You are on page 1of 12

CONTAMINACION DE LAGOS Y LAGUNAS

Contaminación hídrica
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Vertido de aguas contaminadas

Contaminantes sólidos en el lago de Maracaibo


La contaminación hídrica o la contaminación del agua es una modificación de esta,
generalmente provocada por el ser humano, que la vuelve impropia o peligrosa para el consumo
humano, la industria, la agricultura, la pesca y las actividades recreativas, así como para los
animales.1
Aunque la contaminación de las aguas puede provenir de fuentes naturales, como la ceniza de
un volcán,2 la mayor parte de la contaminación actual proviene de actividades humanas.
El desarrollo y la industrialización suponen un mayor uso de agua, una gran generación de
residuos, muchos de los cuales van a parar al agua y el uso de medios de transporte fluvial y
marítimo que en muchas ocasiones, son causa de contaminación de las aguas por su petróleo o
combustible. Las aguas superficiales son en general más vulnerables a la contaminación de origen
antrópico que las aguas subterráneas, por su exposición directa a la actividad humana. Por otra
parte, una fuente superficial puede restaurarse más rápidamente que una fuente subterránea a
través de ciclos de escorrentía estacionales. Los efectos sobre la calidad serán distintos para lagos
y embalses que para ríos, y diferentes para acuíferos de roca o arena y grava de arena.
La presencia de contaminación genera lo que se denominan “ecosistemas forzados”, es decir
ecosistemas alterados por agentes externos, desviados de la situación de equilibrio previa
obligados a modificar su funcionamiento para minimizar la tensión a la que se ven sometidos.3

Índice
 1Principales contaminantes del agua
 2Fuentes de contaminación naturales.
 3Efectos de la contaminación del agua.
o 3.1Clima
o 3.2Características de la cuenca
o 3.3Geología
o 3.4Crecimiento microbiológico y de los nutrientes
o 3.5Incendios
o 3.6Intrusión salina
o 3.7Estratificación térmica
 4Fuentes de contaminación antrópica
o 4.1Origen doméstico
o 4.2Origen agrícola – ganadero
o 4.3Origen pluvial
o 4.4Origen en la navegación
o 4.5Origen industrial
 5Tipos de contaminantes del agua
 6Concepto de eutrofización
o 6.1Agua eutrófica y oligotrófica
o 6.2Nutrientes que eutrofizan las aguas
o 6.3Fuentes de eutrofización
o 6.4Medida del grado de eutrofización
o 6.5Medidas para evitar la eutrofización
 7Efectos de la contaminación de las aguas
o 7.1Efectos provocados por sólidos en suspensión
o 7.2Efectos provocados por los fenoles
o 7.3Efectos provocados por las grasas y aceites
o 7.4Efectos provocados por el calor
o 7.5Efectos provocados por los detergentes
o 7.6Efectos provocados por los hidrocarburos
o 7.7Efectos provocados por las sustancias húmicas
o 7.8Efectos provocados por la materia orgánica
o 7.9Efectos provocados por la materia inorgánica
o 7.10Efectos provocados por los compuestos orgánicos sintéticos
o 7.11Efectos provocados por los organismos patógenos
o 7.12Efectos provocados por contaminación acústica
 8Contaminación por consumismo
 9Contaminación por fitosanitarios
o 9.1Medidas para evitar la contaminación por fitosanitarios
 10Contaminación por petróleo
 11Aguas residuales
 12Contaminantes del agua subterránea en las zonas de recarga
 13Daños a la salud
o 13.1Alternativas para la prevención y control
 14Véase también
 15Notas y referencias
 16Enlaces externos
Principales contaminantes del agua[editar]
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua está contaminada cuando su
composición se haya alterado de modo que no reúna las condiciones necesarias para ser utilizada
beneficiosamente en el consumo del ser humano y de los animales. En los cursos de agua, los
microorganismos descomponedores mantienen siempre igual el nivel de concentración de las
diferentes sustancias que puedan estar disueltas en el medio. Este proceso se denomina auto
depuración del agua. Cuando la cantidad de contaminantes es excesiva, la autodepuración resulta
imposible. Los principales contaminantes del agua son los siguientes:
 Basuras, desechos químicos de las fábricas e industrias.
 Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor parte materia
orgánica, cuya descomposición produce la desoxigenación del agua).
 Agentes patógenos, tales como bacterias, virus, protozoarios, parásitos que entran al agua
provenientes de desechos orgánicos, que incluyen heces y otros materiales que pueden
ser descompuestos por bacterias aerobias.
 Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos industriales, las
sustancias tensoactivas contenidas en los detergentes, y los productos de la
descomposición de otros compuestos orgánicos.
 Petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales.
 Minerales inorgánicos y compuestos químicos.
 Sedimentos formados por partículas del suelo y minerales arrastrados por las tormentas
y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección (cobertura vegetal),
las explotaciones mineras, las carreteras y los derribos urbanos.
 Sustancias radioactivas procedentes de los residuos producidos por la minería y el
refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y
científico de materiales radiactivos.
 El calor también puede ser considerado un contaminante cuando el vertido del agua
empleada para la refrigeración de las fábricas y las centrales energéticas hace subir la
temperatura del agua de la que se abastecen.
 Vertimiento de aguas servidas. La mayor parte de los centros urbanos vierten
directamente los desagües (aguas negras o servidas) a los ríos, a los lagos y al mar. Los
desagües contienen excrementos, detergentes, residuos industriales, petróleo, aceites y
otras sustancias que son tóxicas para las plantas y los animales acuáticos. Con el
vertimiento de desagües, sin previo tratamiento, se dispersan agentes productores de
enfermedades (bacterias, virus, hongos, huevos de parásitos, amebas, etc.).
 Vertimiento de basuras y desmontes en las aguas. Es costumbre generalizada en el país
el vertimiento de basuras y desmontes en las orillas del mar, los ríos y los lagos, sin
ningún cuidado y en forma absolutamente desordenada. Este problema se produce
especialmente cerca de las ciudades e industrias. La basura contiene plásticos, vidrios,
latas y restos orgánicos, que o no se descomponen o al descomponerse producen
sustancias tóxicas (el hierro produce óxido de hierro), de impacto negativo.
 Vertimiento de relaves mineros. Esta forma de contaminación de las aguas es muy
difundida y los responsables son los centros mineros y las concentradoras. Los relaves
mineros contienen fierro, cobre, zinc, mercurio, plomo, arsénico y otras sustancias
sumamente tóxicas para las plantas, los animales y el ser humano. Otro caso es el de los
lavaderos de oro, por el vertimiento de mercurio en las aguas de ríos y quebradas.
 Vertimiento de productos químicos y desechos industriales. Consiste en la deposición de
productos diversos (abonos, petróleo, aceites, ácidos, soda, aguas de formación o
profundas, etc.) provenientes de las actividades industriales.
 Ruido de construcciones marítimas, barcos y pozos petroleros producen ondas sonoras
no naturales que afectan la forma de vida de animales que se comunican por medio de
la ecolocación como la ballena y el delfín.
Los mares son un sumidero. De forma constante, grandes cantidades de fangos y otros materiales,
arrastrados desde tierra, se vierten en los océanos. Hoy en día, sin embargo, a los aportes naturales
se añaden cantidades cada vez mayores de desechos generados por nuestras sociedades,
especialmente aguas residuales cargadas de contaminantes químicos y de productos de desecho
procedentes de la industria, la agricultura y la actividad doméstica, pero también de residuos
radiactivos y de otros tipos.
En realidad, los océanos operan como gigantescas plantas carnívoras, a condición de no superar
el umbral de lo que pueden tolerar. De lo contrario, se generan destrucción y muerte de las
personas, e inconvenientes económicos y envenenamientos de la población humana. Esto, a corto
plazo. A largo plazo, las consecuencias podrían ser catastróficas. Basta pensar únicamente en los
efectos que la contaminación biológica –como consecuencia del incremento de fertilizantes-
podría acarrear si la proliferación de formas microscópicas fuera tan grande que se redujera
significativamente el nivel de oxígeno disuelto en el agua oceánica.
La contaminación tiende a concentrarse en los lugares próximos a las zonas habitadas e
industrializadas. Así, la contaminación marina de origen atmosférico es, en determinadas zonas
adyacentes a Europa (Báltico, mar del Norte, Mediterráneo), por término general, diez veces
mayor que mar adentro, en el propio Atlántico norte; cien veces superior que en el Pacífico norte
y mil veces más elevada que en el Pacífico sur. Sin embargo, y como consecuencia de la
circulación general de los aires y de las aguas, cada año se detectan nuevos contaminantes en
zonas tan apartadas como la Antártida –se ha encontrado DDT en la grasa de los pingüinos
antárticos- o las fosas oceánicas.
La contaminación del medio marino provocada por el ser humano es muy superior a la atribuible
a causas naturales. Las tasas de aporte de algunos elementos son elocuentes: el mercurio llega al
océano a un ritmo dos veces y media superior al que sería debido únicamente a factores naturales;
el manganeso multiplica por cuatro dicho ritmo natural; el cobre, el plomo y el cinc por doce; el
antimonio por treinta y el fósforo por ochenta.
Algunos de los metales pesados, como el mercurio y el plomo, junto con el cadmio y el arsénico,
son contaminantes graves, pues penetran en las cadenas alimentarias marinas, y, a través de ellas,
se concentran. Así, por ejemplo, la enfermedad de Minamata –descubierta en los años 20 en la
bahía japonesa de mismo nombre- ha provocado, en Japón y en Indonesia, miles de muertes y un
número mucho mayor de enfermos con lesiones cerebrales. La causa que la produjo fue el
consumo de atún y otros peces con contenidos elevados de mercurio procedente de los vertidos
industriales de aquella zona costera. Igualmente, productos químicos como el DDT y los PCB son
otros contaminantes químicos muy peligrosos.
El crecimiento de la contaminación en el agua solo ha hecho que cada día más nos veamos
afectados, ya que esta afectación hace que cada uno de nosotros este desaprovechando este valioso
recurso como lo es el agua, y si no dejamos de botar basuras o desechos y si no hacemos algo
suficientemente importante que cambie la mentalidad de nuestra gente, nunca se va a lograr llegar
al objetivo por el que muchos de nosotros hemos tratado de luchar de alguna manera así sea con
un poco de lo que hemos aprendido sobre el cuidado ambiental. Y esto sin un poco de conciencia
hacia las industrias que son la principal causa de contaminación en nuestros océanos esto va a
continuar igual y en pocos años no vamos a poder contar con estas grandes y maravillosas hojas
azules que recorren todo nuestro planeta y que por el descuido de todos nosotros hemos dejado
atrás. Esto solo es una de las cosas por las cuales se debe cuidar lo que tenemos nuestro alrededor,
incluyendo este ecosistema que cubre el 71 % de nuestra corteza terrestre y que estamos dejando
ir.
El agua es el único líquido vital, es decir, sin ella no podríamos vivir. En los últimos años se ha
visto un gran deterioro del planeta. El ser humano ha avanzado en cuanto a Ciencia y Tecnología,
pero como consecuencia muchos ecosistemas se han visto afectados por el avance del desarrollo
humano.
Los principales contaminantes del agua son desechos tóxicos, estos son arrojados por el ser
humano, puede ir desde una persona que ensucia el agua con grandes cantidades de detergente o
bien y el más perjudicial, empresas y fábricas que vierten toneladas de veneno a ríos, lagos, valles
y océanos. Una manera que podría ser muy efectiva para disminuir la contaminación hídrica sería
no utilizar cantidades inmensas de detergentes y que las fábricas buscaran implementar técnicas
para no tirar sus desechos tóxicos a zonas vitales para el planeta, se que se gastaría más dinero
del que ellos tendrían previsto y seguramente no lo harían por su propia voluntad ya que lo que
desean es tener mucha más ganancia económica.
Fuentes de contaminación naturales.[editar]
Algunas fuentes de contaminación del agua son naturales. Por ejemplo; el mercurio que se
encuentra naturalmente en la corteza de la Tierra y en los océanos genera contaminación de forma
natural de estos. Algo similar pasa con los hidrocarburos y con muchos otros productos.
Normalmente las fuentes de contaminación natural son muy dispersas y no provocan
concentraciones altas de polución, excepto en algunos lugares muy concretos. La contaminación
de origen humano, en cambio, se concentra en zonas concretas y, para la mayor parte de los
contaminantes, es mucho más peligrosa que la natural.
Los factores naturales no pueden controlarse fácilmente y pueden tener un impacto significativo
sobre la calidad de una fuente de agua. Los factores que se deben considerar son los siguientes:
el clima, las características de la cuenca, la geología, el crecimiento microbiológico y de los
nutrientes, los incendios, la intrusión salina y la estratificación térmica.
Efectos de la contaminación del agua.[editar]
El agua que nos proporciona, en sus distintas formas, la naturaleza, no reúne los requisitos para
ser consumida de forma directa por el ser humano, debido a la contaminación que contiene. Para
lograr la calidad satisfactoria en el agua, y que ésta sea potable, se realizan destilaciones u otros
procesos de purificación.
El agua puede contaminarse de diferentes formas, aunque la más común en la actualidad es
mediante descarga de agua servida o cloacas de áreas urbanas en ríos y arroyos.
Otros focos de contaminación de las aguas son los desechos orgánicos provenientes de mataderos
de ganado o de aves. El procesamiento de frutas y vegetales requiere grandes cantidades de agua
para el lavado, el pelado y blanqueado, lo que produce gran cantidad de agua servida con alto
contenido orgánico.
Estas concentraciones de materia orgánica originan un alto porcentaje de fosfatos en el agua de
los ríos o arroyos en que se descargan. Estos fosfatos ocasionan un rápido crecimiento en la
población de algas. Las algas utilizan el oxígeno en gran cantidad, lo que hace que disminuya en
el agua la concentración necesaria de éste para permitir la respiración de los animales acuáticos,
causando su muerte.
Clima[editar]
El efecto principal causado por efectos climáticos que afecta a la calidad del agua es la
precipitación. Los climas húmedos o con períodos de precipitación de régimen considerable
pueden dar lugar a velocidades de escorrentía elevadas o favorecer condiciones de inundación
que pueden causar la resuspensión de los sedimentos, incrementando los niveles de turbiedad,
color, metales u otro tipo de contaminantes. En condiciones de sequía prolongada, los niveles
bajos de drenaje pueden generar estancamiento, incrementando en consecuencia la posibilidad de
actividad microbiológica y crecimiento de algas. Del mismo modo, se incrementa el impacto de
descargas de fuentes puntuales por la reducción en el efecto de dilución y en la capacidad
asimilativa del cuerpo de agua.

La temperatura también es un factor climático importante que afecta la velocidad de la actividad


biológica, la concentración de oxígeno y los coeficientes de transferencia de masa.
Características de la cuenca[editar]
Las diferentes características naturales de una cuenca de drenaje pueden tener un efecto
significativo en la calidad del agua. Así, por ejemplo, la topografía afecta la velocidad de flujo.
Las pendientes pronunciadas pueden erosionar la capa superficial de suelo o las márgenes de ríos
o arroyos, introduciendo residuos, sedimentos y nutrientes que pueden incrementar el contenido
de algas, color y turbidez. El tiempo de residencia en lagos y reservorios también es función de
la topografía y afecta la calidad del agua, influyendo en la sedimentación y la actividad biológica.
Otro aspecto de importancia es la descomposición de la cubierta vegetal que produce color y es
una fuente de compuestos húmicos y fúlvicos, frecuentemente asociados con la formación de
subproductos de desinfección.
La cubierta vegetal, sin embargo, actúa como filtro natural frente a la acción de la escorrentía de
contaminantes provenientes de fuentes no puntuales, ejerciendo un mecanismo de protección a la
actividad humana.
Contaminación térmica. El agua caliente que es liberada por centrales de energía o procesos
industriales eleva, en ocasiones, la temperatura de ríos o embalses con lo que disminuye su
capacidad de contener oxígeno y afecta a la vida de los organismos.
Geología[editar]
La geología local impacta en forma directa sobre la calidad de fuentes superficiales y
subterráneas. Un agua subterránea que por ejemplo presenta dureza elevada, deriva de una
formación geológica subterránea con un contenido de calcio y magnesio considerable. Los suelos
juegan un rol importante por su capacidad amortiguadora en la escorrentía de la precipitación
ácida. La presencia de radionucleidos en aguas subterráneas, tales como el radón, o la presencia
de cenizas generadas en erupciones volcánicas, constituyen ejemplos del efecto significativo que
ejerce la geología sobre la calidad del agua.
Crecimiento microbiológico y de los nutrientes[editar]
El estado de un cuerpo de agua depende de los niveles de nutrientes y actividad microbiológica.
El ciclo de vida natural de un cuerpo de agua involucra tres estados conocidos como niveles
tróficos: oligotrófico (concentración de nutrientes y actividad microbiológica bajas), mesotrófico
(concentración de nutrientes y actividad microbiológica moderadas) y eutrófico (concentración
de nutrientes y actividad microbiológica altas).
En la mayoría de lagos, ríos y corrientes de agua, la producción de plantas está principalmente
regulada por la disponibilidad de fósforo. Se verifica que los lagos que presentan un contenido de
fósforo elevado sufren un gran crecimiento de algas generando turbiedad en el agua y
produciéndose acumulaciones de algas sobre sus costas. De igual forma, a largo plazo también se
favorece el crecimiento de vegetación con raíces. Por estos motivos el estado trófico de los lagos
y cursos de agua generalmente se expresa en función de su concentración de fósforo. Sin embargo,
en algunos casos particulares, como por ejemplo cuerpos de agua que se encuentran muy
eutrofizados, los niveles de fósforo pueden ser tan altos que el suministro de nitrógeno puede
llegar a ser el limitante de la producción vegetal.
El indicador de eutrofización más común es la presencia de algas, en especial las del
tipo cianobacterias. Suelen producirse crecimientos desmedidos de la población de algas,
causando problemas antiestéticos y sobre la calidad del cuerpo de agua. Es muy común que
durante los meses de invierno, en que la temperatura del agua es baja y se tienen períodos de luz
más cortos, se produzca una disminución de la actividad fotosintética. Durante este tiempo los
nutrientes permanecen disponibles y se van acumulando.
Cuando los días se alargan y la temperatura aumenta, se produce un incremento de la actividad
microbiológica con un crecimiento desmedido de la población de algas. Este incremento continúa
hasta que se agotan los nutrientes del medio, produciéndose entonces la disminución de la
población de microorganismos. La deficiencia de oxígeno causada por la actividad
microbiológica, desarrolla un ambiente reductor que produce la solubilización de minerales y
nutrientes que se encuentran presentes en los sedimentos.
Incendios[editar]
Aunque los incendios forestales pueden ocurrir como resultado de la actividad humana, el fuego
se considera como un factor natural puesto que este tipo de desastres suele producirse por la
combinación de sequía y luz.
La destrucción de bosques puede producir efectos adversos sobre la calidad del agua, ya que al
eliminarse su función de filtro natural, aumenta la velocidad de drenaje superficial,
incrementándose la probabilidad de erosión. Por otra parte las cenizas pueden lixiviar nitratos,
mientras que la madera carbonizada contribuye a incrementar el contenido de fenol que al
combinarse con el cloro produce problemas de olor y sabor.
Sin embargo, los incendios forestales tienen también un efecto positivo, ya que son un medio
natural de rejuvenecimiento de los bosques.
Intrusión salina[editar]
Artículo principal: Intrusión salina
Es una fuente de contaminación debida al movimiento permanente o temporal del agua salada
que desplaza al agua dulce. La intrusión salina puede ocurrir tanto en fuentes superficiales como
subterráneas que se encuentren ubicadas en regiones costeras. En el caso de aguas subterráneas,
la explotación del acuífero puede producir un abatimiento del nivel estático tal que genere un
movimiento de la interfase salina, con lo cual ingresará el agua salada.
En un acuífero costero sin explotación el agua dulce se vierte al mar, ya sea a través de cursos de
aguas superficiales o bien subterráneas. Esta fuga de agua subterránea mantiene una cierta
posición de la interfaz agua dulce-salada. Si se ubican bombeos para recuperar esta agua, es en
detrimento de este flujo y, por lo tanto, debe establecerse un nuevo equilibrio con el agua del mar.
Si se quiere mantener limitada la intrusión marina debe dejarse un cierto flujo de agua de mar,
que es el tributo que hay que pagar para mantener un cierto equilibrio. Si, como consecuencia de
una reducción de flujo de agua al mar, existe una recirculación del agua dulce que deje las sales
en el terreno, como en los regadíos con agua subterránea, se tiene un cierto incremento de la
salinidad del agua dulce de origen diferente a la contaminación por el agua del mar.
Los acuíferos cautivos y los acuíferos libres con un nivel impermeable superior están protegidos
naturalmente contra la contaminación, la cual en principio solo puede producirse donde el
acuífero cautivo pasa a ser libre o falta el nivel impermeable superior. En la realidad, un acuífero
cautivo puede ser contaminado a través de pozos mal construidos o con corrosiones.
Estratificación térmica[editar]
La mayoría de los lagos y reservorios con una profundidad de más de 5 metros se estratifican
durante gran parte del año. Este fenómeno se desarrolla durante la primavera debido a que la
superficie se calienta por la radiación atmosférica y solar. Como la densidad del agua disminuye
con el aumento de la temperatura se produce una situación de equilibrio hidrodinámico, en donde
la capa más liviana sobrenada a la más pesada.
Como consecuencia, se desarrolla una estructura térmica vertical con una capa superior bien
mezclada llamada epilimnio, seguida por una región de rápido descenso de temperatura
llamada termoclina, y una tercera capa de agua más densa y fría llamada hipolimnio.
Fuentes de contaminación antrópica[editar]
Las fuentes de contaminación antrópica que afectan a la calidad del agua suelen categorizarse en
dos tipos: puntuales y no puntuales.
 Fuentes de contaminación puntuales: son aquellas caracterizadas por descargas únicas
o discretas, en las que los contaminantes se vuelcan desde una única área geográfica
aislada o confinada. Entre estas se pueden mencionar: descargas de efluentes domésticos,
descargas de efluentes industriales, operaciones con residuos peligrosos, drenaje en
minas, derrames y descargas accidentales.
 Fuentes de contaminación no puntuales: involucran fuentes de contaminación difusas
y comprenden actividades que abarcan grandes áreas, pudiendo causar la contaminación
general del agua subterránea. Se pueden clasificar según la procedencia: agricultura y
ganadería, drenaje urbano, explotación del suelo, rellenos sanitarios, deposición
atmosférica y actividades recreativas. Son más difíciles de controlar que las fuentes
puntuales.
A continuación se mencionan algunas características de aguas residuales de las distintas
actividades humanas.
Origen doméstico[editar]
Las aguas domésticas son las que provienen de núcleos urbanos. Contienen sustancias
procedentes de la actividad humana (alimentos, deyecciones, basuras, productos de limpieza,
jabones, etc.). La contaminación de un agua usada urbana se estima en función de su caudal, de
su concentración en materias en suspensión y de su demanda biológica. Se admite que un
habitante de una comunidad concreta, en un país o región determinados, y según las condiciones
de abastecimiento de agua, nivel de vida y sistemas de alcantarillado disponible, vierte una
cantidad media de contaminación fija, bien determinada, base del equivalente-habitante. En
general, se ha fijado un valor de 60 mg/día de DBOy 70 mg/día de sólidos en suspensión por
habitante-equivalente. La dotación de agua se sitúa en torno a los 100-300 l/Hb/día. En las grandes
ciudades se incrementa por su uso en jardines y limpieza pública diaria. El caudal de aguas
residuales domésticas presenta una variación diaria de tipo sinusoidal. El máximo se presenta al
mediodía, los valores medios a las 9 de la mañana y a la 7 de la tarde y el valor mínimo hacia las
6 de la mañana. Físicamente presentan color gris y diversas materias flotantes. Químicamente
contienen gran cantidad de materia orgánica. Biológicamente contienen gran cantidad de
microorganismos, algunos de los cuales pueden transmitir enfermedades. Una de las
características principales de un agua residual urbana es su biodegradabilidad, es decir, la
posibilidad de depuración mediante tratamientos biológicos, siempre que pueda darse una
alimentación equilibrada de las bacterias en nitrógeno y fósforo. Es conveniente que las aguas
residuales lleguen a la estación de tratamiento en un estado suficientemente fresco, ya que un
agua nauseabunda es tóxica para el tratamiento, por lo que, si se quisiera conseguir una buena
depuración, habría de someterse a una preaereación o a una precoloración antes de la decantación.
Origen agrícola – ganadero[editar]
Son el resultado del riego y de otras labores como las actividades de limpieza ganadera, que
pueden aportar al agua grandes cantidades de estiércol y orines, es decir, mucha materia orgánica,
nutrientes y microorganismos. Quizá uno de los mayores problemas que origina la agricultura sea
la contaminación difusa, siendo la más importante la provocada por nitratos. Se tratan de
actividades extendidas en grandes áreas, por lo que resulta prácticamente imposible su
depuración. Se deben tomar las medidas precisas para atajar y reducir en la medida de lo posible
la contaminación por nitratos, tanto en aguas subterráneas, porque su efecto es acumulativo, como
en las superficies en las que favorecen el proceso de eutrofización.
Origen pluvial[editar]
Al llover, el agua arrastra toda la suciedad que encuentra a su paso, presentándose más turbia que
la que se deriva del consumo doméstico. En las ciudades esta agua arrastra aceites, materia
orgánica y diferentes contaminantes de la atmósfera, en el campo arrastran pesticidas, abonos,
etc. En la industria las aguas pluviales arrastran las sustancias que se han caído sobre el terreno,
pudiendo presentar un gran problema si son sustancias tóxicas. Además, si existe acumulación de
residuos en zonas no preparadas para ello, los lixiviados de los residuos serán arrastrados.
En un estudio publicado por Environmental Science & Technology, Schmidt et al (2017)
calcularon que los ríos Yangtsé, Indus, Amarillo, Hai, Nilo, Ganges, de las Perlas, Amur, Níger,
y el Mekong "transportan 88–95% de la carga global de [plásticos] al mar."45 Dichos ríos
corresponden con los passes que más polución marítima emiten, según un estudio publicado
por Science, donde Jambeck et al (2015) estimaron que los 10 mayores emisores de polución
marítima son, de mayor a menor, China, Indonesia, Las Filipinas, Vietnam, Ceilán, Tailandia,
Egipto, Malaysia, Nigeria, y Bangladés.6
Origen en la navegación[editar]
Las zonas más contaminadas en mar abierto, corresponden a las rutas de navegación,
principalmente de barcos petroleros. Los vertidos de petróleo, accidentales o no, provocan
importantes daños ecológicos.
Según el estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos, en
1985 se vertieron al mar unas 3 200 000 toneladas de hidrocarburos.
Los océanos fueron considerados, hasta hace algunas décadas un gigantesco depósito de desechos
que podía recibir, sin daño alguno, todo tipo de desecho. Esta situación produce playas insalubres
y un aumento de algas. Con un efecto similar al de la eutrofización de las aguas continentales.
Los efectos en el ambiente marino, especialmente los cercanos a las costas, se observan tanto en
la destrucción de corales, en mares tropicales, como en los daños a la salud de los seres humanos.
A lo largo de la década de los ochenta se tomaron diversas medidas para disminuir la
contaminación de los mares y la Academia de las Ciencias de Estados Unidos estimaba que se
habían reducido en un 60 % los vertidos durante estos años. Se puede calcular que en 1989 se
vertieron al océano algo más de 2 000 000 toneladas. De esta cifra el mayor porcentaje
corresponde a las aguas residuales urbanas y a las descargas industriales (en total más del 35 %).
Otro tercio correspondería a vertidos procedentes de buques (más por operaciones de limpieza y
similares, aunque su valor va disminuyendo en los últimos años, que por accidentes) y el resto a
filtraciones naturales e hidrocarburos que llegan a través de la atmósfera. Convenios como
el Marpol (Disminución de la polución marina procedente de tierra) de 1974 y actualizado en
1986 y otros, han impulsado una serie de medidas para frenar este tipo de contaminación.
Origen industrial[editar]
Los procesos industriales generan una gran variedad de aguas residuales, que pueden tener
orígenes muy distintos, en función de los usos más frecuentes a los que se destine:
 Producción de energía por vaporización, en centrales clásicas o nucleares.
 Transporte de calorías para condensación de vapor, refrigeración de fluidos de aparatos.
 Transporte de materias primas o de desechos como en la industria conservera, carbón en
los lavaderos, fibras en papeleras, etc.
 Fabricación de productos en papeleras, industrias textiles y alimentarías.
 Transporte de iones en galvanoplastia.
 Aclarado de piezas o lavado de productos en tratamientos de superficies,
semiconductores, industrias agrícolas, etc.
 Lavado de gases utilizado en la industria metalúrgica y en las industrias químicas.
 Preparación de baños en electroforesis, aceites solubles, etc.
Por lo tanto, los tipos de aguas residuales obtenidas serán las utilizadas como medio de transporte
de sustancias y calor en lavado y enjuague, en las transformaciones químicas, como disolvente y
subproducto de procesos físicos de filtración o destilación, etc.
Con independencia del posible contenido de sustancias similares a los vertidos de origen
doméstico, pueden aparecer elementos propios de cada actividad industrial, entre los que cabe
citar: tóxicos, iones metálicos, productos químicos, hidrocarburos, detergentes, pesticidas, etc.
Los residuos orgánicos de algunas industrias, por ejemplo las de pasta de papel, pueden ser iguales
o más importantes que los de una comunidad media de habitantes.
Los contaminantes pueden encontrarse en forma disuelta o en suspensión, y ser orgánicos e
inorgánicos por su naturaleza química.
Tipos de contaminantes del agua[editar]
Los contaminantes del agua se pueden clasificar de diferentes maneras. Una posibilidad bastante
usada es agruparlos en los siguientes ocho grupos:
 Microorganismos patógenos: son los diferentes tipos de microorganismos (bacterias,
virus, protozoos y otros organismos microscópicos) que transmiten enfermedades como
el cólera, tifus, gastroenteritis diversas, hepatitis, etc. En los países en vías de desarrollo
las enfermedades producidas por estos patógenos son uno de los motivos más importantes
de muerte prematura, sobre todo de niños. Normalmente estos microbios llegan al agua
en las heces y otros restos orgánicos que producen las personas infectadas. Por esto, un
buen índice para medir la salubridad de las aguas, en lo que se refiere a estos
microorganismos, es el número de bacterias coliformes presentes en el agua. La OMS
(Organización Mundial de la Salud) recomienda que en el agua para beber haya 0 colonias
de coliformes por 100 ml de agua.
 Desechos orgánicos: son el conjunto de residuos orgánicos producidos por los seres
humanos, ganado, etc. Incluyen heces y otros materiales que pueden ser descompuestos
por bacterias aeróbicas, es decir en procesos con consumo de oxígeno. Cuando este tipo
de desechos se encuentran en exceso, la proliferación de bacterias agota el oxígeno, y ya
no pueden vivir en esta agua peces y otros seres vivos que necesitan oxígeno. Buenos
índices para medir la contaminación por desechos orgánicos son la cantidad de oxígeno
disuelto, OD, en agua, o la DBO (Demanda biológica de oxígeno).
 Sustancias químicas inorgánicas: en este grupo están
incluidos ácidos, sales y metales tóxicos como el mercurio y el plomo. Si están en
cantidades altas pueden causar graves daños a los seres vivos, disminuir los rendimientos
agrícolas y corroer los equipos que se usan para trabajar con el agua.
 Nutrientes vegetales inorgánicos: Nitratos y fosfatos son sustancias solubles en agua
que las plantas necesitan para su desarrollo, pero si se encuentran en cantidad excesiva
inducen el crecimiento desmesurado de algas y otros organismos provocando
la eutrofización de las aguas. Cuando estas algas y otros vegetales mueren, al ser
descompuestos por los microorganismos, se agota el oxígeno y se hace imposible la vida
de otros seres vivos. El resultado es un agua con mal olor e inutilizable.
 Compuestos inorgánicos: Muchas moléculas inorgánicas como petróleo, gasolina,
plásticos, plaguicidas, disolventes, detergentes, etc. acaban en el agua y permanecen, en
algunos casos, largos períodos de tiempo, al ser productos fabricados por el hombre,
tienen estructuras moleculares complejas difíciles de degradar por los microorganismos.
 Sedimentos y materiales suspendidos: Muchas partículas desprendidas del suelo y
arrastradas a las aguas, junto con otros materiales que hay en suspensión en las aguas,
son, en términos de masa total, la mayor fuente de contaminación del agua.
La turbidez que provocan en el agua dificulta la vida de algunos organismos, y los
sedimentos que se van acumulando destruyen sitios de alimentación o desove de los
peces, rellenan lagos o pantanos y obstruyen canales, ríos y puertos.
 Sustancias radiactivas: Hay isotopos radiactivos solubles pueden estar presentes en el
agua y, a veces, se pueden ir acumulando a los largo de las cadenas tróficas, alcanzando
concentraciones considerablemente más altas en algunos tejidos vivos que las que tenían
en el agua.
 Contaminación térmica: El agua caliente liberada por centrales de energía o procesos
industriales eleva, en ocasiones, la temperatura de ríos o embalses con lo que disminuye
su capacidad de contener oxígeno y afecta a la vida de los organismos