You are on page 1of 3

Jaquecas y dolores de cabeza

Sentados en una silla, inclinamos levemente el torso haciadelante y apoyamos la frente en un


soporte estrecho y blando.

Acariciamos con toda la palma de la mano empezando por el occipucio, pasando por la nuca,
el hombro hasta llegar a la articulación del hombro. El masaje del lado izquierdo lo realizamos
con la mano derecha, empezando por el occipucio desde abajo, del lado de la mejilla izquierda;
el lado derecho - al revés.

Friccionando con los dedos de una mano, realizando movimientos circulares.

Amasamos con una mano, con el método de pinza, entre el pulgar y el índice. El lado izquierdo
lo masajeamos con la mano derecha, posándola sobre el occipucio desde la parte trasera de la
cabeza, y el lado derecho - al revés.

La dirección del masaje es igual que cuando acariciamos. Amasamiento puntual debajo de los
pómulos (cada punto se amasa de3 a 4 segundos. Apoyamos las yemas de tres dedos debajo
de los pómulos y apretamos suavemente hada arriba y en diagonal hada las orejas.

Amasamiento puntual en las sienes


Apoyamos las yemas de tres dedos en las sienes y apretamos suavemente.

Amasamiento puntual de la frente


Con las yemas de los dedos de ambas manos realizamos el masaje de la frente empezando
por el centro, pasando por los lados hada las sienes. También es útil presionar los alrededores
de las cuencas oculares, iniciándolo en el nacimiento de la nariz y avanzando hada los lados
(primero la parte superior y a la vuelta la parte inferior). Terminamos el masaje acariciando la
frente con toda la palma de las manos.

Cambios degenerativos de las cervicales

Aplicamos las mismas técnicas que las descritas anteriormente con excepción de las
presiones puntuales, salvo que la dolencia este acompañada de dolores de cabeza, mareos,
silbidos en los oídos, pérdida de equilibrio.

Además, realizamos un masaje del cuello, sobre todo de los músculos pectorales (del esternón
y de la clavícula) según se indica mas adelante. Para ello nos sentamos cómodamente en un
sofá con respaldo alto. Inclinamos ligeramente la cabeza hacia atrás. Iniciamos el masaje
desde la mandíbula hasta la clavícula a ambos lados del cuello.

Acariciamos el cuello con la parte interior de los dedos de una mano. Con la mano derecha
realizamos el masaje del lado izquierdo y al revés.

Frotamos el cuello mediante movimientos circulares con la parte interior de los dedos de una
mano. Con la mano derecha realizamos el masaje del lado izquierdo del cuello y al revés.

Dolores del hombro

Iniciamos el masaje del lado enfermo en la nuca y en el hombro aplicando la técnica de


acariciar indicada en el caso del masaje aplicado por dolores de cabeza.
Acariciar la parte del omóplato: lo hacemos con toda la mano desde el omóplato hacia la
articulación del hombro.

Con la mano derecha realizamos el masaje del lado izquierdo, poniéndola en la parte inferior
del omóplato del lado izquierdo y el derecho - al revés.

Frotar la nuca y el hombro: según lo indicado en el punto 1, adicionalmente frotamos la parte


debajo del omóplato mediante movimientos circulares en la parte del cuello y también más
abajo.

Posteriormente realizaremos el masaje de la articulación del brazo, y en caso de dolencia del


músculo dorsal iniciamos el masaje del lado enfermo.

Acariciamos con toda la mano (con la mano derecha el lado izquierdo y al revés) pasando la
mano desde abajo hada la parte alta del brazo. Hay que acordarse de realizar el masaje de la
parte anterior y posterior del brazo.

Friccionarnos mediante la realización de movimientos enérgicos verticales (arriba-abajo) o


circulares empezando por la parte inferior.

Vibración, se realiza mediante la aplicación de toda la mano sobre el brazo (con los dedos
abiertos) y haciendo vibrar suavemente.

Para terminar el masaje del brazo volvemos a acariciar. Seguidamente pasamos al masaje del
codo, que consiste en acariciar suavemente la articulación y realizando movimientos más
rápidos pasamos a frotar. Al finalizarlo realizamos el masaje del antebrazo. Durante ese
masaje la cabeza debería reposar sobre los muslos o una mesa no muy alta.

Acariciamos desde la muñeca hasta el codo con toda la mano.

Friccionamos mediante pequeños movimientos arcillares pellizcando suavemente a la vez.

Ciática

Cuando damos un masaje por primera vez, es importante hacerlo delicadamente y seguir
el orden indicado. Iniciamos el masaje de pie desde la parte lumbar, con la columna vertebral
levemente indinada hada atrás. Esta acción se realiza en sentido vertical desde arriba hada
abajo y en su fase final delicadamente descendemos hada los glúteos.

El tratamiento se inicia cuando desaparece la inflamación. prestamos especial atención al


masaje del cuadríceps, de los glúteos y la parte cercana a la columna del lado enfermo. Para
empezar el masaje nos sentamos por ejemplo en la cama, colocando un cojín alargado debajo
de la rodilla. el masaje se realiza desde la rodilla hacia la ingle.

Acariciamos con toda la superficie de las dos manos a ambos glúteos, también se puede llevar
las manos desde la columna hacia ambos lados.

Friccionamos con los dedos en pequeños círculos a ritmo bastante rápido.

En el masaje de los glúteos:

 Acariciamos a lo largo de los glúteos y hada los lados.


 Friccionamos enérgicamente con las yemas de los dedos.
 Amasamos mediante el método de pinza cogiendo la piel entre el índice y el pulgar.
En caso de dolor en la extremidad inferior, ésta también ha de ser masajeada según el orden
indicado. Iniciamos el masaje desde los músculos de la parte posterior de los muslos, pasando
a la pierna y terminando en los pies. Para realizar el masaje de una extremidad inferior es
necesario apoyarla en la otra pierna (apoyando el pie en el muslo).