You are on page 1of 27

UNIDAD XV LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

INTRODUCCIÓN

Con esta unidad se comprenderá la necesidad de la existencia de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U.), su
estructura y funciones, así como la importancia de la misma para el mantenimiento de relaciones pacíficas entre los
Estados y sobre todo para la paz internacional.

OBJETIVOS PARTICULARES:

Analizar el conjunto de derechos y obligaciones que poseen los miembros de la comunidad internacional, y la
problemática que originó la existencia de la Organización de Naciones Unidas.

CONTENIDO:

15.1 . Estudio de la sociedad de las naciones.

15.2. El surgimiento de la sociedad de naciones.

15.3. La O. N. U., su estructura, funcionamiento y sus finalidades.

15.4. Organismos especializados de la O. N. U., su estructura, funcionamiento y finalidades de cada uno.

15.5. Principales órganos y fracciones de la O. N. U.


15.5.1 . Asamblea General.
15.5.2 . Secretaria General.
15.5.3 . Consejo de Seguridad.
15.5.4 . Corte Internacional de Justicia.
15.5.5. Consejo de Administración Fiduciaria.
15.6 . Otros Organismos multinacionales.
15.6.1 . Pondo Monetario Internacional.

15.6.2. Banco Interamericano deDesarrollo.


15.6.3. Acuerdo General de Comercio y Aranceles GATT.
[ …] 2. LA SOCIEDAD DE NACIONES

2.1. El pacto. — El documento fundamental de la Sociedad de Naciones se debe gran parte a la inspiración del presidente
Wilson, y fue adoptado por la Conferencia de Paz, el 28 de abril de 1919. Después sería incluido en todos los tratados de
paz de 1919 y 1920 . Consta de 26 artículos.

Una serie de enmiendas, adoptadas posteriormente, modificó los artículos 4, 6, 12, 13 y 15. Otras enmiendas votadas más
tarde por la Asamblea nunca llegaron a entrar en vigor.

2.2. Miembros. — El art. 1 del Pacto se refería a los miembros de la Sociedad, y distinguía tres clases:

2.2.1. Miembros originarios. — Eran los signatarios cuyos nombres figuraban en el Anexo I del Pacto, así como los Estados,
nombrados en el Anexo II, que hubieran accedido al Pacto sin ninguna reserva, por una declaración depositada en la
Secretaría dentro de los dos primeros meses de la entrada en vigor del Pacto. En realidad no fue aplicada estrictamente
esta disposición, pues las potencias enemigas, que habían firmado y ratificado el Tratado de Versalles, fueron excluidas; y
los Estados Unidos, que habían sido los inspiradores de la Sociedad, no entraron en ella como consecuencia de la
negativa del Senado a ratificar los acuerdos concluidos por el presidente Wilson.

Entonces, los miembros originarios podían clasificarse en dos categorías: a) signatarios del Pacto, que lo hubieran
ratificado posteriormente; b) Estados invitados, que fueron en número de 13, y que se adhirieron al Pacto por una
declaración depositada en la Secretaría, en las condiciones que hemos señalado.
2.2.2. Miembros admitidos. — A ellos se refería el párrafo 2 del Art. 1. Todo Estado, dominio, o colonia que se gobernara
libremente, y que no estuviera comprendido en los Anexos, podía convertirse en miembro de la Sociedad. Tal admisión
estaba condicionada a: a) que la Asamblea lo aprobara por mayoría de dos tercios; b) que diese garantías sobre su
intención sincera de respetar los compromisos internacionales; y c) que aceptase la reglamentación establecida por la
Sociedad en lo que respecta a sus fuerzas y sus armamentos militares, navales y aéreos.

2.2.3. Retirada de la Sociedad de Naciones. — Todos los Estados podían retirarse de la Sociedad, a condición de que
hubieran dado un preaviso de dos años, y que hubieran cumplido todas sus obligaciones internacionales, incluidas las
del Pacto. En realidad esta disposición no fue muy observada, y cuando un Estado quiso abandonar la Sociedad no se
procedió a un examen serio de cómo había cumplido sus obligaciones internacionales.

2.3. Órganos de la Sociedad de Naciones. —Los órganos de la Sociedad de Naciones eran: Asamblea, Consejo,
Secretaría Permanente.

2.3.1. La Asamblea. —Estaba compuesta de representantes de los Estados miembros; un máximo de tres por cada
Estado, que no disponían más que de un voto. Se reunía en períodos señalados (una vez al año, normalmente en
septiembre), pero podía hacerlo en cualquier otro momento si las circunstancias lo aconsejaran.

El lugar de reunión era el de la sede de la Sociedad (Ginebra), aunque se dejaba abierta la posibilidad de celebrar las
reuniones en cualquier otro lugar que se señalase.
La competencia de la Asamblea se designaba de modo general: todas las cuestiones relativas a las actividades de la
Sociedad, o que afectasen a la paz del mundo.

Las decisiones debían ser tomadas por unanimidad; pero en las cuestiones de procedimiento era suficiente la mayoría.
El presidente y los seis vicepresidentes eran elegidos directamente por la Asamblea.

Dentro de ella se habían constituido seis Comisiones, a las que se añadirían la Comisión del orden del día, la Comisión
de verificación de poderes, y la llamada 7ª. Comisión (cuestiones de higiene, opio y cooperación intelectual), constituida
en 1938, a título de prueba, por la Asamblea. Las delegaciones nacionales podían designar para cada una de ellas un
delegado y consejeros técnicos.

ORGANIZACIÓN DE LA SOCIEDAD DE NACIONES

LA ASAMBLEA

EL CONSEJO

LA SECRETARÍA

ORGANISMOS AUXILIARES
1. Organización Económica y Financiera.
2. Organización de las Comunicaciones y el Tránsito.
3. Organización de Higiene.
4. Organización de Cooperación Intelectual.
5. Comisión Permanente Consultiva para las Cuestiones
Militares Navales y Aéreas.
6. Comisión Permanente de los Mandatos.
7. Comisión de Estudios para la Unión Europea.
8. Comisión Consultiva para la Protección de la Infancia y la
Juventud.
9 a. Comisión Consultiva del Tráfico de Opio y otras Drogas
Nocivas.
9 b. Comisión Central Permanente del Opio.
9 c. Órgano de Control.
10. Comisión de Control.
11. Comisión de Distribución de los Gastos.
12. Comisión Consultiva de Expertos en Materia de Esclavitud.

ALTA COMISARÍA PARA LA CIUDAD LIBRE DE DANZING

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO


Conferencia-Consejo de
Administración Oficina Internacional
del Trabajo.

CORTE PERMANENTE DE JUSTICIA INTERNACIONAL

INSTITUCIONES ESPECIALES
Instituto Internacional de la Cooperación Intelectual (París).
Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado (Roma).
Instituto Internacional del Cinematógrafo Educativo (Roma).
Oficina Internacional Nansen para los Refugiados.
Centro Internacional de Estudios sobre la Lepra (Río de Janeiro).
2.3.2. El Consejo. —Según el Pacto, el Consejo debía estar formado por representantes de las principales Potencias
Aliadas y Asociadas (Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido), así como por representantes de otros
cuatro miembros de la Sociedad. Estos últimos deberían ser libremente elegidos por la Asamblea. Mientras tal elección
no tenía lugar eran designados los representantes de Bélgica, Brasil, España y Grecia.

También con aprobación de la Asamblea, el Consejo podía aumentar el número de miembros, permanentes o no
permanentes. En realidad, el número efectivo de esas dos categorías de miembros del Consejo estuvo sometido a
grandes variaciones. En un principio, en lo que se refiere a los permanentes, no fueron más que cuatro, debido a la
negativa de Estados Unidos a entrar en la Sociedad; pero al ser designada Alemania subió a cinco en 1926, a seis en
1934 (U.R.S.S.). Al retirarse Alemania e Italia de la Sociedad en 1935, el número volvió a cuatro. También fue muy
variable el número de miembros no permanentes en el Consejo, que fue aumentando a seis, a nueve, a diez, y
finalmente a once, aunque de estos once, dos tenían carácter provisional.

El nombramiento de los miembros no permanentes era por tres años, y debía procederse a una elección anual para
renovar un tercio del Consejo.

Había también otra categoría de miembros del Consejo, los llamados ocasionales, que eran objeto del
Art. 4, párrafo 5, según el cual, cualquier miembro de la Sociedad que no estuviera representado en el Consejo podía ser
invitado a enviar a él un representante cuando fuera a tratarse una cuestión que le interesase particularmente.

No era suficiente, a este respecto, una declaración de que la cuestión le interesaba; había de comprobar que, desde un
punto de vista objetivo, le concernía particularmente.

De modo general, el Consejo conocía, igual que la Asamblea, de todas las cuestiones sometidas a la Sociedad, de ahí
que hubiera una serie de competencias comunes al Consejo y a la Asamblea. Pero, del mismo modo que se habían
concedido competencias exclusivas a la Asamblea, también al Consejo habían sido concedidas otras, por el Pacto. Entre
ellas señalaremos: a) Aprobación de nombramientos del personal de la Secretaría, hechos por el Secretario General; b)
Preparación de planes de desarme; c) Dar opiniones sobre las medidas que se tomarían en caso de agresión exterior
contra la integridad territorial y la independencia política de los miembros de la Sociedad; d) Proponer medidas para
asegurar el cumplimiento de las sentencias arbitrales o judiciales; e) Recomendar sanciones militares; f) Pronunciarse
sobre la exclusión de miembros culpables de la violación de un compromiso del Pacato; g) Todas las cuestiones relativas
a los mandatos, etc.

Además de las competencias exclusivas que le reservaba el Pacto, había otras concedidas por ciertos tratados (de paz,
de minorías, convenciones concluidas bajo los auspicios de la Sociedad de la Naciones, etcétera).

El Consejo establecía sus reglas de procedimiento, y con ese fin aprobó el 26 de mayo de 1933 un Reglamento interior,
que sería completado con diversas decisiones que se tomó el 29 de septiembre de 1937.

Respecto a los períodos de reuniones, había las sesiones ordinarias (Cuatro anuales en principio, que después se
redujeron de hecho a tres), y las extraordinarias, que podían celebrarse siempre que el Consejo decidiese Además,
podía reunirse en sesión extraordinaria, en ciertas circunstancias (previstas por los-Arts. 11,15 y 17 del Pacto) a demanda
de un miembro de la Sociedad.
Con algunas excepciones, el procedimiento de voto se regía por regla de la unanimidad; y hay que hacer la observación
de que los votos de los países partes en el conflicto que era sometido al Consejo no debían ser tomados en cuenta.

En principio, las reuniones eran públicas, pero la publicidad podía ser excluida en ciertos casos: 1) cuando estaba
previsto en el reglamento (como en las decisiones concernientes a las personas); 2) cuando el Consejo así lo decidiese.
Las sesiones que el consejo no celebraba en público podían ser privadas, o secretas.

2.3.3. La Secretaría Permanente. —La Secretaría, que estaba establecida en la sede de la Sociedad, comprendía un
Secretario General, los secretarios y el personal necesario. Tanto los secretarios como el personal administrativo de la
Secretaría eran nombrados por el Secretario General, con aprobación del Consejo.

2.3.3.1. Secretario General. —El Consejo era quien nombraba al Secretario General, con aprobación de la mayoría de la
Asamblea. El primero fue designado en el Anexo del Pacto. Al lado del secretario General había un secretario General
adjunto y tres subsecretarios generales.

El Secretario General era, de derecho, secretario general de la Asamblea y del Consejo. Sus funciones podían ser
clasificadas en cuatro grupos: a) Preparación y ejecución de los trabajos de la S.D.N. (organización de la secretaría de la
Asamblea, de las comisiones constituidas por la Asamblea, mantener estrecho contacto personal con la Asamblea y con
los miembros de las comisiones y conferencias celebradas bajo los auspicios de la S.D.N, servir de enlace y coordinador
entre los diferentes órganos de la S.D.N., y entre éstos y los Estados miembros o no miembros de la Sociedad); b)
Dirección de la Secretaría (además de mantener las relaciones con los centros políticos del mundo, y de la dirección
general de los trabajos de las secciones, cuando tales trabajos tenían implicaciones políticas o comportaban decisiones
de principio, el Secretario General podía nombrar y destituir a todos los funcionarios de la Secretaría, con la aprobación
del Consejo); c) Adopción de medidas relativas al mantenimiento de la paz (el Secretario convocaba al Consejo, a
demanda de cualquier miembro, en caso de amenazas a la paz o ruptura de la paz; tomaba las medidas necesarias para
la realización de posibles encuestas, etc.); d) Registro de tratados (según los términos del Art. 18 del Pacto, los Estados
tenían la obligación de registrar los tratados en la Sociedad de Naciones, y el Secretario General era el que estaba
encargado de esa operación).
2.3.3.2. Organización de la Secretaría. — Además del Secretario General, del Secretario General adjunto y de los
subsecretarios generales, la Secretaría contaba con quince secciones, diversos servicios administrativos, y oficinas
auxiliares en varios países.

Los funcionarios de la Secretaría eran funcionarios exclusivamente internacionales, sometidos a la autoridad inmediata
del secretario General, y no podía recibir instrucciones de ningún gobierno.

Para garantizar la debida independencia a los funcionarios exclusivamente internacionales en el ejercicio de sus
funciones, gozan de privilegios e inmunidades diplomáticas.

Un “Tribunal Administrativo de la Sociedad de Naciones” era competente para resolver acerca de toda reclamación
relativa al incumplimiento de las disposiciones de los contratos concluidos entre el personal administrativo y la
Sociedad, y también para los conflictos surgidos entre la Oficina Internacional del Trabajo y sus funcionarios.

2.4 . Terminación de la Sociedad de Naciones.


2.4.1. Balance de sus actividades. — Siendo el primer intento serio y efectivo de organización internacional, la Sociedad
de Naciones debía forzosamente presentar insuficiencias en su realización. En las actividades de carácter técnico es
donde la Sociedad ha realizado una labor más efectiva (en materia económica y financiera, de comunicaciones y
humanitaria, lucha contra los estupefacientes, socorro a refugiados, esclavitud, etc.).

En los asuntos político, si los resultados no correspondieron siempre a las esperanzas depositadas en la Sociedad, no
hay duda de que el volumen de los asuntos en que intervino es testimonio de la importancia y de la influencia que tuvo
la Sociedad (Tupen y Malmedy, Asunto de Enzeli entre Irán y la U.R.S.S., cuestión de las Islas Aland, conflicto entre
Lituania y Polonia, cuestión de Tacna-Arica, conflicto entre Panamá y Costa Rica, delimitación y violaciones de la
fronteras albanesa, liquidación de bienes de la antigua monarquía austro-húngara, cuestión de la Alta Silesia, Carelia
Oriental, frontera austro-húngara, incidente de CORFO entre Grecia e Italia, cuestión de Memel, problema del Chaco,
asunto de Manchuria, conflicto de Leticia, conflicto ítalo-etíope, la cuestión de la guerra de España, etc.). Es verdad que
no siempre resultó eficaz la intervención de la S.D.N.; pero es indudable que en algunas ocasiones su presencia
contribuyó a la solución de problemas, o por lo menos a moderar las posiciones de las partes en presencia.

2.4.2. Liquidación de la Sociedad de Naciones. —El 18 de abril de 1946, la asamblea de la Sociedad de Naciones celebró
su última reunión. En realidad, desde el comienzo de la segunda guerra mundial se había comprendido que la Sociedad
estaba condenada a la desaparición, y que era necesario proceder no a una simple reestructuración de la organización,
sino a crear una nueva que viniese a superar los defectos que habían hecho inservible a la primera. El 31 de julio de
1947, la Sociedad de Naciones dejó de existir jurídicamente, y todos sus bienes fueron transferidos a la Organización de
Naciones Unidas, según lo estipulado en una serie de acuerdos concluidos entre las dos organizaciones en los meses de
abril, julio y agosto de 1946.

La causa del fracaso de la Sociedad de Naciones hay que buscarla, sobre todo en la actitud negativa de las grandes
potencias, que al no querer aplicar las medidas coercitivas expresamente contenidas en el Pacto, restaban toda eficacia
a la sociedad, condenándola irremediablemente, por el descrédito, a la desaparición; por ejemplo, el asunto de
Manchuria, en lugar de condenar claramente a Japón, se limitó a promover, teóricamente, la asistencia a China; en el
asunto de la agresión italiana a Etiopía aplicó débilmente unas sanciones que no tardarían en ser abandonadas y sólo
en el caso del ataque de la Unión Soviética a Finlandia se decidió a expulsar a la Unión Soviética (el 14 de diciembre de
1939), en una acción en que no fueron las únicas razones ni las más importantes, la defensa de Finlandia o la imposición
del respeto al Pacto.
3. LA ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS

3.1. La Carta. — Para buscar los antecedentes de la Organización de Naciones Unidas podemos remontarnos a la Carta
del Atlántico (14 de agosto de 1941) y a la Declaración de las Naciones Unidas ( de enero de 1942); pero fue más
interesante la Conferencia de Moscú, celebrada del 19 al 30 de octubre de 1943. Como resultado de esa Conferencia, las
cuatro potencias participantes (Estados Unidos, la URSS, Gran Bretaña y China) publicaron el 1 de noviembre siguiente la
llamada Declaración de Moscú, en la que se hablaba de ‘ necesidad de establecer en la fecha más temprana posible una
organización internacional general basada en la igualdad soberana de todos los Estados amantes de la paz”.
En el curso de los meses de agosto y septiembre de 1944 tuvieron lugar en Dumbarton Oaks (Washington) unas
conversaciones desarrolladas en dos etapas, con participación, en la primera de ellas, de Estados Unidos, Gran Bretaña y
la URSS; en la segunda, la URSS fue sustituida por China. De allí salieron las “Propuestas de Dumbarton Oaks”, que
contenían los lineamientos generales de la futura organización internacional. Algunas cuestiones quedaron, sin
embargo, irresueltas, como la del procedimiento de votación en el Consejo de Seguridad. Todas ellas fueron objeto de
nuevas conversaciones, celebradas esta vez en Yalta (Crimea), del 3 al 11 de febrero de 1945, entre Estados Unidos, Gran
Bretaña y la URSS, que llegaron a un acuerdo sobre la votación en el Consejo de Seguridad y sobre muchas otras
cuestiones que iban a configurar la postguerra.

Ya más o menos bien fijadas las bases de discusión, se reunió en San Francisco la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre organización internacional, del 25 de abril al 26 de junio de 1945. El resultado fue la firma de la Carta de las
Naciones Unidas por los cincuenta Estados participantes (y Polonia). En la misma conferencia se aprobó el Estatuto de la
Corte Internacional de justicia, que sustituiría a la Corte Permanente de Justicia Internacional y fue anotado como anexo
de la Carta.
La Carta, documento firmado en nombre de los pueblos de las Naciones Unidas (“Nosotros, los pueblos de las Naciones
Unidas. . .“), consta de un preámbulo y de 19 capítulos: Capítulo 1: “Propósitos y principios”. Capítulo II: “Miembros”.
Capítulo III: “Órganos”. Capítulo IV: “La Asamblea General”. Capítulo V: “El Consejo de Seguridad”. Capítulo VI: “Arreglo
pacífico de controversias”. Capítulo VII: “Acción en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de
agresión”. Capítulo VIII: “Acuerdos regionales”. Capítulo IX: “Cooperación internacional económica y social”. Capítulo X:
“El Consejo Económico Social”. Capítulo XI: “Declaración relativa a territorios no autónomos”. Capítulo XII: “Régimen
internacional de administración fiduciaria”. Capítulo XIII: “El Consejo de Administración Fiduciaria”. Capítulo XIV: “La
Corte Internacional de Justicia”. Capítulo XV: “La Secretaría”. Capítulo XVI: “Disposiciones varias”. Capítulo XVII:
“Acuerdos transitorios sobre seguridad”. Capítulo XVIII: “Reformas”. Capítulo XIX: “Ratificación y firma”.

La Carta entró en vigor el 24 de octubre de 1945. Siguiendo los procedimientos previstos en el Capítulo
XVIII se han modificado algunas de sus disposiciones (Artículos 23, 27, 61 y 109) que se refieren, respectivamente, a la
composición y procedimiento de votación en el Consejo de Seguridad, a la composición del Consejo Económico y
Social, y al procedimiento de votación para reformas a la Carta mediante una Conferencia General. El aumento de los
miembros de estos órganos, razón primaria de las reformas realizadas, se debió a la presión de los países del mal
llamado tercer mundo, que no se sentían suficientemente representados en ellos.

Algunas disposiciones no han sido aplicadas nunca, aunque sería conveniente que lo fueran (artículos 43 a 50, arreglos
sobre seguridad; artículo 106, acción conjunta de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad); y algunas que
tampoco fueron nunca aplicadas, han sido derogadas en la práctica (como los artículos 53 y 107, relativos a las
relaciones con los países ex enemigos). Cierto interés tendría que se diera efectividad al artículo 15, párrafo 1, según el
cual “la Asamblea General recibirá y considerará informes anuales y especiales del Consejo de Seguridad”, hasta ahora
carente de aplicación.

Una resolución de la Asamblea General, tomada el 14 de diciembre de 1946, decidió establecer la sede permanente de
la Organización en Nueva York, y su estatuto fue definitivamente fijado por un acuerdo celebrado entre la Organización
y los Estados Unidos el 26 de junio de 1947 (acuerdo de Lake Success).
La Organización está basada en los siguientes principios, contenidos en el Art. 2 de la Carta: 1) Igualdad soberana de
todos sus miembros. 2) Obligación de cumplir de buena fe los compromisos contraídos. 3) Solución pacífica de las
controversias internacionales. 4) Prohibición de recurso a la amenaza o uso de la fuerza. 5) Obligación de prestar ayuda
a la Organización procurará que los Estados no miembros respeten los principios de la Carta, en la medida que ello sea
necesario para mantener la paz y la seguridad internacionales, disposición que constituye una excepción al principio “ex
consensu advenit vinculum”. 7) Prohibición a las Naciones Unidas de intervenir en los asuntos internos de los Estados
miembros, excepto en los casos señalados en el Capítulo VII (Amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz, actos de
agresión).

3.2. Miembros. —En junio del 2001, la Organización contaba con 189 miembros. Según el momento en que tales
miembros ingresaron se han establecido diversas categorías, que no tienen ningún efecto jurídico. La única diferencia
efectiva entre miembros se refiere al carácter de permanencia en el Consejo de Seguridad y a los privilegios inherentes a
esa calidad.

3.2.1 Miembros originarios.—El Art. 3, párrafo 1, señala como miembros originarios a los que, habiendo participado en
la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional celebrada en San Francisco, o firmado
previamente la Declaración de las Naciones Unidas de 1 de enero de 1942, hayan firmado y ratificado la Carta. Son
entonces miembros originarios, los cincuenta países que participaron en la Conferencia de San Francisco y Polonia, que
aunque firmó la Carta el 15 de octubre de 1945, se le dio ese privilegio.
3.2.2 Admisión de nuevos miembros. —La admisión de nuevos Estados en la Organización tiene lugar por decisión de la
Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad. La Asamblea General decide por mayoría de dos tercios,
mientras que el Consejo de Seguridad debe adoptar la recomendación por mayoría calificada, de nueve miembros,
comprendiendo el voto afirmativo de todos los miembros permanentes, cada uno de los cuales tiene así la posibilidad
de bloquear la entrada de cualquier Estado. En efecto, la acción del Consejo de Seguridad no se limita a una simple
recomendación que quede a discreción de la Asamblea. Más que eso es una condición sine qua non para la admisión de
nuevos miembros, según aclaró la Corte Internacional de justicia en una opinión consultiva sobre la Competencia de la
Asamblea General para la admisión de un Estado a las Naciones Unidas’. La Corte declaró que cuando la recomendación
del Consejo era negativa, la Asamblea no podía pasarla por alto, porque ello sería despojar al Consejo de uno de los
poderes que le había conferido la Carta.

El Art. 4 señala las condiciones que debe llenar un Estado para poder solicitar su ingreso en la organización: a) que sea “
amante de la paz”; b) que acepte las obligaciones consignadas en las Carta; c) que a juicio de la Organización esté
capacitado para cumplir dichas obligaciones, y d) que se halle dispuesto a hacerlo.

La aparición de la guerra fría dio lugar a que las potencias pertenecientes a un bloque se opusieran a la entrada de
Estados que pertenecían al otro; por eso, para resolver esa dificultad, tomaron la costumbre de pedir que la admisión de
nuevos miembros tuviera lugar en grupo, reuniendo a Estados simpatizantes de ambos. La dudosa legalidad de tal
práctica originó la solicitud de una opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia, que declaró el 28 de mayo de
1948, que la admisión de un nuevo miembro no podía ser condicionada a la admisión de otro. Pero la condena que la
Corte hizo de la práctica a que nos hemos referido no tiene más que un valor puramente platónico. En efecto, son los
miembros permanentes del Consejo los que deciden en última instancia sobre la oportunidad de dar su voto afirmativo,
y la decisión de la Corte no puede crear ninguna limitación de su derecho de oponerse a la admisión de nuevos
miembros. Tal práctica se mantuvo, entonces, hasta el final de la guerra fría y durante mucho tiempo fueron normales
los arreglos en los corredores, aplicando criterios políticos y no jurídicos.

Uno de los últimos rescoldos de la confrontación Este-Oeste, representado por el problema de las dos Coreas (del Norte
y del Sur) fue eliminado, en lo que a las Naciones Unidas respecta, en 1991, al ser admitidos ambos Estados.

El caso de la República Popular China era diferente. No se trataba de un caso de nuevo ingreso a la Organización, sino
que, por suponer que China es un solo Estado, con dos gobiernos establecidos sobre su territorio (el de Pekín de la
República Popular China, y el de Taipeh, de la República de China), que proclaman ser los únicos representantes de la
totalidad, se mantenía en la Organización a los representantes del de Taipeh, que contaba con el apoyo de los Estados
Unidos. Se trataba pues de un problema de credenciales, no de la admisión de un nuevo miembro. La distinción era muy
importante, porque si se tratara de la admisión de un nuevo miembro. La distinción era muy importante, porque si se
tratara de la admisión de un nuevo miembro, el procedimiento aplicable sería el de decisión de la Asamblea General a
recomendación del Consejo de Seguridad, y así cualquier miembro permanente (y los Estados Unidos estaban
interesados en ello) con su solo voto podrían impedirle la entrada a los representantes del gobierno de Pekín. Como se
trataba de un asunto de credenciales, se decidió en la Asamblea General, en donde Estados Unidos, principales
defensores del Taipeh se habían opuesto, y habían conseguido que la decisión acerca de ese asunto no fuera
considerada como procedimiento (que podría resolverse por mayoría simple) y se requería entonces una mayoría de
dos tercios de los miembros, para rechazar a los delegados del Taipeh y aceptar a los de Pekín. En 1971, la Asamblea
General, tras decidir que se trataba de un asunto de procedimiento, votó en favor de la sustitución de los delegados de
Formosa por los de la República Popular China.
3.2.3 Salida de las Naciones Unidas

3.2.3.1. Todo miembro de las Naciones Unidas puede salir voluntariamente de la Organización.

3.2.3.1. Todo miembro de las Naciones Unidas puede salir voluntariamente de la Organización. La Carta mantiene silencio
sobre este punto, pero según una declaración interpretativa de la Conferencia de San Francisco, los Estados miembros
tienen tal posibilidad. Indonesia abandonó la Organización a partir del 1º de marzo de 1965, por decisión voluntaria, y se
reintegró al seno de la Organización el 28 de septiembre de 1967, después que los miembros de la Organización
consideraron que Indonesia no se había retirados de ella, sino que dejó de cooperar con ella en forma transitoria
únicamente. La República Federal de Yugoslavia fue expulsada sólo de la Asamblea General, en septiembre de 1992.

3.2.3.2. Todo miembro de las Naciones Unidas podrá ser suspendido del ejercicio de los derechos y privilegios inherentes
a su calidad de miembro. La suspensión puede tener lugar cuando haya sido objeto de acción coercitiva o preventiva por
el Consejo de Seguridad, y así lo decida la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad. La restitución a
un Estado del ejercicio de sus derechos y privilegios como miembro, entra en el ámbito de la competencia del Consejo de
Seguridad.

3.2.3.3. La expulsión de un miembro puede ser decidida por la Asamblea General a recomendación del Consejo de
Seguridad, cuando haya violado repetidamente los principios contenidos en la Carta.

3.3. Órganos. —Aparecen enumerados en el Art. 7 de la Carta :

Se establecen como órganos principales de las Naciones Unidas: una Asamblea General, un Consejo de Seguridad, un
consejo Económico y Social, un Consejo de Administración Fiduciaria, una Corte Internacional de Justicia y una Secretaría.
El párrafo II de este artículo admite la posibilidad de crear los órganos subsidiarios que se estimen necesarios.

Pasaremos a estudiar cada uno de ellos, con excepción del consejo de Administración Fiduciaria, del que ya hemos
hablado al referirnos a la tutela, y de la Corte Internacional de Justicia, que, por razones de método, será examinada al
hablar de la jurisdicción internacional.

3.3.1 . La Asamblea General.

3.3.1.1. Composición. —Estará formada por todos los miembros de las Naciones Unidas. Cada uno de ellos podrá tener un
máximo de cinco representantes en la Asamblea.

3.3.1.2 Funciones y poderes. —El Art. 10 establece, de manera general, que la Asamblea General podrá discutir todos los
asuntos o cuestiones que se encuentren dentro de los límites de la Carta o que se refieran a los poderes y funciones de
cualquier órgano creado por la Carta, excepto cuando el Consejo de Seguridad se esté ocupando de un asunto, en cuyo
caso la Asamblea General no hará recomendación ninguna si no lo solicita el Consejo de Seguridad (Art. 12, párrafo
I).

La Asamblea General puede también hacer recomendaciones o discutir sobre cooperación internacional o sobre el
mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. Sin embargo, cuando tales cuestiones requieran una acción,
deberán ser referidas al Consejo de Seguridad antes o después de la discusión por la Asamblea General.
La Asamblea General podrá también llamar la atención del Consejo de Seguridad hacia aquellas situaciones que puedan
poner en peligro la paz, y podrá además hacer recomendaciones (con excepción de lo dispuesto en el Art. 12, sobre los
asuntos que esté tratando el Consejo de Seguridad) respecto a las medidas que deben tomarse para evitar, o para
solucionar pacíficamente, las situaciones que pudieran perjudicar el bienestar general o las relaciones amistosas entre las
Naciones.

El Secretario General debe informar a la Asamblea General (con el consentimiento del Consejo de Seguridad) sobre las
materias relativas al mantenimiento de la paz y seguridad internacionales que estuviese tratando el consejo de Seguridad
que, por su parte, deberá presentar a la consideración de la Asamblea General informes anuales o especiales sobre sus
actividades. La misma obligación de rendir informes a la Asamblea la tienen otros órganos de las Naciones Unidas.

Dentro de las facultades de la Asamblea están las de carácter presupuestario y financiero: a) aprobar el presupuesto de la
organización; fijar la proporción de los gastos comunes que deba pagar cada miembro; c) aprobar los acuerdos
presupuestarios y financieros celebrados con los organismos especializados; d) fiscalizar los presupuestos administrativos
de los organismos especializados, haciendo las recomendaciones que crea convenientes.

Otras atribuciones de la Asamblea General son: a) aprobación de los acuerdos de administración fiduciaria, de zonas no
designadas como estratégicas (Art. 16); b) elección de los miembros del Consejo Económico y Social (Art. 61); c)
autorización a los otros órganos de las Naciones Unidas (excepto el Consejo de Seguridad) y los organismos especializa
dos, para pedir opiniones consultivas a la Corte Internacional de Justicia.

3.3.1.3. Votación. —Cada miembro de la Asamblea General tendrá un voto (Art. 18, 1). Respecto al método de votación, se
puede distinguir: a) Para las cuestiones importantes, es necesaria la mayoría de dos tercios de los miembros presentes y
votantes. Se consideran cuestiones importantes: las recomendaciones relativas al mantenimiento de la paz y seguridad
internacionales; la elección de miembros no permanentes al Consejo de Seguridad o de miembros del Consejo Económico
y Social y del Consejo de Administración Fiduciaria; la admisión de nuevos miembros a la organización; la adopción de
sanciones contra los miembros (suspensión de derechos y privilegios o expulsión); las cuestiones relativas al
funcionamiento del régimen de administración fiduciaria y las cuestiones presupuestarias; b) Para las otras cuestiones es
suficiente la simple mayoría de los miembros presentes y votantes. Dentro de esta última categoría se incluye la
determinación de si una cuestión debe calificarse o no como importante y, en consecuencia, si debe ser o no requerida la
mayoría de los dos tercios.

Podrá ser suspendido de derecho de voto aquel miembro que se encuentre en mora del pago de su cuota
correspondiente a los gastos comunes de la Organización, cuando la suma debida sea igual o superior al total de las
cuotas adeudadas por los dos años anteriores completos (Art. 19). En la realidad eso no ha sucedido nunca, y hay muchos
países que deben grandes sumas a la organización (encabezados por Estados Unidos), y con ello disminuyen gravemente
la eficacia de la Organización e incluso ponen en peligro su supervivencia.

Un problema interesante se presentó con motivo de la acción de las Naciones Unidas en el Congo y en el Oriente Medio,
pues algunos países que estaban en contra de ambas o una de esas acciones por parte de la Organización, mantuvieron
que ellos no se consideraban obligados a participar en el pago de los gastos que se hubieran ocasionado, que en su
opinión no podían ser definidos como “gastos de la Organización”, en el sentido del artículo 17, párrafo 2. Contestando a
una petición de la Asamblea General, la Corte Internacional de Justicia, en un dictamen emitido el día 20 de julio de 1962,
manifestó que “los gastos de la Organización son los gastos relativos para cubrir los gastos relativos a la realización de los
fines de la Organización”, por lo cual había que considerar como tales a los indicados anteriormente.

3.3.1.4 Procedimiento. —La Asamblea General se reúne anualmente en sesión ordinaria que comienza el tercer martes de
septiembre. Pero puede celebrar sesiones extraordinarias cuando las circunstancias así lo exijan, mediante convocatoria
del Secretario General o de la mayoría de los miembros de las Naciones Unidas ( Art. 20).
El Art. 21 faculta a la Asamblea para dictar su propio reglamento. El actualmente en vigor fue adoptado el 17 de
noviembre de 1947 y ha sufrido en los años posteriores una serie de enmiendas. Según el mismo artículo, la Asamblea
elegirá su presidente para cada período de sesiones. Podrá además, establecer los organismos subsidiarios que estime
necesarios para el desempeño de sus funciones.

Para la mayor eficacia de su trabajo, la Asamblea General tiene organizadas comisiones: la. Comisión (Desarme y
Seguridad Internacional). 2a. Comisión (Asuntos Económicos y Financieros). 3a. Comisión (Asuntos Sociales, Humanitarios
y Culturales). 4a. Comisión (Política especial y descolonización). 5a. Comisión (Asuntos Administrativos y Presupuestarios).
6a. Comisión (Asuntos Jurídicos).

Aparte de estas Comisiones principales, la Asamblea tiene otras, como las Comisiones de
Procedimiento (Comisión General, y Comisión de Credenciales) las Comisiones “ad hoc” (Comisión Consultiva sobre los
usos pacíficos de la energía atómica, Comisión “ad hoc” sobre los prisioneros de guerra, Comisión sobre el Sudoeste
africano, etcétera) las Comisiones Permanentes (Comisión Consultiva en Asuntos Administra ti vos y de Presupuesto y
Comisión de Cuotas) y la Comisión de Derecho Internacional.

También puede señalarse como organismo subsidiario el Tribunal Administrativo de las Naciones Unidas.

3.3.1.5 La Comisión de Derecho Internacional. — Consta de treinta y cuatro miembros, elegidos por la Asamblea General
para un período de cinco años, teniendo en cuenta, a) que sean personas de reconocida competencia en el campo del
Derecho internacional y, b) que en ellos estén representadas las principales formas de civilización y los sistemas jurídicos
más importantes del mundo. A través de esta comisión, la Asamblea General cumple las funciones que le encomienda el
artículo 13, párrafo a), de la Carta: “…impulsar el desarrollo progresivo del Derecho internacional y su codificación”. De
acuerdo con el procedimiento adoptado, los proyectos que elabora la Comisión (a iniciativa propia, o por recomendación
de la Asamblea General) pueden ser sometidos a una conferencia de Estados convocada por la Asamblea General, para
que sean estudiados en vista de su posible adopción. Como resultados positivos de los trabajos de la Comisión de
Derecho Internacional pueden citarse las convenciones que figuran en el siguiente cuadro:

CONVENCIONES MULTILATERALES CONCLUIDAS COMO RESULTADO DE LOS TRABAJOS DE LA COMISIÓN


DE DERECHO INTERNACIONAL

GINEBRA, 1958
a) Convención sobre el derecho del mar territorial y la zona contigua.
b) Convención sobre el alta mar.
c) Convención sobre pesca y conservación de los recursos vivos del mar.
d) Convención sobre la plataforma continental.
e) Protocolo de firma facultativa sobre la jurisdicción obligatoria en la solución de las controversias.

VIENA, 1961
a) Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas
b) Protocolo de firma facultativa sobre adquisición de la nacionalidad.
c) Protocolo de firma facultativa sobre la jurisdicción obligatoria en la solución de las controversias.

NUEVA YORK, 1961


Convención sobre reducción de la apatridia.

VIENA, 1963
a) Convención de Viena sobre relaciones consulares.
b) Protocolo de firma facultativa sobre la adquisición de la nacionalidad.
c) Protocolo de firma facultativa sobre la jurisdicción obligatoria en la solución de las controversias.

VIENA, 1969
Convención sobre el derecho de los Tratados.

NUEVA YORK, 1969


a) Convención sobre las misiones especiales.
b) Protocolo de firma facultativa sobre jurisdicción obligatoria en la solución de las controversias.

NUEVA YORK, 1973


Convención sobre la prevención y el castigo de crímenes contra personas internacionalmente protegidas, inclusive agentes
diplomáticos.

VIENA, 1975
Convención sobre la representación de los Estados en sus relaciones con las organizaciones internacionales de carácter
universal.

VIENA, 1978
Convención sobre la sucesión de los Estados con respecto a los tratados.

VIENA, 1983
Convención sobre la sucesión de los Estados respecto a las propiedades del Estado, los archivos y las deudas.

VIENA, 1986
Convención sobre el derecho de los tratados entre Estados y organizaciones internacionales o entre organizaciones
Internacionales.

NUEVA YORK, 1997


Convención sobre los usos no navegables de las vías de aguas internacionales.

ROMA, 1998
Estatuto de la Corte Penal Internacional.
3.3.1.6 La Comisión interina o Pequeña Asamblea. — El 13 de noviembre de 1947, por resolución de la Asamblea General,
fue creada, como órgano subsidiario, la Comisión interina, que funcionaría entre los periodos regulares de las sesiones de
la Asamblea General. Después de ser prorrogados por un año, en diciembre de 1948, fue restablecida con carácter
indefinido el 21 de noviembre de 1949. Sus facultades fueron fijadas en la resolución por la cual había sido creada y puede
convocar en sesión extraordinaria a la Asamblea General. En 1950, por decisión de la Asamblea General, se encargó de la
cuestión relativa al establecimiento de una Comisión Permanente de Buenos Oficios. Además continuaría examinando
sistemáticamente los procedimientos de arreglo pacífico de controversias.
La URSS, Polonia, Checoslovaquia, etc., habían considerado la creación de esta Comisión como irregular y contraria a la
Carta, y no han participado nunca en sus deliberaciones.

3.3.1.7. La Asamblea General, en su quinto periodo de sesiones, examinó unas propuestas presentadas por los Estados
Unidos tendientes a conseguir que la Asamblea General desempeñase de un modo más efectivo a conseguir que la
Asamblea General desempeñase de modo más efectivo sus funciones en materia de paz y seguridad internacionales.
Sometidas las propuestas a debate en la Asamblea, y después de haber sido enmendadas en algunos aspectos, fueron
adoptadas tres resoluciones el 3 de noviembre de 1950, con el nombre de “Unión pro Paz”.

La primera de las resoluciones es la más importante, y establece que: a) si como consecuencia del procedimiento de
votación en el Consejo de Seguridad, que requiere la unanimidad de los miembros permanentes, el Consejo de Seguridad
no llega a tomar medidas en casos de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión, la Asamblea
General puede reunirse en un plazo de 24 horas, a partir de la convocatoria de siete miembros cualesquiera del Consejo
de Seguridad o de la mayoría de los miembros de las Naciones Unidas; b) puede crearse una Comisión de Observación de
la Paz, compuesta de catorce miembros, incluyendo los cinco permanentes del Consejo de Seguridad. Esta Comisión
puede ser utilizada por la Asamblea General, la Comisión Interina o el Consejo de Seguridad, para que informe de la
situación en cualquier sector donde la paz y la seguridad internacional hayan sido amenazadas; c) los Estados miembros
deben tener a disposición de las Naciones Unidas elementos de sus fuerzas armadas, para ser utilizados por la
Organización, y el Secretario General nombrará un grupo de militares para dar su consejo técnico; d) se crea la Comisión
de Medidas Colectivas, compuesta de representantes de catorce miembros, que estudiará e informará sobre los métodos
que puedan ser usados colectivamente para mantener y fortalecer la paz y la seguridad internacionales.

Las otras dos resoluciones son recomendaciones dirigidas al Consejo de Seguridad para que cumpla más eficazmente sus
obligaciones relativas al mantenimiento de la paz y seguridad internacionales.

Los países que formaban el bloque socialista habían manifestado su hostilidad a estas resoluciones. En realidad
constituyen una modificación de la Carta, aumentando las atribuciones de la Asamblea General en perjuicio del consejo de
Seguridad. Más regular hubiera sido seguir el procedimiento que la Carta establece para las reformas, en el Capítulo XVIII,
pero se hubiera tropezado entonces con la misma dificultad que se trataba de vencer: la falta de unanimidad de los
miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Con el paso del tiempo, sin embargo, y a medida que se iban
modificando el equilibrio de fuerzas dentro de la Asamblea General en perjuicio de los Estados Unidos, la actitud de los
países del bloque oriental respecto a los mecanismos de la Resolución Unión Pro Paz cambiaban. Ahora no pueden
encontrarse grandes diferencias entre los países.

3.3.2 . El Consejo de Seguridad.

3.3.2.1. Composición. —El Consejo de Seguridad está compuesto de quince miembros de las Naciones Unidas: cinco con
carácter de permanentes (Estados Unidos, China, Rusia, Gran Bretaña y Francia), y diez no permanentes, elegidos por la
Asamblea General para un período de dos años. Una enmienda, adoptada por la Asamblea General en 1963, y en vigor
desde el 31 de agosto de 1965, aumentó a diez el número de miembros elegidos en el Consejo de Seguridad, que la Carta
había previamente fijado en seis. Los miembros salientes serán reelegibles para el período subsiguiente (Art. 23, 1 y 2).
Cada miembro del Consejo de Seguridad tendrá en él un representante (Art. 23, 2).
3.3.2.2. Funciones y Poderes. —El artículo 24 de la Carta, los miembros de las Naciones Unidas depositan en el Consejo de
Seguridad la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales, reconociendo que en el
desempeño de tales funciones actúa en nombre de ellos. Esta disposición está concebida con el fin de asegurar una
acción rápida y eficaz de las Naciones Unidas. Todas las decisiones que tome el Consejo de Seguridad, de acuerdo con los
términos de la Carta, serán aceptadas y cumplidas por los miembros de las Naciones Unidas.

En todos los casos, el Consejo de Seguridad procederá siempre de acuerdo con los Propósitos y Principios de las Naciones
Unidas.

En los capítulos VI, VII, VIII y XII de la Carta se definen los poderes del Consejo en materia de seguridad y paz
internacionales, que nosotros examinaremos al tratar los métodos de solución pacífica de los conflictos internacionales.

El Consejo de Seguridad tendrá también a su cargo elaborar, con la ayuda del Comité de Estado Mayor (al que se refiere el
Art. 47), planes para un sistema de reglamentación de los armamentos.

3.3.2.3. Votación. —Cada miembro del Consejo de Seguridad tendrá un voto. Respecto al procedimiento de votación se
distinguen dos casos:
a) para las cuestiones de procedimiento es suficiente el voto afirmativo de nueve miembros; b) para todas las demás
cuestiones (conviene señalar que no se habla de cuestiones importantes ni de cuestiones de fondo), es necesario el voto
afirmativo de nueve miembros, incluidos todos los miembros permanentes. El procedimiento de votación fue modificado
también en virtud de la enmienda que la Asamblea General, por su resolución 1991 (XVIII), introdujo a la Carta, según
hemos señalado anteriormente; la Carta, en efecto, sólo exigía siete votos, con o sin los de los cinco miembros
permanentes, según fuera o no un asunto importante.

El Art. 27, que es el que se refiere al procedimiento de votación, establece que la parte en una controversia se abstendría
de votar en dos casos: a) en las decisiones tomadas en virtud del capítulo VI (Arreglo pacífico de controversias), b) cuando
en las controversias de carácter local del Consejo de Seguridad promueva su arreglo pacífico por medio de acuerdos u
organismos regionales (Art. 52, 3).

El sistema de votación establecido para los asuntos que no son de procedimiento, al exigir la unanimidad de los miembros
permanentes, suscita problemas de gravedad suma, que llevan de hecho, en muchas ocasiones, a la paralización de la
acción del consejo de Seguridad. Esta posibilidad que los miembros permanentes tienen de paralizar con su voto negativo
la acción del Consejo, ha venido a recibir el nombre de “derecho de veto”. Su origen lo encontramos en una propuesta de
los Estados Unidos que fue adoptada, con el apoyo decidido de la URSS, en la Conferencia de Yalta. Se ha dicho, y no
faltaba razón en tal apreciación, que el derecho de veto fue el precio que las pequeñas potencias tuvieron que pagar a las
grandes para que la Organización de Naciones Unidas pudiese tener existencia. En realidad, el veto es la base de un
verdadero directorio político de las grandes potencias sobre toda la Organización y, en vista de los abusos a que ha dado
lugar, se ha pretendido en varias ocasiones introducir modificaciones en la Carta en el sentido de limitar su uso, sin que
hasta la fecha haya habido un resultado positivo. Quizá podrían considerarse que han tenido un éxito relativo los intentos
que constituyen la “Comisión interina” y las resoluciones “Unión pro Paz”, a que nos hemos referido ya; pero no hay que
olvidar que en esos dos casos se procedió de un modo, por lo menos jurídicamente, dudoso.
La práctica ha venido a llenar ciertas lagunas de la Carta respecto al procedimiento de votación en el Consejo de
Seguridad; y así, la abstención de un miembro permanente no se considera como veto. Diferente sería la ausencia de un
miembro permanente. En ocasión de la guerra de Corea, el consejo de Seguridad tomó algunas decisiones en ausencia de
la delegación de la URSS, y las protestas que suscitó esta actitud del consejo no permiten suponer que haya creado una
regla consuetudinaria asimilando la ausencia del Consejo a la simple abstención en el momento de votar. Claro que
también se ha alegado que el país está ausente del Consejo falta a la obligación que le impone el artículo 28 de la Carta:
“…cada miembro del Consejo de Seguridad tendrá en todo momento su representante en la sede de la Organización”.

3.3.2.4. Procedimiento._ Consejo de Seguridad no celebra sesiones regulares, pero debe estar organizado de tal forma que
pueda funcionar continuamente, y por ello cada miembro debe tener en todo momento un representante en la sede de la
Organización (Art. 28, 1).

El lugar de las reuniones del Consejo de Seguridad no se limita a la sede de la Organización, y podrá celebrarlas allí donde
juzgue que es más apropiado para facilitar sus labores.

Igual que la Asamblea General, el Consejo de Seguridad podrá establecer los organismos subsidiarios que estime
necesarios para el desempeño de sus funciones (Art. 29).

Actuando según la facultad que le concede el Art. 30 de la Carta, el Consejo de Seguridad se ha dado su propio
reglamento interno, el 24 de junio de 1946, enmendado posteriormente, el 9 de noviembre de 1946 y el 28 de febrero de
1950. Este reglamento establece el método de designación del presidente: un mes cada miembro del Consejo, según el
orden alfabético en inglés.

3.3.3. El Consejo Económico y Social

3.3.3.1. Composición. —Consta de cincuenta y cuatro miembros elegidos por la Asamblea para un período de tres años;
cada año se eligen nueve, y los miembros salientes son inmediatamente reelegibles. El número de miembros que era de
18 en la versión original de la Carta, fue aumentando a 27 en 1965 y a los actuales 54 en 1983. Cada miembro del Consejo
Económico y Social tendrá en él un representante.

3.3.3.2. Funciones y Poderes. — Su función general es promover, bajo la autoridad de la Asamblea General, mejoras de
orden social o económico. Con este fin podrá: a) iniciar o hacer estudios e informes respecto a asuntos de carácter
económico, social, cultural, educativo y sanitario, y hacer recomendaciones sobre estos asuntos a la Asamblea General y a
los Organismos Especializados; b) hacer recomendaciones a la Asamblea General en materia de derechos humanos y
libertades fundamentales del hombre; c) formular proyectos de convención sobre las materias de su competencia y
someterlos a la Asamblea General; d) convocar conferencias internacionales sobre las materias objeto de su competencia.

También realiza una labor de asistencia e información al Consejo de Seguridad a demanda de éste. Puede prestar ayuda,
con aprobación de la Asamblea General, a los miembros de las Naciones Unidas y Organismos especializados que lo
soliciten.

3.3.3.3. Votación. —Las decisiones se toman por simple mayoría de los miembros presentes y votantes, y cada miembro
no tendrá más de un voto.
3.3.3.4. Procedimiento. — El Consejo Económico y Social establece su propio reglamento y el modo de elección de su
presidente. Puede crear todas las comisiones que considere necesarias para el mejor desempeño de su función.

Celebra dos reuniones regulares al año, pero puede convocar reuniones extraordinarias cuando lo crea necesario.

En las discusiones podrá participar, a invitación del Consejo, cualquier miembro de las Naciones Unidas cuando el asunto
les interese particularmente, pero no tendrá derecho de voto.

También podrá el Consejo Económico y Social hacer arreglos para que representantes de los organismos especializados
participen, sin derecho a votar, en sus deliberaciones y en las de las comisiones que establezca, y para que sus propios
representantes participen en las deliberaciones de aquellos organismos.

3.3.3.5. Comisiones. —Entre las múltiples comisiones creadas por este Consejo, señalaremos las regionales y las
funcionales.

El Consejo se dio cuenta de que para la solución de ciertos problemas era más eficaz a veces, la creación de comisiones
regionales; de ahí que se hayan establecido una “Comisión Económica para Europa” (1947), una “Comisión Económica
para Asia y el Extremo Oriente” (1947), una “Comisión Económica para África” (1958), y una “Comisión Económica para el
Asia Occidental” (1973).

Nos interesa particularmente la “Comisión Económica para América Latina” (CEPAL), creada en 1948, y compuesta de
treinta y dos miembros. Ha establecido una “Comisión de Comercio”, y una “Comisión Centroamericana de Cooperación
Económica”. En el cuadro de la primera se ha formado un “Grupo de Trabajo sobre el mercado Regional”, y un “Grupo de
Trabajo de los Bancos Centrales” mientras que en la segunda funcionan una serie de subcomisiones sobre comercio,
coordinación estadística, transporte, electricidad, planeación económica, etc.

Para ayudarse en su trabajo, el Consejo Económico y Social también ha creado varias Comisiones (8) y una Subcomisión
funcional: Comisión de Transportes y Comunicaciones, Comisión de Estadística, Comisión de Derechos Humanos (con una
subcomisión sobre Prevención de la Discriminación y Protección de Minorías), Comisión sobre estatuto de la mujer, etc.

3.3.4. El Consejo de Administración Fiduciaria. —Ya hemos hablado de su composición y funciones al estudiar los
territorios, sometidos al régimen de Administración fiduciaria, y aquí nos limitaremos a indicar que se reunía dos veces al
año, generalmente en enero y en junio. Desde 1994 suspendió su funcionamiento.
3.3.5. La Corte Internacional de Justicia. —Será objeto de estudio en la parte relativa a la solución pacífica de los conflictos
internacionales.

3.3.6 .Secretaría General—El Art. 7,1 de la Carta considera a la Secretaría como uno de los “órganos principales de las
Naciones Unidas”. Se compone de un Secretario General y del personal que requiera la Organización.

3.3.3.6.1. El Secretario General—Es nombrado por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad, y es el
más alto funcionario administrativo de la Organización. Desde 1961 la URSS había intentado convertir este puesto en
tripersonal, según su famosa formula de la “troika”, uno del bloque occidental, otro del bloque oriental y un tercero del
bloque neutralista: pero, al menos provisionalmente, se ha mantenido su carácter unipersonal.
El Secretario General actuará como tal en las sesiones de la Asamblea General, del Consejo de Seguridad, del Consejo
Económico y Social y del Consejo de Administración Fiduciaria. Desempeñará además, todas las otras funciones que
dichos órganos le encomienden. Debe presentar a la Asamblea un informe anual sobre los trabajos de la Organización, y
podrá llamar la atención del Consejo de Seguridad hacia cualquier asunto que, en su opinión, pueda poner en peligro la
paz y la seguridad internacionales.

El carácter de funcionario internacional del Secretario General queda reflejado perfectamente en la prohibición que se le
hace de recibir o solicitar instrucciones de gobiernos o de autoridades ajenas a la Organización. Para asegurar más su
independencia deberá abstenerse de actuar en cualquier forma que sea incompatible con ese carácter.

Por otra parte, los miembros de las Naciones Unidas deben compro meterse a respetar el carácter exclusivamente
internacional de las funciones del Secretario General y no tratar de influir sobre él en el desempeño de sus funciones.
Las personas que han ostentado el cargo de Secretario General hasta la fecha son: Trygve Lie (Noruega), del P de febrero
de 1946 al 10 de noviembre de 1952, en que presentó su renuncia; Dag Hammarskjold (Suecia), del 10 de abril de 1953 al
17 de septiembre de 1961, en que murió en un accidente de aviación, al servicio de las Naciones Unidas, en el Congo; y
desde el 3 de noviembre de 1961 actuaba como Secretario General en funciones U Thant (Birmania),que fue designado
Secretario General titular por la Asamblea General, el 20 de noviembre de 1962. Su mandato, que expiraba el día 3 de
noviembre de 1966, fue renovado para otro período, hasta el 31 de diciembre de 1971, fecha en que sería sucedido por el
austríaco Kurt Waldheim, reelegido en 1976 para un nuevo período, a cuya expiración, en diciembre de 1981, fue elegido
Secretario General el peruano José Pérez de Cuéllar, igualmente reelegido en 1986. Del 1 de enero de 1992 al 31 de
diciembre de 1996, el Secretario General era Boutros Boutros-Ghali. Desde el l de enero de 1997 ene el cargo Kofi Annan.

3.3.6.2 El personal de la Secretaría. Será nombrado por el Secretario General de acuerdo con las reglas establecidas por la
Asamblea General.

Se asignará permanentemente personal adecuado al Consejo Económico y Social, al Consejo de


Administración Fiduciaria y, según se requiera, a otros órganos de las Naciones Unidas. Todo este personal formará parte
de la Secretaría.

Al nombrar el personal deben tenerse en cuenta: 1) la necesidad de asegurar el más alto grado d eficiencia, competencia e
integridad, y 2) la conveniencia de contratar el personal de forma que haya la más amplia representación geográfica
posible.

La solución de los conflictos a que pueda dar lugar el incumplimiento de los contratos que ligan al personal de la
Secretaría con la Organización, corresponde al Tribunal Administrativo de las Naciones Unidas creado por la resolución
351 de la Asamblea General, el 24 de noviembre de 1949.
3.4 Los organismos especializados.—Según el Art. 57, “los distintos organismos especializados establecidos por acuerdos
intergubernamentales.., que tengan... atribuciones Internacionales.., relativas a materias de carácter económico, social,
cultural educativo, sanitario y otras conexas, serán vinculados con la Organización”. Actualmente, gran parte del trabajo de
las Naciones Unidas en las materias citadas es llevado a cabo por los organismos especializados, ligados a la Organización
a través del Consejo Económico y Social.

Los organismos especializados de las Naciones Unidas son:


3.4.1. La Organización Internacional del Trabajo (OIT). —Fue crea da en 1919, como institución autónoma asociada con la
SDN. El 14 de diciembre de 1946 pasó a ser organismo especializado de las Naciones Unidas. Su propósito es promover la
adopción de medidas destinadas a mejorar la condición de los trabajadores. Ofrece la característica interesante de que en
sus órganos representativos (la Conferencia Internacional del Trabajo, y el Consejo de Administración) Hay una triple
representación: de los gobiernos, de los obreros, y de los patronos, según la proporción de 50%, 25%, y 25%,
respectivamente. La sede está en Ginebra.

3.4.2. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), con sede en Roma, cuya triple
misión es: a) facilitar el intercambio de información respecto a estas materias de agricultura y alimentación; b) promover el
desarrollo de la agricultura en todos sus aspectos; c) facilitar asistencia técnica. Fue creada el 16 de octubre de 1945, y
pasó a ser organismo especializado de las Naciones Unidas el 14 de noviembre de 1946.

3.4.3 La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con sede en París.
Creada el 4 de noviembre de 1946, el 14 de diciembre pasó a ser organismo de las Naciones Unidas. Su finalidad es
“contribuir a la paz y a la seguridad promoviendo la colaboración entre las naciones a través de la ciencia, la educación y
la cultura”.
3.4.4 La Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), con sede en Montreal. Su origen lo encontramos en la
Conferencia de Chicago de 1944, y la convención que creaba esta organización entró en vigor el 4 de abril de 1947,
pasando el 13 de mayo siguiente a ser organismo de las Naciones Unidas. Su función es facilitar en todos los aspectos la
navegación aérea internacional de carácter civil.

3.4.5. y 3.4.6. El “Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento” y el “Fondo Monetario Internacional”, establecidos por
la “Conferencia Financiera y Monetaria de la Naciones Unidas” celebrado en Bretton Woods (EE.UU.) en julio de 1944, y
ligados a la ONU desde el 15 de noviembre de 1947. Ambos organismos tienen su sede en Washington, y sus funciones
son promover el desarrollo económico de los Estados, facilitando fondos y promoviendo las inversiones de capitales
extranjeros, al mismo tiempo que se asegura (por el Fondo Monetario Internacional) la estabilidad de los cambios.

3.4.7. y 3.4.8. La Corporación Financiera Internacional (CFI) es un organismo creado en virtud de una iniciativa del Banco
Internacional de Reconstrucción y Fomento, por un acuerdo que entró en vigor el 24 de julio de 1956 y, aunque está
íntimamente ligado al BANCO, constituye sin embargo una entidad jurídicamente independiente y sus fondos están
enteramente separados y son distintos de los del BANCO. Desde el 20 de febrero de 1957 pasó a ser organismo
especializado de las Naciones Unidas. Entre otras funciones tiene las de hacer inversiones en empresas privadas, asociada
a inversiones de capital privado, interno y extranjero, etc.

La Asociación Internacional de Fomento (AIF), fue creada en septiembre de 1960, con el fin de promover el desarrollo
económico, mediante la concesión de créditos en condiciones más favorables a las que normalmente se encuentran en el
mercado de capitales, a los países de menor desarrollo económico. Es una filial del BANCO.

Tanto la CFI como la AIF tienen sus sedes en Washington.


3.4.9. La Unión Postal Universal (UPU), con sede en Berna. Fue creada en el Primer Congreso Postal Universal, de Berna,
bajo el nombre de Unión Postal General, que fue cambiado por el actual en el Segundo Congreso Postal de París, de 1878.
Pasó a ser organismo especializado de las Naciones Unidas el 1º de julio de 1948, y su función es la de mejorar los
servicios postales, y promover en este campo el desarrollo de la cooperación internacional.
3.4.10. La Organización Mundial de la Salud (OMS), con sede en Ginebra; fue creada por una convención firmada en Nueva
York el 22 de julio de 1946, que entraría en vigor el 7 de abril de 1948. Desde el 10 de julio de 1948 es un organismo
especializado de las Naciones Unidas. Su finalidad es actuar como autoridad directora y coordinadora internacional, en
materia de salud, facilitando ayuda técnica, asistiendo a los gobiernos para mejorar sus servicios médicos, proponiendo
convenciones en las materias de su competencia, etc.

3.4.1.1. La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), con sede en Ginebra. El 9 de diciembre de 1932 se celebró en
Madrid una conferencia, adoptándose en ella una convención que entró en vigor el P de enero de l que tenía como fin
modificar las disposiciones de dos convenciones anteriores (Convención Telegráfica Internacional y la Convención
Radiotelegráfica Internacional) creando la Unión Internacional de Tele comunicaciones. En 1947, una nueva conferencia,
celebrada en Atlantic City, realizó una reorganización de la estructura de la Unión con el fin de adaptarla a las nuevas
necesidades de la técnica. En 1949 la UIT entró a formar parte de las Naciones Unidas como organismo especializado para
telecomunicaciones. Sus finalidades son las de promover la cooperación, el desarrollo y la armonización de las
disposiciones de los Estados en esta materia.

3.4.12. La Organización Meteorológica Mundial (OMM), con sede en Ginebra. Su antecedente directo es la Organización
Meteorológica Internacional fundada en una conferencia celebrada en Utrecht en 1878, que después tomaría la forma
actual en la Conferencia de Directores, de Washington (septiembre-octubre 1947).
Desde el 20 de diciembre de 1951 es un organismo especializado de la ONU, encargado de promover el intercambio de
información sobre el tiempo, y el desarrollo de la cooperación internacional y de la investigación en meteorología.

3.4.13. La Organización Marítima Internacional (OMI), que hasta el 22 de mayo de 1982 se denominaba Organización
Consultiva Marítima Intergubernamental (OCMI). En la fecha arriba indicada entraron en vigor las enmiendas adoptadas
por la Asamblea de la OCMI a su constitución, en noviembre de 1975. La sede está en Londres y con el nombre anterior
fue creada en la Conferencia Marítima de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar, celebrado en Ginebra en 1948, y
desde el 13 de enero de 1959 forma parte de las Naciones Unidas como organismo especializado. Este organismo tiene
como misión: a) intercambio de información entre los gobiernos sobre las materias de su competencia; b) hacer proyectos
de convenciones y acuerdos, para recomendarlos a los gobiernos, y convocar las conferencias que sea necesario; c)
facilitar un órgano de cooperación entre los gobiernos en las materias objeto de la organización. etc.

3.4.14. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), tiene la sede en Ginebra. Fue creada por la
Convención de Estocolmo del 14 de julio de 1967, en vigor desde el 26 de abril de 1970. Se convirtió; en organismo
especializado el 17 de diciembre de 1970. Su objetivo es el de facilitar la protección de la propiedad intelectual en el plano
universal, y en particular, la administración de las dos convenciones fundamentales: la de París, de 1883, para la
protección de la propiedad industrial, y la de Berna, de 1886, para la protección de las obras literarias y artísticas.

3.4.15. El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), cuya sede esta en Roma, fue creado por decisión adoptada en
una conferencia de 91 países, el 18 de junio de 1976. La convención base quedó abierta a la firma por el Secretario
General de la ONU, el 20 de diciembre de 1976, y entró en vigor el 30 de noviembre de 1977.
El propósito fundamental del FIDA es el de conseguir fondos para el desarrollo agrícola y rural (le países en vías de
desarrollo, de modo que se beneficie a las poblaciones más pobres.

3.4.16. La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI). Establecida en Viena, empezó siendo
un órgano de la Asamblea General, que fue evolucionando con el tiempo. Su constitución fue adoptada en una
conferencia celebrada en Viena, del 19 de marzo al 8 de abril de 1978, que entró en vigor el 16 de julio de 1982.El objeto
central de la ONUDI es promover el desarrollo, industrial de los países en vías de desarrollo, alentando la asistencia de los
países desarrollados, asistiendo a los en vías de desarrollo en el establecimiento y promoción de industrias, facilitando la
cooperación entre países desarrollados y en vías de desarrollo, etc.

3.4.17. y 3.4.18. Aunque no son organismos especializados, hay también que referirse al Organismo Internacional de
Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena, que funciona como organización intergubernamental autónoma, bajo la égida
de la ONU, para estudiar los usos pacíficos de la energía atómica, y al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y
Comercio (AGAAC también conocido como GATT), creado en 1947, y substituido por la Organización Mundial de
Comercio, desde el 1º de enero de 1995, con sede en Ginebra.

3.4.19. Organización Mundial de Turismo (OMT). Organización internacional intergubernamental, que se convirtió en
organismo especializado por decisión de la Asamblea General de la ONU, que el 7 de noviembre del 2003, ratificó un
acuerdo de la Asamblea General de la OMT del 20 de octubre anterior. Sus antecedentes se remontan a 1925, cuando fue
fundado en La Haya, el Congreso Internacional de Asociaciones de Tráfico Turístico, trasformado en Unión Internacional
de Organismos Oficiales de Turismo (UIOOT, o IUOTO) después de la II Guerra Mundial, trasladando su sede a Ginebra. Era
una organización internacional no gubernamental, de carácter técnico; pero en 1974 se convirtió en organización
gubernamental cambiando el nombre al actual y mudando su sede a Madrid en 1976.

Cuenta con 143 miembros y sus órganos principales son la Asamblea General, el Consejo Ejecutivo y una Secretaria
General.

3.5. Problemas actuales de la Organización de Naciones Unidas. Sin duda el más importante es el de la paralización de la
acción de la Organización como resultado del procedimiento de votación adoptado por el Consejo de Seguridad. A esto
se ha pretendido poner remedio con la creación de la Comisión Interina y con la adopción de la Asamblea de las
resoluciones “Unión Pro Paz”; sin embargo, dada la forma irregular en que tales medidas fueron tomadas, el problema
siguió en pie. Tanto una resolución adoptada por la Asamblea General el 13 de diciembre de 1946, recomendando a loa
miembros permanentes del Consejo de Seguridad que usasen con prudencia su derecho de veto, como otra
recomendación al Consejo adoptada por la Asamblea el 14 de abril de 1949 para que los miembros del Consejo
considerasen como de procedimiento treinta y cinco tipos de decisiones enumeradas en un anexo a la resolución, no
tuvieron ningún resultado positivo. Los acontecimientos políticos de 1989 y 1990 podrían cambiar profundamente a ala
organización.

La interpretación del artículo 17 (contribución a los gastos de la organización) y del 19 (sanciones por el incumplimiento
de las obligaciones del 17) ha planteado problemas muy interesantes y creado serias dificultades a la Organización en los
últimos años.

Otro de los problemas es el que se refiere a la creación de una fuerza militar para ser puesta a disposición de la
Organización, de forma que ésta pueda tomar medidas rápidas y eficaces cuando se presente una situación que amenace
la paz o la seguridad internacionales. También ha venido a añadirse la cuestión de la posible modificación del cargo de
Secretario General que debería ser sustituido, según los deseos del bloque oriental, por el triunvirato a que ya nos hemos
referido. Este último problema ya no se plantea.
En fin, y como consecuencia de la negativa de participar en los gastos que las acciones de policía de las Naciones Unidas
han ocasionado, se ha originado una grave crisis financiera que, si por el momento ha sido resuelta, pudiera significar en
el futuro un grave peligro para la Organización. En el terreno jurídico, la cuestión que se debatía era la de la correcta
interpretación del artículo 17 de la Carta que, como hemos señalado antes, la Corte Internacional de Justicia decidió en un
dictamen de 1962. En la década de 1990, el problema se volvió más agudo todavía, debido a que muchos países retenían
el pago de sus contribuciones normales, impidiendo a la organización hacer frente a sus obligaciones financieras.

En los últimos años ha accedido a la vida independiente una serie de nuevos países, muchos de ellos sumamente
minúsculos, como es el caso de Nauru (unos ocho mil habitantes), cuya escasez de recursos humanos y económicos
complica su participación plena en la Organización, y podría plantear serios problemas; pues podría ocurrir que, si en la
Asamblea General gozaran de igualdad de voto con los demás países, las cuestiones serían decididas por una parte
mínima de la población mundial, cosa que no es conveniente, ni desde el punto de vista democrático, ni desde l punto de
vista de la eficacia práctica. Se hace necesario, a causa de ello, la búsqueda de una solución que, permitiendo la
participación de alguna forma, de los países minúsculos (entre cincuenta y sesenta, podrían surgir a la vida independiente)
en los trabajos de la Organización, no eche sobre ellos cargas demasiado pesadas, ni les atribuya poderes superiores a lo
que ellos representan. La cuestión de estos microestados o miniestados está siendo estudiada por la Organización. [….]

1. EL SISTEMA ECONÓMICO INTERNACIONAL DE BRETTON WOODS Y SUS INSTITUCIONES


Después de la Segunda Guerra Mundial se plantea la necesidad de establecer las bases jurídicas internacionales que
debían regir la economía mundial de la posguerra, donde emergen países que dominan el nuevo escenario económico. En
1944, se creó ese nuevo régimen jurídico —económico multilateral basado en el sistema de Bretton Woods. Con el avance
progresivo de este sistema global, se pretendía la paz, la seguridad y la prosperidad en todos los Estados.

Para dotar de certidumbre y fortaleza al sistema recién concebido, se crearon dos organismos internacionales autónomos,
que tenían la tarea de establecer y monitorear las reglas necesarias para el progreso económico internacional, y así evitar,
conflictos económicos entre los Estados. Estas dos instituciones son el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.
328

1.1. El Banco Mundial

El Banco Mundial proporcionaba el financiamiento para la reconstrucción de una Europa destruida, quehacer necesario
para la reestructuración de todo sistema económico internacional, y el fomento para el desarrollo de esos pueblos, que en
buena parte resultó en beneficio de los países que proporcionaban el financiamiento.

El Banco Mundial ha sido la institución internacional que proporciona asistencia monetaria acompañada de asistencia
técnica, administrativa e institucional para todos aquellos países que no pueden acceder a capitales privados, de tal forma,
que la ayuda se quería concentrar en los países menos desarrollados del mundo. Dentro del mismo banco se creo una
agencia especial para la promoción del desarrollo, cuya función era servir como ventana de financiamiento para
proyectos de infraestructura y proyectos sociales de lucha contra la pobreza. 329

Actualmente, el Banco Mundial actúa como intermediario financiero atrayendo capital y fungiendo como garantía de las
inversiones directas en aquellos países que lo necesiten. Sin embargo su gestión ha merecido serios reproches.
1.2. El Fondo Monetario Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, fue concebido para ofrecer un marco normativo internacional que
facilite los intercambios de bienes, servicios y capitales entre los Estados, y monitorear que las reglas del sistema
financiero público y monetario de tipo de cambio fijo se cumplan, así como examinar el sistema de pagos multilaterales y
transferencias internacionales, mediante préstamos de corto plazo. Cuando el sistema de Bretton Woods, basado en tipos
de cambio fijos, se desplomó en 1972, la tarea del FMI fue mantener un sistema de tipo de cambio flexible, encargándose
directamente de corregir aquellos desequilibrios económicos al interior de los países originados por déficit en balanza de
pagos.

Para ser miembro del Banco Mundial y del FMI, se ha requerido la necesaria aportación monetaria, y de la cuantía
de la misma depende el sistema de votación, es decir, existe un sistema de voto ponderado.

En 1960 se creó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Esta Organización es básicamente
un foro de cooperación y coordinación económica y monetaria entre los Estados ni desarrollados de Occidente. México
ingresó en 1993. Estos Estados concentran más de la mitad de la producción mundial y m del 70 por ciento del comercio
internacional.
A partir de la crisis de la deuda en la década de los ochenta, que atacó fundamentalmente a los países en desarrollo, el
FMI y el Banco Mundial condicionan sus préstamos a aquellos países con deudas considerables.

1.3. Un nuevo enfoque de las instituciones económicas internacionales

En el proceso de creación de normas económicas internacionales, en el que fue fundamental la participación del Banco
Mundial y el FMI, la presencia de los países en desarrollo fue discreta, debido a que no tenían la capacidad económica y
política para influir en sus decisiones. Con el fin de la Guerra Fría, el Banco Mundial y el FMI han intentado asistir a los
países en desarrollo y a aquellos países pobres, específicamente los países del África subsahariana. A partir de 1995, ha
desempeñado el papel de facilitador de la inversión extranjera directa en los países en desarrollo en peores condiciones
económicas, además de seguir proporcionando una capacitación humana, técnica e institucional para atraer el capital
necesario y poder administrarlo de manera adecuada. Por su parte, el FMI ha orientado sus actividades para proporcionar
asistencia a los países en desarrollo, aunque su participación monetaria ha disminuido respecto de los bancos privados y
los nuevos canales estatales de asistencia bilateral y regional.

Estas dos instituciones han sido objeto de numerosas críticas debido a su limitada capacidad de respuesta y efectividad
ante las situaciones económicas y financieras de la década de los noventa, ya que no han logrado mejorar las situaciones
de los países que solicitan su ayuda. Estos países —incluido México— piden cada vez con la mayor insistencia la
reestructuración de dichos organismos y del sistema en su totalidad, aduciendo la imposición de fórmulas que pretenden
disciplinar el gasto pero al fin ocasionando graves tensiones sociales.
2. EL COMERCIO INTERNACIONAL

2.1. EL GATT

Para completar un sistema económico internacional integrado por el Banco Mundial y el FMI, era necesario crear un
organismo internacional que rigiera las relaciones comerciales: el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT).
Esta institución estableció un código normativo para liberalizar el comercio entre El GATT promovería el libre comercio
entre las naciones del mundo mediante el principio liberal de la división internacional del trabajo y las ventajas
comparativas derivadas de ella. Estas normas serían aplicables a todos los miembros de la comunidad internacional hayan
o no participado en el GATT, En la práctica, el GATT adquirió las características ele un Organismo internacional, pero
carecía de un CUCV constitucional sólido.

Para cumplir sus objetivos, el GATT aplicaría tres principios jurídicos principales:

— La cláusula de nación más favorecida. Esta es una práctica respetada por los Estados. Para lograr un comercio
internacional equitativo, todos los Estados serán tratados como nación más favorecida, con el objetivo tic crear relaciones
normales de manera permanente entre los Estados; esto es, si se garantiza una ventaja comercial a un Estado, esta misma
ventaja debe extenderse a todos los Estados participantes del GATT Esta cláusula lleva implícito el principio de
nodiscriminación.

— El principio de reciprocidad. Es aplicado en el ambiente comercial para que todos los acuerdos y tratados en la materia
sean mutuamente benéficos, y para generar una cascada ele apertura entre los miembros del GATT Esto es precisamente
lo que se negociaba en las diferentes rondas del organismo.

— Troto nacional. Este principio permite a los empresarios y productos extranjeros beneficiarse ele la legislación interna
de un país de la misma manera que los empresarios y productos nacionales.
A pesar de la tercia de principios jurídicos citada anteriormente que en teoría permite un comercio más equitativo, en
realidad están limitados por numerosas prácticas que exceptúan a determinados países de cumplir con estos requisitos.
Dichas prácticas se fundamentan en las cláusulas de seguridad para enfrentar la competencia de un producto
internacional, y las cláusulas para aminorar los impactos de los subsidios y prácticas desleales ejercidos por otros países. El
aspecto desventajoso de estas prácticas reside en que se aplican a discreción del país que quiere proteger su economía
interna. Esto es así, porque estos principios liberales pudieren entrar en conflicto con el principio de igualdad soberana de
los Estados y con la libertad de cada Estado para determinar sus políticas económicas.

El GATT trabajó mediante rondas multilaterales de negociación para reducir barreras arancelarias y otras barreras. Las
rondas más importantes fueron la Kennedy (1963-67), la Tokio (1973-79) y la Ronda Uruguay (1986-1994) que si bien ha
sido la más larga, también es la que mejores frutos ha dado. Los productos que regulaba el GATT consistían en su mayoría
en productos manufacturados; no incluyó productos agrícolas, textiles y materias primas, a pesar de que se realizaron
numerosos intentos por hacerlo. Esto fue sin duda un aspecto negativo para los países en desarrollo que son exportadores
en su mayoría de estos productos, y por tanto, no se vieron beneficiados de gran manera de la liberalización comercial
que llevaba a cabo el GATT.

El GATT representó varias ventajas como institución internacional promotora del comercio mundial, que se ven reforzadas
por la Organización Mundial de Comercio que le sucede en 1995. Tuvo el GA un carácter multilateral semi-—politico/
seimi— jurídico con un número creciente de miembros, flexibilidad, diferentes rondas de negociación, y una exitosa
reducción de aranceles que incrementó el volumen del comercio a nivel mundial. El GATT, a diferencia de la Organización
Mundial de Comercio, no contempló normas jurídicas efectivas para la solución de controversias, que protegieran
principal mente a los países en desarrollo (le las prácticas (desleales y perjudiciales de los países desarrollados, y a las que
torios los Estados pudieran tener acceso.
2.2 . La Organización Mundial del Comercio

Uno de los principales cambios impulsados por el fin de la Guerra Fría, y el proceso de globalización económica, es el
compromiso de la comunidad internacional por crear un orden jurídico económico más sólido, reflejado necesariamente
en la arena comercial. La Organización Mundial del Comercio (OMC) es el resultado más importante de la Ronda Uruguay
del GATT (1986-94), y se convierte en la institución permanente encargada de instaurar un régimen de comercio
internacional y multilateral cada vez más liberal, equitativo, y que satisfaga las demandas de todos los participantes de
esta rama de la economía internacional, con ambiciones universales de incluir pronto a China, India y Rusia. La OMC
uniforma las regulaciones y prácticas internacionales en la materia, y constituye un organismo normativo para el
intercambio no sólo de bienes sino también de servicios a nivel mundial, para lo cual institucionaliza las rondas Tokio y
Uruguay con órganos permanentes, y las incorpora en un solo cuerpo jurídico. El status legal de la OMC es comparable al
que poseen el FMI y el Banco Mundial, ya que posee un estatuto jurídico propio y crea vínculos normativos con los
Estados miembros, miembros que concentran más del 90 por ciento del comercio mundial. Por el momento, la OMC vive
el embate de grupos ambientales y sindicalistas que impugnan muchos de sus proyectos, tal como se reflejó en la Ronda
del Milenio en Seattle en 1999, en Davos, Suiza, y recientemente en Praga.

Dicha Organización tiene como funciones principales administrar los acuerdos comerciales que se celebren en su seno, ser
un foro de negociación comercial, manejar las controversias comerciales, monitorear las políticas nacionales para que
estén de acuerdo con las medidas adoptadas por la Organización y los acuerdos comerciales internacionales, ofrecer
asistencia técnica y humana para los países en desarrollo, y cooperar con otras organizaciones internacionales como el
FMI y el Banco Mundial.330 La OMC requiere del consenso para la toma de decisiones, lo que prolonga el avance de las
negociaciones pero permite el apoyo de todos los países. También contempla medidas especiales para los países en
desarrollo, permitiéndoles flexibilidad y tiempo para ajustarse a los requerimientos impuestos por la Organización,
medidas que anteriormente no estaban contempladas en el GATT. […]
Fichas Bibliográficas de los documentos

Ficha Documento

15.A. SEARA VÁZQUEZ, MODESTO

DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO


Porrúa, 20ª Edic. México, 2003

Págs. 135-164.

15. B. LÓPEZ, BASSOLS HERMILO,

DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO CONTEMPORÁNEO,


2a. Ed. ,Porrúa, México, 1998.

Pág. 232-237.