You are on page 1of 2

HISTORIA DEL ACERO

No existe una fecha exacta del descubrimiento del acero ya que esta aleación fue
descubierta por casualidad al forjar hierro a altas temperaturas. Los primeros restos
arqueológicos datan del año 3000 a. C. en Egipto. Los primeros aceros fueron
descubiertos en el este de África en 1400 a. C.
Alrededor del siglo I a. C. la dinastía Han de China produjo acero a partir de hierro forjado
más hierro fundido. También apareció el método acero wootz en India y Sri Lanka
alrededor de los años 300 a. C. se empleaba horno y se soplaba viento a través de
monzones, muy parecido al ahora llamado Acero Damasco.
En la edad antigua el acero era utilizado en las herramientas y la fabricación de armas.
Viajando en el tiempo, en la edad media, la dinastía Song de China empleó dos técnicas;
el método Barganesco, que producía acero de baja calidad por no ser homogéneo y el
precursor del método Bessemer que no empleaba carbón y sometía al hierro a
enfriamientos abruptos. Además, se creó el acero crisol que consistía en elevar y
disminuir la temperatura para que se endurezca.
Uno de los métodos más conocidos y muchos piensan que fue el primero es el de Bosmey,
que consistía en fundir hierro juntos a sus óxidos en una chimenea, se empleaba arrabio
que es hierro extraído del horno más soplo de aire a presión.
La era de Hierro empezó en el siglo XII donde se empezó a fabricar espadas y armaduras,
sin embargo los herreros producían acero en bajas cantidades. Luego ya en la edad
moderna se descubrió la templabilidad que determina la penetración de la dureza desde
la superficie hacia el núcleo del acero y dependía de la composición química del acero, el
diámetro, temperatura del temple y la velocidad de enfriamiento. Ya en 1740 Benjamin
Huntsman fundía acero cementado en crisoles, ahora llamado acero de crisol.
El año de 1948 se empleó el proceso de oxígeno básico L-D que usaba oxígeno en lugar
de aire y en 1950 se usaba el proceso de colada continua que generaba una rápida
elaboración de láminas de acero. Años después, en 1956, uno de los personajes más
representativos al hablar de la historia del acero, el ingeniero Henry Bessemer, creó un
método que llevaría su nombre. Él empleaba hierro que contenga fósforo y azufre, de esta
manera lograba producir acero en altas cantidades. Lamentablemente se necesitaba
demasiado hierro en este proceso lo que impulsó a Carl Wilhelm Siemens a la producción
de esta aleación a partir de la descarburación y fundición de hierro dulce más óxidos de
este metal. Siemens es reconocido además por ser el primero en usar la electricidad para
calentar los hornos de acero denominados, hornos de arco eléctricos.
En la era del acero el mayor productor fue Gran Bretaña. Y cada vez más cerca de la
actualidad, en Norteamérica el acero fue indispensable en la construcción de ferrocarriles,
puentes y barcos. También aparece el conocido Acero Inoxidable que se emplea en varias
obras de ingeniería.
Ahora el acero es indispensable especialmente en la construcción, la fabricación de
herramientas, utensilios, equipos mecánicos, partes de electrodomésticos y máquinas
industriales. Esta aleación es usada en diversos ámbitos de la ingeniería como en la
construcción de camiones y de maquinaria para la agricultura; las construcciones
ferroviarias, la industria de armas, sobre todo en el armamento pesado, vehículos
blindados y acorazados.
En la ingeniería civil el acero es utilizado para las estructuras de viviendas comunes y
gran parte en los edificios modernos. También se usa para armar el hormigón, reforzar
los cimientos, transportar agua y lo más importante sirve para formar el armazón de los
edificios.