You are on page 1of 72

Índice

Dirección, redacción y administración


Calle 11 # 160 e/ K y L - Vedado
La Habana (Cuba)
tel.: (537) 832 75 81-3 - fax: (537) 832 22 33
e-mail: edpablo@eventos.cip.cu
revista@mogno.com
Directora general
Irma Armas Fonseca
Directores culturales
Dario Mogno, Manuel Pérez Alfaro
Redacción
Gladys Armas Sánchez
Fermín Romero Alfau
Diseño
Tony Gómez
Ilustración de cubierta
«Pucho» de
Virgilio Martínez Gaínza
CONTAMINACIONES
La Revista latinoamericana de estudios sobre
la historieta es el órgano oficial del Observato- Fernando García,
rio permanente sobre la historieta latinoa- Hernán Ostuni Rocca
mericana. Su periodicidad es trimestral: sale el Tangos de historieta 125
15 de marzo, el 15 de junio, el 15 de septiembre
y el 15 de diciembre de cada año. El precio de
cada ejemplar es de 10 $MN en Cuba, de 3 US$ HISTORIA
en los demás países. La suscripción anual indi-
vidual cuesta 40 $MN para el envío en Cuba, 12 Cristian Eric Díaz Castro
US$ para el envío a los demás países. La sus-
cripción anual para las instituciones cuesta 20 La historieta en Chile (6) 137
US$ sea en Cuba sea en los demás países.
©2003-2004 Revista latinoamericana de estu- CARICATOGRAFÍA
dios sobre la historieta / Observatorio permanen-
te sobre la historieta latinoamericana. Carlos Alberto Villegas Uribe
© Las ilustraciones que aparecen en este número Aportes téoricos para un nuevo
son propiedad de sus autores. paradigma de la caricatura (2) 153
Fotomecánica e impresión: Departamento técni-
co de la Editorial Pablo de la Torriente. ENTREVISTA
ISSN: 1683-254X
Dario Mogno
Dibujando por la revolución
Charla con Virgilio Martínez
Gaínza 178
CONTAMINACIONES

Tangos de historieta

Fernando García, Hernán Ostuni Rocca


Investigadores, Buenos Aires, Argentina

Resumen
Como dice Osvaldo Rossler «el tango como criatura fiel a su contorno, se ha adherido a aquellos
seres junto a los cuales se gestó». De la misma manera la historieta nace como fenómeno social del
cual toma rasgos y personajes del entorno en el cual se desarrolla. Tanto el tango como la historieta
son expresiones populares genuinas y auténticas que se nutren del medio y en cuanto al cómic, este
presenta particularidades especiales de acuerdo al lugar en el cual se desarrolla interactuando acti-
vamente con las manifestaciones populares. Por eso es común la adaptación de historietas en otros
medios masivos de comunicación como la radio, el cine, la TV y la música y en este último aspecto no
es de extrañar que dos fenómenos tan arraigados en la conciencia popular se hayan nutrido uno del
otro. «Tangos de historieta» refleja esa simbiosis de las manifestaciones culturales populares.

Abstract
As Osvaldo Rossler says «the tango as a creature faithful to its context linked up with those people
with whom it was conceived». In the same way the comics were born as a social phenomenon from
which feature and characters of the environment in which they develop are taken. The tango like the
comics are popular, genuine, true expressions which feed themselves with the context and, as far as
the comics are concerned, they show special characteristics coherent with the place where they deve-
lop in interacting actively with the popular expressions. For this reason it is quite common to see the
comics adapted in other mass communication media like radio, movies, TV and music. In this last as-
pect it is not surprising that two phenomenons so rooted in the popular conscience have nourished
each other. «Tangos de historieta» reflexes this symbiosis of the cultural popular expressions.

Dice Osvaldo Rossler que «el tango mayoría de los autores, aparecen algu-
como criatura fiel a su contorno, se ha nos temas cuya inspiración proceden de
adherido a aquellos seres juntos a los otra realidad. Tal el caso de aquellas
cuales se gestó», siendo reflejo auténti- composiciones que llevan por título el
co de los eternos y hondos dramas del gancho de ciertos personajes del mun-
hombre y de los aspectos amargos de la do de la historieta, que llegaron a con-
vida (Rossler, 1967). vertirse en prototipos de la sociedad.
Sin embargo y quizás como la excep- En verdad no se trata de recreaciones
ción que confirma la regla de esos cáno- de estos héroes de plumín y tinta china,
nes empecinadamente respetados por la en la mayoría de las veces el título de
vol. 3, no. 11 125
Fernando García, Hernán Ostuni Rocca
rán infrecuentes las referencias a com-
posiciones de otros ritmos populares que
solían integrar el repertorio de muchas
orquestas típicas: pasodobles, polkas y
rancheras.

Los personajes

Viruta y Chicharrón
Viruta y Chicharrón fueron dos inefa-
bles personajes de la historieta argenti-
na. Nacieron de un plagio o, dicho en el
lenguaje lunfardesco del tango, de un
vulgar afano. Corría el año 1904 cuando
el dibujante norteamericano Geo Mc Ma-
nus creó la tira titulada «Spare Gribs
and Gravy». Se trataba de dos pintores-
cos aventureros, rayanos en el grotesco,
cuyas peripecias empezaron a reprodu-
cirse en Caras y Caretas con el nombre
de «Viruta y Chicharrón» por 1912. Es
los temas es sólo una forma de aprove- obvio señalar que estas publicaciones y
char sus picos de popularidad aunque el el cambio de nombre de los personajes
pasaje por el pentagrama tuviera escasa se hizo sin autorización alguna por parte
trascendencia. de los editores norteamericanos, por lo
Ya en los tiempos fundacionales del cual la revista criolla fue intimada a can-
tango, los motivos risueños de la vida celarlos. Pero «Viruta y Chicharrón» ya
cotidiana sirvieron como fuente de ins- habían pegado fuerte en el gusto popular
piración. Valga a manera de ejemplo y por ello se decidió mantener la tira pe-
«La multa», celebrado tango de la baro- ro recreada por dibujantes locales. El
nesa Eloísa D’Herbil de Silva con letra primer artista argentino que se ocupó de
de Nicolás Granada, precursor del fa- los dibujos de «Viruta y Chicharrón» fue
moso «Cuidado con los cincuenta» de Manuel Redondo, famoso dibujante de
Ángel Villoldo y las innumerables par- la época a quien secundaba Juan Januy.
tituras ilustradas con dibujos reminis- Ambos héroes mostraban una carac-
centes del más puro estilo comics. Ahí terología distinta: el flaco y desgarbado
están, entre cientos más, las ediciones Chicharrón encarnaba la astucia, la vi-
originales de «El internado» de Fran- veza, en tanto que el robusto Viruta, la
cisco Canaro, «Una noche de garufa» fuerza, el vigor. Todas las planchas cul-
de Eduardo Arolas y «El caricaturista» minaban con un final desastroso para el
de Luis Berstein. primero, quien ponía a salvo su digni-
Si bien este trabajo está fundamen- dad con una frase que fue popularísima
talmente referido a los tangos inspira- en su tiempo: «Llamá un automóvil».
dos en personajes de historietas, no se- Existen al menos dos tangos titula-
126 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Tangos de historieta
dos «Viruta y Chicharrón». Uno firma-
do por Juan Francisco Gallo y otro por
Leopoldo Corretjer cuyo título exacto
es «Don Viruta y Chicharrón, tango muy
automóvile».
El primero fue editado por Ortelli
Hnos., y está dedicado al «amigo y exi-
mio abogado Doctor Juan Cocteau». El
otro, publicado por Roque Gaudosi, lle-
va esta dedicatoria: «al semanario ilus-
trado Caras y Caretas».
Recordemos brevemente, como da-
tos de interés, que Corretjer era catalán;
había nacido en Barcelona en 1862, ra-
dicándose en Argentina hacia 1887. Fue
profesor de música del recién creado
Consejo Nacional de Educación y di-
rector del coro de 30 000 voces escola-
res y de la banda de 500 músicos que,
en 1910 ejecutara en la Plaza del Con-
greso en adhesión al Centenario de la historieta con cuadros y argumentos pu-
Patria. Corretjer compuso otros tangos blicada por un diario argentino y su éxi-
como «El afilador», «La razón», «Mate to fue tal, que también inspiró un tango,
a medias» y «Mi negra», pero su nom- un charleston humorístico y una obra
bre está indisolublemente ligado a una teatral estrenada en ese mismo año.
obra ciertamente inmortal, el «Saludo a El tango es «¡Pobre Trifón!», cuyos
la bandera» («Salve Argentina, bandera autores son el violinista uruguayo Ro-
azul y blanca»). Compuso también otros berto Zerrillo y el pianista Fernando
recordados temas de inspiración patrió- Martín, con letra de Cipriano Pérez. Ze-
tica y escolar. rrillo integró la orquesta de Eduardo
Arolas y codirigió la propia con Edgar-
Trifón y Sisebuta do Donato. Es autor además de los tan-
Otros dos personajes de Mc Manus, gos «Don José», «Se va la vida», «De-
llamados originalmente «Jiggs and Mag- rrotado», «Fantoches» y «Son menti-
gie», fueron bautizados en Argentina ras» entre otros.
como «Trifón y Sisebuta». Era una gro- Fernando Martín fue pianista de las
tesca pareja de nuevos ricos con las ín- orquestas de Zerrillo y de Héctor María
fulas propias de quienes pretenden as- Artola entre otras, destacándose como
cender en la escala social a través del compositor de varios tangos de éxito:
dinero. Las tiras originales son de 1912, «Aquel preludio de amor», «Nunca y
pero en Argentina se empezaron a pu- siempre» y «Fantoches» en colabora-
blicar recién en 1920 cuando el diario ción con Zerrillo y «Rapsodia en tan-
La Nación las incorporó a sus edicio- go», una fantasía sobre el género graba-
nes. «Trifón y Sisebuta» fue la primera da para el sello Odeón.
vol. 3, no. 11 127
Fernando García, Hernán Ostuni Rocca
Ella manda y nada más.
Por su parte Juan Polito, Carlos Laz-
zari y Ángel Gatti, tres nombres de lar-
ga prosapia tanguera, firman el tango
«Sisebuta», otra muestra de la inmensa
popularidad alcanzada por el personaje.
Aún hoy –a tantos años de distancia– el
apelativo de Sisebuta está vigente para
señalar a las mujeres con vocación de
mandonas.

¡Federico a casa!
En 1933 Crítica comenzó a editar
una revista semanal que se entregaba
con el ejemplar del diario. En ella apa-
recía una de las pocas historietas nacio-
nales que publicara el diario de Botana
que generalmente adquiría los derechos
de otras tiras de sindicatos extranjeros.
«¡Pobre Trifón!» fue editado por Alfre- Se titulaba «El nuevo rico» y era una
do Perrotti y su letra es prácticamente creación de un buen dibujante llamado
una semblanza descriptiva de los famo- Héctor Rodríguez. El personaje era un
sos personajes. tipo excéntrico correlativo con su con-
El otro tema que inspiró esta tira es dición de advenedizo al dinero, cuyos
un charleston humorístico titulado «Si- desplantes tenían por invariable desti-
sebuta y don Trifón», letra y música de natario a su fiel mayordomo. Los me-
Modesto H. Papávero. Este autor naci- moriosos quizás recuerden con alguna
do en Alesandria –Italia– el 16 de agos- nostalgia aquella frase que cerraba to-
to de 1899, compuso entre otros recor- das las tiras: «¡Federico, a casa!!!».
dados éxitos: «Qué quieren los del por- Esta historieta inspiró una polca del
teño», «Fijas, redoblonas y batacazos» mismo nombre que firmaron Roberto
y «Leguisamo solo», grabado por Gar- Zerrillo y Juan Carlos Howard. Del pri-
del en Barcelona en 1925. mero ya dimos algunas referencias. Ho-
La letra recoje la personalidad de ca- ward fue un destacado pianista que se
da uno de los personajes, especialmente inició tocando jazz para pasar en 1928 a
la de Sisebuta. Dice en el refrán: las huestes del tango integrando la pri-
Sisebuta con su empeño mera orquesta de Juan D’Arienzo. Des-
de ser dueña del hogar pués se vinculó a Zerrillo con quien ac-
con especial dedicación tuó hasta 1940 tocando a dos pianos con
quiere a su esposo modelar. Emilio Barbato. Como compositor Juan
Sisebutas a millares Carlos Howard ha registrado entre otros
si usted quiere encontrará temas «No puede ser», «Melodía orien-
pues la mujer en la actualidad tal», «Son mentiras» (firmado con Ze-
es una autoridad! rrillo), «Duda» y «Entre la lluvia».
128 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Tangos de historieta
El negro Raúl
Uno de los personajes reales que Bue-
nos Aires mitificó en las primeras déca-
das del siglo, fue Raúl Grigeras, el ne-
gro Raúl, una suerte de bufón de los ni-
ños bien de entonces que se divertían a
costa de sus desventuras.
La popularidad del personaje real hi-
zo que en 1916, el dibujante Arturo
Lanteri lo inmortalizara en una tira que
por muchos años publicó la revista El
Hogar. Existe también un tango de Ángel
Bassi titulado precisamente «El negro
Raúl», «7º tango criollo» según la parti-
tura original editada –al parecer– por el
autor, quien lo dedicó «al popular Raúl
Grigeras».

Pancho Talero
Arturo Lanteri fue creador también
de uno de los personajes más famosos
de la historieta argentina: «Pancho Ta-
lero» (1922). La tira se publicaba en la
revista El Hogar y narraba las aventu-
ras y desventuras de un típico personaje
de clase media criolla con sus enredos
de familia junto a Petrona, su mujer. Don Fulgencio
La popularidad de esta historieta hi- Orlando Romanelli, fue un destacado
zo nacer el tango milonga homónimo pianista y compositor de la década del
que firman Salvador Granata y Orlando diez, muy conocido en las pensiones
Romanelli. montevideanas donde alternó con los
Granata fue una figura popular de los más famosos ejecutantes del tango de
carnavales montevideanos de la década entonces. Fue fundador y presidente de
del veinte, dirigiendo la famosa troupe la Sociedad Uruguaya de Intérpretes y
Un Real al 69. Aunque era músico de como compositor dejó entre una nutrida
profesión, ejecutante de guitarra, escri- argentina: «Don Fulgencio». Su crea-
bió muchas letras para temas populares, dor, Lino Palacio, contó alguna vez la
entre ellas la de este tango-milonga que circunstancia que le inspiró el persona-
comentamos. Como compositor firmó je: «En 1915 estaba yo escondido en un
otros lemas: «Cuento criollo», «Pobre café de Bolívar al 200. Me había hecho
mascarita», «Borrón de niebla», «El mi- la rabona en el Nacional Buenos Aires.
longuero», entre los más conocidos. Fue Por la vereda opuesta caminaba un ven-
también autor teatral. Murió en Monte- dedor de biblias que recorría habitual-
video el 5 de mayo de 1947. mente el barrio de San Yelmo. De pron-
vol. 3, no. 11 129
Fernando García, Hernán Ostuni Rocca

to se detuvo, miró para todos lados en que con letra de Virgilio San Clemente
busca de testigos ocasionales v creyen- constituyó uno de los grandes sucesos
do que nadie lo observaba, pateó con de Ignacio Corsini.
entusiasmo una cajita de fósforos. Lue- «Don Fulgencio» llegó al cine en la
go siguió su camino recobrando su aire insuperable interpretación de Enrique
solemne y reservado». Serrano y tuvo su ciclo radiofónico bajo
«Don Fulgencio» se publicó en La el título de «El hombre que no tuvo in-
Prensa hasta 1943; una diferencia de fancia», protagonizado por uno de los
criterio entre el autor y la dirección del más talentosos actores que diera la es-
diario respecto de la inclusión del per- cena nacional: don Francisco Álvarez.
sonaje en una publicidad del café Soro-
cabana determinó que la tira pasase a Cicuta y Avivato
ser un clásico del vespertino La Razón Lino Palacio –el inefable Flax– fue
hasta nuestros días. creador también de dos singulares per-
El éxito del personaje llevó a Maruja sonajes de la fauna porteña: Cicuta y
Pacheco Huergo a musicalizar una letra Avivato. Ambos definen tipos de sin-
del propio Lino Palacio (Flax) compo- gulares perfiles sicológicos, incorpora-
niendo un tema que titularon «La ronda dos definitivamente al lenguaje cotidia-
de don Fulgencio». Fue editado por Edi- no de Buenos Aires.
torial Musical Pirovano y en la carátula, Cicuta nació hacia 1945 en la Revista
formando ronda, aparecen junto al hé- Don Fulgencio que dirigía su autor. A
roe, otros personajes no menos famosos fines de la década Jorge Palacio (Faruk)
de la tira: Radragaz, Tripudio, el ma- se hizo cargo del personaje cuando la ti-
yordomo, etc. ra pasó al diario Crítica. En realidad fue
Maruja Esther Pacheco Huergo de el regalo de casamiento que recibió de
Ferradaz Campos, tal su nombre com- parte de su padre, así como su hermana
pleto, fue una inspirada autora y com- Cecilia recibió Ramona. En 1953 al edi-
positora a la vez que una excelente can- tarse la revista Avivato, Cicuta se con-
tante. Entre sus temas más difundidos vierte en uno de los personajes sobresa-
se encuentran los tangos «Dos almas», lientes de la nueva publicación. Por 1970
«Melancolías», «Sinfonía de arrabal », lo ubicamos en las páginas de Prensa
«Tu regreso», «Alas rotas» y «El adiós» Libre y en 1983 en La Época.
130 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Tangos de historieta
El personalísimo y geométrico dibu-
jo de Faruk imprimió una nueva e insu-
perable fisonomía al personaje creado
por su padre. Las tiras fueron reimpre-
sas en varios libros recopilatorios y ac-
tualmente Cicuta forma parte de la Co-
lección Clásicos del Humor Argentino
de Editorial Record, lo cual constituye
un justo reconocimiento para un artista
de tan larga y fecunda trayectoria como
Faruk.
Precisamente Faruk y el pianista Jor-
ge Dragone firman el tango «Te llaman
Cicuta», cuya letra define con toda pre-
cisión los rasgos de este singular perso-
naje «siempre de negro empilchado».
Desde chico te llaman Cicuta
por amargo, envidioso y cabrón
...
Che Cicuta
sos un cuervo envenenado
buscando siempre a tu lado ginas del diario La Razón. En 1953 tuvo
a quien poder amargar su propia revista.
Che Cicuta Su historia la conocemos por la plu-
te copás con los velorios ma de su creador. Lino cuenta que un
te mufás con los casorios día lo llamó el director de aquel vesper-
y al ver los pibes jugar tino «y me solicitó un personaje para el
Jorge Dragone es un músico de larga diario. Pero debía ser un tipo bien por-
trayectoria en el tango; nació en Gene- teño y sobre todo muy humano. Hacía
ral Villegas (Pcia. de Buenos Aires) en tiempo que deseaba dar forma en el pa-
1927. Cuando nacía Cicuta a principios pel a un espécimen muy nuestro que en-
de la década del cuarenta, Dragone in- contramos en todos lados: me refiero al
tegraba el trío de Antonio Sureda. Des- vivo, al oportunista... Ya dispuesto a
pués colaboró con distintas orquestas: darle vida hice una revisión de los per-
Edgardo Donato, Juan Sánchez Gorio, sonajes que en ese momento se publica-
Hugo Baralis, etc. Acompañó a Alberto ban en los diarios y comprobé que no
Castillo en su gira europea de 1954 y había ninguno con una sicología simi-
desde entonces prestó marco orquestal lar. Entonces me lancé con desbordante
a los más importantes cantores de pri- entusiasmo a reflejar en la historieta sus
merísima línea. Su obra más conocida aventuras».
es la milonga «Zapatito de raso». Tal fue el éxito de esta tira, que el
Otro gran personaje creado por Lino personaje fue llevado al cine en un re-
Palacio, es Avivato. Su aparición data cordado film que protagonizara Pepe
del 23 de septiembre de 1946 en las pá- Iglesias: «El zorro».
vol. 3, no. 11 131
Fernando García, Hernán Ostuni Rocca
Schneider cuyo título es «Don Fermín,
el roncador». Está inspirada por su-
puesto, en el personaje creado en 1925
por Dante Quinterno (el autor de «Pa-
toruzú») para la revista Mundo Argen-
tino. Precisamente a Quinterno y a la
Editorial Haynes, responsable de la
publicación, los autores dedicaron el
tema.
Don Fermín es en cierto modo la
contracara de todos los personajes si-
milares de su tiempo. Es un jefe de fa-
milia que, a la inversa del recordado
Pancho Talero por ejemplo, no está so-
metido a la voluntad de su mujer, sino
que ejerce su autoridad y su capricho
casi despóticamente; es el que verda-
deramente ronca en su casa. Con el
tiempo se fueron agregando otros per-
sonajes como la negra Timoteo, el ñato
Costa, su suegra Encarnación y Cons-
Avivato tiene su tango homónimo tantino, hasta la llegada de El Jefe, el
cuya letra y música pertenecen también maligno personaje responsable de las
a Lino Palacio. Fue editado por Ferma- tantas desventuras de nuestro héroe.
ta el 1 de septiembre de 1970 y uno de Posteriormente la tira cambió de nom-
los pasajes de su letra dice: bre, publicándose en la revista Patoru-
Sos un avivato zú como «Don Fierro».
¡qué le vas a hacer!
Estás en la ola Max y Carlitos
nunca hacés cola Entre las muchas curiosidades que
y sos el primero ofrece el tema de los tangos inspirados
en el marcador. en personajes reales, vale mencionar un
Sos siempre oportuno tango milonga firmado por D.F. Scloc-
sos fórmula uno co (Dominguito) titulado «Max y Carli-
y nunca ventaja tos» –obviamente Max Linder y Carli-
nadie te sacó. tos Chaplin– quienes también, alguna
Estás en el ruido vez, trascendieron el celuloide para vi-
seguís a las modas vir sus aventuras en los cuadritos de pa-
te las sabés todas pel. La pieza fue editada por Breyer
cada cual mejor. Hnos. y está dedicada al señor Jaime
Mas.
Don Fermín
M.S. Castagno y M.A.S. Leo firma- Los Kewpies
ron una ranchera editada por José Augusto Gentile, el inspirado autor
132 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Tangos de historieta

de «El desalojo», firma un tango que Bómbolo, Amarroto


lleva el curioso título de «Kewpies». y Juan Mondiola
Los Kewpies eran unos simpáticos Existen también otras piezas que lle-
personajes creados por Rose Oneill van por título nombres de conocidos
en 1909 para la revista Ladie Home personajes del comics nacional. Tal el
Joumal. caso de «Bómbolo» de Divito, de
La fama de estos duendecitos fue tal «Amarroto» creado por Osky (Oscar
que en 1912, una fábrica de muñecos de Conti) para la revista Rico Tipo y «Juan
Alemania adquirió la licencia y los co- Mondiola» de Bavio Esquiú.
mercializó con un éxito sin precedente Con el nombre de «Bómbolo» regis-
que llega hasta nuestros días. Los Kwe- tramos un pasodoble que firman Marf y
pies aparecen en papeles de carta, pos- Mascheroni y cuyo arreglo pertenece a
tales, impresos, etc. Enrique Rodríguez. A pesar de su títu-
El tango fue editado por Breyer lo, el tema es italiano y originalmente
Hnos. «con permiso del concesionario fue editado por A. & G. Carisch & C. de
de la marca registrada Kewpie F. Sta- Milán. En Argentina lo publicó Ricordi
ropolsky» de la calle México 131 Bue- en 1931 con una letra que muy vaga-
nos Aires, no descartándose que su mente denota alguna semejanza con la
creación respondiera a una finalidad creación de Divito, aunque el dibujo
publicitaria. que ilustra la carátula denuncia la in-
vol. 3, no. 11 133
Fernando García, Hernán Ostuni Rocca
firmar sus personalísimas crónicas de la
más pura estirpe porteña. La primera
vez que firmó de tal modo, fue el 10 de
junio de 1941 en la revista Campeón,
pasando luego a fines de 1942 a la re-
cién fundada Rico Tipo, donde el perso-
naje de ficción adquirió una existencia
propia, independiente del autor. Juan
Mondiola, «en tono de don Juan can-
chero y suburbano» al decir de José Go-
bello, narraba sus crónicas deporti-
vo-sentimentales plenas de pintorescos
matices. Fue Pedro Seguí, uno de los
más talentosos dibujantes de la década
del cuarenta, quien materializara su
porteñísima estampa: «el saco gris, el
funhi negro y el lenghe de clase» con
monograma. Dos volúmenes titulados
«Andanzas de Juan Mondiola» (1947)
confundible fisonomía del personaje y «Juan Mondiola» (1954) recogen to-
vernáculo. das las notas de Bavio Esquiú. Un tango
«Amarroto» (Rico Tipo, 1940), per- inmortalizó también su nombre. En el
sonificación grotesca del amarrete, cine fue encarnado con singular identi-
inspiró sin dudas el tango que Miguel ficación física y sicológica, por Juan
Buchino y Juan Cao compusieron en José Miguez.
1951 y del cual Juan D’Arienzo con
Alberto Echagüe, hicieran una magis- Patoruzú
tral creación. Sin lugar a duda uno de los persona-
En la timba de la vida al final todo se jes más representativo de la historieta
pierde argentina es Patoruzú, la creación de
no hay mortaja con bolsillos a la ho- Dante Raúl Quinterno.
ra de partir Este era discípulo del Mono Taborda
vos que no sabés siquiera de un final y se había iniciado en las famosas Pági-
bandera verde nas de Columba ilustrando aquella his-
confesame che Amarroto, para qué tórica pelea entre Firpo y Dempsey en
querés vivir. el Polo Grounds de Nueva York en sep-
El personaje de Osky delineado con tiembre de 1923.
los inconfundibles rasgos de su original Hacia 1925 Quinterno publicaba sus
estilo quedó incorporado definitiva- creaciones en muchas revistas, dando
mente a la galería de prototipos porte- vida entre otros personajes a «Don Fer-
ños y al lenguaje cotidiano y popular. mín» (conocido luego como «Don Fie-
Juan Mondiola no fue en su origen un rro») de quien habláramos líneas más
personaje, sino el seudónimo que utili- arriba. Pero es 1927 y para el diario Crí-
zara Miguel Ángel Bavio Esquiú para tica cuando Quinterno crea su tira titu-
134 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Tangos de historieta
lada «Un porteño optimista», que más
tarde se llamaría «Las aventuras de don
Gil Contento». Al año siguiente incor-
poró a ella un nuevo personaje: se trata-
ba de un indio tehuelche, cacique de la
Patagonia, que entró por la puerta gran-
de de la historieta como si ya conociera
su exitoso destino. El miércoles 17 de
octubre de 1928 Crítica anunciaba a sus
lectores la inminente incorporación de
este personaje. Al día siguiente repetía
el anuncio: «Mañana debuta el indio
Curugua-Curiguagüigua». Por fin el 19
de octubre de ese año, en el primer cua-
dro de la tira «Don Gil Contento», el in-
dio gritaba desde la puerta de un tren
carguero: «¡Guagua! ¡Piragua! ¿Vos
sos meu tutor chei? ¡Curugua-Curigua-
güigua te saluda!» a lo que Gilito res-
ponde: «Por fin llegaste Patoruzú. Te
bautizo con ese nombre porque el tuyo
me desconyunta las mandíbulas».
Lo cierto es que fue el Dr. Muzio
Sáenz Peña quien le sugirió a Quinterno
que cambiara el nombre del personaje
por uno más fácil de recordar. Patoruzú
era la contracción de un caramelo de co-
lor negro muy famoso por entonces, co-
nocido como Pasta de Oruzú. En 1930
aparece en La Razón; en 1935 en El
Mundo y en 1936 tiene su propia revista.
Patoruzú es el símbolo de todas las Hemos podido saber de dos compo-
virtudes inalcanzables para el común de siciones que se le dedicaron, sin descar-
los mortales argentinos; es un hombre tar que pudieran existir otras. «¿Qué
simple y sencillo, sobrio y estoico en hacés Patoruzú?» es una ranchera que
extremo, con un patriotismo sin límites, grabó Francisco Canaro con la voz de
con mucho de quijote y de intrépido a la Roberto Maida y un tango titulado «Pa-
vez y generoso hasta el desprendimien- toruzú» que firman Baldomero Suárez
to total. y Ricardo Pontón. A tantos años de dis-
No faltaron, sin embargo, quienes tancia el personaje mantiene una inu-
encontraran en el personaje rasgos de sual vigencia.
una personalidad compleja, que no es
materia para analizar en el presente Sueños de historieta
trabajo. Para cerrar estos apuntes, que sólo
vol. 3, no. 11 135
Fernando García, Hernán Ostuni Rocca

constituyen una reseña parcial e incom- como Piantadino


pleta del tema abordado, quisiéramos cuando estaba en cufa.
hacer referencia a un tango inédito aún, Igual que el Padrino
que en 1990 compusieron Osvaldo Ta- saber que la vida es una garufa.
rantino –«uno de los más extraordina- Y ser don Fulgencio
rios pianistas del tango de todos los y aún a la distancia
tiempos» al decir de Horacio Ferrer– y revivir la infancia
el poeta Ricardo A. Ostuni, padre de con el alma inquieta.
uno de los responsables de este trabajo. Ya ves que la ilusión no está perdida
El tema se titula «Sueños de historie- si al final la vida
ta» y es un homenaje a esos «maestros es tan sólo un sueño de historieta.
del plumín y la tinta china, genios con La existencia de tantas obras inspira-
un corazón grandote de purretes, a das en personajes de historietas, po-
quienes nuestra infancia les debe tantas drían inducir al equívoco de que el tan-
sonrisas», según la dedicatoria de los go no siempre es «un pensamiento triste
autores. que se baila». Sin embargo, como en las
El tango nació en el Café Homero, en matemáticas, la excepción confirma la
Palermo Viejo, donde Tarantino y regla. La materia del tango es la triste-
Ostuni formaban por entonces parte del za, dice la autora italiana Meri Fran-
elenco. Originariamente la letra era un co-Lao, porque el tango expresa siem-
soneto, pero por las exigencias de la pre el tiempo perdido y el inasible sue-
música devino en su estructura actual. ño de su recuperación. También estos
En una de sus partes dice: personajes –caricaturescos y reideros–
Sueños de historieta evocan años del lejano ayer. El pasado
Ganas de darle a la barreta, gravita con singular presencia en la
y limarle los barrotes a la mufa sonrisa de hoy.
136 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
HISTORIA

La historieta en Chile
6

Cristian Eric Díaz Castro


Dibujante de historietas, coleccionista, investigador de la historieta, Valparaíso, Chile

Resumen
Después de la llegada del gobierno militar las revistas de comics son usadas como herramienta
política editorial, estatal socialista anteriormente. Sólo los personajes cómicos se sobreponen a los
cambios económicos te la década y los aparatos de televisión comienzan a redefinir la clase de revis-
tas de comics que tendrán éxito. Esta situación engendrará el nuevo estilo para los argumentos de co-
mics en los años venideros.

Abstract
After the coming of the militar goverment the comics boooks are used as a political tool in the same
way the socialist publishing house previously had done. The comics characters however adapt them-
selves to the economic changes of the period and the television starts to determine the type of comic
books which will be sduccessful. This situation influences deeply the new style of the comics subjects
in the next years.

1974-1980 adaptaciones en comics de las series de


dibujos animados que atraen la atención
Este período se caracteriza por la mer- de los más pequeños del hogar cuando
ma en publicaciones locales y la persis- los televisores se masifican y cambian los
tencia de las revistas importadas, contra- hábitos de los jóvenes lectores, hecho que
rio del mito de que el golpe militar acabó se ejemplifica en la desaparición de la
con las revistas de historietas. Como te- una vez popular Mampato. Ya las series
mática principal está el humor, el sempi- japonesas en menor medida, pero presa-
terno humor que logra subsistir en la giando lo que el futuro depara para estas,
prensa diaria ya en tiras o suplementos y las de Hanna-Barbera o Editorial Mar-
dominicales y en irregulares revistas de vel se mantienen un par de años como
distinta calidad gráfica y de contenido. Se productos de venta segura. Hito es el que
debe destacar que la mayoría de los títu- «Condorito» se hace producto exportable
los apuntan al público infantil incluso en y se convierte en el personaje más emble-
los reciclajes editoriales que prueban mático del cómic nacional y el más cono-
suerte en el incierto mercado pos golpe. cido a nivel internacional, aunque se des-
Se grafica este hecho con la edición de conozca su origen chileno.
vol. 3, no. 11 137
Cristian Eric Díaz Castro
1974 logía, trucos de magia, los comics de
«El Patito Chiquito», uno de los clo- «Chiquitín» dibujados por Tom, etc. De
nes de «Condorito», dibujado por Tom, contenido liviano enfocado a los que re-
nuevamente aparece en revista propia cién ingresaban a educación básica la
alcanzando sólo tres números en el mis- revista no sobrepasó la quincena de nú-
mo año con aparición mensual. Win- meros en una decente impresión.
chester, revista de 64 páginas con histo- Enero: Zorro, revista mensual de 64
rietas varias, editada por Publisa figu- páginas en colores con rediciones de lo
rando como director Carlos Cabrera, La publicado en la década pasada, donde
revista impresa en los talleres de La Na- se leen las firmas de Manuel Rojas, Ma-
ción incluyó comics extranjeros y na- rio Igor, Avelino, Onofre o Cárdenas.
cionales como «Los hermanos Carajo» La revista publicada por Editorial Ga-
(parodia a la telenovela «Los hermanos briela Mistral y Pincel llega hasta los 10
Coraje»), «Cuervo Kid» por Orlando, números para ser luego el material edi-
«Vito» por Néstor. En el no. 13 (que tado en Argentina por Editorial Tucu-
sirvió de referencia) se registra un error mán aprovechando que el protagonista
ya que figura 10 en el interior. Otro he- de la serie televisiva, Guy Williams es-
cho curioso es que anuncia la revista taba radicado en el país vecino y gozaba
Pif-Paf siendo esta una revista argenti- de amplia popularidad.
na. Andro es otra revista que aparece Febrero: Pato Donald, no. 1 de otra
este año con las desventuras del prota- revista con el personaje de la casa Dis-
gonista homónimo, un niño de clase ney es editada por Pincel en edición en
media que cuestiona desde la sociedad colores de 32 páginas.
pasando por la vida y llegando hasta Marzo: Condorito no. 45 en su edi-
Dios. Con guiones de Eduardo Yentzen ción mechona en cuya publicidad se da
y dibujos de Luis Sila la revista aparece un reparto de los personajes que apare-
una sola vez. Pif-Paf, emulando a la re- cerán en sus páginas.
vista argentina aparece y publica en su Marzo: «Francotiradores del hu-
corta vida series como «Cosmito» don- mor», libro recopilatorio y analítico del
de firma Rolando. humor político previo al golpe de esta-
Enero: Chiquitín, la revista de los ni- do, realizado por Hernán Millas junto a
ños, fue una publicación mensual en Guillermo Blanco con los dibujos de
edición de 24 páginas en colores y dos Percy Eaglehusrt Ramos (Percy), Ren-
tintas. La revista de Editores Carrión zo Pechenino Raggi (Lukas), Alberto
Hnos. Ltda. fue dirigida por Clarina Reyes Mozo (Bigote), Bastías, Nakor,
Robledo M. y contó entre sus colabora- Alejandro Montenegro (Rufino), los
dores a Víctor Aguirre A., Miguel Mo- que además acompañaban los textos de
reno M., Nato, Sergio Toro Calderón, los famosos periodistas, los señores
Mariel Vemo y Tom. Su contenido lo Millas y Blanco aparecidos en la prensa
constituyeron cuentos ilustrados, ma- de la época y que criticaban el gobierno
nualidades, didascalias con adaptacio- de don Salvador Allende.
nes de cuentos famosos, minibiogra- Última semana de marzo: Osvaldo
fías, la sección de la «Rata sabia» que Fernández realiza su última ilustración
hablaba de los inventos, poemas, bio- en «La vida simplemente» en la revista
138 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
Ercilla no. 2017. En el siguiente núme- la sección de «Pinpón» de Jorge Guerra
ro le remplaza Patricio Amengual. que cuenta con rudimentarios comics en
Primera semana de abril: Varieda- conjunto con Bárbara Herreros. «Hora-
des de Walt Disney, nueva revista de cio», «Paulo», «Manena» y «Pincho»
Editorial Pinsel pero en formato peque- todas tiras cómicas de Pachini; «Loba-
ño con 96 páginas en colores. tito» con guión de Mev y dibujos de
Abril: Festival, revista que comienza Nato con las andanzas de un joven
con material Hanna Barbera como «Los boyscout. Hacia el no. 20 se incluyen
picapiedras» y luego redita lo publicado fotonovelas protagonizadas por niños
en Rakatán, como «Quintín Quintay», que comienzan en el tiro y terminan en
«Cavernito» y «Perico Bla» (12/75), o el retiro por Producciones Panqueque el
bien los comics de la serie infantil «Pla- Mago con las aventuras en «Pequelan-
za Sésamo» (8/75), que no siguió como dia» y aparece «Bruji», de Néstor Espi-
revista regular. La amalgama de redicio- noza, que junto a sus amigos los duen-
nes fue obra de Editorial Pinsel Ltda. fi- des Fix y Fox viven simpáticas aventu-
gurando como directora Elisa Pérez. La ras. Otros comics que aparecían sólo
revista fue impresa en los talleres de una vez fueron: «Cuando mueren los
Editorial Gabriela Mistral en ediciones héroes» (sobre Caupolicán), «El Cid y
de 48 páginas a color y aparición men- Payadores de la leyenda» por Sandoval,
sual. Se pensó como apoyo escolar pues «La batalla de Gavilán» y «El cañón
además de historietas incluía trabajos abandonado», por Arteaga; «El leñador
manuales para los más pequeños, conte- del rey», «Los mapuches» por Carlos
nido basado en los programas de técni- Sotomayor. La revista también traía no-
cas especiales de la enseñanza básica, tas de interés cultural y juegos así como
contando así con la aprobación del mi- cuentos. A destacar está la nota a Coré
nisterio. Alcanzó 24 números (3/76) nú- en el primer número de la revista donde
mero que incluyó un calendario para el una vez más se hace presente el fantas-
nuevo año escolar presentando los có- ma de la revista El Peneca. La revista
mics de «Fixi y Foxi» y los de Tommy y de aparición quincenal alcanza como
«Pequeño castor». último número el 28 (6/5/75).
23 de abril: La Pandilla, revista in- Ultima semana de abril: «Artemio»
fantil de Editorial Nacional Gabriela nuevamente en revista propia, esta vez
Mistral, dirigida por Isidro Arteaga Ja- bajo el alero de Editorial Carrousel, en
rrett. En esta revista de gran formato si- edición de 80 páginas. Al acontecer el
milar a Mampato, de 48 páginas en co- golpe militar Hervi se haría cargo de la
lores colaboraron con sus comics y di- continuación del personaje de Pepe
bujos Patricio Arteaga, Arturo de La O, Huinca ya que este dejó el país.
Néstor Espinoza, María Cristina Jor- Primera semana de mayo: «La Ca-
quera, Miguel Ortiz y Ricardo Sando- lle», página humorística de Pepe Huin-
val. Entre los comics fijos de la revista ca debuta en revista Ercilla no. 2022.
estaban «La Pandilla» donde Pincho, Junio: «Intocable», en una revista
Manena, Paulo y Caco viven las expe- que relanza al personaje originado en
riencias propias de los niños; «Maxi y Editorial Zig-Zag ahora bajo el sello de
Mini» con las travesuras de dos perros; Editorial Gabriela Mistral en una edi-
vol. 3, no. 11 139
Cristian Eric Díaz Castro
medio de la selva y congenian ensegui-
da sin sospechar su vínculo. Los guio-
nes estuvieron a cargo de José Zamora-
no y los dibujos de Hildegardo Igor o
Manuel Cárdenas. Las andanzas del par
ya reconocidos los lazos de sangre los
llevan a un mundo perdido en medio del
continente africano (no. 2) donde el
maligno Mentutep llama telepática-
mente al primogénito de Mizomba
cumpliendo una profecía sobre el en-
viado de Aminotep y reunir en torno a
este objetivo a los grupos armados de
este lugar y salir a conquistar el mundo
exterior desde donde proviene el último
de los Intocables. A las historias de Mi-
zomba y familia se sumaban otras que
tenían como escenario el desierto, co-
mo «Una vida por otra» (no. 1), «El de-
lator» (no. 2), «Intuición» (no. 5) o «La
Búsqueda» (no. 12), dibujadas por
Ernesto López o El enlace dibujada por
Hernán Contreras (n° 7) al igual que
«El cobarde», historias todas siempre
con guiones de Jorge Yáñez. Además la
revista contaba con fichas sobre los
Figura 1: Comenzó como un simple gañán del pueblos de África.
siglo XX durante su publicacion bajo el sello Junio: Colección Tesoros de Walt
Quimantú y se transformó en un justiciero de Disney no. 8 ahora de 80 páginas a color
fines del siglo XIX poco antes de pasar a ser
editado por la Editora Gabriela Mistral. Así regularmente impreso, que contiene tres
permaneció hasta que la serie fue cancelada historias previamente publicadas con
para ser resucitada su imagen en el Hijo de la aparición trimestral bajo el sello Pincel.
Montaña poco tiempo despues. Última semana de junio: Aventuras
en Sésamo revista de Editorial Carrou-
ción de 32 páginas en colores con las sel con comics inspirados en el exitoso
aventuras del rey de la selva junto a su programa infantil «Plaza Sésamo».
hijo Yarkho tras su matrimonio con Ka- Agosto: Artemio no. 2 de Editorial
rola. El joven heredero del Intocable ya Carrousel hace su aparición mantenien-
había aparecido en las postrimerías de do el formato y cantidad de páginas.
las ediciones de Editorial Quimantú co- 23 de agosto: Extra Mampato, al pa-
mo bebé. Ahora aparecía adolescente y recer el único con las aventuras de Má-
no sabe que su padre es Mizomba, me- ximo Chambónez y Mampato en Roma
dida que se tomó para así protegerlo de en revista de 48 páginas en colores pu-
los enemigos de este. Se topa con él en blicadas por Editorial Lord Cohcrane.
140 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
Themo Lobos retomaría la idea tras el
cierre de revista Mampato y saldrían así
las primeras revistas Ogú.
Octubre: Hijo de la Montaña, revis-
ta que continúa el concepto presentado
en la saga de «El Manque» ahora con
otro planteamiento. Publicada por Edi-
torial Nacional Gabriela Mistral en for-
mato tradicional de 32 páginas en colo-
res y con aparición quincenal la imagen
del arriero se trastoca y traslada de nue-
vo al siglo XX. Allí se presenta al per-
sonaje principal como amauta que vie-
ne de la ciudad perdida de los incas a
donde fue llevado por el mensajero de
las montañas (un cóndor gigante) y
donde fue entrenado para combatir las
fuerzas del mal en el mundo exterior.
Lo sobrenatural toma revuelo en las
historias como en la que Manuel Rosa-
les, el hijo de la montaña se enfrenta a
un mago negro quien es en realidad don
Venancio, un hacendado que pretende a
Rosalba, amor de amauta, nieta de don
Custodio Morales. El perverso persona-
je lidera una banda de monjes encapu-
chados que pretende eliminar a Ma- Figura 2: Retomando el enfoque nacionalista
de los personajes que se generó durante la uni-
nuel. En otras aventuras el joven resca- dad popular la imagen de El Manque se retoca
ta a imprudentes jóvenes montañistas o en una más mística en esta serie que dibujó
enfrenta a otro guardián de la montaña magistralmente Mario Igor. Un baquiano cria-
que muere en sus brazos. A estas histo- do en una ciudad perdida de los Andes que con
sus grandes poderes protege al mundo de sí
rias se les complementaba con comics mismo, por lo menos en los faldeos cordillera-
que involucraban a los militares chile- nos. Estas historias venían complementadas
nos dibujados por Santiago Peñailillo o por unas protagonizadas por militares ya de la
Ernesto López algunas de ellas. Es co- legión o del ejercito chileno.
mún que en este período aparezcan
mensajes al pie de página concientizan- de cada número no llega a la veintena
do a los lectores, siendo algunos de esos de números.
textos: la patria amaneció en septiem- 1 de octubre: Mash, revista humo-
bre, sin rencores, justicia e igualdad an- rística quincenal editada por Editorial
te la ley, las fuerzas armadas salvaguar- Rapa Nui y dirigida por Germán Gabler
dan nuestra soberanía, mañana será un Ávila, quien también dibujaba en la
gran día para Chile, etc. La revista que misma. La revista estuvo claramente
incluye una efeméride en la contratapa inspirada en la famosa Mad de Estados
vol. 3, no. 11 141
Cristian Eric Díaz Castro
presentaba la historia muda titulada
100 000 a.c., donde unos prehistóricos
viven extrañas situaciones. El autor fir-
maba como Gus, quien en el retiro nos
presentaba sus «Autodramas», con si-
tuaciones relacionadas con los automó-
viles. También se repitió un personaje:
Segismundo Fraude, dibujado por Ger-
mán Gabler, con una apariencia que re-
cordaba a la del Profesor Topaze. Otros
dibujantes que participaron en esta pe-
culiar revista fueron Nelson Soto, Abel
Romero. Si confiamos en el genio y ori-
ginalidad de los dibujantes-guionistas
nacionales las parodias resultaban di-
vertidas. Por ejemplo, en el no. 1 en-
contramos «Mizumba» (Mizomba),
quien es buscado por una chita para pe-
dirle cuentas por la piel que El Intoca-
ble lleva puesta. Luego viene la de «Pa-
lurdo» (Columbo), obra de Gabler y
Soto; en el no. 2 vemos a «El pufgitivo»
(El fugitivo) de Nelson Soto, «Maoma»
(Mawa) donde sus mascotas se dan
Figura 3: El humor logró mantenerse a flote
cuenta de que es piel de leopardo lo que
durante los años del recambio de gobierno. la amazona viste y la abandonan; «Su-
Con mayor y menor éxito debemos decir. Esta perpatán» (Supermán). En el no. 3 es el
revista imitaba el estilo de la popular Mad y en turno de «Kung-fu-so» (Kungfu), por
sus páginas se incluyeron muy buenas paro-
dias salidas principalmente de la pluma de
Gabler y Soto. En este número aparece
Germán Gabler. Aún así la experiencia duró también una singular reivindicación de
poco. la historieta como aporte cultural y se
explica al pie de viñeta cada término
Unidos y sobre todo en su contrapartida empleado en ellas. Otro famoso paro-
Mash de Inglaterra. Nótese la similitud diado es «Tarzán de los monos» dibuja-
en el nombre, aunque este pertenece a do por Gabler y Romero. En el no. 4 nos
una película, una comedia sobre Viet- reímos con «Nausea 12» (Área 12), di-
nam exhibida en el cine en esos años. bujada por Gabler. El retorno del Capi-
Sólo se debe revisar el contenido en tán Marvel que nos presenta el triste fi-
blanco y negro, para toparnos a través nal de Billy Batson al pronunciar la pa-
de sus 32 páginas con la publicidad ridí- labra mágica Shazam. El rayo cae y lo
cula, los consejos inútiles y absurdos, transforma... en cenizas. En el no. 5
las parodias a seriales famosos y perso- (25/11/74) el último, nos muestra las
najes del cine, la televisión y los co- aventuras de los «Mareadores» (los
mics. En cada número de Mash el tiro vengadores), por Gabler, «Una mañana
142 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
en la jungla» donde el balanceo de liana que lo cobija variando su contenido.
en liana de Tarzán es interrumpido con Entre los comics que en este semanario
una colisión con... ¡Mizomba! Persona- se publicaban estuvieron: «Pedro Urde-
jes clásicos que no se escapan a la iróni- males», «Preguntito» y «Pituto», por
ca mirada de los autores de Mash. En Nato; «Marcelo» por el tío Raúl (Raúl
este número de despedida aparece la Soza, quien ilustraba en forma caricatu-
sección donde los personajes de histo- resca la tabla de posiciones del fútbol
rieta actúan como gente común. Los nacional los días lunes), «Pelusa, Pecoso
elegidos son Mafalda y sus amigos ha- y Queco», por Alfonso Miranda; «Le-
blando temas propios de niños, Don yendas de Chile» y «Sahumerio el bru-
Fausto y Crisanta, matrimonio que ter- jo», por Héctor Moya; «Tim y Taras-
mina con divorcio y nuevo matrimonio cón» –dioramas fotografiados o bien di-
para el vapuleado anciano con una es- bujos tradicionales para las andanzas de
pectacular vampiresa; Artemio siendo los protagonistas– y «Timoteo y
despedido por sus atrasos, Don Memo- Pin-Pón», por Delgado. Comics extran-
rario y Ben Bolt ponen la nota final. jeros incluidos en el semanario en esta
Como parodia última en la contratapa nueva etapa fueron «Mañungo» y «Spi-
sale una para la campaña del tránsito derman». La revista tuvo como directo-
firmada por Abel Romero. res a Fernando Díaz Palma, Enrique Ra-
Noviembre: Artemio 3 siempre de mírez Capello. El semanario traía ade-
Editorial Carrousel tratando de regula- más juegos y datos para los niños y una
rizar su aparición con el personaje de sección de correo donde a veces llega-
Pepe Huinca. ban muy buenos dibujos, y de 8 páginas
Noviembre: «Condorito» en libros en su formato pequeño pasó a 16, las que
para colorear. mantuvo al aumentar de tamaño siempre
Noviembre: Remolino, suplemento en colores. Remolino dejó de publicarse
semanal del diario Las Últimas Noticias, a finales de 1982.
impreso en los talleres de Editorial Lord Diciembre: Tribilín y Tío Rico en edi-
Cochrane en el cual aparecían comics ción gigante de 32 páginas en colores.
extranjeros como «Mañungo» («Ferdi-
nand» de Mik), «Spiderman» (las tiras 1975
diarias coloreadas acá y dispuestas en Suplemento de Historietas fue una ma-
una o dos páginas a partir del no. 218), la revista con redición de los títulos de
«Lalo y Lola» («Hi and Lois» de Mort Adán y Eva en un ejemplar de 96 páginas
Walker y Dick Browne). En lo nacional presentando altrenadamnete las historias
estaban los comics de «El capitán Toñi- de «Adán y Eva» y «Guillermo Tell»,
to», «Filimón» junto al «Sargento que era el complemento en la revista tra-
Anselmo» ambientado en la guerra del dicional. Editó Dilapsa con el criterio de
Pacífico; «Bichicún» el gusano con ca- la edición original usando color intermi-
beza humana; «El Peuco Larraín» y «El tente. En esta época en el diario La Terce-
pequeño Checolín», mapuche de la tribu ra aparece una página dedicada a las tiras
ruca-rasca, todas de Luís Cerna Alvara- diarias como «Pepe Antártico» acompa-
do. Hacia 1981 la revista cambia su pe- ñada de las internacionales «Mandrake el
queño formato a igual tamaño del diario mago», el «Fantasma», «Brick Brad-
vol. 3, no. 11 143
Cristian Eric Díaz Castro
ford» y «Olafo el vikingo». Risas fue Marzo: Condorito no. 49 es el últi-
otro título de mediados de la década del mo editado con el sello Pincel.
setenta al parecer, dedicado al humor edi- Mayo: Condorito no. 50 es el prime-
tado por Carlos Eckholt y Edical que se ro editado bajo el sello Carrousel.
publicó en forma individual y tomos de Junio: Artemio no. 5 sale a la venta.
dos ejemplares. En esta divertida publi- Julio: Condorito no. 51 de Editorial
cación de 64 páginas en su edición nor- Carrousel.
mal colaboraron con sus comics: Ram, Julio: Doctor Mortis en edición gi-
Moro, Nano («Barnabás», «Satiricón»), gante de 64 páginas siempre con apari-
Tero, Ñam («El hermano Francisco»), ción quincenal a partir del no. 60. Así
Hernán Figueroa («Barnabás», «Gili», duraría hasta la desaparicón definitiva
«Amadeo Cafiolo», «Don Rogelio», «El de la revista en 1976 en el no. 82 donde
rápido González»), Tom («Gilbertino», dibujaban Manuel Cárdenas y Manolo.
«Torcuate», «Belinda»), Nato («Jacoi- Septiembre: Especial Tío Rico por
bo», «Erróneo», «Bibit Barot», «Insóli- el cambio monetario en el país donde
to», «Persicola», «Barnardo», «Insolen- los escudos se convertían en pesos.
cio», «Cacomanía», «Toribio»), Satirik y Octubre: Artemio no. 7 está dedica-
Cía., por contar a unos tantos con mate- do al cambio monetario en el país.
rial siempre impreso en tonos sepia. Lu- Noviembre: Artemio no. 8 sale a
kas aún tiene su programa «El mirador de quioscos.
Lukas» en UCV Televisión. Condorito
se edita cinco veces al año a partir de este 1976
y hasta 1979. Lugoze vuelve a Chile y comienza a
Enero: «Especial Condorito. Clási- trabajar en el diario La Nación, labor
cos de la historieta», libro de comics en que desempeñaría por siete años.
formato mayor al de la revista habitual Junio: Exposición de Humor Gráfico
con 44 páginas a todo color en encua- e Historietas en la Sala del Círculo de Pe-
dernación de lujo. riodistas en calle Amunátegui en Santia-
Enero-marzo: El Amigo de los Ni- go. Se hace notar que esta vez no hubo
ños, revista editada por el Servicio Edu- llamado abierto y por iniciativa de algu-
cacional y Salud. Con relatos bíblicos. nos socios del círculo se lleva a cabo la
Tuvo aparción trimestral siendo el últi- exposición. Son treinta dibujantes tenien-
mo número el 4 (10/12/82). do entre los conocidos a Mario Igor y
Febrero: Artemio no. 4 hace su apa- Luís Rogers quien desafía a analizar sus
rición. dibujos históricos y encontrar elementos
Febrero: Caravana revista de 80 pá- que no pertenezcan a la época descrita y
ginas en colores con los comics de acusen falta de documentación.
«007», «Mawa» y «Jinete justiciero», Septiembre: La Chueca, suplemen-
publicación de Editorial Carrousel. to humorístico del diario La Estrella de
Marzo: Pato Donald en formato de Valparaíso, idea original de Lepoldo
lujo para exportar a Latinoamérica. Co- Tassara Cavada quien le propone al pe-
mo cosa novedosa las portadas de las riodista José Tomás Reveco la direc-
revistas Disney de este mes servían co- ción de la misma. Con el seudónimo de
mo forros para los cuadernos. Papiro se hace cargo de los divertidos
144 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
artículos mientras que las ilustraciones
están a cargo de Roca (Rodrigo Calde-
rón) en un comienzo. Más tarde le rem-
plaza el caricaturista Rubén Bastías.
Con publicación semanal (los días
miércoles) siempre con portadas retra-
tando a los personajes de la semana en
cómicas situaciones, mientras que en el
interior se repartían secciones humorís-
ticas y las famosas fotofónicas, el sim-
pático semanario dejó de publicarse en
mayo de 1987.

1977
«El pollo» de Hervi aparece en la mí-
tica revista Estadio y es el personaje que
remplaza al veterano «Cachupín» de Re-
nato Andrade (Nato). Hervi además se
hace cargo de la página «El humor» y
colabora en la revista deportiva hasta
1980, publicación que deja de editarse
en el no. 2043 (5/10/82). En este año
también sale la revista El Peque, de Edi-
torial Yakarta e Imprenta Minerva con
aparición quincenal y en formato tradi-
cional. El último número de la revista
fue el 11 (1977). De este año es el Suple- Figura 4: Con material extranjero en un co-
mienzo, el de «Delta 99», al final la revista co-
mento de Comics en el diario La Segun- bijó el trabajo de chilenos que mantuvieron la
da que aparece los viernes con persona- imagen del agente de cabellos de oro venido
jes de la editorial norteamericana Mar- del espacio tratando de seguir la estética de los
vel, como «Ghost Rider», «Red Sonya», hispanos que hicieron originalmente la serie.
El experimento no superó la treintena de edi-
«Tomb of Dracula» y «Daredevil». ciones.
Enero: Pepe Atenas, dibujante cola-
borador en el suplemento Icarito rem- Conejín» de Themo Lobos, quien ade-
plaza a Patricio Amengual en la revista más ilustraba secciones en la revista,
Ercilla. «Marti» de Néstor, «Patito» e «Icarito»
6 de abril: Icarito, suplemento se- –quien aparece como un niño alado lu-
manal del diario La Tercera inicia en el chador contra el crimen en el no. 532
no. 438 una nueva etapa manteniendo (17/1/79)– de Nelson Soto, «Paulina»
la idea de apoyo al joven estudiante con de Tom; «La gruta del tesoro» de Julio
materias afines a los programas escola- Berríos, «Sabe mucho» y «Mamerto»
res de la época. En esta revista no po- de Rodolfo Paulus, otro ilustrador de la
dían faltar los comics para entretener y revista junto con Mario Igor, René Po-
enseñar. Entre estos tenemos a «Martín blete, Santiago Peñailillo, Eduardo de
vol. 3, no. 11 145
Cristian Eric Díaz Castro
La Barra y Oscar Vega. En el no. 771 de 1978
Icarito comienza un interesante cómic En el diario La Tercera debuta una im-
de fantasía heroica, «Lokán el bárbaro» portante tira norteamericana que acom-
a quien el autor, el genial Themo Lo- paña a las que ya se venían publicando.
bos, lamenta no haber desarrollado más El listado es el siguiente: «Pepe Antárti-
porque sabe tenía potencial. El cómic co», acompañada de «Superhéroes», con
aparecía en una página completa y be- las aventuras de los personajes de DC
llamente coloreado y alcanza a aparecer Comics (Superman, Batman, Wonder
hasta que la revista se replantea como Woman, Flash, Rayo Negro, etc.), el
semanario monotemático en julio de «Fantasma», «Mandrake el mago» y
1984 a partir del no. 799. Paralelo a «Brick Bradford», las cuales a veces al-
«Lokán» se publica una página con las ternarían con «Olafo», tira que se viene
tiras de «Superhéroes», las mismas que publicando en las primeras páginas del
años antes aparecieran en el diario La periódico desde hace algunos años. La
Tercera, esta vez coloreadas. El dibu- apetecida página se editaría hasta 1984,
jante habitual sería Santiago Peñailillo. quedando sólo «Olafo» y «Pepe Antárti-
Agosto: Heidi TV, revista coeditada co» hasta la década del noventa. Tras de-
por Pincel y Carrousel Ltda. Las aven- jar de editarse la revista Mampato Themo
turas de la pequeña alemana se relacio- Lobos edita la revista Ogú publicada por
nan con la serie animada exhibida por Editorial Lord Cochrane. La revista en
Televisón Nacional de Chile y tienen colores logra aparición regular alcanzan-
origen extranjero. La impresión de la do ocho números. En ella se reditaban las
publicación se hace en los talleres de la aventuras de Mampato y de otros perso-
Editorial Gabriela Mistral. De apari- najes de Themo Lobos. Junto a esta revis-
ción quincenal la revista de 32 páginas ta se editó el primer Álbum Ogú que redi-
en colores alcanza 24 números. Algu- tó el encuentro del niño aventurero y el
nas de las revistas traían póster en las simpático cavernícola en la aventura que
páginas centrales. involucró a KiliKilis y Golagolas. La
19 de agosto: Tamakún, el Vengador idea del álbum sería retomada en 1986
Errante, revista que alcanza 48 núme- continuando la numeración y sería ante-
ros (19/9/78) con aparición semanal en cedente para la popular Cucalón. Este
formato pequeño con 24 páginas en año proliferan las revistas con material de
blanco y negro con las andanzas de este Editorial Marvel. Título de esta sindicali-
émulo del famoso Kalimán, cuya revis- zación por parte de Editorial Gabriela
ta está saliendo paralelamente a la ven- Mistral mediante Doce fue Ironman, con
ta. Las entretenidas historias compen- aparición mensual, que alcanza los 38
saban la simpleza en la gráfica. números. Al igual que los demás títulos
Septiembre: Aventuras de Heidi es Marvel la edición nacional alteraría bur-
otra coedición Pincel y Carrousel Ltda. damente portadas y páginas eliminando
con aventuras de la pequeña alpina, dis- varias y alterando los diálogos. De este
tintas a la trama televisiva y alcanza 43 año es Pluto, revista con material Disney
números. editada por Pincel en ediciones en colores
Diciembre: Condorito no. 63 en su de 32 páginas de aparición quincenal. Su
edición navideña. numeración se reinicia en 1982 al igual
146 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
que en los otros títulos Disney. Barraba-
ses, la popular revista de historietas de-
portivas de Guido Vallejos comienza su
tercera etapa y llega hasta el no. 22
(11/79). La revista manteniendo el for-
mato de 32 páginas en colores tendría
aparición irregular.
Enero: Colección Grandes Novelas
en Historietas, con material norteame-
ricano (Marvel Comics) y en 48 pági-
nas en colores alcanza 19 números, ter-
minando su edición en 1979. La revista
fue editada por Pincel e impresa por
Editorial Gabriela Mistral y tuvo apari-
ción quincenal.
Enero: El Oso Yogui hace su apari-
ción aprovechando la popularidad del
programa televisvo. La revista de 32
páginas en colores de Editorial Lord
Cochrane y con aparción quincenal lle-
ga hasta el no. 80 (1981).
15 de Marzo: «Los Picapiedras» de-
butan en revista propia debido al éxito
de la serie animada exhibida por Tele- Figura 5: El bastión del apoyo al escolar sufri-
visión Nacional. La revista editada por ría cambios de directorio luego de la muerte de
Eduardo Armstrong, su fundador. Así los cri-
Lord Cochrane y Doce tuvo aparición terios para los comics que la revista icluía y
quincenal de 32 páginas en colores y que mejoraban cada vez más a veces le aca-
con aparición quincenal alcanza 80 nú- rrearían problemas a los autores; y víctima de
meros (3/81). Dirigió la revista Ángela la irrupción de la televisión en los hogares la
revista moriría a comienzos de 1978.
Vegara. La revista además de comics
traía juegos y datos de interés.
Abril: La Guerra de las Galaxias, Junio: «Episodios históricos» de
revista en gran formato de 32 páginas Osbén en el suplemento juvenil Cami-
en colores que aprovecha el éxito de la nos es un cómic de pobre factura gráfi-
película «Star Wars». La serie fue de ca en un semanario de aparición irregu-
cuatro números de aparición quincenal lar y de muy baja calidad de impresión.
editada por Araucanos y Editorial Ga- 17 de septiembre: Pocas Pecas, su-
briela Mistral con licencia Marvel. plemento dominical destinado a los ni-
Junio: «Y», página viñeta de Carde- ños y jóvenes comienza una exitosa vi-
mil que comienza en la revista Ercilla da editorial a través de El Mercurio y
no. 2184 y se mantiene por varios años diarios afiliados. Tomando el nombre
mezclando un fondo muy detallado y de un personaje dibujado por Nato en El
realista con los personajes principales Peneca, el suplemento en colores quiso
estilizados y tortuosos. recuperar el vacío dejado ese año por
vol. 3, no. 11 147
Cristian Eric Díaz Castro
Mampato y mostrando las andanzas del número 83 (13/04/80). En lo nacional
personaje Pocas Pecas y sus amigos, destacaron «Michote y Pericón» y «Los
siempre contadas a modo de cuento y cuentos del abuelo Chambónez» de
relacionadas con el tema del suplemen- Themo Lobos, material publicado en El
to, el cual comenzaba en portada con Peneca; «La isla misteriosa», adapta-
relatos de Ana María Guiraldes e ilus- ción libre de Luís Ruiz Tagle a la obra
traciones de su hermano Ricardo, cuyo de Julio Verne que comienza en el no.
tema principal era tratado en las pági- 51 (2/9/79) y finaliza en el 61
nas centrales del semanario con texto (11/11/79); «Los misterios de la jungla
ameno y buenas ilustraciones, constitu- negra», adaptación a la obra de Emilio
yéndose en una buena ayuda para el es- Salgari por Fernando Miranda desde el
colar cautivó a miles de niños y jóve- no. 63 (25/11/79) hasta el no. 81
nes. Casi todas las temáticas posibles (30/3/80), «Coco y Caco» en las pági-
fueron tratadas y el cómic no escapó a nas centrales por Néstor en el no. 72
ello. Así, en el no. 9 se resumía la «His- (27/1/80), personajes que reaparecerían
toria del comic» (claramente redactada en el no. 126 (1/2/81) como cuadernillo
del libro «El arte del comic» de Edito- plegable. Se destaca el hecho de que el
rial Pala) y Oskar Vega enseñaba con no. 79 es un especial sobre los dibujos
sus duendecillos a crear una historieta animados con una nota ilustrada por
paso a paso. En otro número la temática Néstor en donde la revista llama a con-
fueron los superhéroes de historieta curso a los lectores. Siguiendo con los
donde los dibujos los puso Mario Igor. comics estuvieron «La campana de los
Secciones de esparcimiento también muertos» que comienza en el no. 98
fueron incluidas como juegos con da- (27/7/80) de Luís Ruíz Tagle, cómic
dos y fichas (impresos a lo largo y an- que dura hasta el 101 (17/8/80) número
cho de las tapas de la revista o bien para en que se muestra a los ganadores del
ser recortados de las mismas) adivinan- concurso de animación donde el mate-
zas, recetas de cocina, trabalenguas, rial fue revisado por gente de Grafilms
una sección de correo de los lectores, en donde está Enrique Bustamante,
biografías de artistas famosos del mo- creador del angelito de Canal 13 y «Un
mento y comics. A través de los 200 nú- amigo en su camino». Retomando los
meros que vieron la luz, historietas ex- especiales el no. 53 es el aniversario de
tranjeras y nacionales engalanaron el la revista y se presenta la galería de per-
semanario: «Asterix y Obelix» que se sonajes, cómo y por qué de Pocas Pe-
publicarían hasta el no. 50, «Lorenzo y cas, ficha de los ilustradores del sema-
Pepita», «Ratón Mickey», «Pato Do- nario, etc. Volviendo a los comics estu-
nald» y «Los Picapiedras», fueron al- vieron «Los Cocondritos» de Pablo
gunas de las historietas sindicalizadas Castro en el no. 106 (21/9/80) la prime-
desde un comienzo que amenizaron Po- ra de cuatro apariciones. En esta edi-
cas Pecas, que se iban alternando hasta ción aparece una encuesta para evaluar
que terminó de editarse la revista. Más la revista. «Malón» de Fernando Mi-
adelante se sumaría «Hulk, el hombre randa comienza en el no. 121 (4/1/81).
increíble» que aparecería en tres sagas La historia tiene un marco histórico si-
desarrolladas por entregas a partir del tuando el período tras la muerte del Go-
148 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
bernador Guill y Gonzaga en Chile. El crisis económica y social, condiciones
cómic finaliza en el no. 127, número en que caricaturizan la situación chilena
que se regala un cuadernillo plegable de de ese tiempo.
los «Cocondritos». El mismo formato 19 de diciembre: El Hombre de la
se usa para el «Hombre mosca» de Nés- Atlántida bajo el sello de Éxitos de la
tor en el no. 135 (12/4/81). Otro cómic TV Hanna Barbera fue una revista con
histórico fue «1820» de Francisco Mi- la adaptación al cómic de la serie televi-
randa que comienza en el no. 160 siva protagonizada por Patrick Duffy
(4/10/81) y dura hasta el 175 donde sale encarnando a Mark Harris, nombre
Pulpito Pérez de Néstor también for- asignado al último habitante del conti-
mando un cuadernillo plegando las pá- nente perdido por los científicos que le
ginas centrales. El suplemento también encontaron y ahora utilizan para la ex-
publicaba cuentos en forma de cuader- ploración submarina. La revista de 32
nillo con ilustraciones de Mario Igor páginas en colores y de aparición quin-
quien se lucía con sus acuarelas y quien cenal fue publicada por Editorial Lord
mereció una entrevista en el no. 54 Cochrane en acuerdo con Doce Ltda.
(23/9/79). Otros ilustradores del sema- La edición alteraba el material original
nario fueron Patricio Badinella con su cambiando y elimando páginas además
aerógrafo, Loren con sus tiras humorís- de trastocar diálogos. Con dibujos de
ticas, Manuel Cárdenas, Ana María Frank Robbins la revista sólo vió cinco
Folch, Héctor Carrasco y Juan Cano. La números en los quioscos y albergó jue-
revista que alcanzó popularidad en bre- gos en los últimos tres.
ve tiempo sirvió de vínculo para los jó- Diciembre: Conan el Bárbaro es
venes que se contactaban a través de una revista que publica material nortea-
ella y colaboraban con dibujos, poesías mericano de la editorial Marvel. En una
o recetas de cocina. Diversas activida- edición de 32 páginas en colores sufre
des y concursos organizó el semanario los males de la edición nacional al ser el
como por ejemplo el envío de mensajes contenido original retocado, a veces
en botella con la colaboración de la burdamente, cercenado en todos los ca-
Armada de Chile a comienzos de 1982, sos para que quepan dos historias por
avant premières, adquisición de masco- número, junto con presentar errores de
tas o concursos de dibujos e inventos. compaginación, así como las portadas
Hacia 1982 la revista decayó en popula- muchas veces no coinciden con la his-
ridad y la crisis económica que azotó toria impresa. Editada por Editorial Ga-
ese año al país terminó con la interesan- briela Mistral en conjunto con Doce
te publicación que alcanzó el no. 199 Ltda. la popular revista alcanza 38 nú-
como el último (4/7/82). meros teniendo las aventuras del perso-
Noviembre: Lukas expone en San- naje creado por Robert Erwin Howard
tiago en la sala Petite Galerie Turina. aparición quincenal.
9 de noviembre: «Supercifuentes el
justiciero» de Hervi debuta en el no. 2 1979
de la revista La Bicicleta. El personaje «La guerra del Pacífico», cómic con-
parodiando a Supermán se muestra co- memorando los 100 años de la guerra
mo un super ser envuelto en medio de la del Pacífico, de Azarías Muñoz, se pu-
vol. 3, no. 11 149
Cristian Eric Díaz Castro

Figura 6: Otro ejemplo de las revistas de corta vida. Con sólo un numero el pasquín cobijó un có-
mic denuncia en un tiempo en que abundaban las listas negras contra algunos creadores.

blica diariamente en Las Últimas Noti- ma. Tambíen aparecen las historias al-
cias. Condorito deja de fumar. Ese ciga- ternativas en donde los personjes vi-
rrillo a medio terminar desaparece al de- ven sus chascarros en épocas pasadas
jar Pepo ese nefasto vicio. En este año al igual como se hacía en la televisión.
fallece el dibujante argentino Oski. El Se editaría por casi un año en formato de
trasandino avecindado en Chile había 32 páginas en colores y dibujarían en
nacido en 1914. La revista Japening con ella Hervi y Manuel Cárdenas. Saval
Ja hace su aparición debido al éxito del (Samuel Valenzuela Yuraidini) debuta
progama humorístico de Televisón Na- en el diario Las Últimas Noticias. Ade-
cional. En la publicación se caricaturi- más de ser caricaturista se destaca por
zan a los actores y espacios del progra- ser un reconocido pintor dedicado a la
150 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
La historieta en Chile
abstracción geométrica. Marco, de los bárbaro y el hombre de hierro. Conan el
Apeninos a los Andes es otra revista con bárbaro reaparece en formato magazi-
las historietas basadas en la serie anima- ne en revistas de 64 páginas en blanco y
da exhibida en nuestro país por Canal 13 negro y alcanza los siete números su-
de la Universidad Católica de Chile que friendo la misma suerte de la edición en
aparece este año. En un formato peque- colores con retoques y mutilaciones so-
ño y en colores la revista de aparición bre el material sacado de la edición nor-
quincenal llega al no. 21 durante el mis- teamericana de «Savage Sword of Co-
mo año. La publicación estuvo a cargo nan». Condorito en estas fechas es edi-
de Editorial Pincel y la impresión, de tado por Pincel y Editorial Lord Coch-
Editorial Antártica, siendo el material rane seis veces al año al igual que du-
gráfico, la historieta, importado. Le rante 1981.
acompaña a esta revista Las Emocionan- 6 de enero: Suplemento de Historietas
tes Aventuras de Marco, otra publica- del diario La Tercera aparece los domin-
ción con el personaje popularizado en la gos publicando comics de calidad, espe-
serie de dibujos animados con guiones cialmente los de factura nacional. En el
distintos al de la trama exhibida en tele- material extranjero que poco a poco se
visión. La revista en colores editada por fue apoderando del suplemento estaban:
Pincel alcanza 25 números durante el «Popeye», «Príncipe Valiente», «Pillín»,
año apareciendo semanalmente. «Henry», «Maldades de dos pilluelos» y
«Daniel el travieso». En lo nacional esta-
1980 ban: «Alaraco», «Máximo Chambónez»,
En la prensa diaria se publican tiras «Pimpín el aventurero» (inspirado en
tales como: «Ripley», «Pupi» (Carlos «Quintín» de El Peneca según confiesa el
Miranda), «Roldán el temerario» autor) y «Ferrilo», todos de Themo Lo-
(«Flash Gordon»), «Mickey», «Dick el bos; «Waso Ramón» (que en el no. 54
artillero», «Rip Kirby», «La naturaleza [11/1/81] edición aniversario aparece en
es así» en Las Últimas Noticias. Y La dos páginas del suplemento); «Quevedo
Estrella tiene el suplemento de chistes y Paquita» de Vicar; «Condorito» de Pe-
pícaros Caín, que se edita sólo un año a po; «Icarito», «Las aventuras del señor
manera de anuario. «Pato González» Quinn», «Nick Colt», «Los Pimienta y
debuta en la revista Mis Hijos este año. sus problemas», y «Zape el mago» de
Debido a la exhibición de series televi- Nelson Soto ; «Cuentos de Nacha» y «Un
sivas, personajes de editorial Marvel cuento chilote» de Rodolfo Paulus, «Cár-
son publicados en revista propia por toriz y Sigfrido» de Mario Igor, «Tolák»,
Editorial Gabriela Mistral en convenio «La leyenda de Taori», «La ciudad de los
con Doce Ltd. Siguiendo la iniciativa Césares», «Yansihuara y Hianasirhue»
de dos años atrás al Hombre de Hierro de Julio Berríos, «El pirata» de Manuel
se le suman Hulk que alcanza 14 núme- Cárdenas; Chatarra de Oscar Vega ; El
ros durante el año; Spiderman también Paso del Diablo y Raymond Kill de Artu-
con aparición quincenal y que alcanza ro del Castillo; «El último vuelo del
como último número el 15 durante el Phoenix» de Francesco, una obra iniciáti-
mismo año. En lo técnico sufrieron las ca con los problemas del contacto con la
mismas atrocidades que las revistas del Tierra de Antar y Adonai, que comienza
vol. 3, no. 11 151
Cristian Eric Díaz Castro
a publicarse en el no. 42 del suplemento; legendarios de Chile» de Juan Francis-
«La patota» de Bratesko; «Tarzanio» de co Jara y «Panchito» de R. Vásquez.
Tom; «Axo» de Máximo Carvajal, serie Carlos Sotomayor –Carso– colaboró
que debuta en el no. 34 (24/8/80) y que con ilustraciones. Comics extranjeros
tendrá dos sagas más, «Peregrinaje de incluidos en el semanario fueron «Ra-
René Poblete», excelente historia post banitos» («Peanuts»), «Lalo y Lola» y
holocausto nuclear que comienza en el «Mañungo» («Ferd’nand»). El útil su-
no. 60 (22/2/81). Con algunas mermas en plemento alcanzaría como último nú-
el contenido la genial publicación segui- mero el 194 (15/11/83).
ría publicándose ahora con cuatro pági- Julio: Dumbo Historias fue otra re-
nas a partir de 1983 hasta 1984 superando vista con los personajes Disney en edi-
los 200 números publicando sólo «Alara- ción conjunta de Editorial Tucumán y
co», el «Waso Ramón» y algunas tiras Pincel e impresa por Editorial Gabriela
importadas. Mistral. La revista a color y en formato
Enero: Lo Mejor de Lukas, suple- tradicional alcanzó 20 números hasta
mento recopilatorio de los trabajos para junio de 1982.
El Mercurio y los periódicos subsidia- 9 de julio: Jorge Délano Fredericks (Co-
rios, comienza su aparición anual, siem- ke) fallece tras una vida llena de logros.
pre en este mes, recogiendo lo mejor de Agosto: Abismo Negro, revista a co-
la producción del destacado dibujante lor y en formato tradicional con la
durante el año anterior. El preciado su- adaptación del largometraje de cien-
plemento se publicaría hasta 1987. cia-ficción de la Compañía Walt Dis-
4 de marzo: Pequeña Biblioteca, su- ney que se edita en dos números el
plemento de ayuda escolar del diario mismo mes. Fue otra edición conjunta
Las Últimas Noticias es relanzado y co- de Editorial Tucumán y Pincel. La im-
bija en sus páginas más comics que en presión estuvo a cargo de Editorial Ga-
su etapa anterior bajo la dirección de briela Mistral.
Luís Cerna. Material extranjero antes Agosto: Super Tío Rico, edición con-
del cambio fueron «Lalo y Lola» («His junta de Editorial Pincel y Editorial Tu-
and Lois» de Mort Walter), «Benitín y cumán de Argentina alcanza 19 núme-
Eneas» («Muttt and Jeff»), «Rabani- ros (8/85). Al igual que otros títulos
tos» («Peanuts»), «Disco mundo» de Disney los números 14 al 16 se editaron
Stan Drake y Brendan Boyd con las es- en Colombia y el 17 no vió la luz.
trellas del rock del momento, «Mañun- Diciembre: Don Donald, edición
go» («Ferd’nand»), «Beto el recluta» conjunta de Editorial Pincel y Editorial
(«Beetle Baley»), «Wini Pu» («Winnie Tucumán de Argentina llega hasta el no.
the Poo»), pósters de los personajes de 19 (7/85). La revista tuvo un formato
las series televisivas como Marco y irregular y los números 12 al 16 se publi-
Mako, la sirena enamorada. Comics can en Colombia. El no. 17 no se editó.
que desfilaron por las páginas de este Diciembre: Super Tribilín alcanza
semanario tras el giro editorial fueron: 18 números en una edición conjunta de
«La Pandilla» de Wido que de dibujos Editorial Pincel y Editorial Tucumán.
pasaría a mostrar fotografias de niños Los números 14, 15 y 16 se editaron en
representando los guiones, «Pioneros Colombia y el 17 no se publicó.
152 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
CARICATOGRAFÍA

Aportes téoricos para un nuevo paradigma


de la caricatura
2

Carlos Alberto Villegas Uribe


Profesor, Universidad Javeriana, Cali, Colombia

Resumen
Dentro de su propuesta de construcción de un nuevo paradigma de la caricatura, el autor nos en-
trega una revisión de la historia de la caricatografía en Colombia, a partir de la definición de seis hi-
tos que denomina: precursores, pioneros, clásicos, innovadores, asociados e historietistas, y desarrolla
las notas características del género de caricatografía política y sus más representativos cultores en
Colombia.

Abstract
Within his proposal of a caricature new paradigm construction, the author supplies us a revision
of the caricatography history in Columbia, starting from the definition of six steps that he names:
precursors, pioneers, classics, innovators, various and comics authors and develops the characteris-
tic notes of the political caricatography and of its most representative practitioners in Columbia.

Apuntes para clasificar propósito comentar de forma satírica un su-


la historia de la caricatografía ceso acaecido en un lugar y tiempo deter-
colombiana minado, la fisonomía caricatográfica, rela-
cionada con el diseño del rostro humano
El caricatógrafo es, entonces, un ca- de manera humorística, el humor carica-
ricaturista especializado que utiliza la tográfico o la interpretación irónica o ab-
gráfica como un instrumento para exa- surda de un fenómeno social con caracte-
gerar la realidad y provocar la risa o la rísticas de universalidad, la ilustración
sonrisa y develar la mascarada social. caricatográfica entendida como la forma
de interpretar de manera graciosa la espe-
La caricatografía y sus géneros cificidad de un texto, el ensayo caricato-
Un caricatógrafo puede expresar su pen- gráfico concebido como el tratamiento sin-
samiento a través de diversos géneros o tético de un tema acompañado de comen-
modalidades caricatográficas, cada una tarios caricatográficos, el personaje cari-
de las cuales poseen notas características catográfico, una protohistorieta que co-
que permiten establecer delimitaciones menta con gracia, en una sola viñeta y a
conceptuales básicas. Estos géneros son: través de un personaje, un complejo fe-
la caricatografía política, que tiene como nómeno personal o social y la historieta,
vol. 3, no. 11 153
Carlos Alberto Villegas Uribe
entendida desde la perspectiva de Roman lectiva frente a una situación social de-
Gubern (1994) como una estructura narra- terminada, constituye sin duda, una de
tiva formada por la secuencia progresiva las condiciones de éxito del caricató-
de pictogramas, en los cuales pueden inte- grafo político.
grarse elementos de escritura fonética. El cinismo: «Mas el chiste puede ata-
Es necesario anotar que los géneros car igualmente a aquellas instituciones,
caricatográficos no son excluyentes y personas representativas de las mismas,
algunos de ellos se realizan préstamos preceptos morales o religiosos e ideas
de notas características para lograr sus que por gozar de elevada considera-
propósitos comunicativos. ción, sólo bajo la máscara del chiste, y
precisamente de un chiste cubierto por
Los géneros caricatográficos su correspondiente fachada, nos atreve-
y sus fuentes de placer mos a arremeter contra ellas» (Freud,
En su proceso investigativo Freud de- 1952, p. 95).
termina los mecanismos del placer y la El reconocimiento: «Parece general-
sicogénesis del chiste y establece las si- mente aceptado que el encuentro de lo
guientes fuentes de placer, que susten- conocido produce placer [...]. Dada la
tan la producción de diversos géneros estrecha relación entre reconocimiento y
de la caricatografía. recuerdo, no creemos muy aventurada la
El desnudamiento: «La tendencia a con- hipótesis de que existe también un pla-
templar despojado de todo velo aquello cer del recuerdo; esto es que el acto de
que caracteriza a cada sexo es uno de los recordar produce por sí mismo una sen-
componentes primitivos de nuestra libi- sación de placer de análogo origen»
do. Probablemente constituye en sí mis- (Freud, 1952, pp. 106 y 107). Se debe
mo una sustitución obligada del placer, agregar aquí que la posibilidad del lector
que hemos de suponer primario, de tocar de reconocer en la expresión de un cari-
lo sexual» (Freud, 1952, p. 84). La cari- catógrafo sus propias posiciones o con-
catografía erótica bebe de esta fuente de ceptos personales produce placer y em-
placer el sentido de su comunicación. patía con la propuesta caricatográfica.
La hostilidad: «Dotados en nuestra La actualidad: «El factor actualidad,
niñez de enérgica disposición a la hosti- que se agrega como una pasajera pero
lidad, la cultura personal nos enseña generosa fuente de placer a las propias
después que es indigno el insulto [...] del chiste mismo, no puede ser juzgado
Suponemos, pues, cuál puede ser el pa- como equivalente al rencuentro de lo co-
pel del chiste en la agresión hostil. Nos nocido. Trátase más bien de una serie de
permitirá emplear contra nuestro ene- cualidades especiales de lo conocido, o
migo el arma del ridículo, a cuyo em- sea, lo de ser reciente y preciso y no ha-
pleo directo se oponen obstáculos insu- llarse aún empañado por el olvido»
perables, y, por tanto, elude nuevamen- (Freud, 1952). El placer que dimana de
te determinadas limitaciones y abre la actualidad es la fuente de placer, tanto
fuentes de placer que habían devenido para los cultores como para los consumi-
inaccesibles»(Freud, 1952, pp. 89 y 90). dores del comentario político.
En este sentido, la capacidad de inter- El disparate: Freud explica este pla-
pretar un sentimiento de hostilidad co- cer como el rencuentro con tendencias
154 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
primarias a extraer placer de la activi- sarrollo cronológico, desde su relación
dad de unir materias y materiales sin te- con procesos histórico-políticos, desde
ner en cuenta para nada el sentido so- la forma de expresión gráfica o desde
cialmente establecido. Para desvelar es- sus propios protagonistas y siempre ha-
ta fuente de placer desarrolla ejemplos brá vacíos sustanciales para ofrecer una
del niño que aprende a manejar su idio- visión integral de esta expresión artísti-
ma y del adulto que se halla bajo los ca. En este trabajo se ha optado por ana-
efectos de una acción tóxica. «A mi jui- lizarla desde los géneros que caracteri-
cio, sea cualquiera el motivo a que obe- zan este quehacer estético. No obstante,
deció el niño al comenzar estos juegos, es importante realizar una mirada pre-
más adelante los prosigue, dándose per- via que contextualice al lector en los hi-
fecta cuenta de que son desatinos y ha- tos que se consideran significativos en
llando placer en el atractivo de infringir el desarrollo de la caricatografía colom-
las prohibiciones de la razón. No utiliza biana desde la perspectiva de la actual
el juego más para eludir el peso de la ra- propuesta teórica y taxonómica.
zón crítica [...] más en la edad adulta la Para empezar, se afirma que la cari-
crítica que ha reprimido el placer de catografía colombiana se puede clasifi-
disparatar, llega a adquirir tal fuerza, car en seis hitos importantes que dan
que no puede ser eludida, ni siquiera cuenta de su desarrollo: 1) los precurso-
temporalmente, sin la cooperación de res, 2) los pioneros, 3) los clásicos, 4)
medios auxiliares tóxicos. El valioso los innovadores, 5) los asociados, 6) los
servicio que el alcohol rinde al hombre historietistas.
es el de transformar su estado de ánimo; Apenas presentida desde nuestros tiem-
de aquí que no en todos los caso sea fá- pos el hito de los precursores lo configu-
cil prescindir de tal veneno» (Freud, ran nombres como los de Alberto Urdane-
1952, pp. 111 y 112). El humor carica- ta, José María Domínguez Roche, José
tográfico tiene su sicogénesis y su can- María Espinosa. De esta época, débil-
tera entre los caricatógrafos y lectores mente sustentada por acuarelas y tintas
que disfrutan de la tendencia a infringir que pasaban de mano en mano, nos cuen-
las prohibiciones de la razón y a mirar ta Claudia Mendoza (1991) que «con una
el mundo con ojos de asombro. mirada similar a la de Domínguez Ro-
El caricaturista, al tiempo que acen- che, en el altozano de la catedral, son di-
túa las gesticulaciones sociales, partici- bujadas las primeras representaciones ex-
pa de estos placeres en el proceso de en- plícitamente caricaturas de los bogota-
codificación de la realidad y suscita pla- nos: José María Espinoza, veterano de la
ceres semejantes en los lectores o es- independencia, entretiene, a la espera de
pectadores de sus caricaturas. su pensión de guerra, a sus contemporá-
neos» (p. 22). El género de la caricato-
Hitos en la historia grafía que predomina en este hito es la
caricatográfica colombiana fisonomía caricatográfica y se entiende
Muchas y muy variadas pueden ser como una afición personal del artista.
las clasificaciones para abordar la his- Precedidos por José Manuel Groot y
toria de la caricatura en Colombia, se por Alfredo Greñas, entramos en el hito
puede analizar y clasificar desde su de- de los pioneros, en el cual encontramos
vol. 3, no. 11 155
Carlos Alberto Villegas Uribe
tan el ejercicio de la caricatografía co-
mo un claro e ineludible compromiso
político con su época. A nivel de mani-
festación gráfica los precursores recu-
rren frecuentemente a la alegoría: Los
dibujos que representan ciudades, le-
yes, proyectos, se encuentran anclados
por breves textos, que identifican la si-
tuación representada. Llaman particu-
larmente la atención los que en verso
acompañan las caricatografías de Pepe
Gómez y algunas de Ricardo Rendón,
donde se evidencia el carácter integral
del caricaturista. Los precursores no só-
lo tenían que ser excelentes caricatógra-
Figura 1: Logo del Cartel del Humor. fos, sino que además debían cultivar la
caricalomía como una de sus habilida-
dos nombres magnificados por el tiem- des expresivas. El suicidio de Rendón
po: Pepe Gómez y Ricardo Rendón. cimentó la leyenda de su preminencia en
Esta época se caracteriza por utiliza- el arte de la caricatografía colombiana.
ción de la técnica del grabado en made- Como paso obligado entre el hito de
ra, xilografía, para la divulgación de sus los precursores y el hito de los clásicos,
punzantes comentarios. Los pioneros no se levanta monolítica e inacabada la fi-
sólo tuvieron que dibujar las situacio- gura de Alberto Arango: Un proyecto
nes humorísticas, arte de por sí compli- de vida y obra que fue segada por balas
cado y exigente, sino que además de- asesinas que ni siquiera contenían moti-
bían someterse a la artesanal tarea de vos de resentimiento por las caricato-
realizar las planchas de sus apuntes y grafías políticas de este artista. En Alber-
gracejos. Producto de aquel estado del to Arango sobresale el anclaje textual de
desarrollo nacional surgen las primeras sus caricaturas como elemento reitera-
caricatografías asociadas al incipiente tivo y condensador de situaciones hu-
periodismo colombiano. Caracterizan es- morísticas.
tas caricatografías las líneas duras que En el hito de los clásicos destacan:
dejan las gubias y donde predomina el Merino, Chapete, Osuna, y Pepón. To-
contraste permanente entre el blanco y dos ellos, circunscritos al arte de la cari-
el negro. Apasionados por la política catografía política, registran desde dis-
militando cada uno en los toldos de sus tintas vertientes ideológicas el aconte-
predilecciones ideológicas, con gran acep- cer de nuestro país. En términos de ex-
tación del público de su época, marcan la presión gráfica, los clásicos reducen los
ruta para que la caricatografía colom- cánones estéticos en el manejo de la fi-
biana se desarrolle con predilección por gura humana, de ocho cabezas y media,
los senderos de la caricatografía políti- a cuatro proporciones. Proporciones adap-
ca, a tal punto que aún en nuestros días tadas que respetan en sus realizaciones
existen críticos y cultores que sólo acep- y en donde la figuratividad ocupa un
156 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
papel predominante como elemento ex-
presivo de sus comentarios. Gracias al
avance de la técnica de impresión con la
aparición del cliché, se libera al carica-
turista del dispendioso trabajo de gra-
bar sus caricaturas y se abren los cami-
nos, hacia técnicas propias del dibujo,
como el manejo del grafito esfuminado,
el manejo de la plumilla y sus tramas
reticulares o el uso de aguadas. En esta
etapa aparecen las tonalidades en gris,
magistralmente manejadas por Merino
y Chapete. Acosados y acicateados por
la situación política del momento, esta
es una generación que vive intensamen-
te su compromiso histórico y social. Hi-
to verdaderamente prolífico el de los
clásicos. Además de las figuras paradig- Figura 2: Logo del Taller de Humor.
máticas, aparecen entre otros caricato-
grafos: Duarte, Carrizosa, Elciades, Pe-
ter Aldor, Espartaco, Luis Ma. Rincón, acostumbrado a los valores expresivos de
Al Donado, Calarcá, Velezefe, Luisé. los caricaturistas precedentes, son recibi-
Como siempre, una generación se de- dos con beneplácito por la juventud del
fine a partir de las rupturas con sus prede- momento, que conserva frescos los re-
cesores. Para ello se ensayan nuevos pun- cuerdos del despelote naidista, movimien-
tos de vista, se intentan diferentes solu- to cultural contestatario que desde la poe-
ciones. Bajo este horizonte de posibilida- sía, transformó radicalmente la percep-
des surgen los puntos de fuga que deli- ción estética de las nuevas generaciones
nearán las perspectivas del hito de los in- de colombianos. Uno de los protagonis-
novadores. El planeta es cada vez más tas de este antagonismo generacional en-
pequeño, como lo afirma Macluhan. La tre los caricatógrafos colombianos, Her-
nueva generación recibe la influencia de nando Turriago, más conocido como Cha-
un cambio planetario general. Los efec- pete, ilustra este descontento generacio-
tos de la revolución de mayo, del movi- nal, en una entrevista de la Revista Cre-
miento hippie, de la música rock, de Woods- dencial: «No me gustan, ni el dibujo, ni
tock, de los Beattles, de la paz y el amor las ideas. Porque están fuera de tono. Se
se incuban y se proyectan en las estructu- han modernizado a tal punto que las ideas
ras del hito de los innovadores. Como fi- huelen a marihuana y las ideas... no se le
gura paradigmática se presenta Jairo Ba- ve nada definido. En mi época la crítica
rragán, un tolimense que se identificará salía, la gente se calentaba con uno, lo va-
con el seudónimo de Naide. Él se niega a ciaban en la calle. Ahora pasan inadverti-
reproducir los cánones de lo figurativo. dos, porque hasta el mismo dibujo es ma-
Sus dibujos que inicialmente no logran lo. Osuna es bueno, de los pocos que que-
una buena acogida entre el público adulto dan» (Moreno, 1988, ed. 15).
vol. 3, no. 11 157
Carlos Alberto Villegas Uribe
Naide abre las puertas a un nuevo ti- El hito de los asociados está ubicado
po de humor, que no se agota en el con- cronológicamente en la década del ochen-
texto político y social, que no arremete ta y espacialmente en las tres más gran-
directamente contra las personalidades des ciudades de Colombia: Bogotá Me-
de turno, que no provoca calenturas ni dellín y Cali. Los caricatógrafos colom-
persecuciones políticas. Con Naide, en bianos comienzan a trabajar en grupo.
Colombia, se empieza a hablar (ya se El primero de ellos, liderado por Carlos
hacia años atrás en países como Argen- Mario Gallego Mico, se asocia en la
tina) del humor gráfico o humor carica- ciudad de Medellín en torno a la revista
tográfico como se propone en la actual Frivolidad, una publicación que con-
taxonomía. Este género de la caricato- signa en sus páginas las creaciones en
grafía rescata la cotidianeidad, la mira caricalomía y en humor caricatográfico
con desparpajo y descubre para los re- de sus asociados. Hacen parte de esta
ceptores la magia del absurdo, del asom- agrupación Sergio Valencia, Guillermo
bro permanente. Cardona, Esteban París, Bernanrdo Car-
Es necesario aclarar aquí que la cari- dona, Harold Trujillo Chócolo, y Fer-
catografía política no fue ajena al queha- nando Mora. Aunque la revista Frivoli-
cer de Naide, pero como lo afirmara el dad tiene una vida fugaz, Carlos Mario
periodista y caricatógrafo Álvaro Mon- Gallego, continúa su trabajo de explo-
toya: «Naide hizo comentario político, ración en el universo de la caricatura y
más por necesidad del oficio que por in- crea el grupo Frivolidad, con Carlos
terés personal» (entrevista personal). Mario Valencia y Bernardo Cardona.
En el hito de los innovadores nos en- De este grupo surgirá una de las parejas
contramos nombres que acogen o reivin- más famosas de la caricatura colombia-
dican la expresión gráfica señalada: Una na: Tola y Maruja.
figura humana que desobedece el canon El segundo foco de asociados se ubica
estético y tiende a comentar la cotidia- en Cali, donde algunos cultores del géne-
neidad sin el uso de tanto elemento lin- ro de la historieta, entre quienes se en-
güístico, entre ellos, Guerreros, Yayo, cuentran León Octavio, autor de «Balita»
Kekar, Ponto, Barti, Guillotín. (1980), Felipe Ossa, autor de «Historia de
Antonio Caballero, el periodista y cari- la historieta», José Campo, autor de «La
catógrafo colombiano, reconocido por sus mala compañía», Ricardo Potes, autor de
firmes posiciones ideológicas, es otra de «Soldados zona bananera 1928», Hans
las figuras paradigmáticas del hito de los Anderegg, ilustrador de Carvajal, Jorge
innovadores. A partir de sus personajes Saavedra, Marco Aurelio Cárdenas, Wil-
caricatográficos (el ama de casa, el club- son Ramírez, y Gilberto Parra, crean Click,
man, el policía, el narco, el guerrillero) revista colombiana de estudio e informa-
organiza un contundente comentario po- ción de la historieta. Click constituye una
lítico, sin mayor variación gráfica, donde de las pocas revistas taller que se preocu-
el código lingüístico predomina sobre el pó en la década del noventa tanto de mos-
código visual. Otro de los aspectos para trar el trabajo de sus asociados, como de
resaltar en Caballero, es la ruptura con la brindar a sus lectores elementos críticos
fisonomía como el único recurso para para la interpretación de los medios ex-
realizar la caricatografía política. presivos del género.
158 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
El tercer foco del hito de los asocia- Edgar Humberto Alvarez, Plastílinico;
dos se ubica en Bogotá y más exacta- los periodistas Álvaro Montoya, Alfín;
mente en los predios de la Universidad Jorge Consuegra, y los gestores cultura-
Nacional. De acuerdo con la informa- les Mario García y Carlos A. Villegasu-
ción brindada por Germán Fernández ribe, Petete.
fue a partir de un trabajo propuesto por En este hito de la caricatografía co-
el semiólogo Javier Álvarez, en la asig- lombiana nos encontramos con técnicas
natura teoría de la imagen que la ya fa- avanzadas de reproducción gráfica que
llecida Cecilia Cáceres, Ceci, estudian- exigen y permiten a los maestros de la
te para ese entonces de diseño grafico, línea, la incursión en el mundo del co-
realiza una exposición denominada «El lor. La acuarela, la témpera, el pastel, el
taller del humor» donde convoca a estu- aerógrafo cobran auge en sus trabajos.
diantes de distintos programas acadé- Los temas no se circunscriben al acon-
micos con un interés personal: el humor tecer político, por el contrario, en la ma-
caricatográfico. Este taller se formaliza yoría de ellos existe una búsqueda per-
y empieza a ser liderado por Bernardo manente de un lenguaje universal, lo
Rincón y Jorge Grosso, a él se vinculan cual implica la eliminación, al máximo,
Cecilia Cáceres, Ceci; Juan Carlos Ni- de los códigos lingüísticos. Los ancla-
cholls; Germán Fernández; Diego He- jes textuales, como condensadores de
rrera, Yayo; Marco Pinto; Jairo Peláez, información, desaparecen gradualmen-
Jarape; Víctor Sánchez, Unomás. Las te. La pasión y el compromiso político
revistas estudiantiles Mofeta, Humorun de estos caricatografos es menos visible
y el Bus fueron los vehículos iniciales que en generaciones anteriores.
para la presentación de los trabajos de Otro aspecto para destacar en el hito
los caricatografos asociados a «El taller de los asociados es la relación entre cari-
del humor». catógrafos y medios impresos de comu-
Luego de seis años de labor perma- nicación masiva. Para los asociados esta
nente se presentará en «El taller del hu- no es la única forma de hacer circular sus
mor» una disidencia frente a las políticas propuestas. Aparecen alternativas como
en la toma de decisiones, las condiciones los concursos internacionales de humor,
de manejo e ingreso de nuevos integran- exposiciones, certámenes. Los asocia-
tes impuestas por Grosso y Rincón, que dos se toman los bares con sus caricatu-
originará un nuevo grupo de asociados: ras, organizan concursos; realizan expo-
«El cartel del humor». Esta agrupación siciones en centros comerciales y consi-
cuya disidencia lideran Jarape y Fernán- guen un espacio en la Feria Internacio-
dez, se enriquecerá con la presencia de nal del Libro de Bogotá; que año tras
caricatógrafos como Jairo Linares; Vla- año va creciendo hasta convertirse en un
dimir Florez, Vladdo; Arlex Herrera, Ca- pabellón emblemático de la misma; mes
larcá; Elena María Ospina; José Roberto a mes, reciben premios, designaciones y
Agudelo Zuluaga, Azeta; Ruben Darío menciones en concursos internacionales
Bustos, Rubens; Nelson Garibello; Mar- que el gran público desconoce, en parte
co Pinto; Luis Eduardo León, los herma- por la falta de divulgación de la prensa
nos Diego y Sergio Toro, Guillermo Cu- nacional. Colombia tiene más campeo-
billos; Guille, Andrés González, Gova; nes internacionales de caricatografía que
vol. 3, no. 11 159
Carlos Alberto Villegas Uribe
campeones deportivos y aún los diarios Diego Tobón, Tito Páez; la revista de
lo ignoran. En el hito de los asociados historietas TNT vincula a Alberto, Leo-
predomina el cultivo del humor carica- comix, Nigio, Pepe Peña y Quiló; Gio-
tográfico y se recupera la fisonomía cari- vanni Rozo y Álvaro Andrés Amaya
catográfica en su sentido inicial: el con- lanzan Magnético; Carmelo crea Chino
tacto directo del caricatógrafo con el per- Risso para la revista San Victorino Sta-
sonaje caricatografiado. No sólo los gran- tion, La Escuela Nacional de caricatura
des personajes son dignos de ser dibuja- presenta Urraca Mandaca con trabajos
dos, los rostros cotidianos se convierten de Ocuellar, Roque y Fernández; Gova,
en motivos de inspiración y diálogo para Elliot, Sabogal y Reimert crean Arte Apar-
los maestros del lápiz, los colombianos te; en Medellín aparece Sudaca Comics
aprenden a reírse de sí mismos a través con los trabajos de Andrés, Marco, Te-
de su propia imagen. Dentro de los even- beo y Jhonny Lester. Leonardo Gama
tos realizados en el hito de los asociados, Benceno produce Fanzin Fanzon; Apa-
es significativo el Festival Mundial de la rece Tostadora de Cerebros, con histo-
Caricatura, que tuvo lugar en Calarcá, en rietas de Jesucristina (Quiló), Margarita
1989. Este festival reseñado por el Ma- y Juan Carlos Ochoa, Evaristo Ramos
gazín Dominical de El Espectador como presenta Compac Comics, La Perrata,
uno de los eventos culturales de la déca- es otra de las revistas de historietas rese-
da, vinculó a los grupos asociados de ñada por Peña, donde aparecen nombres
Bogotá: «El cartel del humor», «El taller de historietistas nacionales y extranje-
del humor» y al «Grupo Frivolidad» de ros; aparece la revista colombo-venezo-
Medellín. lana Maus, dirigida por Diego Guerra,
En el noventa se desata entre los cari- En Medellín nace Prozac, con historie-
catógrafos colombianos la pasión por la tas de Diego Luis, FKZ y Felipe de la
historieta. En torno al trabajo de Bernar- Honda; Giovanni Rozo y Álvaro Andrés
do Rincón, en Bogotá, con la revista Amaya, intentarán una nueva huella con
Acme, de Zape Pelele en Medellín, de Limbo X; Por su parte «El taller del hu-
Tercer Milenio en Cali y del intercambio mor», de Grosso, lanza dos revistas de
permanente de los jóvenes en el Pabe- los personajes Chino Rizo y Valeska de
llón del Humor de la Feria Internacional Carmelo; en Cali, se edita la revista Klan-
del Libro en Bogotá, se configura un destinos así como las revistas Arsenal y
nuevo hito en la historia de la caricato- Arka, que recogen trabajos de Jcampo,
grafía colombiana: el hito de los histo- Jurado, Fernando Suárez, Charlie Draw
rietistas. En la década del noventa una y William Alzate, Catherine Dossman,
nueva generación de creadores busca y Roberto Revelo, Fernando Suárez, Hor-
hace camino. La aparición y desapari- miga, Ana Ortegón, Andrés Alegría, Se-
ción de nombres de revistas de historie- bastián Bayona, Carlos Carrillo; los es-
tas y seudónimos de sus cultores sucede tudiantes del Instituto departamental de
con una velocidad vertiginosa. Jorge Pe- Bellas Artes de Cali, editan Neocomics y
ña (2000) en su «Cronología de la histo- los estudiantes de diversas universidades
rieta en Colombia» las reseña: En torno con carreras de arte y comunicación de
a Agente Naranja se articulan los dibu- Bogotá, hacen circular las revistas: Mal-
jantes Will, Flak’z, Lobo, Pipe, París, dita, Meduza, De Posición Comic, Pcir-
160 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
copata, Mosca, Trashumantes, Metamor-
fia, Paro Nacional y Septacomics, Ale-
jandro Guzmán crea en Manizales la Re-
vista Kaboom.

La caricatografía política y social

En Colombia, el más familiar de los


géneros caricatográficos es la caricato-
grafía política o social. Por su condi-
ción de opinión pública que participa de
la vida política y social como crítica del
poder o desenmascaramiento de la farsa
social, acompaña las notas editoriales
de los diarios y en muchas ocasiones
participa de la línea ideológica del me- Figura 3: Autocaricatura Alfredo Greñas, ca-
ricatógrafo político del hito de los pioneros.
dio impreso.
El género de la caricatografía políti-
ca está regido por el contexto temporal caricatográfica para comentar las ac-
y geográfico de los sucesos comenta- ciones de los protagonistas de la actua-
dos, notas características que deman- lidad. No obstante la utilización de la fi-
dan, tanto del caricatógrafo como de los sonomía caricatográfica no es una con-
lectores, información actualizada sobre dición indispensable para realizar cari-
el acontecer político y social. En su es- catografía política. Un ejemplo de esta
tructura comunicativa la caricatografía afirmación la brinda Jairo Peláez Jara-
política o social recurre a códigos lin- pe, cuando une en una sola viñeta dos
güísticos (textos) y códigos visuales (di- situaciones históricas como las matan-
bujos). Los textos cumplen tres funcio- zas de Trujillo (Valle) y el asesinato de
nes básicas: comentario, diálogo y an- indigentes en la Universidad del Atlán-
claje. Los comentarios corresponden ge- tico, para señalar, con un corrosivo hu-
neralmente al título de la caricatura o a mor, el grado de barbarie e indolencia a
frases incluidas como colofón o expli- la que ha llegado el pueblo colombiano
caciones de un tema determinado. Los en su proceso de degradación del valor
diálogos constituyen las frases que el humano.
caricatógrafo atribuye a los protagonis- Por su carácter temporal la caricato-
tas del recuadro o viñeta. Los anclajes grafía política y social pierde actuali-
son aquellos textos que orientan al lec- dad con rapidez y las situaciones que
tor sobre la utilización alegórica de al- para una generación fueron causa de
gún objeto o persona para circunscribir emotividad por la identificación con un
el significado de una situación. suceso caricatografiado, pueden no te-
En el transcurso de su desarrollo la ner ninguna significación para la siguien-
caricatografía política ha apropiado pau- te si no se recurre a textos explicativos.
latinamente los códigos de la historieta El comentario político está vinculado a
y recurre generalmente a la fisonomía unos imaginarios históricos, por ello, la
vol. 3, no. 11 161
Carlos Alberto Villegas Uribe
turas no dan un testimonio objetivo, de
la misma manera que lo ofrece una fuen-
te desprovista de juicio de valor, y que
la narrativa que encierra es fragmenta-
ria y espasmódica. Se recorre la epider-
mis de acontecimientos elegidos por el
capricho o por el humor del caricaturis-
ta al filo de los días sin detenerse en
ninguno. Se estaría tentado a ver en
ellas algo ilusorio por su carácter ins-
tantáneo como mero reflejo de la reali-
dad. Pero este reflejo, que traduce la
percepción colectiva, es de suyo un ob-
jeto histórico de valor excepcional. Se
trata, en últimas, de la formación de una
opinión pública» (p. 5).
José Manuel Groot (1800-1877), re-
gistrado con el nombre de Josef Manuel
Francisco Antonio del Pilar Groot, pue-
de ser considerado el padre la caricato-
grafía política en Colombia. Este pintor,
educador, escritor y político bogotano
inició su formación pictórica a los once
años con la orientación del pintor limeño
Mariano Hinojosa y la continúa en 1817
Figura 4: Primer Festival de Mundial de Hu- con uno de los más reconocidos pintores
mor Gráfico realizado en Calarcá, evento que santafereños de la época: Justo de Castro
propicio el encuentro de los caricaturistas del y Arcaya. Con ellos aprende a pintar en
hito de los asociados.
miniatura y el manejo de la acuarela. A
capacidad para interpretar un sentimien- la muerte de su padre –luego de ser en-
to de hostilidad colectiva frente a una carcelado por Pablo Morillo por ser sim-
situación social determinada, constitu- patizante de la independencia colombia-
ye sin duda, una de las condiciones de na–, asume como preceptor, su tío Fran-
éxito del caricaturista político. Ensayis- cisco de Urquinona, quien le presentará
tas como Germán Colmenares (1984) los textos de Rousseau, Volney, Voltai-
atribuyen a la caricatografía política el re. Su tío funda la logia masónica Liber-
valor de fuente histórica. Cuando este tad de Colombia. En 1823, Groot se vin-
autor reflexiona sobre el trabajo de Ren- cula a la organización, luego de pintar
dón afirma: «Si bien ellas constituyen una de las salas ceremoniales conocida
una visión arbitraria de la realidad, nos como cámara de la reflexión. Entre 1824
remiten sin embargo a una red sutil y y 1827 ejerce como oficial escribiente
compleja de signos que se tejía entre de la Secretaría (ministerio) de Guerra y
una conciencia subjetiva y una concien- Marina a órdenes del general Carlos Sou-
cia colectiva. Es cierto que estas carica- blette y establece en Bogotá, la tercera
162 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
escuela de educación de alumnos inter-
nos pensionistas (1828). Ese mismo año
contrae matrimonio con Petronila Ca-
brera. En 1932 inicia su obra como pin-
tor de costumbres, se retira de la maso-
nería y regresa a la fe católica, desde ese
momento se convierte en un virulento
polemista religioso. Colabora con las pu-
blicaciones: El Investigador Católico, La
Bodoquera, La Verdad y La Razón, El
Catolicismo, El Charivari, El Nacional,
La Civilización, La Sociedad Popular,
El Día, El Duende, La Esperanza, Los
Matachines Ilustrados, El Álbum, Dios y
Patria, El Bogotano, La Caridad, El Pa-
satiempo. En 1859 publica la biografía
sobre Vásquez y Ceballos, titulada «No-
ticia Biográfica de Gregorio Arce y Ce-
ballos, pintor granadino del siglo XVII».
Esta es la primera monografía de arte
publicada en Colombia. La primera edi-
Figura 5: Caricatografía política de Carlos
ción de su obra fundamental: «Historia Mario Gallego, uno de los caricaturistas que
eclesiástica y civil de Nueva Granada» toca un mayor número de campos de la cari-
aparece en 1869 (Segura, 1991). La fi- catura: caricatografía, caricalomía, caricatu-
guratividad de Groot es cercana a la pin- media.
tura, pero en sus fisonomías existe una
intención cómica y burlesca al captar el del XX se consagra la figura de Alfredo
carácter de los personajes retratados. Res- Greñas (1857-1949), nacido en Bucara-
pecto a ellos comenta Beatriz González manga. Estudió grabado con Alberto
(1991): «Al contrario de los cuadros de Urdaneta y fue colaborador del Papel
costumbres, estas caricaturas son para el Periódico Ilustrado. Liberal radical, en-
consumo interno. Sólo los propios neo- carcelado por la oposición gráfica que
granadinos podrían gozar mirándose en adelantó en diversas publicaciones en
ese espejo, con ella está demostrada no contra del proyecto político del presi-
sólo su destreza de fisonomista, sino sus dente Rafael Núñez. Fue fundador de
condiciones de humorista gráfico» (p. periódicos satíricos como El Zancudo,
39). Sus lápices enfilaron baterías contra El Barbero, El Demócrata, donde pu-
las administraciones de Tomas Cipriano blicó sus xilografías. Huyendo de la
de Mosquera y José Hilario López y las persecución del régimen regeneracio-
actuaciones de algunos clérigos locales. nista se exilió en Costa Rica desde 1893.
Sus pinturas de tipos, son un claro ejem- Allí continuó su labor creativa y hoy es
plo de su habilidad en el manejo de la fi- considerado como el padre del perio-
sonomía caricatográfica. dismo costarricense.
A finales del siglo XIX y principios En los albores del siglo XX dos figu-
vol. 3, no. 11 163
Carlos Alberto Villegas Uribe
ras se tomarán el escenario de la carica- versificador en el manejo de la rima y el
tografía política colombiana: Pepe Gó- ritmo, se registra incluso en la obra de
mez y Ricardo Rendón. Ricardo Rendón, aunque con menor ex-
José Pepe Gómez Castro (1892-1936), tensión y menos frecuencia. Pepe Gó-
quien publica bajo los seudónimos de mez falleció en 1936, por una afección
Pepe Gómez, Díaz, Roa, Buenos Díaz, hepática, año en que su familia fundara
Mora L, Jack Monkey, bogotano, con- el diario conservador El Siglo.
servador, realiza un duro enfrentamien- Desde la orilla opuesta realiza su tra-
to con la masonería liberal en las prime- bajo Ricardo Rendón (1894 -1931), un
ras décadas del siglo XX. Inicia su tra- antioqueño nacido en Rionegro y miem-
bajo caricatográfico en 1911 en el pe- bro del grupo Los Panidas, quien es
riódico Sansón Carrasco. Colaboró con considerado como la figura paradigmá-
las revistas El Gráfico, Bogotá Cómico, tica de la caricatografía política colom-
Semana Cómica, Fantoches, La Guillo- biana. Su obra, forjada en una ideología
tina, Anacleto y los periódicos El País liberal de corte radical y republicano
de Bogotá y El Siglo. Sobre el trabajo constituyó una férrea oposición a los
técnico de Pepe Gómez, su hermano, gobiernos conservadores, en uno de los
Álvaro Gómez Hurtado (1987) comen- tiempos de mayor pasión política de la
ta: «Ahí fue donde Pepe Gómez hizo el historia colombiana. Sus mordientes tra-
primer aporte. Siendo pintor de calidad zos y leyendas fueron decisivos en la
y un excelente dibujante, necesitó con- caída de la denominada hegemonía con-
vertirse en un grabador autodidacta pa- servadora. Germán Colmenares (1984),
ra poder divulgar sus caricaturas. Dibu- un estudioso de Rendón afirma respec-
jaba directamente sobre el leño y con to a su obra: «Lo que sorprendía en las
gubias primitivas, que ni siquiera esta- caricaturas de Rendón a sus contempo-
ban estriadas, iba desbastando las par- ráneos tal vez no fuera un valor estético
tes que no deberían ser entintadas, para permanente (¡piénsese que Rendón es-
dejar viva y rotunda la línea negra del taba produciendo al mismo tiempo que
dibujo que debía imprimir el rasgo cari- Grozs y los expresionistas alemanes!),
caturesco» (p. 7). Se le reconoce a Pepe sino su fidelidad al reproducir estas reac-
Gómez el impulso que brindó a las re- ciones colectivas. Era un proceso recí-
vistas cómicas donde se hacían críticas proco, en el que una naciente opinión
mordaces a las gentes y sus costumbres, pública se veía reflejada, pero se iban
con el humor característico de los bogo- formando también con los apuntes del
tanos. Gracias a su manejo técnico del caricaturista. Los temas de sus caricatu-
grabado aparecen las primeras policro- ras políticas poseen un tono moral un
mías de la caricatografía colombiana. poco grandilocuente (no muy diferente
Es necesario precisar que en la obra de al de la prosa temprana de Laureano
Pepe Gómez no se registran diálogos, y Gómez o a la de Aquilino Villegas),
la gran mayoría de sus trabajos están mucho menos feroz de lo que se cree,
acompañados de comentarios en verso pero en el que una asa urbana creciente
del propio autor, a manera de chascarri- podía reconocer sus propios agravios.
llo. Este tipo de comentario, que de- Estos temas, que fustigaban el fanatis-
manda del caricatógrafo cualidades de mo, la corrupción y la intolerancia, tra-
164 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
ducían el divorcio político profundo que figuran Universidad (1921 a 1929), Cro-
traían consigo los atisbos de moderni- mos (1921 a 1961), Buen Humor (1922),
dad de los años veinte» (p. 7). Se distin- Mundo al Día (1921-1934), Diario El
guió, igualmente en el cultivo de la fi- Nacional (1926), El Espectador (1931-1952),
sonomía caricatográfica; uno de sus cé- Batalla (1944-1945), Sábado (1943-1953),
lebres trabajos en este género se deno- Crítica (1949-1951), El Liberal (1946-1951),
minó «El jardín zoológico» (1918), don- El Tiempo (1948-1965), La República
de asocia los personajes de la época con (1954-1965), La Patria (1960-1962), El País
un animal determinado; su estilo de tra- (1960-1962). Cultor de la historieta co-
bajo –caracterizado por una fisonomía mo género periodístico y de entreteni-
caricatográfica de síntesis, con manejo miento, publica «Mojicón» (1924) en el
de contrastes entre el blanco y el negro diario vespertino El Mundo al Día, la
absolutos– dominó el escenario de la primera historieta que registra la historia
caricatografía colombiana durante la pri- de la caricatografía colombiana, adapta-
mera mitad del siglo XX y tuvo expre- ción de «Smity» del Daily News. En
siones epigonales en Horacio Longas 1949 crea «Don Amacise» y «Misia
(activo entre 1930 y 1935), Alberto Aran- Escopeta» para el semanario Sábado, dos
go Uribe (Manizales, 1897-1941) Samuel historietas auténticamente colombianas.
Acevedo (Manizales, 1917-1942), Luis Intenta publicar en El Tiempo (1948), las
María Rincón (1913-1975). tiras cómicas «Las aventuras de Bambu-
En la década del veinte, aparece el tra- co y Piolín», pero no alcanzan la circula-
bajo de Adolfo Samper (1905-1987), ca- ción necesaria para posicionarse. Final-
ricatógrafo bogotano especializado en los mente publica por su propia cuenta «Don
géneros de la caricatografía política y Amacise», entre 1952 y 1953, aventura
padre de la historieta en Colombia. En quijotesca que se hunde porque no en-
1921 inició su carrera como ilustrador cuentra capital para sostenerla.
caricatográfico de la revista Universi- A la muerte de Rendón asume sus
dad, fundada por el historiador colom- banderas el caricatógrafo caldense Alber-
biano Germán Arciniegas. Al año si- to Arango, Boleta, Desperd (1897-1941).
guiente trabaja en la revista Buen Hu- Odontólogo de profesión, egresado de la
mor, del periodista Guillermo Pérez. Allí Universidad Nacional de Colombia, que
se encarga de ilustrar toda la revista, por ejerce inicialmente en Barranquilla, Chin-
lo cual recurre a los seudónimos de Ro- chiná y Salamina. Deja su profesión pa-
sas y Zuhé para presentar sus trabajos. ra convertirse en director de la Imprenta
Entre 1928 y 1929 viaja a España a estu- Departamental de Caldas. Las dificulta-
diar dibujo y regresa a vincularse de lle- des económicas lo llevan a desempeñar
no como caricatógrafo del periodismo innumerables oficios que varían desde la
colombiano. En 1940 es invitado por ebanistería a la labor de banderillero.
Jorge Eliécer Gaitán a participar como Entre 1930 y 1936 desarrolla un intenso
pintor en el Primer Salón de Artistas Na- trabajo en el arte y la gráfica. Diseñó ca-
cionales, donde expone sus óleos «Esqui- rátulas para libros del pensador Fernan-
na de San Ignacio», «Barrio Egipto» y do González, el poeta León de Greiff, el
«Libro de estampas». Entre las publica- caricalomista caldense Jesús Arango Vi-
ciones que acogen su obra carictográfica llegas, y el historiador Germán Arcinie-
vol. 3, no. 11 165
Carlos Alberto Villegas Uribe
Ciro Mendía y Felipe Lleras Camargo,
las tertulias del Café Rivière. Funda en
1931 las revistas de humor Sancho y El
Gato. El suicidio de Rendón le abre las
puertas del escenario periodístico que lo
confirma como el principal caricatógra-
fo político. Sus caricatografías aparecen
simultáneamente en El Espectador, El
Tiempo, La Razón. Crea el personaje ca-
ricatográfico «Pepecura», un gamín bo-
gotano. En 1936 es nombrado director
de la Escuela de Bellas Artes de Bogotá,
adscrita a la Universidad Nacional de
Colombia, pero sus enfrentamientos ideo-
lógicos con Ramón Barba, quien quería
formar una elite artística a través de la
Escuela, lo obligan a renunciar al cargo
a finales del mismo año. «Continúa su
trabajo en la prensa, pero la fama como
caricaturista no brinda todos los benefi-
cios que pudieran esperarse: Arango de-
Figura 6: Osuna, el caricatógrafo del hito de cide cambiar de nuevo de rumbo, dedi-
los clásicos, de mayor independencia ideoló- cándose a la explotación de oro cerca de
gica. Ibagué. El 16 de febrero de 1941, a la
edad de 44 años, es asesinado cuando re-
gas, para quien también realizó las ilus- gresa de la mina» (Banrepública, 1988,
traciones de su libro «El estudiante de la pp. 47-49).
mesa redonda». Es cofundador de la Escue- Finalizada la segunda guerra mundial,
la de Bellas Artes en Manizales (1931), aparece en la escena colombiana el tra-
donde estudian los caricaturistas regio- bajo de Peter Aldor (1904-1976), carica-
nales Samuel Acevedo y Juancho Ho- tógrafo húngaro (Budapest) con estu-
yos. Su deseo de ofrecer el arte a los dios de ingeniería mecánica. Su primer
obreros, a los niños, a los ancianos, sin libro «1944» recoge sus trabajos de di-
requerimientos pedagógicos y cultura- bujo y caricatografía realizados con seu-
les, lo lleva a repensar el concepto de dónimo en el marco de la segunda gue-
Escuela de Artes y funda el Círculo de rra mundial. El éxito de esta publicación
Artes Industriales en 1932. Las condi- sobre esa penosa época y su sentimiento
ciones económicas lo harán viajar a Bo- antinazi lo impulsa a abandonar la inge-
gotá donde se vincula con El Especta- niería mecánica y a dedicarse al oficio
dor. Desde las páginas editoriales de este de la caricatografía. En 1946 colabora
diario fustiga a Laureano Gómez. Com- con la agencia France Press. Desde 1948
parte con José Umaña Bernal, Ricardo se radica en Colombia e inicia su trabajo
Rendón, Luis Vidales, los hermanos León en El Tiempo (1949-1976). Durante es-
y Otto de Greiff, Germán Arciniegas, tos años, Aldor ilumina con su visión
166 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
cosmopolita la opinión pública colom-
biana sobre los sucesos internacionales.
Entre 1955 y 1956 hace un receso en El
Tiempo, para colaborar con El Mercu-
rio. Sobre su obra afirma Roberto Gar-
cía Peña (s.f): «Sus dibujos... constituían
una especie de ilustración de nuestros
propios artículos contra el nazi-fascis-
mo, vencido por la coalición de los paí-
ses democráticos. Más tarde, al cambiar
el rumbo de la historia, Aldor libró, a ba-
se de sus pinceles maestros, dura batalla
contra el comunismo staliniano, siempre
en defensa de las libertades por todos los
totalitarismos pisoteadas y aniquiladas»
Figura 7: Pepe Gómez, caricatógrafo político
(p. 5). Sus familiares y amigos recogie- del hito de los pioneros.
ron una muestra significativa de sus tra-
bajos bajo el título «Aldor». En esta obra terráqueo) es motivo de reflexión y cons-
se aprecia su habilidad en el manejo de tante protagonista de sus viñetas.
la fisonomía caricatográfica. Al respecto En la mitad del siglo XX aparecen
Anna Kipper (s.f.) señala: «Todos los dos figuras que harán frente al régimen
políticos del momento, vivos o muertos, dictatorial de Gustavo Rojas Pinilla: Her-
–entre estos últimos un Stalin cuyo bigo- nán Merino y Hernando Turriago, co-
te parece oler a vodka, los Kennedy, bas- nocido como Chapete.
tante angelizados, un Churchill super- Hernán Merino Puerta (1922-1973),
británico y, luego, un Mao volador, con caricatógrafo bogotano que vivió sus pri-
su ropaje flotante, hinchado como un ba- meros años en Manizales entre1924
lón; De Gaulle malhumorado, Adenauer, y1938. En la capital de Caldas estudió
el zorro; un Franco en miniatura y miles en la Escuela de Bellas Artes y en el
y miles más, poblaron el mundo interior Instituto Universitario de Manizales. En
de Peter Aldor» (p.8). En la edición pós- 1938 se traslada al departamento de Antio-
tuma se aprecia el manejo maestro de la quia, donde culmina sus estudios secun-
técnica de la plumilla, donde los trazos darios en el Liceo de la Universidad de
rápidos y sinuosos configuran los ros- Antioquia de la ciudad de Medellín. Allí
tros y situaciones comentadas; en oca- conoce al maestro Pedro Nel Ospina y se
siones se aprecia el uso del pincel seco y incorpora al Grupo de los Seis, confor-
del grafito para sugerir sombras y volú- mado por el escultor Rodrigo Arenas
menes, pero en la mayoría de sus obras Betancurt, los poetas Carlos Castro Saa-
Aldor recurre a la trama de línea para vedra, Octavio Gamboa, Jorge Montoya
matizar sus dibujos. Aldor, como mu- Toro y el escritor, periodista y posterior
chos caricatógrafos políticos de la pri- presidente de Colombia, Belisario Be-
mera mitad del siglo XX utiliza el diálo- tancur Cuartas. A los 16 años es profesor
go fuera de la viñeta, el cual se convierte de dibujo en las universidades de Antio-
a su vez en comentario. El mundo (globo quia y Bolivariana, uno de sus alumnos
vol. 3, no. 11 167
Carlos Alberto Villegas Uribe
es Fernando Botero. Realiza ilustracio- vieja que duerme sobre el suelo en una
nes para El Colombiano y el suplemento estera. A la crudeza y vulgaridad que
literario del mismo: Generación. En 1946 siempre ha acompañado a la caricatura,
se traslada a Bogotá donde se vincula se agrega en Merino otro ingrediente,
inicialmente a la ilustración caricatográ- propio también de la misma: la predilec-
fica publicitaria. Posteriormente se vin- ción por el humor negro, unas veces con
culará a la revista Semana y los diarios el aspecto de inocente maldad –como
El Tiempo y El Espectador. Se convierte aquella en que una mujer pobre, lee tra-
en asiduo contertulio del Café El Auto- bajosamente una receta: se toman dos
mático, donde ejerciera su cátedra peri- pollos..., otra con tajante crueldad, como
patética el singular poeta colombiano León la de un niño a quien los secuestradores
de Greiff. Participó con Pepón y Chape- han colocado el cuchillo al cuello... Con
te en el programa «Lápiz mágico» pre- las caricaturas de Merino que tratan te-
sentado por Gloria Valencia de Castaño. mas generales y políticos se podría es-
Como Chapete, Merino padeció la cen- cribir la historia social y política de Co-
sura del régimen de Rojas Pinilla. Sobre lombia en las décadas del cincuenta y
su obra nos refiere Beatriz González (1987): del sesenta» (pp. 7-12).
«Cuando se examinan colecciones de Por su parte Hernando Turriago Ria-
caricaturas de Merino, se logra estable- ño Chapete (1923- ¿?) también ejerció
cer varias preocupaciones que marcan una radical oposición desde su tribuna
su obra. En primer lugar, una tendencia gráfica en El Tiempo al régimen de Gus-
al costumbrismo, que lo lleva a crear en tavo Rojas Pinilla, lo cual lo llevó a ser
1955 un tipo de hombre colombiano, Jo- censurado, perseguido y encarcelado.
sé Dolores –una especie de creación si- La valerosa actitud de este caricatógra-
multánea con Chapete–, que va repre- fo bogotano, liberal oficialista, le valió
sentar al pueblo. Con humor, este perso- el reconocimiento nacional e interna-
naje de franela antioqueña, de ojos asus- cional refrendado con el premio Mer-
tadizos, expresa la lucha que libra y las genthaler de la Sociedad Internacional
agresiones de que es victima... La bús- de Periodistas (1956). Estudió en la Aca-
queda de la actualidad es otra de sus demia Ramírez y en la Escuela de Be-
preocupaciones... La actualidad que ma- llas Artes de Bogotá. Entre 1947 y 1950
neja Merino tiene que ver con lo univer- vivió en Estados Unidos, donde trabajó
sal –la llegada del hombre a la luna–, y en el departamento de propaganda de
lo particular –la lucha diaria de una po- los supermercados A&P y en el Depar-
bre familia que busca en su vivienda de tamento de Información Visual de la
cartones donde colocar el retrato de un ONU. Trabajó para El Tiempo entre
político de turno– [...]. La manera de 1944 y 1964. Colaboró con el semana-
verter el costumbrismo y la actualidad rio Sábado y con The Daily de Nueva
no estaba exenta de crudeza y vulgari- York. Realizó dibujos animados y en
dad. Con merino se pasó de una repre- los primeros años de la televisión co-
sentación de una Bogotá neoclásica, esa lombiana participó en el programa «Lá-
especie de Mariana francesa que inter- piz mágico». La «Enciclopedia británi-
pretaron Ricardo Rendón y Pepe Gó- ca» de 1964 reprodujo su caricatura en
mez, a una mujer gorda, desgreñada y homenaje a Jhon F. Kennedy. En 1996,
168 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
Planeta editó una memoria gráfica de su
obra, con prólogo de Hernando Santos
Castillo y reseña crítica de Antonio Cruz
Cárdenas. En la reseña Cruz Cárdenas
plantea (1996): «Desde luego, Chapete
trabaja para un periódico y muchos de
sus monos reflejan la orientación políti-
ca que iban teniendo sus editores. Es
notorio, por ejemplo, que muchas de
sus caricaturas de los años setenta fue-
ran antilopistas cuando Alfonso López
Michelsen, era Jefe del MRL y disiden-
te liberal; años más tarde, cuando se
convirtió en candidato único de su par-
tido, en 1974, las caricaturas se torna-
ron lopistas» (p. 14). Respecto al perso-
naje que acompaña invariablemente las
caricatografías de Chapete, Cruz Cár-
denas cuenta que: «Sus amigos lo lla-
maban Chapete porque lo encontraban
parecido al amigo de Pinocho: era baji-
to, gordo y zumbón. Y él les siguió la
broma: convirtió el apodo en autocari-
catura, que siempre aparece en la esce-
na de sus dibujos y era más elocuente
que su firma... el chapetico forma parte Figura 8: Autocaricatura de Vladdo, uno de
los caricatógrafos políticos más talentosos del
del episodio y a la vez asume el papel hito de los asociados.
de la opinión callejera o de salón y co-
rrobora lo que muestra el dibujo o dice de Cali e inicio su ejercicio caricatográ-
la leyenda. Es diminuto y ovoidal, juez fico en la legendaria publicación caleña
y parte» (p. 14). El Gato, dirigida por Frisco González.
En la segunda mitad del siglo XX se En 1955 fue vinculado al ejército como
afianza en el periodismo colombiano dibujante y en 1956 empezó a colaborar
una generación que todavía da cuenta con El País. Publicó con los heteróni-
de la realidad política colombiana a tra- mos Luis Eduardo, Luisé y Rigot para
vés de sus opiniones gráficas, caracteri- el ejército nacional, El País y El Gato,
zada por una actitud política más inde- respectivamente. Con motivo de la con-
pendiente y por un manejo clásico en la memoración de los cincuenta años de
caricaturización de la figura humana. El País (2001), este diario comenta en
De esta cohorte hace parte Luis Eduar- su página electrónica: «Occidente, El
do López, Luisé, Rigot (1929). Carica- Tiempo, El Siglo, Relator, La Patria,
tógrafo valluno nacido en Palmira y es- entre otros, son diarios que han dado
pecializado en caricatografía política. cabida a la agudeza de este artista, para
Estudió en el Instituto de Bellas Artes quien la vida es bondad y sentido del
vol. 3, no. 11 169
Carlos Alberto Villegas Uribe

Figura 9: Ricardo Rendón, considerado por antonomasia el caricatógrafo político de Colombia.

humor. Desde 1982 es El País la sede Sociedad Interamericana de Prensa, SIP.


permanente de la capacidad de observa- Presentó sus trabajos en Montreal, Ca-
ción de alguien que tiene el don para nadá, San Tolentino, Italia, y en Bulga-
encontrar el absurdo en las circunstan- ria, donde obtuvo menciones de honor.
cias más solemnes. Ha obtenido el pre- Desde1995 fijó su residencia en Nueva
mio Mergenthaler, otorgado por la So- York, allí colabora con caricaturas e
ciedad Interamericana de Prensa, SIP, y historietas para el diario The Extranews
una mención de honor del Premio Si- de Hartford, Conetticutt (El País).
món Bolívar». Otro de los caricaturistas que puede
Con una visión regional y también en ser clasificado dentro del hito de los clá-
el valle del Cauca desarrolla su trabajo sicos es Jorge Heriberto Duarte
Luis Elciades Mosquera Elciades (1930). (1934-1991). Nacido en Bogotá, vincu-
Caricatógrafo político nacido en Dagua lado ideológicamente con la izquierda
(Valle), estudió dibujo publicitario en colombiana, publica sus primeras cari-
una academia de Bogotá. Entre 1971 y catografías en El Tiempo en 1955. En
1986 se desempeñó como caricaturista 1970 crea en compañía de Mario Rome-
de planta de El País de Cali. En 1978 ro, una academia de Bellas Artes deno-
obtuvo el premio Mergenthaler de la minada Artistas Famosos que alcanzó a
170 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
sostenerse por cuatro años, en ella ofre- bajos, valiéndose de sutilezas para tocar
ció cursos de ilustración, caricatura e fondo. El resultado es un humor provincia-
historietas, orientadas por Pepón y Car- no, amarrado. No es agresivo, no muerde y
los Garzón. Buen fisonomista y profun- su estancamiento se percibe debido a la
do conocedor de la estructura narrativa poca importancia que se le da, limitán-
de la historieta, Duarte aprovechó estos dolo a material de relleno. Al lado del hu-
dos géneros caricatográficos en la reali- mor picante, irrespetuoso y antisacro que
zación de la sección «Telehumor» de la predomina en otros países, aquí aún ve-
telerevista de El Espectador, y una his- mos insulsos chistecitos basados en bebi-
torieta política sobre la toma de la emba- tos que a diario rezan al Niño Dios, en las
jada dominicana. La historieta narra de primeras páginas de nuestros más serios
forma humorística la toma realizada por periódicos, en donde prefieren recortar ca-
un comando del M-19 en el gobierno de ricaturas de la prensa extranjera que darle
Julio Cesar Turbay Ayala. Fue publica- oportunidad a nuestros propios valores».
da por iniciativa propia en 1981, con el Uno de los caricatógrafos políticos
título: «Tomata de la embajada». Ese del hito de los clásicos de mayor presti-
mismo año publica el ensayo caricato- gio en Colombia es, sin duda, Héctor
gráfico «Un año espantoso», donde co- Osuna. Este caricatógrafo antioqueño,
menta los sucesos de 1981. Bajo los he- nacido en Medellín en 1936, pero radi-
terónimos Duarte y Alkimio publicó en cado en Bogotá desde 1946, Inicia su
el semanario Voz, su más virulenta pro- carrera caricatográfica en el diario El
ducción contra los vicios y aberraciones Siglo en 1959 con obras suscritas como
que falsean los principios de un sistema HO y colabora con el recién fundado
democrático. Desde esta atalaya fustiga diario Occidente de Cali. En 1960 in-
con una clara conciencia de clase la in- gresa al diario El Espectador. A pesar
tervención de Estados Unidos en la polí- de su filiación conservadora se recono-
tica interna colombiana; las exigencias ce su independencia mental en el ejerci-
del FMI, sus incidencias en la pauperi- cio de la caricatura. Gabriel García Már-
zación del pueblo colombiano; y las arti- quez (1983) afirma en prólogo del libro
mañas demagógicas de la clase dirigen- «Osuna de frente»: «Aunque se le con-
te. Duarte también ejerció su trabajo de sidera el caricaturista político más lúci-
caricatografía política en las páginas del do y feroz que ha tenido Colombia, su
diario El Espectador. Allí, condicionado ferocidad es mucho más que política,
por la orientación de este diario, su sátira porque es sólo moral. Carece del cálcu-
política tiene que eludir el lenguaje de lo matrero, de las pasiones efímeras, de
pancarta y desarrolla un humor más sutil los apetitos terrestres de los políticos»
e inteligente, sin perder su compromiso (p. 7). Bajo la tutela del diario de los
sociopolítico. Respecto al arte caricato- Cano quienes respetan y protegen su in-
gráfico en Colombia, Duarte (1984) opi- dependencia intelectual, vigila durante
na: «Debido a la ausencia de revistas es- cuatro décadas el acontecer nacional ha-
pecializadas, aquí el caricaturista tiene ciendo gala de una erudición humanis-
que ceder ante los intereses políticos de ta, un limpio y progresivo desarrollo de
los grandes diarios y ejercer una auto- la técnica de la plumilla y de la forma,
censura si aspira ver publicados sus tra- que varía de rígidas figuras y composi-
vol. 3, no. 11 171
Carlos Alberto Villegas Uribe
ciones en sus primeras obras, hasta las ción se convierta, por la crisis económi-
ágiles y rápidas caracterizaciones del ca que afecta al país, en un semanario.
nuevo milenio. A esta maestría técnica, Otra de las figuras del hito de los clá-
fruto de una búsqueda constante de po- sicos que ejerce en los albores del siglo
sibilidades expresivas, se une un crite- XXI es José María López Prieto, Pepón,
rio moral que lo erigen como un riguro- (1939) caricatógrafo caucano nacido en
so profesional de la caricatografía. Se le Popayán. Pepón publica sus primeras ca-
otorga el Premio de Periodismo Simón ricatografías en los periódicos de su co-
Bolívar (1973), distinción que declina, legio y para el periódico de su padre.
pero acepta el Premio Nacional del Viaja a Europa y colabora en España pa-
Círculo de Periodistas de Bogotá (1983). ra la revista Codorniz. En 1961 inicia su
Cuando la familia Cano vende El Espec- carrera profesional en el diario El Espec-
tador al grupo económico Santodomin- tador. A partir de 1971 se vincula con El
go, Osuna, en un nuevo acto de autono- Tiempo, donde aún colabora con la sec-
mía, se retira de la publicación y pasa a ción diaria y el resumen dominical deno-
colaborar con la revista Semana. Con él minado Séptimo Día. Participó con Glo-
se lleva su «Exposición permanente», ria Valencia de Castaño, Merino, Carri-
exhibida con orgullo en la sala de re- zosa y Chapete en el programa de televi-
dacción del diario de los Cano desde sión «El lápiz mágico». Posteriormente
1964, colección constituida por cincuen- realiza su propia aventura televisiva con
ta personajes de la política nacional e el programa infantil «Minimonos», ani-
internacional, hechos a todo color en un mado por Yady González. Pepón es el
estilo cubista, donde se evidencia su primer caricaturista que edita, en gran ti-
idoneidad en la fisonomía caricatográ- raje, sus personajes caricatográficos en
fica, un género que domina con sufi- la revista infantil Minimonos (1973), en
ciencia y que apoya su trabajo en el co- la cual participan dibujantes como Juan
mentario político. Otro característica de Valverde, Hernando Chato La Torre Jr.,
la obra de Osuna es la capacidad para Patricia Donald, Bernardo Rozo, Ronald
crear personajes caricatográficos que se Cristofanni, Hernando Campos. En Mi-
convierten en referentes de una etapa nimonos Pepón hace gala de su talento
política y en comodines para su ejerci- creativo al desarrollar personajes como
cio satírico: los caballos de Usaquén «Papá Jipy», «Los chiconautas», «Zipi-
simbolizan la represión durante el man- ta», «Protin», «El agente ZZ7», «Vladi-
dato de Turbay; una monja escapada de mir», «Los Sardinos», «Los MiniMons-
un cuadro de Botero, la visión románti- truos» y «Jojoa». Su obra caricatográfi-
ca y bucólica del gobierno de Belisario ca ha sido publicada en los más impor-
Betancur; unos perros dálmatas, las sa- tantes diarios y revistas, entre las que fi-
lidas en falso de los delfines de Alfonso guran El Tiempo, El Espectador, Estra-
López Michelsen; jirafas e hipopóta- tegia Económica, The Colombian Post.
mos, la desmesura del narcotráfico. Se- Fue presidente del Colegio Nacional de
guro de la independencia que le garanti- Periodistas y vicepresidente de la Fede-
za la Dirección de Carlos Lleras de la ración Latinoamericana de Periodistas y
Fuente, regresa a El Espectador en el estuvo vinculado al consulado de Co-
2001, semanas antes de que la publica- lombia en Sao Paulo, Brasil. Entre sus
172 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
publicaciones figuran: «Ahí están pinta- tas con que cuenta el país y paradójica-
dos» (1992), «Elección Colombia» (1992) mente uno de los menos conocidos.
y «No me crean tan revolcón» (1994) Barti es un caleño que firmaba como
entre otros. Timoteo en el periódico El Siglo, donde
Un caricatógrafo que hace un aporte inició su carrera. Colaborador de Por-
significativo a la caricatografía política tafolio y de las Lecturas Dominicales
colombiana en la segunda mitad del si- de El Tiempo, Barti es un fisonomista
glo es Alberto Donado Olivares, Al Do- impresionante, poseedor de una vasta
nado (1941). Nacido en Ciénaga, Mag- cultura y de una timidez blindada
dalena, Al Donado apropió el uso de fo- (www.semana.com).
tocaricatura hasta convertirla en un se- Otra de las líneas de innovación en la
llo característico de su producción cari- caricatografía colombiana la propone al
catográfica. En su más reciente produc- nororiente del país César Augusto
ción, presentada en la Feria del Libro de Almeida. Kekar (1956), caricatógrafo
2001, Al Donado profundiza en esta santandereano (Rionegro) que inició su
técnica y con los recursos que brinda el ejercicio profesional en el periódico
computador, compone una serie de fi- Vanguardia Liberal. Nutrido con las
sonomías caricatográfícas de hermosa influencias de caricaturistas nacionales
factura y con excelente caracterización. e internacionales, como Naide y Fonta-
Al Donado estudió bellas artes en la narrosa, desarrolla un grafismo poco
Universidad Nacional de Colombia, fue convencional. A nivel gráfico, su obra
colaborador de El Espectador, hasta que se caracteriza por el uso de figuras brus-
la familia Cano lo vendió al grupo San- cas que no respetan el canon académi-
todomingo. Su personaje caricatográfi- co, de una plumilla que reitera líneas
co Don Roque, fue premiado con el gruesas y parches de tinta y un curioso
Premio Simón Bolívar en 1981 y reci- y recargado sol que aparece en muchas
bió el Premio S.I.P. Mergenthaler de de sus caricatografías como testigo de
1982, en Chicago, Estados Unidos, por los sucesos. En este sentido, la caricatu-
su colaboración en una campaña didác- ra de Kekar es una propuesta moderna
tica sobre el nuevo código penal colom- que profundiza la ruptura de los para-
biano. En 1984 recibió el premio del digmas estéticos de la caricatografía
Circulo de Periodistas de Bogotá por su colombiana en la segunda mitad del si-
sus fotocaricaturas. glo XX. Su concepto de humor se apoya
La caricatografía colombiana se re- en el manejo de un lenguaje donde es
nueva con la aparición del hito de los posible rastrear los mecanismos de la
innovadores y aunque estos cultivan risa propios del chiste: condensación,
con preferencia el humor caricatográfi- uso del mismo material lingüístico, do-
co, caricatografos como Armando Bui- ble sentido, errores intelectuales. Cola-
trago –más conocido como Timoteo en bora con el semanario Nueva Frontera,
su producción en El Siglo y Ugo Barti con El Tiempo, la revista Diners y Edu-
en El Tiempo– y Antonio Caballero se cación y Cultura. En esta última publi-
destacan en caricatografía política. Para cación realiza un trabajo de ilustración
Vladimir Florez, Vladdo (2002): «Ugo caricatográfica donde logra que sus
Barti es uno de los mejores caricaturis- apuntes puedan ser leídos independien-
vol. 3, no. 11 173
Carlos Alberto Villegas Uribe
temente del texto que los inspiró. En la televisión colombiana de secciones
1984 publicó la primera compilación de para los programas «Testimonio» y
su obra bajo el título «Social política y «Noticiero AM-PM» (Palosa, 1993).
mamagallísticamente hablando». Por el manejo de su grafismo puede cla-
Desde la costa atlántica aparecen los sificarse el trabajo de Palosa en el hito de
grafismos de un artista para comentar la los innovadores, aquellos caricaturistas
actualidad regional y nacional con un colombianos que rompen con el canon
personaje caricatográfico que desafía clásico del manejo de la figura humana.
los cánones de los clásicos en el manejo Solitario e introvertido no participó de
de la figura humana. Es la propuesta de ninguno de los grupos de asociados que
Guillermo Salcedo, Guillotín, artista tuvieron lugar en Bogotá en la década
plástico seleccionado por Martha Traba del ochenta, aunque estuvo cercano a
para hacer parte, en 1968 del Primer Sa- sus integrantes. Su trabajo fue premiado
lón Nacional de Rechazados. Primer en el Festival Mundial de Caricatura,
premio en el XVII Salón Nacional de Calarcá 89, en la modalidad Humor Po-
Artes Visuales 1978. Invitado especial lítico Nacional. En 1992 obtiene el pre-
al salón Cant de Caracas en 1989. Invi- mio del Círculo de Periodistas de Bogo-
tado especial del Ohio Internacional tá, el mejor caricaturista del año. Reco-
Institute for the Graphics Arts, en di- pila su trabajo en el libro «El mejor cari-
ciembre de 1990. En 1978 se vincula caturista del mundo».
con el Grupo Experimental Sindicato, Herederos de la pasión de Naide por
con el cual participa hasta obtener el el humor caricatográfico e hijos del pe-
primer premio del Salón Nacional de riodo de la historia colombiana denomi-
Artistas (1991). Ha publicado en El He- nado El Frente Nacional, son pocos los
raldo, Diario del Caribe, El Nacional, caricatografos identificados dentro del
La Prensa, El Tiempo, El Espectador, hito de los asociados que cultivan la ca-
El Mundo («Enciclopedia del humor»). ricatografía política. En el Taller de Hu-
Entre el hito de los innovadores y los mor una de esas excepciones es Jorge
asociados surge la figura del caricató- Enrique Grosso (1957), boyacense, egre-
grafo bogotano Álvaro Palomino, Palo- sado de Bellas Artes de la Universidad
sa (1957). Inició su carrera a los 17 años Nacional de Colombia quien ejerce co-
cuando publica su primera caricatogra- mo caricatógrafo político desde 1981,
fía en una sección aficionada de El época en que se vinculó a El Tiempo, en
Espectador. En 1979 colabora con el remplazo de Naide. También ha cultiva-
diario El Siglo en la sección «Entre tinta do el género de la historieta; es creador
y tinto». Desde 1981 trabaja con El de las tiras cómicas «Atila», «Queru-
Tiempo en la ilustración caricatográfica bín», «La princesa Creolina», «Mugros-
de las revistas Elenco, Carrusel, Cronó- so», «Garlopín», «San Victorino», entre
metro, Lecturas Dominicales. Sus traba- otras. Fue uno de los primeros caricato-
jos aparecen en las publicaciones Cro- grafos que incursionó en el campo de la
mos, Síntesis Económica, Diners, Cre- caricatumedia con los dibujos animados
dencial, Acunoticias, Summa, Aló, Ma- para el noticiero «Cinevisión» y el pro-
mola, Al Día. Se aventura en los terrenos grama satírico «Zoociedad». Profesor de
de la caricatumedia con la animación en las universidades Nacional y de los
174 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
Andes. Editor de la revista de humor e mente se inicia como caricatógrafo pro-
historieta El Bus. fesional en las páginas editoriales del
Álvaro Montoya Gómez –Alfín– es diario La República (1986); y a finales
un caricatógrafo político que asume su de ese año reafirma su opción vital con
vocación luego de participar del ejerci- su primera exposición individual en la
cio de taller que significó su vincula- Alianza Colombo-Francesa. Respecto a
ción con el Cartel del Humor. Periodis- su obra Germán Fernández (2000) seña-
ta conservador de gran chispa e inge- la: «Lo conocimos durante los años
nio, Álvaro Montoya G. nació en Mani- ochenta. El caricaturista –todavía en for-
zales en 1949, pero vive en Bogotá des- mación– mostraba ya su propio y parti-
de 1960. Realizó estudios de derecho cular talante. Un carácter lo suficiente-
en la Universidad Nacional de Colom- mente ecléctico para no caer en el secta-
bia y se vinculó al diario El Siglo en rismo, lo suficientemente digno para una
1970. En 1978 creó la columna «Notas opinión autónoma y lo suficientemente
de un bionauta» con la cual se ganó el conservador como para no renegar del
Premio Nacional de Periodismo Simón sistema político que –al fin y al cabo–
Bolívar (1982) como mejor columnista. habrá de acogerlo luego, a pesar de sus
Fisonomista caricatográfico ocasional, sediciones gráficas y sus impertinencias
incursiona en la caricatografía política [...] al examinar de cerca su trabajo, te-
en 1994 con el seudónimo de Alfín en nemos que admirar la entereza con la
el diario El Nuevo Siglo. En esta etapa que ha asumido su oficio. No hay lugar
afila sus lápices contra lo que denomina allí para retoques preciosistas o especu-
el régimen serposamperista. Su trabajo laciones pictóricas. Se impone la virtud
le lleva a conquistar el Premio Nacional frugal –casi monástica– de la síntesis, la
de Periodismo del CPB (1997) como economía de la línea y los espacios. La
mejor caricaturista. Las amenazas reci- fuerza discursiva de lo textual adquiere
bidas lo obligan a silenciar su opinión entonces repercusiones superlativas.
tanto a través de la columna «Notas de Vladdo hace así gala de un manejo ex-
un bionauta», como de su comentario cepcional del lenguaje verbal en el que
gráfico bajo el seudónimo de Alfín y a sobresalen los juegos de palabras, la iro-
exilarse del país por un tiempo. nía, el absurdo, los giros semánticos y
En las toldas de El Cartel del Humor, otros recursos semejantes. Esto, por su-
Vladimir Florez Florez, Vladdo (1963), puesto, sin hacer a un lado la experimen-
caricatógrafo y diseñador gráfico nacido tación a nivel puramente gráfico. Como
en Armenia, Quindío, es el caricatógrafo otros de sus colegas, Vladdo se lanzó
de las nuevas generaciones que asume desde temprano al mundo de la ilustra-
con mayor rigor y consagración el oficio ción digital, sacando ventaja de las alter-
de la caricatografía política. En sus pri- nativas que ofrece el computador al di-
meros años de vida se traslada a Bogotá bujante: los fotomontajes y collages, la
(1970) donde cursa estudios primarios y versatilidad de la tipografía, los efectos
secundarios. Ideológicamente identifi- especiales, la posibilidad casi ilimitada
cado como conservador, su primera pu- de corregir y actualizar un documento
blicación la realiza en la revista Los Mo- sin volver a empezar de ceros. De hecho,
nos de El Espectador (1984), pero real- crea en 1994 –después de haber tomado
vol. 3, no. 11 175
Carlos Alberto Villegas Uribe
parte en el Curso de Diseño Gráfico de los números de este semanario se pueden
La Haya– su sección insignia “Vladdo- apreciar los nombres de los más importan-
manía”, en la que asume mente la óptica tes caricatografos colombianos del mo-
del diseñador gráfico en su oficio de ca- mento: Caballero, Guerreros, Linares,
ricaturista. Desde entonces le puede Guillotín, Kekar, Matty, Calarcá, Rin-
apostar al reto de “mantener la universa- cón, Ari, Yayo, Vladdo, Duarte, Ru-
lidad del humor gráfico dentro de la es- bens, Nicholls. Como nota curiosa se
pecificidad de la caricatura política, sin puede reseñar en este semanario el tra-
que exista detrimento de ninguna”» (pp. bajo de Joe Broderic, autor de «Camilo
62-73). Vladdo realizó estudios de dise- Torres, el cura guerrillero», quien fir-
ño publicitario en la Universidad Jorge maba con el seudónimo de Jorobe.
Tadeo Lozano y en el CIDE. Como dise- Como los asociados de Bogotá, los
ñador gráfico y caricatógrafo su trabajo caricatógrafos reunidos en Medellín en
ha sido acogido en las páginas de El torno a la revista Frivolidad, también
País, El Siglo, El Tiempo, El Diario del prefieren el cultivo del humor caricato-
Otún, El EspectadorD, Semana, Cro- gráfico, sin embargo, algunos de ellos
mos, La Crónica del Quindío, The Co- tienen que asumir la caricatografía polí-
lombian Post, El Periódico de Cartage- tica como medio de subsistencia y divul-
na, El Diario del Huila, El Universo de gación de su trabajo. Entre ellos figuran
Guayaquil, Soho, Gatopardo, Semana Harol Trujillo, quien firma con el seudó-
Junior y la revista Puntocom. Entre los nimo de Chócolo, Carlos Mario Galle-
libros publicados figuran «Mis memo- go, líder del grupo Frivolidad y uno de
rias, así me recuerda Vladdo» (1989), los integrantes de Tola y Maruja, quien
«Vladografías; diez años de caricaturas» publica en El Espectador como Mico, y
(1996), «Aleida a flor de piel» (1999), Esteban París, encargado de la caricato-
«La agenda de Aleida» (2000) y «Ma- grafía política en El Colombiano de Me-
nual de separación» (2001), «Lo peor de dellín al lado de Ramiro Zapata. Cerca-
lo mejor» (2002), entre otros. Ha recibi- nos a este grupo de caricaturistas apare-
do dos veces el Premio Nacional de Pe- cen los grafismos de Valmez. Ricardo
riodismo Simón Bolívar (1996-1998), el Betancur Sarmiento, Ricky, es otro de
Premio de Excelencia de la Society of los caricatografos paisas que cultiva
Newspaper Design, de Estados Unidos ocasionalmente la caricatografía políti-
(1994) y el Premio Nacional de Perio- ca, sus personajes boterianos han apare-
dismo del CPB (1988). Fue selecciona- cido con frecuencia en el suplemento El
do para participar en Alemania en la Colombianito, donde asumió la página
muestra Hoch-Zeit Für die Eine Welt, denominada pasatiempos.
exposición de caricatografías alusivas a Tres caricatógrafos jóvenes del eje
los 500 años del descubrimiento de cafetero, optan por ejercer la caricato-
América (1992). En 2002 recibe el Pre- grafía política y logran figuración na-
mio Mergenthaler de la Sociedad Intera- cional: Ari, Mheo y Papeto. Mario Her-
mericana de Prensa, SIP. nando Orozco Mheo, caricaturista risa-
En 1987 circuló el semanario Mamo- raldense nacido en Pereira es comuni-
la donde se reseñaba de manera humo- cador social de profesión, inició su ejer-
rística el acontecer político del país. En cicio caricatográfico en el Diario del
176 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Aportes téoricos para un nuevo paradigma de la caricatura
Otún, ha publicado en El Tiempo, y co- Cruz, Antonio: «El hombre que nos hacía sonreír
labora con El País desde 1994. Actual- al desayuno», en «Chapete. Sus mejores cari-
caturas», Planeta, Bogotá, 1996.
mente publica sus trabajos en la revista Duarte, Jorge: «De publicista a caricaturista sub-
Cambio. Fue nominado al Premio Na- versivo», semanario Voz, 1/11/84.
cional de Periodismo en 1996. –: «La tomata de la embajada», Duarte editor, Bo-
Fabio Arias, caricatógrafo caldense gotá, 1992.
«El País 50 años», http//elpais-terra.com.co/Espe-
nacido en Pácora, quien firma como ciales/50anos/caricaturas.
Arí, ejerció inicialmente en el diario La Fernández, Germán: A punta de lápiz. El Quindío
Patria, de Manizales, donde se desem- en la caricatografía colombiana», Goberna-
peñó, también como jefe de redacción, ción del Quindío - Gerencia de Cultura, Arme-
actualmente colabora para el diario re- nia, 2000.
Freud, Sigmund: «El chiste y su relación con lo
gional de El Tiempo. inconsciente», traducción del alemán de Luis
«El terreno de la caricatografía polí- López Ballesteros y de Torres, Santiago Rue-
tica ha sido abonado por la producción da, Buenos Aires, 1952.
masculina, sin embargo es necesario García Márquez, Gabriel: «La historia vista de
señalar en este género la presencia de la espaldas», en «Osuna de frente», El Áncora
Editores, Bogotá, 1983.
mujer con las realizaciones de Atala García-Peña, Roberto: «Palabras liminares.
Márquez, quien publicara en el diario Aldor Peter: Caricatura y dibujos», obra pós-
Voz Proletaria, hoy Voz, con el seudó- tuma, Futura, Bogotá, s.f.
nimo de Camila, en homenaje al sacer- Gómez H., Álvaro: «Pepe Gómez un innovador»,
dote guerrillero y María Edith Jiménez, en «Historia de la caricatura en Colombia»,
Banco de la República, Bogotá, 1987.
caricatógrafa quindiana, nacida en Arme- González, Beatriz: «Merino, un humanista de la
nia (1976), quien es una de las pocas caricatura», en «Historia de la caricatura en
mujeres que en la actualidad realiza ca- Colombia», vol. 3, Banco de la República, Bo-
ricatografía política en Colombia. Ganó gotá, 1987.
el premio Jóvenes talentos del Salón –: «La otra cara de José Manuel Groot», en «His-
toria de la caricatura en Colombia», vol, 8,
Antonio Valencia (1999), promovido Banco de la República, Bogotá, 1991a.
por el Instituto de Bellas Artes del -: «Groot y la caricatura política», en «Historia de
Quindío. Publicó sus primeras ilustra- la caricatura en Colombia», vol, 8, Banco de la
ciones en el libro “Talleres de la infan- República, Bogotá, 1991b.
cia”, editado por el Comité Departa- Gubern, Roman: «El lenguaje de los comics»,
Ediciones Península, Barcelona, 1994.
mental del Quindío y en la revista La Kipper, Ana: «Introducción», en: Aldor, P.: «Ca-
Nota Agropecuaria de la Cooperativa ricatura y dibujos», obra póstuma, reseña bio-
de Caficultores de Armenia. Desde gráfica, Futura, Bogotá, s.f.
1998 hasta el año 2000 realiza carica- Mendoza, Claudia: «El espejo bogotano», en
tografía política con La Crónica del «Bogotá en caricatura. Historia de la caricatu-
ra en Colombia», Banco de la República, Bo-
Quindío. En ese mismo año se traslada gotá, 1988.
a Bogotá e inicia estudios de diseño Moreno, Marta Lucía: «De Chapete a Bulilo»,
gráfico en Cide» (Fernández, 2000). Credencial, edición 15, 1988.
Peña, Jorge: «Cronología de la historieta en Colom-
bia», Klandestinos 3, Comics 99, Cali, 2000.
Bibliografía Segura, Martha: «Datos biográficos de José Ma-
Colmenares, J.: «Ricardo Rendón, una fuente pa- nuel Groot», en «Historia de la caricatura en
ra la historia de la opinión pública»,Fondo Colombia», vol. 8, Banco de la República, Bo-
Cultural Cafetero, Bogotá, 1984. gotá, 1991.

vol. 3, no. 11 177


ENTREVISTA

Dibujando por la revolución


Charla con Virgilio Martínez Gaínza

Dario Mogno
Investigador, Milán, Italia

Resumen
En una entrevista la reconstrucción de la vida profesional y de los fundamentales aportes artísti-
cos, organizativos y didácticos de uno de los más importantes protagonistas de la historia de la histo-
rieta cubana desde los últimos años de la dictadura batistiana hasta hoy.

Abstract
In an interview the reconstruction of the professional life and of fundamental artistic, organizatio-
nal and didactic contributions of one of the most important personalities of the Cuban comics history
from the last few years of Batista dictatorship to the present time.

En febrero de este año la Unión de tro de toda la generación de los histo-


Periodistas de Cuba proclamó Premio rietistas cubanos que trabajaron des-
Nacional de Periodismo José Martí a pués del 1959. Sin peligro de equivo-
Virgilio Martínez Gainza. Nunca pre- carse podría decirse que Virgilio, ade-
mio fue más merecido: sin miedo de más que uno de sus principales prota-
exagerar, de Virgilio puede decirse gonistas, es el padre de la historieta cu-
que en la historia de la historieta cuba- bana de los últimos cincuenta años.
na él es la personalidad más represen- Por eso nos parece útil e interesante
tativa, mítica querríamos decir. No só- aprovechar la ocasión del premio que
lo empieza a trabajar en el área durante le fue otorgado para publicar una su
la dictadura batistiana ofreciendo, con entrevista inédita que, aunque remonta
su «Pucho y sus perrerías» publicado al 12 de marzo de 1997, no resulta en-
en la prensa clandestina, puede ser el vejecida.
único ejemplo de cómo la historieta
pueda contribuir a la lucha revolucio- Quien se proponga estudiar la his-
naria. Después de varios años de traba- toria de la historieta cubana de los úl-
jo en la clandestinidad, él sigue su em- timos cuarenta años se da cuenta rá-
peño no sólo continuando a dibujar y a pidamente del papel central que en el
narrar por imágenes, sino también con- desarrollo del género han jugado tu
virtiéndose en el organizador y maes- persona y tu obra. No es fútil pregun-
178 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución
tarse a cuándo se remontan tus pri- Illustration», «Figure Drawing» y otras.
meros contactos con la historieta. Por supuesto, ese método no se lo reco-
Nací el 27 de abril de 1931.Tenía miendo a nadie, porque uno hace lectu-
unos cinco años cuando mi abuela me ras fuera de tiempo, se interesa por te-
leía las historietas de Benitín y Eneas, mas que después dejan lagunas y hay
Popeye, el ratón Miguelito y muchas que estarlas llenando toda la vida... co-
más. Eso me estimuló a aprender a leer mo, por ejemplo, dibujar una oreja.
rápidamente y a convertirme en un tre- Estuve en ese estudio hasta 1952, y
mendo lector. precisamente un día en que Cabeza ha-
No podía comprar los comics de la bía alquilado una oficina mejor en el
semana y tenía que leer, como les deci- edificio Suiza de La Habana Vieja, en
mos, muñequitos de uso. Además siem- Villegas y O´Reilly, y esa mudanza ocu-
pre tuve un ángel que me regalaba li- rre el mismo 10 de marzo. Entonces era
bros. Así tuve la gran suerte de leer la muy curioso. Nosotros nos asomába-
revista argentina Billiken, los cuentos mos por la ventana que daba a Villegas
de «El mono relojero» de Constancio y veíamos, por esa calle que sale al Pa-
C. Vigil, las páginas semanales de «Su- lacio Presidencial, los tanques de Batis-
perman», «Trucutú». «Veinte mil le- ta que estaban ocupando el palacio. Me
guas de viaje submarino» de Julio Ver- percaté del tremendo cambio que esta-
ne y la novela «Urania» de Camilo Flam- ba ocurriendo en el país. Batista nunca
marion fueron dos obras francesas que me gustó; yo tuve que vivir mi infancia
me leí unas catorce veces cada una por- bajo el gobierno de Batista, una figura
que me estimulaban enormemente la para mí realmente muy antipática. Mi
fantasía. También disfruté de las prime- familia lo rechazaba. Al ocurrir el 10 de
ras ediciones de «El Spirit» de Will Eis- marzo me dije «Ahora sí volvemos a
ner. Todo eso me aficionó grandemente chocar con ese hombre». Al año si-
a la lectura y, sobre todo, a las historie- guiente me independizo y me asocio
tas. Además se me fueron pegando co- con Enrique Mier Febles, que era mili-
sas de la línea de los dibujantes, aunque tante del Partido Socialista Popular. Era
nunca imaginé que podía llegar a ser un el más joven de los hermanos Mier, de
profesional de la historieta, pero, insen- Las Villas, en la ciudad de Santa Clara.
siblemente, iba aprendiendo. Después Nos dedicamos al diseño de envases en
de pasar la escuela primaria, cursé el celofán, anuncios, ilustraciones y otros.
séptimo grado y no pude continuar los Trabajábamos en la casa de Enrique,
estudios, pues tuve que trabajar. En 1948 con sus muchachos jugando como lo-
me hice ayudante de Fernando Cabeza, cos, en la calle Goss, a dos cuadras de
un dibujante de publicidad que tenía, General Lacret. Cuando tenía mucho
afortunadamente, muchos libros de di- trabajo me quedaba por la noche, pero
bujo en inglés. Yo había estudiado un si no había nada, me iba para mi solar.
par de años de inglés y, más o menos, En esa casa conocí a varios dirigentes
podía entenderlos, aunque captaba más del Partido Socialista Popular y la Ju-
por la gráfica tan clara. Me estoy refi- ventud Socialista. En la madrugada del
riendo a las obras de Andrew Loomis 26 se produjo el asalto al cuartel Mon-
como «Fun with a Pencil», «Creative cada. Poco después llegó Ramón Calci-
vol. 3, no. 11 179
Dario Mogno
nes pidiendo que lo ayudaran a ocultar- lla impresas en mimeógrafos, para man-
se porque la dictadura había desatado la tener la publicación en la calle; pero a
represión a los revolucionarios, funda- la vez se dan a la tarea de organizar un
mentalmente a los comunistas. Calci- aparato estable capaz de hacer una pu-
nes pasó unos quince días en esa casa. blicación mejor y más atractiva. Porque
Yo compartía la misma habitación y lo el concepto que tenía la dirección de la
ayudé a editar e imprimir algunas publi- Juventud Socialista era que la publica-
caciones de la Juventud Socialista. ción para los jóvenes debía ser atracti-
¿Y dónde se imprimían esas publi- va; debía tener no sólo carga política,
caciones? sino también relatos, reportajes, refle-
Bueno, ahí mismo, en un mimeógra- jar la vida y la economía de los jóve-
fo Gestettner muy bueno, parecía una nes, humorismo, historietas... para que
imprenta. Quiero decirte que el partido el mensaje fuera mejor asimilado. Ya
y la Juventud tenían experiencia en la en octubre se ha logrado montar el apa-
utilización de los medios alternativos. rato clandestino, con su taller de impre-
Ellos tenían también la estación de ra- sión y una pequeña máquina Multilith,
dio Mil Diez, en la calle Reina, el pe- modelo 40, una máquina que no se utili-
riódico Hoy y varias publicaciones, en- zaba ya en oficinas y, que por su tama-
tre ellas, el magazine Mella. Yo no era ño y posibilidades técnicas, permitía la
comunista, pero me interesaba saber si impresión de un pequeño magazine uti-
había un modo de hacer una publica- lizando hojas de formato legal, de 8,5
ción contra Batista, sin importar como por 11 pulgadas, dobladas al centro y
fuese impresa. Pues ahí ya estábamos colocadas unas dentro de otras.
haciéndola y empecé a hacer algunas Antes de diciembre de 1954, en la
cositas gráficas. Así me vinculo a la oficina que Mier y yo habíamos alquila-
Juventud Socialista. En enero de 1953 do fui contactado por Calcines para sa-
el teniente Castaño, que era jefe del ber si estaba dispuesto a hacer algún di-
buró que perseguía a los comunistas, bujo para Mella, y le dije que sí. Es cu-
secuestró la edición de ese mismo mes riosa la coincidencia, pues mi oficina
del magazine Mella. Su portada, dibu- estaba en Mazón esquina a Neptuno y
jada por el pintor Adigio Benítez, era mi ventana daba a la Plaza Mella, en la
una cabeza de Martí, como de mármol, que se honraba a este héroe de la juven-
que se refería al centenario del Após- tud cubana. En la edición de diciembre
tol. Un texto llamaba a leer «Un Napo- de 1954 se publica en Mella mi primera
león que masca chicle», una crítica al colaboración: varias caricaturas sobre
presidente Eisenhower. Del secuestro el canal Vía Cuba que Batista quería ha-
sólo se salvaron unos cientos de ejem- cer para dividir la isla y competir con el
plares. Después la Juventud Socialista canal de Panamá. A partir de ese mo-
denunció el hecho en un Mella espe- mento, continúo trabajando de modo
cial afirmando: «A pesar de todo, aquí clandestino en el magazine Mella hasta
estamos». Era un tabloide de cuatro diciembre de 1958, participando en ochen-
páginas que se ha hecho famoso, histó- ta ediciones.
rico. Después del asalto al Moncada, la Con el compañero Julio Machado,
Juventud hace varias ediciones de Me- que era el impresor, se logró imprimir
180 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución

Figura 1: Tira de «Pucho y sus perrerías» (guión de Marcos Behmaras) publicada en el número de
febrero de 1956 de Mella.

el magazine no sólo en dos, sino en cua- y todo era de su imaginación, pero esa
tro colores. presentación era tan efectiva, que mu-
Estaba Marcos Behmaras en el equi- cha gente lo escuchaba a pesar de la
po de dirección, como uno de los que competencia aplastante de RHC Cade-
proyectaba y redactaba el Mella. Con él na Azul y, sobre todo, la CMQ. Él fue
hice las historietas «Luis y sus amigos» levantando presión y escribió para la te-
y «Pucho y sus perrerías». Marcos Beh- levisión espacios como «Tensión», en
maras era un compañero sumamente ta- el Canal 6 y los libretos de «Chicharito
lentoso, militante de la Juventud, al que y Sopeira». Para este programa fue con-
le apasionaban el teatro, las actividades tratado personalmente por Amadeo Bar-
culturales, la radio. Quiso ser actor en la letta, que lo llamó a su oficina, y Mar-
Mil Diez, pero parece que no sirvió. cos fue con su representante Luis Más
Bueno, entonces empezó a escribir, de- Martín, que era un dirigente de la Ju-
mostró que él podía hacer buenos libre- ventud Socialista y fundador también
tos para la radio. También participó muy del magazine Mella. Era un compañero
activamente en la sociedad cultural Nues- muy capaz políticamente y con una va-
tro Tiempo, que era una organización lentía a toda prueba; por supuesto, Luis
en la que participaban muchos intelec- y Marcos eran perfectamente conoci-
tuales, artistas y músicos que estaban, dos como comunistas, pero el talento de
por supuesto, muy preocupados por el Marcos era tan grande que Barletta ne-
rumbo político de Cuba bajo la tiranía cesitaba contratarlo. Y así fue que, gra-
de Batista. Marcos ya en esa época era cias a la intervención de Más Martín,
muy conocido en la radio y en la televi- lograron duplicar la primera oferta de
sión por sus éxitos como escritor. Por Barletta y mejorar así las finanzas del
ejemplo, recuerdo la serie que se tras- Partido, puesto que Marcos entregaba
mitía por Radio Progreso llamada «Hé- la mayor parte del dinero a la organiza-
roes de la justicia». La presentación de ción. El recibía lo necesario para man-
cada episodio decía que eran casos sen- tener el estándar de vida de un profesio-
sacionales extraídos de los archivos se- nal, que pudiera vivir con dignidad. Aho-
cretos del FBI, la Sûreté, Scotland Yard..., ra sí, él aportaba la mayor parte de sus
vol. 3, no. 11 181
Dario Mogno

Figura 2: Página de «Pucho y sus perrerías» (guión de Marcos Behmaras) publicada en el número
de julio de 1956 de Mella.

ingresos al Partido y también a la socie- radio y televisión, sino también en el


dad Nuestro Tiempo. magazine Mella en su primera etapa.
Marcos no solamente se destacó en Yo conocí en viejos ejemplares de Me-
182 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución
lla una sección humorística, dirigida con- cionó y le dijo: «Muchas gracias». Des-
tra el 10 de marzo, que se llamaba «Cohe- pués se bajó con su paquete y el policía
te, periódico inquilino». Sin embargo, le dijo: «Hasta luego».
me paso cuatro años trabajando con los Otro truco que se utilizaba era la can-
guiones de Marcos sin sospechar si- tina, que era un recipiente de cuatro o
quiera que el autor de los guiones de cinco cazuelitas de aluminio, una enci-
«Pucho» era él. En los primeros días de ma de la otra, y tenían un gancho que
enero fui a su casa, en Miramar, y me las rodeaba y las sostenía verticalmen-
dicen: «Para que conozcas a quien es- te. Habían preparado una cantina de
cribe, mira, este es Marcos Behmaras...». esas serruchando el fondo a las cazueli-
Por poco me caigo de la sorpresa... Co- tas intermedias, menos la primera y la
mo decía Lillo, «Me caigo y me levan- última. Así resultaban dos recipientes,
to». En esos mismos días me incorporo uno arriba al que le ponían sopa o pota-
a tiempo completo al Mella y... je, algo que se virara, para que la gente
Un momento. Antes de pasar adelan- tuviera cuidado. En el recipiente grande
te, sería interesante que nos contaras de abajo ponían los paquetes del maga-
cómo se hacía la distribución de Mella zine. Así, Prisco y el Peque iban con sus
en el período de la clandestinidad. paquetes o cantinas por los distintos lu-
La distribución de Mella es algo de lo gares. Por correos llegaban a la Univer-
que conozco una mínima parte. Había sidad de La Habana, a Santiago de Cu-
dos compañeros que trabajaron mucho, ba, a Camagüey, al Centro Gallego, a
dándolo todo. Uno era Prisco Barroso, personalidades políticas, a periodistas.
hoy profesor universitario, el otro todos Había casos en que a un funcionario del
sus camaradas lo conocen como el Pe- gobierno el Mella le aparecía, misterio-
que, que actualmente trabaja en el Co- samente, en su propio buró.
mité Central. El Peque era muy flaquito Llegamos al triunfo de la revolución.
y utilizaba distintos trucos para trasla- Cuando triunfó la revolución tenía-
dar los paquetes del magazine. La edi- mos ya 80 ediciones clandestinas, y yo
ción era de 10 000 o 15 000 ejemplares; había dibujado por lo menos 150 pági-
se hacía un esfuerzo para aumentar la ti- nas de historietas. Además del trabajo
rada y en esas ocasiones llegaba hasta del magazine, yo hacía publicidad y di-
20 000 ejemplares. Prisco y el Peque seño de envases. El gobierno revolucio-
sacaban los paquetes de la casa en que nario reconoció el derecho de los comu-
se imprimían y los iban distribuyendo. nistas a hacer legalmente sus publica-
Así llevaban paquetes de Mella y les ciones, a no tener que ser clandestino
ponían muñequitos americanos por arri- más nunca. Entonces la Juventud So-
ba y por abajo, disfrazando el paquete. cialista tuvo una casa para su comité na-
Hay una anécdota: el Peque se montó cional y logró montar una imprenta muy
en una ruta 30 y había un policía senta- sencilla. Fueron necesarios amigos im-
do. El policía, al ver al Peque con el pa- presores dispuestos a imprimir el Me-
quete, sin decirle nada, se lo quitó y se lla. Económicamente era costoso im-
lo puso en las piernas y le dijo: «Yo te primir la revista y se empezó a trabajar
lo llevo, muchacho» ¡Imagínate! El Pe- por una imprenta más completa.
que se dio un susto tremendo pero reac- A mí me plantean si quería trabajar
vol. 3, no. 11 183
Dario Mogno
en el Mella. «¡Magnífico!», les digo, y de lanzar sobre toda la Unión Soviética
abandono la publicidad para dedicarme puestos de perros calientes callejeros y,
solamente al Mella. cuando los rusos estuvieran comiéndo-
Al principio, en 1959 y 1960, con los, las tropas norteamericanas llegaban
Marcos, hicimos «Supertiñosa», «La cor- y ocupaban el país sin disparar un tiro.
tina de bagazo», «Investigador senato- Se hicieron tres ediciones. La tercera
rial». Eso no duró mucho porque se fue una parodia fiel de la que sería la úl-
produce el proceso de la nacionaliza- tima edición de Selecciones. Supimos
ción de las imprentas, la radio, la televi- que estaban imprimiéndola y se obtuvo
sión, la prensa y Marcos fue nombrado un ejemplar y en menos de quince días.
interventor de Radio Progreso y des- El tiempo sobró para que Marcos escri-
pués director de la televisión. También biera, yo dibujara e imprimiéramos en
en esos años escribió, además de artícu- nuestra pequeña Chief 24... y salimos a
los y editoriales, guiones para las histo- la calle antes de que la planta Omega
rietas, Isidoro Malmierca, que era el di- fuera ocupada por los trabajadores. Fue
rector del Mella. Se desencadenó enton- un éxito formidable, irrepetible.
ces la lucha ideológica contra la prensa Después le tocó al Diario de la Mari-
burguesa y las publicaciones proimpe- na. Marcos había hecho un logotipo
rialistas como Life en español y Selec- que decía: Diario de los Marines. El
ciones del Reader’s Digest, que se im- Diario de la Marina tenía un pequeño
primían en una planta muy moderna, la cuadrito a la izquierda que decía: «128
imprenta Omega, hoy Osvaldo Sánchez. años al servicio de los intereses genera-
En esa imprenta había una rotativa es- les y permanentes de la nación», y Mar-
pecial para realizar la tirada de Selec- cos le puso «128 al servicio», aludiendo
ciones. Y la Juventud decide enfrentar al water closet. Él había escrito una se-
la propaganda contrarrevolucionaria que rie de parodias de historietas que quería
hacía dicha revista. Durante la segunda incluir en esa edición del Diario de los
guerra mundial y en la posguerra, yo la Marines, como «Dick Tracy», «Jorge,
leía mucho. Recuerdo que contenía unos el piloto», «Mandrake, el mago». Pero,
veintisiete artículos muy interesantes en en esta ocasión, La Marina fue enterra-
cada edición, pero, poco a poco, se fue da antes de que pudiéramos hacer nues-
haciendo anticomunista. Yo no lo sabía tro trabajo. Después, Marcos tuvo que
exactamente, pero me di cuenta de que dedicarse a la televisión. Hizo un aporte
eso formaba parte de la propaganda ma- tremendo con la creación de un bloque
chartista... y ya la revista me aburría. de nuevos programas que fueron muy
Entonces Marcos recibe la tarea de en- exitosos.
frentar a Selecciones y desmontar sus En enero de 1963 Mella cambia su
mecanismos ideológicos. Y se le ocurre formato de revista por el tabloide sema-
hacer una parodia llamada Salaciones nal, con informaciones sobre la UJC
del Reader’s Indigest... La escribió en (Unión de Jóvenes Comunistas) y «Pu-
menos de ocho horas, con artículos que cho», más un suplemento de historietas
resultaron proféticos, como aquel de de 16 páginas. Dedicamos ocho pági-
«¿Puede el perro caliente vencer a los nas con dos colores a las historietas, y
rusos?», que proyectaba el plan secreto las otras ocho a materiales literarios.
184 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución

Figura 3: Página de «Pucho y sus perrerías» (guión de Marcos Behmaras) publicada en el número
de septiembre de 1956 de Mella. Suplemento Gráfico.

Unos meses después, pasamos a un ta- por un lado y una tinta por el otro lado.
ller que nos entregaba cuatro colores «Supertiñosa» iba en la primera página,
vol. 3, no. 11 185
Dario Mogno

Figura 4: Página de «Pucho y sus perrerías» (guión de Marcos Behmaras) publicada en el número
de julio de 1957 de Mella. Suplemento Gráfico.
después venía una serie de personajes dibujos de Ubaldo Ceballos; «Marco, el
como «Matojo» de Lillo; «Juan Mon- gladiador» con guiones de Víctor Ca-
tes», con textos de Norberto Fuentes y saus y dibujos de Pedro Martín, «Lucas
186 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución
y Silvio» escrito y dibujado por el sor- sada, Luis Ruiz, Juan Ayús, Padronci-
domudo Juan José López, un catalán to... y yo. Después se incorporó Hernán
genial, «Kachibachi» de Padroncito... H, con su «Gugulandia» que se publica-
Muy joven Silvio Rodríguez escribía y ba en el periódico Revolución, en un su-
dibujaba «El hueco, una historieta muy plemento de historietas que editaba el
profunda»; «Tere y Cari» de Wilson. Y artista de la guerrilla en la Sierra Maes-
Roberto Alfonso, que hizo tantas histo- tra, Santiago Armada, al que todos co-
rietas que es difícil recordar, pero siem- nocíamos por Chago. Al desaparecer el
pre sobresalientes, como «Un hombre diario Revolución, los «gugus» encon-
de verdad», «Naoh» y las muchas pági- traron espacio en El Sable.
nas dedicadas a la historia de Cuba. Pa- El Sable, dirigido por Marcos Beh-
saron por Mella muchos compañeros maras, tiene una historia muy breve,
como Luis Raúl Pérez, nuestro especia- que comienza en octubre de 1965 y du-
lista en colores. Él, valiéndose de tinta ró hasta su muerte, en noviembre de
china y varias cartulinas, lograba hacer 1966. En ese año, Marcos creó muchísi-
separaciones de colores muy económi- mas cosas, tantas que es difícil recor-
cas para el proceso de reproducción... darlas. Si me remito a la primera edi-
En esa época no había computadoras. ción, me viene a la mente una historieta
El suplemento de historietas duró 94 escrita por él sobre un matrimonio que
ediciones. Se independizó un poco del se va a Estados Unidos en busca de un
semanario. Llegamos a conocer que mu- paraíso, que van a ver cosas de altura,
chas personas, sobre todo muchachos, cosa que logra el marido... al tener que
compraban el Mella y se quedaban con trabajar de limpiaventanas de altos edi-
los muñequitos. Eso preocupó a la UJC. ficios. Muchos de sus chistes enrique-
Aunque nuestras historietas tenían car- cieron el humorismo revolucionario, por-
ga política, determinaron que el Mella que penetraban en la realidad nortea-
renunciara al suplemento gráfico e in- mericana y sus contradicciones; porque
corporara algunas historietas al sema- marchaban para allá los técnicos, los
nario. La medida fue consultada al com- médicos, toda esa gente que era atraída
pañero Isidoro Malmierca, anterior di- en ese momento y después chocaban
rector del Mella, quién indicó que se tu- con la dura realidad. Desgraciadamen-
viera en cuenta que eran los únicos mu- te, Marcos y dos compañeros más pere-
ñequitos en ese momento. Eso no duró cieron en las montañas de Oriente, cuan-
mucho tiempo porque vino la fusión de do la crecida de un río los sorprendió.
la prensa plana y Mella se unió al perió- Seguimos trabajando en El Sable has-
dico La Tarde, para crear el diario Ju- ta que se agotó internamente, y dio paso
ventud Rebelde. Y ya en Juventud Re- a una nueva publicación, La Chicharra,
belde, al mes de creado, el director vio que duró muy poco tiempo, hasta que
la necesidad de publicar un suplemento surgió el DDT. En el DDT continué di-
humorístico propio para la juventud. bujando las historietas de «Pucho» con
Entonces llamaron a Marcos Behmaras, guiones de Agustín Urra.
que fundó el semanario El Sable. Mar- En 1973 me trasladé a la Escuela Na-
cos dirige un equipo muy fuerte artística- cional de Artes, en Cubanacán, donde
mente, con dibujantes como José Luis Po- estuve un par de años. En ese tiempo
vol. 3, no. 11 187
Dario Mogno
colaboraba con la revista Bohemia ilus- posible dar espacio. Pero hay muchos
trando temas internacionales de Fulvio guionistas y dibujantes con posibilida-
Fuentes y la sección «En Zafarrancho», des de situar a Cuba muy cerca de la
de Mario Kuchilán. Después, en 1978, vanguardia de la historieta mundial.
me incorporé al semanario infantil Pio- Lamentablemente la economía del país
nero y retomé la historieta y la ilustra- no lo permite, pero hay que reconocer
ción de relatos y artículos para niños. el esfuerzo que hizo la Editorial Pablo
Al comienzo de la Editorial Abril, crea- de la Torriente.
da por la Unión de Jóvenes Comunis- Volvamos al Mella...
tas, me ubican en la dirección artística Cuando Mella adopta el formato se-
de la naciente revista Zunzún en la que manal, se decide que lo acompañe un
continué escribiendo y dibujando la his- suplemento de historietas. El director
torieta «Cucho», un perrito cósmico, y del Mella me da la tarea de organizar y
algunas otras como las que escribían dirigir el suplemento. Ya habíamos ve-
Anisia Miranda y Froilán Escobar. nido trabajando con Norberto Fuentes,
Después pasé unos diez años en el se- que se iniciaba como escritor humorís-
manario Pionero, hasta que fue suprimi- tico y reportero. Al principio no nos lle-
do al principio del período especial. En vábamos muy bien porque él me traía
1990 comencé como caricaturista del guiones que yo no le aprobaba y, un po-
periódico Granma. En este importante co humorísticamente nos fajábamos, y
diario de la revolución he publicado al- le decía: «Eso no sirve, Norberto, te voy
gunas tiras cómicas, no páginas de histo- a estrangular». En esa época éramos
rietas, porque no son de interés editorial, muy jóvenes y, además, nuestro estilo,
y ahora mucho menos con el poco espa- las relaciones de trabajo eran así, muy
cio de un tabloide de ocho páginas. humorísticas.
En la etapa de Ediciones en Colores Buscando jóvenes talentos acudimos
hice los dibujos para una historieta ba- a la escuela Diego Rivera, que estaba en
sada en el programa «San Nicolás del la calle Reina, en cuyo local había fun-
Peladero», durante un año, y después cionado por muchos años la escuela ane-
algunas páginas para la revista Fantás- xa a la Academia San Alejandro, donde
ticos, con historietas de ciencia ficción. se formaban los escultores y pintores.
Cuando la Editorial Pablo de la To- La escuela anexa había cambiado y lo
rriente decidió hacer Cómicos, su pri- que enseñaban era algo más práctico,
mera revista de historietas, colaboré des- como el dibujo publicitario y la ilustra-
de su primera edición con los persona- ción, el diseño gráfico. Uno de los esco-
jes Cucho, Supertiñosa, Tiño, Botark y gidos fue el diseñador Ángel González,
otros, todos en una sola historieta en la que continuó su carrera y hoy pertenece
que Cucho era el personaje central, gra- al diario Juventud Rebelde. También se
cias a la ciencia ficción humorística. Al unió a nuestro grupo un joven proce-
resurgir así la historieta, nos dimos dente de Cárdenas, ya muy profesional.
cuenta de las grandes posibilidades que Me refiero a Padroncito, que trabajaba
tiene el género en Cuba, por la abun- en el departamento de Animación del
dancia de talentos jóvenes además de ICRT (Instituto Cubano de Radio y Te-
los más experimentados, a los que no es levisión) dirigido por Lillo, también his-
188 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución

Figura 5: Una hilarante página, publicada originariamente en el suplemento de Mella y reimpresa


en 1988 por la Editorial Pablo del Torriente en el volumen «Supertiñosa», en que los principales
personajes del comics norteamericano se unen a Supertiñosa en la lucha contra la isla roja y por la
defensa del mundo libre.

torietista y creador de «Matojo», perso- de mantener con calidad las ocho pági-
naje muy popular durante muchos años. nas semanales de historietas que reque-
Se unieron además al Mella el genial ría el suplemento, con colores y todo.
Juan José López ... y Wilson, el creador Posteriormente se incorporó Luis Ruiz,
de las famosas «Criollitas». Ellos y otros que salió de las Fuerzas Armadas, y que
más eran un equipo muy fuerte, capaz se desarrolló como un dibujante muy
vol. 3, no. 11 189
Dario Mogno

Figura 6: Una página de «La gloria que se ha vivido» (guión de Olga Marta Pérez), publicada en
1990 por la Editorial Capitán San Luis.

talentoso; pero no mantuvo su actitud Paralelamente la revista Pionero ha-


hacia la revolución y nos abandonó unos bía avanzado también, y reunió otro
años más tarde. equipo formidable de escritores y dibu-
Y todos estos nuevos compañeros jantes. Ocurre una cosa: yo no soy el
que se venían añadiendo al equipo único que se ve obligado a preocuparse
eran jóvenes, no tenían experiencia. por la formación de historietistas. Lo
¿Cómo hacías para formarlos? ¿Les que yo podía hacer era situar a los com-
dabas clases de historietas? pañeros de acuerdo con las habilidades
190 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
Dibujando por la revolución
que tuvieran más, las que iban adqui- lo que le atrajo. Alguno se enamoró
riendo, dando las páginas más impor- del trazo de Hal Foster, creador del
tantes a los más profesionales y que po- «Príncipe Valiente» y esa fue su línea
dían mantener, con seguridad, su pági- de desarrollo; otro escogió la línea ex-
na. En ese caso estaba Wilson, estaba presionista de Chester Gould; yo ha-
Lillo, Juan José López... Recuerdo a bía permanecido bastante fiel a lo que
Pedro Martín, dibujante de «Marco, el pude aprender de Disney, de la revista
gladiador» con guiones de Víctor Ca- norteamericana Mad, la influencia de
saus... Silvio Rodríguez, que comenzó la publicidad, que me hizo dibujar de
a dibujar en la revista Mella y creó mu- todo. También tenía la fuerte influen-
chas páginas de «El hueco, una histo- cia de los dibujantes comunistas Ho-
rieta muy profunda». racio y Adigio, puntales del diario Hoy.
Yo no daba clases de historietas, en Horacio Rodríguez era muy amigo del
realidad debía recibirlas. E n primer lu- caricaturista Gropper, del Daily Wor-
gar confiaba en el trabajo práctico. En ker, y mantenía correspondencia con
segundo lugar, yo tenía una buena colec- él. A Adigio Benítez lo conocí por su
ción de libros de arte y prestaba a los obra en Hoy y en la primera etapa del
compañeros el libro necesario para su Mella.
desarrollo. En Pionero estaban haciendo En ese asunto de la formación de di-
una labor parecida. Pionero tuvo la suer- bujantes, más bien fui un organizador,
te de empezar con un dibujante de la ta- a pesar de ser una persona muy poco or-
lla del australiano Harry Reade, que vino ganizada pero influía en los compañe-
a Cuba al triunfar la revolución y estaba ros y los conectaba con las técnicas del
haciendo caricaturas políticas en el pe- dibujo, la rotulación, la documentación,
riódico Hoy, el órgano del PSP (Partido el archivo... Juan José López, por su
Socialista Popular). Junto a él comenzó cultura, fue un magnífico profesor en el
Luis Lorenzo Sosa, quien estuvo ejerci- equipo. Roberto Alfonso, el creador de
tándose en el Mella. Cuando la Unión de «Guabay», un héroe taíno, sí era orga-
Pioneros Rebeldes solicitó un dibujante nizado de veras. Yo tenía archivados
para la revista, promovimos a Luis Lo- muchos comics, pero Robe me sobre-
renzo, el que tuvo el privilegio de crear pasó. Tenía montañas de muñequitos
la primera portada de Pionero. Luis se en su casa. Era un coleccionista increí-
hizo muy amigo de Harry Reade, apren- ble y, además, lo sigue siendo.
diendo mucho de él, algo realmente en- Aunque no pertenecieron al Mella,
vidiable. Pionero estaba mejor organi- quiero hablarte de los hermanos Felipe
zado que nosotros, tal vez porque era y Domingo García. Ambos eran gran-
mensual. Era un grupo de gente más seria des coleccionistas, pero Domingo era
que nosotros, pero algunos, además de una enciclopedia viviente de la histo-
darnos su colaboración, venían a divertir- rieta mundial y de todas las épocas. A
se al Mella. Los cierres de la publicación Domingo le preguntaban que quién di-
eran de escándalo, de música, de chistes, bujaba la historieta «Guerra interpla-
una locura... Yo no sé cómo se podía tra- netaria», quién la escribía, cómo se lla-
bajar así. maba el personaje central, quién era el
En cuanto a estilos, cada cual eligió malo... y lo decía todo, hasta el año de
vol. 3, no. 11 191
Dario Mogno
su publicación y en qué periódico. La torietas norteamericanas, tales como
historieta que se pensaba que él no po- «Pancho y Ramona», el «Príncipe Va-
día haber visto, la conocía con todos liente» y otros, con dibujos de los her-
sus detalles. manos García. Felipe y Domingo Gar-
Todo lo que te he contado sobre al- cía, que ya fallecieron, le tenían un
gunos compañeros que me acompaña- amor a la historieta como yo no he vis-
ron en esa tarea de realizar el suple- to en ningún otro compañero. Al visi-
mento de historietas del Mella demues- tar a Fidel Morales, me propuso que di-
tra que mi papel de formador de dibu- bujara «San Nicolás del Peladero», ba-
jantes se exagera bastante. Cuando sada en el popularísimo programa de
Ediciones en Colores inició sus labo- televisión y con guiones de Fabio Alon-
res con Fidel Morales como director, so... Yo pienso que después de Marcos
la mayoría de los dibujantes del Mella Behmaras, que movió la historieta en el
y Pionero fueron captados para ilustrar plano intelectual, quién más la impulsó
las páginas de las revistas Muñequi- como promotor fue Fidel Morales.
tos, Aventuras, Din Don, Fantásticos. ¿Cuál es tu opinión sobre los resul-
Fidel Morales fue el más dinámico pro- tados de la historieta cubana? Y su si-
motor de la historieta en nuestro país, tuación actual, sus perspectivas.
dotado de un tremendo optimismo y Era sabido que en el ex campo socia-
una voluntad a toda prueba. Sus revis- lista, con alguna excepción, las publi-
tas constituían todo un sistema de pu- caciones de las revistas juveniles e in-
blicaciones para niños y adolescentes. fantiles, los periódicos de las juventu-
Al desaparecer la posibilidad de este des, eran medios muy aburridos en los
esfuerzo editorial, creó el Grupo P-Ele, que los comics no se utilizaban. Y al
y editó la revista ©Línea, en la que es- no tener resonancia el género de la his-
tudiaba la historieta cubana e interna- torieta por allá, como estábamos muy
cional, con verdadera calidad teórica y ligados a la Unión Soviética, no se
un magnífico nivel de información, a pensaba en la necesidad y la utilidad
la altura de revistas de arte o diseño co- como un formidable medio de educa-
mo, por ejemplo, American Artists. Tam- ción mediante el entretenimiento. Creo
bién creó la serie de revistas Anti-Co- que con un verdadero apoyo las histo-
mics, para distribuir en América La- rietas cubanas se desarrollarían hasta
tina como una respuesta actualizada al niveles de calidad internacionales. Ve-
cómic norteamericano.La colección de mos el apoyo de la revolución, tan sos-
la revista ©Línea demuestra la capaci- tenido y decisivo, dado al cine cubano
dad intelectual y el talento como pro- con la creación primeramente del
motor de Fidel Morales. Él expresaba: ICAIC (Instituto Cubano del Arte e
«Sí tengo un avión, yo voy en avión; si Industria Cinematográficos) hasta el
tengo un par de muletas, uso las mule- Instituto de Cine Latinoamericano, los
tas, pero siempre avanzo». Un día acu- equipamientos, los festivales... Todo
dí a un llamado del compañero César eso, tan necesario, es lo que necesita la
Escalante para vincularme con Edicio- historieta cubana, no con la magnitud
nes en Colores y me mostró unos mu- del cine, para despertar como parte in-
ñequitos impresos, que reproducían his- separable de nuestra cultura.
192 REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA
E l International Journal of Comic Art
llena un vacío en el conocimiento de
la cultura del comics. Aparece dos
veces al año como una publicación consa-
grada a los aspectos históricos, prácticos y
teóricos de la caricatura y los comics. Con
el objetivo de publicar materiales ilustrati-
vos el Journal aborda todo lo relacionado
con el arte de los comics en el mundo, cari-
caturas, libros de comics, tiras, humor y
caricaturas políticas, así como ilustracio-
nes humorísticas.

Su edición incluye unas 300-350 páginas,


con un promedio de 18 artículos y más de
cien ilustraciones. Unos treinta países de
todos los continentes han estado repre-
sentados en sus artículos.

Adicionalmente International Journal of


Comic Art refleja editoriales, libros y ca-
tálogos de exposiciones, ensayos biblio-
gráficos, columnas de opinión, un portafo-
lio de caricaturas de todo el mundo y en-
trevistas.

Suscripciones:
$40.00 USD para instituciones
$30.00 USD para suscripciones
individuales
Haga su cheque pagadero a:
John A.Lent
669 Ferne Blvd.
Drexel Hill. PA 19026

Disponibles algunas ediciones anteriores.

http://home.earthlink.net/~comicsresearch/ijoca/