You are on page 1of 12

Que es la literatura infantil

La literatura infantil forma parte de la vida del niño y ocupa un lugar


imprescindible en el proceso de la formación integral del individuo. La literatura
infantil es una respuesta a las necesidades del niño. Tiene como objeto
sensibilizarlo y como medio la capacidad creadora y lúdica del lenguaje. Más allá
de cualquier otra finalidad estrechamente formativa, su función primaria es
puramente estética, la de promover en el niño el gusto por la belleza de la
palabra, el deleite ante la creación del mundo de ficción. El niño participa de las
creaciones imaginarias de una realidad que le son brindadas en las creaciones
literarias.

La literatura infantil, en la mayoría de las ocasiones, se vale de los juegos de


palabras, los cuales requieren agudeza de pensamiento y es por esto que se
cree que el desarrollar este tipo de actividades ayuda a mantener una mente más
activa, ya que, con el juego, se van perfeccionando cada vez más estas
cualidades.

2. El juego: procedimiento didáctico para la educación literaria inicial.

El medio fundamental para una vivencia placentera de la literatura es el juego,


debido a la naturaleza eminentemente lúdica del niño.

El juego físico, con su integración de la psicomotricidad y la diversión que


proporciona, se ofrece como cauce idóneo de la palabra estética.

El juego dramático, integrador de todos los recursos expresivos, medio


globalizador de la expresión corporal, lingüística, plástica y musical, es uno de
los caminos más atractivos e inéditos de la Literatura Infantil.

Y, por supuesto, el juego verbal, muchas veces asociado al juego físico y al juego
dramático. La palabra adquiere en el juego realización, plasmación en algo más
tangible que el mero signo, y el descubrimiento de nuevas relaciones y
sensaciones estimula la creatividad.

Así, los juegos de raíz literaria, muchos de procedencia extraescolar, contribuyen


a la iniciación literaria desde una experiencia lúdica. Por su parte, la capacidad
creadora de muchos autores actuales consigue que en un considerable número
de libros para niños el juego adquiera perspectivas nuevas. (Cervera, 1985).

En el primer plano, el juego debe estar presente cuando el niño oye los cuentos,
los cuenta a su vez, canta canciones y las juega con el movimiento y la rima,
acierta adivinanzas, dice retahílas y trabalenguas, maneja los títeres, practica el
juego dramático

En el tercer plano, se toman los libros como juguetes. La literatura infantil actual
proporciona innumerables textos que ofrecen variadísimas propuestas para
jugar. Existen aquellos que atraen la atención sobre el libro mismo (imágenes
móviles, hologramas, tamaños gigantes o miniaturas, juegos mixtos de palabra
e imagen, juegos paralelos al texto, etc.); los hay que persiguen la vivencia del
texto mediante la propuesta de juegos dramáticos, ritmo, dibujos o
representaciones plásticas, etc., o la motivación para una fabulación libre o
paralela. También aquellos otros que incluyen juegos de adivinar, juegos
verbales, trabalenguas, rompecabezas, crucigramas, etc., donde las estrategias
del juego consisten en plantear una dificultad y estimular la operación que la
resuelve: descubrir, completar, adivinar, ampliar.

3. Pero, ¿qué es juego?

EL JUEGO: es un concepto muy difícil de definir. Quizás es más fácil reconocerlo


que definirlo. Sin embargo, se puede decir que es una actividad espontánea y
placentera en la cual el niño recrea y transforma la realidad, trayendo su
experiencia interna y haciéndola dialogar con el mundo exterior en la cual
participa.
El Juego es uno de los aspectos esenciales del crecimiento, favorece el
desarrollo de habilidades mentales, sociales y físicas; es el medio natural por el
cual los niños expresan sus sentimientos, miedos, cariños y fantasías de un
modo espontáneo y placentero. Así mismo sienta las bases para el trabajo
escolar y para adquirir las capacidades necesarias en etapas posteriores de la
vida.

El juego le permite al niño conocer su mundo, descubrir su cuerpo, conocer a


otras personas y relacionarse con éstas, desarrollar su vocabulario e imitar roles
de adultos. El juego es un medio primordial en el aprendizaje de los niños de
nivel inicial.

En el niño la importancia del juego se centra en el hecho de que constituye una


actividad importante para él, pues por medio de éste reproduce e imita las
actividades cotidianas. “El juego es acción, es armar, discutir, atrapar, correr.”
Por medio del juego lo niños obtienen conocimiento de sí mismos, del ambiente
y comunicación, por ejemplo:

 Conocimiento sobre su propio cuerpo


 Descubrimiento de sus sentidos
 Respeto de su propio cuerpo
 Cuidado de su cuerpo
 Adquisición de las nociones espacio – temporales
 Estímulo a su curiosidad
 Expresión de lo que siente y necesita
 Desarrollo en su lengua oral y escrita
 Razonamientos y uso del lenguaje matemático.

4. Desde esta perspectiva… ¿Qué beneficios ofrece la literatura infantil a


la niñez?
 Conocer los valores, ya que cada personaje representa la honestidad, el
respeto, el bien o el mal.
 Recibir información nueva y enriquece su vocabulario.
 Favorecer la imaginación y creatividad.
 Cultivar la sensibilidad y lo acerca al hábito de la lectura.
Gracias a la lengua, es posible relacionarse, dialogar e incluso resolver
problemas.

Conociendo la importancia que tiene el lenguaje en el desarrollo de la persona


¿qué se puede hacer desde el Nivel Inicial para que los niños y niñas
enriquezcan su lenguaje, deseen pensar, comunicarse y aprender? Se debe
brindar la oportunidad de experimentar placer mientras se instruye, esto se
puede lograr de muchas maneras, una de ellas es permitiéndoles que
desarrollen su capacidad de expresión y por ende aumenten su vocabulario.

Para lograr este propósito la educadora debe leerles bastante, narrarles


cuentos, realizar juegos de adivinanzas, trabalenguas, reciten poemas alusivos
a fiestas y celebraciones locales.

La literatura es de hecho uno de los pilares de la educación inicial (0 a 6


años), es decir que la literatura infantil es considerada uno de los ejes
fundamentales para el desarrollo de los niños y niñas.

La Literatura infantil comprende juegos con el lenguaje, como: poesía,


dramatización, rimas, canciones, pequeños versos, fábulas, trabalenguas,
adivinanzas, rondas.

La Literatura infantil es importante porque ayuda a la formación ética y estética


del niño y la niña, lo que le servirá para el resto de toda su vida. Es un medio
de enriquecimiento del vocabulario, desarrolla la personalidad a través de los
valores implícitos.

Además, es importante porque permite:

 Atrapar la atención de los niños


 Jugar con la lengua materna
 Potenciar la imaginación
 Desarrollar el lenguaje
 Estimular la curiosidad
 Expresión oral
 Crear hábitos
 Despertar la sensibilidad artística
 Estimular el pensamiento
 Asociar ideas
 Despertar la capacidad expresiva
 Educar la capacidad auditiva

5. Recomendaciones para trabajar la Literatura infantil en el Nivel Inicial:


 Tomar en cuenta la edad, desarrollo y contexto de niños y niñas al
seleccionar: poesías, adivinanzas trabalenguas, u otros textos.
 Seleccionar textos breves, que no produzcan tensión, temor o tristeza, ni
esfuerzos largos de reflexión. Hay que permitir que los niños y niñas se rían
diviertan.
 Respetar el interés y necesidades de los niños y niñas.
 Orientar la organización del grupo: tanto en pequeños grupos, en grandes
grupos, en tríos, pares, etc.
 Generar un ambiente cálido, acogedor, de alegría, optimismo, respeto y
comprensión a cada uno de los niños y niñas, a fin de que no se sienta
observado, ni mucho menos criticado.
 Involucrarse en las actividades y juegos educativos que realizan los niños y
niñas, trasmitiéndoles entusiasmo, energía y mucha afectividad.

El mundo de la literatura no sería nada si no recordáramos a aquellos que nos


han precedido o a aquellos que escribieron los cuentos a nuestros padres para
dormir. Por eso rendimos dedicatorias en forma de biografías breves y
originales semblanzas, dirigidas a los autores de cuentos infantiles de todos
los tiempos, dueños de las mejores y más bonitas historias.
Te proponemos celebrar el aniversario de numerosos escritores importantes,
así como el origen de sus obras más conocidas, o simplemente, cariñosos y
merecidos homenajes a una vida de trabajo dedicada a la literatura y la
infancia. Además, periódicamente, nos gusta sacar a la luz y/o reivindicar
determinadas biografías de escritores (a menudo femeninas), que son muy
importantes para la literatura, y que por circunstancias, permanecen algo
ocultas en nuestro acervo cultural. Rafael Alberti, Gloria Fuertes, Michael Ende,
Louisa May Alcott…son sólo algunos de los nombres de escritores que ya
podéis encontrar en esta sección. ¡Descúbrelos!.
IMPORTANCIA DE LA LITERATURA INFANTIL
La infancia es una etapa donde la fantasía y la realidad se funden. Los niños
están abiertos al mundo y lo maravilloso se puede vivir en el
simple movimiento de un globo de colores que se acerca a las nubes. Lo más
sencillo puede estar impregnado de magia. Algo así sucede con las historias
fantásticas, los cuentos antes de irse a la cama, las fábulas con animales; en
pocas palabras, con la literatura infantil. Algunos eruditos han considerado la
literatura para niños como un género menor, una especie de segunda división
de las letras. Esta etiqueta es un error clásico entre los adultos que se han
olvidado de la energía pura del mundo infantil.
El niño, desde pequeño, debe acostumbrarse a buscar entretenimiento en los
libros de cuentos y poesías, y en los trabajos intelectuales según su estadio.
"Existe mucha evidencia para demostrar que las familias que le dan
importancia a la lectura, escritura, y a la forma de hablar, ofreciendo amplias y
calurosas oportunidades para la lectura de libros de cuentos, tienden a crear
hijos que desde muy temprano son niños competentes en la lectura. Es fácil ver
por qué es esencial que las familias y los demás encargados del cuidado de los
niños, se esmeren en crear un ambiente donde se goce de las lecturas y donde
se compartan los libros cortos y familiares tienen mucho atractivo para los
niños. El ritmo y la repetición de los poemas para infantes, por ejemplo, hacen
que los niños sientan como si las palabras y los sonidos fueran sus amigos.
Conforme leen una y otra vez sus libros favoritos, se desarrolla otro paso
importante, el de juntar el sonido de la palabra con la palabra escrita. Los
ritmos y los sonidos que los niños gozan cuando son infantes llevan consigo un
valor mayor de alegría: les ayuda a construir su sensibilidad hacia los fonemas,
un conocimiento crítico en el aprendizaje de la lectura
Las culturas antiguas nunca dedicaron espacios propios a los niños, pues lo
que querían es que pasaran a ser adultos cuanto antes. Por eso, la relación de
los niños con la literatura antes de la invención de la imprenta no fue muy
distinta de la relación que tuvieron con ella los adultos. Todavía en la Edad
Media no se pensaba que los niños fuesen distintos a los adultos; de hecho, el
niño no era un elemento esencial de la vida familiar y aprendía –cuando le era
posible– al mismo tiempo que los adultos. Es impensable, pues, la existencia
de lecturas para ellos que no fueran las de los mayores; al contrario, parecían
suficientes los libros escritos para el público general, sobre todo aquellos en los
que primaban los elementos fantásticos (fábulas o cuentos), y también las
composiciones de la tradición oral, con toda su riqueza y diversidad,
particularmente la canción que acompañan determinados juegos.
La literatura infantil es un recurso de aprendizaje esencial para fomentar en
los niños mucho más que el amor por las letras. Ten presente que la literatura,
al igual que el cine, tiene una relación directa con la propia vida. Por esta
razón, utilizando el recurso del libro, ofreces al niño la posibilidad de que
reflexione sobre ideas y situaciones que se producen en la propia rutina.
Existen ideas presentes de un modo universal en la literatura infantil, una de las
más habituales es el valor de la amistad.

Beneficios de la literatura para niños


A través del entretenimiento de la literatura, el niño mejora su comprensión
lectora al tener una mayor riqueza de vocabulario. Gracias a esta mayor
comprensión, también asimila de un modo más profundo el mensaje de un
texto. Además, muchos libros infantiles también están ilustrados por fotografías
que suman una información visual.

Los libros son un medio de transmisión de valores: es un regalo que puedes


hacer a tu hijo para motivarle a crear una pequeña biblioteca personal. De este
modo, también fomentas en él el valor del libro como un tesoro que es un
estímulo de la imaginación, un amigo que ofrece compañía en momentos de
soledad y un bien que también puede ser compartido. Por ejemplo, el niño
puede prestar a un amigo un libro que le ha gustado.

Uno de los hábitos más importantes en educación es que vayas con tu hijo a
la biblioteca para elegir nuevas lecturas. En ese caso, puedes leerle el resumen
del libro para explicarle parte del contenido y que él elija qué libro prefiere
llevar. Si eres profesor, fomenta el amor por la lectura en la clase a través de la
recomendación de propuestas infantiles.

La sociedad evoluciona, los recursos tic avanzan y, sin embargo, existen


elementos que permanecen. Y uno de ellos es la literatura infantil que se
convierte en una experiencia de vida puesto que cualquier adulto recuerda con
cariño aquel libro que le dejó una huella especial en su niñez. La importancia
atemporal de la literatura infantil queda de manifiesto en el valor del cuento
como recurso educativo que vincula una historia con una moraleja a modo de
lección práctica.

Además, otro de los puntos por los que es muy positivo que regales a tu hijo un
libro, sin esperar a que llegue su cumpleaños, es que los libros de temática
infantil están escritos en un tono y tipo de lenguaje que se ajusta a la
comprensión y desarrollo del lector. Mientras que otras formas de
entretenimiento fomentan la pasividad, por el contrario, la lectura incrementa el
espíritu proactivo del lector que obtiene sus propias conclusiones. La literatura
nutre al niño desde distintos puntos de vista: lingüístico, cultural, afectivo,
psicológico y social.

A través de los personajes de las historias infantiles, tu hijo tiene la posibilidad


de extraer modelos de comportamiento gracias a los ejemplos que visualiza en
la trama. Acompaña a tu hijo durante sus momentos de lectura para comentar
juntos la historia.
La mayoría de los libros infantiles tienen final feliz. Pese a que como adulto
eres consciente de que, en la vida, no todo es de color de rosa, resulta muy
saludable que tu hijo sienta que vive en un entorno de seguridad.
CUENTOS

EL ENANO SALTARÍN

Hace mucho tiempo, existió un rey que gustaba de dar largos paseos por el
bosque. Un buen día, y cansado de tanto cabalgar, el monarca llegó a una
humilde casita entre los árboles. En aquel lugar, vivía un agricultor con su hija
joven, la cual rápidamente se ganó la admiración del rey por su belleza.

“Mi hija no solo es bella, sino que también tiene un don especial” – alardeaba el
campesino. Cuando el rey le preguntó de qué se trataba, el anciano respondió
que la muchacha era capaz de convertir en oro la paja seca con el uso de una
rueca. “Genial, la llevaré conmigo al palacio” – gritó entonces el rey.

Al llegar al enorme castillo, el monarca condujo a la joven doncella hacia una


habitación donde se encontraba una rueca rodeada de paja. “A la mañana
siguiente vendré a ver si es verdad que puedes convertir todo esto en oro. Si me
engañas, tú y tu padre sufrirán las consecuencias por haberme mentido”.

Al no saber qué hacer, la pobre muchacha se desplomó en el suelo y se puso a


llorar hasta la llegada de la noche. Entonces, cuando dieron exactamente las doce
en el reloj, apareció por una de las ventanas, un enano narizón que prometió
ayudarla.

“Si me regalas tu collar, convertiré toda esta paja en oro” – dijo el enano con una
voz suave, y sin pensarlo dos veces, la hermosa joven le entregó su collar a la
criatura, y esta se dispuso a hilar la rueca con toda la paja de la habitación. A la
mañana siguiente, el rey abrió la puerta y quedó boquiabierto de ver que,
efectivamente, toda la paja había sido convertida en oro.

Cegado por su ambición, el rey tomó a la muchacha por las manos y la llevó hacia
otra habitación mucho más grande que la anterior. Enormes bultos de paja se
extendían hasta el techo. “Ahora debes hacer lo mismo en esta habitación. Si no
lo haces, verás las consecuencias de tu engaño”, le dijo el monarca antes de cerrar
la puerta.

La suerte de la muchacha no había cambiado, y tan nerviosa se puso que se


tumbó en el suelo a llorar desconsoladamente. A las doce en punto de la noche,
apareció nuevamente el enano narizón que la había ayudado. “Si me das esa
sortija que brilla en tus dedos, te ayudaré a convertir toda esta paja en oro”, le
dijo la criatura a la muchacha, y esta no dudo un segundo en cumplir su parte del
trato.

Para sorpresa del rey, cuando regresó a la mañana siguiente, la habitación se


encontraba repleta de hilos de oro, y fue tanta su avaricia, que decidió casarse
entonces con la pobre muchacha, pero a cambio debía repetir el acto mágico una
vez más.

Tan triste se puso aquella joven, que no tuvo más remedio que echarse a llorar
durante toda la noche. Como era costumbre, el enano narizón apareció entonces
a las doce de la noche y acercándose lentamente a la muchacha le dijo: “No llores
más, hermosa. Te ayudaré con el rey, pero deberás entregarme algo a cambio”.

“No tengo más joyas que darte”, exclamó la muchacha con pesadumbre, pero el
enano le pidió entonces una cosa mucho más importante: “Cuando nazca tu
primer hijo, deberás entregármelo sin dudar. ¿Aceptas?”. La princesa no tuvo que
pensarlo mucho, y tal como había prometido el enano, convirtió toda la paja de
la habitación en oro usando la rueca.

En las primeras horas de la mañana siguiente, el rey apareció como de costumbre,


y al ver que era más rico aún gracias a la muchacha, ordenó a sus súbditos que
preparan un banquete de bodas gigante para casarse de inmediato.

Al cabo de un año, el rey y la nueva reina tuvieron su primer hijo, y aunque la


muchacha había olvidado por completo la promesa del enano narizón, este
apareció una buena noche en la ventana de su alcoba. “He venido a llevarme lo
prometido. Entrégame a tu hijo como acordamos”, susurró el enano entre risas.
“Por favor, criatura. No te lleves lo que más amo en este mundo”, suplicó la reina
arrodillada, “te daré todo lo que desees, montañas de oro, mares de plata, todo
porque dejes a mi hijo en paz”.

Pero el enano no se dejó convencer, y tanta fue la insistencia de la muchacha que


finalmente, la criatura le dijo: “Sólo hay un modo de que puedas romper la
promesa, y es el siguiente: dentro de tres noches vendré nuevamente a buscarte,
si para ese entonces adivinas mi nombre, te dejaré en paz”. Y dicho aquello se
desapareció al instante.

La reina, decidió entonces averiguar por todos los medios el nombre de aquella
criatura, por lo que mandó a sus guardias a todos los rincones del mundo y les
ordenó que no volvieran si no traían una respuesta. Tras dos días y dos noches,
apareció uno de los guardias, contando la historia de un enano que había visto
caminando por el bosque, mientras cantaba lo siguiente:
“Soy un duende maldito,

Inteligente como yo, nunca encontrarán

Mañana me llevaré al niño

Y el nombre de Rumpelstiltskin, jamás adivinarán”

Así pudo saber la reina el nombre del enano narizón, y cuando se apareció en la
noche le dijo: “Tu nombre es Rumpelstiltskin”. Entre gritos y lamentos, el enano
comenzó a dar saltos enfurecidos por toda la habitación, y tanto fue su enfado,
que saltando y saltando llegó al borde del balcón y se cayó en el foso del castillo,
quedando atrapado allí para siempre.

EL GANSO DE ORO
Érase una vez, un anciano leñador que tenía tres hijos. El más pequeño de los tres
se llamaba “Tontín”, y sus hermanos lo despreciaban porque era muy lento para
el trabajo.

Un buen día, mientras el más grande y fuerte de los hijos del leñador se
encontraba talando en el bosque, apareció de repente un anciano vestido con
harapos que suplicaba por un sorbo de agua y un poco de comida.

“De mi parte no recibirás nada, anciano inútil. Apártate” – le gritó el jovenzuelo y


continuó su trabajo talando los árboles. Entonces, el hombre canoso le lanzó una
maldición y desde lo alto cayó una rama pesada que fue a parar a la cabeza del
joven leñador.

Al llegar a casa, adolorido y triste, el más grande de los hijos del leñador le contó
lo sucedido al hermano mediano, y este salió camino hacia el bosque para
continuar con el trabajo. Horas después, apareció en el mismo lugar el débil
anciano, y al pedir por un poco de comida y un sorbo de agua, el muchacho le
respondió:

“No le daré nada, viejo decrépito. Apártese a un lado”. Y nuevamente, el hombre


canoso lanzó una maldición sobre el muchacho, quien recibió un fuerte golpe en
la cabeza por una rama desprendida de los árboles.

Con tan mala suerte, el hermano mediano regresó a casa y como no quedaba
nadie para trabajar, Tontín decidió terminar de talar los árboles, y partió a toda
velocidad hacia el bosque. Al llegar al lugar, el anciano apareció entre los árboles
para pedir un poco de agua y comida, pero Tontín no lo pensó dos veces y aceptó
compartir su comida con aquel hombre debilucho. Para recompensarlo, el
anciano le regaló nada menos que un ganso de oro.

Alegre por su regalo, Tontín partió hacia la cabaña para reunirse con su padre y
sus hermanos, pero como era de noche, decidió refugiarse en una pequeña
posada en el medio del bosque. En aquel lugar, vivía un posadero con sus tres
hijas, las cuales, al ver llegar a Tontín con su ganso de oro quisieron aprovecharse
y robar las plumas de oro del animal.

La mayor de las muchachas, esperó entonces a que Tontín se quedara dormido,


y entró en el cuarto sigilosamente buscando el ganso de oro. Sin embargo,
cuando por fin puso sus manos sobre el animal, quedó pegada
irremediablemente a él sin poder escapar. Así lo hicieron las otras dos hermanas,
quedando pegadas una detrás de la otra.

A la mañana siguiente, Tontín emprendió su camino de regreso a casa, sin darse


cuenta que las muchachas se arrastraban con él, pegadas al ganso de oro.
Durante el trayecto, un granjero quiso ayudarlas, pero este también quedó
pegado al animal sin poder zafarse. La esposa del pobre hombre decidió entonces
hacer algo por su marido, pero tan pronto lo tocó se quedó enganchada de la
fila.

El perro de la esposa, al ver a su ama arrastrándose por el suelo, trató de ayudarla


agarrándola por los tobillos, pero tanto el pobre animal, como el gato de la granja
y tres pollitos quedaron inútilmente pegados, justo detrás de la mujer, el granjero
y las tres hijas del posadero.

Con el paso del tiempo, aquella extraña caravana llegó a la ciudad, donde el rey
tenía una hija que nunca había podido reír. Tanta era la amargura del rey que
ofreció la mano de la princesa a cualquier ser humano que fuera capaz de hacerla
reír. Para suerte de Tontín, la triste muchacha se encontraba en ese momento

descansando en su alcoba, y al ver aquella fila de personas y animales


arrastrándose por el suelo, estalló en miles de carcajadas, por lo que el rey no
tuvo más remedio que casarla con el atontado muchacho.

Así fue que, en poco tiempo, Tontín logró casarse con la princesa para comenzar
a vivir una vida llena de alegría y felicidad.