You are on page 1of 9

¿Qué es Misión y visión?

Los conceptos de Misión y Visión refieren de manera general al planteo


de objetivos que una persona o grupo pueden intentar alcanzar. Ambos
conceptos son medios para lograr alcanzar un estado que se considera
deseable.

MISIÓN:
La misión es el motivo o la razón de ser por parte de una organización, una
empresa o una institución. Este motivo se enfoca en el presente, es decir,
es la actividad que justifica lo que el grupo o el individuo está haciendo en
un momento dado.

Por ejemplo:
 “Su misión como funcionario es administrar correctamente los
recursos estatales”.
 “La misión de la compañía es mejorar la calidad de los automóviles”.

La misión de una empresa depende de la actividad que la organización


realice, así como del entorno en el que se encuentra y de los recursos de
los que dispone. Si se trata de una empresa, la misión dependerá del tipo
de negocio del que se trate, de las necesidades de la población en ese
momento dado y la situación del mercado.

VISIÓN:
La visión de una empresa, por otro lado, se refiere a una imagen que la
organización plantea a largo plazo sobre cómo espera que sea su futuro,
una expectativa ideal de lo que espera que ocurra. La visión debe ser
realista pero puede ser ambiciosa, su función es guiar y motivar al grupo
para continuar con el trabajo.

Por ejemplo:
 “Su visión como funcionario es encontrar una manera novedosa y
eficiente de administrar los recursos estatales”.
 “La visión de la compañía es convertirse en la productora de
automóviles de mejor calidad del mercado local”.

La visión depende de la situación presente, de las posibilidades materiales


presentes y futuras tal y como las perciba la organización, de los eventos
inesperados que puedan ocurrir y de la propia misión que ya se haya
plateado.

Ambos conceptos juegan un papel importante como aspectos psicológicos


y organizativos en cualquier estrategia a largo plazo, sea esta empresarial,
política, personal, etc.

Una vez que se tiene un objetivo determinado, ambos conceptos


permiten situarse en el presente (misión) y proyectarse hacia el futuro
(visión) desde el plano racional, ya que permite vincular medios y fines, y
también desde el emocional, ya que permite inspirar e incentivar a actuar
incluso en situaciones desfavorables.

Deben formularse conjuntamente, ya que es importante que


sean coherentes entre sí, y que prevean las situaciones que pueden
ocurrir dentro del plazo propuesto. No debe olvidarse que ambas son
parte de una estrategia, y sirven al propósito de realizar un mismo
objetivo.

Por ejemplo:

Si una gran compañía de tecnología de punta planea crecer y expandirse,


puede plantearse como Misión el proveer a los clientes de tecnología de
punta manteniendo el liderazgo en el área.

Esto permite organizar los recursos de la empresa para asegurarse de que


se mantenga la calidad de sus productos (a través del control de calidad,
de la capacitación y formación de sus empleados, de estudiar la situación
del mercado y de las demás empresas, etc).
Pero la Visión pensada hacia el futuro debe tener en cuenta que en el área
de la tecnología, el desarrollo científico y técnico puede volver obsoletas
las tecnologías que la empresa produce en pocos años, por lo que
una visión realista y coherente con su misión sería alcanzar el liderazgo en
la innovación tecnológica, que le permita no solo seguir siendo una
empresa líder, sino adaptarse rápidamente a cualquier cambio que pueda
haber en el plano tecnológico.

DIFERENCIAS ENTRE VISIÓN Y MISIÓN:


La misión es el principal motivo o razón de existencia de una organización,
definida en forma precisa y con carácter factible. Es el camino a través del
cual los líderes de la empresa u organización harán realidad la gran visión.

La misión debe contener la siguiente información, no en futuro sino en


presente:

 ¿A qué se dedica la organización?


 ¿Quién es el destinatario de sus productos/servicios?
 ¿Qué quiere hacer? ¿De qué forma ayudará a sus clientes?

(*) Algunos autores afirman que además deberá identificar hacia dónde se
dirige la empresa, y cómo será la misma en los años siguientes.

A diferencia de la misión, la visión es más una proyección a futuro,


las aspiraciones de la organización, de carácter utópico, y más genérica
que la misión, lo que la hace menos precisa y menos concreta.

La visión marca una meta final de hacia dónde quiere llegar la


organización en el futuro. Si bien la misión y la visión se definen de forma
diferente, ambas deben necesariamente estar relacionadas y ser
consecuentes.

Por ejemplo, la visión de una empresa tecnológica puede ser la de


revolucionar las tecnologías de comunicaciones para mejorar la calidad de
vida de las personas, algo que seguramente nunca vaya a concluir.
Ejemplo: Misión y visión corporativa de Apple
Misión de Apple: Contribuir a mejorar la vida de nuestros clientes,
modificando sus formas de trabajar, de aprender y de comunicarse, a
través de delicados productos de cómputo personal e innovadores
servicios.

Visión de Apple: Mejorar la calidad de vida de nuestros clientes, a través


de tres pilares: profesionalismo, tecnología y trayectoria, para lograr ser
reconocidos como la empresa líder en tecnologías de información,
comunicación y entretenimiento.

¿CUÁL ES LA VISIÓN Y MISIÓN DE UNA EMPRESA?

En el presente artículo, se incluye una breve descripción del significado


(aplicado a empresas y organizaciones) de los términos misión y visión, las
diferencias que tienen conceptualmente entre ambos y el caso en el que
se fusionan o equivalen a lo mismo.
Esto, con la finalidad de brindar una básica pero útil referencia a todos
aquellos empresarios o ejecutivos que se encuentran en la delicada tarea
de elaborar un plan estratégico para su empresa u organización.
MISIÓN:
La misión es el motivo, propósito, fin o razón de ser de la existencia de una
empresa u organización porque define:
1) Lo que pretende cumplir en su entorno o sistema social en el que
actúa.
2) Lo que pretende hacer.
3) El para quién lo va a hacer, y es influenciada en momentos
concretos por algunos elementos como: la historia de la
organización, las preferencias de la gerencia y/o de los propietarios,
los factores externos o del entorno, los recursos disponibles, y sus
capacidades distintivas.
Complementando ésta definición, citamos un concepto de los autores
Thompson y Strickland que dice: "Lo que una compañía trata de hacer en
la actualidad por sus clientes a menudo se califica como la misión de la
compañía. Una exposición de la misma a menudo es útil para ponderar el
negocio en el cual se encuentra la compañía y las necesidades de los
clientes a quienes trata de servir"

Visión:
Para Jack Fleitman, en el mundo empresarial, la visión se define como el
camino al cual se dirige la empresa a largo plazo y sirve de rumbo y
aliciente para orientar las decisiones estratégicas de crecimiento junto a
las de competitividad.
Según Arthur Thompson y A. J. Strickland, el simple hecho de establecer
con claridad lo que está haciendo el día de hoy no dice nada del futuro de
la compañía, ni incorpora el sentido de un cambio necesario y de una
dirección a largo plazo. Hay un imperativo administrativo todavía mayor,
el de considerar qué deberá hacer la compañía para satisfacer las
necesidades de sus clientes el día de mañana y cómo deberá evolucionar
la configuración de negocios para que pueda crecer y prosperar. Por
consiguiente, los administradores están obligados a ver más allá del
negocio actual y pensar estratégicamente en el impacto de las nuevas
tecnologías, de las necesidades y expectativas cambiantes de los clientes,
de la aparición de nuevas condiciones del mercado y competitivas, etc...
Deben hacer algunas consideraciones fundamentales acerca de hacia
dónde quieren llevar a la compañía y desarrollar una visión de la clase de
empresa en la cual creen que se debe convertir.

Fusión de Misión y Visión:


Dentro de las múltiples posibilidades que se pueden dar al momento de
elaborar una exposición de misión y visión, está la de tener ambas
fusionadas, por ejemplo, en una sola declaración de misión.
Acerca de ésta afirmación, los autores Thompson y Strickland mencionan
que en caso de que la exposición de la misión de una compañía no solo
establezca una diferenciación clara del negocio actual, sino que también
indique hacia dónde se dirige la compañía y en qué se convertirá en los
años próximos, conlleva a que los conceptos de la misión de la compañía
(o exposición de la misión) y la visión estratégica se fusionen; en otras
palabras, una visión estratégica y una misión del negocio orientadas hacia
el futuro equivalen esencialmente a lo mismo.
VISIÓN Y MISIÓN EN UNA PERSONA:

La misión y la visión personal, en campos como la psicología o el


coaching, son dos de las piezas fundamentales para la obtención de una
buena vida. Mientras que la mayoría de las personas se centran en la
satisfacción a corto plazo, aquellos que elaboran su misión y visión
personal suelen alcanzar un mayor grado de felicidad.

Los conceptos de misión y visión surgieron por primera vez en el mundo


de las empresas, donde los dirigentes de las mismas los utilizaban para
aprovechar al máximo los recursos de sus compañías y conseguir cumplir
todas sus metas. Sin embargo, en tiempos recientes estos dos conceptos
han comenzado a aplicarse al terreno personal.

¿Qué es una misión personal?

Una misión personal es una declaración sobre la clase de personas en las


que nos queremos convertir. Al contrario que una meta, que tan solo se
encarga de definir un objetivo concreto que esperamos alcanzar, la misión
tiene que ver con nuestros valores y con todo aquello que consideramos
importante.

¿Cómo hacer una misión personal?

Como puedes ver, las dos misiones anteriores son completamente distintas
la una de la otra. Esto se debe a que cada persona tiene unas preferencias,
creencias y valores que le llevarán a tener un propósito distinto en su vida.

Existen varias herramientas para encontrar tu misión personal, pero la más


poderosa es hacerte las preguntas adecuadas. Veamos cómo.
Preguntas para encontrar tu misión

Anthony Robbins, uno de los mejores coach del mundo, dice que la calidad
de nuestra vida depende de las preguntas que nos hagamos.

Esto es especialmente cierto en el caso de encontrar una misión pero, ¿qué


tipo de preguntas puedes usar para este propósito? A continuación
encontrarás algunos ejemplos.

– Si supieras que hagas lo que hagas vas a tener la aceptación de todo el


mundo, ¿a qué dedicarías tu vida?

– Si supieras que no puedes fallar, ¿qué querrías conseguir?

– ¿Qué harías si el dinero y el tiempo no fueran un problema?

– ¿De qué manera puedes impactar en el mundo o en tu propia vida de


manera positiva?

Estas preguntas, junto con una profunda reflexión y autoconocimiento, te


ayudarán a descubrir cuál es tu misión personal.

¿Qué es una visión personal?

Pasemos ahora a la visión. Al contrario que la misión, la visión consiste en


un estado deseado que se quiere alcanzar en el futuro. En este sentido,
tiene mucho más que ver con las metas tradicionales que la misión; pero
engloba mucho más que éstas.

Para entenderla, se puede ver la visión como la forma en la que vivirías tu


vida si consiguieras todas y cada una de tus metas.

Su utilidad radica en que, una vez que tienes claro cuál es el objetivo final,
es mucho más sencillo descubrir los pasos a dar para llegar hasta este.
¿Cómo hacer una visión personal?

La mejor forma de descubrir tu visión personal es preguntarte cómo sería


un día perfecto para ti. Este ejercicio te permitirá descubrir qué ocurriría en
tu vida una vez que hubieses alcanzado todas tus metas, y te clarificará el
resultado final que deseas obtener con tus esfuerzos.

Algunas de las preguntas que debes hacerte al realizar este ejercicio son las
siguientes:

-¿A qué dedicarías tu tiempo?

-¿Con quién estarías?

-¿De qué manera conseguirías dinero?

-¿Dónde te gustaría vivir?

Conclusión

Descubrir tu misión y tu visión personal puede serte de mucha ayuda para


clarificar exactamente qué quieres conseguir en tu vida y cómo puedes
llegar hasta ello. Con los recursos de este artículo, ya estás mucho más
cerca de clarificar ambos componentes de tu vida.