You are on page 1of 36

Índice general

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.1 La relación de los símbolos con


ellos mismos: la sintaxis . . . . . . . . . . . . . . . 43
UNIDAD 1 2.2 La relación de los símbolos con
¿POR QUÉ Y PARA QUÉ FILOSOFAR? su significado: la semántica . . . . . . . . . . . . 43
A. ¿Qué es la Filosofía? Una primera 2.3 La relación del signo con su uso:
aproximación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 la pragmática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
1. Problemas y disciplinas filosóficas . . . . . . . . 16 3. La comunicación no verbal . . . . . . . . . . . . . 49
2. Disciplinas filosóficas: B. Lógica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
su objeto de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 1. Lógica informal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
3. Los orígenes de la Filosofía . . . . . . . . . . . . . 18 1.1 Introducción: ¿qué pasa con nuestros
4. Caracterización de la Filosofía . . . . . . . . . . 21 razonamientos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
4.1 Aristóteles (Edad Antigua) . . . . . . . . . . . 21 1.2 Las falacias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
4.2 Descartes (Edad Moderna) . . . . . . . . . . 22 1.3 La argumentación . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
4.3 Kant (Edad Moderna) . . . . . . . . . . . . . . 22 1.4 Noción de razonamiento . . . . . . . . . . . 59
4.4 Jaspers (Edad Contemporánea) . . . . . . . 23 1.5 Clasificación de los razonamientos . . . . 61
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

4.5 Waisman (Edad Contemporánea) . . . . . 23 1.6 Los componentes de los razonamientos 66


4.6 Bochenski (Edad Contemporánea) . . . . 24 1.7 La confiabilidad de los argumentos . . . 69
5. Semejanzas y diferencias entre Fiolosofía, 2. Lógica formal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
Ciencia y Religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 2.1 Una breve reseña histórica: de la
B. ¿Quién es el filósofo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Lógica clásica a la Lógica simbólica . . . . . . 73
1. Una caracterización general . . . . . . . . . . . . 27 2.2 Determinación de la validez de los
1.1 El antidogmatismo . . . . . . . . . . . . . . . . 28 razonamientos deductivos . . . . . . . . . . . . . 74
1.2 La problematización de la realidad . . . . 30 3. Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
2. Un modelo de vida filosófica: Sócrates . . . . 31
2.1 La Atenas en que Sócrates vivió . . . . . . 32
2.2 Vida de Sócrates . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 UNIDAD 3
2.3 El testimonio platónico: Apología de ¿QUÉ ES LA CIENCIA Y CUÁL ES SU
Sócrates y Critón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34 METODOLOGÍA?
C. ¿Por qué filosofar hoy? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 A. Aproximación al conocimiento científico . . . 88
1. ¿Cuál es la naturaleza de la ciencia? . . . . . . 88
2. Un poco de historia de la ciencia . . . . . . . . 89
UNIDAD 2 3. Las características del conocimiento
¿CÓMO ESTRUCTURAMOS Y EXPRESAMOS científico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
NUESTROS PENSAMIENTOS? B. La clasificación de las ciencias . . . . . . . . . . . . 92
A. Lenguaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 1. Las Ciencias Formales . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
1. Comunicación y lenguaje . . . . . . . . . . . . . . 42 1.1 El sistema de Euclides para la geometría 94
2. Dimensiones del lenguaje: sintáctica, 1.2 Propiedades de los sistemas axiomáticos 95
semántica y pragmática . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 1.3 Matemáticas puras y matemáticas
aplicadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

Filosofía. Esa búsqueda reflexiva 5

Book 1.indb 5 23/09/15 10:18


2. Las Ciencias Fácticas y su problemática . . . 97 UNIDAD 5
2.1 El método científico . . . . . . . . . . . . . . . 97 ¿QUÉ DEBEMOS HACER?
2.2 Hipótesis y datos . . . . . . . . . . . . . . . . 101 A. Introducción al planteo ético . . . . . . . . . . . . 144
2.3 Leyes y teorías . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 B. ¿Qué es el Bien? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
2.4 Explicación y predicción científicas . . 107 C. Las conductas humanas en relación
2.5 La problemática de las con el bien . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Ciencias Sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 D. Las grandes respuestas teóricas a los
C. Algunas teorías epistemológicas . . . . . . . . . . 111 interrogantes éticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
1. El inductivismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 1. La ética socrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
2. El falsacionismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 2. La ética aristotélica . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
3. Los programas de investigación . . . . . . . . . 115 3. Las éticas helenísticas . . . . . . . . . . . . . . . . 155
4. Las revoluciones científicas . . . . . . . . . . . . 116 3.1 El epicureísmo y el estoicismo . . . . . . 155
D. Ciencia, técnica y tecnología . . . . . . . . . . . . 118 3.2 La ética epicúrea . . . . . . . . . . . . . . . . 156
E. Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120 3.3 La ética estoica . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
4. La ética de Santo Tomás . . . . . . . . . . . . . . 163

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


5. El retorno al tema de la felicidad:
UNIDAD 4 la ética utilitarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
¿QUÉ PODEMOS CONOCER? E. ¿Cómo debemos actuar? . . . . . . . . . . . . . . . . 173
A. ¿Cuáles son las fuentes de nuestros 1. La ética kantiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
conocimientos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122 F. Los temas del bien y del deber en algunas
1. Algunos problemas gnoseológicos . . . . . . . 122 éticas actuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
2. La polémica empirismo - racionalismo . . . 122 1. La ética de E. Fromm . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
2.1 El empirismo: J. Locke . . . . . . . . . . . . 123 2. La ética comunicativa . . . . . . . . . . . . . . . 184
2.2 El empirismo: G. Berkeley . . . . . . . . . 126 G. La ética aplicada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
2.3 El racionalismo: R. Descartes
y G. Leibniz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
2.4 El empirismo: D. Hume . . . . . . . . . . . 131 UNIDAD 6
B. ¿Qué es la verdad y cuáles son los ¿QUÉ SON Y DÓNDE
criterios para establecerla? . . . . . . . . . . . . . . . . 133 RESIDEN LOS VALORES ESTÉTICOS?
1. El problema de la verdad . . . . . . . . . . . . . 133 A. Introducción al planteo estético . . . . . . . . . . 192
2. El problema de los criterios de verdad . . . 135 B. El arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
3. Verdad, certeza y opinión . . . . . . . . . . . . . 141 1. Las obras de arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
4. Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 2. Relaciones entre arte y artesanía
en el mundo occidental . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
3. El sentido del arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

6 Índice general

Book 1.indb 6 23/09/15 10:18


3.1 El arte ¿debe imitar a la naturaleza o ser 1.2 La respuesta de B. Pascal . . . . . . . . . . 229
distinto de ella? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201 1.3 La respuesta del Barón d’Holbach . . . 232
3.2 El arte ¿debe estar en función de algún 1.4 La respuesta de M. Scheler . . . . . . . . . 237
objetivo exterior a él o bien debe ser 1.5 La respuesta de E. Cassirer . . . . . . . . . 241
“arte por el arte”? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204 2. ¿Puede decirse que el hombre es libre o,
4. La inspiración artística . . . . . . . . . . . . . . . . 207 por el contrario, está determinado? . . . . . . . . 245
4.1 ¿Cuál es el origen de la inspiración 2.1 La respuesta de Boecio . . . . . . . . . . . . 245
artística? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
2.2 La respuesta de J. P. Sartre . . . . . . . . . 249
C. La belleza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
3. ¿Es la agresividad una característica
1. ¿Qué es? ¿Cómo es? . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
biopsíquica o un emergente social? . . . . . . . . 254
1.1 ¿Es la belleza objetiva o subjetiva? . . . 210
3.1 La respuesta de J. J. Rousseau . . . . . . . 254
1.2 ¿Es la belleza relativa o absoluta? . . . . 210
3.2 La respuesta de S. Freud . . . . . . . . . . . 258
1.3 Las respuestas de algunos filósofos
3.3 La respuesta de E. Fromm . . . . . . . . . . 263
a las preguntas anteriores . . . . . . . . . . . . . 211
4. ¿Cuál es la organización sociopolítica
1.4 La belleza ¿se capta a través de las
ideal para el hombre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

emociones o de la inteligencia? . . . . . . . . 212


4.1 La respuesta de Platón . . . . . . . . . . . . 268
2. ¿Cómo se relaciona la belleza con otros
4.2 La respuesta de T. Hobbes . . . . . . . . . 275
valores? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
4.3 La respuesta de J. S. Mill . . . . . . . . . . . 279
3. ¿Cómo son los juicios estéticos? . . . . . . . . 214
4.4 La respuesta de K. Marx . . . . . . . . . . . 285
4. Belleza y naturaleza. Arte y belleza . . . . . 216
D. Aplicación de las distintas concepciones
D. Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
de Antropología filosófica . . . . . . . . . . . . . . . . . 292

UNIDAD 7
UNIDAD 8
¿QUIÉNES SOMOS? ¿CÓMO NOS ORGANIZAMOS
¿QUÉ PODEMOS ESPERAR?
SOCIALMENTE?
A. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
A. Introducción al planteo antropológico
B. El tema del tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295
en Filosofía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
1. Una primera aproximación . . . . . . . . . . . . 295
1. ¿Qué es el ser humano? . . . . . . . . . . . . . . 220
2. ¿Qué es y qué realidad tiene cada una
B. Algunos problemas de Antropología de las dimensiones temporales:
filosófica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223 presente, pasado y futuro? . . . . . . . . . . . . . . . 297
C. Algunas respuestas a los problemas planteados 3. El tiempo ¿es objetivo o subjetivo? . . . . . . 298
1. Entre el hombre y el animal ¿hay 4. ¿Cómo se puede medir el tiempo? . . . . . . . 301
continuidad o un salto cualitativo? . . . . . . . . 224 C. Cambio y permanencia . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
1.1 La respuesta de Aristóteles . . . . . . . . . 225 1. Una primera aproximación . . . . . . . . . . . . 303

Filosofía. Esa búsqueda reflexiva 7

Book 1.indb 7 23/09/15 10:18


2. Cambio y permanencia en la historia Epílogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
de la Filosofía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
2.1 En la Antigüedad . . . . . . . . . . . . . . . . 304 Apéndice 1
2.2 En la Edad Media . . . . . . . . . . . . . . . . 307 Cómo hacer ensayos argumentativos
2.3 La Edad Moderna y el advenimiento y monografías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
de la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308 1. El ensayo argumentativo . . . . . . . . . . . . . . 327
2.4 La ciencia actual 2. La monografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
y la Teoría del Caos . . . . . . . . . . . . . . . . . 308
D. El tema de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310 Apéndice 2
1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310 Breve historia de la Filosofía . . . . . . . . . . . . . . . 335
2. ¿Qué relaciones se pueden establecer
entre fe y razón? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 311 Apéndice 3
2.1 La razón como guía para la fe . . . . . . 311 Algunos juegos y actividades integradoras
2.2 La fe como complemento en Filosofía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
de la razón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313 1. Juegos integradores . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


2.3 La fe y la razón, dos caminos 1.1 Filogrilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
divergentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
1.2 Sopa clave con mensaje . . . . . . . . . . . 344
3. Pruebas para demostrar la existencia de
2. Actividades integradoras
Dios y críticas a ellas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
(temas de distintas unidades) . . . . . . . . . . . . . 345
3.1 San Anselmo: el argumento
2.1 La figura de Picasso . . . . . . . . . . . . . . 345
ontológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
2.2 La escuela de Atenas . . . . . . . . . . . . . 348
3.2 Santo Tomás: las cinco vías . . . . . . . . 317
3.3 D. Hume: crítica al argumento
causal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
3.4 R. Descartes: el análisis de la
idea de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
3.5 I. Kant: crítica a la prueba
de Descartes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322

8 Índice general

Book 1.indb 8 23/09/15 10:18


BÚSQUEDA

No me des la respuesta,
prefiero encontrarla por mí misma.
No me digas tu verdad,
Ni siquiera la Verdad.
Quiero descubrirla si es que existe,
o inventarla si hay que construirla.

¿O acaso la vida no es más


que una constante búsqueda?

Elena Teresa José,


Configuraciones (poemas),
Salta, Amigos Casa de la Cultura,
2003, pág.41.
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

Book 1.indb 9 23/09/15 10:18


Prólogo

“E l tema de la enseñanza de la Filosofía nos re-


mite de inmediato a cuáles son los objetivos
que creemos debe tener. Por esa razón comenzaremos
y modificamos la mayor parte de las que habían
sido incluidas en la primera edición, presentando
ejercicios nuevos y otros ejemplos para analizar.
por explicitar los nuestros. Pensamos que lo funda- También señalábamos en el prólogo anterior
mental para quien estudia esta disciplina es tener vi- que no habíamos seguido una única corriente
vencias filosóficas a través de la reflexión; para ello, filosófica y ni siquiera habíamos privilegiado al-
no deberá limitarse a repetir lo que otros dijeron sino guna. La razón, no explicitada entonces, era que,
que tendrá que ser capaz de plantearse problemas y, a si bien por lo general –y nos parece deseable que
partir del conocimiento de respuestas ya dadas, pen- así sea– el profesor de Filosofía tiene una posición
sar las propias –que podrán coincidir o no con aque- asumida, por lo menos en relación con varios de
llas– y fundamentarlas adecuadamente. Se trata de los problemas filosóficos que plantea, no nos pa-
una disciplina eminentemente formativa que pocos rece adecuado que, en una escuela media o en un
elegirán para dedicarse a ella como carrera, pero que profesorado no especializado en Filosofía, intente
creemos indispensable para la formación del espíritu imponerla a sus alumnos a través de respuestas
crítico. De lo anterior derivan: 1. un cierto enfoque únicas que excluyan otras posiciones. Dado que el

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


de los contenidos y 2. una determinada propuesta libro tiene un carácter introductorio, lo que impli-
didáctica.” ca que no supone conocimientos filosóficos pre-
De este modo comenzaba el prólogo de la pri- vios en sus lectores, al ofrecerles un amplio abani-
mera edición (1991) de Filosofía. Esa búsqueda co de posturas diferentes permite que los alumnos
reflexiva. Hoy seguimos creyendo en aquellos pro- puedan enfocar las cuestiones desde distintos án-
pósitos y no hemos variado en lo fundamental la gulos y adoptar finalmente aquella respuesta que
propuesta didáctica. Pero la experiencia docente les parezca mejor fundamentada y más coherente.
acumulada en los catorce años transcurridos desde Continuábamos diciendo, y lo que sigue es vá-
entonces, así como los nuevos aportes de filósofos lido para esta nueva edición, que nuestra elección
relevantes del siglo XX, nos han llevado a modifi- de ciertas posiciones filosóficas tenía que ver con
car en parte los contenidos seleccionados y su or- que las consideráramos interesantes –más allá de
den de presentación. Además, nuestra experiencia que las compartiéramos o no– y con la influencia
en el dictado de cursos de Teoría del conocimien- que habían ejercido en nuestro mundo cultural;
to1 nos permitió elaborar algunos materiales, tan- por otra parte, al proponernos que los estudiantes
to teóricos como prácticos –actividades dirigidas accedieran a textos filosóficos de envergadura en
a la reflexión y el análisis crítico–, que pudieran forma directa y desde un comienzo, una limita-
adecuarse a sus contenidos programáticos, mate- ción en la selección de autores había surgido de
riales que quisimos incorporar ahora al libro de las dificultades que ciertas obras presentaban en
modo de tornarlo más abarcativo. Así, en lo que su lectura para los principiantes.
respecta a los contenidos conceptuales, elimina- Daremos cuenta ahora, en forma más detalla-
mos algunos –pocos, en realidad– e incorporamos da, de los cambios introducidos en la presente edi-
otros –algunos más de los que dejamos de lado–. ción (corregida, ampliada y actualizada) del libro
Para estos últimos elaboramos diversas actividades Filosofía. Esa búsqueda reflexiva.

1 Se trata de una materia obligatoria de Bachillerato Internacional que se enseña a lo largo de dos años y tiene un
enfoque claramente filosófico.

10 Prólogo

Book 1.indb 10 23/09/15 10:18


La primera unidad mantiene su carácter intro- los temas de lógica. Privilegiamos en este caso el
ductorio, pero ha sido algo abreviada. Lo nuevo vínculo que presentan los contenidos conceptua-
en ella es la inclusión de un último punto tendien- les de esas unidades: la estructura de las teorías
te a ensayar una respuesta frente a una pregunta científicas, por ejemplo, se entiende a partir del
que invariablemente formulan los alumnos y que conocimiento de los razonamientos deductivos, y
suele desazonar al profesor de Filosofía: “¿Por qué el tema de la verdad, que ha sido presentado en
y para qué ocuparse de la filosofía y/o del filosofar Lógica, permite ahondar en él al desarrollar temas
en la actualidad?” gnoseológicos. De este modo, la quinta unidad de
la primera edición no solo aparece anticipada sino
En la segunda unidad procuramos presentar también ampliada: dividida ahora en dos unida-
tres partes diferenciadas. La primera, donde se de- des, profundiza algunos subtemas relacionados
sarrollan algunas nociones de semiótica, tiene que con las Ciencias Fácticas en general e incorpora
ver con la importancia adquirida por el problema otros temas, como los de Ciencias Formales, Cien-
del lenguaje en la filosofía, a la que haremos refe- cias Sociales y ciencia y tecnología en la tercera
rencia en el cuadro histórico del segundo apéndice unidad y el tema de la verdad y los criterios para
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

al hablar del “giro lingüístico”. La segunda respon- establecerla en la cuarta unidad.


de a lo que se suele llamar en la literatura anglosa-
jona “critical thinking”; la denominamos, siguiendo La quinta unidad, que es ahora la de Ética –
algunos libros recientemente publicados en nuestro en la versión anterior era la tercera– ha sido mo-
país, “lógica informal”. La tercera parte contiene dificada en su introducción y además abarca una
una introducción muy breve –que ya estaba pre- teoría filosófica de gran difusión en la actualidad
sente en la primera edición– a dos cálculos de la como lo es la teoría de la comunicación de Apel y
lógica simbólica: el de proposiciones y el de clases. Habermas y un parágrafo con abundante ejercita-
Por otro lado, eliminamos el rol protagónico del ción referido a la Bioética, un campo interdiscipli-
personaje que abría y cerraba la unidad, a quien nario de gran interés hoy donde ciencia y filosofía
habíamos llamado Juan, que ahora se limita a hacer confluyen para dar respuestas a interrogantes cada
una aparición fugaz en la historieta que introduce el vez más numerosos y acuciantes.
tema de las falacias y en la conclusión de la unidad. Por otra parte, pudimos advertir en estos años
Pese a que seguimos pensando que quizá los el atractivo que ejercían sobre los jóvenes las ac-
temas más motivantes para el alumno adolescente tividades artísticas (música, cine, teatro, pintura,
sean los que podrían considerarse centrales en la fotografía, etc.) y por eso nos pareció significativa
Ética y en la Antropología filosófica (es decir, el la reflexión teórica acerca de esas actividades que
tema del bien y el tema del hombre, antes unida- una disciplina filosófica como la Estética permite
des tercera y cuarta, respectivamente) decidimos realizar. Así, incluimos una unidad sobre temas
ubicar ahora la problemática del conocimiento de Estética, la sexta unidad, que no existía en
–tanto del general (cuarta unidad) como del cien- ediciones anteriores. Gira en torno de dos ejes, el
tífico en particular (tercera unidad)– inmediata- arte y la belleza, y para cada uno de ellos abre un
mente a continuación de la unidad que desarrolla abanico de problemas tales como “¿Puede decir-

Filosofía. Esa búsqueda reflexiva 11

Book 1.indb 11 23/09/15 10:18


se que el arte brinda algún tipo de conocimiento?”, saron a integrar una sección optativa, en la que se
“¿Tienen valor de verdad los juicios estéticos?”, “¿El añadieron algunas actividades integradoras. Ade-
artista debe tener algún compromiso ético?”, “¿El más de estas dos secciones (segundo apéndice y tercer
arte requiere más imaginación que la ciencia?” y apéndice, respectivamente) se incluye otra (el primer
“¿Captamos la belleza por medio de los sentidos, de apéndice) que procura guiar a los alumnos en la rea-
la inteligencia y/o de las emociones?” explorando lización de ensayos y monografías filosóficas.
algunas respuestas significativas aportadas por la
filosofía y, a veces, por la literatura u otras mani- Puesto que creemos, como Sartre, que cada ser
festaciones artísticas. humano es responsable de sus actos, queremos ha-
cernos responsables de lo que cada una de noso-
La séptima unidad, centrada en el tema del tras ha escrito: así, las unidades dos, tres, cinco,
hombre, es quizá la que menos hemos modifi- siete y ocho han sido el producto de los aportes de
cado: la consideramos suficientemente extensa y ambas, las unidades uno, cuatro y seis, junto con
abarcativa como para no requerir la inclusión de el apéndice histórico, fueron escritas por Martha
otros problemas y/o autores. Solo se la cambió de Frassineti de Gallo y los apéndices primero y terce-

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


lugar (era la cuarta unidad en la primera versión), ro, por Gabriela Salatino. En lo que se refiere a la
se renovaron algunos ejercicios y se hicieron algu- sexta unidad, esta tuvo una primera versión en un
nas correcciones menores. material elaborado para un programa de educación
a distancia del Gobierno de la Ciudad de Buenos
La octava unidad refiere a temas metafísicos, Aires, llamado Adultos 2000 y publicado en 1999.
tratados en la versión anterior en la sexta unidad. Por supuesto, en todos los casos, ambas estu-
En la antigua edición se presentaba solamente el vimos de acuerdo en la selección de contenidos y
tema de Dios, tema que en esta nueva versión de actividades.
constituye la última sección, quedando en primer
lugar un planteo metafísico clásico: el del tiempo Finalmente, en el prólogo de la primera edi-
y su relación con el cambio. Como en los casos de ción decíamos que nos parecía incoherente hablar
unidades anteriores, la elección de ese problema, de un planteo problemático y ofrecer un material
que nos pareció particularmente atractivo en un que solo tuviera la utilidad de poder ser repetido
mundo que se modifica a un ritmo vertiginoso, por los alumnos, por eso la presentación misma de
supone apenas un recorte dentro del enorme cam- los temas se hacía a partir de títulos que eran pre-
po problemático que abarca esa disciplina. guntas –lo que también se mantiene ahora– y se
El cuadro histórico de la primera unidad se ha acompañaba constantemente el texto con ejercita-
convertido ahora en un apéndice que podrá ser ciones de dos tipos: grupal e individual. Describía-
consultado por el alumno cuando lo necesite. Para mos la ejercitación de la siguiente manera: “(en la)
actualizarlo se incluyó una brevísima síntesis de grupal proponemos la aplicación de algunas técni-
lo acaecido en la segunda mitad del siglo XX y se cas de dinámica grupal (role-playing, Jurado 13,
mencionaron otros filósofos a los que no se había la reja, torbellino de ideas, collage, mesa redonda,
aludido antes. También los juegos filosóficos pa- debate, etc.) que explicamos y relacionamos con

12 Prólogo

Book 1.indb 12 23/09/15 10:18


los contenidos a trabajar en las mismas y que tien- gía filosófica y de Ética, puede servir de base para
den a una elaboración grupal de la información; el desarrollo de un programa de esa materia, sin
(en la) individual, que resulta muy fructífera en pretender de ningún modo agotarlo. Por otra par-
el estudio dirigido, tratamos de incluir ejercicios te, de acuerdo con lo que dijimos al comienzo,
variados que apuntaran, por un lado, a la lectura pensamos que también podrían recurrir a él los
comprensiva (reconocimiento de ideas principales profesores del Bachillerato Internacional como un
y secundarias, síntesis, aclaraciones de vocabu- material básico sobre el cual apoyarse y que per-
lario, etc.); por otro lado, a una elaboración per- mitiría a sus alumnos, a través de las actividades
sonal de los contenidos (preparación de cuadros propuestas, realizar la tarea de reflexión previa a la
de distinto tipo, análisis de ejemplos dados, pro- preparación de los ensayos y monografías que ese
puesta de ejemplos propios, comparación entre plan de estudios exige.
autores, etc.) y finalmente, a una reflexión crítica Como en el prólogo de la primera edición,
(evaluación de posiciones, formulación de opinio- agradecemos a las autoridades del Colegio del
nes personales fundamentadas, etc.)”. También Norte (Northlands) que nos apoyaron, a sus alum-
señalábamos entonces que toda la ejercitación nas, que nos permitieron recoger una rica expe-
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

propuesta había sido probada en cursos de quin- riencia docente, y sobre todo a la profesora María
to año (bachillerato común) y parte de la misma Teresa Mayochi Arza, en la actualidad directora
también lo había sido en otros de nivel superior; general del Colegio de Todos los Santos, inspira-
podríamos añadir ahora que asimismo se la pro- dora de muchos de nuestros planteos metodoló-
bó, en parte, en cursos de primero y segundo año gicos. Pero quisiéramos ampliar nuestros agrade-
de Bachillerato Internacional (correspondientes a cimientos e incluir en ellos al profesor Guillermo
cuarto y quinto año de bachilleratos modalizados Obiols, profesor adjunto durante más de quince
en ciencias y letras) y en tercero, después de la años de la cátedra de Didáctica especial y prácti-
aplicación de la reforma educativa. cas de la enseñanza en Filosofía de la Facultad de
Filosofía y Letras (UBA) y fundador y primer pre-
Para terminar, añadíamos que, si bien el libro sidente de SAPFI (Asociación Argentina de profe-
apuntaba fundamentalmente a la escuela media, sores de Filosofía) (1994-1998) y a la profesora
creíamos que también podía utilizarse fructífe- Esther Fernández Aguirre de Martínez, que ocupó
ramente en el nivel terciario en cursos introduc- cargos docentes en todos los niveles de enseñanza
torios o complementarios de Filosofía. Ahora [fue maestra, profesora y rectora de escuela me-
sabemos que se lo ha incluido, por ejemplo, en dia y profesora en profesorados y en la Facultad
algunos profesorados, en la bibliografía sugerida de Ciencias Sociales (UBA)] y que también fue
para la materia Perspectivas filosófico-pedagógi- presidente de SAPFI (2002-2003). A ellos, que
cas. Asimismo, es interesante destacar que en la hicieron interesantes aportes a la enseñanza de la
actualidad en algunos planes de estudio existe la Filosofía, y a quienes citamos en algunos de los
materia Antropología filosófica y este libro, que capítulos de nuestro libro queremos expresarles
confiere un gran peso a los temas de Antropolo- nuestro reconocimiento.

Filosofía. Esa búsqueda reflexiva 13

001-014-FiloEsaBusq-Preliminares-A1.indd 13 25/09/15 09:46


Book 1.indb 14 23/09/15 10:18
¿Por qué y
para qué filosofar? 1
¿Qué es la Filosofía? Una primera aproximación

¿Quién es el filósofo?

¿Por qué filosofar hoy?


© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

El pensador, escultura de Rodin.

Book 1.indb 15 23/09/15 10:18


A. ¿Qué es la Fi­lo­so­fía? Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción
1. Pro­ble­mas y dis­ci­pli­nas fi­lo­só­fi­cas
Va­mos a abor­dar en es­te li­bro un cam­po del se­res hu­ma­nos co­mo ta­les, es de­cir, un pro­ble­ma
sa­ber bas­tan­te atí­pi­co y con­tro­ver­ti­do, exal­ta­do que no sea pri­va­do ni tri­vial.
por al­gu­nos co­mo el más im­por­tan­te, cues­tio­ b) Pue­de coin­ci­dir to­tal o par­cial­men­te con in­
na­do par­cial­men­te por otros y has­ta de­nos­ta­do te­rro­gan­tes que se plan­tean en el ám­bi­to re­li­gio­so,
por quie­nes lle­gan a ne­gar­le to­da ra­zón de ser. ar­tís­ti­co, po­lí­ti­co o cien­tí­fi­co; en es­te úl­ti­mo ca­so
Nos re­fe­ri­mos a la Fi­lo­so­fía. Por tra­tar­se de una no tie­ne que coin­ci­dir con los in­te­rro­gan­tes es­pe­
ma­te­ria que us­te­des to­da­vía no han abor­da­do en cí­fi­cos de ca­da una de las cien­cias.
for­ma sis­te­má­ti­ca pa­re­ce­ría ne­ce­sa­rio dar de ella c) Pue­de te­ner que ver con si­tua­cio­nes lí­mi­te
una ca­rac­te­ri­za­ción. Sin em­bar­go, no va­mos a ha­ –aque­llas que no po­de­mos cam­biar y nos en­fren­
cer­lo de in­me­dia­to. Pues­to que lo fun­da­men­tal tan con fron­te­ras que no po­de­mos tras­pa­sar–, con
en Fi­lo­so­fía –y es­to es lo que la tor­na atí­pi­ca– es elec­cio­nes de vi­da, con lo que sa­be­mos e ig­no­ra­
la vi­ven­cia que po­da­mos te­ner de su pro­ble­má­ mos, con las re­la­cio­nes en­tre in­di­vi­duo y so­cie­
ti­ca y la re­fle­xión per­so­nal que po­da­mos ha­cer dad, con lo que de­be­mos y no de­be­mos ha­cer, con
en la ela­bo­ra­ción de res­pues­tas a ella, va­mos a la crea­ción ar­tís­ti­ca, etc.
em­pe­zar por plan­tear­nos aquí y aho­ra pro­ble­mas Pa­ra or­de­nar es­tos pro­ble­mas va­mos a se­pa­rar­
fi­lo­só­fi­cos. los en re­la­ción con las dis­tin­tas dis­ci­pli­nas que se

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


En es­te pun­to pa­re­ce­ría sur­gir una di­fi­cul­tad. ocu­pan de ellos den­tro del cam­po co­mún de la
Si no sa­be­mos qué es Fi­lo­so­fía, ¿có­mo va­mos a en­ Fi­lo­so­fía. Y pa­ra sa­ber qué te­mas es­tu­dia ca­da una
con­trar pro­ble­mas fi­lo­só­fi­cos? Tra­ta­re­mos de bus­ les pro­po­ne­mos el si­guien­te cua­dro in­tro­duc­to­rio
car­los, ate­nién­do­nos, por aho­ra, a las si­guien­tes don­de apa­re­ce es­que­má­ti­ca­men­te el ob­je­to de es­
acla­ra­cio­nes: tu­dio de ca­da una de las prin­ci­pa­les dis­ci­pli­nas
1. Un pro­ble­ma es siem­pre un in­te­rro­gan­te, fi­lo­só­fi­cas. Al en­trar más ade­lan­te en va­rias de esas
una pre­gun­ta pa­ra la que no te­ne­mos aún una res­ dis­ci­pli­nas ire­mos com­ple­tan­do y pro­fun­di­zan­do
pues­ta sa­tis­fac­to­ria. al­gu­nos de los pro­ble­mas –y de las res­pec­ti­vas res­
2. Pa­ra que sea fi­lo­só­fi­co: pues­tas– que abar­ca su ob­je­to de es­tu­dio, lo que
a) De­be ser un pro­ble­ma sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los per­mi­ti­rá com­pren­der­lo me­jor.

A ctividad grupal

1. Ca­da alum­no ela­bo­ra­rá su lis­ta de pro­ble­mas; lue­go se reu­ni­rá con otros y en gru­pos
se elabo­ra­rá una úni­ca lis­ta eli­mi­nan­do los pro­ble­mas re­pe­ti­dos y eli­gien­do la me­jor
for­mu­la­ción en ca­so de pro­ble­mas muy si­mi­la­res. Fi­nal­men­te, ca­da gru­po en­via­rá por
tur­no un re­pre­sen­tan­te al pi­za­rrón, quien irá le­yen­do ca­da pro­ble­ma y es­cri­bién­do­lo,
lue­go del co­men­ta­rio per­ti­nen­te del pro­fe­sor, acom­pa­ña­do por un nú­me­ro que per­mi­
ti­rá su pos­te­rior iden­ti­fi­ca­ción.

16 Unidad 1. ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 16 23/09/15 10:18


2. Disciplinas filosóficas: su objeto de estudio
DIS­CI­PLI­NAS FI­LO­SÓ­FI­CAS OB­JE­TO DE ES­TU­DIO

1. An­tro­po­lo­gía fi­lo­só­fi­ca • el hom­bre con­si­de­ra­do co­mo to­ta­li­dad (no ex­clu­si­va­men­te en su as­pec­to


(anth­ro­pos: hom­bre) bio­ló­gi­co o en su as­pec­to psi­co­ló­gi­co, por ejem­plo) y su lu­gar en el Uni­
ver­so.
No­ta: a par­tir de una de­ter­mi­na­da con­cep­ción del hom­bre se pue­de plan­
tear cuá­les son los fi­nes de la edu­ca­ción, y es­to cons­ti­tu­ye el te­rre­no es­pe­
cí­fi­co de la Fi­lo­so­fía de la edu­ca­ción.

2. Es­té­ti­ca • el va­lor be­lle­za, su na­tu­ra­le­za y su re­la­ción con otros va­lo­res y con la


(aist­he­sis: sen­sa­ción) ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca.

3. Éti­ca • el va­lor bien, su na­tu­ra­le­za y su re­la­ción con otros va­lo­res y con las nor­
(et­hos: cos­tum­bre) mas mo­ra­les que ri­gen las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas.

4. Gno­seo­lo­gía o Teo­ría • el pro­ble­ma del co­no­ci­mien­to: su esen­cia, su ori­gen, sus lí­mi­tes; la ver­dad
del co­no­ci­mien­to y los dis­tin­tos cri­te­rios pa­ra es­ta­ble­cer­la.
(gno­sis: co­no­ci­mien­to)
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

5. Ló­gi­ca • los mé­to­dos y prin­ci­pios pa­ra de­ter­mi­nar si un ra­zo­na­mien­to es co­rrec­to


(or­ga­non: ins­tru­men­to) o no lo es.

6. Me­ta­fí­si­ca: • el pro­ble­ma del ser: las re­la­cio­nes en­tre esen­cia y exis­ten­cia. Es­pa­cio y
a) ge­ne­ral (u On­to­lo­gía) tiem­po; cam­bio y per­ma­nen­cia. Rea­li­dad y fic­ción. Los prin­ci­pios on­to­ló­
(on­tos: en­te, lo que es) gi­cos fun­da­men­ta­les: ma­te­ria y es­pí­ri­tu.

b) es­pe­cial • Dios, al­ma y Uni­ver­so (con­si­de­ra­do co­mo to­ta­li­dad).


No­ta: la di­vi­sión en me­ta­fí­si­ca ge­ne­ral y es­pe­cial tien­de a di­luir­se a par­tir
de co­mien­zos del si­glo XIX.

7. Fi­lo­so­fía del len­gua­je • ori­gen, esen­cia, for­ma (es­truc­tu­ra) del len­gua­je y su re­la­ción con el pen­
sa­mien­to y la rea­li­dad. Al ha­blar de len­gua­je se en­tien­de tan­to las len­guas
vi­vas o muer­tas co­mo los len­gua­jes for­ma­li­za­dos o cál­cu­los.

8. Fi­lo­so­fía de la cien­cia • pro­ble­mas de fun­da­men­tos de las dis­tin­tas cien­cias, sus mé­to­dos y el va­
o Epis­te­mo­lo­gía lor de la cien­cia co­mo ac­ti­vi­dad hu­ma­na. No­ta: la Epis­te­mo­lo­gía se pue­de
(epis­te­me: cien­cia) sub­di­vi­dir en Fi­lo­so­fía de las Cien­cias For­ma­les y Fi­lo­so­fía de las Cien­cias
Fác­ti­cas y es­tas, a su vez, pueden sub­di­vi­dirse en re­la­ción con las dis­tin­tas
cien­cias (por ej., se pue­de ha­blar de una Fi­lo­so­fía de la ma­te­má­ti­ca).

9. Fi­lo­so­fía de la his­to­ria • el sen­ti­do y la fi­na­li­dad del de­sa­rro­llo his­tó­ri­co. No­ta: es­ta dis­ci­pli­na ha
te­ni­do un de­sa­rro­llo an­te­rior a la apa­ri­ción de la Epis­te­mo­lo­gía e in­de­pen­
dien­te de ella, por eso no se la in­clu­ye den­tro de es­ta.

10. Fi­lo­so­fía de las • el aná­li­sis ra­cio­nal de los con­te­ni­dos de las prin­ci­pa­les re­li­gio­nes dog­
re­li­gio­nes má­ti­cas.

11. Fi­lo­so­fía del de­re­cho • el fun­da­men­to de las nor­mas ju­rí­di­cas y su re­la­ción con el va­lor jus­ti­cia.

12. Fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca • ori­gen, va­lor y esen­cia del Es­ta­do, ana­li­zan­do no so­lo sus for­mas con­
cre­tas de or­ga­ni­za­ción si­no tam­bién sus for­mas po­si­bles (es­ta­dos idea­les o
uto­pías).

¿Qué es la Fi­lo­so­fía? Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción 17

Book 1.indb 17 23/09/15 10:18


A ctividad individual

1. Pa­ra ter­mi­nar es­te pri­mer acer­ca­mien­to al cam­po fi­lo­só­fi­co, tra­ba­jan­do en for­ma


in­di­vi­dual, ar­men un cua­dro de do­ble en­tra­da (usan­do co­mo cri­te­rios or­de­na­do­res
“pro­ble­mas fi­lo­só­fi­cos” y “dis­ci­pli­nas fi­lo­só­fi­cas”) de mo­do tal de in­cluir los pro­ble­mas
fi­lo­só­fi­cos que se pro­pu­sie­ron an­tes en el pi­za­rrón den­tro de la(s) dis­ci­pli­na(s) fi­lo­só­fi­
ca(s) –ya que pue­de tra­tar­se de más de una– que co­rres­pon­de(n).

Aho­ra ya sa­be­mos so­me­ra­men­te cuá­les son las por lo me­nos pa­ra al­gu­nos de esos in­te­rro­gan­tes,
prin­ci­pa­les dis­ci­pli­nas fi­lo­só­fi­cas y cuál es su ob­ las de us­te­des, las que pu­die­ron pen­sar a par­tir de
je­to de es­tu­dio y po­de­mos enun­ciar va­rios de los las re­fle­xio­nes de al­gu­nos de los pen­sa­do­res que
pro­ble­mas que plan­tean. So­lo al­gu­nos de ellos se­ nos pre­ce­die­ron y que tra­du­ci­rán, sin du­da, au­
rán res­pon­di­dos a lo lar­go de es­te cur­so de Fi­lo­so­ tén­ti­cas vi­ven­cias fi­lo­só­fi­cas.
fía y lo se­rán en for­ma par­cial, a tra­vés de al­gu­nos Tra­ta­re­mos de bus­car a con­ti­nua­ción las prin­
re­pre­sen­tan­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos den­tro de la His­to­ria ci­pa­les ac­ti­tu­des hu­ma­nas con las que se vin­cu­la
de la Fi­lo­so­fía y so­lo a tra­vés de ellos por ra­zo­nes el fi­lo­so­far –su ori­gen psi­co­ló­gi­co– pa­ra in­ten­tar
de tiem­po. Que­da­rá a car­go de us­te­des la bús­que­ lue­go esa ca­rac­te­ri­za­ción de la Fi­lo­so­fía que no
da de nue­vas res­pues­tas –ya sea a los pro­ble­mas qui­si­mos pro­po­ner en un co­mien­zo. Pa­ra re­fe­rir­

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


de­sa­rro­lla­dos du­ran­te el año o a otros pro­ble­mas– nos al ori­gen psi­co­ló­gi­co del fi­lo­so­far se­gui­re­mos
y es­pe­ra­mos que esas res­pues­tas no so­la­men­te un tex­to de Karl Jas­pers, pen­sa­dor con­tem­po­rá­
sean las de fi­ló­so­fos ya co­no­ci­dos si­no tam­bién, neo.

3. Los orí­ge­nes de la Fi­lo­so­fía


“La his­to­ria de la Fi­lo­so­fía co­mo pen­sar me­tó­di­co
tie­ne sus co­mien­zos ha­ce dos mil qui­nien­tos años, pe­ro
co­mo pen­sar mí­ti­co mu­cho an­tes.
Sin em­bar­go, co­mien­zo no es lo mis­mo que ori­
gen. El co­mien­zo es his­tó­ri­co. Ori­gen es, en cam­bio, la
fuen­te de la que ma­na en to­do tiem­po el im­pul­so que
mue­ve a fi­lo­so­far. (...)
Es­te ori­gen es múl­ti­ple. Del asom­bro sa­le la pre­
gun­ta y el co­no­ci­mien­to, de la du­da acer­ca de lo co­no­
ci­do, el exa­men crí­ti­co y la cer­te­za; de la con­mo­ción
del hom­bre y de la con­cien­cia de es­tar per­di­do, la cues­
tión de su pro­pio ser. Re­pre­sen­té­mo­nos an­te to­do es­tos Según Platón, nuestros ojos nos “hacen partícipes
tres mo­ti­vos. del espectáculo de las estrellas, del Sol y de la
bóveda celeste” y este espectáculo nos “ha dado
el impulso de investigar el universo”. (Noche
Pri­me­ro. Pla­tón de­cía que el asom­bro es el ori­ estrellada en St. Remy, de Vincent van Gogh).
gen de la Fi­lo­so­fía. Nues­tros ojos nos ‘ha­cen par­tí­ci­pes
del es­pec­tá­cu­lo de las es­tre­llas, del sol y de la bó­ve­da Fi­lo­so­fía, el ma­yor de los bie­nes de­pa­ra­dos por los dio­
ce­les­te’. Es­te es­pec­tá­cu­lo nos ‘ha da­do el im­pul­so de ses a la ra­za de los mor­ta­les’. Y Aris­tó­te­les [aña­de]:
in­ves­ti­gar el Uni­ver­so. De aquí bro­tó pa­ra no­so­tros la ‘Pues la ad­mi­ra­ción es lo que im­pul­sa a los hom­bres a

18 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 18 23/09/15 10:18


fi­lo­so­far: em­pe­zan­do por ad­mi­rar­se de lo que les sor­ sen­ti­dos, de ha­ber se­ña­la­do la po­si­bi­li­dad de con­
pren­día por ex­tra­ño, avan­za­ron po­co a po­co y se pre­ fun­dir sue­ño y vi­gi­lia, Des­car­tes ha­bía pro­pues­to
gun­ta­ron por (...) el ori­gen del Uni­ver­so’. la hi­pó­te­sis de un ge­nio ma­lig­no ca­paz de en­ga­
El ad­mi­rar­se im­pul­sa a co­no­cer. En la ad­mi­ra­ción ñar­lo en to­do mo­men­to. Aún así, equi­vo­cán­do­se
se co­bra con­cien­cia de no sa­ber. Se bus­ca el sa­ber, pe­ro en to­do, po­día es­tar se­gu­ro de al­go: mien­tras es­
el sa­ber mis­mo, no ‘pa­ra sa­tis­fa­cer nin­gu­na ne­ce­si­dad ta­ba du­dan­do es­ta­ba pen­san­do y al pen­sar es­ta­ba
co­mún’. exis­tien­do en tan­to ser pen­san­te. La du­da me­tó­
El fi­lo­so­far es co­mo un des­vin­cu­lar­se de las ne­ce­ di­ca pa­re­ce más via­ble que la du­da pi­rro­nia­na, ya
si­da­des de la vi­da: tie­ne lu­gar mi­ran­do de­sin­te­re­sa­ que es­ta pue­de lle­gar a ser pa­ra­li­zan­te (si to­do co­
da­men­te a las co­sas, al cie­lo y al mun­do, pre­gun­tan­ no­ci­mien­to de la rea­li­dad es im­po­si­ble, ¿qué lí­nea
do qué es to­do ello y de dón­de vie­ne, pre­gun­tas cu­yas de ac­ción eli­jo en ca­da mo­men­to? No me pue­do
res­pues­tas no sir­ven pa­ra na­da útil, si­no que re­sul­tan pro­nun­ciar ni res­pec­to de lo que es ali­men­ti­cio o
sa­tis­fac­to­rias por sí so­las. ve­ne­no­so, ni de có­mo tras­la­dar­me de un lu­gar a
otro, etc.).
Se­gun­do. Una vez que he sa­tis­fe­cho mi asom­bro
(...) con el co­no­ci­mien­to de lo que exis­te, pron­to se Ter­ce­ro. Se­gún Jas­pers, el hom­bre pue­de mi­
anun­cia la du­da. Los co­no­ci­mien­tos se acu­mu­lan, pe­ rar ha­cia afue­ra –al mun­do– o ha­cia aden­tro –a
ro an­te el exa­men crí­ti­co no hay na­da cier­to. Las per­ sí mis­mo–; cuan­do su mi­ra­da se vuel­ve ha­cia sí
cep­cio­nes es­tán con­di­cio­na­das por nues­tros ór­ga­nos mis­mo, en­ton­ces to­ma con­cien­cia de su si­tua­ción
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

sen­so­ria­les y son en­ga­ño­sas o en to­do ca­so no con­cor­ en el mun­do: no pue­de sa­ber­lo to­do, no pue­de te­
dan­tes con lo que exis­te fue­ra de mí. Nues­tras for­mas ner­lo to­do, no vi­vi­rá in­de­fi­ni­da­men­te, etc. Es­to le
men­ta­les son las de nues­tro hu­ma­no in­te­lec­to: se en­re­ pro­vo­ca an­gus­tia, que no es si­no una “con­mo­ción
dan en con­tra­dic­cio­nes in­so­lu­bles; por to­das par­tes se in­te­rior”, y lo lle­va a for­mu­lar­se nue­vas pre­gun­tas.
al­zan unas afir­ma­cio­nes fren­te a otras.” 1 En las pa­la­bras de Jas­pers: “Es­ta­mos siem­pre en
Jas­pers nos es­tá se­ña­lan­do así dos po­si­bles si­tua­cio­nes. Las si­tua­cio­nes cam­bian, las oca­sio­nes
fuen­tes de error: 1) los sen­ti­dos, que tie­nen li­mi­ se su­ce­den. Si no se las apro­ve­cha, no vuel­ven más.
ta­cio­nes: con la luz es­ca­sa, por ejem­plo, con­fun­di­ Pue­do tra­ba­jar por ha­cer que cam­bien de­ter­mi­na­das
mos los co­lo­res; 2) la ra­zón, que nos lle­va a ve­ces si­tua­cio­nes. Pe­ro hay otras que son, por su esen­cia,
a de­mos­tra­cio­nes con­tra­dic­to­rias –por ej., se han per­ma­nen­tes aun cuan­do se al­te­re su apa­rien­cia mo­
for­mu­la­do prue­bas ra­cio­na­les de la exis­ten­cia y de men­tá­nea: no pue­do me­nos de mo­rir, ni de pa­de­cer, ni
la ine­xis­ten­cia del al­ma­– (vol­ve­re­mos so­bre es­te de lu­char, es­toy so­me­ti­do al azar, me hun­do ine­vi­ta­
te­ma en la cuar­ta uni­dad). ble­men­te en la cul­pa. Es­tas si­tua­cio­nes fun­da­men­ta­les
Y a es­to aña­de dos for­mas de du­da que se han de nues­tra exis­ten­cia las lla­ma­mos si­tua­cio­nes lí­mi­tes.
da­do his­tó­ri­ca­men­te: la du­da pi­rro­nia­na o es­cep­ti­ Quie­re de­cir que son si­tua­cio­nes de las que no po­de­
cis­mo ab­so­lu­to, pro­pues­ta por Pi­rrón de Elis en la mos sa­lir y que no po­de­mos al­te­rar. La con­cien­cia de
An­ti­güe­dad, que con­sis­te en la ne­ga­ción de cual­ es­tas si­tua­cio­nes lí­mi­tes es, des­pués del asom­bro y de
quier po­si­bi­li­dad de co­no­ci­mien­to, y la du­da car­ la du­da, el ori­gen, más pro­fun­do aún, de la Fi­lo­so­fía.
te­sia­na, o es­cep­ti­cis­mo me­tó­di­co, pro­pues­ta por El es­toi­co Epic­te­to [a quien vol­ve­re­mos a men­
Des­car­tes en la Edad Mo­der­na, en la que se bus­ca cio­nar en la quin­ta uni­dad] de­cía: “El ori­gen de la
un ca­mi­no pa­ra lle­gar a la cer­te­za. Des­car­tes de­ Fi­lo­so­fía es per­ca­tar­se de la pro­pia de­bi­li­dad e im­po­
cía ‘Pien­so, lue­go exis­to’ y es­ta in­fe­ren­cia era pa­ra ten­cia”. ¿Có­mo sa­lir de la im­po­ten­cia? La res­pues­ta de
él in­cues­tio­na­ble. ¿Por qué? Lue­go de mos­trar a Epic­te­to fue: ‘Con­si­de­ran­do to­do lo que no es­tá en mi
tra­vés de ejem­plos la es­ca­sa con­fia­bi­li­dad de los po­der co­mo in­di­fe­ren­te pa­ra mí en su ne­ce­si­dad, y, por

1 K. JASPERS, op. cit., pp. 15-16. Toda vez que se indique “op. cit.” en las notas al pie de página se estará haciendo referencia
a la bibliografía citada al final de cada capítulo.

¿Qué es la Fi­lo­so­fía? Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción 19

Book 1.indb 19 23/09/15 10:18


el con­tra­rio, po­nien­do en cla­ro y en li­ber­tad por me­dio di­cal de la his­to­ria, tiem­pos de una di­so­lu­ción inau­di­
del pen­sa­mien­to lo que re­si­de en mí, a sa­ber, la for­ma ta y de po­si­bi­li­da­des so­lo os­cu­ra­men­te atis­ba­das, son
y el con­te­ni­do de mis re­pre­sen­ta­cio­nes’. (...) sin du­da vá­li­dos, pe­ro no su­fi­cien­tes, los tres mo­ti­vos
Es­tos tres in­flu­yen­tes mo­ti­vos –la ad­mi­ra­ción y el ex­pues­tos (...). Es­tos mo­ti­vos re­sul­tan su­bor­di­na­dos a
co­no­ci­mien­to, la du­da y la cer­te­za, el sen­tir­se per­di­ una con­di­ción, la de co­mu­ni­ca­ción en­tre los hom­bres
do y el en­con­trar­se a sí mis­mo– no ago­tan lo que nos (...) co­mu­ni­ca­ción que no se li­mi­te a ser de in­te­lec­to a
mue­ve a fi­lo­so­far en la ac­tua­li­dad. in­te­lec­to, de es­pí­ri­tu a es­pí­ri­tu, si­no que lle­gue a ser de
En es­tos tiem­pos, que re­pre­sen­tan el cor­te más ra­ exis­ten­cia a exis­ten­cia.” 2

A ctividad individual

2. Ave­ri­güen cuán­do se con­si­de­ra que co­mien­za la Fi­lo­so­fía co­mo tal, quién fue su
pri­mer re­pre­sen­tan­te y en qué se di­fe­ren­cia la Fi­lo­so­fía del pen­sa­mien­to mí­ti­co.
3. Ela­bo­ren un cua­dro de do­ble en­tra­da com­pa­ran­do los tres orí­ge­nes de la Fi­lo­so­fía
so­bre la ba­se de los cri­te­rios or­de­na­do­res que se pro­po­nen a con­ti­nua­ción: ¿qué es?,
¿qué con­se­cuen­cias aca­rrea?, ¿quié­nes los re­pre­sen­tan?, ¿con qué dis­ci­pli­nas fi­lo­só­fi­
cas se re­la­cio­na su pro­ble­má­ti­ca?
4. ¿En qué se di­fe­ren­cia el asom­bro vul­gar del asom­bro fi­lo­só­fi­co? Ejem­pli­fi­quen de

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


mo­do per­so­nal3 ca­da uno de los ti­pos de asom­bro.
5. Pro­ba­ble­men­te us­te­des es­tu­dia­ron en Psi­co­lo­gía “ilu­sio­nes per­cep­tua­les”. Bus­quen
dos di­fe­ren­tes que ilus­tren la afir­ma­ción “las per­cep­cio­nes sen­si­bles son en­ga­ño­sas”.
6. ¿Es­tán de acuer­do en que la con­clu­sión fi­nal que ob­tie­ne Des­car­tes brin­da un má­
xi­mo de cer­te­za? Jus­ti­fi­quen.
7. Con­sul­ten un dic­cio­na­rio fi­lo­só­fi­co y a par­tir de él com­pa­ren bre­ve­men­te el es­cep­
ti­cis­mo me­tó­di­co de Des­car­tes y el es­cep­ti­cis­mo ab­so­lu­to de Pi­rrón.
8. Des­pués de leer cui­da­do­sa­men­te el tex­to res­pon­dan y jus­ti­fi­quen:
a) ¿To­do ser hu­ma­no de­be en­fren­tar si­tua­cio­nes lí­mi­tes?
b) ¿Có­mo se las pue­de de­fi­nir?
c) ¿Qué ha­ce la ma­yor par­te de los se­res hu­ma­nos an­te ellas?
d) ¿Có­mo reac­cio­nan an­te ellas los es­toi­cos?
9. De los pro­ble­mas de la lis­ta ini­cial eli­jan ejem­plos que pue­dan ha­ber sur­gi­do a par­
tir del asom­bro, de la du­da y de la an­gus­tia (por lo me­nos dos pa­ra ca­da ori­gen del
fi­lo­so­far).

2 K. JAS­PERS, op. cit., pp. 16, 17 y 21.


3 De aho­ra en ade­lan­te, to­da vez que se pi­da “ejem­pli­fi­ca­ción per­so­nal” se ha­rá re­fe­ren­cia a ejem­plos pro­pues­tos por el
alum­no (a di­fe­ren­cia de los pre­sen­ta­dos en cla­se), que po­drán o no ser au­to­bio­grá­fi­cos.

20 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 20 23/09/15 10:18


4. Ca­rac­te­ri­za­ción de la Fi­lo­so­fía
A ctividad grupal

2. Pa­ra ca­rac­te­ri­zar la Fi­lo­so­fía pro­ce­de­re­mos de la si­guien­te ma­ne­ra: la cla­se se di­vi­


di­rá en seis gru­pos que ten­drán un nú­me­ro si­mi­lar de miem­bros. De los seis tex­tos que
vie­nen a con­ti­nua­ción de es­ta con­sig­na, ca­da gru­po to­ma­rá uno y lo lee­rá su­bra­yan­do
las no­cio­nes cen­tra­les. Ter­mi­na­da es­ta pri­me­ra eta­pa, se for­ma­rán nue­vos gru­pos de
seis alum­nos ca­da uno, de mo­do que ha­ya por lo me­nos un re­pre­sen­tan­te de ca­da tex­
to en to­dos los gru­pos (1) (Téc­ni­ca de la re­ja).
Ca­da alum­no ex­pli­ca­rá lue­go a los de­más miem­bros del gru­po las ideas prin­ci­pa­les de
su au­tor, y lue­go el gru­po com­ple­ta­rá un cua­dro in­te­gra­dor de do­ble en­tra­da te­nien­do en
cuen­ta pa­ra ca­da au­tor es­tu­dia­do las pre­gun­tas si­guien­tes: ¿Qué es la Fi­lo­so­fía y/o cuál es
su fun­ción? ¿Cuál es el prin­ci­pal ori­gen del fi­lo­so­far? ¿Qué dis­ci­pli­na fi­lo­só­fi­ca pri­vi­le­gia?
¿Qué pro­ble­mas fi­lo­só­fi­cos plan­tea? Los que co­noz­can da­tos de al­gún au­tor por tex­tos
pre­vios o con­sul­tan­do el se­gun­do apén­di­ce “Cua­dro his­tó­ri­co” los vol­ca­rán tam­bién aquí.

(1) Acla­ra­ción: el nú­me­ro de miem­bros en ca­da gru­po (en el pri­mer pa­so y en el se­gun­do) pue­de va­riar. Si se
quie­re dis­mi­nuir el nú­me­ro de miem­bros, se pue­de atri­buir a ca­da gru­po ini­cial más de un au­tor.
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

4.1 Aris­tó­te­les (Edad An­ti­gua)

“[La Fi­lo­so­fía tie­ne que ser] la cien­cia teó­ri­ca de


los pri­me­ros prin­ci­pios y de las pri­me­ras cau­sas (...).
Lo que en un prin­ci­pio lle­vó a los hom­bres a ha­cer
las pri­me­ras in­da­ga­cio­nes fi­lo­só­fi­cas era, co­mo lo es
hoy, [una mez­cla de cu­rio­si­dad y] ad­mi­ra­ción. En­tre
los ob­je­tos que ad­mi­ra­ban y de que no po­dían dar
ra­zón se apli­ca­ron pri­me­ro a los que es­ta­ban a su
al­can­ce; des­pués avan­zan­do pa­so a pa­so qui­sie­ron
ex­pli­car­se los fe­nó­me­nos de ma­yor mag­ni­tud, por
ejem­plo, las fa­ses de la lu­na, el cur­so del sol y de los
as­tros, fi­nal­men­te la for­ma­ción del Uni­ver­so. (...)
Por con­si­guien­te, si los pri­me­ros fi­ló­so­fos fi­lo­so­fa­ron
pa­ra li­be­rar­se de la ig­no­ran­cia, es evi­den­te que se
con­sa­gra­ron a la cien­cia pa­ra sa­ber y no por mi­ras
de uti­li­dad. El he­cho mis­mo cons­ti­tu­ye una prue­ba:
ca­si to­das las ar­tes que con­cier­nen a las ne­ce­si­da­des Aristóteles, discípulo de Platón, fue junto
y las que se apli­can al bie­nes­tar y al pla­cer eran ya con este el filósofo griego que más influyó
co­no­ci­das cuan­do se co­men­zó a bus­car ex­pli­ca­cio­nes en la filosofía occidental.
de es­te ti­po. [Es evi­den­te que no es­tu­dia­mos Fi­lo­so­fía
por nin­gún in­te­rés aje­no a ella.]”4

4 ARISTÓTELES, op. cit., Libro 1, cap. 2, pág. 8.

¿Qué es la Fi­lo­so­fía? Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción 21

Book 1.indb 21 23/09/15 10:18


4.2 Des­car­tes (Edad Mo­der­na) los hom­bres, cu­ya par­te prin­ci­pal es el es­pí­ri­tu, de­
be­rían em­plear sus prin­ci­pa­les cui­da­dos en bus­car la
“Ha­bría que­ri­do ex­pli­car pri­me­ra­men­te qué es Fi­ sa­bi­du­ría (...).
lo­so­fía co­men­zan­do por las co­sas vul­ga­res, co­mo son Se de­be em­pe­zar (...) por la pri­me­ra par­te [de la
que la pa­la­bra ‘Fi­lo­so­fía’ sig­ni­fi­ca ‘es­tu­dio de la sa­ Fi­lo­so­fía] que es la ME­TA­FÍ­SI­CA, que con­tie­ne los
bi­du­ría’ y que por ‘sa­bi­du­ría’ se en­tien­de no so­lo ‘la prin­ci­pios del co­no­ci­mien­to en­tre los cua­les es­tá la
pru­den­cia en los ac­tos de la vi­da’ si­no tam­bién ‘un ex­pli­ca­ción de los prin­ci­pa­les atri­bu­tos de Dios, de la
per­fec­to co­no­ci­mien­to de to­das las co­sas que el hom­ in­ma­te­ria­li­dad de nues­tras al­mas y de to­das las no­cio­
bre pue­de sa­ber, tan­to pa­ra la con­duc­ción de su vi­da nes cla­ras y sim­ples que es­tán en no­so­tros. La se­gun­da
cuan­to pa­ra la con­ser­va­ción de su sa­lud y la in­ven­ción es la FÍ­SI­CA en la que lue­go de ha­ber en­con­tra­do los
de to­das las ar­tes’; y que pa­ra que es­te co­no­ci­mien­to ver­da­de­ros prin­ci­pios de las co­sas ma­te­ria­les se exa­
sea tal es ne­ce­sa­rio que se lo de­duz­ca de las pri­me­ras mi­na en ge­ne­ral có­mo es­tá com­pues­to to­do el uni­ver­so;
cau­sas de mo­do que pa­ra (...) fi­lo­so­far, es ne­ce­sa­rio lue­go en par­ti­cu­lar cuál es la na­tu­ra­le­za de es­ta tie­rra
em­pe­zar por los pri­me­ros prin­ci­pios. y de to­dos los cuer­pos que se en­cuen­tran al­re­de­dor de
Vi­vir sin fi­lo­so­far es te­ner los ojos ce­rra­dos sin in­ ella (...). Lue­go hay que exa­mi­nar la na­tu­ra­le­za de
ten­tar ja­más abrir­los; y el pla­cer de ver las co­sas que las plan­tas, de los ani­ma­les y so­bre to­do la del hom­bre
nues­tra vis­ta nos des­cu­bre no es si­quie­ra com­pa­ra­ble (...). Así, to­da la Fi­lo­so­fía es co­mo un ár­bol cu­yas raí­
a la sa­tis­fac­ción que nos de­pa­ra el co­no­ci­mien­to de ces son la Me­ta­fí­si­ca, el tron­co, la Fí­si­ca, y las ra­mas
las que en­con­tra­mos por me­dio de la Fi­lo­so­fía; y, fi­ que de él sa­len, to­das las otras cien­cias que se re­du­cen

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


nal­men­te, es­te es­tu­dio nos es más ne­ce­sa­rio pa­ra re­gir a tres prin­ci­pa­les, a sa­ber, la Me­di­ci­na, la Me­cá­ni­ca y
nues­tras cos­tum­bres y con­ du­cir­nos en es­ta vi­da que la Mo­ral (...).”5
el uso de nues­tros ojos pa­ra guiar nues­tros pa­sos. (...)
4.3 Kant (Edad Mo­der­na)

“Es de­ber de la Fi­lo­so­fía el di­si­par los efec­tos pro­


du­ci­dos por la ma­la in­te­li­gen­cia, aun­que pa­ra ello
sea im­pres­cin­di­ble de­rri­bar las más en­can­ta­do­ras
ilu­sio­nes. Hu­bo un tiem­po en que se lla­mó la rei­na
de to­das las cien­cias a la Me­ta­fí­si­ca; los vien­tos que
en es­tos tiem­pos co­rren son muy con­tra­rios a ella;
por to­dos par­tes se ve el des­pre­cio en que se la tie­ne
(...). Pe­ro es inú­til apa­ren­tar in­di­fe­ren­cia por cier­tas
in­ves­ti­ga­cio­nes cu­yo ob­je­to nun­ca po­drá mi­rar así la
na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Esos pre­ten­di­dos in­di­fe­ren­tes
(...) des­de el mo­men­to en que dis­cu­rren so­bre al­go
tro­pie­zan asi­mis­mo ine­vi­ta­ble­men­te con afir­ma­cio­
nes me­ta­fí­si­cas, no obs­tan­te el des­pre­cio con que apa­
ren­tan mi­rar­la (...).
Pe­ro es­ta in­di­fe­ren­cia (...) no es cier­ta­men­te de­bi­
da a la li­ge­re­za si­no más bien al ma­du­ro jui­cio de la
épo­ca que no quie­re se­guir con­for­mán­do­se con cien­
René Descartes (1596-1650), filósofo matemático
francés, uno de los más destacados representantes cia apa­ren­te y exi­ge de la ra­zón la más di­fí­cil de las
del racionalismo. fun­cio­nes, a sa­ber: que de nue­vo em­pren­da su pro­pio

5 R. DES­CAR­TES, Prin­ci­pes de la Phi­lo­sop­hie, pré­fa­ce, en G. PAS­CAL, op. cit., pp. 85-86. Trad. de M. Fras­si­ne­ti de Ga­llo.

22 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 22 23/09/15 10:18


co­no­ci­mien­to y es­ta­blez­ca un tri­bu­nal que al mis­mo
tiem­po que ase­gu­re sus le­gí­ti­mas as­pi­ra­cio­nes [las de
la ra­zón], re­cha­ce to­das las que sean in­fun­da­das y que
efec­túe es­to no me­dian­te ar­bi­tra­rie­da­des si­no se­gún
sus le­yes in­mu­ta­bles y eter­nas. Y es­te tri­bu­nal no es
otro que (...) la crí­ti­ca [el aná­li­sis] de la pro­pia fa­cul­
tad de la ra­zón [en re­la­ción con] to­dos los co­no­ci­mien­
tos que pue­de al­can­zar sin va­ler­se de la ex­pe­rien­cia,
por don­de tam­bién ha de re­sul­tar la po­si­bi­li­dad o im­
po­si­bi­li­dad de una Me­ta­fí­si­ca, la de­ter­mi­na­ción de sus
fuen­tes, su ex­ten­sión y sus lí­mi­tes (...).”6

4.4 Jas­pers
(Edad Con­tem­po­rá­nea)
Para Karl Jaspers, el hombre existencial debe estar
“Fi­lo­so­fía quie­re de­cir ir de ca­mi­no. Sus pre­gun­tas siempre de camino, porque no debe inmovilizarse
son más esen­cia­les que sus res­pues­tas, y to­da res­pues­ en ninguna verdad o sistema; debe estar abierto,
ta se con­vier­te en una pre­gun­ta. esto es, dispuesto a escuchar y aprender.
Pe­ro este ir de ca­mi­no –el des­ti­no del hom­bre en
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

el tiem­po– al­ber­ga en su se­no la po­si­bi­li­dad de una 4.5 Wais­man


hon­da sa­tis­fac­ción (...). (Edad Con­tem­po­rá­nea)
To­da fi­lo­so­fía se de­fi­ne ella mis­ma con su rea­li­
za­ción. Qué sea la fi­lo­so­fía hay que in­ten­tar­lo. Se­gún “¿El fi­ló­so­fo es un me­ro di­si­pa­dor de nie­blas? Si
es­to, la Fi­lo­so­fía es a la vez ac­ti­vi­dad del pen­sa­mien­to so­lo pu­die­ra ha­cer eso, lo com­pa­de­ce­ría y lo aban­
y la re­fle­xión so­bre es­te pen­sa­mien­to, o bien el ha­cer y do­na­ría a su vo­ca­ción. Afor­tu­na­da­men­te, no es así;
el ha­blar de él. So­la­men­te so­bre la ba­se de los pro­pios en­tre otras co­sas, si se pro­fun­di­za en un pro­ble­ma fi­
in­ten­tos pue­de per­ci­bir­se qué es lo que en el mun­do lo­só­fi­co, se pue­de lle­gar a al­go po­si­ti­vo, por ejem­plo,
nos ha­ce fren­te co­mo Fi­lo­so­fía. (...) a una com­pren­sión más pro­fun­da del len­gua­je. Pon­
Hoy es da­ble ha­blar de la Fi­lo­so­fía qui­zá en [los ga­mos por ca­so las du­das es­cép­ti­cas so­bre los ob­je­tos
si­guien­tes sen­ti­dos]: ma­te­ria­les, so­bre las men­tes de los de­más, etc. Po­si­
- ver la rea­li­dad en su ori­gen; ble­men­te la pri­me­ra reac­ción sea de­cir: es­tas du­das
- apre­sar la rea­li­dad con­ver­san­do men­tal­men­te son ocio­sas. De or­di­na­rio, qui­zá du­de si ter­mi­na­ré
con no­so­tros mis­mos en la ac­ti­vi­dad in­te­rior; es­te ar­tí­cu­lo, pe­ro al ca­bo de cier­to tiem­po la du­da se
- abrir­nos a la vas­te­dad de lo que nos ro­dea; des­va­ne­ce, no pue­do es­tar du­dan­do eter­na­men­te; el
- osar la co­mu­ni­ca­ción de hom­bre a hom­bre sir­ des­ti­no de la du­da es mo­rir. Pe­ro las du­das sus­ci­ta­das
vién­do­nos de un es­pí­ri­tu de ver­dad; por los es­cép­ti­cos ja­más mue­ren. ¿Son du­das? ¿Son
- man­te­ner des­pier­ta [siem­pre] la ra­zón, in­clu­so pseu­do pro­ble­mas? Ellas so­lo apa­re­cen así cuan­do se
an­te lo más ex­tra­ño. las juz­ga a tra­vés de las nor­mas ge­me­las del sen­ti­do
La Fi­lo­so­fía es aque­lla con­cen­tra­ción me­dian­te la co­mún y el len­gua­je or­di­na­rio. El ver­da­de­ro pro­ble­ma
cual el hom­bre lle­ga a ser él mis­mo, al ha­cer­se par­tí­ es más pro­fun­do; sur­ge de la du­da es­cép­ti­ca que se
ci­pe de la rea­li­dad.”7 pro­yec­ta so­bre los he­chos mis­mos que sub­ya­cen en el

6 I. KANT, op. cit., prefacio, pp. 23-26.


7 K. JASPERS, op. cit., pp. 11-12.

¿Qué es la Fi­lo­so­fía? Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción 23

Book 1.indb 23 23/09/15 10:18


uso del len­gua­je, so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ex­pe­ va­ria­das. So­lo voy a enu­me­rar al­gu­nas de las más im­
rien­cia que ha­cen po­si­ble la for­ma­ción de con­cep­tos, por­tan­tes.
los que en rea­li­dad es­tán se­di­men­ta­dos en el uso de Pri­me­ra res­pues­ta: la po­si­bi­li­dad del co­no­ci­mien­
nues­tras pa­la­bras más or­di­na­rias.”8 to, sus pre­su­pues­tos y lí­mi­tes. (...)
Se­gun­da res­pues­ta: los va­lo­res (...)
4.6 Bo­chens­ki Ter­ce­ra res­pues­ta: el hom­bre co­mo fun­da­men­to y
(Edad Con­tem­po­rá­nea) su­pues­to de to­do lo de­más.
Cuar­ta res­pues­ta: [la es­truc­tu­ra del len­gua­je cien­
“La Fi­lo­so­fía es un asun­to que no ata­ñe so­lo al tí­fi­co] (...)
pro­fe­sor de ella. Por muy ra­ro que pa­rez­ca, pro­ba­ Los de­fen­so­res de ca­da una de es­tas opi­nio­nes
ble­men­te no hay hom­bre que no fi­lo­so­fe. O, por lo echan en ca­ra a los par­ti­da­rios de las otras que no
me­nos, to­do hom­bre tie­ne mo­men­tos en su vi­da en son en ab­so­lu­to fi­ló­so­fos. (...) Aho­ra, si he de de­cir a
que se con­vier­te en fi­ló­so­fo. (...) De ahí, pa­ra to­dos, us­te­des mi mo­des­ta opi­nión per­so­nal, (...) me pa­re­ce
la im­por­tan­cia de la cues­tión: ¿Qué es pro­pia­men­te muy ra­zo­na­ble que se di­ga que la Fi­lo­so­fía ha de ocu­
la Fi­lo­so­fía? par­se del co­no­ci­mien­to, de los va­lo­res, del hom­bre,
(...) His­tó­ri­ca­men­te, es de­cir en lo que real­men­te del len­gua­je. Pe­ro ¿por qué so­lo de eso? ¿Ha de­mos­
han he­cho los fi­ló­so­fos y no en lo que han di­cho acer­ca tra­do al­gún fi­ló­so­fo que no ha­ya más ob­je­tos de la
de su tra­ba­jo, la Fi­lo­so­fía ha si­do siem­pre, en su con­ Fi­lo­so­fía? Na­da se­me­jan­te se ha de­mos­tra­do ja­más.
jun­to, una ac­ti­vi­dad ra­cio­nal y cien­tí­fi­ca (...). Mas, si Pa­re­ce, pues, que la Fi­lo­so­fía no pue­de ser iden­ti­

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


ello es así, nue­va­men­te sur­ge la pre­gun­ta: ¿un sa­ber fi­ca­da con las cien­cias es­pe­cia­les ni li­mi­ta­da a un so­lo
de qué? (...) ¿Cuál es su te­rre­no pro­pio? A es­ta pre­gun­ te­rre­no. Es en cier­to sen­ti­do un sa­ber uni­ver­sal. Su
ta con­tes­tan las di­ver­sas es­cue­las con res­pues­tas muy do­mi­nio no se li­mi­ta, co­mo el de las cien­cias, a un te­

La ciencia ha avanzado enormemente en el conocimiento acerca del Universo.


Sin embargo, aún permanecen reservadas a la Filosofía preguntas relacionadas
con el origen último de todo lo que existe y al sentido de esa existencia.

8 F. WAISMAN, Mi perspectiva de la Filosofía, en A. AYER (comp.), op. cit., cap XVII.7 K. JASPERS, op. cit., pp. 11-12.

24 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 24 23/09/15 10:18


rre­no es­tric­ta­men­te aco­ta­do. Mas si ello es así, pue­de pre­gun­tan y dan mil co­sas por su­pues­tas, allí em­pie­
su­ce­der, y de he­cho su­ce­de, que la Fi­lo­so­fía tra­te los za a pre­gun­tar el fi­ló­so­fo. Las cien­cias co­no­cen; él
mis­mos ob­je­tos de que se ocu­pan las cien­cias. pre­gun­ta qué es co­no­cer. Los otros for­mu­lan le­yes, él
¿En qué se dis­tin­gue en­ton­ces la Fi­lo­so­fía res­pec­to se pre­gun­ta qué es la ley. El hom­bre or­di­na­rio ha­bla
de ellas? (...) de sen­ti­do y fi­na­li­dad. El fi­ló­so­fo es­tu­dia qué hay que
Por su pun­to de vis­ta. Cuan­do con­si­de­ra un ob­je­ en­ten­der pro­pia­men­te por sen­ti­do y fi­na­li­dad. Así la
to, lo mi­ra siem­pre y ex­clu­si­va­men­te des­de el pun­to Fi­lo­so­fía es tam­bién un sa­ber ra­di­cal, pues lle­ga a la
de vis­ta del lí­mi­te, de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les. En raíz de ma­ne­ra más pro­fun­da que nin­gu­na cien­cia.
es­te sen­ti­do, la Fi­lo­so­fía es un sa­ber de los fun­da­ Don­de las otras se dan por sa­tis­fe­chas, la Fi­lo­so­fía
men­tos. Don­de las cien­cias se pa­ran, don­de ellas no si­gue pre­gun­tan­do o in­ves­ti­gan­do.”9

5. Se­me­jan­zas y di­fe­ren­cias en­tre Fi­lo­so­fía,


Cien­cia y Re­li­gión
Si re­lee­mos las acla­ra­cio­nes da­das en el pun­to tean en el ám­bi­to de la re­li­gión y otros con los que
“Pro­ble­mas y dis­ci­pli­nas fi­lo­só­fi­cas”, res­pec­to de se plan­tean en el ám­bi­to cien­tí­fi­co. Sin em­bar­go,
una iden­ti­fi­ca­ción pri­ma fa­cie de los pro­ble­mas aun en esos ca­sos, se di­fe­ren­cia­rán las res­pues­tas a
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

fi­lo­só­fi­cos de es­ta uni­dad, ad­ver­ti­re­mos que al­gu­ esos pro­ble­mas se­gún sean o no fi­lo­só­fi­cas.
nos pue­den con­fun­dir­se con aque­llos que se plan­

A ctividad grupal

3. Tra­ta­re­mos en­ton­ces de en­con­trar cuá­les son las se­me­jan­zas y cuá­les las di­fe­ren­cias
en­tre Fi­lo­so­fía, Cien­cia y Re­li­gión, par­tien­do de los co­no­ci­mien­tos que ya te­ne­mos.
La pro­pues­ta es com­ple­tar el si­guien­te cua­dro de do­ble en­tra­da lle­nan­do los ca­si­lle­ros
va­cíos (pe­ro no los anu­la­dos) con lo que po­da­mos re­fle­xio­nar a par­tir de lo apren­di­do
en cual­quier cien­cia y de lo que sa­be­mos de cual­quier re­li­gión (nos re­fe­ri­mos a las
gran­des re­li­gio­nes uni­ver­sa­les: ca­tó­li­ca, ju­día, pro­tes­tan­te, mu­sul­ma­na, etc.). Lo ha­re­
mos tra­ba­jan­do por sub­gru­pos y lo co­rre­gi­re­mos a par­tir de la ex­po­si­ción en co­mún.

CIEN­CIA FI­LO­SO­FÍA RE­LI­GIÓN

A. Se ocu­pan de res­pon­der a pro­ble­mas que se plan­tea el hom­bre en for­ma rei­te­ra­da y pa­ra los cua­les es
in­su­fi­cien­te el co­no­ci­mien­to vul­gar.

B. In­clu­yen con­cep­tos de un al­to ni­vel de abs­trac­ción, por ejem­plo: Dios, al­ma, Uni­ver­so, eter­ni­dad
(Fi­lo­so­fía y Re­li­gión), tiem­po, es­pa­cio, vi­da (Fi­lo­so­fía y Cien­cia).

C. Son ra­c io­n a­les y bus­c an fun­d a­m en­tar sus afir­ma­cio­nes C.
ex­clu­si­va­men­te por me­dio de la ra­zón.

9 J. BOCHENSKI, op. cit., cap. II (fragmentos).

¿Qué es la Fi­lo­so­fía? Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción 25

Book 1.indb 25 23/09/15 10:18


CIEN­CIA FI­LO­SO­FÍA RE­LI­GIÓN

CH. CH. Uti­li­za pre­fe­ren­te­men­te el CH. A ve­ces uti­li­za el mé­to­do


mé­to­do de­mos­tra­ti­vo. de­mos­tra­ti­vo (teo­lo­gía).

D. Se ocu­pa de te­mas metafísi-


cos (Dios, al­ma, Univer­so) y éti­
cos (bien, justi­cia, etc.). Res­pec­to
de los primeros lo ha­ce con una
actitud teóri­ca –bus­can­do ad­qui­
rir conocimientos– y res­pec­to de
los se­gun­dos pue­de ha­cer­lo con
una fi­na­li­dad tam­bién prác­ti­ca:
la de pro­po­ner un ideal de vi­da.

E. Su pro­ble­má­ti­ca con­du­ce en úl­ E. Se ocu­pa de te­mas epistemoló­


ti­ma ins­tan­cia a te­mas epistemo­ gi­cos (pro­ble­mas de fun­damen­
ló­gi­cos. tos y mé­to­dos de las cien­cias)
y gno­seo­ló­gi­cos (proble­mas del
co­no­ci­mien­to en ge­ne­ral).

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


F. Cual­quier teo­ría –den­tro de ella, cual­quier enun­cia­do– es re­fu­ta­ble. F.

G. Nin­gún li­bro tie­ne, en prin­ci­pio, más va­lor o au­to­ri­dad que otro G.


en tér­mi­nos ab­so­lu­tos (pue­de te­ner más va­lor en un mo­men­to da­do,
en vir­tud de los da­tos de que se dis­po­ne o del ri­gor o la pro­fun­di­dad
de pen­sa­mien­to de su au­tor, lo que su­po­ne cri­te­rios re­la­ti­vos).

H. H. Pa­ra ca­da in­te­rro­gan­tecen­tral H.


hay va­rias res­pues­tas po­si­bles,
a ve­ces con­tra­dic­to­rias, que,
in­clu­si­ve, coe­xis­ten tem­po­ral­
men­te (anar­quía de los sis­te­mas
fi­lo­só­fi­cos).

I. Evo­lu­cio­na en for­ma re­cu­ I. Evo­lu­cio­na en for­ma re­cu­rren­te


rren­te, re­to­man­do pro­ble­mas ex­cep­to en lo que se re­fie­re a su
plan­tea­dos en épo­cas an­te­rio­res. nú­cleo doc­tri­na­rio.

J. J. Es sub­je­ti­va en el sen­ti­do de
que ca­da sis­te­ma fi­lo­só­fi­co de­
pen­de de quien lo for­mu­la.

K. K. Los in­te­rro­gan­tes fi­lo­só­fi­cos y re­li­gio­sos son ge­ne­ra­les y sus res­pues­


tas tie­nen cier­to gra­do de va­gue­dad.

Tie­nen co­mo ori­gen co­mún el asom­bro.

L. ORIGEN

26 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 26 23/09/15 10:18


B. ¿Quién es el fi­ló­so­fo?
1. Una ca­rac­te­ri­za­ción ge­ne­ral
“El fi­ló­so­fo no bus­ca el sa­ber (...) en fun­ción de las pa­dres, que no sue­len te­ner la cul­tu­ra ni el re­fle­jo de
ne­ce­si­da­des vi­ta­les más in­me­dia­tas, pa­ra de­fen­der­se de­cir: “Hay bi­blio­te­cas; allí es­tá el sa­ber que per­mi­ti­
de la agre­sión del con­tor­no na­tu­ral o hu­ma­no y te­ner ría res­pon­der a tus pre­gun­tas”. Y los chi­cos re­nun­cian
éxi­to en la ac­ción. Es ne­ce­sa­rio, sin du­da, sa­ber pa­ra cuan­do cre­cen. El fi­ló­so­fo es el que no re­nun­cia, el que
po­der sub­sis­tir (...). Pe­ro el fi­ló­so­fo bus­ca el sa­ber por siem­pre se plan­tea pre­gun­tas, co­mo cuan­do era chi­co
sí mis­mo, sin el ali­cien­te de nin­gu­na fi­na­li­dad ul­te­ y pre­gun­ta­ba: ”¿Por qué llue­ve? ¿Por qué mo­ri­mos?
rior, ex­tra­ño al mis­mo sa­ber. No lo bus­ca por la re­so­ ¿Por qué las co­sas son así y no de otro mo­do? ¿Có­mo
nan­cia que pue­da pro­du­cir en el su­je­to que lo po­sea. fun­cio­na es­to?” Yo des­cu­brí en mí esa na­tu­ra­le­za [y]
El en­can­to, la fas­ci­na­ción, el go­ce po­drán ve­nir por el cues­tio­na­mien­to fi­lo­só­fi­co fue una ver­da­de­ra re­ve­
aña­di­du­ra. Pe­ro si no lle­gan, no son una ra­zón pa­ra la­ción (...)”11
de­sis­tir de la bús­que­da. En ac­ti­tud teó­ri­ca, el fi­ló­so­
fo quie­re (...) apre­hen­der la ver­dad (...) sea gra­ta o Las dos ca­rac­te­ri­za­cio­nes an­te­rio­res, la pro­por­
pe­no­sa, le de­pa­re do­lor o pla­cer. (...) Su sa­ber as­pi­ra cio­na­da ha­ce al­go más de 45 años por Eu­ge­nio
a su­pe­rar el es­to, el aquí y el aho­ra, a tras­cen­der los Puc­cia­re­lli, ar­gen­ti­no, y la más reciente de Mi­chel
lí­mi­tes de la ex­pe­rien­cia, aun­que sus pri­me­ros pa­sos On­fray, fran­cés, re­sul­tan apli­ca­bles a fi­ló­so­fos de
se apo­yen en el pre­ca­rio sue­lo [de la ex­pe­rien­cia]. El dis­tin­tas épo­cas y po­si­cio­nes. En efec­to, si re­vi­
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

fi­ló­so­fo quie­re un sa­ber de la to­ta­li­dad (...), quie­re sa­mos la his­to­ria de la Fi­lo­so­fía en­con­tra­re­mos
que su sa­ber ten­ga uni­dad (...), en una pa­la­bra quie­ pen­sa­do­res que, aun con per­so­na­li­da­des muy di­
re un sa­ber de los fun­da­men­tos (...). [Pe­ro a la vez, fe­ren­tes en­tre sí –el me­tó­di­co Kant, por ejem­plo
ese sa­ber] no es un bien aje­no a la pro­pia vi­da del con­tras­ta con el apa­sio­na­do Nietzs­che y con el
fi­ló­so­fo ni se re­du­ce a una po­se­sión in­te­lec­tual in­di­fe­ po­lé­mi­co Pas­cal–, tie­nen en co­mún, sin em­bar­go,
ren­te pa­ra el que lo de­ten­ta. La com­pren­sión de una cier­tos ras­gos. Es­tos son: 1) una gran cu­rio­si­dad
ver­dad fi­lo­só­fi­ca me trans­for­ma in­te­rior­men­te, des­ in­te­lec­tual que los lle­va a plan­tear­se per­ma­nen­te­
pier­ta en mí po­si­bi­li­da­des de rea­li­za­ción mo­ral que men­te in­te­rro­gan­tes, 2) una bús­que­da del sa­ber
an­tes per­ma­ne­cían ocul­tas e ino­pe­ran­tes. Con­fi­gu­ra por el sa­ber mis­mo, 3) un cier­to com­pro­mi­so de
des­de aden­tro mi pro­pia per­so­na­li­dad y se tra­du­ce en vi­da con sus teo­rías, 4) una dis­po­si­ción per­ma­
mi com­por­ta­mien­to ex­te­rior (...). La teo­ría ter­mi­na nen­te a re­fle­xio­nar, re­cha­zan­do las res­pues­tas más
por tra­du­cir­se en prác­ti­ca, (...), el sa­ber, en ca­mi­no sim­ples, las ya he­chas y las ya acep­ta­das por otras
de vi­da.”10 nue­vas, más com­ple­jas y me­jor fun­da­men­ta­das y
5) un es­pí­ri­tu crí­ti­co fren­te a las pos­tu­ras aje­nas
En un re­por­ta­je a un jo­ven fi­ló­so­fo fran­cés, Mi­ y, so­bre to­do, las pro­pias, que los lle­va a co­rre­gir,
chel On­fray, el pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó “¿Por qué eli­ com­ple­tar y, a ve­ces, has­ta aban­do­nar lo ya ter­mi­
gió la Fi­lo­so­fía?”, y On­fray res­pon­dió: na­do.
“Creo que to­dos na­ce­mos fi­ló­so­fos y que so­lo al­gu­ Ya hi­ci­mos re­fe­ren­cia al co­mien­zo a los tres
nos si­guen sién­do­lo. No ten­go hi­jos (...) pe­ro siem­pre pri­me­ros ras­gos; cree­mos que tam­bién va­le la pe­
ob­ser­vé que los chi­cos tie­nen pre­gun­tas emi­nen­te­men­ na pen­sar acer­ca de los dos úl­ti­mos. Pa­ra ello lee­
te fi­lo­só­fi­cas y me­ta­fí­si­cas que ha­cen pen­sar en aque­lla re­mos a con­ti­nua­ción dos tex­tos, tam­bién de au­to­
de Hei­deg­ger: ”¿Por qué el Ser y no más bien la na­da?” res con­tem­po­rá­neos: uno del pro­fe­sor E. Ra­bos­si,
Son ca­pa­ces de pre­gun­tar co­sas ex­tra­va­gan­tes a los ar­gen­ti­no, don­de se in­tro­du­ce el te­ma del es­pí­ri­tu

10 E. PUCCIARELLI, op. cit, loc. cit.


11 Clarín, domingo 9 de mayo de 1999, sección Cultura, pp. 4-5.

¿Quién es el fi­ló­so­fo? 27

Book 1.indb 27 23/09/15 10:18


crí­ti­co a par­tir de su opues­to, el dog­ma­tis­mo, y de­cir que la Fi­lo­so­fía es ideo­ló­gi­ca­men­te com­pli­ca­da;
otro tex­to más bre­ve del fi­ló­so­fo in­glés B. Rus­sell, que sue­le com­pli­car­se po­lí­ti­ca­men­te’. Lo que preo­
coin­ci­den­te con el an­te­rior. cu­pa al sus­pi­caz es que la Fi­lo­so­fía sea (pue­da ser)
ve­hí­cu­lo de ideas y de ac­ti­tu­des ‘pe­li­gro­sas’. De na­
1.1 El an­ti­dog­ma­tis­mo da va­le que uno in­ten­te tran­qui­li­zar­lo, dis­tin­guien­do
en­tre la Fi­lo­so­fía y los usos que se pue­den ha­cer de
“La con­fe­sión pú­bli­ca de que se es fi­ló­so­fo, de que ella. Aun­que en cier­to mo­do es na­tu­ral que eso no lo
uno se de­di­ca pro­fe­sio­nal­men­te a fi­lo­so­far, pro­vo­ca tran­qui­li­ce. El sus­pi­caz tie­ne ra­zón en pen­sar que el
reac­cio­nes cu­rio­sas. En un prin­ci­pio es fá­cil ex­pli­car fi­ló­so­fo no pue­de pro­bar­le fe­ha­cien­te­men­te que no es
por qué. La gen­te no con­si­gue en­ten­der qué es eso de por­ta­dor de vi­rus con­cep­tua­les. Lo que no ad­vier­te
‘Fi­lo­so­fía’, de ‘fi­lo­so­far’. Con­se­cuen­te­men­te, no al­can­ es que esa cir­cuns­tan­cia po­co tie­ne que ver con los
za a com­pren­der có­mo pue­de ha­cer­se pro­fe­sión de al­ fi­ló­so­fos. En ri­gor de ver­dad, nin­gún ser hu­ma­no –los
go tan po­co asi­ble.(...) sus­pi­ca­ces in­clui­dos– pue­de pro­bar el he­cho (ne­ga­ti­
[Es fre­cuen­te en­con­trar en es­tos ca­sos un cier­to vo) de que no es tal o cual co­sa.
ti­po de in­ter­lo­cu­tor al que po­de­mos bau­ti­zar] ‘in­ter­ An­te es­te ti­po de in­ter­lo­cu­to­res no se pue­de con­
lo­cu­tor sus­pi­caz’. La de­cla­ra­ción de que uno es fi­ló­ des­cen­der, no tan­to por lo que di­cen, si­no por lo que
so­fo es pa­ra él un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción. ‘¿Fi­ló­so­fo? pre­su­po­nen. Con bas­tan­te fre­cuen­cia, de­trás del in­
¡Qué com­pli­ca­ción!’. Uno asien­te. Pien­sa en las apo­ ter­lo­cu­tor sus­pi­caz se en­cuen­tra aga­za­pa­do el dog­
rías de Ze­nón, en la de­duc­ción tras­cen­den­tal de las ma­tis­mo. Y es­te es, real­men­te, el fac­tor que me­re­ce

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


ca­te­go­rías, en el en­te y la esen­cia, en los mun­dos po­ crí­ti­cas. ¿Por qué es cri­ti­ca­ble el dog­ma­tis­mo? ¿Qué es
si­bles. Pe­ro la co­rrec­ción no tar­da en lle­gar. ‘Quie­ro un dog­má­ti­co?

¿Filósofo, dijo? Y su mujer


Me dedico y sus hijos
a la filosofía. ¡Oh! ¿Y dónde están
¡Ah, la barba ¿qué dicen?
no me y la melena?
diga!

¡Filósofo! ¡Qué suerte


tiene usted! ¡Quién
pudiera dedicarse a
las cosas espirituales!

28 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 28 23/09/15 10:18


Un dog­má­ti­co es una per­so­na cu­ya es­truc­tu­ra fi­ló­so­fo es in­ge­nua y blan­da. Ap­ta, qui­zá, pa­ra ga­bi­
men­tal es es­ta: ne­tes de es­tu­dio pe­ro no pa­ra la vi­da co­ti­dia­na. Da­do
–exis­te un con­jun­to de ver­da­des fun­da­men­ta­les un buen dog­má­ti­co, la úni­ca ma­ne­ra de con­tra­rres­
acer­ca de x, y o z; tar­lo (en el pla­no de las ideas) es con­tra­po­nién­do­le
–yo (dog­má­ti­co) las co­noz­co; otro buen dog­má­ti­co. So­lo las per­so­nas con idea­rios
–esas ver­da­des, por ser lo que son, no exi­gen jus­ti­ fir­mes pue­den fun­cio­nar bien en esa si­tua­ción.’ Nue­
fi­ca­ción ra­cio­nal y so­bre to­do no pue­den ser su­je­tas a va­men­te, el sus­pi­caz se equi­vo­ca. Par­te, equi­vo­ca­
crí­ti­cas ra­cio­na­les; da­men­te, del su­pues­to de que ne­gar­se a acep­tar la
–to­dos tie­nen que acep­tar esas ver­da­des (el mun­do crí­ti­ca ra­cio­nal y ser in­to­le­ran­te son sín­to­mas ine­
se­rá me­jor así); quí­vo­cos de fir­me­za de ideas. En ver­dad so­lo son sín­
–quie­nes no las acep­ten es­ta­rán en el error y el to­mas de ce­rra­zón in­te­lec­tual y de mal ca­rác­ter. Los
error no me­re­ce ser to­le­ra­do. sín­to­mas ver­da­de­ros de la fir­me­za de nues­tras ideas
Es­ta ma­triz mues­tra va­rios co­sas in­te­re­san­tes. son la co­he­ren­cia de nues­tro obrar efec­ti­vo res­pec­to
Mues­tra, por ejem­plo, a) que el dog­ma­tis­mo no es de lo que pro­cla­ma­mos pen­sar y la va­len­tía que su­
cues­tión de ‘con­te­ni­dos’, si­no de es­truc­tu­ra men­tal, po­ne so­me­ter­los al ‘áci­do cáus­ti­co’ de la crí­ti­ca. La
b) que den­tro del mo­de­lo dog­má­ti­co no hay po­si­bi­li­ his­to­ria mues­tra que los dog­má­ti­cos me­jor pin­ta­dos
dad de re­sol­ver ra­cio­nal­men­te nin­gún con­flic­to pues han clau­di­ca­do an­te esos ras­gos. Tam­bién mues­tra
lo úni­co que ca­be es la ana­te­ma­ti­za­ción del con­tra­rio, que fa­vo­re­cer­los es el me­jor se­gu­ro con­tra los dog­ma­
c) que to­dos los dog­má­ti­cos son igua­les (pe­se a sus dis­ tis­mos ac­tua­les o fu­tu­ros.
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

cre­pan­cias de ‘vi­da o muer­te’) da­do que po­seen la mis­ Ser fi­ló­so­fo con­lle­va, pues, al­gu­nas di­fi­cul­ta­des.
ma es­truc­tu­ra men­tal, el mis­mo es­ti­lo de pen­sa­mien­to Aun­que exa­cer­ba­das en los tiem­pos con­tem­po­rá­neos
(es­to ex­pli­ca ‘con­ver­sio­nes ra­di­ca­les’ que sue­len dar­se (los to­ta­li­ta­ris­mos sue­len ser te­mi­bles in­ter­lo­cu­to­res
en­tre ellos). sus­pi­ca­ces), no son sin em­bar­go no­ve­do­sas. Es­te ti­po
Sen­ta­do es­to, se pue­de com­pren­der por qué el fi­ló­ de di­fi­cul­ta­des se ma­ni­fies­tan des­de el co­mien­zo mis­
so­fo pro­vo­ca la sus­pi­ca­cia dog­má­ti­ca. Si hay un ras­go mo de la Fi­lo­so­fía.
que lo ca­rac­te­ri­za de ma­ne­ra esen­cial, cual­quie­ra sea Só­cra­tes, que lle­gó a sa­ber mu­cho de es­tos te­mas
la po­si­ción teó­ri­ca que adop­te, es su nodog­ma­tis­mo. (tu­vo al res­pec­to una ex­pe­rien­cia bas­tan­te de­ci­si­va),
El fi­ló­so­fo pue­de lle­gar a con­ven­cer­se de que exis­ten com­pa­ra al fi­ló­so­fo con el pi­lo­to que es de­gra­da­do y
ver­da­des bá­si­cas. Pe­ro no pue­de con­si­de­rar que es­ de­ja­do a un la­do por unos ma­los ma­ri­ne­ros amo­ti­
tá exi­mi­do de fun­da­men­tar­las ra­cio­nal­men­te, ni que na­dos que cuen­tan con la aquies­cen­cia del pa­trón del
pue­den que­dar al mar­gen de la crí­ti­ca ra­cio­nal. En el bar­co. Aun­que li­mi­ta­do en sus po­si­bi­li­da­des, el pi­lo­to
mo­men­to mis­mo en que ad­mi­tie­ra ta­les co­sas, de­ja­ría tie­ne cua­li­da­des que ni los ma­ri­ne­ros ni el pa­trón po­
de ser fi­ló­so­fo. Ser fi­ló­so­fo y ser dog­má­ti­co son pro­pie­ seen y –lo más gra­ve– que no sa­ben que no po­seen.
da­des in­com­pa­ti­bles, co­mo lo son ser san­to y ser li­bi­ Só­cra­tes re­co­mien­da en­ton­ces a Adi­man­to: ‘Co­mien­za
di­no­so o ser gue­rre­ro y ser co­bar­de. Es­ta es la ra­zón por pre­sen­tar­le es­ta pa­rá­bo­la a quien se ex­tra­ñe de
por la cual el ver­da­de­ro fi­ló­so­fo es pa­ra el dog­má­ti­co que los fi­ló­so­fos no sean hon­ra­dos en las ciu­da­des y
un per­so­na­je mo­les­to, po­co con­fia­ble, ‘ideo­ló­gi­ca­men­ pro­cu­ra per­sua­dir­lo de que se­ría mu­cho más ex­tra­ño
te’ com­pli­ca­do. Es que, si hay una ‘ideo­lo­gía’ pro­pia de si se los hon­ra­se.’ (Pla­tón, Re­pú­bli­ca, 489 a.)
la Fi­lo­so­fía, ésa es el an­ti­dog­ma­tis­mo, (...) el res­pe­to Co­mo se pue­de apre­ciar, ni los fi­ló­so­fos ni cier­tas
por el po­der de la crí­ti­ca ra­cio­nal. pro­pen­sio­nes de los hom­bres han cam­bia­do mu­cho con
El sus­pi­caz pue­de con­traa­ta­car. ‘La ac­ti­tud del el co­rrer de los si­glos.”12

12 E. RABOSSI, op. cit.

¿Quién es el fi­ló­so­fo? 29

Book 1.indb 29 23/09/15 10:18


A ctividad individual

10. El au­tor for­mu­la una pre­gun­ta, “¿Por qué es cri­ti­ca­ble el dog­ma­tis­mo?”, a la que no
res­pon­de en for­ma di­rec­ta. Tra­ten de ha­cer­lo us­te­des.
11. Com­ple­ten: “Una per­so­na crí­ti­ca tie­ne una es­truc­tu­ra men­tal co­mo es­ta: ...”
12. Com­pa­ren la con­cep­ción del fi­ló­so­fo que apa­re­ce en el tex­to con la que dan al­gu­
nos de los au­to­res que leí­mos pa­ra el te­ma “Ca­rac­te­ri­za­ción de la Fi­lo­so­fía”.
13. Ex­pli­quen el sig­ni­fi­ca­do de la re­co­men­da­ción de Só­cra­tes a Adi­man­to.
14. ¿En qué se pa­re­cen el fi­ló­so­fo y el pi­lo­to del bar­co de los amo­ti­na­dos que des­cri­be
Só­cra­tes?
15. De las si­guien­tes ac­cio­nes se­ña­len cuá­les se­rían pro­pias de un dog­má­ti­co. Jus­ti­fi­
quen ca­da elec­ción.
a. va­lo­rar; b. re­pe­tir; c. des­pre­ciar; d. res­pe­tar; e. in­da­gar; f. su­bes­ti­mar.

1.2 La pro­ble­ma­ti­za­ción a fi­lo­so­far ha­lla­mos, por el con­tra­rio, que aun los


de la rea­li­dad ob­je­tos más or­di­na­rios con­du­cen a pro­ble­mas a los

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


cua­les so­lo po­de­mos dar res­pues­tas muy in­com­ple­
“De he­cho, el va­lor de la Fi­lo­so­fía de­be ser bus­ tas. La Fi­lo­so­fía, aun­que in­ca­paz de de­cir­nos con
ca­do en una lar­ga me­di­da en su real in­cer­ti­dum­bre. cer­te­za cuál es la ver­da­de­ra res­pues­ta a las du­das
El hom­bre que no tie­ne nin­gún bar­niz de fi­lo­so­fía va que sus­ci­ta, es ca­paz de su­ge­rir di­ver­sas po­si­bi­li­da­
por la vi­da pri­sio­ne­ro de los pre­jui­cios que de­ri­van des que am­plían nues­tro pen­sa­mien­to y nos li­bran de
del sen­ti­do co­mún, de las creen­cias ha­bi­tua­les en su la ti­ra­nía de la cos­tum­bre. Así el dis­mi­nuir nues­tro
tiem­po y en su país, y de las que se han de­sa­rro­lla­ sen­ti­mien­to de cer­te­za so­bre lo que las co­sas son au­
do en su es­pí­ri­tu sin la coo­pe­ra­ción ni el con­sen­ti­ men­ta en al­to gra­do nues­tro co­no­ci­mien­to de lo que
mien­to de­li­be­ra­do de su ra­zón. Pa­ra es­te hom­bre el pue­den ser; re­cha­za el dog­ma­tis­mo al­go arro­gan­te
mun­do tien­de a ha­cer­se pre­ci­so, de­fi­ni­do, ob­vio; los de los que no se han in­tro­du­ci­do ja­más en la re­gión
ob­je­tos ha­bi­tua­les no le sus­ci­tan pro­ble­ma al­gu­no y de la du­da li­be­ra­do­ra y guar­da vi­vaz nues­tro sen­ti­do
las po­si­bi­li­da­des no fa­mi­lia­res son des­de­ño­sa­men­te de la ad­mi­ra­ción pre­sen­tan­do los ob­je­tos fa­mi­lia­res
re­cha­za­das. Des­de el mo­men­to en que em­pe­za­mos en un as­pec­to no fa­mi­liar.”13

A ctividad individual

16. Con­tra­pon­gan en un cua­dro de do­ble en­tra­da la ac­ti­tud an­te la rea­li­dad del fi­ló­so­fo
y la del hom­bre vul­gar.
17. Ex­pli­quen el sig­ni­fi­ca­do de la si­guien­te ora­ción: “La Fi­lo­so­fía, (...) cos­tum­bre.”
18. Se­ña­len las coin­ci­den­cias que en­con­tra­ron en­tre es­te tex­to y el an­te­rior (Con­tra
to­do dog­ma­tis­mo).

13 B. RUSSELL, op. cit., pp. 131-132.

30 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 30 23/09/15 10:18


A ctividad grupal

4. Ha­re­mos aho­ra una apli­ca­ción de lo es­tu­dia­do uti­li­zan­do la téc­ni­ca gru­pal de


ro­le-pla­ying.
• Los alum­nos, reu­ni­dos en gru­pos, pre­pa­ra­rán el es­que­ma de la si­tua­ción a re­pre­
sen­tar en el ro­le-pla­ying en ho­ras de cla­se; fue­ra de las ho­ras de cla­se, de­sa­rro­lla­rán
ese es­que­ma, ela­bo­ra­rán los diá­lo­gos o las ideas fun­da­men­ta­les de los mis­mos y se
dis­tri­bui­rán los ro­les que re­pre­sen­ta­rán en ho­ras de cla­se. (Al con­cluir la re­pre­sen­
ta­ción de­be­rán en­tre­gar el es­que­ma rea­li­za­do por es­cri­to).
• Los te­mas a dis­tri­buir en­tre los gru­pos se­rán:
a) Orí­ge­nes psi­co­ló­gi­cos del fi­lo­so­far.
b) Fi­lo­so­fía, Cien­cia y Re­li­gión (com­pa­ra­ción en­tre ellas).
c) Con­tra to­do dog­ma­tis­mo.
d) Ca­rac­te­ri­za­ción de la Fi­lo­so­fía.
(Un ejem­plo de si­tua­ción po­si­ble se­ría, en el ca­so de b), una me­sa re­don­da en la
que un fi­ló­so­fo, un cien­tí­fi­co y un re­li­gio­so se re­fi­rie­ran a un mis­mo te­ma con dis­
tin­tos en­fo­ques, ha­cien­do hin­ca­pié en esas di­fe­ren­cias; otro, es­ta vez pa­ra c), se­ría
una reu­nión en­tre ami­gos en la que se dis­cu­tie­ra un te­ma de po­lí­ti­ca na­cio­nal o
in­ter­na­cio­nal y uno (o más) de los ami­gos mos­tra­ra una pos­tu­ra dog­má­ti­ca que los
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

de­más cues­tio­na­ran, ex­pli­ci­tan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de esa pos­tu­ra.)


• Pa­ra eva­luar el tra­ba­jo se ten­drá en cuen­ta:
a) Apren­di­za­je de no­cio­nes teó­ri­cas es­tu­dia­das (si se tra­ta de un tex­to, in­ter­pre­ta­
ción co­rrec­ta de las ideas del au­tor).
b) Ori­gi­na­li­dad y es­truc­tu­ra­ción de la si­tua­ción in­ven­ta­da.
c) Ve­ro­si­mi­li­tud de los per­so­na­jes.
d) Co­rrec­ción del len­gua­je uti­li­za­do y em­pleo ade­cua­do de la ter­mi­no­lo­gía es­
pe­cí­fi­ca.
e) Par­ti­ci­pa­ción equi­li­bra­da de los miem­bros.
f) Ubi­ca­ción, pos­tu­ra, voz y dic­ción.

2. Un mo­de­lo de vi­da fi­lo­só­fi­ca: Só­cra­tes


Con res­pec­to al te­ma “¿Quién es el fi­ló­so­fo?” • va­lo­ri­za el fi­lo­so­far co­mo bús­que­da cons­tan­te.
con­si­de­ra­mos in­te­re­san­te acer­car­nos no so­lo a las • hay en él una ca­bal co­he­ren­cia de vi­da y pen­
ideas si­no tam­bién a la per­so­na con­cre­ta de un fi­ sa­mien­to.
ló­so­fo que se nos apa­rez­ca co­mo un mo­de­lo po­si­ • nos per­mi­te es­tu­diar a un fi­ló­so­fo den­tro de
ble, con sus lu­ces y con sus som­bras. un con­tex­to his­tó­ri­co bas­tan­te aco­ta­do y, de es­te
He­mos ele­gi­do pa­ra ello la fi­gu­ra de Só­cra­tes, mo­do, com­pren­der­lo me­jor.
fi­ló­so­fo clá­si­co que no de­jó na­da es­cri­to pe­ro que Si se tra­ta de co­no­cer a Só­cra­tes pa­re­ce lo más
tras­cen­dió co­mo po­cos a lo lar­go de los si­glos, y lo ade­cua­do re­cu­rrir a uno de sus dis­cí­pu­los di­lec­tos,
hi­ci­mos por va­rias ra­zo­nes: Pla­tón –fi­ló­so­fo que, a su no­ta­ble ca­li­dad de pen­
• re­pre­sen­ta en al­to gra­do el es­pí­ri­tu crí­ti­co del sa­dor une un es­ti­lo li­te­ra­rio poé­ti­co y bri­llan­te, y
que ha­bla­mos an­tes. que con­vir­tió a su maes­tro en el per­so­na­je cen­tral

¿Quién es el fi­ló­so­fo? 31

Book 1.indb 31 23/09/15 10:18


de ca­si to­dos sus diá­lo­gos–. A tra­vés de ellos po­de­ lí­ti­ca ex­te­rior, Ate­nas do­mi­na a las otras ciu­da­des
mos re­cons­truir la vi­da y las en­se­ñan­zas de aquel. - Es­ta­do que in­te­gran la li­ga áti­co-dé­li­ca.
Con­si­de­ra­mos que dos de esos diá­lo­gos –Apo­ Al ex­ten­der­se los de­be­res mi­li­ta­res y los de­re­
lo­gía de Só­cra­tes y Cri­tón– de­ben ser leí­dos en su chos po­lí­ti­cos a to­dos los ciu­da­da­nos se ha­ce ne­
to­ta­li­dad y pa­ra ello acon­se­ja­mos uti­li­zar las res­ ce­sa­rio pre­pa­rar nue­vas eli­tes con co­no­ci­mien­to
pec­ti­vas edi­cio­nes de Eu­de­ba (ver bi­blio­gra­fía de de la rea­li­dad po­lí­ti­ca, buen do­mi­nio de las le­yes y
la uni­dad). Pa­ra que la lec­tu­ra sea más com­pren­si­ ha­bi­li­da­des de ora­to­ria y re­tó­ri­ca pa­ra con­ven­cer
va pro­po­ne­mos a con­ti­nua­ción: a otros; así apa­re­cen los so­fis­tas, maes­tros iti­ne­
1. una bre­ve pre­sen­ta­ción his­tó­ri­ca de la épo­ca ran­tes, que tie­nen a Ate­nas co­mo cen­tro de ac­ti­
en que Só­cra­tes vi­vió. vi­da­des.
2. una sin­té­ti­ca bio­gra­fía del fi­ló­so­fo. • En lo que ha­ce a la vi­da cul­tu­ral, es­ta es una
3. guías de es­tu­dio que con­tie­nen ejer­ci­cios de épo­ca de no­ta­ble bri­llo, con una ma­yor par­ti­ci­pa­
dis­tin­to ti­po y al­gu­nas ob­ser­va­cio­nes teó­ri­cas so­ ción del pue­blo en las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les.
bre am­bos tex­tos: Apo­lo­gía de Só­cra­tes y Cri­tón, cu­ Pe­ri­cles pro­te­ge a ar­tis­tas, co­mo el es­cul­tor y
ya lec­tu­ra es in­dis­pen­sa­ble pa­ra re­sol­ver­las. pin­tor Fi­dias, y a pen­sa­do­res, co­mo el so­fis­ta Pro­
tá­go­ras. Por otra par­te, el pue­blo pue­de ad­mi­rar
2.1 La Ate­nas en que Só­cra­tes vi­vió gran­des mo­nu­men­tos pú­bli­cos (el Par­te­nón, por
ejem­plo) de­sa­rro­llan­do su gus­to ar­tís­ti­co y asis­
As­cen­so de Ate­nas tir a las re­pre­sen­ta­cio­nes de tra­ge­dias (de Es­qui­lo,

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


En 478 a. C. con el triun­fo de los ate­nien­ses Só­fo­cles, Eu­rí­pi­des, por ejem­plo) de gran va­lor in­
so­bre los per­sas se in­ten­si­fi­ca el po­der de Ate­nas, te­lec­tual.
que no ce­sa de cre­cer en los años sub­si­guien­tes. Mon­dol­fo di­ce que “el flo­re­ci­mien­to de las ar­tes
Des­de 442 has­ta 429 y las le­tras y el fer­men­to de vi­da in­te­lec­tual que se
a. C., du­ran­te el go­bier­ pro­du­cen en la Ate­nas del si­glo V con la apa­ri­ción de
no de Pe­ri­cles, se pro­du­ ge­nios co­mo Fi­dias, los tres gran­des trá­gi­cos (Es­qui­lo,
cen im­por­tan­tes cam­bios Só­fo­cles y Eu­rí­pi­des), del [co­me­dió­gra­fo] Aris­tó­fa­nes,
en lo que ha­ce a la po­lí­ del [his­to­ria­dor] Tu­cí­di­des, del [fi­ló­so­fo] Só­cra­tes, aca­
ti­ca in­te­rior y a la po­lí­ti­ca so no ten­gan pa­ran­gón en otra ciu­dad o épo­ca (...) y
ex­te­rior. ello se de­be a la cons­ti­tu­ción y las con­di­cio­nes con­cre­
• Res­ pec­ to de la tas de la vi­da ate­nien­se así co­mo al cli­ma de li­ber­tad
pri­me­ra se for­ti­fi­ca la en que se vi­vía (...)”14
cons­ti­tu­ción de­mo­crá­
ti­ca, se am­plían los po­ De­rrum­be de Ate­nas
de­res de la Asam­blea y Los con­flic­tos con otras ciu­da­des de la Li­ga áti­
el ju­ra­do po­pu­lar y se co-dé­li­ca y con las ciu­da­des que le dis­pu­ta­ban la
per­mi­te la par­ti­ci­pa­ he­ge­mo­nía ­–Es­par­ta y Si­ra­cu­sa–, así co­mo las lu­
ción de los pro­le­ta­rios chas in­ter­nas en­tre par­ti­da­rios de la oli­gar­quía y
en la ma­gis­tra­tu­ra; hay de la de­mo­cra­cia, pro­vo­ca­rán la len­ta de­ca­den­cia
un mar­ca­do cre­ci­mien­ de Ate­nas y la su­ce­sión de es­tos dos ti­pos de go­
to de la vi­da po­lí­ti­ca y bier­no, si­guien­do un mo­vi­mien­to pen­du­lar:
Sócrates se caracterizó
de la con­cien­cia ciu­da­ • 413 a. C. – 410 a. C. (Oli­gar­quía)
por la coherencia
entre sus ideas y sus da­na. La de­mo­cra­cia es de­rro­ta­da y se ins­tau­ra la Dic­
acciones. • En cuan­to a la po­ ta­du­ra de los Cua­tro­cien­tos.

14 R. MONDOLFO, op. cit., pág.6

32 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 32 23/09/15 10:19


2.2 Vi­da de Só­cra­tes

• Na­ció en un ba­rrio su­bur­ba­no de Ate­nas en­


tre 470 y 469 a. C., en el se­no de una fa­mi­lia de
re­cur­sos mo­des­tos.
• Era hi­jo de So­fro­nis­co, es­cul­tor –ta­rea a la
que se de­di­có él tam­bién en un prin­ci­pio–, y de
Fe­na­re­ta, par­te­ra.
• Ad­qui­rió la cul­tu­ra tra­di­cio­nal de los jó­ve­nes
de bue­na fa­mi­lia.
• Cum­plió sus obli­ga­cio­nes mi­li­ta­res co­mo
ho­pli­ta y par­ti­ci­pó en ba­ta­llas im­por­tan­tes co­mo
Po­ti­dea (432 a. C.), De­lion (424 a. C.) y An­fí­po­lis
(421 a. C.).
La elegancia de la arquitectura de la Grecia clásica • En su ju­ven­tud se en­tu­sias­mó con la fi­lo­so­fía
puede aún apreciarse en las ruinas de Atenas,
na­tu­ra­lis­ta, en par­ti­cu­lar con las te­sis de Ana­xá­
cuna de grandes poetas y filosóficos.
go­ras, ima­gen que per­sis­te aún en Las Nu­bes de
Aris­tó­fa­nes.
• 410 a. C. – 404 a. C. (De­mo­cra­cia) • Su de­si­lu­sión con la fi­lo­so­fía na­tu­ra­lis­ta,
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

Se res­ta­ble­ce la de­mo­cra­cia. Hay un epi­so­dio pues no lle­va­ba a un co­no­ci­mien­to real de las cau­
ci­ta­do por Só­cra­tes en su de­fen­sa que tie­ne lu­gar sas, y su pre­ten­sión de de­di­car­se al co­no­ci­mien­to
en es­te pe­río­do: en la ba­ta­lla de las is­las Ar­gi­nu­sas, del hom­bre pa­re­cen re­la­cio­nar­se con la res­pues­ta
vic­to­ria ate­nien­se, los es­tra­te­gas son con­de­na­dos da­da por la Pi­tia a Que­re­fon­te res­pec­to de la sa­bi­
a muer­te en for­ma co­lec­ti­va y sin de­re­cho de de­ du­ría de Só­cra­tes.
fen­sa, con­de­na a la que Só­cra­tes se opo­ne en va­no • Co­no­ció a gen­te bri­llan­te de su épo­ca, co­mo
(406 a. C.) As­pa­sia, se­gun­da es­po­sa de Pe­ri­cles, va­rios so­fis­
• 404 a. C. – 403 a. C. (Oli­gar­quía) tas, Eu­rí­pi­des, pin­to­res y mú­si­cos de re­nom­bre, y
Nue­va­men­te es de­rro­ta­da la de­mo­cra­cia y se él mis­mo pro­ba­ble­men­te tu­vo un gran pres­ti­gio
ins­tau­ra la Ti­ra­nía de los Trein­ta, ré­gi­men de te­ in­te­lec­tual.
rror en­ca­be­za­do por Cri­tias. Tam­bién en es­te pe­ • An­tes de los 40 años se de­di­có de lle­no a su
río­do tie­ne lu­gar un epi­so­dio ci­ta­do por Só­cra­tes mi­sión en­se­ñan­do en to­dos la­dos –la ca­lle, el ágo­
en su de­fen­sa (ver Apo­lo­gía de Só­cra­tes): el go­bier­ ra, los ban­que­tes, los mer­ca­dos– a to­dos aque­llos
no or­de­na a un gru­po de miem­bros del Con­se­jo que que­rían apren­der de él, es­ti­mu­lán­do­los a ha­
(o Bu­lé) que va­yan a la ca­sa de León de Sa­la­mi­na, cer un con­ti­nuo exa­men de con­cien­cia.
acau­da­la­do re­si­den­te ex­tran­je­ro, pa­ra ase­si­nar­lo. • Tu­vo in­ter­lo­cu­to­res oca­sio­na­les y dis­cí­pu­los,
Só­cra­tes, de­sig­na­do pa­ra in­te­grar ese gru­po, se re­ mu­chos de los cua­les fue­ron fi­gu­ras irri­tan­tes pa­
hu­sa a par­ti­ci­par en el cri­men. ra la de­mo­cra­cia ate­nien­se: Al­ci­bía­des, trai­dor en
• 403 a. C. (De­mo­cra­cia) más de una oca­sión de los in­te­re­ses pa­trios, Cri­tias
Tra­sí­bu­lo reú­ne a los des­te­rra­dos de Ate­nas y y Cár­mi­des, miem­bros cons­pi­cuos de la oli­gar­quía
ven­ce a la Ti­ra­nía de los Trein­ta, con­ce­dien­do lue­ co­no­ci­da co­mo de los Trein­ta Ti­ra­nos.
go una am­plia am­nis­tía. En 399 a. C. se pro­du­ce • Con más de 40 años se ca­só con Jan­ti­pa y
el epi­so­dio cen­tral de Apo­lo­gía de Só­cra­tes: el jui­cio tu­vo con ella tres hi­jos, el me­nor de los cua­les era
y la con­de­na a muer­te de Só­cra­tes, acu­sa­do de co­ aún muy pe­que­ño en el mo­men­to del jui­cio.
rrom­per a los jó­ve­nes y de no creer en los dio­ses • Su de­fen­sa de la ley y la jus­ti­cia opo­nién­do­se
de la ciu­dad. a los go­ber­nan­tes de tur­no y su es­pí­ri­tu per­ma­

¿Quién es el fi­ló­so­fo? 33

Book 1.indb 33 23/09/15 10:19


nen­te­men­te crí­ti­co, así co­mo su mo­do tan pe­cu­ (ora­dor) y Me­le­to (poe­ta), de­nun­cia­ron a Só­cra­
liar de usar la re­fu­ta­ción, le ge­ne­ra­ron ene­mis­ta­des tes an­te un tri­bu­nal y pi­die­ron pa­ra él la pe­na de
que fue­ron cre­cien­do con los años. A ellas se aso­ muer­te.
ció la ima­gen ne­ga­ti­va que pro­pu­so Aris­tó­fa­nes de • Só­cra­tes, con­de­na­do fi­nal­men­te, mu­rió en
Só­cra­tes y la ne­ce­si­dad de sus con­ciu­da­da­nos de pri­sión des­pués de be­ber ci­cu­ta (un ve­ne­no usa­do
bus­car cul­pa­bles de la de­ca­den­cia ate­nien­se. en la épo­ca con los con­de­na­dos a muer­te), ro­dea­
• En el año 399 a. C. tres ciu­da­da­nos, Áni­ do de ami­gos y dis­cí­pu­los y en­se­ñan­do has­ta el
to (mer­ca­der y po­lí­ti­co, li­ga­do a Tra­sí­bu­lo), Li­cón fin.

A ctividad individual

19. Con­sul­ten en un li­bro de His­to­ria de Gre­cia qué ca­rac­te­rís­ti­cas te­nían las dos ins­
ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas en las que par­ti­ci­pó Só­cra­tes, la Asam­blea (Ec­cie­sia) y el Con­se­jo
(Bu­lé), y am­plíen el mar­co his­tó­ri­co pro­pues­to.
20. Des­pués de leer Apo­lo­gía de Só­cra­tes ar­men un cua­dro com­pa­ra­ti­vo se­ña­lan­do
se­me­jan­zas y di­fe­ren­cias en­tre Só­cra­tes y los so­fis­tas. Res­pec­to de los so­fis­tas con­si­
de­ren a) que se preo­cu­pan por la edu­ca­ción de la ju­ven­tud, b) que son sub­je­ti­vis­tas y
re­la­ti­vis­tas, c) que em­plean la re­tó­ri­ca y la ora­to­ria, d) que re­ci­ben re­mu­ne­ra­ción por

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


sus en­se­ñan­zas y e) que so­lo eli­gen dis­cí­pu­los ri­cos.
21. Des­pués de leer Apo­lo­gía de Só­cra­tes y Cri­tón com­ple­ten la bio­gra­fía pro­pues­ta
de Só­cra­tes sin­te­ti­zan­do bre­ve­men­te el jui­cio y los he­chos que le su­ce­die­ron.

2.3 El tes­ti­mo­nio pla­tó­ni­co: 5. Só­cra­tes re­fu­ta las nue­vas acu­sa­cio­nes pro­


Apo­lo­gía de Só­cra­tes y Cri­tón po­nien­do, pa­ra la pri­me­ra de ellas, dos ar­gu­men­
tos y un ejem­plo y, pa­ra la se­gun­da, un ar­gu­men­
• Guía de es­tu­dio del tex­to: to y un ejem­plo. Re­cons­tru­yan los ar­gu­men­tos
Apo­lo­gía de Só­cra­tes (1.er dis­cur­so) por se­pa­ra­do y enun­cien los ejem­plos co­rres­pon­
1. Com­ple­ten los si­guien­tes da­tos res­pec­to del dien­tes.
co­mien­zo de la Apo­lo­gía. 6. Di­gan en qué con­sis­tía la mi­sión so­crá­ti­ca
a) Lu­gar en que ocu­rre la ac­ción, b) Mo­men­to tal co­mo si fue­ran tes­ti­gos de la de­fen­sa y es­tu­vie­
y c) Si­tua­ción. ran de­cla­ran­do an­te el tri­bu­nal.
2. Acla­ren el sig­ni­fi­ca­do de la ex­pre­sión “apo­ 7. Es­cri­ban un bre­ve pá­rra­fo so­bre la ac­tua­
lo­gía” y aña­dan a qué ha­ce re­fe­ren­cia en el diá­lo­go ción mi­li­tar y po­lí­ti­ca de Só­cra­tes, eva­luan­do su
pla­tó­ni­co. con­duc­ta a par­tir de su dis­cur­so.
3. Al pre­sen­tar­se an­te sus jue­ces, Só­cra­tes se 8. Ar­men un cua­dro si­nóp­ti­co re­fe­ri­do a las
re­fie­re a su ca­pa­ci­dad ora­to­ria y a la de sus acu­sa­ en­cues­tas rea­li­za­das por Só­cra­tes en el que se in­
do­res. ¿Qué ras­go les pa­re­ce que re­ve­la en él esa clu­yan a) las per­so­nas a las que en­cues­tó, cla­si­
es­ti­ma­ción? fi­ca­das se­gún su ac­ti­vi­dad, b) el aná­li­sis de las
4. Ar­men un cua­dro de do­ble en­tra­da re­fe­ri­do res­pues­tas de los en­cues­ta­dos que hi­zo el fi­ló­so­fo,
a las acu­sa­cio­nes he­chas a Só­cra­tes te­nien­do en c) cuál fue la con­clu­sión ge­ne­ral a la que lle­gó
cuen­ta los si­guien­tes cri­te­rios: a) ¿cuá­les fue­ron? y d) qué con­se­cuen­cias tu­vie­ron pa­ra él esas en­
b) ¿có­mo se for­mu­la­ron? c) ¿có­mo res­pon­dió Só­ cues­tas.
cra­tes a ellas?

34 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 34 23/09/15 10:19


• Guía de es­tu­dio del tex­to: 5. Sin­te­ti­cen lo ex­pues­to por Só­cra­tes en las
Apo­lo­gía de Só­cra­tes (2.do y 3.er dis­cur­so) dos alo­cu­cio­nes de su úl­ti­mo dis­cur­so, la que
1. El mé­to­do so­crá­ti­co cons­ta de dos fa­ses, una apun­ta a quie­nes han vo­ta­do por su con­de­na y
pri­me­ra ne­ga­ti­va y una se­gun­da po­si­ti­va, y es­tas, a la que di­ri­ge a quie­nes han vo­ta­do por su ab­so­
su vez, de los si­guien­tes pa­sos: lu­ción. Al re­fe­rir­se a las po­si­bi­li­da­des que exis­ten
Fa­se ne­ga­ti­va ➔ se da a tra­vés de dos pa­sos: iro­nía con res­pec­to a la muer­te, di­gan cuál de ellas les
y re­fu­ta­ción. pa­re­ce a ustedes que re­sul­ta la más de­sea­ble pa­ra
La iro­nía con­sis­te en el fin­gi­mien­to de ig­no­ran­ Só­cra­tes, jus­ti­fi­can­do su res­pues­ta.
cia res­pec­to de un te­ma. Tie­ne la fun­ción de ha­cer 6. ¿Qué fun­ción tie­ne y con qué se iden­ti­fi­ca la
ha­blar al otro y ex­pla­yar­se so­bre el te­ma que cree voz in­te­rior a la que se re­fie­re Só­cra­tes? Men­cio­
co­no­cer bien. nen por lo me­nos dos epi­so­dios en los que, se­gún
La re­fu­ta­ción con­sis­te en la de­mos­tra­ción, a es­te, in­ter­vie­ne.
tra­vés del diá­lo­go, de la exis­ten­cia de con­tra­dic­ 7. Eva­lúen crí­ti­ca­men­te la con­clu­sión de Apo­
cio­nes en el pro­pio pen­sa­mien­to. Tie­ne el ob­je­ti­vo lo­gía (41e y 42a).
de eli­mi­nar las ideas fal­sas y lle­var al otro a to­mar 8. Só­cra­tes di­ce en otro de los diá­lo­gos pla­tó­
con­cien­cia de su pro­pia ig­no­ran­cia. ni­cos: “Lo im­por­tan­te no es vi­vir si­no vi­vir bien”.
Fa­se po­si­ti­va ➔ ma­yéu­ti­ca: Ex­pli­quen el sig­ni­fi­ca­do de es­ta ex­pre­sión pa­ra él,
La ma­yéu­ti­ca es el ar­te de ayu­dar a dar a luz a tra­vés de lo que su­gie­re Apo­lo­gía.
ideas. Tie­ne la fi­na­li­dad de lle­var al otro, a tra­vés
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

del diá­lo­go, a res­pues­tas no con­tra­dic­to­rias y de­fi­ • Guía de lec­tu­ra y apli­ca­ción del tex­to:
ni­cio­nes; en su­ma, a lle­gar a la ver­dad. Apo­lo­gía de Só­cra­tes (1.er, 2.do y 3.er dis­cur­so)
¿Cuá­l(es) de ese (esos) pa­so(s) se cum­plen en Un con­tem­po­rá­neo nues­tro, el pe­rio­dis­ta y
el diá­lo­go con Me­le­to del pri­mer dis­cur­so? ¿Có­mo es­tu­dio­so del pen­sa­mien­to so­crá­ti­co I. F. Sto­ne,
se los apli­ca? sos­tie­ne que Só­cra­tes hu­bie­ra po­di­do ob­te­ner la
2. La fa­la­cia ad mi­se­ri­cor­diam o ape­la­ción a la ab­so­lu­ción en el jui­cio que se le si­guió si hu­bie­
pie­dad es el ar­gu­men­to in­co­rrec­to por el cual se in­ ra ape­la­do a los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la
ten­ta pro­bar la ver­dad de una afir­ma­ción ape­lan­do de­mo­cra­cia ate­nien­se, en­tre ellos el de­re­cho a la
a la com­pa­sión del que es­cu­cha en lu­gar de adu­cir li­bre ex­pre­sión, en lu­gar de ha­ber pro­vo­ca­do al
ra­zo­nes (vol­ve­re­mos so­bre es­te te­ma en la se­gun­da ju­ra­do bus­can­do de­li­be­ra­da­men­te que lo con­de­
uni­dad). Só­cra­tes re­cha­za ex­plí­ci­ta­men­te esa fa­la­ na­ran. Sto­ne pro­po­ne la si­guien­te de­fen­sa al­ter­na­
cia, que es de uso co­mún en los tri­bu­na­les. ¿Có­mo ti­va pa­ra Só­cra­tes:
hu­bie­ra po­di­do usar­la y por qué la re­cha­za?
3. El tri­bu­nal que con­de­na­ba a un acu­sa­do, en “Hom­bres de Ate­nas, con­ciu­da­da­nos, es­te no es el
el tiem­po en que vi­vió Só­cra­tes, ad­mi­tía la con­tra­ jui­cio de Só­cra­tes si­no de las ideas, y por lo tan­to de
pro­pues­ta de otras pe­nas y las con­si­de­ra­ba an­tes Ate­nas. No me es­táis en­jui­cian­do por nin­gún ac­to ile­gal
de dic­tar sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va. Ar­men un cua­dro de o im­pío con­tra nues­tra ciu­dad o sus al­ta­res. No se ha
do­ble en­tra­da in­clu­yen­do la pe­na pro­pues­ta por pre­sen­ta­do en mi con­tra prue­ba al­gu­na en es­te sen­ti­do.
el tri­bu­nal, las con­tra­pro­pues­tas de Só­cra­tes y las No me es­táis en­jui­cian­do por al­go que ha­ya he­
pe­nas que Só­cra­tes re­cha­za. En el ca­so de las con­ cho, si­no por lo que he di­cho y en­se­ña­do. Me es­táis
tra­pro­pues­tas so­crá­ti­cas se­ña­len ade­más, en ca­da ame­na­zan­do con la muer­te por­que no os pla­cen mis
ca­so, las ra­zo­nes pa­ra su acep­ta­ción, y en el de las opi­nio­nes ni mis en­se­ñan­zas. Es­te es un en­jui­cia­mien­
otras pe­nas ana­li­za­das, las ra­zo­nes pa­ra su re­cha­zo. to a las ideas, y eso es al­go nue­vo en la his­to­ria de
4. De las con­tra­pro­pues­tas de Só­cra­tes hay nues­tra ciu­dad.
una que no co­rres­pon­de a nin­gu­na pe­na. ¿Qué Per­mi­tid­me ser fran­co. No creo en vues­tra lla­ma­
sen­ti­do tie­ne den­tro del tex­to de Apo­lo­gía? da li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro vo­so­tros sí. Creo que

¿Quién es el fi­ló­so­fo? 35

Book 1.indb 35 23/09/15 10:19


las opi­nio­nes de los hom­bres or­di­na­rios son so­lo do­xa: to­jo. Vo­so­tros pro­tes­táis ser hom­bres res­pe­tuo­sos de la
creen­cias sin sus­tan­cia, pá­li­das som­bras de la rea­li­dad ley. ¿Aca­so no obráis co­mo ellos? De­cid­me: ¿con qué
que no de­ben to­mar­se en se­rio y que so­lo pue­den des­ ley de Ate­nas bus­cáis res­trin­gir la en­se­ñan­za fi­lo­só­
ca­rriar a una ciu­dad. fi­ca? ¿Dón­de pue­do en­con­trar­la en­tre los es­ta­tu­tos de
Creo que es ab­sur­do alen­tar la li­bre ex­pre­sión de la ciu­dad? ¿Cuán­do se de­ba­tió y so­me­tió a vo­ta­ción?
opi­nio­nes irra­cio­na­les in­fun­da­das, o ba­sar la po­lí­ti­ca ¿Quién pro­pu­so se­me­jan­te mons­truo­si­dad, co­mo us­te­
cí­vi­ca en un re­cuen­to de ca­be­zas, co­mo si se tra­ta­ra de des mis­mos la hu­bie­ran ca­li­fi­ca­do en días más tran­
re­po­llos. Por lo tan­to, no creo en la de­mo­cra­cia. Pe­ro qui­los y con la men­te des­pe­ja­da?
vo­so­tros sí. Es­ta es vues­tra prue­ba, no la mía. La prue­ba de una ver­da­de­ra li­ber­tad de ex­pre­sión
Vues­tra li­ber­tad de ex­pre­sión se ba­sa en el su­pues­ no es si lo que se di­ce o en­se­ña se ajus­ta a una re­gla
to de que la opi­nión de ca­da hom­bre tie­ne va­lor, y que o re­gi­dor, po­cos o mu­chos. In­clu­so ba­jo el peor de los
los mu­chos son me­jo­res guías que los po­cos. ¿Pe­ro có­ dic­ta­do­res, no se pro­hi­be con­ve­nir con él. La ver­da­de­
mo po­déis jac­ta­ros de vues­tra li­ber­tad de ex­pre­sión ra li­ber­tad de ex­pre­sión en­tra­ña la li­ber­tad de di­sen­tir.
cuan­do su­pri­mís la mía? ¿Có­mo po­déis pres­tar oí­dos a De­cís que he mos­tra­do irre­ve­ren­cia por los dio­
las opi­nio­nes del za­pa­te­ro o del cur­ti­dor cuan­do de­ba­ ses de la ciu­dad. Cui­daos bien de co­me­ter esa mis­ma
tís la jus­ti­cia en la asam­blea, pe­ro me obli­gáis a ca­llar ofen­sa al con­de­nar­me. ¿Có­mo po­déis hon­rar a Pei­to
cuan­do ex­pre­so la mía? –nues­tra dio­sa de la per­sua­sión– cuan­do es­ta fa­cul­
Os sen­tís or­gu­llo­sos de que las puer­tas de Ate­nas tad se in­hi­be y se en­jui­cian las ideas no con­for­mis­tas?
se ha­yan abier­to a los fi­ló­so­fos de to­da Gre­cia e in­clu­ ¿Aca­so no es­táis de­so­be­de­cien­do a Zeus Ago­raios, el

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


so del mun­do bár­ba­ro de afue­ra. ¿Eje­cu­ta­réis aho­ra dios pro­tec­tor del de­ba­te li­bre en la asam­blea, cuan­do
a uno de los vues­tros por­que de pron­to no so­por­táis res­trin­gís el de­ba­te con­de­nán­do­me?
es­cu­char una opi­nión im­po­pu­lar? Las ideas no son tan frá­gi­les co­mo los hom­bres.
De­cís que mis ideas han es­ta­do co­rrom­pien­do a la No se les pue­de obli­gar a be­ber ci­cu­ta. Mis ideas y
ju­ven­tud y lle­ván­do­la a cues­tio­nar la de­mo­cra­cia. De­cís mi ejem­plo me so­bre­vi­vi­rán. Pe­ro el buen nom­bre de
que fui maes­tro de Cri­tias. Vo­so­tros ac­tuáis co­mo si os Ate­nas que­da­rá por siem­pre man­cha­do si vio­láis sus
hu­bie­rais con­ver­ti­do en sus dis­cí­pu­los. tra­di­cio­nes con­de­nán­do­me. La ver­güen­za se­rá vues­
Los Trein­ta fue­ron ar­bi­tra­rios y obra­ron a su an­ tra, no mía.”15

A ctividad individual

22. Com­pa­ren am­bas de­fen­sas (o apo­lo­gías) crí­ti­ca­men­te se­ña­lan­do se­me­jan­zas y di­


fe­ren­cias en­tre am­bas.
23. ¿Es­tán de acuer­do o en de­sa­cuer­do con el pun­to de vis­ta que pre­sen­ta J. F. Sto­ne?
Fun­da­men­ten su res­pues­ta.

• Guía de es­tu­dio del tex­to: Cri­tón de­be­rá in­ge­rir ci­cu­ta en el mo­men­to en que la na­
Só­cra­tes, acu­sa­do de co­rrom­per a los jó­ve­nes ve pro­ce­den­te de De­los lle­gue a Ate­nas. Su ami­
y de no creer en los dio­ses de la ciu­dad, ha si­do go Cri­tón, en­te­ra­do del in­mi­nen­te arri­bo de di­cha
juz­ga­do cul­pa­ble y con­de­na­do a muer­te (ver Apo­ na­ve, vi­si­ta a Só­cra­tes en su cel­da a la ma­dru­ga­da
lo­gía de Só­cra­tes). Pa­ra que se cum­pla su sen­ten­cia y le pro­po­ne huir de in­me­dia­to.

15 I. STONE, op. cit.

36 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 36 23/09/15 10:19


I. In­tro­duc­ción vés de un diá­lo­go fic­ti­cio con las le­yes de la ciu­
Idea fun­da­men­tal: la tran­qui­li­dad de áni­mo dad:
de­pen­de más de las pro­pias con­vic­cio­nes que de No se de­be co­me­ter vo­lun­ta­ria­men­te in­jus­ti­
la edad que se tie­ne, so­bre to­do en lo que se re­fie­re cias.
a en­fren­tar­se con la muer­te. Quien su­fre una in­jus­ti­cia o un da­ño no de­be
res­pon­der de la mis­ma ma­ne­ra.
II. De­sa­rro­llo del diá­lo­go en­tre Cri­tón y Só­ Si él se mar­cha de la ciu­dad, va en con­tra de las
cra­tes le­yes que él con­si­de­ra tie­nen más de­re­cho so­bre él
1. Ra­zo­nes que adu­ce Cri­tón pa­ra con­ven­cer que el que él tiene so­bre ellas.
a Só­cra­tes. Si él se mar­cha de la ciu­dad, rom­pe un com­
a) Ade­más de per­der a su me­jor ami­go, Cri­tón pro­mi­so con las le­yes que él mis­mo con­tra­jo, ya
se­rá acu­sa­do por la gen­te de no ha­ber si­do ca­paz que ellas per­mi­ten ele­gir si se las quie­re acep­tar
de sal­var­lo, sien­do po­see­dor de una gran for­tu­na o no.
que le hu­bie­ra per­mi­ti­do so­bor­nar a los guar­dia­ Si él hu­ye, co­rrom­pe las le­yes, lo que re­for­za­
cár­ce­les. rá en otras ciu­da­des la opi­nión de los jue­ces que
b) No so­lo Cri­tón pue­de li­be­rar­lo si­no que lo con­de­na­ron, por­que quien co­rrom­pe las le­yes
ade­más otros ami­gos es­tán dis­pues­tos a ayu­dar­lo bien pue­de co­rrom­per a los jó­ve­nes y a los me­nos
pu­dien­do Só­cra­tes ir a Te­sa­lia. sa­ga­ces.
c) El so­bor­no de los guar­dias no re­pre­sen­ta un Si él co­rrom­pe las le­yes, nun­ca más po­drá pro­
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

pe­li­gro ni pa­ra la se­gu­ri­dad per­so­nal ni pa­ra la for­ nun­ciar sus dis­cur­sos acer­ca de las le­yes y el or­
tu­na de Cri­tón. den, in­va­li­dan­do sus en­se­ñan­zas an­te­rio­res.
d) Si Só­cra­tes mue­re trai­cio­na­rá a sus hi­jos de­
ján­do­los huér­fa­nos cuan­do aún lo ne­ce­si­tan. III. Con­clu­sio­nes
e) No es jus­to que, pu­dien­do sal­var­se, Só­cra­tes Só­cra­tes de­be obe­de­cer las le­yes, po­nien­do a
en­tre­gue su vi­da, ha­cien­do así lo que sus ene­mi­ la jus­ti­cia por en­ci­ma de to­das las co­sas pa­ra que
gos quie­ren. cuan­do lle­gue al Ha­des pue­da adu­cir to­do es­to en
f) Só­cra­tes pa­só to­da su vi­da pre­di­can­do que su de­fen­sa (jus­ti­cia en sen­ti­do le­gal).
hay que lu­char por la vir­tud y aho­ra que de­be ha­ Só­cra­tes con­si­de­ra in­jus­to so­lo a aquel que co­
cer­lo tie­ne una ac­ti­tud que con­tra­di­ce su doc­tri­na. me­te ac­tos in­jus­tos y nun­ca al que es víc­ti­ma de
2. Con­traar­gu­men­tos so­crá­ti­cos ellos; de ahí que re­cha­ce que se de­vuel­va in­jus­ti­cia
a) En lo que res­pec­ta a la opi­nión de la gen­te por in­jus­ti­cia (jus­ti­cia en sen­ti­do éti­co).
hay que es­cu­char la opi­nión de los que sa­ben y no
de to­da la gen­te. IV. Tra­ba­jo prác­ti­co
b) No tie­ne in­te­rés en ir a otra ciu­dad co­mo 1. En el tex­to leí­do iden­ti­fi­quen los ar­gu­men­
ex­tra­ño (ver ar­gu­men­tos en con­tra del exi­lio en tos de Cri­tón y los con­traar­gu­men­tos so­crá­ti­cos,
Apo­lo­gía de Só­cra­tes). su­bra­yán­do­los y mar­can­do en el mar­gen iz­quier­do
c) Cri­tón se en­ga­ña y la hui­da de Só­cra­tes po­ los nú­me­ros co­rres­pon­dien­tes.
drá im­pli­car pa­ra él y sus ami­gos la pér­di­da de la 2. Se­ña­len res­pec­to de ca­da uno de los ar­gu­
ciu­da­da­nía y de la for­tu­na. men­tos de Cri­tón si las ra­zo­nes que adu­ce son in­
d) Lo me­jor que pue­de de­jar un pa­dre a sus te­lec­tua­les o afec­ti­vas y de to­dos esos ar­gu­men­tos
hi­jos es un mo­de­lo de vi­da jus­ta, de mo­do tal que, eli­jan el más im­por­tan­te pa­ra Só­cra­tes. Jus­ti­fi­quen
al de­sa­pa­re­cer él, otras per­so­nas pue­dan edu­car­los su res­pues­ta.
si­guien­do ese mis­mo mo­de­lo. 3. In­ven­ten al­gún ar­gu­men­to pa­ra con­ven­cer
e) y f) Ana­li­zan­do si con­si­de­ra jus­to o in­jus­to a Só­cra­tes e ima­gi­nen el o los con­traar­gu­men­tos
huir de la cár­cel, Só­cra­tes di­ce lo si­guien­te, a tra­ de es­te.

¿Quién es el fi­ló­so­fo? 37

Book 1.indb 37 23/09/15 10:19


C. ¿Por qué fi­lo­so­far hoy?
To­dos los que en­se­ña­mos Fi­lo­so­fía he­mos oí­do al­ la Fi­lo­so­fía, Jo­sé Luis Ro­za­lén, nos pro­po­ne las si­
gu­na vez la pre­gun­ta “¿Pa­ra qué sir­ve la Fi­lo­so­fía?”. guien­tes ra­zo­nes:
An­tes de res­pon­der va­le la pe­na que ha­ga­mos al­
gu­nas re­fle­xio­nes so­bre el pun­to. Po­dría­mos, por “Pa­ra evi­tar la bar­ba­rie del es­pe­cia­lis­ta que
ejem­plo, pre­gun­tar­nos so­bre el sen­ti­do po­si­ble de des­pre­cia cuan­to ig­no­ra, pa­ra de­sen­mas­ca­rar las
la pa­la­bra “ser­vir”. ¿Quie­re de­cir ser útil pa­ra al­ ideo­lo­gías es­cla­vi­za­do­ras y fun­da­men­ta­lis­tas,
gún fin o pa­ra al­gu­na per­so­na? Y en ese ca­so, ¿qué pa­ra de­jar de te­ner mie­do a la li­ber­tad y lle­gar
sig­ni­fi­ca ha­blar de “uti­li­dad”? Se ha re­pe­ti­do a lo a ser hom­bres y mu­je­res crí­ti­cos y au­tó­no­mos,
lar­go de si­glos que la Fi­lo­so­fía no sir­ve pa­ra na­ pa­ra su­pe­rar los re­la­ti­vis­mos (...) des­com­pro­me­
da y que es­te es uno de sus mé­ri­tos. No es­ta­mos ti­dos y su­per­fi­cia­les, in­di­fe­ren­tes an­te las in­jus­ti­
de acuer­do con ello, por­que lo que no sir­ve pa­ra cias y crí­me­nes, etc. es pre­ci­so que se apren­da a
na­da se aso­cia con lo des­car­ta­ble y no pa­re­ce ser fi­lo­so­far. Si que­re­mos in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te
ese de nin­gún mo­do el ca­so de la Fi­lo­so­fía. Por su­ el pro­gre­so cien­tí­fi­co- téc­ni­co, el mun­do con­su­
pues­to, no de­be­mos en­ten­der la “uti­li­dad” co­mo mis­ta so­me­ti­do al mar­ke­ting y a la pu­bli­ci­dad, la
li­ga­da ne­ce­sa­ria­men­te a lo eco­nó­mi­co o a al­gu­na fri­vo­li­dad am­bien­tal pro­mo­vi­da y alen­ta­da por
ta­rea prác­ti­ca en la acep­ción ori­gi­nal del tér­mi­no, cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, el ol­
es de­cir, li­ga­da en for­ma in­me­dia­ta a la ac­ción. En vi­do de la cul­tu­ra, el tra­ba­jo y el es­tu­dio co­mo
el cor­to pla­zo la Fi­lo­so­fía no nos ha­rá más ri­cos ni

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


fun­da­men­to de me­jo­ra y pro­gre­so, etc., pa­re­ce
más po­de­ro­sos, pro­ba­ble­men­te nos lle­ne de du­das ne­ce­sa­rio co­no­cer y cons­truir la pro­pia fi­lo­so­
y de in­cer­ti­dum­bres, al­gu­nas de ellas an­gus­tian­ fía. Si es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es pre­ci­so no
tes, pe­ro en el lar­go pla­zo ad­ver­ti­re­mos que nues­ per­der de vis­ta el rei­no de los fi­nes, es de­cir, no
tro ho­ri­zon­te se ha am­plia­do con­si­de­ra­ble­men­te y tra­tar nun­ca co­mo un me­dio a otras per­so­nas si­
que aho­ra dis­po­ne­mos de una can­ti­dad de he­rra­ no con­si­de­rar­las en to­da su dig­ni­dad, sea cual
mien­tas in­te­lec­tua­les de las que an­tes ca­re­cía­mos. sea su pro­fe­sión, se­xo, na­cio­na­li­dad, sta­tus so­cial
Esa nue­va mi­ra­da y esos nue­vos mo­dos de ac­ce­der o con­di­ción; si pen­sa­mos que te­ne­mos de­re­cho a
a la rea­li­dad que es­tán es­tre­cha­men­te li­ga­dos al ima­gi­nar un país más crea­dor y so­li­da­rio, en el
que­ha­cer fi­lo­só­fi­co “va­len la pe­na” y en ese sen­ti­do que el sa­ber cien­tí­fi­co-téc­ni­co se ar­mo­ni­ce con los
nos “sir­ven”, “nos re­sul­tan úti­les”. sa­be­res es­té­ti­cos, la re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca de­be for­
Así co­mo hoy se ha­bla del fin de las ideo­lo­gías, mar par­te del ba­ga­je de los jó­ve­nes.”16
más de una vez he­mos oí­do ha­blar del fin de la Fi­
lo­so­fía, sus­ti­tui­da por la cien­cia y/o por la tec­no­lo­
gía. Sin em­bar­go, a me­di­da que avan­za la cien­cia, Ro­za­lén ha­bla al co­mien­zo del tex­to ci­ta­do de
le­jos de de­sa­pa­re­cer, au­men­tan los pro­ble­mas me­ la “bar­ba­rie del es­pe­cia­lis­ta que des­pre­cia cuan­to
ta­fí­si­cos, gno­seo­ló­gi­cos, epis­te­mo­ló­gi­cos y éti­cos y ig­no­ra” y pro­po­ne a la Fi­lo­so­fía co­mo una es­pe­cie
a me­di­da que se de­sa­rro­lla la his­to­ria hu­ma­na van de an­tí­do­to de la mis­ma. Por su ca­rác­ter ge­ne­ra­
sur­gien­do nue­vas pre­gun­tas so­bre su sen­ti­do: la lis­ta, el fi­ló­so­fo abor­da­rá cues­tio­nes di­ver­sas –ya
Fi­lo­so­fía, de uno u otro mo­do, si­gue im­po­nien­do que, en prin­ci­pio y co­mo di­ce Bo­chens­ki, nin­gún
su pre­sen­cia. cam­po le es­tá ve­da­do–, pe­ro al ha­cer­lo ad­ver­ti­rá
Pe­ro po­dría­mos pre­gun­tar­nos to­da­vía: “¿Por los lí­mi­tes de sus pro­pios co­no­ci­mien­tos, ad­qui­
qué es­tu­diar­la co­mo asig­na­tu­ra?” Un fi­ló­so­fo es­ rien­do la hu­mil­dad so­crá­ti­ca del “so­lo sé que na­da
pa­ñol con­tem­po­rá­neo de­di­ca­do a la en­se­ñan­za de sé”. Por otra par­te, el que fi­lo­so­fe se­rá el en­car­ga­do

16 J. L. ROZALÉN, Enseñar la Filosofía, las filosofías y a filosofar, en L. CIFUENTES Y J. M. GUTIÉRREZ (Coord.), op. cit., pág. 72.

38 Unidad 1. ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 38 23/09/15 10:19


de “de­sen­mas­ca­rar las ideo­lo­gías es­cla­vi­za­do­ras a le­van­tar ac­ta más o me­nos crí­ti­ca de sus su­ce­si­vos
y fun­da­men­ta­lis­tas”, ya que cues­tio­na­rá sus su­ des­cu­bri­mien­tos. La Fi­lo­so­fía no pue­de ser so­la­men­te
pues­tos y pon­drá al des­cu­bier­to su irra­cio­na­li­dad. un ca­tá­lo­go de opi­nio­nes pres­ti­gio­sas”18.
Ade­más per­de­rá el mie­do a la li­ber­tad y la asu­mi­rá Hay quie­nes sos­tie­nen que so­lo se pue­de en­
con to­dos los ries­gos que im­pli­ca, pues de otro ten­der un sis­te­ma fi­lo­só­fi­co en su con­tex­to his­tó­
mo­do es­ta­ría per­mi­tien­do que otros eli­gie­ran por ri­co y que, sa­cán­do­lo de es­te, se co­rre el ries­go de
él y per­de­ría su au­to­no­mía. des­na­tu­ra­li­zar­lo. Por su­pues­to, cual­quier sis­te­ma
El filósofo argentino Gui­ller­mo Obiols, por su fi­lo­só­fi­co es el pro­duc­to de una épo­ca y es con­ve­
par­te, ca­rac­te­ri­za a la Fi­lo­so­fía co­mo “una for­ma de nien­te co­no­cer el te­rre­no en el que sur­ge, tan­to en
sa­ber que pre­ten­de exa­mi­nar­lo to­do y cri­ti­car cual­ su as­pec­to po­lí­ti­co cuan­to en el ar­tís­ti­co y en el
quier su­pues­to. Así, la cien­cia, el ar­te, la re­li­gión, la ideo­ló­gi­co, pe­ro una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas esen­
mo­ral, la po­lí­ti­ca, la edu­ca­ción, etc., son ob­je­to de la cia­les es su ca­pa­ci­dad de tras­cen­der esa épo­ca y
in­da­ga­ción fi­lo­só­fi­ca que pre­gun­ta per­ma­nen­te­men­te pro­yec­tar­se al fu­tu­ro.
“¿por qué?” y que bus­ca res­pues­tas ra­cio­na­les. En es­ta Cuan­do hoy lee­mos la ale­go­ría pla­tó­ni­ca de
in­da­ga­ción, y en es­ta pre­ten­sión de cri­ti­car­lo to­do, la la ca­ver­na po­de­mos aso­ciar las som­bras que se
Fi­lo­so­fía se muer­de su pro­pia co­la, pues aun la ra­zón pro­yec­tan en el fon­do de la ca­ver­na con las imá­
mis­ma es ob­je­to de la crí­ti­ca y del exa­men. Com­pren­ ge­nes que nos bom­bar­dean co­ti­dia­na­men­te des­de
der, aun­que sea en un gra­do ele­men­tal, los pro­ble­mas la pan­ta­lla de te­le­vi­so­res y com­pu­ta­do­ras; qui­zá
© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.

fi­lo­só­fi­cos fun­da­men­ta­les y las obras de los gran­des nos vea­mos co­mo los pri­sio­ne­ros en­ca­de­na­dos
fi­ló­so­fos e ini­ciar­se en los de­ba­tes fi­lo­só­fi­cos cons­ti­tu­ye que ter­mi­nan con­fun­dien­do las me­ras co­pias con
un ejer­ci­cio del ra­zo­na­mien­to y una prác­ti­ca de aper­ los ori­gi­na­les ge­nui­nos. Más allá de que po­da­mos
tu­ra men­tal de­ci­si­va.”17 ubi­car a Pla­tón en el si­glo V a. C., en el con­tex­to
La Fi­lo­so­fía se nos pre­sen­ta co­mo al­go vi­vo y de una Ate­nas bri­llan­te en lo cul­tu­ral pe­ro aso­la­
vi­gen­te hoy y no co­mo una rui­na con va­lor ar­ da por la con­ti­nua con­flic­ti­va con Es­par­ta y sus
queo­ló­gi­co. Así, no re­si­de en el co­no­ci­mien­to de alia­dos y sa­cu­di­da por la al­ter­nan­cia de go­bier­
sis­te­mas teó­ri­cos pro­pues­tos en un pa­sa­do más nos oli­gár­qui­cos y de­mo­crá­ti­cos, sus ideas si­guen
o me­nos re­mo­to y con un in­te­rés ex­clu­si­va­men­ sien­do hoy atrac­ti­vas y de­sa­fian­tes, un pun­to de
te his­tó­ri­co si­no en el plan­teo de pro­ble­mas que par­ti­da pa­ra plan­tear­nos una in­fi­ni­dad de in­te­rro­
nos des­ve­lan hoy y so­bre los cua­les esos sis­te­mas gan­tes me­ta­fí­si­cos, gno­seo­ló­gi­cos, éti­cos, es­té­ti­cos
pue­den to­da­vía brin­dar res­pues­tas o lan­zar­nos el y po­lí­ti­cos. Tam­bién a John Stuart Mill lo po­de­
de­sa­fío de pen­sar otras res­pues­tas, ha­bien­do de­sa­ mos ubi­car en su con­tex­to his­tó­ri­co, la In­gla­te­
rro­lla­do las he­rra­mien­tas con­cep­tua­les ne­ce­sa­rias rra del si­glo XIX en ple­na re­vo­lu­ción in­dus­trial,
pa­ra ello. En coin­ci­den­cia con lo an­te­rior, Sa­va­ter con to­da la se­cue­la de in­jus­ti­cia y ex­plo­ta­ción que
di­ce lo si­guien­te: “No se tra­ta pri­mor­dial­men­te de aca­rreó, pe­ro eso no obs­ta pa­ra que su pro­pues­
sa­ber có­mo se las arre­gla­ba Só­cra­tes pa­ra vi­vir me­jor ta de iden­ti­fi­car el bien con la fe­li­ci­dad del ma­
en Ate­nas ha­ce vein­ti­cin­co si­glos, si­no có­mo po­de­mos yor nú­me­ro adop­te el ca­rác­ter de un ver­da­de­ro
no­so­tros com­pren­der y dis­fru­tar me­jor la exis­ten­cia cues­tio­na­mien­to del in­di­vi­dua­lis­mo po­co so­li­da­
en tan­to con­tem­po­rá­neos de In­ter­net, del si­da y de las rio pro­pio de la so­cie­dad pos­mo­der­na. Y d‘Hol­
tar­je­tas de cré­di­to. Pa­ra ello, sin du­da ten­dre­mos que bach, pen­sa­dor ar­que­tí­pi­co de la Ilus­tra­ción, que
re­mon­tar­nos en oca­sio­nes has­ta las lec­cio­nes de Só­ vi­vió en un pe­río­do de va­lo­ra­ción ex­tre­ma de la
cra­tes o de otros in­sig­nes maes­tros pe­ro sin li­mi­tar­nos ra­zón, pre­de­ce­sor de gran­des cam­bios po­lí­ti­cos,

17 G. OBIOLS, op. cit., pág. 178.


18 F. SAVATER, op. cit., pp. 11-12

¿Por qué fi­lo­so­far hoy? 39

Book 1.indb 39 23/09/15 10:19


nos pre­vie­ne con­tra esos “fan­tas­mas” que ale­jan ran ha­cia lo in­so­lu­ble re­sul­tan tan in­có­mo­das? Plan­
al hom­bre de la ver­dad y que hoy po­de­mos iden­ tee­mos de otro mo­do la cues­tión. –aña­de– ¿Aca­so no
ti­fi­car con di­ver­sas for­mas de pen­sa­mien­to má­gi­ es hu­ma­ni­zar de for­ma ple­na la prin­ci­pal ta­rea de
co –as­tro­lo­gía, Ta­rot, cu­ran­de­ris­mo– que bus­can la edu­ca­ción? ¿Hay otra di­men­sión más pro­pia­men­te
ocu­par los lu­ga­res que la cien­cia y la tec­no­lo­gía hu­ma­na, más ne­ce­sa­ria­men­te hu­ma­na que la in­quie­
de­jan va­can­tes. tud que des­de ha­ce si­glos lle­va a fi­lo­so­far? ¿Pue­de
“¿En­se­ñar a fi­lo­so­far aún, a fi­na­les del si­glo XX la edu­ca­ción pres­cin­dir de ella y se­guir sien­do hu­
–se pre­gun­ta Sa­va­ter– cuan­do to­do el mun­do pa­ ma­ni­za­do­ra en el sen­ti­do li­bre y an­ti­dog­má­ti­co que
re­ce que no quie­re más que so­lu­cio­nes in­me­dia­tas y ne­ce­si­ta la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca en la que que­re­mos
pre­fa­bri­ca­das, cuan­do las pre­gun­tas que se aven­tu­ vi­vir?”19

A ctividad individual

24. Ex­pli­quen el pá­rra­fo co­rres­pon­dien­te a la ci­ta de Sa­va­ter que co­mien­za di­cien­do


“No se tra­ta pri­mor­dial­men­te...“
25. ¿En qué sen­ti­do po­dría­mos de­cir que el pen­sa­mien­to so­crá­ti­co, tal co­mo uds. lo
es­tu­dia­ron en esta unidad, es un “pro­duc­to de su épo­ca” y en qué sen­ti­do que “la tras­

© A-Z editora. Fotocopiar libros es un delito.


cien­de y se pro­yec­ta al fu­tu­ro”?
26. Eli­jan uno de los tres fi­ló­so­fos men­cio­na­dos en el pe­núl­ti­mo pá­rra­fo y lean en la
sec­ción co­rres­pon­dien­te de es­te ma­nual el tex­to que corresponde. Lue­go, di­gan si es­
tán de acuer­do en que su pen­sa­mien­to con­ti­núa hoy te­nien­do vi­gen­cia. Jus­ti­fi­quen.

19 F. SAVATER, op. cit., pág. 25.

40 Unidad 1 | ¿Por qué y para qué filosofar?

Book 1.indb 40 23/09/15 10:19