You are on page 1of 14

CATECISMO

EVANGÉLICO

Edición especial basada en el catecismo preparado por el


pastor Carlos H. Spurgeon (1855)
Introducción

Los beneficios de la enseñanza sistemática (de catequizar)


Por Richard Baxter

Richard Baxter fue el pastor y evangelista más destacado de la época puritana. Sus logros en el poblado de
Kidderminster fueron asombrosos. Inglaterra no había visto ningún ministerio parecido antes. El poblado tenía como
2000 habitantes y la mayoría eran ignorantes, groseros y viciosos. Pero después de la llegada de Baxter, la situación
cambió en forma dramática. El dijo: “Le agradó a Dios convertir a muchos... Incluso a familias enteras y en
numerosos grupos entraron a la iglesia”. Un siglo después, cuando George Whitefield visitó Kidderminster, escribió a
un amigo lo siguiente: “Fui grandemente animado al descubrir que un olor suave de la doctrina, las obras y la
disciplina del Señor Baxter, permanecían todavía en ese lugar”.
Baxter creía que la enseñanza era la tarea principal del ministro. También creía que los creyentes deberían acudir
regularmente a su pastor, en busca de consejo. Y que los ministros deberían catequizar regularmente a sus
congregaciones.

[Nota: El verbo catequizar viene del griego ‘katecheo’ que significa: ‘Enseñar en forma oral, informar e instruir’. Este
método de enseñanza (a través de preguntas y respuestas) fue usado por los judíos (vea Hech.18:25 y Rom.2:18).
La iglesia primitiva adoptó este método par enseñar a los recién convertidos en las verdades básicas del
cristianismo, como preparación para su bautismo. Varios catecismos fueron preparados en la época de la Reforma,
incluyendo los de Lutero y Calvino. El muy conocido Catecismo Menor de Westminster fue producido un poco antes
de que Baxter escribiera su libro del ‘Pastor Reformado’.]

La preocupación principal de Baxter era que la enseñanza personal debería ser proporcionada a todos y no
simplemente a los niños.
Baxter dijo lo siguiente: “Si Dios reformara a los ministros y los avivara a cumplir celosa y fielmente con sus deberes,
entonces, ciertamente el pueblo sería reformado y despertado. Todas las iglesias serán fortalecidas o debilitadas en
la misma medida en que el ministerio sea fuerte o débil”.

Doy gracias a Dios que El ha despertado a tantos pastores en la comprensión de esta


necesidad. El catequizar no es una idea controversial, ni tampoco nueva. La enseñanza basada
en un catecismo, es simplemente una forma más eficaz e intensiva de cuidar a las almas.
Seguramente cada pastor verdadero quiere ser más eficaz en su servicio para Cristo. Por lo
tanto, voy a listar algunos de los beneficios que le animarán en esta obra.

1. Creemos que traerá a los pecadores a Cristo, porque combina dos elementos esenciales
del evangelismo. Primero, el entendimiento tiene que ser iluminado y segundo, el corazón
tiene que ser cambiado por el poder de la verdad. La catequización es un método efectivo
para promover ambas cosas:

a. En su contenido, este método deja claro las enseñanzas más básicas y vitales de la
Escritura.
b. En su método, a través de enseñar a las personas individualmente, tendremos la
oportunidad de aplicar la verdad a sus corazones y conciencias.

Si la gente aprende las doctrinas en forma sistemática, entonces, es mucho más probable que
entenderán la verdad. Frecuentemente, la gente tiene dificultades para entender bien los
sermones. Cuando tenemos entrevistas personales con ellos, podemos averiguar cuánto han
entendido y ayudarles con sus dificultades y sus preguntas. Esto nos da una buena oportunidad
para aplicarles la Palabra de Dios en forma personal. Esto también nos ayuda a aplicar la
verdad a su propia situación, y puede ser un medio de gracia para cambiar su estilo de vida. Si
esto puede ser un medio para librar a muchas almas de las tinieblas, entonces, es digno de
todos nuestros esfuerzos. Debería ser un gran incentivo pensar del gozo que tendremos al
presentar estas almas, delante de Cristo en gloria. Cada verdadero ministro de Cristo anhela
profundamente que todos los elegidos sean llamados por el evangelio.

Recuerde que cuando usted habla con un incrédulo, pudiera ser el medio para traerlo a Cristo.
Entonces, los ángeles se regocijarán, Cristo mismo se regocijará, Satanás será echado fuera y
la familia de Dios será incrementada.

2. Esta obra fortalecerá la fe de los creyentes. Hay un orden definido para enseñar la verdad.
Usted no puede edificar sobre un fundamento erróneo. La gente debe estar bien enseñada en
las cosas fundamentales antes de que pueda progresar. Las enseñanzas básicas deberían
afectar la totalidad de sus vidas, fortaleciendo la obediencia y la resistencia a la tentación. Por
lo tanto, vale la pena animar a cada creyente a aprender las doctrinas sistemáticas de la
confesión de fe o nuestro catecismo.

3. Esta obra ayudará a las personas a recibir mayor beneficio de nuestra predicación. Aquellos
que están bien fundamentados en las doctrinas básicas, pueden seguir más fácilmente
nuestros argumentos y entender lo que estamos diciendo.

4. Esta obra ayudará la consejería personal, porque nos ayudará a cultivar buenas relaciones
con nuestro pueblo. Esto les hará más receptivos a nuestro ministerio. Si nosotros evitamos
este tipo de contacto regular y sistemático con nuestros miembros, esto sería un fuerte
impedimento a nuestro ministerio.

5. Este método es una forma excelente para descubrir la condición espiritual de cada persona.
Entonces sabremos mejor como predicarles y como orar por ellos. También nos capacitará para
ayudarles con sus dificultades y para vencer sus pecados más comunes.

6. Esta obra nos ayudará a identificar a aquellos que no están en condiciones para participar de
la cena del Señor. Esto nos ayudará a evitar los problemas que surgen si tratamos de
examinarlos específicamente para este propósito.

7. Esta es una buena forma para enseñar a la gente más claramente, el propósito del
ministerio. Muchos piensan que el ministerio consiste solamente de predicar, de administrar las
ordenanzas y visitar a los enfermos. Es lamentable que algunos ministros muy conocidos
limiten sus esfuerzos evangelísticos solo a la predicación. Frecuentemente, esto tiene muy
poco efecto, porque ellos descuidan el evangelismo personal. Esto es tan común, que muchos
ministros ya no consideran la obra personal como una parte de sus deberes. Sin embargo,
estoy seguro de que si algunos de nosotros comenzamos esta obra, esto pudiera por la gracia
de Dios, despertar a otros a su responsabilidad. ¿Qué pensaría usted de un doctor que solo
tratara a sus pacientes con un discurso sobre medicina? Un pastor necesita tratar tan personal
e individualmente con la gente, tal como lo hace un doctor.

8. Esta obra ayudará a la gente a entender sus deberes hacia sus pastores. Muchas personas
no se dan cuenta de que tienen el deber de acudir a nosotros para recibir ayuda con sus
problemas espirituales, sus dudas y sus tentaciones. Cuando nosotros les visitamos, ellos
pueden pensar que estamos entrometiéndonos o tratando de dominarles. Algunos cuestionan
nuestro derecho de amonestarles. No entienden bien que el Señor nos ha dado esta autoridad
para el beneficio de ellos. Si les rescatáramos de ahogarse o de una casa incendiada, entonces
¿Acaso cuestionarían nuestro derecho de ayudarles? Algunas personas consideran la
enseñanza personal y la catequización como algo nuevo y extraño. Pero si todos los ministros
perseveraran en este deber, entonces sería visto como algo normal, benéfico y aceptable.
Sería maravilloso si todos llegaran a considerar a su ministro como un consejero personal, y no
solo como un predicador. La diligencia en nuestra obra es la mejor manera para cambiar la
actitud de la gente.
9. Esta obra ayudará grandemente al trabajo futuro del ministerio. Las personas son criaturas
de hábitos. Tenemos que vencer mucha resistencia si queremos cambiar las costumbres
establecidas. Ahora es un buen tiempo, como nunca, para hacer los cambios necesarios con el
fin de reformar a la iglesia. Si nosotros no lo hacemos, será más difícil para la siguiente
generación. Entre más progreso que hagamos ahora, más fácil será para los que nos seguirán.
Que maravilloso si, por la gracia de Dios, nuestros esfuerzos de hoy resultaran en un gran
avance del evangelio en los días venideros.

10. Esta obra promoverá la religión familiar y un mejor uso de los domingos. Podemos animar a
los padres a enseñar a sus hijos el catecismo y a memorizar las Escrituras en el día del Señor.
Este sería un buen uso del tiempo que anteriormente se desperdiciaba. Enseñando a sus hijos,
los padres pueden también enseñarse a sí mismos.

11. Esta obra ayudará a los ministros a hacer un mejor uso de su tiempo. Cuando ellos
entiendan la gran tarea que tiene por delante, entonces comprenderán cuán poco tiempo tienen
para relajarse.

12. Esta obra nos traerá muchos beneficios personales. Estimulará nuestro crecimiento
espiritual y el hecho de haber cumplido con nuestro deber, nos confortará. Llamar al pueblo a
arrepentirse de sus pecados, nos ayudará a velar por nosotros mismos más cuidadosamente.
Hablar a otros acerca de los goces del cielo vivificará nuestros deseos por la gloria. Esta es una
forma mucho mejor para promover la santidad que aislarnos en un monasterio.

13. Esta obra resultará en que la gente no pierda tanto tiempo en asuntos triviales. Volviendo
sus pensamientos hacia las grandes doctrinas esenciales del cristianismo, les permitirá menos
tiempo para los asuntos que contribuyen muy poco a su crecimiento en la gracia.

14. Alcanzaremos a más personas con el evangelio. No todos serán convertidos, pero puesto
que más personas escucharán el evangelio, creemos que más serán convertidos bajo nuestro
ministerio. Los elegidos de Dios están esparcidos por todas partes del mundo y el evangelio es
el método para llamarlos. Un método sistemático de evangelismo personal es mucho mejor que
el mero hecho de hablar a las personas cuando se nos presente la oportunidad. Es más fácil
enfatizar la maldad del pecado y la necesidad de ser convertidos cuando planeamos reuniones
específicas para ese propósito.

15. Esto animará a otros ministros a comenzar con esta obra. Cuando ellos vean los beneficios
de esta obra, entonces serán animados a hacerlo ellos mismos. Muchos ministros piadosos son
tan escépticos acerca de las ventajas, como yo lo era. Cuando ellos vean que tan eficaz es
este medio para extender el reino de Cristo, entonces se animarán a comenzar. ¡No sería
maravilloso si cada pastor fiel comenzara a trabajar en esta obra!

16. Finalmente, esta obra es esencial para la reforma de la iglesia. Es un medio vital para
contestar las oraciones fervientes del pueblo de Dios y evitar los juicios divinos. Si esta obra es
descuidada la iglesia permanecerá en su pobre estado presente. ¿Cómo podemos decir que
vivimos para Cristo y nunca negarnos a nosotros mismos, ni esforzarnos grandemente para
servirle? ¿Acaso estamos pensando solamente acerca de un avivamiento que sea enviado por
Dios y no en una reforma en la cual nosotros tengamos que esforzarnos y trabajar? ¿Estamos
esperando que el Espíritu Santo convertirá miles de persona cada vez que prediquemos? ¿No
entiende usted que debe trabajar diligentemente en la predicación, en la obra de catequizar y
de enseñar sistemáticamente, no importando lo que le pudiera costar personalmente? ¿Acaso
no se ha percatado de que un avivamiento le traería una carga más grande de trabajo? Pocos
entienden cuan difícil es porque no han experimentado un avivamiento. Las dificultades y la
oposición que surgen durante estos tiempos, nos ponen a prueba hasta el extremo.

Cuando Dios envía un avivamiento, con frecuencia el resultado es muy diferente a nuestras
románticas expectativas. Muchos ministros piensan que un avivamiento les daría más
influencia y más seguridad financiera. Sin embargo, descubrirán que exige un trabajo más duro
y más humildad que nunca, y también el abandono de muchas presuposiciones falsas.

Catecismo Evangélico

Este Catecismo fue compilado por el pastor bautista inglés C.H. Spurgeon en 1855,
basándose en la Confesión Bautista de 1689 y en el Pequeño Catecismo Bautista.
Estas fueron sus palabras al publicar este documento para utilizarlo en su iglesia:
“Estoy convencido de que el uso de un buen Catecismo en todas nuestras familias será
de gran protección contra los crecientes errores de los tiempos, y por lo tanto he
compilado este pequeño manual basado en la Asamblea de Westminster y en los
Catecismos Bautistas, para el uso de mi propia congregación. Aquellos que lo utilicen
en sus familias o en sus clases tendrán que trabajar en explicar el sentido; pero las
palabras deben aprenderse de corazón, porque serán mejor entendidas con el paso de
los años.” C. H. Spurgeon.

1. ¿Cuál debe ser el propósito principal del hombre?


RESPUESTA: El propósito principal del hombre debe ser glorificar a Dios, (I
Colosenses 10.31) y disfrutar de Él para siempre. (Salmos 73.25,26)

2. ¿Cuál regla nos ha dado Dios para indicarnos cómo debemos glorificarle?
RESPUESTA: La Palabra de Dios, la cual está contenida en las Sagradas Escrituras
del Antiguo y Nuevo Testamento (Efesios 2.20, 2 Timoteo 3.26) es la única regla que
nos puede mostrar cómo glorificar a Dios y cómo disfrutar de Él (I Juan 1.3)

3. ¿Qué es lo principal que enseñan las Escrituras?


RESPUESTA: Las Escrituras enseñan principalmente lo que el hombre debe creer con
respecto a Dios, y qué es lo que Dios requiere del hombre (2 Timoteo 1.133,
Eclesiastés 12.13)

4. ¿Cómo es Dios?
RESPUESTA: Dios es Espíritu (Juan 4.24), infinito (Job 11.7), eterno (Salmos 90.2, I
Timoteo 1.17), e inmutable, es decir nunca cambia en su ser (Santiago 1.17), sabiduría
(Éxodo 3.14), poder (Salmos 147.5), santidad (Apocalipsis 4.8), justicia, bondad y
verdad (Éxodo 34.6,7)

5. ¿Cuántos Dioses hay?


RESPUESTA: Hay un solo Dios (Deuteronomio 6.4), el Dios vivo y verdadero
(Jeremías 10.10)

6. ¿Cuántas personas hay en la Divinidad?


RESPUESTA: El Dios único existe en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo, y estos tres son un solo Dios, estos tres tienen una misma esencia, son iguales
en poder y en gloria (I Juan 5.7, Mateo 28.19)

7. ¿Qué son los decretos de Dios?


RESPUESTA: Los decretos de Dios son su propósito eterno de acuerdo al consejo de
su propia voluntad, por medio de la cual Él ha ordenado todo lo que sucede y esto para
su propia gloria. (Efesios 1.11, 12)
8. ¿Cómo ejecuta Dios sus decretos?
RESPUESTA: Dios ejecuta sus decretos en las obras de la creación (Apocalipsis 4.11),
y por su providencia (Daniel 4.35)

9. ¿Qué es la obra de la creación?


RESPUESTA: La creación significa que Dios hizo todas las cosas (Génesis 1.1) de la
nada, por la Palabra de su poder (Hebreos 11.3), en seis días normales y consecutivos
(Éxodo 20.11), y todo lo hizo muy bueno (Génesis 1.31)

10. ¿Cómo creó Dios al hombre?


RESPUESTA: Dios creó al hombre, varón y hembra, a su propia imagen (Génesis
1.27), en conocimiento, justicia y santidad (Colosenses 3.10, Efesios 4.24) para que
dominara sobre las demás criaturas (Génesis 1.28)

11. ¿Cuáles son las obras de la providencia de Dios?


RESPUESTA: Las obras de la providencia de Dios se manifiestan en su santidad
(Salmos 145.17), sabiduría (Isaías 28.29), y todo poder (Hebreos 1.3) por medio del lo
cual preserva y gobierna todas sus criaturas, y todas sus acciones (Salmos 103.19,
Mateo 10.29)

12. ¿Cuál acto especial de providencia realizó Dios hacia el hombre en el estado en el
cual fue creado?
RESPUESTA: Cuándo Dios creó al hombre, entró en un pacto de vida con él, bajo la
condición de perfecta obediencia (Gálatas 3.12), prohibiéndole comer del fruto del árbol
de la ciencia del bien y del mal, so pena de muerte (Génesis 2.17)

13. ¿Continuaron nuestros padres en el estado en el cual fueron creados?


RESPUESTA: Nuestros que estaban en un estado de completa libertad (libre albedrío),
cayeron del estado en el cual fueron creados, al pecar contra Dios (Eclesiastés 7.29)
porque comieron del fruto prohibido (Génesis 3. 6-8).

14. ¿Qué es pecado?


RESPUESTA: Pecado es cualquier deseo o acción que transgreda la ley de Dios (I
Juan 3.4)

15. ¿Cayó toda la humanidad por causa de la transgresión de Adán?


RESPUESTA: El pacto que se hizo con Adán, le incluía no solo a él sino a su
posteridad, de modo que toda la humanidad que desciende de él, pecó en él, y cayó
con él cuando cometió la transgresión (I Colosenses 15.22, Romanos 5.12)

16. ¿En qué estado quedó la humanidad?


RESPUESTA: La caída del primer hombre llevó a la humanidad completa a un estado
de pecado y miseria. (Romanos 5.18)

17. ¿En qué consiste el estado pecaminoso en que cayó el hombre?


RESPUESTA: Este estado pecaminoso en que cayó el hombre, consiste en la culpa
por el primer pecado de Adán (Romanos 5.19), el deseo de la justicia original
(Romanos 3.10), y la corrupción de su naturaleza completa, lo cual comúnmente es
llamado el pecado original (Efesios 2.1, Salmos 51.5), así como todas las
transgresiones que proceden de él (Mateo 15.19)
18. ¿Cuál es la miseria del estado en que se encuentra la humanidad caída?
RESPUESTA: Toda la humanidad, por causa de su caída, perdió la comunión con Dios
(Génesis 3.8, 24), están bajo su ira y maldición (Efesios 2.3, Gálatas 3.10), y por esta
causa están atados a todas las miserias de esta vida, a la muerte misma, y a las penas
del infierno para siempre (Romanos 6.23, Mateo 25.41)

19. ¿Ha dejado Dios a toda la humanidad para que perezca en este estado de pecado
y miseria?
RESPUESTA: Dios eligió desde la eternidad, por su buena voluntad a algunos para
vida eterna (II Tesalonicenses 2.13), entró en un pacto de gracia para liberarlos del
estado de pecado y miseria, y traerlos al estado de salvación por medio de un Redentor
(Romanos 5.21)

20. ¿Quién es el Redentor de los elegidos de Dios?


RESPUESTA: El único Redentor de los escogidos de Dios es el Señor Jesucristo (I
Timoteo 2.5), quien siendo el eterno Hijo de Dios, se hizo hombre (Juan 1.14) y
continuó siendo Dios y hombre, teniendo dos naturalezas en una persona para siempre
(I Timoteo 3.16, Colosenses 2.9)

21. ¿De qué forma se hizo hombre el Hijo de Dios?


RESPUESTA: Cristo, el hijo de Dios, se hizo hombre al tomar un cuerpo verdadero
(Hebreos 2.14) y un alma racional (Mateo 26.38, Hebreos 4.15), siendo concebido por
el poder del Espíritu Santo en la Virgen María, y naciendo de ella (Lucas 1.31, 35) pero
sin pecado (Hebreos 7.26)

22. ¿Qué oficios realiza Cristo como nuestro Redentor?


RESPUESTA: Cristo como nuestro redentor realiza los oficios de profeta (Hechos
3.22), sacerdote (Hebreos 5.6) y rey (Salmos 2.6), ambos en su estado de humillación
y exaltación.

23. ¿Cómo realiza Cristo el oficio de Profeta?


RESPUESTA: Cristo realiza el oficio de Profeta, al revelarnos, por su Palabra, y
Espíritu, la voluntad de Dios para nuestra Salvación (Juan 1.18), (Juan 20.31), (Juan
14.26)

24. ¿Cómo realiza Cristo el oficio de Sacerdote?


RESPUESTA: Cristo realiza el oficio de Sacerdote, al ofrecerse a sí mismo una vez en
sacrificio para satisfacer la justicia divina (Hebreos 9.28), y reconciliarnos con Dios
(Hebreos 2.17) y también al interceder continuamente por nosotros (Hebreos 7.25)

25. ¿Cómo realiza Cristo el oficio de Rey?


RESPUESTA: Cristo realiza el oficio de Rey al someternos a sí mismo (Salmos 110.3),
al gobernarnos y defendernos (Mateo 2.6 I Corintios 15.25) y en refrenar y conquistar
todo esto y a nuestros enemigos.

26. ¿En qué consiste la humillación de Cristo?


RESPUESTA: La humillación de Cristo consistió en nacer, en una condición pobre
(Lucas 2.7), bajo la ley (Gálatas 4.4) sufriendo las miserias de esta vida (Isaías 53.3), la
ira de Dios (Mateo 27.46) y la muerte maldita de la cruz (Filipenses 2.8); en ser
sepultado, y estar bajo el poder de la muerte por un tiempo (Mateo 12.40)
27. ¿En qué consiste la exaltación de Cristo?
RESPUESTA: La exaltación de Cristo consiste en que se levantó de los muertos al
tercer día (I Corintios 15.4), que ascendió a los cielos, y se sentó a la derecha de Dios
el Padre (Marcos 16.19), y en que vendrá a juzgar al mundo en el último día (Hechos
17.31)

28. ¿Cómo somos hechos participantes de la redención comprada por Cristo?


RESPUESTA: Somos hechos participantes de la redención comprada por Cristo, por
medio de la aplicación eficaz que hace el Espíritu Santo en nosotros. (Juan 1.12, Tito
3.5,6)

29. ¿Cómo nos aplica el Espíritu la redención comprada por Cristo?


RESPUESTA: El Espíritu aplica en nosotros la redención comprada por Cristo, al obrar
en nosotros la fe (Efesios 2.8) y al unirnos a Cristo en nuestro llamado eficaz (Efesios
3.17)

30. ¿Qué es el llamado eficaz?


RESPUESTA: El llamado eficaz es la obra del Espíritu de Dios (II Timoteo 1.9) por
medio del cual nos convence de nuestro pecado y de nuestra miseria (Hechos 2.37),
nos alumbra el entendimiento en el conocimiento de Cristo (Hechos 26.18), y renueva
nuestra voluntad (Ezequiel 36.26), él nos persuade y nos habilita para venir libremente
a Cristo cuando se nos ofrece el evangelio (Juan 6.44,45)

31. ¿De cuáles beneficios en esta vida disfrutan aquellos que son eficazmente
llamados?
RESPUESTA: Los que reciben el llamado eficaz, participan en esta vida de la
justificación (Romanos 8.30), la adopción (Efesios .15), la santificación y varios otros
beneficios como resultado de esto (I Corintios 1.30)

32. ¿Qué es la justificación?


RESPUESTA: La justificación es un acto de la Gracia de Dios, donde Él perdona
nuestros pecados (Romanos 3.24, Efesios 1.7), y nos acepta como justos delante de Él
(II Corintios 5.21) solamente por la justicia de Cristo imputada a nosotros (Romanos
5.19), y se recibe solamente por medio de la fe (Gálatas 2.16, Filipenses 3.9)

33. ¿Qué es la adopción?


RESPUESTA: La adopción es la obra de la Gracia gratuita de Dios (I Juan 3.1) por
medio de la cual somos recibidos en el número de los hijos de Dios y por lo tanto
tenemos los derechos como hijos (Juan 1.12, Romanos 8.17)

34. ¿Qué es la santificación?


RESPUESTA: La santificación es la obra del Espíritu de Dios (II Tesalonicenses 2.13)
en la cual somos renovados completamente a la imagen de Dios (Efesios 4.24) y
somos capacitados para ir paulatinamente muriendo al pecado y viviendo para la
justicia (Romanos 6.11)

35. ¿Cuáles son los beneficios que en esta vida acompañan o fluyen de la justificación,
adopción y santificación?
RESPUESTA: Los beneficios que acompañan a la justificación son la seguridad del
amor de Dios (Romanos 5.1, 2,5), la paz de conciencia, el gozo en el Espíritu Santo
(Romanos 14.17), el crecimiento en la gracia, y la perseverancia hasta el fin
(Proverbios 4.18, I Juan 5.13, I Pedro 1.5)

36. ¿Cuáles beneficios reciben los creyentes en su muerte?


RESPUESTA: Las almas de los creyentes son en su muerte hechas perfectas en
santidad (Hebreos 12.23) y pasan inmediatamente a la gloria (Filipenses 1.23, II
Corintios 5.8, Lucas 23.43), y sus cuerpos, estando aún unidos a Cristo (I
Tesalonicenses 4.14) descansan en sus tumbas (Isaías 57.2) hasta el día de la
resurrección (Job 19.26)

37. ¿Cuáles beneficios reciben los creyentes en la resurrección?


RESPUESTA: En la resurrección, los creyentes son levantados en gloria (I Corintios
15.43), serán abiertamente reconocidos recompensados en el día del juicio (Mateo
10.32), y perfectamente bendecidos tanto en alma como en cuerpo en el completo gozo
de Dios (I Juan 3.2) por toda la eternidad (I Tesalonicenses 4.17)

38. ¿Qué ocurrirá a los impíos en su muerte?)


RESPUESTA: Las almas de los impíos serán lanzadas al tormento del infierno (Lucas
16.22-24), y sus cuerpos permanecerán en las tumbas hasta el día de la resurrección y
el juicio del gran día (Salmos 29.134)

39. ¿Qué ocurrirá a los impíos en el día del juicio?


RESPUESTA: El día del juicio los impíos serán levantados de sus tumbas, y serán
sentenciados, junto con sus almas, a indescriptibles tormentos con el diablo y sus
ángeles para siempre (Daniel 12.2, Juan 5.28,29, II Tesalonicenses 1.9, Mateo 25,41)

40. ¿Qué reveló Dios al hombre como regla de obediencia?


RESPUESTA: La regla que Dios reveló al hombre para obediencia es la ley moral
(Deuteronomio 10.4, Mateo 19.17) la cual se resume en los diez mandamientos.

41. ¿Cuál es el resumen de los diez mandamientos?


RESPUESTA: El resumen de los diez mandamientos es amar al Señor nuestro Dios
con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas, y con
toda nuestra mente; y a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22.37-40)

42. ¿Cuál es el primero de los diez mandamientos?


RESPUESTA: El primer mandamiento es, No tendrás dioses ajenos delante de mí.

43. ¿Qué se requiere en el primer mandamiento?


RESPUESTA: El primer mandamiento requiere que conozcamos (I Corintios 28.9), y
reconozcamos a Dios como el único y verdadero Dios, y que sea en verdad nuestro
Dios (Deuteronomio 26.17), y que le adoremos y le glorifiquemos como merece (Mateo
4.10)

44. ¿Cuál es el segundo mandamiento?


RESPUESTA: El segundo mandamiento es, “No te harás imagen ni ninguna
semejanza, de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo
de la tierra,: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás porque Yo soy Jehová tu Dios,
fuerte celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y
cuarta generación de los que me aborreces, y hago misericordia a millares, a los que
me aman y guardan mis mandamientos”
45. ¿De qué se trata el segundo mandamiento?
RESPUESTA: El segundo mandamiento nos manda que recibamos y observemos y
mantengamos puro todo lo que tiene que ver con la adoración y las ordenanzas que
Dios nos dio en Su Palabra. (Deuteronomio 32.46, Mateo 28.20, Deuteronomio 12.32)

46. ¿Qué se prohíbe en el segundo mandamiento?


RESPUESTA: El segundo mandamiento prohíbe adorar a Dios por medio de imágenes
(Deuteronomio 4.15,16), o de cualquier otra forma que no se nos ordene en Su Palabra
(Colosenses 2.18)

47. ¿Cuál es el tercer mandamiento?


RESPUESTA: El tercer mandamiento es, No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en
vano, porque no dará por inocente el Señor al que tomare su nombre en vano.

48. ¿Qué requiere el tercer mandamiento?


RESPUESTA: El tercer mandamiento requiere el uso santo y reverente de los nombres
de Dios (Salmos 29.2), títulos, atributos (Apocalipsis 15.3,4), sus ordenanzas
(Eclesiastés 5.1), Su Palabra (Salmos 138,2) y sus obras (Job 36,24, Deuteronomio
28.58,59)

49. ¿Cuál es el cuarto mandamiento?


RESPUESTA: El cuarto mandamiento es: Acuérdate del día de reposo para santificarlo.
Seis días trabajarás y harás toda tu obra; pero el séptimo día es reposo para Jehová tu
Dios: no harás en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo ni tu criada, ni tu
buey, ni tu asno, ni el extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días
hizo Jehová los Cielos y la tierra, el mar, y todo lo que están en ellos, y descansó el
séptimo día: por lo cual bendijo el Señor el día de reposo y lo santificó.

50. ¿Qué se requiere en el cuarto mandamiento?


RESPUESTA: El cuarto mandamiento requiere que separemos santos para Dios
aquellos tiempos que El ha mandado en Su Palabra, expresamente, uno de siete días,
para que sea un reposo santo dedicado a El. (Levítico 19.30, Deuteronomio 5.12)

51. ¿Cómo debe santificarse el día de reposo?


RESPUESTA: El día de reposo debe santificarse absteniéndose de trabajar, y de las
recreaciones permitidas en los otros días (Levítico 23.3), y tomando este tiempo para
participar en el ejercicio de adoración publica a Dios (Salmos 92.1,2 Isaías 58.13,14),
excepto por aquellas obras de necesidad y de misericordia (Mateo 12.11,12)

52. ¿Cuál es el quinto mandamiento?


RESPUESTA: El quinto mandamiento es: Honra a tu padre y a tu madre para que te
vaya bien en la tierra que Jehová tu Dios te da.

53. ¿Qué requiere el quinto mandamiento?


RESPUESTA: El quinto mandamiento requiere que preservemos el honor, y realicemos
nuestras obligaciones que tenemos según las diferentes posiciones y relaciones con
nuestros superiores (Efesios 5.21,22 Efesios 6.1,5 Romanos 13.1) inferiores (Efesios
6.9), o iguales (Romanos 12.10)

54. ¿Cuál es la razón que se agrega en el quinto mandamiento?


RESPUESTA: La razón que se agrega en el quinto mandamiento es la promesa de una
larga vida y de prosperidad – siempre que sea para servir a la gloria de Dios y para el
propio bien de todos los que guardan este mandamiento (Efesios 6.2,3)

55. ¿Cuál es el sexto mandamiento?


RESPUESTA: El sexto mandamiento es, No matarás.

56. ¿Qué se prohíbe en el sexto mandamiento?


RESPUESTA: El sexto mandamiento prohíbe el suicidio (Hechos 16.28), y el asesinato
(Génesis 9.6) o cualquier cosa que atente a esto (Proverbios 24.11.12)

57. ¿Cuál es el séptimo mandamiento?


RESPUESTA: El séptimo mandamiento es: No cometerás adulterio.

58. ¿Qué se prohíbe en el séptimo mandamiento?


RESPUESTA: El séptimo mandamiento prohíbe los pensamientos impuros (Mateo 5.28
Colosenses 4.6), las palabras sucias (Efesios 5.4 II Timoteo 2.22) y cualquier acción
impura (Efesios 5.3)

59. ¿Cuál es el octavo mandamiento?


RESPUESTA: El octavo mandamiento es: No hurtarás

60. ¿Qué prohíbe el octavo mandamiento?


RESPUESTA: El octavo mandamiento prohíbe cualquier cosa que reduzca
injustamente nuestros bienes o lo de nuestro prójimo. (I Timoteo 5.8, Proverbios 28.19
21.6) (Efesios 4.28)

61. ¿Cuál es el noveno mandamiento?


RESPUESTA: El noveno mandamiento es: No levantarás contra tu prójimo falso
testimonio.

62. ¿Qué requiere el noveno mandamiento?


RESPUESTA: El noveno mandamiento requiere que se mantenga y promueva la
verdad entre cada hombre (Zacarías 8.16) y de nuestra reputación (I Pedro 3.16
Hechos 25.10) y de la reputación de nuestro prójimo (3 Juan 1.12), especialmente al
servir de testigos (Proverbios 143.5,25)

63. ¿Cuál es el décimo mandamiento?


RESPUESTA: El décimo mandamiento es: No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su
mujer, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo

64. ¿Qué se prohíbe en el décimo mandamiento?


RESPUESTA: El décimo mandamiento prohíbe todo descontento con el estado en que
uno está (I Corintios 10.10), envidiar o codiciar cualquier bien de nuestro prójimo
(Gálatas 5.26), y toda emoción desordenada o afición a lo que es de nuestro prójimo
(Colosenses 3.5)

65. ¿Puede el hombre cumplir perfectamente los mandamientos de Dios?


RESPUESTA: Ningún hombre, desde la caída, es capaz en esta vida de cumplir
perfectamente los mandamientos de Dios (Eclesiastés 7.20), más bien diariamente los
quebranta en pensamiento (Génesis 8.21), palabra (Santiago 3.8) y obra (Santiago 3.2)
66. ¿Son todas las transgresiones a la ley igualmente dañinas?
RESPUESTA: Algunos pecados en sí mismos, y por razón de varias agravantes son
más abominables a los ojos de Dios que otros (Juan 19.11, I Juan 5.15)

67. ¿Qué merece cualquier pecado?


RESPUESTA: Todo pecado merece la ira y la maldición de Dios, tanto en esta vida
como en la venidera (Efesios 5.6 Salmos 11.6)

68. ¿Cómo podemos escapar de la ira y la maldición que nos causa el pecado?
RESPUESTA: Para escapar de la ira y la maldición de Dios por nuestros pecados,
debemos creer en el Señor Jesucristo (Juan 3.16), confiar solo en su sangre y en su
justicia. Esta fe produce arrepentimiento por nuestro pasado (Hechos 20.21) y nos
dirige hacia la santidad de vida.

69. ¿Qué es la fe en Jesucristo?


RESPUESTA: La Fe en Jesucristo es una gracia salvadora (Hebreos 10.39), por medio
de la cual recibimos (Juan 1.12) a Cristo y descansamos solamente en Él para la
salvación (Filipenses 3.9), conforme ha sido establecido en el evangelio (Isaías 33.22)

70. ¿Qué es arrepentimiento para vida?


RESPUESTA: Arrepentimiento para vida es una gracia salvadora (Hechos 11.18) por la
cual un pecador, al tener un verdadero dolor por sus pecados (Hechos 2.37) y al
abrazar la misericordia de Dios en Cristo (Joel 2.13), mira con odio su pecado y se
vuelve hacia Dios (Jeremías 31.18,19), con el firme propósito de luchar y ser obediente
(Salmos 119.59)

71. ¿Cuáles son los medios externos por medio de los cuales el Espíritu Santo nos
comunica los beneficios de la redención?
RESPUESTA: Los medios externos y ordinarios por medio de los cuales el Espíritu
Santo nos comunica los beneficios de la redención de Cristo, son la Palabra de Dios,
por medio de la cual las almas son engendradas para vida espiritual, el Bautismo, la
Cena del Señor, la Oración, y la Meditación, por medio de las cuales los creyentes son
edificados cada vez más en su santísima fe (Hechos 2.41,42 Santiago 1.18)

72. ¿Cómo es hecha eficaz la Palabra para Salvación?


RESPUESTA: El Espíritu Santo utiliza la lectura de la Palabra, pero sobre todo la
predicación de la Palabra como un medio efectivo para convencer y convertir a los
pecadores (Salmos 19.7) y para edificarlos en santidad y consuelo (I Tesalonisenses
1.6) por medio de la fe para salvación (Romanos 1.16)

73. ¿Cómo debe ser leída la Palabra y escuchada para que traiga salvación efectiva?
RESPUESTA: Para que la Palabra sea efectiva para salvación, debemos poner
atención y ser diligentes (Proverbios 8.34; I Pedro 2.1-2) y orar (Salmos 119.18).
Recibirla con fe (Hebreos 4.2), amarla (II Tesalonisenses 2.10) ponerla en nuestro
corazón (Salmos 119.11) y practicarla en nuestras vidas (Santiago 1.25)

74. ¿De qué forma son útiles el Bautismo y la Cena del Señor?
RESPUESTA: El Bautismo y la Cena del Señor se vuelven espiritualmente útiles, no en
virtud de ellos mismos, o en virtud de quien los administra (I Corintios 3.7, I Pedro
3.21), sino solamente por la bendición de Cristo (I Corintios 3.6) y por la labor del
Espíritu en aquellos que los reciben con fe (I Corintios 12.13)

75. ¿Qué es el Bautismo?


RESPUESTA: El Bautismo es una ordenanza del Nuevo Testamento, instituida por
Jesucristo (Mateo 28.29) para que sea como una señal a la persona que es bautizada
de su participación con Cristo, en su muerte, sepultura y resurrección (Romanos 6.3
Colosenses 2.12), de ser implantado en El (Gálatas 3.27), de perdón de pecados
(Marcos 1.4 Hechos 22.16) y de haberse rendido a Dios por medio de Cristo, para vivir
en vida nueva (Romanos 6.4,5)

76. ¿A quién se debe administrar el Bautismo?


RESPUESTA: El bautismo debe ser administrado a aquellos que en verdad profesan
arrepentimiento ante Dios (Hechos 2.38, Mateo 3.6, Marcos 16.16, Hechos 8.12,36,37
Hechos 10.47,48) y fe en Jesucristo, y a nadie más.

77. ¿Deben los bebés de los creyentes ser bautizados?


RESPUESTA: Los bebés hijos de los creyentes no deben ser bautizados, porque no
hay ningún mandamiento ni ejemplo en las Escrituras para hacerlo (Éxodo 23.13,
Proverbios 30.6)

78. ¿Cómo debe ser administrado el bautismo?


RESPUESTA: El bautismo correctamente administrado es por inmersión, sumergiendo
el cuerpo entero de la persona en el agua (Mateo 3.16 Juan 3.23) en el nombre del
Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, conforme con la institución de Cristo, y la práctica
de los apóstoles (Mateo 28.19,20) y no por aspersión o rociamiento de agua, o
sumergiendo alguna parte del cuerpo, según las tradiciones de los hombres (Juan 4.1,
Hechos 8.38,39)

79. ¿Cuál es el deber de aquel que es correctamente bautizado?


RESPUESTA: El deber de aquellos que son correctamente bautizados es de afiliarse a
una iglesia particular y ordenada de Cristo (Hechos 2.47 Hechos 9.26 I Pedro 2.5) para
que puedan andar en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor. (Lucas 1.6)

80. ¿Qué es la Cena del Señor?


RESPUESTA: La Cena del Señor es una ordenanza del Nuevo Testamento, instituida
por Jesucristo, en la cual, al dar y recibir pan y vino, de acuerdo con su mandato, se
hace memoria de su muerte (I Corintios 11.23-26), y los que la reciben dignamente son
hechos participantes del cuerpo y de la sangre del señor, pero no de una forma
corporal o carnal, sino por la fe, con todos sus beneficios, para su nutrición espiritual, y
crecimiento en la gracia (I Corintios 10.16)

81. ¿Qué se requiere del que es digno de recibir la Cena del Señor?
RESPUESTA: Es preciso que todos los que dignamente participan de la Cena del
Señor, que se examinen así mismos para discernir el cuerpo del Señor (I Corintios
11.28,29), en cuanto a su su fe para alimentarse de El, (II Corintios 13.5), en cuanto a
su arrepentimiento (I Corintios 11.31), amor (I Corintios 11.18,20), y nueva obediencia (I
Corintios 5.8), porque si participan indignamente, comen y beben juicio para sí mismos
(I Corintios 11.27-29)
82. ¿Qué se quiere decir con las palabras, hasta que Él venga, que utiliza el apóstol
Pablo en referencia a la Cena del Señor?
RESPUESTA: Esto nos enseña claramente que el Señor Jesucristo vendrá por
segunda vez, lo cual es el gozo y la esperanza de todos los creyentes (Hechos 1.11, I
Tesaloniceses 4.16)