You are on page 1of 2

DISCRUSO SOBRE LA CONTAMINACION AMBIENTAL

La creciente preocupación por la degradación del medio ambiente, ha traído como resultado el
reconocimiento universal de que hay una estrecha relación entre los recursos naturales y el
desarrollo sostenible, y como resultado, con el bienestar socioeconómico de la población humana
y su mejor calidad de vida.

El Desarrollo Sostenible se ha convertido, después de la Conferencia de las Naciones Unidas


sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (o Conferencia de Río), en el paradigma del desarrollo
en todas sus vertientes, y de manera especial en aquellos sectores donde la incidencia de los
recursos naturales y culturales es mayor.

El cambio social y económico está ejerciendo mucha presión sobre los recursos ambientales del
país. En la carrera hacia el desarrollo y el progreso económico, una tendencia común adoptada
por la mayoría de los países durante las últimas décadas ha sido anteponer el crecimiento a las
consideraciones ambientales. Aunque el crecimiento económico aumenta los estándares de vida,
a menudo va acompañado por el incremento de la urbanización, el consumo de energía, la
degradación de ecosistemas naturales, la contaminación y la congestión de infraestructuras y
maquinarias en zonas habitadas.

Como el crecimiento desordenado puede conducir a peligrosas reducciones en la calidad del aire,
del agua y de la biodiversidad, una dependencia del crecimiento económico a expensas del
ambiente, es insostenible a largo plazo.

El desarrollo humano sostenible implica el uso racional de los recursos ambientales, a través de
la implementación de políticas adecuadas, incluyendo la adopción de tecnologías limpias y
protectoras del medio ambiente, y una adecuada disposición de los desechos contaminantes. El
enfoque del concepto de desarrollo sostenible está basado en la equidad intergeneracional, lo que
significa que las generaciones actuales no deben comprometer la posibilidad de sus descendientes
de contar con los elementos necesarios para satisfacer sus necesidades materiales y disfrutar de
un ambiente saludable

El Perú cuenta con una de las legislaciones más avanzadas en América Latina con respecto al
tema ambiental la cual ha incorporado en algunos sectores con más dinamismo que en otros los
Sistemas de Gestión Ambiental que dictan la directrices para alcanzar un óptimo desempeño que
permita el desarrollo de las actividades económicas sin mermar los activos ecológicos con que
contamos.

Asimismo y en los años recientes se ha podido notar como la sociedad está cobrando cada vez un
rol más activo en la defensa de su entorno natural, en especial el caso de la defensa de las fuentes
de agua, patrimonio de enorme valor económico en el corto plazo y fuente de desarrollo para un
país agrícola como el nuestro.

En nuestro país la carrera hacia el desarrollo sostenible se ve limitada por la disponibilidad de


recursos económicos y la falta de compromisos por parte de algunas empresas, la incapacidad de
las autoridades para ejercer control sobre las actividades contaminantes, la falta de promoción del
uso de tecnologías limpias y consecuente desaprovechamiento de la oportunidad de créditos y
beneficios verdes como los obtenido en el “mercado del carbono”, entre otras.

Son necesarios instrumentos que permitan relacionar los resultados del monitoreo y cumplimiento
de los estándares ambientales establecidos para los componentes del ecosistema aire, agua, tierra
y seres vivos; así como de las actividades de gestión ambiental y sus respectivos instrumentos
(PAMA, EIA, etc.) para verificar el avance logrado a nivel regional y nacional en lo concerniente
a Sostenibilidad Ambiental y Desarrollo Sostenible de manera tal que sea accesible la
información, al ciudadano común y autoridades no entendidas en términos científicos, mediante
el uso indicadores que permitan el mejoramiento de las políticas establecidas en vías a lograr un
desarrollo armónico con la naturaleza para que se asegure el desarrollo de las generaciones
venideras.

El Desarrollo Sostenible en la Región Lambayeque no ha logrado un ritmo y sentido satisfactorio


debido a transformaciones económicas, con nuevas tendencias globales que avanzan a pasos
acelerados creando incertidumbre e inestabilidad.

Ante este desafío es importante tomar conciencia de la sostenibilidad como requisito de


supervivencia y coexistencia humano – social con responsabilidad individual y grupal alentando
a los sectores públicos y privados para revisar y renovar los compromisos ambientales y definir
una visión de futuro y viabilidad del desarrollo: donde la diversidad biológica, cultural, así como
adecuados modos de consumo y producción jugarán un papel decisivo en el desarrollo sostenible.