You are on page 1of 316

Estado y ciudadanía

índice

PRESENTACIÓN

TEMA CENTRAL: CRISIS ECONÓMICA EN BOLIVIA

DE LA CRISIS COYUNTURAL A LA CRISIS ESTRUCTURAL


CARLOS VILLEGAS QUIROGA ...................................................................................... 7
LA CRISIS DE BOLIVIA EN EL CONTEXTO DE LAS CRISIS INTERNACIONALES
HUMBERTO SERGIO ZAMBRANA CALVIMONTE ............................................................... 44
CONTRIBUCIÓN AL DEBATE SOBRE LA DOLARIZACIÓN
LUIS ALBERTO ARCE CATACORA ................................................................................. 63
ESTANCAMIENTO AGROPECUARIO EN EL MARCO DE LA CRISIS
ECONÓMICA EN BOLIVIA
JORGE ALBARRACIN DECKER ..................................................................................... 77
GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA: ¿CONVERGENCIA O POLARIZACIÓN?
JAIME ESTAY REYNO ................................................................................................ 97
LA CRISIS ECONÓMICA DEL JAPÓN: UNA INTERPRETACIÓN MARXISTA
JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO............. ........................................................................ 122
DIEZ FALACIAS SOBRE LOS PROBLEMAS SOCIALES DE AMÉRICA LATINA
BERNARDO KLIKSBERG .......................................................................................... 145

APORTES
EL ALCA: ¿LA GRAN PELEA AMERICANA?
AITOR IRAEGUI VALENCIAGA ................................................................................... 183
OPORTUNIDADES Y ASIMETRÍAS DEL ÁREA DE LIBRE
COMERCIO DE LAS AMÉRICAS
ALFREDO SEOANE FLORES ...................................................................................... 202

umbrales
Revista del Postgrado en Ciencias del Desarrollo
CIDES-UMSA
Nº 10
Agosto 2001
Depósito Legal: 4-1-762-96

2
Estado y ciudadanía

BOLIVIA ANTE EL RETO DE LA INTEGRACIÓN HEMISFÉRICA


WILLIAM TORRES ARMAS ....................................................................................... 231
CORRUPCIÓN, DESARROLLO Y CRECIMIENTO
ELOY MORALES CORONEL ...................................................................................... 257
LA REGULACIÓN ECONÓMICA EN LA INDUSTRIA DEL AGUA UNA
INTERPRETACIÓN AL DISEÑO TARIFARIO DE LA CONCESIÓN EN COCHABAMBA
ROGER EDWIN ROJAS ULO ................................................................................... 280

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS
DEL “OTRO SENDERO” AL “MISTERIO DEL CAPITAL”
APORTES DEL ENFOQUE LEGALISTA
COMENTARIO: FERNANDA WANDERLEY .................................................................... 299
LA SOCIEDAD MULTIÉTNICA
COMENTARIO: GONZALO ROJAS ORTUSTE ................................................................. 302
DESARROLLO SOSTENIBLE
COMENTARIO: JORGE ALBARRACIN DECKER ............................................................... 304

PILDOLIBROS............................................................................................... 306

NOTICIDES....................................................................................................309

Tema central: Crisis Económica en Bolivia


Consejo editorial: Pablo Ramos Sánchez, Roxana Ibarnegaray, José Nuñez del Prado,
Ivonne Farah, Wálter Navia, Gonzalo Rojas
Responsable de edición: Roger Edwin Rojas Ulo
Ilustraciones: Obras de los artistas plásticos: Ricardo Pérez Alcalá y Mario Conde
Fotografías: Galería de Arte Taipinquiri
Diagramación # 10: Loida Lanza 492554

3
Crisis económica en Bolivia

presentación

La visión neoliberal, predominante en el país los últimos 16 años, arrojó luces


y sombras en el ámbito económico. Por una parte, la luz más reluciente fue el
logro de la estabilidad económica. Los cuatro gobiernos que administraron el
ajuste estructural tuvieron como principal reto la obtención de bajas tasas de
inflación, en sí se constituyó en la finalidad central de la política económica antes
que el medio para contribuir al mejoramiento de la economía y de la sociedad.
La sombra del neoliberalismo fue generar un discurso exitista que tuvo
acogida en una parte de la sociedad, el mismo señalaba el ingreso a un nuevo
estilo de desarrollo que debería expresarse en una profunda reestructuración
del aparato productivo, la generación de actores económicos identificados
con este proceso y el mejoramiento de las condiciones de vida de la pobla-
ción boliviana.
La crisis que está viviendo Bolivia en los últimos cuatro años desnudó la reali-
dad económica y permitió conocer con objetividad que las promesas neolibera-
les se cumplieron parcialmente, además, volviendo nuevamente al centro de
preocupación del país, los factores estructurales continúan siendo el principal
obstáculo para el desarrollo del país. En algunos sectores se creía que éstos estaban
superados porque el Programa de ajuste estructural se orientaba a este cometido.
Actualmente, en los diferentes sectores sociales del país, la crisis y el desempleo
son los principales temas de discusión y debate, la incertidumbre y sorpresa de los
efectos de la crisis impactaron a la población quien tiene mas dudas que
respuestas del nuevo escenario creado por ella y los exiguos resultados del
neoliberalismo.
En este contexto, el área de Economía del Postgrado en Ciencias del Desa-
rrollo (CIDES/UMSA) vió pertinente contribuir con reflexiones acerca de
las causas, los efectos y las salidas a la crisis, en este marco se decidió que la

4
Crisis económica en Bolivia

presente Revista Umbrales destine el apartado TEMA CENTRAL a abordar


la crisis económica que aflige a Bolivia y a otros países.
El Acuerdo de Libre de Comercio de las Américas (ALCA) ya tiene una agenda
y fecha definida para su instalación. Los gobiernos y presidentes de los países del
rio Bravo hasta la Patagonia decidieron conformar, a partir de 2005, un mercado
de libre comercio. Las decisiones e implicaciones sólo se discuten en niveles
gubernamentales, la sociedad y sus instituciones están al margen de estos debates
y decisiones, a pesar de ser los posibles beneficiarios y/o afectados.
Como el ALCA redefinirá en gran parte las sociedades de nuestra América
Latina y el Caribe, también se decidió destinar la sección APORTES a artí-
culos de docentes del CIDES, que contribuyan en la reflexión y debate de
las causas y efectos, además es de esencial interés entregar estos estudios a la
sociedad para que también participe activamente en la definición de su futuro.
Los artículos que se presentan en la Revista fueron elaborados por docen-
tes investigadores de planta e invitados extranjeros, quienes participan en las
maestrías de Desarrollo Económico y Relaciones Económicas Internaciona-
les e Integración.
Al igual que los anteriores números de la Revista Umbrales, en esta oca-
sión pretendemos aportar al debate en temas de tanta trascendencia no sólo
en el mundo académico sino también en la sociedad civil, ya que ésta será la
que asumirá las consecuencias de las decisiones políticas.

José Nuñez del Prado


Director
Carlos Villegas Quiroga
Coordinador Area Económica

5
Crisis económica en Bolivia

6
Crisis económica en Bolivia

DE LA CRISIS
COYUNTURAL A LA CRISIS
ESTRUCTURAL
Carlos Villegas Quiroga1

I. LA CRISIS de un punto de vista metodológi-


INTERNACIONAL co concibiendo al país como parte
La presencia de la crisis en la tex- integrante de la economía mundial
tura económica y social del país, y que ésta tiene una dinámica en
los efectos de la misma, la reacción el tiempo y en el espacio en térmi-
de los actores económicos, de los nos cíclicos, es decir fases de auge
partidos políticos, del gobierno y y de recesión, y que influyen los
de la sociedad generaron el mejor comportamientos de los países, sec-
ambiente para analizar las causas y tores económicos, regiones, empre-
repercusiones de ésta. sas y grupos sociales
Se parte de la consideración de La crisis del capitalismo, origina-
que la economía mundial en su fase da en el sudeste asiático, cuestiona
actual de globalización y regiona- duramente la forma de organiza-
lización produce crisis, cuyos efec- ción de la economía mundial: glo-
tos se concentran territorialmente balización, regionalización y
y no provocan, hasta ahora, deses- economías nacionales. Esta forma
tructuraciones sistémicas. Además de organización se encuentra lide-
que las diferentes economías nacio- rada por las empresas transnacio-
nales son partes de una unidad lla- nales y respaldada teórica y
mada economía mundial, por lo políticamente por el neoliberalis-
tanto, al margen de su grado de vin- mo.
culación comercial o financiera La nueva forma de constitución
absorben los efectos de la crisis. y articulación del capitalismo cons-
La crisis desarrollada en un espa- truyó un nuevo ciclo de reproduc-
cio nacional se la debe abordar des- ción con relaciones intricadas, con

1 Coordinador del Area de Economía CIDES - UMSA

7
Crisis económica en Bolivia

múltiples vinculaciones entre los la y dragón así lo señalan. México


países centros y periféricos, con y los países del sudeste asiático se
contradicciones al interior de los constituyen en punta de lanza de
primeros y los segundos y entre la crisis de 1994 y de la de 1999-
ellos, de tal manera que el inicio 2000, también respaldan esta afir-
de la crisis tiene repercusiones en mación los efectos Vodka y Samba,
forma de dominó en todos los paí- de Rusia y Brasil respectivamente.
ses y regiones. Sin embargo, la mis- La gran interrogante es la amplitud
ma hasta ahora no es sistémica2 . o severidad de la crisis estadouni-
El recalentamiento y declinación dense y las repercusiones sobre la
de la economía estadounidense economía mundial. Por lo tanto,
presagia el ingreso a una fase de esta es una crisis de naturaleza nue-
contracción, la preocupación prin- va, tanto en su génesis como en sus
cipal del gobierno y empresarios es implicaciones, se originan en los
que el aterrizaje sea suave y no vio- países periféricos emergentes, des-
lento. Esta preocupación también de donde se irradian los efectos a
se extiende a las economías de los demás países.
América Latina; la intensidad de los Después de la segunda guerra
efectos dependerá del grado de de- mundial, el sistema capitalista ge-
clinación de la economía estado- neró mecanismos de regulación
unidense. para contrarrestar la crisis, en espe-
Las teorías de la crisis y la cons- cial jugaron un papel importante
tatación fáctica señalaban que la el fordismo en los países centrales,
fuente de ésta se desarrollaba en la industria armamentista y la ca-
los países centrales y de ahí, por el rrera espacial en el marco de la gue-
tipo de articulación a la economía rra fría, la intervención estatal en
mundial, los impactos eran mucho el mercado del trabajo y la indus-
más significativos en los países pe- trialización sustitutiva de importa-
riféricos. La gran Depresión del 30 ciones en los países atrasados.
es el hecho más sobresaliente, la Actualmente, por la dinámica y
crisis se inició en Estados Unidos orientación de la economía mun-
con efectos sobre los países atrasa- dial estos mecanismos ya no son
dos. funcionales y, lo que es más deli-
En la actualidad esta afirmación cado, esta nueva fase del capitalis-
no tiene plena validez, las crisis se mo no ha logrado establecer
originan en los países emergentes sólidamente otros elementos de
y sus efectos se irradian a un terri- regulación que tengan capacidad de
torio delimitado, los efectos tequi- asegurar una fase prolongada de

2 Krugman R. Paul: De vuelta a la economía de la Gran Depresión, grupo editorial Norma, 2000,
Colombia.

8
Crisis económica en Bolivia

acumulación y, asimismo, contra- países, en otras palabras, la oferta


rrestar la crisis de la naturaleza que de bienes fue mayor a la demanda
está viviendo el mundo3 . o la realización de las mercancías
Desde el momento en que estos tuvo serias limitaciones porque la
mecanismos dejan de funcionar, en demanda efectiva no creció al mis-
especial a partir de la década del mo ritmo que la producción5 .
setenta, el neoliberalismo, gradual- La sobreproducción de mercan-
mente se fue asentando en varias cías se debió a las decisiones de
regiones del mundo, Europa occi- inversión de las empresas transna-
dental, Estados Unidos, América cionales, provenientes de la triada.
Latina, Europa del este y la ex Por una parte, desplazaron sus em-
Unión Soviética implantando en la presas a los países del sudeste asiá-
mayoría de estas regiones y países tico cuya producción estuvo
los pilares centrales de su doctri- prácticamente orientada a la expor-
na: desregulación de los mercados, tación, por otro lado, se desplaza-
privatizaciones, disciplina sindical ron a Estados Unidos y Europa
y flujo irrestricto de capitales de también para que la producción se
corto plazo. Esta es prácticamente oriente a los mercados externos. La
la matriz teórica que sustenta la producción se elevó en forma con-
globalización, teniendo como ac- siderable en comparación a la de-
tores principales a las empresas manda, en especial esta sobreoferta
transnacionales de la triada que se aprecia en productos provenien-
comparte la hegemonía mundial: tes de la electrónica, computación,
Estados Unidos, Europa y Japón y acero, insumos petroquímicos y
a los mercados de estas regiones.4 automóviles6 .
La explicación de la crisis de los Los acontecimientos económicos
países del sudeste asiático se orien- y políticos acontecidos en la déca-
ta a señalar que se debe a un fuerte da del noventa generaron un nue-
proceso de sobreproducción de vo escenario para la inversión
mercancías industriales, materias extranjera, en especial de los Fon-
primas y energéticos. Esto quiere dos de Inversión provenientes de
decir que el mercado no tuvo la países desarrollados. La superación
capacidad de absorber o comprar de la crisis de la deuda externa en
la producción generada en estos América Latina, la eliminación
3 Dos Santos Theotonio: La economía mundial en el nuevo siglo, enero de 2000. Red de Economía
Mundial.
4 Ferrer Aldo: De Cristobal Colón a Internet. América Latina y la Globalización, ed. FCE, México,
1999
5 Fazio Hugo: El tigre chileno y las crisis de los dragones asiáticos, ed. LOM, Santiago de Chile,
1998
6 Caputo Orlando: La crisis actual de la economía chilena en los marcos de la globalización de la
economía mundial, enero de 2000, Red de Economía Mundial.

9
Crisis económica en Bolivia

fuerte inestabili-
RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “EL REGRESO”, ACUARELA

dad en el fun-
cionamiento de
los mercados
globalizados de
capital. Esto
ocurrió en
México, Su-
deste asiático y
Brasil, dejando
secuelas signi-
ficativas en
términos de
desequilibrar
la situación fi-
pacífica del socialismo europeo, la nanciera de los bancos y de los paí-
generalización del neoliberalismo ses involucrados. El capital
a escala internacional y el inicio del financiero de corto plazo no tiene
auge económico en Estados Uni- problemas para insertarse al circui-
dos y la Unión Europea se interre- to del capital en los países emer-
lacionaron para que los Fondos de gentes, las tasas de interés son
Inversión consideren pertinente atrayentes permitiendo ofrecer re-
orientar recursos a los llamados cursos, en calidad de préstamos, al sis-
países emergentes. tema bancario y a la bolsa de valores.
El auge de los países desarrolla- Cuando estas condiciones se re-
dos indujo a la circulación de capi- vierten, es decir se elevan las tasas
tales especulativos de corto plazo, de interés en los países desarrolla-
las bajas tasas de interés imperan- dos, para el caso en Estados Uni-
tes permitieron la salida de estos dos, superan cualquier problema
capitales ya que la rentabilidad que para salir, lo peculiar es que en las
obtenían en los países emergentes salidas abruptas dejan saldos drásti-
era mayor a los de los países desa- cos en comparación a los aparentes
rrollados. La dinámica de la acumula- beneficios del ingreso, en especial,
ción a escala mundial, permitió al elevadas tasas de interés, fuerte de-
capital especulativo bursátil transi- valuación, quiebra del sistema finan-
tar por los llamados países emer- ciero y de empresas, reducción de
gentes. reservas internacionales, desempleo
En este marco, el movimiento y baja en la calidad de vida de los
del capital financiero internacional ciudadanos. En el ámbito interna-
de corto plazo está generando una cional los impactos se reflejan en

10
Crisis económica en Bolivia

la disminución de los precios de las bases de la acumulación de capi-


materias primas debido a la decli- tal, las articulaciones sociales y po-
nación de la demanda. líticas. Las repercusiones de la crisis
Por supuesto, la combinación de generalmente son transversales:
ambos aspectos, sobreproducción afecta indistintamente al circuito
de bienes y salida abrupta de capi- económico y social, es decir a los
tales de corto plazo, construyen un mercados de bienes, trabajo, dine-
escenario mundial bastante explo- ro, capitales, precios, inversión y
sivo. Y esto es lo que pasó con la ahorro. También repercute sobre
crisis que se inicia en 1997. los diferentes actores económicos,
empresas transnacionales, naciona-
II. LA CRISIS EN BOLIVIA les (grandes, medianas, pequeñas,
2.1 Bolivia está inserta en la
micros y campesinos) y al Estado
crisis internacional
(reducción de ingresos fiscales y
Desde agosto de 1985 Bolivia
baja ejecución de la inversión pú-
vive un discurso exitista. Los parti-
blica).
dos políticos que se sucedieron en
Se concibe que Bolivia es parte
la administración del Estado, los
de la economía mundial, en con-
intelectuales asociados al neolibe-
secuencia es proclive a asumir los
ralismo y los organismos multila-
efectos de la crisis internacional, a
terales señalan insistentemente que,
partir de los factores que se desa-
las crisis son parte de la historia
rrollan en este ámbito. También
pasada, éstas sólo podían convivir
influyen sobre la crisis nacional
con el Estado benefactor o protec-
cionista ya que era el único que decisiones internas vinculadas a las
engendraba bases de explosión de reformas estructurales, en conse-
crisis. Además, en el marco del neo- cuencia, se concibe que las causas
liberalismo se estaban construyen- de la crisis nacional se deben a una
do bases económicas, políticas y visión integral de factores externos
sociales sólidas las cuales no iban a e internos.
engendrar elementos de crisis. Por Desde el momento en que el go-
supuesto, esta lectura era válida bierno reconoció y asumió la exis-
para el análisis nacional e interna- tencia de la crisis se esperaba que
cional; en esta dirección el ajuste ésta iba a tener una presencia co-
estructural debería tener la capaci- yuntural. En especial la ley de reac-
dad de contrarrestar los shocks ex- tivación debería de tener impactos
ternos. inmediatos. Empero la dinámica de
A pesar del discurso exitista la la realidad contradice las buenas
crisis se instaló en Bolivia; factores intenciones gubernamentales.
externos e internos conformaron Para sorpresa de todos, esta fase
una matriz causal que alteró las de desestructuración del capital

11
Crisis económica en Bolivia

transparentó e hizo evidente la for- otros países y regiones a través de


ma de construcción de la econo- los precios de las materias primas
mía y la sociedad a partir de 1985, y la devaluación de las monedas.
esto significó la emergencia de fac- Si bien Bolivia tiene un vínculo
tores estructurales económicos y comercial débil con el sudeste asiá-
sociales que en la actualidad requie- tico, el efecto de la reducción de
ren de un tratamiento especial y, a precios se generalizó a escala mun-
su vez, están obstruyendo la solu- dial. Los países que compran las
ción de la crisis. materias primas producidas por
La crisis coyuntural se trastoca en Bolivia lo hicieron con las cotiza-
crisis estructural. En esa concep- ciones que reflejaban la crisis in-
ción cualquier salida de esta situa- ternacional.
ción requiere una visión integral, Las cotizaciones de la mayoría de
es decir políticas y estrategias que los minerales exportados cayeron,
incluyan ambos fenómenos y, a su de igual manera decrecieron los
vez, consideren simultáneamente precios de los llamados productos
horizontes de corto y de largo plazo. no tradicionales y el del gas natu-
En los últimos años, el consumo ral 7 . Entonces, la crisis internacio-
de Comodities o la demanda de nal afectó adversamente los precios
materias primas en el ámbito inter- de la mayoría de los bienes expor-
nacional estuvo fuertemente liga- tados por Bolivia, lo cual deterio-
do a la dinámica de la economía ró aun más los términos del
de los países del sudeste asiático. intercambio que se encuentran en
En los años en los cuales existió una trayectoria descendente en la
crecimiento económico, los precios última década8 .
de las materias primas tuvieron un La salida abrupta de capitales de
comportamiento relativamente es- corto plazo exigió a los gobiernos
table o, por lo menos, el ritmo de del sudeste asiático a tomar urgen-
decrecimiento fue menor, empero, tes medidas de política económi-
a partir de 1997, momento de la ca. Una de ellas, fue la fuerte
contracción económica asiática, los devaluación de sus monedas con
precios cayeron en forma sostenida. la finalidad, primero, de frenar es-
En un primer momento la crisis tas salidas ya que presionaban so-
del sudeste asiático tuvo repercu- bre las reservas internacionales y,
sión en países con los cuales man- segundo, para mejorar la competi-
tiene relaciones comerciales tividad de los productos de expor-
directas y, posteriormente, afectó a tación. También elevaron las tasas
7 Es el caso del estaño, plata, cobre, zinc, plomo, wolfran, antimonio y oro, azúcar, cueros, castaña,
algodón, café, el circuito soyero: grano, harina y aceite y artículos de joyería
8 Por esta razón, en la década del noventa se dejó de percibir 545 millones de dólares promedio
anual que, con relación al PIB significa el 6.5%.

12
Crisis económica en Bolivia

de interés para evitar la migración los empresarios, quienes no pudie-


de estos capitales. ron contrarrestar esta caída de pre-
Por estas decisiones, la crisis del cios porque los niveles de
sudeste asiático incidió sobre otros productividad no tienen bases su-
países llamados emergentes, es el ficientes para mantener y consoli-
caso de Brasil, por mecanismos de dar los mercados. En estas
contagio e incertidumbre se dieron circunstancias los empresarios op-
salidas de capitales de corto plazo taron, en algunos casos, por redu-
en montos significativos. La ganan- cir el nivel de producción y de
cia de competitividad de los pro- empleo y, otros, por cerrar sus em-
ductos asiáticos, resultado de las presas y despedir a los trabajado-
devaluaciones, permitió una expan- res.
sión de las exportaciones en detri- Las exportaciones que realizaban
mento de otros países. Entre otros, los empresarios bolivianos al Bra-
Brasil sintió afectado su posiciona- sil tuvieron que enfrentar serios
miento a nivel internacional. problemas porque, resultado de la
Por estas razones, entre 1999 y devaluación del real, sus precios
2000, el gobierno del Brasil tomó alcanzaron un nivel elevado. En
un conjunto de decisiones de polí- algunos casos, las ventas se cance-
tica económica, subió las tasas de laron definitivamente porque los
interés y procedió con una signifi- niveles de productividad no logra-
cativa devaluación del real, que en ron superar las consecuencias de la
su punto máximo llegó al 100%, devaluación y, en otros, se redujo
pasando de uno a dos reales el va- la escala de exportación. Los bajos
lor del dólar estadounidense. In- precios de los productos brasileños
dudablemente estas políticas permitieron también una significa-
tuvieron impactos drásticos sobre tiva expansión del contrabando tra-
las economías de los países sudame- yendo consigo consecuencias
ricanos. En el orden comercial, por adversas sobre la producción nacio-
una parte, se expandieron las ex- nal, en especial de algunos produc-
portaciones brasileñas porque los tos, entre los mas importantes el
precios en moneda extranjera fue- azúcar, aceite, arroz, calzados y pro-
ron baratos y, por otro, se reduje- ductos textiles.
ron las importaciones. Frente a esta situación los empre-
Por lo tanto, la devaluación del sarios bolivianos reaccionaron en
real produjo una caída en los pre- forma inmediata reduciendo nive-
cios de los bienes exportados por les de producción y cerrando uni-
el Brasil, en estas nuevas condicio- dades productivas, ocasionando
nes ingresaron al mercado nacio- directamente despido de trabajadores
nal poniendo en serios aprietos a y menores niveles de contribución

13
Crisis económica en Bolivia

fiscal. El mercado laboral y las fi- mas visible de la Ley de Aduanas


nanzas públicas se resintieron de- tiene que ver con el desempleo de
bido a los efectos de la crisis del familias y unidades pequeñas que
Brasil y, en contraposición, el go- se dedicaban a esta actividad y la
bierno continuó con la misma ac- caída de la demanda interna.
titud pasiva de no reconocer los
efectos de la crisis y la necesidad
de aplicar un plan anticrisis.

2.2 Las Reformas Estructurales


2.2.1 Ley de Aduanas
En 1999, el gobierno del Gral. H.
Banzer Suarez promulgó la Ley de
Aduanas con el objeto de definir
una nueva estrategia para la lucha
contra el contrabando que, según
empresarios y gobierno, afectan
desfavorablemente la producción
nacional, en especial de bienes
manufacturados. La orientación de
esta Ley es la de establecer políti-
cas para eliminar el contrabando,
reestructurar la Aduana Nacional y 2.2.2 Erradicacion de la hoja de
mejorar las recaudaciones aduane- coca excedentaria
ras. Para lograr estos resultados el En el marco de la lucha contra el
gobierno obtuvo apoyo institucio- narcotráfico la administración del
nal y financiero del Banco Mun- Gral. Bánzer asumió un conjunto
dial y del FMI. de compromisos, el más relevante
Como era de prever la Ley tuvo fue la erradicación de los cultivos
efectos en varias dimensiones. En excedentarios de hoja de coca en
primer lugar, los precios de estos la zona del Chapare tropical y en
productos aumentaron; segundo, los Yungas. Hasta la culminación
afectó al llamado contrabando hor- de su gestión, 2002, el compromi-
miga, a pequeños comerciantes que so es erradicar la totalidad de la
internan productos de países limí- hoja de coca utilizada en el circui-
trofes y a los que se dedican a la to del narcotráfico.
comercialización interna y, terce- En 1998, 1999 y 2000, los resul-
ro, una mejora en las recaudacio- tados fueron espectaculares, en el
nes. Para los fines que interesa, es Chapare tropical se erradicaron
pertinente subrayar que el efecto 30246 hectáreas de hoja de coca y

14
Crisis económica en Bolivia

se destruyeron 149128 mt2 de al- nativo no tuvo la fuerza e intensi-


mácigos 9 . Una de las consecuen- dad de compensar estos recursos,
cias centrales es que produjo una la mayoría de los campesinos es-
considerable reducción de millones tán en una situación bastante difí-
de dólares de la economía regional, cil, ya que en el Chapare no
de la circulación del mercado de encuentran opciones reales para ge-
divisas y de la demanda interna10 , nerar el ingreso requerido para su
por ende, esta es una de las causas reproducción familiar. En síntesis,
de la recesión económica. bajó la demanda agregada y se am-
El gobierno se inclinó por esta plió el desempleo.
decisión unilateral, es decir, erradi-
có la coca sin acuerdos previos con 2.2.3 Determinación de los
la administración de Estados Uni- precios de los derivados del
dos. La cooperación de este país es petróleo
mínima en comparación a los efec- La capitalización de Yacimien-
tos descritos, inclusive las políticas tos Petrolíferos Fiscales Bolivia-
y programas de desarrollo alterna- nos (YPFB), realizada por el
tivo no evolucionaron ni tuvieron gobierno de Sánchez de Lozada,
los impactos requeridos para com- 1995, permitió el ingreso de em-
pensar esta reducción. Los recur- presas extranjeras al área de pros-
sos externos captados por los pección, exploración, explotación
gobiernos para el Desarrollo Alter- y comercialización de gas natu-
nativo, entre 1996 y junio de 2000, ral y refinamiento de los deriva-
ascendieron a 123 millones de dóla- dos del petróleo. Uno de los
res, monto que no guarda simetría aspectos que el gobierno tuvo que
con la salida de capitales resultado dilucidar con estas empresas fue
de la erradicación. el mecanismo de fijación de pre-
Por supuesto, esta decisión cios de los productos derivados,
tuvo varias secuelas, se sustrajo de acuerdo que se basó en la ley de
la economía de la región y de la un solo precio, es decir que el
nacional un monto significativo de precio internacional iba a regir el
dólares y como el desarrollo alter- precio nacional.
9 Ministerio de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural: Informe de Actividades del Viceministe-
rio de Desarrollo Alternativo, periodo Agosto 1999-Junio 2000, La Paz, Junio 2000.
10 Diferentes fuentes gubernamentales manejan cifras contradictorias entre sí, el Ministerio de Finan-
zas señaló que el efecto alcanzó a 500 millones de dólares, a nivel del Ministerio de Agricultura se
menciona 200 millones, inclusive la Embajada de Estados Unidos señala un monto de 120 millo-
nes. En los hechos las cifras que se manejan tienen un tinte político, por una parte, para señalar el
efecto drástico de la erradicación y, por otro, las probables ayudas que provendrían de la coopera-
ción internacional. Por lo tanto, el gobierno no difundió una cifra oficial.
La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) estima que la reducción de la de-
manda interna, por ley de aduanas y erradicación de la coca, asciende a 1000 millones de dólares.
Matutino La Razón, pág. A14, 13 de junio de 2001.

15
Crisis económica en Bolivia

En esta formulación, el supues- de julio de 2001 deberían sujetarse


to era que el precio internacional nuevamente a las normas estable-
del petróleo iba a mantener un pre- cidas en el momento de la capitali-
cio relativamente estable, sin em- zación.
bargo a lo largo de 2000 esto no
ocurrió. El acuerdo de los países 2.3 Los efectos de la crisis en
integrantes de la Organización de la economía y la sociedad
Países Productores de Petróleo 2.3.1 Reactivación económica
(OPEP) que consiste en la fijación Las tres leyes de reactivación eco-
de cuotas de exportación con la fi- nómica 12 priorizan la reprograma-
nalidad de regular precios tuvo ción de deudas de la empresa
impactos imprevistos ya que el pre- privada con el sistema bancario,
cio del barril del petróleo ascendió con algunas modificaciones, en
a niveles impensables, inclusive comparación a la de abril y noviem-
para los miembros de este cártel. bre, la de mayo de 2001 autoriza la
Por supuesto, este fenómeno emisión de bonos gubernamenta-
tuvo repercusiones en las decisio- les para captar recursos en el mer-
nes gubernamentales ya que por el cado de capitales por un monto
acuerdo mencionado los precios de equivalente a 250 millones de dó-
la gasolina, el diesel y otros deriva- lares, por otro lado, el sistema ban-
dos se elevaron a lo largo de los cario deberá reprogramar deudas
primeros meses de 2000, ocasio- con recursos propios en un monto
nando efectos sobre los costos equivalente al anterior, por lo tan-
empresariales, en particular de los to, para la reprogramación se con-
productores de bienes agrícolas de taría con 500 millones de dólares.
exportación, sobre el costo del El objetivo de la Ley de reactiva-
transporte de pasajeros y de carga ción económica es el de subsanar
pesada y sobre el poder adquisiti- los problemas financieros de las
vo de los consumidores. En conse- empresas y del sistema bancario, los
cuencia, se puede calificar a este primeros tienen deudas de corto
fenómeno como la presencia de un plazo y, resultado de la crisis, tie-
shock externo que influye sobre los nen limitaciones de recursos para
precios internos.11 cumplir con estas obligaciones,
Para evitar mayores conflictos asimismo les impide contar con li-
sociales por la elevación de estos quidez para sus actividades econó-
precios, el gobierno y las empresas micas. Los segundos, es decir, los
extranjeras acordaron congelar los bancos enfrentan problemas de
precios por un año. A partir del 7 mora.
11 Loza Gabriel: Crisis en tiempos de globalización, Cuadernos de Futuro, PNUD, La Paz, 2000
12 Ley 2064 de abril de 2000, ley 2152 de noviembre de 2000 y ley 2196 de mayo de 2001.

16
Crisis económica en Bolivia

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “CAFÉ PARA DOS”, ACUARELA


La Ley también se
orienta a superar una de-
ficiencia central que
muestra el ajuste estruc-
tural, los empresarios no
encuentran financia-
miento de largo plazo
porque el sistema banca-
rio sólo ofrece recursos
de corto plazo porque los
depósitos tienen una
temporalidad semejante.
Transcurridos mas de
doce meses desde la pro-
mulgación de la primera ley de últimos años (1999 y 2000) obtu-
reactivación, abril de 2000, los re- vo bajas tasas de inflación y en los
sultados son extremadamente par- primeros cinco meses de 2001 una
ciales, por esa razón el gobierno inflación de cero. Los empresarios
insistió con las medidas comple- para resguardar la poca demanda
mentarias de la ley de noviembre existente optaron por no aumen-
y la de mayo de 2001. En el con- tar los precios, inclusive en muchos
junto de la sociedad generó insa- casos se presentó una deflación. En
tisfacción e incertidumbre ya que el primer trimestre de 2001 la eco-
dichas medidas no condujeron a un nomía decreció en 0.16%, dando
camino de salida de la crisis, mas señales de una difícil recupera-
bien, paradójicamente, se acentuó ción 13 .
el malestar económico, política y
social. Conversión de depósitos de
La ley de mayo de 2001, hasta corto en largo plazo
ahora, tampoco presenta resultados En los últimos 16 años no se so-
ni revierte las expectativas de los lucionó el descalce bancario; los
diferentes agentes económicos. La depósitos son de corto plazo mien-
economía esta en franco proceso tras los requerimientos o deman-
de recesión y de achicamiento. das empresariales son de créditos
En este marco de crisis, el gobier- de largo plazo. La Ley de Reactiva-
no de Bánzer continuó aplicando, ción plantea una solución parcial
rigurosamente, políticas ortodoxas concediendo incentivos tributarios
para la obtención y mantención de para que las empresas puedan
la estabilidad financiera. En los dos transformar sus depósitos en largo
13 Instituto Nacional de Estadística (INE): Indice por sectores, 2001

17
Crisis económica en Bolivia

plazo. De igual manera, se espera intenciones suscrito entre el gobier-


que las Administradoras de Fondos no y el FMI a principios de 1999.
de Pensiones (AFPs) tomen decisio- Estos son:
nes de esta naturaleza. • Reestructuración institucional
Hasta junio de 2001 los Depósi- del Servicio de Impuestos (SI)
tos a Plazo Fijo (DPF) tienen ma- • Aprobación del nuevo Código
yor permanencia en el sistema Tributario.
bancario; aumentaron de 390 a 446 • Reestructuración del Servicio
días, es decir a 14 meses, todavía Nacional de Caminos
muy por debajo de las expectativas Hasta el momento ninguno de
gubernamentales ya que esperan éstos tiene vigencia real, todavía se
que los mismos tengan una perma- encuentran en el Congreso para su
nencia de tres o mas años. Por otro tratamiento y aprobación. Se pre-
lado, las AFPs tampoco convirtie- vé que en la legislatura 2000-2001
ron sus depósitos de corto plazo en sean consideradas y aprobadas.
bonos bancarios de mediano y lar-
go plazo de tal manera que el siste- Situación del sistema bancario
ma bancario pueda ofrecer recursos La evolución del sistema bancario
en condiciones diferentes a las ac- refleja la profundización de la crisis
tuales y así se pueda iniciar la solu- y la situación en la que se encuen-
ción del descalce.14 tran los empresarios articulados a
diferentes actividades económicas.
Tratamiento de disposiciones La cartera en mora tiende a aumen-
legales en el Congreso Nacional tar, hasta junio de 2001 asciende a
En la Ley de Reactivación se in- 518.4 millones de dólares, es decir el
cluyen un conjunto de aspectos 15.8% en comparación a la cartera
económicos e institucionales que total; respecto a 1998 la mora aumen-
están contemplados en la carta de ta en 2.7 veces. (Cuadro No. 2).

14 Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras: Carta Informativa Semanal No. 590, 31 de


agosto de 2000 y Evaluación del Sistema Bancario al 30 de junio de 2000, La Paz

18
Crisis económica en Bolivia

Las obligaciones totales del sis- La extranjerización del sistema


tema bancario disminuyeron en bancario y la aplicación de la regu-
787.2 millones de dólares, debido lación prudencial obstaculizaron la
principalmente a la reducción del reestructuración y también la pro-
financiamiento externo de corto y visión de recursos frescos a los
mediano plazo, resultado de la cri- empresarios, si bien es importante
sis los capitales de corto plazo sa- y atinada la aplicación de las nor-
lieron del sistema bancario. En mas prudenciales el momento no
cambio las obligaciones del siste- fue el mejor ya que las empresas se
ma bancario con el público hasta encuentran en una situación de cri-
junio de 2001 cayeron en 155.9 sis. Por esta razón, el estado finan-
millones de dólares, debido al reti- ciero de los bancos no es el mejor,
ro que sufrieron los depósitos a continua aumentando la tasa de
plazo fijo. mora y existe una reducción de los
Las colaciones o el crédito ban- créditos y depósitos.
cario continúa la tendencia decre- La crisis económica del país tam-
ciente; con relación a 1998 hay una bién afectó con drasticidad a los
reducción de 929.2 millones de pequeños productores, la reduc-
dólares. También por este conduc- ción de la demanda interna resul-
to hay una contracción de liquidez tado de la ley de aduanas, la
afectando a la mayoría de los sec- erradicación de la coca, el desem-
tores económicos. Si a este monto pleo, la disminución de las expor-
se agrega los efectos de la ley de taciones y del gasto público son las
aduanas y de la erradicación de la causales para la declinación de las
coca, la demanda interna se redujo ventas y producción de estas uni-
en 1929.2 millones de dólares, ele- dades económicas.
mento que explica con creces la Uno de los fenómenos de mani-
crisis económica y social que está festación de la crisis es la dificul-
enfrentando Bolivia, en particular los tad de estas unidades para cumplir
sectores sociales de bajos ingresos. con los compromisos contraídos
En una fase de crisis las empre- con las instituciones de microfinan-
sas requieren liquidéz para reacti- zas. Este hecho llegó a tal punto
var el aparato productivo, sin que los pequeños prestatarios se
embargo, las condiciones crediti- organizaron solicitando a las insti-
cias se endurecieron en el sistema tuciones acreedoras, en algunos
bancario debido a la aplicación de casos, menor rigidez en el cobro de
las normas prudenciales y a los nue- sus deudas, como la reducción de
vos criterios establecidos por la las tasas de interés y cesar el rema-
banca internacional. te de los bienes hipotecados y, en

19
Crisis económica en Bolivia

otros, condonación de deudas. Este Los resultados de la Ley de reac-


problema económico se tornó en tivación económica son bastante
social. parciales, la población en su con-
En la ley de reactivación se con- junto no percibe beneficios direc-
templa apoyo financiero a los pe- tos ni indirectos. En el ámbito
queños productores, sin embargo empresarial existe un ambiente de
hasta el momento no se observan disconformidad, no se logra una
resultados porque no se generaron reestructuración de deudas y ade-
los recursos que eventualmente ten- más la mayoría de los bancos im-
drían que canalizarse a los peque- pusieron condiciones mas rígidas
ños, la razón es que la privatización para la reestructuración de deudas
o venta de acciones de NAFIBO y para el acceso al crédito, en con-
no se realizó. Por otro lado, el Par- secuencia, varias empresas no lo-
lamento todavía no aprueba la Ley graron subsanar las limitaciones de
de Garantías Muebles. liquidez. Esta situación es mayor
El análisis anterior permite seña- en el caso de las pequeñas empre-
lar que los pequeños productores, sas puesto que las instituciones
urbanos y rurales, no solucionaron dedicadas a las microfinanzas tam-
totalmente los problemas de acce- bién endurecieron sus condiciones
so al crédito, siendo también una crediticias y la ley de reactivación
de las limitaciones para expandir la económica no incluye ni contem-
tasa de acumulación. Este hecho pla políticas para subsanar los efec-
también se puede extender para las tos de la crisis.
empresas grandes ya que tienen
problemas de financiamiento para Mercado laboral
enfrentar sus obligaciones de cor- La situación del mercado labo-
to y de largo plazo. ral, resultado de la crisis y de la for-
La crisis hizo evidente las limita- ma como se establecen las
ciones de financiamiento de los relaciones entre la oferta y la de-
sectores y empresas, estas últimas manda en los últimos 16 años, es
no tienen recursos para enfrentar bastante precario. La variable de
las secuelas que originó la crisis, ajuste que están utilizando las
razón por la cual las demandas de empresas para enfrentar los efectos
los empresarios, grandes, media- de la crisis, en especial la reducción
nos, pequeños y micros, se orien- de la demanda agregada y de los pre-
tan a solicitar al gobierno recursos cios internacionales, es el despido de
frescos para enfrentar los efectos trabajadores lo cual ocasiona mayor
inmediatos y la conformación de desempleo abierto y encubierto.
un fondo para enfrentar los de Los efectos de la reactivación
mediano plazo. sobre el empleo y los salarios son

20
Crisis económica en Bolivia

secundarios, la dinámica de éstos reestructuración de las deudas de


depende del ritmo y volumen de los empresarios. Políticas para pro-
inversiones que realizarán los em- veer de nuevos recursos a los em-
presarios. No existen medidas ex- presarios, expansión de la demanda
plícitas para revertir la actual agregada, solución de los proble-
situación de desempleo y la baja ca- mas de empleo, fueron considera-
lidad del empleo. Para mitigar es- dos parcialmente e inclusive, hasta
tos efectos nocivos el gobierno el momento, con resultados bastan-
plantea la creación de 100.000 em- te parciales.
pleos en los próximos 18 meses,
por supuesto insuficiente a todas 2.3.2 Contracción económica
luces ya que no podrá siquiera ab- A lo largo de la década del no-
sorber a los 90.000 nuevos entran- venta, el nivel de la actividad eco-
tes anuales al mercado de trabajo. nómica creció a una tasa promedio
En consecuencia, ante la presen- anual del 4.0%. Producto de los
cia y efectos de la crisis el gobier- fenómenos de propagación de la
no tuvo una actitud de indiferencia crisis internacional y de la reduc-
y desdeñó las consecuencias de ción de la demanda interna, la eco-
ésta, el escenario económico y so- nomía ingresó a una fase de
cial que se construyó requería una recesión cuya manifestación prin-
actitud proactiva para la solución cipal fue la obtención de un mo-
de los problemas que transparentó desto crecimiento de la producción
la crisis. El gobierno, tardíamente, nacional. En 1999 el PIB creció
diseñó y promulgó tres leyes de sólo a 0.44% y el 2000 en 2.37%,
reactivación económica cuyo ob- por supuesto, por debajo de las pre-
jetivo principal se orientó a la rees- visiones optimistas del gobierno15 .
tructuración de deudas del sector De igual manera, los diferentes
privado con el sistema bancario, no sectores económicos sufrieron variacio-
contempló factores estructurales nes en sus niveles de producción, con
porque la lectura e identificación repercusiones adversas, en algunos
de causas, desde esa perspectiva, no casos, sobre divisas, empleo y tri-
incluyó elementos de esta natura- butos.
leza. El crecimiento positivo del Pro-
La profundidad de la crisis no ducto Interno Bruto (PIB) se debe
tuvo un correlato con la visión y a la inversión de las empresas capi-
dimensión de las medidas anticri- talizadas, es importante señalar que
sis; éstas fueron parciales y concen- con los montos desembolsados en
tradas particularmente en la el 2000 se cubre la mayoría del

15 UDAPE: Dossier estadístico. Si no se señala lo contrario la información utilizada proviene de esta


fuente.

21
Crisis económica en Bolivia

compromiso contraído con el Es- Los empresarios no pudieron con-


tado boliviano. El gas natural es trarrestar este ingreso porque sus
una de las actividades de mayor costos de producción son altos en
preferencia de la Inversión Directa comparación a los bienes del exte-
Extranjera y es acá donde destina- rior. Además, es pertinente señalar
ron recursos y obtuvieron impor- que, en los últimos años, no se hizo
tantes volúmenes de producción16 . mucho para revertir esta situación,
En el ámbito gubernamental y en prácticamente se va convirtiendo
los círculos políticos se señala que en fenómeno estructural.
la reversión de la crisis y el futuro El ingreso ilegal de productos,
económico promisorio del país se los altos costos de producción y la
logrará cuando se exporte gas na- caída de la demanda interna han
tural al Brasil, utilizando plenamen- generado un cuadro de incertidum-
te el gasoducto y, posiblemente, bre en los agentes involucrados.
elevando los volúmenes de expor- Ante este panorama algunos opta-
tación para subsanar el déficit ener- ron por cerrar definitivamente sus
gético de dicho país. establecimientos y otros por utili-
La industria manufacturera y la zar en menor grado la capacidad
agricultura tuvieron un comporta- instalada, en cualquiera de estos es-
miento errático debido a la reduc- cenarios los directamente afectados
ción de la demanda interna y a la son los trabajadores ya que se am-
internación de productos provenien- plía el desempleo. En consecuen-
tes de países limítrofes. Después de cia, los factores causales de la crisis
dos años de reforma aduanera el flujo de la industria manufacturera y de
de ingreso ilegal la agricultura
de mercancías no RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “AUTORETRATO”, ACUARELA son estructura-
disminuyó con- les y la solu-
siderablemente, ción debería
continúan in- tener este ca-
gresando pro- rácter.
ductos del La reducción
Brasil, Chile, de la demanda
Perú y Argenti- interna, el resul-
na, afectando la tado parcial de
producción y el la reforma
mercado de la aduanera y la
empresa nacio- ausencia de
nal. una política

16 Reduciendo la producción de Petróleo y Gas natural el desempeño de la economía es menor, el


2000 sólo habría crecido en 0.68%.

22
Crisis económica en Bolivia

industrial orientada a la reestructu- jeron este fenómeno. Antes de la


ración productiva, colocaron a la crisis este sector tuvo una fase de
Industria manufacturera en una si- bonanza; el crédito bancario tran-
tuación tremendamente difícil. Gran sitó por esta actividad porque la
parte de las empresas están al bor- tasa de rentabilidad era expectable.
de de la quiebra, las medidas que La parte más sensible a la crisis esta
incluyen las diferentes propuestas vinculada a los productos exporta-
de reactivación económica son in- bles, especialmente los provenientes
suficientes para revertir este cuadro de la agricultura comercial y mine-
de crisis. Los empresarios privados ría. Los precios de los productos no
solicitan al gobierno expandir la tradicionales y de la minería sufrie-
demanda interna en un monto si- ron una caída significativa debido a
milar al reducido por la ley de adua- la crisis de sobreproducción de los
nas y la erradicación de la coca en países del sudeste asiático; ahondó
la consideración de que el proble- este hecho el ingreso de productos
ma es, exclusivamente, de deman- del Brasil, resultado de la devaluación
da, sin embargo está presente una del real, estos hechos trajeron como
fuerte limitación de oferta. consecuencia una reducción en la ge-
Como los empresarios no impri- neración de divisas por parte del sec-
mieron políticas de transformación tor exportador. En algunos casos,
de sus unidades económicas ahora el mayor flujo de divisas se explica
es central el definir políticas orien- por la elevación en el volumen ex-
tadas a tal finalidad. Es decir recu- portado, en especial en la torta y
perar la pertinencia e importancia aceite de soya. Por supuesto, no es
de la política industrial y de los el mejor mecanismo para contra-
actores principales, Estado y em- rrestar la crisis.
presa privada, para ampliar el teji- El bajo crecimiento del nivel de
do industrial y no sólo acercar los la actividad económica está expli-
sectores y productos existentes a la cado por el comportamiento de la
frontera internacional.17 inversión. En 1999 y 2000 la inver-
La sobreproducción de edificios sión decrece en 15.0% y 3.2% res-
y residencias familiares es otra evi- pectivamente, ocasionando que la
dencia de la crisis, la reducción de tasa de inversión tenga la misma
la demanda e ingresos por parte de orientación y dirección, ya que cae
los sectores medios y altos produ- del 23.1% (1998) al 18.8% (2000)18 .

17 En los últimos 16 años, el neoliberalismo trató mediante políticas de competitividad, acercar a


algunos productos a la frontera internacional sin resultados significativos, cancelando la orienta-
ción y contenido de la política industrial. Para profundizar el tema se sugiere revisar, Péres Wil-
son: Políticas de competitividad industrial, Ed. Siglo XXI, 1997, México.
18 Banco Central de Bolivia: Memoria 2000, abril 2001.
UDAPE: Dossier de Estadísticas económicas y sociales, Volumen No. 10, julio 2000.

23
Crisis económica en Bolivia

El causante principal para la el interior de las unidades econó-


obtención de este saldo es la inver- micas, inclusive, por esta razón,
sión privada nacional, sorprenden- actualmente la mayoría está en-
temente en estos años cae en forma frentando una situación de obsolescen-
acelerada, la inversión de 1999 re- cia productiva. Si no se implementan
presenta sólo el 11.0% de 1998. cambios drásticos es probable una
(Cuadro No. 3). Este desempeño mayor tasa de mortalidad empre-
tiene varias explicaciones, entre sarial 19 , para evitar un cuadro de
ellas la caída de las exportaciones, esta naturaleza es de primera im-
de la demanda interna y la sobre- portancia reconsiderar cualitativa-
producción de construcciones re- mente la orientación y contenido
sidenciales. En otras palabras, la de la actual política económica y
reducción de las ganancias empre- los roles de los actores, en especial
sariales incidió desfavorablemente del Estado.
sobre las decisiones de inversión, La recesión económica no fue
también influyó los altos costos y mayor porque las empresas extran-
la baja productividad prevalecien- jeras continuaron invirtiendo los
te en la empresa nacional. recursos comprometidos en la ca-
El cuadro de crisis y sus efectos pitalización, destinaron éstos a la
permiten constatar que la empresa construcción del gasoducto al Bra-
nacional, después de 16 años de sil, telecomunicaciones y energía
neoliberalismo, no se ha constitui- eléctrica. Paradójicamente, la capi-
do en el protagonista principal de talización en vez de constituirse en
la reestructuración productiva, con- un programa de reestructuración y
tinúa con bajos niveles de compe- dinámica económica, como se
titividad y de productividad porque planteó en el programa de gobierno
no efectuó cambios cualitativos en de Sánchez de Lozada, solamente

19 Hasta junio de 2001, aproximadamente, salieron del mercado 30 empresas, entre ellas Plastoform
y Alimentos Bolivianos Industrial S.A. (ABISA) que produce las mayonesas Hellmanns.
Según el Semanario Nueva Economía No. 385, en el parque industrial de Santa Cruz, hasta junio
de 2001 sólo operan 270 empresas, mientras que en 1999 funcionaban 400.

24
Crisis económica en Bolivia

neutralizó una mayor caída en la riales, los trabajadores asalariados,


producción, constituyéndose en los trabajadores informales del área
inversión anticrisis. urbana y rural expresaron por di-
La Inversión Pública tuvo un ferentes medios su preocupación
comportamiento relativamente si- en torno al cuadro de mayor agu-
milar en los diferentes años, en pro- deza, en especial no mejoró como
medio bordeó la suma de los 520 se preveía el nivel de producción,
millones de dólares, nivel que se empleo, salarios y demanda. Por
mantuvo por debajo de la progra- cierto es una preocupación nacio-
mación gubernamental. nal el hecho de que el aparato pro-
A pesar de este crítico panorama, ductivo no se recupere y además
el gobierno continuó insistiendo en no tenga capacidad de generar em-
que la crisis tiene repercusiones pleo.
coyunturales, por lo tanto, su acti- La explicación y la salida de la
tud fue el de insistir exclusivamen- crisis es insuficiente si sólo se to-
te en la reactivación económica o man en consideración aspectos
reprogramación de deudas, cuan- coyunturales, amerita introducir en
do los problemas son de naturale- la reflexión factores estructurales
za diferente. porque la crisis transparentó la rea-
Entonces, a pesar de los intentos lidad nacional, esta no solo se debe
gubernamentales para reactivar el a factores coyunturales, abordados
aparato hasta el momento, sino tiene fuer-
productivo, la economía está su- tes componentes estructurales, en
mida en una profunda recesión con consecuencia se requiere de políti-
las secuelas inherentes a ella, en cas y visiones que trasciendan la
especial ampliación del desempleo reactivación económica.
abierto y mayor incertidumbre en La aparición de factores estruc-
el conjunto de la sociedad y en los turales permite considerar que la
agentes económicos. solución de la crisis no sólo requie-
re medidas de corto plazo, sino te-
III. FACTORES ner una visión integral en términos
ESTRUCTURALES DE LA de incorporar políticas que tienen
CRISIS que ver con la solución de los as-
A pesar de los intentos guber- pectos coyunturales y también con
namentales de reactivar la econo- la de los factores estructurales. La
mía la crisis continua. La situación gran interrogante, es si el neolibe-
productiva, especialmente de los ralismo asumirá esta dimensión y
empresarios nacionales, y las con- además tenga la capacidad de re-
diciones sociales de la población considerar su visión y las políticas tal
empeoraron. Los grupos empresa- cual exige la realidad. La impresión

25
Crisis económica en Bolivia

es que los partidos políticos y la in- te integrada por empresas transna-


telectualidad vinculados a esta co- cionales que contribuyeron a mo-
rriente de pensamiento continuarán dernizar las actividades productivas
insistiendo en las pautas que estuvie- y de servicios mediante la introduc-
ron vigentes los últimos 16 años. ción de nuevas formas de produc-
A partir de 1985, los cuatro go- ción y de organización, aspectos
biernos que se sucedieron en la que redundaron en la mejora de los
administración del Estado prome- niveles de productividad y, la otra,
tieron y ratificaron continuamen- conformada por empresas naciona-
te la pertinencia y necesidad de un les con índices de productividad
cambio de estilo de desarrollo, se- bastante reducidos, debido a las li-
ñalaban que las bases del mismo mitaciones que tuvieron para rees-
deberían sustentarse en la transfor- tructurar sus unidades económicas.
mación del aparato productivo de Además el neoliberalismo pro-
tal manera de orientarlo a la expor- fundizó la heterogeneidad estruc-
tación, inclusive se selló el eslogan tural entre estos dos niveles y al
exportar o morir, además que este interior de las empresas nacionales,
estilo de desarrollo iba a solucio- las diferencias de productividad
nar los problemas estructurales. son bastante significativas porque
Después de 16 años de aplicación fueron muy pocas empresas, la
del ajuste estructural identificamos mayoría concentrada en las extran-
con sorpresa que el estilo de desa- jeras, las que asumieron el reto de
rrollo vigente sigue siendo el que constituirse en los protagonistas de
caracterizó al país en los últimos la reestructuración productiva, en
decenios, es decir, Bolivia continúa un contexto de libre competencia.
y, en los últimos años, los cuatro La realidad que explica la con-
gobiernos profundizaron el mode- formación de una economía dual
lo primario exportador, introdu- y la profundización de la hetero-
ciendo nuevas características, la geneidad estructural radica en la
más sobresaliente, la apropiación orientación de las políticas y de las
de los recursos naturales y del pro- reformas estructurales, estas privi-
ceso de generación y uso del exce- legiaron a las empresas extranjeras
dente económico a favor de las en detrimento de las nacionales. La
empresas transnacionales. crisis que enfrentan estos dos seg-
mentos es de naturaleza diferente,
3.1 Privatización de la las transnacionales no tienen pro-
generación y uso del excedente blemas porque los mecanismos de
económico política económica y las normas
El ajuste estructural configuró un jurídicas aseguraron condiciones
aparato productivo dual, una par- favorables para la tasa de rentabilidad,

26
Crisis económica en Bolivia

en cambio, las empresas naciona- propietaria de casi el 80% de las


les estuvieron excluidas de este pro- reservas de gas que aumentaron, en
ceso y no realizaron cambios forma considerable, en los últimos
cualitativos al interior de sus uni- años. En 1996 las reservas proba-
dades económicas, por esta razón, das alcanzaron a 6 trillones de pies
los efectos más drásticos de la cri- cúbicos y en 2000 a 46. Estas reser-
sis son asumidos por éstas. vas ya no pertenecen a Bolivia sino
La capitalización y privatización a las empresas extranjeras en cuyas
significó una virtual transferencia manos está la posesión efectiva, la
de propiedad de activos y recursos propiedad, administración y con-
naturales y, a su vez, concentración trol del excedente y de las reservas.
de la misma en pocas empresas, Amerita reflexionar con objetivi-
ocurre lo mismo en el caso de la dad sobre la importancia de las re-
generación y uso del excedente eco- servas de gas, el verdadero
nómico. Resultado de este proce- propietario de las mismas es la
so, la concentración económica es empresa que extrae, transporta, co-
fuerte, las principales actividades mercializa y se apropia del produc-
que arrojan importante rentabili- to de la venta. En otras palabras, el
dad y que tienen futuro, recursos que disfruta de los beneficios es el
naturales no renovables (hidrocar- real propietario. Para el caso que
buros) y servicios (telecomunica- interesa, la propiedad y los benefi-
ciones, energía eléctrica, transporte cios están a cargo de las empresas
ferroviario y aéreo) quedaron bajo transnacionales que ingresaron al
la responsabilidad de 10 empresas país. Petrobras, además de ser pro-
extranjeras 20 . Si ampliamos el es- pietaria de gran parte de las reser-
pectro e incluimos minería, agricul- vas, participa en forma significativa
tura, comercio, banca e industria de las exportaciones de gas al Bra-
se ratifica la concentración a favor sil, la mayor parte del aporte de este
de empresas extranjeras. recurso natural en el gasoducto le
En el proceso de privatización de corresponde a esta empresa brasi-
los recursos naturales, particular- leña.
mente de las reservas de gas natu- El beneficio que obtiene el Esta-
ral, la empresa Petróleos del Brasil do boliviano de la privatización del
(PETROBRAS) adquiere significa- gas natural es la captación de in-
tiva importancia por el control de gresos tributarios. Con la finalidad
los principales pozos gasíferos, San de promover el ingreso de Inver-
Alberto y San Antonio en el depar- sión Directa Extranjera (IDE) el
tamento de Tarija, al punto de ser gobierno de Sanchez de Lozada

20 Entel S.A., LAB, Petrolera Chaco S.A., Petrolera Andina S.A., Transredes S.A., Guaracachi S.A.,
Ferroviaria Oriental, Eléctrica Valle Hermoso S.A., Eléctrica Corani S.A. y Ferroviaria Andina S.A.

27
Crisis económica en Bolivia

procedió con la reclasificación de presarios extranjeros, el país como


los campos petroleros dando un Estado y gobierno transfirió y per-
plazo hasta abril de 1996 para la dió la posibilidad de incidir en las
certificación de la producción y decisiones del uso del excedente
reservas probadas. La ley de hidro- económico.
carburos se promulgó el 30 de abril
de 1996, las reservas descubiertas 3.2 Evolución del sector
antes de esa fecha no fueron, en su externo
totalidad, certificadas. Las reservas Un aspecto central propuesto por
del campo San Alberto fueron ca- el Ajuste Estructural fue la diversi-
talogadas como hidrocarburos nue- ficación de las exportaciones y los
vos, contraviniendo el anuncio mercados de destino, en la medida
gubernamental del 19 de octubre de no lograr este aspecto las bases
de 1990 en el cual se señalaba que del planteamiento teórico se con-
el pozo X-9 del mencionado cam- vierten en vulnerables. Transcurri-
po incrementó las reservas en 70%. dos 16 años de ajuste el perfil y la
Por lo tanto, fueron incorpora- composición del comercio exterior
das a la categoría de hidrocarburos no mejoró sustancialmente, el sal-
nuevos. Esta decisión tuvo efectos do de la balanza comercial tiende
en materia tributaria, los hidrocar- a crecer conforme pasa el tiempo.
buros antiguos tributan con el 50% En los últimos 19 años (1999-
del valor en pozo mientras que los 1980) el valor de las exportaciones
nuevos sólo con el 18%, es decir el aumentó sólo en 10%, llama la
Estado boliviano pierde el 32%. atención ya que el avance prome-
De estos hechos se puede colegir dio anual es tot almente insignifi-
que la generación del principal ex- cante y bajo en comparación a
cedente económico y su respectiva países limítrofes de América del
utilización está en manos de em- Sur. (Cuadro No. 4)

28
Crisis económica en Bolivia

La diferencia entre las exportacio- Segundo, el desarrollo e innova-


nes de ambos periodos radica en la ción tecnológica en los países de-
composición de los bienes, en la sarrollados imprimieron una
década del ochenta se realizaban dinámica en la producción y un
exportaciones de minerales e hidro- efecto de esta es la menor deman-
carburos y en la actualidad tiene un da de materias primas naturales, en
peso mayor las exportaciones lla- otras palabras, la demanda de es-
madas no tradicionales, principal- tos bienes por unidad de producto
mente el complejo soyero (torta y final es menor, en consecuencia, en
harina, aceite y soya en grano). El el ámbito internacional se reduce
aspecto común en estos años es que la compra de este tipo de produc-
se sigue exportando materias pri- tos, por estas razones los países que
mas; como decíamos, de diferente prosigan produciendo y exportan-
procedencia pero al fin de cuentas do materias primas tendrán un ci-
tienen el mismo origen, son recur- clo económico peculiar, la fase de
sos naturales y estos no tienen la expansión será menor y la de rece-
mejor perspectiva en la economía sión prolongada.
mundial. Otra característica de la trayecto-
Por una parte, sus precios evolu- ria del sector externo tiene referen-
cionan a un ritmo menor en com- cia con el destino de las
paración a los que incorporan valor exportaciones, a pesar de la aper-
agregado, por esta razón el país tura de los mercados y las ventajas
dejó de percibir importantes mon- preferenciales obtenidas, los prin-
tos de dinero, el acentuado dete- cipales productos se orientan a al-
rioro de los términos de gunos países integrantes de la
intercambio tuvo un efecto adver- Comunidad Andina de Naciones,
so sobre la economía nacional como Colombia y Perú, además a
(Cuadro No. 5) y, paradójicamen- Estados Unidos e Inglaterra. A es-
te, ninguno de los cuatro gobier- tos 4 países se destinan el 53% de
nos internalizó lo delicado del tema las exportaciones. Los mercados de
y menos diseñaron políticas para destino son bastante restringidos,
contrarrestar esta tendencia. aspecto que refleja la estreches de

29
Crisis económica en Bolivia

la oferta exportable y la falta de mo- minos de exportar productos que


dernidad y diversificación del apa- contengan valor agregado. La cri-
rato productivo. sis del sudeste asiático y las trans-
Llama poderosamente la aten- formaciones tecnológicas emiten
ción la caída abrupta de las expor- importantes señales que se deben
taciones a la Argentina. En la tomar en cuenta, si insistimos tran-
década del ochenta, en promedio, sitando el camino de las materias
las ventas ascendían a 400 millo- primas o los recursos naturales la
nes de dólares y en 2000 sólo 29 fase de expansión en el ciclo eco-
millones 21 . Si bien finalizó el con- nómico será corta en cambio la de
trato de venta de gas natural, sor- recesión o contracción será mayor.
prende que el gobierno y los La inversión extranjera directa se
empresarios observen pasivamente asentó en los sectores de recursos
esta caída. Al tratarse de un impor- naturales y servicios, las leyes de
tante mercado, lo menos que se capitalización, de privatización,
podía esperar, era una actitud agre- hidrocarburos y el Código de mi-
siva para posicionar nuevos pro- nería facilitaron esta radicatoria
ductos. profundizando el perfil producti-
Las exportaciones respecto al PIB vo de Bolivia en términos de se-
giran alrededor del 19%, porcenta- guir produciendo materias primas
je bajo con relación a otros países, y continuar con este estilo de arti-
Ecuador llega al 30.4% y Chile al culación con la economía mundial.
25.7%. En otras palabras, la mayor En los últimos años, la genera-
parte de la producción se canaliza ción de divisas tiene fuertes limita-
al mercado interno, lo que implica ciones porque el ritmo de
que el ajuste estructural no logró crecimiento de las exportaciones es
revertir este fenómeno para que menor en comparación a las impor-
buena parte de la producción na- taciones, es decir se acentúa el dé-
cional se oriente al mercado exter- ficit de la balanza comercial. Hasta
no, situación que en el futuro traerá 1996, el sector público tenía la ca-
consecuencias adversas por las obli- pacidad no sólo de cubrir sus pro-
gaciones contraídas con el exterior. pias demandas de divisas sino que,
Sobresale a primera vista que el inclusive, transfería al sector priva-
país continúa produciendo mate- do que, históricamente, fue defici-
rias primas para su articulación en tario en materia de divisas.
el mercado internacional. La pecu- Actualmente, los generadores de
liaridad es el cambio de productos divisas cambiaron de dirección, el
naturales y no el esfuerzo en tér- sector público como el privado

21 Banco Central de Bolivia: Boletín del sector externo No. 23, junio 2000, La Paz
Memoria 2000, abril 2001, La Paz

30
Crisis económica en Bolivia

consumen o demandan más divi- que para cubrir este requerimiento


sas con relación a su generación, el Estado tendría que recurrir al
en otras palabras ambos son defi- crédito externo.
citarios. Paralelamente, las obliga- A pesar de ser beneficiario de la
ciones del país con el extranjero condonación parcial de la deuda
tienden a aumentar y para tal fina- externa, en el marco del Programa
lidad se requieren divisas. (Cuadro de Alivio para Países Pobres muy
No. 6). Endeudados (PPME), las obligacio-
El ingreso de la Inversión Extran- nes en materia de deuda externa
jera Directa (IED), que fue impor- siguen siendo importantes. En la
tante con la capitalización y medida de no revertir el compor-
privatización de empresas públicas, tamiento del ahorro interno, muy
actualmente exige divisas para con- bajo en los últimos quince años,
cretar la remisión de utilidades a esta fuente de financiamiento po-
sus casas matrices, tal cual esta es- dría continuar siendo la más im-
tipulado en la leyes de capitaliza- portante.
ción y de inversión. Por lo tanto, Por ende estas obligaciones son
el Estado boliviano debe tener la insolayables. Frente a este panora-
posibilidad de ofrecer divisas para ma, la generación de divisas se en-
que este fenómeno ocurra, sin em- frenta con serias limitaciones,
bargo los agentes generadores son después de 16 años de ajuste este
deficitarios, lo que podría incubar aspecto no se solucionó a pesar de
tensiones si esta exigencia tiende a ser uno de los puntales de la políti-
ser mayor en los próximos años, ya ca económica. Hasta el momento

31
Crisis económica en Bolivia

se enfrentaron sus implicaciones ña escala fueron drásticamente


recurriendo al endeudamiento ex- afectadas, por ende hubo reducción
terno, sin embargo el futuro se del nivel de actividad económica y
muestra incierto. empleo. El gobierno mediante las
Los acuerdos entre el gobierno leyes de reactivación económica se
de Bánzer y los organismos multi- preocupó en solucionar algunos
laterales condicionaron al país en problemas de las empresas nacio-
términos de aceptar el crédito con- nales grandes, incluyendo medidas
cesional como la única fuente de parciales e insuficientes para las
financiamiento, lo delicado es que unidades económicas de pequeña
en el mercado internacional se en- escala.
cuentra en franca declinación. Esta fue la orientación y dinámi-
Cuando ocurra este límite inferior, ca de la política económica en los
Bolivia enfrentará serios problemas últimos 16 años y se ratifica esta
porque no podrá acceder al crédi- tendencia en los años de crisis; los
to comercial. La fuga o salida de productores nacionales están au-
divisas, expresada en la cuenta sentes en las políticas estatales, a
Errores y Omisiones, es recurrente pesar de ser fundamentales en el
a lo largo del tiempo. aporte a la producción y el empleo.
El ajuste estructural privilegió la La profundización de la hetero-
producción de materias primas y geneidad estructural se explica por
servicios, en detrimento de las ac- el hecho de que el ajuste estructu-
tividades productivas, en especial ral se preocupó de sobremanera por
las que incorporan valor agregado. la estabilización, derivando al mer-
Por estas razones, el sector externo cado la reestructuración producti-
muestra signos de bastante vulne- va cuya responsabilidad debería ser
rabilidad, la oferta exportable ba- asumida por la empresa grande pri-
sada en materias primas se canaliza vada nacional y/o extranjera, sin
a reducidos mercados y la genera- embargo, hasta el momento no se
ción de divisas tiene problemas observan estrategias ni compromi-
centrales para enfrentar diversas sos en esta dirección. Estas pautas
obligaciones externas. inclusive influyeron en los empre-
sarios cuyas unidades económicas
3.3 Desestructuración de las son de pequeña escala, el efecto
empresas nacionales demostración hizo que asuman una
La crisis tuvo repercusiones ad- conducta similar al de las grandes.
versas sobre el conjunto de las Los empresarios nacionales no
empresas, no consideró proceden- introdujeron factores positivos para
cia, tamaño o grados de influencia, mejorar la productividad y los cos-
las unidades económicas de peque- tos de producción, con contadas

32
Crisis económica en Bolivia

excepciones, en la mayoría de las protagonistas centrales en las me-


empresas existe ausencia de nuevas didas del ajuste estructural, el mer-
maquinarias y equipos, capacita- cado interno es poco exigente en
ción de fuerza de trabajo, gerencia materia de demandar calidad de los
empresarial y estrategias guberna- productos, la competencia externa
mentales que conformen un circui- no jugó el papel que se esperaba
to virtuoso de la acumulación y la en términos de inducir a una me-
solución de los déficits sociales. jora en la productividad y compe-
Uno de los aspectos estructura- titividad, además estas unidades
les relevantes que explica el bajo tienen mercados cautivos, general-
nivel de producción y la calidad de mente la producción se destina a
los productos es el referido a la los pobres. Por estas razones, no
obsolescencia del aparato produc- efectuaron cambios cualitativos en
tivo nacional. Esto se debe a la falta los procesos de trabajo, paralela-
de agresividad empresarial o la mente, tienen fuertes limitaciones
inexistencia de empresarios al esti- para acceder a factores claves de la
lo de Schumpeter, es decir con vi- producción: financiamiento, tec-
sión de largo plazo, sin aversión al nología, materias primas, gerencia,
riesgo y con una conducta de ge- administración, entre otros.
neración de excedente mediante las Si bien en los últimos años se
actividades productivas. crearon nuevas instituciones de fi-
Hasta el momento Bolivia no se nanciamiento para las unidades de
puede preciar de contar con este pequeña escala, urbanas y rurales,
tipo de empresarios, por esa razón, hasta el momento los beneficiarios
una parte importante del aparato son aquellas unidades que están en
productivo se encuentra en un es- la franja de los que tienen mayor
tado lamentable de obsolescencia, potencialidad económica, capaci-
inclusive la parte que se encuentra dad de generar ganancias y alta ro-
en calidad de ociosa se debe a este tación de capital, además están
hecho. Una de las causas de la cri- concentrados en comercio, servi-
sis se debe a la presencia de este cios y algunos productos de la in-
fenómeno, además tampoco hubo dustria manufacturera y de la
agresión empresarial en términos agricultura tradicional. En cambio,
de emprender nuevas formas de or- la mayoría no tiene acceso al finan-
ganización y gerencia empresarial. ciamiento. Otro elemento que obs-
Estas unidades económicas des- taculiza es el alto nivel de la tasa
tinan su producción al mercado de interés. Por estos motivos es re-
interno. Existe un conjunto de fac- levante reponer en el debate nacio-
tores para que esto ocurra, por una nal la pertinencia de la banca de
parte, no fueron incluidos como desarrollo.

33
Crisis económica en Bolivia

La crisis que analizamos afectó productivo que oriente el proceso


drásticamente a estas unidades, la y la dinámica de la acumulación de
reducción de la demanda agregada capital, prácticamente es inexisten-
es una de las causas fundamenta- te este núcleo o matriz, esto quiere
les, incidiendo por supuesto sobre decir también que actualmente el
producción, empleo y condiciones país no tiene rumbo en materia
laborales. El gobierno no tuvo la económica. En los últimos años se
visión integral de los efectos, por apostó por consolidar el modelo
esta razón no contempló en la Ley primario exportador a favor de las
de reactivación económica medidas empresas transnacionales, este sal-
acordes con esta situación. La per- do no es privativo de Bolivia, casi
manencia de los efectos de la crisis en todos los países de América Lati-
y los resultados parciales de la men- na se esta repitiendo este resultado.
cionada ley fueron las causales para La mayoría de los empresarios
que emerjan factores estructurales nacionales precautelando su sobre-
y en consecuencia esta crisis de ser co- vivencia se refugiaron en segmen-
yuntural se transforme en estructural. tos del mercado interno. Pudieron
Llamó poderosamente la aten- sobrevivir hasta la emergencia de
ción que, después de 16 años de la crisis, afloraron los problemas
ajuste estructural, Bolivia continua debido a la contracción de la de-
en el marco del modelo primario manda interna, el desempleo y la
exportador, cuyas características mala gestión de la política guber-
centrales son la mantención de la namental.
exportación de recursos naturales, Entonces en los 16 años de ajus-
inversión extranjera directa en re- te estructural no se construyó una
cursos naturales y servicios, inver- nueva matriz productiva, se conso-
siones intensivas en capital, baja lidó deliberadamente el modelo
capacidad de absorción de empleo, primario exportador, no se perci-
bajos grados de incorporación de ben esfuerzos por construir uno
valor agregado y de articulación de nuevo. Aproximándonos a explicar
la economía, apropiación y concen- las razones podríamos señalar que
tración transnacional del exceden- el neoliberalismo adolece de una
te económico y dispersión de la visión de largo plazo, los diferen-
matriz productiva generadora de tes gobiernos y la política estuvie-
excedente económico. ron asociados al corto plazo,
En consecuencia, este proceso condicionados por los compromi-
permitió que la matriz productiva sos asumidos con el FMI y el BM.
se disperse, podríamos indicar en- Los gobiernos, partidos políticos
fáticamente que la crisis permitió y organizaciones empresariales no
identificar una ausencia de núcleo se preocuparon por el largo plazo,

34
Crisis económica en Bolivia

por la definición
de estrategias na-

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “AGRARIA”, ACUARELA


cionales, regiona-
les y sectoriales de
desarrollo, hubo
un acuerdo perver-
so de derivar al
mercado de tal
manera sea éste el
que dé señales y
los agentes econó-
micos y políticos
asuman y direccio-
nen las políticas a
tal finalidad. Empero la realidad di- ca, cuyos ministros vinculados a la
fiere de las buenas intenciones, Boli- macroeconomía y a la crisis lo per-
via adolece de una visión de largo mitieron.
plazo no sabe con precisión que tipo La hegemonía de estas institucio-
de país está construyendo, cual su nes en el ámbito nacional también
futuro, los excedentes benefician a tienen repercuciones en otros cam-
las empresas transnacionales y no al pos. Por una parte, han cercenado
país porque se desestructuró, o me- la capacidad intelectual y proposi-
jor dicho, no se construyó un núcleo tiva de las organizaciones públicas
productivo que se constituya en el y privadas, la intelectualidad y la
soporte de la acumulación del capi- elite pensante del país está bloquea-
tal en el largo plazo. da mentalmente, se diluyó la capa-
La fuerte dependencia de los gobier- cidad propositiva ya que la mayoría
nos y de los partidos políticos respecto recepciona pasivamente todo lo
a las decisiones que toma el FMI y el que se produce en los organismos
BM es otro de los factores que permi- multilaterales. En la medida de no
ten explicar lo que esta pasando en los existir una reversión en esta mate-
tres últimos quinquenios. Inclusive esta ria es posible prever la reproducción
dependencia se agudizó con el gobier- de la pasividad y la indiferencia, as-
no de Hugo Banzer Suárez, el repre- pectos que podrían tener conse-
sentante del FMI22 , en los hechos, cuencias ya que consciente o
asumió responsabilidades del ejecuti- inconscientemente, participa en la
vo, concretamente del área económi- reproducción de estas pautas.

22 El Sr. Eliahu Kreis, en el periodo de su representación, tuvo fuerte injerencia en el diseño y aplica-
ción de la política económica. Actualmente funge como asesor económico personal del presidente
de la República.

35
Crisis económica en Bolivia

Otra expresión de la dependencia como era el de esperar, la tasa de


tiene que ver con el flujo o circuito ahorro está en el orden del 14.0%,
de capitales en calidad de crédito o casi similar al obtenido en la década
donaciones. La estabilidad y la per- del ochenta, por lo tanto, este es uno
manencia del ajuste, en gran parte, de los aspectos estructurales que tam-
esta explicado por el soporte finan- bién está obstruyendo la visión y tra-
ciero que recibe Bolivia de los orga- yectoria productiva, para superar y
nismos multilaterales y la lograr esta reestructuración es funda-
cooperación bilateral. Esta depen- mental revertir este camino y lograr
dencia es tanto pública como priva- que el financiamiento interno sea el
da, por una parte, el gobierno, central.
percibe estos flujos especialmente
para financiar el déficit fiscal, para 3.4 Pobreza, empleo e ingresos
tener una idea la inversión pública En los últimos 16 años, el mer-
total y los sectores vinculados al me- cado de trabajo urbano se estruc-
joramiento de las condiciones de turó de tal manera que los
vida de la población, salud y educa- trabajadores vinculados al Estado
ción y el que apoya el mejoramiento (13.0%) y a las empresas privadas
o construcción de infraestructura tie- (18.5%) ascienden al 31.5% de la
nen una fuerte dependencia de este población ocupada, mientras que
tipo de recursos. Por otro lado, el el restante 68% se encuentra desa-
sector privado también tiene lazos de rrollando actividades en el llama-
dependencia con este tipo de flujos do Sector Informal Urbano (SIU),
de capital externo. conformado por unidades econó-
Con la capitalización y privati- micas semiempresariales, familiares
zación de las empresas públicas y hogares privados 23 . Lo peculiar
existió un ingreso significativo de de este mercado es que ahora vive
la inversión extranjera directa, la un proceso generalizado de preca-
cual atenuó los desequilibrios en rización, es decir es notoria la presen-
la balanza de pagos y las limita- cia de trabajo eventual, prolongación
ciones fuertes en materia de ge- de la jornada laboral, elevación de la
neración de ahorro interno, tasa de participación familiar y, en
prácticamente estas fuentes de fi- los últimos años, elevación del
nanciamiento externo fueron las desempleo abierto.
que soportaron el crecimiento y Como las empresas privadas na-
la estabilidad de los últimos años. cionales no tienen capacidad de
El ahorro interno, público y generar 90.000 puestos de traba-
privado, no tuvo un desempeño jo demandados por los nuevos
23 Arze Carlos et. Al: Empleo y Condiciones Laborales en Bolivia. Dossier Estadístico No. 1, CE-
DLA, La Paz, 1999

36
Crisis económica en Bolivia

trabajadores que ingresan anual- table y de buena calidad, debido a


mente al mercado laboral24 , las ac- que las actividades desarrolladas
tividades informales de comercio, por las empresas transnacionales
servicios y manufactura permiten son intensivas en capital, es decir,
que éstos generen su propio em- la relación capital/trabajo y los ni-
pleo en condiciones bastante pre- veles de productividad son eleva-
carias. Sin embargo, a partir de la dos debido a la tecnología que
elevación de la tasa de desempleo imperan en éstas.
abierto es posible afirmar que es- Las empresas grandes nacionales y/
tas actividades informales ingresa- o extranjeras tampoco tienen esta
ron a una fase de saturación. capacidad debido a las limitaciones
Hasta 1998, la tasa de desempleo prevalecientes en términos de gene-
abierto, no fue relevante, alcanzó rar bases competitivas que les permita
un nivel bajo bordeando el 3.5%. mantener en forma dinámica el ci-
En cambio en 1999 y 2000 ascien- clo productivo, en este sentido se
de a 6.5% y 7.0% respectivamente, deriva al sector informal urbano la
esto permite deducir que el SIU generación de empleo precario, de
esta mostrando sus límites, pues no igual manera a los pequeños produc-
puede seguir absorbiendo trabaja- tores y a los campesinos en el área ru-
dores debido a la caída de la de- ral. Estas son las condiciones de empleo
manda interna, la crisis y la mala gestión que reproduce el ajuste estructural.
de la política gubernamental. Como consecuencia de la preca-
El modelo primario exportador riedad de las condiciones de vida y
y el ajuste estructural, cuyos pivo- de trabajo y de la evolución erráti-
tes son la producción de recursos ca del PIB los niveles de pobreza e
naturales y la presencia de inver- ingreso fueron deteriorándose. En
sión extranjera directa, no tienen el periodo 1993-1998, el PIB per-
la fortaleza ni la capacidad de ge- cápita tuvo un desempeño regular
nerar recurrentemente empleo es- resultado del crecimiento del PIB;

24 Idem

37
Crisis económica en Bolivia

sin embargo, en 1999, producto de cesante pobreza, concentración y


la crisis y la recesión económica mala distribución del ingreso, este
este indicador, medido a precios de es un aspecto que urge solucionar-
1990, cayó a 850 dólares, es decir lo, si no se toman decisiones in-
el 2.0% en comparación a 1998. En mediatas es probable asegurar que
el 2000, no se revirtió esta tenden- los movimientos sociales parecidos
cia porque el crecimiento del PIB a septiembre de 200025 serán recu-
continuó por debajo del crecimien- rrentes en el país, por supuesto es
to de la población. impredecible señalar el desenlace
El PIB percápita en los últimos que podría provocar. Este proble-
19 años, 1980-1999, no mejoró ma estructural no sólo requiere
considerablemente, el nivel de voluntad política, sino, fundamen-
1999 está por debajo del primer año talmente, construir un escenario
de la década del ochenta, 898 dó- proclive para su solución, el mo-
lares. A pesar de los esfuerzos exi- delo primario exportador y la vi-
gidos a la sociedad, en aras de sión neoliberal no son adecuados
obtener un alto crecimiento econó- porque tienden a reproducir un ci-
mico, las condiciones de vida de la clo perverso.
mayoría de la población no varia- Con la finalidad de reducir los
ron sustancialmente. niveles de pobreza existentes en el
Este hecho también se ratifica país, el gobierno en común acuer-
por los niveles de pobreza prevale- do con los organismos multilate-
cientes, alcanza a nivel nacional al rales (FMI,BM y BID) incluyeron
60% de la población, este fenóme- a Bolivia en la primera y segunda
no es mas amplio en el área rural versión de la Iniciativa de Reduc-
ya que afecta al 80% de la pobla- ción de Deuda Externa para Países
ción. Contribuye a ahondar los Pobres Muy Endeudados (PPME,
niveles de pobreza la tendencia HIPC sigla en inglés).
concentradora del ingreso, la des- El nuevo programa de alivio de
igual distribución del ingreso, me- deuda y reducción de pobreza se
dido por el Indice de Gini, es orienta a condonar una parte de la
mayor a medida que transcurre la deuda bilateral y multilateral para
aplicación del Ajuste Estructural que los gobiernos tengan la obli-
(Cuadro No. 7). gación de destinar estos recursos a
Por lo tanto, también el ajuste programas y proyectos del área so-
estructural reproduce en forma in- cial, educación, salud, saneamiento

25 Insurgencia del movimiento campesino que tuvo la capacidad de bloquear las principales carrete-
ras del país en pos de concretar un conjunto de reinvindicaciones económicas y sociales. El des-
emboque fue la suscripción de un convenio de compromiso entre el gobierno y la Confederación
Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) para que el primero cumpla los
50 puntos demandados por el segundo.

38
Crisis económica en Bolivia

básico y desarrollo rural, con la esta teoría: sacrificar el presente


finalidad de reducir los niveles de para vivir mejor el futuro. Sin
pobreza extrema. Con esta inicia- embargo la realidad se construye
tiva lo que ocurre es una amplia- de manera diferente a los plantea-
ción de la condicionalidad de los mientos teóricos. El caso nacio-
organismos multilaterales hacia nal, si bien presentó un panorama
los países atrasados. 26 de crecimiento económico éste
Esta iniciativa permite reflexio- no fue suficiente para asegurar la
nar sobre algunos aspectos con- continuidad de la dinámica eco-
ceptuales del Ajuste Estructural. nómica, menos para generar re-
Los diseñadores de esta política cursos que permitan solucionar la
y los gobernantes que la instru- pobreza y la calidad de vida de la
mentalizan mencionan la perti- población.
nencia de la subordinación de la El ajuste estructural provocó un
política social hacia la política crecimiento del 3.4%, promedio
económica, en otras palabras, el anual, empero, como se señala an-
requerimiento de un crecimiento teriormente, no tuvo la capaci-
económico a un ritmo tal que dad de generar empleo estable, de
genere excedentes, de tal manera buena calidad y en la cantidad su-
que una parte se destine a la pro- ficiente, más bien logró ampliar
secución de la acumulación de el Sector Informal Urbano, cuya
capital y otra a subsanar los défi- característica principal es la pre-
cits sociales. sencia de empleo de baja calidad
Como esta teoría del rebalse o y, por lo tanto, precarización del
chorreo en la práctica está mos- mismo. A su vez, tampoco me-
trando fuertes limitaciones, el joró la calidad de vida de la po-
grupo de los siete y los organis- blación urbana y rural ya que los
mos multilaterales reconocen es- niveles de pobreza y las desigual-
tas debilidades y además prevén dades de ingreso se amplían aun
que no existen posibilidades fu- más. Por otro lado, este tipo de
turas para subsanar los problemas crecimiento mantuvo el estilo de
sociales porque el tipo de creci- incorporación al mercado mun-
miento que está arrojando el ajus- dial, materias primas concentra-
te estructural no produce los das en pocos productos y
excedentes necesarios. mercados, aspectos que acentúan
En este marco, los últimos cua- la vulnerabilidad del país y que
tro gobiernos que han adminis- estemos expuestos a crisis prolon-
trado el ajuste han insistido en gadas.

26 Villegas Carlos: Estrategia para la reducción de la pobreza, Política Social del Ajuste Estructural.
Serie Documentos de Trabajo No. 23, CEDLA, La Paz, 2000

39
Crisis económica en Bolivia

IV. HACIA LA Históricamente, Bolivia estuvo


RECONSIDERACION DEL integrada a la economía mundial a
través de materias primas, sin em-
NEOLIBERALISMO bargo, las últimas crisis y cambios
Si bien el sentido común de la tecnológicos nos alertan e inducen
sociedad boliviana está moldeado a imprimir transformaciones en el
por las propuestas del ajuste estruc- perfil de la oferta exportable de tal
tural, los remezones económico, manera que ésta se caracterice por
político y social de los años 1999 y contener valor agregado. Lo con-
2000 deben inducir a la construc- trario, significaría continuar con el
ción de un nuevo sentido común rasgo cíclico contemporáneo; pe-
colectivo, el cual tendría que tener riodo corto de bonanza y prolon-
como finalidad el mejoramiento de gado de crisis y recesión.
las condiciones de vida de la po- Este nuevo panorama requiere
blación. reconsiderar el papel del Estado,
Para tal efecto, es imprescindible entre otros aspectos, debe asumir
retornar a la visión de largo plazo responsabilidades apoyando a la
en términos de conocer con ante- empresa nacional para cualificar las
lación el tipo de país que se desea exportaciones y diversificar merca-
construir. Por esta razón, es funda- dos, en un contexto donde la ma-
mental la recuperación de una es- yoría de las empresas extranjeras
trategia de desarrollo de largo plazo producen bienes no transables. En
con una visión heterodoxa, esto otras palabras, recuperar la autono-
quiere decir cancelar la ortodoxia mía del Estado para orientar la po-
neoliberal porque no tiene una vi- lítica económica al servicio de los
sión clara de largo plazo ni solu- intereses del país.
ciones para los problemas centrales La caída de la demanda interna-
del país. cional y los cambios tecnológicos son
La estrategia debería abordar si- elementos fundamentales a conside-
multáneamente aspectos que per- rar en la definición de una estrategia
mitan el establecimiento de bases que debe orientarse
sólidas en lo económico y lo so- a redefinir el aparato productivo
cial. Diseñar una matriz producti- nacional, de tal manera que éste haga
va para la generación del excedente, mayor énfasis en bienes con incor-
en cuyo marco el Estado debería poración de valor agregado. Además,
tener la capacidad de definir polí- esta reestructuración debería priori-
ticas para el uso del mismo, en es- zar políticas y estrategias de desarro-
pecial para la superación de las llo social, en especial relacionadas a
diferencias económicas y sociales la generación de empleo e ingresos,
entre las clases y regiones que con- satisfacción de las necesidades bási-
forman el país. cas y reducción de pobreza.

40
Crisis económica en Bolivia

Esto será posible en la medida de fundamental es que éstos no se con-


reconsiderar el papel del Estado y virtieron en recursos que dinami-
las políticas que debe poner en cur- cen las inversiones productivas.
so. Se requiere de un Estado acti- Estas requieren recursos de largo
vo, promotor del desarrollo. Para plazo y el sistema bancario sólo está
tal efecto, los agentes económicos en posibilidades de ofrecer a corto
requieren políticas diferenciadas y plazo. La transformación de NA-
sectoriales, los últimos 16 años los FIBO en Banca de Desarrollo de
beneficiarios de la política fueron segundo piso es el reconocimiento
los segmentos empresariales mo- de la necesidad de recursos de lar-
dernos, transnacionales y pocas go plazo no sólo en momentos de
empresas nacionales, y la mayoría crisis sino también en expansión,
de ellas tanto del nivel urbano y por estas razones es clave reconsi-
rural quedaron excluidas, porque derar la pertinencia de la Banca de
no pudieron enfrentar las políticas Desarrollo, asociada a la reestruc-
horizontales debido a las restriccio- turación productiva.
nes estructurales en el ámbito fi- En el funcionamiento del siste-
nanciero y tecnológico. ma capitalista es imprescindible la
En consecuencia, las políticas presencia del mercado, ya que éste
deberían de considerar las caracte- permite la concreción de las rela-
rísticas de las unidades económi- ciones económicas y sociales, el
cas nacionales, las limitaciones y neoliberalismo envilece la impor-
demandas que tienen. De igual tancia de éste provocando, por su-
manera, como éstas desarrollan puesto, la dinámica de un
actividades en la agricultura, co- capitalismo salvaje ya que sólo los
mercio, servicios y manufactura, se que tienen posibilidades responden
debe recuperar la visión de las po- a las condiciones del mercado y
líticas sectoriales para definir polí- quienes no pueden quedan exclui-
ticas integrales que beneficien a este dos en condiciones desfavorables.
tipo de productores. Esto permiti- Uno de los aspectos que provo-
ría construir bases de generación de ca este fenómeno es la desigual dis-
excedentes, de empleo y de expor- tribución del ingreso y su
tación. Asimismo se requieren po- permanente concentración lo cual
líticas regionales con la finalidad de induce a la mayor diferencia eco-
reducir las profundas diferencias nómica y social entre los indivi-
que se acentuaron los últimos años. duos, los grupos sociales y las
Si bien en el periodo del ajuste regiones. Por esta razón, se requie-
estructural el sistema bancario cap- re la presencia del Estado para que,
tó un monto importante por concep- entre otras funciones, regule el
to de depósitos, la contradicción funcionamiento de los mercados

41
Crisis económica en Bolivia

asegurando que las unidades eco- Ante la perplejidad de la crisis,


nómicas nacionales también sean se agudizan, inclusive, las percep-
parte del proceso de acumulación ciones adversas de la sociedad so-
de capital y contribuyan a la gene- bre los partidos políticos y el
ración de empleo. sistema de representación, en tér-
La coincidencia de expresiones minos de señalar que el sistema
de partidos políticos, gobierno y político está mostrando fuertes sig-
empresarios llevan a ratificar que nos de alejamiento de la sociedad
la crisis no es de corto plazo, en el ya que ésta no se siente representa-
último año se hicieron evidentes da porque los dirigentes y parla-
los principales obstáculos estructu- mentarios no tiene una lectura y
rales, además la toma de concien- respuesta apropiada a las inquietu-
cia de que su salida no es de fácil des y necesidades de la población.
resolución. Pero algo mas, también Por supuesto, observando todas las
irrumpió la crisis de la elite nacio- causales de crisis, es fundamental rever-
nal, después de 16 años los princi- tir este fenómeno, implica diseñar de
pales partidos políticos y los otra manera y con otros objetivos el
empresarios no tienen propuestas sistema político, la orientación econó-
consistentes para solucionar la si- mica y social. El futuro inmediato exi-
tuación actual y, lo que es peor, no ge soluciones y sólo podrían darse en
lograron construir bases económi- el marco de una estrategia de desarro-
cas sólidas para enfrentar la diná- llo de largo plazo que contemple, en
mica cíclica del capitalismo, tanto una visión sistémica, aspectos econó-
en su fase de expansión como en micos, políticos, sociales y medioam-
la de recesión. bientales.

BIBLIOGRAFÍA

• Arze Carlos y Maita Félix: Empleo y Condiciones Laborales en Bolivia. Dossier Estadístico No. 1,
CEDLA, La Paz, 1999.

• Instituto Nacional de Estadística (INE):


- Actualidad Estadística No. 119, La Paz, 21 de junio de 2000.
- Actualidad Estadística No. 212, La Paz 25 de mayo de 2001.

• Banco Central de Bolivia:


- Memorias 1998, 1999 y 2000, La Paz.
- Boletín Estadístico No. 306, La Paz, junio de 2000
- Boletines del Sector Externo, La Paz

• Caputo Orlando: La crisis actual de la economía chilena en los marcos de la globalización de la economía
mundial, enero de 2000, Red de Economía Mundial.

• Dos Santos Theotonio: La economía mundial en el nuevo siglo, enero de 2000, Red de Economía
Mundial

42
Crisis económica en Bolivia
• Ferrer Aldo: De Cristobal Colón a Internet. América Latina y la Globalización, ed. FCE, México, 1999

• Fazio Hugo: El tigre chileno y las crisis de los dragones asiáticos, ed. LOM, Santiago de Chile, 1998

• Krugman R. Paul: De vuelta a la economía de la Gran Depresión, Grupo editorial Norma, Colombia,
2000.

• Loza Gabriel: Crisis en tiempos de globalización, Cuadernos de Futuro, PNUD, La Paz, 2000

• Ley de Reactivación Económica No. 2064, abril de 2000, No. 2152, noviembre de 2000 y No. 2196,
mayo de 2001.

• Morales A. Rolando: Bolivia: Política Económica, Geografía y Pobreza, Universidad Andina Simón
Boliviar, La Paz, 2000

• Ministerio de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural: Informe de Actividades del Viceministerio de


Desarrollo Alternativo, periodo Agosto 1999-Junio 2000, La Paz, Junio 2000.

• Matutino La Razón, pág. A14, La Paz 13 de junio de 2001.

• Peres Wilson: Políticas de Competitividad industrial, ed. Siglo XXI, México 1997.

• Stiglitz Joseph: Que aprendí con la crisis económica mundial. Ed. Punto Final, Santiago de Chile,
junio de 2000

• Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras:


- Carta Informativa Semanal No. 590, 31 de agosto de 2000
- Evaluación del Sistema Bancario al 30 de junio de 2000, La Paz
- Carta informativa semanal No. 633, La Paz, 17 de junio de 2001

• Semanario Nueva Economía No. 385. La Paz, 2 al 8 de julio de 2001.

• UDAPE: Dossier de Estadísticas Sociales y Económicas, Volumen No. 10, La Paz, julio de 2000.

• Villegas Carlos: Estrategia para la reducción de la pobreza, Política Social del Ajuste Estructural. Serie
Documentos de Trabajo No. 23, CEDLA, La Paz, 2000

43
Crisis económica en Bolivia

LA CRISIS DE BOLIVIA EN EL
CONTEXTO DE LAS CRISIS
INTERNACIONALES
Humberto Sergio Zambrana Calvimonte1

I. INTRODUCCIÓN
Actualmente en casi todas las esferas sociales del país se considera que
Bolivia esta en crisis. Los bolivianos han interiorizado esta idea, ante la
reducción de sus ingresos, la caída cuantitativa y cualitativa de sus nive-
les de consumo, el deterioro de las condiciones de empleo y en general,
de su calidad de vida. También observan un “déficit” de espacios políti-
cos, que puedan contribuir honesta y eficazmente a superar ese senti-
miento colectivo de frustración e incertidumbre frente al futuro.
La colectividad nacional no focaliza la crisis solamente en el ámbito
económico; también considera que existe crisis en el ámbito político,
institucional, cultural y hasta deportivo. Se habla que uno de cada tres
bolivianos emigró o emigra al exterior, que alrededor de 30% de la PEA2
se encuentra desempleada o sub-empleada, que no existen propuestas
serias y efectivas para enfrentar la crisis y que esta agotado el modelo
político y económico vigente.
Este trabajo también considera el problema de la crisis de Bolivia, aun-
que se concentra sólo en sus aspectos económicos y enfoca principal-
mente su atención hacia la identificación de los factores externos que
generaron la misma. En ese sentido, la primera parte del trabajo aborda
las características de las recientes crisis internacionales, principalmente
reveladas en México (1994), el sudeste asiático (1997) y el Brasil (1998).
En la segunda parte, se analizan los efectos de dichas crisis sobre la
economía regional en general y boliviana en particular, tratando de me-
dir la magnitud de los mismos y buscando aquilatar todavía en forma

1 Docente CIDES - UMSA


2 Población económicamente activa.

44
Crisis económica en Bolivia

muy preliminar, la incidencia tanto de las políticas y los factores coyun-


turales internos como de las condiciones estructurales subyacentes, en la
actual crisis boliviana. En la tercera parte se efectúan algunas conclusio-
nes, precisamente como resultado de ese análisis.

II. LAS CRISIS ECONOMICAS INTERNACIONALES DEL


SIGLO XXI
En la segunda mitad de los años 90, las economías emergentes capta-
ron flujos crecientes de financiamiento externo que complementaron su
ahorro interno y principalmente cubrieron el exceso de gasto. Estos capi-
tales fluyeron hacia los países emergentes, atractivos no sólo por su rit-
mo de expansión económica, sino también por sus programas de
liberalización y apertura externa. Los capitales llegaron principalmente
de financiadoras de países desarrollados,3 que buscaban ampliar sus por-
tafolios de inversión, estimuladas además por la globalización del merca-
do financiero y la intensificación de la competencia en escala mundial.
Entre 1994 y 1997, se apreció una alta concentración de flujos interna-
cionales de capital en países en desarrollo, donde se destacaron como
grandes receptores, los países del sudeste asiático, especialmente durante
los tres años anteriores a la crisis “asiática” (1997).

El movimiento masivo de capitales hacia y desde los países emergentes


y las crisis que posteriormente se desencadenaron en ellos, ha llevado a
considerar la relación existente entre el movimiento de dichos capitales
con un alto grado de volatilidad, y estas crisis. En las décadas anteriores
a los 90, las crisis externas impactaban en las economías en desarrollo
principalmente a través de la cuenta corriente de la balanza de pagos
antes que de la cuenta de capital, y resultaban directamente de caídas de
los precios y volúmenes demandados de su producción exportable ó de
incrementos de los intereses pagados por su endeudamiento externo.

3 Fondos mutuos, de pensiones y cobertura, aseguradoras, bancos y financieras internacionales.

45
Crisis económica en Bolivia

Sin embargo, antes de la crisis mexicana de diciembre de 1994, que generó


el “efecto tequila”, se evidenció una afluencia significativa de capital extranjero
hacia México, que realizaba colocaciones de corto plazo en activos de liquidez
inmediata (capitales golondrina).4 Ese capital salió intempestivamente del país,
cuando se observaron señales de un desenvolvimiento económico inadecuado,
desencadenando la crisis, que sería calificada como la primera “crisis financiera
del siglo XXI”5 .
Tal calificativo no se debió sólo al gran volumen de capitales que ingresó a
México (aproximadamente $us100 billones, entre 1990-94) expandiendo la de-
manda agregada, elevando la cotización de los valores bursátiles e inflando los
precios de los bienes raíces, sino a su salida intempestiva del país, generando
agudos desequilibrios en el sector financiero y fuertes presiones cambiarias.
La crisis mexicana se manifestó plenamente cuando fue imposible “defen-
der” la paridad monetaria, tras el agotamiento de las reservas y las alzas con-
tinuas de la tasa de interés, que contrajeron los niveles de actividad y empleo.
Esta crisis originó una devaluación del “peso mexicano” de 125%, entre los
meses de diciembre de 1994 y 1995.
Posteriormente, en el sudeste asiático también se observaron salidas masi-
vas de capital, que llegaron al 11% del PIB anual agregado de Tailandia,
Malasia, Corea del Sur, Indonesia y Filipinas,6 desencadenando la “crisis
asiática” manifestada inicialmente en Tailandia, que en 1996 ya experimentó
una caída de sus exportaciones por la apreciación del tipo de cambio y un
déficit en su cuenta corriente, financiado con ingresos de capital externo de
corto plazo. Ese año se observó un “sobrecalentamiento” de la economía
tailandesa, con un “boom” de créditos ofrecidos por el sector financiero y
prevalencia de precios especulativos en sus mercados bursátil e inmobiliario.
Con ello, se generaron expectativas de devaluación monetaria y se
alentó a los inversionistas a demandar divisas, a desprenderse de sus
activos bursátiles en moneda local y a remitir sus capitales al exterior.
Estas operaciones redujeron las reservas, ya que las autoridades conti-
nuaban defendiendo la paridad monetaria, comprando “baths” (la
moneda tailandesa) y elevando las tasas de interés. 7 Así, el 2 de julio
de 1997, tras el agotamiento de las reservas, el Banco Central determinó

4 En México, previamente a la crisis, se observaba un crecimiento no sólo del endeudamiento priva-


do con el “boom” del crédito que otorgaba el sistema financiero, sino también del endeudamien-
to público de corto plazo por las transacciones de “tesobonos”, junto a la apreciación de la mone-
da local (Sachs, Velasco y Tornell, 1996).
5 Michel Camdessus, Director General del FMI.
6 “Lecciones de la crisis asiática para América Latina”. Vittorio Corbo; 1998.
7 Los incrementos sucesivos de las tasas de interés, adicionalmente indujeron a los agentes econó-
micos a sustituir sus activos privados por públicos, desinflando con ello la “burbuja” en los pre-
cios de las acciones e inmuebles particulares.

46
Crisis económica en Bolivia

la flotación de la moneda local, que sólo en ese día se devaluó en 20%


respecto al dólar.
El colapso tailandés exacerbó las expectativas de devaluación moneta-
ria principalmente en Corea del Sur, Filipinas, Malasia, Taiwán e Indone-
sia, reproduciendo mediante un “efecto domino”, el modelo de crisis
que impactó incluso al Japón, que ese año experimentó una desacelera-
ción en su nivel de actividad económica.

Conviene anotar que la crisis asiática sorprendió al público, acostum-


brado a considerar a los países del sudeste de Asia como modelos de
eficiencia, con altos niveles de productividad, gran dinámica exportado-
ra y estados eficientes, que realizaban promoción industrial y asignación
selectiva del crédito al sector productivo, mediante un eficaz sistema fi-
nanciero. En general, en los años que antecedieron a la crisis, las econo-
mías del sudeste asiático mostraban altas tasas de crecimiento e inversión
y un comportamiento macroeconómico con resultados fiscales acepta-
bles y baja inflación.
Sin embargo, como antecedentes de la crisis, tanto en los países asiáti-
cos como en México, se observaron las “burbujas” especulativas ó sobre-
precios de los valores bursátiles, inflación en los precios de los bienes
raíces, expansión acelerada de la demanda agregada y déficits en la cuen-
ta corriente, menores empero al déficit mexicano, por la calidad exporta-
dora de esos países, que les brindaba mayor disponibilidad de divisas.
Nótese que la expansión de la demanda también generó mayores impor-
taciones y que se ampliaron los pagos por intereses, utilidades y royal-
ties, como contrapartida al ingreso de capitales extranjeros.

47
Crisis económica en Bolivia

Otro rasgo común en las crisis mexicana y asiática, fue la vigencia


de regímenes de tipo de cambio fijo que garantizaban el manteni-
miento del valor de las monedas domésticas. Estos regímenes incenti-
varon al público a contraer deuda externa y generaron los riesgos
cambiarios, que se manifestaron durante las crisis, cuando se observó
la presión sobre el valor de las monedas y los niveles de reservas.
Debe notarse que en los regímenes con tipo de cambio fijo, la garan-
tía de convertibilidad de la moneda local se asienta básicamente en la
alta disponibilidad de reservas internacionales, que incluso permite
mantener un tipo de cambio sobrevaluado.
Así, cuando empezó la presión sobre los mercados cambiarios, re-
sultante del endeudamiento externo de corto plazo, y se expandió el
crédito interno, tanto en México como en el sudeste asiático, primero
se generaron pérdidas graduales pero constantes de reservas y final-
mente, “ataques especulativos sobre las monedas” 8 con grandes pér-
didas de reservas.
El comportamiento especulativo de algunos agentes se gestó ini-
cialmente en las expectativas negativas formadas ante la apreciación
del tipo de cambio, el mayor déficit en cuenta corriente, la disminu-
ción de reservas y el deterioro de la capacidad de endeudamiento ex-
terno. También surgieron dudas sobre la capacidad política de
mantener la paridad monetaria, considerando que su ruptura iba a
originar pérdidas en los activos en moneda doméstica y perturbacio-
nes serias en el sistema financiero. Todo ello llevó al público a de-
mandar divisas, vender valores bursátiles en moneda nacional 9 y a
expatriar capitales.

8 Paul Krugman, Stanford University.


9 Con la consiguiente caída de sus precios y los desplomes de las bolsas de valores.

48
Crisis económica en Bolivia

Finalmente, debe considerarse que el alza sostenida de las tasas domés-


ticas de interés durante las crisis, realizada en procura de retener la fuga
de capitales, afectó los niveles de inversión y de actividad económica.
Sin embargo, aun con los incrementos sucesivos de esa variable, conti-
núo la salida de capitales hacia el exterior y el “ataque especulativo” con-
tra las monedas, generando las altas pérdidas de reservas que por último,
obligaron a que se abandone la paridad cambiaria vigente y se asuma un régimen
cambiario de flotación, liberalizando total ó parcialmente dicho mercado.

2.1 La crisis en la economía brasilera


La crisis asiática afecto más a la economía brasilera que a otras de la
región. Sin embargo, la crisis en el Brasil no resultó sólo de impactos
exógenos, ya que desde principios de los 90s se observaron desequili-
brios macroeconómicos en el país, que llevaron a la aplicación del Plan
Real (1994) e implementación de ajustes estructurales con privatizacio-
nes de empresas públicas. El plan redujo la hiperinflación inicial (supe-
rior a 2500% en 1990) a sólo un dígito (3% en 1998); creció la inversión
total de15% del PIB en 1994 a 19% del PIB en 1998 y aumentó la inver-
sión extranjera desde $us2 billones a $us23 billones.
Sin embargo, no pudo controlarse el gasto federal ni se logró una dis-
ciplina fiscal en los gobiernos estatales. Entre 1994-98, el déficit fiscal se
mantuvo entre 6% y 8% del PIB y aumentó el déficit de la cuenta co-
rriente desde 0.5% del PIB a 4%, sostenido en casi 50% con la alta inver-
sión extrajera que ingresó al país y en la otra mitad, con endeudamiento
público. 10 Esto, más el mantenimiento del régimen de paridad cambiaria
que actuaba como “ancla” de la inflación, dieron un alto grado de vulne-
rabilidad a la economía frente a los impactos externos.

10 En 1998 la deuda externa bruta llegó a $us228 billones (28% del PIB).

49
Crisis económica en Bolivia

En agosto de 1998, Brasil enfrentó los efectos de la crisis asiática,


recibiendo presiones en sus mercados cambiario y bursátil, que lleva-
ron a elevar las tasas de interés, 11 procurando con ello evitar la salida
de reservas. No obstante, las mismas se redujeron de $us70 billones
en junio de ese año, a $us46 billones en septiembre y a $us43 billones
en octubre, manteniéndose las expectativas de devaluación moneta-
ria y cayendo el valor real de las acciones en 43%, entre diciembre de
1997 y 1998.12
Ante la persistencia de la crisis y habiendo pasado el periodo elec-
toral, se implementó el Plan Trienal buscando especialmente reducir
del déficit fiscal a 2.6% del PIB, acceder a un crédito del FMI por
$us45 billones, evitar una devaluación brusca del “real”, reducir gra-
dualmente el nivel de la tasa de interés y restaurar el crecimiento.13
Sin embargo, el 12 de enero de 1999, el estado de Minas Gerais14 anun-
ció la suspensión del servicio de la deuda federal y solicitó una renego-
ciación de la misma, rompiendo la credibilidad del Plan Trienal, generando
una fuga de capitales de $us1087 millones y una caída de los valores
bursátiles, en el día. Con ello colapsó el régimen de paridad cambiaria y
se dejó fluctuar libremente al “real”. 15 En febrero de 1999 el dólar se
cotizó en 2.10 reales.
Nótese que inicialmente en la crisis de Brasil, al igual que en las ante-
riores, se defendió la paridad cambiaria a costa de las reservas, procuran-
do con ello mantener la estabilidad monetaria y se elevó la tasa de interés
para evitar fugas de capital. Sin embargo, se volvieron a observar los
costos de tales medidas cuando se intensificaron los ataques especulati-
vos y se desaceleró la inversión, afectando los niveles de actividad y de
empleo.

11 Esta medida fue complementada con otras de carácter administrativo y tributario destinadas a
flexibilizar los controles sobre los flujos de capitales, con recortes de los gastos federales, reduccio-
nes en los desembolsos de préstamos de los bancos federales a los estados y municipios y adop-
ción de una meta de superávit primario para el gobierno federal.
12 El presidente del Banco Central del Brasil, informó que en los cuatro meses anteriores a enero de
1999, cuando se estableció la flotación del real, salieron del país capitales por $us17 mil millones.
13 El Plan contemplaba reducir las tasas de interés desde un nivel medio de 42% a mediados de 1998,
a 22% en 1999, 17% en el 2000 y a menos de 15% el 2001. Las metas de crecimiento previstas eran
0.5% a fines de 1998, -1% en 1999, 3% y 4% el 2000 y el 2001, respectivamente.
14 Posteriormente, veinticinco estados federales solicitaron renegociar su deuda que llegaba a $us30
billones que representan el 44% del total de las deudas estatales con el gobierno central.
15 El pánico que se produjo y los ataques especulativos contra la moneda anunciaban su devalua-
ción, especialmente cuando el público intensificó sus operaciones de cambio de moneda domés-
tica por divisas e implementó operaciones más complejas, como contratos a futuro en moneda
local calculando la depreciación futura y endeudamientos en dicha moneda para compras de
moneda fuerte en el mercado “spot”. Ver Lall y Subir “Speculative Attacks, Foward Market Interve-
tion and the Classic Beer Squeeze”, FMI, Diciembre de 1998.

50
Crisis económica en Bolivia

2.2 El debate en torno a las crisis


Las “crisis del siglo XXI” generaron polémicas relacionadas con sus causas
y con las orientaciones de política del FMI a los países en desarrollo; incluso
se cuestionó la pertinencia de los modelos de estabilidad macroeconómica y
apertura externa, vigentes en la mayoría de esos países.
Inicialmente, el FMI al explicar las causas de la crisis asiática e incluso
de la mexicana, pareció enfatizar en las peculiaridades de los sistemas
económicos nacionales como factores motivadores de las crisis. Así, se
indicaba que en los países del sudeste asiático se detectó la existencia de
“fallas” en sus sistemas financieros, traducidas en un “excesivo volumen
de préstamos externos sin cobertura por parte del sector privado” y en
una “falta de transpa-
rencia en las relaciones
entre el gobierno, las
empresas y los ban-

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. ACUARELA.


cos”. 16
El FMI destacó en el
caso asiático, la partici-
pación directa de los
bancos en el desenvol-
vimiento industrial a
través de vínculos con
los grupos empresaria-
les, incentivados por los
gobiernos, que además
no implementaron mecanismos de regulación ni reglas de prudencia y
supervisión financiera, originando con ello un deterioro en la calidad de
la cartera de préstamos. Esta situación, sumada al recalentamiento eco-
nómico, deterioró la confianza de los agentes económicos sobre la esta-
bilidad de las monedas y los precios de los valores domésticos, y la
capacidad de las propias autoridades para realizar los ajustes y reformas
necesarios.
Asimismo, el FMI en los procesos iniciales de las crisis de México, Asia
y el Brasil, recomendó una defensa a ultranza de la paridad cambiaria de
las monedas, comprometiendo recursos para cubrir los déficits de reser-
vas, elevando las tasas de interés y adoptando “medidas enérgicas para
16 Las frases entrecomilladas corresponden a Stanley Fisher , entonces director del FMI. Coincidien-
do con esa apreciación, Paul Krugman del MIT, explica la crisis por los incentivos financieros que
llevaron a la sobreinversión en proyectos de alto riesgo en medio de un sistema financiero plagado
de problemas de riesgo moral. Ver “Balance Sheets, the transfer problem and financial crisis”, P.
Krugman, 1999.

51
Crisis económica en Bolivia

sanear el sistema financiero lo antes posible, reforzando la reglamenta-


ción, supervisión y transparencia”17 .
Nótese que posteriormente, el FMI consideró que las crisis se profun-
dizaron tanto por el mantenimiento de regímenes de tipo de cambio
fijo, que exacerbaron los riesgos cambiarios y alentaron el endeudamien-
to externo, como por el sobrecalentamiento de las economías, expresado
en elevados déficits externos y “burbujas especulativas” en los mercados
inmobiliario y bursátil.
En el caso de la crisis asiática, Jeffrey Sachs18 mas bien enfatiza en el pánico
financiero como causa principal, considerando que esos países tenían un desem-
peño adecuado que no justificaba la considerable pérdida de confianza y sobre-
reacción del mercado. Asimismo, Sachs consideró que las políticas recomendadas
por el FMI, justamente en procura de reestablecer y estabilizar la confianza en los
sistemas monetario-financieros, exacerbaron el pánico en los agentes, especial-
mente por la insistencia en mantener regímenes cambiarios de paridad con un
tipo de cambio real apreciado, efectuar ventas de reservas y elevar las tasas de
interés. El pánico se habría retroalimentado cuando los gobiernos persistieron en
las mismas políticas y sólo lograron incentivar la salida de capitales.
Sachs también cuestionó la bondad de captar indiscriminadamente
en los países en desarrollo, flujos masivos de capital privado19 que asu-
men un carácter especulativo y pueden salir abruptamente después. Es-
tos movimientos financieros volátiles, sumados a las tendencias
descendentes de los precios de los productos básicos y al rezago tecnoló-
gico, estarían impidiendo el desarrollo que potencialmente les ofrece el
“capitalismo globalizado”, a dichos países.
En cuanto a políticas alternativas frente a las crisis, Sachs planteó la
flotación libre del tipo de cambio, la adopción de mecanismos de con-
trol y supervisión del endeudamiento privado y la aplicación de medidas
tributarias que desincentiven las colocaciones de capital de corto plazo.

III. EFECTOS DE LAS CRISIS INTERNACIONALES


Las “crisis del siglo XXI” asumieron rápidamente un carácter global. La
crisis mexicana y especialmente del este de Asia y el Brasil, generaron un
contexto regional de “extraordinaria volatibilidad, tanto en el plano fi-
nanciero como comercial” 20 , complicando la situación y la gestión ma-
croeconómicas en los otros países latinoamericanos e induciendo a que
17 Ver S. Fisher, “La crisis de Asia y la función que cumple el FMI” en “Finanzas y desarrollo”; junio
de 1998.
18 Ver J. Sachs, “Global Capitalism. Making it work”, en “The economist”, septiembre de 1998.
19 Dadas las crisis monetarias en los países emergentes, Sachs incluso se pregunta si no fue “prema-
tura” la liberalización de los mercados de capitales.
20 Ver “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe”; CEPAL – 1998.

52
Crisis económica en Bolivia

asuman tasas de interés mayores, en procura de retener los capitales ex-


tranjeros pero afectando con ello, sus niveles de actividad y empleo.
En general, los efectos de estas crisis pueden clasificarse como efectos
comerciales y monetario-financieros; ellos se interrelacionan entre si, aun-
que sus canales de transmisión puedan particularizarse. Entre los efectos
monetario-financieros de la crisis sobre la economía regional, se encuen-
tran los cambiarios junto a las alzas de las “primas de riesgo” y la genera-
ción de expectativas negativas entre los inversionistas.
En efecto, a objeto de enfrentar las devaluaciones monetarias en Asia y
Brasil, y de mantener su competitividad cambiaria real, varios países lati-
noamericanos debieron devaluar sus monedas o acelerar el ritmo de de-
preciación nominal de las mismas. La devaluación monetaria en Brasil,
que determinó el abandono del régimen de tipo de cambio fijo que ha-
bía “anclado” la inflación21 e hizo que se establezcan metas para la varia-
ble 22 en ese país, generó presiones inflacionarias y perturbaciones
macroeconómicas en los demás países y encareció además, el servicio de
la deuda externa. Esto último, redujo los recursos destinados a gasto so-
cial e inversión pública.
Asimismo, las expectativas de los inversionistas sobre la existencia de
un mayor grado de riesgo en la región, confirmó las evidencias teóricas
que mostraban que ante shocks originados por cambios en el rendimien-
to de activos y salidas de capital en algunos mercados emergentes, se

21 A diferencia de la Argentina donde se continuó manteniendo la paridad 1 a 1 del peso argentino


con el dólar y por ende con la apreciación real del tipo de cambio, restando competitividad a las
exportaciones y permitiendo un desplazamiento de la producción doméstica por importaciones.
22 Nótese que el FMI previó en el Brasil, un impacto de la depreciación sobre la inflación de 7% en
1999, sin embargo la inflación llegó a 9%, reduciéndose sólo a 6% en el 2000.

53
Crisis económica en Bolivia

producían también menores rendimientos en los activos y salidas de


capital, en los demás mercados emergentes (Buckberg, 1996)23.
Así, con la crisis externa también se registraron en la región, salidas
de capital adicionales a las de Brasil, a mercados más seguros del he-
misferio norte, y una contracción de la oferta financiera externa. Cayó
el valor de los activos bursátiles y se contrajeron las operaciones de
las bolsas de valores y de mercado abierto. Las autoridades moneta-
rias, a objeto de captar recursos frescos, debieron aumentar el rendi-
miento de los valores públicos hasta nueve a diez puntos porcentuales
por encima de la tasa de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos
La salida de capitales de la región redujo los ingresos netos de la
cuenta de capital, que cayó en 23% en 1998 y en 35% en 1999, con
menores captaciones de financiamiento externo ya sea a través de in-
versiones privadas o de endeudamiento público. Esto dificultó el fi-
nanciamiento del déficit en cuenta corriente y redujo los niveles de
reservas.
Ante las perturbaciones macroeconómicas y la necesidad de emitir
señales adecuadas, los gobiernos debieron aplicar políticas fiscales y
monetarias austeras, reduciendo incluso en términos reales la tasa de
crecimiento del dinero (M1), en un ámbito de contracción del crédi-
to y de los activos externos, pese a la vigencia de altas tasas de interés
domésticas.
Los efectos comerciales de la crisis redujeron los ingresos por ex-
portación en la región y el ritmo de crecimiento, que prácticamente
se estancó en 1999. El valor exportado regional cayó a través de la
menor demanda de volúmenes de exportables y del deterioró de los
términos de intercambio. Por ejemplo, la desaceleración del nivel de
actividad de las economías del sudeste asiático, que absorbían más
del 20% del comercio mundial, incidió directamente en la menor
cuantía demandada de bienes exportables producidos en la región 24.
Como consecuencia de la recesión económica, también se reduje-
ron los niveles de importación, especialmente de bienes de capital e

23 Al respecto, también puede citarse la interpretación de Eichengreen, Rose y Wyplosz (1996), que
considera que los inversionistas internacionales no discriminan las diferencias en los “fundamen-
tos” existentes en los distintos mercados emergentes, y que su apreciación de coyuntura sobre la
situación de algunos, la generalizan a todos. En “Global Economic Prospects and the Developing
Countries”; 1998 / 99, Banco Mundial.
24 De acuerdo a la CEPAL, la región asiática afectada por la crisis, importaba 23% de las exportacio-
nes mundiales de alimentos, 29% de cereales, 32% de materias primas agrícolas, 30% de minerales
y metales, 29% de fertilizantes, 29% de combustibles, 30% de petróleo, 23% de manufacturas y
27% de textiles. Estos productos forman una parte substancial de la oferta exportable de los países
latinoamericanos.

54
Crisis económica en Bolivia

insumos. Pese a ello, aumento el déficit comercial regional, que su-


mado a los mayores pagos de intereses por endeudamiento externo
público y privado, también incrementó el déficit en la cuenta co-
rriente.

Por otra parte, casi inmediatamente después que se produjeron las deva-
luaciones monetarias como consecuencia de las crisis en Asia y Brasil, las
exportaciones de estos países empezaron tanto a desplazar a las exportacio-
nes de otros países en desarrollo de mercados del hemisferio norte, como a
sustituir a las producciones locales en los mercados domésticos y regionales.
Las desviaciones de comercio y el efecto sustitución, se explican por la capa-
cidad instalada que quedó ociosa en los países asiáticos y el Brasil durante
sus crisis, por la ventaja cambiaria que adquirió su producción transable y
por su tradición exportadora, que les permitía contar con canales abiertos de
distribución comercial.
Asimismo, varios países de la región aplicaron restricciones arancelarias y para-
arancelarias a las importaciones de países vecinos como el Brasil, que tras la depre-
ciación cambiaria desplazaban con sus exportaciones a la producción doméstica.
En este sentido, se produjo una suerte de “efecto dominó” entre los países, tanto
en restricciones recíprocas al comercio exterior como en materia cambiaria.

3.1 Los efectos de la crisis en Bolivia


Los efectos de la crisis internacional en la economía boliviana fueron
principalmente de carácter comercial, reduciendo el ingreso por exporta-
ciones mediante la caída de los precios internacionales de los productos
exportables, el deterioro de los términos de intercambio y el menor

55
Crisis económica en Bolivia

volumen demandado. En 1998 y 1999, cuando la economía nacional


recibió con mayor intensidad los impactos de la crisis externa, cayó el
valor de las exportaciones y se observaron reducciones en el precio inter-
nacional promedio de las mismas.
Esos años también aumentó el déficit comercial, pese a que las impor-
taciones perdieron dinámica y se redujeron. Asimismo, este aumento
expandió el déficit en la cuenta corriente, especialmente en 1998.
Sin embargo, el país no se vio afectado significativamente por la con-
tracción de la demanda asiática, ya que realizaba menos del 1% de sus
exportaciones en ese mercado. No obstante, las exportaciones al Brasil
cayeron en 20% en 1998, aunque ese mercado absorbía en promedio
menos del 3% del valor total exportado, excluyendo al gas natural que
recién en 1999 empezó a exportarse a ese país en volúmenes pequeños.
Asimismo, la devaluación del “real“ permitió una expansión de las ex-
portaciones brasileras legales e ilegales hacia Bolivia, que desplazaron,
especialmente en el caso de los bienes de consumo duradero y no dura-
dero, a la producción doméstica.
La expansión del déficit comercial en Bolivia en 1998 y 1999, también
guarda relación con la apreciación del tipo de cambio real en el país,
resultante de la devaluación de la moneda brasilera25 y de otras en países
socios comerciales, que pese a la crisis mantuvieron bajos niveles de in-
flación (incluyendo al Brasil). La apreciación cambiaria en Bolivia recién
pudo revertirse en 1999, cuando se aceleró el ritmo de depreciación del
tipo de cambio nominal y se redujo el rezago cambiario con respecto al
nivel de inflación doméstica.
Los efectos financieros de la crisis en Bolivia, principalmente en lo
referente a salidas masivas de capital, fueron poco significativos con rela-
ción a las salidas observadas en México, Brasil e incluso en países que no
sufrieron en forma demasiado intensa las crisis de entonces, como Perú o
Colombia. En efecto, el capital externo que ingresó a Bolivia en la segun-
da mitad de los años noventa, lo hizo bajo la forma de inversión directa
asumiendo un carácter contractual y se localizó principalmente en las
empresas “capitalizadas”.
El resto del capital que ingresó al país en ese período, lo hizo por
motivo del endeudamiento público contraído básicamente con organis-
mos multilaterales (Banco Mundial, BID, CAF) y gobiernos de países
desarrollados, o bien como donaciones de carácter asistencial. Debe

25 Como se mencionó antes, en enero de 1998 el “real” llegó a cotizarse en 2.1 unidades por dólar,
reduciéndose después con la fluctuación libre; antes de la crisis su cotización mantuvo una rela-
ción prácticamente de 1 a 1.

56
Crisis económica en Bolivia

notarse que el sistema financiero nacional es relativamente pequeño, que


son limitadas tanto las actividades bursátiles como las operaciones del
mercado de valores, y que no existe un grado importante de integración
directa de dicho sistema con el mercado financiero internacional.
Sin embargo, en Bolivia se empezaron a observar los efectos de la con-
tracción de la oferta internacional de financiamiento, cuando en 1998
empieza a disminuir notoriamente el flujo neto de financiamiento exter-
no que ingresaba al país tanto por endeudamiento público como priva-
do. Este flujo neto se tornó negativo en 1999 y el 2000, cuando se
profundizó la crisis nacional, se redujo la inversión extranjera directa y se
registraron nuevas salidas netas de capital por servicio de deuda externa y
menor cuantía de desembolsos. Asimismo, aumentaron los montos de
utilidades y renta de inversión pagados al exterior, limitando aun más la
disponibilidad de financiamiento externo en el país.

En ese sentido, en 1999 ya se observó una caída de casi 35% en la


cuantía de ingresos de la cuenta capital de la balanza de pagos, respecto
a 1998. Esta variable como porcentaje del PIB, se fue reduciendo desde
12% en 1998, a 9% y 6% en 1999 y el 2000. Nótese que prácticamente a
lo largo de todos los años noventa, se han mantenido déficits persistentes en

57
Crisis económica en Bolivia

la cuenta corriente, que pudieron sostenerse en base a los ingresos de la


cuenta capital, que a su vez permitieron mantener los niveles suficientes
de reservas para garantizar el equilibrio macroeconómico interno y ex-
terno.

IV. LA PERSISTENCIA DE LA CRISIS EN BOLIVIA


En la actualidad, Bolivia no tiene grandes perspectivas de captar finan-
ciamiento externo mediante inversión extranjera directa (IED), aunque
es posible que obtenga un limitado financiamiento concesional, por ejem-
plo a través del Grupo Consultivo o del propio Banco Mundial, que
considera que el país aún hasta el año 2005 todavía puede ser sujeto de
crédito asistencial, pese a los alivios de deuda (condonaciones y morato-
rias) ya negociados a través del Club de Paris y del Programa HIPC I y
Ampliado.
Las perspectivas desfavorables de captar IED en la magnitud requerida
por la economía nacional, pudiesen responder antes que a un ámbito
externo relativamente desfavorable y perturbado todavía por los efectos
de la pasada crisis internacional26, a la persistencia de la crisis en el país.
En efecto, si se considera que el crecimiento económico prácticamente
nulo (0.44%) en 1999, fue un resultado más o menos directo de la crisis
externa, no es posible considerar que el bajo crecimiento (2.37%) del año
2000, que la caída en casi 2% de la actividad económica entre los respec-
tivos primeros trimestres del 2000 y 2001, y la caída en 2.5% del ingreso
por habitante (5 puntos porcentuales menos que el crecimiento vegetati-
vo de la población) resulten directamente de dicha crisis externa. Ello,
contrastando el crecimiento de la economía boliviana en el 2000 con el
crecimiento promedio de América Latina, en ese año: 4%27.
En la Parte II del presente trabajo, se ha afirmado que los efectos más
importantes de la crisis externa sobre la economía boliviana, fueron de
carácter comercial, traducidos en caídas de las exportaciones. Sin embar-
go, pese a que en el año 2000 mejoraron los precios internacionales de
las exportaciones, la mejoría del valor exportado total se explica princi-
palmente por la expansión en 242% de las exportaciones de gas natural
al Brasil.
Adicionalmente, puede notarse que en el primer cuatrimestre del 2001
con relación a similar período del año anterior, sólo mejoró el valor
exportado de los productos de la industria extractiva, específicamente
26 Nótese empero que a fines de junio del presente año, se han anunciado rebajas de la tasa de interés
en EE.UU., ello más allá de redinamizar los niveles de inversión y crecimiento en ese país, pueden
liberar recursos que fluyan nuevamente a países en desarrollo.
27 Los datos de crecimiento económico del país, fueron estimados en el INE.

58
Crisis económica en Bolivia

por la producción y exportación de combustibles; los valores exportados


de productos agrícolas e industriales, cayeron en 8.3% y 28.2%, respecti-
vamente.
Por otra parte, considerando la reversión de la caída de los precios de
las exportaciones en los mercados mundiales el año 2000, puede afirmar-
se que ya pasaron los efectos comerciales de la crisis externa en Bolivia,
aunque la economía nacional sigue en crisis. En este sentido, se ha efec-
tuado un ejercicio que muestra el carácter transitorio que tuvo el efecto
precio de la crisis externa sobre las exportaciones de los sectores agrícola,
minero y agroindustrial, cuyos productos estrella (minerales y metales,
gas, soya y derivados y madera y productos de madera) constituyen alre-
dedor del 65% del valor total exportado por el país.
El propósito de dicho ejercicio28 fue determinar el carácter permanente
o transitorio de la caída de los precios originada en la última crisis inter-
nacional, considerando el índice mensual de precios de dichos produc-
tos, entre 1979 y 1998. La primera evidencia fue la alta volatilidad que
asumen esos precios, incluyendo el del gas, cuyo valor unitario se fija en
contratos institucionales, variando con referencia a la cotización interna-
cional del producto29. Seguidamente y en general, con la metodología
de Dickey y Fuller (1979) pudo concluirse que el efecto de la crisis exter-
na sobre los precios, tuvo un carácter transitorio.
En el ejercicio, se aplicó también la estrategia propuesta por Perron
(1989), formulando como hipótesis nula y alternativa, las siguientes:

H0: y1 = α0 + yt-1 + µ1Dp + εt


H 1 : y 1 = α 0 + α 2 t + µ2 D L + ε t

donde DP es una variable dummy tal que DP = 1 si t = 04/1992 y cero


en otro caso, y DL denota otra variable ficticia tal que DL=1 si t > 04/
1992 y cero en otro caso.
En general, se observó que las series de precios de los productos consi-
derados eran estacionarias, lo que implicaba que los cambios que se pro-
dujeron en dichos precios como consecuencia de la crisis internacional,
tenían un carácter transitorio. Por ello, se esperaría que dichas variables
después de un periodo de ajuste, tendiesen a retornar al nivel preexisten-
te antes de la crisis.

28 Elaborado en Mimeo – Udape por el Lic. Julio Humerez Q.


29 El comportamiento con tendencia de los precios permite en principio plantear como conjetura la
estacionalidad en torno a la tendencia, si la tendencia es determinística, o en diferencias si la
tendencia es estocástica.

59
Crisis económica en Bolivia

Así, deben existir otros factores que expliquen la persistencia de la cri-


sis en Bolivia. Ellos están relacionados con una importante desacelera-
ción de la economía que empezó con la crisis externa, originada “en gran
parte por la decisión de eliminar la producción de coca y sus derivados,
además de la reforma de la aduana que redujo en forma significativa el
contrabando” 30 . Estas políticas redujeron los niveles de ingreso y empleo
de la población, contrayendo la demanda agregada, generando una de-
flación en los precios (con tasas de inflación menores a 3.5%) y disminu-
yendo el nivel de actividad económica.
Asimismo, se produjo un sobre – endeudamiento del público con el
sistema bancario, aumentaron los niveles de mora y los bancos se vieron
obligados a contraer su cartera y a limitar el crédito al sector productivo.
Ello redujo la inversión privada y obligó al gobierno a implementar Pla-
nes de Reactivación, que tratan hasta ahora de refinanciar y reprogramar
las deudas del sector empresarial, para reactivar la actividad económica31.
Sin embargo, pese al contexto de crisis, ha podido mantenerse la esta-
bilidad macroeconómica con políticas fiscales que permitieron lograr entre
1998 y el 2000, niveles bajos de déficit fiscal, cercanos a 4% del PIB. La
política monetaria también contribuyó a mantener la estabilidad ma-
croeconómica, generando la liquidez necesaria en el sistema económico,
principalmente a través de las operaciones de mercado abierto del Banco
Central y del abaratamiento de la tasa de interés. En ese sentido, se
redujo la tasa de interés efectiva del BCB para financiamiento de corto
plazo, desde 14.5% en 1999 a 10.6% en el 2000, buscando con ello in-
yectar mayor liquidez al sistema.
Finalmente, conviene referirse a dos factores estructurales entre los varios
existentes en la economía boliviana, que limitan la capacidad de lograr
un crecimiento sostenido y que profundizan la crisis. Uno es el grado
limitado de desarrollo de algunos sectores y sub-sectores económicos,
con una débil integración vertical y horizontal del sistema productivo.
Este factor genera por ejemplo, una oferta exportable constituida por
productos básicos con escaso valor agregado, poco diversificados y alta-
mente vulnerables a reducciones de sus precios en el mercado interna-
cional. Asimismo, el factor genera una alta dependencia del aparato
productivo de importaciones de bienes de capital e insumos especiales,
que en los años 90 han conformado alrededor del 75% del valor total
importado y que no cuentan con una oferta doméstica sustitutiva. Por
30 Ver la Evaluación de la Economía del año 2000. UDAPE.
31 En el pasado inmediato también se observó una agudización de los conflictos sociales que ha
generado expectativas desfavorables, desincentivado la inversión y generado pérdidas económicas
importantes.

60
Crisis económica en Bolivia

ello, se han venido produciendo los déficits comerciales de los años 90,
que han originado a su vez los persistentes déficits en la cuenta corriente,
financiados con endeudamiento externo público y privado e inversión
extranjera directa.
La escasa capacidad de generación de ahorro interno y la alta depen-
dencia del financiamiento externo, es otro factor estructural que subyace
en la economía boliviana, tanto con un sector financiero privado, relati-
vamente oligopólico y poco agresivo en sus actividades de intermedia-
ción, como con demandantes de recursos financieros que periódicamente,
desde hace varios años, han mostrado grados altos de morosidad y que
tienen dificultades constitutivas, de tamaño, solvencia, entre otras, para
buscar fuentes alternativas de oferta crediticia, como podría ser una bol-
sa de valores.
En este sentido, como conclusión general del trabajo, puede afirmarse
que la economía nacional entró en crisis a fines de 1998, al recibir prin-
cipalmente efectos comerciales desde un contexto externo también en
crisis; subyaciendo empero, factores estructurales de larga data, que limi-
tan la capacidad de lograr un crecimiento sostenido y generan una alta
vulnerabilidad ante shocks externos e internos. Sin embargo, se han mi-
nimizado los efectos comerciales de la crisis externa, como la caída de
los precios internacionales de las commodities, y la economía nacional
continúa en una situación crítica, por lo menos distinta en lo que hace al
promedio latinoamericano.

BIBLIOGRAFÍA

• Comisión Económica Para América Latina (CEPAL). Impactos de la Crisis Asiática en América Lati-
na. Febrero de 1998.

• Comisión Económica Para América Latina (CEPAL). Balance Preliminar de las Economías de
América Latina y el Caribe – 1998.

• Corbo, Vittorio. Lecciones de la Crisis Asiática para América Latina. Mimeo presentado en el Banco
Central de Bolivia. Mayo de 1998.

• Dickey, D. y Fuller, W. Distribution of the Estimates for Autoregressive Time Series with a Unit Root.
Journal of the American Statistical Association Nº 74. Junio de 1979.

• Dolado, J., Jenkinson, T., y Sosvilla-Rivero, S. Cointegration and Unit Roots. Journal of Economic
Surveys Nº 4. 1990.

• Ehrke, Michael. Pangloss o el mejor de los mundos posibles; causas y consecuencias de la crisis asíatica.
Nueva Sociedad. Junio de 1998.

61
Crisis económica en Bolivia
• Fisher, Stanley. La crisis de Asia y la función que cumple el FMI. Finanzas y Desarrollo. Junio de 1998.

• Lally, Subir. Speculativa attaks, forward market intervention and the classicbear squeeze. FMI.
Diciembre de 1999.

• Krugman, Paul. Balance sheets, the transform problem and financial crisis. Mimeo. Enero de
1999.

• Perron, Pierre. “The Great Crash, the Oil Price Shock, and the Unit Root Hypothesis”. Econometrica 57
(Nov. 1989), 1361-1401.

• Phillips, P. Y P. Perron, “Testing for a Unit Root in Time Series Regression”, Biometrica 75, junio 1988,
pp. 335-46.

• Revista The Economist. Números correspondientes al período de julio a diciembre de 1998.

• Revista Nueva Sociedad Nº 155. Sudeste Asiático: modelos en crisis. Mayo – Junio de 1998.

• Rowthorn, Robert. East Asian Development: the flying geese paradigm reconsidered. Lessons for a new
global enviroment. Marzo de 1996.

• Sachs, Jeffrey. Global Capitalism; making it work. The Economist. Septiembre de 1998.

62
Crisis económica en Bolivia

CONTRIBUCIÓN AL DEBATE
SOBRE LA DOLARIZACIÓN
Luis Alberto Arce Catacora1

I. INTRODUCCIÓN desarrollo, han originado tanto en


La historia económica mundial el mundo académico como en el
de los últimos siete años ha regis- de los hacedores de política econó-
trado varias crisis financieras inter- mica, una revisión de las actuales
nacionales importantes. A fines de políticas especialmente las relativas
1994, la crisis mexicana denomi- a la adopción del más adecuado
nada efecto «tequila», la crisis Asiá- sistema cambiario para estos países
tica de 1997, la crisis Rusa de agosto en esta coyuntura.
de 1998 y la brasileña de enero de Así por ejemplo la crisis Asiática
1999. que estalla en 1997 cuestionó las
Estos hechos marcaron hitos his- tradicionales explicaciones sobre la
tóricos económicos tanto por sus presencia de una crisis económica
orígenes, alcance y profundidad atribuida a los déficits fiscales, dé-
como por la rapidez en la expan- ficits de cuenta corriente de balan-
sión de sus efectos sobre el resto za de pagos, inadecuado manejo de
de los países ratifi- la política mo-
RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “CHIRIMOYAS”, ACUARELA
cando el proceso netaria, bajas ta-
de globalización sas de ahorro
económica y fi- interno y adver-
nanciera actual. so entorno in-
Las causas y las ternacional,
repercusiones de para centrar más
las recientes cri- bien su explica-
sis financieras ción en el inade-
mundiales, espe- cuado sistema
cialmente en las cambiario, reavi-
economías en vando de esta

1 Docente CIDES - UMSA.

63
Crisis económica en Bolivia

manera el debate a favor de sistemas la Sustitución de Moneda de la Sus-


de cambio flotantes en los que las titución de Activos.
fuerzas del mercado deberían de- De esta manera, la Sustitución de
terminar el nivel del tipo de cambio Monedas ocurre bajo condiciones
en una economía en contraposición de alta inflación o hiperinflación
a aquellos sistemas cambiarios rígi- cuando los altos costos de utilizar
dos o fijos la moneda doméstica para transac-
Por su parte, otros economistas ciones, obligan al público a buscar
han manifestado que la mejor op- otras alternativas entre las que se
ción para enfrentar estos proble- encuentra la moneda extranjera.
mas es más bien la de adherir la Por su parte, la Sustitución de Ac-
moneda doméstica a una divisa tivos resulta de las consideraciones
fuerte como el dólar norteameri- de riesgo-retorno inherentes a la
cano 2 . Esta tendencia sugiere do- disyuntiva de elección entre los
larizar la economía como la mejor activos domésticos y extranjeros.
opción de política cambiara para En este caso, la moneda extranjera
un país. actúa más como depósito de valor
En la literatura económica, se que como medio de pago precau-
dice que un país esta parcialmente telando principalmente el capital o
dolarizado si una moneda extran- poder adquisitivo del activo.
jera es usada domésticamente en al- De otra parte, se dice que una
guna de las tres clásicas funciones economía está totalmente dolariza-
del dinero: unidad de cuenta, me- da si el país abandona completamen-
dio de pago o depósito de valor. Si te el uso de su dinero doméstico para
la moneda extranjera es utilizada dar paso a que la moneda extranje-
conjuntamente la moneda domés- ra cumpla todas sus funciones.
tica como medios de pago, estamos
frente a una situación de Sustitu-
II. BALANCE DE LOS
ción de Monedas. PROS Y CONTRAS DE LA
Algunos autores como Berg y DOLARIZACIÓN
Borensztein (2000a) prefieren dis- Tanto entre las voces de los
tinguir los motivos por los cuales académicos como entre la de los
los agentes económicos demandan hacedores de política económi-
moneda extranjera, diferenciando ca, encontramos argumentos a
2 En América Latina, este fenómeno se conoce como la dolarización por la utilización en estos
países del dólar estadounidense para operaciones domésticas. Esta inclinación se debe principal-
mente a la relación comercial que se tiene con el país del norte, dependencia económica y su
proximidad geográfica. Sin embargo, en términos más generales se trata de la adhesión a cualquier
moneda (Euro, libra esterlina, yen japonés, dólar norteamericano, etc.). De aquí en adelante utili-
zaremos el términos «dolarización» para referirnos a la política por la cual un país adopta una
moneda extranjera para para que reemplace las funciones de la doméstica que generalmente presu-
pone un tipo de cambio fijo entre la moneda doméstica y la extranjeraestas monedas.

64
Crisis económica en Bolivia

favor y en contra de la aplicación de la ciben que no existe problema de


política de dolarización. A continua- devaluación monetaria lo que faci-
ción efectuamos un breve resumen de lita su decisión de inversión, aun-
los más importantes. que no se elimina en esta economía
el riesgo soberano. Es decir, si bien
2.1 El premio al riesgo el proceso de dolarización elimina-
Los países emergentes, como se de- ría el riesgo de crisis de moneda en
nomina actualmente a los países en este país, aún pueden presentarse
desarrollo, normalmente presentan en éste problemas de déficit fiscal
un elevado riesgo país que se expre- insostenible u otros que obliguen
sa en elevadas tasas de interés domés- al Estado a no honrar sus compro-
ticas con respecto a los países misos. Asimismo, el riesgo de que
desarrollados. Esta diferencia entre el Estado no cumpla sus compro-
tasas de interés incorpora el premio misos de pago puede incrementar
al riesgo que reciben los inversionis- a su vez la probabilidad de una
tas extranjeros cuando efectúan ne- devaluación monetaria, especial-
gocios en estos países, por lo que a mente si el Estado se encuentra
mayor riesgo en un país en desarro- descalzado, esto es, si sus ingresos
llo se debería esperar una tasas de están relacionados a los precios
interés doméstica más alta. Si en la domésticos y en moneda nacional,
economía rige un sistema cambiario mientras que sus deudas por finan-
libre, la expectativa del inversionista ciamiento se encuentran expresa-
sobre una posible depreciación mo- das en moneda extranjera, como es
netaria se traduce en un mayor ries- el caso de un país que financia el
go que es incorporado en el retorno déficit fiscal con endeudamiento
exigido a la inversión. externo e interno en moneda ex-
Ante esta situación, un beneficio tranjera. Por tanto, el hecho de
inmediato para el país que adopta dolarizar la economía no garanti-
la dolarización completa, explican za un riesgo país menor y por tan-
sus defensores, es la eliminación del to menores tasas de interés que
riesgo de crisis de moneda (peso podrían incentivar la inversión y el
problem) que es un componente consumo. De la misma manera,
importante del riesgo país. Al no están presentes los conflictos socia-
existir este componente, el premio les y políticos internos que agravan
por riesgo país también disminui- el riesgo país.
ría presionando a la baja en las ta-
sas de interés, con el consiguiente 2.2 Estabilidad.
efecto favorable en la economía. Los defensores de la dolarización
En este caso, los inversionistas y argumentan que para los países en
agentes económicos en general per- desarrollo, el principal beneficio

65
Crisis económica en Bolivia

que reciben de esta política es la elimi- nacionales), títulos de deuda emitidos


nación de posibles crisis de tipos de por el sector público, préstamos al sec-
cambio motivados por ataques espe- tor bancario o simplemente utilizarlos
culativos contra las monedas domésti- para financiar el déficit del sector pú-
cas, como se observó en Hong Kong y blico.
Argentina. La dolarización proporcio- En el caso de una economía Com-
naría una mayor estabilidad cambiaria pletamente Dolarizada, los ingresos por
y generaría un mejor clima para las in- señoriaje son percibidos por el banco
versiones. central que emitió la moneda que re-
Sin embargo, la dolarización no eli- emplaza a la doméstica, así en el caso
mina el riesgo de que crisis externas de la dolarización propiamente dicha,
puedan afectar seriamente la economía el Federal Reserve Bank de los Estados
del país dolarizado, más aún en estas Unidos es la institución que se benefi-
circunstancias no puede utilizarse la cia del señoriaje.
política cambiaria como instrumento Como se deduce, una política de
de protección ante estos hechos. dolarización implica la pérdida de se-
Por otro lado, la inestabilidad no ñoriaje en dos sentidos. Primero, la
solamente proviene de crisis de ti- autoridad monetaria deberá retirar la
pos de cambio, sino también se moneda doméstica en circulación e
origina por insostenibles posiciones intercambiarla por dólares estadouni-
fiscales o por un mal funciona- denses, devolviendo al público el se-
miento del sistema financiero do- ñoriaje acumulado en el tiempo.
méstico que no generan un clima Segundo, la autoridad monetaria de-
adecuado para las inversiones. berá renunciar a futuros ingresos por
señoriaje pues no podrá efectuar nue-
2.3 Señoriaje vas emisiones de dinero doméstico.
Son los ingresos que genera la auto- En muchos casos los ingresos por
ridad monetaria de sus derechos para señoriaje para las autoridades moneta-
emitir dinero de curso legal y forzoso. rias también provienen del encaje legal
El dinero doméstico se puede ver como que los bancos depositan en esa insti-
una deuda del Ente Emisor que no re- tución. Sin embargo, como sucede en
presenta un pago de intereses, la auto- el caso boliviano, en situaciones en las
ridad monetaria puede emitir mayor que el encaje legal es remunerado no
cantidad de dinero, si éste es aceptado representa una fuente de ingresos por
y demandado por el público, la Auto- este concepto.
ridad Monetaria genera una importan-
te fuente de ingresos. 2.4 Autonomía de la política
El Ente Emisor puede utilizar los cambiaria
ingresos del señoriaje para comprar ac- Se sabe que la adopción de una
tivos en otras monedas (reservas inter- política de dolarización implica la

66
Crisis económica en Bolivia

renuncia a la utilización de los implantada, la autoridad moneta-


instrumentos de política moneta- ria no tiene la capacidad de respon-
ria y cambiaria para cumplir los der oportunamente ante situaciones
objetivos de política económica. de emergencia en el sistema finan-
Así, si una economía dolarizada ex- ciero doméstico actuando como
perimenta grandes shocks que requie- prestamista de última instancia. Si
ran de considerables ajustes en el tipo bien la autoridad monetaria debe-
de cambio real para superarlos, al no rá mantener recursos para cubrir
poder utilizar la política cambiaria requerimientos de liquidez de cor-
para ajustar este desequilibrio, se ten- to plazo del sistema financiero,
drá que disminuir los salarios nomi- cuando se produzcan corridas ban-
nales y ciertos precios en la carias sistemáticas o problemas
economía, aspecto que es muy difí- mayúsculos en el sistema, no po-
cil de realizar especialmente en paí- drá actuar convenientemente para
ses que enfrentan un mercado laboral solucionarlas.
estrecho cuyo efecto puede causar un III. ESQUEMAS DE
mayor descontento social. DOLARIZACIÓN
Como se apunta más adelante, En términos generales pueden
existen diferente formas y grados en presentarse dos esquemas de dola-
que se puede implantar una política rización: a) la informal y no legal
de dolarización. Una de las diferen- aunque no ilegal y b) la formal y
cias que existen entre una Completa legal. En el primer caso puede tra-
Dolarización y la utilización de un tarse sólo de una sustitución de
Consejo Monetario radica precisa- monedas o sustitución de activos
mente en que en esta última la dola- en forma parcial donde el dólar no
rización es reversible, es decir si el cumple las funciones de dinero en
shock es demasiado fuerte para el forma generalizada y además no
país, el Consejo Monetario puede existe una norma legal coercitiva
optar por la salida (exit option) de- para que la moneda extranjera re-
valuando la moneda domestica para emplace las funciones de la domés-
alcanzar sus objetivos, en cambio esta tica. Este esquema siempre ha
salida en una situación de Comple- existido debido a que los agentes
ta Dolarización es muy difícil y pue- económicos buscan una moneda
de atraer costos muy altos para aquél refugio o protección en tiempos de
que lo ejecute. inestabilidad e incertidumbre. En
el segundo caso, existe una norma
2.5 Prestamista de ultima ins- por lo que el dólar norteamerica-
tancia no sería la moneda de curso legal y
Una importante crítica a la políti- cumpliría todas las funciones del
ca de dolarización es que una vez dinero en forma generalizada.

67
Crisis económica en Bolivia

En muchos caso y especialmen- dolarización sin consulta o acuer-


te en períodos de transición, la do con los EE.UU. A un inicio, la
moneda doméstica puede coexistir moneda doméstica y el dólar esta-
con la extranjera compartiendo las dounidense coexisten y luego sólo
funciones del dinero. la segunda sobrevive asumiendo to-
Del debate actual sobre el tema, das las funciones de dinero.
se pueden considerar los siguien- Para cumplir con este objetivo,
tes esquemas básicos para la im- la autoridad monetaria «compra» su
plantación de una política de emisión monetaria proporcionan-
dolarización: do a cambio dólares estadouniden-
ses, es decir disminuyendo las
3.1 Consejo monetario (Curren- Reservas Internacionales por lo que
cy Board) o caja de conversión se pierden los ingresos por señoriaje
automática que serán trasladados hacia la Re-
Bajo este esquema, la moneda domés- serva Federal de los EE.UU. y la
tica y el dólar estadounidense coexis- posibilidad de actuar como presta-
ten estableciéndose un tipo de cambio mista de última instancia.
fijo entre ambas3 . En este sistema, la Como se trata de una decisión
cantidad de dinero que la autoridad unilateral, en este esquema no existe
monetaria pone a disposición del pú- ninguna obligación por parte de la
blico se modifica en función a la varia- Reserva Federal de los EE.UU. de
ción de las Reservas Internacionales. suministrar billetes y monedas en
El objetivo que persigue el esta- Dólares, por tal razón la oferta mo-
blecimiento de un Consejo Moneta- netaria esta aún mas restringida que
rio es el de acotar la discrecionalidad en el esquema anterior e incorpora
de la política monetaria minimizan- un grado de incertidumbre mayor.
do prácticamente su ejercicio.
Muchos analistas entienden este 3.3 Dolarización bilateral
esquema como un paso de transi- A diferencia del anterior esquema,
ción hacia la Completa Dolariza- este supone un convenio o acuer-
ción. No obstante, éste contempla do previo entre el país que va a
la opción de salida (exit option) o aplicar una política de dolarización
reversibilidad de la política por lo y los EE.UU. por el que se asegure
que es considerado como el esque- el suministro de billetes y mone-
ma más débil de dolarización. das de ese país.
De la misma manera, bajo este
3.2 Dolarización unilateral esquema se puede «negociar» una
Este esquema sucede cuando un transferencia y distribución más
país decide adoptar la política de equitativa del señoriaje entre los
3 Esta relación cambiaria no necesariamente puede ser de 1 a 1 como ocurrió en el caso argentino.

68
Crisis económica en Bolivia

dos países. Sin


embargo, toda vez

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “EL RABINO”, ACUARELA


que la decisión de
llevar adelante
una política de
dolarización par-
tió del otro país,
su capacidad de
negociación ingre-
sa ya disminuida
en la ronda de ne-
gociaciones frente
a los EE.UU. A
pesar de esta situa-
ción, el argumen-
to que la dolarización pueda integración, sin que sea necesaria la
facilitar el proceso de integración desaparición de los bancos centrales de
entre estos países juga un papel im- cada uno de estos países.
portante que dependerá, sin embar- En este caso, se trata de un esque-
go, de los objetivos del país del ma de dolarización que busca no so-
norte en esta materia. lamente la estabilidad cambiaria y
Con todo, queda claro que este es- disminución del riesgo de tipos de
quema es más estable y con menor in- cambio (peso problem) en estos paí-
certidumbre que los anteriores. ses, sino también busca objetivos de
más amplio alcance que tienen que
3.4 Unión monetaria ver con la integración económica de
Proviene de un gradual y paulati- los países miembros.
no avance en las diferentes etapas Como este es un esquema que en-
de un proceso de integración que marca dentro de todo un proceso de
incorpora no solamente la armo- integración económica entre países, se
nización de las políticas moneta- trata del diseño más serio para la apli-
rias y cambiarias, sino también el cación de la política de la dolarización
resto de las políticas cuyo objetivo en el que se minimiza el problema de
ulterior es la conformación de un la estabilidad e incertidumbre.
Supraestado.
Por la experiencia acumulada a IV. PRECONDICIONES
la fecha, este esquema de dolariza- PARA LA POLÍTICA DE
ción implica la conformación de DOLARIZACIÓN
un banco central común para los De la revisión bibliográfica y
países miembros del acuerdo de empírica sobre el tema, se establece

69
Crisis económica en Bolivia

la importancia de determinar los ingresos que no incluyen los pro-


requisitos necesarios para la apli- venientes del señoriaje.
cación de un esquema de dolariza- c) Debido a que la política de
ción, los cuales podemos resumir dolarización no garantiza el funcio-
en los siguientes: namiento del sistema financiero
a) Haber alcanzado estabilidad doméstico, es necesario contar con
macroeconómica (inflación, défi- normas y supervisión oportunas y
cit fiscal, tipo de cambio, etc) y eficaces para asegurar un sistema
haberla mantenido por un perío- financiero saludable, sólido y de-
do de tiempo razonablemente lar- bidamente capitalizado para evitar
go. No es recomendable que se el eventual “salvataje” de alguna de
lleve adelante una política de do- ellas por parte de la autoridad mo-
larización en un clima de inesta- netaria. Más aún, si se toma en
bilidad macroeconómica porque cuenta la reducida o ninguna ca-
puede ser interpretada como una pacidad de esta autoridad como
salida fácil para enfrentar el pro- prestamista de última instancia en
blema del tipo de cambio y la in- una economía dolarizada.
flación, eludiendo los problemas d) El iniciar el proceso de dolari-
fundamentales de un plan de es- zación en una economía, implica
tabilización como lo son por para la autoridad monetaria contar
ejemplo la reducción del déficit con la suficiente cantidad de Re-
fiscal y la sostenibilidad de la ba- servas Internacionales para poder
lanza de pagos. «retirar» toda la cantidad de mone-
Sin embargo, algunos analistas da doméstica en circulación.
consideran que estas políticas más V. DOLARIZACIÓN EN
bien deben ser ejecutadas para lograr BOLIVIA
la estabilidad macroeconómica. Para medir el grado de dolariza-
b) Como la implantación de una ción de la economía boliviana, se
política de dolarización presupone utilizó una variable proxy que fue
que un país pierde los instrumen- calculada como el ratio entre los
tos de política monetaria y cambia- depósitos en moneda extranjera en
ria, la responsabilidad del equilibrio el sistema bancario nacional con
macroeconómico recae sobre la po- respecto al total de depósitos efec-
lítica fiscal, por lo que es necesario tuados por el público en estas mis-
que las instituciones que tienen que mas instituciones.
ver con esta política y los procesos Esta variable sólo toma en cuen-
presupuestarios estén consolidados ta la Sustitución de Activos de
y manejados adecuadamente. moneda nacional por moneda ex-
Asimismo, los gastos fiscales de- tranjera que realiza la población boli-
ben adecuarse al nuevo nivel de viana. Por no contar con estadísticas

70
Crisis económica en Bolivia

confiables, no se puede efectuar el tadounidense en la función como


análisis de la Sustitución de Mo- medio de pago de la moneda do-
nedas en Bolivia, que implica el méstica.
cálculo de la cantidad de moneda Como se ilustra en el siguiente
extranjera que se utiliza como me- gráfico, el proceso de dolarización
dio de pago. en Bolivia ha sido creciente en los
Sin embargo, se sabe que el dó- últimos diez y seis años hasta al-
lar estadounidense es utilizado canzar actualmente cierta estabili-
para efectuar transacciones que dad pero a elevados niveles.
involucran altos montos de dine- Desde inicios de 1987 hasta fina-
ro, como ser la compra de elec- les de 1989, esta variable presenta
trodomésticos, automóviles, una tendencia creciente con una
departamentos, etc., mientras que pendiente ascendente pronuncia-
la moneda doméstica es utilizada da. En ese período, el coeficiente
para aquellas transacciones de de dolarización aumenta de un va-
corte menor. En este caso, se evi- lor aproximado de 0.65 a 0.75. A
dencia la parcial Sustitución de fines de 1989 y durante 1990, la
Monedas que ejerce el dólar es- variable proxy se incrementa

Proxi de dolarización Enero 1987 - Marzo 2000

Fuente: Estadísticas del Banco Central (Varios números)

71
Crisis económica en Bolivia

vertiginosamente hasta alcanzar a das por el Banco Central de Boli-


fines de 1990 un valor de 0.87. via tuvieron mucho que ver en la
La evidencia empírica (Arce casi estabilidad que muestra la va-
1997) muestra que gran parte de riable proxy de la dolarización a
este ascenso acelerado se debió a partir de 1993. Incluso, como se
las expectativas que se formaron los aprecia en el gráfico anterior, a fi-
agentes económicos con relación nes de 1996 se percibe una leve dis-
a la elección del Lic. Jaime Paz Za- minución en este indicador que
mora como Presidente de la Repú- concluye en julio de 1997, período
blica. En su discurso político, el en el que estalla la denominada
candidato había prometido «relo- crisis asiática.
calizar» al D.S. 21060 originando Como era de esperarse en ese
expectativas de un cambio de polí- año, el Banco Central de Bolivia
tica económica y provocando una aligeró el proceso devaluatorio del
corrida bancaria de magnitudes boliviano con respecto al dólar para
meses antes de su ascenso al poder. contrarestar los efectos de la men-
Sin embargo, el Lic. Paz Zamora cionada crisis en nuestro país, pre-
una vez en el gobierno no efectuó miando de esta manera la tenencia
cambios estructurales a la entonces de moneda extranjera con relación
Nueva Política Económica. El co- a la cartera en moneda nacional.
rolario de estos hechos fue que los De la misma manera, luego del
agentes económicos percibieron la estallido de la crisis brasileña, el
fragilidad de la estabilidad y la po- Banco Central de Bolivia aceleró
lítica cambiaria de ese entonces, las devaluaciones monetarias para
efectuando una Sustitución de Ac- contrarestar la fuerte devaluación
tivos para resguardarse de posibles del real con respecto al dólar esta-
devaluaciones monetarias y preser- dounidense que provocaba pérdi-
var su poder de compra. da de competitividad de las
A partir de 1991, la tendencia de exportaciones bolivianas hacia ese
la variable proxy de la dolarización país y un flujo importante de mer-
también es ascendente pero con caderías brasileñas hacia nuestros
una menor pendiente que la expe- mercados.
rimentada a fines de los años Es importante mencionar que a
ochenta. A partir de 1993 se advier- partir de 1994, el Ente Emisor im-
te un punto de inflexión en su cur- planta una serie de medidas de po-
so y la variable fluctúa alrededor lítica monetaria y cambiaria
de una nueva media situada por dirigidas a remonetizar la economía
encima el 0.9. nacional. Así por ejemplo dentro
Sin duda, las medidas de políti- de este grupo de medidas, destacan
ca monetaria y cambiaria adopta- una política diferenciada de tasas

72
Crisis económica en Bolivia

de encaje legal que privilegió los proceso de dolarización de la eco-


depósitos en moneda nacional con nomía boliviana pero no fueron
respecto a los efectuados en mone- suficientes para revertir este fenó-
da extranjera; el establecimiento de meno.
una posición de cambios por la que Una explicación para que los
se establece que las entidades finan- agentes económicos persistan en
cieras no puedan mantener una sus demandas por dólares estado-
posición sobre-vendida en mone- unidenses pese a las medidas co-
da extranjera y moneda nacional rrectivas y de política económica
con mantenimiento de valor, per- adoptadas y la baja tasas inflacio-
mitiéndose una posición sobre- naria registrada en nuestro país, es
comprada en moneda extranjera y la presencia de histéresis en el pro-
moneda nacional con manteni- ceso de dolarización.
miento de valor hasta el monto del La dolarización en Bolivia en el
patrimonio neto, deducido el mon- período post-estabilización fue
to del activo fijo de las institucio- principalmente una Sustitución
nes financieras. de Activos antes que una Sustitu-
Adicionalmente, se flexibilizó la ción de Monedas. Una de las
política cambiaria con el objetivo principales causas para este fenó-
de eliminar el seguro implícito a meno es la persistente devalua-
favor del dólar estadounidense que ción de la moneda nacional con
había surgido a raíz del régimen respecto al dólar estadounidense
cambiario de crawling peg puro vi- (Arce 1997).
gente hasta esos años. Asimismo, la autorización expre-
Finalmente, en 1995 el Banco sa en el D.S. 21060 de 29 de agos-
Central de Bolivia introdujo los to de 1985 para que los agentes
swaps de monedas cuyo objetivo económicos puedan mantener y
inicial era el de proporcionar a los efectuar operaciones en moneda
agentes económicos un instrumen- extranjera, constituyó una suerte
to financiero para eliminar el ries- de innovación financiera muy
go cambiario de los títulos públicos atractiva y de mucha aceptación
en moneda nacional para luego por parte del público que se in-
extender su utilización hacia la co- clinó por dolarizar su portafolio.
bertura de otras operaciones en
moneda nacional contribuyendo,
VI. VIABILIDAD DE LA
de esta manera, al objetivo de re- COMPLETA DOLARIZA-
monetizar la economía nacional. CIÓN EN BOLIVIA
En general, se concluye que to- Existe una corriente en nuestro
das estas medidas adoptadas tuvie- medio que recomienda adoptar la
ron la virtud de desacelerar el Completa Dolarización para eliminar

73
Crisis económica en Bolivia

el riego cambiario emergente del actual Por otra parte, la acción oportu-
sistema cambiario, tal como lo realiza- na de la política cambiaria del Ban-
ron Panamá, Ecuador y otros países co Central de Bolivia luego de la
centroamericanos. crisis brasileña, contribuyó a que
Tal como se apuntó líneas arri- ésta no repercuta grandemente en
ba, existen tanto argumentos a fa- la economía boliviana, elevando
vor como en contra de la adopción los «escudos protectores» ante la
de esta medida. A esta altura del devaluación de la moneda del ve-
debate, es importante considerar cino país.
los siguientes aspectos para su apli- b) Debido a la desigual distribu-
cación en el caso boliviano: ción del ingreso que existe en nues-
a) El no contar con valiosos ins- tro país, las grandes mayorías de la
trumentos de política económica, población boliviana no tienen ca-
como lo son la política monetaria pacidad de ahorro, por lo que la
y cambiaria, puede complicar el Sustitución de Activos se origina
grado de maniobrabilidad del Es- principalmente en las capas socia-
tado boliviano para enfrentar cri- les donde esta concentrado la ma-
sis internacionales como fue el caso yor participación del ingreso.
de la brasileña. Adicionalmente, la población
La experiencia de la República que percibe ingresos fijos y la gran
Argentina bajo Consejo Monetario parte de los “cuentapropias” que
es muy ilustrativa al respecto. La acudieron a alguna institución fi-
restricción de este país de no po- nanciera y obtuvieron un préstamo
der utilizar la política cambiaria, en dólares estadounidenses expo-
provocó serios desajustes ma- nen un descalce financiero. Esto es,
croeconómicos que inclusive pusie- generan ingresos en moneda nacio-
ron en riesgo el proceso de nal pero deben pagar sus deudas en
integración del Mercosur. Como se moneda extranjera.
sabe, la disyuntiva sobre qué polí- La dolarización podría evitar el
tica cambiaria debería adoptarse en descalce financiero pero los resultados
este país, terminó en una tácita sobre la acentuación o disminución de
política con tipo de cambio múlti- sus efectos sobre la concentración del
ple al establecer una «canasta» re- ingreso no están claros.
ferencial de dos monedas (euro y c) Como se señaló anteriormen-
dólar estadounidense) aplicable a te, una precondición para la dola-
las transacciones de comercio ex- rización es la existencia de un
terior y el mantenimiento de la sistema financiero saneado con
paridad cambiaria con respecto al adecuadas normas de regulación y
dólar para el resto de las transac- supervisión. Pese al avance logra-
ciones. do en el país, todavía persiste la

74
Crisis económica en Bolivia

amenaza de un crack financiero y ahora se expresa en dólares estado-


por tanto la necesidad de la parti- unidenses. Sólo la política de do-
cipación del Ente Emisor como larización no es una garantía per se
prestamista de última instancia para de la estabilidad de precios, tam-
evitar mayores efectos en la econo- bién los factores estructurales de
mía. Más aún, las expectativas de cada economía juegan un rol im-
la población permanecen latentes portante en esta materia.
y se exacerban rápidamente inclu-
VII. CONCLUSIONES
so sólo mediante rumores cambia-
Del balance de los argumentos a
rios o supuestas quiebras bancarias
favor y en contra de llevar adelan-
provocando la intervención del
te una política de dolarización, a
Banco Central. Como ya se men-
la luz de la experiencia de los paí-
cionó, esta capacidad no existe bajo ses que emprendieron este camino
la política de dolarización. y de los últimos acontecimientos
d) Ante la disminución o even- internacionales, se concluye que
tual eliminación del ingreso por se- esta política no es adecuada para
ñoriaje para el sector público, es la frágil economía boliviana.
imperativo un manejo eficaz y efi- Restringir o eliminar la política
ciente de la política fiscal para no cambiaria que implica la dolariza-
provocar desequilibrios macroeco- ción, merma el arsenal de instru-
nómicos. Esta política sería una de mentos con el que cuenta la
los pocas herramientas de la políti- política económica para alcanzar
ca económica para alcanzar sus sus objetivos. Más aún, en países
objetivos, por lo que cabe pregun- tan vulnerables a los efectos de las
tarse si las instituciones estatales crisis internacionales, como es el
encargadas y las normas actuales caso de Bolivia, en los que todavía
pueden garantizar el adecuado están presentes altos grados de con-
manejo de la política fiscal. centración en las exportaciones,
e) La experiencia de la economía dependencia de sus importaciones
ecuatoriana dolarizada también y volatilidad en el flujo de capita-
nos brinda otra importante ense- les, es importante el papel que jue-
ñanza. La implantación de esta ga la política cambiaria para
política tenía como uno de sus disminuir los efectos de estas crisis
objetivos centrales el de generar en la economía.
una estabilidad de precios, pero De otra parte, la dolarización
luego de varios meses de su aplica- también implica la pérdida de au-
ción lamentablemente este objeti- tonomía sobre la política moneta-
vo no se cumplió y este país registra ria. En esta situación, ésta estaría
todavía una elevada tasa inflacio- definida por el Federal Reserve
naria con la desventaja de que ésta Bank de los EE.UU. cuyos objetivos

75
Crisis económica en Bolivia

no necesariamente coinciden con de los EE.UU. y por tanto a la eco-


los requeridos para la economía nomía de ese país. Es perentorio que el
boliviana, más aún, el país del nor- Banco Central de Bolivia adopte polí-
te puede encontrarse en una fase ticas dirigidas a remonetizar la econo-
diferente del ciclo económico que mía nacional para que los ingresos por
Bolivia y cuya política monetaria este concepto permanezcan en las ar-
puede ser contraproducente para cas nacionales.
los intereses del país. El país no esta a salvo de posi-
Con la actual dolarización par- bles corridas y quiebras bancarias,
cial de la economía boliviana, todos por lo que no se debe descartar la
aquellos agentes que mantienen en participación del Banco Central de
su portafolio posiciones en dólares Bolivia y su función de prestamis-
estadounidenses, se encuentran ta de última instancia para evitar
contribuyendo a los ingresos por que estos eventos provoquen des-
señoriaje del Federal Reserve Bank equilibrios generalizados.

BIBLIOGRAFÍA

• ANTELO C., Eduardo (1996), «Dolarización en la Post-estabilización en Bolivia», UDAPE, Análisis


Económico, Vol.7, pp.115-220.

• ARCE Catacora, Luis Alberto (1997) «Currency Substitution in Bolivia», Dissertation for obtaining
the Msc Degree, The University of Warwick, Inglaterra.

• BERG, Andrew y BORENSZTEIN, Eduardo (2000a), “The Choice of Exchange Rate Regime and
Monetary Target in Higly Dollarized Economies”, FMI Working Paper WP/00/29.

• BERG, Andrew y BORENSZTEIN, Eduardo (2000b) “The Pros and Cons of Full Dollarization”, FMI
Working Paper WP/00/50.

• CALVO, Guillermo y VEGH, Carlos (1992), “Currency Substitution in Developing Countries: An In-
troduction”, FMI Working Paper WP/92/40.

• IZE, Alan y LEVY-YEYATI, Eduardo (1998) “Dollarization of Financial Intermediation: Causes and
Policy Implications”, FMI Working Paper, WP/98/28.

ª RUBLI Kaiser, Federico (1999) “Algunas Reflexiones en Torno al Debate sobre la Dolarización”, Boletín
del CEMLA, Nov-Dic 1999, pp.321-325.

76
Crisis económica en Bolivia

ESTANCAMIENTO
AGROPECUARIO EN EL
MARCO DE LA CRISIS
ECONÓMICA EN BOLIVIA*
Jorge Albarracin Decker1

I. INTRODUCCIÓN cambios sobre los sistemas de produc-


Luego de más de dos décadas de re- ción cuyo efecto importante es el es-
configuración económica en América tancamiento y crisis de uno de los
Latina, se tiene la incorporación de sectores más importantes del país . En
medidas económicas que tienen impac- este sentido se busca identificar los nue-
tos y transformaciones socioeconómi- vos escenarios, retos y desafíos de los
cas, que en el fondo más allá de mostrar sistemas de producción, para incorpo-
cifras macroeconómicas estables está ge- rarse competitiva y sosteniblemente en
nerando conflictos y el surgimiento de procesos de globalización y en merca-
movimientos sociales, un estancamien- dos que pretenden o pregonan ser abier-
to de las estructuras agrarias, crisis en tos, pero que en su interior tienen
las economías rurales y cambios impor- fuertes sistemas de subvención.
tantes en las estrategias de producción.
En el presente artículo, se pretende
II. SITUACIÓN ACTUAL
realizar un análisis de la situación de DE LOS SISTEMAS DE
los sistemas de producción agropecua- PRODUCCIÓN
ria, incorporando como eje central del Bolivia se caracteriza por presen-
análisis a las unidades de producción, tar dos sistemas de producción to-
tanto campesinas como empresariales talmente opuestos, uno relacionado
y demostrar que la aplicación de políti- con las unidades de producción fa-
cas económicas que dejan al margen o miliar denominadas “economías
al mercado como regulador de los sis- campesinas” ubicadas en la zona
temas agropecuarios, están generando occidental de Bolivia específicamente
1 Coordinador Maestría Agroecología y Desarrollo Rural Sostenible CIDES - UMSA
* Artículo publicado en la revista Nueva Sociedad No 174, julio - agosto 2001.

77
Crisis económica en Bolivia

en las regiones del altiplano y los del centro, pero obviamente con
valles y el segundo con sistemas de sus propias particularidades.
producción modernos, de econo-
mías empresariales, ubicada en la III. ECONOMÍAS CAMPE-
región del oriente. SINAS
Ambos sistemas de producción La conceptualización clásica, de-
que aparentemente deberían pre- nomina economías campesina, a
sentar diferencias y dinámicas dia- aquellas unidades de producción fa-
metralmente opuestas, en el fondo miliar que son propietarias de la tie-
y con relación a su aporte a la di- rra y que emplean principalmente
námica economía de generación de para la producción la mano de obra
empleos y al manejo de los recur- familiar. A manera ilustrativa y con
sos, están mostrando una misma el objetivo respaldar lo indicado an-
realidad, dos sistemas de produc- teriormente, en el cuadro 1, se pre-
ción que se encuentran estancados sentan como ejemplo, los datos de
y con una baja capacidad de com- producción, superficie y rendimien-
petitividad, con visiones de corto tos de cuatro cultivos agrícolas im-
plazo y sin una alternativa cohe- portantes para las economías
rente con relación a su viabilidad campesinas, en dos años diferentes
en largo plazo. 1990 y 1999, esto con el objetivo de
Ahora bien, trataremos de reali- mostrar la evolución que se podía
zar una evaluación de las caracte- tener en un período de 10 años. Del
rísticas y los principales problemas cuadro se puede observar que existe
de ambos sistemas, tomando en un estancamiento o disminución de
cuenta, tan solo como ejemplo la la superficie destinada para cada uno
evolución de los sistemas de pro- de los cultivos, asimismo se puede
ducción agrícola, en el sentido de observar que el incremento de los
identificar una situación que pue- rendimientos es en el mejor de los
de estar ocurriendo también en casos del 23% para la quinua, del 9%
otros países de América del sur o para la haba y un decremento del

78
Crisis económica en Bolivia

8% y 9% (negativo) para el caso de por herencia entre todos sus hijos y


la arveja y la papa respectivamente. estos a lo largo de los años entre sus
¿Cuales son las razones para po- sucesores, situación esta que dio ori-
der explicar o que den cuenta de la gen a una fragmentación excesiva de
actual situación, en la que se encuen- las parcelas.
tran los sistemas de producción de Esta excesiva parcelación de la tierra
las economías campesina?. Pasare- y el incremento de la población, oca-
mos a realizar un análisis de los fac- siono a lo largo de los años la disminu-
tores que influyen y que están ción de los períodos de rotación, donde
relacionados directamente con el in- de un ciclo de rotación promedio de
cremento de la productividad. 13 años, pasa a sistemas de producción
con ciclos de rotación promedio de 2.5
3.1 Tenencia de la tierra a 4 años. Esta presión de la población
En la región del altiplano y los va- y la reducción de los períodos de rota-
lles se estima que existen por lo me- ción y descanso de los suelos, tiene un
nos entre 550.000 a 600.000 unidades efecto directo sobre la fertilidad de los
de producción familiar. Estas fami- suelos.
lias en su conjunto detentan unos 4 Este problema de la tenencia de la
millones de hectáreas. La tenencia de tierra y la redistribución de la misma
la tierra en esta región va desde 0.5 a a aquellos no la poseen y la rever-
25 hectáreas, donde un 75% de estas sión de aquellas que no están cum-
unidades de producción tienen en- pliendo su rol económico social es
tre 1 a 5 hectáreas. un tema complejo, en cuatro años
El problema del minifundio se de la aplicación de la ley 1715, el
origina en un proceso que viene des- Estado no ha podido realizar la re-
de la reforma agraria surgida en 1952, versión de las tierras improductivas
donde los padres que inicialmente y según Zeballos (2001) el Estado no
obtuvieron una determinada super- tiene tierras fiscales para realizar nue-
ficie, otorgada por la reforma agra- vas adjudicaciones, como se puede
ria, a lo largo de los años la dividieron observar en el siguiente cuadro

79
Crisis económica en Bolivia

3.2 Fertilidad del suelo y do la discusión con relación a la teo-


expansión de la frontera ría del circulo de la pobreza.
agropecuaria Esta perdida de fertilidad y los
Estudios e investigaciones reali- problemas de minifundio están
zadas (Banco Mundial, Instituto provocando la migración y el aban-
Boliviano de Tecnología Agrope- dono de las zonas rurales por parte
cuaria IBTA) han demostrado, que de la población, especialmente
la pérdida de fertilidad de los sue- masculina, generando lo que ha
los, se ha constituido en el princi- venido en denominar el Instituto
pal problema y causa de los bajos Interamericano de Cooperación
rendimientos de los cultivos. No para la Agricultura (IICA) como la
podemos ignorar, como indica feminización de la pobreza en el
Agreda (2001)2 , el hecho de que el área rural.
41% del territorio nacional se en-
cuentra sufriendo procesos de de- 3.3 Migraciones
gradación, en algunos casos muy El fenómeno de la migración,
severos, que ya no solo significan campo-ciudad y campo-campo, se
que importantes extensiones del caracteriza por la migración de la
territorio nacional dejan de ser ap- población joven, especialmente la
tas para la producción, sino que comprendida entre los 18 a 30
algunos dejan de ser aptos para la años. Esta población migra princi-
vida misma. palmente a las ciudades para em-
Esta situación, de pérdida de fer- plearse como mano de obra no
tilidad, se da bajo sistemas de pro- calificada, por lo tanto con baja re-
ducción donde la incorporación de muneración. En un período com-
abonos y materia orgánica, es baja, prendido entre 1976 y 1996, la
especialmente para el caso del es- población rural ha caído de un
tiércol el mismo que compite con 59% a un 39%, valores estos que
la cocina de la familia, ya que el nos muestran la fuerza de la migra-
mismo es utilizado como leña para ción de las zonas rurales a las urba-
cocinar. nas, para buscar mejores alternativas
Esta situación de degradación de de ingresos.
los agroecosistemas, pone en cues- Pero que sucede, si esta situación
tionamiento el paradigma o mode- la relacionamos con los sistemas de
lo que se ha venido enarbolando, con capacitación productiva que se han
relación a la sostenibilidad y el uso estado dando en el campo. En pri-
racional de los recursos por parte de mer lugar podemos deducir que la
las economías campesinas, revivien- población que ha sido capacitada

2 Agreda, Carlos. 2001. A cuatro años de la Ley INRA. Revista Umbrales. CIDES-UMSA.

80
Crisis económica en Bolivia

va la propiedad de sus tie-


rras, se da el caso de que los
hijos e hijas, retornan a sus
comunidades, a ayudar a
sus padres en las labores
agrícolas de siembra y co-
secha, lo cual les permite
conservar su propiedad,
como una estrategia seguri-
dad. Esta forma de produc-
ción lo que busca es la
generación de recursos y
productos, que puedan sa-
tisfacer, en primer lugar las
MARIO CONDE. ACUARELA

necesidades alimenticias de
los padres, que se encuen-
tran en el campo y en se-
gundo lugar, para los hijos
que han ido al campo a apo-
yar a los padres, tener un
producto que les permita
ha migrado a las ciudades, teniendo reducir sus gastos en las ciudades y
por lo tanto una mala inversión de conservar o garantizar su propiedad.
recursos. En segundo lugar, en el Bajo estas condiciones, se puede
campo la población que se ha que- entender el porque los sistemas de
dado y que en estos momentos se producción no tienen la dinámica
encuentra, son personas mayores, que se quisiera y no se ve resulta-
con edades superiores a los 40 años dos del trabajo de las instituciones
y pobres que no tenido la oportuni- encargadas del desarrollo agrope-
dad de migrar o gente jubilada que cuario.
ha retornado después de haber
cumplido su ciclo productivo en la 3.4 Empleo e ingresos rurales
ciudad, por lo tanto gente con poco Con relación a este tema, se tie-
interés e iniciativa para la innovación nen muy pocos estudios y las esta-
y el cambio de los sistemas de pro- dísticas no permiten identificar de
ducción, por lo tanto realizar la ca- manera precisa la dinámica que sé
pacitación a este público meta es esta dando en las zonas rurales.
también una mala inversión. Con base en una análisis de ocho
Debido a que la población que años (1980-1988) Chávez (1992) con-
ha migrado retorna o aun conser- cluye que el ajuste macroeconómico

81
Crisis económica en Bolivia

causó una reducción en los ingre- principal de generación de ingre-


sos de los productores en el alti- sos de las familias rurales y de las
plano y los valles de un 5% y un familiar urbanas agropecuarias, no
17% respectivamente. Este fenóme- es la agricultura sino cualquier otra
no contrasta con lo acontecido en actividad, donde la agricultura lle-
las tierras bajas donde se detecta ga a constituirse en un complemen-
que los ingresos de los producto- to. Esta es otra de las razones por
res mas bien aumentaron después las cuales no existe inversión en in-
del ajuste, aunque sus datos no dis- novación y tecnología en los siste-
tinguen claramente entre los ingre- mas de producción.
sos de los productores típicamente
campesinos y de los medianos y 3.5 Innovación e inversión
grandes productores. Las evidencias Los sistemas de producción de las
obtenidas de la ENE II 3 (1996), economías campesinas, se caracte-
indican que los ingreso de la PEA rizan por la utilización de tecnolo-
agropecuaria son los más bajos gía intermedia, en la que
comparados a los obtenidos en los predomina la utilización de la trac-
otros sectores de actividad econó- ción animal en un 90% y mecani-
mica. zada en un 10%, no es norma entre
En el área rural, así como en otros los productores la utilización de
países de Sur América se puede semillas certificada, por el contra-
observar el incremento de los obre- rio la misma proviene de la cose-
ros asalariados -que incluyen un cha anterior, en la década de los 80
amplio abanico de peones y jorna- se dio la introducción y utilización
leros en actividades agropecuarias masiva de fertilizantes y pesticidas,
y no agropecuarias- cuyos ingresos cuya utilización a la fecha ha dis-
resultan ser más altos que los obte- minuido drásticamente, práctica-
nidos por los trabajadores por mente el cultivo que más utiliza
cuenta propia (que son las unida- fertilizantes y pesticidas es la papa.
des de producción familiar, que Es importante notar, que los mis-
emplean la mano de obra familiar) mos agricultores al referirse a la dis-
que alcanzan ingresos de dos a cin- minución del uso de fertilizantes,
co veces más bajos en comparación especialmente en la zona del alti-
con las otras categorías. plano indican: “.. esto se debe a que
Asimismo se puede observar que han visto que los suelos se destro-
la importancia de la generación de zan cuando utilizan fertilizantes...”.
ingresos por parte del sector agrí- Un elemento central para promover,
cola ha pasado a un segundo pla- la inversión y la innovación, es el cré-
no, es decir que la actividad dito, este ha tenido un incremento
3 ENE II: Encuesta Nacional de Empleo II, realizada en 1996.

82
Crisis económica en Bolivia

importante, tanto en número de insti- crédito que se esta otorgando real-


tuciones operadoras o especializadas en mente esta promoviendo la inno-
crédito, como en recursos acomodados vación y la inversión en el sector
en cartera de prestamos. Pero surge una productivo?.
interrogante, ¿es este crédito realmen- Excluyendo los casos exitosos,
te un incentivo para la innovación y el que son pocos, y concentrándonos
desarrollo de los sistemas de produc- en la mayoría de las unidades de
ción?. producción se puede observar, de
Varios estudios realizados, sobre las charlas sostenidas con los pro-
los costos de producción de las uni- ductores y del seguimiento que han
dades económicas campesinas, han realizado algunas instituciones,
constatado, especialmente para las como por ejemplo Kurmi4 , que los
pequeñas unidades de producción recursos obtenidos del crédito son
familiar, que los costos de produc- utilizados para realizar negocio. Es
ción son superiores a los precios de decir, algunos productores obtie-
mercado del producto ofertado. Y si nen crédito para realizar el engor-
realizamos un análisis de la capaci- de de ganado bovino, pero en los
dad de pago de estas economías, hechos, estos compran ganado de
podemos observar que el pago de engorde un una feria, por ejemplo
cuotas, es decir los recursos para la el día lunes y el día martes venden
amortización del capital y de los in- el mismo ganado en otra feria a un
tereses, provienen de otras activida- precio mayor y así sucesivamente.
des que precisamente no son las Estos productores obtienen ganan-
productivas a las cuales se otorgo el cia y pueden pagar el crédito, pero
crédito. Este es un problema muy sin haber hecho el mínimo esfuer-
serio para las instituciones que tra- zo por engordar el ganado y gene-
bajan con créditos dirigidos al sector rar procesos productivos estables.
productivo, estas instituciones han Con este ejemplo podemos afir-
visto como estrategia realizar la eva- mar, que en la mayoría de los ca-
luación de la capacidad de pago con sos, el sistema de crédito que se
relación a los ingresos de toda la tiene, realmente no esta generan-
unidad de producción familiar y no do procesos de innovación y de in-
así con relación al rubro financiado. versión en los sistemas de
Esta forma de otorgación del crédi- producción de las economías cam-
to, en el fondo no esta generando pesinas. Uno, por que no se tiene
una dinámica en el sector producti- bien identificado el estrato de pro-
vo agropecuario. ductor y las condiciones que debe
Esta situación nos lleva a plan- reunir para la otorgación de un cré-
tearnos una segunda pregunta: ¿el dito. Segundo, se esta trabajando con
4 Kurmi, ONG, que trabaja en el Altiplano de Bolivia, en la zona de la Provincia Aroma.

83
Crisis económica en Bolivia

economías deprimidas en áreas de para productos agroindustriales), con-


pobreza, con tasas de interés del tinuando con el ejemplo de los culti-
mercado, es decir no se tiene tasas vos agrícolas, en el cuadro 2, se
de fomento. Tercero, tan solo se presentan los datos para los principales
esta apuntando y se da asesora- cultivos, en los años 1990 y 1999.
miento, en una sola etapa de una Del cuadro se puede observar que
cadena agroproductiva, teniendo todos los cultivos han tenido un incre-
por lo tanto una visión parcial en mento de superficie, que va desde 137%
lo que viene a ser la realización del para la caña de azúcar hasta un 993%
producto en el mercado. Cuarto, como en el girasol, de la misma forma
estos sistemas no consideran en el se puede observar un incremento de la
análisis del flujo de ingresos de la producción en porcentajes que oscilan
economía de la familia campesina, entre 119% para la caña de azúcar has-
la reinversión de las ganancias o ta 804% para el caso del girasol. Pero
parte de las utilidades en el mismo estos datos no son alentadores si ve-
sistema productivo. Con esto no mos los rendimientos, en todos los ca-
estamos tratando de indicar que sea sos se tiene una disminución de los
la política asistencial la medicina mismos, lo cual nos muestra una situa-
correcta. Su pobreza proviene de ción preocupante de viabilidad y de
su inserción productiva y de déca- efectos negativos para la agricultura
das acumuladas de deficiencias en de esta zona en el mediano y largo
la formación de su capital humano. plazo.

IV. ECONOMÍAS EMPRE- En el siguiente cuadro se puede


observar que el índice de el valor
SARIALES unitario de las exportaciones en los
Las economías empresariales, es- dos últimos años ha disminuido a
tán ubicadas principalmente en la valores similares o inferiores a los
zona oriental de Bolivia (Santa Cruz, que teníamos en 1991, aspecto este

84
Crisis económica en Bolivia

que ha tenido sus efectos en el mejores tierras de los llanos habían


empleo y la dinámica del sector, pasado a ser propiedad de los fa-
pero que al mismo tiempo nos vorecidos políticamente por los
muestra la debilidad de un siste- gobiernos de turno. Entre 1971 y
ma productivo que esta apostando 1978 cerca de doce millones de
a la producción y exportación de hectáreas de las mejores tierras del
materias primas. oriente boliviano fueron dotadas

Fuente: Pag. WEB, INE.

A continuación pasaremos a ana- gratuitamente a aquellos que las


lizar los factores de estos sistemas solicitaban en grandes extensiones.
de producción que entran en jue- Creando un nuevo régimen de pro-
go para ver la viabilidad y sosteni- piedad latifundiaria.
bilidad de los mismos. Pero a pesar que se tiene un lati-
fundio improductivo, los sistemas
4.1 Tenencia de la tierra de producción no están tomando
En la zona se calcula que existen en cuenta la fragilidad de los sue-
entre 70.000 a 80.000 unidades los, lo cual esta generando una per-
empresariales, que en conjunto dida de suelos.
detentan 32 millones de hectáreas,
en esta región se ha dado una con- 4.2 Fertilidad del suelo y
centración de tierras en pocas ma- expansión de la frontera
nos, generando un latifundio agropecuaria
improductivo, el cual se ha queri- La ineficiencia de los sistemas de
do corregir con la promulgación de producción, se puede observar en
la ley de tierras, llamada ley INRA, la disminución de los rendimien-
de 1994. Ya que según Urioste tos, la cual es compensada por la
(2001), en el contexto de la aplica- expansión de la frontera agrícola,
ción de la Reforma Agraria, las lo que en términos globales parece

85
Crisis económica en Bolivia

mostrar una dinámica de la agricul- se han dado dos procesos en el uso


tura en la zona, reflejada en el in- de los factores de producción, en
cremento de los volúmenes de una etapa inicial, se requería gran-
producción. des cantidades de mano de obra
Pero en relación a este fenóme- para la época de siembra y cosecha,
no se pueden observar dos situa- lo cual generaba una migración es-
ciones muy particulares, que deben tacional de las familias de econo-
ser tomadas en cuenta para proyec- mías campesinas para emplearse en
tar sistemas de producción agro- estas actividades. Con el tiempo se
pecuario sostenible en el tiempo, ha tenido una migración definiti-
una de ellas es que la ampliación va de la mano de obra a esta re-
de la frontera agrícola se esta dan- gión, lo cual ha generado una de
do en zonas cuya vocación produc- las tasas de crecimiento mas alta de
tiva no es precisamente la agrícola Bolivia e incluso de Sur América,
y cuyos suelos son frágiles, la se- junto a esta migración se ha dado
gunda esta relacionada con la dis- un acelerado crecimiento de la
minución del índice del valor de mecanización de las actividades, lo
las exportaciones, lo cual lleva a cual ha generado en estos últimos
que los empresarios del oriente in- años, un estancamiento de la de-
crementen la superficie de cultivos, manda de mano de obra, teniendo
para poder obtener los mismos in- efectos importantes sobre el em-
gresos de la gestión anterior. Este pleo y los ingresos rurales.
último debido principalmente a
productos sin ningún valor agrega- 4.4 Empleo e ingresos rurales
do, cuyos precios son fijados en los Del estudio realizado por Pache-
mercados internacionales. co y Ormachea (2000), se puede ver
Justiniano (2001) en relaciona a la que la región oriental de Bolivia,
degradación de los suelos indica, en el ha entrado en un proceso de estan-
oriente boliviano existen procesos de camiento de la demanda de mano
degradación que se están dando, fruto de obra.
de que es un hecho económico final- En la región se han advertido
mente. La gente toma una decisión que procesos crecientes de disminución
puede ser racional, en términos de cor- de la población del área rural que
to plazo, pero no puede ser racional en están siendo igualmente acompa-
términos de la sociedad, mirándolo a ñados por la declinación de la po-
largo plazo. blación ocupada en la agricultura,
incluso al interior de las áreas rura-
4.3 Migraciones les. Lo anterior esta acompañado
La región del oriente se caracte- de una tenencia al retraimiento de
riza, por que en los últimos 20 años la demanda de mano de obra en la

86
Crisis económica en Bolivia

agricultura comercial de oriente, la agricultura del oriente ya no será


inducida por importantes procesos rentable y tampoco tienen alterna-
de introducción de tecnología y tivas y proyecciones de estrategias
por cambios en los patrones de para que estos cultivos y produc-
cultivo. tos sean competitivos en estos
nuevos escenarios.
4.5 Innovación e inversión Justiniano (2001) al referirse a
A pesar de que la región del este tema, indica, lo que esta suce-
oriente, es la más dinámica por pre- diendo en esas zonas es que el cam-
sentar una agricultura moderna, pesino emigrante ha tenido tierra,
mecanizada y con grandes inversio- pero no ha tenido capital como
nes. En los hechos se puede ver que para poder hacer un cambio, un
este dinamismo esta asentado so- salto tecnológico y genera este pro-
bre un débil pilar, que es la expan- ceso e desboque migrante. En el
sión de la frontera agrícola, en caso de la agricultura mecanizada,
tierras frágiles. Esto nos muestra lo que ha sucedido es que la tierra
que en la zona no se esta realizan- ha sido muy barata en términos
do la innovación y la inversión relativos y de alguna forma también
necesaria para generar tecnología por la falta de un proceso de in-
adecuada a las condiciones agroeco- vestigación tecnológica, se ha bus-
lógicas de la zona, por lo tanto este cado tierras nuevas, que permitan
sistema tiene puede tener una via- dar rendimientos importantes.
bilidad cuestionable en el corto De lo presentado, se puede ver
plazo, pero no es sostenible en el que ambos sistemas de producción,
mediano y largo plazo. tanto el de las economías campesi-
No es sostenible, por que el nas como el empresarial, se encuen-
agroecosistema va llegar a su lími- tran estancadas y con serios
te junto con la expansión de la fron- problemas de competitividad, con
tera agrícola, por otro lado, por relación al incremento de sus ren-
ejemplo para el caso de la soya, este dimientos, innovación, inversión
cultivo es solo rentable mientras en tecnología e infraestructura,
tengamos el mercado de la Comu- creación de empleos y lo peor en
nidad Andina, especialmente Co- la degradación de los recursos y
lombia, cuando se de la apertura a factores básicos de producción.
los productos del MERCOSUR, Se parte de no reconocer en los
los precios y costos de producción hechos o como indica el IICA
de los otros países como Brasil y la (1999) reconocer en un sentido for-
Argentina, que son más bajos sus mal, que la sociedad rural es un
costos de producción que el de los modo de vida (generalmente articu-
sistemas de producción bolivianos, lado a lo urbano) que se caracteriza

87
Crisis económica en Bolivia

por un orden específico, estableci- conocer previamente, como se es-


do dentro del espacio en el cual tán relacionando los actores de es-
opera. Si bien las relaciones socia- tos sistemas de producción con los
les al interior de estas sociedades mercados y cuales son las caracte-
están dominadas por los intereses rísticas y lógicas que están prevale-
de los actores rurales dedicados a ciendo en cada uno de los sistemas.
actividades agropecuarias. dentro
de la perspectiva de una agricultu- V. CAMBIOS Y EFECTOS
ra ampliada, también dichas rela- DE LA ARTICULACIÓN
ciones descansan en otras DE LAS ECONOMÍAS
producciones directamente vincu- CAMPESINAS Y EMPRESA-
ladas a aquella, ya sean de trans-
RIALES A LAS CADENAS
formación o de servicios.
Este tema es esencial si queremos AGROPRO- DUCTIVAS Y
por un lado, entender los fenóme- AGROALI- MENTARIAS
nos que están afectando a la socie- No podemos negar el hecho “actual
dad como un todo ( “la pobreza y real” de que todas las economías,
rural es producto y a la vez causa están de alguna manera y en algún
de los desequilibrios es-
tructurales nacionales”),
lo cual no es posible sin
incorporar la dimensión
territorial (no sólo la
productiva). Por el otro
lado, esta perspectiva
exige la promoción de
políticas públicas den-
tro de una dinámica
multisectorial y multi-
dimensional, que promue-
va “una institucionalidad
que potencie las capaci-
dades de los individuos
y los grupos para actuar»
MARIO CONDE. ACUARELA

Para poder plantear


soluciones y alternativas
a esta situación depri-
mente de los sistemas
productivos, es necesa-
rio tomar en cuenta y

88
Crisis económica en Bolivia

grado relacionadas, articuladas e iii) los ingresos generados por la venta


influenciadas por sus relaciones de mano de obra y artesanías se man-
con el mercado. tiene en un 7%.
En el estudio realizado por Al- Para el año 1993, se pueden ob-
barracin, Vasquez y Taboada (1998), servar cambios importantes en la
sobre la relación de las economías cam- composición de los ingresos: i) la
pesinas con las cadenas agroalimenta- agricultura disminuye a tan solo el
rias, se pudo identificar los cambios y 28% de los ingresos; ii) la ganade-
efectos en los sistemas de producción ría sube al 46%, iii) la venta de
de economías campesinas en su rela- mano de obra sube a un 15% y las
ción con el mercado. artesanías a un 10%. Es decir en un
Para el año 1978, se encontró período de 13 años, el índice de
que estas economías tenían un diversificación agropecuaria baja,
sistema productivo con ciertas ca- mostrando una tendencia crecien-
racterísticas de manejo “agroeco- te a la monoproducción centrada
lógico”, en el cual la lógica del principalmente en la ganadería,
manejo de los sistemas estaba pero al mismo tiempo se puede
basado principalmente en la di- identificar una nueva estrategia
versificación de los productos dentro la economía campesina, que
agropecuarios, la cual fue medi- es la diversificación de las fuentes
da a través de un índice de diver- de ingresos.
sificación. En este momento los Para aclarar esta idea, en los años
ingresos de las unidades de pro- 1978 y 1981, la lógica se basaba en
ducción familiar provenían prin- la diversificación de la producción
cipalmente de: i) la agricultura en agropecuaria, donde se tenían va-
un 67%; ii) ganadería en un 26%, rios cultivos y en superficies casi
iii) venta de mano de obra y arte- similares y donde el 93% de los
sanías en un 7%. ingresos provenían del sector agro-
Para el año 1981, se pueden obser- pecuario, principalmente agrícola.
var cambios, que principalmente están Para 1993, los ingresos agropecua-
relacionados con el surgimiento e im- rios están basados principalmente
portancia de los sistemas ganaderos, en la ganadería y donde la superfi-
generando una disminución del índi- cie de los cultivos agrícolas tan solo
ce de diversificación agropecuaria, prin- esta destinada para satisfacer las
cipalmente por el incremento de la necesidades alimenticias mínimas,
superficie de forrajes. La estructura de es decir se pierde la diversificación
los ingresos observados en 1978, varían agropecuaria, pero las economías
de la siguiente forma: i) los ingresos campesinas entran en una diversi-
generados por la agricultura bajan a un ficación de los ingresos, donde la
62%, ii) la ganadería sube a un 31%; y familia trata de no tener un solo

89
Crisis económica en Bolivia

rubro predominante de generación se encuentran principalmente los


de los ingresos. cultivos andinos, como la cañahua,
Estos datos nos muestran que las tarwi y otros.
economías campesinas, en su rela- Sobre lo anterior Pacheco y Or-
ción con el mercado han tenido machea (2000), afirman, que lo
cambios importantes y sustancia- anterior es un reflejo de procesos
les, en su lógica y estrategias de de re-estructuración productiva en
sobrevivencia, la cual va desde la la agricultura en los que, por un
modificación de la canasta familiar, lado, parece agudizarse un proce-
en la cual han ingresado el café, el so de crisis de productividad en un
fideo, el arroz y el azúcar, como amplio grupo de familias campesi-
insumos predominantes y esencia- nas y, por otro lado, la expansión
les, y que la economía campesina de los mercados parece estar arti-
debe generar ingresos monetarios culado y reorientando la produc-
para poder adquirirlos, esta situa- ción de algunas pequeñas unidades
ción lleva a la unidad de producción con mayor vocación comercial que
familiar a sustituir la producción y estarían aprovechando de algunas
el consumo de productos nativos, y ventajas de localización y acceso a
producir productos que sean co- factores productivos. Justiniano
mercializables y le permitan tener (2001) al referirse al tema afirma
ingresos para cubrir esta su nueva que estamos realmente viviendo de
demanda de productos, esta situa- muy pocas variedades, viviendo sin
ción esta llevando a la “explota- investigación para ver como real-
ción” irracional de los recursos mente como se pueden manejar los
productivos, identificándose un so- suelos; en consecuencia, esto es un
bre pastoreo y carga animal excesiva proceso que es realmente grave.
para la zona en general. Con relación a los sistemas de
Otro de los efectos de la articula- producción de las unidades empre-
ción de las economías campesinas sariales del oriente, la lógica de pro-
con el mercado, esta relacionado con ducción de las mismas esta basada
la perdida de biodiversidad y la sus- en ver tan solo los rendimientos,
titución de especies nativas por el volumen de producción, los pre-
aquéllas de mayor rendimiento y cios del producto en el mercado y
que tienen demanda en los merca- los costos de producción. Esta ló-
dos. Varios estudios han identifica- gica, basada en la inserción en los
do que de un promedio de 12 mercado internacionales a precios
cultivos que manejaban los agricul- competitivos, esta llevando a tener
tores estos han bajado a un prome- una mirada de corto plazo, donde
dio de 5, donde los primeros al mercado tan solo le interesa los
cultivos que han sido sustituidos precios y no ve el deterioro de los

90
Crisis económica en Bolivia

recursos naturales, la degradación discurso y sus acciones incorpora-


de los suelos, la contaminación do este tema, esto implica asumir
ambiental y la intoxicación de los medidas y acciones políticas que
productores. generen y promuevan procesos es
A este proceso de articulación es esta dirección, es evidente que la
necesario incorporar, la revaloriza- discusión de la descentralización,
ción y abordaje del tema de forma- la profundización democrática y la
ción de “capital social”, el cual participación ciudadana, le han
anteriormente desde el Estado y dado a la variable territorial un
desde las elites empresariales, en nuevo auge, con importantes im-
Bolivia, era considerada nuestra plicaciones para el sistema políti-
principal barrera al desarrollo, ra- co y para el desarrollo de una nueva
zón por la cual había que desestruc- institucionalidad.
turarla y hacerla desaparecer, pero El capital social se sabe hoy en
como vamos y marchamos al son día, juega un papel fundamental en
lo que dicen los organismos inter- el desarrollo de los países. Un es-
nacionales, ahora para el BID y el tudio del Banco Mundial encuen-
Banco Mundial, invertir en capital tra que un 66% de crecimiento de
social y formación de recursos hu- los países, es explicado por la acu-
manos es esencial, el Estado y las mulación del capital social y hu-
elites gobernantes han cambiado su mano. Así la inversión en la gente
MARIO CONDE. ACUARELA

91
Crisis económica en Bolivia

(capital humano) unida al desarro- A la vez, las economías empre-


llo de capacidades de diálogo, de sariales y en conjunto el sistema na-
valores compartidos y de redes de cional, debe tomar en cuenta para
solidaridad (capital social), son hoy el largo plazo, una serie de factores
consideradas claramente elementos que son determinantes para el des-
esenciales no sólo para el sosteni- empeño agrario, p. ej, las cuestio-
miento de la paz social sino del nes ambientales, los avances en
crecimiento mismo. biotecnología, la concentración y
trasnacionalización de la agroin-
VI. BUSCANDO ALTER- dustria y las iniciativas de coopera-
NATIVAS ción internacional
Las alternativas que tenemos que Es importante tomar en cuenta
plantearnos a nivel macro, tienen como la vía de solución a nuestros
que partir de identificar, cuales son problemas, nuestro principal pro-
nuestras ventajas actuales que tene- blema, es decir nuestra ventaja en
mos con relación a la demanda, el largo plazo, radica en aprovechar
para poder tener una inserción en las características que tienen nues-
los mercados que nos haga com- tros sistemas de producción, al
petitivos y sostenibles. margen de las dificultades y defec-
En este sentido tal como indica tos que presentan, estos sistemas
el IICA (1999), el tema de la “rura- tienen la virtud de ofrecer y desa-
lidad”, marginado durante las dé- rrollar en el corto plazo estrategias
cadas del ajuste estructural y para desarrollar sistemas de produc-
reducido a la discusión del proce- ción “agroecológicos”, “ecológi-
so de desgravación arancelaria de cos”, “orgánicos”, que oferten
los productos agrícolas y de las de- productos para mercados especia-
mandas de la globalización, ha lizados.
vuelto a emerger como un tema Si vemos los mercados interna-
central en el replanteamiento del cionales, nos encontramos con
modelo de desarrollo. Es claro que consumidores que tienen “pánico”
“con el proceso de globalización, a consumir productos de la agricul-
en los sectores rurales de América tura de la revolución verde y más
Latina hay ganadores y perdedores aun de los transgénicos (por que no
entre y dentro de los países”. Asi- saben que les puede pasar), como
mismo, el desempeño del sector ejemplos para respaldar esta afirma-
rural ha. sido insatisfactorio y se ción, tenemos el problema de las
vuelve a plantear la necesidad de vacas locas, la carne con aftosa, el
acompañar las políticas macroeco- uso excesivo de hormonas y las
nómicas con políticas sectoriales actitudes de la población de los
adecuadas propios países que están volviéndose

92
Crisis económica en Bolivia

vegetarianos o que salen hasta las sumidor nos esta mostrando que el
fronteras de los otros países a reali- camino es por la otra vía.
zar sus compras. Si aceptamos que el objetivo cen-
Tomando este escenario en el tral de nuestra viabilidad, es la inser-
corto, mediano y largo plazo, te- ción en el mercado con productos
nemos que tener la capacidad de “agroecológicos”, los siguientes pa-
desarrollar sistemas de producción, sos, en la solución de los proble-
que permitan nuestra inserción en mas estructurales, deben estar
el corto plazo, en los bloques y orientadas alrededor de esta estra-
mercados regionales e internacio- tegia, es decir la reestructuración de
nales, con productos “agroecológi- la tenencia de la tierra, la genera-
cos”, “ecológicos” , “orgánicos”. Ya ción de tecnología, la innovación,
que, en el mediano y largo plazo el acceso al crédito, la apertura de
los otros países desarrollaran siste- nuevas zonas de producción, la re-
mas de producción bajo estas mis- conversión de tierras, el empleo, la
mas características ya sea por la migración y el desarrollo de cade-
conservación de sus factores de pro- nas, que no son temas sencillos de
ducción o por que las “normas” de resolver, tendrán una meta y un
producción y requisitos que deben horizonte al cual sabemos quere-
cumplir los productos agropecua- mos llegar.
rios serán cada vez más exigentes y Se impone en este sentido como
restrictivas para ciertos productos. indica el IICA (1999) la necesidad
Esta ultima aseveración, tiene el de formulación de políticas y es-
objetivo de alertar que por buscar trategias dc Desarrollo Rural Sos-
ingresos inmediatos podemos ven- tenible, capaces de articular
der nuestra única alternativa de ser funcionalmente los espacios rura-
sostenibles en el largo plazo, esto les y urbanos y propiciar procesos
debido a la falta de una visión es- tendientes a: reducir la pobreza;
tratégica, como se puede observar aumentar la productividad agríco-
en las políticas, estrategias y planes la; disminuir los desequilibrios es-
del Ministerio de Agricultura, con paciales y la brecha entre lo urbano
la tendencia a incorporar sistemas y lo rural; fortalecer la conviven-
de producción, que están apuntan- cia, la institucionalidad democrá-
do a la incorporación de tecnolo- tica y el capital social; superar los
gías que actualmente están obstáculos legales que le impiden
mostrando ser muy productivas y a la población el acceso a bienes y
rentables en el corto plazo, pero en servicios; el desarrollo de instru-
el mediano y largo plazo serán, mentos para el uso y manejo del
remplazadas simplemente por que hábitat rural en zonas de fragilidad
el mercado y la demanda del con- ecológica; propiciar el acceso de las

93
Crisis económica en Bolivia

mujeres y de la población indíge- en el sector agropecuario se


na a los beneficios del desarrollo; encuentran sustancialmente
y crear condiciones favorables para por debajo de los obtenidos
la inserción de la juventud rural en por la PEA ocupada en otros
las actividades productivas y en la sectores. Considerando los
formación de una ciudadanía am- promedios de ingresos nacio-
pliada. Sólo así lograremos promo- nales se advierte que los ingre-
ver un desarrollo equilibrado, sos medios obtenidos en el
solidario, equitativo y sostenible sector agropecuario represen-
tan únicamente el 28% con
VII. CONCLUSIONES relación al promedio nacional
De los datos y la reflexión reali- y en todos los casos los ingre-
zada sobre los sistemas de produc- sos de la PEA agrícola son me-
ción podemos concluir: nores respecto a todos los otros
• Los sistemas de producción sectores.
de las economías campesinas y • Realizando una generaliza-
empresariales, han entrando en ción para la región, coincidien-
un proceso productivo de es- do con Pacheco y Ormachea
tancamiento. (2000), podemos indicar que la
• El dinamismo aparente de los situación de los ingresos rura-
sistemas de producción, esta les observados no presentan
basado en una falacia basada grandes diferencias con lo que
en la expansión de la frontera se puede observar en otros paí-
agrícola a tierras frágiles, el uso ses de la región y según las cua-
de tierras marginales, el sobre les:
pastoreo y la pérdida de fertili- - El ingreso urbano de todas las
dad de los suelos. ramas de la economía es bas-
• La disminución de la pobla- tante mayor que el equivalen-
ción agrícola y la migración a te rural.
las ciudades no esta relaciona- - El ingreso agrícola es inferior
da con un crecimiento de la al ingreso no agrícola en las
economía que absorba esta zonas rurales
mano de obra, generando un - Los más bajos ingresos son
deterioro los ingresos y aumen- obtenidos por los campesinos
to de las brechas de pobreza. y asalariados agrícolas
• Observando las brechas sec- - Esos son más bajos entre las
toriales de los ingresos, coinci- mujeres.
dimos con Pacheco y Ormachea • La relación de las economías
(2000) en indicar, que los ingre- campesinas y empresariales
sos medios de la PEA ocupada con las cadenas agropecuarias,

94
Crisis económica en Bolivia

no tiene una articulación benefi- ingresos son las relacionadas con


ciosa que genere desarrollo, gene- la cría de animales, donde los ni-
ración de empleo y mejora de los veles de ingresos son compara-
sistemas de producción. tivamente más altos con relación
• El problema de la tenencia de la al promedio nacional y mientras
tierra, la perdida de la fertilidad de más típicamente capitalista es la
los suelos, el estancamiento de los unidad de producción; y ii)otra
sistemas de producción son una actividad que genera los mayo-
de las causas de los conflictos so- res ingresos respecto al prome-
ciales que ha vivido el país en los dio nacional son las actividades
meses de abril y septiembre del extractivistas. Por consiguiente,
2000 y los problemas económicos los patrones que combinan ac-
que el conjunto del país esta en- tividades agrícolas y pecuarias, o
frentando. aquellos especializados única-
• En términos generales, del análi- mente en agricultura, son los que
sis de la relación de los sistemas de obtienen los menores ingresos,
producción con las cadenas, coin- aunque estos son más altos en
cidiendo con Pacheco y Ormachea las unidades productivas con
(200) se pueden realizar las siguien- mayor vocación comercial y que
tes constataciones: i) las activida- demandan más trabajo asalaria-
des donde la PEA genera más do.

BIBLIOGRAFÍA

• AGREDA, CARLOS. 2001. A CUATRO DE LA LEY INRA. En Revista Umbrales. CIDES-UMSA.


La Paz-Bolivia.

• ALBARRACIN, J. TABOADA, C y VASQUEZ, J. 1997. Relaciones de la unidad de producción familiar en


las cadenas agroalimentarias (una forma de analizar el principio de la diversificación). La Paz, Bolivia.

• CARPETA EJECUTIVA DE INFORMACIÓN BASICA SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA


(CEISA) . 2000. FAO-MAGDR-PMA. La Paz-Bolivia.

• CHAVES, G. 1992. Ajuste Macroeconómico y Pobreza Rural en Bolivia. En Apertura Económica,


Modernización y Sostenibilidad de la Agricultura (V Congreso Latinoamericano y del Caribe de Eco-
nomía Agrícola). Viña del Mar: ALACEA.

• IICA. ASDI. 1999. Las Mujeres Rurales en el Desarrollo de América Latina y el Caribe. Dirección de
Desarrollo Rural Sostenible.

• JUSTINIANO, GUILLERMO. 2001. A CUATRO DE LA LEY INRA. En Revista Umbrales. CIDES-


UMSA. La Paz-Bolivia.

• PACHECO, PABLO y ORMACHEA, ENRIQUE. 2000. Campesinos Patrones y obreros agrícolas: una
aproximación a las tendencias del empleo y los ingresos rurales en Bolivia. CEDLA. La Paz, Bolivia.

• ZEBALLOS, HERNAN. 2001. A CUATRO DE LA LEY INRA. En Revista Umbrales. CIDES-UMSA. La


Paz-Bolivia.

95
Crisis económica en Bolivia

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “APOCALIPSIS”, ACUARELA

96
Crisis económica en Bolivia

GLOBALIZACIÓN
ECONÓMICA:
¿CONVERGENCIA O
POLARIZACIÓN?
Jaime Estay Reyno1

I. INTRODUCCIÓN sis que postulan una supuesta ten-


En los años recientes, se han con- dencia a la “convergencia” con al-
tinuado multiplicando las referencias gunas de las políticas que se han
puntuales y los análisis de distinta estado negociando o ya aplicando
profundidad sobre la globalización en el terreno de las relaciones in-
económica, y se acentúa la diversi- ternacionales.
dad de perspectivas desde las cuales II. GLOBALIZACIÓN Y
se aborda el tema. Los orígenes, las
causas mediatas e inmediatas, los
CONVERGENCIA/DIVER-
contenidos profundos y los desen- GENCIA: UN NUEVO
volvimientos posibles de la globali- ESCENARIO PARA UNA
zación, son estudiados desde todo VIEJA DISCUSIÓN
tipo de marcos teóricos y metodoló- Las propuestas teóricas acerca de
gicos, dando por resultado un ver- una tendencia a la “convergencia”
dadero mosaico de escenarios –esto es, a la disminución de la bre-
presentes y futuros de funcionamien- cha entre los estándares de vida y
to de la economía mundial. en el comportamiento de las varia-
En este trabajo veremos sólo una bles macroeconómicas que definen
pequeña parte de ese mosaico, li- dichos estándares– tanto entre paí-
mitándonos a revisar los análisis ses como en el interior de ellos, han
que vinculan directa o inversamen- estado presentes desde hace ya
te globalización y convergencia mucho tiempo en el pensamiento
económica, y asociando los análi- económico, formando parte incluso

1 Universidad Autónoma de Puebla, México. Docente Invitado CIDES – UMSA

97
Crisis económica en Bolivia

“etapismo” recién mencionado se


RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “LA AGONÍA DEL LIBERTADOR”, ACUARELA

complementó con formulaciones


en las cuales el desarrollo econó-
mico se acompañaba con la con-
vergencia de ingresos, si bien ella
sólo ocurría una vez superadas las
etapas iniciales. En palabras de S.
Kuznets [1955; 18], que en los años
cincuenta fue el más conocido ex-
ponente de este tipo de propues-
tas:
“La limitada evidencia empírica
sugiere que el estrechamiento en las
desigualdades de ingreso en los
países desarrollados es relativa-
mente reciente y probablemente no
caracterizó las etapas iniciales de
de las ideas de Adam Smith [1776] su crecimiento.”
sobre la “mano invisible” y “el pro- También desde hace ya tiem-
greso natural de la opulencia”. po, las propuestas de “convergen-
En el terreno de las relaciones cia” han sido objeto de severas
económicas internacionales, ade- críticas, tanto con relación a los
más del importante papel que esas efectos del comercio exterior, como
propuestas han tenido en las teo- respecto a las modalidades inter e
rías tradicionales del comercio ex- intranacionales asumidas por el de-
terior basta recordar el rol central sarrollo económico. Además de los
que ellas jugaron en las “teorías del planteamientos de corte marxista
desarrollo” formuladas en la pos- desarrollados en los países indus-
guerra, en las cuales la propuesta trializados –el propio Marx, la “teo-
básica apuntaba precisamente a la ría del imperialismo” y los autores
identificación de un conjunto de que en los años sesenta encabeza-
condiciones cuyo cumplimiento ron la polémica sobre el “intercam-
permitiría a los países atrasados bio desigual”, entre otros– no está
avanzar a etapas superiores del por demás tener presente que du-
desarrollo e igualar –o al menos acer- rante la posguerra fue en América
carse notablemente– a las economías Latina donde se presentó una bue-
industrializadas. na parte de esas críticas: en los años
En el ámbito del funcionamien- cincuenta y sesenta por parte de la
to interno de los países, y asimis- CEPAL, según cuyos análisis la
mo en la inmediata posguerra, el “heterogeneidad estructural” se

98
Crisis económica en Bolivia

reproducía en nuestros países jun- ca está significando, un despliegue


to con la industrialización, sumán- mucho más pleno de la vocación
dose a los frenos al desarrollo universal del capital, una profun-
derivados de las relaciones centro- dización de los vínculos y de los
periferia; y, en los años sesenta e niveles de integración entre las dis-
inicios de los setenta, por la corrien- tintas economías nacionales y en-
te de la dependencia, la cual desta- tre los distintos mercados, y un
có no sólo distintos componentes comportamiento de las relaciones
de las relaciones externas y del or- económicas internacionales noto-
den mundial al que estaban some- riamente más dinámico que el
tidos los países de América Latina, comportamiento de los ritmos de
sino también fenómenos internos la actividad económica interna de
como la marginalidad y las crecien- los países.
tes disparidades de ingreso. Si bien uno de los muchos aspec-
En suma, un primer punto a des- tos no resueltos en los debates so-
tacar es que el debate sobre la exis- bre la globalización se refiere a la
tencia o no de tendencias a la existencia o no de precedentes his-
convergencia económica es ya an- tóricos en comportamientos como
tiguo, que respecto al tema han los que hoy se dan en las relacio-
existido opiniones encontradas y nes económicas internacionales, y
que ellas han provenido de las prin- en tal sentido el punto recurrente
cipales corrientes del pensamiento de comparación es el periodo de
económico, correspondiendo en fines del siglo XIX y comienzos del
buena medida a las posturas de XX,2 al identificar situaciones nue-
aceptación plena, de crítica parcial vas lo evidente es que el conjunto
o de rechazo al orden capitalista de tendencias asociadas desde los
mundial presentes en esas corrientes. años ochenta a la globalización ha
Por consiguiente, en sentido es- tenido como soporte a importan-
tricto las discusiones que hoy se tes avances científico-técnicos, los
dan sobre globalización y conver- cuales han abierto posibilidades
gencia no son nuevas, aunque sí lo antes desconocidas en las opciones
son en buena medida distintos tecnológicas, en las formas de or-
componentes del escenario mun- ganización, control y segmentación
dial e internacional en el que ellas geográfica de la producción, en las
se vienen desenvolviendo, empe- opciones de inversión y los grados
zando por varios de los contenidos de movilidad de los flujos finan-
del proceso de globalización; en cieros, etc., reduciendo al mínimo
efecto, la globalización económi- las rigideces derivadas de la base
2 Véase, por ejemplo, Hirst y Thompson [1996; 18 a 34], CEPAL [1996a; 19 a 26], Ferrer [1998; 13
a 18] y [1996; 14-15], Lewis [1981], Madisson [1995] y Bairoch y Kozul Wright [1996]

99
Crisis económica en Bolivia

tecno-productiva previamente exis- ma llegada de una era de superación


tente y facilitando el máximo de de contradicciones y desaparición
flexibilidad al desenvolvimiento de desigualdades como resultado
del capital. del triunfo e imposición universal
En particular, tanto el despliegue de la democracia liberal y el libre
sin precedentes de las empresas mercado —recuérdese Fukuyama—,
transnacionales, como la llamada y a pesar de que esas formulacio-
“globalización financiera”, hasta la nes fueron sometidas a una dura
fecha se han constituido no sólo crítica, en los años recientes han
en los rasgos económicos más des- seguido estando presentes, pero
tacados del proceso de globaliza- moviéndose varias de ellas en ni-
ción —y en la más notoria veles más particulares y más rela-
manifestación de quienes son sus cionados al análisis económico.
principales destinatarios—, sino En efecto, en la literatura econó-
también en los ejemplos más cla- mica reciente es posible identificar
ros del elevado grado en que el una línea de análisis que, desde una
avance científico-técnico se ha perspectiva principalmente neoclá-
constituido en soporte material de sica, argumenta la existencia de ten-
dicho proceso, de tal manera que dencias hacia la “convergencia”
los actuales montos y modalidades entre los distintos países, tanto en
del movimiento internacional de el desempeño económico general
todo tipo de inversiones serían como en aspectos particulares de
impensables sin la existencia de las dicho desempeño. En términos
revoluciones ocurridas áreas tales generales (véase, entre otros, Sala-
como la microelectrónica, la infor- i-Martin [1995], Sala-i-Martin y
mática, las telecomunicaciones, etc. Barro [1996] y Ben David [1993]),
En ese contexto, y bajo supues- en esos análisis se vinculan las teo-
tos bastante “idílicos” sobre las rías del crecimiento endógeno con
posibilidades de que el avance las implicaciones de convergencia
científico-técnico efectivamente se que están presentes en los mode-
traduzca en un mejoramiento ge- los neoclásicos, estableciendo a
neralizado y rápido de los niveles partir de allí modelos econométri-
de bienestar, en diversos análisis la cos en los cuales se identifican tra-
globalización es ubicada como el yectorias tanto de rápido crecimiento
medio a través del cual esas posibi- de las economías atrasadas, como de
lidades logran concretarse. Así, lue- disminución de los grados de dis-
go de que al inicio de la presente persión existentes en dichas econo-
década aparecieron formulaciones mías respecto de variables como el
en las cuales de la caída del “so- ingreso per cápita, todo ello a
cialismo real” se desprendía la próxi- condición de que esas economías

100
Crisis económica en Bolivia

estén lo suficiente-
mente abiertas y des-
reguladas, para lo
cual se ha introduci-
do el concepto de
“convergencia con-
dicional”.
En ese marco,
haciendo uso de
modelos de regre-

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “LEONARDO DA VINCI”, ACUARELA


sión se postula la
existencia de dos
tipos de conver-
gencia [Sala-i-
Martin y Barro;
1996]: la conver-
gencia beta, que
ocurre a partir de
una relación in-
versa entre el valor
inicial de una va-
riable y su creci-
miento posterior,
de tal manera que
en aquellos países
o regiones que inician con un me- y sobre todo de apertura al resto
nor nivel de producto, inversión, pro- del mundo de tal manera que, a
ductividad, etc., mayor será el partir de ese criterio, mientras más
crecimiento de esas variables; y, la cerrada sea una economía más le-
convergencia sigma, que consiste en jos estará de ingresar a la senda de
la disminución de los grados de dis- la “convergencia” y, por ende, me-
persión per cápita asociados a dis- nos posibilidades tendrá de acce-
tintas variables indicativas de der a los niveles de bienestar que
niveles de bienestar. predominan en los países desarro-
El que esas convergencias se den, llados.
y en particular la convergencia beta, El sentido último de la propues-
depende principalmente de que la ta neoclásica actual sobre el tema,
economía de que se trate haya nos parece que queda bien refleja-
adoptado las medidas necesarias de do en la siguiente cita, con la que
disminución del papel del Estado inicia un artículo de Ben David

101
Crisis económica en Bolivia

[1993; 653]: “En 1969 Arghiri Em- en el desempeño de las empresas


manuel escribió sobre el ‘intercam- transnacionales (ET), como conse-
bio desigual’ que él creía que había cuencia del desarrollo de una base
sido originado por el ‘imperialismo industrial y tecnológica de carác-
comercial’. Este artículo proporcio- ter “global” que compartirían to-
na la evidencia de que el movi- das ellas, lo que estaría asociado
miento hacia el libre comercio con un abandono de la base nacio-
tiene más bien justamente el efec- nal de funcionamiento por parte de
to contrario, conduciendo a una dichas empresas y su asunción de
reducción de la desigualdad de in- un despliegue plenamente planeta-
gresos entre los países”. Al respec- rio. En tal sentido, en un reciente
to, interesa destacar que algunos de análisis en el cual se revisa ese tema
los documentos más sólidos de crí- sobre todo con relación a las em-
tica directa a esas posiciones –y de presas de EE.UU., Alemania y Ja-
confrontación entre ellas y el ac- pón [Doremus et. al.; 1998], la
tual comportamiento de la econo- conclusión es negativa respecto de
mía mundial– han venido siendo ambas tendencias: por una parte,
elaborados en el marco de la UNC- las ET siguen teniendo fuertes vín-
TAD, tanto en los informes anua- culos con sus respectivos estados y
les de esa institución (véase con las correspondientes estructu-
UNCTAD [1997a] y, sobre todo, ras de sus países de origen;3 y, por
[1997b]) como en sus Ocassional otra parte, en el interior de la glo-
Papers (véase Bairoch y Kozul-Wrig- balización se reproducen importan-
ht [1996] y, especialmente, tes diferencias entre las ET de
Rowthorn y Kozul-Wright [1998]). distinto origen geográfico, diferen-
Además de los análisis referidos cias que abarcan diversos aspectos
al comportamiento económico del desempeño de esas empresas y
global y a las tendencias hacia la que apuntan en un sentido opues-
“convergencia” que a ese nivel su- to al de la “convergencia” que su-
puestamente existen, también el puestamente estaría teniendo lugar.
tema está presente con relación a Al respecto, Doremus et. al.[1998;
espacios más específicos del funcio- 3] 4 plantean: “Las firmas multina-
namiento económico. Así, se pos- cionales basadas en Estados Uni-
tulan tendencias a la convergencia dos, Alemania y Japón tienen
3 En ese sentido, Barnet y Cavanagh [1994; 281], luego de revisar el despliegue de las transnaciona-
les, agregan: “Pero al mismo tiempo en todas partes las compañías globales miran hacia sus gobier-
nos de origen para proteger sus mercados existentes y para proveerse fuerza para penetrar nuevos
mercados”.
4 En dicho libro, se revisan asimismo algunas de las diferencias referidas al comportamiento de las
ET en los países “huéspedes”, tema éste que también está tratado –con particular referencia a las
empresas de EE.UU. en América Latina vs las empresas Japonesas en Asia- por Michael Mortimore
[1994].

102
Crisis económica en Bolivia

fundamentalmente diferentes es- gubernamental”, proponiendo que


tructuras internas de gobierno, di- [1973; 12] “... a fin de suprimir
ferentes accesos a financiamientos, otras formas de fragmentación, es
diferentes tipos de vínculos con esencial la unificación del merca-
recursos de ciencia y tecnología na- do de capitales, la cual acrecienta
cionalmente específicos, diferentes pronunciadamente las tasas de ren-
grados de exposición a la compe- dimiento a los ahorradores inter-
tencia de inversiones internas, y di- nos, al ampliar las oportunidades
ferentes grados de acceso a de inversión explotable”. De ahí,
oportunidades tecnológicas y de entonces, su conclusión de que la
mercado entre las economías nacio- liberalización del mercado de ca-
nales.” pitales abre las puertas a un correc-
En relación con el funcionamien- to funcionamiento económico y a
to de los mercados financieros tam- una apertura generalizada de la eco-
bién han adquirido fuerza las tesis nomía [1973; 4]: “una vez puesto
de “convergencia”, según las cua- en su lugar el perno monetario, sí-
les se tiende no sólo a un compor- guense, de manera natural, las es-
tamiento homogéneo de dichos trategias adecuadas para liberalizar
mercados, sino que a través de ese el comercio exterior y racionalizar
comportamiento se logra la dismi- la política del impuesto y del gasto
nución progresiva de disparidades interno”.
tanto entre distintas economías En la misma dirección de ese
como en el interior de ellas. párrafo de McKinnon, pero un
En lo que respecta específica- cuarto de siglo después, en un li-
mente a los países atrasados, en las bro recientemente publicado por la
propuestas de convergencia aplica- OCDE se hace el siguiente balan-
das al funcionamiento de los siste- ce acerca de los costos de la “repre-
mas financieros ha tenido un peso sión financiera” para los países
importante la tesis de “represión fi- atrasados [Hughes; 1999, 17]:
nanciera” (véase McKinnon [1973] “En los países en desarrollo, la re-
[1980] [1981], Shaw [1973] y presión financiera –la supresión de
Roubini y Sala-i-Martin [1992]). En las tasas de interés de mercado a
la formulación de dicha tesis hace través de la propiedad pública y de
ya más de dos décadas, McKinnon la regulación de las instituciones
partía de considerar que el mayor financieras– reduce las ganancias
problema de los países atrasados es privadas, limita la disponibilidad
la fragmentación existente en su fun- de fondos de inversión y fomenta
cionamiento económico, y que di- las fugas de capital; sin embargo,
cha fragmentación “ha sido en gran tempranas reformas de los sectores
parte consecuencia de la política financieros incrementaron la

103
Crisis económica en Bolivia

eficiencia productiva de algunos nomía mundial son postuladas


países. El racionamiento crediticio, como el escenario ideal para alcan-
inevitable con la represión finan- zar la prosperidad a través de ace-
ciera, resulta altamente ineficien- leradas tasas de incremento de la
te”.5 actividad económica global y de
Y en la misma dirección del ma- una disminución generalizada de
terial de la OCDE recién citados, disparidades, con el solo requisito
en marzo de 1998 el Director del de no oponer obstáculos ni demo-
FMI contestó de la siguiente ma- ras a las reformas económicas que
nera a la pregunta de si, a la luz de se requieren para el pleno desplie-
la crisis asiática, los mercados de gue de las tendencias asociadas a la
capitales abiertos tienen sentido globalización. Bajo esa perspectiva,
todavía [Camdessus; 1998]: para los países atrasados la privati-
“Desde un punto de vista teórico, zación, la desregulación y la aper-
la respuesta es claramente sí: los tura –y, en general, la confianza
movimientos libres del capital ayu- plena en los automatismos del
dan a canalizar los recursos a sus mercado–, se constituyen en con-
usos más productivos y por lo tan- dición necesaria y suficiente para
to incrementan el crecimiento econó- acceder finalmente al desarrollo, en
mico y el bienestar –nacionalmente una reedición bastante simplista del
e internacionalmente–. Y en la “etapismo” que predominó en la
práctica ha habido una amplia posguerra y al cual nos referimos
evidencia a lo largo de los años de en páginas anteriores.
los muchos beneficios que se deri- Paralelamente a las propuestas de
van de las cuentas de capitales convergencia, y en un sentido total-
abiertas: para las economías de mente opuesto al de ellas, el incre-
mercado emergentes, mayores ni- mento de la polarización es un
veles de inversiones, crecimiento tema que ha ido cobrando cada vez
económico más rápido e incremen- más fuerza conforme avanzan los
to en los niveles de vida [...]”. años noventa y se van definiendo
En suma, las actuales condicio- los perfiles del nuevo escenario
nes de funcionamiento de la eco- mundial que se abre paso desde el

5 Por el contrario, cabe señalar que a la luz de las crisis mexicana y asiática el propio McKinnon ha
venido adoptando una posición bastante más dubitativa que las de la OCDE y el FMI, respecto
de las consecuencias que ha traído el fin de la “represión financiera”. En documentos recientes
(véase McKinnon y Pill [1997] y [1998]) ha argumentado que dichas crisis se deben a un “síndro-
me de sobreendeudamiento”, en el cual ha jugado un papel de primer orden la insuficiente super-
visión y regulación que existe sobre sobre las instituciones crediticias, concluyendo que [1998;
1279] “una política de laissez faire completo hacia el sistema financiero es extremadamente errada.
[...] Perversamente, un sistema financiero desregulado debe estar más necesitado de supervisión
efectiva que uno que es sujeto de controles administrativos extensivos e intervención guberna-
mental”.

104
Crisis económica en Bolivia

término de la guerra fría. 6 En di- acelerado “desarrollo del dualismo”


cho escenario, son muchas las evi- en la economía estadounidense, del
dencias que apuntan a un que resultaba una “sociedad que se
funcionamiento sistémico en el mueve en dos velocidades” no sólo
cual, bajo sus actuales modalidades, respecto a ricos y pobres, sino tam-
el avance científico-técnico y las bién en relación al sistema educa-
verdaderas revoluciones que se es- tivo y de salud, y asimismo desde
tán produciendo en distintos cam- hace varios años N. Chomsky
pos, lejos de conducir a una mejor [1993 y 1995] viene llamando la
atención de las necesidades huma- atención sobre la “sociedad de dos
nas y a un aumento generalizado niveles” (o el “tercer mundo inter-
del bienestar que podría esperarse no”) que se está produciendo en los
de ellas, se están acompañando de países industriales y sobre todo en
una acentuación de los grados de Gran Bretaña y Estados Unidos,
concentración de la riqueza y del país éste último en relación al cual
ingreso, y de un incremento de las L. Thurow [1996; 56] ha plantea-
desigualdades intra e internaciona- do el siguiente balance:
les. “Probablemente, ninguna nación
Si bien lo antes dicho tiene ex- que no haya experimentado una
presiones muy notorias en el inte- revolución o una derrota militar
rior de los países atrasados y en las con una ocupación subsiguiente ha
distancias existentes entre éstos y tenido un aumento tan rápido o
el mundo desarrollado, se trata de extendido de la desigualdad como
una tendencia global que también ha ocurrido en los EE.UU. en las
se manifiesta en el funcionamien- dos últimas décadas.”7
to interno de una buena parte de Respecto a ese mismo país, resul-
las economías industrializadas, en ta ilustrativo constatar la importan-
las cuales se ha acentuado la gene- cia asignada al reconocimiento y
ración de “espacios tercermundis- análisis de la desigualdad en dos de
tas”. En tal sentido, ya desde los recientes Reportes Económicos
comienzos de la presente década de W. Clinton al Congreso estado-
M. Albert [1991] argumentaba un unidense:
6 En palabras de N. Chomsky [1994; 85]: “En una economía global diseñada para los intereses y
necesidades de las corporaciones y finanzas internacionales, y los sectores que las sirven, la mayor
parte de la especie se hace superflua. Será puesta de lado si las estructuras institucionales del poder
y privilegio funcionan sin el desafío o control populares.”
7 En ese mismo libro, L. Thurow [1996; 16] menciona las siguientes cifras:
“En los Estados Unidos el producto bruto interno (PBI) real per capita (una vez corregido por la
inflación) aumentó un 36% de 1973 hasta mediados de 1995, pero los salarios reales por hora de
los trabajadores no supervisores (aquellos que no tienen personal a cargo, es decir una vasta mayo-
ría de la fuerza laboral) declinaron un 14%. En la década de los ochenta todos los aumentos de
ingreso fueron para el 20% superior de la fuerza laboral y el 1% superior acumuló un sorprendente
64%. ¿Hasta dónde puede llegar la desigualdad antes de que el sistema se derrumbe?”

105
Crisis económica en Bolivia

• Por una parte, en el Reporte de entre las familias negras e hispáni-


1997 [CAE, 1997] se dedicó el cas, por un lado, y familias blancas
quinto capítulo al tema de “Des- no hispánicas, por el otro, no dis-
igualdad y logros económicos”, minuyeron. La recesión de la pri-
entregando un conjunto de cifras mera parte de los noventa trajo
respecto de las “diferentes dimen- apuros económicos posteriores,
siones de la desigualdad” y plan- mientras el índice de pobreza se
teando que al final de los años elevó a su mayor altura en cerca de
setenta “la desigualdad comenzó a treinta años.”
incrementarse” y que “la brecha Para el conjunto de los países
entre riqueza y pobreza continuó desarrollados, dos temas que han
creciendo a través de los 80s y en estado estrechamente vinculados
el inicio de los 90s”, de tal manera con el del incremento de las des-
que si bien “en los últimos años igualdades, y que también han pa-
han comenzado a aparecer algunos sado a ser objetos prioritarios de
signos de que la desigualdad pue- discusión, son el lento crecimien-
de estar estabilizándose y tal vez to de la actividad económica y los
incluso declinando ligeramente, sin altos niveles de desempleo. En lo
embargo la brecha de logros eco- que respecta al lento crecimiento,
nómicos entre riqueza y pobreza sólo recordaremos, por una parte,
es todavía mucho mayor de lo que que él se hizo presente hacia el ini-
era hace veinte años.” cio de los años setenta y que desde
• Por otra parte, en el Reporte de ese entonces a la fecha se ha ido
1998 [CAE, 1998] el capítulo IV acentuando, a tal punto que para
se titula “Desigualdad económica lo que va de los años noventa la
entre los grupos raciales y étnicos”, tasa promedio de incremento del
y en dicho capítulo además de re- PIB para el conjunto de los países
visar los distintos componentes del industrializados ha sido de alrede-
problema, se plantea lo siguiente: dor del 2% anual, en tanto que para
“En la expansión de los ochenta, los años sesenta ella era cercana al
el crecimiento económico estuvo 5%, 8 y, por otra parte, que en co-
acompañado de agudos incremen- rrespondencia con ello son ya mu-
tos en la desigualdad general de chos los análisis que se han
ingresos. Como consecuencia, a desarrollado para explicar el lento
pesar del crecimiento de este pe- crecimiento, tanto a partir de la
riodo, las diferencias de ingreso interpretación de “ondas largas”
8 En lo que respecta al comportamiento de la producción mundial, en el World Economic Outlook
(WEO) de abril de 1999, del FMI, se presenta la siguiente síntesis para las últimas tres décadas
[FMI; 1999]: “En los hechos, el promedio anual de crecimiento de la producción mundial en esta
década es ahora estimado en sólo un 3.1 por ciento, el cual es menor que la tasa promedio de
crecimiento de los años 80 (3.4 por ciento) y de los setenta (4.4 por ciento)

106
Crisis económica en Bolivia

como apoyándose en interpretacio- cuencias sociales de la segunda re-


nes alternativas. volución industrial enunciaba A.
En cuanto al desempleo, hay un Schaff [1985] a mediados de los
reconocimiento generalizado de la años ochenta, y en particular la
baja capacidad de generar empleos “opción pesimista” que él presen-
que viene acompañando al funcio- taba –”un ejército de personas es-
namiento de las economías indus- tructuralmente desempleadas que
trializadas, y en relación con las han perdido sus puestos de trabajo
mayores disparidades salariales pre- a causa de la automatización de la
sentes en esos países; así, en el in- producción y los servicios”–, con
forme 1996/97 de la OIT [1996; algunos libros de más reciente pu-
xiii] se plantea: “A la persistencia blicación en los cuales el compor-
de un desempleo alto en muchos tamiento actual del empleo se
países industrializados se suma la acerca peligrosamente a lo plantea-
preocupación creciente por la ex- do por Schaff:
clusión social que ello genera, • Por una parte, el libro de J. Rif-
amén del problema de la intensifi- kin titulado El fin del trabajo, en el
cación de la desigualdad salarial y que se argumenta que [1996; 33]
del número cada vez mayor de ‘tra- “entramos en un nuevo periodo de
bajadores empobrecidos` en algu- la historia, en el que las máquinas
nos países”. sustituyen cada vez más, a los seres
En esas economías, la discusión humanos en los procesos de fabri-
de temas tales como la caída abso- cación, de venta, de creación y su-
luta del empleo industrial y el des- ministro de servicios”, por lo que
plazamiento de trabajadores por el sector terciario está dejando de
procesos automatizados, se ha cumplir el rol que jugó en los últi-
acompañado con elevadas tasas de mos 40 años, de absorción de los
desempleo desde hace ya bastante trabajadores desplazados de la pro-
tiempo, las cuales en la mayor par- ducción industrial. En dicho libro,
te de los casos no tienden a dismi- se critican las viejas y nuevas visio-
nuir. 9 En tal sentido, resulta nes “tecnoutópicas”, confrontándo-
sugerente comparar las perspectivas las con un escenario en donde
que al revisar las posibles conse- [1996; 81]“las amenazas y las
9 Según cifras del FMI [WEO, varios números], los únicos países industrializados donde se repor-
tan disminuciones significativas en la tasa de desempleo son el Reino Unido –que desde un
máximo de 10.3% en 1992 ha pasado a 4.8% para 1998 y a un estimado de 5.3% para 1999– y
Estados Unidos, que pasó de un máximo de 7.5% en 1992 a 4.5% en 1998 y a un estimado de
4.3% para 1999; en la mayoría de los demás países industrializados el desempleo se ha mantenido
o incluso ha aumentado, con tasas para 1998 cercanas o superiores al 10% para Alemania, Fran-
cia, Italia y Finlandia, y de casi 19% para España. Al respecto, el PNUD [1997] plantea:
“... muchos países industrializados han visto aumentar el desempleo a niveles desconocidos desde
los años treinta, y la desigualdad de ingreso ha llegado a niveles que no se conocían desde el siglo
pasado”

107
Crisis económica en Bolivia

decepciones que afectan a las mo- ración del desastre en sociedades


dernas tecnologías se han incremen- hasta ahora en expansión y en todo
tado en los años recientes” y, caso tan ricas como antes, pero
respecto de los EE.UU., se plantea donde los modos de apropiación de
[1996; 214]: las ganancias sufrieron transfor-
“Dos Américas muy diferentes pa- maciones.”
recen estar emergiendo a medida En los análisis referidos ya no a
que nos acercamos al final del si- los países desarrollados, sino al con-
glo XX, a los umbrales del XXI. junto de la economía mundial y a
La nueva revolución tecnológica las relaciones económicas interna-
puede terminar por acelerar las cre- cionales, las referencias al incre-
cientes tensiones existentes entre los mento de la polarización se han ido
ricos y los pobres y más tarde divi- multiplicando, al igual que las cifras
dir la nación en dos campos com- que dan cuenta de esa situación.
pletamente incompatibles y cada En el ámbito de los organismos
vez más integrados. Los signos de internacionales, una parte impor-
desintegración social se hallan en tante de esas cifras y análisis ha ido
todas partes.” siendo presentada por el Programa
• Por otra parte, el libro de V. Fo- de las Naciones Unidas Para el
rrester [1996], en el cual aborda los Desarrollo (PNUD). Así, por ejem-
problemas de marginación, des- plo, en Cuadro 1 se entregan algu-
igualdad y en primer lugar desem- nas cifras recientes tomadas del
pleo, que hoy conforman lo que PNUD, respecto de las disparida-
ella califica como “Horror econó- des que hoy predominan a nivel
mico” en “una sociedad basada en mundial; y a ellas cabría agregar al
‘el trabajo’, es decir, el empleo, menos otras dos comparaciones
cuando el mercado laboral está men- que hace el mismo PNUD, y que
guado y en vías de desaparecer” también dan cuenta de las enormes
[1996, 65], de tal manera que a nivel disparidades con que ha venido
global, y al contrario de la “esperada avanzando la globalización:
propagación de la prosperidad”, lo – Por una parte, que “La diferen-
que se observa es una “mundializa- cia de ingreso entre el quinto de la
ción de la miseria“ [1996, 115]. Así, población mundial que vive en los
para esa autora [1996, 46]: países más ricos y el quinto que
“El escándalo consiste en que, le- vive en los países más pobres era
jos de ver a las regiones siniestra- de 74 a 1 en 1997, superior a la re-
das salir del desastre y alcanzar a lación de 60 a 1 de 1990 y a la de
las naciones prósperas –como se 30 a 1 de 1960 [PNUD; 1998, 7].
pudo creer, como se creyó que se – Por otra parte, que “en 70 países
podía creer–, se asiste a la instau- con casi mil millones de habitantes

108
Crisis económica en Bolivia

el consumo es hoy más bajo que y pobres, y en el escenario interna-


hace 25 años” [PNUD; 1998 7]. cional entre países desarrollados y

Además de cifras como las recién atrasados. Así, en el Informe 1997


mencionadas, que el PNUD ofre- se plantea que “a menos que se ges-
ce en sus sucesivos Informes Sobre tione cuidadosamente la globaliza-
Desarrollo Humano, tanto en esos ción, los países pobres y los pobres
informes como en los Ocassional quedaran cada vez más al margen”;
Papers –que se elaboran como do- más adelante se agrega que “todos
cumentos preparatorios para cada los países y todos los principales
Informe– dicho organismo ha ve- organismos financieros e interna-
nido elaborando un conjunto de cionales deben hacer más que ala-
análisis sobre los distintos aspectos bar pasivamente la globalización”;
del funcionamiento de los países y, en otro lugar se señala: “Necesi-
atrasados y de la economía mun- tamos abandonar la ilusión de que,
dial, que inciden en los niveles de más tarde o más temprano, el de-
pobreza, exclusión y polarización sarrollo goteará hacia abajo”. Y en
económica y social. Como pro- esa misma línea, en su Informe 1999
puesta general, el PNUD ha veni- [PNUD; 1999] se presenta como
do insistiendo en la necesidad de tema central el de una “Globaliza-
una de “gestión de la globalización” ción con rostro humano”, identifi-
[PNUD: 1997, 10 y 125], con lo cando una serie de rasgos –éticos,
que busca responder a las múltiples de equidad, de inclusión, de desa-
evidencias de que dicha globaliza- rrollo, de sustentabilidad y de se-
ción, bajo sus formas actuales – guridad humana– cuya presencia
”avanzando a una velocidad permitiría que la globalización “tra-
extraordinaria pero sin mapa ni baje para las personas y no sólo para
brújula”– ha multiplicado las des- las ganancias”; así también, en el
igualdades, aumentando la brecha mismo Informe 1999 se propone
en la totalidad mundial entre ricos una agenda de acciones en el plano

109
Crisis económica en Bolivia

nacional e internacional para “ase- nación crónica o un colapso súbi-


gurar el desarrollo humano en la to en sus condiciones socioeconó-
época de la globalización”. micas. En ambos casos, el nivel de
El mismo PNUD, a lo largo de vida y las condiciones de la mayo-
sus Informes ha ido introduciendo ría o de una gran parte de la pobla-
modificaciones y agregados en el ción, han caído sustancialmente”,
instrumental que ocupa y en las lo que se expresa en “un marcado
cuantificaciones que realiza, que deterioro en uno o más de sus prin-
según nos parece obedecen a un cipales indicadores de bienestar
reconocimiento de realidades que económico y social”.
tienen más que ver con la repro- También en lo que respecta a la
ducción ampliada de la pobreza y UNCTAD, conviene tener presen-
la desigualdad que con un verda- tes tanto sus Ocassional Papers –en
dero avance del desarrollo huma- varios de los cuales, según ya diji-
no. Así, por ejemplo, en el Informe mos, se desarrolla una crítica a las
de 1996 [PNUD; 1996, 22,23] se actuales teorías de la “convergen-
opuso el concepto de privación al cia”– como sus reportes anuales
de progreso, en el Informe de 1997 sobre Comercio y Desarrollo, y en
se introdujo el Índice de Pobreza particular los dos reportes más re-
Humana Para Países en Desarrollo cientes:
(IPH-1) y en 1998 el Índice de Po- – En el reporte correspondiente
breza Humana Para Países Desarro- a 1998 [UNCTAD; 1998], varios
llados (IPH-2), 10 con los cuales se de los capítulos están dedicados al
propuso “medir la privación que tema Inestabilidad Financiera Interna-
todavía existe”. cional y la Economía Mundial y en
Algo similar ha ocurrido en el ellos se hace una severa crítica al
caso de la UNCTAD, la cual en actual funcionamiento de los mer-
1997, en su informe anual sobre cados financieros internacionales y
países menos desarrollados [UNC- a las políticas que se han venido
TAD; 1997a], introdujo el concep- aplicando para enfrentar la crisis
to de “economías en regresión” asiática.
–tomado de A. Sen–, para oponer- – En el reporte de 1997 [UNC-
lo al de “economías en desarrollo” TAD; 1997], que tuvo como tema
y reflejar con ello una realidad que especial Globalización, distribución y
nada tiene que ver con el desarro- crecimiento, se revisa en detalle dicho
llo en un número importante de tema a lo largo de varios capítulos,
países “que han sufrido una decli- dando cuenta de un incremento de
10 En relación a los resultados obtenidos con la aplicación de ese índice, en el Informe 1998 [PNUD;
1998, 2] se dice: “El IPH-2 revela de manera concluyente que el subconsumo y la privación no son
sólo el destino de los pueblos pobres del mundo en desarrollo. Más de cien millones de habitantes
de países ricos sufren una suerte semejante”.

110
Crisis económica en Bolivia

la polarización, la marginalización Caribe. 1997, de la CEPAL [1997a;


y la pobreza en el funcionamiento 19]: los “… profundos cambios
de la economía mundial: un creci- estructurales, a los que se suma la
miento económico demasiado len- transformación de las economías
to como para generar el suficiente industrializadas en economías de
empleo con pago adecuado o para servicios basadas en el conocimien-
aliviar la pobreza; una acentuación to y la tecnología, no están propul-
de las tendencias a la divergencia sando el crecimiento ni tampoco
entre países desarrollados y en de- mejorando la distribución del in-
sarrollo; una primacía de las finan- greso y la riqueza, tanto entre paí-
zas sobre el resto de las actividades y ses como dentro de ellos. Al
de los rentistas con relación a los in- contrario, las evidencias empíricas
versores; un triunfo del capital res- demuestran convincentemente que
pecto del trabajo, con las ganancias los procesos de globalización y de
creciendo en todos los países; el in- liberalización de las fuerzas de
cremento en la desigualdad salarial mercado han acrecentado las dife-
transformado en un problema glo- rencias entre los niveles de ingreso
bal; el deterioro de los ingresos de la de los países industrializados y los
clase media en muchos países; y, el en desarrollo, y principalmente
aumento generalizado de la insegu- entre los grupos de ingreso dentro
ridad en lo laboral y en los ingresos; de cada país.”
Si bien en distintos documentos • En el informe Poverty Reduction
e informes de otros organismos and The Worl Bank [Banco Mun-
internacionales las menciones al dial; 1997, 7]: “Se ha alcanzado un
incremento de la polarización sólo gran progreso en reducir la pobre-
son hechas al pasar, el reconoci- za en el mundo en desarrollo… A
miento de la tendencia se ha ido pesar de ese progreso, sin embar-
generalizando. Así, en materiales go, queda mucho por hacer. Más
de reciente publicación se encuen- de mil millones de personas viven
tran referencias como las siguientes: con menos de un dólar por día y
• En el Informe Sobre el Desarrollo casi tres mil millones viven con
Industrial de la ONUDI (1997, 1): menos de dos dólares por día. En
“La economía mundial se ha vuel- 1995, en los países en desarrollo
to más global, pero también más más de nueve millones de niños
polarizada, a medida que las dife- menores de cinco años murieron
rencias de crecimiento han aumen- por causas evitables. Excepto en
tado la distancia económica entre Asia del Este, el número de gente
los países ricos y los pobres.” pobre se incrementó entre finales
• En el Panorama de la Inserción de los ochenta y principios de los
Internacional de América Latina y el noventa. En la mayoría de los países

111
Crisis económica en Bolivia

hay mayores disparidades en el in- En efecto, al menos hasta la fe-


greso y el acceso a la salud y la cha los países latinoamericanos es-
educación, algunas veces asocia- tán resultando un caso ejemplar no
das con una fuerte exclusión so- sólo de aumento de distancias res-
cial.” pecto de los países desarrollados,
Para el caso más específico de los sino también de incremento de las
países latinoamericanos, también disparidades de ingreso en el fun-
abundan las señales sobre un incre- cionamiento interno de las distin-
mento de la polarización. En tal tas economías. En tal sentido,
sentido, en el Cuadro 2 se presen- además de los informes del
tan –para distintos años del perio- PNUD que entregan cifras para
do 1950-1997– cifras en las cuales las los distintos países desarrolla-
se compara el PIB per cápita de sie- dos y atrasados, en el ámbito re-
te economías de la región, con el gional organismos como el BID
del promedio de seis países indus- y la CEPAL han venido realizan-
trializados. En términos generales, do un seguimiento para nuestros
para todos los casos la tendencia de países.

largo plazo es al incremento de la En el caso del BID, su Reporte


distancia respecto de los países anual 1998-99 lo dedicó al tema de
desarrollados y, para el periodo América Latina frente a la Desigual-
más reciente, el único caso en que dad y en él, luego de plantear en la
esa “brecha” disminuye de mane- introducción que “En promedio,
ra significativa es Chile. los países de la región se ven

112
Crisis económica en Bolivia

afectados por la mayor desigualdad Así, por ejemplo, para Barnet y


del mundo en materia de ingresos” Cavanagh [1994; 421]:
y que “el problema no muestra se- “El superávit de seres humanos
ñales claras de mejoramiento”, de- talentosos, cualificados, subvalo-
dica el resto del documento a rados y no deseados es el talón de
revisar las dimensiones y causas del Aquiles del sistema global emergen-
problema y a proponer un conjun- te. El problema es absolutamente
to de políticas para enfrentarlo. sencillo: un número de personas
En cuanto a la CEPAL, en las sorprendentemente alto y en creci-
distintas ediciones del Panorama miento no es necesario o no es de-
Social de América Latina (véase CE- seado para la fabricación de bienes
PAL [1996b], [1997b] y [1998]) y o para prestar los servicios que los
en el documento La Brecha de la clientes del mundo que pagan, se
Equidad (CEPAL [1997c]) ha iden- pueden permitir. La presiones re-
tificado un conjunto de tendencias cogidas de la competencia global
que vienen acompañando a la glo- para recortar costes amenazan a
balización en las economías de la la gran mayoría de los 8 000 mi-
región: aumento de la brecha en- llones de seres humanos que se su-
tre nuestros países y las economías pone vivirán en la Tierra el primer
industrializadas; incremento de las cuarto del próximo siglo con la
distancias entre salarios y ganan- perspectiva de que no serán produc-
cias; aumento de las disparidades tores ni consumidores”.
entre los salarios; crecimiento eco- A conclusiones semejantes llegan
nómico, apertura y liberalización otros muchos autores. Así, y sólo
vinculándose con mayor desem- por mencionar algunos trabajos
pleo, con creación de empleos “pre- escritos en los últimos años, Wa-
carios” –de escasa productividad y llerstein considera que [1995] “el
baja retribución– y con la perma- sistema mundial está yendo hacia
nencia del deterioro salarial, etc. una mayor polarización Norte-Sur
Fuera del ámbito de los organis- que la existente hasta ahora”; Arrig-
mos internacionales, son ya innu- hi [1994], identifica un escenario
merables los análisis que han global en el cual “Comunidades
venido destacando un funciona- enteras, países, e incluso continen-
miento sistémico en el cual la glo- tes, como en el caso del África Sub-
balización ha traído aparejado un sahariana, han sido declarados
incremento sustancial de las des- ‘redundantes’, superfluos para la
igualdades económicas, y en mu- cambiante economía de la acumu-
chos de ellos ese incremento se lación de capital a escala mundial”;
vincula con los límites de las ac- Hobsbawm [1994], ubica la que a
tuales modalidades de desenvolvi- su juicio parece estarse convirtien-
miento de la economía mundial. do en “la principal causa de tensión

113
Crisis económica en Bolivia

internacional de cara al nuevo mi- social” hace una revisión del “au-
lenio: la creciente separación entre mento de la desigualdad y la exclu-
las zonas ricas y pobres del mun- sión en todo el mundo”,
do”; Chomsky [1997; 180] destaca abordando el tema para los países
que las “diferencias dentro de las atrasados –en particular los africa-
naciones se producen en los ‘tres nos– y para los países desarrolla-
mundos’”; Martin y Schuman dos –en particular los EE.UU.–, así
[1996], así como Rifkin [1996], como en lo referente al trabajo in-
coinciden en identificar la conso- fantil. De dicha revisión, saca la si-
lidación de una “Sociedad 20-80”, guiente conclusión, misma que
en la cual el 20% tiene un lugar y compartimos:
el 80% restante sale sobrando; Beck “He tratado de mostrar [...] el
[1998; 108-209] plantea que “las complejo conjunto de vínculos que
rentas decrecientes del trabajo y las existen entre las características del
rentas crecientes del capital gene- capitalismo informacional y el au-
ran una escisión en aumento entre mento de la desigualdad, la pola-
el mundo de los ricos y el de los rización social, la pobreza y la
pobres” y propone un “pacto so- miseria en la mayor parte del mun-
cial contra la exclusión”; Castells do. El informacionalismo crea una
[1996; III, 186] argumenta la exis- aguda divisoria entre pueblos y lo-
tencia de “agujeros negros del ca- calidades valiosos y sin valor. La
pitalismo informacional”; Samir globalización avanza de forma se-
Amin [1996] prevé que en las lectiva, incluyendo y excluyendo a
próximas décadas se dará “el surgi- segmentos de economías y socieda-
miento de nuevas dimensiones de des dentro y fuera de las redes de
polarización”; y Shutt [1998; 153] información, riqueza y poder que
analiza la “catástrofe del tercer caracterizan al nuevo sistema do-
mundo” y, en relación con los paí- minante”.
ses atrasados, concluye que “la con- En suma, por consiguiente, las
dición de gran parte de los tres evidencias y análisis disponibles
cuartos de la raza humana que ha- son bastante claros al mostrar un
bita allí ha empeorado durante los incremento de las disparidades de
últimos veinte años y es ahora, cer- ingreso en el funcionamiento de la
ca del fin del siglo veinte, tan te- economía mundial, incluída desde
mible como en cualquier momento luego la América Latina, para un
desde el inicio del siglo”. periodo en que dicho funciona-
De entre esos autores Castells, miento ha estado marcado por el
bajo el título de [1996; II, 95 a 191] despliegue de la globalización, y en
“El cuarto mundo: el capitalismo el cual ese despliegue ya debería ha-
informacional, pobreza y exclusión ber revertido de manera importante

114
Crisis económica en Bolivia

las disparidades si en efecto la glo- gulaciones nacionales o globales al


balización significara tendencias a funcionamiento del mercado y al
la “convergencia”, como las anun- desplazamiento de los capitales.
ciadas por las corrientes que revi- En el terreno internacional, esa
sábamos en el inicio de este ausencia de regulaciones ha ido
apartado. tomando cuerpo con la mayor fuer-
za y a través de diversos mecanis-
III. LAS POLÍTICAS DE LA mos, de tal manera que para los
“CONVERGENCIA” grandes capitales la reducción de
En este último apartado nos in- rigideces derivadas de los cambios
teresa confrontar brevemente lo ocurridos en la base tecno-produc-
que hemos venido revisando, res- tiva –a los cuales hacíamos referen-
pecto de la ausencia de “convergen- cia al inicio de este material– se ha
cias” en el actual funcionamiento sumado a una disminución inclu-
de la economía mundial, con algu- so más aguda en las ataduras insti-
nas de las políticas que en la actua- tucionales a las que antes estaban
lidad se aplican en el nivel medianamente sujetos.
internacional. Si bien en América Latina pro-
En términos generales, nos pare- bablemente la reducción más co-
ce que las evidencias y las políticas nocida de ataduras institucionales
apuntan en sentidos totalmente sea la referida a la apertura comer-
opuestos. A pesar, tanto de los cues- cial, y a la consiguiente libre circu-
tionamientos analíticos a las actua- lación de mercancías, lo cierto es
les teorías de la convergencia, como que los procesos más profundos de
de las evidencias de que dichas teo- desregulación han estado ubicados
rías en nada se corresponden con en la esfera del movimiento inter-
las tendencias que hoy imperan en nacional de capitales de cartera y
el escenario mundial, la definición directos.
de políticas asume por completo un En lo que respecta a los capitales
escenario de convergencia genera- de cartera, la liberalización de sus
lizada como el resultado “natural” ingresos y salidas ha estado presen-
al cual tiende el actual proceso de te en la gran mayoría de los países,
globalización. de tal modo que la “apertura” de
En correspondencia con dicha las bolsas de valores a dichos capi-
asunción, una dirección central de tales se ha acompañado por una
las políticas que hoy se aplican con- ausencia casi total de requisitos de
siste en crear las condiciones nece- permanencia, de desempeño y de
sarias para que dicha convergencia resultados, así como por un libre
pueda tomar cuerpo sin ser estor- funcionamiento de los mercados
bada por la “interferencia” de re- cambiarios.

115
Crisis económica en Bolivia

En lo que respecta a los capitales - En el nivel bilateral, han proli-


directos, las facilidades otorgadas ferado los “Tratados Bilaterales de
para la acción de las empresas trans- Inversión”, en los cuales los firman-
nacionales han sido múltiples, y se tes se aseguran mutuamente las
han ido acentuando con el trans- mejores condiciones para la promo-
curso de los años noventa en dis- ción y protección de las inversio-
tintos ámbitos: nes de la contraparte.
- En el ámbito de la normativi- - En el ámbito multilateral, algu-
dad interna de los países, en los nas de las facilidades para los capi-
años recientes se han multiplicado tales se incluyeron en los convenios
tanto las “Leyes de Competencia”, finales de la Ronda Uruguay del
con cláusulas referidas al tratamien- Acuerdo General Sobre Aranceles
to no discriminatorio de las inver- Aduaneros y Comercio (GATT) y
siones extranjeras y a fusiones y en la puesta en marcha de la Orga-
adquisiciones, como distintas me- nización Mundial de Comercio
didas legales específicas de libera- (OMC): el “Acuerdo Sobre Medi-
ción y promoción de dichas das de Inversión Relacionadas con
inversiones. el Comercio” (TRIMs), el “Acuer-
do General Sobre el Comer-
cio de Servicios” (GATS) y,
en menor medida, a través
del “Acuerdo sobre los De-
rechos de Propiedad Intelec-
tual Relacionados con el
Comercio” (TRIPs), el
“Acuerdo Sobre Subvencio-
nes y Medidas Compensa-
torias” y el “Acuerdo sobre
RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “CARPINTERÍA”, ACUARELA.

Contratación Pública”.
A todo lo anterior cabría
agregar, también en el ám-
bito multilateral, las nego-
ciaciones desarrolladas en
la Organización Para la Co-
operación y el Desarrollo
Económicos (OCDE) res-
pecto del “Acuerdo Multi-
lateral de Inversiones”
(AMI), las cuales si bien es-
tán actualmente estancadas,

116
Crisis económica en Bolivia

es probable que se reinicien ya sea y “libremente transferible” equivalente


en el mismo marco de la OCDE o al “valor libre de mercado” de la in-
trasladándolas a la Organización versión expropiada;
Mundial de Comercio (OMC). - El otorgamiento, a los inversio-
El AMI, de no cambiar sustan- nistas extranjeros, de los mismos
cialmente los contenidos presentes derechos y el mismo status legal que
en su versión más reciente de mayo los gobiernos soberanos, pudiendo
de 1998 [OCDE; 1998], amenaza esos inversionistas llevar directamen-
transformarse en el mecanismo te a juicio a dichos gobiernos ante
principal de la más profunda y ge- árbitros internacionales;
neralizada desregulación de los flu- - La eliminación de cualquier
jos de inversión y, con ello, en la posibilidad para que los gobiernos
expresión más acabada de la reduc- fijen algún requisito de desenvolvi-
ción de barreras institucionales para miento o de resultados para las in-
el gran capital. A partir de una de- versiones extranjeras. Así, por
finición extremadamente amplia de ejemplo, en el borrador más recien-
“inversión” –que incluye a “todo te del AMI se establece explícita-
tipo de activo que directa o indi- mente la prohibición de que los
rectamente esté bajo el control o gobiernos apliquen a la inversión
sea de propiedad de un inversio- extranjera directa políticas referidas
nista”– en ese borrador del AMI se a niveles de exportación, saldo co-
contemplan aspectos como los si- mercial, porcentajes de contenido
guientes: nacional, transferencias de tecno-
- El otorgamiento de “Trato Na- logía, generación de empleos, aso-
cional” y “Trato de Nación más ciación con capitales nacionales,
Favorecida” para los inversionistas etc.
extranjeros en todo lo referido al Como se puede observar, en el
establecimiento, adquisición, ex- terreno de las relaciones internacio-
pansión, administración, conducción, nales la tendencia dominante es a
operación y venta de inversiones; la desaparición de todo tipo de
- El compromiso de “seguridad” normas sobre la actuación del ca-
y una “protección completa y cons- pital, y a la aplicación de un prin-
tante” para las inversiones extran- cipio de “trato igual” sin importar
jeras, incluyendo la prohibición de las desigualdades que estén presen-
“expropiar o nacionalizar directa o tes entre aquellos que reciben el
indirectamente una inversión” ex- mismo trato. Con ello, resulta
cepto para un propósito de interés evidente que lejos de buscar la
público, en cuyo caso deberá ocu- “convergencia”, lo que se hace es
rrir el pago “sin dilación” y “en efecti- asumir –en el mejor de los casos–
vo” de una compensación “adecuada” que ella llegará por sí sola en la

117
Crisis económica en Bolivia

medida en que se otorgue plena li- de márgenes por parte de los go-
bertad a los “automatismos del biernos de América Latina, a nues-
mercado”, lo que en la práctica sig- tro juicio se corresponde claramente
nifica otorgar al gran capital multi- con una suerte de “indiferencia ante
nacional todas las facilidades y el las desigualdades” –o de confianza
máximo de seguridad para su ple- en el “advenimiento de la conver-
no despliegue. gencia”–, que está presente también
Esa plena asunción en el terreno en las políticas propiamente inter-
de las relaciones internacionales, de nas que hoy se aplican en el nivel
vínculos automáticos entre globa- latinoamericano.
lización, libertad del capital y con- En tal sentido, la falta de co-
vergencia económica, que por rrespondencia, entre tendencias a
cierto también ha estado claramen- un incremento de las divergencias
te presente no sólo en el Tratado y políticas definidas a partir de su-
de Libre Comercio de América del puestos de convergencia –a la cual
Norte (TLCAN) y en el Acuerdo nos hemos referido en páginas an-
de Libre Comercio de las Améri- teriores–, es particularmente noto-
cas (ALCA), sino también en bue- ria y grave para el caso de los países
na medida en los acuerdos latinoamericanos. Por una parte, en
latinoamericanos de integración, nuestros países es donde las diver-
implica por sí sola una drástica li- gencias tienden más claramente a
mitación a la posibilidad de apli- multiplicarse, tanto en el funciona-
car estrategias y políticas por parte miento económico interno como
de los gobiernos en una serie de en las brechas con respecto al mun-
campos –por ejemplo, el medio do desarrollado; por otra parte, es
ambiente y la defensa de los dere- también en América Latina donde
chos humanos– y, en particular, más a ultranza se asumen los su-
implica una reducción al extremo puestos de “convergencia plena” y
de los márgenes para la aplicación donde más claramente ellos se tra-
estrategias nacionales destinadas a ducen en una devaluación de las
fomentar el desarrollo de pequeñas estrategias de inserción internacio-
o medianas empresas o de deter- nal y de objetivos de desarrollo sec-
minadas industrias o regiones, ya torial y regional.
que todo ello significaría una dis- En esas circunstancias y de no
criminación hacia los capitales ex- mediar un cambio sustancial en las
tranjeros. políticas de vinculación externa y
Finalmente, y sin intención de de funcionamiento interno de nues-
argumentarlo en el presente traba- tras economías, lo que se avizora es una
jo, nos interesa destacar que la multiplicación de las enormes des-
aceptación plena de esa reducción igualdades que históricamente han

118
Crisis económica en Bolivia

existido en los niveles de desarrollo escenario mundial y con otras partes


sectorial, ramal, de grupos sociales y sustancialmente excluidas de dicho es-
de las diversas regiones geográficas cenario, sin mayor apoyo estatal y re-
en los países latinoamericanos, con produciendo situaciones extremas de
partes de la economía vinculadas de pobreza y deterioro económico y so-
manera directa y ventajosa al nuevo cial.

BIBLIOGRAFIA

• Albert, Michel (1991), Capitalismo contra capitalismo, Ed. Paidós, Argentina, 1993.

• Amin, Samir (1996) “El futuro de la polarización global”, en El mundo actual: situación y alternati-
vas, Pablo González Casanova y John Saxe-Fernández (coordinadores), Ed. Siglo XXI, México.

• Arrighi, Giovanni (1994) The Long Twentieth Century. Money, Power, and the Origins of Our Times, Ed.
Verso, Londres.

• Bairoch, Paul y Richard Kozul-Wright (1996) Globalization Myths: some historical reflections om inte-
gration, industrialization and growth in the world economy, Discussion Papers Nº 111, UNCTAD, Gi-
nebra.

• Banco Mundial (1997) Poverty Reduction and The World Bank, Internet.

• Barnet, Richard y John Cavanagh (1994) Global Dreams. Imperial Corporations and the New World
Order, Simon & Schuster, New York.

• Beck, Ulrich (1998) ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización Ed.
Paidós, España.

• Ben-David, Dan (1993) “Equalizing exchange: trade liberalization and income convergence”, en
Quaterly Journal Economic, Vol. 108.

• Camdessus, Michel
(1998) Capital Account Liberalization and the Role of the Fund, intervención en el Seminario sobre
“Liberalización de la cuenta de capitales”, Washington, 9 de marzo, Internet.

• Castells, Manuel (1996) La era de la información. Economía, sociedad, cultura, (tres volúmenes), Alianza
Editorial, España.

• Consejo de Asesores Económicos (CAE)


(1997) Economic Report of the President, Internet.
(1998) Economic Report of the President, Internet.

• C E PA L
(1996a) Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe. 1996. Santiago de Chile.
(1996b) Panorama social de América Latina, Stgo. de Chile, febrero.
(1997a) Panorama de la Inserción Mundial de América Latina y El Caribe. Edición 1997, Stgo. de
Chile, noviembre.
(1997b) Panorama social de América Latina, Stgo. de Chile, febrero.
(1997c) The Equity Gap, Stgo. de Chile, abril.
(1997d) Balance Preliminar de la Economía de América Latina y El Caribe. 1997. Santiago de Chile.
(1998) Panorama social de América Latina, Stgo. de Chile, abril.

119
Crisis económica en Bolivia
• Chomsky, Noam
(1993) Año 501. La Conquista Continúa. Ed. Libertarias/Prodhufi, España.
(1994) Lo que realmente quiere el tío Sam, Siglo XXI, México.
y Heinz Dieterich (1995) La sociedad global, Ed. Joaquín Mortiz, México, 1996.
(1997) El nuevo orden mundial (y el viejo), Ed. Crítica, Barcelona, 1997.

• Doremus, Paul, William Keller, Louis Pauly y Simon Reich (1998) The Myth of the Global Corpora-
tion, Princeton University Press

• Estay, Jaime
[1998a] “Globalización, empresas transnacionales y la sociedad civil”, en Sociedad Civil. Análisis y
debates, Nº 2 vol II.
[1998b] “Globalización económica y convergencia”, en el libro colectivo Puebla, modelo para ar-
mar, Jaime Ornelas y Germán Sánchez (coordinadores), Ed. BUAP, octubre.
[1998c] “El incremento de la polarización”, en Rigoberto Gallardo y Joaquín Osorio (coords) Los rostros de la
pobreza. El debate (Tomo I), Ed. ITESO-Universidad Iberoamericana, noviembre de 1998.

• Ferrer, Aldo
(1996) Historia de la globalización. Orígenes del desorden económico mundial, Ed. FCE, Argentina.
(1998) El capitalismo argentino. Ed. FCE, Argentina.

• FMI World Economic Outlook (WEO), varios números.

• Forrester, Viviane (1996) El horror económico, Ed. FCE, Argentina, 1997.

• Hirst Paul y Grahame Thompson (1996) Globalization in Question. The international economy and the
possibilities of gobernance, Polity Press, Inglaterra.

• Hughes, Helen (1999) “Perspectives for an Integrating World Economy: Implications for Reform
and Development”, en Ulrich Hiemenz (editor) Growth and Competition in the New Global Economy,
Serie Developments Centre Seminars, OCDE, Francia.

• Hobsbawm, Eric
(1994) Historia del siglo XX, Ed. Grijalvo Mondadori, Barcelona, 1995.

• Kuznets, Simon (1955) “Economic Growth and Income Inequality”, The American Economic Re-
view, marzo.

• Lewis (1981) “The rate of Growth of World Trade, 1830-1973”, en Grassman, Spand y Lundberg
(eds) The World Economic Order: Past and Prospect. Basingtoke: Macmillan.

• Martin, Hans-Peter y Harold Schuman (1996), The Global Trap. Globalization & the Assault on De-
mocracy & Prosperity. Zed Books Ltd., Nueva York.

• Maddison, Angus.(1995) Monitoring the World Economy 1820-1992, OCDE, Francia.

• McKinnon, Ronald
(1973) Dinero y Capital en el desarrollo económico, Ed. CEMLA, México, 1974.
(1980) “Financial Policies”, en Policies for Industrial Progress in Developing Countries, John Cody,
Helen Hugues y David Wall (editores), Oxford University Press.
(1981) “Financial Repression and the Liberalisation Problem within Less-Developed Countries”,
en Grassman, Spand y Lundberg (eds) The World Economy Order: Past and Prospect, Basingstoke:
Macmillan.
y Huw Pill (1997) “Credible economic liberalizations and overborrowing”, American Economic Re-
view Nº 87 (2).
y Huw Pill (1998) “International Overborrowing: a Decomposition of Credit and Currency Risks”,
World Development, Vol. 26, Nº 7, julio.

120
Crisis económica en Bolivia
• Michael Mortimore (1994) La inversión extranjera directa, el cambio técnico y la competitividad interna-
cional de los países en desarrollo, CEPAL, junio, Santiago de Chile.

• OCDE (1998) Multilateral Agreement on Investment: Consolidated Text and Commentary, Inter-
net.

• Oficina Internacional del Trabajo (1996) El empleo en el mundo 1996/1997. Las políticas nacionales en
la era de la mundialización, Organización Internacional del Trabajo, Ginebra

• Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo Industrial (ONUDI) (1997) Desarrollo Indus-
trial. Informe Mundial 1997, México.

• Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)


(1996) Informe sobre desarrollo humano 1997, Nueva York.
(1997) Informe sobre desarrollo humano 1997, Nueva York.
(1998) Informe sobre desarrollo humano 1998, Nueva York.
(1999) Informe sobre desarrollo humano 1999, Nueva York.

• Rifkin, Jeremy (1996) El fin del trabajo, Ed. Paidós, México.

• Rowthorn, Robert y Richard Kozul-Wright (1998) Globalization and Economic Convergence: an asses-
sment Discussion Papers Nº 131, UNCTAD, Ginebra.

• Roubini, Nouriel y Xavier Sala-i-Martin (1992) “Financial repression and economic growth”, en
Journal of Development Economics Nº 39.

• Sala-i-Martin X
(1996) “The classical aproach to convergence analysis” en Economic Journal, Vol. 106, julio.
y Robert Barro (1995) Rechnological diffusion, convergense and growth, Center Discussion Paper Nº
735, Universidad de Yale.

• Schaff, Adam (1985) ¿Qué futuro nos aguarda? Las Consecuencias Sociales de la Segunda Revolución
Industrial, Ed. Crítica, España.

• Shaw, Edward (1973) Financial Deepening in Economic Development, Oxford University Press.

• Shutt, Harry (1998) The trouble with Capitalism. An Enquiry into the Causes of Global Economic Failure,
Zed Books, Londres y N. York.

• Smith, Adam (1776) Investigación de la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, Ed. FCE,
México, 1982.

• Thurow, Lester (1996) El futuro del capitalismo, Javier Vergara Editor, Argentina.

• U N C TA D
___ (1997a) The Least Developed Countries. 1997 Report, Ginebra.
___ (1997b) Trade and Development Report, 1997. Ginebra.
___ (1998) Trade and Development Report, 1997. Ginebra.

• Wallerstein, Immanuel
___ (1995) Después del liberalismo, Ed. Siglo XXI, México, 1996.

121
Crisis económica en Bolivia

LA CRISIS ECONÓMICA
DEL JAPON:
UNA INTERPRETACIÓN
MARXISTA
José Valenzuela Feijóo1

I. INTRODUCCIÓN
En la postguerra, Japón ha llegado a ser una superpotencia económica,
superada levemente sólo por los Estados Unidos. Además, en los secto-
res industriales claves y estratégicamente más decisivos, Japón suele estar
ya ubicado en primer lugar. De hecho, para muchos, Japón se ha visuali-
zado como el futuro gran poder hegemónico del siglo XXI.
En 1950, el producto por habitante del Japón en relación al de los
Estados Unidos era equivalente a un 6.9%. En 1996 ya era superior en un
31% : 36509 dólares en Japón contra 27821 dólares en EEUU. Pero si en
el período 1950-70 el producto japonés crecía al 10% anual, en el perío-
do 1990-97 sólo creció al 1.7% anual. Peor aún, en los últimos años de la
década el producto ha permanecido prácticamente estancado. ¿Qué fac-
tores pueden explicar esta situación? Este es el problema a abordar en el
ensayo que sigue. Por razones de espacio seremos muy sintéticos y abor-
daremos sólo el aspecto económico del problema.2
II. UN ESQUEMA DE ANÁLISIS
Al examinar las crisis, conviene no olvidar los elementos de base, o
sustrato, en que tienen lugar. Se trata de un sistema capitalista, o sea, de
un sistema sometido a una lógica de valorización del valor, de un movi-
miento económico que Marx sintetizara en la famosa fórmula del D-M-D´,
en que D´-D = plusvalía y (D´-D)/ D = tasa de ganancia. Se invierte o

1 Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa, México. Docente Invitado CIDES - UMSA


2 Para una presentación detallada, ver José Valenzuela Feijóo, “Japón: ¿madurez y estancamiento?”.
UAM-I, por aparecer.

122
Crisis económica en Bolivia

adelanta una suma de dinero o valor (=D), se compran con ese capital-
dinero mercancías (=M) que funcionan como capital productivo (fuerza de
trabajo y medios de producción) . Usando esos recursos, se obtiene cierto
nivel de producción y ésta se vende de acuerdo a su valor (=D´). El movi-
miento tiene sentido si el dinero final es mayor que el inicial. Tal es la lógica
de base a subrayar: “nunca debe olvidarse que en la producción capitalista lo
que importa no es el valor de uso inmediato, sino el valor de cambio,y, en
especial, la expansión de la plusvalía. Este es el motivo impulsor de la pro-
ducción capitalista, y es una bonita concepción la que –para eliminar por
medio de razonamientos las contradicciones de la producción capitalista- se
olvida de su base misma y la describe como una producción que apunta a la
satisfacción directa del consumo de los productores”3 .
Sentado lo anterior, podemos ver que en el curso de la reproducción del
capital, se trata, como dice Marx, de “reponer el valor del capital anticipado
junto con la habitual tasa de ganancia”.4 Al respecto, el comentario de Sweezy
es muy claro: “es un principio generalmente aceptado que si la tasa de ga-
nancia desciende por debajo del nivel ordinario en cualquier industria parti-
cular, los capitalistas retirarán su capital de esa industria para colocarlo en
otra. Sin embargo, si la tasa de la ganancia desciende más allá del nivel
ordinario en todas o casi todas las industrias al mismo tiempo, nada puede
ganarse con pasar de una a otra. Cuando esto sucede, los capitalistas no
están obligados a seguir reinvirtiendo bajo condiciones que deben conside-
rarse como desfavorables; pueden posponer la reinversión hasta que las con-
diciones sean favorables otra vez, es decir, hasta que la tasa de ganancia
alcance de nuevo el nivel ordinario, o bien hasta que se hayan resignado a
una nueva y más baja norma de la tasa de ganancia5
Tenemos entonces: a) se produce un descenso significativo en la tasa
de ganancia; b) esto da lugar a consecuencias que implican una parálisis
o interrupción en el curso más o menos normal de la reproducción del
capital: “la crisis es precisamente la fase de perturbación e interrupción
del proceso de reproducción”6 . En concreto, esto significa que: c) dismi-
nuye el nivel y ritmo de la acumulación ( es decir, cae la parte de la
plusvalía que se aplica a la ampliación del capital); d) en consecuencia,
cae el PIB. O sea, se reducen los niveles de la actividad económica; e)
asimismo, se reducen los niveles del empleo productivo y crece el “ejér-
cito de reserva industrial”; f ) las empresas más débiles afrontan dificul-
tades mayores. Parte de ellas quiebran o son absorbidas por las más

3 C. Marx, “Teorías sobre la Plusvalía, Tomo 2, págs. 424-5; edit. Cartago, Buenos Aires, 1975.
4 Ibídem, pág. 424.
5 Paul Sweezy, “Teoría del desarrollo capitalista”, pág. 159. FCE, México, 1974.
6 C. Marx, “Teorías sobre la Plusvalía”, edic. cit., pág. 432.

123
Crisis económica en Bolivia

exitosas. Se asiste, en consecuencia, a una intensificación del proceso de


centralización de capitales.
Las crisis, en suma, siempre giran en torno a la tasa de ganancia y se
precipitan cuando esa tasa de ganancia se desploma y ya no satisface a
los agentes del capital. Como lo dijera Marx, en el capitalismo la pro-
ducción “se paraliza no donde lo exige la satisfacción de las necesidades,
sino allí donde lo impone la producción y realización de la ganancia”7 .
De la anterior constatación, emerge espontáneamente la interrogante
más decisiva: ¿ cómo se arriba a ese descenso de la tasa de ganancia? ¿qué
factores son los que provocan esa disminución crítica?
Para contestar, debemos recordar cuáles son los determinantes de la
tasa de ganancia.
En principio, la tasa de ganancia, a nivel macroeconómico, la pode-
mos manejar como igual a un cuociente en que arriba aparece el “superá-
vit bruto de explotación” menos el consumo de capital fijo y en el
numerador los activos totales. En términos de Marx, el cuociente es
entre la plusvalía anual total y el capital total (siendo éste, igual a la suma
del capital constante y del capital variable adelantados). Dividimos nu-
merador y denominador por el capital variable adelantado y arribamos a
la expresión usual en que la tasa de ganancia aparece dependiendo de la
tasa de plusvalía anual ( igual a la tasa de plusvalía simple multiplicada
por la velocidad de rotación del capital variable) y de la composición de
valor del capital. En términos formales podemos escribir:

P p . nv
(1) g1 =
________ =
_________
C + V 1 + Ov

P = masa anual de plusvalía.


C = capital constante avanzado.
V = capital variable avanzado.
p = P / V = tasa de plusvalía.
nv = velocidad de rotación del capital variable.
Ov = C / V = composición de valor del capital.

En la expresión (1) de la tasa de ganancia, las variables claves son la


tasa de plusvalía y la composición de valor del capital. A veces, se cree
que la estimación empírica de estas categorías presenta dificultades
7 C. Marx, El Capital, tomo III, pág. 256. FCE, México, 1974.

124
Crisis económica en Bolivia

irremontables. Pero no hay tal: para una y otra se puede encontrar una
buena aproximación de acuerdo a 8 :

(2) 1 + p = ( F2 / Srh )

(3) Ov = nv [ 1 + p ] / α e

F2 = productividad del trabajo en la sección de bienes-salarios.


Srh = salario real por hora trabajada.
at = PINpe / KF = relación producto a capital fijo técnica.
PINpe = producto interno neto potencial (para una tasa de operación plena).
KF = acervos de capital fijo (volúmen).
ae = relación estadística producto a capital = PIN / KF = ( to ) . αt
PIN = producto efectivo.
to = tasa de operación.

Adelantando vísperas, digamos que en el caso japonés, muy probable-


mente tenemos un aumento de Ov combinado con un leve descenso de
p. En ello, residirían los factores que estarían a la base del descenso de la
rentabilidad. Pero se trata de una aproximación muy cruda. La expresión
(1) es válida al más alto nivel de abstracción y, por lo mismo, pudiera
resultar engañosa si se aplica directamente a situaciones concretas.
Pasamos en consecuencia, a introducir algunos ajustes necesarios.
Ajuste según el grado de monopolio. En las economías contemporáneas las estruc-
turas de mercado dominantes son las oligopólicas. Ello, da origen a una jerarquía
de cuotas de ganancia, las que a nivel de ramas y/o empresas se van por encima o
por debajo de la tasa media. Ello, en función del “poder monopólico” que se
aplique en la rama del caso. Definicionalmente, las ramas oligopólicas son las que
operan con una sobreganancia positiva (sus ganancias se van por encima de lo
que obtendrían con cargo a la tasa media de ganancia) y las ramas “competitivas”
son las que operan con una rentabilidad inferior a la media ( ciertamente, el
diferencial implica transferencias de plusvalía desde los sectores competitivos ha-
cia los más oligopolizados). En términos generales podemos definir la tasa de
ganancia monopólica (= g2 ) como sigue.

(4) g2 = g1 ( 1 + k )

k = grado de monopolio = g2 / g1 .

8 La deducción de las fórmulas se da en el apéndice.

125
Crisis económica en Bolivia

El grado de monopolio es positivo ( k > 0 ) para los sectores monopó-


licos. Y es negativo ( k < 0 ) para los sectores competitivos. En lo
fundamental, el nivel de k depende del nivel que alcanzan las “barreras a
la entrada” que existan a nivel de la rama.

Ajuste según el nivel de utilización de la capacidad instalada. La tasa de


operación nos mide la relación entre el nivel del producto efectivo y el
nivel potencial o de plena utilización. Como regla, al dominar las es-
tructuras oligopólicas, las grandes empresas manejan cierto nivel de “reser-
vas” que suele alcanzar a un 10% o algo más de sus capacidades productivas.
O sea, en condiciones oligopólicas, la “tasa de operación” normal, es del
orden de un 90% o algo menos. Adicionalmente, cuando emergen proble-
mas por el lado de la demanda efectiva ( o sea, problemas de realización), la
tasa de operación desciende aún más. Por cierto, el aumento en los márgenes
de capacidad ociosa afecta negativamente a las ganancias. Suponemos, para
simplificar, una relación lineal proporcional entre el nivel de ganancias y la
tasa de operación. Por lo tanto, podemos escribir:

(5) g3 = ( to ) g2 = ( to ) ( g1 ) ( 1 + k )

En períodos de crisis, sobremanera cuando existe un problema de de-


manda efectiva, la tasa de operación disminuye. Esto suele plantear pro-
blemas que a veces las empresas más débiles no pueden soportar. Surgen
las quiebras y los procesos de centralización de los capitales, lo cual suele
impulsar el aumento en el grado de monopolio. O sea, para las empresas
más poderosas ( o monopólicas ), la menor tasa de operación se suele
asociar a un aumento en el grado de monopolio. Por lo mismo, este
factor opera contrarrestando, parcialmente, la caída de la rentabilidad
que provoca el aumento de las capacidades productivas ociosas.

Ajuste en función de la política tributaria. En este contexto, entendemos


por tasa impositiva ( = t ) la parte de la ganancia que se debe destinar a
pagar impuestos. Se trata, en consecuencia, de una resta a las utilidades
de la empresa. Dada la masa de ganancia G3 = g3 . K , tenemos que esta
se ve disminuída en un monto igual a ( t.G3 ). Por lo tanto, podemos
escribir para la tasa de ganancia después de impuestos (= g4) :

(6) G 4 = g 3 . K - t . g 3 . K = g3 . K ( 1 – t )

(7) g4 =
G4 / K = g3 ( 1 – t ) = ( to ) ( 1 + k ) ( 1 – t ) ( g1 )

126
Crisis económica en Bolivia

Los impuestos, como lo muestra la expresión (7), afectan negativamen-


te a la tasa de ganancia. Ello, en todo caso, no debe provocar una imagen
errónea sobre el impacto de la actividad gubernamental en la rentabili-
dad empresarial. El gobierno también incide, por ejemplo, por el lado
del gasto público. Lo cual, amén de que suele generar economías exter-
nas de gran importancia ( por la vía de la inversión pública en infraes-
tructura, en educación y salud, etc.) , provoca un aumento en la tasa de
operación. Aquí, sólo consideramos, como es obvio, el impacto directo
de la política tributaria.

Ajuste según la tasa de interés y el nivel de endeudamiento. Las empresas, en


mayor o menor grado (y, en el caso japonés, en muy alto grado) recurren
al crédito para financiar sus operaciones, tanto a nivel de sus gastos co-
rrientes ( créditos para capital circulante) como de sus gastos de inver-
sión. Consecutivamente, una parte de los activos totales se sustentan en
deuda (o pasivos) y parte de la plusvalía recibida debe destinarse al
pago de intereses. Al darse esta situación, la plusvalía se divide en intere-
ses y beneficio empresarial. El primero funciona como remuneración del
capital dinero de préstamo y el segundo como remuneración del capital
industrial o productivo. Luego, si relacionamos el monto del beneficio
empresarial con el monto del capital propio, obtenemos la “tasa de be-
neficio empresarial” ( = g5 ). Para el análisis de los determinantes de la
inversión, que es el punto que nos interesa, el indicador más adecuado es
esta tasa de beneficio empresarial, la que en términos formales podemos
escribir como sigue:

(8) g5 = BE / Kp = (G4 - I ) / Kp

(8a) g5 =
g4 + d [ g4 - i ]

BE = beneficios empresariales.
I = intereses pagados = i . Kl
i = tasa de interés.
Kl = capital prestado.
Kp = capital propio.
K = Kp + Kl = capital total
d = Kl / Kp = coeficiente de endeudamiento ( o de apalancaje ).

Si la empresa funciona sin deudas ( d= 0), el movimiento de la tasa de


interés no la afecta, por lo menos en términos directos. En estas circunstancias, la

127
Crisis económica en Bolivia

tasa de ganancia g5 ( o tasa de beneficio empresarial) sería igual a (g4),


la “tasa de ganancia ajustada”. En este caso, queda muy claro cómo el
descenso de la tasa de operación ( factor que nos interesa muy especial-
mente) afecta negativamente a la rentabilidad de la empresa. Si existen
deudas, la empresa logra un efecto de “apalancaje” positivo siempre y
cuando la tasa de interés sea menor ya no a la tasa de ganancia de “pleno
empleo” ( o tasa previa o “ex –ante” a la consideración del posible mar-
gen de capacidades ociosas) sino a la multiplicación de esa tasa por la
tasa de operación. En breve, la posible fragilidad financiera de la empre-
sa se agravará en tanto la tasa de operación vaya disminuyendo.
Asimismo, podemos ver que ante un coeficiente de endeudamiento ele-
vado, la elevación de la tasa de interés combinada con un descenso de la
tasa g4 ( combinación que es muy característica de las épocas de crisis )
puede dar lugar a resultados catastróficos.
Los ajustes efectuados a la expresión más abstracta y general nos per-
miten un examen bastante concreto del caso japonés. El indicador de
rentabilidad a privilegiar es la tasa de beneficio empresarial ( = g5 ) pues
ella es la que incide más directamente en las decisiones de inversión.
Sintetizando los desarrollos anteriores tendríamos:

(9) be = g5 = f { p , nv , Ov , k , to , t , d , i }
(+) (+) (-) (+) (+) (-) (+) (-)

Los signos en paréntesis que se ubican debajo de cada variable nos indican
el sentido de la relación que se establece respecto a la tasa de beneficio em-
presarial. Sólo cabe señalar que el impacto del coeficiente de endeudamien-
to (=d) es positivo sólo si se cumple que g4 es menor que la tasa de interés.
Por cierto, si i> g4 , el impacto del apalancaje será negativo.
III. LA EVIDENCIA DISPONIBLE
Lo primero, apunta a la evolución de la tasa de rentabilidad.
Un indicador, manejado por la OCDE, relaciona los beneficios totales
con los activos totales y se parece bastante a nuestra g4, o sea, a lo que
hemos denominado, “tasa de ganancia ajustada”.
Llama la atención el bajo nivel de la tasa de ganancia (vis a vis otros
países desarrollados se sitúa muy por debajo) , fenómeno que no es de
ahora. Y como el esfuerzo de inversión japonés (inversión sobre PIB)
aún hoy suele situarse por encima del europeo y estadounidense, pode-
mos constatar que la función inversión es bastante diferente en Japón.
En corto, en este país para una tasa de ganancia equivalente, el nivel de
inversión es muy superior al que se da en las otras grandes potencias. Por

128
Crisis económica en Bolivia

lo mismo, tenemos que el potencial de crecimiento japonés resulta bas-


tante elevado.
Para nuestros fines, lo que más interesa es la evolución de la tasa de
ganancia. Según se observa, la tendencia descendente es muy firme de
una década a otra. Para el sector no financiero en su conjunto, el descen-
so es de un 33%. Para el manufacturero, la caída es de un 21%. O sea, el
sector manufacturero parece haberse defendido algo mejor del deterioro.

Otro indicador manejado por la OECD ajusta la anterior tasa de ga-


nancia por la tasa de interés de largo plazo. O sea, el equivalente a nuestra
tasa de beneficio empresarial. La información se muestra en el cuadro I.
Sentado lo anterior, podemos abordar el problema fundamental: ¿qué
factores han precipitado la crisis? Es decir, ¿qué factores han provocado
el descenso crítico de la tasa de rentabilidad del capital?
El análisis lo ordenamos en términos de la expresión (9).
¿ Qué ha sucedido con la tasa de plusvalía?
De acuerdo a la estimación que hemos efectuado, la tasa de plusvalía
habría sido igual a 1.53 en 1990, para luego bajar a 1.40 en 1998. Partien-
do de un nivel que no es especialmente elevado, la reducción sería de
casi un 9%. En el período 1990-98, el salario nominal por hora se eleva
en un 26.7%, la inflación ( medida por el índice de precios al consumi-
dor ) fue del 9.3% y, por ende, el salario real por hora sube un 15.9% en
el período. La productividad del trabajo (PIB por hora trabajada en el
sector manufacturero) se eleva un 9.7%. En suma, el salario real sube
más que la productividad del trabajo y ello provoca el descenso de la tasa
de plusvalía. 9 Agreguemos: los datos sobre salarios y productividad se
9 De aquí el alegato de los economistas conservadores por “flexibilizar” el mercado de la fuerza de
trabajo, elevar la desocupación y, de este modo, bajar los salarios y disciplinar (a favor del capital)
a la fuerza de trabajo.

129
Crisis económica en Bolivia

refieren al sector manufacturero. Como en este sector los salarios tienen


un comportamiento algo más dinámico, nuestra estimación sobreestima
el aumento salarial y, por esta vía, sesga hacia abajo la estimación de la
tasa de plusvalía. También es muy posible que la productividad tenga un
comportamiento más cansino en los demás sectores productores de bie-
nes salarios (agricultura y construcción, vg.). Por lo tanto, estaríamos so-
breestimando el crecimiento de la productividad y, por esta vía, sesgando
hacia arriba el cálculo de la tasa de plusvalía. En resumen, se dan sesgos
con signo contrario, aunque se puede pensar con bastante seguridad que
el segundo sesgo es mayor: en períodos de crisis y/o de lento crecimien-
to, la disparidad dinámica en los salarios sectoriales se reduce . Por lo
tanto, es muy probable que la caída de la tasa de plusvalía sea algo
mayor a lo que hemos estimado.

3.1 La velocidad de rotación del capital variable


Se trata del número de veces que rota en el año el capital invertido en
salarios. Multiplicado por la tasa de plusvalía nos da la tasa de plusvalía
anual, que es el factor que aparece en el numerador de la tasa de ganan-
cia. Si la composición del capital circulante y el márgen no se modifican
sustancialmente, la relación entre ventas e inventarios opera como un
buen indicador de la velocidad de rotación. O sea, la velocidad de rota-
ción del capital variable la asimilamos al cuociente entre ventas e inven-
tarios. Conviene recordar: el tiempo de rotación (tiempo que demora el
capital en dar una vuelta, es decir, en ser recuperado) es el inverso de la
velocidad.
En el comportamiento de la velocidad de rotación podemos diferen-
ciar dos alteraciones de naturaleza distinta. Una, es de largo plazo y pro-
voca variaciones firmes pero no muy elevadas: los procesos de producción
son más largos, especialmente en la industria pesada. Y ello, reduce la
velocidad promedia de la economía. Asimismo, hay innovaciones en la

130
Crisis económica en Bolivia

gestión de inventarios (para el caso, Japón es líder en tal espacio) que


elevan la rotación. El segundo tipo de alteraciones es estrictamente co-
yuntural. Cuando surge una crisis por ventas, se elevan notablemente los
inventarios. Estadísticamente, el cuociente inventarios a ventas se dispa-
ra (i.e., cae la velocidad). Pero como ninguna empresa acumula inventa-
rios no planeados indefinidamente, la reacción empresarial es reducirlos
a su nivel normal y para ello, se recortan los niveles de producción. O
sea, la fluctuación suele ser estrictamente coyuntural y, al corregirse, termina
por expresarse en términos de una tasa de operación disminuída.
La relación ventas/inventarios (que la podemos asimilar al inverso de
la velocidad de rotación del capital variable) es manejada por la OECD
para el sector manufacturero y ella la usamos para examinar la velocidad
de rotación. De acuerdo a tal información, entre 1990 y 1998 el tiempo
de rotación ( o sea, el inverso de la velocidad) se eleva en casi un 30%.
Consecutivamente, tenemos que la velocidad habría disminuído en
aproximadamente un 21% ( 1.0 : 1.27 = 0.79 ).
Si lo anterior es correcto, tendríamos que el efecto combinado de la
menor tasa simple de plusvalía y de la menor velocidad de rotación del
capital, estaría provocando un descenso del orden de casi un 27% ( 0.79.
* 0.92 = 0.73) en la tasa de plusvalía anual.
En todo caso, debe advertirse que el grueso de las variaciones en la veloci-
dad es de carácter coyuntural (por aumento no planeado de inventarios) y
que el sistema, como ya se advirtió, tiende rápidamente a volver a sus niveles
normales de existencias. Como tendencia, si aceptamos como cierto que un
mayor nivel de desarrollo va implicando métodos de producción más indi-
rectos (i.e. con un más largo período de producción y, por ende, de tiempo
de rotación) , se puede esperar una disminución secular más bien lenta de la
velocidad. Y si observamos la curva de los inventarios, tal vez no nos equivo-
caríamos mucho si aceptamos, tal vez exagerando, un incremento de ten-
dencia del orden de un 5-10% en la última década. Por ende, un descenso en
la velocidad de rotación inferior al 5-10% para la década. Consecutivamen-
te, una caída en el orden de un 10-20% en la tasa anual de plusvalía.
Así las cosas, por encima del movimiento puramente coyuntural, el punto
a subrayar sería entonces el descenso de la tasa simple de plusvalía.

3.2 La composición de valor del capital


Este es el otro factor clave que incide en la tasa de ganancia, primera
versión (= g1 ). Si se eleva, la tasa de ganancia cae y viceversa. La compo-
sición de valor es igual al cuociente entre el capital constante avanzado y
el capital variable avanzado.

131
Crisis económica en Bolivia

En la composición de valor influyen diversos factores. El principal,


tiene que ver con los rasgos que tipifican a la tecnología moderna. Esta se
manifiesta en una tendencia muy firme al aumento de la densidad de
capital fijo (acervos de capital fijo por hombre ocupado), lo que, a igual-
dad de otras circunstancias, eleva la composición de valor.
Otro factor a considerar apunta a lo que sigue. En la medida que se va
desplegando el gran crecimiento del sudeste asiático y de la China conti-
nental, la economía japonesa comenzó a perder su poder competitivo en
las industrias más intensivas en trabajo. Entre otras consecuencias, esto
provoca dos movimientos que nos interesa resaltar: a) parte de esa pro-
ducción, por medio de la inversión en el extranjero, se desplaza desde
Japón hacia el resto del mundo, Asia en especial. Con ello, al interior del
país se debilitan las industrias que operan con una composición orgánica
del capital relativamente baja; b) en Japón, se concentra la producción
más intensiva en capital y con un contenido económico más complejo.
Consecutivamente, se eleva el peso de las ramas con una composición
orgánica más alta.
Por cierto, el impacto combinado de a) y de b), tiene que ser el aumen-
to de la composición de valor media de la economía japonesa. Lo cual,
provoca un efecto negativo en la cuota media de ganancia.
Lo indicado da lugar a otra situación que conviene advertir. La inver-
sión japonesa en el extranjero provoca una demanda por bienes de capi-
tal que, en su mayor parte, se satisface con producción japonesa. O sea,
la industria de bienes de capital pasa a depender en grado no desprecia-
ble del crecimiento económico en otros países (los países huéspedes de
la inversión extranjera japonesa). Y si éste pierde dinamismo (como ha
sucedido con el sudeste asiático), el Departamento I del Japón se verá
afectado negativamente en el aprovechamiento de sus capacidades pro-
ductivas.
Examinemos ahora la evidencia empírica que sobre la variable se pue-
de manejar. Si recordamos la expresión (3), podemos ver que en la com-
posición de valor inciden la tasa de plusvalía, la velocidad de rotación
del capital variable y la relación estadística producto a capital. A la vez,
en esta relación estadística influyen el coeficiente técnico producto a
capital y la tasa de operación.10
En cuanto a la tasa de plusvalía hemos visto que se reduce. Lo cual, a
igualdad de otras circunstancias, debe disminuír a la composición de
valor. También sabemos que la velocidad de rotación cae y en mayor
10 En términos formales tendríamos:
Ov = [ nv ( 1 + p ) ] / [ to ( at ) ]

132
Crisis económica en Bolivia

proporción que la tasa

RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “SILENCIO”, ACUARELA


de plusvalía. Por lo tan-
to, estos dos primeros
factores juegan en el
sentido de reducir la
composición de valor.
La tasa de operación,
al descender, eleva la
composición de valor.
Y la evidencia comprue-
ba lo que a priori se
debe esperar: el estanca-
miento y la crisis dan
lugar a niveles más ba-
jos en cuanto al aprovechamiento de las capacidades instaladas de pro-
ducción. Para el sector manufacturero, la tasa de operación cae (desde
1990 hacia 1998) en el orden de los 16-20 puntos porcentuales.
Los tres factores mencionados son, en grado importante, influencias
de corte más bien coyuntural. La médula o núcleo de la composición de
valor viene dada (en nuestro contexto) por el coeficiente capital a pro-
ducto técnico. Es éste el que podemos usar como indicador de la evolu-
ción de las tecnologías productivas.
La relación técnica compara el Producto potencial ( el que supone
plena utilización de las capacidades productivas) con el acervo de capital
fijo. El inverso es el muy manejado coeficiente de capital (capital fijo
dividido por el producto potencial) , a veces conocido como “intensidad
de capital” . De acuerdo al FMI (que maneja un indicador muy próximo
a nuestro concepto) , el coeficiente capital- producto habría subido casi
un 30% entre 1985 y 1998, siendo muy fuerte el ritmo de expansión
entre 1985 y 1992 y bastante más moderado (aunque todavía creciente)
desde 1992 a la fecha.
Entre 1990 y 1998, podemos suponer un descenso del orden de un 10-
15% en la relación técnica producto-capital. Por ende, un descenso de
26-30% en el alfa estadístico. Los factores que aparecen en el numerador
se multiplican en el orden de un 0.75-0.80, de donde se daría un aumen-
to en Ov que sería relativamente menor, del orden de un 1-14%.
Si por las razones ya dichas suponemos, simplificando, que la veloci-
dad no se mueve, el aumento de la composición de valor sería bastante
mayor, del orden de un 40- 30%. Y esto ( o algo parecido) es lo que cabe
esperar en tanto las empresas ajusten sus niveles de inventarios. Por cierto, si
además eliminamos la fluctuación de la tasa de operación la composición

133
Crisis económica en Bolivia

de valor sólo se elevaría en el orden de un 12%. Pero el ajuste de la tasa


de operación no es un problema que puedan resolver las empresas indi-
vidualmente consideradas y, como veremos más adelante, su solución
puede implicar ajustes de orden mayor y que muy difícilmente tendrán
lugar en un plazo corto.
Si el movimiento de la composición de valor sólo refleja la evolución
del factor tecnológico, se podría sostener que ese movimiento es prácti-
camente inevitable. En este sentido, debe recordarse que en la evolución
de Ov hay una componente secular que eleva el coeficiente y que las
empresas y la economía en general sólo pueden aceptar11 . Pero si el au-
mento se debe a una menor tasa de operación, es evidente que aquí no
hay nada de inevitable y/o que corresponda a las exigencias del progreso
técnico. En este sentido, el factor de demanda que está por detrás del
bajo nivel de utilización de las capacidades productivas es algo que des-
de ya conviene subrayar.
Recapitulemos. Hasta ahora hemos analizado los factores que inciden
en la tasa de ganancia “a la Marx”, es decir, en nuestra g 1. Y esta, según
se advierte, cae. Si dejamos de lado los problemas relativamente coyun-
turales, los factores a relevar serían el descenso de la tasa de plusvalía y el
aumento, no muy espectacular, de la composición de valor del capital.
El problema, se concentra en la tasa de plusvalía por una razón muy
sencilla: la variación de la composición de valor se ajusta a lo que se
puede calificar un comportamiento secular más o menos normal. Por el
contrario, el movimiento de la tasa de plusvalía se sitúa a contrapelo de
su tendencia secular normal. En el Japón la jornada anual de trabajo se
reduce y el salario real se eleva. Ambos factores afectan negativamente a
la tasa de plusvalía, pero en el capitalismo más desarrollado -salvo en las
últimas dos décadas de predominio neoliberal en EEUU y Europa, en
que el salario real cae o se estanca y la jornada de trabajo anual comienza
a elevarse- esos movimientos casi siempre están presentes y son más que
contrarrestados por el superior incremento de la productividad del traba-
jo en la sección de bienes-salarios. Pero es justamente en este respecto
donde el modelo japonés viene fallando : no ha sido capaz de colocar al
sector de bienes- salarios en niveles de vanguardia productiva. Más ade-
lante, retomaremos este problema.

3.3 El grado de monopolio


Se trata aquí de averiguar si se ha alterado o no el diferencial de tasas
de ganancia. Pero como no hemos encontrado información adecuada
11 A menos, claro está, que se apueste por clausurar o rechazar el progreso científico y técnico.

134
Crisis económica en Bolivia

para los últimos años, nos tenemos que reducir a algunas apreciacio-
nes de corte más bien apriorístico. El grado de monopolio tiene que
ver con la fuerza de las barreras a la entrada que existen en las diver-
sas ramas de la economía nacional y se supone que estas barreras en
alto grado dependen de los niveles de concentración, del tamaño mí-
nimo de inversión y de la complejidad tecnológica que tipifica a la
rama. Como en los últimos años la acumulación no ha sido especial-
mente fuerte, por esta vía (que afecta a la concentración y a la com-
plejidad tecnológica) pudiera pensarse que no se han dado cambios
mayores. Por otro lado, las crisis y el estancamiento económico siem-
pre juegan a favor de una mayor centralización de los capitales. En
este sentido, sí deberíamos esperar un aumento en el coeficiente k
(que mide el grado de monopolio). Por último, se puede sostener que
la apertura y la eventual mayor competencia externa, pudieran res-
tringir las posibilidades de una fijación de precios más favorable a las
ramas oligopólicas internas. En términos muy generales y con todas
las precauciones que el caso exige, se puede pensar en un aumento,
bastante leve, en el grado de monopolio.

3.4 La política tributaria y su impacto


En cuanto a la tasa tributaria (nuestro coeficiente t ), el impuesto a
las empresas, medido como porciento del ingreso nacional, en 1995
ascendió 4.3% en Japón. En otros países desarrollados llegaba al 3.5%
(EEUU), al 3.8% (Reino Unido), al 1.3% (Alemania), al 1.9% (Fran-
cia), al 3.6% (Canadá) y al 4.2% (Italia). En Japón, entonces, es algo
superior la carga tributaria empresarial. Pero en el último período el
Gobierno ha decretado reducciones buscando acercar la tasa a los
niveles externos. Para nuestros propósitos, tendríamos que se daría
una leve reducción en el coeficiente (t). O sea, un impacto positivo
aunque un tanto marginal.

3.5 La tasa de operación o grado de aprovechamiento de las capaci-


dades productivas
Este factor lo hemos mencionado al discutir la evolución de la compo-
sición de valor del capital, pero aquí nos interesa en cuanto afecta de
modo directo a la tasa de rentabilidad. Como sabemos, si la tasa de opera-
ción cae, también cae la tasa de ganancia y vice-versa. En el caso que nos
preocupa, hay bastante unanimidad en reconocer que una demanda efec-
tiva insuficiente ha terminado por provocar un alto nivel de capacidades
productivas ociosas.

135
Crisis económica en Bolivia

Endeudamiento y apalancaje
En el modelo económico japonés, típicamente se recurre con gran
amplitud al crédito. La evidencia disponible nos indica que el peso de
los pasivos es mayor en las empresas medianas y pequeñas y también en
los sectores no manufactureros. La información se muestra en el cuadro
que sigue.

Según se puede observar, a partir de 1993, el coeficiente de endeuda-


miento tiende a disminuír para las grandes empresas. Además, es clara-
mente mayor para las empresas no manufactureras. También se puede
ver el alto nivel de endeudamiento de las empresas pequeñas y media-
nas, aunque la ausencia de información para 1993 no nos permite discer-
nir alguna posible tendencia para el último período. En general, por las
características de la crisis, tenemos que junto al relativo descenso de la
inversión (y la consiguiente menor impresión sobre el financiamiento
externo de las empresas) se puede esperar que las empresas estén tratan-
do de mejorar sus indicadores financieros y, por lo mismo, que el coefi-
ciente de endeudamiento haya disminuído en los últimos años.

3.6 La tasa de interés


Por lo común, en los períodos de crisis la tasa de interés tiende elevarse
y de este modo, agravar la misma crisis. En el caso japonés, en lo grueso,
esta circunstancia ha estado relativamente ausente. Sí ha tenido lugar
una crisis financiera (quiebras de bancos y de instituciones bursátiles de
gran importancia) pero la tasa de interés no se ha disparado y, en térmi-
nos generales, no parece haber dado ningún colapso mayor (“credit crun-
ch”) en la oferta crediticia.
Un primer factor a señalar es que la tasa de redescuento fue fijada en
un 0.5% en septiembre de 1995 y hasta la fecha no ha sido modificada

136
Crisis económica en Bolivia

(inicios de 1999) . La tasa de interés, en el último período, se ha compor-


tado como sigue.

Para el sector empresarial real, el problema financiero tiene que haber


surgido más por el descenso de la tasa de ganancia ajustada (nuestra g4)
que por la elevación de la tasa de interés. Al menos para las grandes
empresas manufactureras, es probable que el efecto de apalancaje haya
seguido siendo positivo, aunque en términos mucho más pequeños que
en el pasado. Para las empresas no manufactureras y de menor tamaño,
el problema pudiera ser más serio. Por el alto nivel de endeudamiento de
este sector, por su menor tasa de ganancia ajustada y por la posible ma-
yor tasa de interés ( por la prima de riesgo que debe ahora cargar una
banca atemorizada), es probable la existencia de pérdidas no menores.
En suma, el contexto financiero provocaría un impacto negativo, aun-
que no grave, para el sector de grandes empresas oligopólicas. A la vez,
un impacto más duro ( a veces muy grave) para el sector no monopólico.
Recapitulemos sobre el segundo juego de factores. Para el sector de
grandes empresas y moderno, el grado de monopolio, la política imposi-
tiva, la tasa de interés y el apalancaje, parecen haber jugado un rol posi-
tivo, aunque en términos no muy sustantivos. O sea, es posible pensar
que la influencia de los mencionados factores ha sido relativamente mar-
ginal. Adicionalmente, tendríamos que el factor apalancaje e interés tie-
ne que haber sido bastante dañino para las empresas medianas y pequeñas.
Conviene también puntualizar: interés y apalancaje pueden no haber
jugado un rol negativo para las grandes empresas, pero si antes provoca-
ban un impacto positivo sustancial, ahora ese impacto tiene que haberse
reducido a niveles muy menores, casi marginales. O sea, no deprimen la
tasa de ganancia actual, pero sí rebajan mucho la actual en relación a la de tiem-
pos pasados.
El factor restante es la tasa de operación y por lo que se ve, ha provoca-
do un impacto negativo y de gran magnitud. Tendríamos, en consecuen-
cia, un problema de realización ( o de demanda efectiva) que sería un

137
Crisis económica en Bolivia

elemento clave en el descenso de la rentabilidad y la crisis que le ha


seguido.

IV. LOS DOS GRANDES PROBLEMAS


Los problemas que viene enfrentando la economía japonesa son varia-
dos y complejos. Todos ellos se sintetizan en el descenso de la tasa de
ganancia. Pero aquí, según acabamos de ver, confluyen muy diversos
determinantes que, a su vez, suponen muy diversos nudos problemáti-
cos. De ellos, pensamos que los más nucleares giran en torno a dos
grandes ejes. Primero, el de la productividad en bienes salarios, algo que
está conectado al dualismo económico japonés. Segundo, el de la de-
manda insuficiente. En lo que sigue, pasamos a comentar estos dos gran-
des problemas.

a) Tasa de plusvalía, productividad y economía dual


En el curso secular del desarrollo capitalista, la tasa de plusvalía tiende
a elevarse. A la vez, también existe una tendencia secular al aumento del
salario real. Por lo tanto, dada una y otra tendencia, también tenemos
que la productividad se eleva más rápido que el salario real. En realidad,
buena parte de la funcionalidad histórica del capitalismo reside en este
rasgo: en su capacidad para dinamizar las fuerzas productivas y, dentro
de límites conocidos, elevar el nivel de bienestar material de las grandes
masas.
Para nuestros propósitos, nos interesa primordialmente la productivi-
dad del trabajo en la sección de bienes salarios. Esta es la que afecta a la
tasa de plusvalía e impide que los aumentos salariales se “coman” a la
plusvalía. En suma, se trata de aquél mecanismo que Marx denominara
“plusvalía relativa”.
Para elevar la tasa de plusvalía, en consecuencia, debe aumentarse la
productividad del trabajo en la sección productora de bienes salarios.
Pero este afán se topa con el famoso “dualismo estructural” de la econo-
mía japonesa.
La “dualidad” es una expresión, “a la japonesa”, de lo que en América
Latina conocemos como “heterogeneidad estructural”. 12 Es decir, una
situación en que coexisten sectores, ramas y/o empresas con fuertes des-
niveles de productividad.
Hacia 1970, respecto a la rama maquinaria en general, la productivi-
dad de textiles llegó a un 39.7% y la de la agricultura sólo llegó a un
12 Al respecto, ver los pioneros y clásicos trabajos de Aníbal Pinto, en especial su ”Heterogeneidad
estructural y modelos de desarrollo reciente de la América Latina”, en A. Pinto, Inflación raíces
estructurales, págs. 104-140, FCE, México, 1975.

138
Crisis económica en Bolivia

8.4%. 13 En la primera parte de los 90, la situación no era muy diferente.


Nos apoyamos en datos del FMI y consideramos el sector productor de
maquinarias, donde Japón se ubica en la vanguardia mundial. Hacemos
la productividad de esta rama igual a 100. Frente a ella, la industria ma-
nufacturera en su conjunto tendría un nivel igual a 58. La agricultura
igual a 46, la construcción igual a 33 y servicios igual a 10. La manufactu-
ra de bienes de consumo, un nivel relativo igual a 15.14 A simple vista,
podemos ver que las ramas que producen bienes salarios funcionan con
muy bajos niveles de productividad, en el orden de un tercio o menos
respecto a las ramas de vanguardia. En el cuadro V, cotejamos el desnivel
de la productividad entre lo que llamamos núcleo dinámico y el núcleo
más tradicional. Ambos sectores, referidos además al nivel que en los
Estados Unidos alcanza la productividad .

Como vemos, el núcleo dinámico funciona con niveles de productivi-


dad que son iguales o superiores a los de Estados Unidos. Al revés, el
grupo tradicional tiene un nivel medio de productividad que equivale a
la mitad del moderno. Lo mismo vale cuando la comparación se hace
respecto a los Estados Unidos. Aquí, en especial llama la atención el gran
atraso relativo con que funciona la rama de alimentos: casi un tercio del
nivel estadounidense.
En el mismo sentido, apunta la distribución de la ocupación según
tamaño de la empresa. Si consideramos el sector no agrícola, para 1975,
tenemos que el 54.5% de la ocupación total se sitúa en empresas pequeñas
13 N. Takajusa, Economía japonesa,estructura y desarrollo, pág. 298. Colmex, 1990.
14 Datos calculados a partir de FMI, “Japan: Selected Issues”, Washington, 1998.

139
Crisis económica en Bolivia

(29 o menos trabajadores), un 19.1% en empresas de tamaño medio (30-


99 trabajadores) y el 26.1% restantes en empresas grandes (100 o más
operarios) 15 . En 1994, las empresas pequeñas explicaban un 54.8% de la
ocupación total, las medianas un 20.8% y las grandes un 24.1% 16 . Como
se ve, la situación prácticamente no se altera y nos recalca algo sorpren-
dente: más de mitad de los ocupados se localizan en el polo atrasado y
“cuasi” capitalista del sistema.
Para Japón, la dualidad estructural es un rasgo de larga data. Al decir de
Allen, “la economía dual se formó al lado de los grandes cambios estruc-
turales en la industria después del comienzo de de la era Showa. Se
mantuvo durante el período posterior a la Segunda Guerra Mundial y,
con el rápido crecimiento de las industrias tecnológicamente avanzadas
en los años 1950, la dicotomía se hizo aún más pronunciada”.17 El sec-
tor atrasado ha sido muy funcional: a la vez que absorbe una gran canti-
dad de mano de obra y suaviza el conflicto social, se articula con el
sector moderno con cargo a una especie de reedición o “versión moder-
na” de la vieja industria a domicilio ( el “Verlag System” de los alemanes
o el “puttyng out System” inglés). Es decir, las grandes empresas subcon-
tratan a las pequeñas para abastecerse de tales o cuales insumos o servi-
cios. De ese modo abaratan costos y elevan sus ganancias. Sin embargo
(“sólo la muerte es inmortal” ), la funcionalidad de semejante articula-
ción parece que se ha agotado.
Para una economía con el nivel de la japonesa, el diferencial de pro-
ductividades es demasiado alto. Como se ha mostrado, el polo atrasado
viene operando con una productividad que amén de baja, no crece con
la rapidez suficiente. La situación se refleja, entre otras consecuencias, en
el precio de los bienes que se originan en el sector: i)su nivel relativo es
notoriamente superior al que se observa en otros países 18 ; ii) estos pre-
cios crecen también más rápido 19 .
Se ha dicho que en el polo atrasado de la economía dual se concentra
casi todo el sector de no transables, lo que es cierto. Pero también se

15 Datos en Takajusa, ob. cit., pág. 339.


16 Según Japan Institute of Labour, “Japanese Working Life Profile 1996-97”, pág. 21. Tokyo, 1997.
17 G. C. Allen, “Breve historia económica del Japón moderno”, pág. 23. Tecnos, Madrid, 1980.
18 Se ha estimado que el nivel de precios en bienes de consumo, hacia fines de 1993, en Tokyo era 1.41
veces más elevado que en New York, 1.46 veces el de Londres, 1.36 veces el de País y 1.38 veces el de
Berlín. Los 10 kilos de arroz, por ejemplo, valían 3837 yenes en Tokyo, 1845 yenes en New York, 1812
en Londres, 1798 en Berlín y 1482 en París. Un litro de leche, valía 210 yenes de Tokyo, 85 en New
York, 91 en Londres y así sucesivamente. Ver JETRO, Nippon 1995, págs. 61 y ss. Tokyo, 1995.
19 Entre 1971 y 1996, el índice de precios al por menor crece (tendencia anual) casi dos veces más rápido que el
índice de precios al por mayor. En el primer índice es alto el peso de los no transables y en éstos, se ubica
buena parte del polo atrasado de la estructura dual. Ver Guy Meredith, “The Yen : Past Movements and
Future prospectis”, en Aghevli y otros, “Structural Change in Japan”, ob. cit., págs. 15 y ss.

140
Crisis económica en Bolivia

debe recalcar que una parte significativa de la canasta salarial también se


origina en el polo atrasado o tradicional. El problema que así se crea es
bastante serio y recuerda al que en su tiempo preocupara a David Ricar-
do: el sector dinámico, que es industrial y exportador, experimenta un
movimiento desfavorable de sus precios relativos, vis a vis el sector atra-
sado. Como en el sector dinámico los salarios reales y la ocupación (al
menos en parte), no descienden, el movimiento de los precios relativos
debe provocar un descenso de las ganancias industriales. Ello, pues los
mayores costos no logran trasladarse por completo a los precios en vir-
tud de que buena parte del sector manufacturero moderno trabaja para
el mercado externo. Y, como se sabe, en los mercados mundiales se vie-
nen generalizando las capacidades productivas ociosas.
A lo expuesto se debe agregar el problema de la sobrevaloración del yen.
Cada vez que el yen se eleva respecto al dólar o a las monedas euro-
peas, los exportadores ven sus ganancias reducidas. O sea, al problema
antes mencionado y que se origina en el carácter dual de la economía, se
le agrega el de un tipo de cambio que castiga más y más al sector expor-
tador japonés. En uno y otro caso, tenemos un movimiento de los pre-
cios relativos que castiga a las ganancias industriales . Por eso, bien
podríamos hablar de un “efecto Ricardo”. Claro está que en el caso con-
creto que preocupaba al gran economista, la transferencia iba desde la
industria a la agricultura terrateniente. Ahora, en el caso japonés, tam-
bién se ve afectada la industria pero ahora a favor del polo “atrasado” o
“tradicional” ( más amplio que la agricultura) y a favor de la industria
competitiva extranjera, en lo básico la de Estados Unidos. El problema,
por lo tanto, no sólo abarca a las relaciones con el polo atrasado:
también se perfila el de los nexos con la otra gran superpotencia de
los tiempos actuales. Y valga la advertencia: la casi permanente apre-
ciación del yen no ha redundado para Japón en un obvio beneficio
potencial : transformar a esta moneda, desplazando al dólar, en mo-
neda de reserva de rango mundial. Sí ha redundado en un serio recor-
te a las ganancias del sector industrial y , por ende, perjudicado a la
acumulación y el crecimiento.

b) La demanda insuficiente
Examinemos ahora el problema de la insuficiente demanda. La de-
manda global final se descompone en demanda externa (exportaciones)
y demanda interna (consumo más inversión). Como ya se ha indicado, la
clave para una salida efectiva de la crisis reside en la dinamización del
mercado interno.

141
Crisis económica en Bolivia

Por lo común, al plantear esta opción se piensa en el Departamento II,


el productor de bienes de consumo personal. Pero si éste es el sector que
hará de locomotora, se necesita que los gastos en consumo crezcan pari-
passu. Por ende, hay que subir los salarios y mejorar la distribución del
ingreso. Se trata, al final de cuentas, de forjar una distribución del ingre-
so que se traduzca en un nivel y composición de la demanda que sea
congruente con la nueva composición de la oferta. Por cierto, estas altera-
ciones de la norma distributiva suponen un cambio sociopolítico que no
es menor. En términos gruesos, podemos hablar de la necesaria presencia
de un bloque sociopolítico de corte democrático- progresista (burguesía
industrial, especialmente la volcada al mercado interno, más los trabaja-
dores asalariados, industriales y de otro tipo, vg. del sector servicios). O
sea, algo que estaría más o menos en la línea del “new deal” roosveltiano
o, inclusive, de los frentes populares de la inmediata postguerra.
Una ruta como la señalada puede suscitar un problema serio: al alterar-
se la distribución del ingreso a favor de los salarios, disminuirá la tasa de
plusvalía y ello puede arrastrar hacia abajo a la tasa de ganancia. O sea, al
tratar de resolver el problema de la insuficiente demanda y elevar por lo
tanto la tasa de operación, se estaría engendrando otro problema que no
es menor: el descenso de la tasa de plusvalía y la caída (eventual) de la
tasa de ganancia.
Un efecto podría compensar al otro y el problema de la rentabilidad
quedaría sin resolver.
En realidad, como ya lo hemos visto, lo que Japón necesita es elevar la
tasa de plusvalía y, en este contexto, mejorar los salarios. Para ello, la
productividad en bienes salarios debe experimentar un gran salto cualita-
tivo: mientras mayor sea el crecimiento de la productividad, mayor po-
drá ser el crecimiento de los salarios que no afecta negativamente a la
tasa de plusvalía. Por ello, sectores como la agricultura, manufactura de
alimentos y construcción, deben ser modificados a fondo, hasta ubicar-
los al más alto nivel de productividad. Inclusive, sería perfectamente atin-
gente y conforme a los intereses más generales del capitalismo japonés,
proceder a nacionalizar el suelo y lograr por esta vía, que el Estado confis-
que y elimine la renta absoluta del suelo urbano: como se sabe, en Japón
el precio de la tierra y del espacio habitacional alcanza niveles espeluz-
nantes. Además, muy probablemente la propensión a consumir de los
asalariados se elevará si desciende el precio de la vivienda: en la actuali-
dad, su alto precio es una de las causales del alto nivel del ahorro familiar
y el consiguiente recorte del consumo potencial. Por cierto, si el gasto de
las familias en esos rubros básicos cae (medido como porcentaje del

142
Crisis económica en Bolivia

gasto familiar total), correlativamente se elevará el gasto en otros rubros


(industriales y de servicio) que son propios de grupos con altos ingresos.
O sea, hay sectores dinámicos que por esta ruta pueden lograr una de-
manda amplia y creciente.
El mercado interno no se reduce al departamento II. Sobretodo en las
grandes potencias, el Departamento I, cualitativa y cuantitativamente,
juega un papel principal. Por lo mismo, bien puede tener lugar una estra-
tegia de desarrollo asentada en el mercado interno pero en función del
crecimiento preferente del Departamento I y no del Departamento II.
Esta ruta, que recuerda algunos planteamientos de Tugan-Baranovsky,
exige una tasa de plusvalía elevada y, por los mismo, una distribución del
ingreso relativamente desigual (algo que si tiene lugar en un contexto de
fuertes incrementos salariales, no provocará grandes inquietudes socio-
políticas, por lo menos en un primer período). Aquí, por lo tanto, no
emergen los problemas que provoca la ruta anteriormente discutida y
que giran en torno a la posible reducción de la tasa de plusvalía.
Como sea, subsiste el problema mayor: ¿ quién comprará la acrecenta-
da producción de bienes de inversión que exige esta ruta? Por cierto, la
modernización de los sectores atrasados debe generar una demanda sig-
nificativa. No obstante, difícilmente se puede pensar que ese proceso de
modernización sea capaz de provocar el gran impulso necesario que se
anda buscando. Pareciera entonces que volvemos a chocar con los pro-
blemas de demanda insuficiente que han precipitado la crisis actual.
Existe, no obstante, una variante que rara vez se advierte y que convie-
ne explorar.
Hacia 1988, los gastos militares, medidos como porciento del PIB,
llegaron al 1% en Japón, al 6% en EEUU, al 4.4% en el reino Unido, al
3.8% en Francia y al 3% en Alemania.20 En 1993, la situación era la que
se muestra en el cuadro que sigue.

20 Ver Tsuru, ob. cit., pág. 232.

143
Crisis económica en Bolivia

Según se puede observar, el gasto militar japonés (pese a la publicitada


“Constitución de paz”) ha llegado a un nivel que, en términos absolutos,
es bastante respetable. En todo caso, sólo asciende a una quinta parte
del gasto de EEUU y como porciento del PIB es bastante más bajo del
que se observa en EEUU y las grandes potencias europeas. Por supuesto,
esto tiene implicaciones políticas mayores, pero aquí nos interesa ver el
problema desde otro ángulo :el de la demanda. Como se sabe, cuando
las economías tienen problemas de demanda efectiva ( o, si se quiere, de
“sobreproducción”), el gasto improductivo aparece como un mecanis-
mo muy atractivo: funciona como demanda pero no funciona creando
una oferta adicional (como es el caso de la inversión productiva). Y de
los diversos tipos de gastos improductivos a los cuales puede recurrir una
economía madura, en el específico caso del Japón, quizá el más atractivo
sea el gasto militar. Para el caso por lo menos se pueden señalar dos
razones muy fuertes: a) la necesidad que tiene Japón de expresar su pode-
río económico también en términos directamente políticos. O sea, co-
menzar también a transformarse en una super-potencia militar ; b) la
estrecha relación que guarda la industria militar con los grandes conglo-
merados del sector industrial más dinámico, el productor de bienes de
capital. Los cuales, fuera de toda duda, son los que liderean la actual
economía japonesa. Por cierto, una salida económica como la insinuada
no puede sino entrar en conflicto con los intereses políticos de los EEUU
y con el papel que éste se ha autoasignado en la escena mundial de fines
de siglo.
En suma, la crisis japonesa no es de fácil solución y la salida del pro-
blema económico debería provocar transformaciones y conflictos mayo-
res. Tanto en el plano interno como en el internacional. En este plano se
podría pensar en un choque mayor, inclusive militar, con los intereses
geopolíticos de los EEUU. Además, si en este país estalla la “burbuja
financiera”, se desataría una crisis económica mayor que arrastraría al
resto del mundo con una fuerza semejante a la gran crisis de 1929-33.
Los conflictos inter-imperialistas se acentuarían a niveles brutales y, con
toda seguridad, asistiríamos a un nuevo salto cualitativo en la evolución de
la economía mundial. En otro ensayo, habrá que abordar este problema.

144
Crisis económica en Bolivia

DIEZ FALACIAS
SOBRE LOS
PROBLEMAS SOCIALES
DE AMÉRICA LATINA
Bernardo Kliksberg1

I. HORA DE ESCUCHAR A otro sistema de gobierno, muestran


LA GENTE un apoyo masivo al sistema demo-
¿Qué piensan los latinoamerica- crático y sus ideales. Dos terceras
nos sobre lo que está sucediendo partes lo prefieren, y solo un 20%
en la región? Cuando se les pregun- siguen exhibiendo inclinaciones ha-
ta algo tan concreto sobre si creían cia el autoritarismo. Pero cuando se
que están viviendo mejor o peor profundiza expresan que están fuer-
que sus padres, sólo un 17% dijo temente insatisfechos con como la
que mejor, la gran mayoría sentían democracia está funcionando en sus
que su situación había desmejora- países. Solo el 35% esta satisfecho
do (Latín Barómetro, 1999). Esta con su funcionamiento. En la Unión
respuesta evidencia un hondo sen- Europea para comparar la cifra es el
timiento de descontento. Las ma- 47%, en Dinamarca el 84%. Los lati-
yorías tienen bien claro en el noamericanos han elegido la demo-
Continente cuales son las causas de cracia como forma de vida, y la
su disconformidad. Se hallan bien respaldan consistentemente, pero
conscientes de ellas. Y distinguen «democráticamente» están fuerte-
perfectamente causas aparentes, de mente disconformes con su desem-
otras más profundas. Cuando se peño concreto.
les interroga sobre sí creen que la Entre las causas de insatisfacción
democracia es preferible a cualquier algunas son políticas, pero tienen
1 Coordinador General del Instituto Interamericano para el Desarrollo Social (INDES/
BID).
Las opiniones expuestas en este trabajo son del autor y no expresan necesariamente las de
la organización donde se desempeña

145
Crisis económica en Bolivia

un peso decisivo las económico-so- ción vigente. Otros con dificultades


ciales. La gran mayoría considera que derivadas de la inserción económica
los problemas vinculados con la po- de la región en la nueva economía
breza han empeorado. Se refieren a internacional. Otros, con el funcio-
carencias en oportunidades de traba- namiento defectuoso de institucio-
jo, acceso a salud, acceso a educa- nes y organizaciones básicas. A estos
ción de buena calidad, incertidumbre y otros añadibles se suma, la circula-
laboral, bajos sueldos. Agregan a ello ción profusa de ciertas falacias sobre
temas como el agravamiento de la los problemas sociales que llevan a
corrupción, la delincuencia, y el trá- la adopción de políticas erróneas, y
fico de drogas. Además testimonian a emprender caminos que alejan de
que sienten que ésta es una región la salida del largo túnel en que esta
donde existen grandes desigualdades, sumida buena parte de la población.
y resienten agudamente esa situación. No son el único factor de retraso,
Los dos únicos países donde los pero claramente su peso muy fuerte
promedios de satisfacción con el en sectores con mucha influencia en
desempeño del sistema democrático la toma de decisiones obstruye seria-
son mayores a los de la Unión Euro- mente la búsqueda de alternativas
pea, son Costa Rica y Uruguay, don- renovadoras, y el paso hacia una
de más del 60% de la población está nueva generación de políticas econó-
satisfecha con su funcionamiento. micas y sociales.
Son dos países que se caracterizan El objetivo de este trabajo es lla-
por tener los más bajos niveles de mar la atencion sobre estas falacias,
desigualdad de toda la región, y por para estimular la discusión amplia y
haber desarrollado algunos de los abierta sobre las mismas, con vías a
más avanzados sistemas de protec- su superación.
ción social de la misma. Se presentan a continuación algu-
Las encuestas reflejan que la po- nas de las principales, se analizan al-
blación esta clamando por cambios, gunos de sus efectos en el diseño de
a través de la democracia no por otra políticas, y se examina su consisten-
vía, que permitan enfrentar los agu- cia. Se trata sobre todo de procurar
dos problemas sociales. ponerlas a foco, e invitar a una re-
Los avances en ese camino pare- flexión colectiva sobre ellas.
cen encontrar obstáculos formida- II. PRIMERA FALACIA: LA
bles en la región si se juzga por los
limitados resultados alcanzados.
NEGACION O LA
Algunos tienen que ver con la exis- MINIMIZACION DE LA
tencia de fuertes intereses creados y POBREZA
de privilegios que obtienen benefi- Existe una intensa discusión me-
cios del mantenimiento de la situa- todológica sobre como medir la

146
Crisis económica en Bolivia

pobreza en la región. Sin embar- La CEPAL estima en su Panora-


go a pesar de los resultados diver- ma Social de América Latina 2000,
sos que surgen de diferentes que la población en situación de
mediciones los estudios tienden pobreza creció de 1997 hasta co-
a coincidir en dos aspectos cen- mienzos del 2000 de 204 millones
trales: a) Las cifras de población a no menos de 220 millones. Ana-
ubicada por debajo del umbral de lizando la estructura de la fuerza
pobreza son muy elevadas; b) de trabajo en ocho países de la re-
Existe una tendencia consistente gión que comprenden el 75% de
al crecimiento de dichas cifras en su población total (Brasil, Chile,
los últimos 20 años. Las cifras se Colombia, Costa Rica, El Salvador,
deterioraron severamente en los México, Panamá y Venezuela) la
ochenta, mejoraron discretamen- CEPAL constata que el 75% de la
te en parte de los 90, pero en los población que tiene ocupación
años finales de la década aumen- “percibe ingresos promedios que en
taron significativamente. En su la mayoría de los países no alcan-
conjunto la pobreza es mayor en zan por si solos para sacar de la po-
el 2000 a la que la región tenia en breza a una familia de tamaño y
1980, tanto en términos de núme- composición típica”.
ro de pobres, como en el porcen- La evolución de la pobreza en
taje que significan los pobres América Latina fue la siguiente se-
sobre la población total. gún refiere el BID (1998):

Gráfico 1
EVOLUCIÓN DE LA POBREZA EN AMÉRICA LATINA 1970 - 1995

Fuente: BID Informe de progreso económico y social, 1998.


Nota: Línea de pobreza de 2 (ppp ajustado) en dólares de 1985 percápita.

147
Crisis económica en Bolivia

Como puede observarse, desde como en la Argentina, el Banco


los 80 se produce una firme eleva- Mundial ha estimado que está en
ción del número de personas que pobreza casi la tercera parte de la
gana menos de dos dólares diarios. población y el 45% de los niños.
Verrier (1999) señala que en toda En las provincias más pobres como
América Latina había entre 1970 y las del nordeste la tasa es del 48.8%.
1980, cincuenta millones de pobres Uno de los tantos indicadores del
e indigentes, pero que en 1998 ya grado de “rigidez”de la pobreza la-
eran 192 millones. La Comisión tinoamericana lo proporcionan las
Latinoamericana y del Caribe para proyecciones sobre niveles de edu-
el Desarrollo Social presidida por cación e ingresos. La CEPAL
Patricio Aylwin (1995) considera (2000) afirma en base a ellas que
que se hallan en pobreza “casi la “10 años de escolaridad parecen
mitad de los habitantes de Améri- constituir el umbral mínimo para
ca Latina y el Caribe”. que la educación pueda cumplir un
Diversas mediciones nacionales papel significativo en la reducción
señalan con las diferencias propias de la pobreza; si se tiene un nivel
de cada realidad la extensión y pro- educativo inferior a 10 años de es-
fundidad de la pobreza. Un infor- colaridad y no se poseen activos
me detallado sobre Centro América productivos, son muy escasas las
(PNUD-Unión Europea 1999) se- probabilidades de superar los nive-
ñala que son pobres el 75% de los les inferiores de ingreso ocupacio-
guatemaltecos, el 73% de los hon- nal”. El promedio de años de
dureños, el 68% de los nicaragüen- escolaridad es en la región se ha es-
ses, y el 53% de los salvadoreños. timado en 5.2, virtualmente la mi-
Las cifras relativas a la población tad del mínimo necesario para
indígena son aún peores. En Gua- tener posibilidades de emerger de
temala se halla por debajo de la lí- la pobreza.
nea de pobreza el 86% de la Frente a estas realidades la alter-
población indígena frente al 54% nativa lógica es partir de ellas, y tra-
de los no indígenas. En Venezuela tar de encontrar vías innovativas
se estimaba la pobreza entre el 70 para enfrentarlas. Sin embargo, en
y el 80% de la población. En Ecua- el discurso público latinoamerica-
dor en un 62.5%. En Brasil se esti- no de las dos últimas décadas, ha
ma que el 43.5% de la población sido reiterada la tendencia de algu-
gana menos de dos dólares diarios, nos sectores a optar por otra vía, la
y que 40 millones de personas vi- negación o minimización del pro-
ven en pobreza absoluta. Aún en blema. La falacia funciona a tra-
países donde tradicionalmente las vés de diversos canales. Uno es la
cifras de pobreza han sido bajas relativización de la situación.

148
Crisis económica en Bolivia

“Pobres hay en todos lados” es el tipo mucho más amplio y generalizado


de respuesta utilizado por algunas que requiere estrategias globales.
autoridades públicas, cuando se les Por otra parte, la comparación
preguntaba sobre el ascenso de las estricta podría llevar a identificar
cifras de pobreza en su país. En que la brecha es aún mucho ma-
materia económico-social lo conve- yor. Las líneas de pobreza utiliza-
niente es siempre desagregar los da- das en los países desarrollados son
tos, y tener una perspectiva mucho más altas que las emplea-
comparada e histórica para saber cual das normalmente en América Lati-
es la situación real. Los países desa- na. Así entre otros la difundida
rrollados tienen efectivamente tam- tendencia a medir la pobreza con-
bién porcentajes de población siderando pobres a quienes ganan
ubicados por debajo de la línea de menos de 2 dólares diarios, es muy
pobreza. Pero hay varias diferencias. cuestionable. En todos los países
Por una parte las cifras difieren muy de la región la línea de pobreza está
fuertemente. La población pobre es muy por encima de esa cifra.
normalmente en ellos menor al 15%.
Es muy diferente tener entre una sex- Otro pasaje usual del discurso
ta y una séptima parte de la pobla- negador, es la afirmación de “que
ción en situación de pobreza, a tener pobres hubo siempre”, por tanto no
a casi la mitad de la población
en ese estado. No sólo es una
diferencia cuantitativa, es otra
escala que implica considera-
bles diferencias cualitativas.
En los países desarrollados se
habla de “islotes de pobreza”,
o de “focos de pobreza. En
RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “PLAZA MURILLO”, ACUARELA

vastas áreas de América Lati-


na, es muy difícil reflejar la rea-
lidad con ese lenguaje. La
pobreza es extensa, diversifica-
da, y tiene actualmente inclu-
so una fuerte expresión en las
clases medias, en donde el de-
terioro de sus bases económi-
cas ha generado un estrato
social en crecimiento denomi-
nado “los nuevos pobres”.
No hay «focos de pobreza»
a erradicar, sino un problema

149
Crisis económica en Bolivia

se entiende porque tanto énfasis en las expresiones más extremas de la


la situación actual. Allí la falacia falacia, se procuró en la década
adquiere el tono de la ahistoricidad. pasada eliminar de agendas de re-
Uno de los razonamientos más uti- uniones relevantes, la «pobreza»
lizados cuando se trata de relaviti- viéndola ya en si como demasiado
zar un problema grave, es quitarle cargada de connotaciones.
el piso histórico. La pobreza ha Además de conducir a políticas
existido en América Latina desde absolutamente incapaces de enfren-
sus orígenes, pero el tema es ¿Cuá- tar las realidades de pobreza, la fa-
les son las tendencias presentes? lacia expuesta entraña un
¿En qué dirección apuntan, van importante problema ético. No
hacia su disminución, su estanca- sólo no da soluciones a los pobres
miento, o su incremento? En los lo que lleva a la perduración y acen-
últimos 20 años parecen haber sufi- tuación de situaciones de exclusión
cientes evidencias para preocuparse. humana antiéticas, sino que va aún
Los indicadores han experimentado más lejos, a través de la minimiza-
un deterioro; con altibajos y varia- ción y la relativización esta cues-
ciones nacionales, las cifras han tionando la existencia misma del
ascendido. Son muy pocos los ca- pobre.
sos en donde ha habido reduccio- III. SEGUNDA FALACIA:
nes de consideración. LA FALACIA DE LA PA-
La falacia de desconocer o relati- CIENCIA
vizar la pobreza, no es inocua. Tie- Con frecuencia el razonamiento
ne severas consecuencias en explícito o implícito que se desplie-
términos de políticas públicas. Si ga frente a los problemas sociales
hay pobres en todos lados, y los ha por parte de sectores influyentes
habido siempre ¿por qué dar al gira en derredor a la necesidad de
tema tan alta prioridad? Hay que una cierta “paciencia histórica”. Se
atenuar los impactos, pero no asus- trata de etapas que deben suceder-
tarse. Basta con políticas de con- se las unas a las otras. Habrá una
tención rutinarias. La política social etapa de “ajustarse el cinturón”,
no es la importante. Es una carga pero luego vendrá la reactivación
de la que no es posible desprender- y posteriormente ella se «derrama-
se, pero como se trata de afrontar ra» hacia los desfavorecidos y los
un problema que siempre existirá sacara de la pobreza. Lo social
y todos los países tienen, cuidado debe esperar, y se necesita enten-
con sobreestimarla. El enfoque lle- der el proceso, y guardar paciencia
va a políticas sociales de muy bajo mientras las etapas se suceden. In-
perfil, y a una desjerarquización de dependientemente del amplio cues-
todo el área social. En algunas de tionamiento que hay actualmente

150
Crisis económica en Bolivia

sobre todo esta vision del proceso Sobre esos niños pobres operan
de desarrollo, queremos enfatizar varios factores que son generado-
aqui uno de sus elementos. El res entre otros aspectos de lo que
mensaje que se esta enviando es de se denomina “un alto riesgo ali-
hecho, que la pobreza puede espe- mentario”, insuficiencias en lo más
rar. ¿Realmente puede esperar?. La elemental la posibilidad de que
realidad indica que el mensaje tie- puedan alimentarse normalmente.
ne una falla de fondo, en muchísi- Los resultados de déficits de este
mos casos, los daños que puede orden, causan daños múltiples En-
causar la espera son simplemente tre ellos se estima que los primeros
irreversibles, después no tendrán años de vida se desenvuelven bue-
arreglo posible. na parte de las capacidades cerebra-
Veamos, Una buena parte del les. La falta de una nutrición
peso de la pobreza recae en Améri- adecuada genera daños de carácter
ca Latina sobre los niños y los ado- irreversible. Investigaciones de
lescentes. En 1997 según CEPAL UNICEF (1995) sobre una mues-
(2000) el 58% de los niños meno- tra de niños pobres, determinaron
res de 5 años de la región eran po- que a los cinco años la mitad de
bres, lo mismo sucedía con el 57% los niños de la muestra presenta-
de los niños de 6 a 12 años, y con ban retrasos en el desarrollo del
el 47% de los adolescentes de 13 a lenguaje, un 30% atrasos en su evo-
19 años. Siendo en su conjunto lución visual y motora, y un 40%
los menores de 20 años el 44% de dificultades en su desarrollo gene-
la población de la región, represen- ral. La desnutrición causa asimis-
taban en cambio el 54% de todos mo déficits en el peso y talla de los
los pobres. Las cifras verifican que niños y ello va a repercutir fuerte-
efectivamente como fue subrayado mente en su desenvolvimiento.
por UNICEF «en América Latina Entre los factores generadores de
la mayoría de los pobres son niños riesgo alimentario se hallan: la fal-
y la mayoría de los niños son po- ta de recursos de la familia, el ca-
bres». rácter monoparental de la misma,
Esa no es una situación neutra. y la baja educación de las madres.
Como lo subrayara Peter Tonwsed Existe una robusta correlación
“la pobreza mata”. Crea factores estadística entre estos factores y la
de riesgo que reducen la esperanza desnutrición infantil. En la Amé-
de vida, y desmejoran sensiblemen- rica Latina actual los tres factores
te la calidad de la vida. Los niños tienen significativa incidencia.
son los pobres de América Latina Como se señalo numerosas fami-
según lo visto, y al mismo tiempo lias tienen ingresos menores a los
por naturaleza los más vulnerables. imprescindibles, se estima que cerca

151
Crisis económica en Bolivia

de un 30% de los hogares están a gran mayoría de los países vivían


cargo de madres solas en su gran en hogares con un ingreso por
mayoría se trata de hogares humil- miembro inferior al 75% del valor
des, y el nivel educativo de las ma- de la línea de pobreza, y cuya ma-
dres pobres es muy bajo. La dre no había completado la educa-
pobreza del hogar puede significar ción primaria.
que muchas madres estarán a su vez La acción combinada de estos y
desnutridas durante el embarazo. otros factores lleva al sombrío pano-
Es probable entonces que el hijo rama que capta CEPAL (2000): “Al
tenga anemia, déficits de macronu- año 2000 se estima que aproximada-
trientes esenciales, y bajo peso. mente el 36% del total de niños
Ello puede amenazar su misma su- menores de 2 años de América Lati-
pervivencia, o atentar contra su na están en situación de alto riesgo
desarrollo futuro. Si además, la alimentario”. Los cuadros naciona-
madre esta sola al frente de la fa- les son alarmantes en diversos paí-
milia, tendrá que luchar muy dura- ses. En Nicaragua estimaciones del
mente para buscar ingresos. Sus Ministerio de Salud (1999), indican
posibilidades de dedicación al niño que el 59% de las familias cubren
en las criticas etapas iniciales serán menos del 70% de las necesidades
limitadas. El factor educativo in- de hierro que requiere el ser huma-
fluirá asimismo en aspectos muy no, el 28% de los niños de menos de
concretos. Así las madres con baja 5 años padecen anemias por el poco
escolaridad, tendrán poco informa- hierro que consumen, 66 nidos de
ción sobre como manejarse apro- cada 100 tienen problemas de salud
piadamente respecto a la lactancia por falta de vitamina A. El 80% de
materna, como armar dietas ade- la población nicaragüense consume
cuadas, como cuidar sanitariamen- solo 1700 calorías diarias cuando la
te los alimentos, como administrar dieta normal debería ser no menor a
alimentos escasos. En 1999, en 10 las 2125 calorías. En Venezuela un
de 16 países de la región un 40 a niño de 7 años de los estratos altos
un 50% de los niños urbanos en pesa promedio 24.3 Kgs. y mide
edad preescolar formaban parte de 1.219 M. Uno de igual edad de los
hogares cuya madre no había com- sectores pobres pesa solo 20 Kgs. Y
pletado la educación primaria. En mide 1.148 M. Aún en países con
las zonas rurales en 6 de 10 países tanto potencial alimentario como la
analizados el porcentaje era de 65 Argentina las estadísticas informan
a 85% en los cuatro restantes de 30 que en el gran Buenos Aires, una de
a 40%. Si se toman solo los niños las áreas poblacionales principales,
menores de 2 años de edad, en 1997 uno de cada cinco niños esta des-
del 20 al 50% de los niños de la nutrido.

152
Crisis económica en Bolivia

Muchos de los países de la región alcantarillado adecuadas lo que sig-


tienen importantes posibilidades nificará graves riesgos de contami-
naturales de producción de alimen- nación a través de las mapas
tos. Sin embargo, como se ha vis- subterráneas, y de contaminación
to una tercera parte de los niños del medio ambiente inmediato a la
más pequeños esta en inseguridad vivienda. Según los cálculos de la
alimentaria pronunciada. Ello pa- OPS cerca de la tercera parte de la
rece difícil de entender. Influyen población de la región carece de
factores como los que identifican agua potable y/o alcantarillado. El
la Organización Panamericana de 30% de los niños menores de 6
la Salud (OPS) y CEPAL en inves- años viven en viviendas sin acceso
tigación conjunta (1998): “Se ob- a las redes de agua potable, y el 40%
serva en casi todos los países de la en viviendas sin sistemas adecua-
región un incremento en enferme- dos de eliminación de excretas.
dades no transmisibles crónicas Cuando se analiza por países se
asociadas con alimentación y nu- observan datos como los que si-
trición. Las medidas de ajuste im- guen que describen los porcenta-
plementadas por los países han jes de niños de menos de 5 años de
afectado la disponibilidad nacional edad que habitaban viviendas sin
de alimentos y han tenido reper- conexión a sistemas de evacuación
cusiones negativas sobre el poder por alcantarillado en 1998 (CEPAL
de compra de los grupos más po- 2000): Paraguay 87, Bolivia 66, Bra-
bres amenazando la seguridad ali- sil 59, Honduras 47, El Salvador 45,
mentaria”. Venezuela 26, México 24.La acción
Así como la falta de alimentación de estos factores genera mortalidad
causa daños no reparables poste- infantil y riesgos graves de salud,
riormente lo mismo sucede con como los contagios, y las infeccio-
otras expresiones de la pobreza nes intestinales. En 11 países la
como los déficits que afrontan los diarrea es una de las dos principa-
desfavorecidos en la región en dos les causas de muerte en nidos de
aspectos básicos: el agua potable, menos de un año.
y la existencia de alcantarillado y Nuevamente se trata de daños de
sistemas de eliminación de excre- carácter irreparable. La falacia de
tas. Ambos elementos son decisi- la paciencia, respecto a la pobreza,
vos para la salud. Amplios sectores niega de hecho el análisis de la irre-
de la población pobre tienen difi- versabilidad de los daños. Lleva a
cultades muy fuertes para obtener políticas en donde bajo la idea de
agua potable o tienen que comprar- que las cosas se arreglaran después,
la a precios muy elevados. Asimis- no se da la prioridad que corres-
mo carecen de instalaciones de pondería a cuestiones elementales

153
Crisis económica en Bolivia

para la supervivencia. Nuevamen- Ellos han desmentido muy fuerte-


te además de las ineficiencias que mente que la realidad funcione
significan esas políticas en cual- como la ortodoxia supone que de-
quier visión de largo plazo de una bería funcionar. Las promesas he-
sociedad hay una falta ética funda- chas a América Latina a comienzos
mental. Frente a la pobreza debe- de los 80 sobre lo que sucedería al
ría aplicarse una “ética de la aplicar el modelo convencional no
urgencia”, no es posible esperar se cumplieron en la practica. Des-
ante problemas tan vitales como los cribiendo los productos concretos
descriptos. Esta falacia desconoce de lo que llama la “forma de hacer
el carácter de urgencia de estas y economía”, que “América Latina
otras carencias básicas. escogió en los años recientes” se-
ñala Ricardo French Davis (2000):
IV. TERCERA FALACIA: «El resultado es una fuerte inesta-
CON EL CRECIMIENTO bilidad del empleo y la producción,
ECONÓMICO BASTA una mayor diferenciación entre ri-
El pensamiento económico orto- cos y pobres, y un crecimiento pro-
doxo de gran difusión en la región medio modesto: solo 3% en este
lanza el mensaje básico de que to- decenio, y con una profunda des-
dos los esfuerzos deben ponerse en igualdad». Efectivamente los da-
el crecimiento. Dirige las miradas tos indican que el crecimiento fue
a los pronósticos sobre el aumento muy discreto, no se derramo auto-
del producto bruto, y el producto máticamente, la desigualdad au-
bruto per capita. mentó significativamente, la
Despierta las expectativas de que pobreza no se redujo.
todo esta bien si ellos crecen a un ¿Frente a este juicio de la reali-
buen ritmo. Plantea explícitamen- dad no correspondería revisar el
te como se mencionó que logradas razonamiento usual? Joseph Stigli-
metas importantes de crecimiento tz (1998) sugiere que ha llegado la
todo lo demás se resolverá. El mis- hora de hacerlo. Se refiere a la vi-
mo fluirá hacia abajo, a través del sion general, uno de cuyos compo-
famoso efecto “derrame” y ello so- nentes esenciales es la idea de que
lucionará los «rezagos» que pudie- el crecimiento basta. Argumenta:
ran existir en el campo social. “Muchos países han aplicados las
El siglo XX, ha enseñando muy recomendaciones intelectualmente
duramente una y otra vez, que el claras, aunque generalmente difíci-
último juez que decidirá si las teo- les políticamente del consenso de
rías sobre el desarrollo son validas Washington. Los resultados no han
o no, no es su grado de difusión, sido sin embargo del todo satisfacto-
sino lo que cuentan los hechos. rios. Esto tiene varias explicaciones.

154
Crisis económica en Bolivia

¿Será porque algunos no siguieron nomistas de que la mejor vía para


correctamente las recetas económi- aliviar la pobreza es impulsar el cre-
cas?. Tal vez. Sin embargo yo ar- cimiento económico, y que la úni-
gumentaría que la experiencia ca vía para hacerlo es a través de
Latinoamericana sugiere que debe- mercados libres y abiertos. El in-
ríamos reexaminar, rehacer, y am- forme hace notar que aun una dé-
pliar los conocimientos acerca de cada después de que las economías
la economía de desarrollo que se planificadas de Europa oriental fue-
toman como verdad mientras pla- ran desmanteladas y el comercio y
nificamos la próxima serie de re- inversión global alcanzaran niveles
formas”. récord, 24% de la población mun-
La experiencia de América Lati- dial recibe ingresos menores a un
na y otras regiones del globo, in- dólar diario. La conclusión inelu-
dica que el crecimiento económico dible de acuerdo a los economistas
es imprescindible, es muy impor- y expertos en desarrollo del Banco
tante tratar de aumentar el produc- es que mientras el crecimiento eco-
to total de una sociedad. Son nómico puede ser un ingrediente
fundamentales asimismo el desa- necesario para reducir la pobreza
rrollo de las capacidades tecnoló- no lo puede hacer solo”.
gicas, de la competitividad, y un Otro informe posterior del Ban-
clima de estabilidad económica. co Mundial «La calidad del creci-
Pero, enseña también que es sim- miento» (2000) producido por
plificar extremadamente el tema del otros equipos del mismo, plantea
desarrollo y de sus dimensiones también vigorosamente el mismo
sociales, aventurar que el creci- tipo de argumento básico. Dice
miento económico sólo producirá presentándolo Vinod Thomas Di-
los resultados necesarios. El infor- rector del Instituto del Banco (The
me del Banco Mundial sobre la Economist 2000): “La experiencia
pobreza 2000, que expresa la polí- de los países en desarrollo y tam-
tica oficial de dicha institución, bién de los industrializados mues-
plantea la necesidad de pasar de tra que no es meramente mas
una vez a una vision más amplia crecimiento sino mejor crecimien-
de la problemática del desarrollo. to lo que determina en que medi-
Comentando su enfoque diferen- da aumenta el bienestar, y el
cial señala un influyente medio, el bienestar de quien. Países con in-
Washington Post (2000): “La publi- gresos y crecimiento similares han
cación del Informe Mundial de obtenido en las últimas tres déca-
desarrollo del Banco Mundial re- das logros muy diferentes en edu-
presenta un significativo disenso cación, salud, y protección del
del consenso sostenido entre eco- medio ambiente”. Se esta sugiriendo

155
Crisis económica en Bolivia

que es decisiva la estructura del cre- países del mundo según sus logros
cimiento, sus prioridades, vías de en desarrollo humano que viene
desarrollo, sectores beneficiados. publicando anualmente la ONU,
La falacia de que el crecimiento a través del PNUD, muestran un
basta, transmite la visión de que se cuadro que en diversos aspectos no
estaría avanzando si el producto coincide con el que deviene de los
bruto per capita sube, y que las puros récords de crecimiento eco-
miradas deben estar puestas en el nómico.
mismo. Naciones Unidas ha desa- Las conclusiones resultantes, en-
rrollado en la ultima década un fatizan que cuanto mejor sea el cre-
cuerpo conceptual ampliamente cimiento y más recursos haya se
difundido internacionalmente “el ampliaran las posibilidades para la
paradigma del desarrollo humano”, sociedad, pero la vida de la gente
que ataca radicalmente este razo- que es el fin ultimo no se puede
namiento. No sólo el crecimiento medir por algo que es un medio,
no basta, es necesario pero no al- debe medirse por índices que re-
canza, sino que corresponde iniciar flejen lo que sucede en ámbitos
una discusión mayor. Preguntar- básicos de la vida cotidiana.
nos cuando realmente una sociedad La falacia de que el crecimiento
avanza, y cuando esta retrocedien- basta, esta en definitiva transfor-
do. Los parámetros definitivos, es mando un medio fundamental,
la sugerencia, debemos encontrar- pero solo un medio, en el fin ulti-
los en que sucede con la gente. mo. Es necesario desmistificarla y
¿Aumenta o disminuye su esperan- retomar un debate a fondo sobre
za de vida? ¿Mejora o desmejora que esta sucediendo con el cum-
su calidad de vida? La ONU dise- plimiento de los fines. Amartya
ñó un índice de desarrollo huma- Sen, ilustra los limites de esta fala-
no que ha venido perfeccionando cia analizando varias situaciones
año tras año, que incluye indica- reales. Realiza la comparación que
dores que reflejan la situación de se refleja en el gráfico 2.
todos los países del mundo en áreas Como se observa los tres prime-
como entre otras: esperanza de ros países del gráfico, el Estado de
vida, población con acceso a servi- Kerala en la India (de 33 millones
cios de salud, población con acce- de habitantes), China y Sri Lanka
so a agua potable, población con tenían un producto bruto per ca-
acceso a servicios de disposición de pita muy reducido. Los otros tres
excretas, escolaridad, mortalidad Sud Africa, Brasil y Gabón tenían
infantil, producto bruto per capita un producto bruto que multiplica-
ponderado por la distribución del ba cinco a quince veces el de los an-
ingreso. Los ordenamientos de los teriores. Sin embargo, la población

156
Crisis económica en Bolivia

vivía mas años en los tres países po- greso en las tres primeras sociedades.
bres: 71,69, y 72 versus 63,66 y 54. Todo ello llevo a que los países su-
El crecimiento económico solo no puestamente más pobres en térmi-
era el factor determinante en uno de nos del ingreso, fueran más exitosos
los indicadores más fundamentales en salud y años de vida. Dice Sen:
para ver si una sociedad adelanta, el “Ellos han registrado una reducción
más básico, la esperanza de vida. muy rápida de las tasas de mortali-
¿Qué otras variables intervenían en dad y una mejora de las condiciones
este caso? Sen identifica aspectos, de vida, sin un crecimiento econó-
como las políticas públicas que ga- mico notable”.
rantizaban en los tres primeros paí-
ses un acceso mas extendido a V. CUARTA FALACIA: LA
insumos fundamentales para la sa- DESIGUALDAD ES UN
lud como el agua potable, las insta- HECHO DE LA NATURA-
laciones sanitarias, la electricidad, y
LEZA Y NO OBSTACULI-
la cobertura medica. Asimismo las
mejores posibilidades en materia de ZA EL DESARROLLO
educación a su vez incidente en la El pensamiento económico con-
salud. Junto a ello un aspecto cen- vencional ha tendido a eludir una
tral era la mejor distribución del in- discusión frontal sobre la desigualdad

157
Crisis económica en Bolivia

y sus efectos sobre la economía. Se frecuencia, algunos de sus supues-


ha apoyado para ello con frecuen- tos interpretes han hecho claro
cia en la sacralización de la U in- abuso de sus afirmaciones. Sus tra-
vertida de Kusnetz. De acuerdo a bajos estuvieron referidos a la ob-
la misma la desigualdad es simple- servación de USA, Inglaterra y
mente una etapa inevitable de la Alemana en un periodo que com-
marcha hacia el desarrollo. En la prendió desde la primera mitad del
primera fase de la misma se produ- siglo XIX a la finalización de la pri-
cen polarizaciones sociales, que mera guerra mundial. Advierte ex-
después se van moderando y redu- presamente sobre el riesgo de
ciendo. Algunos economistas con- generalizar las conclusiones que
vencionales más extremos llegan extrajo. Dice (1970): «Es peligroso
aún más lejos, y plantean que esa utilizar simples analogías; no po-
acumulación de recursos en pocas demos afirmar que puesto que la
manos favorecerá el desarrollo al desigual distribución de la renta
crear mayores capacidades de inver- condujo en el pasado en Europa
sión. Occidental, a la acumulación de los
Esta discusión tiene particular ahorros necesarios para formar los
trascendencia para América Latina, primeros capitales, para asegurar el
porque es considerada unánime- mismo resultado en los países sub-
mente la región más desigual del desarrollados es preciso por lo tan-
planeta. Si la tesis de los ortodoxos to mantener e incluso acentuar la
más duros fuera cierta, la región desigualdad en la distribución de
debería haber contado con tasas de la renta». Y enfatiza en afirmación
inversión muy altas, dadas las “acu- que en América Latina hace mu-
mulaciones en pocas manos”, que cho sentido hoy: “Es muy posible
ha generado. No sé ven. Tampoco que los grupos que perciben rentas
parece ser una mera etapa del ca- superiores en algunos de los países
mino al desarrollo. En América hoy subdesarrollados presenten
Latina la desigualdad se ha instala- una propensión de consumo mu-
do, y no solo que no se modera, cho mayor y una propensión al
sino que tiene una tendencia muy ahorro mucho menor, que las que
consistente a crecer, particularmen- presentaban los mismos grupos de
te en las dos últimas décadas. La renta en los piases hoy desarrolla-
U invertida parece no funcionar dos durante sus primeras fases de
para la región. crecimiento”.
En realidad Kusnetz nunca Además de haber desvirtuado el
pretendió que fuera aplicable mecá- pensamiento real del mismo Kus-
nicamente a los países no desarrolla- netz, la falacia difundida respecto a
dos. Como han sucedido con la desigualdad, choca fuertemente

158
Crisis económica en Bolivia

con los datos de la realidad. La más rico tiene el 46% del ingreso,
desigualdad latinoamericana se ha mientras que el 50% más pobre
transformado a nivel internacional solo tiene el 14% del mismo. En
en un caso casi de laboratorio de Argentina mientras que en 1975 el
los impactos regresivos de la des- 10% mas rico recibía ocho veces
igualdad. Frente a la pregunta de más ingresos que el 10% mas po-
porque un continente con tantas bre, en 1997 la relación se había
potencialidades económicas y hu- mas que duplicado era de 22 ve-
manas, ha generado resultados eco- ces. Otra desigualdad acentuada es
nómicos tan discretos, y déficits la que aparece en términos de ac-
sociales tan agudos, una de las res- ceso a activos productivos. La extre-
puestas con creciente consenso madamente inequitativa distribución
científico es que uno de los facto- de la tierra en algunos de los mayo-
res fundamentales en contra ha res países de la región, como Brasil
sido el peso de la desigualdad, y su y México, es una de sus expresio-
ascenso. Así señalan Birdsall, Ross nes. Una tercera desigualdad, es la
y Sabot (1996) sobre la región, “la que rige en el campo del acceso al
asociación entre un crecimiento crédito, instrumento esencial para
lento y una elevada desigualdad se poder crear oportunidades reales de
debe en parte al hecho de que esa desarrollo de pequeñas y medianas
elevada desigualdad puede consti- empresas. Hay en América Latina
tuir en sí misma un obstáculo para 60 millones de PYMES, que gene-
el crecimiento”. ran 150 millones de empleos. Sólo
Están operando activamente en tienen acceso al 5% del crédito.
América Latina entre otros cinco Una cuarta inequidad es la que sur-
tipos de desigualdades. Uno es la ge del sistema educativo. Los dife-
inequidad en la distribución de los rentes estratos socioeconómicos de
ingresos. El 5% de la población es los países alcanzan muy diversos
dueña del 25% del ingreso nacio- récords en años de escolaridad. La
nal. Del otro lado, el 30% de la deserción y la repetición provoca-
población tiene solo el 7.5% del das por las condiciones socioeco-
ingreso nacional. Es la mayor bre- nómicas del hogar minan a diario
cha del planeta. Medida con el co- la posibilidad de que los sectores
eficiente Gini de inequidad en pobres completen estudios. Según
ingresos, América Latina tiene un CEPAL 2000, en Brasil repetían los
0.57, casi tres veces el Gini de los dos primeros grados de la escuela
piases nórdicos. En promedio la primaria el 41% de los niños del
mitad de ingreso nacional de cada 25% de menores ingresos de la po-
país de la región va al 15% más rico blación, y en cambio solo el 4.5%
de la población. En Brasil el 10% de los niños del 25% con mayores

159
Crisis económica en Bolivia

ingresos. Asimismo habían com- blación no tiene los medios ni la


pletado la escuela secundaria a los eduación para conectarse con el
20 años de edad, sólo el 8% de los mismo. Forma parte así de una
jóvenes del 25% de menos ingre- nueva categoría de analfabetismo,
sos, y en cambio el 54% del 25% el analfabetismo cibernético”
de mayores ingresos. Tomando 15 Todas estas desigualdades gene-
países de la región (BID 1998) sur- ran múltiples efectos regresivos en
gía que los jefes de hogar del 10% la economía, la vida personal y fa-
de ingresos mas altos tenían 11.3 miliar, y el desarrollo democrático.
años de eduación, los del 30% más Entre otros según lo demuestran
pobre solo 4.3 años. Una brecha numerosas investigaciones: redu-
de 7 años. Mientras que en Euro- cen la formación de ahorro nacio-
pa la brecha de escolaridad entre el nal, estrechan el mercado interno,
10% más rico y el 10% más pobre conspiran contra la salud pública,
es de 2 a 4 años, en México es de impiden la formación en gran es-
10 años. La desigualdad educativa cala de capital humano calificado,
va a ser un factor muy importante deterioran la confianza en las ins-
en la inequidad en la posibilidad tituciones básicas de las sociedades
de conseguir trabajo y en los suel- y en el liderazgo político. El au-
dos que se ganen. Los sectores des- mento de la desigualdad es por otra
favorecidos van a estar en muy parte una de las causas centrales del
malas condiciones al respecto por aumento de la pobreza en la región.
su debil carga educativa. La fuer- Birdsall y Londono (1998) han es-
za de trabajo ocupada de la región timado econométricamente que su
presenta una marcada estratifica- ascenso entre 1983 y 1995 duplicó
ción. Según CEPAL (2000), hay la pobreza, que la misma hubiera
un nivel superior que es el 3% de sido la mitad de lo que fue si la
la población ocupada que tiene 15 desigualdad hubiera seguido en los
años de escolaridad, un nivel inter- niveles que tenia anteriormente,
medio que es el 20% de la fuerza elevados pero menores.
de trabajo que tiene entre 9 y 12 La desigualdad latinoamericana
años de escolaridad, y el 77% res- no es un hecho natural propio del
tante tiene sólo de 5.5 a 7.3 años camino del desarrollo como lo pre-
de estudios en las ciudades y 2.9 tende la falacia. Es la consecuen-
en las zonas rurales. Una quinta y cia de estructuras regresivas y
nueva cifra de desigualdad está sur- políticas erradas que la han poten-
giendo de las posibilidades total- ciado. Barbara Stallings (CEPAL
mente diferenciadas de acceso al 1999) considera, que “las reformas
mundo de la informática y la In- económicas aplicadas en los últi-
ternet. La gran mayoría de la po- mos años han agravado las

160
Crisis económica en Bolivia

desigualdades entre la población” ción e ingresos, conspiran contra


y subraya “se puede afirmar sin las reformas educativas. Asimismo
ninguna duda, que los noventa son las desigualdades en educación van
una década perdida en cuanto a la a reforzar como se ha visto las bre-
reducción de las ya alarmantes di- chas en el mercado de trabajo. Los
ferencias sociales existentes en la circuitos perversos de desigualdad
región con mas desigualdad del muestran además una enorme ca-
mundo”. Altimir (1994), después pacidad reproductora. Se automul-
de analizar 10 países plantea que tiplican. Sin acciones en contrario
“hay bases para suponer que la las polarizaciones tienden a crecer
nueva modalidad de funciona- y ampliarse. Lo muestra la confor-
miento y las nuevas reglas de polí- mación creciente en numerosas
tica pública de éstas economías, sociedades de una dualidad central;
pueden implicar mayores desigual- incluidos y excluidos.
dades de ingreso”. Albert Berry
(1997) indica: “La mayoría de los VI. QUINTA FALACIA: LA
países latinoamericanos que han DESVALORIZACIÓN DE
introducido reformas económicas LA POLÍTICA SOCIAL
promercado en el curso de las ulti- Frente a preguntas sobre la polí-
mas dos décadas han sufrido tam- tica social el tipo de respuesta pro-
bién serios incrementos en la porcionada por algunos decisores
desigualdad. Esta coincidencia sis- económicos adquirió en oportuni-
temática en el tiempo de los dos dades el modelo: “La única políti-
eventos sugiere que las reformas ca social es la política económica”.
han sido una de las causas del em- Esta respuesta refleja toda una ac-
peoramiento en la distribución”. titud hacia la política social que ha
Por otra parte la otra dimensión tenido hondas consecuencias en el
de la falacia también es desmenti- continente. Se ha tendido a verla
da por la realidad. La desigualdad como un complemento menor de
no se modera o atenúa sola. Por el otras políticas mayores como las
contrario la instalación de circui- que tienen que ver directamente
tos de desigualdad en áreas claves con el desarrollo productivo, los
tiene una tendencia “contaminan- equilibrios monetarios, el creci-
te”, propicia la generación de cir- miento tecnológico, la privatiza-
cuitos similares en otras áreas. Lo ción, etc. Le correspondería
ilustra entre otros casos la dificul- atenuar los impactos transitorios
tad a pesar de todos los esfuerzos que las anteriores producen en la
en mejorar la situación educativa sociedad. Debería atacar focaliza-
de la población pobre. Las desigual- damente los desajustes sociales más
dades en otras áreas como ocupa- irritables para reducirlos. En el

161
Crisis económica en Bolivia

fondo desde este razonamiento se vulnerable. Frente a reducciones


la percibe como una “concesión”a presupuestarias, con muy escasa
la política. Como la pobreza ge- capacidad para defender su situa-
nera fuerte inquietud política, la ción, y normalmente candidata
política social haría el trabajo de preferida para los recortes. Por otra
“calmar los animos” y mostrar que parte esta vision supone en sí mis-
se están haciendo cosas en ese fren- ma un cuestionamiento implícito
te, pero el corolario consecuente de la legitimidad de la política so-
es: cuanto menos concesiones me- cial. Es distraer recursos de desti-
jor. Los recursos destinados a lo nos más importantes, por “presión
política”.
Reflejando la situación, una
ministro de lo social muy expe-
rimentada de un país latinoame-
ricano narro al respecto a un
auditorio internacional: “No nos
invitaban al gabinete donde se
RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “GALILEO”, ACUARELA

tomaban las decisiones econó-


micas más importantes. Des-
pués de muchos esfuerzos
logramos se nos invitara. Claro
con voz pero sin voto”.
Considerar a la política social
en estos términos: de una cate-
goría inferior, concesión a la po-
lítica, uso suboptimizante de
recursos, conforma una falacia
que esta afectando seriamente a
la region.
social deberían ser muy acotados, y En primer término, ¿Cómo pue-
destinados a fines muy específicos. de relegarse a lo social en un con-
Albert Hirschman llamo en una texto como el latinoamericano,
oportunidad a esta forma de abor- donde casi una de cada dos perso-
dar el tema: «políticas pobres para nas están por debajo de la línea de
pobres». Da lugar a reducir lo so- la pobreza, y expresan a diario de
cial a metas muy estrechas, a cons- mil modos su descontento y pro-
tituir una institucionalidad social testa por esa realidad? Atender lo
debil en recursos, y personal, aleja- social no es una concesión, es en
da de los altos niveles de decisión. una democracia tratar de hacer res-
Por otra parte, además altamente petar derechos fundamentales de

162
Crisis económica en Bolivia

sus miembros. Lo que esta en jue- países esta fuertemente ligada al


go es en el fondo como plantea nivel de capacitación de su pobla-
Naciones Unidas una cuestión de ción. Algunos de los países más
derechos humanos violados. exitosos del planeta en los merca-
Como resalta el Informe de Desa- dos internacionales están exportan-
rrollo Humano 2000 del PNUD: do básicamente productos como
“La erradicación de la pobreza «higth tech» totalmente basados en
constituye una tarea importante de el capital educativo que han sabi-
los derechos humanos en el siglo do desarrollar. La absorción de
XXI. Un nivel decente de vida, nuevas tecnologías, la innovación
nutrición suficiente, atencion de local a partir de ellas, la investiga-
salud, educación, trabajo decente ción y desarrollo, el progreso tec-
y protección contra las calamida- nológico dependen todos de los
des no son simplemente metas del niveles de educación alcanzados.
desarrollo, son también derechos Los cálculos demuestran así entre
humanos”. Las políticas sociales otros casos que una de las inver-
son esenciales para la población en siones más rentables macroecono-
la región, y estratégicas para la es- micamente que puede hacer un
tabilidad misma del sistema de- país, es invertir en la educación de
mocrático. Cuando se consulta a niñas. Agregar años de escolaridad
la población ella no pide que se a las ninas desfavorecidas, va a au-
reduzcan, estrechen, o eliminen mentar su capital educativo, y a tra-
sino todo lo contrario exige masi- vés de el, reducir las tasas de
vamente que se refuercen, amplíen, embarazo adolescente, de mortalidad
y se incorporen nuevas políticas. materna, de mortalidad infantil, de
En segundo lugar, es difícil sos- morbilidad. Todos ellas están corre-
tener a inicios de este nuevo siglo lacionadas estadísticamente con los
que es una asignación de recursos años de escolaridad de la madre.
de poca eficiencia. ¿Destinar recur- ¿En las condiciones latinoameri-
sos a asegurarse de que todos los canas extender la posibilidad de
niños terminen la escuela primaria, acceder a agua potable a toda la
a elevar la tasa de completamiento población es una inversión defi-
de la secundaria, a desarrollar el ciente? El retorno de hacerlo será
sistema de educación superior, es cuantioso en términos de salud pu-
ineficiente?. Las mediciones eco- blica, lo que repercutirá desde ya en
nométricas dan resultados muy di- la productividad de la economía.
ferentes. La tasa de retorno en En realidad toda la terminología
educación es una de las mas altas utilizada esta equivocada, y nueva-
posibles para una sociedad. Actual- mente vemos un error semántico
mente. La competitividad de los no casual. Así como existían

163
Crisis económica en Bolivia

quienes no querían oír hablar de alcantarillado, la electricidad el ac-


la palabra pobreza, en la falacia que ceso a cobertura de salud, que ac-
desvaloriza la política social, se ha túen sobre los factores que
llevado a que toda la discusión al excluyen a parte de la población del
respecto se haga en términos de sistema educativo, que aseguren
“gasto social”. En realidad, no hay servicios públicos de buena calidad
tal gasto. Bien gerenciados los re- para todos. La política social pue-
cursos para lo social constituyen en de ser una llave para la acción con-
la gran mayoría de los casos inver- tra la desigualdad, proveyendo una
siones de un alto retorno. base mínima de bienes y servicios
Hoy es difícil discutir las eviden- indispensables, y contribuyendo así
cias de que la inversión social ge- a abrir las oportunidades, y rom-
nera capital humano, y que el per círculos perversos.
mismo se transforma en producti- En lugar de una política social
vidad, progreso tecnológico, y es “cenicienta” como plantea la fala-
decisivo para la competitividad. En cia, lo que América Latina necesita
realidad la política social, bien di- es una nueva generación de políti-
señada y eficientemente ejecutada, cas sociales con mayúscula. Ello
es un poderoso instrumento de implica dar prioridad efectiva a las
desarrollo productivo. Como lo metas sociales en el diseño de las
sugiere Touraine (1997): “En vez de políticas publicas, procurar articu-
compensar los efectos de la lógica lar estrechamente las políticas eco-
económica, la política social debe nómicas y las sociales, montar una
concebirse como condición indis- institucionalidad social moderna
pensable del desarrollo económico”. y eficiente, asignar recursos apro-
En tercer término se ha plantea- piados, formar recursos humanos
do la gravedad que tiene el tema calificados en lo social, fortalecer
de la desigualdad en América Lati- las capacidades de gerencia social,
na. Superada la falacia que la nie- y jerarquizar en general esta arrea
ga o minimiza, como se puede de actividad pública.
reducir? Una de las vías fundamen- La metáfora que se escucha en
tales posibles en una democracia, toda la region describe bien la si-
es una agresiva política social que tuación. Dice que la política social
amplíe fuertemente las oportunida- es actualmente la «asistencia públi-
des para los pobres, en campos cru- ca» que recoge los muertos y heri-
ciales. Deberá estar integrada entre dos que deja la política económica.
otras por políticas que universali- La falacia examinada cultiva y ra-
cen posibilidades de control de cionaliza esta situación inaceptable.
factores de riesgo claves en salud Se necesita una política social que
en la region, como el agua, el potencie el capital humano base

164
Crisis económica en Bolivia

esencial de un desarrollo económi- a un reino de la eficiencia y a la


co sostenido. Es un tema ético, solución de los principales proble-
político, y al mismo tiempo de lu- mas económico-sociales existentes.
cidez histórica. Como lo anota Además creo la concepción de que
Birdsall (1998): “es posible que las existía una oposición de fondo en-
tasas de crecimiento de América tre Estado y sociedad civil, y había
Latina no puedan ser más del 3 o que elegir entre ambos.
el 4%, a distancia de las necesarias, Como en otros campos, hoy es
en tanto no se cuente con la parti- posible mantener una discusión
cipación y el aporte de la mitad de sobre el tema más allá de ideolo-
la población que esta comprendi- gías. El instrumental metodológi-
da en los porcentajes más bajos de co de las ciencias sociales actuales,
ingresos”. aporta evidencias muy concretas
que permiten establecer como fun-
VII. SEXTA FALACIA: LA ciona la realidad. La vision del
MANIQUEIZACIÓN DEL Estado como solucionador de to-
ESTADO dos los problemas “el Estado omi-
En el pensamiento económico nipotente”, demostró ser errada. El
convencional circulante se ha he- Estado solo no puede hacer el de-
cho un esfuerzo sistemático de vas- sarrollo, y en América Latina la
tas proporciones para deslegitimar acción estatal ha presentado agu-
la acción del Estado. Se ha asocia- dos problemas de burocratización,
do la idea de Estado con corrup- ineficiencia, y corrupción. Sin
ción, con incapacidad para embargo, el proceso de elimina-
cumplir eficientemente las funcio- ción de numerosas funciones del
nes más mínimas, con grandes bu- Estado, de reducción a niveles mí-
rocracias, con despilfarro de nimos en muchos casos de sus ca-
recursos. La visión se apoya en gra- pacidades de acción, como sucedió
ves defectos existentes en el funcio- con frecuencia en las áreas socia-
namiento de las administraciones les, el debilitamiento en general del
públicas en numerosos países de rol de las políticas publicas, y la
América Latina, pero fue mucho entrega de sus funciones al merca-
más allá de ello, y «maniqueizó» al do, no llevo al reino ideal supues-
Estado en su conjunto. Proyectó to. Los problemas estructurales
la imagen de que toda acción lle- de las sociedades latinoamericanas
vada en el terreno público seria y de otras del mundo en desarrollo
negativa para la sociedad, y en cam- siguieron agudizándose, la co-
bio la reducción al mínimo de las rrupción acompaño también con
políticas públicas, y la entrega de frecuencia a los procesos de pri-
sus funciones al mercado la llevaría vatización. Se identificó como

165
Crisis económica en Bolivia

una ley operante que siempre que últimas décadas como los de la re-
hay un corrupto en el Estado hay a gión. Cáusticamente afirma una
su vez un corruptor en el sector autoridad mundial en cómo geren-
privado es decir que el tema exce- ciar con eficiencia Henry Mintzberg,
de a cualquier simplificación. El (1996), respecto a la concepción de
funcionamiento sin regulación del que se podía prescindir del Estado
mercado llevó a profundizaciones y la vision de que todo lo que se
de las brechas particularmente de hace en el Estado es ineficiente y
las de inequidad. Se dio una mar- en el sector privado eficiente que:
cada tendencia bajo las nuevas re- «el modelo representa el gran ex-
glas de juego a la constitución de perimento de los economistas que
monopolios que significaron en la nunca han tenido que gerenciar
practica la imposición de cargas nada».
muy pesadas a los consumidores, Hoy hay un activo retorno hacia
y a las pequeñas y medianas em- la búsqueda de una vision más
presas, ahogando a estas últimas. equilibrada en el debate internacio-
Pareciera que las dos polarizacio- nal de punta sobre el tema del de-
nes han conducido a callejones sin sarrollo y el rol del Estado.
salida. El Estado solo no puede Imposible desconocer la importan-
resolver los problemas, pero su cia de las políticas publica en un
minimización los agrava. Esa es la contexto histórico donde la segun-
conclusión, entre muchas otras da economía del mundo Japón,
voces del Banco Mundial a fines esta poniendo en marcha una tras
de esta década. En su informe es- otras sucesivas iniciativas de inter-
pecial dedicado al rol del Estado vención activa del Estado para di-
(1998) resalta como una idea cen- namizar la economía, la más
tral que sin un Estado eficiente el reciente (octubre 2000) inyectando
desarrollo no es viable, y propone 100.000 millones de dólares a tal
una serie de directrices orientadas efecto. Amartya Sen (1998), resal-
a “reconstruir la capacidad de ac- ta especialmente el papel decisivo
ción del Estado”. Por su parte au- que ha jugado la política pública
tores como Stiglitz y otros han en el campo social, en algunas de
llamado la atencion sobre “las fa- las economías de mejor desempe-
llas del mercado”, su tendencia a ño de largo plazo del mundo. Su-
generar desigualdades, y a la carte- braya: “De hecho muchos países de
lización para maximizar ganancias, Europa Occidental han logrado
y sus desvíos especulativos cuando asegurar una amplia cobertura de
no hay eficientes controles regula- seguridad social con la prestación
torios, como se da en Estados tan de atencion en salud y educación
debilitados por las reformas de las publica de maneras hasta entonces

166
Crisis económica en Bolivia

desconocidas en el mundo; Japón 73, Canadá 72, Noruega 71.7. En


y la región del Este de Asia han te- todos esos países el Estado tiene
nido un alto grado de liderazgo una participación fundamental ha-
gubernamental en la transforma- biendo construido una amplísima
ción, tanto de sus economías como red de protección. En Japón el
de sus sociedades; el papel de la gasto público es el 8O.2% del gas-
educación y atencion en salud pu- to total en salud, en Suecia el 78%,
blica ha sido el eje fundamental en Noruega el 82%, en Canadá el
para contribuir al cambio social y 72%. El gasto público per capita
económico en el mundo entero (y en salud sobrepasa en todos ellos
en forma bastante espectacular en los 1300 dólares anuales. El con-
el Este y Sudeste Asiáticos)”. traste con la actual situación en
Un área totalmente decisiva para diversos países latinoamericanos es
la economía y la sociedad es la de muy marcado. El gasto público per
la salud. Toda sociedad democrá- capita en salud es en Brasil 208
tica tiene la obligación de garanti- dólares, en México 172, en Perú 98.
zar el derecho a la atencion en salud Los años de vida saludable prome-
a sus miembros, es el derecho más dio solo llega en Brasil a 59. Di-
básico. Asimismo mejorar los ni- cho país es una de las mayores
veles de salud de la población tie- potencias industriales del mundo.
ne todo orden de impactos En cambio, cuando se lo busca en
favorables sobre la economía, en- las tablas de desempeño de los sis-
tre muchos otros aspectos en re- temas de salud de la OMS figura
ducción de horas de trabajo en el lugar numero 125.
perdidas por enfermedad, aumen- El carácter crucial de la acción
to de la productividad laboral, estatal en campos claves como sa-
descenso de costos ligados a en- lud y educación, desde ya de una
fermedades, etc. El reciente infor- acción bien gerenciada y transpa-
me sobre la salud mundial 2000 rente, surge con toda fuerza de una
de la Organización Mundial de la investigación reciente ( Financial
Salud (OMS 2000) establece el pri- Times 2000) que muestra que su-
mer ranking de los países del mun- cede cuando se fija como política
do según el desempeño de sus arancelar los servicios en áreas de
sistemas de salud. Entre otros cons- población pobre bajo la idea de
truye un índice muy significativo “compartir costos”y de “financia-
para esas mediciones: los años pro- miento comunitario”, reduciendo
medio que una persona vive con así las responsabilidades del Esta-
buena salud, sin enfermedades. A do. En Tanzania, siguiendo con-
la cabeza de la tabla se hallan paí- dicionalidades del Banco Mundial,
ses como Japón 74.5 años, Suecia se introdujeron aranceles en

167
Crisis económica en Bolivia

educación primaria. El resultado se- coordinado estrechamente con la


gún indica la Iglesia Evangélica Lu- sociedad civil. La falsa oposición
terana de Tanzania fue una Estado-Sociedad Civil que preco-
inmediato descenso en la asisten- niza la falacia como un hecho, es
cia a la escuela, y los ingresos tota- desmentida en ellos. Los lazos de
les de las mismas fueron la mitad cooperación son multiplisimos, y
de los previstos. En Zimbawe la surge una acción integrada. Tam-
condicionalidad se centro en que bién en América Latina misma al-
debían cobrar aranceles en los ser- gunas de las sociedades con
vicios de salud, pero que los po- mejores cifras de equidad, menor
bres estarían exceptuados de ello. pobreza, y mejores tasas de desa-
Una evaluación del mismo Banco rrollo humano tuvieron como base
Mundial concluyó, que sólo 20% de esos logros a Estados bien orga-
de los pobres pudieron conseguir nizados, con burocracias conside-
los permisos de exención necesa- radas eficientes, como Costa Rica,
rios. En Ghana, al imponer aran- Uruguay, y el Chile democrático.
celes en la escuela 77% de los niños Es imprescindible reformar y me-
de la calle de Accra, que asistían a jorar la eficiencia estatal y erradi-
las escuelas las abandonaron. car la corrupción. Pero para ello
La falacia de la maniqueización es necesario avanzar en otra direc-
del Estado lleva a consecuencias ción totalmente distinta a la de la
muy concreta, al deslegitimar su falacia. No satanizar al Estado, sino
acción deja abierto el terreno para ir construyendo administraciones
su debilitamiento indiscriminado, publicas descentralizadas, transpa-
y la desaparición paulatina de po- rentes, abiertas a la participación
comunitaria, bien gerenciadas, con
líticas publicas firmes en campos
carreras administrativas estables
cruciales como los sociales. Causa
fundadas en el mérito.
así daños irreparables a vastos sec-
tores de familias, aumenta la po- VII. SÉPTIMA FALACIA: LA
breza y la desigualdad, y limita las
INCREDULIDAD SOBRE
posibilidades de un crecimiento
sostenido. Los datos de la realidad LAS POSIBILIDADES DE
sugieren que hay otro camino. En APORTE DE LA SOCIE-
algunos de los países más exitosos DAD CIVIL
económica y socialmente del mun- El pensamiento económico cir-
do uno de los pilares de sus econo- culante envía a veces explícitamen-
mías es un Estado activo de alta te y con frecuencia implícitamente
eficiencia. Una de sus característi- un profundo mensaje de desvalo-
cas centrales, contradice uno de los rización del posible rol que puede
ejes de la falacia. Es un Estado jugar la sociedad civil en los procesos

168
Crisis económica en Bolivia

de desarrollo y en la resolución de formulas especiales muy utilizadas


los problemas sociales. Su énfasis en los países desarrollados en don-
esta totalmente volcado en el mer- de numerosas Universidades, y
cado, la fuerza de los incentivos hospitales han sido fundados por
económicos, la gerencia de nego- ellos, se trata de emprendimientos
cios, la maximización de utilidades de largo plazo animados por nu-
como motor del desarrollo, las se- merosos actores públicos y priva-
ñales que pueden atraer o alejar al dos, modelos económicos que no
mercado. El mundo de la sociedad son de mercado típicos como las
civil es percibido como un mundo cooperativas que tienen alta presen-
secundario, de segunda línea res- cia en diversos campos, y el amplí-
pecto a lo que sucede en el “mun- simo movimiento de lucha contra
do importante” conformado por la pobreza desarrollado en toda la
los mercados. De ese enfoque van región por las organizaciones reli-
a surgir políticas públicas de apo- giosas, cristianas, protestantes, y
yo muy limitado, casi “simbólico” judías que esta en primera línea de
y por “cortesía” a las organizacio- la acción social. La realidad no es
nes de la sociedad civil, y una des- solo Estado y mercado como pre-
confianza fuerte a depositar en ellas tende la falacia. Incluso algunas de
responsabilidades realmente rele- los modelos de organización y ges-
vantes. tión social y general más efectivos
La falacia razona en términos de de nuestro tiempo fueron desarro-
una dualidad básica; Estado versus llados en esta vasta área diferente
mercado. En los hechos la situa- de ambos.
ción es mucho más matizada. Exis- Todas estas organizaciones tienen
te un sinnúmero de organizaciones un gran peso y una fuerte partici-
que no son ni lo uno, ni lo otro. pación en la acción social en el
Fueron creadas con finalidades dis- mundo desarrollado. Recaudan
tintas, los actores sociales que se recursos considerables, se les dele-
hallan tras ellas son otros, y las gan funciones crecientes por parte
metodológicas que utilizan no son del Estado, están interrelacionadas
de Estado ni de mercado. Este con la acción publica de múltiples
mundo comprende entre otras: las modos Están basadas fuertemente
organizaciones no gubernamenta- en trabajo voluntario. Movilizan
les en continuo crecimiento en miles y miles de personas que de-
América Latina que han sido de- dican anominamente considerables
nominadas con frecuencia el tercer horas a llevar adelante sus progra-
sector y que realizan múltiples mas. Hacen aportes considerables
aportes en el campo social, los es- al producto bruto nacional con
pacios de interés público que son trabajo no remunerado en países

169
Crisis económica en Bolivia

como Canadá, Holanda, Suecia, zadamente sectores de la sociedad


Noruega, Dinamarca, España, Is- civil están tratando de movilizar-
rael y otros. Así en Israel que figu- lo y surgen permanentemente mul-
ra entre los primeros del mundo en tiples iniciativas. Pero todo ello
esta materia, una de cuatro perso- es a pesar de las desconfianzas y la
nas hace trabajos voluntarios sema- incredulidad que surge del razona-
nalmente, produciendo bienes y miento desvalorizador, que alimen-
servicios de carácter social, consti- ta a su vez gruesos errores en las
tuyendo parte del personal paramé- políticas. No hay así entre otros
dico en los hospitales, ayudando a aspectos apoyos públicos firmes a
personas discapacitadas, a ancia- las iniciativas de la sociedad civil
nos, familias desfavorecidas, y otros de acción social, y los incentivos
sectores con dificultades. También fiscales son muy reducidos. Asimis-
ha aumentado en el mundo desa- mo, el movimiento de responsa-
rrollado la participación empresa- bilidad social empresarial es debil
rial en el apoyo a la acción social y los aportes muy reducidos com-
de la sociedad civil. Las contribu- parativamente. La proporción de
ciones e iniciativas empresarias de las ganancias empresarias dedicadas
solidaridad se han incrementado, a fines de interés público es mu-
y la asunción de su responsabilidad cho menor a la de los países avan-
social ha pasado a formar parte cre- zados. Es notable el trabajo que
ciente de legitimidad misma de la aun con todas estas limitaciones
empresa. La aseveración de hace llevan adelante numerosas organi-
años de Milton Friedman el guru zaciones, entre ellas las de fe antes
de la Escuela de Chicago, de que mencionadas, para lograr ayudar a
la única responsabilidad de la em- las dificultades de supervivencia de
presa privada es producir utilida- extendidos sectores de la pobla-
des a sus accionistas ha sido ción.
refutada constantemente por em- En el fondo lo que el pensamien-
presarios prominentes, y es hoy re- to económico convencional esta
chazada masivamente por la haciendo a través de su desvalori-
opinión publica de los países desa- zación de las posibilidades de la
rrollados. sociedad civil, es cerrar el paso a la
En América Latina la situación entrada misma del concepto de
tiende a ser muy diferente. Existe capital social. Múltiples investiga-
un inmenso potencial de trabajo ciones de los años recientes desde
voluntario que de ser adecuada- los primeros estudios de Putnam y
mente convocado y de crearse con- Coleman, hasta los efectuados en
diciones propicias podría cumplir diversas realidades nacionales de
roles de gran significación. Esfor- todo el planeta, demuestran que

170
Crisis económica en Bolivia

hay factores cruciales para el desa- no consideran estos elementos, o


rrollo que no tenían lugar en el que los relegan. Tras la falacia de
pensamiento económico ortodoxo la incredulidad sobre la sociedad
como los agrupados en la idea de civil, se halla un rechazo más am-
“capital social”. Tales: el clima de plio a la idea de que hay otros ca-
confianza entre las personas de una pitales a tener en cuenta, como el
sociedad y hacia sus instituciones social. Un cerrado «reduccionismo
y lideres, el grado de asociatividad, economicista» obstruye el paso a
es decir, la capacidad de crear es- ampliar la vision del desarrollo con
fuerzos asociativos de todo tipo, y su incorporación y a extraer las con-
el nivel de conciencia cívica, la ac- secuencias consiguientes en términos
titud hacia los problemas colecti- de políticas de apoyo al fortaleci-
vos desde cuidar el aseo en los miento y potenciación de las capaci-
lugares públicos hasta pagar los dades latentes en la sociedad civil.
impuestos. Estudios del Banco
Mundial atribuyen al capital social VIII. OCTAVA FALACIA:
y el capital humano dos terceras LA PARTICIPACIÓN; SI,
parte del crecimiento económico PERO NO
de los países, y diversas investiga- La participación de la comunidad
ciones dan cuenta de los significa- en forma cada vez más activa en la
tivos impactos del capital social gestión de los asuntos públicos sur-
sobre la performance macroeco- ge en esta época como una exigen-
nómica, la productividad microeconó- cia creciente de las grandes
mica, la gobernabilidad democrática, mayorías de la sociedad en Améri-
la salud publica, y otras dimensio- ca Latina y otras regiones. Los
nes (1). avances de la democratización pro-
Desarrollar el capital social sig- ducto de largas luchas históricas de
nifica fortalecer la sociedad civil a los pueblos han creado condicio-
través de políticas que mejoren la nes de libre organización y expre-
confianza, que según dicen los mis- sión, que han disparado esta “sed”
mos estudios, en sociedades pola- por participación. Por otra parte
rizadas es muy fuertemente existe hoy una convalidación mun-
erosionada por la desigualdad Tam- dial creciente de la superioridad
bién implica propiciar el creci- en términos de efectividad de la
miento de la asociatividad, y participación comunitaria, sobre
contribuir a hacer madurar la con- las formas organizativas tradiciona-
ciencia cívica. El razonamiento les de corte vertical, o burocrático.
económico convencional ha esta- En el campo social ello es muy vi-
do aferrado a ideas muy estrechas sible. Los programas sociales ha-
sobre los factores que cuentan, que cen mejor uso de los recursos,

171
Crisis económica en Bolivia

logran mejor sus metas, y crean au- sus lideres, fortalecer sus capacida-
tosustentabilidad si las comunida- des de gestión.
des pobres a las que se desea En América Latina el discurso
favorecer participan desde el inicio político ha tendido a reconocer
y a lo largo de todo su desarrollo y crecientemente a la participación.
comparten la planificación, la ges- Seria claramente antipopular en-
tión, el control y la evaluación. frentar la presión proparticipación
Señala al respecto Stern, el econo- tan fuerte en la sociedad, y con ar-
mista jefe del Banco Mundial resu- gumentos tan contundentes a su
miendo múltiples estudios de la favor. Sin embargo, los avances
institución (2000): “ A lo largo del reales en cuanto a la implementa-
mundo, la participación funciona: ron efectiva de programas con al-
las escuelas operan mejor si los pa- tos niveles de participación
dres participan, los programas de comunitaria son muy reducidos.
irrigación son mejores si los cam- Siguen predominando los progra-
pesinos participan, el crédito tra- mas “llave en mano”, y impuestos
baja mejor si los solicitantes verticalmente, donde los decisores
participan. Las reformas a nivel de o disenadores, son los que saben y
los países son mucho más efectivas la comunidad desfavorecida debe
si son generadas en el país y mane- acatar sus directivas, y ser sujeto
jadas por el país. La participación pasivo de los mismos. También
es practica y poderosa”. (2) son usuales los programas en don-
Dos recientes trabajos: «Superan- de se hacen fuertes apelativos a que
do la pobreza humana» del PNUD se trata de programas participativos,
(2000) y “The voices of the poor” cuando en realidad hay un míni-
del Banco Mundial (2000), basado mo contenido real de intervención
en una gigantesca encuesta a 60000 de la comunidad en la toma de
pobres de 60 países, llegan a simi- decisiones. El discurso dice si a la
lar conclusión en términos de po- participación en la región, pero los
líticas: es necesario dar prioridad a hechos con frecuencia dicen no.
invertir en fortalecer las organiza- Los costos de esta falacia son
ciones de los propios pobres. Ellos muy fuertes. Por un lado se están
carecen de “voz y voto “ real en la desechando enormes energías la-
sociedad. Fortalecer sus organiza- tentes en las comunidades pobres.
ciones, los permitiera participar en Cuando se les moviliza como su-
forma mucho más activa y recupe- cedió en experiencias latinoameri-
rar terreno en ambas dimensiones. canas mundialmente reconocidas
Se propone entre otros aspectos: como Villa el Salvador en el Perú,
facilitar su constitución, apoyarlas, las escuelas Educo en el Salvador, o el
dar posibilidades de capacitación a presupuesto municipal participativo

172
Crisis económica en Bolivia

en Porto Alegre (3), los resultados esta tratando un tema técnico mas,
son sorprendentes. La comunidad de carácter neutro, donde solo de-
multiplica los recursos escasos, su- ben predominar razonamientos
mando a ellos incontables horas de costo-beneficio para resolverlo. La
trabajo, y es generadora de conti- situación es muy distinta. El tema
nuas iniciativas innovativas. Asi- tiene que ver con la vida de la gente
mismo la presencia de la y las consideraciones éticas deberían
comunidad es uno de los pocos estar por ende absolutamente presen-
medios probados que previene tes. De lo contrario se esta cayen-
efectivamente la corrupción. El do en el gran riesgo sobre el que
control social de la misma sobre la previene uno de las mayores filó-
gestión es una gran garantía al sofos de nuestra época, Charles
respecto que se pierde al impedir la Taylor. Taylor (1992) dice que hay
participación. Por otra parte el di- una acusada tendencia a que la ra-
vorcio entre el discurso y la realidad cionalidad técnica, la discusión
es claramente percibido por los sobre los medios, reemplace a la
pobres, y lo resienten con descon- discusión sobre los fines. La tec-
tento y frustración. Se limitan así nología es un medio para lograr fi-
las posibilidades de programas don- nes, que a su vez deben ser objeto
de se ofrezca participación genui- de otro orden de discusión. Si la
na porque las comunidades están discusión sobre los fines desapare-
“quemadas”al respecto por las fal- ce como puede estar sucediendo
sas promesas. previene Taylor, y la racionalidad
El si pero no, esta basado en re- tecnológica predomina sobre la ra-
sistencias profundas a que en defi- cionalidad ética, los resultados pue-
nitiva realmente las comunidades den ser muy regresivos para la
pobres participen, que se disfrazan sociedad. En la misma dirección
ante su ilegitimidad conceptual, señaló recientemente otro desta-
política, y ética. Ha llegado la hora cado pensador Vaclav Havel, Pre-
en la región de ponerlas a foco y sidente de la República Checa
enfrentarlas. (2000) “es necesario reestructurar
el sistema de valores en que nues-
IX. NOVENA FALACIA: tra civilización descansa”, y advir-
LA ELUSIÓN ÉTICA tió que los países ricos los
El análisis económico convencio- “euroamericanos” los llamo, de-
nal sobre los problemas de Améri- ben examinar su conciencia.
ca Latina escabulle normalmente la Ellos dijo han impuesto las orien-
discusión sobre las implicancias taciones actuales de la civilización
éticas de los diferentes cursos de global y son responsables por sus
acción posibles. Pareciera que se consecuencias.

173
Crisis económica en Bolivia

Estas voces prominentes sugieren de mientras la tasa de mortalidad


un debate a fondo sobre los temas de niños menores de cinco años era
éticos del desarrollo. El llamado en 1997 en Canadá de 6.9 cada
tiene raíces en realidades intolera- 1000,llegaba en Bolivia a 82.8, en
bles. La ONU (2000)llama la aten- Ecuador a 57.7, en Brasil a 45.9, en
cion sobre la imprescindibilidad de México a 36.4 (Organización Pa-
un debate de este orden en un namericana de la Salud 2000. En
mundo donde perecen a diario América Latina,. el 17% de los par-
30.000 niños por causas evitables tos se producen sin asistencia me-
imputables a la pobreza. Dice que dica de ningún tipo con los
se reacciona indignamente y ello es consiguientes efectos en términos
correcto frente a un solo caso de de mortalidad materna que es cin-
tortura pero se pasa por alto a dia- co veces mayor a la de los países
rio esta aniquilación en gran esca- desarrollados, y sólo se hallan cu-
la. El Fondo de Población Mundial biertos previsionalmente el 25% de
(2000) resalta que mueren anual- las personas de edad mayor.
mente 500.000 madres durante el Surgen de todo ello problemas
embarazo, muertes también en su éticos básicos: que es mas impor-
inmensa mayoría evitables y liga- tante? ¿Cómo asignar recursos?
das a falta de atención médica, ¿No deberían reestudiarse las prio-
99% de ellas, se producen en los ridades? ¿No hay políticas que de-
llamados países en desarrollo. berían descartarse por su efecto
En América Latina, resulta im- “letal” en términos sociales?
prescindible debatir entre otros te- Cuando se denuncia la debilidad
mas como: ¿Qué pasa con las de la falacia que elude la discusión
consecuencias éticas de las políti- ética, ella toma con frecuencia el
cas? ¿Cuál es la eticidad de los rostro del “pragmatismo”. Arguye,
medios empleados, si es eticamen- es imposible discutir de ética, cuan-
te licito sacrificar generaciones? do no hay recursos. Sin embargo,
¿Por qué los más débiles como los mas que nunca cuando los recur-
niños, y los ancianos son los más sos son escasos debería debatirse a
afectados por las políticas aplica- fondo sobre las prioridades. En los
das en muchos países, la destruc- países en que ese debate se libra los
ción de familias que está generando resultados suelen ser muy distintos
la pobreza? y otras cuestiones si- en términos de prioridades y de
milares. Es una región donde resultados sociales, a aquellos en
como se ha visto la mayoría de los donde se elude. Cuanto mas re-
niños son pobres, donde miles y cursos existan mejor, y se debe hacer
miles de niños viven en las calles todo lo posible para aumentarlos,
marginados por la sociedad, y don- pero puede haber mas y seguir

174
Crisis económica en Bolivia

asignados bajo los patrones de alta la alegación de que las medidas que
inequidad propios de América La- se adoptan son las únicas posibles.
tina. La discusión sobre las priori- No habría otro curso de acción al-
dades finales es la única que ternativo. Por tanto los graves pro-
garantiza un uso socialmente ra- blemas sociales que crean son
cional de los recursos. La Comi- inevitables. La larga experiencia del
sión Latinoamericana y del Caribe siglo XX es plena en fracasos histó-
presidida por Patricio Aylwin ricos de modelos de pensamiento
(1995) realizó un análisis sistemá- que se autopresentaron como el
tico para la Cumbre social mundial “pensamiento único”. Parece de-
de Copenhague sobre que recursos masiado complejo el desarrollo,
hacían falta para solventar las bre- como para poder pensar que solo
chas sociales más importantes de la hay una sola vía. Por otra parte en
region. Concluyo que no son tan diferentes regiones del globo los
cuantiosos como se supone imagi- hechos no han favorecido al “pen-
nariamente, y que una parte im- samiento único”. Resumiendo la
portante de ellos pueden obtenerse situación dice William Pfaff (Inter-
reordenando prioridades, fortale- nacional Herald Tribune 2000): “
ciendo una sistema fiscal progresi- El consenso intelectual sobre las
vo y eficiente, y generando pactos políticas económicas globales se ha
sociales para aumentar los recursos roto”. En la misma dirección re-
para áreas criticas. flejando la necesidad de buscar
En un artículo cercano en el New nuevas vías opina Felix Rohatyn
York Times plantea un renombra- (Financial Times 2000) actual Em-
do filosofo Peter Singer (1999) que bajador de USA en Francia: “Para
no es posible que los estratos prós- sostener los beneficios (del actual
peros de las sociedades ricas se li- sistema económico) en EE.UU. y
bren de la carga de conciencia que globalmente tenemos que conver-
significa la convivencia con reali- tir a los perdedores en ganadores.
dades masivas de abyecta pobreza Si no lo hacemos, probablemente
y sufrimiento en el mundo, y que todos nosotros nos convertiremos
deben encarar de frente su situa- también en perdedores”. Amartya
ción moral. Su sugerencia es total- Sen (2000) a su vez destaca: “Ha
mente extensiva a los estratos habido demostraciones reciente-
similares de América Latina. mente no solo frente a las reunio-
nes financieras internacionales sino
X. DÉCIMA FALACIA: NO también en forma de protestas
HAY OTRA ALTERNATIVA menos organizadas, pero intensas
Una argumentación preferida en en diferentes capitales, desde Jakar-
el discurso económico ortodoxo es ta y Bangkok hasta a Abidjan y

175
Crisis económica en Bolivia

México. Las dudas acerca de las bres, este orientado a superar la


relaciones económicas globales desigualdad y destaque la potencia-
continúan viniendo de diferentes ción de los pobres. Las recetas an-
confines del planeta, y hay suficien- ticuadas de complementación del
te razón para ver estas dudas acer- crecimiento rápido con el gasto
ca de la globalización como un social y redes de seguridad han de-
fenómeno global, son dudas glo- mostrado ser insuficientes” El eco-
bales no una oposición localizada”. nomista jefe del Banco Mundial
El clamor por cambios en las re- Stern (2000) también sugiere: «el
glas de juego globales que afectan crecimiento económico es mayor
duramente a los países en desarro- en países donde la distancia entre
llo es muy intenso. Comprende ricos y pobres es más pequeña y el
una agenda muy amplia desde te- gobierno tiene programas para
mas por los que ha clamado el Papa mejorar la equidad, con reformas
Juan Pablo II poniéndose a la ca- agrarias, impuestos progresivos, y
beza de un vasto movimiento mun- buen sistema de educación públi-
dial que exige la condonación de ca”. Todos ellos van más allá del
la deuda externa para los países más pensamiento único.
pobres, pasando por el reclamo En este ambiente la falacia de
por las fuertes barreras a los pro- “que no hay otra alternativa” resul-
ductos de los países en desarrollo, ta cada vez más insostenible en la
hasta el tema muy directo de que América Latina actual. Por una
la ayuda internacional al desarro- parte a nivel internacional como se
llo ha bajado (de 50000 a 60000 advierte empieza a haber una cada
millones de dólares en los noven- vez mas activa búsqueda de alter-
ta) y está en su punto menor en nativas diferentes. Por otro lado,
muchas décadas. El Presidente del hay en el escenario histórico pre-
Banco Mundial Wolfensohn (2000) sente países que han obtenido des-
ha calificado a este hecho como empeños altamente exitosos en lo
“un crimen”. Ha destacado o que económico y lo social siguiendo
es “ceguera de los países ricos que vías distintas al pensamiento eco-
destinan sumas insignificantes a la nómico ortodoxo preconizado en
ayuda al desarrollo, no se dan cuen- la región como entre ellos: Cana-
ta de lo que esá en juego”. Plan- dá, varios países del sudeste asiáti-
teando la necesidad de una política co como Corea del Sur, Japón, los
global alternativa señala el PNUD países nórdicos: Noruega, Suecia,
(2000): Que se debe “formular una Dinamarca, Finlandia, Israel, Ho-
nueva generación de programas landa, y otros. Pero el argumento
centrados en hacer que el creci- fundamental es la realidad misma.
miento sea mas propicio a los po- el pensamiento único ha producido

176
Crisis económica en Bolivia

resultados muy dudosos en Amé- “Para mucha gente, dice Marta La-
rica Latina. La CEPAL (2000), des- gos directora de la encuesta, la pri-
cribe así la situación social vatización significa costos mas
presente: «Hacia fines de los no- altos, y virtualmente el mismo ni-
venta las encuestas de opinión vel de servicios”.
muestran que porcentajes crecien- La población Latinoamericana
tes de la población declaran sentir- no acepta la falacia de que no hay
se sometidas a condiciones de otras alternativas que estas que con-
riesgo, inseguridad e indefensión. ducen necesariamente a altísimos
Ello encuentra sustento en la evo- costos sociales y al desencanto.
lución del mercado de trabajo, el Aparece en su imaginario con fuer-
repliegue de la acción del Estado, za creciente que es posible como
las nuevas formas institucionales lo han hecho otros países en el
para el acceso a los servicios socia- mundo avanzar con las singulari-
les, el deterioro experimentado por dades de cada país, y respetando sus
las expresiones tradicionales de or- realidades nacionales hacia mode-
ganización social, y las dificultades los de desarrollo con equidad,
de la micro y pequeña em-
presa para lograr un funcio-
namiento que las proyecte
económica y socialmente.»
Reflejando el desencanto
con las políticas aplicadas
en muchos casos, una en-
cuesta masiva el Latín Ba-
rómetro 2000, encuentra
según describe Mulligan
(Financial times 2000) resu-
miendo sus resultados que
RICARDO PÉREZ ALCALÁ. “CRISTO”, ACUARELA.

“los latinoamericanos están


perdiendo la fe el uno en
el otro, así como en sus sis-
temas políticos y en los
beneficios de la privatiza-
ción”. Respecto a este ulti-
mo punto la encuesta
informa que el 57% no esta
de acuerdo con el argumen-
to de que la privatización
ha beneficiado a su país.

177
Crisis económica en Bolivia

desarrollo compartido, o desarro- potenciar las posibilidades de apor-


llo integrado, donde se busca ar- te de la sociedad civil abriendo to-
monizar las metas económicas y das las vías posibles para favorecer
sociales. Ello implica configurar su fortalecimiento, articular una
proyectos nacionales que impulsen estrecha cooperación de esfuerzos
entre otros: la integración regional entre Estado y sociedad civil, desa-
que puede ser un poderoso instru- rrollar la responsabilidad social del
mento para el fortalecimiento eco- empresariado, practicar políticas
nómico de la región y su activas proempoderamiento y par-
reinserción adecuada en el siste- ticipación de las comunidades des-
ma económico global, el impulso favorecidas. Todos ellos pueden ser
vigoroso a la pequeña y mediana medios formidables en una socie-
empresa, la democratización del dad democrática, para movilizar las
acceso al crédito, el acceso a la pro- enormes capacidades de construc-
piedad de la tierra para los campe- ción y progreso latentes en los pue-
sinos, una reforma fiscal orientada blos de América Latina.
hacia una imposición más equita-
tiva y la eliminación de la evasión, XI. UNA MIRADA DE
la puesta al alcance de toda la po- CONJUNTO
blación de la tecnología informáti- Hemos visto como la existencia
ca, la universalizaron de la de falacias de extensa circulación
cobertura en salud, la generaliza- que presentan una vision distorsio-
ción de posibilidades de acceso a nada de los problemas sociales de
educación preescolar, y de finali- América Latina y de sus causas, y
zación de los ciclos primario y se- llevan a graves errores en las políti-
cundario. el desarrollo del sistema cas adoptadas, es parte misma de
de educaron superior, el apoyo a la los retrocesos y de la dificultad por
investigación científica y tecnoló- mejorar la situación. No ayudan a
gica, el acceso de toda la pobla- superar la pobreza y la desigualdad,
ción a agua potable, alcantarillado y por el contrario con frecuencia
y electricidad, la apertura de espa- las refuerzan estructuralmente vi-
cios que permitan la participación siones como: negar la gravedad de
masiva en la cultura. la pobreza, no considerar la irre-
El marchar en dirección a metas versiblidad de los daños que cau-
de esta índole requerirá entre otros sa, argumentar que el crecimiento
aspectos reconstruir la capacidad de económico sólo solucionará los
acción del Estado construyendo un problemas, desconocer la trascen-
perfil de Estado descentralizado, dencia del peso regresivo de la des-
transparente, responsable, con un igualdad, desvalorizar la función de
servicio civil profesionalizado, las políticas sociales, descalificar

178
Crisis económica en Bolivia

totalmente a la acción del Estado, Por ultimo, frente a las falacias per-
desestimar el rol de la sociedad ci- mítasenos elevar la voz de un gran
vil y del capital social, bloquear la escritor latinoamericano. Carlos
utilización de la participación co- Fuentes escribió (1995): “Algo se ha
munitaria, eludir las discusiones agotado en América Latina, los pre-
éticas, y presentar el modelo reduc- textos para justificar la pobreza”.
cionista que se propone con sus
falacias implícitas, como la única NOTAS
alternativa posible. (1) Se puede encontrar la pre-
Estas visiones no son la causa sentación de una serie de in-
única de los problemas, que tienen vestigaciones recientes sobre el
profundas raíces internas y exter- capital social y sus impactos en
nas, pero oscurecen la búsqueda de Bernardo Kliksberg “El capital
las causas, y pretenden legitimar social y la cultura. Claves olvi-
algunas de ellas. Buscar caminos dadas del desarrollo”, Instituto
diferentes exige enfrentar y supe- de Integración Latinoamericana,
rar estas y otras falacias semejan- INTAL/BID, Buenos Aires,
tes. Ello aparece en primer lugar 2000.
como una exigencia ética. En el (2) Se refieren diversos datos e
texto bíblico la voz divina reclama investigaciones sobre la supe-
“No te desentiendas de la sangre rioridad gerencial de la partici-
de tu prójimo” ( Levítico 19:16), pación en Bernardo Kliksberg
Las sociedades latinoamericanas y “Seis tesis no convencionales
cada uno de sus miembros no pue- sobre participación en «Institu-
den ser indiferentes frente a los in- ciones y Desarrollo», revista del
finitos dramas familiares e Instituto Internacional de Go-
individuales que a diario surgen de bernabilidad, No. 2, diciembre
la problemática social de la región. 1998, Barcelona, España.
Asimismo deben ser muy autocrí- (3) El caso de Villa El Salva-
ticas con las racionalizaciones de dor es analizado en detalle por
la situación y los autoengaños tran- Carlos Franco en su trabajo “La
quilizadores. Al mismo tiempo experiencia de Villa El Salva-
atacar frontalmente las causas de la dor: del arenal a un modelo
pobreza, no dando lugar a las ne- social de avanzada”, incluido
gaciones y tergiversaciones, es tra- en la obra Bernardo Kliksberg
bajar por restituir ciudadanía a “Pobreza, un tema imposterga-
gran parte de los habitantes de la ble. Nuevas respuestas a nivel
región cuyos derechos humanos mundial”, Fondo de Cultura
elementales están de hecho concul- Económica, Buenos Aires, Ca-
cados por las carencias sociales. racas, cuarta edición 1997. Sobre

179
Crisis económica en Bolivia

el caso del presupuesto muni- participativo en Porto Alegre,


cipal participativo en Porto Brasil”. Incluido en Edmundo
Alegre puede verse: Zander Jarquin, y Andrés Caldera
Navarro “La democracia afir- (comp.), «Programas sociales,
mativa y el desarrollo redistri- pobreza y participación ciudada-
butivo: el caso del presupuesto na», BID, Washington, 2000.

BIBLIOGRAFÍA

• Altimir, Oscar (1994). Distribución del ingreso e incidencia de la pobreza a lo largo del ajuste.
Revista de la CEPAL, No.52, abril.

• Berry, Albert (1997). The income distribution threat in Latin America. Latin American Research
Review, Vol. 32, No.2.

• BID (1998). Informe de progreso económico y social. Washington, DC.

• Birdsall, Nancy, Ross, David, y Richard Sabot (1996). La desigualdad como limitación para el
crecimiento económico. En Gestión y Política Publica, CIDE, México, Primer semestre.

• irdsall, Nancy (1998). Comentarios sobre el caso del Japón. Incluido en Emmerij L. y Nuñez del
Arco J. (comp.). El desarrollo económico y social en los umbrales del siglo XXI, BID, Washington.

• Birdsall Nancy, and Juan Luis Londono (1997). Assets inequiality matters: an asessment of the
World Bank s approach to poverty reduction. American Economic Review, May.

• CEPAL (2000). Panorama Social de América Latina 2000. Santiago de Chile.

• Comisión Latinoamericana y del Caribe para el Desarrollo Social (1995). Informe sobre el desa-
rrollo social. CEPAL, PNUD, BID.

• Financial Times (2000). Nancy Dunne, “Fees issue entangles US debt relief plan”, October 18, 2000.

• Fondo de Población Mundial. (2000). Informe sobre la población mundial 2000. New York.

• French Davis, Ricardo (2000). Reformar las reformas en América Latina. El País, Madrid, 30 de junio.

• Fuentes, Carlos (1995). Introducción al informe de la Comisión Latinoamericana y del Caribe


sobre el Desarrollo Social. CEPAL, PNUD, BID.

• Havel, Vaclav (2000). Discurso inaugural de la Asamblea conjunta del FMI y el Banco Mundial. Praga.

• Kusnetz, Simón (1970). Crecimiento económico y estructura económica. Editorial Gustavo Gill,
Barcelona.

• LatinBarometro (2000). Encuesta 1999. Santiago de Chile.

• Mintzberg, Henry (1996). Managing government. Government management. Haravard Business


Review, May-June.

• Mulligan, Mark (2000). Latin America sees optimism fade. Financial Times, May 10.

• ONU. PNUD (2000). Informe sobre Desarrollo Humano 2000. New York.

180
Crisis económica en Bolivia
• Organización Mundial de la Salud (2000). The World Health Report 2000. Ginebra.

• OPS. CEPAL (1998). Health, social equity and changing production patterns in Latin America
and the Caribbean. Washington.

• OPS (2000). Situación de salud en las Américas, Indicadores básicos 2000. Washington.

• Pfaff, William (2000). The West globalization drive is proving a massive failure.

• International Herald Tribune, September 29.

• PNUD. Unión Europea (1999). Informe del proyecto “Estado de la region”. San José.

• Rohatyn , Felix (2000). The costs of globalization, Financial Times, September 17th.

• PNUD (2000). Superar la pobreza humana. New York.

• Sen, Amartya (1998). Mortality as an indicator of economic succes and failure. The Economic
Journal, January.

• Sen, Amartya (1998). Teorías del desarrollo a principios del Siglo XXI. Incluido en Emmerij L., Nuñez
del Arco, J. El desarrollo económico y social en los umbrales del siglo XXI. BID, Washington.

• Singer, Peter (1999). The Singer solucion to world poverty. The New York Times Magazine, Sept-
ember 5, New York.

• Stalling, Barbara (1999). Conferencia, VII Congreso de Economistas de América Latina y el Cari-
be, Río de Janeiro.

• Stern, Nicholas (2000). Empowermente leads to enrichment. Financial Times, October 9.

• Stern, Nicholas (2000) En Washington Post, Steven Pearlstein, World Bank rethinks poverty,
September 13.

• Stiglitz, Joseph (1998). Mas instrumentos y metas mas amplias para el desarrollo. Hacia un con-
senso post Washington. Reforma y Democracia, Revista del CLAD, No.12, Caracas.

• Taylor, Charles (1992). The ethics of authenticity. Harvard University Press.

• Touraine, Alan (1997). Por una nueva política social. El País, 4 de agosto, Madrid.

• The World Bank (1997). The State in a changing world. Washington.

• Thomas, Vinod (2000). Why quality matters. The Economist,October 7th. London.

• UNICEF (1992). Menores en circunstancias especialmente difíciles. Caracas.

• Verrier, Roberto (1999). Declaraciones del Presidente de la Asociación de Economistas de América Latina y el
Caribe. VII Congreso de Economistas de América Latina y el Caribe, Río de Janeiro, septiembre 10.

• Washington Post (2000). Steve Pearlstein, World Bank Rethinks poverty. September 13, Washington.

• Wolfensohn, James (2000). Declaraciones al diario francés Liberation, Paris, julio 10.

• World Bank (2000). The quality of growth, Washington, D. C.

• mw/doc/diezfalacias/00/ana.

181
Crisis económica en Bolivia

MARIO CONDE. ACUARELA

182
Aportes

EL ALCA: ¿LA GRAN PELEA


AMERICANA?
Aitor Iraegui Balenciaga1

I. INTRODUCCIÓN escena de la sociedad internacio-


Uno de los aspectos más nota- nal durante más de medio siglo3 .
bles dentro de los cambios que En este sentido, la formulación
desde finales del siglo pasado es- del aún proyecto del Area de Li-
tán ocurriendo en la sociedad in- bre Comercio de las Américas
ternacional, es la evidencia de una (ALCA) se comprende dentro de
tendencia hacia el desarrollo de este proceso.
procesos de regionalización, ya sea Sobra decir que la posibilidad de
dentro de lo que se conoce como la conformación del ALCA ha des-
concertación, a partir del desarro- plegado un conjunto extraordina-
llo de mecanismos de cooperación rio de expectativas de todo orden.
económica o mediante procesos de La liberalización continental y la
integración 2 . eventualidad de acceder sin mayo-
Esta nueva regionalización no es res trabas al mercado norteameri-
más que consecuencia de la nece- cano hace palidecer de emoción a
sidad de readaptación de los acto- cualquier empresario latinoameri-
res internacionales a una realidad cano y los Estados de la región no
donde comienzan a desarrollarse se cansan de alabar, desde que en
nuevos modelos de relación que 1994 se celebró la primera Cum-
necesitan obligadamente repensar bre de las Américas, las extraordi-
las fórmulas, los objetivos y los narias posibilidades económicas y
medios que habían dominado la comerciales que abre el proceso.

1 Docente CIDES - UMSA


2 La diferenciación, dentro de los procesos de regionalización, entre concertación, cooperación e
integración ha sido incorporada de manera relativamente reciente al estudio de las relaciones
internacionales. Al respecto, vid, Aldecoa, F. y Cornago, N., “El nuevo regionalismo y la reestruc-
turación del sistema mundial”, Revista Española de Derecho Internacional, Vol. XLX, no 1, 1998, pp.
51-113; Gamble, a. y Paine, A., Regionalism and Word Order, London, McMillan, 1996; Mittelman,
J.H., “Rethinking the New Regionalism in the Context of Globalization”, Global Governance, vol.
2, 1996, pp. 187-215.

183
Aportes

Es posible pensar que el aspecto lizando las contradicciones que se


económico de todo el proceso pue- producen al interior del sistema y
da ser su componente más impor- que no siempre son reconocidas
tante, pero es un error pensar que por los actores. En este sentido, este
es el único. Por ello, una primera, artículo no pretende entrar en el
y quizás un tanto superficial obser- debate, por otra parte complejo y
vación, podría mostrar que una rea- polémico, de las presumibles bon-
lidad de libre comercio continental dades o los perjuicios económicos
significará más beneficios que pro- resultantes de la futura existencia
blemas, sobre todo considerando del ALCA. En todo caso, a este res-
que corren tiempos de liberaliza- pecto existen también abundantes
ción y que el ALCA significaría una opiniones, algunas sin duda mar-
aplicación continental de princi- cadamente optimistas4 , pero lo más
pios económicos que, al menos por posible es que éste sea un largo
ahora, gozan de cierto carácter he- debate aún por enfrentar de mane-
gemónico. ra global y para el que, seguramen-
Sin embargo, es un tanto inge- te, es difícil hallar una respuesta
nuo ver en el ALCA exclusivamente definitiva5 .
un proyecto de índole económico y En todo caso, si bien oficialmen-
es posible creer que, en realidad, te siempre se habla, y es posible que
detrás de la parafernalia librecam- hasta cierto punto sea cierto, de un
bista, existe una, al parecer profun- nuevo modelo de relación hemis-
da, suma de intereses generalmente férica, más democrático y más cer-
encontrados, donde la política y los cano a la asociación que a la
movimientos de estrategia en polí- imposición, sería un tanto ingenuo
tica exterior juegan un importante no reconocer que el ALCA es un
papel. proyecto ideado a la imagen y se-
Por ello, el objetivo de este artí- mejanza de los Estados Unidos.
culo es realizar una aproximación Incluso sin considerar los crite-
a estas cuestiones, sobre todo ana- rios acusadamente más radicales,

3 Vid, Arenal, C. del., “El nuevo escenario mundial y la Teoría de las Relaciones Internacionales”, en
VV.AA., Hacia un nuevo orden mundial y europeo. Homenaje al Prof. Díaz de Velasco, Madrid, Tecnos,
1993.
4 Un ejemplo, quizás un tanto extremo, es la del Ministro de Comercio Exterior e Inversión de
Bolivia, Claudio Mansilla, que en la Revista Pulso (9 al 15 de marzo de 2001, p. 18) no duda en
afirmar, refiriéndose al ALCA, que “está objetivamente probado que es el mejor mecanismo para
salir de la pobreza y promover el crecimiento”.
5 El ALCA ha producido una apasionante colección de aportes bibliográficos, al respecto, y exclu-
sivamente a modo de ejemplo, vid, CEPAL, Algunas reflexiones sobre la forma de abordar el tema del
Area de Libre Comercio de las Américas, Stgo de Chile, CEPAL, LC-L.895, 1995; Hufbauer, G.C., y
Schott, J.J., Western Hemisphere Economic Integration, Washington D.C., Institute for Internationals
Economics, 1994; Saborio, S., The Premise and the Promise: Free Trande in the Americas, New Brunswick,
Transactions Publishers, 1992.

184
Aportes

que se han apresurado a hablar de midad estudiada 6 , se sobreponen


nuevo colonialismo, si es cierto variados discursos políticos que no
que, la propia historia de la con- son más que una demostración de
formación del ALCA es una con- las ideas e intereses que bullen rui-
firmación del interés por parte de dosos en el subsuelo del ALCA.
los Estados Unidos de buscar una En resumen, en este artículo pre-
redefinición de sus relaciones con tendemos retomar el tema del
América Latina, más consecuentes ALCA pero desde una óptica un
con los nuevos tiempos que corren tanto tangencial, no veremos el
y las nuevas condiciones de las re- proceso en sí mismo, sino que lo
laciones internacionales. Recono- analizaremos desde el punto de vis-
cer que la relación de EE.UU. hacia ta de cómo incide dentro de una
América Latina ha variado en los lógica pasada por el tamiz de los
últimos años, no implica de nin- diferentes intereses regionales y es-
gún modo pensar que haya cam- tatales, básicamente a nivel de
biado al extremo de que nos América del Sur.
podamos imaginar la posibilidad En un análisis de esta naturaleza
de que se vaya a establecer una re- es difícil no caer en un análisis del
lación paritaria y orientada al be- papel de los Estados cercano a las
neficio mutuo. Lo más razonable teorías Neorealistas, dado que sus
es pensar que los EE.UU. no tie- intereses nacionales se manifiestan
nen porque establecer una relación de forma clara y encontrada. La
de estas características, salvo, claro cooperación y el beneficio (o el
está, que les interese particularmen- costo) mutuo, tan caros a los análi-
te, cosa que no sucede necesaria- sis de tipo neoliberal o interdepen-
mente en este caso, sobre todo dentista, dejan pasar a un análisis
considerando que existe ya una re- quizás más crudo pero posiblemen-
lación hegemónica hacia la región. te más cercano a la realidad y que
Quizás por ello, el ALCA ha sido muestra la permanencia de intere-
objeto, en muchas oportunidades, ses estatales como el centro de una
de un doble discurso que oscilaba cuestión camuflada en un discurso
entre la aceptación formal y la puramente económico y coopera-
ambigüedad. Esta posición ha sido tivo.
más palpable entre aquellos países
con cierta vocación de hegemonía II. EL PROYECTO NOR-
subregional, y particularmente en TEAMERICANO DEL ALCA
Brasil. Por ello, a excepción de las Decíamos con anterioridad que
exposiciones formales de las Cum- el ALCA es un proyecto ideado a
bres, generalmente de una unifor- la imagen y semejanza de los Estados
6 Un interesante ejemplo son los discursos de la reciente III Cumbre de las Américas celebrada en
Canadá, disponibles en www.americascanada.org.

185
Aportes

Unidos de Norteamérica. En todo vinculación/obligación hacia los


caso, es indiscutible que sí es un Estados Unidos del país destina-
proyecto que busca desarrollar nue- tario de la ayuda que había his-
vos lazos de relación con Améri- tóricamente dado buenos frutos y no
ca Latina más coherentes con los parecía estar dentro de los planes de
nuevos tiempos que corren tras la ese país un cambio radical de política.
Guerra Fría. Sin embargo, para finales de la
Sin entrar en un análisis histó- administración de G. Bush (padre)
rico profundo, quizás para com- 8
parecía evidente el fracaso de es-
prender esta afirmación es tos mecanismos bilaterales como
necesario comprender el clima en instrumentos óptimos de encarar
el que se gesta el ALCA. Tradi- las nuevas necesidades de la región,
cionalmente, el multilateralismo fundamentalmente porque los
no se había contemplado, al me- cambios en la sociedad internacio-
nos no de un modo serio o siste- nal hacían necesarios nuevos ins-
mático, dentro de la agenda trumentos y nuevas estrategias que
latinoamericana de los Estados el bilateralismo ya no era capaz de
Unidos, por el contrario, en ge- satisfacer.
neral se había optado por una Por un lado, la Latinoamérica de
pretensión de mantener las rela- mediados de la década de los no-
ciones en un ámbito bilateral que venta distaba mucho de ser la mis-
permitiese establecer mecanismos ma de décadas anteriores, pese a la
de relación mucho más operati- persistencia de problemas políticos,
vos y rentables desde el punto de económicos y sociales, la región ya
vista norteamericano 7 . El bilate- había llegando a un estado de re-
ralismo creaba una relación de lativa madurez democrática, el

7 Para profundizar en las relaciones tradicionales EE.UU.-AL., puede consultarse: Hernández Solis,
L., El Panamericanismo. Una moderna interpretación, México D.F., UNAM, 1994; Jervis, R., “Coope-
ration under the Security Dilemma”, World Politics, no 2, 1978, pp. 167-214; Nef, J., y Núñez, X.,
América Latina frente al s. XXI: la reestructuración del encuadre mundial y regional, Quito, FLACSO,
1995; Molls, M., El marco internacional de América Latina, Barcelona, ALFA, 1985.
8 La Iniciativa para las Américas, liderizada por el padre del actual Presidente de los Estados Unidos
fracasó, fundamentalmente, porque no era evidente la existencia de un paquete financiero que diese
contenido real a sus, en teoría, buenos propósitos. Al respecto, vid, Basonbrio, I., “Iniciativa Bush:
apreciaciones desde América Latina”, Nueva Sociedad, no 113, 1991, pp. 114-120; Boucher, E., “L’Initiative
pour las Ameriques du President Bus: America to americans?”, Chroniques d’Actualité, no 15, 1991, pp.
373-380; Gutiérrez, M.A., “La iniciativa para las Américas, un marco para la integración y la reinser-
ción internacional de América Latina”, en, VV.AA., América Latina, de la marginalidad a la inserción
internacional, Santiago de Chile, Fundación CIPIE, 1994; Lozano, L., “La Iniciativa de las Américas, el
comercio hecho estrategia”, Nueva Sociedad, no 125, 1993, pp. 98-111.
9 Exclusivamente a modo de sugerencia, sobre la reforma estructural, vid: Brown, T., “Realistics
Revolutions: Free Trade, Open Economies, Participatory Democracy and their Impacts on Latin
American Politics”, Policy Studies Review, vol. 15, no 2/3, 1998, pp. 35-51; Edwards, S., Crisis and
Reform in Latin America, N.Y., Oxforf University Press, 1995; Iglesias, E., América Latina en transi-
ción económica y social hacia el s. XXI, Washington, Per Jacobsson, 1993. Sobre la democratización

186
Aportes

nuevo modelo económico fruto nivel global con el cambio en los


del Consenso de Washington aún preceptos vertebradores de las re-
parecía funcionar bien y el renaci- laciones internacionales. Sobra de-
miento de la integración traía aires cir que durante la década de los
nuevos a las relaciones intrarregio- noventa, en un nuevo clima inter-
nales 9 . nacional, se da un importante pro-
Pero además, el fin de la Guerra ceso de expansión y liberalización
Fría y del bipolarismo había, hasta del comercio mundial en un mar-
cierto punto, quebrado los corsés co de globalización de los flujos de
que se habían mantenido durante inversión y de los mercados finan-
largas décadas amarrada a América cieros. La creciente interdependen-
Latina con los correajes del TIAR10 cia de las economías nacionales y
y de la OEA11 . Eso no significaba la necesidad de mejorar las condi-
que Estados Unidos dejara se ser ciones de competitividad como
un referente hegemónico para la modo óptimo de facilitar la inte-
región, pero sí que se producía un gración en la economía interna-
periodo de distensión que hacía cional ha llevado al fuerte
anacrónico el mantenimiento de surgimiento de nuevos conceptos,
formas tradicionales de relación y como el de la geoeconomía, que
que permitía a los países latinoa- ya venían configurándose durante
mericanos suponer que era posible la Guerra Fría, pero que había es-
una nueva forma de plantear su tado oculto por “el discurso hege-
política exterior y los actores hacia mónico del análisis político
los que iba dirigida. internacional, centrado en el con-
Sin embargo quizás la transfor- cepto clásico de seguridad y de
mación más trascendental se da a política de bloques”12 .

regional, vid, Couffignal, G., “La question de l’Etat en Amerique Latine”, Cahiers des Ameriques
Latines, no 16, 1993, pp. 63-158; Limongi, F. y Przeworsky, A., Democracy and Development in South
America, Madrid, Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, 1994; Tomassini, L., “La
gobernabilidad en América Latina”, Síntesis, no 25, 1996, pp. 47-58; Touraine, A., La parole et le
sang: politique et societe en Amerique Latine, Paris, Jacob, 1998. Finalmente, sobre integración regio-
nal: Bouzas, R., The North-South Variety of economics Integrations: Issues and Prospects for Latin Ameri-
ca, Buenos Aires, FLACSO, 1993; CEPAL, Desarrollos recientes de los procesos de integración en Améri-
ca Latina y el Caribe, Stgo de Chile, LC/R.1403, 1994; Klaveren, A., “América Latina: ¿Hacia un
regionalismo abierto?”, Estudios Internacionales, año XXX, no 117, 1997, pp. 62-78.
10 Sobre el TIAR o Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, vid, Llosa, J.G., La reestructura-
ción del Sistema Interamericano, Lima, Ministerio de Relaciones Exteriores. 1982; Salas, F., El Tratado
Interamericano de Asistencia Recíproca de Río de Janeiro, Stgo de Chile, Editorial Jurídica, 1962; Verga-
ra, C. y Rojas Aravena, F., Medio siglo del TIAR: estudio estratégico de América Latina y el Caribe,
Santiago de Chile, FLACSO, 1998.
11 La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha tenido una trayectoria ciertamente contro-
vertida, al respecto vid, Cho, K. S., Organismos Interamericanos: sus antecedentes, estructuras, funciones
y perspectivas, Quito, Ediciones Culturales, 1984; Schelman, L.R., “Institutional Reform in The
Organization of American States”, Public Administration and Development, no 7, 1987, pp. 25-38
12 Aldecoa, F., y Cornago, N., op. cit., p. 60.

187
Aportes

La geoeconomía se comprende, tanto fría, pero, en todo caso, el


por lo tanto, como una evolución argumento no podría ser más cla-
de los viejos preceptos de carácter ro: la geopolítica había dado paso
territorial e ideológico, como la a la geoeconomía y el interés na-
geopolítica, a una comprensión cional ya no pasaba por la lógica
también territorial, pero fuertemen- de los “gobiernos amigos” o la
te centrada en la economía y hacia “contención del comunismo” sino
la necesidad de ampliar el campo por la ampliación del espacio co-
de influencia económica y comer- mercial y económico: lo que esta-
cial13 . ba en juego ahora era la capacidad
En ese sentido, la vieja lógica de establecer relaciones económi-
norteamericana de la seguridad cas privilegiadas (¿hegemónicas?).
hemisférica y el espacio geopolíti- O dicho en los términos del ex Se-
co, evoluciona hacia una percep- cretario norteamericano del Teso-
ción de amarrar Latinoamérica ro: que los puestos de trabajo
dentro de su espacio geoeconómi- producto de estas relaciones se crea-
co natural. Lloyd Bentsen, Secre- ran en Norteamérica y no en Japón,
tario del Tesoro de los Estados Alemania o Italia.
Unidos en la época de la Cumbre Sin duda, Estados Unidos poseía
de Miami lo aceptaba sin reparos: un puesto de excelencia en la ca-
“si Washington no toma la inicia- rrera de la competencia por Lati-
tiva en el terreno comercial, nos noamérica, Europa se había
encontraremos con que los japone- retirado de la región durante el pe-
ses y los europeos intentarán eri- ríodo de entreguerras y las poten-
girse en sus socios (se refiere a los cias emergentes de Asía tenían aún
países latinoamericanos) y serán que recorrer un gran trecho si que-
ellos los que crearán puestos de tra- rían posicionarse en la región y eso
bajos en sus países en lugar de no- en el caso de que tuvieran, lo que
sotros en el nuestro” 14 . Puede aún no está del todo claro, un
tacharse esta afirmación de ser un i n t e r é s r e a l e n h a c e r l o 1 5 . Sin

13 Al respecto, vid, Bergsten, C.F., The New Tripolar World Economy:Toward Collective Leadership, Was-
hington, Institute for International Economics, 1993; Gilpin, R., The Political Economy of Internatio-
nals Relations, Princeton, Princeton University Press, 1987; Goldmann, K. y Pierre, A., The End of
the Cold War: Evaluating Theories of International Relations, Dordrecht, Martinus Nijhoff, 1992; Keoha-
ne, R.O., Después de la hegemonía: cooperación y discordia en la política económica mundial, Buenos
Aires, GEL, 1988; Murphy, G.N. y Tooze, R., The New International Political Economy, Boulder,
Lynne Rienner, 1991.
14 Citado por IRELA, Cumbre de las Américas, Madrid, IRELA, 1995, p. 6.
15 A este respecto, William Torres Armas (Bolivia y la región asiática de la cuenca del pacífico: una agenda
para el siglo XXI, La Paz, UDAPEX, p. 38) afirma lo siguiente: “Para la política exterior asiática, las
anciones latinoamericanas no ocupan un lugar prioritario en su agenda, y, de manera general,
puede afirmarse que las relaciones con todos los países del Tercer Mundo han tenido una priori-
dad menor que las relaciones con los países industrializados”.

188
Aportes

MARIO CONDE. ACUARELA


embargo, también es evidente que mar fuerza tras el final de la Gue-
las dudas durante los primeros años rra Fría16 . Evidentemente esa incer-
de la década, su inercia post guerra tidumbre no sólo se manifestada
fría, le habían hecho a los norte- dentro de los intereses latinoame-
americanos perder algunas posicio- ricanos de la Casa Blanca, sino tam-
nes y que el ALCA era un buen bién, a un nivel más general, en el
medio para, al menos formalmen- conjunto de los intereses estratégi-
te, empezar a recuperar el tiempo cos internacionales de una admi-
perdido. nistración que en materia exterior
Los primeros años de la presiden- se mostró inicialmente un tanto
cia de William Clinton se caracte- lenta de reacciones, quizás porque
rizó por un período de cierta estaba tratando de definir cual era
incertidumbre en relación al desa- el rol de unos Estados Unidos que
rrollo de su política exterior, donde debían, como todos los demás ac-
parecía que las tesis aislacionistas, tan tores, adecuarse a las nuevas reglas
presentes en la psicología colectiva que imponían los profundos cam-
norteamericana, comenzaban a to- bios del final de la Guerra Fría17 .
16 “Son algunos los que consideran, dentro y fuera de Norteamérica que, dentro de este ‘nuevo
orden’ internacional, por primera vez en la historia, los EE.UU. no pueden, ni quieren retirarse
del mundo, pero tampoco pueden, ni quieren, pagar el costo político y económico para dominar-
lo”, Palomares, G., “El nuevo papel de los EE.UU en el mundo”, Temas para el debate. Cambio y
conflicto Internacional, no 26, enero 1997, p. 39.
17 “...una verdad que se desprende de cualquier observación prolongada de la historia de la humani-
dad enseña que cuando un sistema internacional (y especialmente uno tan articulado como fue el
que predominó durante la Guerra Fría) se desploma, lo que viene después no es otro sistema de

189
Aportes

Por ello, la Cumbre de Miami de Ya hemos visto que este escenario


diciembre de 1994, donde por pri- puede ser un tanto equivoco, y que
mera vez y de modo un tanto sor- quizás no se trate más que de una evo-
presivo se comenzó a hablar del lución formal de las relaciones tradi-
ALCA, significó el inicio de una cionales, sin embargo, incluso en este
nueva estrategia de relación de los escenario, las relaciones adoptaban un
EE.UU. con América Latina, esta vez cariz mucho más positivo y así era in-
de forma mucho más directa y cen- terpretado por todas las partes.
trada en desarrollar una posición es- Sin embargo, el ALCA tampoco
tratégica clara hacia la región18 . avanzaba a la velocidad que se le su-
Sobra decir que el proyecto, al ponía. En primer lugar porque, apa-
menos en una primera instancia y rentemente, en el proyecto no faltaba
al menos formalmente, acaparó una buena dosis de improvisación y
todo tipo de adhesiones y entusias- una aún mayor de formalidad. Pero
mos, tanto por las perspectiva de además, porque los mayores obstá-
lograr no sólo la liberalización con- culos los encontraba dentro de casa
tinental sino también una entrada el país propulsor, los propios Esta-
efectiva al ansiado mercado norte- dos Unidos. Desde la 1ra Cumbre
americano, como por la evidencia (Miami, 1994) hasta la segunda (San-
de que se estaba entrando en una tiago de Chile, 1998) los avances fue-
dimensión política cualitativamen- ron más retóricos que reales, dentro
te distinta, dejando atrás, al menos de los EE.UU. no desaparecieron las
aparentemente, las tradicionales reticencias, lo que se evidencia en la
(cambiantes en la forma y la deno- incapacidad de la administración
minación pero similares en el con- Clinton de lograr el famoso Fast
tenido) prácticas norteamericanas Track 19 . En todo caso, las cumbres
hacia la región. Parecía vislumbrar- de las Américas se sucedían en el
se, por lo tanto, un escenario de tiempo y el propósito de la libera-
liberalización, cooperación y de- lización para el 2005 sigue man-
mocratización de las relaciones. teniéndose, al menos por el

reemplazo que se instala de modo inmediato, sino un tiempo errático de búsquedas y aproxima-
ciones donde gradualmente se afianzarán las tendencias que luego de un periodo relativamente
prolongado se establecerán”, Maira, L., “Impacto de la globalización y la integración sobre las
demandas reforzadas de la democratización”, CEFIR, Horizontes estratégicos de la integración: Opcio-
nes para el s. XXI, Montevideo, DT18 11/96.
18 No está mal recordar que la de Miami es la primera cumbre continental que se celebra desde la
realizada en 1967 en Punta del Este (Uruguay). Que en 27 años no se realizara una sola cumbre
demuestra la existencia de una relación directa entre la nueva situación internacional de inicios de
los años 90 y la necesidad de readecuar las relaciones desde EE.UU con América Latina.
19 Sin entrar en detalles, es conocido que la ventaja del fast track (o vía rápida) es que, una vez
negociado el acuerdo permite aprobarlo sin enmiendas. El procedimiento normal para la aproba-
ción de acuerdos comerciales requiere que el Presidente notifique al Congreso su intención de
negociar y que posteriormente debe conseguir la aprobación por el Congreso del texto negociado,

190
Aportes

momento y a cuatro años de que pia forma de analizar la cuestión.


se cumpla el plazo, de pie. Quizás por ello, Brasil pronto
comenzó a encabezar las suspica-
III. EL ALCA Y LOS INTE- cias hacia el ALCA, colocando al
RESES SUDAMERICANOS MERCOSUR como barrera de
Hemos tratado de esbozar el in- contención. Esta cautela nunca
terés, o al menos una parte de ellos, tuvo en carácter excesivamente ex-
que se dibujan en el trasfondo del plícito en el discurso oficial, en el
ALCA, al menos para los EE.UU. que Brasil mostraba su “compla-
Es absurdo pensar que este interés cencia” por un proyecto en el que
de corte hegemónico pueda pasar participó desde un inicio, sin em-
desapercibido por el resto de los bargo, en los hechos esta adhesión
países de la región, pero se podría nunca fue tan sólida y siempre es-
pensar que absorben esta situación tuvo suavizada por diversas alusio-
en un marco de reducción de cos- nes y hechos concretos que
tos, considerando que es el precio terminaban matizándola.
que se debe pagar y que el costo de Para comprender esta postura es
oponerse a la relación establecida necesario entender las característi-
es desproporcionadamente supe- cas distintivas brasileñas y su tradi-
rior al hecho de aceptarla. cional autocomprensión 20 como
No obstante, la situación de to- “potencia mayor” a nivel sudame-
dos los países de América Latina ricano, comprensión que ha sido
no es simétrica. Lo que es acepta- acompañada por una postura ex-
ble para las naciones más débiles, traordinariamente coherente en el
puede chocar más o menos fron- diseño de su política exterior.
talmente con aquellas que, dado su El carácter de la política exterior
peso, su capacidad de influencia y brasileña comenzó a cristalizar en-
sus perspectivas, tienen otra forma tre 1960 y 1963 a partir de la adop-
de encarar la situación. En este as- ción de la Política Exterior
pecto, Brasil podría tener su pro- Independiente (PEI) 21 , como

pudiendo éste o bien anular o introducir enmiendas en lo negociado y, por consiguiente, introdu-
cir modificaciones en lo acordado. Lo cierto es que este procedimiento producía cierta inseguri-
dad ante el resultado final y lentitud en el proceso, lo que llevó a que el Fast Track apareciera en el
derecho comercial estadounidense en 1974, conllevando que el acuerdo fuese aprobado o suspen-
dido sin que el congreso pudiese enmendarlo. Al respecto, vid, Zoellick, R.B., North American Free
Trade Agreement: Extending Fast Track Negotiating Authority, Washington, US Department Of State,
april, 1991.
20 Lo que Brasil conoce como “nuestras circunstancias”.
21 Sobre la PEI y las características de la política exterior brasileña, vid, Barbosa, R.A., “O Brasil a
suas Opcoes Internacionais: A Articulacao entre o Universal e o Regional”, Política Externa, no 3,
1994, pp. 101-116; Benoni, B., “O fin da Guerra Fria: algumas implicacoes para a política exterior
brasileña”, Revista brasileira de política internacional, año 39, no 1, 1996; Gomes Saravia, M., “La
política exterior brasileña en búsqueda de un paradigma”, Meridiano CERI, no 15, junio, 1997, pp.

191
Aportes

correlato en política internacional fuerte influencia de los conceptos


al modelo de desarrollo sustituti- manejados por el realismo político
vo y buscando una mayor indepen- internacional, a partir de los inte-
dencia de los Estados Unidos y un reses nacionales brasileños y siem-
mayor peso de Brasil en el escena- pre articulados sobre la base del
rio internacional. La PEI partía de modelo de desarrollo. La quiebra
una concepción globalizante, de del modelo mercado-internista de
carácter universalista y fuertemen- la sustitución de importaciones y
te pragmático, sin limitarse por la llegada del proceso democrati-
motivos ideológicos aunque cui- zador no significó un cambio con-
dándose de mantener una posición ceptual básico de la PEI, aunque
occidental. Si bien es cierto que el se buscó construir una relación más
golpe militar de 1964 significó un adecuada con los Estados Unidos
retroceso en la PEI que no se reto- y orientar su acción externa a lo-
mó hasta el Gobierno de Geisel, a grar un respaldo nítido a sus refor-
partir de 1974, con la adopción del mas económicas. Por lo tanto,
“pragmatismo responsable”, lo cier- incluso en un marco de liberaliza-
to es que, salvo ese breve “interreg- ción económica, se evidenció el
no”, en general se ha producido en sesgo nacionalista de su política
Brasil una envidiable continuidad exterior, buscando la consolidación
del modelo de relación exterior, sin externa de Brasil tanto a nivel eco-
parangón en el resto de los países nómico como político y tanto a
sudamericanos, que han tenido nivel regional como extrarregional.
políticas exteriores mucho más va- Esta vocación brasileña no es en
riables y con un fuerte sesgo coyun- ninguna medida extraordinaria ni
tural donde las manifestaciones incomprensible. Brasil es un gigan-
políticas internas tenían una mayor te geográfico, económico, cultural,
repercusión en el diseño de su ac- político y social sin ningún tipo de
ción externa. competencia en América del Sur.
Basado en el consenso entre la Recordemos que posee 8.547.403
base burocrática y las élites econó- km2 y 163 millones de habitantes.
micas y políticas, el pragmatismo Posiblemente esos datos no sean
responsable retomó las premisas de suficientes para que un país decida
la PEI, buscando la superación de que posee los méritos suficientes
las barreras ideológicas y definien- para convertirse en el país que lle-
do una política exterior, con una va la batuta a nivel subcontinental,

22-26; Fagundes, P.C., “O nacionalismo desemvolvimentista e a Política Externa Independiente”,


Revista brasileira de política internacional, año 37, no 1, 1994, pp. 24-37; Hirst, M. y Pinheiro, L., “A
política exterior do Brasil em dois tempos”, Revista brasileira de política internacional, año 37, no 1,
1994, pp. 5-23; Guilhon, J.A., Diplomacia para o desenvolvimento. Sesenta anos de Política Exterior
Brasileira (1930-1990), Sao Paulo, Cultura Editores Asociados/USP, 1992.

192
Aportes

pero, al menos, es una buena ra- desarrollo de sus potencialidades


zón para llegar a pensarlo. En este regionales.
contexto, la vocación brasileña de En este sentido se entiende, por
desarrollar su hegemonía hacia ejemplo, el proyecto del Area de
América Latina encuentra en el fin Libre Comercio de América del Sur
de la Guerra Fría un interesante (ALCAS), donde la similitud termi-
cauce de expresión. La guerra fría, nológica con el ALCA continental
y particularmente la Agenda nor- no debe llevarnos a engaño, por-
teamericana de Seguridad y el que esconde una importante con-
TIAR habían dificultado que las frontación política e incluso un
“circunstancias” brasileñas se ma- pulso geopolítico entre un Brasil
nifestasen en un contexto práctico, con clara vocación hegemónica y
pero el inicio de la distensión abre unos Estados Unidos dispuestos a
a Brasil la posibilidad de una ma- encabezar la nueva situación eco-
yor expresión práctica. nómica regional.
Es posible comprender el MER- Pero es evidente que la posición
COSUR como una primera inicia- de Brasil es absolutamente particu-
tiva brasileña de amplificar su lar y depende de sus propias carac-
influencia regional. No hay duda terísticas de potencia regional y que
de que limitar al proceso mercosu- no es compartida estrictamente por
riano al simple interés brasileño es todos los países de la región ni si-
una reducción absurda de un pro- quiera por todos los países del
ceso tan complejo, pero también MERCOSUR. Comprender las
es absurdo ignorar que el MERCO- diferentes posiciones implica nece-
SUR significa una interesante opor- sariamente considerar un conjun-
tunidad para Brasil para poder to de factores interrelacionados,
liderizar la quizás más importante como el equilibrio interno entre
iniciativa de integración regional a Brasil y Argentina, la estrategia ex-
nivel subcontinental. terna (si es que existe) del bloque
Los procesos de regionalización mercosuriano, etc. Evidentemente,
no son más que una búsqueda de en un artículo de estas característi-
equilibrio entre el interés del con- cas, no tenemos tiempo de realizar
junto y el interés individual de cada un análisis en profundidad de es-
parte, en este sentido, es posible tas cuestiones, así que nos confor-
creer que Brasil, sin negar la impor- maremos con desarrollar un breve
tancia de una búsqueda de crear escenario.
interdependencias mutuamente Como hemos visto, en coheren-
aceptables, pretenda también ins- cia con los lineamientos de su po-
trumentalizar su interés nacional, lítica exterior, Brasil siempre ha
y este pasa innegablemente por el defendido una mayor independencia

193
Aportes

y fortalecimiento del MERCO- do buscando en los últimos años


SUR frente al libre comercio pro- un alejamiento relativo de los Es-
pugnado por los norteamericanos, tados Unidos, no vinculándose di-
sin embargo la posición de la otra rectamente en las iniciativas
potencia regional, Argentina, es lideradas por el gobierno norteame-
diferente. ricano. en el campo de la seguri-
Argentina no tiene el tamaño, la dad internacional y mostrando
importancia o la influencia exter- continuas divergencias en el cam-
na de Brasil y tampoco su coheren- po multilateral, por ejemplo en al-
cia a la hora de delimitar una acción gunos temas abordados en la OMC
exterior continua en el tiempo. respecto a la inclusión de temas
Pero lo que Argentina si posee es sociales en las negociaciones co-
la necesidad de tener una presen- merciales o respecto al proteccio-
cia regional consecuente con su nismo de los países desarrollados.
importancia, para ello debe nece- Por el contrario Argentina, qui-
sariamente buscar un equilibrio zás con mayor nitidez en los pri-
con el Brasil 22 . Esta necesidad de meros años de la gestión del
equilibrio pareció llevar a Argenti- Presidente Menem pero también
na a considerar que la forma más reconocible en la gestión previa,
adecuada era la de asumir el lide- fomentó explícitamente su relación
razgo del ALCA a nivel subregio- con los Estados Unidos23 , así, por
nal, por lo que buscó simultanear poner algunos ejemplos, Argenti-
distintos frentes, pretendiendo na se abstuvo de condenar la inva-
mantener un papel de primera lí- sión del Presidente Bush a Panamá,
nea en la negociación del ALCA al se comprometió a modificar el ré-
tiempo que no abandonaba el pro- gimen de protección a las patentes
yecto de regionalización del Cono farmacéuticas, envió dos naves de
Sur. guerra durante el conflicto de la
Por lo tanto, también en el seno Guerra del Golfo, apoyó la pro-
del MERCOSUR se producía otra puesta de los EE.UU. para que la
batalla respecto al ALCA, que no comisión de la ONU investigara el
es más que una proyección de las respeto de los Derechos Humanos
diferentes políticas exteriores de en Cuba, cambió el perfil de voto
Argentina y Brasil. Brasil ha veni- argentino en la Asamblea General
22 Vid, Bernal-Meza, R., “Las percepciones de la actual política exterior argentina sobre la política
exterior de Brasil y las Relaciones EE.UU-Brasil”, Estudios Internacionales, año XXXII, no 125,
1999, pp. 51-82; Herrera Vargas, J.H., “Las políticas exteriores de Argentina y Brasil: Divergencias
y convergencias”, en Balze, F.A.M., Argentina y Brasil enfrentando el s. XXI, Buenos Aires, ABRA,
1995.
23 Para comprender los lineamientos básicos de la política exterior argentina durante el período, vid,
CERIR, La política exterior argentina 1994-1997, Rosario, CERIR, 1998; Escudé, C., Foreign Policy
Teory in Menen’s Argentina, Gainsville, University Press, 1998.

194
Aportes

de las NN.UU., desactivó total- se denomina como global traders,


mente el Plan misilístico Condor “para ninguno de ellos los EE.UU.
II, etc. En esta tónica, se produce son un ‘socio comercial natural’ (...)
la designación de la Argentina y la mejora de las condiciones de
como aliada extra OTAN de los acceso al mercado de aquel país
EE.UU., que se puede comprender difícilmente garantizaría impactos
como una contraparte de esta polí- inmediatos sobre las exportaciones
tica de lealtad argentina hacia los globales del MERCOSUR”25 . Por
Estados Unidos 24 . otro lado, el crecimiento de los
Esa diferencia entre ambos paí- déficits comerciales, sobre todo de
ses crea una evidente tensión en el Brasil con los EE.UU., introduce
seno del MERCOSUR que nunca un componente de incertidumbre
ha sido negada, pero el ALCA no en la negociación de un acuerdo
hace más que manifestarla con de liberalización con la mayor eco-
mayor nitidez. Pero además, no nomía del mundo26 .
sólo existen diferencias frente al Por lo tanto, si el interés econó-
ALCA en términos de definición mico directo no es tan evidente
de la política exterior o dentro de como podría parecer, la cuestión
la conformación de espacios de política en términos geopolíticos (o
equilibrio subregional, además, las geo económicos) pasa a ser un ele-
ventajas de pertenecer al ALCA, mento de primera magnitud. Qui-
vistas también desde el lado de la zás en este sentido se comprende
economía son dispares y pueden no que, por ejemplo el Presidente bra-
ser tan seductoras como aparente- sileño Cardoso, se de el lujo de cier-
mente parecen, ya que si bien la tas salidas de tono como afirmar,
posibilidad de garantizar el acceso por ejemplo, que “no debemos
de la región al mercado norteame- hablar de integración del MERCO-
ricano posee sin duda importantes SUR al NAFTA, sino del NAFTA
incentivos, estos deben ser debida- al MERCOSUR” 27 .
mente ponderados. Todo parece indicar que, siendo
Quizás salvo a excepción de Pa- la región consciente del peso que
raguay, los países del Mercosur son las relaciones con los EE.UU. po-
lo que en el lenguaje económico seen en el comercio exterior y en

24 En este sentido, es muy ilustrativa la famosa y polémica frase del entonces Ministro de Relaciones
Argentino, Guido Di Tella en relación a que su país quería un amor carnal con los EE.UU (discur-
so pronunciado en Bs As el 29 de junio de 1994)
25 Motta Veiga, P., “El MERCOSUR y el proceso de construcción del ALCA”, Integración y Comercio,
no 3, año 1, sep-dic., 1997, p. 15.
26 Ibídem
27 Declaración del Presidente Cardoso con motivo del 11 Reunión del Consejo del Mercado Común
(Fortaleza 1998), citado por Lara Mesquita, R., “Nuestra responsabilidad”, Revista MERCOSUR,
abril de 1998, p. 3.

195
Aportes

la inserción internacional, la pos- cerca de _ partes de la población,


tura que mantienen se basa en bus- el PIB y el territorio del Bloque.
car el equilibrio entre el Evidentemente, las asimetrías son
acercamiento hemisférico y la con- inherentes a todo proceso de regio-
solidación de los procesos subre- nalización e incluso a las realida-
gionales internos, lo que, por una des estatales, sin embargo, en
parte, les lleva a participar en la América del Sur, esta profunda asi-
negociación, pero partiendo del metría marca profundamente las
principio de que la cuestión no características de la región.
pasa por una adhesión del MER- Por ello, la ampliación del MER-
COSUR al TLC, que probable- COSUR, o su “sudamericaniza-
mente significaría su progresivo ción”, se plantea como una
vacío de contenido 28 , sino más solución estratégica en relación al
bien una negociación entre todas avance de la integración intragru-
las partes, es decir, compatibilizar- po. Los países de la subregión, pero
la con otras negociaciones parale- en particular Brasil, comprende con
las, sobre todo en relación con meridiana claridad este elemento:
aquellas que tienden a fortalecer la “lo fundamental es la integración
integración subregional, lo que se de América del Sur (...). Por eso
vio apoyado por la decisión del Brasil se ha empeñado efectivamen-
MERCOSUR de negociar de ma- te en acercarse a los países andi-
nera conjunta el desarrollo del nos” 29 .
TLC. Tras la conformación del MER-
COSUR, uno de los primeros pa-
IV. EL ALCA, EL ALCAS Y sos que dio Brasil fue la campaña a
EL MERCOSUR favor de la constitución del Area
Con anterioridad hemos hecho de Libre Comercio de América del
mención de las enormes diferencias Sur (ALCAS) al que hacíamos re-
de Brasil con el resto de los países ferencia con anterioridad. Así, el 4
de América del sur. En relación al de marzo de 1994, el gobierno bra-
MERCOSUR, que engloba a Ar- sileño presentó oficialmente el
gentina, otro de los gigantes lati- proyecto a discusión a sus socios
noamericanos, Brasil posee, el sólo, del MERCOSUR, aunque ya con

28 Refiriéndose a este tema de la repercusión del ALCA para el MERCOSUR, el Presidente Cardoso,
en un discurso (Encuentro de las Américas. Tercera reunión Ministerial de Comercio y Foro Em-
presarial Belo Horizonte, mayo de 1997) observó lo siguiente: “Participamos del MERCOSUR,
que le ha dado un impulso notable a la apertura brasileña y que sigue siendo una prioridad de
nuestra política externa y de nuestra política comercial. No vamos a renunciar a él y tampoco
pensamos que sea útil, para nosotros o para la propia ALCA, que esa poderosa palanca de comer-
cio intrarregional se diluya más tarde en un Area de Libre Comercio de las Américas”.
29 Cardoso, F.H., Brasil y las perspectivas de la integración de América del Sur, mimeo, Lima, 22 de julio
de 1993, p. 3.

196
Aportes

anterioridad, el Presidente Franco


había adelantado la propuesta du-
rante la VII Reunión del Grupo de
Río celebrada en Santiago de Chi-
le en octubre de 1993. El objetivo
explícito era lograr, mediante re-
ducciones arancelarias automáti-
cas y lineales, durante el periodo
1995-2005, la liberalización de al

MARIO CONDE. ACUARELA


menos el 85% del comercio sud-
americano.
Este proyecto ha tenido claros
altibajos, la asociación de Chile y
Bolivia al grupo y la firma de un
acuerdo marco de libre comercio
con la CAN parecía que encami-
naba el proceso, sin embargo, los Es posible pensar que la incerti-
problemas de la negociación con dumbre que puede mantenerse
la Comunidad Andina y los avan- frente a la evolución posible del
ces del ALCA bajaron radicalmen- ALCA ha logrado que la postura
te el proyecto. Por ello, Brasil brasileña obtenga más adhesiones
decidió nuevamente tomar la ini- y parece existir cierto consenso,
ciativa, firmando en 1998, de ma- parece que últimamente abandona-
nera unilateral, un acuerdo de libre do por Chile en cuanto se le han
comercio Brasil-CAN. Este hecho vuelto a abrir las puertas del TLC,
hizo saltar el sistemas de alarmas sobre la importancia de vigorizar
del MERCOSUR ante la irregula- la integración subregional antes de
ridad que en plena negociación de entrar al ALCA. Sin embargo, el
un acuerdo multilateral, Brasil de- proceso de consolidación del libre
cidiera actuar por su cuenta, pero, comercio a nivel sudamericano si-
pese a las declaraciones oficiales gue encontrando trabas y se ve
brasileñas de que se trataba de un notablemente perjudicado por la
avanzada para facilitar el futuro inestabilidad política en la región
acuerdo CAN-MERCOSUR, de- y por tanto por la relativa incon-
mostraba que Brasil mantenía la sistencia de las políticas exteriores
coherencia al tratar de salvar uni- de sus países.
lateralmente los obstáculos que su En todo caso, en los hechos que-
proyecto nacional encontraba a da planteada la contradicción
nivel multilateral y dentro del MERCOSUR (ALCAS)-ALCA,
MERCOSUR. que se entiende en términos de una

197
Aportes

posible ampliación a medio plazo entre Estados Unidos y la Unión


de la liberalización comercial a Europea por adelantar sus posicio-
todo el continente. La cuestión nes en territorio sudamericano.
puede pasar también por la defini- La confrontación entre Estados
ción de los modelos de regionali- Unidos y Europa en América Lati-
zación, por el objetivo del mercado na viene de muy antiguo y no siem-
común en América del Sur versus pre ha tenido las características
la zona de libre comercio propug- pacíficas que muestra en conflicto
nada por los norteamericanos que, actual. Por cuestiones históricas
evidentemente, no van a aceptar obvias relacionadas al proceso de
fórmulas de cesión de soberanía colonización hispano-postugues,
imposibles de reproducir entre la América Latina estuvo durante lar-
primera potencia mundial y econo- gos siglos dominada por las, en
mías débiles e inestables como las aquel momento, potencias hege-
latinoamericanas. Sin embargo, mónicas a nivel mundial. A partir
como hemos venido insistiendo, del siglo XVIII Gran Bretaña tuvo
estos son factores que quizás se un notable éxito en su penetración
sobreponen sobre la cuestión de económica, sobre todo en las re-
fondo: la posición de los países lí- giones costeras y particularmente
deres de cada proceso. En conse- en Sudamérica, esta presencia se
cuencia, queda establecido un consolidó tras la independencia,
pulso entre ambos mecanismos aún que también permitió un ingreso
sin resolver30 . importante de intereses alemanes
en la región.
V. LA OTRA BATALLA: Por lo tanto, tras la independencia la
EUROPA Y LOS ESTADOS disminuida España salió de la escena
UNIDOS de juego y Gran Bretaña y los Estados
Es posible pensar que existe otra Unidos fueron los protagonistas de la
batalla que se está librando alrede- confrontación por los intereses latinoa-
dor del ALCA, también en este mericanos. Inglaterra tenía el grueso de
caso es una batalla soterrada y difí- sus intereses en América del Sur, lo que
cilmente admitida por sus actores, permitió la extensión de la influen-
sin embargo es una batalla que es cia norteamericana hacia Centro-
cada vez más evidente: la batalla américa31
30 Vid, Almeida, P.R. “O Brasil e o Mercosul em face do NAFTA”, Boletim de Integracao Latino Americana, abril-
junio, 1994; Almeida-Medeiros, M., “Relacoes Externas de Mercosul: una abordagem brasileira”, Revista bra-
sileira de Política Internacional, año 38, no 2, 1995, pp. 31-58; Motta Veiga, P., “El MERCOSUR y el proceso de
construcción del ALCA”, Integración & Comercio, año 1, no 3, 1997; Peña, F., “El Mercosur y el ALCA: Dos
realidades hemisféricas”, Contribuciones, abril-junio, 1993; Rojas Aravena, F., “El Cono Sur latinoamericano y
la Iniciativa para las Américas”, Estudios Internacionales, no 101, 1993, pp. 98-122.
31 Esta quedó refrendada tras en Tratado Hay-Pouncefote del 19 de diciembre de 1901, mediante el
cual Inglaterra cede a los EE.UU. el derecho de construcción y administración del Canal de

198
Aportes

Así, hacia 1913, a Gran Bretaña ba un papel decisivo en la agenda


y Alemania se debían dos terceras de seguridad norteamericana y en
partes de las inversiones que se ha- el sistema de equilibrio de poder.
cían en la región, manteniéndose Como consecuencia, Europa
esta situación hasta 1945, periodo acepta el status quo que surge de la
hasta el cual los países europeos II Guerra Mundial, asumiendo que
eran los principales abastecedores no merecía la pena entrar en pug-
de capital, tecnología y armamen- na con los EE.UU. por América
tos en la región 32 . Estos factores, Latina, dado que podía ser una
junto a la importancia de las suce- batalla que, además de estar perdi-
sivas oleadas migratorias euro- da de antemano, podía repercutir
peas 33 , conllevaron que hasta la en otras áreas de influencia, como
primera mitad del s.XX, la historia, Africa y Asia, donde las potencias
la economía y la sociedad sudameri- europeas sí mantenían una serie de
cana estuviese profundamente liga- intereses concretos, por lo que pa-
da a Europa. recía más razonable, y en los he-
Sin embargo, durante el periodo chos así sucedió, ceder sin
de entreguerras, pero particular- restricciones la hegemonía norte-
mente a partir de la II Guerra Mun- americana sobre todo el continen-
dial, esta situación sufre una te americano.
importante variación, debido sobre Nuevamente, el fin de la guerra
todo a factores como la reestructu- Fría cambio esta situación, la
ración del sistema político y eco- geoeconomía dio a Europa la posi-
nómico internacional; la Guerra bilidad de repensar sus intereses
Fría y sus características implícitas latinoamericanos y la integración
como la política de bloques, la del MERCOSUR desarrolló un
agenda de seguridad norteamerica- importante punto de contacto en-
na y el papel de América Latina tre América del Sur y Europa. El
dentro de la misma, etc. La conso- Acuerdo de Cooperación firmado
lidación comercial y financiera de entre la Comunidad Europea y el
los EE.UU. y la nueva geografía MERCOSUR en diciembre de
política surgida de Yalta y Postdam 1995, aparentemente dio una ven-
lleva a que Norteamérica tenga taja comparativa a los europeos en
muy claro que Latinoamérica juga- esa batalla soterrada por la región,
Panamá a cambio de que se respetasen tanto las inversiones británicas en Centroamérica como sus
intereses en América del Sur.
32 Al respecto, vid: Cardoso, E. Y Helwege, A., La economía latinoamericana, México, Fondo de Cul-
tura Económica, 1993, p. 40 y sgtes; Hilton, S., “Latin América and Western Europe 1880-1945:
The Political Dimension”, en Grabendorff, W y Roett, R., Latin America, Western Europe and United
States: A New Atlantic Triangle, New York, Praeger Publishers, 1983, p. 3.
33 Se calcula que sólo entre 1800 y 1970 emigraron a Latinoamérica unos 10.100.000 europeos. Vid,
Chalian, G., Jan, M. y Rageau, J. P., Atlas Historique des Migrations, Paris, Seuil, 1994, p. 59.

199
Aportes

victoria propiciada por el interés clusivamente una cuestión de ca-


sudamericano, y como hemos vis- rácter económico, donde el regio-
to particularmente brasileño, de nalismo abierto sería la llave
sentar una distancia en sus relacio- adecuada, sino que se pelea una ba-
nes con los norteamericanos. talla de índole político, donde los
Sobre decir que el proyecto de intereses de los actores están en una
asociación, en marcha pese a todas estrecha y constante confrontación.
las dificultades, estableció un nue-
vo campo de batalla en la región, VI. CONCLUSIONES
porque la pregunta no deja de gi- El tema del ALCA es una cuestión
rar en relación al carácter excluyen- sumamente compleja donde coinci-
te o complementario de la den un número extraordinariamen-
existencia de una asociación MER- te alto de elementos de carácter
COSUR-UE y el ALCA. económico, comercial y político y de
En un contexto de regionalismo nivel nacional e internacional. Por
abierto, caracterizado por la super- ello, el equilibrio entre esta suma de
posición de acuerdos de coopera- intereses y lograr su adaptación a un
ción, parecería que no debe existir sistema en transición como el actual,
una contradicción insalvable, pero lo es sumamente delicado.
que sustentable desde la teoría eco- Sin embargo, parece claro que lo
nómica en ocasiones no lo es tanto que está en juego no es exclusivamen-
desde la praxis política, por ello el te un instrumento de liberalización
malestar norteamericano ante el comercial, sino que, de algún modo,
Acuerdo con Europa de 1995 y el se están definiendo las reglas de jue-
malestar europeo ante los avances, go en relación a las nuevas necesida-
tímidos pero avances, del ALCA. des de los actores internacionales
El presidente brasileño Cardoso involucrados en la región. Evidente-
fue relativamente claro al hablar de mente, no tiene que ser visto, al me-
este tema cuando afirmó que “ne- nos no necesariamente, como un
cesitamos seguir adelante con las juego de suma cero, donde las ven-
tratativas con Europa, con EEUU, tajas que adquiera uno de los actores
con Asia, con el mundo que se está deben necesariamente ser desconta-
formando y que requiere de una das al resto, porque la nueva situa-
acción, como dirían los franceses ción internacional posee un
´tous azimuts´, hay que mirar ha- sinnúmero mayor de matices que las
cia todos los lados”34 . Pero quizás viejas reglas de juego cercanas a lo
la cuestión, como Cardoso sabe que Morton Kaplan definió como el
bien, es que aquí no se dirime ex- “sistema bipolar rígido”35 donde no
34 Cardoso, F. H., Brasil y las perspectivas de la integración de América del Sur, Conferencia magis-
tral dictada en la Secretaría General de la CAN, mimeo, Lima, 22 de julio de 1999.
35 Kaplan, M., A System and Process in International Politics, New York, John Wiley & Sons, 1957.

200
Aportes

había lugar para las neutralidades No es esta una cuestión pequeña


o los juegos duales y donde era ni que se deba dejar pasar desaper-
necesaria una definición clara por cibida. La partida de fondo estriba
parte de los actores. en identificar cuál puede ser el es-
No obstante, hay motivos para cenario futuro del continente. En
pensar que en cierta forma lo que la medida que el ALCA avance en
está en juego es la hegemonía re- la creación de una zona hemisféri-
gional. Hemos enfatizado la posi- ca, los países de América del Sur (y
ción brasileña, por motivos fundamentalmente el MERCO-
evidentes de tamaño y capacidad SUR) deberá rediseñar cuál es su
de influencia externa, pero la cues- papel en un futuro proceso de con-
tión quizás no pasa sólo por los vergencia de ambos procesos. En
intereses brasileños. Si el fenóme- este sentido se pueden establecer
no de liberalización/regionaliza- dos posibilidades. La primera es
ción sigue su curso, es posible que la convergencia se produzca a
pensar que, en algún momento, se través del ALCA, con los EE.UU.
deberá producir una confluencia como gran potencia rectora. La se-
entre los procesos hoy existentes, gunda posibilidad se articula a tra-
la cuestión es si se producirá a par- vés de un incremento de la
tir de un proyecto fuertemente cooperación y la integración en
unipolar, o será posible que la ne- América del Sur (evidentemente
gociación se produzca entre dos dirigida o encabezada por Brasil) y
bloques donde, aun dentro de la capacitada para negociar en mejo-
asimetría, existe una capacidad cier- res condiciones la conformación de
ta de negociación. una posible área de libre comercio
Dicho en términos sencillos, la continental.
cuestión es si va a ser un proceso La solución de esta “batalla”, aun
teledirigido desde Washington o por producirse, es ciertamente in-
América del sur podrá tener una cierta y nuevos actores extrarregio-
voz propia porque a logrado desa- nales están dispuestos a involucrarse.
rrollar, fortalecer y consolidar a la Lo que está quizás claro es que no
integración subregional y eso le va será sólo una cuestión de imposi-
a permitir contar con mayores ele- ción y que ninguno de los involu-
mentos de negociación en la parti- crados tienen todas las cartas a su
da continental. favor.

201
Aportes

OPORTUNIDADES
Y ASIMETRÍAS
DEL ÁREA DE LIBRE
COMERCIO DE LAS
AMÉRICAS
Alfredo Seoane Flores1

I. INTRODUCCIÓN dictatoriales se sucedieron fomen-


La propuesta estadounidense tados y protegidos por los Estados
para conformar un Area de Libre Unidos, mientras la institucionali-
Comercio con los países latinoame- dad interamericana era sometida a
ricanos, que se concretó en la “Re- la lógica de la Guerra Fría. Esta
unión Cumbre de las Américas” de política fue resistida y combatida
Miami2 , por lo menos en el discur- por los pueblos latinoamericanos
so, inaugura una nueva etapa en el principalmente debido a la impo-
relacionamiento interamericano, sición de gobiernos no democráti-
que continua incorporando a los cos más que por una alineación
mismos actores del pasado - Esta- pro-comunista.
dos Unidos y Latinoamérica -, pero Una convergencia de puntos de
con importantes diferencias respec- vista hacia la búsqueda de una com-
to a la forma y el contenido de esa binación eficiente de economía de
relación. mercado y democracia liberal, se
En el período de Guerra Fría, las hizo patente en las primeras defi-
relaciones se caracterizaron por si- niciones del ALCA. En efecto, al
tuaciones de intromisión, depen- definir las bases de la propuesta de
dencia y sometimiento. Gobiernos libre comercio, plasmadas en la

1 Coordinador de la Maestría en Relaciones Económicas Internacionales e Integración, CIDES - UMSA.


2 Cabe mencionar que en la reunión de Presidentes de Miami de 1994 y en las otras dos reuniones
de Santiago (1998) y Quebec (2001), no solo se trataron temas de comercio sino también muchos
otros temas de índole económico, político, seguridad y social.

202
Aportes

Declaración de Principios de Mia- tecnología de punta, ¿puede ser


mi, se señala expresamente el com- desatendida bajo el argumento de
promiso para “fomentar la la asimetría, que es su característi-
prosperidad, los valores y las insti- ca estructural?
tuciones democráticas”, preservar y El proceso iniciado en Miami en
fortalecer la comunidad de democra- 1994 está avanzando lentamente,
cias de las Américas y mejorar la sa- debido entre otros factores, al lar-
tisfacción de las necesidades de la go período de tiempo para la con-
población. Es decir, de inicio se pu- creción del ALCA que se definió
sieron de manifiesto nuevos consen- hasta el año 2005. Las negociacio-
sos -antes difíciles-, sobre las ventajas nes se vienen traduciendo en la re-
de la economía de mercado y la de- dacción de un borrador de Acuerdo
mocracia. que será sometido a sucesivas fases
Sin embargo, no deja de ser pre- de negociación. Sin embargo, la
ocupante el hecho de que una de voluntad de avanzar hacia la con-
las características esenciales de este creción del Area de Libre Comer-
proceso son las profundas asime- cio antes de que culmine el año
trías o “brechas” en cuanto a las 2005, que se traduce en planes de
capacidades de movilización de acción y directrices a los negocia-
recursos de poder y en el nivel de dores, quedo claramente expresa-
desarrollo. da y ratificada por los presidentes
La pregunta esencial es: con el en la última reunión de Quebec.
área de libre comercio ¿no se esta- En este trabajo, pretendemos
rían sentando las bases para una de- profundizar en el análisis del sig-
pendencia creciente hacia la nación nificado del ALCA para la integración
más poderosa del mundo, antes en Sudamérica y sus consecuencias en
que la creación de nuevos nexos de el desarrollo boliviano. Para ello, nos
interdependencia y confluencia de interesa reproducir la discusión teó-
intereses y propósitos?. ¿Es real- rico conceptual sobre la conforma-
mente integradora un Area de Li- ción del nuevo orden internacional
bre Comercio que en su evolución post guerra fría y derivar las conse-
no contempla transitar por etapas cuencias para la relaciones intera-
de disminución de los factores de mericanas, lo que se hace en el
separación, por ejemplo, en el ám- segundo capítulo. El proceso de
bito del flujo de personas? conformación de la “opción regio-
Pero por otra parte, una sociedad nal americana” es analizado con
con el mercado nacional más im- detalle en el tercer capítulo, plan-
portante del mundo, que represen- teando las características que vie-
ta una cuarta parte de la economía ne asumiendo desde la Cumbre de
mundial, fuente de inversiones y de Miami y las siguientes reuniones.

203
Aportes

En el cuarto capítulo, realizamos son ajenos a las necesidades o in-


el seguimiento a la posición boli- tenciones hegemónicas en el mar-
viana frente al proceso Hemisféri- co global emergentes de la
co, buscando la coherencia de postguerra fría. A partir del fin de
aquella con las definiciones estra- la guerra fría, los Estados Unidos
tégicas respecto a la política de in- cambian su posición multilateralis-
tegración del país. En la quinta ta y empiezan a impulsar varias
parte de este trabajo, se culmina formas de regionalismo en el área
con la presentación de conclusio- de más inmediata influencia4 .
nes y recomendaciones. Nunca antes los EE.UU. habían
impulsado compromisos que abar-
II. UNA NUEVA RELA- casen a todo el continente, y me-
CIÓN INTERAMERICANA nos que propendieran a la creación
Para el análisis de las relaciones de una “comunidad americana de
interamericanas, es necesario iden- naciones”, como lo hacen en la ac-
tificar básicamente dos actores: tualidad del llamado “proceso he-
Estados Unidos, como potencia misférico de integración”.
hegemónica mundial, que junto a En ese marco, algunos autores
Canadá representan el grupo de advierten sobre el peligro de com-
países desarrollados, y América partir -como en el caso del ALCA-
Latina y el Caribe, región pobre y , regímenes o emprendimientos de
con escasos recursos de poder3 . este tipo, porque según señala Oc-
Lo anterior determina que una de tavio Ianni5 “...la suprancionalidad
las principales características del inherente a la creación y al funcio-
regionalismo Hemisférico sean las namiento de las organizaciones
asimetrías. multilaterales es, en definitiva, una
Los EE.UU., desde principios de técnica más para proteger o perfec-
los noventa articulan acciones en cionar la hegemonía estadouniden-
torno al interés de preservar o in- se sobre los países de América
crementar una posición hegemóni- Latina”. Mucho más, cuando una
ca en el Hemisferio y a nivel global. asimetría tan grande está presente,
En efecto, los propósitos de impul- ya que “en el marco de la asocia-
sar un regionalismo hemisférico no ción entre desiguales, la desigualdad
3 Las diferencias existentes en el polo subdesarrollado muestran a países con una mayor población,
ingreso o extensión territorial, pero todas, básicamente, con los mismos problemas característicos
del subsdesarrollo.
4 Los EE.UU. no habían practicado el regionalismo con ninguno de sus socios comerciales, por el
contrario constituían el pilar fundamental del Sistema Multilateral de Comercio, expresado en las
negociaciones al interior del GATT. Aparentemente, el estancamiento de las negociaciones en la
Ronda Uruguay y las necesidades de dar respuesta a la consolidación y expansión de la integración
en Europa, influyeron para ese cambio de posición.
5 Ianni, O. (1974)

204
Aportes

tiende con mucha más frecuencia atendiendo sobretodo a la gran


a mantenerse o a profundizarse ventaja militar y estratégica de los
que a desaparecer. La desigualdad Estados Unidos, con un interven-
no es negada por la asociación, y cionismo generalizado. Otros, a
mucho menos por la asociación partir de una lectura ciertamente
con el país que ejerce la hegemo- ideologizada del fenómeno de la
nía” 6 . globalización, pronosticaron el ini-
cio de una era de estabilidad y co-
2.1. Un nuevo orden operación internacional, a partir de
internacional los consensos nuevos y un lideraz-
La década de los años noventa go bondadoso, donde la competen-
trajo como novedad, entre otras, la cia sana y los valores democráticos
caída del muro de Berlín, aconte- prevalecerían. Otros, más realistas
cimiento simbólico de procesos en el sentido literal de la palabra,
más profundos que determinaron observaban la devaluada importan-
la emergencia de una nueva era en cia de los aspectos militares y de
el ambiente internacional. El fin de seguridad y la preponderancia de
la guerra fría, desactivó la confron- las fuerzas de la economía para
tación ideológica y militar como definir las relaciones relativas de
fundamento de la acción de los poder entre los países, de manera
principales actores del orden mun- que se vislumbraba un mundo tri-
dial, instauró mundialmente cier- polar, con tres ejes o bloques en
tos consensos en lo que hace al competencia pero también en in-
funcionamiento de la economía, terdependencia.
destacando las virtudes del “mer- Coincidiendo con esta última
cado libre” para procesar la asigna- interpretación, pensamos que el
ción de recursos y, en lo estratégico, fenómeno del regionalismo apare-
dejo en solitario a los Estados Uni- ce como una línea fuerza de im-
dos, como el vencedor de la guerra portantísismas consecuencias en la
fría y el “hegemon” en el proceso amplia gama de acontecimientos
de reorganización del orden inter- que vienen caracterizando el pro-
nacional emergente. ceso de construcción de ese nuevo
A principios de los noventa se orden. El mundo se viene configu-
discutía sobre las tendencias que rando en torno a tres grandes blo-
mostraba el orden internacional ques económicos, -el Europeo, el
emergente7 . En algunas percepcio- americano y el del Asia Pacífico –
nes, el orden emergente se carac- que en tanto actores destacados del
terizaría por la unipolaridad, Nuevo Orden Internacional
6 Pipitone. (1996)
7 Ver: José Luis Leon (Coord.) El Nuevo Sistema Internacional. FCE. México. 1999.

205
Aportes

mergente, dotarán de estabilidad y regionales con importancia global,


regulación a la economía mundial, las oportunidades de desarrollo
“la regionalización se presenta así pueden incrementarse, mientras
como una respuesta fisiológica- para aquellos países excluidos de
mente positiva frente al reto de una esa dinámica, los flujos de inver-
complejidad mundial que ya no sión, comercio y tecnología serán
puede ser regulada sobre la base de introducidos con mayor dificultad,
centros hegemónicos nacionales”.8 retrasando y agrandando las dife-
Asimismo, la configuración de rencias en el desarrollo.
un orden internacional basado en En efecto, “la regionalización de
los bloques y el regionalismo, im- la economía mundial supone una
plica una competencia también por probable división del Tercer Mun-
áreas de influencia y la incorpora- do. De un lado estarán aquellas
ción de actores nuevos, que permi- partes de él que quedarán dentro
te, “...imaginar que en el juego a de los espacios regionales en for-
tres, cuyas reglas y formas deberán mación, por la cercanía geográfica
definir los años venideros, uno de con los centros más dinámicos o
los factores de fuerza (en términos por el interés económico o de se-
de cohesión interna y de prestigio guridad estratégica de los propios
mundial) de cada región estará aso- centros(...)y del otro surgirá casi
ciado a su capacidad para organi- inevitablemente un cuarto mundo,
zar las condiciones propicias para constituido por los Países(...) cuyo
el desarrollo económico de las na- desarrollo resultará substancial-
ciones subdesarrolladas en el inte- mente irrelevante para los intere-
rior de los nuevos espacios ses estratégicos de los nuevos
regionales en formación. La dispo- sujetos regionales.”10
nibilidad de mercados regionales
dinámicos y en expansión, el acce- 2.1.1. América Latina frente al
so seguro a distintas fuentes de orden emergente
materias primas, la estabilidad po- Desde América Latina, pensado-
lítica regional: todo esto depende- res de la política internacional plan-
rá de la capacidad de las naciones tean la necesidad de construir una
más poderosas y avanzadas dentro teoría “periférica” de las relaciones
de cada región para crear condicio- internacionales, lo que podría im-
nes de desarrollo regional global”.9 plicar, “`poner de cabeza´ el mun-
Para los países en desarrollo in- do de la teoría tradicional, en el que
corporados en la dinámica de con- la perspectiva se ofrece siempre
formación de agrupamentos desde el plano de las grandes
8 Ugo Pipitone. (1996. p.122)
9 Ugo Pipitone. (1996. pp.119-120).
10 Ibid. pp 120-121.

206
Aportes

potencias, que desestabilizan y por “la incapacidad para atenuar y


equilibran el conjunto del sistema solucionar el conflicto interno, la
a través de la historia”11 . búsqueda permanente de solucio-
En ese marco, se destaca que la nes por la vía violenta, el protec-
realidad actual muestra que el “Ter- cionismo económico y las murallas
cer Mundo”, donde se encuentra a la influencia cultural externa”, etc.
América Latina, no representa Pero, también existen temas que
ninguna amenaza estratégica de im- tienden a generar nexos de comu-
portancia para los centros hegemó- nicación y sensibilidad con los cen-
nicos. Asimismo, resulta evidente tros: “libre comercio, democracia
que las regiones periféricas se en- liberal, apertura a influencias cul-
cuentran con pocas y decrecientes turales externas, protección del
posibilidades de influir en la evo- medio ambiente”, etc. o Vulnera-
lución del ordenamiento interna- bilidades como : narcotráfico, flu-
cional. jos migratorios, entre otros.
Sin embargo, pueden existir y En esa vertiente de explicación
existen algunas regiones periféricas que teoriza sobre el surgimiento o
y algunas coyunturas especiales que ruptura de nexos de interdependen-
generen algún grado de sensibili- cia, se encuentra la teoría de la “In-
dad en referencia a un tema más o terdependencia imperfecta” 13 ,
menos importante que toca a la que señala que en la actualidad exis-
agenda de los intereses de los cen- te una necesidad de vinculación
tros, o también ocurre que por el por parte de la periferia con los
surgimiento de situaciones de vul- centros.
nerabilidad -cuando temas como La influencia determinante sobre
narcotráfico o migraciones masivas la actividad económica por parte
les afectan-, pueden determinar un del acceso a los flujos de comer-
incremento del interés y la atención cio, tecnología, inversiones y capi-
de los centros hacia determinados tales, provenientes de los centros,
países o regiones de la periferia.12 determina que en la periferia se
En general, se observa que existe valorice la instauración o creación
un creciente desinterés en los cen- de nexos de interdependencia po-
tros por cierto tipo de conflictos o sitivos, puesto que “ (...)durante la
procesos del tercer Mundo. Princi- guerra fría, la importancia geoes-
palmente aquellos que se explican tratégica de un determinado país

11 Carlos Escudé. “El realismo periférico”.


12 Pensar en México y su adhesión al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) y
América Latina y la propuesta del ALCA, resulta inevitable.
13 Jorge Chabat, en su artículo “La integración de México al mundo de la posguerra fría : del nacio-
nalismo a la interdependencia imperfecta”, se adscribe en esta escuela de pensamiento de las rela-
ciones Internacionales. Chabat (1996).

207
Aportes

permitía el establecimiento de es- EE.UU. o el ALCA, con toda Lati-


tos nexos (...actualmente,) la exclu- noamérica, plantean la necesidad
sión o la pertenencia a las redes de de repensar las opciones del regio-
interdependencia mundial no es ni nalismo asimétrico y plantear que
permanente ni uniforme (...) el que el desarrollo latinoamericano po-
un gobierno, por ejemplo, compar- dría estar siendo incorporado en la
ta los principios de libre comercio agenda de los Estados Unidos, en
o de democracia política no signi- el marco del regionalismo e intere-
fica que este integrado: hace falta sados en preservar una situación
que su actuación en estos temas ge- hegemónica en la región y en el
nere sensibilidades y vulnerabilida- nivel global.
des en el centro y viceversa (...)14 ”
El regionalismo actual determi- 2.2. Los intereses económicos:
na la posibilidad de que surjan es- Magnitudes y asimetrías
pacios para crear nuevos nexos de El análisis de la política comer-
interdependencia entre centro y cial aplicada por los Estados Uni-
periferia, debido al interés de par- dos puede constituir un elemento
te de las cabezas del mundo por clave para el entendimiento del
articular o establecer un bloque modo como surge el interés por la
económico con determinadas re- integración Hemisférica. El cambio
giones o economías atrasadas en su de actitud, de impulsor del multi-
entorno. A partir de ello, es razo- lateralismo del GATT a un regio-
nable esperar una nueva situación nalismo en las Américas, tiene por
de oportunidades para impulsar el objetivo no sólo asegurar para
desarrollo en algunas regiones de EE.UU. un mercado amplio y con-
la periferia, ya que como dice Pipi- fiable en vista de sus dificultades
tone, “la disponibilidad de merca- competitivas en la economía glo-
dos regionales dinámicos y en bal, sino también la posibilidad de
expansión, el acceso seguro a dis- reorganizar en un espacio regional
tintas fuentes de materias primas, confiable su hegemonía económica.
la estabilidad política regional: A partir de la segunda posguerra,
todo esto dependerá, en gran me- los EE.UU. desarrollaron una po-
dida de la capacidad de las nacio- lítica comercial de desgravación
nes más poderosas y avanzadas, creciente, pasando el nivel arance-
dentro de cada región, para crear lario promedio de 100% en los
condiciones de desarrollo”15 años 30, a una tasa arancelaria de
Los acuerdos regionales como el 4% en promedio después de 8 ron-
NAFTA, entre México, Canadá y das de negociación en el GATT,

14 Chabat, Jorge. 1996. pp.248-252-253.


15 Pipitone. 1996.pp.120

208
Aportes

mostrando una creciente y real aper- importantes en la dinámica de su


tura16 . Sin embargo, para los años 70, economía es el incremento de las
aparece el proteccionismo “no aran- exportaciones y el acceso mejora-
celario” o “neo-proteccionismo”, que do a los mercados externos.
utiliza las barreras no arancelarias, El crecimiento de las exportacio-
presiones unilaterales y otro tipo de nes estadounidenses se da princi-
prácticas comerciales desleales para palmente en los mercados de
obtener beneficios17 . América Latina, que se constituyen
Pese a ello, en los últimos años para los años noventa en uno de
se observa una creciente importan- los mercados emergentes de más
cia del comercio externo para la rápido crecimiento, mercados que
economía de EE.UU., tanto por la están tradicionalmente vinculados
elevación del gasto en importacio- comercialmente a los EE.UU. por
nes como por el crecimiento de las lo que el tema de la relación co-
exportaciones. En ese proceso, mercial y la integración con Améri-
una de las variables cada vez más ca Latina, tiene fundamentos de

MARIO CONDE. ACUARELA

16 Ver Baghwati. (1991).


17 La toma de decisiones de Política Comercial en los EE.UU., implica una disputa de diferentes
posiciones políticas (partido demócrata o republicano, etc) y de diversos intereses económicos y
sociales (sectores obreros, agricultores, industria del armamento, representantes de intereses de
estados, etc.). Asimismo, intervienen varios actores e instancias en su definición (departamento
de comercio, comisión de comercio de la cámara de representantes, etc,.)

209
Aportes

mercado, además de los políticos EE.UU., donde se observa que pre-


y estratégicos. cedidos de una afluencia de inver-
En una conferencia realizada en siones norteamericanas sin
1998 por el entonces Subsecretario parangón, los flujos comerciales
de Estado para Comercio Internacio- empiezan a desarrollarse acelerada-
nal, David Aaron, este señalaba que: mente y dan cobertura a la necesi-
“América Latina es la primera de dad de una integración a través de
nuestras prioridades a la hora de pro- una formalización mediante un
mover nuestras exportaciones (ya que Acuerdo Comercial, dando origen
...) las Américas son hoy en día el al NAFTA.
mercado más importante para las Asimismo, en vistas a una relación
empresas de Estados Unidos”18 . En económica creciente, los EE.UU. es-
efecto, dicho funcionario señala que tán muy interesados por impulsar la
las exportaciones estadounidenses
adopción, por parte de sus socios de
hacia América Latina “han crecido
América Latina, de las disciplinas y
en un 150% desde 1990”.
obligaciones en torno a los “nuevos
En cuanto al flujo de inversiones
norteamericanas hacia América temas de la agenda comercial”, como
Latina, los últimos años muestran son : comercio de servicios, apertura y
un dinamismo inédito, con flujos protección de inversiones, derechos de
mayores a los de cualquier otra propiedad intelectual, compras guber-
época en la región. Ese comporta- namentales, normas medio ambienta-
miento de las inversiones genera les, estandares laborales, etc., las que
procesos e intereses favorables a la vendrían a favorecer ampliamente a los
integración y a la apertura. sectores donde precisamente esta eco-
Un ejemplo de la importancia de nomía tiene mayores ventajas compe-
la integración inicialmente promo- titivas. A cambio de ello ofrecen
vida por inversiones, lo constituye apertura de su gran mercado, afluencia
el caso de la relación México – de inversiones y cooperación.

18 Según cable de la agencia EFE, del 12 de mayo de 1998, aparecido en el Períodico “Los Tiempos”
el 13 de mayo de 1998.

210
Aportes

El mercado Americano integra- les, que encubre las diferencias en-


do en un Area de Libre Comercio, tre extremos que van desde más de
implicaría una población de alre- 20,000 a menos de 1,000.
dedor de 800 millones de personas, En lo que se refiere al comercio
divididos casi por igual entre Nor- exterior, se puede señalar que el
teamérica y Sudamérica. Por ello, 74% de las exportaciones hemisfé-
las asimetrías que caracterizan la ricas Latinoamericanas tienen
situación emergen fundamental- como destino al NAFTA, mientras
mente de las variables económicas que el NAFTA dirige el 26% de sus
y no de las poblacionales. exportaciones a América Latina.
El cuadro anterior muestra que Asimismo, de las exportaciones
el NAFTA representa casi el 50% americanas al mundo, 88% se ori-
de la población americana y gene- ginan en el NAFTA y sólo 12% en
ra el 88% del PIB Hemisférico, y el el Resto de países americanos. To-
88% de las exportaciones totales: dos estos datos serían más elocuen-
intra-hemisfericas y al mundo. El tes si realizamos un análisis por
PIB Hemisférico en 1996 llega a 8.6 países, ya que dentro del NAFTA,
billones de dólares. los EE.UU. representan alrededor
La participación por subregiones del 90% del PIB y de las demás
y países muestra con contunden- variables.
cia las asimetrías, que se amplifi- De la inversión extranjera que se
can cuando analizamos el ingreso dirige hacia Latinoamérica, la ma-
percápita. El ingreso percápita en yor parte proviene de los Estados
el NAFTA es 10 veces mayor que Unidos. También del comercio to-
el de la Comunidad Andina de tal de Latinoamérica -exportaciones
Naciones (CAN), 7 veces el del más importaciones-, el mercado de
MERCOSUR y 8 veces el prome- EE.UU. representa, más de la mi-
dio latinoamericano. En el Hemis- tad, y para algunas regiones como
ferio el promedio del ingreso México y Centroamérica alrededor
percápita es de 11000 dólares anua- el 80%.

211
Aportes

Paralelamente, el mercado Lati- crear una Comunidad Americana


noamericano para los EE.UU. re- de Naciones, a través de la búsque-
presenta solamente un 15 a 20% de da de la preservación y fortaleci-
su comercio externo. miento de la democracia y de la
prosperidad económica mediante
III. EL PROCESO DEL la apertura de mercados.
ALCA Reconociendo la heterogeneidad
La iniciativa del Presidente Bus- y diversidad de recursos y culturas,
ch que proponía a todos los Man- también se pronuncian por promo-
datarios de países de América ver los intereses y valores compar-
construir una Zona de Libre Co- tidos. En ese sentido se identifica
mercio Hemisférica, tuvo conse- las siguientes cuatro líneas fuerza:
cuencias importantes para la 1. Preservar y promover la co-
dinamización generalizada del pro- munidad de democracias de las
ceso latinoamericano de integra- Américas, como el único sistema
ción, estancando en los años 80, político que garantiza la estabili-
elevando el rango del tema en la dad, la paz y el desarrollo”.19
agenda de las políticas externas de 2. Promover la prosperidad a
los gobiernos. través de la integración económi-
Posterior a la firma del Acuerdo ca y el libre comercio, ya que “la
de Libre Comercio de América del clave para la prosperidad es el co-
Norte (NAFTA, por sus siglas en mercio sin barreras, sin subsidios,
ingles) en 1993, el nuevo Presiden- sin prácticas desleales y con un cre-
te de los EE.UU. Bill Clinton, con- ciente flujo de inversiones produc-
voca a todos los Presidentes de los tivas”. Por consiguiente se decide
países de América y el Caribe, a la el establecimiento del “Area de Li-
Cumbre Hemisférica a realizarse en bre Comercio de las Américas”, en
Miami, en diciembre de 1994. la que se eliminaran progresiva-
Con anterioridad se habían rea- mente las barreras al comercio y la
lizado dos Cumbres de Presiden- inversión. Para ello, se resuelve
tes de las Américas -Panamá 1956 “concluir las negociaciones a más
y Montevideo 1967-, donde los te- tardar en el año 2005”.
mas fundamentales fueron la ayu- 3. Erradicar la pobreza y la dis-
da económica y la asistencia militar. criminación en nuestro hemisfe-
Los principios instituidos en la rio, se define que la marginación y
Declaración de Principios de la la exclusión de los beneficios del
Cumbre de Miami, contemplaron desarrollo para algunos sectores
elementos destinados al objetivo de de la población son situaciones

19 La presente cita y las siguientes de este apartado, salvo referencia expresa, corresponden al texto de
la Declaración de Principios, de la Cumbre de las Américas de 1994.

212
Aportes

políticamente intolerables y moral- competitivas es esencial para finan-


mente inaceptables. ciar las inversiones, se sustenta que
4. Garantizar el desarrollo soste- la liberalización y la integración
nible y conservar nuestro medio de los mercados financieros, ayu-
ambiente para las generaciones fu- dará a reducir el costo del capital.
turas. iii) Desarrollo de una infraes-
La Declaración de Principios cons- tructura Hemisférica, en torno a
tituyó “un conjunto de compromi- este tema se diagnostica que el
sos integrales que se refuerzan Desarrollo del hemisferio depende
mutuamente con miras a alcanzar de medidas urgentes de infraestruc-
resultados concretos”. Por ello, se tura.
elaboró un Plan de Acción, con las iv) Cooperación energética,
líneas fuerza siguientes 20 : como un requerimiento del desa-
i) El libre comercio de las Amé- rrollo sostenible, para lo que se es-
ricas, cuyo objetivo es la constitu- tudiaran vías para desarrollar la
ción de un área de libre comercio, industria energética en el hemisfe-
donde se ratifica el compromiso rio.
con las reglas y disciplinas multila- v) Las telecomunicaciones y la
terales de la OMC, prometiendo infraestructura de la información,
avances adicionales en las políticas donde se reconoce las inmensas
ambientales y de liberalización co- necesidades de desarrollo de infra-
mercial, así como un mayor grado estructura de información en las
de observancia y promoción de los Américas y se plantea satisfacerlas
derechos laborales. Se comprome- mediante acciones múltiples.
te la voluntad de lograr acuerdos vi) Cooperación en ciencia y
equilibrados, que abarquen el co- tecnología, que ratifica la necesi-
mercio de bienes y servicios, inver- dad de la cooperación regional, re-
siones y una serie de temas evaluando las anteriores prácticas
identificados al interior del GATT y proponiendo una serie de accio-
como los nuevos temas del comer- nes entre los gobiernos y los secto-
cio y la necesidad de facilitar la in- res empresariales.
tegración de las economías más vii) Turismo, donde se plantea
pequeñas. emprender iniciativas para estimu-
ii) Desarrollo y liberalización lar el turismo en el hemisferio.
de los mercados de capitales, bajo Los anteriores temas enunciados
el argumento de que la disponibi- en el Plan de Acción, junto con
lidad de capital a tasas de interés muchos otros en áreas no económicas,

20 Por razones de espacio, concentraremos nuestro análisis en el tema : «Promoción de la prosperi-


dad a través de la integración económica y el libre comercio», ya que el plan de acción de la
Cumbre de Miami, toca muchos otros temas que no analizaremos.

213
Aportes

dan cuenta que la dinámica de las Los principios generales de la


cumbres presidenciales abarca as- negociación del ALCA, definidos
pectos que van más allá del libre en San José, determinan aspectos
comercio. sustantivos del proceso de los que
En ese ámbito, entre la Cumbre podemos extraer algunas conclusio-
de Miami de 1994 y la de Santiago nes para nuestro análisis:
de 1998, se desarrollaron cuatro El ALCA será un Acuerdo con-
reuniones de Ministros encargados gruente con la OMC e incorporará
de Comercio, las que estuvieron aspectos más allá de los determina-
precedidas y preparadas por reunio- do por la OMC, será un Acuerdo
nes de Viceministros – verdadero OMC-Plus, con la intención de
ámbito de negociación y trabajo incorporar nuevas disciplinas prin-
técnico. cipalmente aquellas asociadas al
La reunión de Ministros encar- tema del medio ambiente, y legis-
gados de Comercio de San José, lación laboral.
realizada en abril de 1998, fue la Se define que el ALCA constituirá
más importante de todas las ante- un compromiso único (single under-
riores puesto que en ella se culmi- taking), donde “nada está acordado
na la etapa preparatoria, a través de hasta que todo esté negociado”.
la presentación de las conclusiones 1. Se contempla la posibilidad al-
de los grupos de trabajo que sus- ternativa de negociación y acepta-
tentan los principios y objetivos ción individual o por grupos o
que presidirán las negociaciones de esquemas de integración.
manera general y en cada uno de 2. Como un principio transver-
los temas definidos, todo ello pro- sal, se sostiene que deberá otorgar-
ducto de casi tres años de trabajo. se atención a las necesidades,
En la reunión de San José se de- condiciones económicas y oportu-
terminó la estructura organizativa nidades de las economías más pe-
del proceso de integración comer- queñas.
cial en el ALCA, correspondiendo 3. En cuanto a los objetivos de
el máximo nivel de responsabilidad la negociación, se plantea un esce-
a la reunión Ministerial, pero que nario de liberalización profunda
delega la principal responsabilidad que abarcará el comercio de bienes,
negociadora en el “Comité de Ne- el comercio de servicios y la inver-
gociaciones Comerciales” (CNC), sión. Para ello también se plantean
conformado a nivel de Viceminis- altos niveles de disciplina, que in-
tros con responsabilidad sobre todo cluso tocarían los temas de medio
el proceso, incluida la organización, ambiente y de derechos laborales.
seguimiento, supervisión y tutoría de Se establecieron 9 grupos de ne-
los grupos de negociación. gociación, precisando los objetivos

214
Aportes

a alcanzar por cada uno de ellos. las compras del sector público de
Los grupos de negociación son: los países del ALCA.
1. Acceso a mercados, que in- La Reunión Cumbre de Santia-
corpora tres anteriores grupos de go, de abril de 1998, tuvo la tarea
trabajo : acceso, procedimientos de dar rumbo e inaugurar la segun-
aduaneros y normas de origen. da fase del proceso de negociacio-
2. Agricultura, como un grupo nes del ALCA, a tiempo que trato
apartado de acceso a mercados, por una agenda más amplia, incorpo-
la importancia para algunos países rando temas no comerciales. La
de imponer transparencia en la agenda de la Cumbre de Santiago
apertura de este sector. se definió con los siguientes temas:
3. Inversión, con el objetivo es 1. Educación
establecer un marco jurídico justo 2. Preservación y fortalecimien-
y transparente que promueva la to de la democracia y derechos
inversión. humanos
4. Subsidios, antidumping y de- 3. Integración económica y li-
rechos compensatorios, que pre- bre comercio
tende mejorar, cuando sea posible, 4. Erradicación de la pobreza
las reglas y procedimientos relati- y de la discriminación
vos a la operación y aplicación de En ese marco, en la reunión se
las legislaciones sobre Dumping y señalaba que : “Los Acuerdos su-
subvenciones, a fin de no crear obs- bregionales y bilaterales de integra-
táculos injustificados al comercio. ción y libre comercio están
5. Servicios, para liberalizar pro- desempeñando un papel positivo”,
gresivamente el comercio de servi- y por lo tanto, “la integración he-
cios. misférica constituye un comple-
6. Derechos de propiedad inte- mento necesario de las políticas
lectual, con el objetivo de promo- nacionales para superar los proble-
ver y asegurar y una adecuada y mas pendientes y obtener un me-
efectiva protección de los derechos jor grado de desarrollo”. También
de propiedad intelectual. 7. Políti- reitera que se otorgará “especial
ca de competencia, que pretende atención a los países y grupos so-
evitar prácticas empresariales anti- ciales más vulnerables”, señalando
competitivas. que “la educación constituye el fac-
8. Solución de diferencias, Que tor decisivo para el desarrollo polí-
busca establecer un mecanismo jus- tico, social, cultural y económico
to, transparente y eficaz para la de nuestros pueblos”.
solución de controversias. A poco de concluir la reunión de
9. Compras del sector público, Presidentes de Santiago, en el mes
que el acceso a los mercados para de junio de 1998 tuvo lugar en

215
Aportes
MARIO CONDE. ACUARELA

Buenos Aires la primera reunión Posteriormente, el CNC se re-


del Comité de Negociaciones Co- unió en 4 ocasiones (Surinam, Mia-
merciales (CNC). En ésta, se con- mi, Cochabamba y Miami), con el
sideró a la “facilitación de objeto de ir delineando el trabajo
negocios” como un tema de aper- de los Grupos de Negociación y los
tura concreto para una creciente Grupos Consultivos. Los grupos de
integración real, acordando lograr negociación por su parte tuvieron
“progresos concretos” para el año varias rondas de reuniones, desa-
2000, mediante medidas de facili- rrolladas principalmente en la ciu-
tación de negocios que no exijan dad de Miami, donde se trabajo en
la negociación de compromisos el delineamiento de las bases de la
específicos y jurídicamente obliga- negociación 21 .
torios, tales como: asuntos adua- Esta fase del proceso de nego-
neros; medidas referentes a la ciaciones, culminó con la presen-
transparencia; medidas adicionales tación de recomendaciones
referentes al comercio electrónico; generales y para cada grupo de
y las denominadas Iniciativas He- negociación para ser presenta-
misféricas Paralelas. das en la reunión de Ministros
21 Los Grupos de Negociación, Comités y Grupo Consultivo efectuaron su trabajo en la sede de la
Secretaria Administrativa en la ciudad de Miami-USA, mediante rondas de trabajo. Dos rondas de
reuniones por grupo tuvieron lugar entre el 31 de agosto de 1998 y el 16 de marzo de 1999. Una
Tercera Ronda se realizó entre el 22 de marzo y el 16 de mayo de 1999 y la Cuarta Ronda empezó
con la Primera Reunión de Expertos en Aduanas el 17 de mayo de 1999 hasta el 2 de agosto,
mientras que la Quinta Ronda concluyó antes de la reunión ministerial de diciembre de 1999.

216
Aportes

en Toronto, Canadá, en el mes Los Grupos de Negociación te-


de noviembre de 1999. nían como objetivo elaborar un
La siguiente fase, que se inició en texto comprensivo en su cobertura
la reunión de Ministros de Toron- que recoja los textos sobre los que
to, estuvo bajo la presidencia de la haya podido alcanzar consenso y
Argentina y el CNC continuó en consigne entre corchetes todos
el papel central en la gestión de las aquellos respecto a los cuales no se
negociaciones, guiando el trabajo logró el consenso. (Declaración
de los grupos de negociación, abor- Ministerial. Toronto Canadá).
dando los temas no resueltos en Toda esta fase concluyó con la
ellos y asegurando el progreso en Reunión Ministerial en Buenos
las negociaciones para la consecu- Aires, del 7 de abril de 2001, la que
ción de los objetivos y mandatos. al evaluar los avances registrados en
La reunión de Ministros de To- las negociaciones, reafirmó “los
ronto, a tiempo de acoger las reco- principios y objetivos que guiaron
mendaciones y conclusiones su trabajo desde la Primera Cum-
obtenidas en cada grupo de nego- bre de las Américas”, reiterando que
ciación, en el grupo consultivo de “el ALCA puede coexistir con
economías más pequeñas y los co- acuerdos bilaterales y subregiona-
mités de Participación de la socie- les, en la medida que los derechos
dad civil y de comercio electrónico, y obligaciones bajo tales acuerdos
destaca el establecimiento de las ba- no estén cubiertos o excedan los
ses institucionales para dar comien- derechos y obligaciones del ALCA”.
zo a negociaciones efectivas y el Asimismo, convienen recomendar
avance en la elaboración de reglas y a los Mandatarios que, en la Terce-
procedimientos para conducirlas. ra Cumbre de las Américas, “nos
En ese marco, se instruye a los den lineamientos para asegurar que
Grupos de Negociación, “a preparar las negociaciones del ALCA con-
un borrador de texto de sus respecti- cluyan, a más tardar, en enero de
vos capítulos, teniendo en cuenta los 2005, para tratar de lograr su entra-
progresos alcanzados en la prepara- da en vigencia lo antes posible, no
ción de los esquemas anotados para más allá de diciembre de 2005”.
cada área, reconociendo que los mis- En tal sentido, reafirman el com-
mos deben ser entendidos como promiso con un sistema de comer-
marcos de referencia para facilitar el cio mundial más abierto y
trabajo (...). Los borradores de texto equilibrado, reiterando el compro-
debían remitirse al CNC a más tar- miso de “evitar, en la medida de lo
dar 12 semanas antes de la reunión posible, la adopción de políticas o
ministerial, a celebrarse en Argenti- medidas que puedan afectar nega-
na en abril de 2001. tivamente el comercio y la inversión

217
Aportes

regional y la imposición de barre- la base de un orden internacional más


ras comerciales adicionales a paí- justo y democrático”. Para ello, adop-
ses fuera del Hemisferio”22 . tan la llamada cláusula democrática,
En una de las partes más impor- consistente en que ante “cualquier al-
tantes de la declaración se señala: teración o ruptura institucional del or-
“Reconocemos la significativa con- den democrático en un Estado del
tribución que la integración econó- Hemisferio constituye un obstáculo
mica, principalmente a través del insuperable para la participación del
ALCA, (...)al logro (...)del fortale- Gobierno de dicho estado en el proce-
cimiento de la democracia, la crea- so de Cumbres de las Américas”. En
ción de prosperidad y la realización referencia al ALCA, hacen suya las
del potencial humano. Reiteramos definiciones de la reunión de minis-
que la negociación del ALCA to- tros de Buenos Aires, que implica los
mará en cuenta la amplia agenda plazos de enero de 2005 para la con-
social y económica contenida en las clusión de las negociaciones y fun-
Declaraciones y Planes de Acción cionamiento del ALCA no más allá
(...)con el objeto de contribuir a de diciembre del mismo año.
elevar los niveles de vida, mejorar
las condiciones laborales de los
IV. MOTIVACIONES Y
pueblos de las Américas y proteger PERSPECTIVAS DE LAS
mejor el medio ambiente. NEGOCIACIONES EN EL
Durante la Tercera Reunión Pre- ALCA
sidencial de Quebec, del 22 de abril Las negociaciones para conformar el
de 2001, los primeros mandatarios ALCA, si bien hasta ahora no tuvieron
de las Américas suscribieron la contratiempos significativos, debido a
“Declaración de la ciudad de Que- que no se han abordado aún los temas
bec” en la que renuevan su “com- difíciles y de probable confrontación
promiso con la integración entre los actores, insinúan algunos “po-
hemisférica y la responsabilidad sicionamientos” o motivaciones que
nacional y colectiva a fin de mejo- podrían ayudarnos a perfilar escenarios
rar el bienestar económico y la se- futuros.
guridad de nuestros pueblos” 23 . Una primera complicación resul-
Asimismo sostienen que “nuestras ta de la cantidad de países y por
ricas y variadas tradiciones ofrecen tanto de intereses que interactuan
oportunidades inigualables para el -34 países con muy diversos grados
crecimiento, para compartir expe- de desarrollo. Sin embargo, las asi-
riencias y conocimientos y para metrías de desarrollo entre ellos
crear una familia hemisférica sobre implican posiciones y priorizaciones
22 Declaración Ministerial Buenos Aires, Argentina 7 De Abril De 2001.
23 Declaración de la ciudad de Quebec, Tercera Cumbre de las Américas

218
Aportes

disímiles, de donde surge una pri- De manera general, se puede de-


mera probable fuente de diver- cir que los beneficios serán el re-
gencias. sultado de la apertura y acceso a
Percepciones divergentes entre mercados en la región y que los
los actores involucrados sobre te- eventuales costos emergerán del
mas sustantivos del proceso carac- ingreso libre de productos que
terizarían la probable evolución compiten con la producción in-
de las negociaciones futuras. Por terna, aunque esto pueda ser be-
ejemplo, se argumenta por el lado neficioso para los consumidores.
de los desarrollados, que las con- Existen, sin embargo, particu-
diciones laborales y medio am- laridades que complican el análi-
bientales en muchos países de sis y que deben abordarse.
América Latina, con bajos nive- Inicialmente, para hablar de be-
les salariales y derechos laborales neficios efectivos, se trata de ver
restringidos, representan una en la realidad si la apertura supe-
amenaza real de competencia que rará las conocidas trabas no aran-
acarreará perdida de empleo y celarias, que no solamente existen
traslado de inversión hacia Lati- en los países desarrollados del
noamérica 24 . Por su parte, en esta Hemisferio sino que aplican de
región se piensa que los estanda- manera harto restrictiva países
res de derechos laborales que pro- como Brasil y Argentina a sus so-
mueven los países desarrollados cios en acuerdos con el MERCO-
son muy altos para las condicio- SUR.
nes actuales, además que el bajo El tema del comercio agrícola
costo laboral constituye parte de es un buen ejemplo, donde los
la ventaja comparativa con que países con ventaja comparativa
pueden participar en los merca- ven complicada su situación por
dos internacionales. una política de subsidio a la agri-
El mismo razonamiento en am- cultura en EE.UU. y Canadá así
bas partes es aplicado para el tema como por el hecho de que los pi-
de las normas medioambientales, cos arancelarios en esos mercados
con el añadido de que los países son precisamente en los produc-
desarrollados promueven normas tos agrícolas y las manufacturas
que en su momento de inicial de- ligeras, como textiles, donde los
sarrollo no cumplieron y consti- países en desarrollo tienen mejo-
tuyen pretextos proteccionistas. res capacidades competitivas. Sin

24 Posición típica de un sector importante del partido demócrata de los EEUU, que tiene fuerte base
social en los sindicatos de trabajadores, y que en alianza con otros sectores conservadores de
EEUU, hicieron fracasar la solicitud del Fast Track del Presidente Clinton y que seguramente se
hará presente a la hora en que el presidente Busch solicite la “Autoridad para la Promoción Co-
mercial”, nuevo nombre del Fast Track.

219
Aportes

embargo los países perjudicados productos donde se tiene ventajas


por esas políticas, también las comparativas y por ello son sensibles
aplican con sus socios 25 . para nuestra región como ser: pro-
Asimismo, en cuanto a las disci- ductos agrícolas, textiles, manufactu-
plinas en temas nuevos del comer- ras ligeras y algunas industrias básicas.
cio asociadas a comercio de servicios, En ese marco, las barreras no aran-
propiedad intelectual, comercio elec- celarias aparecen como temas de
trónico, inversiones, compras guber- “zona gris”, donde claramente se
namentales, mercados financieros y busca una disminución sustantiva en
de capitales, transferencia tecnológi- los mercados de Norteamérica.
ca, medio ambiente y legislación o La búsqueda de una apertura se-
derechos laborales, las posiciones gura tiene que ver también con la
norteamericanas pretenden avances inestabilidad y condicionamiento
en las américas mayores que los que que implica la apertura mediante
se lograron en la OMC. Por ello es los sistema de preferencias genera-
que estos temas van a jugar un papel lizadas (SGP), que como la “Ley de
determinante para el ALCA. El tema Preferencias Arancelarias Andinas”
de acceso a mercados, no es un tema son temporales, unilaterales y con-
primordial para estos países pues la dicionadas 26 .
apertura unilateral de América Lati- Una muestra de dichas preocu-
na ha disminuido considerablemen- paciones fueron las que dieron ori-
te las barreras a las exportaciones de gen a fuertes discusiones para la
esos países. apertura del Grupo de negociacio-
Al contrario, para los países en nes sobre el sector agrícola, impul-
desarrollo del hemisferio occiden- sada por los Países En Desarrollo y
tal el tema de acceso a mercados resistida por EEUU. También es un
tiene verdadera importancia, pues- ejemplo la incorporación del tema
to que el acceso de sus productos a medio ambiental y de legislación
los mercados de los países indus- laboral -impulsada por EEUU y
trializados del hemisferio no es fá- resistida por algunos países en De-
cil. Esto no solamente por su gran sarrollo como Brasil-, o la posición
tamaño, sino porque este acceso se Andina de trato preferencial para
ha visto dificultado debido a la los países considerados como eco-
mezcla de barreras administrativas, nomías más pequeñas.
técnicas, subsidios y altos arance- Las actuaciones de los países la-
les que afectan principalmente a los tinoamericanos, debido a la
25 Un buen ejemplo lo constituyen las prácticas de Brasil ante las exportaciones de camisas bolivianas
y las restricciones que pone eses país para su acceso.
26 Temporales porque la vigencia de ese instrumento es hasta fines del 2001, unilaterales porque son
otorgadas como tratamiento especial para países subdesarrollados, en este caso los andinos, y condicio-
nadas porque están ligadas al comportamiento de los países en el combate al narcotráfico.

220
Aportes

existencia de acuerdos subregiona- de libre comercio permitirá,


les, se da mediante concertación efectivamente, un mayor acce-
previa en cada uno de los esque- so de nuestros productos a los
mas subregionales y con vocerías mercados más dinámicos de la
únicas. Es el caso de la Comuni- región, particularmente el mer-
dad Andina, MERCOSUR, Mer- cado norteamericano.
cado Común Centroamericano y De poco o de nada servirá que
CARICOM. tengamos un acuerdo de gran
Dentro del polo subdesarrollado, sofisticación sobre temas de
un liderazgo brasileño duro frente punta, como comercio electró-
a las propuestas lideradas por los nico o propiedad intelectual, si
EE.UU. de mayor apertura y avan- persisten las distorsiones deri-
ce en disciplinas en los sectores arri- vadas de la aplicación unilate-
ba mencionados, no siempre ha ral de los instrumentos
sido respaldado por lo demás paí- tradicionales de defensa co-
ses incluidos sus socios del MER- mercial, sin reglas comunes al
COSUR, pero constituye un actor hemisferio.
muy destacado. El liderazgo de las De la misma forma, no tendría
posiciones latinoamericanas en va- sentido promover una mayor
rios temas de las negociaciones lo apertura en nuestro mercado
ha ejercido el Brasil, cuya postura de servicios sin una mejora co-
se encuentra resumida en palabras rrespondiente en el acceso de
del Presidente F.H. Cardoso de la nuestros productos industriales
siguiente manera: y agrícolas a los mercados del
“Se comenta mucho sobre la norte. Cuando tengamos un
cuestión de los plazos - si el buen acuerdo sobre cómo pro-
ALCA podría concluirse en mover el libre comercio en
2005, tal vez antes, tal vez des- nuestro hemisferio, la cuestión
pués. Como ya indiqué en de la fecha se resolverá por sí
otras oportunidades, la cues- misma.
tión de la fecha me parece se- La reunión de Quebec será im-
cundaria en relación a lo que portante para avanzar en el sen-
constituye el verdadero proble- tido de hacer que ese acuerdo
ma, que es el de saber si po- sea factible, con base en el in-
dremos llegar a un acuerdo que dispensable consenso y dentro
sea bueno para todos, grandes del respeto a la regla del “sin-
y pequeños, ricos y pobres. gle undertaking”.
Desde el punto de vista brasi- Para Brasil, la integración he-
leño, el punto más importante misférica no es y no puede ser
es saber en qué medida un área incompatible con la integración

221
Aportes

regional, en particular con el ne lugar con países del área. Sin


Mercosur, que para nosotros es embargo, el hecho preocupante es
una conquista, una realización que tenemos una situación defici-
de la más alta prioridad. Como taria con la región.
ha dicho el Ministro del Exte- Las cifras del comercio permiten
rior, Celso Lafer, el Mercosur apreciar que los socios importan-
es para nosotros un destino, y tes de Bolivia son algunos y no
el ALCA, una opción.”27 todos los espacios regionales de las
Asimismo, disputas normales en Américas. Así, resulta que prácti-
toda negociación como por ejem- camente el 99% de nuestro comer-
cio se explica por los intercambios
plo: la sede de las negociaciones,
con NAFTA, MERCOSUR, CAN
la presidencia del Comité de Ne-
y Chile, quedando muy al margen
gociaciones y de los grupos de tra-
regiones como MCCA, CARI-
bajo, no estuvieron ausentes y
COM y Panamá. Pero más aún,
mostraron la conformación de mi- dentro de los primeros hay socios
nibloques y lealtades entre agrupa- mucho más significativos que
ciones subregionales antes que una otros, como por ejemplo EE.UU.
de carácter Latinoamericano. dentro del NAFTA, Brasil y Argen-
tina dentro del MERCOSUR y
V. BOLIVIA Y LA INTE- Perú y Colombia dentro de la
GRACIÓN DEL HEMISFE- CAN, que sumados representan
RIO OCCIDENTAL cerca del 90% de nuestro comercio.
En térmicos comerciales, los El tema de las inversiones resul-
principales mercados de Bolivia se ta muy importante para el análisis
encuentran al interior del Hemis- ya que se constata que los princi-
ferio ya que 2/3 de su comercio tie- pales inversionistas en Bolivia son

27 F.H. Cardoso. Discurso en la apertura del “Global Business Policy Concil”. Rio de Janeiro, 11 de
marzo de 2001.

222
Aportes

de procedencia americana. Como comercial. En efecto, respecto a la


se ve en el cuadro siguiente, en los Política Exterior, la integración es
últimos cinco años, la IED prove- el principal vehículo para lograr los
niente de países del Hemisferio es propósitos que la orientan, mien-
mucho más significativa que la ex- tras que la temática comercial, so-
tra hemisférica. lamente constituye un aspecto

Asimismo, se puede observar el accesorio de un conjunto más am-


importante crecimiento de los flu- plio de ámbitos de la integración.
jos de IED hacia Bolivia en los úl- En ese marco, se pueden identi-
timos años, producto del proceso ficar cuatro líneas fuerza que cons-
de capitalización y la aplicación de tituyen los pilares fundamentales
reformas estructurales muy impor- de la política de integración boli-
tantes. Entre los países inversio- viana, tomando en cuenta el con-
nistas en Bolivia en los cinco años texto integracionista regional
de las estadísticas del cuadro, de un actual, son:
total de 1.7 mil millones de inver- i) La integración energética del
sión en los años 93-97, los EEUU cono sur, a partir de los gasoduc-
invirtieron 714 millones, en segun- tos a la Argentina y Brasil y su even-
do lugar Chile, con 191 millones, tual futura conexión con Chile,
seguido por Argentina 158.6 millo- Perú y Paraguay, además de los pro-
nes, Canadá 110 millones y Brasil yectos de generación y distribución
89 millones. de electricidad (hidro y termo), que ya
se están proyectando y definiendo,
5.1. La política de integración ii) La integración física, median-
en Bolivia te la construcción y funcionamien-
Tal vez Bolivia sea uno de los to de el(los) corredor(es) de
pocos países en los que la integra- integración interoceánica, a través
ción económica, claramente, no es del territorio boliviano, que tienen
un componente más de la política un avance y concreción todavía
exterior y menos aún de la política insuficientes,

223
Aportes

iii) La consolidación de un mer- boliviana, más que una de carácter


cado sudamericano integrado, que subregional, andinista o mercusu-
pasa por la convergencia entre la rista, prevaleciente en el pasado.
Comunidad Andina de Naciones En ese sentido, debido a la posi-
(CAN) y el MERCOSUR, proce- ción geográfica de Bolivia al cen-
so en el que Bolivia puede jugar un tro de Sudamérica, surge una
papel destacado dada su favorable especie de “Destino manifiesto”
relación con ambos bloques. que se expresa claramente en el
IV) La integración del Centro pensamiento del Canciller Ostria
Oeste Sudamericano, que se plan- Gutierrez: “Situada en el centro de
tea a partir de una propuesta de la América meridional, cabecera de
integración de las regiones occiden- los tres principales sistemas hidro-
tal de Bolivia, Norte de Chile y sur gráficos –Amazonas, Plata y Pacífi-
de Perú. Este proceso es todavía co-, nexo entre dos océanos,
muy incipiente, pero a la vez mues- limítrofe de cinco naciones, obli-
tra grandes potencialidades, enmar- gado paso de norte a sur y de este a
cado en programas sectoriales en oeste, la geografía impone a Boli-
los ámbitos como: minería, ener- via, no una función aisladora y de
gía, recursos hídricos, transportes aislamiento, sino de atracción, de
y puertos, etc.28 articulación, de unión, de soldadu-
La concreción de estos proyec- ra entre los países que la rodean”29
tos, generará un comportamiento y que el Canciller Fernando Gua-
sinergético de reforzamiento mu- challa resumió en el lema “Bolivia
tuo, ya que es difícil pensar en la país de contactos y no de antago-
viabilidad de una verdadera inte- nismos”. Este destino tendría en la
gración, sin la complementación de política de integración a su princi-
las diversas áreas y procesos antes pal instrumento para plasmarse en
mencionados. En ese marco, es rea- realidad.
lista pensar que la integración ener- Al respecto, el Plan Estratégico
gética impulsa la integración física Institucional del Ministerio de Re-
y ambas determinan la necesidad laciones Exteriores y Culto, en re-
de avanzar en la integración comer- ferencia al tema de integración,
cial, para que a su vez ésta refuerce inscribe el siguiente objetivo estra-
a las anteriores. tégico: “Cumplir un rol articulador
Asimismo, destaca la visión regio- en la integración regional, promover
nal sudamericana de las orientacio- el regionalismo abierto y coadyuvar
nes de la política de integración al incremento y diversificación del

28 Al respecto se puede ampliar información en el libro: Hacia un enfoque trinacional de las relacio-
nes entre Bolivia, Chile y Perú. CEILA/PRISMA et.al. Plural editores. La Paz, 2001.
29 Ostria Gutierrez, Alberto. Una obra y un destino. Buenos Aires, 1953.

224
Aportes

intercambio comercial, la capta- de los noventa una orientación su-


ción de inversiones y la coopera- bregional30 básicamente al interior
ción para el desarrollo” de la Comunidad Andina. Recién
Que se traduce en los siguientes en 1995, se empieza a concretar un
objetivos específicos, para el perio- acercamiento con el MERCO-
do de 4 años 1999-2002: SUR, respondiendo con mayor
1. ZLC MERCOSUR- CAN coherencia a los objetivos estraté-
acordada gicos de una perspectiva regional
2. Unión Aduanera Andina Sudamericana, demostrando una
perfeccionada y con políticas mayor amplitud de horizontes es-
económicas armonizadas tratégicos.
3. Asociación con el MERCO- ¿Cuáles son los efectos que so-
SUR perfeccionada y ampliada bre este proceso tuvo y tiene la pro-
4. Propuesta de la Unión Sud- puesta estadounidense de transitar
americana desarrollada en una vía hemisférica de integra-
5. Posición Nacional debida- ción?
mente promovida en el ALCA La construcción del Area de Li-
6. ZLC Bolivia - Chile acordada bre Comercio de las Américas
Claramente se desprende de es- (ALCA), si bien aparenta no tocar
tas definiciones que la consecución sustancialmente a los mencionados
del objetivo estratégico de más lar- proyectos y proyecciones de inte-
go plazo pasa por impulsar pro- gración -ya que éstos tienen una
puestas y fórmulas específicas para vigencia más subregional mientras
avanzar hacia el establecimiento de el ALCA es hemisférico-, en los
una Zona de Libre Comercio Sud- hechos ha contribuido significati-
americana, sobre la base de la inte- vamente a la aceleración de los pro-
gración CAN – MERCOSUR, que cesos subregionales de integración.
evolucione hacia una integración En efecto, es claro que a partir
económica sudamericana más pro- de la Iniciativa Busch, los procesos
funda y que en el largo plazo se de integración Latinoamérica co-
proyecte hacia una Unión Política bran nuevo impulso, recuperan
Sudamericana o la Federación Sud- vigencia, se profundizan y buscan no-
americana. vedosas instrumentaciones para ade-
La política de integración de cuarse de mejor manera a la propuesta
Bolivia privilegió hasta la década y desafío, provenientes del norte.

30 El término subregional para designar a los esquemas de integración que se dan al interior de la
ALADI, refleja una concepción donde la región son los 11 países que la conforman. En nuestro
entendimiento esta es una visión equivocada, porque la región o es en términos sentimentales y
culturales toda América Latina, o en el caso práctico de integración y de comercio, adquiere un
ámbito subcontinental y es para Bolivia Sudamérica, para otros países será Centroamérica y para
otros el Caribe.

225
Aportes

El ALCA pone en el tapete la proceso de integración sudameric-


posibilidad de incrementar los nana, con características “ALCA –
nexos de interdependencia entre la Plus”.
potencia más importante del mun- En el Brasil este interés se puso
do y Latinoamérica. Incorpora evi- de manifiesto mediante la propues-
dentes características de asimetría, ta de avanzar en un Area de Libre
pero esencialmente propone una Comercio Sudamericana (ALCSA)
nueva relación interamericana con y recientemente con la convocato-
características cooperativas. Se tra- ria a la Cumbre Sudamericana en
ta de un matiz fundamental para agosto del año 2000. La estrategia
la comprensión y valoración de los adoptada por el MERCOSUR,
procesos internacionales que deter- consistente con la conformación de
minan de manera ineludible las un ALCSA, se planteó en los si-
posibilidades y oportunidades de guientes términos: “La estrategia
inserción externa de Bolivia. En óptima que se deseaba para el
efecto, Bolivia tiene la oportunidad MERCOSUR, especialmente des-
de profundizar sus nexos de inter- de la óptica del Brasil era de una
dependencia con los centros me- expansión concéntrica. El paso si-
diante la integración económica, a guiente, después de la formación
tiempo de diversificar su agenda, del MERCOSUR, sería una serie
reduciendo la cuasi exclusividad de acuerdos que terminarían por
del tema narcotráfico en la agenda consolidadr el ALCSA, sólo des-
de la relación con los Estados Uni- pués de ese estadio, es que se desa-
dos. rrollaría acuerdos como ALCA o
Sin embargo, no deja de estar con la Unión Europea”31
presente el interés por profundizar Como conclusión podemos de-
una integración sudamericana, cir que la dinámica integracionista
donde la convergencia de propósi- en la región, donde el ALCA juega
tos, la simetría y las sensibilidades un trascendente rol, estimula y no
son menos significativas. Así como es contradictorio con la adopción
el ALCA se concibe en términos de propósitos y acciones en la di-
más profundos que la liberalización rección de crear un esquema de
del comercio que se logre en el integración en Sudamérica.
ámbito multilateral de la OMC, - Así como queda claro que con
situación caracterizada mediante la los EE.UU. y Canadá no se puede
frase “OMC Plus”-, en la región se pensar en avanzar más allá del Li-
escuchan propuestas referidas a la bre Comercio y la adopción de
necesidad de lograr avances en un políticas y disciplinas en torno al
31 Fernandes, José Augusto y Sandra Polónia. “ALCA y UE: elementos para la formación de una
estrategia negociadora”. En Rev. Política Externa. Vol 8 N°1, Junio-Agosto. 1999. Brasil.

226
Aportes

funcionamiento de los mercados, cación de intereses, fuerzas y po-


y que pensar en un Mercado Uni- der negociador del lado Sudameri-
co que incorpore la libre movili- cano. Y también porque ante un
dad de las personas, es totalmente eventual fracaso de una opción
irrealista, de la misma manera, en ALCA, la integración en Sudamé-
el ámbito sudamericano es del todo rica podría atenuar los efectos ne-
factible profundizar la integración gativos.
y llegar a estados superiores inclu-
so al Mercado Común y la Unión VI. CONSISTENCIA Y
Económica. PERSPECTIVAS. A MANE-
Incluso, por los efectos de la cri- RA DE CONCLUSIONES
sis económica actual sobre los pro- Para poder evaluar la participa-
cesos de integración, se ve que sin ción de Bolivia en el ALCA es ne-
una buena armonización de políti- cesario, en primer lugar, buscar la
cas macroeconómicas y la adop- coherencia y consistencia entre el
ción de políticas comunes en varios objetivo general de la política de
aspectos de la vida económica de integración de Bolivia, los temas
los países sudamericanos, la situa- que se discuten al interior del
ción de crisis tiende a expandirse y ALCA y las posiciones qué Bolivia
generar actitudes contrarias al avan- adopta y apoya en las negociacio-
ce de la integración, que arruinan nes hemisféricas.
al vecino (como las devaluaciones En el caso de nuestro país, de
competitivas), afectando a la esta- acuerdo con las definiciones estra-
bilidad económica y al proceso de tégicas, el interés principal de la
integración mismo. Por ello, pen- política de integración debería ser
sar en una clara definición integra- el de incrementar los nexos con
cionista en la región pasa por nuestros vecinos en el cono sur. Sin
adoptar de manera paralela al avan- embargo, el proceso ALCA tiene la
ce de la apertura de mercados, po- virtud de actuar como un cataliza-
líticas que aseguren un mínimo de dor favorable a ese propósito, como
estabilidad. El punto máximo en se puede colegir al observar los
este proceso sería la adopción de avances sustanciales logrados re-
una moneda común, para hablar de un cientemente.
real espacio económico integrado. Asimismo, como dijimos ante-
Además, ésta sería una especie de riormente, la importancia de Boli-
póliza de seguro, ya que la asime- via en el contexto americano estará
tría que caracteriza al proceso del correlacionada al avance de la con-
ALCA y los procesos globales a los formación del espacio económico
que como región nos enfrentamos, sudamericano. Conforme se desa-
puede atenuarse mediante la unifi- rrollen los mecanismos de cooperación

227
Aportes

política y estos se correspondan con nuestra economía. Tal objetivo


un desarrollo de la integración im- pasa por la aplicación de una polí-
pulsada por los flujos de comercio tica industrial proactiva32 , que aun
y de capitales, se podrá ya hablar no se observa en nuestro país. Sin
de un mercado regional integrado, políticas de este tipo que acompa-
que a su vez demandará una vin- ñen al proceso de conformación
culación física mayor y efectiva. del ALCA, la posibilidad de obte-
El contexto de integración del ner ventajas será una nueva opor-
hemisferio (ALCA), dará realce a las tunidad perdida.
potencialidades de la posición geo- La negociación sobre los “nue-
gráfica de Bolivia, convirtiéndose vos temas del comercio internacio-
en factor impulsor de los proyec- nal”, es sumamente novedosa para
tos específicos. Bolivia. Por un lado no existe ex-
En cuanto al tema del comercio periencia suficiente, y por otro, no
de bienes, la apertura unilateral se cuenta con una visión estratégi-
practicada por Bolivia desde los ca en torno a ellas. En estos casos,
años 80, con resultados favorables, una posición seguidista de los pun-
da una posición de ventaja a la hora tos de vista Andinos o del MER-
de contabilizar costos y beneficios, COSUR, no garantiza una
puesto que a cambio de un acceso verdadera promoción de los inte-
mejorado en los mercados hemis- reses nacionales.
féricos, Bolivia realizará una aper- En relación a la negociación de
tura adicional marginal de bajo la apertura al comercio de servicios,
costo. Asimismo, con reglas acor- las normas sobre medio ambiente
dadas sobre barreras no arancela- y legislación laboral, se observa, por
rias, es de suponer un real mejor parte de Bolivia, una ausencia de
acceso a esos mercados. objetivos claros además de la caren-
Una de las grandes debilidades cia de capacidades de gestión téc-
de nuestra estructura de oferta se nica de las negociaciones. En
deriva del hecho de que no hay una especial, en el tema de servicios
importante base productiva de parece que entramos en terreno
manufacturas, ni esta puede surgir inexplorado y resbaladizo cuando
de la simple apertura de mercados. no se tiene claridad sobre los obje-
Para lograr un aprovechamiento de tivos e intereses sustantivos de
esa apertura, es necesario que se nuestro país en esa negociación.
desarrollen esfuerzos consistentes Un tema que ha merecido aten-
para modernizar el aparato produc- ción de parte de las autoridades
tivo y mejorar la competitividad de nacionales, y al que Bolivia se ha

32 Al respecto la CEPAL ha desarrollado los conceptos apropiados para una intervención que mejore
los términos de la inserción externa y que impliquen la competitividad autentica, basada en el
conocimiento y no exclusivamente en los recursos naturales y la mano de obra barata.

228
Aportes

adscrito desde un inicio, es el de a la producción nacional, se traduz-


economías pequeñas y tratamien- can en beneficios concretos y no en
tos diferenciados 33 . Al respecto enunciados discursivos al inicio del
observamos una actitud de inercia acuerdo que no se traducen en algo.
o acto reflejo condicionado por la El método de participación en las
costumbre de años de actuación al negociaciones, en tanto miembro
interior de ALADI y la Comuni- de la Comunidad Andina, con vo-
dad Andina, pidiendo tratamientos cería común y concertación previa
diferenciales, que en la actualidad de posiciones, viene asumiendo un
al interior del ALCA tiende a repe- giro que no siempre conviene a
tirse. En ese marco, un poco acríti- nuestros intereses. En efecto, la
camente nos sumamos a posiciones orientación proteccionista y contra-
que pretenden que los tratamien- ria al regionalismo abierto, que ca-
tos diferenciados se traduzcan en racteriza a las posiciones de
ritmos de desgravación más lentos Ecuador, Venezuela y en algunos
y licencia de disciplinas. Sin em- casos Perú, conlleva consecuencias
bargo, nuestra economía esta en que antes que beneficiar a Bolivia
capacidad de mostrar mayores lo- como país de menor desarrollo,
gros aperturistas de su mercado. Por interfieren negativamente en una
ello creemos que un cambio de propuesta de regionalismo abierto
actitud hacia proponer periodos de y de avance sustantivo del proceso
apertura mas acelerados y apoyo en de integración regional que convie-
infraestructura, etc. es la posición ne a Bolivia por los aspectos seña-
mas conveniente para los intereses lados anteriormente.
nacionales aprovechando trata- La vocería andina conlleva el ries-
mientos diferenciales. Asimismo, se go de asumir un seguidismo andi-
reprodujo el enfoque de países o nista, sin ponderar adecuadamente
economías pequeñas, cuando el sus consecuencias, lo que puede
enfoque de regiones deprimidas desfavorecer una imagen de Boli-
que aplican en la Unión Europea, via acorde con el regionalismo
puede ser más efectivo y enfrentar abierto y la construcción de una
menores resistencias de los demás integración profunda en Sudamé-
socios. Al respecto, los fondos apra rica que nos conviene mantener
apoyar a esas regiones pueden re- toda vez que la Integración - en sus
plicarse y se debe considerar la apli- vertientes comercial, energética y
cación de tratamientos preferenciales física - constituye un instrumento
concretos, caso por caso, que como para apuntalar la proyección y el
la apertura del mercado de textiles desarrollo nacional.

33 Desde la reunión de Ministros de Buenos Aires (abril 2001), nuestro país ejerce la presidencia del
mencionado grupo.

229
Aportes

BIBLIOGRAFÍA

• Baghwati, j. (1990). Economía proteccionista. Ed. Gernika, México.

• Boesner, Demetrio (1996). Relaciones internacionales de América Latina. Breve historia. Nueva Socie-
dad. Caracas, 1996.

• Borja, Gonzalez y Stevenson - Comp.(1996). Regionalismo y poder en América : los límites del
neorrealismo.CIDE México

• Jorge Chabat (1996). “La integración de México al mundo de la posguerra fría : del nacionalismo
a la interdependencia perfecta”. En : Regionalismo y poder en América : los límites del neorrealismo.CIDE
México

• Cotler, J. y R. Fagen, (1974) Relaciones políticas entre América Latina y Estados Unidos. compliladores.
Amarrortu editores. Bs. As. 1974.

• Fernandes, José Augusto y Sandra Polónia.(1999). “ALCA y UE: elementos para la formación de
una estrategia negociadora”. En Rev. Política Externa. Vol 8 N°1, Junio-Agosto. 1999. Brasil.

• Gómes-garcia, V. y A. Seoane (1995).”Bolivia y el Tratado de libre Comercio de América del


Norte”. En : Política exterior boliviana. UDAPEX. 1995.

• Ianni, Octavio. “Diplomacia e imperialismo en las relaciones interamericanas”. En: Relaciones polí-
ticas entre América Latina y Estados Unidos. Cotler, J. y R. Fagen, compliladores. Amarrortu editores.
Bs. As. 1974.

• Pipitone, Ugo. (1996). “Los nuevos sujetos regionales : raíces históricas y reordenamiento mun-
dial”. En : Regionalismo y poder en América : los límites del neorrealismo. CIDE. México.

• John Saxe Fernandez (1996). “Mexamérica o la dialéctica entre micro y macro regionalización”.
En : Nueva Sociedad Nº 143.Venezuela. Mayo Junio 1996.

• Seoane, et. al. (1997). Bolivia y Chile : Complementación Económica y Asimetrías. UDAPEX-UDAPE.
1997.

• Seoane, et. al. (2000). Desarrollo fronterizo, construyendo una nueva agenda. ISNEI – Universidad de
la Cordillera. 2000. La Paz, Bolivia.

• Serra, José.(1996). Alca, o Mercosul e a abertura externa Brasileira. Senado Federal. Brasil.

• USTR Strategic Plan. FY 1997 - FY 2002. Spetember 1997.

230
Aportes

BOLIVIA ANTE EL RETO


DE LA INTEGRACIÓN
HEMISFÉRICA
William Torres Armas1

I. LA CONFORMACIÓN ceso irreversible, que cuenta con el


DEL ALCA compromiso de las últimas admi-
La conformación del Area de Li- nistraciones de gobierno de los Es-
bre Comercio de las Américas tados Unidos y ya lleva siete años
(ALCA) 2 supone la apertura de de gestación, pues se inició en
los mercados de 34 de los 35 paí- 1994, con ocasión de la I Cumbre
ses del hemisferio occidental 3 , es Hemisférica, efectuada en la ciudad
decir la eliminación de las barreras de Miami.
arancelarias y no arancelarias para El ALCA representa un mercado
el intercambio de bienes y un ma- de alrededor de 780 millones de
yor flujo e intercambio de servicios, personas, una extensión territorial
capitales, información e ideas en el de 39 millones de km2 y un PIB
continente. de 11,4 billones de dólares. De es-
El ALCA es uno de los compo- tas cifras, el NAFTA aporta con al-
nentes fundamentales de un pro- rededor del 51 % de la población y
yecto político de mayor alcance4 , el 87 % del PIB; el MERCOSUR
en el que las libertades políticas se con el 26 % de la población y el 9
compatibilizan con las libertades % del PIB; la CAN con el 14 % de
económicas. El ALCA es un pro- la población y el 2 % del PIB; el

1 Docente CIDES - UMSA.


2 El ALCA se propone crear una zona de libre comercio y, por el momento, nadie habla ni ha
propuesto llegar a fases superiores de integración. No obstante, y aunque parezca contradictorio,
al tratar temas como servicios, propiedad intelectual, inversiones o compras públicas, es un proce-
so que supera la noción tradicional de zona de libre comercio.
3 El único país del hemisferio que no participa en el proceso es Cuba.
4 Ana María Solares, El reto más importante en la Agenda de las Negociaciones Económicas Inter-
nacionales, en: Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-
Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.

231
Aportes

MCCA con el 4 % de la población


y el 0,4 % del PIB; el CARICOM
el 1 % de la población y el 0,2 %
del PIB; y Chile el 2 % de la po-
blación y el 0,6 % del PIB5 . Es bas-
tante revelador decir que entre el
NAFTA y el MERCOSUR conjun-
tamente suman el 77 % de la po-
blación total y 96 % del PIB

MARIO CONDE. ACUARELA


hemisférico.
Dentro del NAFTA, la economía
más importante es la de los Estados
Unidos, que es la más grande del
mundo y dentro del MERCOSUR,
la del Brasil que representa casi la
mitad del PIB, la población y la
geografía de Sudamérica. Esta iniciativa posteriormente fue
retomada y profundizada durante
II. LOS ANTECEDENTES la administración del presidente
DEL PROCESO William Clinton. En efecto, en di-
En 1990, el entonces presidente ciembre de 1994, los Jefes de Esta-
de los Estados Unidos, George do y de Gobierno del hemisferio
Bush, padre del actual mandatario se reunieron en Miami y estable-
de los Estados Unidos, planteó la cieron cuatro pilares fundamenta-
idea de crear un área de libre co- les para las futuras relaciones
mercio desde Alaska hasta Tierra interamericanas: democracia, inte-
del Fuego, al esbozar la denomina- gración económica y libre comer-
da Iniciativa para las Américas. La cio, lucha contra la pobreza y la
misma constituye un hito en las discriminación y, finalmente, desa-
relaciones interamericanas, ya que rrollo sostenible y conservación del
marca el inicio de una nueva etapa medio ambiente. La creación del
signada por el diálogo, la interde- ALCA se desprendió del segundo
pendencia y la cooperación entre pilar 6 , es decir integración y libre
Estados Unidos y América Latina. comercio.

5 Al respecto, ver Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-
Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
6 En el Plan de Acción de la I Cumbre Hemisférica, en su capítulo II, referido a la promoción de la
prosperidad a través de la integración económica y el libre comercio, se definen siete tópicos o líneas de
acción: el libre comercio en las Américas, el desarrollo y la liberalización de los mercados de capitales,
el desarrollo de infraestructura hemisférica, la cooperación energética, las telecomunicaciones y la in-
fraestructura de información, la cooperación en ciencia y tecnología y el turismo.

232
Aportes

Después de la Cumbre de Mia- San José de Costa Rica, donde se


mi, durante la segunda administra- estableció la estructura institucio-
ción de Clinton, en 1998, se nal del ALCA y se fijaron sus prin-
efectuó la II Cumbre de las Améri- cipios y objetivos. En base a la
cas, celebrada en Santiago, oportu- Declaración de San José de Costa
nidad en la que se iniciaron las Rica, las negociaciones se lanzaron
negociaciones destinadas a confor- formalmente en abril de 1998 con
mar el ALCA. Finalmente, duran- ocasión de la II Cumbre de las
te la administración de George Américas.
Bush (hijo) se efectuó la Cumbre
de Quebec, oportunidad en la que III. ESTRUCTURA Y OR-
los presidentes de los 34 países asu- GANIZACIÓN DE LAS
mieron el compromiso de concluir NEGOCIACIONES DEL
las negociaciones hasta el año 2005. ALCA7
En efecto, las mismas deberían con- Las negociaciones del ALCA de-
cluir, a más tardar, en enero de 2005 berán permitir una amplia repre-
para tratar de lograr su entrada en sentación geográfica de los países
vigencia lo antes posible, y no más participantes. Además está previs-
allá de diciembre de 2005. ta la rotación de la Presidencia del
En cuanto a las reuniones minis- proceso, de la sede de las negocia-
teriales, que es otro importante foro ciones y de los Presidentes y Vice-
de negociaciones en el contexto de presidentes de los Grupos de
la formación del ALCA, cabe apun- Negociación y de los otros comi-
tar que hasta el momento se han tés y grupos establecidos.
efectuado seis reuniones. La prime- Durante la Cumbre de Santiago,
ra fue en Denver (Estados Unidos) el proceso de negociaciones del
en 1995, la segunda en Cartagena ALCA se organizó y estructuró de
(Colombia) en 1996, la tercera en la siguiente manera:
Belo Horizonte (Brasil) en 1997, la i) Reunión de Ministros del
cuarta en San José (Costa Rica) en ALCA
1998, la quinta en Toronto (Cana- ii) Comité de Negociaciones
dá) en 1999 y, finalmente, la sexta Comerciales (CNC), a nivel de
en Buenos Aires el 2001. Viceministros
De todas estas reuniones minis- iii) Grupo Consultivo sobre
teriales la más importante fue la de Economías Más Pequeñas

7 Esta parte del trabajo se inspiró en el artículo Area de Libre Comercio de las Américas ALCA.
Antecedentes del proceso, publicado en la publicación informativa Comercio Exterior, del Insti-
tuto Boliviano de Comercio Exterior, Santa Cruz de la Sierra, Mayo de 2001, así como en la
Ayuda Memoria denominada Area de Libre Comercio de las Américas, de la Dirección del ALCA,
repartición dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, de mayo de 1999.

233
Aportes

iv) Secretaría Administrativa Es ilustrativo destacar que los


v) Comité Tripartito (OEA, países que han estado o estarán a
BID y CEPAL) cargo de la Presidencia son países
vi) Grupos de Negociación o representan a grupos de países
vii) Comité de Representantes del claves en el proceso negociador.
Gobierno sobre la Sociedad Civil Canadá es un país miembro del
viii) Comité Conjunto de Ex- NAFTA, Argentina es un país
pertos de Gobierno y del Sec- miembro del MERCOSUR, Ecua-
tor Privado sobre Comercio dor es un país miembro de la CAN
Electrónico y Estados Unidos y Brasil son, in-
Esta estructuración del proceso discutiblemente, los países líderes
también da una idea acerca de la del proceso del ALCA.
conformación de un hipotético Debajo de las Reuniones de Mi-
organismo internacional que, si se nistros del ALCA, que tienen a su
siguen los parámetros elegidos du- cargo la supervisión final de las
rante la negociación, tendría tanto negociaciones, aparece el Comité
órganos permanentes 8 como no de Negociaciones Comerciales
permanentes 9 . (CNC). Los Viceministros Respon-
La Presidencia del proceso de sables del Area de Comercio que
negociaciones, ejercida por perío- conforman el CNC desempeñan
dos de 18 meses, ha estado y estará un papel central en la administra-
a cargo de los siguientes países: ción de las negociaciones del
Canadá (mayo de 1998 a octubre ALCA.
de 1999), Argentina (noviembre de Hay tres comités y grupos que se
1999 a abril de 2001), Ecuador encargan de ciertos temas relevan-
(mayo de 2001 a octubre de 2002) tes para las negociaciones. Estos
y una copresidencia de Estados son el Comité de Representantes
Unidos y Brasil (noviembre de del Gobierno sobre la Sociedad
2002 a diciembre de 2004). El país Civil 10 , el Comité Conjunto de
a cargo de la presidencia será la sede Expertos de Gobierno y del Sector
de la Reunión Ministerial y tam- Privado sobre Comercio Electró-
bién presidirá el Comité de Nego- nico y el Grupo Consultivo so-
ciaciones Comerciales. bre Economías Más Pequeñas. La
8 La Secretaría podría representar el embrión de un futuro órgano permanente del ALCA que,
probablemente, se convertirá en un organismo internacional.
9 Entre los órganos no permanentes podrían estar las reuniones de Ministros o de los Viceministros
Responsables del Area de Comercio.
10 El ALCA no sólo requiere consultas entre el sector público y el privado sino entre éstos y la
sociedad civil. En Quebec se presentó el borrador preliminar del Acuerdo del ALCA. Se trata de
un documento de 1200 páginas donde prácticamente cada palabra está entre corchetes. En todo
caso, la decisión de hacer público el borrador preliminar el Acuerdo del ALCA es una muestra
clara del compromiso colectivo con la transparencia y con una comunicación creciente y sosteni-
da con la sociedad civil.

234
Aportes

Secretaría Administrativa del ciplinas comerciales multilaterales,


ALCA, por su parte, está localiza- subregionales y bilaterales. Por su
da en la misma sede de las reunio- alcance, las negociaciones pautarán
nes de los Grupos de Negociación. la política comercial, la política
La Secretaría apoya las negociacio- económica y la política de desarro-
nes desde el punto de vista logísti- llo de los países del continente 11 .
co y administrativo. Mientras El sistema de comercio afectará la
tanto, el Comité Tripartito integra- política económica y de desarrollo
do por la OEA, el BID y la CE- de los países y reducirá sus márge-
PAL brinda apoyo técnico, nes de acción autónoma.
analítico y financiero al proceso del El ALCA además implicará una
ALCA. serie de beneficios y costos a diver-
Además, existen nueve Grupos sos niveles. Obviamente, si los be-
de Negociación del ALCA, que neficios del proceso son mayores
poseen mandatos específicos de los que los costos, Bolivia debería sus-
Ministros y el CNC. Los mismos cribir los acuerdos correspondien-
son: i) Acceso a Mercados, ii) In- tes. Por tanto, será necesario tratar
versiones, iii) Servicios, iv) Com- de cuantificar los costos y benefi-
pras del Sector Público, v) Solución cios del ALCA, para saber si se ajus-
de Controversias, vi) Agricultura, ta a las necesidades y requerimientos
vii) Propiedad Intelectual, viii) Sub- del país. El ejercicio además puede
sidios, Antidumping y Medidas servir para determinar el piso y el
Compensatorias y ix) Políticas de techo de las aspiraciones naciona-
Competencia. Estos Grupos de les. Es decir hasta qué nivel se pue-
Negociación dan una idea de los de asumir los costos o cuáles son
temas y disciplinas que se están las exigencias mínimas que el país
discutiendo y expresan el grado de aceptaría para participar en el pro-
dificultad y la complejidad de un ceso. Debajo de un determinado
proceso de negociación simultánea. nivel las condiciones del ALCA
podrían ser inaceptables.
IV. PRINCIPIOS RECTO- Hasta ahora, durante las negocia-
RES DE LA NEGOCIA- ciones destinadas a conformar el
CIÓN ALCA, se identificaron algunos
El ALCA es una negociación principios rectores para el proceso. En
amplia y compleja, que implica primer lugar, se acordó que el consen-
pensar en la convergencia de dis- so era el principio fundamental para

11 Presentación de Víctor Rico Frontaura, La Comunidad Andina y el ALCA, en: Seminario-Taller


Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), Organizado por el Ministerio de Relaciones
Exteriores y Culto- Viceministerio de Relaciones Económicas Internacionales e Integración, Co-
munidad Andina –Programa de Cooperación Andino a Bolivia y Asociación Latinoamericana de
Integración (ALADI), La Paz, 2 de julio de 2000.

235
Aportes

la toma de decisiones. “El méto- En tercer lugar, el ALCA puede


do del consenso ... consiste en la coexistir con acuerdos bilaterales y
adopción de una decisión dentro subregionales. No obstante, a esta
de los órganos de las Organizacio- altura de las negociaciones, ya pa-
nes sin recurrir a la formalidad de rece indiscutible que el ALCA afec-
la votación” 12 . Se negocia un pro- tará a los restantes procesos de
yecto de texto con la distintas de- integración que se están desarro-
legaciones o grupos de Estados, llando en el hemisferio. Al respecto,
hasta que se constata que el pro- cabe recordar que el MERCOSUR
yecto no suscita ninguna objeción y la CAN, procesos en los que par-
significativa. El consenso implica ticipa Bolivia, son uniones aduane-
una capacidad de veto por parte de ras imperfectas. Estos esquemas
cualquiera de los países involucra- sólo podrán coexistir con el ALCA
dos en la negociación. en la medida que se profundicen y
En segundo lugar, el ALCA se cubran temas que ALCA no llegue
concibe como un compromiso a cubrir13 . El desafío para estos pro-
único comprensivo. Esta fórmula cesos es pensar en el perfecciona-
se conoce en inglés como single miento de su Arancel Externo
undertaking y quiere decir que Común, el establecimiento de una
nada está acordado hasta que todo política comercial común, la coor-
esté acordado. El propósito de esta dinación de políticas macroeconó-
fórmula es asegurar que la negocia- micas (donde sería importante
ción sea equilibrada. Se trata de una discutir la política monetaria y el
previsión de los países preocupa- problema de las devaluaciones) o
dos de que se pudiese avanzar sólo la creciente participación de la So-
en ciertas disciplinas y alcanzar ciedad Civil14 .
acuerdos únicamente en los temas Con relación a los acuerdos de
que interesan a los países que tie- integración, debe decirse además
nen mayor peso específico. Esta que Bolivia es un país pequeño que
fórmula permite además la posibi- carece de peso específico en la re-
lidad de realizar trade offs. Lo que gión y en el hemisferio. Por ello,
se gane o pierda en un tema po- Bolivia ha estado negociando en el
dría tener que ser compensado en ALCA a través de la vocería úni-
otro. ca de la CAN. Como técnica de
12 Manuel Diez de Velasco, Las Organizaciones Internacionales, 10ma. Edición, Tecnos, 1997, Ma-
drid-España.
13 Presentación de Víctor Rico Frontaura, La Comunidad Andina y el ALCA, en: Seminario-Taller
Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), Organizado por el Ministerio de Relaciones
Exteriores y Culto- Viceministerio de Relaciones Económicas Internacionales e Integración, Co-
munidad Andina –Programa de Cooperación Andino a Bolivia y Asociación Latinoamericana de
Integración (ALADI), La Paz, 2 de julio de 2000.
14 Ibid.

236
Aportes

negociación, consciente de su vul- nes Comercial Multilaterales en la


nerabilidad, el país ha evitado y IV Conferencia Ministerial de la
debe evitar el tratamiento caso por OMC, a celebrarse en Doha (Qa-
caso en cualquier disciplina o tema tar) en noviembre del 2001, reper-
de la negociación. Sin embargo, no cutirá en las negociaciones del
en todos los temas y casos, la posi- ALCA.
ción comunitaria coincide simétri- En quinto lugar, se acordó que
camente con los intereses del país. los países podrán negociar y adhe-
Por otra parte, no siempre es fácil rirse al ALCA individualmente o
concertar posiciones en la CAN. A como miembros de un grupo de
título ilustrativo, por ejemplo, sólo integración que negocia como uni-
a dos países andinos, Bolivia y dad. Esta idea se ha traducido en
Ecuador 15 , les interesa un trata- la participación colectiva de diver-
miento diferenciado para las eco- sos esquemas de integración en el
nomías pequeñas, aspiración que proceso negociador. Entre los gru-
no es compartida por los restantes pos de integración más relevantes,
miembros. Por tanto, como estra- se puede mencionar al NAFTA, el
tegia de negociación, a Bolivia qui- MERCOSUR, la CAN, el MCCA
zá le convenga utilizar la noción o CARICOM. Los países pueden
de geometrías variables en las ne- negociar o aceptar las obligaciones
gociaciones del ALCA, apoyándo- derivadas del ALCA en forma in-
se en diversas coaliciones de países dividual o como miembros de gru-
dependiendo del tema que se trate. pos de integración. En este último
En cuarto lugar, el ALCA debe caso, el portavoz del proceso habla
ser congruente con las reglas y dis- en nombre de los restantes socios.
ciplinas de la OMC. El ALCA, para Con relación a los diversos es-
que tenga sentido, debe represen- quemas de integración que se es-
tar una negociación OMC-plus, es tán desarrollando en el continente,
decir permitir un avance en la in- cabe destacar que si las negociacio-
tegración hemisférica mayor en nes entre la CAN y el MERCO-
determinadas disciplinas que el al- SUR prosperan, se podría contar
canzado a escala multilateral. Con- con una Zona de Libre Comercio
secuentemente, habrá que pensar entre la mayor parte de los países
en varios frentes de negociación sudamericanos el año 2002. Con-
simultáneos. Además el inicio de siderando que el ALCA podría ab-
una nueva Ronda de Negociacio- sorber y eliminar otros procesos de
15 Presentación de Ana María Solares, Bolivia y el ALCA, en: Seminario-Taller Area de Libre Comer-
cio de las Américas (ALCA), Organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto- Vice-
ministerio de Relaciones Económicas Internacionales e Integración, Comunidad Andina –Progra-
ma de Cooperación Andino a Bolivia y Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), La
Paz, 2 de julio de 2000.

237
Aportes

integración que se están desarro- ciados o plazos más largos para


llando, será necesario que los líderes desgravación. Asimismo, otro de
políticos de la región manifiesten su los problemas que se presentó du-
voluntad política para preservar los rante las negociaciones fue definir
logros alcanzados en las décadas qué rasgos definían a las economías
de integración previas. Obviamen- más pequeñas. En todo caso, el
te, la Zona de Libre Comercio en- ALCA se caracteriza por agrupar a
tre la CAN y el MERCOSUR países con diversos grados de desa-
puede incidir en las negociaciones rrollo, heterógeneos y con distin-
del ALCA al crear un espacio co- tos pesos específicos en la política,
mún sudamericano. Este proceso es la economía y la sociedad mundia-
importante, ya que busca sincroni- les.
zar la integración con la creación Para Bolivia, la materizalición del
de infraestructura física en Améri- ALCA no es un fin en sí mismo.
ca del Sur. Bolivia no debería suscribir su
En sexto lugar, se acordó darle acuerdo constitutivo sin una apro-
particular atención a las economías piada evaluación de sus ventajas y
más pequeñas, para asegurar su ple- desventajas. El ALCA no debe con-
na participación en el proceso del cebirse como un juego de suma
ALCA. En negociaciones recientes, cero, donde lo que gana uno lo
se ha planteado la idea de diferen- pierde el otro. Tampoco es una dis-
ciar a las economías del hemisferio puta entre el Norte y el Sur, o un
por categorías. En esa medida, el conflicto entre países desarrollados
tratamiento especial y diferenciado y subdesarrollados16 . El ALCA de-
se daría caso por caso. No obstan- bería interpretarse como un win-
te, desde la perspectiva de la nego- win case, donde todos ganan,
ciación del ALCA, para Bolivia aunque en diversas proporciones.
sería un error adoptar esta aproxi- El ALCA es un proceso irreversi-
mación porque su posición nego- ble, donde los costos de no parti-
ciadora se debilitaría. cipación son mayores a los costos
Por otro lado, hasta ahora se con- de participación. Por ello, entrar o
tinúa debatiendo si les dará un tra- no entrar al ALCA no es una ver-
tamiento diferenciado a los países dadera alternativa para Bolivia. Por
menos desarrollados y, en caso de otro lado, debe reiterarse que el
que así fuese, en qué consistiría. Al ALCA no es un asunto meramente
respecto, se ha hablado, por ejem- comercial. El impacto y el alcance del
plo, de periodos de gracia diferen- futuro acuerdo serán trascendentales

16 Presentación de Mark Wells, en: Seminario Oportunidades y desafíos de Bolivia, Organizado por
el Instituto Internacional de Integración, FUNDEMOS, el Ministerio de Comercio Exterior e
Inversión y la Fundación Hanns-Seidel Stiftung, La paz, 3 de julio de 2000.

238
Aportes

para la vida de los Estados y las pación en foros de diálogo y con-


personas. En esa medida, la respon- certación política y la respuesta del
sabilidad de las negociaciones no país frente al fenómeno de la glo-
puede quedar exclusivamente bajo balización, son algunas de las trans-
responsabilidad del gobierno y en formaciones más significativas.
manos de los diplomáticos. Por Históricamente, Bolivia se inser-
ello, es destacable que en Bolivia tó en la economía mundial a tra-
hayan comenzado a aparecer diver- vés de la especialización en
sos actores interesados en el productos primarios, tales como la
ALCA 17 y foros donde se discute plata y el estaño y ahora pretende
este proceso. Esto ayuda a sensibi- hacerlo a través del gas natural. Sin
lizar a la Sociedad Civil. La polé-
mica y el debate son saludables y
enriquecedores, especialmente en
contextos democráticos.

V. CARACTERÍSTICAS
BÁSICAS DE LA ECONO-
MÍA Y EL COMERCIO
EXTERIOR DE BOLIVIA
CON EL ALCA
En el curso de los últimos años,
se ha comenzado a modificar la

MARIO CONDE. ACUARELA


percepción que se tiene de Bolivia
en el mundo. La derrota del proce-
so de hiperinflación, la lenta pero
paulatina consolidación del siste-
ma democrático, el crecimiento
económico en un contexto de eco-
nomía de mercado, el aumento del
intercambio comercial a nivel re- embargo, aunque Bolivia es un país
gional y extrarregional, la absorción rico en materias primas y recursos
de inversiones y capitales extranje- naturales es absolutamente margi-
ros, el avance de los procesos de nal en el comercio mundial. No
integración subregionales, los éxi- sólo es marginal en relación a los
tos alcanzados en la lucha contra países desarrollados sino también en
el narcotráfico, la creciente partici- relación a los países en desarrollo.
17 Como raras se ha visto en temas de política exterior, en abril de 2001, cuarenta instituciones y
ONGs se pronunciaron en contra del ALCA, reclamadno que el país sea informado y que se
decida democráticamente.

239
Aportes

Al respecto, de acuerdo a los cál inscrito en el plano comercial en


culos de la Dirección de Comercio diferentes foros multilaterales y
Exterior de Bolivia, en 1999 las ex- procesos de integración y que ade-
portaciones bolivianas sólo repre- más se beneficia de diversos siste-
sentaban el 0,05 del total mundial, mas generalizados de preferencias.
mientras que sus importaciones ese En esa medida, tiene que pensar en
mismo año representaban el 0,03 varios frentes de negociación simul-
% del total mundial18 . A nivel del táneamente. Históricamente, Boli-
ALCA, Ana María Solares calcula via ha demostrado tener una
que Bolivia representa el 2,8 % de vocación integracionista. Por ello,
la superficie territorial, el 1,02 % puede afirmarse que su futuro y su
de población, el 0,07 del PIB, el suerte están vinculadas con la inte-
0,08 de exportaciones y el 0,12 % gración. El país forma parte de la
de importaciones 19 . A nivel de OMC, la ALADI, la CAN y tiene
Sudamérica, Bolivia representaba el suscritos acuerdos comerciales con
6 % de la superficie, el 2 % de la Chile, México y Cuba. Asimismo,
población, el 1 % del PIB y el 1 % es miembro asociado del MERCO-
de las exportaciones de la subregión SUR y se beneficia de la Ley de
20
. Por su parte, en el contexto de Preferencias Arancelarias Andinas
la CAN, la economía de Bolivia otorgada por los Estados Unidos y
sólo representaba el 3 % del PIB accede en términos preferenciales al
comunitario total. Estas revelado- mercado de Canadá a través del Sis-
ras cifras explican porque el país tema Generalizado de Preferencias.
necesita recurrir a la CAN o al Bolivia posee una de las econo-
MERCOSUR para definir posicio- mías más pequeñas de Sudaméri-
nes conjuntas, articular intereses y ca, tiene un desarrollo incipiente y
participar en las negociaciones. su reducido mercado interno, de
Bolivia carece del peso y la impor- alrededor de 8 millones de perso-
tancia necesaria para enfrentar in- nas, se caracteriza por ser poco exi-
dividualmente las negociaciones gente. Sus bajas tasas de crecimiento
del ALCA. en las últimas décadas están profun-
Por otra parte, cabe mencionar dizando sus brechas con el mundo
que Bolivia es un país que se ha y sus vecinos. Su ahorro nacional

18 Al respecto, ver Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-
Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
19 Presentación de Ana María Solares, Bolivia y el ALCA, en: Seminario-Taller Area de Libre Comer-
cio de las Américas (ALCA), Organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto- Vice-
ministerio de Relaciones Económicas Internacionales e Integración, Comunidad Andina –Progra-
ma de Cooperación Andino a Bolivia y Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), La
Paz, 2 de julio de 2000.
20 CAN, Comercio Exterior Extracomunitario. Indicadores de la Comunidad Andina, MERCOSUR y Chile,
Secretaría General de la Comunidad Andina, Mayo de 2000, en:www.comunidadandina.org

240
Aportes

es absolutamente insuficiente, lo campo de la integración comercial,


que le ha creado una suerte de adic- el país busca desempeñar un rol
ción hacia la cooperación interna- especial en los esfuerzos para la
cional. Su mercado de capital es conformación de un espacio inte-
incipiente, los servicios financieros grado entre la CAN y el MERCO-
son limitados y el país se caracteri- SUR. En el área de la integración
za por una enorme evasión impo- energética, el país pretende conver-
sitiva y un considerable nivel de tirse en el centro de la integración
contrabando. y distribución energética en Amé-
Por otra parte, junto con el Para- rica del Sur. Y, por último, en el
guay, son los dos únicos países área de integración física, busca
mediterráneos de Sudamérica. Este desempeñar un papel significativo
hecho y su accidentada topografía en la unión de los Océanos Pacífi-
inciden en que los fletes de trans- co y Atlántico.
porte que se pagan en el país sean En el ámbito comercial, una
comparativamente altos. Finalmen- amplia apertura caracteriza a Boli-
te, cabe recordar que, en el contex- via. El país tiene uno de los niveles
to de ALADI, junto con Ecuador de protección más bajos del conti-
y Paraguay, Bolivia es considerado nente. Sus aranceles son bajos y no
un país de menor desarrollo eco- están dispersos. Además, Bolivia no
nómico relativo. discrimina, no tiene regímenes de
A través de su política exterior, excepción, subsidios ni subvencio-
Bolivia está tratando de convertir- nes. Desde mediados de la década
se en un eje articulador en el Cono de los 80, Bolivia abrió agresiva-
Sur, haciendo realidad una vieja mente su economía, anticipándo-
aspiración condensada en un lema se a muchos países de la región.
geopolítico, acuñado por el ex- Consiguientemente, Bolivia ha
Canciller Luis Fernando Guacha- asumido parte de los costos de la
lla en la década de los 30, “Bolivia, apertura por adelantado. En la actua-
país de contactos y no de antago- lidad, el país tiene una franja muy
nismos”. Como un país de gravita- pequeña de productos altamente
ciones múltiples, busca ser el centro competitivos, que es necesario am-
de la integración comercial, la in- pliar y profundizar21 . De hecho, hoy
tegración energética y la integra- exporta en términos per cápita me-
ción física en Sudamérica. En el nos que hace 20 años 22 . Algunos de

21 Adhemar Guzmán, El ALCA plantea el desafío hacia un cambio mental y productivo, en: Comer-
cio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/2001, Año
9 No. 93.
22 Alfonso Kreidler, Un Area de Libre Comercio de las Américas sin anabolizantes ni esterorides, en:
Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/
2001, Año 9 No. 93.

241
Aportes

los sectores que tienen mayor poten- mismas procedieron de Estados


cial de desarrollo son la agroindus- Unidos, Brasil, Argentina, Chile
tria, la energía, el sector pecuario, la y Perú 24 .
manufactura y los servicios. En 1999, las exportaciones a los
De acuerdo a datos del IBCE 23 , países del ALCA representaron el
entre el año 1999 y el 2000, Boli- 62,45 % del total exportado por
via registró intercambios comercia- Bolivia, mientras que el año 2000
les con 28 de los países miembros representaron el 64,18 % del total
del proceso del ALCA. No se re- nacional. En cuanto a las importa-
gistraron intercambios con Domi- ciones, en 1999 los bienes proce-
nica, Grenada, Guyana, Santa dentes de los países del ALCA
Lucía y Surinam. En 1999, de los representaron el 58,03 % del total
28 países analizados, el intercam- importado por el país, mientras que
bio comercial fue deficitario con 17 el año 2000 representaron el 72,84
países y superavitario con 9, mien- % del total nacional. De estas ci-
tras que en el año 2000 el intercam- fras se desprende que, tanto desde
bio comercial fue deficitario con 18 la perspectiva de las exportaciones
países y superavitario con 8. En sín- como de las importaciones, los
tesis, Bolivia tiene un déficit comer- países del ALCA representan el
cial con el ALCA. Por regiones, grueso del comercio exterior boli-
Bolivia tiene una balanza comer- viano. El ALCA es el principal des-
cial deficitaria con el NAFTA, so- tino las exportaciones del país y el
bre todo con Estados Unidos; con principal origen de sus importacio-
el MCCA y con el MERCOSUR. nes.
Simultáneamente, tiene un superá- Finalmente, debe destacarse que
vit comercial con la CAN. en los últimos años, Estados Uni-
En 1999, los cinco principales dos, Brasil y Argentina se han con-
mercados de exportación entre vertido en las principales fuentes y
los países del ALCA, en orden de origen de la Inversión Extranjera
importancia, para los productos Directa que ha llegado al país. En-
bolivianos fueron Estados Uni- tre 1996 y 1999, Bolivia recibió in-
dos, Colombia, Uruguay, Perú y versiones de 15 de los 34 países del
Argentina. En el año 2000, en ALCA 25 . Las inversiones europeas
cambio, fueron Colombia, Esta- comienzan a perder importancia
dos Unidos, Brasil y Uruguay y relativa, una vez que concluyeron
Perú. En cuanto a las importacio- los procesos de privatización y ca-
nes, en 1999 y el año 2000 las pitalización.

23 Al respecto, ver Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/
2001, Año 9 No. 93. Este número está dedicado a analizar el impacto del ALCA en Bolivia.
24 Ibid.

242
Aportes

VI. PARTICIPACION DE país más aislado de lo que actualmen-


BOLIVIA EN LAS NEGO- te está de la economía mundial.
La opinión generalizada es que
CIACIONES DEL ALCA Bolivia no está todavía preparada
El ALCA constituye el reto más para competir en el contexto del
importante en la agenda boliviana ALCA 27 . Algunos análisis prelimi-
en materia de negociaciones comer- nares acerca del impacto comercial,
ciales internacionales, tanto por su sugieren que las importaciones de
complejidad como por el impacto Bolivia no sufrirán ningún aumen-
que puedan tener sus resultados to, pues los niveles arancelarios y
para el desarrollo del país 26 . de protección del país son bajos y
La creación del ALCA, junto con el mercado es pequeño. Lo que si
la sostenibilidad de la política de ocurrirá es un desvío de comercio
lucha contra el narcotráfico, las de las importaciones procedentes
negociaciones sobre la reintegra- de otras regiones del mundo como
ción marítima con Chile, el desa- Europa y Asia o del CAN o MER-
rrollo de infraestructura física y la COSUR, que serán sustituidas por
integración energética con el Bra- importaciones realizadas desde
sil, serán las mayores preocupacio- otros países de la región que ob-
nes en materia de política exterior tendrán un acceso preferencial a
en los próximos años. Hasta aho- nuevos mercados (Estados Unidos,
ra, en la mayor parte de los temas, Canadá o Centroamérica) 28 .
la participación de Bolivia sólo ha Asimismo, se espera que las ex-
significado un seguimiento de las portaciones nacionales, en un pri-
negociaciones y no ha permitido mer momento, disminuirán porque
el diseño de una estrategia concer- las preferencias de la CAN o el
tada, racional y coherente. En todo MERCOSUR podrían ser elimina-
caso, si Bolivia no participa de los das. Los importadores regionales de
beneficios comerciales y de inver- productos nacionales (sobre todo
sión que se generen en este proce- del complejo soya) se podrían abas-
so, los mismos serán repartidos tecer de otros países de la región29 .
entre los restantes países que for- Consiguientemente, habrá que ver
men parte del ALCA, quedando el si se pueden conservar los mercados

25 INE, Actualidad Estadística No. 107-2000, En 1999: La inversión extranjera directa creció 6,2 %,
La Paz-Bolivia, 12 de mayo de 2000.
26 Ana María Solares, El reto más importante en la Agenda de las Negociaciones Económicas Inter-
nacionales, en: Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-
Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
27 Al respecto, ver Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-
Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
28 José Luis Lupo, El ALCA: Un desafío para Bolivia, en: Comercio Exterior, Publicación Informa-
tiva del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
29 Ibid.

243
Aportes

ganados en el exterior. Las nego- nacional son asuntos en los que el


ciaciones del ALCA van a implicar país y sus negociadores tienen poco
la conformación de nuevos mapas conocimiento y escasa experiencia.
comerciales donde Bolivia no ten- En esa medida, el proceso del
drá mercados cautivos sino una ALCA representa oportunidades
competencia abierta. En este con- pero también amenazas. En térmi-
texto, el sector de las oleaginosas nos generales, los costos y benefi-
es particularmente sensible a cual- cios para Bolivia de participar en
quier decisión que asuma el gobier- el ALCA todavía no han sido ade-
no de Bolivia en torno al ALCA30 . cuadamente cuantificados. Hasta
En el sector agrícola, Bolivia tam- ahora solamente se manejan expec-
bién debería tratar de desmontar las tativas, por lo que una asignatura
políticas de subsidios y de otros pendiente es el cálculo de la rela-
instrumentos para-arancelarios, que ción costo-beneficio del proceso.
otros países establecen para prote- En el caso del ALCA, este cálculo
ger sus mercados internos31 . El dis- debe hacerse país por país.
curso integracionista no es Entre los beneficios potenciales
compatible con las políticas protec- del ALCA se ha mencionado las
cionistas y de incentivos directos siguientes: i) El proceso le permiti-
que aplican algunos países del he- rá a Bolivia tener mayor presencia
misferio. En el caso de los Estados y condiciones de acceso preferen-
Unidos habrá que tratar de des- cial al mayor mercado del mundo
montar las barreras proteccionistas y a otros importantes mercados en
en sectores como textiles y confec- el continente; ii) El ALCA permi-
ciones, azúcar, materias primas pro- tirá la formación de capitales y la
cesadas y productos agrícolas. creación de nuevas industrias, así
Sobre las negociaciones del como posibilidades de empleo,
ALCA, en Bolivia al igual que en captación de inversiones y tecno-
otros países del hemisferio, hay logía; iii) La creación de comercio,
detractores y defensores. Es muy la ampliación de mercados, la libe-
complicado evaluar el impacto del ralización comercial y los flujos de
ALCA guiándose por los Grupos inversión contribuirán al desarro-
de Negociación establecidos. No llo y la prosperidad del país así
obstante, muchos de los temas nue- como a la disminución de la po-
vos de la agenda comercial inter- breza; iv) La creación del ALCA

30 Adhemar Guzmán, El ALCA plantea el desafío hacia un cambio mental y productivo, en: Comer-
cio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/2001, Año
9 No. 93.
31 Alfonso Kreidler, Un Area de Libre Comercio de las Américas sin anabolizantes ni esterorides, en:
Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/
2001, Año 9 No. 93.

244
Aportes

permitirá la reducción de la com- y mayor participación de la socie-


petencia desleal y la adecuación de dad civil; ii) Modernización del
la legislación boliviana a las nor- sector productivo, así como diver-
mas, exigencias y disciplinas inter- sificar, incrementar la competitivi-
nacionales; v) El ALCA le permitirá dad y cualificar la oferta exportable;
a Bolivia una mejor inserción, re- iii) ) Mejorar la infraestructura de
duciendo su marginación y aisla- transporte y telecomunicaciones;
miento internacional y vi) será una iv) Formación y capacitación de
señal positiva del compromiso de recursos humanos; v) Apoyo para
Bolivia con el libre comercio y la el desarrollo de ciencia y tecnolo-
economía de mercado. gía; vi) El Estado debe mejorar su
Por otra parte, entre los costos de capacidad como proveedor de ser-
participar en el proceso del ALCA, vicios que fomenten la producción
se pueden mencionar los siguien- y el comercio; vii) Acceso a recur-
tes aspectos: i) Posibilidades de sos financieros en las mismas con-
desvío de comercio, incremento de diciones que los operadores de
las importaciones y reducción de otros mercados; y viii) Mejoramien-
las exportaciones, agravando el ac- to de la eficiencia de la burocracia
tual déficit comercial; ii) Costos estatal.
regionales y sectoriales en compe- El proceso del ALCA involucra
titividad, en productividad y en a países con diferentes intereses,
empleo; iii) Nuevas obligaciones de peso específico y aspiraciones in-
apertura y liberalización en disci- ternacionales. El hemisferio reúne
plinas como servicios, propiedad a algunos de los países más pobres
intelectual, medio ambiente y de- y pequeños del mundo junto a
rechos laborales; iv) Plazos limita- otros de los más poblados y ricos,
dos de protección y adecuación incluida la primera potencia mun-
para el sector productivo; y v) No dial. Hay 24 pequeñas economías,
hay garantías de que las diferencias es decir hay más economías peque-
y asimetrías entre los países invo- ñas que países desarrollados 32 . Esta
lucrados no se profundicen. situación plantea diferencias abis-
En cuanto a los requerimientos males en términos de geografía,
de Bolivia para enfrentar el ALCA, población, capacidad productiva y
se pueden citar los siguientes aspec- niveles de desarrollo, lo que gene-
tos: i) Alianza estratégica entre el ra muchas asimetrías y heterogenei-
sector público y el sector privado dades. De allí se desprende la
32 Presentación de Ana María Solares, Bolivia y el ALCA, en: Seminario-Taller Area de Libre Comer-
cio de las Américas (ALCA), Organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto- Vice-
ministerio de Relaciones Económicas Internacionales e Integración, Comunidad Andina –Progra-
ma de Cooperación Andino a Bolivia y Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), La
Paz, 2 de julio de 2000.

245
Aportes

hipótesis de que el proceso no ne- Cinco países concentran el 89,5


cesariamente será beneficioso para % del Producto Interno Bruto
todos los países, sectores y pro- total del hemisferio. El ingreso
ductos. Podría haber una distri- per cápita más alto ($us. 29.683)
bución inequitativa de los costos es superior en 80 veces al ingreso
y beneficios. per cápita más bajo ($us. 370). La
La integración planteada sobre clasificación del índice de desa-
bases asimétricas puede conllevar rrollo humano (nivel de vida, ni-
la concentración de beneficios en vel de educación y longevidad)
los países más desarrollados y la sitúa a Canadá en el 1er. Lugar, a
absorción de costos por parte de Estados Unidos de América en el
las naciones menos preparadas 33 . 3ro., a la Argentina en el 35avo.,
La liberalización recíproca del co- a Ecuador en el 91avo, a Bolivia
mercio entre socios desiguales pue- en el 114avo y, finalmente, a Haití
de sólo ser factible si se complementa entre los 25 países últimos en la
con medidas adicionales para evitar lista (150avo. Lugar)” 34 .
una distribución demasiado inequi- En las negociaciones del ALCA,
tativa de las ganancias y con meca- la noción de economías pequeñas
nismos para apoyar a los socios es un criterio horizontal y afecta a
menos desarrollados. Sólo así se los nueve Grupos de Negociación.
podrá asegurar la viabilidad de áreas El Grupo de economías peque-
de libre comercio entre países en ñas 35 , actualmente presidido por
diferentes etapas de desarrollo. Bolivia, puede constituir un foro
Como afirma la actual Vicemi- muy apropiado para impulsar la
nistra de Relaciones Económicas adopción de tratamientos preferen-
Internacionales e Integración, ciales para países pequeños. En este
Ana María Solares: “Actualmen- foro, Bolivia debe tratar de buscar
te, las asimetrías en los niveles de tratamientos diferenciados para las
desarrollo de los países de las economías pequeñas en el ámbito
Américas son muy profundas. de la liberalización arancelaria, con

33 Oswaldo Barriga Cuellar, Presidente del Instituto de Comercio Exterior-IBCE, ALCA: Un verda-
dero desafío para Bolivia, en: Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz
de la Sierra-Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
34 Ana María Solares, El reto más importante en la Agenda de las Negociaciones Económicas Inter-
nacionales, en: Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-
Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
35 La definición de economías pequeñas trae aparejada algunas dificultades. Todavía no están claros
los criterios que se utilizarán para definir lo que son economías pequeñas. Algunos de los criterios
que pueden utilizarse son las asimetrías, las variables macroeconómicas, la población, el mercado
interno, el ingreso per cápita, la capacidad productiva o el índice de desarrollo humano. Al respec-
to, ver Gary Rodriguez, Tratamiento a las Economías Pequeñas y Vulnerables en el ALCA, en:
Comercio Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/
2001, Año 9 No. 93.

246
Aportes

plazos más largos para la adecua- del ALCA: i) El consenso es el prin-


ción de los aparatos productivos y cipio fundamental para la toma de
la apertura de mercados en forma decisiones; ii) El ALCA es un com-
más acelerada para favorecer el ac- promiso único comprensivo. Nada
ceso de las exportaciones de los está acordado hasta que todo esté
países de economías más peque- acordado; iii) El ALCA puede co-
ñas 36 . Otras medidas importantes existir con acuerdos bilaterales y
podrían ser la apertura real y la subregionales; iv) El ALCA debe
transparencia de los mercados, la ser congruente con las reglas y dis-
preservación de ciertas preferencias, ciplinas de la OMC; v) Está per-
flexibilidad en las negociaciones, la mitida la participación colectiva de
otorgación de cooperación econó- diversos esquemas de integración
mica y técnica, así como normas en el proceso negociador y vi) Se
de origen más flexibles. le debe dar una particular atención
a las economías más pequeñas, para
VII. OBJETIVOS DE BOLI- asegurar su plena participación en
VIA POR GRUPOS DE el proceso del ALCA.
NEGOCIACIÓN Otros diez criterios para la estra-
Tres premisas básicas deberían tegia negociadora de Bolivia debe-
guiar a Bolivia en las negociacio- rían ser:
nes del ALCA: 1. Consciente de su vulnerabi-
1. El ALCA es un proceso irre- lidad, el país debería apoyarse
versible, donde los costos de en la CAN y en la vocería úni-
no participación son mayores ca.
a los costos de participación. 2. En todos los temas y disci-
2. El ALCA no es un asunto plinas, el país debe evitar el tra-
meramente comercial, involu- tamiento caso por caso, ya que
cra e interesa al Estado, al Mer- impide la formación de coali-
cado y la Sociedad Civil. ciones y debilita su capacidad
3. El ALCA debería concebir- negociadora.
se como un win-win case, don- 3. En algunas disciplinas, cuan-
de todos los países involucrados do convenga a sus intereses,
ganan, aunque en diversas pro- Bolivia debería apoyarse en
porciones. geometrías variables, apoyán-
En todos los Grupos de Negocia- dose en diversas coaliciones de
ción, Bolivia debería tomar en países dependiendo del tema
cuenta los seis principios rectores que se trate.

36 Gary Rodriguez, Tratamiento a las Economías Pequeñas y Vulnerables en el ALCA, en: Comercio
Exterior, Publicación Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/2001, Año 9
No. 93.

247
Aportes

4. Si las negociaciones destina- mías pequeñas debe ser un cri-


das a crear una Zona de Libre terio horizontal que afecte a los
Comercio entre la CAN y el nueve Grupos de Negociación
MERCOSUR prosperan, Bo- y que implique tratamientos
livia debe apoyarse en una es- preferenciales y diferenciados
trategia sudamericana de para los países más vulnerables.
negociación frente al ALCA. 10. Los plazos del ALCA de-
5. El MERCOSUR y la CAN ben estar a tono con los inte-
sólo podrán coexistir con el reses y posibilidades de
ALCA en la medida que se pro- Bolivia. Para Bolivia lo impor-
fundicen y cubran temas que tante son los contenidos del
ALCA no llegue a cubrir. Con- ALCA y no su fecha de imple-
siguientemente, Bolivia debe- mentación. La aceleración de
ría incentivar la creación de plazos no le interesa ni convie-
uniones aduaneras en la región, ne al país.
buscando en las mismas los ob- En los Grupos de Negociación
jetivos que más convengan a del ALCA, algunos de los temas
su interés nacional. más importantes y sensibles para
6. Bolivia debería tratar de Bolivia son: acceso a mercado, ori-
compatibilizar sus obligacio- gen, pequeñas economías, agricul-
nes comerciales multilaterales, tura, reglas de política comercial,
subregionales y bilaterales. salvaguardias y solución de contro-
7. Bolivia debe esforzarse por versias.
cuantificar los costos y benefi- Como objetivos en los Grupos
cios que significan su incorpo- de Negociación del ALCA, Bolivia
ración al ALCA, precisando debería buscar una liberalización
cuál es su piso en las negocia- fundamental en bienes y servicios;
ciones, y buscar la definición la apertura de mercados para sus
de economía pequeña que más productos agroindustriales; avanzar
convenga a sus intereses. en el ALCA más que en la OMC
8. El país necesita preservar y en Compras del Sector Público; la
consolidar su presencia en mer- creación de un mecanismo de so-
cados en los que tiene acceso lución de controversias permanen-
preferencial, buscando mayo- te, eficaz y vinculante y el
res tiempos de transición u establecimiento de procesos de re-
otros mecanismos aceptables taliación para los países que incum-
en el ámbito hemisférico (casos plan los compromisos; la creación
de CAN o ATPA, por ejemplo). de un marco jurídico homogéneo
9. En las negociaciones del en materia de inversiones, avanza-
ALCA, la noción de econo- do en el ALCA más que en la

248
Aportes

OMC y evitando la concentración su presencia en los mercados hemis-


de las mismas en los países más de- féricos y preservar su presencia e
sarrollados; la búsqueda de la eli- importancia en la economía mun-
minación de medidas no dial. América Latina, por su parte,
arancelarias, subsidios y prácticas está consciente de la creciente inter-
desleales de comercio y evitar que dependencia cons los Estados Uni-
las cuestiones medioambientales dos y la importancia que tiene la
y los derechos laborales se convier- integración hemisférica. El regiona-
tan en medidas proteccionistas. lismo abierto es concebido como una
de las principales respuestas regiona-
VIII. ANÁLISIS DE LAS les frente al fenómeno de globaliza-
PRINCIPALES VARIABLES ción y la revolución tecnológica.
INTERNACIONALES QUE En el contexto continental, por
ESTÁN AFECTANDO LAS su peso específico, la economía de
los Estados Unidos es la más im-
NEGOCIACIONES DEL portante y la llamada a impulsar
ALCA este proceso al formar parte de su
El nuevo orden económico inter- proyecto hegemónico y su diseño
nacional está compuesto por tres geopolítico. Bush ya ha manifesta-
grandes bloques económicos: el do su compromiso con el libre co-
NAFTA, encabezado por los Esta- mercio en las Américas. El ALCA
dos Unidos; la Unión Europea, li- tiene un significativo papel para los
derizada por Alemania; y la región Estados Unidos, tanto en su políti-
asiática en la que se disputan el li- ca comercial como en su política
derazgo una economía declinante global. El ALCA se concibe como
en la década de los 90 como Japón un laboratorio de los Estados Uni-
y una economía emergente como dos frente a la OMC. Es un prece-
China Popular. En este contexto, dente para esas negociaciones.
el proyecto del ALCA puede inter- El 2001 la agenda comercial de
pretarse como una parte del esfuer- los Estados Unidos tiene básica-
zo de Estados Unidos y los países mente tres prioridades: el posible
latinoamericanos y caribeños por lanzamiento de una nueva Ronda
conformar un nuevo polo de po- de Negociaciones Comerciales
der capaz de hacer frente a otros Multilaterales en la OMC, los
bloques regionales y enfrentar el acuerdos comerciales con Chile y
fenómeno de la globalización. Singapur y el proceso del ALCA 37 .
El interés estratégico de los Esta- En la actualidad, de los 130 acuer-
dos Unidos es consolidar y ampliar dos comerciales suscritos en el

37 Al respecto, ver Boletín Antena del del SELA en Estados Unidos, Negociaciones regionales y
multilaterales con los Estados Unidos, Segundo Trimetre del 2001. En: lanic.utexas.edu/sela

249
Aportes

mundo, Estados Unidos sólo es par- En Brasil, algunos sectores per-


te en dos 38 . Esto quiere decir que ha ciben al ALCA como un diseño
perdido participación en el mercado para beneficio unilateral de Esta-
internacional y que, a través de las dos Unidos 39 . Simultáneamente,
negociaciones del ALCA, pretende Brasil está tratando de forjar una
estar nuevamente en el centro del posición dominante en América
juego comercial internacional. Latina. A este diseño estratégico
El principal oponente del progre- responde la idea de convocar en
so rápido hacia el ALCA ha sido el Brasilia, a la Primera Cumbre de
Brasil, en parte, por sus propios Presidentes Sudamericanos, en sep-
intereses económicos y, en parte, tiembre de 2000, así como la polí-
por la aspiración histórica del Bra- tica brasileña de los círculos
sil de tener un papel de liderazgo concéntricos, que implicó, desde
en el hemisferio sur. Desde esta mediados de la década de los 80, la
perspectiva, el MERCOSUR es incorporación a su zona de influen-
más que un tratado comercial para cia de diversos países de su entor-
el Brasil, es una zona de influencia no geográfico más próximo.
y un contrapeso a la influencia Primero, Argentina, luego Uruguay
geopolítica norteamericana. Para y Paraguay, después Bolivia y Chi-
Brasil, como le gusta mencionar a le, posteriormente los países andinos
su presidente, Fernando Henrique y, finalmente, toda Sudamérica.
Cardozo, el MERCOSUR es su Como afirma Henry Kissinger, Bra-
destino y el ALCA una opción. En sil que es uno de los principales
la actualidad, el MERCOSUR es países del siglo XXI, se ha concen-
considerado el tercer mercado trado en hacer más lento el ALCA
mundial, aunque muy por detrás para consolidar el MERCOSUR 40 .
de la Unión Europea y el NAFTA. Brasil no es el único país preocu-
No obstante, el desarrollo del pado y afectado por las negociacio-
MERCOSUR no pasa por su me- nes del ALCA. Conciliar los
jor momento. A la devaluación del intereses de 34 países en el ALCA
real en el Brasil, se ha sumado la no será fácil. El interés prioritario
modificación cambiaria en la Ar- de los Estados Unidos se centra en
gentina, lo que está generando un los servicios, las inversiones, la pro-
círculo devaluatorio y proteccionis- piedad intelectual y las cuestiones
ta en la región. laborales y ambientales. Frente a los

38 Presentación de Mark Wells, en: Seminario Oportunidades y desafíos de Bolivia, Organizado por
el Instituto Internacional de Integración, FUNDEMOS, el Ministerio de Comercio Exterior e
Inversión y la Fundación Hanns-Seidel Stiftung, La paz, 3 de julio de 2000.
39 Henry Kissinger, EE.UU. y Brasil: las potencias sean unidas, en: Comercio Exterior, Publicación
Informativa del IBCE, Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, Mayo/2001, Año 9 No. 93.
40 Ibid.

250
Aportes

Estados Unidos, se encuentran el este año, a la vez que buscamos tra-


MERCOSUR y la generalidad de tados regionales como el Area de
los demás países, que persiguen la Libre Comercio de las Américas y
eliminación de trabas arancelarias tratados bilaterales con países como
y no arancelarias que impiden el Chile y Singapur. Al movernos en
acceso de muchos productos, varios frentes, podemos generar
principalmente agropecuarios, al una competencia en la liberaliza-
mercado estadounidense y la regla- ción que mejore la posición de Es-
mentación clara de los procedimien- tados Unidos y promueva los
tos antidumping que son utilizados mercados abiertos en nuestro he-
como traba a solicitud de intereses misferio y en el mundo entero” 42 .
proteccionistas. Aquí cabe destacar que, según Zo-
Por otra parte, cabe recordar que ellick, Estados Unidos está buscan-
Estados Unidos maneja la opción do una competencia liberalizadora
de acelerar las negociaciones bila- a nivel bilateral, regional y multi-
terales con muchos países del he- lateral.
misferio. Al respecto, por ejemplo, En todo caso, algunos analistas
las negociaciones con Chile se han creen que los esfuerzos bilaterales
acelerado y se espera que conclu- obstaculizarán el proceso de inte-
yan con bastante antelación al gración hemisférico. Sin embargo,
200541 . Para Estados Unidos, las ne- los Estados Unidos parecen estar
gociaciones de un Tratado de Li- convencidos de que la habilidad de
bre Comercio con Chile sentarían un buen negociador consiste en
un precedente para el ALCA, lo demostrar que siempre existen otras
cual sentaría precedentes y ejerce- cartas para jugar. En este sentido,
ría presión sobre las negociaciones Estados Unidos y algunos países
de la OMC. latinoamericanos, entre los que
Como afirmó el Representante también está Bolivia, han realiza-
Comercial de los Estados Unidos do gestiones para establecer acuer-
Robert Zoellick: “La administra- dos comerciales bilaterales que
ción Bush está promoviendo el li- parecen contradecir el espíritu de
bre comercio mundial, regional y la Cumbre de las Américas en Que-
bilateralmente. Estamos trabajando bec. Uruguay y Argentina, por
para ayudar a lanzar una nueva ron- ejemplo, aunque han asegurado
da de negociaciones comerciales que favorecen las negociaciones
multilaterales en la Organización cuatro más uno, es decir la nego-
Mundial de Comercio a finales de ciación de los cuatro miembros del
41 BBC Mundo, Todos Respaldan el ALCA, Entrevista con Soledad Alvear, Canciller de Chile, 17
de abril de 2001.
42 Al respecto, ver Boletín Antena del del SELA en Estados Unidos, Negociaciones regionales y
multilaterales con los Estados Unidos, Segundo Trimetre del 2001. En: lanic.utexas.edu/sela

251
Aportes

rece ser otro interesado en partici-


par en el MERCOSUR.
Otra preocupación de los países
andinos en su relación con los Es-
tados Unidos ha sido la ampliación
del Acta de Preferencias Arancela-
rias Andinas (ATPA), que vence en
diciembre de 2001. El ATPA fue
aprobada por el Congreso norte-
americano en 1991. Los gobiernos
de los países andinos vienen solici-
MARIO CONDE. ACUARELA

tando la ampliación de los benefi-


cios del ATPA al sector textil, la
inclusión de Venezuela y la exten-
sión de los beneficios por un tiem-
po indefinido. Además, los países
andinos verían con buenos ojos
que el ATPA deje de ser un sistema
MERCOSUR y Estados Unidos, preferencial transitorio y que se
no han descartado la opción de un convierta en permanente.
acuerdo bilateral. Además de ellos, Estados Unidos quiere el ALCA
otros candidatos para suscribir y la administración de George Bush
acuerdos de libre comercio con los (hijo), a diferencia de la de Clin-
norteamericanos son El Salvador y ton, parece estar dispuesta a utili-
Colombia. zar su capital político para lograr
Venezuela, por su parte, ha pedi- el libre comercio en el hemisferio
do formalmente incorporarse al occidental. Uno de los escollos
MERCOSUR. Este acercamiento políticos más difíciles del presiden-
puede interpretarse como otro te norteamericano en este contex-
movimiento estratégico del Brasil to será la obtención de la vía rápida.
destinado a fortalecer el MERCO- Bush ya le ha pedido al Congreso
SUR. Pese a la oposición de Co- norteamericano que le otorgue la
lombia y otros países andinos, el autoridad que necesita para nego-
presidente venezolano Hugo Cha- ciar y concretar un acuerdo de li-
vez se ha plegado a los deseos bra- bre comercio en el continente. Bajo
sileños y ha estructurado su la autoridad de promoción comer-
solicitud como parte de su discur- cial, antes conocida como vía rápi-
so antihegemónico. Por otra parte, da o fast track, el Congreso puede
el recientemente elegido presiden- aprobar o rechazar un acuerdo co-
te del Perú, Alejandro Toledo, pa- mercial pero no puede modificarlo.

252
Aportes

La autoridad de promoción co- lación de fuerzas en el Senado nor-


mercial es importante para la agen- teamericano, implican que las ini-
da comercial internacional de Bush ciativas comerciales de la
y para darle confianza a los países administración Bush encontrarán
del hemisferio acerca de su interés mayor oposición. En ese sentido,
en el libre comercio. La autoridad va a ser más difícil avanzar en el
expiró en 1994 y en el Congreso, tema del libre comercio.
desde entonces, los promotores del Las posibilidades de articulación
libre comercio han estado en dis- del ALCA con los procesos subre-
puta con activistas del medio am- gionales dependerá de la capacidad
biente y de los derechos laborales. de estos últimos de consolidarse y
La autoridad para la promoción profundizarse. Las uniones aduane-
comercial debe ser conseguida has- ras imperfectas existentes en la re-
ta fines del año 2001 o, de lo con- gión tienen como objetivo último
trario, habrá que esperar hasta el constituir mercados comunes, lo
2003, debido -entre otras razones- cual además de la liberalización del
a que la contracción de la econo- comercio de bienes y el estableci-
mía estadounidense está generan- miento de un arancel externo co-
do un incremento del desempleo mún, implica el desarrollo de
así como tendencias proteccionis- disciplinas complementarias. La
tas y a que en el año 2002 habrán profundización de estos procesos
elecciones en el Congreso de los así como la posibilidad de adentrar-
Estados Unidos. se en temas nuevos garantizarán su
El medio ambiente y las normas sobrevivencia y complementarie-
laborales, son dos temas álgidos en dad con el ALCA 43 .
las negociaciones del ALCA. Estos
dos temas causan susceptibilidad IX. CONCLUSIONES
en muchos gobiernos en el hemis- El proyecto del ALCA es una
ferio que rechazan su inclusión en parte del esfuerzo de Estados Uni-
los acuerdos comerciales. No obs- dos y los países latinoamericanos
tante, un Senado norteamericano y caribeños por hacer frente a otros
controlado por los demócratas, bloques regionales. El interés estra-
después de la renuncia de tégico de los Estados Unidos es
Jim Jeffords al partido republicano, consolidar y ampliar su presencia
que apoyan la inclusión de obliga- en los mercados hemisféricos y pre-
ciones en estas áreas, complejiza- servar su presencia e importancia
rán el proceso de negociaciones. en la economía mundial. El Brasil,
Sin duda, los cambios en la corre- por su parte, aspira tener un papel

43 José Antonio Ocampo, Secretario Ejecutivo de la CEPAL, Palabras con ocasión de la VI Reunión
Ministerial de Comercio del ALCA, Buenos Aires, 7 de abril de 2001.

253
Aportes

de liderazgo en el hemisferio sur. participar en el ALCA no sólo por-


Desde esa perspectiva, el MERCO- que es un proceso irreversible, sino
SUR más que un tratado comercial porque los costos de no participa-
para el Brasil, es una zona de in- ción son mayores a los costos de
fluencia y un contrapeso a la influen- participación. Bolivia debería bus-
cia geopolítica norteamericana. car que el ALCA se conciba como
Estados Unidos quiere lograr el un win-win case, donde todos los
libre comercio en el hemisferio países involucrados ganan, aunque
occidental. Sin embargo, conciliar en diversas proporciones.
los intereses de 34 países en el Las posibilidades de articulación
ALCA no será fácil. Para impulsar del ALCA con los procesos subre-
el proceso, los Estados Unidos es- gionales de integración dependerá
tán acelerando las negociaciones de la capacidad de estos últimos de
bilaterales con muchos países del consolidarse y profundizarse. El
hemisferio. Por otro lado, uno de ALCA podría absorber a algunos
los escollos políticos más difíciles acuerdos que persiguen objetivos
para concretar la idea del ALCA poco ambiciosos. En todo caso, no
será la obtención de la autoridad parece muy congruente pensar en
de promoción comercial en los la existencia de una zona libre co-
Estados Unidos, que es importan- mercio hemisférica con zonas de
te para darle confianza a los países libre comercio de alcance regional,
del hemisferio acerca del interés subregional o bilateral. El ALCA,
norteamericano en el libre comer- que iniciará su funcionamiento en
cio. A su vez, la protección del el año 2006, para que tenga senti-
medio ambiente y las normas la- do, además debe representar una
borales son dos temas que causan negociación OMC-plus,
mucha susceptibilidad y recelo en Los nueve Grupos de Negocia-
muchos países en el hemisferio, que ción del ALCA dan una idea de
rechazan su inclusión en los acuer- los temas y disciplinas que se es-
dos comerciales. tán discutiendo y expresan el gra-
El proceso del ALCA involucra do de dificultad y la complejidad
a países con diferentes intereses, de un proceso negociador. Boli-
peso específico y aspiraciones in- via tiene una de las economías
ternacionales. No se puede garan- más pequeñas de Sudamérica, un
tizar que el proceso necesariamente reducido mercado interno, niveles
sea beneficioso para todos los paí- de protección bajos y, en términos
ses, sectores, regiones y productos. estadísticos, es absolutamente
Podría haber una distribución in- marginal en el comercio mundial.
equitativa de los costos y benefi- Por ello, el país necesita recurrir
cios. Sin embargo, Bolivia debe a la CAN o al MERCOSUR para

254
Aportes

definir posiciones conjuntas y arti- Bolivia no está todavía preparada


cular intereses. para competir en el contexto del
Los sentimientos con relación al ALCA.
ALCA en Bolivia parecen oscilar De cara a las negociaciones, par-
entre el miedo, el desconocimien- te de los intereses estratégicos de
to, el rechazo y el fatalismo. El Bolivia parecen consistir en obte-
miedo se relaciona con la posibili- ner la adopción de tratamientos
dad de quedar aislados internacio- preferenciales para países peque-
nalmente en caso de no participar ños; la consolidación y ampliación
en el proceso y el miedo de dejar de sus mercados; la eliminación de
pasar el tren del desarrollo y el pro- trabas arancelarias y no arancela-
greso. El desconocimiento se debe rias; la atracción de inversiones y
a la falta de información sobre el tecnología; ciertas dudas, ambiva-
tema. El recelo y el rechazo se rela- lencias y reservas en temas nuevos
cionan con los costos intuitivos como servicios y propiedad intelec-
que se calculan puede traer apare- tual y el establecimiento de reglas
jado el proceso. Y, finalmente, el de juego claras en temas como sub-
fatalismo se relaciona con la idea sidios, políticas antidumping o
de que el ALCA es irreversible y políticas de competencia.
no se puede hacer nada para evi- Entre los beneficios potenciales del
tarlo ni detenerlo. Ninguno de los ALCA se ha mencionado la creación
sentimientos es del todo falso. y acceso preferencial a mercados
En los últimos años, Bolivia re- ampliados, la formación de capita-
gistró intercambios comerciales les y posibilidades de captación de
con 28 de los países miembros del inversiones y tecnología, el desarro-
proceso del ALCA, siendo el mis- llo y la prosperidad, la disminución
mo mayoritariamente deficitario. de la pobreza, el incremento de las
Los países del ALCA además repre- exportaciones, el efecto neto sobre
sentan el grueso del comercio ex- el empleo, la adecuación de la legis-
terior boliviano y el principal lación boliviana a las normas y disci-
origen de sus inversiones extranje- plinas internacionales y las señales
ras. No obstante, las negociaciones positivas del compromiso de Bolivia
no sólo versarán sobre bienes sino con el libre comercio y la economía
sobre los nuevos temas del comer- de mercado. Para mejorar la posición
cio internacional, como inversio- de Bolivia frente a las negociaciones
nes, servicios, propiedad intelectual del ALCA, habría que establecer una
o comercio electrónico, en los que alianza estratégica entre el sector
el país tiene escaso conocimiento público y el sector privado, impul-
y experiencia. De ello se despren- sando una mayor participación de
de la opinión generalizada que la sociedad civil.

255
Aportes

Para Bolivia, no existe otra alter- futuro de Bolivia. Hablar del


nativa que participar en el ALCA. ALCA es hablar del futuro y ha-
El país no puede correr el riesgo de blar de generación de riqueza,
convertirse en una nación paria en mercados e ingresos. Por ello, la
la comunidad interamericana. El discusión del presente no debe-
ALCA constituye el reto más im- ría subalternizar el análisis del
portante en la agenda boliviana en mañana. Tres temas centrales para
materia de negociaciones comercia- los próximos años son reactiva-
les internacionales. La actual crisis ción económica, venta de gas e
social, política y económica que integración hemisférica 44 . Esos
vive el país no debe impedirnos son los temas estratégicos para la
ver con claridad los retos para el agenda económica de Bolivia.

MARIO CONDE. ACUARELA

44 Presentación de Carlos Calvo, en: Seminario Oportunidades y desafíos de Bolivia, Organizado


por el Instituto Internacional de Integración, FUNDEMOS, el Ministerio de Comercio Exterior e
Inversión y la Fundación Hanns-Seidel Stiftung, La paz, 3 de julio de 2000.

256
Aportes

CORRUPCIÓN,
DESARROLLO Y
CRECIMIENTO
Eloy Morales Coronel1

I. INTRODUCCIÓN
Las condiciones económicas del mundo indican que el camino hacia
un crecimiento sostenido ha tomado algunas desviaciones inesperadas.
Aún los países más grandes y poderosos no están protegidos de los derrum-
bes económicos y políticos que tienen lugar en otras partes. Las econo-
mías de todos los países están íntimamente ligadas mediante el comercio
electrónico, el internet y el libre flujo de capital internacional. Sin em-
bargo, las libertades de la economía mundial tienen también un lado
ominoso si se las emplea mal.
Los trastornos recientes en los mercados mundiales, con sus extendi-
das consecuencias económicas y sociales, ponen a prueba la tendencia
de los países en desarrollo a la economía de libre mercado y al gobierno
democrático. Muchos de estos países pasan por una grave contracción de
la actividad económica y trastornos sociales; quizá uno de los factores
que contribuye a ello es la ausencia de salvaguardias institucionales para
proteger sus economías. Sin una estructura para el buen ejercicio del
poder y del imperio de la ley y con las dificultades de reglamentos inade-
cuados, decisiones de inversión desatinadas, evaluaciones dudosas de los
riesgos, procedimientos contables no transparentes y limitada sinceridad
gubernamental, en los países en desarrollo surgen con frecuencia oportu-
nidades para el capitalismo de compinches y la corrupción
Nuestro país asiste asombrada, o tal vez indiferente dada la magnitud
de ese fenómeno, a la presencia de la corrupción. Todos sabemos que no es
una cosa nueva y que en realidad siempre hemos vivido con ella, pero a
esta altura adquirió ribetes de escándalo. Dante ya destinó un lugar en
1 Docente CIDES - UMSA

257
Aportes

sus infiernos para los corruptos denotando el desprecio para esos perso-
najes, Shakespeare otorga en alguna de sus obras un lugar prominente a la
corrupción y hace dos mil años Kautilya, un gobernante hindú, escribió
Arthashastra donde hace alusión clara al tema.
En países desarrollados y en desarrollo, grandes o pequeños, orienta-
dos al mercado o no, los gobiernos han sido acusados de corrupción. En
Bélgica, Reino Unido, Japón, Italia, Rusia y España, las acusaciones de
corrupción cumplen ahora un papel más importante en la política que
en los últimos tiempos. En Venezuela, se publicó en dos volúmenes un
diccionario de este fenómeno 2 y en 1991 en Francia, se produjo una
obra parecida3 . En realidad alguien en nuestro país podría producir una
obra similar y posiblemente con ventajas comparativas.
Es importante puntualizar que este fenómeno no es inherente sólo al
sector público sino que también existe en el sector privado; reconocer
esto es saludable, en el sentido de evitar estereotipos que no son verdade-
ros y no son de ayuda.
Además, en aras de identificar las fuentes de este flagelo, las investiga-
ciones han establecido que gran parte de la corrupción del Tercer Mundo
cuenta con una importante participación del Primer Mundo. Hoy este he-
cho es algo descontado y destacado por organismos internacionales.
Es evidente entonces que el tema de corrupción no es extraño a nadie
y que no es una novedad, sin embargo el grado de atención que se le
puso en años recientes no tiene precedentes. Por ejemplo a fines de 1995,
The Financial Times caracterizó a esa gestión como el año de la corrup-
ción. Y si somos justos, para el caso nuestro en particular, cada año po-
dría ser calificado como tal. La siguiente pregunta es ¿si siempre existió
porque ahora se le da tanta atención?.
La literatura sobre este tema aporta algunos argumentos como respues-
tas: i) el fin de la guerra fría, que desnudó la hipocresía política que
había ocultado altos niveles de corrupción en algunos países; ii) en años
recientes se incrementaron los gobiernos democráticos que estimularon la
discusión libre y abierta de temas tabú como la corrupción; iii) en todas sus
ramificaciones, la globalización interrelaciono experiencias corruptas, estos
contactos incrementaron la atención mundial acerca de esos casos; iv) el rol
cada vez mas creciente de organizaciones no gubernamentales como Trans-
parencia Internacional que publica información acerca de la corrupción; y
v) la búsqueda creciente de eficiencia que poniendo atención al tema de
competitividad extendió la misma al tema de la corrupción.

2 Diccionario de la corrupción en Venezuela, Ediciones Capriles, 1989


3 Gilles Gaetner, L’ Argent facile: dictionnaire de la corruption en France, Paris, 1991

258
Aportes

MARIO CONDE. ACUARELA


Hace casi 40 años, el científico político Colin Leys se preguntaba
cuál es el problema de la corrupción. Siguiendo una línea de pensa-
miento que recuerda al del filósofo Niccolo Machiavelli, Leys soste-
nía que la corrupción desempeña ciertas funciones útiles e incluso
puede aportar beneficios. En situaciones extremas, el soborno y otros
mecanismos afines pueden favorecer no sólo a determinados indivi-
duos sino también a la sociedad. Al respecto, otro científico político,
Samuel Huntington afirmó que lo único peor que una sociedad con
una burocracia rígida, sobrecentralizada y deshonesta es una socie-
dad con una burocracia rígida, sobrecentralizada y honesta. Explora-
remos en detalle muchos elementos que presentan posiciones
claramente contrarias a estos criterios.

II. LA CORRUPCIÓN
La corrupción ha sido definida de diferentes maneras. Hace unos años
el problema de definición absorbió una gran proporción de tiempo en
discusiones y ello debido a que, igual que un elefante, puede ser dificul-
toso de ser descrito pero no hay dificultad en reconocerlo cuando es
observado. En muchos casos diferentes observadores están de acuerdo
sobre que comportamiento particular denuncia corrupción. Desafortu-
nadamente esos comportamientos son dificultosos de observar debido a
que los actos de corrupción no tienen lugar a la luz del día.

259
Aportes

La más popular y simple definición de corrupción señala que es el abuso


del poder público en beneficio privado4 . En un nivel más amplio, la corrup-
ción consiste en el uso indebido de un cargo público con fines no oficia-
les. El catalogo de actos corruptos incluye el soborno, la extorsión, el
trafico de influencias, el nepotismo, el fraude, el desfalco y otras cosas
más. Y aunque se tiende a pensar que la corrupción es un pecado guber-
namental, en verdad el sector privado está involucrado en la mayoría de
la corrupción gubernamental. Muchas veces el abuso del poder público
no es necesariamente para beneficio privado sino para el beneficio de un
partido, clase, amigos, familia, etc. De hecho en muchos países muchos ac-
tos de corrupción van a financiar las actividades de los partidos políticos.
No todos los actos de corrupción resultan en el pago de “comisiones”
o “coimas”, algunos se traducen en regalos o franquicias que se otorga
para beneficio personal. Se debe distinguir una coima de un regalo, el
primero implica reciprocidad, en tanto que el segundo no necesariamen-
te. En la practica, sin embargo, suele haber dificultades para distinguir
una de otra.
Los actos de corrupción pueden ser clasificados en distintas categorías.
Sin pretender abarcar todo el universo posible, la corrupción puede ser:
• Burocrática o de política;
• Reducción del costo (por medio de la coima) o ampliación de be-
neficio;
• Actos del sobornador o sobornado;
• Coerciva o colusiva;
• Centralizada o descentralizada;
• Predecible o arbitraria; e
• Implicancia de pago en efectivo o no.

III. FACTORES DE CORRUPCIÓN


La corrupción esta generalmente conectada con actividades del Estado
y especialmente con el monopolio y el poder discrecional. Por lo tanto,
uno estaría tentado a afirmar como Gary Becker, Nóbel de Economía
que si se elimina el Estado se elimina la corrupción. El argumento de
Becker, sin embargo, parece chocar con la realidad de países como Cana-
dá, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Holanda que tienen participaciones
estatales importantes 5 y que sin embargo pertenecen a la categoría de
países menos corruptos. Por lo tanto la solución al problema de la co-
rrupción no parece ser simplemente la reducción del nivel de imposición

4 Esta es la definición usada por el Banco Mundial.


5 Medidos como los ratios de impuestos y/o gasto publico respecto a su producto.

260
Aportes

tributaria o gasto público; parece más importante la forma de las opera-


ciones estatales y como se las lleva a cabo.
Hay un claro consenso que la presencia de corrupción implica “divi-
dendos” que se traducen en mal gobierno o pérdida de gobernabilidad,
constituyendose en la otra cara de un Estado débil.
Hagamos un breve repaso de aquellos factores que pueden estar presen-
tes en los actos de corrupción:

3.1 Regulaciones y autorizaciones


En muchos países, especialmente en los países en desarrollo como el nues-
tro, el rol del Estado se traduce en la vigencia de numerosas reglas y/o regu-
laciones. En estos países, se requieren licencias, permisos y autorizaciones de
varias clases para facilitar procedimientos y trámites. A menudo, varias ofici-
nas gubernamentales debe ser visitadas para ese fin. La existencia de estas
regulaciones y autorizaciones dan un poder monopólico a aquellas personas que
deben dar su visto bueno o inspección a diversas actividades. Estas personas
pueden desechar las autorizaciones o simplemente postergar la decisión por mu-
cho tiempo. Para evitar aquello ellos pueden cobrar o extraer coimas.
El hecho de que las regulaciones no sean transparentes o no estén dis-
ponibles al público y que una autorización sólo pueda ser obtenida de
una oficina especifica o de un individuo, dan a los burócratas un gran
monto de poder y una buena oportunidad de conseguir ingresos extras.
Algunos estudios como el de Shleifer y Vishny (1993) argumentan que
esto se puede eliminar a través del establecimiento de transparencia y de
muchos lugares de autorización, soluciones que, empero, podrían signi-
ficar significativos costos.
La existencia de estas regulaciones generan la necesidad de frecuentes
contactos entre ciudadanos y burócratas y requiere un enorme tiempo.
Desde el punto de vista de los ciudadanos el deseo de reducir ese tiempo
puede ser a través del pago de coimas.

3.2 Régimen impositivo


Los impuestos basados en leyes claras y que no necesitan contactos
entre los contribuyentes y los recaudadores son buenos argumentos para
contrarrestar la corrupción; sin embargo, hay situaciones que pueden
convertir el régimen impositivo en una fuente potencial6 :
• Las leyes tributarias son difíciles de comprender y se prestan a in-
terpretaciones erróneas, de tal manera que los contribuyentes necesi-
tan asistencia para cumplir con sus obligaciones;
6 Citados en “Corruption and the Budget: Problems and Solutions”, 1998

261
Aportes

• El sistema de cancelación de impuestos esta diseñado de tal manera


que requiere frecuentes contactos entre los contribuyentes y los re-
caudadores;
• Los salarios de los recaudadores son bajos;
• Los actos de corrupción de parte de los recaudadores se ignoran, no
se descubren fácilmente o si lo son, tienen sanciones mínimas;
• Los procedimientos administrativos tributarios no son transparen-
tes y no son controlados;
• Los recaudadores poseen gran discreción sobre importantes deci-
siones; y
• Los controles del Estado sobre los agentes que intervienen en un
régimen impositivo son débiles.
Hay reportes y experiencias de muchos países, incluido el nuestro, que
indican que el número de aplicantes o postulantes para puestos de traba-
jo en oficinas de recaudación es paradójicamente grande dado los bajos
salarios que allí se perciben. Seguramente ello obedece a que estos postu-
lantes conocen que en esos puestos hay posibilidad cierta de conseguir
ingresos extras.

3.3 Decisiones de gasto


La corrupción también puede originarse por el gasto público. Los pro-
yectos de inversión por ejemplo, se han prestado a ser focos de actos
irregulares. Debido a la discreción que algún personal de alto rango tiene
sobre decisiones relacionadas con las inversiones, este tipo de gasto pue-
de ser distorsionado en tamaño y composición.
Los proyectos públicos brindan, algunas veces, la ocasión de que algu-
nos funcionarios públicos consigan “comisiones” de aquellos elegidos
para la ejecución de los mismos. Esto reduce la productividad de tal
gasto y resulta, algunas veces, en proyectos que no justifican criterios
básicos de inversión ni mucho menos de selección basado en análisis de
costo-beneficio.
Los gastos de la compra de bienes y servicios también se prestan a
corrupción cuando éstos son comprados a precios significativamente
superiores a las de mercado. Para reducir esta posibilidad algunos países
han desarrollado complejos y costosos procedimientos que hacen más
transparentes las compras gubernamentales.

3.4 Decisiones discrecionales


Muchos funcionarios públicos se encuentran en posiciones donde pue-
den tener alta discreción sobre decisiones importantes; en esta situación

262
Aportes

la corrupción encuentra un terreno propicio para nacer. Algunas de estas


decisiones discrecionales pueden ser:
• Provisión de incentivos tributarios;
• Decisión sobre uso particular de bienes estatales;
• Decisión sobre venta de activos fijos públicos, incluyendo dere-
chos de extracción de recursos naturales; y
• Decisión sobre privatización de empresas públicas.
Otro factor directo que puede causar corrupción es el financiamiento
a los partidos políticos. Muchos emprendimientos, campañas y gastos de
toda índole de los partidos políticos induce a la gente pertenecientes a
estos partidos a buscar canales alternativos de financiamiento.

3.5 Calidad de la burocracia


Esta calidad varia mucho entre países. En algunos los trabajadores pú-
blicos tienen un gran prestigio y status, en otros no. Muchos factores
explican esta calidad. Por ejemplo, la tradición hace que muchos emplea-
dos sean más eficientes y menos vulnerables a la corrupción; otro ele-
mento es la forma de reclutamiento y promoción que sugiere que, el
proceso de selección y reclutamiento cuanto menos basado este en méri-
tos más propenso es a la corrupción. Otros factores que afectan a la
calidad son el patronaje y el nepotismo.

3.6 Nivel salarial del sector público


Muchos investigadores han especulado acerca de que los salarios
pagados a los empleados públicos son importantes para determinar el
grado de corrupción; por ejemplo, Lindbeck (1998) atribuyó la baja
corrupción en Suecia a que los salarios del sector público sueco son
bastante más significativos que el salario promedio de un empleado
del sector industrial. Sobre este tema, uno puede especular que la
corrupción puede deberse a la codicia y también a la necesidad. En el
gráfico 1 la curva CC’ representa el trade-off entre el nivel de corrup-
ción y el nivel salarial.
Cuanto más alto el nivel salarial más bajo es el nivel de la corrup-
ción. OR representa el nivel de salario consistente con un mínimo
requerido para llevar una vida decente. Se puede asumir que OA es el
grado de corrupción debido a la codicia; más allá de A es una corrup-
ción inducida por necesidad. Esta figura también implica que indife-
rente al nivel salarial algunos empleados pueden ser corruptos de
acuerdo a su carácter psicológico y moral, e incluso debido a que las
coimas ofrecidas son difíciles de resistir.

263
Aportes

Esto implica que no todos los empleados responden de la misma ma-


nera a los mismos incentivos; en jerga teórica, los agentes son heterogéneos.
Esta relación ha sido testeada por Haque y Sanhy (1996) y otros analis-
tas, donde se encontró suficiente apoyo para afirmar que existe una rela-
ción estadística significativa entre corrupción y niveles salariales, como
muestra el gráfico.

3.7 Sistemas de castigo y controles institucionales


Siguiendo el análisis ahora clásico de Gary Becker, en la prevención del
crimen; se señala que dada la probabilidad de que el criminal pueda ser
atrapado, los castigos juegan un importante rol en la determinación de la
probabilidad de suceso del acto criminal o de actos ilegales como la co-
rrupción. En teoría, ceteris paribus, la corrupción se puede reducir incre-
mentando las penas y castigos. Pero de nuevo, altos castigos pueden reducir
el numero de actos corruptos, pero también pueden generar demandas
por coimas más altas. En nuestro país y en el mundo hay poca gente que
es castigada por actos corruptos a pesar de la extensión del fenómeno.
Además parece existir una brecha entre las penalidades señaladas por ley
y aquellas efectivamente impuestas.
En esta línea se puede incluir la estrategia del “pez gordo” que reco-
mienda Robert Klitgaard, experto en corrupción. Él dice “hay que casti-
gar un pez gordo porque no es posible castigar a todos y no debemos
perder el tiempo aplicando castigos a los infractores pequeños. Debemos
buscar funcionarios altos, del gobierno, y castigarlos públicamente para
dar confianza al pueblo y para que sepan que no vamos a permitir más
corrupción”.

264
Aportes

Otro importante ingrediente que se encuentra en el análisis de Gary


Becker es la probabilidad de que aquellos que cometan faltas puedan ser
castigados y ello deriva en los controles institucionales. La existencia de
estos controles reflejan de gran manera la actitud de los políticos hacia
este flagelo. Generalmente, los controles más efectivos son aquellos que
están dentro de las instituciones y ello es realmente la primera línea de
defensa. Supervisores honestos y efectivos, buenas auditorias, reglas cla-
ras y un comportamiento ético deben ser factores capaces de descubrir
actos de corrupción. Los supervisores deben ser capaces de controlar las
actividades de sus subordinados y estos, a su vez, capaces de darse cuenta
de cualquier actividad corrupta en sus superiores. Estas características
varían de país a país; en algunos países casi no existen, allí la corrupción
es descubierta por suerte o por denuncias provenientes de afuera, inclu-
yendo la prensa.

3.8 Ejemplo de los lideres


Un factor que puede contribuir a la corrupción es el ejemplo de los
dirigentes o lideres. Cuando los más altos lideres políticos no dan un
buen ejemplo y están inmersos en actos contradictorios y sospechosos,
no se debe esperar un comportamiento distinto de sus subordinados. El
mismo argumento puede aplicarse cuando se habla de las instituciones
tales como las
oficinas impo-
sitivas, adua-
neras y otras.
No se puede
esperar que las
instituciones
se libren de la
corrupción si
sus lideres no
proveen ejem-
plos de hones-
tidad.
En general,
se puede afir-
mar que un
nexo causal
fundamental es
el que existe

265
Aportes

entre determinantes políticos y falta de gobernabilidad. El financiamien-


to de los partidos políticos y las elecciones es otro tema de similar impor-
tancia, que se esta comenzando a estudiar más a fondo. Además, estudios
empíricos comparativos en marcha muestran que derechos políticos más
sólidos y fuertes (elecciones democráticas, legislatura adecuada, partidos
de oposición, etc.), junto con las libertades civiles (medios de comunica-
ción libres e independientes, libertad de reunión y de expresión, etc.),
reducen la corrupción Ello es coherente en la perspectiva de que una
población que participa más puede imponer restricciones significativas
que dificultan que los políticos abusen del control discrecional de servicios
públicos y empresas (ver gráfico 2)

Recuadro Nº 1
El Papel de los recursos naturales
Similar al caso de la corrupción, el rol de los recursos naturales en el
desarrollo económico es un área de ardiente debate en economía. Este de-
bate se centró en la discusión acerca del desarrollo basado en la explota-
ción de recursos naturales; y en esa línea algunos teóricos han debatido
ampliamente la posición de la política frente a una abundancia de recur-
sos naturales. Sin embargo, es necesario distinguir entre efectos directos e
indirectos de los recursos naturales. Los efectos directos han sido etiqueta-
dos fajo el nombre de “dutch disease*” cuando en los años 60 los grandes
descubrimientos de gas natural llevaron a los países bajos a una recesión.
Los efectos indirectos se atribuyen al impacto de los recursos naturales en
la búsqueda de ingresos extras y en la construcción institucional.
Los efectos directos de un boom de recursos (tanto en la forma de nuevos descubri-
mientos como mejoras en los precios) impactan principalmente sobre el sector de
bienes transables distintos a los de los recursos. Primero, incrementando el ingreso
disponible que es gastado parcialmente en bienes no transables, por ejemplo, cons-
trucción y servicios, causando una elevación en el precio de éstos. Para restaurar el
equilibrio en el mercado de bienes no transables y en el mercado laboral, el tipo de
cambio real debe subir y el salario real en el sector no transable debe caer. Esto a su
vez, reduce la competitividad del sector transable causan en desplazamiento (efec-
to de gasto). Segundo, la remuneración debe incrementarse en el sector del recurso
que experimenta el boom y este señuelo atraerá a trabajadores y capital de otros
sectores (efecto de expulsión de recursos). El tamaño de estos efectos es determinado
por los sectores que son intensivos en mano de obra; cuanto más grande es el uso
del factor más grande será el efecto.
La contracción que experimenta el sector de bienes transables ante un incre-
mento de los ingresos por recursos naturales es lo que frecuentemente se conoce

266
Aportes

como dutch disease. En realidad el proceso de ajuste puede ser entendido como
una respuesta racional de la economía ante la pérdida de riqueza, a través de
una reducción del crecimiento de largo plazo.
Usando información de 70 países, Sachs y Warner (1995) encontraron una
relación negativa entre las exportaciones de recursos naturales y la tasa de
crecimiento económico. Cuantitativamente, la investigación de estos analis-
tas implican que el incremento de una unidad de la desviación stándard en
la intensidad de los recursos naturales llevaría a la reducción de casi 1 punto
porcentual por año en el crecimiento económico.
Los efectos indirectos describen los efectos potencialmente negativos asociados
al impacto de la abundancia de recursos sobre la calidad institucional de un
país. El problema surge de un posible impacto de ganancias inesperadas emer-
gentes de la administración de estos recursos. Khan (1994) por ejemplo, atri-
buye la persistencia de la corrupción en Nigeria al boom del petroleo. Lane y
Tornell (1997) puntualizan que las ganancias inesperadas pueden causar un
“frenesi” en el cual grupos competidores luchan por los ingresos de recursos
naturales hasta agotarlos. Este efecto es exacerbado si el sector público partici-
pa ampliamente de los ingresos provenientes de la explotación de los recursos
naturales. Coadyuvando a ello se encuentran obstáculos para implementar
reformas estructurales e incluso la distracción de recursos oficiales que apo-
yan al crecimiento. Sachs y Warner (1995) demostraron empíricamente que
las economías con abundancia de recursos deberían adoptar políticas comer-
ciales mas protectivas.

*/ Enfermedad Holandesa

IV. MEDICIÓN DE LA CORRUPCIÓN


Si se puede medir la corrupción probablemente ello indicaría que la
podemos eliminar. Sin embargo este no es un asunto trivial, pues no hay
un consenso acerca de lo que uno quiere o puede medir. Uno podría
medir actos de corrupción o pago de coimas. La medición simple del
pago de coimas puede ignorar muchos actos de corrupción que no nece-
sariamente se acompañan de aquello. Un intento de medir los actos de
corrupción más que los montos de coimas implícitos en ellos puede im-
plicar a su vez incluir en la medición actos que no son significantes y/o
identificar otros actos de corrupción simplemente como no disponibles.
Aunque no hay formas directas de medir la corrupción, hay muchas
manera indirectas de conseguir información acerca de su presencia en un
país o en una institución. Información útil puede ser obtenida de:

267
Aportes

• Informes sobre corrupción que están disponibles en distintas fuentes publica-


das en medios informativos. El internet se constituyó, en la última época, en una
importante fuente. Periódicos como Le Monde, The Financial Times, The New York
Times y revistas como The Economist y The Far Eastern Economic Review han publica-
do muchos artículos acerca de la corrupción.
• Estudios de caso de entidades corruptas, como las administradoras de
tributos, agencias aduaneras o de policía. Desafortunadamente, estos es-
tudios, muchas veces, son de circulación interna y confidencial.
• Estudios basados en encuestas y cuestionarios. Estos estudios miden
percepciones de corrupción más que la corrupción en si. El Banco Mun-
dial está usando esos estudios en sus trabajos sobre Tanzania, Uganda, Ucra-
nia y otros lugares.
Los estudios sobre corrupción para países están disponibles en muchas
organizaciones, tales como, Global Competitiveness Report (Génova),
Political and Economic Risk Consultancy (Hong Kong), Transparency
International (Berlin) y Political Risk Services (Siracusa). La encuesta
Gallup también condujo un estudio para 44 países con énfasis en el tema
de corrupción. Los resultados obtenidos por estos estudios son amplia-
mente usados por los investigadores y hombres de negocios.
El más conocido de estos estudios, el índice de Transparencia Interna-
cional, por ejemplo evalúa la percepción de la corrupción en una escala
de 1 a 10 para un amplio rango de países. 10 se refiere a un país libre de
corrupción, 0 se refiere a un país donde muchas transacciones y relacio-
nes están manchadas por la corrupción. La desviación estándar de este
índice, que indica las diferencias en los valores de las fuentes, es también
un indicador muy importante7 .
La gente tiende a confundir estos índices con medidas concretas de
corrupción; es importante notar que el índice refleja percepciones y no
medidas cuantitativas y objetivas de la corrupción.

Recuadro Nº 2
En el libro Ojos Vendados - Estados Unidos y el negocio de la corrupción en
América Latina de Andrés Oppenheimer, periodista del Miami Herald y
analista político de la CNN, se trata de demostrar que el cáncer de la corrup-
ción esta tan avanzado, en las democracias emergentes de América Latina,
que difícilmente podrá ser extirpado o por lo menos detenido sin la imple-
mentación de medidas drásticas con la ayuda de Estados Unidos y Europa.
En el prólogo, Oppenheimer destaca que el problema global de la corrup-

7 A mayor desviación estándar, mayor es la diferencia de las percepciones sobre un país entre las
distintas fuentes.

268
Aportes

ción fue abordado por Al Gore, entonces vicepresidente de Estados Unidos en un


foro donde estaba invitado Jorge Quiroga, vicepresidente boliviano. Se señala
que Quiroga recibió una ingrata sorpresa cuando Transparencia Internacional,
había calificado a nuestro país como uno de los países más corruptos del mundo.
El vicepresidente llamó a Transparencia Internacional pidiendo sugerencias acer-
ca de cómo combatir la corrupción. Se cuenta además que Quiroga le dijo al
vicepresidente norteamericano que le hubiera gustado ver que Transparencia In-
ternacional hiciera también un ranking de empresas multinacionales corruptas.
Oppenheimer explica que ese ranking nunca se hizo, recordó que si bien Estados
Unidos y Europa financian las labores de Transparencia, la sucursal de Estados
Unidos depende en gran parte de donaciones de Exxon, General Electric, IBM,
General Motors, Motorola, Lockheed Martín, Pfitzer y Westinghouse, citando
como fuente la propia página de internet de Transparencia Internacional.

Si bien se acepta que hay varios indicadores de percepción de corrup-


ción, se debe destacar que varios de los índices disponibles están alta-
mente correlacionados entre ellos.
La tabla 1 muestra los índices desde 1995 hasta 2000 reportados por
Transparencia Internacional. Se han seleccionado algunos países para
mostrar este ranking.
Comparando los datos entre 1998 y 2000 se nota que muchos países
han tendido a mantener su posición, con algunas excepciones. Una pre-
gunta abierta muy importante es: ¿Como se refleja en el cambio de los
índices, los cambios reales dentro de los países?..(Gráfico 3)
Un simple pero ampliamente divulgado caso de corrupción en un país
puede fácilmente cambiar la percepción de corrupción de un país, en un
período dado y provocar que el índice no refleje correctamente la exten-
sión de corrupción en ese país.

V. EFECTOS ECONÓMICOS DE LA CORRUPCIÓN


Hay un amplio consenso para aceptar que la corrupción es un mal en el que no
se debe confiar. Sin embargo, este juicio no siempre estuvo presente. Hace casi 40
años, Colin Leys, un científico político se preguntaba porque se cuestionaba a la
corrupción. Este sostenía, siguiendo la línea de pensamiento del sociólogo Ro-
bert Merton o del filósofo Niccolo Machiavelli, que la corrupción desempeña
ciertas funciones útiles y que incluso podía aportar beneficios. El soborno y otros
mecanismos favoreciendo no sólo a determinados individuos también favorecía
a la sociedad. Se llego a afirmar que lo único peor que una sociedad con una
burocracia rígida, sobrecentralizada y deshonesta es una sociedad con un
burocracia rígida, sobrecentralizada y honesta.

269
Aportes

Aunque estas ideas no son del todo erróneas, hoy estamos convencidos que la
corrupción distorsiona los incentivos, socava las instituciones y redistribuye la
riqueza y el poder en forma injusta.

Partidas Informativas:

270
Aportes

Repasemos brevemente los argumentos teóricos acerca de los efectos


de la corrupción. Hasta la crisis financiera de 1997, algunos países del
sudeste asiático parecieron ofrecer soporte para pensar que la corrupción
podría promover crecimiento. Indonesia, Tailandia y algunos otros paí-
ses que mostraban altos niveles de crecimiento también denunciaban
tener significativos niveles de corrupción. Para Indonesia se argumentó
que una institucionalización de la corrupción es menos perjudicial para
el desarrollo económico que una corrupción escondida.
Leff (1964) y Huntington (1968), promovieron el punto de vista de
que la corrupción puede ser eficiente en el sentido de que puede remo-
ver rigideces impuestas por el gobierno que impiden la inversión e inter-
fieren con otras decisiones económicas. Por lo tanto, la corrupción “aceitea
el mecanismo” o “engrasa las ruedas”. Este pensamiento fue usado algu-
nas veces para explicar las altas tasas de crecimiento de algunos países del
sudeste asiático.
Beck y Maher (1986) y Lien (1986) han desarrollado modelos que
muestran, por ejemplo, que en las licitaciones, aquellos que pueden ofre-
cer las más altas coimas son los agentes más eficientes. Así las coimas
pueden promover eficiencias asignando proyectos a las empresas más
eficientes.
Lui (1985) argumentó que el tiempo tiene distintos valores para distin-
tos individuos, dependiendo ello de su nivel de ingreso y el costo de
oportunidad de su tiempo. Aquellos para los cuales el tiempo es más

271
Aportes

valioso están dispuestos a ofrecer coimas para evitar mayores costos. Así,
la corrupción puede ser eficiente en el sentido de ahorrar tiempo; el
mismo Lui (1996) argumenta que una amplia corrupción puede mejorar
la asignación de recursos en algunas circunstancias.
Las coimas pueden suplementar salarios bajos, de esa forma la corrup-
ción puede permitir al gobierno mantener una presión tributaria más
baja, lo cual podría promover el crecimiento, estos argumentos son ma-
nejados por Tullock (1996) y Becker y Stigler (1974). El problema aquí es
si una presión tributaria baja es más favorable al crecimiento que un bajo
grado de corrupción.
Los anteriores argumentos teóricos que parecen favorecer la existencia
de la corrupción pueden ser cuestionadas de muchas maneras. Primero,
las reglas y rigideces no son exógenas ni hechos inamovibles de una so-
ciedad, de hecho una sociedad no nació con estas rigideces. Ellas han
sido creadas y tal vez intencionalmente con el propósito de originar coi-
mas. Cuando las reglas pueden ser usadas para extraer coimas, se crean
más reglas. Segundo, aquellos que pueden pagar las más altas coimas no
son necesariamente las mas eficientes económicamente, sino que son las
más exitosas como buscadoras de rentas. Si las coimas son vistas como
inversiones, aquellos que están dispuestos a hacerlas las ven como inver-
siones con altas tasas de retorno. Tercero, los pagos de dinero rápido
pueden ser una inyección para los burócratas con el propósito de reducir
la velocidad con que muchos trámites son procesados. Las coimas pue-
den cambiar el orden en que los funcionarios públicos desarrollan el
proceso, pero también ello puede retardar el tiempo promedio para el
proceso en conjunto. Y finalmente, mientras la corrupción y la búsque-
da de rentas pueden ser útiles como aglutinante político o como salario
suplementario en el corto plazo, ello pueden llevar a grandes problemas
en el largo plazo, como muestra la experiencia de Zaire bajo la adminis-
tración de Mobutu.

VI. CORRUPCIÓN - CRECIMIENTO


La literatura reconoce cinco canales a través de los cuales la corrup-
ción, especialmente la “gran” corrupción8, disminuye el crecimiento. La
evidencia muestra que ella está asociada con i) alta inversión pública, ii)
bajos ingresos gubernamentales, iii) bajos gastos en operaciones de

8 Se distingue entre corrupción “pequeña” o burocrática y corrupción “grande” o política. La prime-


ra hace referencia a ese ejercicio de sobornos, coimas y otros actos en lo que se incurre con el
propósito de “facilitar” y “agilizar”, en su mayoría, trámites y normalmente involucra montos no
significativos de dinero u otros beneficios. La otra categoría en tanto involucra significativos mon-
tos y requiere el establecimiento de “contactos” de alto nivel e influencia.

272
Aportes

mantenimiento, iv) baja calidad de infraestructura pública y v) baja


productividad. Una implicación de esto es que los economistas debe-
mos ser más cuidadosos y cautos en nuestras alabanzas a los significati-
vos niveles de inversión pública, especialmente en países donde hay
evidencia de alta corrupción.
En Italia se reportó durante mucho tiempo uno de los mayores ratios
de gasto de capital a PIB. Después del estallido de escándalos y después
de que varios prominentes individuos fueran enviados a la cárcel, e in-
cluso después de algunos suicidios, el gasto de capital disminuyó signifi-
cativamente. La información reportada por Transparencia Internacional
reporta que en el espacio de dos o tres años, en la ciudad de Milán, la
ciudad donde estalló el escándalo, el costo de enlace ferroviario cayo en
52%, el presupuesto de una nueva terminal aérea se redujo en 59% y el
costo de un kilómetro de subterráneo cayó en 57%. Aunque uno puede
sentirse tentado a aceptar que “de árbol caído, todos hacen leña”, la co-
nexión entre los dos eventos es muy fuerte para ser atribuido a una coin-
cidencia. Por supuesto que cualquiera de nosotros puede relacionar esto
con lo que sucede en nuestro país.
La corrupción probablemente incrementa el número de proyectos a rea-
lizarse en un país y además podría cambiar el diseño de estos proyectos
alterando su tamaño y complejidad. El resultado neto es i) un incremen-
to de la participación de la inversión pública en el PIB, ii) una caída en la
productividad promedio de la inversión y, debido a restricciones presu-
puestarias iii) una posible reducción en otras categorías de gasto público
como en el área de salud y educación y mantenimiento. Así la tasa de
crecimiento de un país es afectado negativamente.
Después de la II guerra mundial, cuando prominentes economistas
como Harrod, Domar, Roston y otros argumentaban que los países nece-
sitaban capital para crecer y que había una relación casi mecánica (rela-
ción K/Y) entre las variaciones del gasto de capital y las variaciones en el
crecimiento, se favoreció a la idea de apoyar al gasto de capital. Así, los
economistas cuando evalúan la asignación de recursos entre gasto co-
rriente y de capital suelen ser muy críticos para aquellos países que favo-
recen el gasto corriente. Este sesgo hacia los gastos de capital es entendido
como una “regla de oro” 9 recomendada para muchos países. Por lo tan-
to, hay derecho a endeudarse para financiar la construcción de nuevos
caminos pero no para financiar la reparación y mantenimiento de los ya
existentes; hay derecho de endeudarse para construir nuevos hospitales pero
9 La regla establece que sólo el gasto corriente necesita ser equilibrado con ingresos ordinarios; un
país puede tener déficit fiscal igual a su gasto neto de capital.

273
Aportes

no para capacitar a los doctores o enfermeras o para adquirir medica-


mentos.
Los políticos han internizado muy bien este sesgo y algunos la explo-
tan de muy buena forma. Por eso, la finalización e inauguración de pro-
yectos de inversión como caminos, canales de irrigación, plantas de
energía, túneles, escuelas y hospitales son tan populares entre los políti-
cos. Esto suele ser destacado en primeras planas de los periódicos aseguran-
do además que ello contribuirá al crecimiento futuro.
En nuestro país, ejemplos de esto abundan mandando claras señales
de que el gobierno de turno esta promoviendo el crecimiento. Esta claro
que este sesgo pro-inversión incrementa el presupuesto de inversión, pero
se debería agregar que otro factor que contribuye a este incremento es la
corrupción.
Mientras que el gasto corriente refleja explicitas e implícitas autoriza-
ciones, planes y compromisos, no hay reglas claras acerca de la formula-
ción en el presupuesto de inversión y su composición. Esto significa baja
discrecionalidad para los primeros y alta discrecionalidad para los gastos
de capital. Altas figuras políticas, miembros del parlamento, viceminis-
tros y ministros e incluso líderes del Estado, suelen participar e interve-
nir en la toma de decisiones acerca de i) el tamaño de la inversión total,
ii) la composición del presupuesto para ese gasto, iii) la elección de los pro-
yectos y su ubicación e iv) incluso el tamaño y diseño del proyecto. Particu-
larmente en iii y iv los individuos suelen tener alta influencia y control.
Todo ello obviamente disminuye la productividad del gasto de capital
reduciendo la tasa de crecimiento de un país. Por lo tanto la corrupción
puede distorsionar severamente la relación entre el factor capital y el
producto.
Cuando la aprobación de proyectos de inversión es muy influenciada
por la corrupción, la tasa de retorno de los proyectos calculado bajo
análisis de costo y beneficio deja de ser el criterio para seleccionar un
proyecto, y mas bien los proyectos son elegidos por su capacidad de
generar “comisiones” y “coimas”. La productividad de los proyectos pasa
a ser un asunto incluso irrelevante. El resultado de esto es un presupues-
to de gastos de capital muy distorsionado, aparecen así los “elefantes
blancos” y las “catedrales en el desierto”. Algunos proyectos son finaliza-
dos y nunca usados, algunos son más grandes y complejos que los nece-
sarios, algunos son de tan baja calidad que necesitan continuas
reparaciones y mantenimiento e incluso con capacidades de producción
por debajo de lo esperado. En estas circunstancias no debe sorprender que el
gasto de capital no genere resultados esperados en términos de crecimiento.

274
Aportes

VII. CUANTIFICACIÓN
La evidencia sugiere un efecto causal entre mejor gobierno y desarrollo.
Utilizando regresiones transversales que incluyen un gran número de países,
Kaufmann, Kraay y Zoido-Lobáton (1999) presentan evidencia sobre el efecto
causal de seis índices de gobernabilidad (voice10 y accountability11; inestabi-
lidad política y violencia, carga regulatoria, efectividad gubernamental, Esta-
do de derecho y corrupción) en tres indicadores de desarrollo.
Al usar una gran muestra de países, la evidencia empírica sugiere un
impacto negativo de la corrupción sobre los niveles de inversión interna;
de allí que sea lógico esperar un efecto nocivo sobre el crecimiento eco-
nómico. Mauro (1997) examinó esta relación y encontró que si Bangla-
desh hubiera sido capaz de reducir su corrupción al nivel de Singapur, su
tasa de crecimiento anual per cápita del PIB, entre 1960 y 1985 habría
sido 1,8 puntos porcentuales más alta.
Los mecanismos a través de los cuales la corrupción retarda el creci-
miento económico parecen ser multifacéticos (Schleifer y Vishny 1998,
Mauro 1997, Jonson, Kaufmann y Zoido-Lobatón 1996). La evidencia
sugiere que la corrupción lleva a las personas más talentosas se dediquen
a pensar en cómo beneficiarse de la corrupción y no a desarrollar activi-
dades productivas que creen riqueza; favorece los gastos públicos excesi-
vos y la proliferación de “elefantes blancos”; merma recursos para
mantener la infraestructura física; estimula el crecimiento de la econo-
mía informal y los mercados negros (gráfico 4).

10 Se refiere a diversos mecanismos de expresión de las demandas ciudadanas distintos a los de mercado.
11 No tiene un sinónimo en castellano. En sentido estricto, se refiere a la capacidad del gobierno de
dar cuenta de sus actos en forma transparente a la ciudadanía.

275
Aportes

VIII. ANÁLISIS EMPÍRICO


Consideramos los determinantes empíricos de la corrupción y sus efecto
sobre el crecimiento. Hay dos proposiciones importantes que podemos
rescatar de los expuesto anteriormente: a) que la corrupción toma la for-
ma de “búsqueda de rentas” a sabiendas que esta relacionada positiva-
mente con la incidencia de actividades de alta rentabilidad y
negativamente con sistemas de control y monitoreo; y b) que incide ne-
gativamente sobre el crecimiento.
Sin pretender abarcar la potencial gama de investigaciones que se pue-
den derivar de este problema acudiremos a formular una simple especifica-
ción econométrica, donde la tasa promedio de crecimiento Yt es:

Ln Yt = Xβ + α1 ln Y t-1 + α2 Corrupción i + α3 Recursos Naturales i + εi

Siguiendo a Sachs y Warner (1995), las principales variables de interés


son la corrupción y los recursos naturales. Las predicciones teóricas del
modelo plantean que la mayor corrupción esta asociada con tasas más
bajas de crecimiento, esta especificación además sugiere que una abun-
dancia de recursos naturales tiene a reducir el crecimiento. El set de va-
riables adicionales X incluye un promedio de la relación de inversión a
producto, el nivel de apertura comercial y el cambio de los términos de
intercambio. Ceteris paribus, se espera que una economía con alto grado
de inversión, con más apertura al comercio y con shocks favorables de
cambios en los términos de intercambio muestra tasas más altas de creci-
miento.
En el contexto de un crecimiento neoclásico, la incidencia de los re-
cursos naturales es interpretada como un shock tecnológico exógeno que
afecta al crecimiento a través de una función agregada de producción.
Así, los recursos naturales podrían, ceteris paribus, estimular el creci-
miento económico; sin embargo se debe tener en cuenta nuestra discu-
sión acerca del “dutch disease” donde se señala que una abundancia de
recursos naturales pueden inducir a efectos netos negativos sobre el cre-
cimiento.
La corrupción puede ser medida a través de índices como los de Trans-
parencia Internacional. Este ranking, como se señaló, muestra para los
niveles más bajos la característica de que esos países muestran altos gra-
dos de corrupción.
Los resultados, para un conjunto de 72 países se muestran en la tabla 2.
Los resultados coinciden con la literatura sobre crecimiento acerca del coefi-
ciente negativo del ingreso.

276
Aportes

Inicial Yt-1 ; el impacto positivo del comercio se confirma con el coeficiente de


la apertura comercial; y los shock positivos en los términos de intercambio están
asociados con el crecimiento. Consistente con la literatura del dutch disease, el
resultado señala que la abundancia de recursos naturales reduce la tasas de creci-
miento.
De acuerdo con el modelo teórico, el crecimiento es afectado negativamente
por el nivel de la corrupción. El crecimiento promedio sube en algo más de 1.4
puntos porcentuales con una mejora en el ranking de corrupción (equivalente a
que si Venezuela redujera su índice de corrupción al nivel de Chile).
Una interesante extensión de este trabajo es cuantificar la incidencia cuantitati-
va de la corrupción para nuestro país. Estamos seguros que los resultados confir-
marán los resultados encontrados.

IX. POLÍTICA ANTICORRUPCIÓN


¿Qué tipo de estrategias y programas anticorrupción tienen posibili-
dades de éxito?.En forma simple, el gráfico esboza los principales com-
ponentes que deben ser tomados en cuenta en un programa de acción
que contemple reformas al Poder Judicial y al sistema jurídico; institu-
cionalidad y reformas a la administración pública, junto con la supervi-
sión y participación de la sociedad civil y los medios de comunicación;
la simplificación de las regulaciones económicas y las reforma tributaria
y reformas financieras, del presupuesto y de las adquisiciones. En reali-
dad no es difícil elaborar una lista como ésta. Lo difícil es comprender
las condiciones políticas que hacen factibles estos cambios, así como
establecer las prioridades –muy específicas en cada país- desde el punto
de vista de los cambios institucionales más urgentes y de las políticas de
mediano y largo plazo. (Gráfico 6)

277
Aportes

Es preciso entender el buen gobierno en un contexto más amplio que


el de la lucha contra la corrupción. La mala administración trastorna la
formulación de políticas y la asignación equilibrada de los factores claves
de producción, lo que a su vez retrasa el crecimiento, el bienestar y au-
menta la pobreza.

X. APUNTES FINALES
Hemos hecho una investigación preliminar acerca de los elementos
teóricos y prácticos del canal a través del cual la corrupción afecta al
crecimiento y desarrollo de un país. Se encontró teórica y empíricamen-
te suficiente respaldo para el convencimiento de que la corrupción afec-
ta negativamente al crecimiento. Los canales a través de los cuales
transmite sus perniciosos efectos van desde una reducción de la producti-
vidad de la inversión pública, pasando por la no correspondencia entre el
gasto de inversión y gasto de operación y mantenimiento y por una reduc-
ción de la calidad de la infraestructura existente pública. La corrupción pue-
de reducir el crecimiento cuando provoca una reducción de ingresos fiscales
necesarios para financiar gastos productivos.
Este documento se centró en el problema de la corrupción y no en las
soluciones, el propósito es iniciar una discusión acerca de este tema. En

278
Aportes

muchos países ya se ha logrado crear una verdadera conciencia acerca de


este problema. Estamos seguros que una campaña contra la corrupción
necesita algo más que mejores políticas económicas, mejores leyes y más
entrenamiento. Requiere algo que sacuda el equilibrio corrupto.
En esta terapia de choque el gobierno debe ser audaz. Debe retar a la
ciudadanía a involucrarse en el diagnóstico y mejoramiento de los siste-
ma; en consecuencia, una campaña para mejorar la actividad guberna-
mental debe complementar la capacidad creadora normal y las nuevas
leyes con cosas tales como la formación de un cuerpo coordinador a
nivel nacional que sea res ponsable de trazar y llevar adelante, en asocio
con una junta de vigilancia de los ciudadanos, una estrategia contra la
corrupción.

BIBLIOGRAFÍA

• Atwood, B.,1998 “La corrupción como problema persistente de desarrollo” USIA, Perspectivas
Económicas.

• Becker, G., 1968, “Crime and Punishment: An Economic Approach” Journal of Political Economy.

• Boletin ResponDabilidad AAA, varios números.

• Espinoza, M. 2001. Articulo de prensa “Ojos Vendidos” La Prensa

• Gupta S., Davoodi, H. y Alonso-Terme R., 1998 “Does corruption affect Income Inequality and
Poverty? Fondo Monetario Internacional Working Paper.

• Kaufmann, D., Kraay, A. y Zoido-Lobaton, P. 2000 “la gobernabilidad es fundamental” Fondo


Monetario Internacional. Finanzas y Desarrrollo

• Kaufmann, D., Kraay, A. y Zoido-Lobaton, 1999 “Aggregating Governance Indicators” World


Bank Research Working Paper No.2195.

• Kaufmann D. 1998. “Corrupción y Reforma Institucional:el poder de la evidencia empírica”. Ban-


co Mundial. Perspectivas.

• Krueger, A.O., 1993, “Virtuous and Vicious Circles in Economic Development” American Economic Review.

• Klitgaard, R., 2000. “Contra la corrupción” Fondo Monetario Internacional, Finanzas y Desarrollo

• Liu. F.T., 1985, “an Equilibrium Queuning Model of Bribery Games”, Journal of Political Economy.

• Mauro, P.1997 , “Why Worry About Corruption”. Fondo Monetario Internacional. Economic Issues

• Sachs, J y A. Warner, 1995 “Natural Resource Abundance and Economic Growth” NBER Working paper.

• Seminario Regional Americano: La Corrupción, 1992. USAID-Bolivia

• Transparency International, Corruption Perceptions Index

• World Bank, 1997, Helping Countries combat corruption: The role of the World Bank.

279
Aportes

LA REGULACIÓN
ECONÓMICA EN LA
INDUSTRIA DEL AGUA:
UNA INTERPRETACIÓN AL DISEÑO TARIFARIO
DE LA CONCESIÓN EN COCHABAMBA
Roger Edwin Rojas Ulo1

I. INTRODUCCIÓN
Las políticas de reforma estructural implementadas en Bolivia, fueron pro-
fundizadas con el inicio de políticas privatizadoras que buscan traspasar las
empresas de servicios públicos al sector privado. Para este fin se crearon
marcos legales e institucionales que alienten el flujo de inversiones privadas,
traspasándoles los activos de las empresas y a la vez regular sus servicios.
En el caso de la industria del agua, la política económica estuvo dirigida a
reasignar las funciones del Estado estableciéndole la función de regular las
concesiones, buscando una mayor eficiencia y calidad en la prestación de
servicios además de incrementos necesarios en la cobertura.
Luego de una primera experiencia exitosa en la concesión del sector aguas,
realizada en la gestión del presidente Sánchez de Lozada, el gobierno del
Gral. Banzer, en Septiembre de 1999, efectuaba la concesión del Servicio
Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SEMAPA) al operador privado
Aguas del Tunari S.A. en el departamento de Cochabamba. La concesión
implicaba la ejecución del Proyecto Misicuni, la dotación de agua potable y
alcantarillado y la dotación de agua de riego y la generación de energía eléc-
trica en la central termoeléctrica de Misicuni.
Un mecanismo de financiamiento que permita cumplir con los objeti-
vos de la concesión era la implementación de un cuadro tarifario que
consideraba incrementos importantes en la tarifa base. La imple