You are on page 1of 3

Tesis LA EDUCACIÓN ES LA VACUNA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

“La violencia no es solo matar a otro. Hay


violencia cuando usamos una
palabra denigrante, cuando
hacemos gestos para despreciar a
otra persona, cuando obedecemos
porque hay miedo. La violencia es
mucho más sutil, mucho más
profunda”.
-Jiddu Krishnamurti

1ª. Razón Mientras la enseñanza se base en informar y no formar, y la crianza en el


hogar continúe inculcando actitudes misóginas, la violencia de género no
podrá ser erradicada. La educación a nivel familiar y escolar es
fundamental para la prevención de la violencia de género. El hogar es la
primera institución encargada de formar a los individuos, es allí donde los
niños aprenden lecciones de obediencia, dominio propio, valores y sobre todo
respeto. Los padres tienen la obligación de ser modelos, de cumplir
cabalmente con sus roles dentro de una relación conyugal funcional, ya que
sus acciones quedarán ilustradas y grabadas firmemente en la memoria del
infante. La normalización de conductas patriarcales que atentan contra la
integridad de la mujer tiene su base frente a nuestras narices, pues el
tradicionalismo sobre los estereotipos machistas que caracterizan la cultura
hispana es inculcado mediante el ejemplo de la relación entre el padre y la
madre, la misma que destaca la subordinación de la mujer ante el varón. “¡Él
Experiencias me pega, pero yo sé que me ama!” escuché una vez en el transporte
personales
que apoyan público; es increíble como debido a la falta de educación se ha romantizado
su la cultura patriarcal, donde el maltrato es sinónimo de amor y la sumisión de
razonamiento
2ª. Razón respeto hacia el cónyuge. El deber de formar no solo recae en la familia
pues las instituciones escolares también son responsables de instruir a las
personas. Los valores necesarios que una persona precisa para
desenvolverse dentro de una sociedad, aquellos que permiten el desarrollo
de la tolerancia hacia los demás, son aprendidos en los centros educativos.
El sistema debe impulsar la racionalidad, el pensamiento crítico, para así
Argumento eventualmente permitir la creación de una convivencia armónica. Tal como
de autoridad
lo menciona Javier Elzo, sociólogo español, la educación debe fomentar
la tolerancia activa hacia la diferencia tomando como punto de partida el
convencimiento de que no hay verdades absolutas, pero sí un único principio
inalienable: el respeto absoluto a la dignidad de la persona humana. La
3ª. Razón violencia es una enfermedad de transmisión social pues la principal
causa es la cultura misógina, impulsada por las falsas creencias provocadas
por la distorsión de la denominación de la masculinidad y feminidad
arraigadas en los valores morales y sociales de cada individuo. Los
estereotipos de género marcan una pirámide de dominación, una búsqueda
Refuta de de poder, una subordinación al sexo débil. Sería falaz pensar que estos
opiniones
contrarias problemas son asuntos actuales provocados por la necesidad de seguir
modas o tendencias, como muchos defensores de estos actos atroces
plantean. Pero la violencia de género, especialmente hacia la mujer, ha
estado latente como un problema que subyace históricamente conjunto a las
creencias de desigualdad impulsada por las religiones y otras instrucciones
Ejemplos que
que minimizan la capacidad de las féminas. Es bien sabido que la
apoyan la
tesis humillación, la mutilación, los asesinatos y otros actos denigrantes y salvajes
son efectuados en contra de las mujeres por el simple y llano hecho de ser
eso, mujeres. Tal como el caso de Martha, aquella ecuatoriana violada y
agredida por tres hombres en un bar, existen sin número de mujeres que son
víctimas de la falta de educación, empatía y respeto por parte de hombres.
No obstante, en la actualidad se puede presenciar una disminución en la
tolerancia hacia estos actos repudiables, pues han pasado a ser entendidos
como delitos en lugar de una forma normal de relación conyugal. El avance
tecnológico ha permitido mover a las masas que se encontraban oprimidas
pues les ha dado la oportunidad de contar, defender y protestar contra estos
atentados que están presentes en nuestro diario vivir, y de la misma manera
ha servido como como un llamado de atención ya que ha informado a la
Conclusión comunidad sobre la desigualdad que se vive en la cotidianeidad a causa del
sesgo y la falta de educación. Debemos atacar el problema desde la raíz
vacunando contra la ignorancia a los niños y jóvenes, procurando erradicar
la violencia de género en los hogares, en los ámbitos educativos y
posteriormente de la sociedad mediante la correcta educación de los
individuos que tendrán en sus manos la posibilidad de cambiar un futuro
incierto.
Mariel Cedeño Vergara