You are on page 1of 34

El carácter moral del voluntariado

The moral character of volunteering


ANTONIO ARIÑO VILLARROYA
Universitat de València - Estudi General
antonio.arino@uv.es

RAFAEL CASTELLÓ COGOLLOS


Universitat de València - Estudi General
rafael.castello@uv.es

RESUMEN

Este artículo se propone explorar si las personas afiliadas a organizaciones no lucrativas,


no sólo presentan un perfil sociodemográfico distinto de la media poblacional, sino tam-
bién uno relativo al carácter moral. Para ello utiliza datos de la Encuesta Mundial de Va-
lores, referidos a la Comunidad Valenciana; define y operativiza el concepto de carácter
moral; extrae sus componentes principales mediante un análisis factorial y verifica que exis-
ten diferencias significativas tanto en las distintas categorías construidas (población afilia-
da, población afiliada a organizaciones de voluntariado, población que realiza trabajo vo-
luntario en general o en asociaciones de voluntariado) como entre distintos tipos de
asociaciones.

Palabras clave: ONG, asociacionismo, afiliación, voluntariado, perfil social, carácter moral.

ABSTRACT

This paper tries to explore if members of non profit-making organizations display a diffe-
rent moral —as well as socio-demographical— profile from the average of the population.
To do so, data from World Values Survey regarding the Comunidad Valenciana will be analy-
sed. The paper will also define the concept of «moral character» and work with it, extracting
its main elements through a factor analysis in order to verify significant differences between
both the different constructed categories (such as affiliated population, population affiliated
to volunteer organizations, population who does volunteer work in general or in volunteer
associations) and the different types of associations.

Keywords: NGO, associate membership, affiliation, volunteering, social profile, moral cha-
racter.

RES nº 8 (2007) pp. 25-58


Desde enfoques y perspectivas diferentes, en los últimos tiempos, se asiste a una
revalorización del asociacionismo en general y del voluntariado en particular.
Para enfatizar su relevancia y su novedad histórica se habla de su estructuración
como Tercer Sector o como economía de la solidaridad (Salamon y Anheier,
1996); para subrayar su trascendencia política se sostiene que en este sector se
manifiesta una nueva forma de ciudadanía y una renovación de la participación
cívica, en un contexto de crisis de las formas políticas tradicionales (Barthélemy,
2000); para recalcar su importancia social se lo toma como una forma básica de
capital social que dota de autonomía y robustez a la sociedad civil (Putnam, 2000;
Fukuyama, 2000). Desde Tocqueville, numerosos estudios han exaltado las virtu-
des benéficas del asociacionismo para la salud democrática de las sociedades con-
temporáneas 1.
En lógica consecuencia, también han proliferado las tentativas de medir, con-
tar y pesar su alcance e incidencia, el perfil de los asociados, las motivaciones que
les llevan a elegir esta forma de participación, así como los tipos y modalidades
de implicación existentes. Pese a las numerosas mediciones realizadas en distintos
países y en diferentes momentos, todavía no se ha logrado obtener resultados re-
lativamente similares que garanticen la fiabilidad de los registros, debido, al me-
nos en parte, a las divergencias existentes en los diseños de cuestionarios y en las
técnicas aplicadas para la explotación de los datos.
Sin embargo, algunos resultados (sobre la ordenación de países en función de
las tasas de asociacionismo y sobre los rasgos básicos del perfil social de los aso-
ciados) parecen gozar de cierta unanimidad: «la edad y la educación —como di-
cen Curtis, Grabb y Baer— tienen mucho impacto sobre la implicación asociativa»
(1992: 147).
En nuestra investigación queremos ir más allá de la medición de la tasa de
asociacionismo y de los rasgos determinantes del perfil social modal de los aso-
ciados. Queremos plantearnos la cuestión relativa al carácter moral de los aso-
ciados y de los voluntarios. Y queremos hacerlo a partir de un estudio concreto
con el fin de poner a prueba un instrumento de análisis que pueda ser generali-
zado posteriormente. Para ello, disponemos de una fuente especialmente valiosa
como es la Encuesta Mundial de Valores, cuya última ola ha sido realizada en la
Comunidad Valenciana en junio de 2000 a una población muestral de 1.500 per-
sonas.
Nuestra propuesta tiene un enfoque similar al estudio realizado en Canadá por
P. B. Reed y L. K. Selbee (2000). Estos investigadores, tomando como fuente la

1
Una línea distinta de investigación ha tratado de ser más cautelosa. Así Mosse ha mostrado la
contribución del asociacionismo germánico del XIX al ascenso del nacionalsocialismo; Nina Eliasoph
sostiene que las asociaciones han contribuido a una evaporación de lo político en EEUU (Avoiding
Politics: How Americans Produce Apathy in Everyday Life, Cambridge University Press, 1998; véase
también, M. Barthélemy, Associations: Un nouvel âge de la participation?, Presses de Sciences Po, 2000;
editado en castellano en 2003 por Tirant lo Blanch, València).
28 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

Canadian National Survey of Giving, Volunteering and Participating (1997) 2, se pro-


pusieron averiguar cuáles eran las características que diferenciaban a los indivi-
duos que contribuían con tiempo y esfuerzo al trabajo voluntario de quienes no
lo hacían. Para ello, aplicaron un análisis multivariable a una amplia base de da-
tos, usando un extenso número de variables (en concreto, 47). La respuesta a la
pregunta de si se distinguían los voluntarios de quienes no practicaban volunta-
riado resultó ser afirmativa con reservas, ya que únicamente un rasgo, la partici-
pación cívica, se hallaba presente en la mayoría de los 30 subgrupos construidos:
«Los voluntarios activos son individuos que no sólo contribuyen con tiempo per-
sonal a las organizaciones comunitarias y caritativas, sino que también están com-
prometidos en otras vías como miembros y participantes» (2000: 576). Un volun-
tario activo en Canadá, según concluyen los citados investigadores, es una persona
que se compromete no sólo a hacer voluntariado, sino también a «otras formas de
ayuda, contribución y participación, especialmente a través de las organizaciones
religiosas; tiene hijos menores de 17 años viviendo en un hogar cuyo tamaño es
superior a la media; pertenece a una religión distinta al catolicismo; tiene una ocu-
pación y un nivel educativo por encima de la media; ha estado comprometido en
actividades cívicas cuando era joven; experimenta un sentido de satisfacción y con-
trol de su vida y un sentido de responsabilidad personal o interés por los asuntos
cívicos» (2000: 587). Estos hallazgos, pues, pueden dar soporte o sugerir la exis-
tencia de un síndrome de la personalidad altruista.
Nuestra propuesta parte de una hipótesis similar: la existencia de un carácter
moral distintivo de los asociados y de los voluntarios. Pero también cabe añadir,
de inmediato, una segunda hipótesis: que dada la heterogeneidad de las fuentes de
la sociabilidad formal y de la solidaridad organizada (Ariño, Castelló y Llopis,
2001), es altamente probable que se den diferencias internas entre los distintos ti-
pos de los asociados y de los voluntarios, porque asociacionismo y voluntariado
son heterogéneos, diversos y plurales no sólo en los tipos de organizaciones, sino
también en los bienes que éstas producen, en la estructura y tamaño de sus re-
cursos, en sus formas de intervención y en el perfil y carácter moral de sus afilia-
dos y voluntarios 3.
Dado este planteamiento, nuestra investigación requiere que primero se for-
malice y operacionalice el concepto de carácter moral. Así lo haremos en los apar-
tados siguientes. Después, se efectuará un análisis factorial con el fin de comprender
la estructura interna del concepto y establecer los componentes empíricos del ca-

2
El tamaño muestral es de 18.301 encuestados. El resultado obtenido es que el 31% han sido vo-
luntarios. En este estudio se analizan los rasgos distintivos de aquellos que son verdaderamente acti-
vos, es decir que dedican más de 66 horas por año, que es la media, a actividades de voluntariado. Se
analizan 30 subgrupos en función de 3 variables: región, tamaño del hábitat y religión.
3
Wilson afirma que el voluntariado adopta múltiples formas, cada una de las cuales se halla ins-
pirada por diferentes tipos de valores. «Las preguntas muy generales acerca de los valores fracasan a
la hora de captar esta variedad. Por otra parte, diferentes grupos de una población asocian distintos
valores a un mismo tipo de actividad de voluntariado» (Wilson, 2000: 219).
El carácter moral del voluntariado 29

rácter moral de los asociados y de los voluntarios; y, finalmente, se abordará la


cuestión de la existencia de diferencias internas, desde el punto de vista del ca-
rácter moral, en el mundo del asociacionismo y del voluntariado.

1. EL CONCEPTO DE CARÁCTER MORAL

El trabajo voluntario o el trabajo cívico, como cualquier otro tipo de trabajos o


actividades sociales productivas, requiere determinados recursos para su ejecu-
ción 4. De hecho, una exploración del perfil social de los asociados y voluntarios
permite observar la correlación estrecha existente entre determinados recursos que
poseen las personas voluntarias y la actividad de voluntariado, muy especialmen-
te el nivel educativo, pero también la religiosidad y el posmaterialismo 5. No obs-
tante, como han hecho Wilson y Musick, también podrían analizarse otros aspec-
tos como la salud, el capital social (tipos y cantidad de vinculaciones sociales) 6 y
el capital cultural (actitudes, conocimientos y preferencias) 7. Del mismo modo,
cabe esperar que, en la medida en que la actividad voluntaria es una actividad éti-
ca, las personas que sostienen que es importante ayudar a los demás para llevar
una vida buena tendrán una mayor disponibilidad para participar en organizacio-
nes voluntarias y que, en conjunto, las personas que manifiestan un comporta-
miento pro-social afiliándose a organizaciones de voluntariado diferirán del resto
de la población en determinadas actitudes y comportamientos.
Esta hipótesis podría abordarse desde una perspectiva psicológica. Nos pre-
guntaríamos entonces qué características reúne la personalidad pro-social, en qué
medida la disposición a dar tiempo a otros está relacionada con la empatía o la
extraversión, con la autoestima, el sentido de independencia y la satisfacción per-
sonal (véase Wuthnow, 1996) o con la inquietud y el inconformismo (búsqueda de
nuevas experiencias y coraje o rebeldía frente a las injusticias) y con creencias en
valores abstractos de solidaridad y de responsabilidad cívica.
También se podría explorar las motivaciones que impulsan al trabajo volunta-
rio. Por influencia de los teóricos de la elección racional, en este caso, suele dis-
tinguirse entre quienes se mueven por principios altruistas y quienes participan en

4
Cuando en las últimas décadas se insiste tanto en la necesidad de formación (y de formación
continua) para los voluntarios no se hace sino tomar conciencia de la funcionalidad de uno de estos
recursos en condiciones de modernidad avanzada.
5
La educación, afirma Wilson, es el predictor más consistente de voluntariado; sin embargo, aña-
de, su importancia varía en función del tipo de asociaciones (Wilson, 2000: 220). Para el caso valen-
ciano véase Ariño, Castelló y Llopis (2001).
6
Wilson y Musick miden en concreto el capital social mediante dos indicadores: interacción social
informal y número de niños en el hogar.
7
El indicador utilizado por estos autores para medir el capital cultural es la religiosidad (frecuencia
de la oración y frecuencia de la asistencia a la iglesia). En una sociedad como la española, seculariza-
da al estilo euromediterráneo, no parece que estos indicadores sean los más idóneos para medir el ca-
pital cultural del trabajo voluntario.
30 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

el voluntariado movidos por la satisfacción de necesidades personales (egoístas).


Algunos autores sostienen incluso que las razones morales no dejan de ser incen-
tivos selectivos que responden a la racionalidad instrumental. Un planteamiento
más sociológico debe asumir que, por el contrario, como mostró Weber, la gama
de motivos para la acción colectiva es amplia; que la paleta de colores del altruismo
no es monocroma; y que los motivos, siendo importantes, no explican la singulari-
dad de las instituciones y sus conexiones de significado.
En el estudio sobre el voluntariado de Cruz Roja en Valladolid, Callejo e Iz-
quieta sostienen que existen diversos tipos de voluntarios, que se caracterizan en-
tre otros rasgos por la diversidad de razones que les impulsan. No obstante, afir-
man que «para la mayor parte de las personas entrevistadas la razón por la que
llegan y están en Cruz Roja no es únicamente, ni en algunos casos, principalmen-
te el “ayudar a los otros”. Lo habitual es que además de eso, en sus aspiraciones
se ponga de manifiesto la búsqueda de un interés personal» (Callejo e Izquieta,
1996: 56) 8. Igualmente, Mª Jesús Funes en su estudio sobre Amnistía Internacio-
nal afirma que «la conducta en la que se persiguen utilidades para otros sin con-
traprestación a cambio, está acompañada también de rendimientos particulares
para el propio que la pone en práctica» (1995: 41). Esto no tiene nada de particu-
lar. La racionalidad económica de la elección racional es demasiado estrecha. Al-
truismo y rentabilidad no son antagónicos e incompatibles. El altruismo público
no impide que los actores sociales obtengan beneficios netos de su acción, entre
otras cosas, satisfacción. La sociedad conforma comportamientos prosociales y los
individuos buscan rendimientos personales (incentivos) al altruismo 9. Pero esos in-
centivos pueden ser tanto públicos o generales (inclinan a la búsqueda activa de
un tipo de bienes que por su carácter de indivisibilidad no se pueden adjudicar de
manera exclusiva a quienes actúan para conseguirlos) como privados o selectivos
(1995: 44) 10. Mª Jesús Funes considera que no existen tipos puros de voluntarios,

8
Entre los intereses personales que aparecen en las entrevistas se hallan los siguientes: 1. Sentir-
se bien o satisfacción personal; 2. Protagonismo social: atracción por el riesgo y por la significación so-
cial de la actividad. Posibilidad de hacer públicamente ostensible dicha actividad; 3. Ampliar lazos so-
ciales: la ONG como espacio de relación, comunicación y afecto; 4. Llenar el tiempo libre. Encontrar
una ocupación para el tiempo libre: hacer algo; 5. Sentido de la reciprocidad: devolver un favor reci-
bido; 6. Ayudar a familiares próximos (toxicomanías); 7. Deseo de ejercer la profesión o desarrollar ca-
pacidades adquiridas; 8. Expectativas de trabajo; 9. Terapia personal. También Wuthnow ha planteado
esta cuestión en Actos de compasión: «Necesitamos justificaciones de nuestros motivos que nos per-
mitan ser a la vez pluralistas y puros: ofrecer multitud de explicaciones pero de tal modo que no dis-
minuya su importancia» (1996: 89).
9
Sobre los orígenes de la teoría de los incentivos aplicada a las organizaciones voluntarias así
como una presentación de las modalidades de incentivos, véase Panebianco, 1990: 39 y ss. Para una
presentación sintética de los argumentos del intercambio racional y una crítica de los mismos, véase
Wilson, 2000: 222-223.
10
«La persecución de bienes generales [...] la justicia, la libertad de expresión, la lucha contra la
represión, la tortura, la pena de muerte, etc., no explican por sí solos la implicación en la asociación.
Son razón necesaria pero no siempre suficiente». Para ciertos miembros, la obtención de una utilidad
personal actúa como elemento motivador fundamental (1995: 5 y 59).
El carácter moral del voluntariado 31

porque en la realidad se da una mezcla, en la que prevalece una determinada cla-


se de incentivos. Éstos son diferenciados en: a) incentivos públicos con beneficios
privados colaterales no buscados (incentivo de autenticidad moral y coherencia
ética, autonomía moral y conformidad normativa, incentivo de identidad) y b) in-
centivos privados o selectivos que pueden ser latentes y tangibles o intangibles (in-
centivo de productividad, incentivo de protagonismo personal, incentivo de socia-
bilidad, incentivo de identidad que puede permitir la resolución de una crisis
personal y beneficios de tipo instrumental).
Hay que añadir que la diversidad de tipos de voluntarios que brota a partir de
este modelo clasificatorio se incrementa todavía más cuando tenemos en cuenta la
dimensión temporal, es decir, la trayectoria del compromiso voluntario o la «carre-
ra» del voluntariado. En este sentido, es necesario distinguir entre las motivaciones
que conducen a la incorporación a una organización de voluntariado y las motiva-
ciones que una vez integrado en ella apuntalan y sostienen la permanencia. La ex-
periencia voluntaria puede actuar como un factor transformador de los motivos per-
sonales y determinados tipos de funcionamiento organizativo, más o menos
participativos, pueden facilitar dicha transformación en un sentido u otro. Como de-
cía Alexis de Tocqueville, las virtudes cívicas no son simplemente resultado de cál-
culos interesados: «Los ciudadanos se ocupan primeramente del interés general por
necesidad, y luego por propia voluntad; lo que era cálculo se convierte en costum-
bre, y a fuerza de laborar por el bien de sus conciudadanos, acaban adquiriendo el
hábito y el gusto de servirlos» (en Bellah, 1989: 229) 11. Gunther Dietz muestra cómo
personas entrenadas para realizar trabajo de campo (observación participante) en
organizaciones de voluntariado dedicadas a los inmigrantes en la ciudad de Gra-
nada se convierten, en el proceso de la realización de su actividad instrumental-
mente motivada, en voluntarios altruistas. Francisco Herreros sostiene, por su par-
te, que las organizaciones que promueven procesos de deliberación pueden inducir
una transformación de las preferencias en un sentido virtuoso y que los ciudada-
nos virtuosos (virtud cívica) pueden resolver los dilemas de la acción colectiva por-
que tienen preferencias cooperativas y manifiestan confianza social (2000: 18).
Sin duda, el estudio de las motivaciones de los voluntarios bien mediante en-
trevistas en profundidad o bien mediante cuestionarios estandarizados aporta luz
sobre la especificidad y la heterogeneidad de tipos de voluntariado y ayuda a com-
prender cómo se transforma en nuestra sociedad la disposición para la acción co-
lectiva. Estos enfoques son enormemente valiosos y esclarecedores. El adoptado
aquí tiene un propósito diferente y complementario: utiliza una base estadística
preexistente (Encuesta Mundial de Valores) y trata de responder, a partir de sus
datos, a la cuestión de la especificidad y heterogeneidad interna mediante la cons-
trucción operativa del concepto de carácter moral.

11
Sobre la conformación de los hábitos y su enraizamiento ético véase Aranguren (1958). El hábi-
to no es dado por naturaleza, sino adquirido por elección libre con arreglo a una norma (1958: 379). El
trabajo de campo mediante entrevistas en profundidad es prolijo en testimonios que ilustran esta tesis.
32 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

En su conocida Ética, Aranguren distinguió entre el páthos o el talante y el


êthos o el carácter. Mientras que el primero es dado por naturaleza, el segundo es
adquirido por hábito. Aranguren cree que el equivalente castellano más adecuado
para traducir êthos es «carácter», no en el sentido biológico de temperamento, sino
como el modo de ser que se va adquiriendo, apropiando, incorporando, a lo largo
de la existencia. Desde una perspectiva antropológica, podríamos decir que es la
cultura socializada, incorporada, apropiada, por el sujeto individual, en tanto que
genera determinadas habilidades y hábitos. Pero, por otra parte, el êthos o carác-
ter no es meramente un resultado, sino también un principio o fuente generador
de prácticas; es ese conjunto de actitudes que fundamentan la praxis, la raíz de la
que brotan los actos humanos. Este concepto ha sido utilizado ampliamente en la
tradición filosófica, pero también cuenta con cultivadores de peso en el campo so-
ciológico. De un lado, Riesman, en su clásico estudio La muchedumbre solitaria,
eludiendo «las múltiples ambigüedades del concepto», recogió el significado de ca-
rácter como «la organización más o menos permanente, social e históricamente
condicionada, de los impulsos y satisfacciones de un individuo, la clase de equipo
con que enfrenta al mundo y la gente» (Riesman, 1971: 16). De otro, Bourdieu ha
construido el término de habitus para referirse al «sistema de esquemas adquiri-
dos que funcionan en estado práctico como categorías de percepción y de apre-
ciación o como principios de clasificación al mismo tiempo que como principios
organizadores de la acción» (1988: 26).
Éste es el marco teórico de referencia de nuestro concepto de carácter moral
que alude o designa ese conjunto de rasgos o pautas socializados mediante los cua-
les organizan los sujetos su conducta social. Adoptando dicho concepto como ins-
trumento de análisis sociológico, nos preguntamos aquí si existe un carácter mo-
ral distintivo de las personas que realizan trabajo voluntario y de quienes están
asociadas.

2. OPERATIVIZACIÓN DEL CONCEPTO DE CARÁCTER MORAL

Para ensayar una respuesta a dicha pregunta, a partir de datos de encuesta, nece-
sitamos operativizar el concepto. Partimos tanto de las ideas recolectadas en la li-
teratura especializada en el análisis de la acción colectiva y la virtud cívica como
de una consideración de las oportunidades que nos presta un instrumento con-
creto, la Encuesta Mundial de Valores. Quienes han estudiado las características
del sentido de comunidad cívica aluden a la existencia de un síndrome cultural
que se compondría al menos de los rasgos siguientes: sociabilidad, confianza, to-
lerancia, solidaridad y responsabilidad pública 12. Para todos ellos disponemos de

12
Almond y Verba (1979), Putnam (1995), Giddens (1991), García Ferrando y Ariño (1998). Por
otra parte, Medina Tornero afirma que los elementos o principios que conforman la razón de ser de
los voluntarios son: solidaridad, como expresión de sensibilidad ante situaciones problemáticas del en-
El carácter moral del voluntariado 33

algún indicador en la Encuesta Mundial de Valores. En consecuencia, en primer


lugar, efectuaremos una somera aproximación teórica a cada uno con el fin de ex-
plicitar mejor el sentido con que pretendemos utilizarlo, y, después, realizaremos
un análisis empírico de los resultados obtenidos en la citada encuesta con el pro-
pósito de intentar aportar una respuesta a la pregunta planteada.

2.1. Sociabilidad

Sociabilidad en su acepción común significa cualidad de la persona que gusta de


la compañía y trato con sus semejantes. Para algunos teóricos del derecho natural
esta cualidad constituye una aptitud universal del género humano. Desde la pers-
pectiva psicológica, sociabilidad hace referencia a un rasgo de la personalidad, que
se erige con frecuencia en virtud: ser sociable es ser abierto, por oposición al in-
dividuo tímido, cerrado y misántropo. Ni una ni otra definición, con ser intere-
santes, han sido utilizadas como tales en las ciencias sociales. Tanto la historiogra-
fía contemporánea (Agulhon) como la sociología se han servido del concepto, con
mayores o menores reticencias, para analizar la intensidad de las relaciones socia-
les de un grupo determinado y la forma que adoptan. La investigación empírica
ha llevado a diferenciar entre la sociabilidad entendida en sentido amplio y la so-
ciabilidad en sentido restringido, porque incluye tanto los modos de interacción de
la vida cotidiana o las relaciones interpersonales ligadas a los modos de vida como
las formas de agrupamiento permanente o modos de «sociación» (que pueden ir
desde la familia hasta los partidos políticos y de los que las asociaciones volunta-
rias son sólo un aspecto) 13.
La individualización, privatización, urbanización, compartimentación de la vida
cotidiana, etc., es decir, los procesos que conforman la vida en las sociedades de
la modernidad avanzada, suponen una transformación del vínculo social y en con-
secuencia de las condiciones y formas de la sociabilidad primaria, tanto de las que
se incluyen en el sentido amplio como en el restringido.
Las organizaciones voluntarias son un fenómeno típico de la modernidad fren-
te a otras formas de «sociación» (como por ejemplo los gremios) justamente por-
que presuponen estructuras políticas que reconocen la libertad de asociación y de

torno; participación, como metodología de trabajo y como meta; responsabilidad, como vínculo perso-
nal ante la sociedad; compromiso; libertad, de decisión, acción, cooperación, iniciativa; complementa-
riedad, respecto al trabajo realizado por los profesionales; gratuidad, sin buscar beneficio económico
propio; asociacionismo, cauces organizados de actuación (1999: 29-30). En el reciente estudio sobre el
sector no lucrativo en España, Ruiz de Olabuénaga, sostiene que los factores motivacionales que dan
origen a la organización de las entidades voluntarias son tres: altruismo, defensa mutua y participación
civil (2000: 22 y ss.).
13
Respecto a la relación entre sociabilidad y práctica asociativa, puede verse la encuesta Joventut
Valenciana 1994, donde aparece claramente que la principal ventaja obtenida de todo tipo de asocia-
ciones es que son un espacio privilegiado para lo socio-relacional (Martín Serrano, 1995: 250).
34 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

expresión así como la voluntariedad y libertad en la toma de decisiones por par-


te de los sujetos, frente a otras organizaciones en las que se hallan encajados, y un
proceso de individualización creciente. La participación en asociaciones es, en tal
contexto, una forma de participación en los asuntos cívicos, que construye socie-
dad y tiene una índole radicalmente moderna 14.

2.2. Tolerancia

Las sociedades contemporáneas son sociedades plurales que se han cimentado so-
bre el reconocimiento de las diferencias, de la heterogeneidad de formas de vida
y costumbres, y el confinamiento a lo privado de dimensiones vitales que deman-
dan un compromiso absoluto y excluyente, como la experiencia religiosa. En este
contexto, la tolerancia aparece, no sólo como requisito funcional de un sistema mo-
derno, sino también como una virtud cívica, que se asienta sobre dos aspectos: 1)
la convicción de que la verdad total no la tiene nadie; 2) el deber del respeto mu-
tuo derivado del reconocimiento de la igualdad fundamental de todos los huma-
nos (Camps, 1993: 76). Esta tolerancia cívico-política nace frente a los poderes del
Antiguo Régimen para garantizar que todas las categorías de personas podrán vi-
vir autónomamente (Held, 1997: 238); para hacer posible la coexistencia pacífica
de grupos humanos con diferentes historias, culturas e identidades (Walzer, 1998).
Así entendida cubre cierto número de posibilidades (aceptación resignada, pa-
siva, estoica, curiosa y respetuosa, entusiasta). Sin embargo, tolerancia no es lo mis-
mo que indiferencia o cinismo («todo vale» y, «si todo vale, por qué deberíamos
tomar algo en serio»). Una cosa es instaurarla como condición del procedimiento
democrático y otra bien distinta convertirla en una actitud de indiferencia indis-
criminada y equidistante. Locke establecía sus límites en el ateísmo; Marcuse, en
el conservadurismo; Walzer nos ha mostrado cómo hay regímenes muy distintos
de tolerancia y las variaciones que se producen en su interior. Camps sostiene que
«un programa ético que asume la tolerancia como virtud fundamental, ha de atre-
verse a nombrar y señalar los comportamientos intolerables» (Camps, 1993: 90).
Por tanto, la tolerancia que buscamos como componente del carácter moral de los
voluntarios no se nutre de la indiferencia moral, sino muy al contrario del coraje
y la obstinación para resistir a las injusticias, de la insumisión frente a la supues-
ta inevitabilidad de lo existente.

14
Aquí nos referimos a la conexión, que consideramos intrínseca, entre libertades civiles (libertad
de reunión y asociación) e instituciones de la modernidad (no es casual que muchas de las asociacio-
nes creadas en los orígenes de la modernidad recibieran el nombre de «sociedades»). Algunos autores
han subrayado la emergencia, en la modernidad avanzada, de formas de asociacionismo que se pre-
tenden como alternativas o al menos complementarias de las formas de participación típicas de la pri-
mera modernidad (Barthélemy, 2000; Funes, 1995 y 1997; Montero, Font y Torcal, 2007).
El carácter moral del voluntariado 35

2.3. Confianza

El concepto de familismo amoral fue introducido por Banfield en su estudio so-


bre Italia para referirse a la ausencia de un sentimiento de confianza u obligación
moral hacia cualquiera que no formara parte del núcleo familiar. Las sociedades
modernas, en contraste con esas comunidades preindustriales ejemplificadas por el
caso italiano, presuponen la confianza interpersonal más allá del círculo familiar
como base y cimiento de cualquier relación de cooperación en cualquier esfera de
la vida social.
En un sentido general, la confianza es un hecho básico de la vida humana y de
la vida social. Como afirma Luhmann, la confianza es la fe en las expectativas de uno
y, al menos para sobrevivir, cada día ponemos nuestra confianza en la naturaleza del
mundo. Podemos, en ese sentido, hablar de una confianza ontológica (Giddens) o
existencial. Mediante ella reducimos la incertidumbre del futuro 15; hacemos como si
determinadas posibilidades del futuro fueran ciertas. «Al confiar uno se comprome-
te con la acción como si hubiera sólo ciertas posibilidades en el futuro» (1996: 33).
Pero la confianza es también una relación social que cuenta con su propio sis-
tema particular de reglas; se da dentro de un marco de interacción concreto y, por
tanto, se modifica de acuerdo con el tipo de interacciones que produce la estruc-
tura social. Esto hace que en las sociedades avanzadas, donde se da una comple-
jidad y riesgos técnicamente fabricados, surja la necesidad de la confianza en los
sistemas expertos (Giddens, 1990 y 1991).
Entre ambos extremos (confianza existencial básica y la confianza en sistemas
abstractos) tiene su espacio propio la confianza interpersonal, que puede oscilar
desde el denominado familismo amoral por Banfield (The Moral Basis of a Back-
ward Society, 1958) hasta la confianza activa en personas desconocidas. En los gru-
pos de ayuda mutua se da esta capacidad de apreciar y valorar la integridad del
otro, de compartir la intimidad y las dificultades para afrontar una existencia lo-
grada, sin que existan obligaciones de proximidad que impulsen a participar en el
grupo. En las organizaciones de voluntariado hetero-orientadas se da una confianza
social posiblemente con menor implicación emocional, pero no por ello menos
comprometida y arriesgada. Esta confianza ha sido estudiada por autores como
Putnam desde el marco teórico que proporciona el concepto de capital social 16.

15
Según Luhmann «el problema de la confianza consiste en el hecho de que el futuro contiene
muchas más posibilidades de las que podrían actualizarse en el presente, y del presente transferirse al
pasado. La incertidumbre que tiende a existir es simplemente una consecuencia de un hecho muy ele-
mental, que no todos los futuros pueden convertirse en presente» (1996: 20).
16
Para Putnam el capital social consiste en una cultura de la confianza y la tolerancia donde sur-
gen extensas redes de asociaciones voluntarias. A su vez estas redes proporcionan flujos de contactos
e información que apoyan una cultura de la confianza y de la cooperación (Inglehart, 1998: 296). Fue-
ra de los EEUU los públicos confían cada vez más en la gente y cada vez menos en las instituciones
jerárquicas (ibidem: 402).
36 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

2.4. Solidaridad

El término solidaridad, que procede del lenguaje jurídico romano (in solidum), se
utiliza en la actualidad tanto en el discurso común como en el vocabulario cientí-
fico con significados diferentes. En ocasiones designa el proceso básico de inte-
gración y cohesión social; en otras, con el mismo se alude a la redistribución pú-
blica de recursos entre grupos o categorías sociales. También se utiliza para designar
las obligaciones que ligan a los miembros de un grupo. Y finalmente se ha ido im-
poniendo, en tanto que alternativa laica a la caridad cristiana, como una virtud
moral. En este sentido último, es en el que Rorty afirma que la solidaridad en-
sancha el ámbito del nosotros y Camps sostiene que «es una práctica que está más
acá pero también va más allá de la justicia: la fidelidad al amigo, la comprensión
del maltratado, el apoyo al perseguido, la apuesta por causas impopulares o per-
didas, todo eso puede no constituir propiamente un deber de justicia, pero sí es
un deber de solidaridad» (Camps, 1993: 34, 47). De todos los marcos interpretati-
vos en que se inserta (solidaridad proxémica, solidaridad mecánica, solidaridad or-
gánica, solidaridad pública, solidaridad moral), el movimiento contemporáneo de
solidaridad pretende legitimarse en la solidaridad como virtud o como un valor
ético. En suma, la solidaridad se legitima como compasión altruista, como entrega
y amor desinteresados, como un don incondicional que no reclama reciprocidad
equivalente ni retorno diferido 17. Esta solidaridad altruista, además de no ser lu-
crativa, se distingue por su carácter voluntario, por su vinculación al ámbito de las
relaciones personales y por estar orientada por un principio universalista.

2.5. Responsabilidad pública

Afirmaba Nietzsche que la libertad consistía en no tener que rendir cuentas a na-
die sino a uno mismo. ¿Es, entonces, el individuo autónomo un individuo irres-
ponsable? ¿Su responsabilidad queda confinada a esa figura acuñada por el dere-
cho que es la denominada «responsabilidad civil»? De alguna manera, el
sociologismo inherente a la explicación de múltiples fenómenos («la causa de todo
es la sociedad») ha descargado al individuo de responsabilidad y, por supuesto, la
secularización lo ha liberado de todo sentimiento de culpa. De otro lado, la mag-
nitud de algunos fenómenos producidos por la sociedad del riesgo constituye la
experiencia inequívoca de esta disolución del sentido de responsabilidad personal,
ya que imposibilita la imputación de una responsabilidad civil o la hace indeter-
minable: ¿quién es el culpable de la lluvia ácida que destruye nuestros bosques o
de los problemas respiratorios y la mortalidad diferencial causados por la conta-

17
Lo cual supone una relectura y reinterpretación de la antropología del don, tal y como ha sido
planteada por Mauss y revisada por Bourdieu o Godelier. Véase al respecto H. Berking (1999).
El carácter moral del voluntariado 37

minación ambiental en las ciudades? No obstante, es imposible construir el bien


común sin sentido de responsabilidad cívica y pública.
La ley (o su torpe aplicación) será incapaz de encontrar culpables, pero los mo-
vimientos ecologistas y las asociaciones de defensa medioambiental asumen la pa-
labra y «responden» por las amenazas a la naturaleza. El Estado se desentiende
de los denominados «inmigrantes ilegales», pero las asociaciones de defensa de los
inmigrantes ignoran la existencia o no de «papeles» y asumen la responsabilidad
de atender a las personas. Más allá de los márgenes, rompen las murallas de un
concepto estrecho de ciudadanía 18. Frente a irresponsabilidades generalizadas, los
movimientos sociales se constituyen en sujetos cívicos de un nuevo compromiso,
que pone nombres propios a las causas jurídicamente indeterminadas.
Estas son las virtudes cívicas que se tratan en la literatura teórica especializa-
da y que vamos a explorar como dimensiones del carácter moral de los volunta-
rios valencianos. En el cuadro siguiente sintetizamos los indicadores y las varia-
bles que tomamos de la Encuesta Mundial de Valores para aproximarnos a cada
una de ellas. A continuación, utilizando el análisis factorial trataremos de construir
las subdimensiones correspondientes e investigaremos la especificidad o distintivi-
dad del carácter moral de los voluntarios frente a los no voluntarios.

3. COMPONENTES PRINCIPALES DEL CARÁCTER MORAL

Con la finalidad de obtener la estructura interna del concepto, a partir de los da-
tos disponibles en la Encuesta Mundial de Valores de la Comunidad Valenciana
2000, realizamos un análisis factorial de componentes principales a las variables
(indicadores) de la Tabla 1.
La homogeneidad (comunalidad) de las preguntas relativas a la confianza en
instituciones (V147 y siguientes) y la tolerancia a vecinos (V68 a V77), aconseja
resumirlas, de manera que con un factorial previo, respectivo, tenemos que las va-
riables de confianza en las instituciones se agrupan en: confianza hacia las insti-
tuciones jerárquicas o de autoridad (Gobierno, Iglesia, policía, ejército...), confian-
za en las organizaciones de representación (partidos, sindicatos...), confianza en los
medios de comunicación (radio, TV, prensa...) y confianza en organizaciones no
gubernamentales (ONG, ecologistas, feministas...). A su vez, las variables de tole-
rancia a vecinos se agrupan en: intolerancia xenófoba (extranjeros, de otra raza,

18
«La responsabilidad tiene que ver con la libertad o autonomía del individuo así como con su
capacidad de comprometerse consigo mismo y, sobre todo, con otros hasta el punto de tener que res-
ponder de sus acciones. Esa relación de compromiso, de expectativas o exigencias, hace que la respon-
sabilidad sea una actitud esencialmente dialógica... Ningún ser humano mayor de edad puede esquivar
la misión de tener que responder de algo frente a alguien, porque ineludiblemente, ha de encontrarse
en situaciones de poder, de toma de decisiones, que le exigirán la satisfacción de unas demandas... Las
relaciones sociales —familia, escuela, trabajo, ocio— constituyen una red de interdependencias» (Camps,
1993: 60-61).
38 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

TABLA 1
EL CONCEPTO DE CARÁCTER MORAL: DIMENSIONES E INDICADORES

Concepto Dimensiones Indicadores

V4 Importancia de la familia
V5 Importancia de los amigos
V27 Pasar tiempo con los padres
V30 Tiempo pasado con correligionarios
Sociabilidad
V28 Pasar tiempo con amigos
V29 Tiempo pasado con compañeros de trabajo
V31 Tiempo pasado en club social
V5 Importancia de los amigos

V19 Inculcar tolerancia y respeto en la educación de los hijos

V38 Comprender preferencias de los demás


Tolerancia
V68-V77 No le gustaría tener por vecinos a (por ejemplo, extranjeros)

V208 a V212 Justificación de ciertas acciones

V11 Felicidad
V80 Satisfacción con situación económica
V81 Satisfacción con la vida
V82 Sentido de libertad vital
Carácter Confianza
moral V25 y V26 Confianza interpersonal

V 249 Confianza en las ONG

V147-ss Confianza en las Instituciones

V 10 Prestar ayuda a los demás

V13 Deber de amar a los padres


V14 Deber de los padres hacia los hijos

Solidaridad V246 Pasar tiempo en organizaciones de voluntariado

V176 Ayuda a países pobres

V 146 Permitir entrada a inmigrantes

V79 No discriminación laboral de los inmigrantes frente a los nativos

V7 Importancia de la política
V133 Interés por la política
V32 Conversar con amigos sobre política
Responsabilidad
V204-207 Justificación de conductas cívicamente discutibles
pública
V100 Consideración del trabajo como deber social

V17 Socialización en el sentido de responsabilidad


El carácter moral del voluntariado 39

musulmanes, gitanos) e intolerancia a personas con comportamientos considerados


como socialmente «desviados» (alcohólicos, drogadictos, homosexuales).
Con estas seis nuevas variables factoriales, en sustitución de las originales del
cuestionario, más todo el resto de variables contenido en la Tabla 1, realizamos un
análisis factorial de componentes principales, dado que los indicadores de conve-
niencia del análisis (determinante de la matriz de correlaciones, la medida de ade-
cuación muestral KMO y el test de esfericidad de Bartlett) así lo aconsejan 19.
En la extracción de los factores obtenemos 12 componentes principales que
explican el 54% de la varianza de los indicadores considerados. Sin embargo,
dado que realizamos una rotación oblicua 20 sólo podemos saber que la varian-
za explicada por los componentes retenidos en el análisis es superior al 54%
inicial.
Los componentes principales del carácter moral obtenidos especifican una se-
rie de elementos del mismo que van más allá de los cinco conceptos considerados
inicialmente y, concretamente, son 21 (ordenados por su capacidad explicativa):

1. Tolerancia a acciones y conductas (componente 1): recoge las respuestas


relativas al nivel de justificación de acciones como el aborto, la homose-
xualidad, el divorcio, la eutanasia o la prostitución. Junto a ellas, también
aparecen, en negativo, la intolerancia a comportamientos «desviados» en-
tre los vecinos y el tiempo pasado con los correligionarios (quizá un in-
dicador de endogrupalismo o sectarismo). Por tanto, se trata de un indi-
cador de tolerancia específicamente ligado a las pautas de comportamiento,
más que a los atributos individuales de las personas y grupos considera-
dos como diferentes, los «otros».
2. Responsabilidad cívica (componente 3): efectivamente, si cambiamos el sig-
no de la relación, con el tercer componente se obtiene un indicador es-
pecífico de la responsabilidad ligada a los comportamientos cívicos, como
pagar billetes, pagar impuestos, no aceptar sobornos, etcétera. Estamos
ante una medida del grado del compromiso asumido para con la socie-
dad, del sentido de obligación para con los demás indeterminados, en la
regulación de la vida colectiva.
3. Interés por la política (componente 6): se trata de un indicador del nivel
de implicación en los asuntos públicos (si invertimos también el signo), de
la importancia dada en lo privado a lo público: interés, importancia y tiem-
po dedicado a la política.

19
Véase el Anexo 2.
20
Este tipo de rotación nos lo aconseja tanto la existencia de muchos factores (con lo cual la or-
togonal varimax no nos ayuda en la búsqueda de sentido) como una razón teórica como es el con-
vencimiento de que los componentes principales del carácter moral no pueden ser independientes, sino
interrelacionados. Así pues, por razones técnicas y teóricas hemos optado por una rotación oblimin
para la obtención de componentes con mayor sentido.
21
Véase la matriz de estructura y la varianza explicada, en el Anexo 2.
40 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

Estos tres primeros componentes del carácter moral hacen referencia a


actitudes relativas a la regulación colectiva de las relaciones sociales, a la
construcción de lo colectivo: tolerancia respecto a las normas de compor-
tamiento, responsabilidad cívica e interés por la política.
4. Confianza existencial (componente 4): este cuarto componente hace refe-
rencia a factores centrados en el individuo, en la percepción de su propia
situación, de su estar en el mundo y de su autonomía existencial. Las pre-
guntas del cuestionario exploran el grado de satisfacción con la vida, de
felicidad, de control sobre la propia vida y la satisfacción económica. Sin
duda, mediante ellas, nos aproximamos al conocimiento del grado de pe-
netración del proceso de individualización.
5. Tolerancia a diferentes (componente 5): se trata, en este caso, de una to-
lerancia relacionada con las personas más que con los comportamientos,
hace referencia a la intolerancia (si cambiamos el signo) respecto a per-
sonas de otras razas y culturas (xenófoba), con comportamientos «des-
viados», así como a políticas laborales discriminatorias para con los inmi-
grantes.
Así, tras los tres componentes iniciales, relacionados con la vida colecti-
vamente considerada, tomamos en cuenta ahora dos componentes rela-
cionados con las características personales, propias y de los otros, relacio-
nados con la propia identidad.
6. Confianza institucional (componente 2): en este caso, se contempla la con-
fianza del entrevistado respecto al conjunto de instituciones ofrecidas, y
que nosotros hemos resumido en instituciones de autoridad o jerárquicas,
organizaciones de representación, medios de comunicación y organizacio-
nes no gubernamentales. Con ello, se produce una distinción respecto a
otras formas de confianza, lo que indica que las relaciones con institucio-
nes o grandes organizaciones y aparatos son un elemento sustantivo de la
vida contemporánea, y que la forma que adopta la experiencia de estas
relaciones es uno de los componentes del carácter moral de los individuos.
No estamos hablando de una confianza basada en los vaivenes de la co-
yuntura, ni tampoco de la experiencia básica de la seguridad ontológica
(estar en el mundo), sino que la confianza institucional forma parte de la
estructura cultural, pertenece a la forma cómo se configuran las socieda-
des de la modernidad avanzada, en la que junto a las relaciones prima-
rias (entre personas) y secundarias (entre roles o funciones) proliferan las
relaciones terciarias (mediadas por organizaciones) 22.
7. Responsabilidad proxémica (componente 8): con este elemento, a diferen-
cia de la responsabilidad cívica, obtenemos un indicador del sentido de la
responsabilidad para con las personas más próximas, del grado de com-

22
Véase al respecto García Canclini, quien sigue un esquema planteado por Craig Calhoun
(1999: 29).
El carácter moral del voluntariado 41

promiso adquirido para con los otros determinados, entre los que apare-
cen padres, hijos y la propia relación con el trabajo como deber.
8. Sociabilidad proxémica (componente 7): es un elemento que pone al en-
trevistado en relación con otros individuos próximos a partir de lazos de
amistad, en un círculo en el que quedan incluidos amigos y compañeros
de trabajo.
9. Confianza interpersonal (componente 9): en este caso, nos encontramos
con una forma de confianza interpuesta entre la confianza existencial y la
confianza en las instituciones, ya que se trata de una confianza relativa a
las relaciones con otros genéricos, pero no institucional. Se trataría de la
confianza propia de las relaciones secundarias, para seguir el esquema pro-
puesto anteriormente, típica de las sociedades que incrementan su densi-
dad demográfica y moral, y multiplican las relaciones funcionales entre
personas.
10. Solidaridad (componente 10): la solidaridad aparece expresada a través de
la respuesta dada a la importancia de prestar ayuda a los demás, al ter-
cer mundo, así como a la importancia concedida a las preferencias de los
demás. Se trata de un componente entroncado con una socialización to-
lerante y responsable, y con políticas inmigratorias permisivas.
11. Sociabilidad asociativa (componente 11): esta forma de sociabilidad lleva
más allá del espacio social creado por las obligaciones de proximidad y
las reglas del parentesco e introduce en un campo relacional basado en
la decisión voluntaria y, en cierto sentido, altruista, ya que recoge el tiem-
po dedicado a organizaciones no gubernamentales y a clubes. Es un fe-
nómeno que encuentra un campo abonado en la modernidad, a medida
que avanza el proceso de individualización, y que prospera allí donde se
da una disolución relativa de los grupos primarios y de la sociabilidad po-
livalente que les es correlativa.
12. Familismo (componente 12): finalmente, obtenemos un componente de so-
ciabilidad restringida al ámbito del parentesco, que entronca negativa-
mente con la importancia de las preferencias de los demás y la ayuda al
tercer mundo, es decir, negativamente con la solidaridad, por tanto que
tiende a polarizar al sujeto en torno a sus relaciones primarias.

En definitiva, hemos obtenido 12 componentes empíricos que especifican los


cinco teóricos propuestos inicialmente por nuestro modelo:

1. La sociabilidad se estructura en tres niveles de adhesión relacional: la fa-


milia (familismo), los amigos (sociabilidad proxémica) y el resto (sociabili-
dad asociativa).
2. La tolerancia se organiza alrededor de dos formas de expresión: la prime-
ra relacionada con las acciones (tolerancia a acciones) y la segunda con los
individuos y grupos que actúan (tolerancia a diferentes).
42 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

3. La confianza también se estructura en tres niveles: de una parte, la con-


fianza existencial, seguridad ontológica o confianza personal; de otro, la con-
fianza institucional, en la diversidad de formas de organización que se dan
en la vida colectiva (gubernamentales, no gubernamentales, organizaciones
de representación y medios de comunicación). Entre ambas, se sitúa la con-
fianza interpersonal, la confianza en la relación con los otros.
4. Sin embargo, la solidaridad aparece como un elemento compacto del ca-
rácter moral, muy relacionado, no obstante, con la tolerancia y la respon-
sabilidad, como se puede comprobar en la matriz de correlaciones.
5. Finalmente, la responsabilidad pública, se articula también en tres elemen-
tos: el político, el cívico y el proxémico. Es decir, la responsabilidad en la
política, como proceso deliberativo de toma de decisiones colectivas; en el
respeto a las normas en la relación con los otros genéricos en tanto que
habitantes de la ciudad común (cívica), pero también con los otros deter-
minados (proxémica).

En la matriz de correlaciones 23 entre los componentes extraídos, podemos es-


tablecer qué polarización (valores positivos o negativos) o neutralidad (valores
próximos a cero) de unos elementos del carácter moral va asociada con la polari-
zación o neutralidad de otros.
Así, como era de esperar, la tolerancia a acciones y la tolerancia a diferentes,
presentan una correlación positiva significativa, la polarización de una favorece
la polarización en el mismo sentido de la otra. Sin embargo, la tolerancia a ac-
ciones mantiene correlaciones negativas significativas (se polarizan en sentidos
opuestos) con la responsabilidad, tanto proxémica (sentido de responsabilidad ha-
cia los próximos) como cívica (pagar billetes e impuestos, etc), aunque también
son positivas con el interés por la política. A su vez, la tolerancia a diferentes
presenta una correlación positiva significativa con la solidaridad y la confianza
interpersonal. Es decir, de una parte, tenemos que la tolerancia para con las ac-
ciones lleva asociada cierta «irresponsabilidad» cívica y próxemica, mientras que,
de otra, la tolerancia hacia los diferentes conlleva solidaridad y confianza inter-
personal.
En cuanto a los indicadores de confianza, es reseñable que la confianza exis-
tencial presenta correlaciones positivas significativas con la confianza institucional
y la interpersonal, pero éstas dos no están correlacionadas entre sí. Es decir que,
de alguna manera, la confianza interpersonal y la institucional sólo se interrela-
cionan positivamente a través de la propia confianza existencial 24. Por otra parte,
la institucional destaca por su relación positiva con la responsabilidad proxémica

23
Véase matriz de correlaciones en Anexo 2.
24
Lo cual nos indica que las personas con mayor confianza existencial (satisfacción en la propia
vida, satisfacción económica, libertad...) presentan una mayor confianza tanto interpersonal como ins-
titucional.
El carácter moral del voluntariado 43

(el sentido de responsabilidad hacia los miembros del parentesco correlaciona con
la confianza en las instituciones de autoridad), y la confianza interpersonal lo hace
con el interés por la política y la tolerancia a diferentes.
En sentido contrario, el interés por la política no correlaciona con la responsa-
bilidad proxémica, ni con la responsabilidad cívica (lo cual no deja de ser sorpren-
dente y requiere ulterior indagación); sin embargo éstas mantienen una importante
asociación entre ellas. Por su parte, el interés por la política correlaciona positiva-
mente con la confianza interpersonal, la tolerancia a diferentes, la solidaridad y la
sociabilidad asociativa. Por razones distintas, debe ser que la responsabilidad cívi-
ca también correlaciona positivamente con la solidaridad, mientras que la respon-
sabilidad proxémica lo hace negativamente con la tolerancia a acciones (segura-
mente, porque esas acciones se entienden como amenazas a la seguridad de los
próximos).
De entre los componentes de la sociabilidad, sólo el familismo y la sociabi-
lidad proxémica mantienen correlaciones positivas entre sí, mientras que la so-
ciabilidad asociativa lo hace con la confianza existencial y el interés por la po-
lítica.
Finalmente, la solidaridad mantiene elementos positivos compartidos con la to-
lerancia a diferentes, la confianza interpersonal, la responsabilidad cívica y el in-
terés por la política, y negativos sólo con la responsabilidad proxémica.

4. ASOCIACIONISMO, VOLUNTARIADO Y CARÁCTER MORAL

Con los valores que toman estos componentes extraídos en cada uno de los en-
trevistados, podemos comprobar si existen diferencias significativas 25 entre aque-
llos ciudadanos que se asocian y aquellos que no, o entre aquellos que realizan
trabajo voluntario y los que no lo hacen (véase Anexo 2).
Los componentes del carácter moral que distinguen a los asociados y trabaja-
dores voluntarios del resto de la población, sea cual sea el tipo de asociación, son
el interés por la política, la confianza interpersonal y la sociabilidad asociativa. Tres
elementos que dibujan un síndrome de asociación.
A partir de este complejo moral de asociación (interés por la política, confianza
interpersonal y sociabilidad asociativa), el voluntariado, medido bien por la aso-
ciación en asociaciones de voluntariado, bien por el trabajo voluntario en cual-
quier tipo de asociación, presenta también una combinación de tres elementos com-
partidos que esbozan un síndrome de solidaridad: confianza existencial, tolerancia
a diferentes y solidaridad.
En tercer lugar, se obtiene un componente del carácter moral que distingue a
las asociaciones en general de las asociaciones de voluntariado en particular: la to-
lerancia a acciones. Efectivamente, las asociaciones en general presentan una ten-

25
Realizadas las pruebas t de diferencia de medias.
44 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

dencia a la intolerancia a las acciones, mientras que las de voluntariado no se po-


larizan en este componente.
También merece destacarse que la presencia significativa del familismo distin-
gue a quienes realizan trabajo de voluntariado, en cualquier tipo de organización,
de quienes simplemente se hallan asociados. Por tanto, el síndrome del trabajo, en-
tendiendo aquí por tal las características específicas asociadas a la realización de
trabajo voluntario, queda reducido al familismo 26.
Finalmente, la sociabilidad proxémica, merced a su importancia en las asocia-
ciones deportivas y en las profesionales, como veremos después, establece la dife-
rencia específica entre los asociados en general y el resto (sean éstos no asocia-
dos, asociados a organizaciones de voluntariado o trabajadores voluntarios de
cualquier tipo de asociación).
Esto significa que, de los doce elementos del carácter moral extraídos, la con-
fianza institucional, la responsabilidad cívica y la responsabilidad proxémica, no
establecen ningún tipo de distinción en el campo del asociacionismo. Sea dicho de
paso que se trata de tres componentes que pueden dibujar cierto perfil de ciuda-
danía conformista o formal que, a manera de hipótesis, podríamos definir como
síndrome conformista.
Por tanto, podríamos crear un cuadro de relación entre componentes del ca-
rácter moral y la forma asociativa que, mediante su combinación, daría una infor-
mación relevante sobre si se participa en asociaciones en general, en asociaciones
de voluntariado, se realiza trabajo voluntario en asociaciones en general o en aso-
ciaciones de voluntariado.
Es decir, que los asociados en asociaciones de voluntariado se distinguen por
una combinación del síndrome asociativo y del síndrome solidario, mientras que
los individuos que realizan trabajo voluntario en asociaciones de voluntariado com-
binan los dos síndromes anteriores, asociativo y solidario, con el síndrome de tra-
bajo (que se caracteriza por incluir el familismo). Sin embargo, aquellos ciudada-
nos que realizan trabajo voluntario en asociaciones en general, se diferencian de
los anteriores en que al síndrome triple (asociativo, solidario y de trabajo) añaden
intolerancia a las acciones. Finalmente, los asociados en general sólo participan del
síndrome asociativo, al que añaden la sociabilidad proxémica y la intolerancia a
acciones.
Más adelante, podremos comprobar cómo la aparición de esta intolerancia a las
acciones es debida a la presencia, en las asociaciones generales, de asociados a aso-
ciaciones religiosas. Lo que significa que, de no estar presente este tipo de asociación,
la tolerancia a acciones pasaría a formar parte de aquellos elementos del carácter
moral que no establecen una diferencia significativa (responsabilidad cívica, pro-
xémica y confianza en las instituciones), añadiéndose así al hipotético síndrome
conformista señalado con anterioridad. Por lo cual, si ignoramos este tipo de aso-

26
Esto nos puede hacer reflexionar sobre el papel de la familia en la transmisión de la moral del
trabajo.
El carácter moral del voluntariado 45

Síndrome asociativo
 Interés por la política
 Confianza interperso- Intolerancia Sociabilidad Asociados
nal acciones proxémica en general

Trabajo en asociaciones
en general

Síndrome solidario
 Confianza existencial Síndrome trabajo
 Tolerancia a diferentes  Familismo
 Solidaridad
Trabajo en asociaciones
voluntariado

Asociados en org.
de voluntariado

ciación, obtendremos que no existe diferencia entre los ciudadanos que realizan
trabajo voluntario, sea cual sea la asociación, de carácter general o de voluntaria-
do. En definitiva, obtendremos una distinción sólo entre asociados de voluntariado
(síndrome asociativo y síndrome solidario), trabajadores voluntarios (síndrome aso-
ciativo, síndrome solidario y síndrome de trabajo) y simplemente asociados (sín-
drome asociativo y sociabilidad proxémica).

5. TIPOS DE ASOCIACIÓN Y CARÁCTER MORAL

Efectivamente, si comparamos los componentes del carácter moral entre los dife-
rentes tipos de asociación que permite construir el cuestionario de la Encuesta
Mundial de Valores, salta a la vista que existen afinidades y diferencias entre al-
gunos grupos de ellos (véase Anexo 3) 27. A partir de la matriz de distancias se ob-
tiene que las más próximas son los sindicatos y las organizaciones profesionales,
de una parte; las organizaciones de desarrollo del Tercer Mundo y las asociacio-
nes de voluntarios de salud, de otra; y, por último, las asociaciones de mujeres y
de servicios sociales. En el polo opuesto, las más distantes son las asociaciones re-
ligiosas y los partidos políticos: las primeras, respecto a las de conservación y los

27
Realizado un análisis de conglomerados.
46 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

propios partidos políticos; los segundos, respecto a las asociaciones de voluntarios


de la salud y las asociaciones comunitarias locales.

1. De hecho, aparecen tres categorías asociativas significativamente diferen-


tes al resto: los partidos políticos, las asociaciones religiosas y las asociaciones de
conservación. Así, los asociados a organizaciones religiosas destacan por su into-
lerancia, sobre todo a las acciones, pero también a los diferentes, su desconfianza
interpersonal 28, su escaso interés por la política y un elevado familismo (rasgo que
imprimen en el trabajo voluntario).
Los asociados a partidos políticos destacan sobremanera, como no podía ser
de otro modo, por su interés por la política y, en contraste, por su puntuación ne-
gativa en responsabilidad proxémica; pero también sobresalen por la falta de res-
ponsabilidad cívica (lo que no deja de ser sorprendente) y por la escasa sociabili-
dad asociativa.
Finalmente, las medioambientales y de conservación tienen sus rasgos más so-
bresalientes en la tolerancia, tanto a acciones como a diferentes, el sentido de la
confianza interpersonal y la solidaridad; en contraste, puntúan negativamente en
responsabilidad proxémica y cívica.
Estos tres tipos tan contrastados podrían ser considerados como tres formas
asociativas que, aunque contemporáneas, corresponden en su conformación es-
tructural, a tres etapas históricas diferentes: a) el modelo religioso con su énfasis
en la responsabilidad proxémica y el familismo, de un lado, y su intolerancia y des-
interés por la política, de otro, refleja pautas típicas de una sociedad «tradicional»
y, por tanto, podría decirse que tiene un carácter residual (comunitarismo); b) el
modelo político, con una sobredimensión de la política y cierta complacencia con
la irresponsabilidad cívica, además, de su escasa valoración de la sociabilidad aso-
ciativa, respondería a la etapa prototípica de la modernidad (ha sido durante mu-
cho tiempo el modelo dominante y tiene ya un carácter convencional, individua-
lismo colectivo); c) finalmente, el modelo medioambientalista con su identificación
con rasgos como la tolerancia, la solidaridad y la confianza interpersonal así como
su alejamiento de la responsabilidad proxémica y su desconfianza existencial re-
presenta el tipo de pautas típico de la sociedad del riesgo y de una etapa de pos-
modernización; tendría un carácter emergente.
2. Después de esta distinción por diferencia (religiosas, políticas y medioam-
bientalistas), hemos obtenido una agrupación formada por las asociaciones de ser-
vicios sociales y de mujeres, que destacan juntas por su confianza institucional y
por su responsabilidad cívica y proxémica, así como por su falta de tolerancia a
acciones. Dado que los tres primeros rasgos son precisamente los tres elementos
del carácter moral que quedan fuera de la caracterización inicial de la especifici-

28
La ausencia de confianza interpersonal en las asociaciones de la iglesia introduce la posible au-
sencia en lo que hemos denominado síndrome asociativo, y por tanto introduce la duda respecto a su
participación, en igualdad de condiciones en el campo del asociacionismo.
El carácter moral del voluntariado 47

dad asociativa, se puede aventurar la hipótesis de que se trata de tipos organiza-


cionales muy próximos al carácter moral «de la gente común». Se trataría de las
asociaciones más próximas al hipotético síndrome conformista. Al respecto no hay
que olvidar que la mayoría de las asociaciones de servicios sociales nacen como
grupos de ayuda mutua y de prestación de servicios constituidos por familiares y
afectados de determinadas discapacidades; y que la hegemonía dentro de las aso-
ciaciones de mujeres la establecen las organizaciones de amas de casa.
3. Una tercera agrupación estaría compuesta por las asociaciones comunita-
rias, las de desarrollo del Tercer Mundo, las de voluntarios de la salud y las juve-
niles. Aunque mantienen algunas diferencias significativas entre ellas, coinciden en
varios rasgos muy definitorios: confianza existencial, tolerancia a diferentes, soli-
daridad y sociabilidad asociativa. En cambio, tienen una puntuación negativa, o
muy baja, en confianza institucional. Si atendemos a los elementos que configuran
lo que hemos denominado síndrome de solidaridad, comprobamos que viene a
coincidir con los componentes que destacan en este grupo de asociaciones. Aunque
en las asociaciones dedicadas al campo de la salud, también puntúa en positivo
de forma relevante un rasgo como la responsabilidad proxémica, que posible-
mente tiene que ver con el tipo de carencias a que ha de hacer frente esta mo-
dalidad asociativa.
4. Un cuarto grupo estaría compuesto por las deportivas, las profesionales y
las educativas. En él, pese a que también se dan diferencias internas apreciables,
existen dos componentes más destacados, cuya presencia resulta harto significati-
va: la sociabilidad proxémica 29, de un lado, y el bajo familismo, de otro. Tal vez
esta combinación esté relacionada con el papel que juegan en ellas los grupos de
amigos, cuya constitución basada en la afinidad y voluntariedad se diferencia ra-
dicalmente de los lazos familiares sustentados en la adscripción y las obligaciones
del parentesco. Al menos, así parece funcionar en el caso de las asociaciones de-
portivas que presentan la máxima puntuación en sociabilidad proxémica y la más
baja en familismo.
5. Por su parte, los sindicatos comparten rasgos del modelo que hemos ejem-
plificado en los partidos políticos: alto interés por la política y confianza institu-
cional junto con escasa confianza existencial y escasas responsabilidad proxémica,
familismo y sociabilidad asociativa. Pero, a diferencia de ellos, presentan una pun-
tuación considerablemente más alta en tolerancia a acciones.
6. Finalmente, hay que señalar que las asociaciones en las que de una forma
más nítida se da el que hemos denominado síndrome de asociación son las edu-
cativas y las juveniles. En estas se combina un interés medio por la política con
una alta confianza interpersonal y una alta o media sociabilidad asociativa.

29
Recordemos que este elemento es el que diferenciaba a los asociados en general del resto de
categorías de participación asociativa consideradas.
48 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

6. CONCLUSIONES

A partir de la operativización del concepto de carácter moral, hemos tratado de


comprobar si existe alguna diferencia significativa entre quienes participan en aso-
ciaciones y realizan voluntariado, de un lado, y el resto de la población, de otro.
También nos hemos propuesto la realización de una primera tentativa de diferen-
ciación interna de las categorías asociativas, ya que partimos del supuesto de que,
dada la heterogeneidad de factores que producen sociabilidad y la diversidad de
fuentes de la solidaridad social, deben existir diferencias empíricamente registra-
bles entre distintos tipos de asociados y de voluntarios. Para estudiarlas, nos he-
mos servido de las categorías organizativas que establece el cuestionario de la En-
cuesta Mundial de Valores y hemos tomado como marco interpretativo de
referencia los estudios realizados por Reed y Selbee sobre Canadá; si bien lo he-
mos hecho en el contexto de las recientes interpretaciones y debates sobre el ca-
pital social (Putnam).
Cerrado ya este texto y por tanto concluida la investigación en que se funda, ha
aparecido el amplio y fundamentado estudio de Montero, Font y Torcal (2007), so-
bre el asociacionismo y la participación en España, basado entre otras fuentes en
una encuesta realizada por el CIS en 2002 (Estudio 2.450). En el mismo se estudian
los factores que posibilitan el asociacionismo (recursos socioeconómicos, posición
social de los individuos y aspectos de integración social) así como los factores que
predisponen para la participación (procesos de socialización y orientaciones cívico-
políticas) 30. Estos autores también concluyen que la explicación de los comporta-
mientos asociativos de la población española es multifactorial y que las personas
asociadas «son distintas» de las no asociadas. La educación y la edad son condi-
ciones importantes; a ellas se añaden otros factores relacionados con la integración
social de los individuos y sus orientaciones cívico-políticas; no obstante, el impacto
de la confianza social o interpersonal, dicen, «no es tan notable como la investiga-
ción sobre capital social parece sugerir» (Morales, Mota y Pérez-Nievas, 2007: 181).
En este horizonte, ¿cómo interpretar los resultados arroja nuestra investiga-
ción? El complejo que hemos denominado carácter moral ha quedado configura-
do por la combinación de doce factores o componentes principales): confianza
(existencial, interpersonal e institucional), solidaridad, tolerancia (a acciones y a
diferentes), sociabilidad (familismo, proxémica, y asociativa) y responsabilidad pú-
blica (interés por la política, responsabilidad cívica, y responsabilidad proxémica).
De estos doce componentes, hay tres que no distinguen a los asociados, en nin-
guna de sus formas, del resto de la población: confianza institucional, responsabi-
lidad cívica y responsabilidad proxémica. Por otra parte, se trata de características
morales que aparecen también en las asociaciones de Servicios Sociales y de Mu-

30
Estos aspectos son abordados específicamente en la aportación de Morales, Mota y Pérez-Nie-
vas que se contiene en el capítulo 6 (Montero, Font y Torcal, 2007)
El carácter moral del voluntariado 49

jeres 31. La agrupación de estos tres componentes podría configurar un síndrome


de conformidad o conformista, tanto por lo que supone de acuerdo con el marco
institucional dominante y las estructuras básicas de proximidad, como porque tie-
ne un carácter mayoritario y predominante.
A partir del análisis de diferencias, hemos podido determinar la existencia de
tres síndromes que regulan el amplio campo del asociacionismo:

1. El síndrome asociativo, que es el que rige la entrada en el campo, está com-


puesto por tres factores: el interés por la política, la confianza interperso-
nal y la sociabilidad asociativa.
2. El síndrome solidario, que determina la diferencia entre el mero asociarse
y el trabajo voluntario en la asociación, o el asociarse a asociaciones espe-
cíficamente voluntarias, que se halla integrado por la confianza existencial 32,
la tolerancia a diferentes y la solidaridad.
3. El síndrome de trabajo, así denominado porque establece la diferencia en-
tre quienes son meros afiliados y quienes realizan trabajo cívico en la aso-
ciación, sea del tipo que sea. Éste se compone únicamente del familismo.

En nuestra investigación, pues, la confianza interpersonal sí que aparece como


relevante y forma parte de la llave que abre el universo asociativo 33; pero tiene más
importancia en las asociaciones de voluntariado que en las asociaciones en general.
Igualmente, hemos detectado la importancia del sentido de satisfacción y con-
trol de la propia vida, pero no de la responsabilidad cívica.
Junto a estos resultados generales, también hemos obtenido otros específicos,
como por ejemplo, el papel de la tolerancia a las acciones en la distinción entre
las asociaciones generales y las de voluntariado. Sin embargo, hemos señalado que
ésta se debía sobre todo a la presencia de las asociaciones religiosas. Unas aso-
ciaciones que, por otra parte, presentan un déficit en el síndrome asociativo, ya
que obtienen una puntuación negativa en la confianza interpersonal.
Al mismo tiempo ha quedado ratificada la segunda hipótesis relativa a que la
heterogeneidad asociativa conlleva una heterogeneidad del carácter moral de los
miembros y voluntarios de las asociaciones. Así, hemos constatado las diferencias
significativas existentes entre las vinculaciones a las asociaciones religiosas, los par-
tidos políticos y las medioambientales.

31
Debe tenerse en cuenta que la categoría asociaciones de mujeres está integrada fundamental-
mente por asociaciones de amas de casa y consumidores (socialmente integradas) y que entre las aso-
ciaciones de servicios sociales, las hay que son de familiares y personas afectadas por una determina-
da discapacidad o enfermedad.
32
Esto nos puede indicar que para ser solidario hay que disponer de un recurso previo: la con-
fianza en las posibilidades que tiene uno mismo en la acción solidaria.
33
Esta es también la tesis de Putnam (1995). Sin embargo, Morales, Mota y Pérez-Nievas, aunque
registran la correlación entre confianza interpersonal e implicación asociativa, señalan que el coefi-
ciente de correlación es débil (Morales, Mota y Pérez-Nievas, 2007: 175).
50 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

Por otra parte, tenemos que:

1. Las de Servicios Sociales y de Mujeres tienen una composición del carác-


ter moral muy similar basada en la confianza institucional y la responsabi-
lidad cívica y proxémica, con una puntuación negativa en tolerancia a ac-
ciones.
2. Las Educativas, Profesionales y Deportivas destacan por su parecido, sobre
todo debido a la sociabilidad proxémica, componente muy específico de los
asociados en general, y el escaso familismo.
3. Y, finalmente, las Comunitarias, de Desarrollo, Voluntarios de Salud y Ju-
veniles, componen su carácter moral de forma semejante, destacando su
proximidad al síndrome solidario. Se trata, por tanto, del grupo de asocia-
ciones más próximos al carácter moral más novedoso, de talante posmate-
rialista.

En resumen, las dos hipótesis que hemos propuesto al inicio de esta investi-
gación quedan confirmadas: existen rasgos de carácter moral específicos de los aso-
ciados y de los voluntarios en comparación con la media poblacional; por tanto,
existen diferencias significativas no sólo en el perfil social de asociados y volun-
tarios, sino también en su carácter moral. Y, en principio, tales diferencias pueden
ser medidas estudiando los rasgos que definen la afiliación y el personal volunta-
rio de los distintos tipos de organizaciones.
Esta conclusión llega al mismo resultado sustancial que el estudio de Reed y
Selbee en Canadá: existen diferencias entre quienes participan y quienes no lo ha-
cen. Pero también es preciso subrayar que mientras aquellos incluyen el análisis
de las características sociodemográficas y se centran exclusivamente en el análisis de
los voluntarios, nosotros nos hemos ocupado en exclusiva del carácter moral y he-
mos construido, en cambio, cuatro tipos de vinculación (asociados en general; aso-
ciados en organizaciones de voluntariado; voluntarios en general; y voluntarios en
organizaciones de voluntariado). Finalmente, también hemos analizado el carácter
moral según tipos de organizaciones. Este planteamiento nos parece imprescindi-
ble en un universo caracterizado por la heterogeneidad y la diversidad de formas
de vinculación. Y de hecho, hemos podido distinguir no sólo síndromes normati-
vos diferentes en función de dichas formas de implicación organizativa, sino tam-
bién en función del tipo de organizaciones. Este planteamiento resulta necesario
en un ámbito en el que suele darse un peculiar efecto metonímico: a partir del es-
tudio de las organizaciones de voluntariado o de manera aún más circunscrita de
las de solidaridad y altruismo se extraen conclusiones sobre el asociacionismo en
general. Pero a nuestro entender tal procedimiento no sólo es metodológicamente
improcedente, sino que, a la luz de estos datos, resulta empíricamente infundado 34.

34
Por ello no nos sorprende el hallazgo de Inglehart y Welzel de que la pertenencia activa a aso-
ciaciones no es central para hacer posible la democracia (2006: 340).
El carácter moral del voluntariado 51

ANEXO 1:
ANÁLISIS FACTORIAL DE LOS INDICADORES DE CARÁCTER MORAL

KMO Y PRUEBA DE BARTLETT

Medida de adecuación muestral de Kaiser-Meyer-Olkin 0,780

Prueba de esfericidad de Bartlett Chi-cuadrado aproximado 8.931,435

gl 861

Sig. 0,000

MATRIZ DE ESTRUCTURA
Componente
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
Justificación: aborto 0,808
Justificación: divorcio 0,770
Justificación: prostitución 0,749
Justificación: homosexualidad 0,749 –0,271
Justificación: eutanasia 0,720
Tiempo con coreligionarios –0,503 0,253 0,276
Confianza medios participación 0,793
Confianza instituciones jerárq. –0,268 0,686 –0,286 0,422
Confianza medios comunicación 0,653
Confianza no gubernamental 0,567 –0,301 0,259
Justificación: no pagar billete 0,788
Justificación: engañar impuestos 0,755
Justificación: beneficios Estado 0,657 –0,303
Justificación: aceptar soborno 0,633
Satisfacción con vida 0,822
Satisfacción económica 0,716
Control sobre la vida 0,640
Felicidad 0,621
Intolerancia xenófoba 0,791
Intolerancia desv. –0,274 0,759
Discriminación laboral inmig. 0,463 0,315 0,251
Política inmigración –0,427 0,391
Interés política –0,874
Importancia política –0,821
Frecuencia habla política –0,765
Tiempo con amigos 0,712
Importancia amigos 0,615 0,268
Tiempo con compañeros 0,600
Deber amar padres 0,603
Deber amar hijos 0,562
Trabajo: deber social 0,544
Gente se aprovecha 0,794
Confiar gente –0,793
Tolerancia hijos 0,558
Prestar ayuda 0,264 0,507
Ayudar Tercer M. –0,338 0,386 –0,284
Socialización: responsabilidad 0,328
Pasar tiempo ONG 0,731
Tiempo en club 0,361 0,616
Tiempo con familiares 0,612
Importancia familia 0,411 0,281 0,532
Preferencias demás 0,287 0,357 –0,400
52 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

VARIANZA TOTAL EXPLICADA

Sumas de las Suma de las


saturaciones al cuadrado saturaciones al cuadrado
Componente de la extracción de la rotación a
% de la % % de la %
Total Total
varianza acumulado varianza acumulado

1 4.431 10.550 10.550 3.723

2 3.108 7.400 17.949 2.130

3 2.262 5.386 23.335 2.493

4 2.065 4.917 28.252 2.209

5 1.722 4.100 32.353 2.189

6 1.574 3.748 36.101 2.361

7 1.475 3.512 39.613 1.697

8 1.328 3.162 42.774 2.108

9 1.252 2.980 45.754 1.689

10 1.225 2.917 48.671 1.569

11 1.145 2.726 51.398 1.449

12 1.068 2.543 53.941 1.284

Método de extracción: Análisis de Componentes principales.


a
Cuando los componentes están correlacionados, las sumas de los cuadrados de las saturaciones no se pueden añadir
para obtener una varianza total.
CORRELACIONES a

Tolerancia Confianza Respons. Confianza Tolerancia Interés Sociabilidad Respons. Confianza Solida- Sociabilidad
acciones institucional cívica existencial diferentes política proxémica proxémica interpersonal ridad asociativa

Tolerancia acciones 1.000* ** ** ** ** * ** **

Confianza institucional –0,082* 1.000* ** ** * ** **


El carácter moral del voluntariado

Responsabilidad cívica –0,130* 0,072* 1.000* * * ** ** **

Confianza existencial 0,039* 0,072* 0,064* 1.000* * * ** **

Tolerancia diferentes 0,170* 0,051* –0,063* 0,040* 1.000* ** ** ** **

Interés política 0,076* 0,082* –0,049* 0,035* 0,103* 1.000* ** ** **

Sociabilidad proxémica 0,051* –0,004* –0,107* 0,063* –0,006* 0,049* 1.000*

Responsabilidad proxémica –0,204* 0,119* 0,198* 0,025* –0,030* –0,007* –0,014* 1.000* **

Confianza interpersonal 0,066* 0,029* –0,012* 0,063* 0,124* 0,145* 0,033* –0,032* 1.000* ** *

Solidaridad 0,042* 0,039* 0,102* 0,074* 0,112* 0,100* –,028* 0,026* 0,105* 1.000* *

Sociabilidad asociativa 0,006* 0,031* –0,024* 0,102* 0,084* 0,100* –0,024* –0,075* 0,061* 0,060* 1.000*

Familismo –0,083* 0,010* –0,035* 0,014* 0,022* –0,027* 0,087* 0,018* –0,044* –0,014* –0,030*

** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).


** La correlación es significante al nivel 0,05 (bilateral).
a
N por lista = 1.505.
53
54 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

ANEXO 2:
PUNTUACIONES MEDIAS EN LOS COMPONENTES ENTRE FORMAS DE ASOCIACIÓN

Asociados Asociados Trab. voluntario Trab. voluntario


general voluntariado asoc. general asoc. voluntariado

Sociabilidad asociativa 0,4687 0,7122 0,7458 0,9864

Interés política 0,2215 0,2769 0,3902 0,3534

Confianza interpersonal 0,1113 0,2213 0,1746 0,2376

Confianza existencial 0,0471 0,1323 0,1260 0,1640

Tolerancia diferentes 0,0202 0,2184 0,3034 0,4069

Solidaridad 0,0491 0,1900 0,2072 0,3130

Familismo 0,0151 0,0196 0,1860 0,1739

Tolerancia acciones –0,0831 0,0609 –0,1067 –0,0029

Confianza institucional 0,0550 0,0645 0,0809 0,0070

Responsabilidad cívica –0,0363 –0,0364 0,0388 –0,0101

Sociabilidad proxémica 0,1241 0,0444 0,0148 0,0030

Responsabilidad proxémica –0,0284 –0,0430 0,0075 –0,0570


ANEXO 3:
LOS COMPONENTES DEL CARÁCTER MORAL ENTRE LOS DIFERENTES TIPOS DE ASOCIACIÓN (*)

Tolerancia Confianza Respons. Confianza Tolerancia Interés Sociabilidad Respons. Confianza Solida- Sociabilidad Familismo
acciones institucional cívica existencial diferentes política proxémica proxémica interpersonal ridad sociativa

SERVICIOS
SOCIALES –0,284 0,182 0,280 0,125 0,150 0,289 0,093 0,426 0,088 0,116 0,689 0,066
RELIGIOSAS –0,997 0,048 0,131 0,020 –0,006 0,118 –0,075 0,293 –0,127 0,121 0,454 0,454
EDUCATIVAS 0,117 0,070 –0,108 0,202 0,307 0,530 0,155 –0,175 0,429 0,280 0,672 –0,158
El carácter moral del voluntariado

SINDICATOS 0,458 0,188 –0,152 –0,028 0,077 0,811 0,097 –0,121 0,308 0,240 0,310 –0,142
PARTIDOS
POLITICOS 0,035 0,154 –0,302 0,093 0,042 1,771 –0,126 –0,206 0,196 0,272 0,353 –0,012
COMUNITARIAS
LOCALES –0,282 –0,164 0,004 0,131 0,454 0,501 –0,332 0,168 –0,341 0,595 1,535 0,058
DESARROLLO –0,011 0,014 0,054 0,326 0,341 0,479 –0,135 0,246 0,304 0,608 1,037 0,062
CONSERVACION 0,620 –0,098 –0,215 –0,062 0,410 0,480 –0,109 –0,599 0,383 0,478 0,937 –0,099
PROFESIONALES 0,145 0,038 0,074 0,074 –0,139 0,696 0,222 –0,062 0,072 0,205 0,416 –0,098
JUVENILES –0,212 –0,117 –0,462 0,243 0,376 0,404 0,176 –0,231 0,414 0,295 1,114 0,144
DEPORTIVAS
O DE OCIO 0,237 0,044 –0,146 0,143 –0,117 0,126 0,482 –0,021 0,219 –0,141 0,669 –0,197
MUJERES –0,425 0,382 0,218 0,142 0,030 0,462 –0,320 0,132 0,122 0,244 0,685 0,186
SALUD –0,060 –0,171 0,206 0,420 0,394 0,244 –0,022 0,264 0,167 0,580 1,286 0,117
OTROS GRUPOS 0,041 –0,034 0,024 0,118 0,060 0,151 0,075 0,187 –0,036 –0,091 0,843 –0,071

(*) En color oscuro señaladas la puntuación más baja en cada componente, en color más claro la puntuación máxima en cada componente.
55
56 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ALONSO, L. E. 1999. «La juventud en el tercer sector: redefinición del bienestar, redefini-
ción de la ciudadanía», Revista de Estudios de Juventud, 45, junio: 9-20.
ALMOND, G. y VERBA, S. 1979. La cultura cívica, Madrid, Euramérica.
ÁLVAREZ DE MÓN, M., J.-MARTÍNEZ, J. L. 1998. El Tercer Sector: Retos y propuestas para el
próximo milenio, Madrid, IMSERSO.
AMBROSINI, M. (dir.). 1999. Tra altruismo e profesionalita. Terzo settore e cooperacione in
Lombardia, Franco Angeli.
ANDRÉS ORIZO, F. 1996. Sistemas de valores de la España de los 90, Madrid, CIS.
ARANGUREN, J. L. 1958. Ética, Madrid, Revista de Occidente.
ARANGUREN, L. A. 2000. Cartografía del voluntariado, Madrid, PPC.
ARIÑO, A.; ALIENA, R.; CUCÓ, J. y PERELLÓ, F. 1998. La rosa de las solidaridades, Valencia,
Fundació Bancaixa.
— CASTELLÓ, R. y LLOPIS, R. 2001. La ciudadanía solidaria. El voluntariado y las organi-
zaciones de voluntariado en la Comunidad Valenciana, Valencia, Fundació Bancaixa.
BALES, K. 1996. «Measuring the propensity to volunteer», Social Policy and Administration,
vol. 30, n. 3, pp. 206-226.
BARTHÉLEMY, M. 2000. Associations: un nouvel âge de la participation?, París, Presses de
Sciences Po.
BECK, U. 2000. Un nuevo mundo feliz. La precariedad del trabajo en la era de la globaliza-
ción, Barcelona, Paidós.
BÉJAR, H. 2000. El corazón de la república, Barcelona, Paidós.
BELLAH, R. et al. 1989. Hábitos del corazón, Madrid, Alianza.
BILLIS, D. y HARRIS, M. 1996. Voluntary Agencies. Challenges of Organisation & Manage-
ment, Basingstoke, Macmillan.
BOURDIEU, P. 1988. La distinción, Madrid, Taurus.
CALLEJO, J. e IZQUIETA, J. L. 1996. Los nuevos voluntarios: entre el individualismo y la so-
lidaridad, Valladolid, Diputación de Valladolid.
CAMPS, V. 1993. Virtudes públicas, Madrid, Espasa Calpe.
CASADO, D. (dir.). Organizaciones voluntarias en España, Barcelona, Hacer.
— 1999. Imagen y realidad de la acción voluntaria, Barcelona, Hacer.
COLEMAN, J. 1988. «Social capital in the creation of human capital», American Journal of
Sociology, vol. 94.
CUCÓ, J. 1992. «Vida asociativa», en M. García Ferrando (coord.). La sociedad valenciana
de los noventa, Valencia, IVEI— Generalitat Valenciana, pp. 241-286.
CURTIS, J.; GRABB, E. G. y BAER, D. E. 1992. «Voluntary associations membership in fifte-
en countries. A comparative analysis», American Sociological Review, vol. 57: 139-152.
DAY, CH. L. 1990. What Older Americans Think. Interest Groups and Aging Policy, Prince-
ton, Princeton University Press.
DÍEZ RODRÍGUEZ, A. 1999. «Voluntarios, ONG’s y sociedad civil en la reordenación globa-
lizadora», Revista de Estudios de Juventud, n. 45: 93-102.
DEKKER, P. y VAN DEN BROEK, A. 1998. «Civil society in comparative perspective: involve-
ment in voluntary associations in North America and Western Europe», Voluntas.
DIANI, M. 1992. «The concept of Social Movement», Sociological Review, vol. 40, 1: 1-25.
DIETZ, G. 2000. El desafío de la interculturalidad. El voluntariado y las ONG ante el reto de
la inmigración. El caso de la ciudad de Granada. Barcelona, Fundación La Caixa.
DONATI, P. 1997. «El desarrollo de las Organizaciones del Tercer Sector en el proceso de
modernización y más allá», REIS, 79: 113-142.
El carácter moral del voluntariado 57

FONDAZIONE ITALIANA PER IL VOLONTARIATO. 1995. Il volontariato Sociale Italiano. Rap-


porto di ricerca, Roma.
FUKUYAMA, F. 2000. La Gran Ruptura. Naturaleza humana y reconstrucción del orden so-
cial, Barcelona, Ediciones B.
FUNDACIÓN TOMILLO. 2000. Empleo y trabajo voluntario en las ONG de acción social, Ma-
drid, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
FUNES, Mª J. 1995. La ilusión solidaria: Las organizaciones altruistas como actores sociales
en los regímenes democráticos, Madrid, UNED.
— 1997. «Evolución y tendencias de las asociaciones voluntarias en España: las Orga-
nizaciones No Gubernamentales como nuevo fenómeno en el panorama asociativo»,
en Tezanos, J. F. et al. 1997. Tendencias de futuro en la sociedad española, Madrid, Sis-
tema.
GARCÍA CANCLINI, N. 1999. La globalización imaginada, Barcelona, Paidós.
GENERALITAT DE CATALUNYA. 1994. Les motivacions del voluntariat a Catalunya, Barcelo-
na, Departamento de Bienestar Social.
GIDDENS, A. 1990. The Consequences of Modernity, Oxford, Polity Press.
—1991. Modernity and Self-identity. Self and Society in the Late Modern Age, Oxford, Po-
lity Press.
GINER, S. y SCARTEZZINI, R. 1996. Universalidad y diferencia, Madrid, Alianza.
GONZÁLEZ BLASCO, P. 1999. El voluntariado en la Comunidad de Madrid, Madrid, Direc-
ción General de Coordinación y Voluntariado Social, Consejería de Educación y Cul-
tura, Comunidad de Madrid.
GUTIÉRREZ RESA, A. 1997. Acción social no gubernamental. Análisis y reflexiones sobre las
organizaciones voluntarias, Valencia, Tirant Lo Blanch.
HELD, D. 1997. La democracia y el orden global, Barcelona, Paidós.
HERAS HERNÁNDEZ, F. 1997. «El sector voluntario y el medio ambiente», pp. 285-298, en
A. JEREZ (coord.). ¿Trabajo voluntario o participación? Elementos para una sociología
del Tercer Sector, Madrid, Tecnos.
HERRERA GÓMEZ, M. 1998. El Tercer Sector en los sistemas de bienestar, Valencia, Tirant Lo
Blanch.
HERREROS VÁZQUEZ, F. 2000. Social Capital and Civic Republicanism, en Working Paper
2000/149 de Juan March Institute, Madrid.
IBARRA, P. y TEJERINA, B. 1998. «Introducción: hacia unas nuevas formas de acción colecti-
va», en Ibarra, P. y Tejerina, B. (eds.). Los movimientos sociales. Transformaciones polí-
ticas y cambio cultural, Madrid, Trotta.
IMSERSO (1999). Normativa Española sobre voluntariado, Madrid, Ministerio de Trabajo y
Asuntos Sociales.
INGLEHART, R. y WELZEL, CH. 2006. Modernización, cambio cultural y democracia: la se-
cuencia del desarrollo humano, Madrid, CIS/Siglo XXI.
LE NET, M. y WERQUIN, J. (1985). Le volontariat, Centre d’Etudes et d’Information sur le
Volontariat.
LINZ, J. 1971. «La realidad asociativa de los españoles», en AA.VV.: Sociología española de
los setenta, Madrid, CECA, pp. 307-348.
MARQUÉS, J. V.; DUART, P.; RODRÍGUEZ, J. M.; SANTOS, A. 1992. «Juventud», en García Fe-
rrando, M. (coord.). La sociedad valenciana de los 90, Valencia, IVEI-Alfons el Magnà-
nim, pp. 213-240.
MAUSS, M. 1983. «Essai sur le don. Forme et raison de l’echange dans les sociétés archaï-
ques», Sociologie et Anthropologie, París, PUF [ed. or. 1950], pp. 145-284.
MEDINA TORNERO, M. E. 1999. Perfil del voluntariado, Plataforma para la Promoción del
Voluntariado en la Región de Murcia.
MONTERO, J. R.; FONT, J. y TORCAL, M. 2007. Ciudadanos, asociaciones y participación en
España, Madrid, CIS.
58 Antonio Ariño Villarroya y Rafael Castelló Cogollos

MORALES, L., MOTA, F. y PÉREZ-NIEVAS, S. 2007. «La participación en asociaciones: facto-


res individuales», en MONTERO, J. R., FONT, J. y TORCAL, M. 2007. Ciudadanos, asocia-
ciones y participación en España, Madrid, CIS.
MUTTI, A. 1998. Capitale sociale e sviluppo. La fiducia come risorsa, Bologna Il Moulino.
PLATAFORMA PARA LA PROMOCIÓN DEL VOLUNTARIADO EN ESPAÑA. 1997. Las organizacio-
nes de voluntariado en España, Madrid, Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.
PUTNAM, R. 1995. «Bowling alone: America’s declining social capital», Journal of Demo-
cracy, enero: 65-78.
— 2000. Per a que la democràcia funcione, Barcelona, Proa.
REED, P. B. y SELBEE, L. K. 2000. «Distinguishing Characteristics of Active Volunteers in
Canada», Nonprofit and Voluntary Sector Quaterly, vol. 29, 4, noviembre: 571-592.
RIESMAN, D. 1971. La muchedumbre solitaria, Barcelona, Paidós.
RODRÍGUEZ CABRERO, G. y CODORNIU, M. 1996. Las entidades voluntarias en España. Ins-
titucionalización, estructura económica y desarrollo asociativo, Madrid, Ministerio de
Asuntos Sociales.
ROOTES, Ch. (ed.). 1999. Environmental Movements. Local, National and Global, Londres,
Frank Cass.
RUIZ DE OLABUÉNAGA, J. I. 1994. «Ocio y estilo de vida», en AA.VV. 1994. Informe socio-
lógico sobre la situación social en España: Sociedad para todos en el año 2000, Madrid,
Fundación FOESSA.
RUIZ DE OLABUÉNAGA, J. I. (dir.). 2000. El sector no lucrativo en España, Bilbao, Funda-
ción BBV.
SALAMON, L. M. y ANHEIER, H. K. 1996. The Emerging Nonprofit Sector: An Overview, Man-
chester, Manchester University Press.
SÁENZ DE MIERA, A. 1996. «Las fundaciones sociales españolas en el siglo XX», Revista de
Occidente, mayo: 84 y ss.
SÁENZ DE MIERA, A. 2000. El azul del puzzle. La identidad del tercer sector, Ediciones No-
bel.
SARASA, S. 1998a. «Associacionisme, movimients sociales i participació cívica» en GINER, S.
(dir.). 1998. La societat catalana, Barcelona, Generalitat de Catalunya, pp. 985-1002.
— (1998b), «Mutualisme, Cooperació i filantropía», en GINER, S. (dir.). 1998. La societat
catalana, Barcelona, Generalitat de Catalunya, pp. 1041-1059
SMITH, J. D. 1996. «Should volunteers be managed», en BILLIS, D. y HARRIS, M. 1996. Vo-
luntary Agencies. Challenges of Organisation & Management, Macmillan. pp. 187-199.
SMITH, D. H. 1994. «Determinants of Voluntary Association Participation and Volunteering:
A Literature Review», Nonprofit and Voluntary Action Research, 10: 21-36.
SUBIRATS, J. (ed.). 1999. ¿Existe sociedad civil en España?, Madrid, Fundación Encuentro.
VOLMED. 1999. Organised Voluntary Services in the Countries of Mediterranean Europe: Gre-
ece, Italy, Portugal, Spain, Fondazione Italiana per il Voluntariato.
WILSON, J. 2000. «Volunteering», Annual Review of Sociology, 26, pp. 215-240.
— y MUSICK, M. 1997. «Who cares? Toward and integrated theory of volunteer work», Ame-
rican Sociological Review, vol. 62, octubre, pp. 694-713.
WUTHNOW, R. (ed.). 1991. Between states and markets. The voluntary sector in comparative
perspective, Princeton University Press.
— 1996. Actos de compasión, Madrid, Alianza.