You are on page 1of 11

INTRODUCCIÓN:

Construir una casa de madera es sinónimo de una casa acogedora, saludable y bella. La madera no
sólo es parte de la naturaleza, sino que su uso en la construcción es beneficioso para el medio
ambiente.

La construcción en madera necesita de menos energía, supone un menor impacto ambiental y


menor huella de carbono que las construcciones convencionales.

Además del ambiente, construir una casa de madera tiene beneficios directos en las personas que
van a vivir ahí. Beneficios que son tanto económicos como en la calidad de vida de quienes las
habitan.

En el siguiente trabajo daremos cada una de las ventajas que puede tener una casa construida de
madera y su proceso constructivo para poder tener conocimiento de lo importante que puede ser
construir una casa de madera tanto en lo económico y estético y sus propiedades mecánicas.
VENTAJAS DE CONSTRUIR UNA CASA DE MADERA
Rapidez en la construcción:
Algunas casas de madera y sobre todo los modelos de casas prefabricadas, pueden llegar a hacer el
montaje de la casa en 1 semana.

Y con esto ahorras tiempo y dinero, ya que, a menor tiempo de construcción, menor serán los
gastos en mano de obra.

Buena aislación térmica y ahorro de energía:


La madera es un material que está compuesto de fibras huecas, alineadas axialmente a la longitud
del árbol, donde estos espacios o huecos contienen aire atrapado que le imparten excelentes
cualidades como aislante del calor (y también del sonido).

La madera como aislante térmico es aproximadamente unas seis veces más eficiente que el tabique
o ladrillo de barro cocido, quince veces más que el hormigón o la piedra y 400 veces, más que el
acero.

Si la combinamos con otros materiales como la fibra de vidrio, podemos satisfacer los
requerimientos de aislamientos en los climas más extremosos.

Las propiedades térmicas de la madera reducen el consumo de energía, al moderar las fluctuaciones
térmicas del interior.

Con el fin de conseguir que el calor permanezca en el interior de tu casa y a la vez gastar menos
dinero en calefacción (o aire acondicionado), la madera es una alternativa muy conveniente en
comparación a otros materiales.

Amigable con el medio ambiente:


Hoy en día las personas somos más conscientes de lo importante que es cuidar y hacer un uso
razonable de los recursos naturales que disponemos.

Por lo que seguro este punto es muy pertinente y nos ayudará a valorarlo al momento de elegir el
material con el cuál vamos a construir nuestra casa.

Las casas hechas de árboles son sostenibles, renovables y ambientalmente amigable.

¿Sabías que las estructuras de madera absorben y almacenan el CO2 atmosférico?

Y que la madera, incluso teniendo en cuenta su transporte, es carbono neutral. De hecho, es el único
material de construcción que posee la característica de «carbono neutral».

Por cada metro cúbico de madera que se utiliza en la construcción de una casa, 0.8 toneladas de
emisiones de carbono son «ahorradas».

Por lo tanto, si un hogar utiliza 20 metros cúbicos de madera, esto significa un «ahorro» de 16
toneladas de carbono.
Para hacer una comparación, 16 toneladas de carbono es la misma cantidad de carbono producida
al manejar 90.000 kilómetros.

Muchos países tienen una legislación en la que al menos un árbol tiene que ser plantado por cada
árbol que ha sido cortado.

Pero no hay que ser ingenuos, hoy en día muchas empresas madereras no cumplen las normativas
o los mecanismos de fiscalización en unos algunos países son muy débiles.

Versatilidad en la forma y una estética única:


Existen miles de distintos tipos de madera en el mundo. Habrá tantos tipos de madera como tipos
de árboles encontremos.

Estoy absolutamente seguro que con tal variedad podría ser satisfecho cualquier tipo de gusto
personal, diseño arquitectónico o tipo de construcción.

Algunas maderas son ideales para el aislamiento, para la acústica, para lograr aspectos
particulares y otras maderas poseen características estructurales.

Hay para marcos de puertas y ventanas, revestimiento de paredes, para pisos, techos, muebles, etc.

La estética que se puede llegar a lograr usando madera para construir una casa es increíble.
Algunos de los más impresionantes diseños arquitectónicos se han construido en madera.

Además, la madera se puede pintar en cualquier color y puede ser barnizada manteniendo su
aspecto y textura natural. Puede ser tallada, cortada, pegada y clavada.

La madera es tan versátil y estéticamente agradable, que el único límite a lo que podemos hacer
con ella está restringida por tu imaginación.

Mágica casa hecha con bambú, en Indonesia.


Durabilidad y resistencia:
Si se toman las medidas de protección adecuadas contra la humedad, intemperie y el ataque de los
organismos que se alimentan de celulosa, la vida de una estructura de madera puede ser superior a
dos siglos.

Esta durabilidad natural se debe a que, por razones poco conocidas, el duramen o centro de los
árboles, quedan impregnados con sustancias químicas que son eficaces preservadores.

Para las especies que no poseen una durabilidad natural, se pueden aplicar preservantes, a través
de brochas, sumergiendo la madera en pilas que tengan la solución, o colocándolas en cámara de
presión que es el método más eficiente

La madera es también resistente, pero lo que es más importante: es flexible, moldeable.

La madera tiene un grado de resiliencia, lo que significa que puede «doblarse ligeramente», volver
a su condición original o quedarse en su nuevo estado.

Esta es una propiedad que materiales que el hormigón o el ladrillo, definitivamente, no tienen.

Esta propiedad hace de la madera un material muy apto en lugares donde hay terremotos,
asimilando de mejor manera los movimientos sísmicos en comparación a otros materiales.

Buenas propiedades mecánicas de la madera estructural

Si lo pensamos bien, los árboles se han adaptados estructuralmente para resistir de manera
eficaz los esfuerzos a los que va a estar sometido en su vida: esfuerzos de flexión producidos por la
acción del viento y de compresión producidos por su peso propio y las acciones gravitatorias.

Algunas de las propiedades mecánicas de la madera de tipo estructural son:

a) Alta tracción paralela a la fibra. Entre las típicas piezas solicitadas a este esfuerzo se encuentran,
principalmente, los tirantes y los pendolones (piezas verticales) de las cerchas.

b) Alta compresión paralela a la fibra. Esta propiedad resulta importante en unos varios tipos de
piezas, como pilares, montantes de muros entramados, pares de cubierta, etc.

c) Alta resistencia a la flexión. Esta propiedad es importante en piezas tales como vigas, viguetas
de forjado, pares de cubierta, etc.

d) Baja tracción perpendicular a la fibra. En la práctica y aplicado a las estructuras, esta solicitación
resulta crítica en piezas especiales de directriz curva (arcos, vigas curvas, etc.) o en zonas de cambio
brusco de directriz (zonas de vértice).

e) Baja compresión perpendicular a la fibra. Este tipo de esfuerzo es característico de las zonas de
apoyo de las vigas, donde se concentra toda la carga en pequeñas superficies que deben ser capaces
de transmitir la reacción sin sufrir deformaciones importantes o aplastamiento.

No olvides que estas propiedades solo responden a maderas de tipo estructural y no todos los
tipos de maderas son para uso estructural.

No se debería de usar nunca una madera estructuralmente si no está certificada para tal uso.
Resistencia al agua:
Si bien es verdad que muchas maderas expuestas al humedal y el agua la absorben y terminan
«hinchándose», hay algunas variedades de madera que son altamente resistentes al agua.

Un estudio realizado en estados unidos sobre las «tasas de absorción» de cuatro diferentes
variedades de maderas (cedro rojo, abeto Douglas, abeto del oeste y el abeto Sitka) mostró los
siguientes resultados.

Una vez mojadas, las maderas fueron dejadas a secar en el exterior (bajo un techo) y su contenido
de humedad osciló entre 6-10%.

Después de un año, el nivel de humedad de cedro occidental fue entre 9-11%, mientras que los
otros oscilaron entre 14-21%.

El aumento en la absorción de la humedad de la madera de cedro sin tratar fue mínimo.

Este estudio demuestra que a pesar de que algunas maderas tienen una tendencia a absorber la
humedad, hay algunas variedades de madera que no tienen esa tendencia. Como el cedro.

Es muy probable que, si viven en un país donde, tradicionalmente, se ha usado la madera para
construir casas, conozcas determinadas especies que son altamente resistentes al agua.

Muchas de estas maderas son usadas, generalmente, como revestimiento de paredes exteriores y
techos.

Casas de Chiloé, en el Sur de Chile y sus tejas inconfundibles hechas a mano.


Un material saludable y natural:
Muchos estudios han revelado que cierto tipo de materiales, sobre todos aquellos utilizan
componentes químicos para su elaboración, afectan la salud de las personas a largo plazo.

En este sentido, La carga electrostática emitida por algunos materiales de construcción puede llegar
ser un problema para algunas personas, ya que pueden afectar en algún grado, su salud.

La buena noticia en este sentido es que la madera emite una carga electrostática cero.
Asimismo, una habitación que está revestida con una madera sin recubrimiento, va a ayudar a
regular la humedad lo que podría ayudar a las personas con una sensibilidad respiratoria.

Y no sólo regula la humedad. La sola apariencia y sensación de estar en una habitación de madera
ya incide en el estado de las personas. Propiciando un estado de tranquilidad.

Por estas, y mucha razón más, la madera es considerada un material muy saludable en comparación
con el metal, el plástico y otros materiales de usos frecuentes en la construcción de una casa.

Centro del Cáncer de Maggie de Manchester, Reino Unido. Un muy buen diseño donde se ha
usado la madera como principal material constructivo.

Una investigación realizada por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) sobre los beneficios de
la madera para la salud.

Una de sus principales conclusiones es categórica: «Los entornos con madera mejoran la calidad
de vida y el bienestar gracias a sus propiedades térmicas y acústicas».
Propiedades de aislación acústica:
Cuando se compara con otros materiales, la madera resulta ser mucho más eficaz en el aislamiento
acústico, especialmente cuando se trata de aislante entre diferentes habitaciones. Presentando
valores superiores a 10 veces el del hormigón armado.

Estudios señalan que los espacios interiores con madera generan un tiempo de reverberación
menor que el que se produce en un espacio sin madera.

Esto significa que hay menos ruidos y ecos, lo que mejora la inteligibilidad.

Al no resonar las palabras, la dicción es más clara, por lo que se aconseja la instalación de madera
en espacios como aulas, salones o salas de reunión.

Es muy común ver como en muchas salas de conciertos en todo el mundo, ya que amortigua el
sonido de forma natural, creando ese tono perfecto dentro de la habitación.

Este es un buen ejemplo en la Sala de Concierto, Opera de Tokio en Japón.

El interior está totalmente cubierto de madera y la iluminación fue cuidadosamente configurada


para propiciar un ambiente tranquilo. La sala de conciertos tiene una capacidad para 1632
personas.
Resistencia al fuego:
Como material natural y por su composición (mayoritariamente carbono) la madera es un carbón y
se quema, no hay duda de eso.

Que la madera no es resistente al fuego es uno de los grandes mitos que la rodea y muchas veces
una barrera para su uso en la construcción.

Este mito surge porque la madera es un material altamente combustible, lo cual nos lleva de
inmediato a la conclusión de que es fácilmente inflamable.

Pero el punto no es la combustibilidad sino el comportamiento de los materiales en un incendio, y


la madera es tan o más segura que la mayoría de los materiales de construcción que usamos
habitualmente.

Veamos como ejemplo la reacción de otros materiales ante su exposición al calor.

 El vidrio en un incendio «estallara» a 300-400 °C, más o menos entre 10 y 15 minutos de


iniciado el incendio.

 El acero decae aceleradamente en su capacidad estructural, cuando su masa llega a los 600
°C, esto es a los 20 a 30 minutos de comenzado el fuego.

¿Sabías que los bomberos tienen prohibido ingresar, en un incendio, en locales cuya cubierta sea
una estructura metálica?

 El aluminio, tiene un comportamiento peor que el del acero, y su comportamiento es


similar, pero con periodos de tiempo más cortos.

 Posiblemente sean los materiales plásticos los más peligrosos en caso de un INCENDIO.
Muchos de ellos son de lenta combustión, pero los gases que emiten son muy peligrosos
para la salud humana.

Vale mencionar que el 90 % de las personas que mueren en un incendio, es consecuencia


de fenómenos de asfixia o de intoxicación por gases.

La madera presenta una excelente resistencia a la penetración del fuego debido a su baja
conductividad térmica y a su capacidad de formar una capa carbonizada superficial, lo cual
permite mantener sus propiedades físicas y mecánicas por mayor tiempo que estructuras de
metal o cemento.

La madera y sus subproductos a pesar de ser altamente combustibles, van a presentar una
considerable resistencia al fuego dependiendo del diseño y los detalles constructivos.

Las estructuras de madera se queman, sin duda, pero lentamente y su comportamiento es


comparable al de construcciones con materiales no combustibles.

Y bueno, como ves hay muchas ventajas que hacen de la madera un material noble y que vale la
pena evaluar y considerar a la hora de construir tu casa.

¿Cuál es de estas ventajas es la que tiene mayor importancia para ti? ¿Te animas a construir una
casa de madera?
PROCESO CONSTRUCTIVO DE UNA CASA DE MADERA.
El sistema que se va a describir a continuación, representa las etapas que se llevan a cabo a la hora
de construir una casa de madera de entramado ligero que se ubica cerca al molino.

Este tipo de construcción está basado en un entramado de elementos linéales de pequeña


escuadría, que se caracteriza por paramentos formados por una estructura ligera de madera, que
se forra tanto interior como exteriormente de diversos materiales que pueden ser de madera o de
otro material.

Este método de construcción, es muy versátil y aun siendo un sistema constructivo tradicional, no
ha cambiado mucho con el paso del tiempo. Se han añadido materiales nuevos, productos
estandarizados, métodos más sofisticados de construcción; pero los principios básicos siguen siendo
los mismos.

Las etapas del proceso constructivo son las siguientes:

Luego de realizar los trabajos preliminares como son la limpieza del terreo, nivelación, etc. La
construcción de obras preliminares como almacenes, guardianía, etc.

El primer paso a la hora de construir una casa de madera, es la cimentación. En esta primera etapa,
se tendrán que llevar a cabo trabajos sobre el terreno con el fin de acondicionarlo a los
requerimientos del terreno y del cliente. Una vez que se acaban estos trabajos previos, se empieza
la cimentación convencional, si bien es más ligera que la de la edificación tradicional debido a las
menores cargas. Normalmente está constituida por una zanja corrida de hormigón con una anchura
de 20 a 40 cm. o bloque de hormigón vibrado, sobre las que apoyan los muros. Si existen pilares
aislados, éstos se apoyan sobre zapatas.

En esta obra la cimentación que esta sobre el terreno es de losa de concreto simple ciclópeo.

A continuación, se comienzan a construir el durmiente, que servirá de base para que descanse la
casa. Generalmente en esta etapa se dejan preparados los tubos de PVC y pasa tubos para facilitar
las conexiones de las instalaciones de agua, luz entre la casa.

Una vez acabado el proceso de cimentación, el primer elemento de transición que se va a establecer
entre el durmiente y el muro debe ser de madera tratada en profundidad y además protegerse con
una lámina impermeabilizante o fieltro impregnado para evitar la subida de la humedad. Se continúa
con el anclaje de la estructura principal de la casa que conformará la planta. Dicha estructura está
formada por un entramado de vigas de madera apoyadas sobre el durmiente en la planta baja.

Los muros principales de la casa de madera están formados por tableros de fibra orientada (OSB),
los marcos de los muros formados, se arman in situ (o vienen montados de fábrica) y se erigen,
dejándolos con un apeo temporal mientras se van armando el resto de los muros que le
proporcionan apoyo a través de las carreras superiores.
Posteriormente se conforma la cubierta, para ello, lo convencional es utilizar cerchas prefabricadas
de madera aserrada de pequeñas escuadrías con uniones mediante placas dentadas metálicas, que
llegan completamente armadas a la obra.

El cerramiento de la cubierta admite cualquier tipo de productos, desde teja asfáltica o de pizarra,
hasta una cubrición específica tradicional conformada por tejuelas de madera de especies durables
como el Alerce, cedro rojo…

En cuanto a los revestimientos interiores de la vivienda, en este caso se utilizan revestimientos de


madera a cara vista de tabla machihembrada para interiores, sin embargo, tanto los suelos como
las paredes y los techos, son convencionales, aunque debido a la estructura de los montantes en
paredes, son más convenientes los sistemas en seco, como los de cartón-yeso, el cual contribuye a
cumplir también la protección frente al fuego.