You are on page 1of 2

Hernández Diego Daniel David

Psicología de la Publicidad
14 de abril de 2005

Rasgos de Perversión

Perversión, recuerdo el relato de uno de mis amigos sobre la relación sexual que
presenció en el metro. En ella participaban dos hombres muy quitados de la pena que
tuvieron inicialmente un contacto visual, posteriormente se acariciaban el sexo y
finalizaron con una relación sexual en la que la presencia de la gente parecía que los
excitaba más.

Inicialmente pensaba que éste tipo de historias eran simple invención de mi amigo que
sólo quería captar nuestra atención, pero dejé de pensarlo hasta que yo mismo presencié
un suceso como éste. Una amiga y yo estábamos bailando en un antro, cuando de pronto
una pareja de desconocidos empezaron a hacerse sexo oral sin molestarles nuestra
presencia.

No soy espantado ni mucho menos, pero me parece increíble que a la gente le guste ser
observada por los demás y que además sean tomadas como objetos y se dejen manipular
por el otro que en muchos de los casos ni conocen para obtener satisfacción.

Aún no entiendo perfectamente todo lo que engloba la perversión, pero me parece que
éste tipo de circunstancias que mencioné, son perversas. La búsqueda por encontrar la
satisfacción de nuestras pulsiones es lo que permite que conductas como éstas se den.

Poner al otro a merced de uno, sin que nos importe si desea hacerlo, resulta ser una
conducta perversa, ya que se obtiene placer a través del sufrimiento o inconformidad del
otro. Los perversos no tienen una fuerte influencia de su superyo, ya que el ello tiende a
dominar la mayoría de sus actos.

No les importa lo que piense o digan los demás sobre sus actos, para ellos lo más
importante es encontrar la satisfacción de sus impulsos. Considero que el perverso toma
mucho en cuenta el tiempo y el espacio, mientras que el neurótico también le da
importancia pero tiene miedo de realizar sus impulsos, mientras que un perverso trata de
satisfacer en todo momento sus impulsos sin que le importe trasgredir.

“La perversión es un saber hacer con el goce, por eso es rutinaria. Todo saber hacer es
rutinario porque cuando se sabe hacer algo, no hay razón para cambiar. Pero también
por eso es aburrido”. 1

Los exhibicionistas y vouyeuristas encuentran placer al repetir constantemente sus


comportamientos. Lo prohibido es algo que les gusta retar porque encuentran una forma
de sentirse satisfechos al pasar por encima del superyo.

En el amor la perversión encuentra la mayor de sus dimensiones. Un perverso es muy


leal y trata de preservar el objeto amado porque en él se ve reflejado y en él encuentra la

1
Patrik Valas. Revista Escansión #2. Rasgos de Perversión. Editorial Manantial. Pág. 8
satisfacción de sus pulsiones. El perverso elige y asume inconcientemente sus
comportamientos, y encuentra placer en lo que el otro no puede nombrar.

Bibliografía:

Patrik Valas. Revista Escansión #2. Rasgos de Perversión. Editorial Manantial. Páginas:
7 -11.