You are on page 1of 1

LOS PADRECITOS APOSTÓLICOS -1-

Enviado por Celin Castillo

La nueva “moda”, importada en algunas iglesias evangélicas, ahora llamadas casas apostólicas, no
es una revelación nueva, solo es la adopción de la antigua doctrina católica del papado.

La llamada “paternidad apostólica” es una huella del ecumenismo, y uno de sus objetivos es
ignorar y eliminar la identidad de los hijos de dios. Una de las mentiras de los portavoces del
“papado apostólico” es que estamos huérfanos y necesitamos un padre. En otras palabras, la
sangre de Cristo no es suficiente para sentirnos seguros como hijos de Dios. San Juan1:12 dice
“mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos
hijos de dios”. Por loque la Biblia nos demuestra lo contrario, al recibir a Jesús en nuestra vida,
tenemos la autoridad, el derecho legal de sentirnos seguros y protegidos por nuestro padre
celestial.

no estamos huérfanos. Veamos: Juan 14:18 “no os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” Juan
14:19 “todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo,
vosotros también viviréis”. Una de las promesas de Jesucristo, es que nunca estaríamos
huérfanos, entonces es una mentira lo que predican “los padrecitos apostólicos”, Jesús nunca
abandonará a su iglesia, es una promesa, no permitas que el diablo robe tu fe, robe tu seguridad.

Jesús esta en tí, y con él lo tienes todo. En otras palabras nos imponen el depender de un
intermediario entre Dios y nosotros y nos privan de tener una relación directa con Dios. En Mateo
6:9 encontramos “vosotros, pues, oraréis así: padre nuestro que estás en los cielos, santificado
sea tu nombre”. “Padre nuestro” significa que tenemos un padre que es suficiente, y que somos
sus hijos y que él es capaz de cumplir su papel como padre sin necesidad de sustitutos, ni
intermediarios. Romano 8:15 “pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez
en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡abba, padre!”.
En resumen: En Jesucristo tenemos una relación profunda con Dios, “abba padre” significa,
relación intima, no tenemos que sentir temor ni dejemos que vengan a engañarnos con mentiras
que atenten contra nuestra identidad como hijos de Dios, no necesitamos padres sustitutos, no
estamos huérfanos , en Cristo Jesús estamos total y absolutamente convencidos de su presencia ,
de su protección, de su salvación, él se basta sólo, y no ocupa niñeros que usurpen su lugar, ni
que se le saquen provecho a la fé.