You are on page 1of 5

Contaminación

La capital india tiene el aire más contaminado del mundo, según la Organización Mundial de la
Salud, con niveles 15 veces por encima de lo aconsejable. El Gobierno ha puesto en marcha m
Pero no sólo esta ciudad india concentra estos altos niveles, sino que otras 13 urbes del país
asiático están entre las 20 con el aire más sucio del mundo, según la lista de 1.600 localidades
establecida por la OMS. El récord pone de relieve la importante participación en la última Cumbre
sobre el Cambio Climático de Paris (COP21) de India; tercer país más contaminante del
planeta.edidas para reducir el tráfico, pero no se han mostrado efectivas hasta el momento

ÓXIDOS DE CARBONO

Fundamentalmente son el monóxido de carbono (CO) y el dióxido de carbono (CO2). Se liberan a


la atmósfera como consecuencia de las combustiones incompletas (CO) y completas (CO2). La
fuente principal del CO son los humos procedentes del escape de los vehículos a motor. Por otro
lado, el CO2, es uno de los principales contaminantes responsables del efecto invernadero.

GASES

Un amplio abanico de sustancias, en forma gaseosa, de diversa naturaleza y con comportamientos


y dinámicas químicas muy diferentes, constituyen los principales gases contaminantes
atmosféricos.

Algunos se emiten de forma natural, además de por las actividades humanas. Mientras que unos
son emitidos directamente a la atmósfera (contaminantes primarios), como los óxidos de azufre o
de carbono, otros pueden surgir del fruto de reacciones químicas en la atmósfera, como algunos
óxidos de nitrógeno, o la compleja generación del ozono, uno de los principales contaminantes
atmosféricos secundarios y de mayor importancia en nuestro medio mediterráneo.

Por otra parte están los contaminantes secundarios, son los que se forman en la atmósfera
mediante reacciones químicas de otros contaminantes que proceden en su mayor parte de
fuentes antropogénicas: ozono (O3), sulfatos, nitratos, aldehídos, cetonas, ácidos, peróxido de
hidrógeno (H2O2) y radicales libres.

Además de esta clasificación de contaminantes (atendiendo a su origen) y si nos fijamos en su


estructura, encontramos que los contaminantes atmosféricos se subdividen en: partículas y gases.
También se pueden agrupar en función de sus posibles efectos sobre la salud humana y el medio
ambiente.

Contaminantes primarios son: óxidos de azufre (SOx), óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de
carbono (CO), aerosoles, hidrocarburos, halógenos y sus derivados (Cl2, HF, HCl, haluros), arsénico
y sus derivados, ciertos componentes orgánicos, metales pesados (Pb, Hg, Cu, Zn,…) y partículas
minerales (asbesto y amianto).

Por otra parte están los contaminantes secundarios, son los que se forman en la atmósfera
mediante reacciones químicas de otros contaminantes que proceden en su mayor parte de
fuentes antropogénicas: ozono (O3), sulfatos, nitratos, aldehídos, cetonas, ácidos, peróxido de
hidrógeno (H2O2) y radicales libres.
http://mediambient.gencat.cat/es/05_ambits_dactuacio/atmosfera/la_contaminacio_atmosferica
/principals_contaminants/

PB: El Plomo puede causar varios efectos no deseados, como son:


Perturbación de la biosíntesis de hemoglobina y anemia
Incremento de la presión sanguínea
Daño a los riñones
Abortos y abortos sutiles
Perturbación del sistema nervioso
Daño al cerebro
Disminución de la fertilidad del hombre a través del daño en el esperma
Disminución de las habilidades de aprendizaje de los niños
Perturbación en el comportamiento de los niños, como es agresión, comportamiento impulsivo e
hipersensibilidad.
El Plomo puede entrar en el feto a través de la placenta de la madre. Debido a esto puede causar
serios daños al sistema nervioso y al cerebro de los niños por nacer.
Ozono: Efectos sobre la salud
Esta molécula es un oxidante muy potente que, en la troposfera, afectará tanto a la vegetación
natural como a la producción de cultivos e incluso a la salud humana. En función de la
concentración y el tiempo de exposición a los gases, los daños serán más o menos perjudiciales.
Puede producir tos, irritaciones en la faringe, irritaciones en la garganta y los ojos; dificultades
respiratorias, empeoramiento de la función pulmonar o síntomas de malestar general.
En verano, por la mayor cantidad de horas de sol, puede alcanzar umbrales muy peligrosos para la
salud y, por ello, es necesario hacer un seguimiento muy detallado de sus concentraciones. En el
caso de que se superen los 240 microgramos por metro cúbico (nivel de alerta a la población),
existe riesgo para la salud humana. Sobre todo entre las 10,00 y las 16,00 horas, que son los
momentos de máxima concentración. Los niños, ancianos y personas con problemas respiratorios
serán los grupos más sensibles.
PM10: En relación con sus efectos sobre la salud se suelen distinguir; las PM10 (partículas
“torácicas” menores de 10 μm que pueden penetrar hasta las vías respiratorias bajas), las PM2.5
(partículas “respirables” menores de 2.5μm, que pueden penetrar hasta las zonas de intercambio
de gases del pulmón), y las partículas ultrafinas (menores de 100 nm, que pueden llegar a pasar
por el torrente circulatorio.)
Hoy día los científicos consideran que las partículas en suspensión son el problema de
contaminación ambiental más severo, por sus graves afecciones al tracto respiratorio y al pulmón.
Las PM10 están detrás de numerosas enfermedades respiratorias, problemas cardiovasculares, y
cánceres de pulmón
PM2.5: las PM2. 5 en buena medida provienen de las emisiones de los vehículos diesel en la
ciudad. Por otro lado, los efectos que tienen sobre nuestra salud son muy graves, por su gran
capacidad de penetración en las vías respiratorias.
Los efectos que las partículas causan en la salud de las personas han estado históricamente
asociados a la exacerbación de enfermedades de tipo respiratorio, tales como la bronquitis, y más
recientemente también se han analizado y demostrado sus efectos sobre dolencias de tipo
cardiovascular

COVs: Los principales efectos directos son los siguientes:


Efectos nocivos sobre la salud humana y sobre los ecosistemas naturales debido a su toxicidad,
efectos carcinógenos y otros efectos psicológicos adversos. Algunos de estos efectos están
fundamentalmente originados por inhalación: dolor de cabeza, dificultad para respirar, mareos,
fatiga, etc.
Efectos nocivos sobre el medio, como desperfectos sobre los materiales, olores, etc.
Efectos sobre los ecosistemas naturales, interfiere en la actividad fotosintética, en el crecimiento y
el metabolismo general de las plantas, además de aumentar la sensibilidad de los árboles a las
heladas, al calor y la sequía, etc. Todos estos efectos también son causados por las sustancias que
derivan de los COVs.
Entre los efectos indirectos está la formación de oxidantes fotoquímicos troposféricos (ozono
troposférico). El principal problema medioambiental de estas sustancias es que al mezclarse con
otros contaminantes atmosféricos como los óxidos de nitrógeno (NOX), y reaccionar con la luz
solar, puede formar ozono a nivel del suelo (tropsférico), el cual contribuye a la formación de
oxidantes fotoquímicos como el smog fotoquímico. Los COVs y NOX se denominan contaminantes
precursores del ozono.
NO2: La exposición continuada NO2 se relaciona con diversas enfermedades de las vía
respiratorias como disminución de la capacidad pulmonar, bronquitis agudas, asma y se considera
el culpable de los procesos alérgicos, sobre todo en niños. Se ha relacionado las exposiciones
crónicas a bajo nivel con el enfisema pulmonar. Se sabe que las personas con problemas previos
de asma o alergias son más susceptibles a sufrir problemas con exposiciones a menor
concentración de NO2 que personas sanas. También los niños y las mujeres embarazadas son
más vulnerables a concentraciones bajas de NO2.
De forma indirecta, y puesto que es uno de los causantes del material particulado fino MP2,5 , se
puede relacionar con múltiples enfermedades como al autismo, fallos del sistema cardiovascular,
Ictus, enfermedades renales y con el cáncer ya que es un precursor del Material Partículado y éste
fue declarado cancerígeno humano del Grupo1 en octubre de 2013.
Los estudios realizados sobre poblaciones humanas indican que la exposición a largo plazo al NO2,
a los niveles que actualmente se registran en Europa, puede provocar una disminución de la
función pulmonar y aumentar el riesgo de aparición de síntomas respiratorios como bronquitis
aguda, tos y flema, especialmente en los niños.
La contaminación del aire por SO2 causa los siguientes efectos
Dificultad para respirar.
Inflamación de las vías respiratorias.
Irritación ocular por formación de ácido sulfuroso sobre las mucosas húmedas.
Alteraciones psíquicas.
Edema pulmonar.
Paro cardíaco.
Colapso circulatorio.
Queratitis.
El dióxido de azufre (SO2) también se ha asociado a problemas de asma y bronquitis crónica,
aumentando la morbilidad y mortalidad en personas mayores y niños. Los asmáticos y las
personas con enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) y con problemas cardíacos
son los más sensibles a los efectos del SO2.
El azufre es un veneno altamente nocivo para la salud de las personas, si bien son las plantas las
que menos toleran sus efectos. Por ejemplo, un nivel de 300 µg/m3 (micro gramo por metro
cúbico de aire) es un valor que implica potencial riesgo para la salud humana, pero para los
árboles, un valor de 200 µg/m3 ya es muy grave. En las plantas el SO2 se introduce en las mismas
produciendo una necrosis foliar. Por eso la contaminación por los óxidos de azufre (SOx) están
relacionados con el daño a la vegetación, deterioro de los suelos, materiales de construcción,
monumentos históricos en piedra -es lo que se conoce como el mal de la piedra- y cursos de agua.
Curiosamente, a pesar de ser un contaminante muy perjudicial, es también un aditivo alimenticio
muy utilizado al tener características conservantes y antibacterianas. Se conoce como E220 y se
emplea en vinos- los famosos sulfitos- cervezas, zumos, caramelos, yemas de huevo y otros
productos con huevo.
En cuanto a los efectos de su consumo, en dosis bajas provoca irritaciones en el tubo digestivo y
hace inactiva la Vitamina B. En grandes dosis puede provocar dolores de cabeza, náuseas, vómitos,
alergia, irritación de los bronquios y asma.

Read more: https://www.lenntech.es/periodica/elementos/pb.htm#ixzz5YCzIteL7

https://www.lenntech.es/periodica/elementos/pb.htm

https://www.ecologistasenaccion.org/?p=17842

http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/portalweb/menuitem.7e1cf46ddf59bb227a
9ebe205510e1ca/?vgnextoid=88b782cb6b666110VgnVCM1000000624e50aRCRD&vgnext
ContaminaciónEfectos sobre el ambiente

Lluvia ácida

La formación de la lluvia ácida tiene lugar a través de una serie de reacciones, donde los gases
atmosféricos se combinan con el agua, como se observa en la siguiente figura

Carbono carbónico

Seguramente notaste que los óxidos de nitrógeno, azufre y carbono reaccionan con el agua para
formar los respectivos ácidos (nítrico, sulfúrico y carbónico), los cuales son arrastrados hacia la
superficie terrestre y provocan daños en las plantas, suelo, ríos y lagos, así como en los
monumentos y construcciones. Dichos daños son provocados por el bajo pH de la denominada
lluvia ácida.