You are on page 1of 4

INDICE

1. INTRODUCCION

Las relaciones interpersonales pueden ser de distintos tipos, algunas de carácter


superficial y otras de mayor complejidad, como la que tiene lugar entre el médico y
su paciente, en la cual el médico en su condición de profesional debe estar
dispuesto a brindar su ayuda en forma humanitaria y sensible,1 pilar sobre el que
descansa el nivel de satisfacción de la atención médica.2 Esta relación ha existido
desde los albores de la historia y ha ido variando de acuerdo con los cambios que
ha experimentado a través de los tiempos la conciencia entre los hombres, desde la
mentalidad mágica dominante en las sociedades primitivas hasta la mentalidad
técnica que prevalece en los tiempos actuales.3

Las características del médico en esta interrelación las resumió Hipócrates hace
más de 2000 años cuando consideró que el médico debía reunir cuatro cualidades
fundamentales: conocimientos, sabiduría, humanidad y probidad.

Estas condiciones quedan bien reflejadas en los tres parámetros establecidos


por Pedro Lain Entralgo: Saber ponerse en el lugar del otro. Sentir como el o ella.
Disponerse a ayudarle cuando enfrenta dificultades.

De acuerdo con esta introducción se puede definir la relación médico-paciente


(RMP) como una relación interpersonal con connotaciones éticas, filosóficas y
sociológicas de tipo profesional que sirve de base a la gestión de salud.1

Difícilmente esta relación humanitaria puede estar presente si el médico no


establece con el enfermo una relación temporal, psicológica, manual, profunda,
solidaria y profesional. Jamás pudiera ser una relación interpersonal a través de
aparatos, porque tiene que desarrollarse en un contexto humano.5

La RMP pueden ser clasificada de diferentes formas pero la más utilizada por su
sentido práctico es aquella que establece tres formas distintas. Relación activo-
pasiva. Relación de cooperación guiada. Relación de participación mutua.

La relación activo-pasiva es aquella que se establece con enfermos en estado de


coma, o que se encuentran en una situación que no les permite establecer una
relación más participativa, como es el caso del paciente con un edema agudo del
pulmón.

La relación cooperativa guiada es la que se establece con pacientes que están en


condiciones de cooperar en su diagnóstico y tratamiento, como ocurre en algunas
enfermedades agudas (neumonía, por ejemplo) y crónicas como la hipertensión
arterial.

La relación de participación mutua, no sólo contempla el cumplimiento del


tratamiento, sino el control en discusión frontal de situaciones y actitudes
relacionadas con la causa y evolución de la enfermedad.
2. OBJETIVOS
3. MARCO TEORICO
3.1 Definicion:
3.2 Objetivos
3.3 Aspectos relevantes de la relación médico paciente

El médico debe estar consciente que su relación profesional interpersonal con el


paciente debe estar caracterizada por:1

 El respeto que inspira su investidura técnica en una profesión de alto


contenido social.
 La expectativa por parte de la población de que manifieste un
comportamiento adecuado a su alta responsabilidad.
 Su condición de piedra angular en la prestación de un servicio de gran
significación humana como es promover o restablecer la salud.
 Demandar una constante disposición a la relación de ayuda sin aspiración de
reciprocidad.
 Requerir del facultativo el planeamiento

3.4 Estructura de la relación médico–enfermo

Desde otra perspectiva, Laín distingue en la estructura de la relación médico–


enfermo cuatro aspectos principales: el fin propio de la relación, el modo de la
convivencia que en ella se establece, el vínculo propio de la relación y, finalmente,
la comunicación propia entre el médico y el paciente.

El fin propio de la relación clínica es la salud del paciente. Aquí, precisa Laín,
contrariamente a lo que sostienen algunos, el fin último del médico no puede ser la
bondad moral del ser humano o su felicidad. Estas no son consecuencia necesaria
de la salud y dependen por un lado, de lo que cada persona haga por sí misma en
ejercicio de su libertad para hacer realidad su proyecto vital y, por el otro, de esa
enigmática determinación de la vida humana representada por el azar.

El modo propio de la relación médico paciente consiste en la equilibrada


combinación de las operaciones objetivantes y las operaciones empáticas
necesarias para el diagnóstico y tratamiento y, en suma, para el acompañamiento
del paciente durante el proceso de enfermedad. Dado que la relación médico–
paciente es ante todo un encuentro interpersonal, el médico debe intentar siempre
aprehender el sentido que para la persona tiene la enfermedad que padece,
teniendo en cuenta que hay peculiaridades en función del modo de enfermar, sea
que estemos ante una enfermedad aguda, una crónica, una predominantemente
somática o predominantemente psíquica.

El vínculo propio de la relación médico–paciente es aquel en el que adquieren una


realidad concreta los actos objetivantes y empáticos antes mencionados. Si bien
este vínculo muestra un abanico de distintas posibilidades, cuando la relación es
óptima, el vínculo que une entre sí al médico y al enfermo es el eros terapéutico, la
filantropía, vale decir el amor al prójimo. Laín nos recuerda que Paracelso escribía
que es el amor lo que nos hace aprender el arte de la medicina, y
fundamentalmente nuestra vocación por cuidar la vida y la salud del prójimo. Años
después Freud dará el nombre de ‘transferencia’ a la intensa relación personal que
se da en el curso de la atención médica, sobre todo cuando se trata de
enfermedades de evolución prolongada.
El cuarto aspecto estructural de la relación médico–paciente es la comunicación,
esto es, el conjunto de los recursos técnicos, entre los cuales figura principalmente
–aunque no exclusivamente– la palabra, a los que el médico apela en el diálogo
transubjetivo en virtud del cual se actualizan las operaciones objetivantes y
empáticas

3.5 PROBLEMAS EN LA RELACION MEDICO-PACIENTE

3.6 CARACTERISTICAS ESENCIALES DE LA RELACION MEDICO.PACIENTE

3.7 RELACION MEDICO-PACIENTE EN LAS DIFERENTES EDADES

3.8 MODELOS DE COMUNICACIÓN MEDICO-PACIENTE

3.9 FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA RELACION MEDICO PACIENTE

3.10 FACTORES CAUSALES EN LA PERDIDA DE LA RELACION MEDICO-PACIENTE

3.11 RELACION MEDICO-PACIENTE EN EL PERU

4. CONCLUSIONES

5. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS