You are on page 1of 17

TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

TEORÍA CLÁSICA

INTRODUCCIÓN

La teoría cuantitativa del dinero (TCD) se definió en el siglo XVI. Cuando se iniciaron las

entradas de oro y plata de las Américas a Europa. Entonces se acuñaban en monedas y se

produjo un aumento de la inflación.

Como consecuencia de esto el economista Henry Thornton en 1802 supuso que más dinero

equivale a más inflación. Y que un aumento en la oferta monetaria no significa necesariamente

un aumento en la producción económica.

Aquí nos fijamos en los supuestos y cálculos que subyacen al TCD.

DESARROLLO

1. SUPUESTOS DEL MODELO

En opinión de los modernos expositores de la teoría neoclásica, este adopta como supuesto

esencial el llamado "postulado de homogeneidad". Según el cual, la cantidad ofrecida o

demandada de cualquier mercancía o servicio es función homogénea de grado cero en todos

los precios monetarios. Esto significa trae las cantidades ofrecidas y demandadas en cualquier

bien o servicio "real" dependen de los precios relativos, de modo que un incremento de todos

los precios monetarios en la misma proporción no afectará a dichas cantidades puesto que no

alterará las relaciones de precios.

El postulado de homogeneidad y ley de say (entendida como identidad) son anverso y reverso

de una misma medalla: aquél se sigue de ésta, y si se abandona la identidad de Say, el postulado

de homogeneidad desaparece.

El mantenimiento de estos supuestos implica, en opinión, una contradicción en la dicotomía

neoclásica de la formación de los precios según la cual, los precios relativos se determinan en

1
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

el sector real de la economía, y el nivel absoluto de precios se determina en el mercado

monetario merced a la restricción impuesta por la ecuación de CAMBRIDGE.

Porque si suponemos que hay dos sectores en la economía: uno real y otro monetario; que los

excesos de demanda en uno de ellos exigen necesariamente excesos de oferta en el otro, de

acuerdo con la ley de walras: y que, por la identidad de say la oferta total del sector real es

idénticamente igual a la demanda total del mismo, entonces las cantidades demandadas de

dinero serán idénticamente iguales a las ofrecidas, cualquiera que sea el nivel de precios. Por

consiguiente, en una economía donde rija la identidad de say es necesariamente una economía

con precios monetarios indeterminados; e introducir la ecuación de CAMBRIDGE supone

introducir una contradicción radical en el modelo.

El postulado de homogeneidad es condición necesaria para que el dinero sea neutral, si de la

noche a la mañana se doblaran las disponibilidades monetarias de todos y cada uno de los

miembros de la colectividad, se doblarían los precios monetarios y el equilibrio se mantendría

con unos precios relativos inalterados y, por tanto, con unas mismas cantidades demandadas y

ofrecidas de todas las mercancías.

Por otro lado, en la teoría clásica no existe el desempleo, es decir trabajan con pleno en empleo

y hay competencia perfecta en todo el mercado.

2. LA TEORÍA CUANTITATIVA DEL DINERO

La teoría cuantitativa clásica del dinero, cuyo principal postulado establece una relación directa

entre la cantidad de dinero existente en la economía y el comportamiento de los precios1 , fue

la teoría macroeconómica dominante hasta los años treinta del siglo XX cuando, frente a los

desequilibrios que presentaron los diferentes mercados durante la gran depresión, los

postulados keynesianos mostraron una mayor capacidad para explicar y enfrentar la situación

que vivieron las economías del mundo. El propósito de este capítulo es hacer una presentación

de la teoría cuantitativa del dinero, partiendo de sus orígenes dentro de la Escuela Clásica hasta

2
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

llegar a su formalización más difundida en lo que hoy se conoce como la ecuación de saldo de

efectivo marshalliana. En desenvolvimiento de la misma se establecen las principales

diferencias que se observan entre los distintos desarrollos que vivió la teoría y se muestra el

mecanismo a través del cual las variaciones en la cantidad de dinero se traducen en cambios

directos y proporcionales de los precios. Dicha presentación contribuye tanto al estudio de la

teoría monetaria, al mostrar el desarrollo de los postulados clásicos en esta área, como al

análisis de la política monetaria, pues es indiscutible la actualidad que han tomado las

conclusiones y recomendaciones cuantitativitas básicas en la elaboración de estrategias para

enfrentar los fenómenos inflacionarios de las economías modernas. Quizás hoy más que nunca,

un buen número de analistas de la economía colombiana y de responsables de la política

económica creen en la existencia de una relación estrecha entre el comportamiento de los

precios y de la cantidad de dinero (Misas y Posada).

Origen histórico

La Teoría Cuantitativa del Dinero tiene su origen histórico en los esfuerzos de los teóricos

clásicos por explicar la inflación europea posterior al descubrimiento y conquista del continente

americano. Según sus argumentos, dicho fenómeno tuvo origen en la gran expansión de la

cantidad de dinero (oro en el periodo histórico referido) producto de la exportación de metales

preciosos desde las colonias americanas hacia el viejo continente. El ingreso de esos metales

preciosos no estuvo acompañado por una expansión paralela de la capacidad productiva de la

economía europea, con lo cual en estos países se vivió un fenómeno donde, dada la mayor

cantidad de dinero poseída por las personas, la elevación continua de la demanda agregada de

bienes y servicios era constantemente insatisfecha (una mayor cantidad de dinero en procura

de la misma cantidad de bienes y servicios) y, por consiguiente, se elevaban los precios de los

productos.

3
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

Formulación

Son muchos los esfuerzos de distintos teóricos por formalizar en términos matemáticos los

planteamientos y postulados de la Teoría Cuantitativa, sin embargo, acá solo se hará referencia

a los trabajos de Irving Fisher y Alfred Marshall por considerar que en ellos se resumen los

principales logros en este campo de la teoría monetaria clásica.

a. Irving Fisher: la ecuación de cambio

En su esfuerzo de formalización Irving Fisher parte del principio según el cual la suma total de

dinero pagada por los compradores en una economía siempre es igual a la suma de dinero

recibida por los vendedores, es decir que toda compra o venta tiene su contrapartida monetaria

equivalente.

Ahora, la suma de dinero pagada por los compradores de una economía puede asimilarse como

igual a la cantidad de dinero existente en esa economía (oferta de dinero) multiplicada por la

cantidad promedio de veces en que cada unidad monetaria participa en una transacción en

determinado período de tiempo (concepto más conocido como la velocidad de circulación del

dinero). De otro lado, la suma recibida por los vendedores puede considerarse como igual a la

cantidad de bienes transados multiplicada por los precios de estos. Si solo se tienen en cuenta

las transacciones de bienes finales, entonces los bienes transados pueden medirse a través del

producto interno bruto (PIB). Los anteriores planteamientos se pueden resumir en la siguiente

ecuación, que en términos formales es más una identidad pues la igualdad se cumple por

definición:

M ×V = P× PIB

Donde:

M: oferta de dinero de la economía.

V: velocidad de circulación del dinero.

P: nivel general de precios de la economía.

4
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

Dada la identidad macroeconómica básica según la cual PIB = Ingreso (Y), entonces la

ecuación puede replantearse de la forma siguiente:

M ×V = P×Y

Esta expresión matemática se conoce en el mundo académico como la ecuación de cambios de

la Teoría Cuantitativa del Dinero, pues en ella están contenidos sus postulados básicos. Dichos

postulados se harán más explícitos una vez se analice el comportamiento de cada una de las

variables contenidas en la ecuación.

Según Fisher, la oferta de dinero (M) es una variable que es determinada de manera exógena

por la autoridad monetaria. Es decir, es una variable que toma valores de manera independiente

y, por lo tanto, debe ser considerada como dada en la ecuación de cambios.

La velocidad de circulación del dinero (V) es una variable que depende de factores estables

como los hábitos de pago predominantes en la sociedad y la tecnología bancaria y, en todo caso,

no se relaciona para nada con las demás variables que componen la ecuación. Por ello Fisher

considera a V como constante.

Realizando algunas transformaciones en la ecuación original se tiene que (la línea sobre la

variable indica que ella es constante):

𝑴𝑽 = 𝑷𝒀

El mecanismo de transmisión de las variaciones en la oferta de dinero sobre los precios de la

economía:

Hasta el momento solo se ha hecho referencia a que las variaciones en la cantidad de dinero de

la economía son la fuente de los cambios en el nivel general de los precios, pero no se ha

explicado el proceso a través del cual esas fluctuaciones de la oferta de dinero afectan los

precios. El propósito de esta sección del capítulo es precisamente abordar el análisis de dicho

proceso, el mismo que en la literatura en macroeconomía se conoce como el mecanismo de

transmisión. En la explicación del proceso se puede acudir a los postulados de Hume y Ricardo,

5
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

llegando a las mismas conclusiones finales, pero por caminos y razones distintas. Según el

postulado de David Hume, las variaciones en la oferta de dinero se transmiten a los precios a

través de los cambios que se producen en el corto plazo en los salarios y el nivel de empleo.

En el caso de un incremento en la cantidad de dinero, ello genera inicialmente una mayor

demanda de bienes y servicios en la economía lo cual estimula una mayor producción y, como

resultado de ello, se traduce en el corto plazo en una elevación en el nivel de empleo y en una

consecuente mejora en los salarios de los trabajadores. Pero con el tiempo esa mejora en los

salarios conduce, por el aumento en los costos, a la elevación de los precios y la consiguiente

reducción en la demanda y el nivel de empleo. Es decir, lo único permanente es la elevación

en los precios siendo lo demás transitorio.

b. Alfred Marshall: la ecuación de saldo de efectivo

El trabajo de Marshall y Pigou, también conocido como el enfoque de Cambridge, apunta más

hacia la construcción de una teoría de la demanda de dinero, lo cual se constituye en la gran

contribución de estos teóricos al desarrollo de la teoría monetaria, pues las conclusiones sobre

el impacto de los cambios en la oferta de dinero sobre los precios y el mecanismo de

transmisión de dichos efectos no son en nada diferentes a las anteriores.

Los economistas de Cambridge parten de considerar la existencia de un mercado de dinero o

monetario, donde la oferta (las disponibilidades de dinero) es determinada de manera exógena

por la autoridad monetaria y la demanda (las necesidades de dinero) depende de las decisiones

de los individuos, es decir, es una variable endógena. Para definir la demanda de dinero de la

economía Marshall y Pigou se preguntan qué es lo que determina la cantidad de dinero que una

persona quiere poseer en un momento o período determinado. La pregunta se plantea entonces

en términos microeconómicos, haciendo énfasis en el comportamiento de los individuos a la

hora de hacer elecciones y conservando la tradición neoclásica que confía en que esos

individuos –agentes económicos- toman decisiones racionales 12. En el análisis de esos

6
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

determinantes se observa que el dinero no genera ningún rendimiento financiero y que su

beneficio está en la facilidad que provee para realizar transacciones, por ser un activo

universalmente aceptado en el intercambio de bienes y servicios. En tal sentido, cuantas más

transacciones tenga que efectuar un individuo, tanto más dinero deseará mantener.

Todo esto significa que la demanda de dinero, además de depender del volumen de

transacciones que un individuo piensa realizar, también debería estar influenciada por su nivel

de riqueza (que actúa como restricción) y las tasas de interés que ofrecen otros activos

alternativos al dinero a la hora de conservar la riqueza (los costes de oportunidad). No obstante,

al momento de formalizar su modelo los economistas de El enfoque de Cambridge centraron

su atención en las transacciones que realiza el individuo.

Una expresión matemática de lo anterior es la siguiente:

Md =kY’

Y’ = PY

Md =k (PY)

Donde:

Y’: nivel de ingreso nominal

Y: nivel de ingreso real

Md: demanda de dinero

k: proporción de ingreso que se demanda como dinero.

𝟏
𝑲=
𝑽

El mecanismo de transmisión de las variaciones en la oferta de dinero sobre los precios,

enfoque Cambridge:

En el enfoque Cambridge un incremento en la oferta de dinero genera desequilibrios en el

mercado de dinero, en tanto con dicho incremento se producen excesos de dinero en manos de

7
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

las personas, pues no por ello sus niveles de transacciones han variado y, por lo tanto, su

demanda de dinero tampoco tiene porque haberse modificado.

Como a las personas sólo les interesa el dinero como elemento que les facilita la realización de

transacciones y saben que mantener cantidades de dicho activo superiores a sus necesidades de

financiamiento les representa asumir un costo de oportunidad, en términos del interés que dejan

de ganar, tratarán de desprenderse rápidamente de dichos excesos monetarios.

Según Marshall y Pigou, las personas cambiarán ese dinero por bienes y servicios, adelantando

para ello las compras de periodos futuros. Como consecuencia de una acción que es

generalizada en la economía, la demanda agregada se expandirá y, como la economía nos es

capaz de responder a ese estimulo de demanda por estar en pleno empleo, los precios tenderán

a elevarse.

3. EL POSTULADO DE HOMOGENEIDAD

En opinión de los modernos expositores de la teoría neoclásica, esta adopta como supuesto

esencial el llamado "postulado de homogeneidad". Según el cual, la cantidad ofrecida o

demandada de cualquier mercancía o servicio es función homogénea de grado cero en todos

los precios monetarios.

Esto significa que las cantidades ofrecidas y demandadas en cualquier bien o servicio "real"

dependen de los precios relativos, de modo que un incremento de todos los precios monetarios

en la misma proporción no afectará a dichas cantidades puesto que no alterará las relaciones de

precios.

Para MODIGLIANI, el Postulado de homogeneidad no depende de la aceptación de Ja

identidad de say, sino de los supuestos de expectativas estáticas y de conducta racional:

simplemente, las unidades económicas no responderán a variaciones en todos los precios

monetarios que dejen inalteradas las relaciones entre los mismos y no induzcan, por tanto, una

8
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

sustitución entre los. diversos bienes reales. De este modo, dice MODIGLIANI, el postulado

de homogeneidad es condición necesaria para que el dinero sea neutral

Las funciones de demanda real total en cada uno de los mercados reales serán:

𝐷𝑖 = 𝐷𝑖(𝑝1 , 𝑝2 , … , 𝑝𝑛 (𝑖 = 1,2, … , 𝑛 − 1)

y análogamente, las funciones de oferta real total serán:

𝑆𝑖 = 𝑆𝑖(𝑝1 , 𝑝2 , … , 𝑝𝑛 (𝑖 = 1,2, … , 𝑛 − 1)

donde 𝑝1 representa el precio monetario del bien o servicio real enésimo.

De acuerdo con el postulado de homogeneidad, todas estas funciones de oferta y demanda son

homogéneas de grado cero en todos los precios monetarios; es decir, no dependen de los n-1

precios monetarios que en ellas aparecen, sino de los n-2 precios relativos:

𝒑𝟏 𝒑𝟐 𝒑𝒏−𝟐
, ,…,
𝒑𝒏−𝟏 𝒑𝒏−𝟏 𝒑𝒏−𝟏

4. LA DICOTOMÍA CLÁSICA

La dicotomía clásica, se refiere a una idea atribuida a los economistas clásicos, que dice que

las variables reales y nominales se pueden analizar por separado. Para ser precisos, la economía

exhibe la dicotomía clásica si las variables reales, como la producción y las tasas de interés

reales pueden ser completamente analizadas sin tener en cuenta lo que está pasando con sus

homólogos nominales, el valor monetario de la producción y el tipo de interés. En particular,

esto significa que el PIB real y otras variables reales se pueden determinar sin conocer el nivel

de oferta de dinero o la tasa de inflación. Una economía que exhibe la dicotomía clásica si el

dinero es neutral, lo que afecta sólo al nivel de precios, no a las variables reales.

La dicotomía clásica era parte integral de la forma de pensar de algunos economistas de la

época pre-keynesiana (" el dinero como un velo ") como una propuesta a largo plazo y se

encuentra hoy en día en nuevos clásicos de las teorías de la macroeconomía. Keynesianos y

9
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

monetaristas rechazan la dicotomía clásica, porque argumentan que los precios son rígidos. Es

decir, ellos piensan que los precios no se pueden ajustar en el corto plazo, por lo que un aumento

en la oferta monetaria eleva la demanda agregada y por lo tanto altera las variables

macroeconómicas reales. Los post-keynesianos rechazan la dicotomía clásica por diferentes

motivos, haciendo hincapié en el papel de los bancos en la creación de dinero, como en la teoría

de circuitos monetarios.

Si una economía exhibe la dicotomía clásica entonces se puede realizar un análisis de estática

comparativa usando un jacobiano en forma triangular. Es decir, supongamos que escribimos:

𝑱𝒅𝒚 = 𝒅𝒙

donde 𝒅𝒙 representa algunos shocks exógenos (cambios en la productividad, la demanda

agregada, la oferta de dinero, etc., ordenados de manera que todas las perturbaciones reales

vienen primero) y 𝒅𝒚 representa el cambio en las variables endógenas (producción, empleo,

precios, etc, de nuevo listado variables reales en primer lugar). A continuación, la matriz J se

puede dividir en submatrices de la siguiente manera:

𝑨 𝟎
𝑱=[ ]
𝑩 𝑪

En otras palabras, cuando la dicotomía clásica se mantiene, es posible calcular cómo todas las

variables reales cambian invirtiendo la submatriz A solamente, excluyendo así a todas las

variables nominales como el suministro de dinero y los precios en el análisis.

5. LA NEUTRALIDAD DEL DINERO

La neutralidad del dinero se obtiene cuando ante cualquier cambio en la política monetaria, las

variables reales no reaccionan, y únicamente se ven afectadas por cambios en otras variables

reales. Para que esto suceda (ver Gráfico 1) la oferta agregada debe ser perfectamente inelástica

ante cualquier perturbación originada en la demanda agregada: en una expansión monetaria,

10
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

los precios absorben completamente el shock (el nivel de precios pasa de P0 a P1) y el PIB se

mantiene en su tasa natural (Yn).

Bajo este esquema, la escuela clásica, la de los nuevos clásicos y la escuela de los RBC,

defienden la dicotomía clásica.

Para la escuela clásica el producto está determinado por la estructura del mercado laboral y

de bienes, y en ella el dinero entra como un medio de cambio. Esta formalización se

encuentra en la Teoría Cuantitativa del Dinero

P=M*V*Y

M: oferta monetaria

V: velocidad del dinero P: nivel de precios

Y: producto real, el cual está fijo (determinado por la teoría clásica de la determinación del

producto y el empleo y la ley de Say).

𝑑𝑀/𝑑𝑡 𝑑𝑉/𝑑𝑡 𝑑𝑌/𝑑𝑡


De la ecuación se tiene que: 𝜋 = + +
𝑀 𝑉 𝑌

𝜋= inflación

𝑑𝑀/𝑑𝑡
Tasa de crecimiento de la oferta monetaria
𝑀

𝑑𝑉/𝑑𝑡
𝑉
Tasa de crecimiento de la velocidad del dinero

11
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

𝑑𝑌/𝑑𝑡
Tasa de crecimiento de la economía
𝑌

Para los clásicos la velocidad del dinero tiende a ser constante, por lo que (dV/dt) /V = 0, y el

producto se encuentra en su nivel natural o de pleno empleo, (dY/dt) / Y = 0.

𝑑𝑀/𝑑𝑡
Por tanto, de la ecuación se tiene que: 𝜋 = 𝑀

Es decir, la inflación está enteramente explicada por el crecimiento de la oferta monetaria. En

la gráfica 1: la interacción de la oferta agregada, OA, con la demanda agregada, DA,

determinan el nivel de precios de equilibrio a un nivel de producto de pleno empleo, y

cualquier perturbación en la demanda afectará únicamente al nivel de precios, es decir a la

inflación.

6. LA LEY DE SAY

La llamada Ley de Say, o Ley de los Mercados de Say, es una contribución central que ha

perdurado en el tiempo. La Ley de Say recorre, de alguna manera, el centro de la teoría

económica afectando desde aspectos básicos de la economía hasta dificultades en los ciclos

económicos.La Ley de Say sostiene que es la oferta la que generadora de demanda, y no la

demanda la que genera oferta. Para ver esto con mayor claridad es importante abrir demanda

en dos de sus componentes. Necesidad o preferencias, y poder de compra. Que una persona

desee comprar una Ferrari, o un auto Porche, no quiere decir que pueda demandarlo si no ofrece

nada a cambio. Su efecto en la demanda de Ferrari y Porche es nulo. Aquello que puede ofrecer

para demandar bienes determina su poder de compra. De modo tal que su demanda depende

del poder de compra de su oferta. Aquel que quiere demandar un bien o servicio sin ofrecer

nada a cambio no tendrá éxito.Esto no quiere decir que cualquier oferta genera demanda. Sino

que es el valor que el mercado asigna a lo que se ofrece lo que luego permite demandar bienes

y servicios en el mercado. Un productor que desea ofrecer autos que no funcionan no podrá

demandar mucho una gran cantidad de bienes a cambio dado el bajo valor que el mercado

12
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

asigna a su producto. En otras palabras, el poder de compra de la oferta es la otra cara de la

moneda de la demanda que uno puede ejercer en el mercado.

Esto lleva a una conclusión importante. No puede haber en el mercado excesos generales de

oferta en el mercado, dado que toda oferta posee una similar magnitud de demanda como

contrapartida. Al ofrecer se está demandando algo a cambio. Lo que sí puede suceder es que

haya excesos de demanda u oferta en mercados particulares, lo cuales provocan escaseces en

otros mercados. Por ejemplo, un exceso de oferta de viviendas en un boom inmobiliario implica

un sub-oferta de otros bienes y servicios en otros mercados. Esto implica que las crisis

económicas no se deben a excesos generalizados de oferta, o a un problema de sobre-

producción, sino a distorsiones entre mercados. Este es el motivo por el cual Keynes, años más

tarde, necesita criticar la Ley de Say para avanzar en sus teorías.

En el caso del trueque la Ley de Say es clara y directa, la oferta de un bien es la demanda de

otro. La Ley de Say es igual de válida en presencia de intercambios monetarios. El argumento

de Say consistía en que es un incremento en la oferta de bienes, y no la cantidad de dinero, lo

que provoca aumentos en la demanda. Un aumento en la cantidad de dinero altera el nivel de

precios, pero no la cantidad demandada. Esto también se ve claramente si pensamos en el

dinero como un bien más en el mercado. La mayor oferta de dinero permite incrementar la

demanda de bienes y servicios, lo cual lleva a un incremento en el nivel de precios. Esto implica

una caída en el precio del dinero. En otras palabras, al incrementarse la cantidad de dinero el

precio relativo del dinero respecto a bienes y servicios cae. Esto no es una violación de la Ley

de Say, es justamente lo que la ley de Say sostiene. Sólo es posible violar la Ley de Say de

manera transitoria en la medida en que no se considere al dinero como un bien y sea algo

exógeno al sistema. En ese caso puede haber un aumento en el poder de compra al incrementar

la cantidad de bienes y servicios dado que el dinero no es considerado un bien. No hay motivos,

13
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

sin embargo, para no considerar al dinero un bien más en el mercado. Si los bienes tienen un

precio en términos de dinero, entonces el dinero tiene un precio en término de bienes y servicios,

si el dinero tiene precio, entonces es un bien más en el mercado.

Dinero metálico como el oro y la plata claramente califican como bienes, dado que además de

poder ser utilizados como bienes de cambio pueden ser utilizados para consumo o como

factores de producción. El dinero fiat, al no ser sólo un bien de cambio y no un bien de consumo,

puede dar la impresión de no pertenecer a la familia de bienes y servicios. Sin embargo, en la

medida que sea valuado y demandado por el mercado es un bien más.

La Ley de Say tampoco ha estado libre de errores de interpretación. Las expresiones

contemporáneas de la Ley de Say, por ejemplo, en manuales de texto, dan a entender la Ley de

Say en un sentido de estático o de equilibrio. Say, sin embargo, estaba hablando en el contexto

de un proceso de mercado, como hacían los clásicos y continuaron haciendo los Austriacos. La

economía estática y el análisis de las condiciones de equilibrio son más una novedad de la

economía formal y matemática post marginalismo que un rasgo distintivo de los clásicos.

Distinto es el caso de la Ley de Walras que sí habla de mercados en equilibrio. Según la Ley

de Walras si todos menos un mercado se encuentra en equilibrio, entonces el mercado restante

también debe estarlo. Claramente hay una relación con la Ley de Say, dado que no hay excesos

en todos menos un mercado, entonces no puede haberlo en el último. La Ley de Say, sin

embargo, es más flexible y general. En primer lugar, no requiere equilibrios en los mercados,

si no que no permite sobreproducción generalizada. En segundo lugar, la Ley de Say no implica

un equilibrio estático, sino un proceso de mercado, mientras que la Ley de Walras implica un

contexto de equilibrio estático.

14
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

7. LA LEY DE WALRAS

Walras generaliza a partir del proceso de tâtonnement walrasiano o subasta por tanteo en

economías en las cuales existen muchos productores y ninguno puede controlar directamente

el precio. Es decir, asume competencia perfecta. Walras postula que todos los bienes presentes

en ese mercado pertenecen a la categoría de bien deseable y cualquier bien con exceso de oferta

es siempre un bien gratuito.

Adicionalmente, Walras asume explícitamente que todos los ingresos de los participantes en

los mercados solo se originan de la venta de bienes que ellos poseen (lo que implica que

el trabajo es considerado una mercancía) y que la totalidad de esos ingresos serán utilizados

directa e inmediatamente en el mercado (es decir, no hay ahorros).

Desde ese punto de vista, Walras considera que todos los participantes en el mercado son

productores (incluyendo los individuos u hogares, quienes “producen trabajo”) y,

consecuentemente, todos son “aceptadores de precio” en la medida que todos están sujetos a

los efectos de la demanda.

Formulación

En términos formales la ley de Walras se expresa generalmente de la siguiente manera: para

cualquier sistema económico, esté o no en equilibrio, hay un conjunto de precios reales

(vector en el lenguaje formal) tal que la suma de los precios totales de todo lo ofrecido equivale

a la suma de la demanda medida en dinero, consecuentemente, la sustracción de ambas

cantidades es cero y todo lo puesto en el mercado se vende, lo que lleva al vaciamiento de

mercado.
𝒏

→ ∑ [𝒅(→)] = 𝟎
𝑷 𝑷
𝒊=𝟏

En la cual d es la demanda “S” es la oferta y → es el vector de precios.


𝑷

15
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

Una formulación alternativa, siguiendo la terminología walrasiana, que considera que toda

oferta se puede considerar demanda por algún otro bien (ver ley de Say) es:
𝒏

∑[𝒑𝒊𝑬𝒊] = 𝟎
𝒊=𝟏

La cual establece que si definimos el exceso de demanda (E) sobre un bien “i” (de un universo

“n” de bienes) como siendo 𝑬𝒊 y asumimos que todo lo comprado iguala (monetariamente) a

todo lo vendido o todos los ingresos equivalen a todas las ventas, sigue que todo los que los

individuos pueden comprar (demandar) es igual a todos los precios de lo vendido. Sigue que la

suma de cualquier exceso de demanda es cero.

La aproximación conceptual a lo anterior es intuitiva: si asumimos que los ingresos solo

provienen de la venta (incluyendo venta de trabajo) todo lo comprado debe igualarse

exactamente a todo lo vendido y no puede haber excedentes monetarios de ningún tipo. Esto

es más claro aún si no tomamos el dinero en consideración y concebimos las compraventas

como intercambios de un bien por otro (Ley de Say). (Nótese que lo anterior no establece que

los mercados estén en equilibrio, solamente que, en principio, no puede haber un exceso o falta

de demanda). Una aproximación alternativa enfatiza algunos de los elementos de la

problemática de la propuesta: Es el caso que una economía cualquiera todo lo vendido debe

equivaler exactamente a todo lo comprado. Esa situación no equivale necesariamente al

equilibrio tal como Walras lo define. Eso establece un universo o conjunto de interrelaciones

de precios tales que todos llevan a la venta de todo lo producido.

Existen una variedad de demostraciones formales de lo anterior.

Adicionalmente Walras postula que de ese universo de precios hay un conjunto específico

(vector) tal que lleva a ese equilibrio.

16
TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO

CONCLUSIÓN

Es indiscutible que hasta la segunda década del siglo XX la Teoría Cuantitativa del Dinero fue

el cuerpo teórico dominante en la explicación de los fenómenos de orden macroeconómico, y

aun hoy mantienen vigencia sus postulados básicos.

En general, dicha teoría plantea la existencia de una relación directa y proporcional entre el

comportamiento de los precios de una economía y la cantidad de dinero existente en ella, siendo

esa cantidad de dinero la que determina a los precios. En consecuencia, el origen de los

fenómenos inflacionarios está en los desórdenes monetarios causados por expansiones

incontroladas de la cantidad de dinero.

Para demostrar tal planteamiento, la teoría cuantitativa parte de la consideración según la cual,

dada la eficiencia en el funcionamiento de los mercados y la flexibilidad plena de precios y

salarios, las economías tienden hacia el equilibrio de pleno empleo.

Finalmente, toda la discusión precedente conduce al corolario general de que el

único objetivo válido de política económica monetaria es el control de los fenómenos

inflacionarios, a través del control de la cantidad de dinero en la economía. Esa es la gran

responsabilidad que tienen las autoridades monetarias.

17