You are on page 1of 19

RADIADORES

INTERCAMBIADORES DE CALOR

“Un intercambiador de calor es un dispositivo que facilita la transferencia de calor de una corriente
fluida a otra”

Bajo la denominación general de intercambiadores de calor, o simplemente cambiadores de calor


se engloba a todos aquellos dispositivos utilizados para transferir energía de un medio a otro, sin
embargo, en lo que sigue se hará referencia única y exclusivamente a la transferencia de energía
entre fluidos por conducción y convección, debido a que el intercambio térmico entre fluidos es uno
de los procesos más frecuente e importante en la ingeniería.

TIPOS DE INTERCAMBIADORES

Intercambiador de contacto directo

En los intercambiadores de contacto directo sin almacenamiento de calor las corrientes contactan
una con otra íntimamente, cediendo la corriente más caliente directamente su calor a la corriente
más fría. Este tipo de intercambiador se utiliza naturalmente cuando las dos fases en contacto son
mutuamente insolubles y no reaccionan una con otra.

Los intercambiadores de calor de contacto directo son de tres amplios tipos.

En primer lugar, se tienen los intercambiadores gas-sólido.

Intercambiaodes de contacto directo gas-líquido sin almacenamiento de calor.


Intercambiadores de contacto directo fluido-fluido sin almacenamiento de calor.

Intercambiador de calor de contacto directo fluido-fluido en los que una fase puede disolverse en
otra.

Intercambiador de contacto indirecto.

o Regenerativos.

En los regenerativos una corriente caliente de un gas transfiere su calor a un cuerpo intermedio,
normalmente un sólido, que posteriormente cede calor almacenado a una segunda corriente de
un gas frío.
Regeneradores de calor o intercambiadores con almacenamiento de calor: a) los sólidos
que almacenan el calor están quietos; b) los sólidos que almacenan el calor circulan entre
las corrientes paralelas caliente y fría.

o Recuperativos.

Existen diversas configuraciones geométricas de flujo posibles en un intercambiador, las


más importante son las que se representan.

o Una sola corriente.

La configuración de una sola corriente se define como un intercambiador en el que


cambia la temperatura de un solo fluido; en este caso la dirección del flujo carece de
importancia. Los condensadores, evaporadores y las calderas de vapor son ejemplos
de este tipo de intercambiadores.

o Dos corrientes en flujo paralelo

Los dos fluidos fluyen en direcciones paralelas y en el mismo sentido. En su forma


más simple, este tipo de intercambiador consta de dos tubos concéntricos.
o Dos corrientes en contracorriente.

Los fluidos se desplazan en direcciones paralelas pero en sentido opuesto. Un


intercambiador simple de tubos coaxiales, pero, como en el caso del intercambiador
de corrientes paralelas, los intercambiadores de coraza y tubos o de placas son los
más comunes.

o Dos corrientes en flujo cruzado.

Las corrientes fluyen en direcciones perpendiculares. La corriente caliente puede fluir


por el interior de los tubos de un haz y la corriente fría puede hacerlo a través del haz
en una dirección generalmente perpendicular a los tubos.
o Dos corrientes en contra flujo cruzado.

Las configuraciones de flujo de los intercambiadores se aproximan a menudo a las


idealizaciones. Se muestran los casos de dos pasos y de cuatro pasos, aunque
puede usarse un número mayor de pasos.(En un intercambiador de dos pasos los
tubos pasan dos veces por la coraza). Conforme aumenta el número de pasos, la
efectividad se aproxima a la de un intercambiador de corriente ideal.

o Dos corrientes a pasos múltiples

Cuando los tubos de un intercambiador de coraza y tubos están dispuestos en uno o


más pasos en el interior de la coraza. Algunos de los pasos producen un flujo
paralelo mientras que otros producen un flujo a contracorriente. El intercambiador de
dos pasos de este tipo es común porque sólo es necesario perforar uno de los
extremos para permitir la entrada y salida de los tubos.
ESTUDIO TÉRMICO

Dado que a lo largo del proceso de cálculo intervendrán dos fluidos, se deberá poder identificar en
todo momento a cada uno de ellos, por lo que se utilizará la notación siguiente:

 Se empleará el subíndice “c” para todas las propiedades o características correspondientes


al fluido caliente.
 Para el fluido frío se usará el subíndice “f”.
 Para indicar en que punto del intercambiador se considera la temperatura, se usará un
segundo subíndice, “e” para la entrada del cambiador, “s” para la salida del mismo.

Se pasará a continuación a establecer las hipótesis bajo las cuales puede calcularse teóricamente
un cambiador de calor, aunque algunas de estas hipótesis serán reconsideradas posteriormente.

 Se considerará un coeficiente global de transmisión constante para todo el intercambiador,


el coeficiente global medio.
 Si alguno de los fluidos experimenta un cambio de estado, este cambio tendrá lugar a lo
largo de todo el intercambiador y no en una parte de éste.
 Los caudales másicos de ambos fluidos se consideran constantes.
 Las propiedades termo físicas de los fluidos se considerarán constantes a lo largo de todo el
cambiador.
 El intercambio de calor se realizará únicamente en el sentido de la normal a la superficie de
intercambio. (no existen pérdidas por carcasa).
 En cualquier sección transversal del cambiador, los fluidos, en cada uno de los pasos que
efectúe, pueden caracterizarse por una y solo una temperatura.

Coeficiente global de transmisión

En transferencia de calor se determina el valor del coeficiente global de transmisión, tanto para el
caso de pared plana, como cilíndrica o esférica, así como en el caso de tubo aleteado; dada la
importancia que presentan en el cálculo de cambiadores de calor, se indican a continuación las
ecuaciones correspondientes al coeficiente global de transmisión de una pared cilíndrica de una
sola capa.

De radio interior ri y exterior ro, y conductividad térmica k, por cuyo interior circula un fluido, con
coeficiente de transmisión superficial hi , mientras que por el exterior lo hace otro fluido con
coeficiente de transmisión superficial h.
Así como la correspondiente al caso de que esta misma tubería estuviera dotada con un número de
aletas/metro de tubos n, de radio extremo r1 y espesor W, Expresión en la que χ representa la
efectividad de las aletas anulares, mientras que Ai expresa el área interior del tubo y Ao el área
exterior del tubo aleteado, siendo L la longitud del tubo aleteado.

Coeficiente de transferencia de calor superficial

Hay una gran cantidad de superficies de calor que no entran dentro de las categorías discutidas en
los manuales de convección. Los más destacados son los compactos, que alcanzan un área
superficial por unidad de volumen muy grande. Estos cambiadores se adaptan mejores a las
aplicaciones en las que se tiene corrientes gaseosas y valores bajos de h.

Kays y London han estudiado muy extensamente estos tipos de cambiadores. En la (a) se muestra
un cambiador de tubos planos con aletas, la (b) muestra un conjunto circular de tubos con aletas y
la (c) y (d) ofrecen modos de alcanzar áreas superficiales muy grandes por ambos lados del
cambiador. Estas dos últimas configuraciones tienen aplicaciones en procesos en los que está
implicada la transferencia de calor de un gas a otro gas.
Ensuciamiento

Tras un período de funcionamiento, las superficies de transferencia de calor de un intercambiador


de calor pueden llegar a recubrirse con varios depósitos presentes en las corrientes, o las
superficies pueden corroerse como resultado de la interacción entre los fluidos y el material
empleado en la fabricación del cambiador de calor.

El efecto global se representa generalmente mediante un factor de suciedad, o resistencia de


suciedad, Rf, que debe incluirse junto con las otras resistencias térmicas para obtener el coeficiente
global de transferencia de calor.

Los factores de suciedad se tienen que obtener experimentalmente, mediante la determinación de


los valores de U del cambiador de calor tanto en condiciones de limpieza como de suciedad. El
factor de suciedad se define entonces.

Estos factores de ensuciamiento, Rf, son resistencias térmicas “unitarias” y por lo tanto, cuando
vayan a emplearse hay que tener en cuenta el tamaño del área superficial.

En la Tabla aparecen algunos valores representativos de la resistencia por ensuciamiento. Es claro


que la variación temporal del problema del ensuciamiento hace que sea muy difícil estimar
confiablemente el valor de U cuando predominan las resistencias por ensuciamiento.
Variación de la temperatura

La figura (a) muestra un intercambiador sencillo monotubo por la parte superior de la coraza entra
el fluido caliente y por el tubo concéntrico entra el fluido frío. La figura (b) muestra la variación de
temperatura a través de la pared del tubo y el circuito térmico correspondiente. El calor fluye por
convección a través del fluido caliente, por conducción a través de la pared del tubo y por
convección al fluido frío. Como resultado de este proceso, la temperatura del fluido frío se eleva a
medida que éste gana energía a su paso por el tubo y el fluido caliente disminuye su temperatura a
medida que éste pierde energía a su paso por el tubo.
El balance de energía en un intercambiador considerando como un todo se formula con base en la
ecuación de energía para flujo estacionario aplicando un volumen de control que encierra al
intercambiador, cumpliendo las hipótesis exige que la entalpia en la entrada al sistema sea igual a
la de salida.

Cada término representa el flujo de calor intercambiado en el intercambiador, si se utiliza el


coeficiente global de transmisión de calor entre los fluidos frío y caliente, el flujo de calor resulta es

Realmente, el valor de U depende de cuál de las áreas superficiales se emplea Af o Ac, de acuerdo
con lo expuesto. El producto UA de la ecuación anterior será una constante. La diferencia de
temperatura a lo largo del intercambiador es variable y su determinación se realizará realizando un
balance de energía en un elemento diferencial del intercambiador de longitud Δx para obtener una
ecuación diferencial en la que x es la variable independiente y (Tf) la variable dependiente. Cuando
se aplica la ecuación de la energía para flujo estacionario al volumen de control de longitud Δx, con
una línea discontinua, la influencia debida a la conducción en el fluido en la dirección x, en el valor
Q, es pequeño y puede ignorarse. Así, el producto del flujo de masa por el aumento de entalpia
debe ser igual a la transferencia de calor a través de la pared del tubo.
Donde U [W/m2K] es el coeficiente de transferencia de calor y P [m] es el perímetro de la pared del
tubo. Por lo tanto, PΔx es el área del tubo de longitud Δx. Dividiendo entre Δx resulta.
Diferencia media logarítmica LDMT

A continuación se procederá a exponer un método de obtención de la diferencia media de


temperatura en cambiadores de calor, esta diferencia media de temperatura, que multiplicada por el
coeficiente global real medio y por el área de intercambio permite obtener el flujo de calor
intercambiado, es logarítmicamente un valor promedio de las diferencias de temperatura entre el
fluido caliente y el frío en cada sección del cambiador, cuando se considera toda la longitud de éste,
estando, por tanto, comprendida entre los valores extremos que alcancen estas diferencias en el
interior del cambiador, valores extremos, que como se desprende de la simple observación de las
curvas de distribución de temperatura corresponden precisamente a las diferencias terminales.
El flujo de calor en un elemento diferencial del intercambiador será:

Sustituyendo la ecuación que representa la diferencia de temperatura e integrando entre L y 0 se


obtiene el flujo de calor desde el fluido caliente al frío.

Integrando la expresión y operando resulta:

Despejando de la ecuación [3.15] el denominador de la ecuación [3.18], para el valor de x igual a L


resulta.

Expresión que indica que el termino [3.20] representa la diferencia media buscada, recibiendo el
nombre de diferencia logarítmica media de temperatura (LDMT), representándose por ΔTlm.
Si la deducción se hubiera realizado partiendo de un cambiador en contracorriente, el resultado
matemático habría sido totalmente semejante, encontrándose la misma expresión matemática
[3.20] para la diferencia logarítmica media del cambiador en contracorriente, siendo también en ella
ΔT1, ΔT2, las diferencias terminales, en el caso de flujo en equicorriente.

Ha podido determinarse, que el factor de aproximación, es una función de dos números


adimensionales, denominados Relación de capacidad y efectividad, designándose con las letras R
y P respectivamente, números adimensionales que pueden definirse de la siguiente forma:

• La relación de capacidad, R, es el cociente entre la velocidad de capacidad calorífica, (mCp), del


fluido frío y la del caliente, es decir:

• La efectividad, P, es la relación entre el flujo de calor absorbido por el fluido frío y el máximo flujo
de calor que podría absorber, lo que se verificaría si Tfs = Tce, con lo que.
Método del Número de Unidades de Transmisión NUT

La aproximación de la LMTD para el análisis de cambiadores de calor, es útil cuando las


temperaturas de entrada y salida son conocidas o se pueden determinar fácilmente. En estos
casos, la LMTD se calcula fácilmente, y el flujo de calor, el área de la superficie, o el coeficiente
global de transferencia de calor pueden determinarse. Cuando hay que evaluar las temperaturas de
entrada o salida de un cambiador determinado, el análisis supone con frecuencia un procedimiento
iterativo, debido a la función logarítmica que aparece en la LMTD.

La expresión “numero de unidades de transmisión”, fue introducido por Nusselt, siendo Kayes y
London quienes desarrollaron extensamente su aplicación. El flujo de calor intercambiado por cada
grado diferencia de temperatura, será evidentemente.

Por otra parte, el flujo de calor intercambiado, por grado de elevación o disminución de temperatura
en los fluidos será respectivamente:

El número a dimensional denominado Número de Unidades de Transmisión (N.T.U.) será el


cociente “UA” y el valor “mCp” menor de los dos que intervienen en el intercambiador, es decir.

Generalizando las expresiones de R y P empleadas anteriormente de la forma siguiente:


Se determinará la efectividad de un intercambiador en contracorriente, para ello remplazamos en la
ecuación [3.15] x por L
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE
MÉXICO
FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES CUAUTITLÁN

PROFESOR: JORGE RICARDO GERSENOWIES ROSAS

ALUMNOS: ANGEL EFREN JIMENEZ MORA

VIDAL ZAMORA LUIS

VEGA AGUILERA CESAR GABRIEL

GRUPO: 1401

MATERIA: DINÁMICA DE SISTEMAS FÍSICOS

TEMA

“REPORTE DE RADIADORES”

SEMESTRE 2015-I