter”) o de contratos bilaterales; donde todas las transacciones son cerradas a través de un contrato negociado entre el comprador y vendedor, normalmente a través de un intermediario (abogado…). Normalmente los mercados de Commodities Físicas son de este tipo; por ejemplo: gas, trigo, etc.  Mercados con “precios de referencia” (“Spot markets”): estos precios suelen ser “dados” por un productor mayoritario o una asociación de productores y suelen estar reflejados en algún tipo de documento escrito (similar a un catálogo), que es conocido (o puede ser conocido) por los compradores. El funcionamiento del mercado mundial de diamantes (cuando estaba controlado por la organización central de ventas “De Beers”) puede ser un buen ejemplo de mercado con precio de referencia. • Pasando ya a su tipología, de acuerdo al plazo de maduración de la operación (que suele ser el criterio más usado) los podemos definir como:  “Spot” o al contado: los contratos generados provocan una entrega y pago con carácter inmediato.  Futuros: suponen una entrega y un pago en un plazo dado; existen de dos tipos: • Forward: son un compromiso de compra/venta en firme; una vez cerrados no hay manera de echarse atrás. • Futuros: suponen una opción de compra/venta. C. Evolución de los Mercados Físicos. • Estos mercados eran en su origen mercados de precio de referencia (posted prices), donde el productor monopolístico (De Beers en el caso del diamante) o un grupo de productores dominante, fijaban un precio de referencia (precios reconocidos como adecuados cuando se negocia un contrato). Estos mercados, en parte gracias a la Globalización están perdiendo importancia; ya que la eliminación de barreras geográficas por el transporte mundial y el proceso progresivo de reducción de las barreras al comercio internacional van haciendo que el mundo sea un único mercado, por lo que al no haber segmentación geográfica, pueden aparecer nuevas fuentes de aprovisionamiento que rompan el monopolio de facto del productor monopolístico tradicional (en el caso de los diamantes, la producción rusa inundó el mercado, con lo que el poder de negociación del monopolista se va diluyendo conforme su cuota de mercado en la oferta mundial va

106 perdiendo importancia relativa. El resultado es que los mercados físicos de commodities están cogiendo de manera progresiva el funcionamiento de mercados OTC; donde, a través de una negociación directa, los compradores (traders) y los productores definen los precios de intercambio. 3. De los Mercados Físicos a los Mercados de Derivados. Los mercados de Derivados; ponen de manifiesto la diferencia entre los mercados físicos y los financieros. • Se podrían definir como mercados donde se intercambian bajo determinadas condiciones instrumentos puramente financieros que están referenciados sobre una commodity de referencia física disponible para ser entregada en una fecha futura. o Mercados Organizados: de futuros o de opciones. o Mercados OTC: swaps, caps, floors. • Son mercados usados fundamentalmente para “cubrirse ante contingencias del mercado”, tratando de adoptar posiciones que, en el caso de que la “apuesta de mercado” salga mal, parte del valor perdido sea recuperado a través de una apuesta inversa constituida en la compra de un derivado. • Sería interesante el poder observar cómo se relacionan los mercados físicos y los de derivados a través del análisis de los distintos tipos de mercado, distintos costes que intervienen en la formación de los precios de futuros y la relación entre el precio spot y el precio del futuro (base), sin embargo éste análisis podría difuminar nuestro enfoque, aportando información que podría ser de escasa relevancia en nuestro análisis.

ANEXO II: Posibilidades de posicionamiento de una economía ante el exterior; desde el Mercantilismo a la Economía Monetaria Internacional.
Si nos planteamos desde una óptica a corto plazo, y con una visión estática de la riqueza mundial (es decir, lo que yo crezco evita que crezcan los demás), las ventajas que puede presentar a nuestro país el intercambio con el exterior, no estamos hablando de un debate electoral antes de cualquier cita con las urnas (aunque nos pudiera parecer así dado el nivel del debate económico público que tenemos que soportar últimamente); sino que nos estamos planteando un tema con la visión de un grupo de estudiosos que fueron etiquetados como Mercantilistas, que estuvieron ocupados en este tema hace ya algunos siglos. Se planteaba por entonces cuáles serían los efectos sobre la riqueza nacional, la inversión, el empleo, los precios, la oferta monetaria del intercambio con el exterior, y la conclusión principal a la que se llegó fue que un país sale beneficiado del comercio con el resto del mundo cuando el valor de lo que exporta (y por lo que obtiene metales preciosos, divisas o ingresos) es mayor que el de lo que importa (por lo que ha de pagar metales preciosos, o divisas), por lo que la mejor política que se podía defender era la del Superávit de la Balanza Comercial. Así, para maximizar las ventajas de esta política, y por otras razones

107 de carácter histórico (por aquel entonces los estados/nación estaban en pleno proceso de formación), se tendió a un sistema económico intervenido que estuviera orientado a potenciar esas exportaciones, con el fin de maximizar los ingresos que permitieran mantener los presupuestos nacionales. Como complemento a esa política, se trató de obstaculizar mediante todo tipo de restricciones legales y monetarias las importaciones, lo que llevó a la articulación de unos paquetes de medidas constituidos en políticas de carácter proteccionista. Algunas razones que se esgrimían entonces y todavía en algunos ámbitos, para defender estas políticas proteccionistas pueden ser: • El comercio provoca una serie de pérdidas de puestos de trabajo. • La dependencia del comercio exterior hace a un país más vulnerable, sobre todo en tiempos de conflicto. • Todos los países, para maximizar su nivel de exportaciones, practican un comercio desleal, tratando de premiar a sus productores y penalizar a los del resto del mundo. • Los desequilibrios comerciales llevan a un país a endeudarse con otros; lo que puede aumentar la debilidad de la economía. • Los países débiles pueden aumentar su vulnerabilidad frente a otros países Estas razones sin embargo, carecen de validez cuando se las contrasta con los costes que supone la aplicación de medidas de carácter proteccionista para la economía. Hubo dos frentes desde los que se protagonizó un ataque más en profundidad contra las tesis mercantilistas; el ámbito monetario y el real. Desde el ámbito monetario, se cuestionó la sostenibilidad en el tiempo de políticas apoyadas exclusivamente en el carácter positivo del saldo exterior de la economía (diferencia entre exportaciones e importaciones: X-M), políticas que reflejaban la aceptación de Teoría del Superávit Comercial. El hilo conductor de esta crítica se estructuró en torno a la teoría del Ajuste Automático; que venía a decir que un superávit continuado termina generando una serie de de efectos (sobreoferta de metales preciosos o moneda extranjera –exceso de oferta monetaria-, incremento de la inflación, pérdida de competitividad en precios de los productos nacionales frente a los del resto del mundo, aumento de las importaciones y reducción de las exportaciones) que conducen al déficit o equilibrio comercial de una forma más o menos rápida. Es decir; un superávit de carácter sostenido en la economía, tiende a autocorregirse por influencia de la variación de precios en dirección a los flujos comerciales. Manteniéndose esta tesis siempre que se cumplan dos supuestos: • libre movimiento internacional de metales preciosos (de capitales). • Paridad entre distintas monedas cuyo valor está determinado por el contenido metálico de las mismas. Fijándonos en la esfera real de la economía, las políticas de carácter proteccionista, fueron desplazadas por los enunciados de la Teoría de la División Internacional del Trabajo; que defendían los beneficios del comercio internacional apoyándose inicialmente en proposiciones sobre la ventaja absoluta (Smith) y más tarde sobre la ventaja relativa

108 (Ricardo), y prestando atención a una serie de hechos que tendían a desarrollar una división internacional del trabajo: • diferencias naturales (existencia de distintas dotaciones de recursos según el área geográfica). • Diferencias en la productividad y costes reales de la realización de distintas actividades en diversas economías. Tratando de enunciar de forma somera la propuesta de Adam Smith sobre el superávit comercial; el autor comentaba que se desfavorecía a la nación cuando se impedía que rigiera el principio de especialización. Es decir, la riqueza del país decrece cuando el proteccionismo promueve la producción de bienes que necesitan una mayor dotación de capital al producirse dentro de la economía en vez de dejar que se obtuvieran de zonas donde la dotación de capital (o de otros recursos) necesaria fuera menor (dejando actuar al principio de especialización internacional). De manera progresiva, la escuela clásica (sobre la que existe un cierto consenso al decir que fue iniciada por Adam Smith), usando una formulación neutral respecto al dinero, va haciendo más precisa la Teoría de la División Internacional del Trabajo, logrando extender el campo de la especialización y libre cambio, con la sustitución del principio de ventaja absoluta, por el principio de ventaja comparativa. Al comercio exterior se le asignaron una serie de objetivos: • Invertir la tendencia entre la razón de intercambio entre los bienes manufacturados y los agrícolas (un interesente ejercicio para contrastar la vigencia de esta proposición, podría ser interesante analizar la situación actual de los mercados de bienes agrícolas en el mundo, una aproximación al tema se puede encontrar en: “Rising food prices: Policy options and World Bank response”, nota de discusión preparada para el Comité de Desarrollo del Banco Mundial, 2008. Disminuir los salarios a través de la importación de bienes salariales más baratos, originando el aumento de los beneficios y posibilitando la aceleración de la acumulación de capital. Reducir el gasto de los perceptores de renta y de beneficios mediante la incorporación de bienes manufacturados que son los únicos en ser consumidos; por lo que se produce un incremento de la parte de la renta destinada a la formación de capital (ver Comité de Desarrollo del Banco Mundial, 2008). Ahorrar capital al liberarlo de la producción de bienes importados y poder asignarlo a las industrias más eficientes en su uso (que deberían ser las exportadoras). Sin confirmar qué ocurre con la dotación de capital (si se ve incrementada o disminuida); el comercio exterior tiende a incrementar la oferta de bienes dentro de la economía, teniendo en cuenta que el principio de ventaja comparativa de Ricardo afecta también a la distribución de la renta y al crecimiento económico.

• •

• •

Si tratamos de acercarnos a través de una breve introducción al Principio de Ventaja Comparativa. El comercio permite a los individuos y países concentrarse en lo que producen mejor; es decir, las ganancias derivadas del comercio son mayores al tener en cuenta la producción.

109 Así los individuos y los países se especializan en la producción de los bienes en los que son más eficientes, no en términos absolutos, sino en términos relativos. Por todo esto, los países deben exportar los bienes cuyos costes de producción sean relativamente menores. Como ejemplo de esto podemos analizar la situación de dos países; A y B que producen dos bienes a partir de un único factor de producción; así su estructura productiva, en términos de la cantidad del factor dedicada a la producción de cada uno de esos bienes sería: País A Trabajo para un ordenador Trabajo para una Tm trigo Coste relativo de un expresado en Tm de trigo ordenador 20 15 100 5 País B 120 8

Al comparar su competitividad; el país B, pese a ser menos competitivo de manera absoluta en la producción de ambos bienes, tiene una ventaja comparativa en la producción de ordenadores ya que emplea 15 veces más horas en un ordenador que en una Tm de Trigo, mientras que el país A usa 20 veces más horas. Si se abre la posibilidad de comerciar y cada país se dedica a producir aquel bien en el que tiene una ventaja comparativa, la cantidad total producida (a igualdad de recursos) aumentará. El principio de ventaja comparativa implica que el comercio siempre puede reportar beneficios mutuos a los dos países, incluso cuando uno de ellos es más eficiente que su socio comercial en la producción de cada uno de los bienes. La ventaja comparativa lleva a la especialización y ésta a un aumento de la competencia en las actividades especializadas, reforzando así la ventaja comparativa inicial. Por qué aumenta la productividad como consecuencia de la especialización: • El trabajador no pierde tiempo en cambiar de tarea. • Al repetir siempre la misma, está más cualificado para realizarla. • La especialización crea un entorno favorable para la invención. Límites de la especialización: el grado de especialización (o división del trabajo) que es posible depende del tamaño del mercado; hay que tener en cuenta la necesidad de evitar

110 una especialización ad infinitum, que podría crear trabajadores aburridos y no permitir la generación de ideas a partir de la realización de actividades cruzadas. La especialización puede conducir a la ventaja comparativa; vía incremento de la productividad. Podríamos resumir los determinantes de la ventaja comparativa. • Dotaciones naturales (determinismo geográfico): tierra, recursos naturales, clima... • Dotaciones adquiridas: capital físico y cualificaciones humanas que ha adquirido un país. • Conocimientos superiores: incluye las ventajas tecnológicas; se pueden adquirir por accidentes históricos o por acciones deliberadas. • La especialización, puede crear ventajas comparativas entre países similares en todos los demás aspectos. Siguiendo entonces nuestro recorrido teórico, nos encontramos con que la defensa (realizada en primer lugar por Ricardo) de que los beneficios de la división internacional del trabajo con un criterio de especialización basado en la optimización de la asignación de recursos según el principio de costes comparativos ha sido incorporada (con algunas variaciones, que simplemente enunciaremos más adelante) en el Sistema Neoclásico de Economía Internacional; constituyéndose como elemento de referencia a aquellas teorías sobre el Comercio Internacional que se basan en “diferencias”. La reformulación Neoclásica basa su atención en dos puntos: A) el análisis de la especialización en distintos productos; mediante una revisión de la teoría Ricardiana (ventaja comparativa) que es yuxtapuesta con el análisis teórico de Mill (demanda recíproca); así: o La teoría de la ventaja comparativa mantiene validez en lo referido a sus principales efectos: aumento de la producción y aumento del consumo en los dos países. o Las causas de la existencia de distintos precios relativos se amplían al venir estos reflejados por condiciones de oferta y demanda: desigualdades en las productividades tanto del trabajo como del capital (las funciones de producción pueden ser distintas), sin olvidar también la demanda en cada uno los países de los bienes. B) Un estudio más concreto sobre los factores (Heckscher-Ohlin, 1919-1933); cuya principal conclusión es que el origen de la existencia de la ventaja comparativa no es otro que las diferencias en las dotaciones factoriales; que genera diferencias de productividad, que al final provocan precios relativos distintos de los diferentes factores. Sin embargo; Ohlin defiende que, a largo plazo, los precios relativos de los factores tenderán a igualarse. Cuando hubo estudiosos que abandonaron el principio de neutralidad del dinero; apareció la llamada Economía Monetaria Internacional; que, en relación al tema del Comercio Internacional, definía que el equilibrio en la Balanza de Pagos se obtenía (siempre que las

111 reservas de metales preciosos, o monetarias en definitiva se mantuvieran constantes) con el equilibrio del mercado monetario; así, un déficit (superávit) de la balanza de pagos se deberá a un exceso (defecto) de la oferta monetaria sobre la demanda de dinero. La solución propugnada (siempre bajo el cumplimiento de ciertos supuestos) para eliminar la situación de déficit de balanza de pagos, se basa en que este déficit puede existir como consecuencia de una excesiva ampliación del crédito interno; por lo que dicha solución podía ser exclusivamente monetaria. Centrémonos sin embargo en la Balanza Comercial, marco de nuestro estudio de la mejora de la posición del país. Así con posterioridad a la aparición del enfoque puramente monetarista, han ido apareciendo una serie de enfoques sobre cómo mejorar el saldo de nuestras transacciones comerciales; que, por lo menos, entendemos que merece la pena enunciar: • Teoría de las elasticidades críticas (condición de Marshall-Lerner): las modificaciones en los tipos de cambio podrán mejorar el saldo de la balanza comercial siempre que la suma de las elasticidades de demanda (de bienes nacionales por el resto del mundo y de importación de bienes del resto de mundo por los consumidores nacionales) sea mayor que uno; esto abre la puerta a los distintos gobiernos a realizar depreciaciones competitivas de su moneda para tratar de exportar su inflación a otros países y mejorar la competitividad en precios de sus artículos. Sin embargo, salvo en el caso Chino, donde tanto el tamaño de su mercado, como la especificidad de la política monetaria de su principal mercado de exportación (Estados Unidos, cuya moneda ha sido –al menos hasta ahora- divisa de referencia para el mercado internacional, por lo que el recurso a la depreciación no estaba tan al alcance de las autoridades monetarias –por las implicaciones para todo el sistema financiero mundial-) les ha podido blindar de posibles represalias comerciales de otros países, este tipo de medidas no han tenido un gran éxito; ya que suelen ser respondidas con el mismo planteamiento y no es tan fácil que la condición necesaria sobre las elasticidades se cumpla. • Enfoque de los Multiplicadores de Keynes: que analiza el proceso de re-equilibrio del saldo exterior (X-M) inducido por un aumento de la renta. Este enfoque puso de nuevo el énfasis en los ajustes automáticos. A nuestro entender; prestando atención al cumplimiento de los distintos supuestos, este enfoque conserva gran parte de su validez. • Enfoque de la absorción (C+I), estudiado por Alexander en 1952; analiza los efectos de una devaluación sobre el saldo exterior vía variación de los agregados: la renta (Y) y el consumo e inversión (C+I). • Síntesis de Meade (1951): que integra dos mecanismos distintos a la hora de corregir el déficit; vía precios y vía ingreso. Así, explica que existen tres fases que siguen a una devaluación encaminada a mejorar el saldo exterior; teniendo en cuenta el supuesto de existencia de desempleo: o Fase de corrección del déficit ((X-M) menor que cero); se realiza vía precios relativos; su alcance dependerá de la condición Marshall-Lerner. o La demanda de crédito aumenta como consecuencia de la reactivación económica generada por la devaluación; lo que provoca un aumento del

112 precio del dinero (i) y la afluencia del capital extranjero (los bienes nominados en moneda nacional, devaluada, valen menos en términos de divisa, y los rendimientos del capital en renta fija se ven aumentados al haber subido el tipo de interés). o La subida de tipos de interés reduce la absorción (C+I); con lo que el efecto global del:  Ajuste vía precios (incremento del saldo exterior).  Vía absorción (reducción del consumo y la inversión) Dependerá de la propensión a importar del país bienes del resto del mundo y de la propensión del resto del mundo a importar bienes del país. La aportación de la evolución de la teoría del Comercio Internacional, reflejada en la Síntesis de Meade, demuestra una gran importancia, ya que demuestra la interdependencia de los países en sus procesos de ajuste de balanza por cuenta corriente; siendo el ajuste más efectivo cuanto más opuesta y simétrica sea la respuesta del resto del mundo al proceso: incremento de la demanda monetaria, bajada de los tipos de interés (en valores absolutos o relativos), incremento de la absorción, incremento de la propensión a importar bienes del país.. etc. Con este recorrido a través de la evolución de la teoría del Comercio Internacional, hemos tratado de responder a los tres interrogantes antes comentados: ¿Por qué incrementar el valor añadido de la matriz de exportaciones de una economía? ¿Cuál es la razón para buscar la expansión de las exportaciones sobre las importaciones? ¿Por qué basar el desarrollo de un país en la apertura al exterior? Parece demostrada entonces la deseabilidad de tener una balanza por cuenta corriente saneada (con equilibrio o un moderado superávit) que permita dar una estabilidad macroeconómica al país. También se ha comentado la escasa consistencia de los argumentos a favor del Proteccionismo Comercial; por lo que parece claro que la mejor opción para un país es buscar dentro del comercio exterior un instrumento para el desarrollo de su economía. ¿Hasta qué punto un país ha de abrir su economía? Trataremos de responder a esa pregunta, teniendo en cuenta que como consecuencia de la interdependencia sugerida por Meade en su síntesis, parece que los distintos países han tratado (dentro de las posibilidades de cada uno, tras la reorganización de las estructuras de poder mundial tras Bretton Woods) de organizarse de dos maneras distintas: promoviendo la apertura comercial de los distintos países para poder introducir sus mercancías y trascender el mercado interno como único espacio de obtención de ingresos y creando una serie de instituciones internacionales que se conviertan en árbitros de las reglas de juego.

ANEXO III: La apertura Internacional de una Economía: ¿hasta dónde llegar?
La promoción de la apertura comercial de los distintos países después de la II Guerra Mundial; puede haber respondido a dos fines: • Permitir a las potencias vencedoras en la contienda reestructurar sus aparatos productivos con mayor rapidez por la existencia de mercados internacionales donde situar sus productos.

113 • Crear una mayor interdependencia entre los distintos países y bloques que sirviera de elemento de disuasión económica ante una potencial escalada de la tensión entre bloques.

Existe la necesidad en primer lugar de entender el proceso de apertura como un componente deseable de una estrategia de desarrollo, pero no como el sustituto de dicha estrategia. En segundo lugar, la conveniencia de entender la apertura como un proceso gobernado, que requiere la existencia de instituciones de calidad para gestionar el cambio y negociar socialmente sus costes. Por lo que se podrían realizar las siguientes recomendaciones: 1. Control del ritmo de la apertura para evaluar los posibles costes de ajuste. 2. Existencia de mecanismos compensadores que aseguren la gobernabilidad y la legitimidad del proceso de apertura. 3. Desarrollo de una capacidad productiva capaz de competir en entornos internacionales, lo que puede justificar medidas de protección transitorias frente al exterior. 4. La acción estatal durante el proceso de apertura se puede sustentar en los fallos de mercado. 5. La intervención estatal habrá de estar supeditada al análisis de las consecuencias o costes de esa intervención. 6. Este complicado proceso, justifica la existencia de una serie de instituciones que ayuden al buen término del mismo. La nueva teoría del crecimiento endógeno aporta argumentos adicionales para fundamentar la relación entre apertura y crecimiento al considerar el papel que el comercio tiene en los procesos de innovación tecnológica, de aprovechamiento de las economías de escala y de potenciación de las externalidades. Como referentes a estos temas se pueden consultar: • Grossman y Helpman (1991) • Rivera - Batiz y Romer (1991) • Krugman (1990) Existe una amplia colección de estudios que sugieren una relación positiva entre comercio exterior y crecimiento económico: • los que confirman el impacto positivo del comercio sobre el crecimiento:  Con una metodología de análisis cross country: Dollar (1992), Edwards (1998), Barro y Sala-i-Martin (1995), Sachs y Warner (1995), Greenaway et al (1998).  Siguiendo método de datos de panel: Vamvadikis(1999) , Harrison (1996).  Hay autores que confirman una relación de carácter temporal entre las dos variables: Dollar y Krey (2001) Hay otros que relativizan o ponen en duda directamente la relación entre estas dos variables:  Srinivasan y Bhagwati (2001), con una metodología cross country.

114 Rodriguez y Rodrik (1999); que manifiestan su escepticismo sobre la existencia de alguna relación entre las dos variables.  Levine y Renelt (1992) ponen en duda la relación entre las dos variables, además de defender que el comercio está relacionado con la inversión.  Vamvadikis (2002), relación entre ambas variables solo en épocas recientes En conclusión; incluso los más escépticos aceptan algún tipo de correlación entre el comercio exterior y el crecimiento económico; lo que supone una defensa para los procesos de apertura económica en toda regla.  En lo referido a la apertura e industrialización, los modelos exitosos han sabido combinar la apertura progresiva a los mercados internacionales con el despliegue de una política activa de apoyo a la promoción de las capacidades productivas y comerciales domésticas. Si tratamos de encontrar dentro de la literatura alguna línea de defensa del proteccionismo; nos encontramos con el argumento a la protección basada en la industria naciente; que, pese a contar con alguna experiencia temporal de carácter exitoso, queda desmontado por Baldwin (1969); aunque es parcialmente recuperado (en su análisis histórico sobre el uso del proteccionismo realizado por los países ahora desarrollados) por Chang (2002).

ANEXO IV: Métodos de reducción Interpretación de “porcentaje fijo” y reducciones “armonizadoras”, el enfoque de la “Ronda Uruguay”, y las fórmulas suizas
Existe una variedad de métodos para la negociación de las reducciones arancelarias. Unos son más conocidos que otros. Algunos se basan en fórmulas. Aunque se acuerde un método o un conjunto de métodos, el resultado final para cada producto puede depender de la negociación que se entable entre los países sobre los tipos arancelarios que se aplicarán a esos productos específicos. En esta ficha informativa se explican algunos de los principales métodos de reducción basados en fórmulas, y se los compara. Aunque contiene algo de matemática, se ha tratado de presentarla de la manera más sencilla posible, con tan sólo el propósito de dar una idea de los diversos métodos que existen. (Se puede encontrar información técnica mucho más detallada y una gama más amplia de métodos en el documento TN/MA/S/3/Rev.2, “Enfoques de las negociaciones arancelarias basados en fórmulas” (revisión), de 11 de abril de 2003, elaborado por la Secretaría con miras a las negociaciones sobre el acceso a los mercados de los productos no agrícolas.) • Tipo único: Los aranceles se reducen a un tipo único para todos los productos. En teoría, este es el método más sencillo. En la práctica, se emplea principalmente en acuerdos regionales de libre comercio en los que el tipo arancelario final es cero, o un arancel bajo, para los intercambios comerciales dentro del grupo.

115 • Reducciones porcentuales fijas: la misma reducción porcentual para todos los productos, independientemente del nivel alto o bajo del arancel inicial. Por ejemplo, una reducción del 25 por ciento de todos los aranceles, en tramos iguales, a lo largo de cinco años. Enfoque de la Ronda Uruguay: Las negociaciones de la Ronda Uruguay de 1986 a 1994 sobre la agricultura produjeron un acuerdo conforme al cual los países desarrollados debían reducir los aranceles aplicados a los productos agropecuarios, por término medio, un 36 por ciento a lo largo de seis años (6 por ciento anual), con una reducción mínima del 15 por ciento de los aplicados a cada producto individual en el mismo período. Armonización de las reducciones. El propósito central de este método es obtener reducciones mayores en los tipos arancelarios superiores, de forma que la distancia entre aranceles finales sea menor (“armonización” de los tipos): Diferentes porcentajes para diferentes franjas arancelarias. Por ejemplo, cero reducción para los aranceles comprendidos entre 0 y 10 por ciento, reducción del 25 por ciento para los aranceles comprendidos entre 11 por ciento y 50 por ciento, reducción del 50 por ciento para los aranceles superiores a ese nivel, etc. Una variante podría consistir en desechar todos los aranceles inferiores al 5 por ciento que muchas veces constituyen una molestia y aportan poco beneficio. Podría tratarse de reducciones simples o medias dentro de cada franja. Fórmulas matemáticas encaminadas a efectuar reducciones más pronunciadas (es decir reducciones porcentuales más altas) de los aranceles mayores. Un ejemplo es la denominada fórmula suiza (véase al respecto más abajo). Otros métodos. Existen varias posibilidades: o Tipos diferentes para diferentes categorías de productos. Por ejemplo, reducciones más pronunciadas de los aranceles aplicados a los productos procesados que de los aplicados a las materias primas. En este caso, el propósito es hacer frente a la “progresividad arancelaria”, que utilizan los países para proteger a sus industrias de elaboración, y que consiste en abaratar las materias primas importadas y encarecer los productos elaborados importados. o Combinaciones de varios de estos métodos.

• •

• •

EL ENFOQUE DE LA RONDA URUGUAY Ejemplo basado en una reducción media del 36 por ciento a lo largo de seis años (6 por ciento anual) Negociación de una reducción arancelaria porcentual media específica a lo largo de un determinado número de años, con la posibilidad de una reducción mínima menor para determinados productos. Este fue el enfoque finalmente adoptado en las negociaciones sobre la agricultura de la Ronda Uruguay, de 1986 a 1994.

116

El enfoque presenta dos características: 1. Las reducciones porcentuales fijas conducen a reducciones menos pronunciadas de los aranceles mayores y a una gama más amplia de aranceles finales que un método armonizador como la fórmula suiza (véase el gráfico); 2. La combinación de reducciones medias y mínimas da a los países la flexibilidad de modificar las reducciones arancelarias reales de los aranceles aplicados a determinados productos (conocidos en lenguaje técnico como “líneas arancelarias”); incluso si la reducción media es del 36 por ciento, algunas reducciones serán mayores, otras serán menores, y es posible que ninguno de los aranceles se reduzca realmente en esa proporción. El gráfico y el cuadro siguientes muestran que cuando los aranceles iniciales son elevados los tipos finales siguen siendo bastante altos: una reducción del 36 por ciento de un arancel del 150 por ciento conduce a un tipo final del 96 por ciento en seis años. Sólo cuando los aranceles iniciales son bajos los tipos arancelarios finales se acercan a los que se obtienen mediante la aplicación de la fórmula suiza (como en el ejemplo): si los tipos arancelarios iniciales son del 10 por ciento y el 25 por ciento, en el año 6 llegarán al 6,4 por ciento y el 16 por ciento. El abanico de aranceles finales, del 6,4 por ciento al 96 por ciento, sigue siendo amplio. En la Ronda Uruguay se empleó la cifra del 36 por ciento, pero se pueden utilizar otros porcentajes con el mismo enfoque de la Ronda Uruguay. Sin embargo, se trataba de reducciones arancelarias medias: 36 por ciento a lo largo de seis años para los países desarrollados, con una meta media diferenciada del 24 por ciento, a lo largo de 10 años, para los países en desarrollo. Arancel inicial 150% Reducción porcentual 36 Año 0 150,00 Año 1 141,00 Arancel inicial 125% 36 125,00 117,50 Arancel inicial 100% 36 100,00 94,00 Arancel inicial 75% 36 75,00 70,50 Arancel inicial 50% 36 50,00 47,00 Arancel inicial 25% 36 25,00 23,50 Arancel inicial 10% 36 10,00 9,40

117 Año 2 132,00 Año 3 123,00 Año 4 114,00 Año 5 105,00 Año 6 96,00 Tramos anuales 10,80 (puntos porcentuales) Comparación: 21,43 Fórmula suiza, año 6, con un coeficiente igual a 25 110,00 102,50 95,00 87,50 80,00 9,00 20,83 88,00 82,00 76,00 70,00 64,00 7,20 20,00 66,00 61,50 57,00 52,50 48,00 5,40 18,75 44,00 41,00 38,00 35,00 32,00 3,60 16,67 22,00 20,50 19,00 17,50 16,00 1,80 12,50 8,80 8,20 7,60 7,00 6,40 0,72 7,14

LA FÓRMULA SUIZA UN CASO PARTICULAR DE FÓRMULA ARMONIZADORA DE REDUCCIÓN ARANCELARIA Esta propuesta se basa en la negociación de una diferencia mucho menor entre aranceles altos y bajos, incorporando un arancel máximo. Reducir considerablemente la diferencia entre aranceles altos y bajos se denomina armonización arancelaria. La “fórmula suiza” es un tipo especial de método armonizador que emplea una sola fórmula matemática para obtener: • Una gama menor de tipos arancelarios finales a partir de un conjunto amplio de aranceles iniciales. • Un tipo final máximo, independientemente del nivel inicial del arancel. Por lo general, las reducciones exigidas se dividen luego en tramos anuales iguales. Suiza propuso esta fórmula en las negociaciones de la Ronda de Tokio, de 1973 a 1979, pero no apoya este enfoque en las actuales negociaciones sobre la agricultura y prefiere el enfoque de la Ronda Uruguay, ¡mientras que el Uruguay prefiere la fórmula suiza! Una característica clave es el “coeficiente”, número que se negocia e introduce en la fórmula (“A” en la fórmula citada más abajo). Este coeficiente determina también el tipo arancelario máximo final. La fórmula Z = AX/(A+X) sabiendo X = tipo arancelario A = coeficiente y tipo arancelario Z= tipo arancelario menor resultante (final del período) que inicial final

máximo

118

Por ejemplo: Cómo opera la fórmula suiza con un coeficiente 25 a lo largo de seis años: El coeficiente 25 define también el arancel máximo al final del período. Arancel Arancel Arancel Arancel Arancel Arancel inicial inicial inicial inicial inicial inicial 150% 125% 100% 75% 50% 25% Coeficiente 25 25 25 25 25 25 Año 0 150,00 125,00 100,00 75,00 50,00 25,00 Año 1 128,57 107,64 86,67 65,63 44,44 22,92 Año 2 107,14 90,28 73,33 56,25 38,89 20,83 Año 3 85,71 72,92 60,00 46,88 33,33 18,75 Año 4 64,29 55,56 46,67 37,50 27,78 16,67 Año 5 42,86 38,19 33,33 28,13 22,22 14,58 Año 6 21,43 20,83 20,00 18,75 16,67 12,50 Tramos anuales 21,43 17,36 13,33 9,38 5,56 2,08 (puntos porcentuales) Reducción 85,71 83,33 80,00 75,00 66,67 50,00 porcentual a lo largo de 6 años Comparación: Año 6 96,00 80,00 64, 00 48,00 32,00 16,00 de reducción fija del 36% Arancel inicial 10% 25 10,00 9,52 9,05 8,57 8,10 7,62 7,14 0,48

28,57

6,40

119

Forma en que el coeficiente de la fórmula suiza define el arancel máximo final: A partir de la fórmula, Z=AX/(A+X), a medida que el arancel inicial X aumenta al infinito, X/(A+X) se acerca a 1, dando como resultado Z=Ax1. Algo más acerca de las fórmulas de reducción arancelaria: Existen otros muchos enfoques de las fórmulas de reducción arancelaria. Véase el documento TN/MA/S/3/Rev.2, “Enfoques de las negociaciones arancelarias basados en fórmulas” (revisión), 11 de abril de 2003, elaborado por la Secretaría con miras a las negociaciones sobre el acceso a los mercados de los productos no agrícolas. Fuente: Goode: Dictionary of Trade Policy Terms, Centro de Estudios Económicos Internacionales, Universidad de Adelaida; Página Web Organización Mundial de Comercio.

ANEXO V: ¿Cómo estructura la OMC las distintas ayudas que los países miembros conceden a sus sectores agropecuarios? Las negociaciones en curso.
En la terminología de la OMC, las subvenciones se identifican en general por "compartimentos" a los que se han dado los colores de las luces del semáforo: verde "permitidas", ámbar (frenar-deben reducirse), rojo (prohibidas). Como es habitual, en el sector de la agricultura las cosas son más complicadas. El Acuerdo sobre la Agricultura no tiene compartimento rojo, si bien la ayuda interna que sobrepasa los niveles de compromiso de reducción en el compartimento ámbar está prohibida; y existe un compartimento azul para las subvenciones que están vinculadas a programas que limitan la producción. También existen exenciones para los países en desarrollo (denominadas a veces "compartimento trato especial y diferenciado", lo que incluye las disposiciones del párrafo 2 del artículo 6 del Acuerdo). Compartimento Ámbar: Todas las medidas de ayuda interna que se considera que distorsionan la producción y el comercio (con algunas excepciones) están comprendidas en el compartimento ámbar, que en el artículo 6 del Acuerdo sobre la Agricultura se define como todas las medidas de ayuda interna excepto las de los compartimentos azul y verde, e incluye las medidas de sostenimiento de los precios, o las subvenciones directamente relacionadas con el volumen de producción (gran parte de las medidas de protección de la PAC estarían englobadas en este compartimento). Estas medidas están sujetas a límites: están permitidas las ayudas mínimas, "de minimis" (el 5 por ciento de la producción agropecuaria en el caso de los países desarrollados y el 10 por ciento en el de los países en desarrollo); los 30 Miembros de la OMC que al comienzo del

120 período de la reforma posterior a la Ronda Uruguay concedían subvenciones superiores a los niveles "de minimis" se han comprometido a reducir esas subvenciones. Los compromisos de reducción se expresan en "Medida Global de la Ayuda Total" (la MGA Total), que incluye todas las ayudas otorgadas a productos específicos junto con las ayudas no referidas a productos específicos, totalizadas en una sola cifra. En las negociaciones actuales, varias propuestas tratan de la cuestión de cuánto más deben reducirse esas subvenciones y si se deben fijar límites para productos específicos en vez de seguir utilizando límites "agregados" globales. La Medida Global de la Ayuda se define en el artículo 1 y en los Anexos 3 y 4 del Acuerdo sobre la Agricultura. Compartimento Azul: Se trata del "compartimento ámbar con condiciones", condiciones destinadas a reducir la distorsión. Toda ayuda que normalmente estaría en el compartimento ámbar, pasa al compartimento azul si requiere también que los agricultores limiten la producción (los detalles figuran en el párrafo 5 del artículo 6 del Acuerdo sobre la Agricultura). En la actualidad no existen límites para los gastos en subvenciones del compartimento azul. En las negociaciones actuales, algunos países quieren mantener el compartimento azul como está porque ven en él un medio decisivo para abandonar las subvenciones del compartimento ámbar, que tienen efectos de distorsión, sin causar demasiadas penalidades. Otros quieren establecer límites o compromisos de reducción propugnando algunos transferir estas ayudas al compartimento ámbar. Compartimento Verde: El compartimento verde se define en el Anexo 2 del Acuerdo sobre la Agricultura. Para poder formar parte del "compartimento verde" las subvenciones no deben distorsionar el comercio o, a lo sumo, hacerlo en grado mínimo (párrafo 1). Esas subvenciones deben estar financiadas con fondos públicos (sin que se cobren precios más altos a los consumidores) y no han de sostener los precios. Suele tratarse de programas que no van destinados a productos concretos, e incluyen las ayudas directas a los ingresos de los agricultores que están desvinculadas de los niveles de producción o precios actuales. También incluyen los programas de protección ambiental y desarrollo regional (muchas de las medidas de la PAC destinadas a mantener una renta mínima y fijar población en el ámbito rural quedarían reflejadas en este compartimento). Así pues, las subvenciones del "compartimento verde" están permitidas sin límite, siempre que cumplan los criterios relativos a políticas específicas enunciados en el Anexo 2. En las actuales negociaciones, algunos países afirman que algunas de las subvenciones enumeradas pueden encontrarse fuera del ámbito permitido en este compartimento, dadas las grandes cantidades pagadas o dada la naturaleza de tales subvenciones, la distorsión del comercio que causan puede ser más que mínima. Entre las subvenciones debatidas están:

121 los pagos directos a los productores (párrafo 5), incluida la ayuda a los ingresos desconectada (párrafo 6). la ayuda financiera del gobierno a los programas de seguro de los ingresos y de red de seguridad de los ingresos (párrafo 7). Otras ayudas.

Algunos otros países opinan lo contrario, a saber, que los criterios actuales son adecuados, y que incluso habría que hacerlos más flexibles para tener más en cuenta las preocupaciones no comerciales tales como la seguridad alimentaria, la protección del medio ambiente y de los animales. El objetivo de estas negociaciones es contribuir a aumentar la liberalización del comercio agropecuario. Ello beneficiará a los países que pueden competir basándose en la calidad y el precio y no en el volumen de sus subvenciones. Este es especialmente el caso de muchos países en desarrollo cuyas economías dependen de una gama cada vez más diversa de productos agropecuarios primarios y elaborados, exportados a cada vez más mercados, especialmente a otros países en desarrollo. Entre las cuestiones suscitadas en las negociaciones cabe citar. Las cuestiones relativas al logro de nuevas reducciones sustanciales de los aranceles. la ayuda interna y las subvenciones a la exportación tienen un lugar destacado en las negociaciones. el sometimiento del comercio de productos agropecuarios a las mismas normas y disciplinas que el comercio de otro tipo de bienes. i. Algunos otros rechazan la idea por una serie de motivos:”Preocupaciones no Comerciales”.

Las negociaciones se encuentran ahora en su noveno año, pero tienen lugar en el marco de un mandato reformulado, la Declaración de Doha, que los ministros adoptaron en Doha (Qatar), en noviembre de 2001. Los negociadores no consiguieron respetar la fecha límite del 31 de marzo de 2003 para presentar metas cuantitativas, fórmulas y otras “modalidades” para los compromisos de los países. En marzo de 2003 se puso sobre la mesa de negociación un proyecto de “modalidades” revisado que aunque no fue objeto de acuerdo, se utilizó para debatir los aspectos técnicos en los meses subsiguientes. Antes de la Quinta Conferencia Ministerial celebrada en Cancún, México, en septiembre de 2003, y durante la misma, se presentaron y examinaron diversas propuestas “marco” en las que se abordan los principales aspectos de las modalidades, pero hasta el 1º de agosto de 2004 no se convino en un “marco”. La siguiente fase consiste en acordar “modalidades” plenas, que a su vez servirán de base para elaborar el acuerdo final sobre las normas revisadas y los compromisos de los distintos países. Algunos Miembros sugirieron que, oficiosamente, las negociaciones podrían tener por objetivo la terminación de las “modalidades” para la Conferencia Ministerial de Hong Kong, a celebrarse en diciembre de 2004, pero sin comprometerse formalmente.

122

ANEXO VI. Desarrollo y cambio estructural.
A. Desindustrialización. En el sendero del desarrollo económico, algunos autores han defendido (Solow, refiriéndose al crecimiento económico) que se podría concretar el desempeño de la economía en varias etapas. Lo que parece indudable es que, según el desarrollo se consolida, el peso de la agricultura en el empleo nacional cae y tiende a repetirse en todos los casos un rápido incremento en la proporción del empleo industrial de la economía. A este proceso se le llama industrialización. Sin embargo, llega un momento en que la proporción en la economía de empleo industrial se estabiliza, para luego comenzar a caer. El empleo en el sector secundario se va viendo sustituido por un incremento en el empleo en el sector servicios (terciario) dentro de la economía. Este proceso es bautizado como desindustrialización. Hay que tener en cuenta que estamos hablando en términos relativos; por lo que, si el empleo total crece lo suficientemente rápido, la proporción del empleo industrial puede decrecer rápidamente, incluso cuando el número absoluto de trabajadores en el sector se esté viendo incrementado. Esta parece haber sido la situación de España en los últimos años (Rowthorn,2004). Otro elemento importante es el diferenciar el empleo de la producción; en muchas economías avanzadas, la productividad industrial se ve incrementada dramáticamente, hasta el punto en que la producción no deja de crecer, aun cuando el empleo en el sector sea menor. En conclusión, la desindustrialización en el empleo no determina por sí misma caídas en la producción. La mayoría de los estudiosos reconocen la inevitabilidad y los beneficios en potencia del cambio estructural; pero también reconocen que alguna de las consecuencias de este cambio para el sector de la manufactura puede ser tanto indeseable como evitable. Hay varias razones que pueden explicar la caída de la participación del empleo industrial en las economías avanzadas: o La especialización: se van generando procesos de externalización de determinadas actividades; pasando a ser estas actividades clasificadas como servicios. Por lo que una parte, aunque no sea relevante, de la caída de empleo puede ser debida a este trasvase estadístico desde el sector industrial al de servicios de las actividades externalizadas. o Consumo: la caída de las cifras de consumo de bienes industriales bien puede ser reflejo de una rápida caída de los precios relativos de estos bienes, provocada tanto por un incremento en las importaciones provenientes de países con bajos costes salariales, junto con grandes incrementos de la productividad doméstica. o Productividad: la tasa de crecimiento de la productividad se puede explicar como la diferencia entre la tasa de crecimiento del output y la tasa de crecimiento del empleo. Para mantener similares tasas de crecimiento de dicho output durante los últimos años, el sector industrial ha tenido una tasa de crecimiento del empleo negativa, mientras que en los servicios positiva;

123 lo que ha supuesto, según el enunciado previo de la productividad, un mayor incremento de la productividad en el sector industrial que en el servicios. o Comercio Internacional: Se ha tratado en otras partes de este trabajo las implicaciones del comercio exterior en la economía. o Inversión: la proporción de formación bruta de capital fijo en el gasto total tiene una gran influencia en el sector industrial; ya que genera demanda de bienes manufacturados (maquinaria, material de construcción…), por lo que el incremento de la tasa de inversión aumentará la proporción de bienes industriales en la demanda total y por tanto la proporción de la industria en la producción total y el empleo. B. Cuantificación. Existen diversos estudios cuantitativos (Rowthorn & Ramaswamy, 1999; Rowthorn & Coutts, 2004) que por medio de regresiones y el uso de distintos indicadores han tratado de dilucidar qué factores están detrás del proceso actual de desindustrialización en las economías avanzadas. Sus resultados parecen consistentes al situar al comercio con economías de bajos costes salariales como un factor determinante. Aunque en la mayoría de los casos este factor ha tenido menor importancia que factores internos tales como el crecimiento de la productividad y los cambiantes patrones de la demanda. B. La Balanza Corriente. Ha habido también una serie de estudios que, para distintas realidades nacionales, han estudiado el progresivo adelgazamiento de la Balanza Comercial y su significado. Así había autores que lo veían como un síntoma de cercanas debacles económicas (Ajit Singh, 1977); mientras que otros (Rowthorn & Wells, 1987) explicaban esta tendencia como un síntoma de cambios estructurales progresivos que variaban la morfología y las relaciones de la economía objeto de estudio con el resto del mundo. Esta segunda interpretación parece ser hoy la más aceptada. Hay distintos países con déficit comercial quasi crónico y nadie parece preocuparse demasiado, estando esto causado últimamente por la importancia de las exportaciones en servicios como regulador en algunas economías de la Balanza Corriente. Sin embargo, estos mismos autores (Rowthorn, 2004) se plantean si el proceso desindustrializador no habrá ido demasiado lejos; si una incapacidad en desarrollar o mantener un sector industrial dinámico podría, eventualmente, tener consecuencias serias para la Balanza de Pagos y la prosperidad general del país. Un área donde las predicciones son muy sensibles a la suma de indicadores agregados, donde pequeñas desigualdades pueden generar escenarios completamente distintos; resulta por lo menos de gran riesgo para el ejercicio de la predicción. • Conclusiones: A. Sin tratar de ser catastrofistas, parece tener poco sentido el abandonar uno de los principales instrumentos de regulación de la Balanza Corriente (la Balanza Comercial) y por tanto de la Balanza de Pagos, centrando toda la capacidad de la economía de prevenir déficits exteriores no manejables en partidas tan a priori volátiles como las correspondientes a las exportaciones de servicios o las transferencias.

124 Por tanto, defender la vigencia de la importancia de mantener una Balanza Comercial saneada (sector industrial dinámico que genere un ritmo suficiente de exportaciones), lo más próxima posible a una situación de superávit, como base para mantener una Balanza de Corriente que no suponga una rémora al crecimiento y desarrollo económico del país resulta como mínimo una medida a tener en cuenta por cualquier gobierno. B. Más concretamente, en el caso español. Existen estudios cuantitativos (J.A. Alonso,1999) que tratan de determinar el rol de la Balanza de Pagos en el crecimiento de la economía española; en este caso concreto desde 1960 hasta 1994. También se pretende estudiar importancia de introducir variables en la modelización relacionadas con las ganancias de competitividad generadas en mejoras de la calidad de los bienes y servicios dentro de la función de exportaciones. Sus principales conclusiones son: 1. Las restricciones externas (comportamiento de la Balanza de Pagos) han condicionado la dinámica de crecimiento de la economía española. 2. Es importante incluir en los modelos explicativos variables que reflejen el cambio estructural a la hora de estudiar la influencia en las exportaciones durante dicho cambio estructural. 3. No conviene caer en la inadecuada simplificación de eliminar de los modelos los precios relativos dentro de la ecuación de equilibrio exterior. ANEXO VII. I. Materias primas para la producción de biocarburantes. El bioetanol se puede obtener básicamente a partir de cuatro grandes grupos de materias primas: • Alcohol vínico, procedente de las industrias vitivinícolas. • Plantas ricas en azúcares: Caña de azúcar, remolacha azucarera, sorgo azucarero, pataca. • Cereales: trigo, cebada, maíz. • Material lignocelulósico: hierba, madera, celulosa  En el primer caso, el proceso productivo no presenta mayor complicación puesto que se parte ya de un compuesto alcohólico, estando limitada dicha vía por la disponibilidad de materia prima procedente de la industria vinícola. En el segundo caso (plantas ricas en azúcares), éstos se encuentran liberados y son fácilmente accesibles. En el tercero (cereales), se encuentran en forma de almidón (polisacárido), que es necesario “romper” (hidrolizar) en forma de los azúcares simples que lo componen. Las

125 tecnologías de obtención de bioetanol están actualmente desarrolladas y en fase de explotación industrial para estos tres casos. En el cuarto caso (material lignocelulósico), los azúcares forman parte del tejido estructural de la planta (celulosa y hemicelulosa), y es preciso una hidrólisis de mayor intensidad (en especial la celulosa) para extraer los compuestos convertibles en bioetanol. Actualmente, la tecnología para esta reacción está en fase de experimentación con objeto de reducir su coste de cara a la explotación industrial de esta fuente. A pesar de que son las que presentan una menor productividad por hectárea de suelo cultivada, las materias primas más extendidas para la producción de bioetanol en España son los cereales, con especial incidencia del trigo y la cebada. Esta situación se explica por la disponibilidad de materia prima y los costes del producto en el mercado. También se apunta la posibilidad de utilizar los excedentes y restos de remolacha (remolacha tipo C) procedentes de la industria azucarera. Actualmente, el precio de la remolacha C en el mercado hace inviable su cultivo específicamente dedicado al bioetanol. Se plantea a futuro6 la posibilidad de desarrollar como cultivo energético exclusivo alguna otra variedad de remolacha de alta producción de azúcar (remolachas alcoholígenas) no comercializable para alimentación por tener un mal rendimiento en azúcar cristalizada pero interesante para la producción de bioetanol. Mediante esta fórmula se obtendría el efecto añadido de aislar las materias primas para biocarburantes de la influencia del mercado alimentario. Otras posibilidades a futuro son el cultivo en España de sorgo azucarero y pataca, especies con una productividad unas tres veces mayor por hectárea y cuyos restos (tallos de la pataca, bagazo del sorgo) pueden utilizarse en combustión para disminuir el consumo energético en la fermentación. Sin embargo, la falta de experiencia en su cultivo y la fuerte inercia del sector agrícola arrojan dudas sobre dicho proceso.

126

El biodiesel, por su parte, se puede obtener básicamente a partir de aceites que pueden proceder de: • • • Plantas oleaginosas: colza, soja, girasol, palma, ricino, semilla de cardo. Aceites vegetales usados: procedentes de la industria de alimentación (fritos) y  del canal HORECA o domiciliarios. Grasas animales: procedentes de la industria cárnica. 

Tanto en España como a nivel internacional, se puede decir que la producción de biodiésel tiende a provenir mayoritariamente de los aceites extraídos de plantas oleaginosas, en el caso español girasol y colza principalmente (también oleína), aunque en España la utilización de aceites usados es todavía significativa. Las oleaginosas se importan a Europa para obtener la proteína (Europa es deficitaria en este aspecto) y luego los aceites son reexportados fuera de la UE. La utilización de los mismos en la fabricación de biodiésel da salida interior a dicho producto, evitando la reexportación. la opción de reducir la producción de alimentos procedentes de cultivos destinables a biocarburantes (a favor de éstos) sólo satisfaría en parte la demanda creciente de biocarburantes. El resto de las tierras de cultivo necesarias podría venir, bien de un aumento en la superficie cultivada europea, bien acudiendo a los mercados internacionales. Se estima (ver tabla a continuación) que si toda la demanda de materia prima fuera cubierta dentro del ámbito europeo, la consecución del objetivo de biocarburantes (5,75% a 2010) significaría una ocupación de entre el 4% y el 13% del total de las tierras de cultivo de la EU-25 (en función de la elección de cultivos y del desarrollo tecnológico).

127

La utilización menos intensiva de la tierra correspondería a una mezcla equilibrada de remolacha azucarera y biomasa maderera, mientras que el monocultivo más intensivo es la semilla de colza y la combinación de cultivos más intensiva incluye el trigo. Es importante recordar en este contexto que en Europa la demanda de diesel es superior a la de gasolina (más mercado para el biodiésel), y que los cultivos para biodiésel requieren en general más suelo para conseguir la misma cantidad de energía que para bioetanol (según la EEA). Teniendo en cuenta los objetivos globales para energías renovables en Europa, la necesidad total de área para cultivos energéticos se calcula entre el 11% y el 28% de la superficie total agrícola de la EU-25 (bajo la hipótesis del autoabastecimiento europeo de materias primas). En relación con los aspectos ambientales de este aumento de superficie cultivable (para cultivos energéticos o para suplir la sustraída para fines alimentarios), la utilización de tierras actualmente en barbecho implicaría la emisión de cantidades considerables de CO2 a la atmósfera (por mineralización de la materia orgánica en el suelo), que contrarrestaría durante bastantes años el ahorro de CO2 derivado de la producción y consumo de biocarburantes. Igualmente, el paso de una explotación extensiva a un uso intensivo del suelo podrían afectar negativamente a la biodiversidad de dichas zonas. La EEA propone algunas conclusiones a desarrollar a este respecto: • • • Limitación de la demanda de tierra: con usos poco intensivos (como la combinación de cultivo de remolacha azucarera y biomasa maderera). Utilización de praderas: para producir bioetanol a partir de hierba, cuando se  desarrolle la tecnología necesaria. Búsqueda de soluciones de baja intensidad, como la biomasa maderera, que sean una alternativa a los cultivos actuales.

128 Con lo que, para aprovisionarse de materias primas hay que ceñirse en España a cuatro fuentes de commodities de doble uso básicas: • • • • Las materias primas subvencionadas por la PAC. Los mercados internacionales, con un coste similar al producto europeo una vez subvencionado. Cultivos energéticos (no alimentarios) que reciben ayudas a las tierras de retirada. La fracción biodegradable de los residuos urbanos e industriales.

Los principales problemas con las dos primeras fuentes son su elevado precio (buena parte del coste productivo de los biocarburantes), así como las fluctuaciones del mismo, que pueden alterar las estructuras de coste de los biocarburantes de un año para otro. Parte de la industria europea de biocarburantes se aprovisiona a partir de excedentes agrarios, más baratos, pero con una influencia igual o mayor de la evolución del mercado en la fluctuación de precios (así como en la disponibilidad). Cuando un productor de biocarburantes quiere abastecerse en mercados internacionales tiene que acudir a las diferentes regiones productoras a escala mundial, analizando dónde se da la materia prima más adecuada para su proceso productivo. De las posibles materias válidas, debe analizar las condiciones de venta y precio para cada país/mercado, analizando el efecto de aranceles, tratados de libre comercio y opciones ofrecidas en el comercio exterior. En relación con las tierras de retirada, La oportunidad de acogerse a dicha opción (tierras de retirada) no ha tenido mucho éxito en España dado que los rendimientos, por ejemplo, de la producción de oleaginosas son tres veces inferiores a los franceses o alemanes (países dónde sí ha tenido más éxito) y los pagos compensatorios hasta 2,5 veces inferiores a los de estos países. En estas condiciones la producción de cultivos energéticos no compensa económicamente al agricultor español respecto del sector alimentario. Uno de los mecanismos considerados a la hora de potenciar dichos cultivos es la organización de los agricultores en Cooperativas; siendo otra alternativa a tener en cuenta las ayudas directas al cultivo energético. La dificultad que subyace de fondo es siempre la misma: el margen extra que deja el cultivo energético a duras penas compensa para el agricultor la dedicación de la tierra al mismo en España. Sin embargo, la PAC sufre cada vez mayores presiones hacia la reducción de la cuantía de las ayudas y del volumen subvencionado, por lo cual no hay que descartar que su potencial futura desaparición acarree la necesidad de contemplar otros mecanismos. Por último, es relevante volver a destacar que los biocarburantes son una opción de valor añadido para el mantenimiento de una agricultura europea, así como la importancia de la misma por su contribución a la conservación de la naturaleza y el medio ambiente, la ocupación y ordenación del territorio y el desarrollo rural. Biodiesel

129 El biodiésel es un biocarburante producido a partir de las grasas vegetales de aceites y grasas animales, principalmente, siendo la colza, el girasol y la soja las materias primas más utilizadas para este fin. Desde un punto de vista estricto el término biodiésel se refiere de forma exclusiva al éster metílico producido a partir de un aceite vegetal o animal, que cumple la norma UNE-EN-14214. El proceso de elaboración de este tipo de biodiésel esta basado en la llamada transesterificación16 (La transesterificación es el proceso de intercambiar el grupo alcoxi de un éster por otro alcohol. Estas reacciones son frecuentemente catalizadas mediante la adición de un ácido o una base. ) de los ácidos grasos, utilizando un catalizador. En dicha reacción, el aceite vegetal se esterifica con un alcohol (normalmente, metanol) en una proporción aproximada de 1/10 entre alcohol y aceite (1,1 kg de metanol por cada 10 Kg de aceite). Tras la transesterificación se obtiene por un lado biodiésel crudo (éster metílico) y por otro lado glicerina cruda (1,1 Kg. por cada 10,05 Kg. de biodiésel producido), aparte de compuestos ácidos grasos libres que pueden ser destilados. Los dos compuestos principales sufren un proceso de refinado antes de ser utilizables. El metanol obtenido tras estos procesos de refinado puede volver a utilizarse en la transesterificación de los compuestos de entrada. El proceso general de producción de biodiésel a partir de la esterificación de aceites es el siguiente:

El biodiésel elaborado a partir de aceites usados consta de las fases de refino de la materia prima, transesterificación para obtener éster metílico, depuración y secado. El principal problema de este método radica en los sistemas de recogida de los aceites usados. Como co-producto de la producción de biodiésel se obtiene por tanto básicamente glicerol (glicerina), de calidades farmacéutica e industrial, y pastas jabonosas. De modo indirecto, en la extracción del aceite vegetal usado como materia prima se obtiene también torta alimenticia de aplicación en los piensos animales. Estas glicerinas tienen un valor económico positivo y su comercialización forma parte de la rentabilidad del biodiésel.

130 Bioetanol El bioetanol se obtiene a partir de la remolacha (u otras plantas ricas en azúcares), de cereales, de alcohol vínico o de biomasa, mediante un proceso de destilación. En España la producción industrial emplea principalmente cereal como materia prima básica, con posibilidad de utilizar los excedentes de la industria remolachera transformados en jugos azucarados de bajo costo. El producto obtenido puede utilizarse como alcohol puro o en mezclas, y también mediante su transformación en ETBE como elemento oxigenador añadido a las gasolinas. En Europa se ha optado por oxigenar las gasolinas con productos derivados de los alcoholes, tales como el ETBE y el MTBE. Éstos se obtienen por reacciones químicas de síntesis con etanol o metanol, respectivamente. Otra posible salida del bioetanol es su utilización como mezcla directa en gasolinas, aunque también existe la posibilidad de mezclarlo con el gasóleo. El esquema general de fabricación del bioetanol se muestra en el siguiente diagrama:

Los subproductos generados en la producción de bioetanol, así como el volumen de los mismos, dependen en parte de la materia prima utilizada. En general se pueden agrupar en dos tipos: • Materiales lignocelulósicos: tallos, bagazo, etc., correspondientes a las partes estructurales de la planta. En general se utilizan para valorización energética en cogeneración, especialmente para cubrir las necesidades energéticas de la fase de destilación del bioetanol, aunque también se puede vender el excedente a la red eléctrica (con precio primado). Materiales alimenticios: pulpa y DDGS18, que son los restos energéticos de  la planta después de la fermentación y destilación del bioetanol. Tienen interés para el mercado de piensos animales por su riqueza en proteína y valor energético.

La caña de azúcar es la planta más aprovechable por el bagazo generado para su combustión y generación energética. La remolacha azucarera genera, por su parte, unas 0,75 Tm de pulpa por tonelada de bioetanol producido.

131 ANEXO VIII: PRODUCCION DE BIOCARBURANTES EN EL MUNDO. Producción de biodiésel en Europa Según publica el European Biodiésel Board, la producción de biodiésel, en el año 2004, fue de casi dos mil millones de toneladas, destacando Alemania como primer productor, tal y como se puede ver en la tabla 11.

Muchas acciones de sensibilización se están llevando a cabo por parte de gobiernos y organismos oficiales para la promoción de las energías renovables y, en particular, del biodiésel. Cerca del 80% del biodiésel de la Unión Europea es elaborado con aceite de semilla de colza, y aproximadamente una tercera parte de la cosecha de esta semilla de 2004 fue utilizada en la producción de biocarburantes. Durante el último año, la demanda de aceite de semilla de colza para la fabricación de combustible ha repuntado en la medida que la Unión Europea está haciendo un esfuerzo por disminuir su dependencia en las importaciones de combustibles fósiles, así como de cortar la emisión de gases invernaderos. Tal y como se puede comprobar en la tabla 11, Alemania es el principal productor de biodiésel de la Unión Europea. En 2004, Alemania produjo un millón de toneladas de biodiésel, que equivalen al 56% de la producción total de la UE. Se estima que a mediados de 2006, la producción de biodiésel de Alemania oscilará entre 1,9 y 2,1 millones de toneladas. Para esa misma fecha, la producción de biodiésel de Francia podría alcanzar las 700.000 toneladas, la de Italia 525.000 toneladas, en tanto que en Reino Unido podría ubicarse en 250.000 toneladas. De otra parte, se estima que los países con menor capacidad de producción de biodiésel en 2006 serían Dinamarca (35.000 toneladas); Suecia (9.000 toneladas) e Irlanda (5.000 toneladas). Biodiésel en Alemania Para comprender la evolución alemana es interesante destacar el hecho de que hasta el comienzo del 2004, la mezcla de biocarburante no gozaba de exención fiscal, por lo que la producción alemana de biocarburante (biodiésel) ha ido dirigida en exclusiva a la utilización pura del mismo. A partir de enero de 2004, el gobierno alemán eximió a los

132 biocarburantes mezclados con combustibles con el objetivo de dar un mayor impulso al biodiésel y bioetanol en el país. Actualmente, se permiten mezclas de hasta el 5% para el biodiésel, aunque no se descarta que en un futuro se alcancen mezclas de hasta el 40%. Producción con bioetanol La tendencia de producción de bioetenol a nivel mundial describe un comportamiento ascendente, lo cual supone una demanda de mercado igualmente positiva. Cabe pensar que dicho comportamiento podría atribuirse a la necesidad internacional de sustituir los combustibles tradicionales debido a las sucesivas crisis que se experimentan en este campo, aunque del mismo modo, el consumo mundial de bebidas alcohólicas está en crecimiento. Todo parece indicar que la demanda de etanol en el mercado mundial tenderá a acrecentarse en los próximos años. En la tabla 12 se recoge la producción de etanol desde el año 2000.

La tabla 12 revela dos características esenciales de la producción mundial de etanol. Lo primero y más importante, se puede observar un crecimiento constante y mantenido durante los últimos 4 años pasando de 31.8 billones de litros en el 2000 a 37,7 billones de litros en el 2005. En segundo lugar, ha de destacarse que el crecimiento en el uso del etanol es más acelerado como combustible que para bebidas o usos industriales. La demanda de etanol para combustible pasa de 19 millardos de litros en el 2000 a 23 millardos de litros en el 2005, y la demanda de etanol industrial pasó de 9.8 millardos de litros en 2000 a 11,2 millardos de litros en el 2005. Estos datos mundiales parecen indicar que la demanda mundial del etanol como carburante está en aumento.

133

De acuerdo a las estadísticas internacionales, Brasil, Estados Unidos e Indonesia, encabezan respectivamente la lista de principales países productores a nivel mundial, acumulando entre ellos un 64.2% de la producción mundial total; la cual ascendió en el año 2003 a 127,87 millones de litros de etanol, como puede verse en la tabla 13.

134

TABLA 13 Producción mundial de etanol en 2003. Fuente: Jtrade City, en base a datos de la Japan Tariff Association. (1) Litros (2) Cifras Jtrade son suministradas en Yenes. Los datos aquí consignados han sido convertidos a US$ empleando el tipo de cambio promedio anual para el año 2002 de 125¥ (Yenes) = 1US$ (3) Participación en el total de importaciones (4) Precio promedio del año convertido a dólares según el mismo criterio señalado en (2) Tal y como refleja la tabla 13, el líder indiscutible en la producción de etanol a nivel mundial es Brasil, representante de una de las economías más pujantes y grandes de América Latina. Para poder lograr disminuir esta dependencia de los combustibles no renovables, el gobierno brasileño adoptó varias leyes importantes para promover el uso del etanol como carburante. Del mismo modo, haciendo un análisis por zonas geográficas, tomando en cuenta la firma de los tratados de libre comercio en el continente americano, se puede observar en la gráfica 23 los tres países del continente americano (Brasil, Estados Unidos y Argentina) que están produciendo más del 58% del etanol mundial, lo que coloca a esta zona geográfica en una posición privilegiada en cuanto a experiencia en el tema.

En este sentido vamos a comentar brevemente la política y experiencia de producción de bioetanol de algunos de estos países líderes. Brasil Brasil es pionero, primer productor y exportador mundial de alcohol carburante. Esta industria genera 2.5 millones de empleos y ha permitido ahorrar al país casi dos mil millones de dólares destinados a la importación de gasolina. La experiencia de usar etanol como carburante comenzó en Brasil en los años 30 del siglo XX con una mezcla de 5% en la gasolina. En los años 70, una vez más por el alza de los precios del petróleo, decidieron aumentar el porcentaje de mezcla progresivamente, hasta llegar al 20% a principios de los años 80. En la actualidad, en las calles de Río, Sao Paulo o Bahía, la mayoría de vehículos usan exclusivamente etanol como carburante. Asimismo, el gobierno brasileño está profundizando la experiencia de usar el etanol. A principios de agosto del 2003, el gobierno aprobó una partida de 855 millones de euros

135 cuyo objetivo es crear un stock de 1.000 millones de litros para asegurar el suministro de etanol durante todo el año; puesto que la caña de azúcar es un cultivo estacionario que no se puede cosechar de forma continua. Además del plan gubernamental, casi tres cuartas partes de los molineros han firmado un acuerdo comercial con tres sociedades mercantiles internacionales para acumular un stock de 1000 millones de litros para la exportación durante los próximos tres años. Actualmente, en Brasil, el gobierno no está apostando por los vehículos que utilizan etanol exclusivamente, sino por los de combustión flexible, que les permiten consumir cualquier proporción de alcohol hidratado, dependiendo de los precios relativos en las estaciones de servicio. El motor de combustión flexible ha sido desarrollado por el mayor fabricante de automóviles brasileños. El gobierno está preparando un paquete de incentivos, instrumentos y medidas para sostener la producción de alcohol si fuera necesario. Han publicado un decreto gubernamental que incluye cinco instrumentos, además de la iniciativa de un stock estratégico: creación de un programa de opciones, aprobación que el gobierno compre y venda stocks de etanol, pago de una prima sobre las compras de etanol al por mayor para incrementar ventas cuando sea necesario y subvenciones para las compras de Pagarés Rurales, una garantía con respaldo gubernamental para ventas futuras que facilite la acumulación de stocks. Dentro de la experiencia brasileña, se pueden rescatar varias lecciones importantes, entre las cuales se puede mencionar la firme voluntad política del gobierno para promover la producción, comercialización y uso del etanol. Otro factor importante, es el diseño de estrategias de largo alcance para fomentar el crecimiento sostenido del consumo del etanol. Además, hay creación de incentivos claros en todos los eslabones de la cadena para estimular la producción del etanol. EE.UU. La industria del etanol estadounidense continúa estableciendo récords mensuales de producción, según los datos publicados por la Administración de Información de la Energía (EIA por sus siglas en Inglés), el récord de junio 2003 fue un 13% más alto que el anterior récord de junio del 2002, el cual era de 530 millones de litros. Las 70 plantas existentes en el 2002 en Estados Unidos tenían una capacidad de producción superior a los 9.650 millones de litros anuales. En este país, el etanol se produce fundamental en base al procesamiento de maíz. El Senado y el Congreso mantienen conversaciones para consensuar una ley sobre la energía. En un plazo de cuatro años, se prevé la prohibición del MTBE y se implementará un nivel mínimo de combustibles renovables. Con estos nuevos instrumentos legales, se espera un fuerte crecimiento de la demanda del etanol. Las estimaciones de la demanda de etanol en California para sustituir al metil-tercbutil éter (MTBE) varían entre los 660 y los 950 millones de galones anuales, es decir entre 2.498 y 3.595 millones de litros, representando un incremento en el uso de etanol en
el estado de California entre cuatro y seis veces.

ANEXO IX: Normativa que afecta a los Biocarburantes: De manera cronológica el marco general y regulatorio que afecta a los biocarburantes es el que a continuación se presenta de forma general: • La Comisión Europea, en su Libro Blanco de 1997 [LBC], fija los primeros objetivos claros para las energías renovables y concretamente para los

136 biocarburantes; así, se ha fijado un objetivo del 12% de contribución de las energías renovables para el 2010 (de los que el 7% serán biocombustibles). En ese mismo año tuvo lugar la 3ª Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas en Kyoto, donde la mayoría de los países industrializados asumieron el compromiso de reducir las emisiones de CO2. En línea con esta aspiración se promulgó la Ley 54/1997 del Sector Eléctrico en España [SEE, 1997]. Para dar cumplimiento a estos objetivos, el Instituto para la Diversificación de la Energía (IDAE) elaboró y presentó en España el Plan de Fomento de Energía Renovable [PFER]. Como consecuencia de los objetivos citados en el Libro Blanco y del protocolo de Kyoto se promulgó la Directiva 2003/96/CE y la Directiva 2003/30/EC donde se fija el grado de sustitución de combustibles fósiles requerido para el sector transporte, y la sustitución de éstos por biocarburantes. A la vista de todo ello y para dar cumplimiento a estos objetivos el Instituto para la Diversificación de la Energía (IDAE) ha elaborado un Plan de Energías Renovables de España (PER) [PERE, 2005, PERER, 2005] que constituye una revisión del Plan de Fomento de las Energías Renovables (PFER) [PFER, 2000] en España 2000-2010 hasta ahora vigente.

• •

• •

Con esta revisión se trata de mantener el compromiso de producir con fuentes renovables al menos el 12% de la energía consumida en 2010, así como de incorporar los otros dos objetivos indicativos que son un 29,4% de generación eléctrica con renovables y 5,75% de biocarburantes en transporte para ese año. De esta manera, se superarán los objetivos del Plan de Fomento que fijó alcanzar las 500.000 tep a finales del año 2010, partiendo de una situación de referencia de total ausencia de plantas de producción de biocarburantes en nuestro país. Así pues, asumiendo los objetivos de la Directiva 2003/30/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, del 8 de mayo de 2003 [DPE, 2003], se eleva el objetivo energético para el sector de biocarburantes en el horizonte de 2010 hasta alcanzar 2,2 Mtep. Los objetivos energéticos propuestos para cada tipo de recurso y biocarburante para el incremento de energía primaria durante el periodo 2005-2010 se recogen en la tabla 5.

Tal y como enumeramos de forma general anteriormente, la revisión del anterior Plan de Fomento de Energías Renovables, ha sido aconsejada por dos razones. Por una parte, el consumo de energía primaria y la intensidad energética han crecido muy por encima de lo previsto y por otra parte, tras la aprobación del Plan de Fomento se establecieron dos objetivos indicativos que hacen referencia a la generación de electricidad con fuentes renovables y al consumo de biocarburantes. Todo ello está

137 reflejado en las Directivas: La Directiva 2001/71/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de septiembre la Directiva 2003/30/CE del parlamento Europeo y del Consejo, del 8 de mayo de 2003, relativa al uso de biocarburantes u otros combustibles renovables en el transporte. La Directiva ha sido transpuesta a la legislación española a través del Real Decreto 1700/2003, de 15 de diciembre [RD17, 2003]. Para dar confianza y movilizar las inversiones que posibiliten el cumplimiento de los objetivos es necesario que las ventajas fiscales se consoliden durante el periodo de amortización de las inversiones. Entre las medidas a tomar se contempla extender el esquema actual de incentivos fiscales durante al menos los diez primeros años de vida de un proyecto. El grado de contribución del objetivo y su coste durante el periodo 2005-2010 será, respectivamente, de 1.972 ktep y de 2.855 M En cuanto a fiscalidad, los biocarburantes están exentos del Impuesto de Hidrocarburos (IH), medida indispensable para su éxito, aunque mejorable según la opinión de asociaciones de productores de energía como APPA: “fomenta la producción, pero no el consumo, puesto que el tipo español para los combustibles fósiles es más bajo que en los países de nuestro entorno y con ello se favorece la exportación de los biocarburantes”. Una posible solución a esta situación podría venir por el mantenimiento del tipo cero para los biocarburantes y, en línea con la legislación francesa, la fijación de un IH diferenciado en función de su aplicación a diferentes mezclas con biocarburantes, estableciendo tramos según la proporción de las mismas. Este rediseño del IH, que incrementaría la competitividad de los biocarburantes en el mercado global, puede ser una medida con neutralidad recaudatoria al incrementarse su presencia en el cómputo total. Por otro lado, la comercialización de biocarburantes sí está sometida al Impuesto de Ventas Minoristas de Hidrocarburos (IVMH); esta obligación a juicio de los productores de biodiésel [APPA] no es coherente con la exención del IH ni con otras disposiciones legales y consideran que habría que eliminarla. Como se ha adelantado en el punto anterior, la incertidumbre sobre el tratamiento fiscal preferente a partir del 2012 es uno de los frenos para la entrada de capital productivo. Una buena medida, de ámbito comunitario, sería garantizar su prolongación más allá de ese año, así como el establecimiento de mecanismos de revisión de la exención que tuviesen en cuenta tanto la evolución del sector plurianualmente, como los factores propios de sus dos mercados de referencia, el agrícola y el energético, a fin de evitar la aprobación de medidas precipitadas y contraproducentes.

Los objetivos que enumera el PER en este sentido se presentan a continuación: • Desarrollo de tecnologías para la recogida, transporte, acondicionamiento y almacenamiento de materia prima. • Búsqueda y selección de especies oleaginosas más adaptadas a las características agronómicas de España y que permitan una producción de calidad a bajo coste. • Desarrollo de tecnologías de producción de biocarburantes a partir de productos lignocelulósicos y/o semillas, así como de grasas animales.

138 • Realizar experiencias de demostración de larga duración de uso de biocarburantes en flotas cautivas

En relación al Protocolo de Kyoto, y dado que puede afectar al biodiésel, cabe decir que el sector del transporte en España emite un 25% de todos los Gases de Efecto Invernadero (GEI). Dichas emisiones no se encuentran contempladas en el Protocolo porque resulta complicada la implantación de medidas para cumplir los objetivos para este sector. Sin embargo, la Directiva 2003/87/CE –que estableció el mercado europeo de derechos de emisión– será revisada a más tardar en octubre de 2006 y según el apartado 2a de su artículo 30, entre los aspectos que serán considerados en esta próxima revisión está la inclusión del sector del transporte. Por último, tal y como se comentó anteriormente, es de destacar que la producción de biocombustibles líquidos puede suponer una alternativa interesante para aquellas tierras agrícolas que, como resultado de la Política Agraria Común (PAC) [PAC] que limita la superficie dedicada a los diversos cultivos herbáceos extensivos, pueden quedar abandonadas, contribuyendo así a la generación de empleo en el área rural (ver Reglamento CE Nº.1259/1999 del Consejo de 17 de mayo de 1999) [RCE, 1999].

139

BIBLIOGRAFÍA

140

Título Sinopsis de la historia del pensamiento sobre economía mundial Apertura Comercial y Estrategia de Desarrollo

Autor Oyarzun, J. Alonso J.A., Garcimartin C.

Editorial/Publicación Ciudad UCM ICEI Madrid Madrid Madrid

Año 1995 2005 2000

Contenido y método de la Economía. El análisis de la Palazuelos, E. Economía Mundial Ephraim Clark, Jean International Commodity Baptiste Trading. Physical & Lesourd, Derivative Markets René Thiéblemont Biocarburantes en el Transporte Cómo hacer que funcione la Globalización OECD-FAO; Agricultural Outlook 2007-2016 Informe FAO sobre Biocarburantes Plan de Energías Renovables en España (PER) 2005-2010 Planta Biodiesel I.D.A.E. Estrategia de Ahorro 20042012. Plan de Acción 20082012 I.D.A.E. Estrategia de Ahorro 20042012. Plan de Acción 20082012 I.D.A.E.RESUMEN EJECUTIVO Boletín I.D.A.E núm.12 Boletín I.D.A.E núm.14 Javier Rico Joseph E. Stiglitz Varios Varios Varios I.D.A.E. Varios

John Wiley & Sons, Ltd. I.D.A.E. / Ministerior Industria, Turismo y Comercio Taurus OECD-FAO ONU-FAO Ministerio Industria, Turismo y Comercio. I.D.A.E. I.D.A.E. Ministerio Industria, Turismo y Comercio. I.D.A.E. Ministerio Industria, Turismo y Comercio. I.D.A.E.

Nueva York

2001

Madrid Madrid Paris Paris Madrid Madrid Madrid

2006 2006 2007 2007 2005 2007 2007

Varios

Madrid

2007

I.D.A.E. I.D.A.E.

Ministerio Industria, Turismo y Comercio e Madrid I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e Madrid I.D.A.E

2003 2004

141 Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E Ministerio Industria, Turismo y Comercio e I.D.A.E

Boletín I.D.A.E núm.15 Boletín I.D.A.E núm.23 Boletín I.D.A.E núm.24 Boletín I.D.A.E núm.31 Boletín I.D.A.E núm.34 Boletín I.D.A.E núm.35 Boletín I.D.A.E núm.37 Boletín I.D.A.E núm.38 IMPACT ASSESMENT, Document accompanying the Package of Implementation Measures for the EU's objectives on climate change and renewable energy for 2020 Options, Futures and other Derivatives Exotic Options The new Energy Markets Mercado Eléctrico Transfronterizo EspañaFrancia. Posibilidades de Interconexión BioX Group, The Outlook for the European Biofuels Market, Opportunities for Biofuels in Renewable Power Generation Factores a considerar en la implantación del E85. Automovilidad

I.D.A.E. I.D.A.E. I.D.A.E. I.D.A.E. I.D.A.E. I.D.A.E. I.D.A.E. I.D.A.E.

Madrid Madrid Madrid Madrid Madrid Madrid Madrid Madrid

2005 2006 2006 2007 2007 2007 2007 2007

European Comission Staff working document J.C.Hull P.J.Zhang W.C. Labys & J.B. Lesourd Salvador Pérez Ruipérez Kerwijk, Edgare Sanguino, Raúl

Comisión Europea

Bruselas 30/06/1905

London

2000 1998 1988

2006

BIOX Group

Madrid

2007

Biofuels Summit

Madrid

2007

142 TMB, SUMMITLa contribución de los biocarburantes a la movilidad sosteniblePlan director de Movilidad de la Región Metropolitana de Barcelona EU strategy for promoting biofuels EU, “The benefits of free trade and the links with sustainable development” Jatropha, Jatropha in Developing Countries A sustainable bioenergyproduction FEDIOL 1 Biodiesel Food – Non-food :A debate about availability and prices FEDIOL 2, Sustainability and biodiésel: Towards a harmonised approach at EU level & AAK Book & ClaimA realistic approach to the palm oil supply chain? FORD, Visión de los fabricantes de vehículos en España CIEMAT. Análisis de Ciclo de Vida de Combustibles Alternativos para el Transporte.Fase II. Análisis de Ciclo de Vida Comparativo de Biodiésel y Diésel. Energía y cambio climático Palm Oil, Orangutans and Ecosystems, Can we sustain them all? INTERTEK, Caracterización de Biocarburantesy controles en la cadena logística LANXESS; Baynox®stabilizers increase

Varios

Biofuels Summit

Madrid

2007

Varios Varios

Comisión Europea Comisión Europea

Bruselas Bruselas

2007 2006

Varios

Biofuels Summit

Madrid

2007

Varios

Biofuels Summit

Madrid

2007

Varios

Biofuels Summit

Madrid

2007

Luna Fernández,R.

Fundación Repsol YPF

Madrid

2007

Varios

CIEMAT

Madrid

2005

BOOK & CLAIM Varios Varios

Jakarta Post

Jakarta

2006

Biofuels Summit Biofuels Summit

Madrid Madrid

2007 2007

143 the shelf life of Biodiesel BIOMASA BIOENERGÍA Biocombustibles………....... Leone, J. Ministerio Economía y Producción Argentina Ministerio Economía y Producción Argentina Buenos Aires Buenos Aires 2007 2007

DEVELOPMENTS IN ARGENTINA’S Almada,R BIOFUELS MARKET MI; LA POLITICA ENERGETICA ESPAÑOLA EN Ramírez Ministerio de MATERIA DE Copeiro del Industria, Turismo y HIDROCARBUROS: Villar. J.M. Comercio COMERCIALIZACION Y DISTRIBUCION DE BIODIESEL OEKOTEC; Varios Biofuels Summit PROFOREST; Responsible Varios Biofuels Summit sourcing of biofuels UITP ALLEN; Biofuel and Public Transport –looking Varios Biofuels Summit to the future VERBIO (VDB);German Biodiesel and Bioethanol Varios Biofuels Summit Market –Experiences of a market leader VT; biocarburantes García líquidos: biodiésel y Camus, J.M y CITME & CEIM & bioetanol; informe de García Comunidad de Madrid vigilancia tecnológica Laborda, J.A. BARO 179. 5,38 MTEP Le Journal des Consommées en 2006 Dans Varios Énergies L'UE Renouvelables DRAFT VISION REPORT; Biofuels in the European Varios Comisión Europea Union A VISION FOR 2030 AND BEYOND Le Journal des BARO 173, 3,9 Millions de Varios Énergies Tonnes Produites en 2005 Renouvelables OECD BIOFUELS; BIOFUELS: IS THE CURE Doornbosch,R OECD WORSE THAN THE ; Steenblik,R. DISEASE? REN21CC, Changing Climates The Role of Varios Biofuels Summit Renewable Energy in a Carbon-Constrained World

Madrid

2007

Madrid Madrid Madrid

2007 2007 2007

Madrid

2007

Madrid

2006

Paris

2007

Bruselas

2008

Paris

2006

Paris

2007

Madrid

2007

144 AOP DOSSIER; Eficiencia, seguridad y sostenibilidad; requerimientos para la introducción de los biocarburantes JOAN1_2005; Environmental analysis of the energy use of hemp – analysis of the comparative life cycle: diesel oil vs. hemp–diesel CITME Biocarburantes; Biocarburantes líquidos: biodiésel y bioetanol Bioenergía a partir Cianobacterias

Varios

Asociación Española de Operadores de Madrid Productos Petrolíferos

2007

Varios

Biofuels Summit

Madrid

2007

Serrano Granados, David García Guerrero,M.

Universidad Rey Juan Madrid Carlos I Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis. CSICUniversidad de Sevilla. Comisión Europea

2007

Sevilla

2007

BIO UE 08; Local and Global consequences of EU Varios renevable direct for biofuels CNE (14/02/07) Propuesta RD regulación actividad producción energía eléctrica régimen especial y CNE determinadas instalaciones asimilables al régimen ordinario Proposal for Directive Varios 23/1/08 Directiva 2003/87/CE Régimen para el Comercio Parlamento y de Derechos de Emisión de Consejo Gases de Efecto Europeo Invernadero de la Comunidad Europea EMT;Proyectos y resultados Varios en flotas cautivas Una estrategia biocarburantes en España Varios 2005-2010 Decisión de la Comisión relativa al Plan Nacional de Comisión de Asignación de los Derechos las de Emisión de Gases de Comunidades Efecto invernadero Europeas notificados por España

Bruselas

2008

Ministerio Industria, Comercio y Turismo

Madrid

2007

Comisión Europea Diario Oficial Comunidades Europeas Biofuels Summit Price Waterhouse / APPA Diario Oficial Comunidades Europeas

Bruselas

2008

Bruselas

2003

Madrid Madrid

2007 2005

Bruselas

2007

145 ABIODIESEL; Aurora del nuevo Ambiente Global ACCIONA; Fabricación de biocombustibles: Biodiésel Incentivos Fiscales a los Biocarburantes AXENS; latest technologies for Biodiesel Plants CIEMAT. BIO OIL 2007 Nuevos y más rentables métodos para la obtención de Bioetanol. Sustainable Bionergy: a Framework for decision makers Local & Global Consequences of the EU renewable directive for biofuels. Testing the sustainability criteria Rising food prices:policy options & world bank response Presiones inflaccionarias bajo control: perspectivas económicas mundiales 2008:inflación y productos básicos El sector agroalimentario: la industria alimentaria en España Perfil de la industria alimentaria española La industria alimentaria: Ganar dimensión, una necesidad para la industria agroalimentaria española. Una aproximación a la industria española de alimentos y bebidas y su comercio exterior (2004) Informe Económico de la industria alimentaria Asociación Brasileña de Industrias de Biodiésel Acciona Biocombustibles Presentación Biofuels Submitt AXENS IFP Group Technologies CIEMAT Sao Paulo Madrid Madrid Madrid La Coruña

Varios Varios García Nácher, Vicente Block, Michael Ballesteros Perdices,M. Varios

2005 2007 2007 2007

2007

UN-ENERGY

2007

Varios

Comisión Europea

Bruselas

2008

Varios

World Bank

Nueva York Nueva York

2008

Varios

World Bank

2008

Varios FIAB

FIAB Ministerio Agricultura, Pesca y Alimentación FIAB e Instituto Internacional San Telmo Ministerio Agricultura, Pesca y Alimentación

Madrid Madrid

2005 2005

Varios

Madrid

2005

FIAB Muñoz Cidat, Cándido. Sosvilla Rivero, Simón

Madrid

2004

FIAB

Madrid

2007

146 CIAA Bench Marking Report 2006. The competitiveness of the EU food & drink industry Índice de Ventaja Comparativa Revelada: un indicador del desempeño y de la competitividad productiva de un país. La industria alimentaria: Ganar dimensión, una necesidad para la industria agroalimentaria española. Ejemplos Prácticos Economía Cómo hacer que funcione la Globalización Nuevas ventajas Comparativas de los países de la ampliación.

Varios

CIAA

Bruselas

2006

Varios

IIAA

Lima

2005

Varios Stiglitz,J. Stiglitz,J. Ville,K.

FIAB e Instituto Internacional San Telmo Ariel Taurus Boletín Ecónomico ICE núm 2797. ICE

Madrid

2005 1995 2006

Madrid

2004

147

NOTAS

1

Para comenzar, ver anexos II y III.

2

Los siguientes tipos: 1. de tipo histórico: a. Sokoloff y Egerman (2000) b. Acemoglu, Johnson y Robinson (2000) 2. de tipo cross country: a. Knack y Keefer (1995) b. Mauro (1995) c. Kauffman, Kraay y Zoido-Lobaton (1999) d. Islam y Montenegro (2001) apertura al comercio determinante calidad de las instituciones. e. Wei (2000) idem. f. Anderson y Marcouller (1999) la calidad de las instituciones determina la apertura al comercio. g. Arteta, Eichengreen y Wyplosz (2001)

3

Sería interesante el poder analizar las el papel diseñado por las distintas organizaciones originarias de Bretton Woods a la luz del repaso de funciones necesarias a realizar por un “Gobierno Mundial”, y si han cuidado de desarrollar aquellas instituciones necesarias para que se pueda haber dado un proceso de apertura comercial a nivel mundial. Sin embargo, esta investigación transciende el objeto de este trabajo.
4

Ver anexo II y III. 5 Estructura del Acuerdo:

Consta de tres elementos principales: Normas. Se establecen unas normas mínimas que debe cumplir cada miembro; por ejemplo, se exige que cada país cumpla con los siguientes tratados en su última versión, Los principales convenios de la OMPI: a. el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial. b. el Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas. Los ADPIC amplían la protección ofrecida en estos dos convenios. Observancia. El segundo principal conjunto de disposiciones se refiere a los procedimientos y recursos internos encaminados al cumplimiento de los derechos de propiedad intelectual Solución de diferencias. En virtud del Acuerdo, las diferencias entre Miembros de la OMC con respecto al cumplimiento de las obligaciones en la esfera de los ADPIC quedan sujetas al procedimiento de solución de diferencias de la OMC. • Elementos de interés:

En el artículo 8, titulado "Principios", se reconoce el derecho de los Miembros a adoptar medidas por motivos de salud pública y otras razones de interés público y a prevenir el abuso de los derechos de propiedad intelectual, a condición de que tales medidas sean compatibles con las disposiciones del Acuerdo sobre los ADPIC. Este artículo, en nuestra opinión, puede abrir la puerta a medidas proteccionistas de carácter no arancelario. Cuando el objeto de una patente sea un procedimiento para obtener un producto, las autoridades judiciales estarán facultadas para ordenar que el demandado pruebe que el procedimiento para obtener un producto idéntico es diferente del procedimiento patentado si se dan determinadas circunstancias que indiquen la probabilidad de que se haya utilizado el procedimiento patentado (artículo 34). Protección de la información no divulgada. En el Acuerdo sobre los ADPIC se exige que la información no divulgada -secretos comerciales o conocimientos tecno-prácticos (know-how)goce de protección. El Acuerdo contiene también disposiciones sobre los datos de pruebas y otros datos no divulgados cuya presentación exijan los gobiernos como condición para aprobar la comercialización de productos farmacéuticos o de productos químicos agrícolas que utilizan nuevas entidades químicas.

El etanol, un excelente combustible cuya demanda aumenta aceleradamente, se produce convencionalmente por fermentación de carbohidratos de origen vegetal, siendo la caña de azúcar (Brasil), el maíz (Estados Unidos) y los cereales (Europa) las principales materias primas. En el proyecto se plantea la utilización de la cianobacteria (alga verdeazulada) Synechocystis para conseguir la producción directa y renovable, impulsada por la luz solar, de etanol a partir de CO 2 . Esencialmente, y a través de un conocimiento profundo de los procesos metabólicos implicados, así como de su complementación y manipulación mediante técnicas de ingeniería genética, se pretende disponer de cepas de la cianobacteria que generen etanol a partir de aire y agua como sustratos básicos. El desarrollo de este sistema biotecnológico para la fotoproducción efectiva de etanol es un objetivo de considerable interés y relevancia, tanto desde una perspectiva energética como medioambiental. Por un lado, con luz solar como fuente de energía se fotosintetiza un biocombustible de elevado contenido energético y variedad de aplicaciones prácticas. Por otra parte, el proceso elimina CO 2 , principal gas de efecto invernadero, de la atmósfera, contribuyendo a la mejora de la calidad del aire. La perspectiva medioambiental conlleva a su vez notable incidencia económica, en especial para países que, como España, han suscrito compromisos para reducir las emisiones de CO 2 . (Fotoproducción de Bioetanol a partir de CO2 por cianobacterias. Miguel García Guerrero. Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis. CSIC-Universidad de Sevilla). 7 El Acuerdo de la OMC sobre la Agricultura se negoció en la Ronda Uruguay celebrada entre 1986 y 1994 y comprende los compromisos específicos contraídos por los países pertenecientes a la OMC para mejorar el acceso a los mercados y reducir las subvenciones con efectos de distorsión en la agricultura (entre ellas, y una de las más importantes es la Política Agraria Común –PAC- mantenida a lo largo de décadas por la Unión Europea, y todavía en vigor). Estos compromisos se aplican a lo largo de un período de seis años (diez años en el caso de los países en desarrollo), que comenzó en 1995.
6

Hasta 1995 las normas del GATT eran, en términos generales, ineficaces para regular aspectos fundamentales del comercio de productos agropecuarios. En particular, la concesión de subvenciones a la exportación y de ayudas internas era un rasgo predominante en muchas esferas del comercio mundial de estos productos y las disciplinas más estrictas relativas a las restricciones a la importación solían

ignorarse. Las negociaciones de la Ronda Uruguay (1986-1994) supusieron el intento inicial de intentar cambiar el panorama. Los participantes acordaron iniciar las negociaciones para continuar el proceso de reforma un año antes del final del período de aplicación, es decir, a más tardar al final de 1999. Esas conversaciones han sido ahora incorporadas al programa de negociación ampliado, que se estableció en la Conferencia Ministerial de 2001, celebrada en Doha (Qatar). En la actualidad este tema sigue en pleno proceso de negociación; donde los dos principales escollos son las políticas de protección a los mercados agrícolas tanto de los Estados Unidos de América como de la Unión Europea. Los negociadores, durante el mes de abril de 2008, han pedido a la presidencia de la OMC el establecimiento de un periodo de negociaciones más largo.

8

Así, nos pueden servir como referencia sobre el tipo de políticas defendidas por la UE y reflejadas en su funcionamiento interno, vía PAC, las siguientes fuentes: 1. Reglamento CE nº 1782 del Consejo, 29/09/2003 (DO L 270 de 21/10/03) 2. Reglamento CE nº 795 de la Comisión, 21/04/2004 (DO L 141 de 30/04/04). 3. Reglamento CE nº 1973 de la Comisión, 29/10/2004 (Direcc. Gral. Agricultura y Dº rural de la Comisión Europea).
9

Para más detalles sobre la evolución por etapas del desequilibrio exterior español ver Lecciones de Economía Española, varias ediciones desde 1993.
10

para más datos sobre este tema; ver Economistas, núm.114,2007

11

12

CUADRO 4. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL POR SUBSECTORES DE LAS
13 EMPRESAS INDUSTRIA ALIMENTACION Y BEBIDASAÑOCARNICAPESCADOSFRUTAS Y

para datos por sectores ver http://www.fiab.es

HORTALIZASACEITUNASLÁCTEOSMOLINERÍAALIMEN.ANIMALOTROS

Aparte de estos cuadros, se puede exponer la realidad (de carácter más coyuntural) de la industria de la alimentación y bebidas en el 2006 por medio de la siguiente enumeración de carácter esquemático:

ALIMENTOSBEBIDAS200413,912,464,194,735,182,572,8348,8715,26200514,072,5

• Se estima que la producción de la industria alimentaria 24,274,945,232,492,8747,7815,83200614,032,544,344,965,162,432,8647,5116,1

creció un 0,6 por ciento respecto al año 2005 en términos nominales 2005. (a precios corrientes). En términos reales (es decir, descontando la 7Fuente: Elaboración propia a partir datos FIAB inflación), se registró una caída del 1,6 por ciento (frente al incremento del 1,9 por ciento en 2005). • Las ventas netas de productos de la industria alimentaria durante 2006 ascendieron a 77.447 millones de euros, lo que supone el 17,47 por ciento del total de ventas industriales y el 7.93 por ciento del PIB español. • Las exportaciones experimentaron un crecimiento del 0,32 por ciento en 2006 (situándose en 13.536 millones de euros), mientras que las importaciones disminuyeron a un 3,21 por ciento (hasta alcanzar los 15.796 millones de euros). La tasa de cobertura del sector registró un aumento de aumento de 3,02 puntos porcentuales, situándose en el 85,69 por ciento, siendo superior en 20,60 puntos porcentuales a la tasa de cobertura de la economía española, lo que da idea del dinamismo del sector.

• La inversión extranjera directa en la industria de alimentación y bebidas ascendió a 550 millones de euros en el año 2006, lo que supone el 2,90 por ciento del total recibido por la economía española y el 11,90 por ciento de la inversión extranjera en la industria española. Por su parte, la inversión exterior de la industria de la alimentación y bebidas alcanzó los 1.271 millones euros, lo que representa el 1,14 por ciento del total de la inversión exterior de la economía española y el 30,310 por ciento de la inversión exterior de la industria. En ambas modalidades de inversión destacan los países de la Unión Europea como emisores y receptores. • El componente alimenticio del Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 3,3 por ciento durante 2006, frente al 2,7 por ciento del IPC General, mientras que el IPC de bebidas no alcohólicas aumentó un 3,2 por ciento y el IPC de bebidas alcohólicas creció un 1,4 por ciento. • El diferencial de precios de alimentos y bebidas no alcohólicas respecto a la media de los países de la Zona del Euro se redujo durante 2006 en 2.2 puntos porcentuales, mientras el diferencial en precios de bebidas alcohólicas y tabaco se acortó en 1,7 puntos porcentuales, medidos ambos a partir del Índice de Precios de Consumo Armonizado. • Durante el año 2006, las compras en alimentación y bebidas ascendieron a 38.371 millones de kilogramos/litros/unidades por un valor de 81.916 millones de euros. Esto representa un incremento del consumo del 0,70 por ciento y del 5,28 por ciento del gasto respecto al año anterior.
14

15

Para más detalles sobre el sector europeo agregado, consultar CIAA, 2006. Ver: Javier Rico, sept. 2006. ver: Javier Rico, sept. 2006.

16

CUADRO 8: CIFRAS DE EMPLEO (I) COMPARATIVAS EN LA INDUSTRIA ESPAÑOLA 2004-2006 TRI -1TRI-2TRI17
18

3TRI-4

Activos (miles)Ocupados (miles)Parados Activos (miles)Ocupados (miles)Parados Activos (miles)Ocupados (miles)Parados Activos (miles)Ocupados

Distintas medidas de promoción para la demanda de biocarburantes, que parten de Total diversos enfoques, vienen recogidas en: 1.76521.15619.3141.841200621.33619.4001.93621.53019.6931.83721.66119.8961.76521.81220.0021.811Total • « Impact Assesment » Document accompanying the Package of Implementation Measures for Industria20043.3143.0732413.3283.0912373.3333.1052293.3623.12423820053.2633.0871803.2643.1031653.2853.1441463.2663.11815420063.4363 the EU's objectives on climate change and renewable energy for 2020. .0901633.4273.1031413.4273.1021393.4633.132143Alimentación y • « Balance Energético 2006 ». Boletín I.D.A.E núm.34 Bebidas200447042149476426504744274749544748200550546737503471325225002251548827200651848532514485295154882751548826Fuente • La política energética española en materia de hidrocarburos: comercialización y distribución de : Elaboración Propia sobre Informe Económico de la Industria (2007) Ministerio de Industria, Comercio y Comercio. biodiésel. Ramírez Copeiro Alimentaria 2006, (FIAB,2006)
(miles)Parados
Economía200419.01716.8532.16419.14317.0502.09319.27217.2402.03119.33017.3232.007200520.59218.4932.09920.84018.8951.94520.95619.191

Ver : • Atomovilidad.Factores a considerar en la implantación del Etanol E-85. • Comisión Europea. “EU strategy for promoting biofuels”. • “Jatropha in developing countries. A sustainable bionergy production”. • “Ford España, visión de los fabricantes de vehículos”. Luna (2007). • “Biomasa. Bioenergía. Biocombustibles”. Minist. Agricultura Argentina. Leone (2007). • “Draft vision report: Biofuels in the EU. A vision for 2030 & beyond”. • “Biofuels: Is the cure worse than the disease?” OECD (2007). • “Bio oil: nuevos y más rentables métodos para la producción de bioetanol”. CIEMAT (2007). 20 Un análisis sistémico aparece en “Sustainable Bioenergy: a framework for decisión makers”UN.Energy (2007).
19

21

Una aproximación sobre la situación actual y las perspectivas de los condicionantes de la industria de biocarburantes en la UE se puede obtener en Impact Assesment, Document accompanying the Package

of Implementation Measures for the EU's objectives on climate change and renewable energy for 2020. EU Comission Staff Working Document (2008) Para más información sobre iniciativas legales sobre Biocarburantes, a nivel nacional y de la UE ver Anexo IX. 23 Existe un estudio realizado por ACCIONA durante un año en vehículos de transporte público y
22

recogida de residuos sólidos en Pamplona que parece demostrar que la sustitución de gasóleo por biodiésel evita un 90% de las emisiones de CO2; también es notable la reducción del óxido de azufre (99%), hidrocarburos inhumados (63%), monóxido de carbono (22%) o partículas en suspensión (52%). Otro posible indicador interesante para observar la productividad de cada uno de los sectores; sería el poder cruzar el Valor Añadido generado cada año con la evolución del tamaño relativo del sector; sin embargo el cálculo de este indicador no aportaría nada importante para el objeto de esta investigación. 25 Informe de Vigilancia Tecnológica: Biocarburantes líquidos, biodiésel y bioetanol. Ver bibliografía. 26 Para más información metodológica; consultar Arias y Segura (2004).
24 27

Esperar fuente bibliográfica de la ind.alimentaria y de bebidas española

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful