You are on page 1of 20

Aisthesis No.

22, 1989 Facultad de Filosofía


Instituto de Estética Pontificia Universidad Católica de Chile
Santiago Chile

¿ARTESANÍAS TRADICIONALES, ARTES POPULARES?


En busca de una terminología clarificadora.

Carlos Alfonso González Vargas

MOTIVACIÓN

Al revisar algunos textos de diversos dad de Chile, Santiago, 1959. Término


autores, relacionados con las obras plásticas analizado: "Arte Popular".
pertenecientes al folklore, se observa que, 4. FORTÚN, Julia Elena: Folklore y Ar
con no todos los especialistas se
frecuencia, tesanía, Instituto Boliviano de Cultura,
refieren los mismos aspectos cuando in
a La Paz, 1976. Término analizado: "Ar
tentan llegar a una definición —o a aproxi tesanía".
marse a que establezca los rasgos
alguna—
5. OEA: Carta Interamericana de las Ar
distintivos de lo que es conocido como tesanías y las Artes Populares, Washing
tradicional"

"artesanía o "arte popular". ton, D.C., 1973. Término analizado:


Del examen de los textos que se indi "Arte Popular".
can a continuación, se deducen las referen 6. PLATH, Oreste: "Regionalización de
cias que, más adelante, ordenamos en un las Artes Populares Chilenas", en Ate

listado, con el propósito de extraer algunas nea, No.436, Universidad de Concep


conclusiones en relación a la materia que ción, Concepción, 1977. Término ana
nos interesa: lizado: "Arte Popular".
1. CORTÁZAR, Augusto Raúl: "Artesa 7. DANNEMANN, Manuel: Artesanía Chi
nías, teoría y estímulo", en Catálogo lena, Editorial Gabriela Mistral, Santia
de la primera exposición representativa go, 1975. Término analizado: "Artesa
de argentinas, Fondo Nacio
artesanías nía".
nal de las Artes, Buenos Aires, 1968. Listado de términos aplicados a las defini
Término anal izado: "Artesanía". ciones señaladas (se indica a qué aspecto

2. LOMBARDO PONCE, Antonio: "Es específico remiten):

tado actual de las artesanías folklóri


Términos relativos al autor:
cas de la Provincia de Mendoza", en

Actas del primer encuentro latinoame actividad,


ricano para la promoción artesanal, destreza,
Neuquén, 1974, págs. 85-104. Térmi empírica,
no analizado: "Artesanía". con intención de tipo personal,
3. ALARCON, Norma; DOMÍNGUEZ, actividad independiente,
Juan; GONZÁLEZ, Ida: "Arte Popu de autor intuitivo,
lar, Artesanías, Artes Manuales en ge que ocupa su tiempo de ocio,

neral, Arte Aplicado y Arte Primitivo", el autor no posee educación sistemática,


en Arte Popular Chileno. Definiciones, expresa su interioridad,
realidad actual, Universi satisface íntimas necesidades de expresión.
problemas,

27
Términos relativos al conocimiento (apren Términos relativos a la finalidad de la obra:

dizaje):
atiende necesidades,
transmitido por generaciones, satisface íntimas necesidades de expresión,
por enseñanza experiencial de acciones téc tiene finalidad práctica,
nicas. satisface necesidades
humanas, sean utilita

rias o de arte popular.

Términos relativos a la relación autor—


obra:

Términos relativos a la relación autor—


des
empleo de técnicas,
tinatario y obra—
destinatario:
produce objetos,
mediante labor manual, satisfacen necesidades materiales,
con apoyo de
herramientas, satisfacen necesidades espirituales,
sin organización industrial, están acordes con la cultura tradicional,
con técnicas tradicionales, son un conjunto de experiencias que caracte

empíricas, rizan a un pueblo y le dan personalidad.


manuales,
o no puramente Términos relativos al carácter de la obra
manuales,
con experiencia como expresión del folklore:
artística,
con experiencia técnica.
empírica,
tradicional,
Términos relativos a la obra:
popular,
es funcional, funcional,
utilitaria, utilitaria,
con carácter o estilo de fin práctico,
típico,
anónima,.
son obras plásticas,
y de otra de la comunidad,
naturaleza,
hechos transmitida por generaciones,
son no institucionalizados, "plástica"
*
expresión espontánea, ( en cuanto cambia según regio-

expresión ingenua, giones o lugares),


de tipo personal, vigente,
producto individual, herencia de grupos cultos del pasado,
o de un grupo reducido, elaborada por un pueblo,
elaborada por un pueblo, o una cultura local,
o
o una cultura local, regional,
o regional, es un conjunto de experiencias,
satisface íntimas necesidades de expresión, que caracterizan aun pueblo,
con materia prima local, y le dan personalidad,
con cualquier materia prima, es hecho no institucionalizado,
es un comportamiento de producción plás expresión espontánea,
es comportamiento cultural,
tica,
es un fenómeno funcional, es comportamiento de carácter comunita

expresión formal, rio constituido por la comunidad folk,


y material, en la que se produce el usufructo tradi

con raíces en el pasado, cional de bienes culturales


( * por lo
también de arte popular, tanto, es un bien cultural),
funcionalmente satisfactoria, esconducta,
producto de experiencias artísticas y técni forma de vida,
cas que le dan "personalidad". fenómeno funcional,
propio,
aglutinante,
representativo,

28
por un proceso de expansión, selec
pasó
ejemplos, como puede ser el de las "borda
ción y reelaboración, doras de Isla Negra", que, surgidas gracias
es obra viva, a una intención de ayuda por parte de la

operante, esposa de un médico que tenía allí una

a la vez, evoluciona, casa de descanso, ayuda dirigida al aprove

es expresión cultural, chamiento de pequeños tiempos libres de


de transmisión directa, las e hijas de los pescadores del
mujeres

de vigencia colectiva, lugar, ha logrado mantenerse, traspasar las


con variantes regionales, generaciones y proyectarse sobre otros lu

supervivencia debida al espíritu conserva gares del país, asumiendo, en cada caso,

dor de la gente común, rasgos característicos que los identifican con

obras instintivas, el área geográficarespectiva, con los grupos


no son producto de la educación sistemática, que allí residen, y con las vivencias perso
están destinadas a la propia comunidad, nales o experiencias grupales.

satisfacen necesidades humanas. Es decir, lo que parecía regresivo o es

tacionario, progresa, no tan sólo introdu


Al examinar la variada cantidad de térmi ciendo pequeños cambios dentro de algún
"artesanía"
nos aplicados a las obras de o quehacer específico, sino también, generán

de "arte
popular"

por los diversos autores dose nuevas expresiones que enriquecen las
constatamos que algunos de és manifestaciones plásticas regionales.
revisados,
tos son sinónimos u operan como tales: es

el de "es funcional", "es un fenómeno


caso PREÁMBULO AL ANÁLISIS

funcional", "es funcionalmente satisfacto


aparecen como contradictorios Muchos son los factores que concurren
ria"; otros,
entre como por ejemplo: "es obra viva", para que las obras materiales que realiza el
sí,
tiende a oponerse con "es supervivencia debi hombre lleguen a su forma final, definitiva.
da al espíritu conservador de la gente co Muchos son, también, los destinos de estas
ya que en cuanto
"viva"
implica que obras: unas se distinguirán por su naturaleza
mún",
utilitaria; otras, por su calidad ornamental;
posee un impulso que la destina a un cierto
por su capacidad expresiva. ¿Qué
cambio y, por lo tanto, no es el producto algunas,
simple de una acción atávica involuntaria. hace que posean este o aquel carácter? Sin

duda, existe una intención en elcreador,


Al contrario, su vigencia, vida, le dan
su sus

características de poseer plasticidad, de ser quien es, finalmente, el que toma la decisión

capaz de adaptarse a las nuevas necesida y lleva a cabo la obra y, por lo tanto, esta
los tiempos. En decisión —en el mejor de los determi casos—

des, a nuevos otros casos,


los términos se hacen vagos, inconsistentes, na el resultado. Esto es, las obras son como

"son hechos con materia entre otras razones, por efectos de la


como, por ejemplo: son,
prima local o con cualquier materia prima.. ."o
voluntad del autor.

Pero, el problema no se supera de una


bien, "son obras plásticas y de otra natura
manera tan simple: el autor no es una isla.
leza..."; incluso, puede observarse en algún

caso una especie de visión peyorativa del Vive en una sociedad, con un entorno en el

fenómeno descrito (¿teñida de etnocentris que puede predominar la naturaleza, con sus

mo cultural por parte del autor?). Un ejem variados rasgos de vegetación y morfología,
plo claro parece ser la frase que sindica a o bien, en un entorno dominado por lo arti

este hacer "supervivencia debida al ficial, en el que lo creado por el hombre ejer
como
presencia rigurosa amenudo, monó
ce su y,
común"

espíritu conservador de la gente

tona. En esa sociedad y en dicho entorno, el


Finalmente, otros términos parecen no ser

hacer hombre recibe una educación que puede ca


extensivos a todo el folklórico, como
racterizarse por su ser sistemático o, al con
la frase que lo señala como "herencia de
trario, por su espontaneidad.
grupos cultos del pasado", hecho que pue
de ser negado fácilmente mediante simples Los factores ya mencionados, sumados a

29
otros, como, ejemplo, los lazos con el
por aceptadas en nuestro medio, para poder
pasado de su las hace
nación, o con las
comunidad o apreciar qué semejantes o diferentes
"cultas"
tradiciones seculares, modificarán sus las
obras, a consideradas "doctas", o "edu
desde la necesidad que induce al hacer, hasta cadas".
la forma que asume el objeto creado.
Desde que se acuñó el término "folklo /. EL FOLKLORE
re", aunque las obras materiales no constitu
yeron una de las primeras inquietudes de los 1. Quizá, en estosapuntes, debiéramos
estudiosos, se estimó que ciertos aspectos de considerar una breve definición de "cultu
la creación que nos ocupa corrían el riesgo ra", para luego hablar de "folklore", o de
de un irremediable de "cultura folklórica". No profundizaremos en
proceso
desaparición,
el que se veía provocado por aparición de la ello; sin
embargo, entregaremos un esbozo,
la máquina, afirmándose —hasta hoy— que una aproximación a estos
términos, para po
"el desmesurado avance de la técnica en los der examinar el problema de la plástica en el
últimos años, ha originado un dislocamiento ámbito del folklore.
de los procesos naturales en las artes empí 2. En sentido amplio, por "cultura"

"
ricas (Lázaro Flury, en Cerrutti, 1966 (del latín: cultivo, cultivar), puede entender
Pág. 7.). se el ejercicio constante de las facultades es
Ante una visión tan
"terribilista", cabe piritualesdel hombre y, derivado de éste, el
preguntarse si sólo el avance en la producción perfeccionamiento de sus frutos
(obras), tan
.de medios puede tenerinciden
una tan gran to en cantidad como en calidad, mejorando,
cia sobre la de determinados pro
existencia por tanto, lo que su natural condición huma
ductos o, si la asimilación de algunos de es na sola-
El
-por sí entregaría. hombre, en
tos medios cambia las necesidades que origi este caso, es semejante a un campo cultiva

nan las formas, o cambian a éstas, o, si los do, que produce mejores frutos mientras
medios son sólo eso, algo que permite al mejores son las semillas, el tratamiento de la
hombre, mediante el empleo de técnicas tierra y su posterior cuidado. En esta defini

apropiadas, dominar algunos materiales para ción metafórica, se entiende al hombre como
lograr un producto cuya pre-concepción es una "buena
tierra", pero que requiere de
evidente. Agreguemos a lo señalado, como constante, diligente y cuidadoso tratamien
argumento
complementario, que, antes del to, para que la vegetación (su pensamiento y
surgimiento de la "era industrial", los me obras) no crezca disminuida ni en desorden.
dios (herramientas) utilizados por
artesanos, Esta definición no implica solamente
artífices o artistas de alta especialización educar bajo un sistema
estatuido, rígido,
pudieron ser similares a los empleados por sino que hace de la educación algo perma

aquéllos sus contemporáneos nente


que, hoy, sue y variable en sus
modelos, desde una
len denominados "artesanos tradiciona
ser educación
intelectual, profesional o tecnoló
les"
o "artistas populares"; sin
embargo, la gica hasta la muy sencilla, pero efectiva, edu
diferencia se establece en otros aspectos que cación que se recibe por la vía del ejemplo.
inciden en el ser de la obra, p. ej.: en los sis La cultura no sólo está relacionada con

temas de transmisión del conocimiento o en el progreso


material, sino también -y, quizá,
la relación que se establece entre el destina más bien- con el progreso espiritual. Al im
tario y el autor. plicar un conjunto de elementos formativos
En fin, la creación que deriva en obras relacionados con lo espiritual y lo material,
materiales asociadas al folklore debe ser esti el desarrollo cultural involucra el reconoci
mada de otro modo, diferente al que común miento de valores, los que, en cuanto
tales,
mente se ha empleado. Como primer paso, se hacen
vigentes, encarnándose en el sujeto
intentemos instalar que "la
vive"

esta creación, adjetivada Recurriendo a cualquier siste


"tradicional"
los términos y "popular", ma
con
educativo, el hombre, protagonista de la
en el ámbito general del folklore y, luego, en cultura, tiende a rescatar lo valioso a reno
y
las categorías estéticas que usualmente son var o a sustituir aquello que manifiesta ras-

30
de obsolescencia, ya sea por insuficiencia enlazan con el pasado y proyectan el futuro
gos

o porque la creatividad humana logra pro según las características y peculiaridades de


fundizar aún más en las cosas y los seres, en su cultura.

sus accidentes o en sus esencias. Como puede colegirse de lo anterior, en

Por cierto, aunque su término polar es el fenómeno que denominamos cultura se

"la naturaleza", la cultura no la contradice enlazan, una vez más, razón e intuición, inte
negándola, sino enriqueciéndola. No se "ha ligencia y experiencia, sentimientos y vida.
ce
cultura"

luchando contra la naturaleza Habría que pensar, partiendo de Max Sche


"cultura"

humana, ni tampoco destruyendo el entorno ler, que es, en esencia, humaniza


del ción, lo que no solamente debe entenderse
natural hombre, sino perfeccionando al

hombre desde su condición natural, a su en cuanto que el hombre se hace más hom
entorno y a las múltiples relaciones que se bre —al actualizar sus potencias—
sino, tam
producen entre ambos. bién, porque lo que hace manifiesta su hu
De lo propuesto se deduce que la cultu manidad enriquecida y la proyecta al entor

ra es viva y que hay diversas vías de conserva no, humanizándolo, vigorizándolo.

ción perfeccionamiento de ella, por ejem Conviniendo en todo lo anterior, la cul


y
se puede lograr mediante la educación tura abarca mucho más que el conjunto de
plo,
lento bienes materiales que posee el hombre y sus
sistemática, bien, o por el camino más

de la renovación natural, lo que dependerá normas de convivencia y su mundo de creen

de los medios y métodos que se empleen pa cias. Por el hecho de ser obra humana, abar

ca todo el ámbito espiritual y el material, en


ra conseguirlo y del mayor o menor acceso a
más amplio sentido. En este el
ellos, ya sean éstos profundamente comple su entendido,
jos o muy sencillos. artefacto, el objeto creado por el hombre o

Podemos resumir estas ideas con el si adoptado por éste desde la naturaleza, puede

guiente esquema: dirigirse a satisfacer sus necesidades materia

les y también sus necesidades espirituales; en

por efecto de la cultura, el hombre, con ambos casos se trata de necesidades huma
sus potencialidades e inmerso en el medio nas, unas asociadas a lo inmanente, otras, a
natural y rodeado de sus propias elabora lo trascendente. (Por cuestiones de método,
ciones, se transforma en un hombre con nos vemos obligados a separar "necesidad
sus potencialidades actualizadas, se enri material"

de "necesidad espiritual", como


"inmanente"
quece a sí mismo y enriquece su entorno, hacerlo con lo
también a y lo
perfeccionando, además, lo que ha elabo
"trascendente", aunque especialmente en el
rado.
primer caso, las fronteras son siempre impre
(Este esquema puede repetirse, estable

ciéndose un continuo perfeccionamiento


cisas.)
especialmente valioso en lo cualitativo.) 3. Desde la perspectiva anterior, cuando
"folklore"
hablamos de nos estamos refirien

Como ya queda dicho, en cualquier ca do, también, a la cultura en una de sus pecu
liares dimensiones, la que puede flanquearse
so, el hombre puede actualizar sus potencias
para establecer sus rasgos particulares más
por vía espontánea o a instancias de un pro
relevantes.
ceso voluntario de perfeccionamiento, el

incluso, puede ser planificado de ante Indudablemente, con sólo señalar este
que,
punto se la insuficiencia de los
manifiesta
mano.
primeros rasgos que William John Thoms es
El hombre y sus ideales, las sociedades y
tima como los que constituyen la materia de
sus ideales, en el tiempo, se adhieren avalo
estudio del folklore. Este dice que es el "lo
res particulares, los que, en gran medida, de
penden de sus conceptos acerca del cosmos, re", conocimiento, del "folk", es decir, del
campesino ¡letrado, circunscribiéndolo a lo
de su lugar en el cosmos, de su modo de esti
que —en su época— se designaba como "lite
mar sus relaciones con los demás, de sus con popular"

ratura
ceptos acerca de la vida y de las cosas, de la
Hoy se piensa, más bien, en el folklore
tradición. En fin, las épocas y los hombres se

31
como una fuerza viva y, por ello, con capa
cidad de perdurar (Thoms pensaba en res //. A LGUNOS ELEMENTOS QUE
catar lo que estaba por extinguirse). Esta PERMITEN CA RA CTER/ZA R
"fuerza fluye por todos los conductos
viva"

LO FOLKLÓRICO
de la sociedad a la que pertenece y pulsa al
ritmo de ésta. Como algo vivo, tiene la capa Para poder señalar los elementos que
cidad de renovarse, pero, debido a sus vigo permiten caracterizar lo folklórico, recurra
rosos lazos con la tradición y a la fuerza de mos, una vez más, a los antecedentes del tér
su arraigo en las diversas comunidades, los mino.
cambios se producen con
lentitud, casi inad El temor a que desaparecieran algunos
vertidamente. Así, e! folklore se adapta a las aspectos de la "literatura
popular"

o "anti
nuevas condiciones de vida del hombre y, a güedades
populares"

indujo a Ambrose Mer-


al hacerlo, no sólo puede adoptar otra apa
ton, cuyo seudónimo de William John Thoms
riencia, sino, también, puede adoptar, y lo hace más conocido, a que, en la época de

adaptar, formas que no constituían parte los grandes cambios que provocaba el súbito
del folklore, produciéndose un traspaso de desarrollo industrial y la consiguiente con
elementos desde otros ámbitos de la cultura centración de campesinos en barrios que se
hacia el ámbito de lo folklórico, es decir, se agregaron de modo creciente junto a las gran
admite algo que pasa a formar parte de los des ciudades, publicara una carta en la revis
bienes de un grupo o de la sociedad folk y, ta 7776 A thenaeum, el 22 de agosto de 1 846,
como patrimonio común, llega a hacerse re proponiendo el rescate de esa literatura po
presentativo de ese grupo, de esa sociedad. pular que, de acuerdo a su punto de vista,

En este entendido, puede estimarse como estaba condenada, inexorablemente, a desa

elemento que vincula a los miembros de una parecer. Pero, como hemos señalado, lo fol
"algo"
comunidad folk; agreguemos que un elemen klórico es un vivo y esos elementos

to integrado a la cultura folklórica "apro


es que tienden a perderse
tienden, también, a

la de modo inte otros, los


piado"

por comunidad un ser sustituidos por que asumen su

gral, tradicionalizándose, sumergiéndose en lugar en el ámbito que nos ocupa y suelen

el anonimato de quienes lo cultivan, arrai revitalizar aquello que se suponía perdido.

gándose en la comunidad (pueblo), y pasa a Si hacemos un recuento de los efectos


transmitirse, de preferencia, por vía oral o que la situación recién mencionada puede
por la vía del ejemplo. tener sobre el folklore veremos que, desde
Antes de terminar esta breve revisión, este de aceptación de cambios, de
proceso

parece conveniente advertir a quienes se inte arraigo y de adaptación al medio que carac

resan por el estudio del folklore acerca de un teriza lo folklórico, o lo que devendrá fol
error que suele cometerse, al suponer que lo klórico, se desprenden varias de las caracte

folklórico se caracteriza por su "simplici rísticas de lo folklórico:


dad". En efecto, ésta puede ser una falsa
-

lo folklórico es dinámico, no es algo


afirmación. Prueba de ello podría ser, por anquilosado en una sociedad;
divino"

ejemplo, el "canto a lo o, en lo plás


-

en cuanto posee la vitalidad de la que

tico, la existencia de algunas vasijas, loca


en se ha hablado, sufre variaciones según las
lidades como Quinchamalí o Pomaire. Nos peculiaridades del grupo o sociedad que lo
referimos a las miniaturas, cuya apariencia cultiva; en suma, es variable:
—efectivamente—
es sencilla, pero son el —

lo anterior permite señalar que o


es,
resultado de un refinamiento en el procedi se hace, expresión regional;
miento de preparación de la pasta por parte —

por lo tanto, es
locallzable;
de las alfareras y, a la vez, son resultado de En todas las características antes men
un diestro y complejo despliegue técnico. cionadas se advierte implícito un factor que
las determina: lo folklórico es
funcional, de
tal suerte que incluso las características del
medio geográfico pueden determinar las va-

32
de una forma y su localización y costumbres de los miembros de la comu
riaciones

área o región, bajo una diná nidad de la cual se hará representativa;


específica en un

mica que la obliga a forma


ditinguirse como

lo que hemos señalado recién nos

peculiar y bien diferenciada. Consideremos


permite destacar otra característica de lo
como ejemplo las variaciones que existen en
folklórico: es vigente (se asimiló, propagó y
entró en funciones). No agregamos que lo
las diversas formas de carreta que suelen
"colectivo"

encontrarse a lo largo del país, desde la anti folklórico es algo o "socializa

gua carreta calichera hasta las narrias (trineo, do", pues estas características reiteran —en

términos—
otros lo que habitualmente se
birloche) —y sus variables—
en Chiloé o en

Colchagua la Región Metro entiende cuando se habla de que el folklore


Linares, en o en
"popular"
tiene un carácter "anónimo", y
politana.
lo folklórico responde a "vigente".
Ciertamente,
las

Otra característica que es destacada


necesidades y éstas, aunque sean mismas
ocasionalmente y suele ser olvidada como un
para todos los habitantes de un país, van di
aspecto importante entre las características
ferenciándose con claridad en un país como

cuyas características geográficas


de lo folklórico es que éste no es un hecho
el nuestro, y
inciden pueden incidir— nota
Institucionalizado: el comportamiento del
climáticas —o

cultor o cultores no depende de algo estatui


blemente los hombres que viven en
sobre
do y reglamentado por una normativa escrita
distintas latitudes. Un ejemplo claro puede
y especialmente dictada para los efectos de
observarse en las respuestas de las tejedoras

de cubrirse, que su existencia y uso. Aunque pudiese recono


frente a la necesidad puede

manifestar un hombre que habita en pleno


cerse una "normativa", ésta es consuetudina
desierto, en el altiplano nortino, en la zona ria, responde al carácter tradicional de lo fol
la zona austral.
klórico y, en virtud de este carácter, es que
central o en
se dan particularidades regionales, que dina-
Otras características de lo folklórico,
las más recordadas por lo mizan los hechos folklóricos y los hacen re
usualmente y que,
conocibles en su especie. El reconocer una
tanto, no requieren de extensas explicacio
forma general, a pesar de las variables, de
nes, son:
pende de las personas, cultores, y no de re

es tradicional. Recordemos que la


glas escritas.
tradición es un valioso factor que da conti

De esto se desprende que otra de las


nuidad a una esto es, es vínculo en
cultura,
características de lo folklórico puede dañarse
tre el pasado, el presente y el futuro;
en la medida en que se pretende ayudar al

es popular, es decir, forma parte del
cultor, o expandir la esfera de influencias de
patrimonio común de una sociedad, está

arraigado en ella puede estar extensamente


un hecho u objeto, o de aumentar el número
y
de cultores. Nos referimos a las modalidades
difundido. Aunque parezca innecesario, re
de transmisión de lo folklórico, cuya vía
calquemos que, en cuanto "popular", no
principal de aprendizaje es empírica, es de
necesariamente arranca aplausos y es conoci
cir, la experiencia de aprendizaje se realiza
do a todo nivel, como suele suceder con cier
oralmente por medio del ejemplo. De la
y
tos cantantes de la música "de moda";
repetición de lo oído u observado surge su
al ser acogido y al arraigarse en una

cultivo. De la dinámica propia del ser huma


comunidad, lo folklórico se hace
anónimo.
no y de la sociedad, su apropiación y poste
Como lo señala Cortázar: "el punto inicial
rior evolución o sustitución.
de una trayectoria es siempre una manifesta
Quizá como advertencia a quienes con
ción o iniciativa individual originaria", pero,
sideran necesario ayudar a lo folklórico "pa
con frecuencia, y debido a su eficacia (fun
ra que no perezca", naturalmente desde un
cionalidad bien lograda), la importancia del "docto",'
ámbito conviene recordar el dicho
autor pasa a un plano secundario. Al ser aco
popular "los cuidados del sacristán mataron
comunidad, la obra original
gida por una
al señor cura".
puede ser modificada, para aproximarse más

los

En el aprendizaje y en el cultivo de
a los rasgos característicos de ésta, a usos

33
"proposición que expone con claridad y
una expresión o hecho folklórico, el cultor
exactitud los caracteres genéricos y diferen
procede con plena esto
naturalidad; nos
ciales de una cosa material o inmaterial".
lleva a advertir en lo folklórico un alto grado "definir"
Así, implica "fijar con claridad,
de espontaneidad.
exactitud y precisión la significación de una
palabra o la naturaleza de una cosa". Con
Finalmente, ya que nuestro propósito
estos
antecedentes, vemos que, al definir, ex
es buscar una aproximación a un método de traemos las notas particulares que —en con
conocimiento de la plástica con carácter fol junto—
nos entregan los datos esenciales
klórico, hacemos notar que el cultor recurre
para poder reconocer lo definido. Aunque
a las materias que su medio ambiente le pro
hemos eludido entregar una definición tajan
porciona, en una especie de justo equilibrio te de "folklore", la hemos hecho "aproxima-
con la
naturaleza, que refuerza varias de las tiva", al fijar sus principales características
características de lo folklórico ya enunciadas. (lo que, en lógica, es válido). Entre las carac
En resumen, ante la pregunta "¿Qué es terísticas propuestas se cuentan la tradlcio-
lo folklórico?", quizá no debamos entrar en nalidad de lo folklórico y su arraigo popular.
grandes disquisicions teóricas acerca de ello hablamos de "medicina popular", ode
Así, si
sino, con sencillez, podríamos utilizar las "artesanía tradicional"; estamos privilegian
características ya señaladas como una espe do de las
una características de lo folklórico
cie de trama que, tamizando las diversas si en cada ¿estamos haciendo lo
caso, pero,
tuaciones, hechos u objetos, separa lo folkló correcto, o sólo provocamos con ello una
rico de aquéllo que no lo es. confusión que va en desmedro de lo que que
Es conveniente destacar que lo folklóri remos destacar? Busquemos algún ejemplo:
co no se mantiene por una simple tendencia el ácido acetilsalicílico, conocido por su
"reliquia"
atávica, no es una simple que so nombre comercial de "Aspirina", es vasta
brevive casualmente desde un pasado remo
mente conocido utilizado en nuestro
y país;
to, ya que su vigencia y funcionalidad en el
incluso, es vendido en los vehículos de loco
ámbito social o regional al que pertenece lo moción colectiva, pero, su "popularidad",
liga vitalmente al hombre. Es también desea ¿lo hace folklórico?; por cierto, la Aspirina
ble rescatar al cultor natural de un tipo de no se contempla entre los elementos que se
prejuicio que surge del hombre formado bajo estudiarían al analizar la "medicina popular"

otras normas, a través de la educación siste (en el entendido de que nos estamos refirien
mática. Este prejuicio sitúa al hombre aso do a una "medicina folklórica").
ciado al folklore
en un nivel "inferior", de in Este argumento lo ha hecho suyo Paulo
cultura o de no-civilización. En este caso, se de Carvalho Neto en su Diccionario de Teo
confunde la cultura con el mero cultivo de la ría Folklórica, en el cual, al analizar algunos

lectura, con la asistencia a una escuela y con términos, señala que, por ejemplo, "Cuento
"culto"
la vida urbana, olvidando que es
Popular"
y "Cuento
Tradicional"
son un
quien se cultiva, y esto puede lograrse desde "inadecuado sinónimo de 'Cuento Folklóri
una perspectiva folklórica o desde otras, que co'"

(pág. 60), o. al referirse a "Medicina


"doctas"
Popular"
algunos consideran (pág. 143), señala que es sinónimo
Antes de continuar, señalemos otro error de "Medicina Folklórica", agregando poste
frecuente en el que incurren muchos auto riormente que "se ha consagrado la expre
res: al denominar algún aspecto particular lo
sión, aunque es impropia, pues popular no
del folklore, como es el caso de la medicina sinónimo de lo folklórico.
es
Difieren, por
o de las expresiones
plásticas, deciden una Popular"
ejemplo, "Música de "Música Fol
denominación que, al ser aceptada como
tal,
klórica"

hace incurrir a quien la de


emplea en el error A lo (Pág. 161
anterior agrega que 162)
definir al todo por la parte. Expliquémoslo: lo "un hecho
popular es no folklórico, de
si buscamos en un diccionario el término mucha aceptación entre el pueblo... su vida

"definición", podemos leer que significa es radiante, pero efímera. Según Félix Moli-

34
na Téllez ella es un hecho Por prácticas, hacemos estas
razones
—continúa—

que

encierra lo "popular
circunstancial"

en opo acotaciones, las que se enlazan con nuestra


folklórica"

aceptación del término "plástica


tradicional"
sición a lo "popular de la con

cepción de Jijena Sánchez y Jacovella". en sustitución de los supuestamente genéri

de "artesanía tradi
popular"

Estas han inducido a


observaciones nos cos de "arte o
cional"

hacer nuestra la proposición de Dannemann,


quien plantea la necesidad de hablar de En efecto, en la plástica
lo referente a

"plástica con carácter folklórico", evitando, en general, la existencia de


suele aceptarse

de esta manera, el empleo de términos con tres categorías estéticas básicas: la artesa

nía, que es obra de artesanos; la


ornaménti-
carácter restrictivo, como lo son "artesanía
tradicional"

o "arte popular". ca, que es obra de artífices; el arte, que es

En pro de un empleo adecuado de los obra de artistas (Kupareo, 1964).


términos, aclaramos, no restringiremos el uso También suele haber acuerdo general en

de "plástica
folklórico"
el artesano es una persona diestra en lo
con carácter
(o, me que

"plástica lo ha de técnico, recalcándose que sus obras pueden


jor, folklórica") a que se

signado como "artesanía


artística"

(en susti ser repetitivas y que la artesanía no tiene

tución de los anteriores), puesto que ello como condición slne qua non las exigencias

conllevaría aceptar una nueva y ambigua ca- de ser producto original y único de la inven
tegorización estética. Antes bien, preferimos tiva personal del artesano y, por lo tanto, no
hablar de artesanía, incluso al referirnos a un demanda un alto grado de creatividad. Sin

yugo o una silleta de madera y paja. embargo, es requisito indispensable que la


obra sea técnicamente bien lograda y —en lo
posible—
plenamente en cuanto
///. LA OBRA PLÁSTICA FOLKLÓRICA, eficiente,
SUS CA TEGORIAS resuelve la necesidad que la motiva. La obra

del artesano es producto de uso práctico,


Los párrafos anteriores ponen en evi funcional, y debe caracterizarse por estar

dencia importante: en el amplio


una realidad bien hecha.
marco la cultura, las obras materiales
de Pero, hay objetos que el hombre crea

creadas por el hombre pueden tener diversas con otra finalidad: atavía las formas, con el

objeto de hacerlas más vistosas y, con ello,


características, las que les permiten ingresar
—dentro de un criterio
clasificatorio—
en el apetecibles por su belleza formal y elegancia.
El embellece, decora. El ornamento
"docto"
ámbito de lo estrictamente (en la artífice

cultura del hombre refinado), o en el ámbito es algo adicional a la forma y, en cuanto tal,
sustituirse o sin
de lo estrictamente folklórico (en la "cultura puede agregarse, suprimirse,
popular"

cambiar la esencia de lo ornamentado. Sin


o "tradicional"), posibilitándose,
varios grados de aproximación o embargo, parece ser una necesidad humana
además,
pureza entre ambos extremos. el tener aceso a la belleza forma!, por lo que

Estas materiales, además, pueden


obras se recurre con frecuencia al artífice, buscan
apuntar a diversos niveles de necesidad y po do satisfacer tal necesidad.
seer varias connotaciones que las hacen dife La artesanía y la omaménticason, pues,
rentes y, en cuanto tales, diferenciables, po dos categorías básicas de la obra material del
sibles de agrupar según categorías objetivas. hombre. Existe una tercera, no menos im
Es habrá portante que las ya mencionadas: es el arte.
decir, ciertos elementos caracteri

zantes de tipo esencial, que permitirán decir ¿Qué procura el artista? Quizá su búsqueda
D" "expresar"

"esto es A, y no es B, C ó y, por lo tanto, principal sea el mediante sus

todos los ejemplares pertenecientes a la espe obras, creándose un vínculo entre el artista

cie
"A"
pasarán a agruparse ¡untos, y los y el destinatario, que va más allá de la buena

"B",
"C"

y
"D"
formarán otros tantos gru factura del objeto, pero que la implica; que

pos. Estos atributos serán predicados comu trasciende la belleza formal, aunque pueda

nes a todos los objetos pertenecientes a una requerirla. En síntesis, artista, por medio
el

misma categoría. de la obra, manifiesta y destaca aspectos que

35
involucran lo propiamente humano aproxi modo de transmitirse el conocimiento en

mándose a la esencia de los seres o las cosas, cada ámbito y de la calidad de sus lazos con
revelándolas en una visión siempre nueva y la tradición. Haciendo un símil entre el fol
diferente. klore y el proceso de la osmosis, podríamos
Si examinamos el ámbito docto y el fol considerar al ámbito folklórico como envuel

klórico, no se advierten diferencias sustancia to en una membrana semi -permeable


y for
les las obras artesanales creadas en uno
entre mando parte del ámbito total de la cultura,
u otro de dichos ámbitos. Igual cosa sucede de manera que lo docto puede estar rodeán

con las obras del artífice y el artista. Lo que dolo. El fenómeno de traspaso de elementos

cambia son las modalidades de adquisición y se producirá de tal modo que los procesos

entrega de conocimientos en la etapa de for de endosmosis


y a distin
exosmosis se darán
mación individual y, quizá, en la apreciación ta velocidad, dependiendo del carácter del
de las obras, o en la elección de una modali transmisor y de la cosa transmitida, es decir,

dad de ejecución de éstas, pudieran existir del solvente y del soluto. También depende
diferencias de gusto en lo relativo a lo que es rá de la concentración y estructura molecu

formalmente bello y a las modalidades de lar del soluto (similares a la abundancia de la


expresión. Pero, destaquémoslo con clari forma que se traspasa y a su nivel de comple

dad: no se advierten diferencias sustanciales jidad)y de la permeabilidad y selectividad de


que hagan exigible una diversificación de la la membrana, lo que equivale a decir, de la
categorización que proponemos, entre las capacidad de aceptación o rechazo de los

artesaníasdoctas y las folklóricas, entre la aportes venidos desde el otro ámbito, de la


ornaméntica docta y la folklórica, entre el capacidad de una sociedad para protegerse

arte docto y el arte folklórico. Así, queda de influencias foráneas, protegiendo su iden
demostrada la falacia de la búsqueda de una tidad.
"cuarta categoría estética", que ha derivado Como se ve, el folklore, como todo lo
en el mal uso y las confusiones que provocan vivo —y parte de un algo mayor, también
el empleo de los términos "artesanía tradi vivo—
está en constante interacción con el

y, a la vez, se de del del forma parte,


popular"

y "arte
cional"

resto organismo cual

muestra la de que, en la expre


posibilidad quedando sometido en sus cambios a una

sión folklórica, buenos artesanos,


existan serie de factores externos (equivalentes a los
buenos artífices y buenos artistas. Pero, así cambios de presión y temperatura que pue
como no son abundantes los artistas de la den modificar el proceso de osmosis), los

talla de un Juan Francisco González o una que pueden acelerar, retardar o anular la
Rebeca Matte, tampoco son abundantes los velocidad de cambio. Naturalmente, el in
"Manzanito"

de la talla de un o una Julita cremento de formas folklóricas en una so

Vera, a nivel de expresión folklórica. ciedad dependerá de la concentración, esta


bilidad o labilidad de las formas que lleguen
IV. EL CULTOR Y LAS OBRAS a traspasar la envolvente del ámbito folklóri

co desde el ámbito docto.

1. Al hacer algunas consideraciones acer El delicado equilibrio que involucra la


ca de la cultura y el folklore, pudo advertirse existencia de un conjunto de variables, en el

que postulamos una amplia relación entre ejemplo que hemos pedido prestado a cien

ámbito docto y el folklórico cias como la bioquímica o la


ambos y que el termodinámica,
tienen un área fronteriza que no los aisla ni nos da cuenta de la complejidad de los
los convierte en compartimientos estancos e fenómenos folklóricos y de la existencia de
impenetrables desde el uno hacia el otro. múltiples factores que pueden incidir en el

Porque se ¡nterpenetran, uno puede nu enriquecimiento o en el desfallecimiento de


de sí. de
trirse del otro, o aportar al otro algo alguna susmanifestaciones, incluyendo
En este de apreciación,
nivel sólo se advier el comportamiento de los cultores, de los
desarrollo"
ten "velocidades de diferentes, miembros de una comunidad folk.
las que dependen, entre otros factores, del En rigor, el ejemplo que pedimos a las

36
ciencias nos lleva a pensar que la membrana sonas que se dediquen a una actividad de
envolvente, que folklo
imaginamos rodea al proyección, similar a la que él realiza e, in
re, equivale a una especie de muy delgada cluso, aprender mediante la actividad analíti

película, la que no difiere del fenómeno que ca efectuada sobre piezas concretas.

envuelve y existe por la sola fuerza de cohe La pureza de su obra, aunque no alcan
sión de éste. Así, buscando siempre un símil za el grado que posee la del cultor natural,
con aspectos de la ciencias que puedan ilus puede ser alta. Todo estará condicionado poi

trar nuestras ideas, equivaldría a la fuerza de el respeto a los modelos de objetos y a los
tensión superficial, que se explica como el motivos que
asociárseles, a los
pudieran

resultado de la atracción mutua existente en materiales, las técnicas y la funcionalidad


tre las moléculas de este delicado líquido propia de los objetos.

que es el folklore. Una diferencia fundamental entre una


2. El cultor natural: en el
folklore, "cul pieza creada por un cultor natural y otra he
natural"

tor es quien vive, piensa y actúa cha por un


"intérprete", reside en que el

según las normas que la tradición dicta, nor objeto creado por este último es mostrativo

malmente, en equilibrio con su propio entor de una realidad pre-existente e intenta man

no y, ocasionalmente, en otro similar. tener los rasgos con los fue conocido por
que
El hombre o mujer que crea objetos que el intérprete, es decir, puede fijar un modelo

podemos calificar como pertenecientes a la y unos motivos que el cultor natural podría

plástica folklórica, aunque pudiera recibir modificar en cualquier momento, debido a


alguna influencia externa, mantiene el uso de una necesidad interna. Curiosamente, el in
materiales, técnicas, modelos de objetos y térprete, también por una necesidad interna,

motivos asociados a éstos. Además, da al la fidelidad conocido, trata de


con el original

objeto su adecuada funcionalidad, es decir, mantenerlo inalterable. Por otra parte, no


lo liga con la necesidad que lo origina, sea su debemos olvidar que la pureza de la obra
obra calificable como obra de artesanía, de depende no sólo de la forma, sino también

ornaméntica o de arte. de su funcionalidad, la que la asocia con una

Puede suceder que este hombre, por ne necesidad humana que impulsa la creación y
cesidades de demostración de su hacer, o por que esa necesidad surge del medio en que el
"ferias de de
artesanía"

su participación en cultor desarrolla su labor, razón que es muy


ba ser re -clasificado (en esas ocasiones) pa diferente a la que motiva al intérprete.
sando a considerarse la demostración, que es Por último, en su afán de mostrarnos
distinta a la forma en que el propio cultor una realidad observada por él mismo, el in
aprende, enseña o hace, como un acto de térprete puede modificar los materiales y las
"proyección"
del folklore hacia ámbito
el técnicas, elaborando un objeto que se ciña

docto, de modo que el cultor actúa impro perfectamente a la morfología externa del

piamente como tal y, más propiamente, co modelo, que sugiera su funcionalidad tam
mo "intérprete". bién a la perfección pero que, en la realidad,

3. El intérprete: de hecho, hay personas no logre cumplirla. Por ejemplo, que imite
que, desde el exterior del ámbito folklórico, una olla cazuelera de Quinchamalí, una de
es decir, desde una perspectiva docta, analí aquéllas que tienen la forma de una gallina

tica, lo observan y proyectan con la mayor echada en su nido (tapa y olla, respectiva

fidelidad posible, actuando como vehículo mente) ,, pero que, debido a que no cuenta
"quemar"
vinculante entre lo folklórico y lo docto. Es con greda ni sabe un tiesto, la
tas personas que, generalmente, viven bajo hace en yeso, pintando la superficie con

las normas del ámbito docto, suelen aproxi betún negro y dibujando los motivos con

marse al cultor natural, para adquirir de éste tempera blanca.


el conocimiento de las particularidades de su 4. El aplicador: por
último, pude exis

creación plástica, ya sea por medio de la ob tir y, de hecho, los suele encontrar con
se

servación, o interrogando al cultor acerca de frecuencia en "ferias de artesanía", un vasto


ésta. También, de de que, habiendo
cono-
pueden aprender otras per contingente personas

37
cido algún objeto, o la obra de proyección necientes al
folklore, creando bajo diver
de un intérprete, o el trabajo y la obra de un sos principios, generalmente con arreglo
a cánones de tipo
cultor natural, realizan una creación personal, universal, haciendo
bajo patrones que se ciñen en parte a las ca uso de los aportes que la tecnología le

racterísticas de las obras pertenecientes al pone a su disposición.


folklore y, también en parte, se dejan llevar
por los gustos y la moda imperante. El apren V. LA OBRA PLÁSTICA EN EL ÁMBITO
dizaje de muy diversos mo
pueden realizarlo GENERAL DEL FOLKLORE
dos, desde los estudios sistemáticos desarro
llados en escuelas de "bellas o de "ar
artes"

Según lo propuesto en los capítulos an

tes aplicadas", hasta la observación profun teriores, el folklore es cultura y, como tal, se

da, ocasional, del trabajo de un cultor; in


u relaciona con todos y cada uno de los aspec

cluso, pueden aprender las técnicas estudian tos del conocimiento y del hacer humanos,
do en libros especializados. El resultado fi tanto los relativos a las urgencias de tipo
na! de su obra puede tener alguna relación material, como los que derivan de urgencias

con los modelos originales, pero pueden per espirituales, de las sociedades y de las perso

cibirse cambios formales y funcionales, ade nas que, como individuos, las componen. Da
más de cambios en los materiales y técnicas das estas características, en el folklore se aso

usadas. cianurgencias y respuestas en varios niveles

5. Como lo señalamos en el capítulo de complejidad, generando una cadena de


"La obra plástica folklórica: sus categorías", asociaciones necesidad—
solución funcional,
fuera del ámbito folklórico pueden trabajar que puede abarcar desde las normas de con
"minga"
artesanos, artífices y artistas, los que desti vivencia, pasando por la y su senti

nan su obra, de preferencia, a un público do de darse solidariamente, por los juegos


docto. Estos usan libremente de formas, ma infantiles, o por la observación de la natura
teriales y técnicas, creando formas nuevas, leza para saber apreciar la época precisa para

buscando el cambio, lo distinto, incluso de llevar a cabo una determinada faena agrícola,
jándose llevar por la moda o estableciéndola, hasta el análisis de elementos agoreros o el

según su capacidad creativa. Aceptarán suge uso de un tipo de vestimenta o de utensilios

rencias de cambios (lo que comúnmente no domésticos.


acepta el cultor natural), pues nada les ata Bajo esta visión,el folklore alude y se

a la tradición. relaciona con todos los logros y aspiraciones


A modo de resumen, podemos decir que humanas, para enfrentarse a las variadas con

aquél que no es cultor natural puede proce diciones que puede presentar el simple hecho
der según los siguientes esquemas de con de vivir. De acuerdo a esta realidad, pueden
ducta: existir muchas proposiciones de clasificación

el intérprete observa y proyecta con del folklore. A continuación, exponemos

fidelidad, con objetividad. Hace una de una de ellas, del autor español Manuel de
mostración de un objeto "X", contribu Hoyos y Sainz, quien hace cinco grandes

yendo a darlo a conocer, difundiéndolo; grupos, delimitando áreas generales en las


"X"
el aplicador toma un objeto co que ubica, por afinidad, los diversos aspectos

mo motivo de inspiración; hace "arre específicos del folklore:


de lo 1. Lo las
glos"

éste, que da por resultado relativo a ciencias: empleo de


diversas versiones (Xa, Xb, Xc,...Xn), números, pesos y medidas; conceptos acerca
de manera que un observador puede re del universo, la tierra y la vida; la higiene, la
montarse al objeto original, advierte el salud y la medicina; las plantas y animales,
sello personal del autor, los cambios que etc.

son producto de la re -elaboración de ese 2. Lo relativo a las creencias: magia, mi

objeto original; tos, ritos, supersticiones, brujería, religiosi


-

el artesano, artífice y artista docto dad, etc.


puede no interesarse en las obras perte 3. Lo relativo al sentimiento y expre-

38
sión: el la literatura: cuento, leyen
lenguaje, hombre y la naturaleza. Su aplica

das, adivinanzas, refranes, narraciones; la ción.

poética; la rítmica:
música, danza; la plásti

ca; los adornos. Imaginativa: mitos, leyendas, supers-

4. Lo relativo a la sociabilidad: organi ciones (creencia y práctica)


zaciones sociales, costumbres familiares, co Comunicativa
lectivas, de convivencia, relaciones
normas
Lenguaje: oral, escrito...
económicas, fiestas y juegos. De ordenación y vinculación sociológica
5. Lo relativo al trabajo y vida material: Relaciones de los miembros que cons
casas, utensilios domésticos, ajuares, aperos,
tituyen una comunidad folklórica.
transporte, métodos de trabajo, alimenta
MATERIAL:
ción, industrias.
Alimenticia
A pesar de que la proposición es ordena
Comidas y bebidas.
da, podría ser necesaria una revisión de ella,
Indumentaria
puesto que varios aspectos plásticos son sus
Utilitaria
ceptibles de clasificar en dos o más rubros
Oficios
generales y en varios aspectos específicos, Arquitectura: habitacional y no habi-
según los intereses de quien estudie la pieza.
tacional.
Por ejemplo, supongamos, una máscara em Medios'de transporte.
"diablada"
pleada por un miembro de una

en la fiesta religiosa de la Tirana. Podría ha Efectivamente, como lo destacan sus

cerse su estudio bajo


"Creencias",
el rubro autores, los comportamientos folklóricos
en los aspectos de "religiosidad", "ritos", suelen ser de gran complejidad (ya lo había
"mitos"; bajo "Sociabilidad", en "organiza mos advertido al analizar la proposición an

los fenómenos
sociales"

ciones y, quizá, en "fiestas"; en lo terior), ya que no son aisla

relativo a "sentimiento y Expresión", bajo dos, sino que se caracterizan por la simulta

"poética", si se consideran los versos de neidad en la de


aparición variadas manifesta
saludo y despedida a la Virgen, etc. Tam ciones del folklore. Con esta acotación, sus
"plástica"

bién, bajo y "adornos", en el mis autores reconocen —implícitamente—


que

mo rubro. Finalmente, podría analizarse la puede haber ocasiones en que varias alterna

máscara y los ajuares bordados con que se tivas se superpongan, pudiendo llegar a crear

reviste el danzante en el rubro "Trabajo y se situaciones difíciles de manejar por parte


Material"
Vida del estudioso que analiza el hecho en cues

Otra proposición planteada como un tión, sobre todo, si se trata de una persona

"Ensayo de clasificación del folklore según inexperta. En dicho caso, quizá, su error

sus funciones elementales", de los autores partade no estimar que, como base metodo-

Barros y Dannemann, puede resolver algunos lóogica, en toda taxonomía parece apropia

de los problemas que se advierten en la ante do que la fundamentación se asiente sobre

rior. Examinémosla: criterios epistemológicos que reflejen una je-

rarquización y, por ende, se aprecie una

ESPIRITUAL: axiología tras la proposición, hecho que no

Amenizadora excluye la posibilidad de establecer relacio

Recreativa (danzas, canciones, cuen nes múltiples entre los diversos componentes

tos, etc.). constituyentes de los hechos folklóricos cla

Lúdica (juegos, deportes). sificados,


Entretenedora —de simple pasatiem Esta disquisición surgió al tratar de apli
po-
(Bebidas, tabaco, etc.). car el esquema propuesto para hacer una dis
Religiosa (explicación de la divini tinción clara entre dos tipos de alfombras: a)
dad, comunicación con ella). Una alfombra monocroma, tejida con una

Interpretativa técnica elemental, consistente en el simple

Racional: conocimiento empírico del paso alternado de los hilos de trama por en-

39
tre los de urdimbre, b) Una alfombra elabo la tracción por nos remiten a
y, consiguiente,
la llamada "técnica de
nudos"

rada mediante una meditación del autor acerca de la rela


(knotted pile technlque), de la que pueden
ción
forma—
función, buscando la propor
resultar variadas figuras de múltiples colores número y angulación más
ción, ubicación,
(técnica del "chañuntuco", de alfombras "de apropiados para un uso determinado, lo que

pelo", de alfombras "con flecos"). En nues redunda en una cuidadosa selección de los
tros estudios hemos constatado que es insufi materiales en la adecuación de las técnicas
y
ciente analizar estas últimas sólo bajo el as del
"armado"
de la vasija a esas finalidades
pecto material -utilitario, clasificándolas en funcionales.
"oficios"
y que, por efectos de los diseños
gráficos, colores y tipo de tejido, pueden re VI. ELEMENTOS QUE SE DEBEN
lacionarse con más propiedad con el aspecto CONSIDERAR EN CONJUNTO PARA
espiritual -comunicativo
y, desde dos ángulos LA REAL IZA CION DE UN ANAL ISIS
diferentes, con el aspecto espiritual-imagina-
FORMAL
tivo: uno, por la asociación de la gráfica con

el mundo mítico, el otro, con el mundo má Algunos autores, al definir la plástica


gico (en cuanto la alfombra puede asociarse con carácter folklórico ("arte popular", "ar
con ritos propiciatorios o impetratorios). tesanía tradicional", etc.), no centran su ob
Por el momento, dejamos a criterio de servación tanto en los objetos y su destino, o
los estudiosos el empleo de una u otra propo en sus autores y destinatarios, como en otros
sición de clasificación del folklore, sugirien detalles que, a nuestro juicio, aunque impor
do -solamente-

que en las descripciones y


tantes, debieran ser considerados comple
análisis a realizar establezcan una escala de
mentarios, como es el caso de las caracterís
valores que opere en todos y cada uno de sus ticas del lugar físico donde se elaboran los
análisis como patrón común. objetos. Olvidan, con ello, que no es el taller
Hacemos hincapié en estos planteamien el que define al objeto: es la voluntad del
tos, pues la plástica folklórica se liga con mu
hombre, antes que nada.
chas y muy variadas manifestaciones
otras Considerando que es conveniente cono

del folklore. A título de ejemplo, acotemos cer antecedentes acerca del taller o, mejor,
que algo tan sencillo como son las asas deuna acerca del área o lugar físico donde se lleva a
"hablar"
de greda pueden al estudioso la habitual
vasija cabo el trabajo; de evaluar senci

de muchas particularidades del objeto y no llez o poca especialización de las herramien


"oficio"
sólo del "hacer plástico", del del tas empleadas, incluso el carácter improvisa

autor, de variantes técnicas y de los porqué do de éstas, llegando a ocuparse como herra
variantes, las
apariencia-
de estas que -en
mientas materiales de desecho (trozos de
sólo responderían a algo similar al tan volu plantillas plásticas del tipo de calzado llama
ble "capricho de En efecto, ya la
artista". do vulgarmente "hawaiana", en sustitución
presencia o ausencia de ellas puede implicar de un casco de calabazo, para "pulir de ma
diversidad de usos del objeto. También el te"
piezas alfareras, por ejemplo); o de esti
tamaño, forma, angulación, número y ubica mar la casi nula diversificación entre los dis
ción nos señalan diferencias en usos y cos tintos aspectos del trabajo y quién es el Ma
tumbres, no sólo del manejo de los utensilios mado a o por norma
realizarlo; que, general,
en el marco de lo doméstico, incluyendo su no existe en estos casos una relación de
almacenamiento ordenado; además, pueden "empresario -operario", no puede soslayarse
dar noticias acerca de la economía predomi que el conjunto básico de factores que deben
nante entreusuarios, igualmente, de la
sus tenerse en cuenta al realizar el análisis formal
calidad y cantidad de los alimentos a ingerir, de un objeto está constituido por:

de los sistemas de cocción, etc. Desde otra 1. El objeto es creado porque existe una

perspectiva, pueden observarse las asas como urgencia que lo requiere, una necesidad que
el producto meditado, resultado de un análi
solicita su existencia. Esta necesidad puede
sis de resistencia de los materiales al peso y ser por ejemplo: la necesidad de
material,

40
conservar alimentos o la de protegerse contra que en ella se ha cocinado. Así, no debe ser

las inclemencias del tiempo. una urgencia material lo que motiva esos di
Dada la necesidad, el hombre puede bus seños que se destacan en blanco sobre el ne

car, imaginativamente, un modelo de objeto gro brillante de la olla. Igual cosa podría
"labores"

que opere funcionalmente, como respuesta. decirse, a lo mejor, de las que pue

2. Para conseguir resolver elproblema, den adornar un chamanto doñihuano, o del


debe buscar el material adecuado, que facili conjunto de personajes de greda pintada que
"Cuasimodo"
te la solución de la necesidad (por ejemplo, dan vida a un de Talagante y,
greda, para el primer caso, alguna fibra, para mucho más, de una alfombra de Piedra Azul,
el segundo). en Llanquihue, o de un poncho de Cholchol.
3. Para elaborar el material se requiere En realidad, lo que motiva estas figuras
del tratamiento especial de éste, es decir, de asociadas a diversos modelos de objetos son

una técnica; en el caso de las fibras, para lle urgencias de tipo espiritual, ya sea una bús
gar a crear un objeto textil, se comienza por queda de belleza formal que engalana al

la "extracción", hi objeto al o bien, una búsqueda de


limpieza,
pasando por su y usuario,
lado, teñido, armado del bastidor o telar, carácter expresivo, ya sea de los sentimientos

para, finalmente, realizar la labor de tejido del grupo en que el objeto se cultiva, ya de
propiamente tal. El trabajo con la greda re los sentimientos personales del cultor, los
quiere, igualmente, de varios pasos técnicos, que se esconden en los motivos, en su organi
desde la extracción y limpieza de los mate zación, proporción, modo de asociarse a los

riales, la preparación de las pastas, el "arma objetos, etc.


do" Se produce así una duplicación del es
de la vasija, las distintas fases de pulido,
la etapa de secado, la preparación y realiza quema desarrollado en los cinco puntos ante

riores, estableciéndose una relación simétrica


ción del quemado de las piezas.
entre los factores relacionados con las urgen
4. Pero, cualquier objeto puede asumir
cias materiales y aquéllos que se relacionan
formas variables, lo que hace imperioso para
con urgencias espirituales, como se puede
el destinatario y el cultor llegar a una forma
observar en el gráfico que se agrega poco más
estable, a un modelo de objeto que asegure
adelante, ya que:
su efectividad.

5. Sin embargo, la efectividad puede lle 1 . La necesidad espiritual,


gar a ser muy baja o puede lograrse una gran 2. tiende a generar un visible refinamiento
eficiencia del objeto. Este dato se logra al o cambio de los materiales empleados

cotejar su funcionalidad con la necesidad que por el cultor (hilos especiales, para un

genera la búsqueda que realiza el autor. En chamanto doñihuano) .

este último punto se encuentran el destinata 3. Lo anterior involucra cambios técnicos

creador, llegando de los


excep-
rio y el a valorarse, para adecuarse al manejo nuevos

cionalmente, algunos creadores por su cali materiales o de la nueva condición que

dad y destreza en la ejecución, por la calidad adquiere el refinamiento del material

de sus modelos. Por otra parte, el modelo de empleado para resolver sólo urgencias de
objeto puede satisfacer no sólo a un indivi tipo material.

duo, sino a todas las personas miembros de 4. Todo lo anterior se debe al deseo de per

una sociedad, convirtiéndose, de este modo, mitir la asociación de los motivos selec
en factor que caracteriza al usuario y que, de
cionados (signos) con el modelo ob

localizando regionalmente al objeto, lo dis jeto sobre el cual se imponen.


tingue de sus congéneres de otras localidades 5. Logrado lo anterior, se espera que el

o áreas. conjunto satisfaga la nueva funcionali


Todos estos factores, como se propuso dad que se le agrega al objeto, sin des
en "1 ", responden a necesidades materiales. plazar a la primera, sino que enrique

Pero, una olla de Quinchama! í no necesita de ciéndola elevando su valor.

rellenos de un pigmento
ornamentos incisos,
blanco, para hacer más digerible o sabroso lo

41
En la plástica
folklórica, esta nueva fun te Tradicional", "Artesanía", "Artesanía
cionalidad -espiritual-
puede redundar, ya
Artística", "Pequeña Plástica", "Industria
sea en de ornaméntica, ya en valo
valores Recuerdo"
Casera", "Industria del (Plath);
res expresivos, cuyos modos de significar "Artesanía Folklórica", "Plástica Folklóri
operan con diversos tipos de símbolos. Estos ca"

(Dannemann); "Artesanía", "Arte Popu


antecedentes nos permiten suponer que las lar", "Artesanías de Proyección Artística",
respuestas asociadas a sólo urgencias materia "Artesanía Utilitaria", "Artesanía de Pro
Servicios"
les son la materia específica del trabajo de ducción de (Fortún); "Arte Popu
un artesano folklórico, de preferencia. Por lar", "Artesanía", "Artesanía Tradicional",
otra parte, aquéllas relacionadas con urgen "Artesanía Artística", "Artesanía Utilitaria",
Servicios"
cias espirituales serían la materia específica "Artesanía de (Organización de
^-
también de preferencia—
de artífices y de Estados Americanos, OEA).
artistas folklóricos, empleando las categorías Al tratar de la plástica folklórica, usual-

que propusimos en el capítulo pertinente. mente los textos hacen referencias tanto al

autor como al destinatario; a las técnicas o a

los materiales empleados; a la funcionalidad


del producto, ya sea en cuanto útil, o consi
NECESIDAD 1
< derándolo necesariamente bello (en sentido

de bello formal) e incluso, expresivo. Dada


tal peculiaridad, apreciable en las definicio

nes, parece del todo conveniente destacar


FUNCIÓN 1 para lograr una cierta unidad de crite
O que,
MAT. 1 O
rios cuando se hace referencia a la plástica
z
MODELO DE folklórica, buscándose una definición de
ésta fenómeno de ser anali
OBJ ETO como susceptible

zado con algún rigor científico, es necesario


FUNCIÓN 2
hacer un ordenamiento de los términos invo
< lucrados, destacando que lo que interesa es
MOTIVO
establecer el marco en el cual se encuadran
(SIGNO)
las características propias del producto, sin
descuidar el entorno del fenómeno. Así, de
LO
TECN. 2 LÜ be tenerse en cuenta varios factores que con
O vergen en su posibilidad de ser:
o Folklórica"
1. La "Plástica se produce

NECESIDAD 2 en el seno de una comunidad que la acoge y


propicia, contribuyendo a su estabilidad for
CONCLUSIONES mal, de manera que los modelos de objetos

y/o los motivos que se le asocian se convier

En virtud de lo anteriormente expuesto, ten en representativos de la comunidad,


proponemos simplificar el empleo de la va constituyéndose cada objeto —según se ciña

riada gama de términos que, muy frecuente a las formas estabilizadas por el uso tradicio

se superponen en las distintas defini nal—


en elemento vinculante entre autor y
mente,
ciones que plantean los diversos autores que destinatario. Es así que el destino del objeto,
tratan el tema. Por ejemplo: "Artesanías el uso del producto creado por uno o varios

Folklóricas y Popular",
Etnográficas", "Arte autores
es, en estricto rigor, el lazo que une a

"Manufacturas Folklóricas No-artísticas", éstos con la comunidad.


"Manualidades", "Artesanías Tradicionales", 2. Para que este fenómeno tenga las ca

(Cortázar), (Lombardo); "Artes Populares", racterísticas ya destacadas debemos recono

"Artesanías", "Artes Aplicadas", "Arte Pri cer que al interior de una comunidad pueden
Populares"
"Industrias (Alarcón- darse diversos
mitivo", productos materiales, con ca
Domínguez-González); "Arte Popular", "Ar racterísticas de artesanía, de ornaméntica o

42
de obra artística, cuyo desarrollo técnico, tente.
selección de materiales, características for En resumen, el fenómeno que, siguiendo

males y funcionalidad, forman parte del a Dannemann, denominamos "Plástica Fol


conocimiento empírico y se transmiten por klórica", supone a un creador que ejecuta
la misma vía oral-experiencial, desde uno o sus obras en un marco sociocultural que le es

más miembros de la comunidad a otros, que propio y, en dicho contexto sociocultural, es

también pertenecen a ella, o son acogidos diferenciado —o tiende a serlo— debido al

por ésta. papel que desempeña. Conserva un estilo que


3. Por todo lo antes señalado, se puede es peculiar y propio de la comunidad y que,

afirmar que el objeto refleja el ser interior de en las obras, puede reflejar no sólo la conser
la comunidad, revelándonos, si no todo, a lo vación de procesos técnicos y el empleo de
menos, parte del sentimiento y de los anhelos materiales arraigados en la lejanía de los an

de ésta, en la cual emerge, se arraiga, se esta cestros, sino, también, pueden operar como
blece. símbolos del sentir colectivo, con eventuales

Repitiendo parte de lo señalado en un modificaciones personales que, aunque refle

capítulo previo, recalquemos que el ser de la jen la interioridad del autor, no rompen con
obra depende directamente de una necesidad el sello particular del estilo local, ya que las

humana, la que puede ser de naturaleza ma normas sociales de procedimiento se interco-

terial o espiritual, lo que induce a la colecti nectan con la preceptiva normalizada en el

vidad —representada por un hombre que co seno de la comunidad y reflejada en las obras,
noce un determinado oficio—
a buscar una como también con sus normas conceptuales,
materia, la que domina mediante el desplie lo que implica, suma, el
en mundo de las

gue de diversas técnicas, lo que le permite ideas compartidas la comunidad, del


por

crear o repetir un modelo de objeto, el que cual derivan las acciones de los miembros
puede cubrirse de ornamentos o de figuras que a ella pertenecen y las obras que dichos
de carácter simbólico (signos gráficos o volu miembros realizan, tanto para sí mismos,
métricos). Estos objetos, ya sea que respon como para el servicio de la propia comuni

dan a necesidades de tipo material o de índo dad, la que se siente reflejada, representada

le espiritual, cumplen finalidades pre-esta-


por tales obras.

blecidas, pre-determinadas, basadas en y re Así, la creación folklórica no es una

lacionadas de manera directa con las necesi forma inferior de expresión, surgida de una

dades del hombre-destinatario, inserto con categoríainferior de sentimientos, o el pro


propiedad en la comunidad en la cual el fe ducto de personas de menor sensibilidad, en
Folklórica"
nómeno "Plástica se produce. relación a la obra de los grupos de cultura

4. Así, cuando se habla de "Plástica superior.

Folklórica", no puede pretenderse aplicar Al contrario, el artesano, artífice o artis

dicho término a lo que se ha dado en llamar ta perteneciente al ámbito folklórico apare


"artesanías de "artesanías de pro ce como un ser más integrado, en la medida
servicio"

ducción de servicios", apelando a que éstas en que su obra está inserta en la vida diaria,

requieren de un decantado oficio o desplie tanto en lo que dice relación con un contex
gue técnico, ya que, en este caso, se ha apli to profano, como asociado o dependiente
"artesanía"
cado el término en sentido im del contexto religioso.

propio, pues aunque la técnica implique un La vida toda está ligada a estas manifes

cuidadoso manejo o manipulación de un taciones, por la propia naturalidad con que

material, éste no sufre ninguna alteración ellas surgen, se mantienen, o cambian. Este
que pueda significar la creación de for
una mismo hecho permite su rara particularidad

ma nueva que equivalga a lo que hemos de de ser capaces de portar la expresión única,
nominado "modelo de
objeto"

o a los signos individual, en el marco de los valores fuerte


que a esto se le asocian, ni tampoco se pue mente arraigados en la comunidad y de ser

de advertir cambios que deriven en una fun representativas del pueblo, sin que su crea

cionalidad dependiente de un objeto inexis dor deba autolimitar u ocultar sus rasgos per-

43
sonales. gozan viven situaciones
y que significan
En la plástica folklórica, la antinomia participar de lo folklórico de
suman cerca
tradición—
innovación es más aparente que un ochenta o noventa por ciento de la
real. El carácter tradicional de la plástica población de un país como el nuestro.
folklórica no implica ni anquilosamiento de En razón de lo señalado previamente,
una forma o un
quehacer, ni menos su fosili Folklore
en el -y en particular en la plás
zación. Si así fuese, ésta tendría que desapa tica-
se produce una situación aparente
recer, o tendería a
hacerlo, ya que, como mente fuera de toda lógica: la fusión ar
acota
Chattopadhyay ante una situación mónica de dos términos antagónicos. Lo
como la planteada, "el arte folk permanece antiguo y lo moderno, por definición "lo
pleno de significación sólo en cuanto se man que existe desde hace mucho
tiempo"
es
tiene como una fuerza viva", a lo que habría
padre y se continúa en "lo que existe
que agregar fuerza viva, pero,
a la vez, y por hace poco tiempo". Por ejemplo, la Gui
esa misma razón, fecundante. tarrera de Quinchamalí, modelada por
Cuando, desde los sectores "doctos" una joven, hoy es igual, pero
de la cultura, se levantan voces menospre distinta, a
una hecha por su tatarabuela hacia 1890.
ciando lo folklórico, o reduciéndolo sólo En efecto, en las naciones o en las co
a "lo pintoresco", tales voces suelen alear munidades pequeñas donde k> folklórico
se brazos de
en un etno y egocentrismo se mantiene con mayor pureza
llevado
y fuerza,
que, a su máxima
expresión, invo el el ir hacia adelante,
progreso, no se
lucra una ruptura con todo aquello que consigue sin un apoyo en el pasado o,
nos vincula a un lugar, país o continente dicho de otro modo, siguiendo el pensa
-considerando una referencia espacial—
miento de Leopold Sedar
Senghor, el fu
o, en lo temporal, implica, de
relación a turo se construye proyectándolo desde el
algún modo, renegar de los lazos con el
hoy, pero apoyándose sólidamente en el
pasado familiar y racial
y, en el "aquí y pasado.
abora", equivale a desconocer que los que

BIBLIOGRAFÍA

COLLINGWOOD, R.G.: Los Principios del


Arte, F.C.E., México, 1960, 1a ed en español

11-46, 104-147, 279-300.


págs.

LANGER, Susan: Problems of Art, Charles Scribner's Sons, New York 1957 ' págs 90-107
108-123.
SANTAYANA, Georges: Reason in Art, Collier Books, New York, 1962, pág. 19.
RUÑES, D.D.; SHRICKEL, H.G.: Encyclopaedia of the Arts, Philoso'phical Library New
York, 1946.
WOLF, Martin L.: Dictionary of the Arts, Philosophical Library, New York 1951.
ROUSE, Irving: "The Strategy of Culture History", en Anthropology Today, The University
of Chicago Press, Chicago, Illinois, USA, 1957, 4a.
reimpresión, págs. 57-76.
THOMPSON, Stith: "Advances in Folklore Studies", en Anthropology Today' id id '' oáes
v 5 ' '

587-596.
KUPAREO, Raimundo: El Valor del Arte, Centro de Investigaciones
Universidad Católica de Chile, Santiago, 1964.
Estéticas, Pontificia

IVELIC, Milán: Curso de Estética General, Editorial Universitaria, Santiago, 2a. edición 1984
AZZOLINA, David S.:
"Scholarly Communication among Folklorists: Issu'es and Prospects"

en New York Folklore, Vol. 9, No i_2,


Summer, 1983, págs. 5-12.
GREBE, María Ester: "Objetos, métodos y técnicas en etnomusicología, algunos problemas
básicos", en Revista Musical Chilena, Universidad de Chile, Santiago, 1976 N« 30

44
CARVALHO NETO, Paulo de: Diccionario de Teoría Folklórica, Colección Problemas y Do
cumentos, Vol. 5, Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala, Editorial Uni
versitaria, 1977.
VEGA, Carlos: La Ciencia del Folklore, Ed. Nova, Buenos Aires, 1960.
BARROS, Raquel; DANNEMANN, Manuel: "Guía Metodológica de la Investigación Folkló
rica", en Revista Mapocho, Biblioteca Nacional, Santiago, Tomo II, N° 1, 1964.
CORTÁZAR, Augusto Raúl: "Naturaleza de los Fenómenos Folklóricos", en Revista Musi
NO
cal Chilena, Vol. V, 35, 1949, págs. 23-25.
CORTÁZAR, Augusto Raúl: Esquema del Folklore, Editorial Columba, Buenos Aires, 1959.
CORTÁZAR, Augusto Raúl: "Artesanías, teoría y estímulo", Catálogo de la Primera
en

Exposición Representativa de Artesanías


Argentinas, Fondo Nacional de las Artes, Bue
nosAires, 1968.
LOMBARDO PONCE, Antonio: "Estado actual de las artesanías folklóricas de la Provincia
de Mendoza", en Actas del Primer Encuentro Latinoamericano para la Promoción Arte
sanal, Neuquén, 1974, págs. 85-104.
GONZÁLEZ, Miguel Ángel: "La Promoción artesanal en el contexto de los Centros Popula
res de Cultura", en Actas del Primer Encuentro Latinoamericano para la Promoción

Artesanal, Neuquén, 1974, págs. 61—72.


CERRUTTI, Raúl Osear: Manual de Artesanías Argentinas, Ediciones Colmegna, Santa Fe,
1966.
FORTÚN, Julia Elena: Folklore y Artesanía, Instituto Boliviano de Cultura, La Paz, 1976.
ALARCON, Norma; DOMÍNGUEZ, Juan; GONZÁLEZ, Ida: "Arte Popular, Artesanías,
Artes Manuales en general, Arte Aplicado y Arte Primitivo", en Arte Popular Chileno,
definiciones, problemas, realidad actual, Mesa Redonda patrocinada por UNESCO, Uni
versidad de Chile, Santiago, 1959.

LAGO, Tomás: "Las Artes Populares en Chile", en Catálogo de la Exposición Americana de


Artes Populares, Universidad de
Chile, Santiago, 1943.
LAGO, Tomás: Arte Popular
Chileno, Editorial Universitaria, Santiago, 19...
PLATH, Oreste: "regionalización de las Artes Populares Chilenas", en Revista Atenea, Uni
versidad de Concepción, 2o semestre, 1977, N° 436, págs. 169-237.

DANNEMANN, Manuel: Artesanía Chilena, Editorial Gabriela Mistral, Santiago, 1975.


RIBALTA, Marta: Arte Popular de América, Ed. Blume, Barcelona, 1980.
PELAUZ, M.A.; CÁTALA ROCA, F.: Artesanía Popular Española, Ed. Blume, Barcelona,
1980.
OEA (Organización de Estados Americanos): Carta Interamericana de las Artesanías y las
Artes Populares, Washington, D.C., 1973.
BLACHE, Marta: "Conceptual ización del Folklore en Hispanoamérica y en la Argentina, en
Aisthesis, N° 15, Departamento de Estética, Pontificia Universidad Católica de Chile,
1983, págs. 37-46.
SEPULVEDA LLANOS, Fidel: "Notas para una Estética del Folklore", en Aisthesis, No 15,
Departamento de Estética, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1983, págs. 13—18.
KUPAREO, Raimundo: "Algunas reflexiones sobre la Artesanía y el Arte", en Aisthesis,

15, Departamento de Estética, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1983, págs.
9-12.
CHATTOPPADHYAY, Kamaladevi: "Attributes to the Folk Arts", en Craft reports of all
around the worid. Editor, Kerstin Wickman, W.C.C., Copenhagen, Dk., 1988, p.8 a 1 1 .

45