You are on page 1of 5

Saltar a contenido

Honestidad brutal
6 de marzo de 2019 | Escribe: Soledad Platero en Posturas | Foto: Ramiro Alonso

El intercambio que dispara estas reflexiones tuvo lugar en la emisora CW33, de Florida, entre el novel
aspirante nacionalista Juan Sartori y el periodista local Rubén Mario del Castillo. Venían conversando de los
planes del precandidato. Como en todos lados, Sartori aclaraba que él todavía no tiene ninguna propuesta,
pero que recibiría con mucho gusto las sugerencias que la gente quisiera hacerle en su sitio web (“súmense
todos que los vamos a precisar a todos”, decía, humilde y positivo). En ese momento el entrevistador le lee un
mensaje que había dejado un oyente: sobre el asunto ese de las cárceles, dice, “podemos ver en la historia
soluciones como el panóptico de Foucault [Fucal, lee Rubén Mario], un proyecto arquitectónico de cárcel ideal:
pocos policías y mucho más eficaces. Además, un emprendimiento agropecuario detrás de estas cárceles que
los enseñe a trabajar y producir”. Loco de la vida, como un niño que quiere agradar a los mayores, Sartori
responde como pegando un saltito de alegría en el asiento: “Ah, eso me interesa: ¿cómo es? ¿el panop...
panóptico...?” “Panóptico de Fucal, o Fucol”, repite el entrevistador, y le muestra al entrevistado cómo se
escribe. “Estoy anotando todo”, dice Juan, contento por la idea que le largaron y que le va a permitir tener el
asunto bien masticado para la próxima vez que tenga que hablar de sus planes. Fin de la anécdota.

El primer impulso al escuchar esta conversación (créanme: leerlo es muy distinto de haberlo oído) y, pasados
los primeros segundos de asombro, es largar la carcajada. Ni en tiempos de dictadura, cuando florecían los
chistes que dejaban en evidencia la ignorancia supina de los altos mandos militares, hubiéramos imaginado
una joya como esta. Un candidato que anota una idea que ha estado en la discusión pública sobre cárceles por
lo menos durante los últimos 40 años, el tono de complicidad y desconcierto ante un apellido francés que no
saben cómo pronunciar, todo parece demasiado hasta para un chiste de carnaval. Pero es la vida misma.

Llegado este punto, habría que decir que no importa mucho si Juan Sartori, que probablemente tuvo acceso a
una educación privada costosísima, de verdad no sabe quién es Michel Foucault ni qué escribió sobre las
cárceles ni qué caramelo es un panóptico. No importa si es verdad o no, porque lo que de verdad es
significativo es que la ignorancia, real o simulada, se muestra como un valor. Esa peculiaridad de la escena
política de los últimos tiempos no está naciendo en nuestro país con Juan Sartori: ya el líder planetario José
Mujica se ocupó de instalar y fortalecer la idea de que la cultura general no es más que viru viru; sobre todo la
que corresponde a las humanidades, a la historia y a las ciencias sociales, a la filosofía y a todo eso que no
sirve para manejar un tractor. Mujica no posaba de ignorante, por cierto, pero cultivaba (cultiva) una forma de
hablar cuidadosamente incorrecta y pontificaba (pontifica) contra las formas pretenciosas e inútiles del
pensamiento y la cultura.

La pregunta inquietante frente a todo esto, y teniendo en cuenta el éxito que personajes notoriamente incultos
y verborrágicos han tenido en las contiendas electorales en todo el mundo desde hace tiempo, es qué es lo que
los hace triunfar. Qué hay en ellos que se comunica tan bien con lo peor de nosotros.

Hay algo de irresistible en un tipo que no tiene ningún brillo y sin embargo está bajo los focos. ¿Será que
cualquiera, finalmente, puede estar ahí? Hartos del negocio familiar de la política que venimos viendo desde
hace años –hijos de políticos que fueron hijos de otros políticos, sin ningún mérito personal excepto ese
patrimonio discreto de integrar la nobleza laica de la sociedad uruguaya: la arena política–, hartos, decía, de
ver a los mismos reencarnar en sus vástagos, los votantes resolvemos dar vuelta la tortilla. Y si en algún
momento la metáfora pudo remitir a revolución y fin del sistema, hoy, en cambio, significa cambiar la
tradición de predominio de las familias de siempre por la nueva moda del empresario. Hermosa palabra.
Recuerdo los buenos tiempos en que se usaban palabras menos vagas, como “magnate” o “badulaque”, para
referirse a la vasta gama de personajes de ocupación incierta que hoy se arropan bajo esa definición de cuatro
sílabas: empresario. Joder.

Así que Sartori anota el dato que le pasó el oyente, porque está buenísimo: “panóptico”, “fucal”.

Quiero evitar la tentación de hablar del personaje. Quiero apuntar, en cambio, que en esa deriva fascinada de
la masa entre el maestro Splinter (Mujica) e Isidorito Cañones (Sartori) hay una voluntad, un deseo de hacer
ganar a Homero Simpson. Nadie quiere a Lisa, como bien quedó demostrado cuando Donald Trump le ganó a
Hillary Clinton. Pasó en Estados Unidos, pasa en el mundo. Y ese deseo se corresponde con el fin de la política.

Es paradójico que todo esto se haya disparado a partir de la mención del panóptico, ese edificio sin secretos,
diseñado para poder ver hasta el último movimiento de los reclusos. Es paradójico, digo, porque también el fin
de la política tiene que ver con ese panóptico virtual que son los medios masivos combinados con las redes
sociales, un artefacto sin el cual habría sido difícil llegar a este estado de cosas. Pero hete aquí que llegamos, y
ahora, concursos y reality shows mediante, estamos en condiciones de pensar que cualquiera puede triunfar
en cualquier escenario incluso sin tener ninguna preparación, ninguna habilidad específica. El deseo de la
audiencia hace el milagro.

Burlarse de la ignorancia real o simulada de los nuevos retadores de la escena política, esos que llegan sin
antecedentes y sin experiencia y sin más propuestas que un vago “votame a mí que nos va a ir fenómeno”, no
nos va a conducir a buen puerto. Los que están dispuestos a darle una oportunidad a alguien sin ninguna
preparación y sin ningún conocimiento no lo hacen porque ignoran su ignorancia: lo hacen porque la
celebran. Todavía no sabemos cuánto de ese fenómeno global ha penetrado en un país como el nuestro, con
tantas veleidades de tener cultura política, pero en todo caso deberíamos ir pensando en cómo enfrentar este
agujero negro del sinsentido, porque si algo debería habernos enseñado la historia es que de un “gobierno
divertido” no se puede esperar un final feliz.

Más de Opinión

Feminismos contra el fundamentalismo

Editorial

Hoy

Será feminista o no será

Ángela Colman en Posturas

Hoy

Tiradores solitarios
Soledad Platero en Posturas

Ayer

Cianobacterias, conocimiento científico y acciones políticas

Ing. Agr. Juan Pablo Perrachón en Posturas

Ayer

Related Interests