You are on page 1of 2

ANÁLISIS CRÍTICO

Pienso particularmente; que es preciso que las alumnas de obstetricia


(UNMSM) nos comprometamos al derecho de protección y promoción de la
salud.
Hoy la pobreza, la exclusión social y las desigualdades sociales son inmensas
y a esto añadir un valor agregado: la corrupción escandalosa que se vive
actualmente en nuestro Perú.
Solo con la capacidad critica, tiempo y esfuerzo podemos aprender a ver y
entender mejor.
En un tiempo de inmoralidad, de corrupción, donde se idolatra el dinero, se
manipula la información y donde se falsea la historia, es preciso preservar,
perseverar el sentido de la realidad.
La peor epidemia del siglo es la desigualdad en salud, un hombre con estudios
universitarios, con un trabajo estable como profesional, que tiene apoyo familiar
y social y que vive en un barrio acomodado. No solo tiene mayores recursos
sino también una probabilidad mucho mayor de tener un mejor nivel de salud
que una madre soltera sin estudios, desempleada, sin apoyo social ni familiar y
que vive en un barrio marginado de la misma ciudad.
En realidad a mayores ventajas socio-económicas mayor esperanza de vida y
mayores niveles de salud.
Múltiples estudios científicos muestran como en comparación con las personas
que tienen mas riquezas, educación y poder, las clases sociales mas pobres y
explotadas tienen los peores perfiles de exposición a factores biológicos,
conductuales y a servicios de salud.
Entre los factores que destacan las malas condiciones de empleo, precariedad
laboral, el no poseer una vivienda digna, y bien condicionada, el no disponer de
agua limpia, la falta de protección y servicios sociales, el no tener recursos
educativos, económicos y las oportunidades de tener una vida saludable como
lo tienen las personas de mejor situación económica, social, política y
educativa.
El origen de la desigualdad en salud deriva de un conjunto de determinantes
sociales, económicos y políticos.
En el Perú se observa una desigualdad relacionada a la oportunidad de busca
de atención frente a algún problema de salud.
Así las personas que residen en los ámbitos urbanos, los menos pobres tienen
mayor probabilidad de buscar atención de aquellos que proceden de las zonas
rurales y las más pobres.
El pobre residente en un ámbito rural que padece alguna enfermedad tienen
menos probabilidad de acceder a medicamentos, a realizar exámenes de
ayuda diagnostica, en hospitalizarse que el no pobre o el que vive en una zona
urbana.
Otro factor relacionado con la salud es la inaccesibilidad geográfica en las que
también es mayor en los pobres y en los residentes de las zonas rurales.
Un mejor nivel educativo permite un adecuado reconocimiento de los síntomas
de las enfermedades y por lo tanto otorga a los individuos una mayor
capacidad de identificarse como enfermos.
Del mismo modo el nivel de ingreso económico o la disponibilidad de un seguro
de salud condicionarán la decisión de auto reportarse enfermo, debido a una
serie de costos que tendrán que asumir, por un lado el gasto del cuidado de la
salud (consulta, análisis, gasto en medicina) y por otro lado, el costo de la
oportunidad asociado a los ingresos que deja de percibir durante el periodo de
enfermedad.
La atención medica del MINSA se incrementa cuando aumenta el porcentaje de
población que recibe atención preventiva y cuando disminuye el porcentaje de
la población que se manifiesta como motivo de no consulta a la falta de dinero,
el uso de remedios caseros y demora de atención.
La desigualdad daña nuestra salud en forma desigual. Un determinante
fundamental de la equidad en la salud es tener mayor justicia.