You are on page 1of 2

La competencia laboral es tener los conocimientos y la habilidad para responder

satisfactoriamente la demanda de una tarea o actividad, cumpliendo los objetivos


establecidos por una institución o empresa. Las competencias son: Habilidades,
Conocimientos y Actitudes. Se dice que una persona es competente cuando implementa
estas tres características para la realización satisfactoria de las actividades que
desempeña, por ejemplo, tener las actitudes correctas en el momento adecuado, tener
los conocimientos necesarios para llevar a cabo las tareas que se le encomiendan,
aprovechar correctamente los recursos que le son proporcionados.

Según Alles (1) una competencia laboral es una característica subyacente en un individuo
que está causalmente relacionada a un estándar de efectividad y/o a un desempeño
superior en un trabajo o situación. Y explica que las características subyacentes
significan que la competencia es una parte profunda de la personalidad y puede predecir
el comportamiento en una amplia variedad de situaciones y desafíos laborales,
causalmente relacionada significa que la competencia origina o anticipa el
comportamiento y el desempeño y estándar de efectividad significa que la competencia
realmente predice quién hace algo bien o pobremente, medido sobre un criterio general
o estándar.

Bunk (2) dice que existen varios tipos de competencias laborales que los individuos
implementamos día a día y que en la mayoría hace uso de ellas de manera consciente e
inconscientemente.

 Competencias Básicas: Son aquellas que son adquiridas a una edad temprana y
están relacionadas con el pensamiento lógico-matemático y con la comunicación.
Estas son esenciales para que los individuos puedan tener un aprendizaje
constante y poder realizar distintas actividades en los diferentes entornos en
que se encuentre.
 Competencias Conductuales: Son todas aquellas que permiten determinar las
metas y prioridades de una actividad tomando en cuenta los tiempos y recursos
requeridos, las cuales pueden ser la innovación, la productividad, flexibilidad,
entre otras.
 Competencias Funcionales: Hacen referencia a los conocimientos teóricos y
técnicos específicos necesarios para desarrollar una determinada actividad
laboral. Por lo tanto, cambian en función de la ocupación: cada una exige
competencias técnicas diferentes

En conclusión, la competencia laboral te prepara para enfrentar una tarea específica,


que se hace evidente cuando la persona entra en contacto con ella. Esta competencia
desarrolla conocimientos y habilidades que nacen a partir de la interacción que se
establece entre la el individuo y la tarea.
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Alles MA. Dirección estratégica de recursos humanos: gestión por competencias.


Segunda ed. S.A G, editor. Buenos Aires: Norma; 2008.

2. Bunk G. La transmisión de las competencias en la formación y perfeccionamiento


profesionales de la RFA. Revista Europea de Formación Profesional. 1994 Mayo;
I(8).