You are on page 1of 6

Piceno Hernández Elizabeth

Materia: Marco jurídico de la publicidad.


Ensayo no.3 El papel regulador del Estado.

“El consumidor en la publicidad de las maravillas”

Si bien el Estado en teoría se encarga de velar por los intereses de los


ciudadanos, en nuestro país esto se cumple a medias, el Estado si crea leyes para
la protección de los ciudadanos, y muestra de ello son diversas modificaciones a
la constitución, la ley de imprenta (aunque no modificada sigue vigente), códigos
penales etc.

Pero a nosotros lo que nos importa son las leyes y códigos publicitarios, que en
teoría controlan y deberían controlar la publicidad en nuestro país, sobre todo
siendo este un país industrializado (en teoría) y en vías desarrollo; el control de la
publicidad en nuestro país es un tema que no se debe dejar de lado, tomando en
cuenta que la misma es el principal sostén económico de los medios de
información como radio, prensa y tv.

Y estando en una sociedad de la opulencia, un sistema capitalista o como quiera


llamársele, los medios explotan al máximo los precios para los anunciantes
cobrando exorbitantes cantidades por un minuto de publicidad, convirtiendo esto
en un gran negocio; es por este precio tan alto que pagan las empresas que con
el afán de vender los anuncios llegan a contener en ocasiones mensajes que
puedan afectar de manera negativa comportamientos sociales y alimenticios así
como hábitos de salud.

Estas reglamentaciones no solo en México sino en todo el mundo tienen su origen


en orientaciones de la Organización Mundial de Salud, esto debido a la promoción
de Nestle con respecto a los sustitutos de la leche materna, modificando así
hábitos alimenticios.

Así pues el gobierno mexicano a creado diversas leyes que restringen a la


publicidad tales como: La ley federal de radio y televisión, Reglamento de la ley
general de salud en materia de Control Sanitario de la Publicidad y el Reglamento
de publicidad para Alimentos, Bebidas y medicamentos, que han tenido
evoluciones y mejoras en sus términos y artículos.

Los principales logros del Estado en materia legislativa en cuestión de la


publicidad a mi consideración son: El Reglamento de publicidad para Alimentos,
Bebidas y medicamentos y la ley de protección al consumidor (claro sin dejar de
lado a la ley federal de radio y tv) el primero porque es el primero que distingue el
termino publicidad de propaganda comercial y reglamenta los anuncios de
medicamentos, pues en ocasiones se trata de médicamente a productos que no lo
son.

Y la segunda ley, porque es la primera ley que le da derechos al consumidor y


obligaciones a las empresas, protegiendo al consumidor con respecto a fraude o
deficiencia de las características promocionadas en tv.
Ley Federal de radio y televisión (con respecto a la publicidad)
Articulo 67.-

La propaganda comercial que se transmita por la radio


y la televisión se ajustará a las siguientes bases:

-Deberá mantener un prudente equilibrio entre el anuncio comercial y el conjunto de la programación


-No hará publicidad a centro de vicios de cualquier naturaleza
-No transmitirá propaganda o anuncios de productos industriales, comerciales o de actividades que
engañen al público o le causen algún perjuicio por la exageración o falsedad en la indicación de sus usos,
aplicaciones o propiedades.
-No deberá hacer, publicidad que incite a la violencia, así como aquella relativa a productos alimenticios
que distorsiones los hábitos de la buena nutrición.

Articulo 68.-

Las difusoras comerciales, al realizar la publicidad de bebidas cuya graduación alcohólica


exceda de 20 grados, deberán abstenerse de toda exageración y combinarla o alternarla con propaganda
de educación higiénica y de mejoramiento de la nutrición popular. En la difusión de esta clase de
publicidad no podrán emplearse menores de edad; tampoco podrán ingerirse real o aparentemente frente
al público los productos que se anuncian.

Articulo 69.- Las difusoras comerciales exigirán que toda propagandas de instalaciones, y
aparatos terapéuticos, tratamientos de higiene y artículos de embellecimiento, prevención y curación de
enfermedades, este autorizada por la Secretaría de Salubridad y asistencia.

En la televisión Mexicana podemos encontrar anuncios que rompen estas


premisas, un ejemplo de ello es el supuesto “pay” de "Marinela", que se considera
como natural en el anuncio a pesar de no serlo, esto por sus saborizantes
artificiales, así como por la poca mermelada, que trae.

Sin embargo lo que mayormente encontramos en la tele mexicana son los


anuncios de producto médicos que ofrecen resolver la vida de una persona para
que sea feliz, o para que se cure mágicamente, y un ejemplo de ello son los
productos de Genoma Lab, los cuales hace un tiempo se dijo dejarían de salir en
televisión debido a que no se podía comprobar su funcionamiento efectivo, sin
embargo a pesar de esto los productos de este laboratorio como “Cicatricure”, “X-
RAE” para mejorar las articulaciones y “Nixon” para desaparecer las hemorroides,
entre otros productos encontramos, “Star diet”, que ofrecía bajar hasta tres kilos
en dos días, (el cual si fue retirado de televisión), así como “Crece” el shampoo
que hacía crecer milagrosamente el pelo.

Otro punto a mencionar es la duración y el tiempo de exhibición de la publicidad,


puesto que a pesar de que se especifica que debe haber un balance entre
programación y publicidad, muchas veces la publicidad supera la programación, y
por ejemplo en las telenovelas o películas de alto raiting, alrededor de cada 15
minutos (mínimo diez) se introduce publicidad hasta por 2 o 3 minutos.

Reglamento de publicidad para Alimentos, Bebidas y medicamentos.

Por medio de este reglamento podemos ver como es que en México


(supuestamente) se reglamentan los anuncios, en los medios de comunicación,
este reglamento es creado durante la época de Miguel De la Madrid, y en ella
encontramos los que serían los principios éticos y sociales a los cuales deben y no
deben basarse los anuncios.

Entre los puntos más importantes de esta ley, esta la publicidad de los alimentos;
se nos menciona no deben promocionarse con el principio de que son naturales si
son productos con algún contenido artificial, pero podemos darnos cuenta que
hay anuncios que rompen con esta línea principalmente los anuncios de Sabritas,
Danone, Marinela, se muestran como productos naturales, sin tomar en cuenta
los saborizantes, el azúcar que se usa para los productos “ligth” y los
conservadores.
Encontramos pues la prohibición de atentar contra la dignidad de la mujer,
presentar estereotipos raciales, discriminación de las personas por sus
características corporales, presentar conductas violentas, que dañen la salud de
los menores o que fomenten los malos hábitos alimenticios.

De lo cual en todos anuncios encontramos ejemplos; encontramos los anuncios de


“Slim” en una amplia campaña contra los “gorditos”, vemos que en muchos de los
anuncios, principalmente los de Telcel, Motorola, Coca Cola Company, Loreal,
Pantene y Palacio de Hierro, nos presentan aún el estereotipo de las mujeres
altas, blancas y de cabello rubio, la mayoría de las ocasiones lo único que varía
con respecto a ello, es el color de cabello y en muy pocas ocasiones el de la piel.

Con respecto a indicar o sugerir Indique o sugiera determinadas características


físicas, raciales o sexuales del individuo como factor determinante para el use de
un producto, el ejercicio de una actividad o la prestación de un servicio,
encontramos dichas características en los anuncios de suavizantes.

Ejemplos: “Suavitel”, “Downy libre enjuague”, “Ace”, “Viva” y en limpia pisos como
“Maestro limpio”, “Fabuloso”y “Poet”y detergentes los cuales sugieren que la mujer
esta predestinada como ama de casa para lavar la ropa, lo mismo que en los
anuncios de alimentos como “Mayonesa Mc Cormick”, “La lechera” y frijoles en
lata “La costeña”.

Podemos ver que muchos de los anuncios de juguetes; en particular para los
niños, al ser representaciones de personajes de acción, como “Spiderman”, Max
stell” o “Action Man”, presentan de cierta manera una alegoría a la violencia, dado
que inclusive los personajes tienen armas para luchar contra el enemigo, dentro
de las que encontramos misiles, tanques, pistolas etc.

Otro ejemplo a observar por ejemplo es lo que pasa en los cortos comerciales de
lo que Televisa ha designado “Televisa niños”, representado por telenovelas
“supuestamente” de corte infantil, así como el canal 5 con caricaturas de las 7 de
la mañana hasta las ocho de la noches.

Dentro de esta programación podemos ver una sobresaturación de comerciales no


solo de juguetes si no principalmente de alimentos chatarras, todos ellos de la
variedad de “Sonric`s”, “Sabritas”, “Marinela” y de nuevo “The Coca-Cola
Company” (miranda en todos sus fantásticas combinaciones).

Estos productos se anuncian con grandes promociones que incluyen “tazos” y una
serie de mini juguetes desechables, que fomentan la compra impulsiva por parte
de los niños de los mismos dañando sus hábitos alimenticios.

Se menciona además que los productos que no tienen propiedades propiamente


nutritivas, no debe ser tratados así dentro de los anuncios, pienso que un ejemplo
de ello son los anuncios de desayunos instantáneos de “Kellog’s”, así como los de
las sopas instantáneas “Nissin” y “Maruchan”
En cuestión de los medicamentos encontramos, que no deben engañar al
consumidor, que no deben ser tratados como la única solución de una
enfermedad, que los doctores que aparezcan como tales en los anuncios deben
de especificar su origen y/o cedula profesional.

Este tema es muy importante dado que en la televisión se vive una plena
impunidad con respecto a los anuncios de medicamentos; se destinan barras de
publicidad de hasta media hora para promocionar productos que modificaran
nuestro cuerpo y vida de una manera extraordinaria para ser felices, de nueva
cuenta los anunciantes de estos productos rompen las reglas establecidas, los
más claros ejemplos de estos casos son los productos de Genoma Lab ejemplo,
Axepsia, Cicatricure, X-Ray, entre otros como: Touchme, 24 k, Sin hambre,
Gelatin, etc.

Productos que pueden ayudar a bajar de peso en unos cuantos días, hacer crecer
el cabello milagrosamente, mejorar relaciones maritales con tabletas, ligar por
medio del uso de feromonas, productos que hacen crecer los pechos, así como
los que suprimen el efecto de la menopausia, y el más reciente producto
“Motivare” hasta para modificar el estado de animo.

Todos estos productos se caracterizan no por la sencilla explicación del producto y


su efectividad comprobada por medio de ridículos experimentos y testimonios,
encontramos doctores, ginecólogos y pacientes por doquier que sustentan
viablemente los resultados de los productos así como el numero de cedula
profesional.

Es importante tomar conciencia con respecto a esta ley, porque si bien muchas
veces “la intención es la cuenta”, este no es el caso, puesto que se trata de un
engaño vil que perjudica no solo el bolsillo de los que consumen este tipo de
producto sino también su salud.

Ley de protección al consumidor

Creada durante el sexenio Salinas de Gortari, se encarga de que los productos


consumidos en México cumplan con las especificaciones que el producto ofrece
dando derechos al consumidor, contra riesgos o incumplimiento de tales
productos, hablandose inclusive de la devolución de su deposito total o
parcialmente, que dependerá de la gravedad de la denuncia, asegurando tambien
las compras por medio de tarjeta de credito

Estableciendo que la publicidad no debe ser engañosa o inducir al error o


confusión de las cualidades de un producto. De tal manera que si por medio de
denuncia o verificación de un producto, se comprueba que el anuncio a la
publicidad miente, dicha empresa anunciante será sancionada, obligada a detener
su publicidad o a corregir los datos equívocos que esta expresa.

En esta ley se específica que le corresponde a la Secretaría de Comercio y


Fomento Industrial expedir las normas oficiales mexicanas previstas por la ley y a
la Procuraduría vigilar se cumpla con lo dispuesto en la propia ley y sancionar su
incumplimiento.
Es entonces que esta ley se basa en la protección al consumidor en las siguientes
cuestiones:
-Protección de la vida, salud y seguridad del consumidor contra los riesgos
provocados por productos, practicas en el abastecimiento de productos y servicios
considerados peligrosos o nocivos.
-Educación y divulgación sobre el consumo adecuado de los productos y servicios,
que garanticen la libertad para escoger y la equidad en las contrataciones.
-Información adecuada y clara sobre los diferentes productos y servicios, con
especificación correcta de cantidad, características, composición, calidad y precio,
así como sobre los riesgos que representen efectiva prevención y reparación de
daños patrimoniales y morales, individuales o colectivos.
-Acceso a los órganos administrativos con vistas a la prevención de daños
patrimoniales y morales, individuales o colectivos, garantizando la protección
jurídica, económica, administrativa y técnica a los consumidores.
-Otorgamiento de información y de facilidades a los consumidores para la defensa
de sus derechos.
-Protección contra la publicidad engañosa y abusiva, métodos comerciales
coercitivos y desleales, así como contra prácticas y cláusulas abusivas o
impuestas en el abastecimiento de productos y servicios.
-La real y efectiva protección al consumidor en las transacciones efectuadas a
través del uso de medios convencionales, electrónicos, ópticos o de cualquier otra
tecnología y la adecuada utilización de los datos aportados, y respeto a los
derechos y obligaciones derivado de las relaciones de consumo y las medidas que
garanticen su efectividad y cumplimiento.

Un punto ventajoso de esta ley; es que define al consumidor y al proveedor en las


cuestiones físicas y morales, especificando la participación de cada uno de ellos
en la comercialización, así pues da obligaciones a proveedores y consumidores,
podemos ver asimismo como una segunda oportunidad de detener la publicidad
engañosa, pues de nueva cuenta plantea sanciones en caso de que un producto
no tenga las especificaciones dadas en el anuncio, además establece
condiciones, estados, precios y garantías reales que se les da a los consumidores,
además de establece un precio máximo para los productos.

Lo cual me parece básico puesto que cuando se crean “monopolios” o hay pocos
proveedores de un servicio o producto; ya que los precios suelen monopolizarse
también, y un ejemplo de ello en México es la telefonía celular, en la cual las
tarifas a seguir son las impuestas por “Telcel”, esto debido a ser la compañía con
mas consumidores (hasta hace poco) de servicio de telefonía móvil; y lo que
intenta esta ley es un abuso de precios con respecto a este servicio.

Y hablando precisamente de los servicios encontré una consideración que se me


hace muy importante debido a su naturaleza; la cual tiene que ver con los códigos
de ética, ya que en cuestión a la prestación de servicios se protege a las personas
como ya se había dicho por discriminación, se protege además a los
discapacitados, por ejemplo un discapacitado para caminar necesita subir a un
avión para viajar será muy difícil que lo haga por una escalera normal, por lo cual
se le obligara al aeropuerto o compañía aérea a colocar rampa para hacer más
fácil su acceso a estos servicios.
O si por ejemplo una persona negra de raza africana residente en México va a
Inglaterra y se le niega el servicio por personal que sea razista, tendrá derecho de
reclamar e interponer una queja ante la procuraduría, protege a los consumidores
de servicios, en la cuestión de que el servicio sea ineficiente, no cumpla con los
requerimientos ofrecidos al cliente o cause algún daño o perjuicio al consumidor,
dependiendo del servicio, el proveedor, deberá rembolsar o bonificar al cliente.

La importancia primordial que tiene la Procuraduría Federal del Consumidor es el


hecho de poder suspender la producción y comercialización de productos, cuando
se considere que una empresa esta infringiendo esta ley, así como el
incumplimiento de precios o tarifas exhibidos, de ofertas y promociones; por
conductas discriminatorias y por publicidad o información; por ejemplo se están
comercializando lápices de color que contengan un alto grado de plomo y afectan
la salud de las personas, la procuraduría puede suspender la producción del
producto evitando así daños a la salud.

A mi parecer es importante el establecimiento de un reglamento con respecto a las


garantías, pues muchas veces los productos que se anuncian o venden son de
calidad inferior en cuestión a los que se dan, y el ejemplo mas claro de ello son los
electrodomésticos, esta ley pues vigila que las garantías así como las
especificaciones propuestas por la empresa sean cumplidas.

Establece leyes además en casos de incumplimiento, las cuales tienen que ver
con remuneración, del monto total o parcial pagado por un consumidor en caso de
exceso del precio máximo, o incumplimiento de los ofrecimientos de un producto.

Lo que se vuelve a anunciar en esta ley como en las pasadas que hemos visto es
la facultad que cualquier persona tiene de denunciar ante la Procuraduría las
violaciones a las disposiciones de esta ley, lo cual nos da una nueva
responsabilidad con respecto a nuestro derecho de no ser objeto de lucro, estafa
o engaña, sin embargo el punto débil de nueva cuenta de esta ley, es el poco
conocimiento de ella y el poco caso que le hacemos nosotros mismos.

Es cierto que las leyes deben respetarse, pero en el caso de la publicidad actual y
en correspondencia del sistema económico capitalista es difícil (pero no imposible)
poder seguir al pie de la letra tales especificaciones, sin embargo pienso que
posible apegarse un poco a las leyes en cuanto a la producción de anuncio, esto
sobre todo considerando, el daño que se le hace a los ciudadanos cuando el
mundo de las maravillas se convierte en su peor pesadilla.

Pues detrás de cada anuncio y compra se encuentra no solo el prestigio de la


marca si no el de nosotros como personas, no digo que sea fácil, ni se trata de ser
los buenos de la película o del neoliberalismo, pero un granito de arena hace la
diferencia, nuestra ética personal hará la diferencia.