Bajo la piel del fauno

DOUG JONES

epasar la filmografía de un actor como Doug Jones puede deparar importantes quebraderos de cabeza a aquel que se detenga, uno por uno, en cada título, cada película en la que este peculiar intérprete ha intervenido. ¿A qué se debe? En su currículum aparecen conocidos largometrajes para el gran público, del calibre de “Hellboy” (“Hellboy”, Guillermo del Toro, 2004), “MIIB: Hombres de negro 2” (“Men In Black II”, Barry Sonnenfeld, 2002) o “El laberinto del fauno” (Guillermo del Toro, 2006); sin embargo, hasta al espectador más avezado le costará identificarlo. La razón de eso se puede resumir fácilmente: los kilos de maquillaje que soporta estoicamente para dar vida a algunos de los personajes más memorables del cine contemporáneo. Véase el ejemplo del laberinto de magia ideado por Guillermo del Toro. ¿O acaso creían que realmente no se trataba de un ser humano de carne y hueso? El menor de cinco hermanos, Doug Jones (Indianápolis, Indiana, 1960) estudió en el instituto Bishop Chatard de Indiana, una escuela católica localizada en el distrito de Broad Ripple, también en Indiana. Una vez se graduó, en 1978, se matriculó en la Universidad Ball State. Cuatro años después de ingresar, además de haber conseguido licenciar-

R

Por Lorenzo AYUSO

se en Telecomunicaciones, obtuvo una especialización secundaria en teatro. Especialización artística a la que luego añadió una valiosa experiencia como mimo. Se unió a un grupo de mímica llamado Mime Over Matter, con el que actúo en un parque temático de Cincinnatti, Ohio, conocido como King Island: “Asustar a los niños de Kentucky era básicamente lo que podías hacer allí”1, bromea el actor. Había corrido ya la primera mitad de la década de los ochenta, y Doug, después de adquirir experiencia en los escenarios teatrales de su ciudad natal (y después de utilizar sus capacidades contorsionistas para ir creándose un currículum especializado en anuncios de televisión) cambió su residencia en Indiana por otra en Los Ángeles, adonde acude con la firme intención de abrirse camino en el mundo del espectáculo. Uno de sus primeros trabajos, destinado a la televisión, dejaba entrever una característica que se tornará en fundamental en la posterior carrera profesional de este espigado actor de maneras elegantes. Se trataba de un spot del restaurante de comida rápida MacDonalds, en el cual encarnaba a Mac Tonight, un ser cuya cabeza era una media luna y que, con mucho estilo, invitaba a los espectadores adultos a visitar las filiales de esta cadena de comida en su horario nocturno. Por tanto, desde el

Una media luna muy cool.

comienzo de su carrera, Doug Jones permanece vinculado a las máscaras que impiden al público ver su verdadero rostro, algo que para muchos actores resultaría frustrante, pero que, para él resulta totalmente natural.

Su debut cinematográfico se produjo en 1987 con “The Newlydeads” (Joseph Merhi, 1987), de la mano de la irreverente y deliberadamente cutre productora Troma de Lloyd Kauffman. Más tarde, intervendría en un pequeño papel en “Batman vuelve” Cuando Guillermo (“Batman Returns”, encontró a Doug. En 1997, Doug Jones Tim Burton, 1992) y fue contratado para en “El retorno de las enfundarse las prótebrujas” (“Hocus sis de uno de los Pocus”, Kenny Ortega, bichos de “Mimic” 1993). Este último (“Mimic”, Guillermo supuso su primer del Toro, 1997). Esta papel relevante en película, con Mira cine: se metió en las Sorvino y Jeremy carnes putrefactas de Northam en los papeBilly Butcherson, el les principales, supuso cadáver de un joven el primer proyecto en del siglo XVII que Doug Jones presenta con orgullo el “Laberinto del fauno”. No es para menos... Estados Unidos del regresa a la vida para proteger a una pandilla de adolescentes de la maldi- director mexicano, quien sin embargo no se enconción de unas estridentes hechiceras (interpretadas traba especialmente a gusto durante el rodaje a por Bette Midler, Sarah Jessica Parker y Kathy causa de las pegas de los productores con el acabaNajimy). Luego de esta película, llegarían un buen do final del film. Doug solamente fue contratado número de intervenciones en series de ciencia fic- para tres días; sin embargo, ese tiempo fue suficiención como “Historias de la cripta” (1993), “El joven te para trabar una amistad con del Toro. El propio Indiana Jones” (1994) o “Más allá del límite”, en intérprete lo recuerda en una entrevista: “Él la que intervino en tres ocasiones, siempre con apa- (Guillermo) estaba fascinado con las criaturas que ratosos trajes de látex, con los que dio vida a diver- había interpretado, los directores con los que había sos tipos de alienígena, a cual con aspecto más trabajado. Estaba todo el tiempo “¿De veras? ¿Y cómo terrorífico. También realizó una memorable inter- te fue? Era como tener delante de mí a un enorme vención en 1999 en el serial “Buffy, cazavampiros” admirador, y pensé <<¡Adoro a este tío!>>. Me pidió

La fama que Mac Tonight consiguió le permitió continuar interpretando este personaje durante 27 anuncios más desde finales de 1986 hasta 1996. Y a partir de ese mismo personaje, se dedicó a engrosar su filmografía, a base de papeles en la línea de su personaje de MacDonalds, tanto en cine como en televisión, así como en numerosos videoclips de artistas tan dispares como Red Hot Chili Peppers (“Soul to Squeeze” (1993)), Madonna o Marilyn Manson (“I don’t like Drugs (but the drugs like me)” de 1999).

(“Buffy, the vampire slayer”, Joss Whedon): el capítulo “Silencio” (“Hush”, Joss Whedon), de la cuarta temporada, presentó a Doug como el líder de Los Caballeros, un espeluznante grupo de seres que roban la voz a todos los habitantes de Sunnydale para así poder matarlos uno a uno sin que puedan pedir auxilio a nadie. El creador de la serie, y a la postre guionista, Joss Whedon, obtuvo una merecida nominación a un Emmy al Mejor Guión de Televisión por el libreto del episodio, rodado casi enteramente sin diálogos.

Su andadura en el mundo del cine seguía unos derroteros similares: fue un humanoide con aspecto de canguro en la fantasía de “Guerreros de la virtud” (“Warriors of Virtue”, Ronny Yu, 1997); tuvo una breve intervención en “Mistery Men” como el Hombre Lápiz; se convirtió en el Yeti para “Monkeybone” (“Monkeybone”, Henry Selick, 2001),... la lista de películas en las que se puede ver a Doug Jones (sin ver al auténtico Doug Jones) es interminable.

La relación con Guillermo del Toro se cimentó por tanto con su creación de Abe Sapien para la adaptación del comic de culto de Mike Mignola que el director llevó a cabo en 2004. Un personaje el suyo muy querido entre los fans del comic y que caló hondo también entre los que quedaron fascinados por su brillante traslación a la gran pantalla.

mi tarjeta, y cinco años más tarde, cuando estaban reuniendo al cásting de “Hellboy”, uno de los artistas de los efectos consideró que el diseño que habían esculpido para Abe Sapien se parecía a mí. Y luego otro artista más también lo dijo. Todos ellos habían trabajado conmigo antes y me conocían, y entonces Guillermo exclamó <<¿Doug Jones? ¡Yo conozco a Doug Jones!>> Sacó la tarjeta que le di de su cartera”2.

Así las cosas, cuando Guillermo del Toro comenzó a preparar su siguiente película tras “Hellboy”, “El laberinto del fauno” -por otro lado, segunda parte de la conocida como Trilogía de la Guerra Civil que inaugurara la soberbia “El espinazo del diablo” (Guillermo del Toro, 1999) y que quedará cerrada con “3993” (prevista para 2009)-, no hizo falta que volviera a sacar la tarjeta con el teléfono de Doug Jones de su cartera de nuevo para contratarlo: Doug

La creación del Fauno, compartida por el equipo de efectos DDT (los escarizados Montse Ribé y David Martí) y Doug Jones, supuso un enorme esfuerzo para el actor: su jornada laboral en el set de rodaje comenzaba cinco horas antes que la del resto del equipo, para convertirse por arte del maquillaje en el personaje creado por la imaginación de del Toro. Este arduo trabajo requería llevar zancos constantemente, para reproducir la altura del Fauno, además de unas aparatosas prótesis en la cabeza que le impedían ver. Pero, por si fuera poco, se empeñó en aprender sus diálogos en español, a pesar de que luego serían doblados por otro actor nativo y de que su nivel del idioma era muy bajo. La razón que esgrimió ante su director y amigo fue que, de esa forma, tendría mucha mayor credibilidad y el proceso de doblaje no resultaría tan evidente de cara al espectador. Pero ahí no queda la cosa, pues debajo de las blandas y viejas carnes del horrendo Hombre Pálido

Jones estuvo desde el principio como parte fundamental en el proyecto. Se metió en la piel del Fauno, una extraña criatura que revela a la niña Ofelia (Ivana Baquero) su verdadera identidad: la de princesa de un reino subterráneo.

también se encontraba Doug Jones. En definitiva, un trabajo el que realizó en “El laberinto del fauno” el doble de difícil de lo habitual. Sin embargo, la dificultad intrínseca de su labor parece evaporarse a juzgar por la actitud de este actor incomparable. ¿Cómo es esto posible? Doug Jones lo resume así: “Tengo una tía que fue actriz de teatro durante muchos años y siempre llevaba los mismos zapatos a las audiciones. Le quedaban un poco pequeños y le apretaban los pies, le hacían mucho daño. Me dijo que los llevaba porque si se olvidaba del dolor sabía que lo estaba haciendo bien. Un día la llamé y le dije <<Tengo unos zapatos como los tuyos. Son los efectos especiales de maquillaje>>”3. Interesante filosofía de trabajo. Doug Jones no sólo vive de personajes fantásticos y los monstruos. Como actor que es, también ha realizado papeles de ser humano normal y corriente. Fue un jugador de póker con mala suerte en un capítulo de “C.S.I.: Las Vegas” (2002), fue August Margary en “Adaptation (el ladrón de orquídeas)” (“Adaptation”, Spike Jones, 2002), y se convirtió en el Cesare del remake contemporáneo del clásico “El gabinete del Doctor Caligari” (“The Cabinet of Doctor Caligare”, David Lee Fisher, 2005), un film

experimental en el que se usaron imágenes de archivo de la película original (“Das KABINETT des DOKTOR CALIGAR”, Robert Wiene, 1919) y se introdujeron sonidos y diálogos. La cinta obtuvo el Premio de la Audiencia en el Screamfest Horror Festival del 2005. Aparte de estos trabajos en el mundo del largo, interviene con frecuencia en cortometrajes muchos de los cuales participan en festivales en Estados Unidos. Algunos ejemplos son “A Series o Small Things” (Phil Donlon, 2005) o “Mr. Escape” (“Mr. Escape”, Paul Sun, 2006).

Un Lon Chaney moderno.

Con la cara descubierta.

Las mil caras de Doug Jones

Lo cierto es que poco parece resistírsele a Doug Jones, un hombre con cientos de caras. Tantas, que aún le faltan muchas, muchas por enseñar.

Ese es el calificativo que recibía Doug Jones en un reportaje del Los Ángeles Times de finales de 2006. Lo cierto es que, como este mítico intérprete (18831930), presenta una habilidad inusual para lidiar con cualquier personaje, tenga el aspecto que tenga. La expresividad que emana su rostro aún con el maquillaje le convierte en un actor tremendamente dotado, y su físico le hace perfecto para toda clase de papeles, en buena medida marginales o extraños.

1. Como Billy Butcherson, un cadáver del siglo XVII que regresa a la vida una noche de Halloween en “El retorno de las brujas” (1993). 2. Como el guerrero Yee de “Guerreros de la virtud” (1997), un hombre-canguro protector del reino mágico de Tao, en la película dirigida por Ronny Yu (“Freddy vs. Jason”) 3. Como el líder de Los Caballeros (The Gentlemen) del memorable capítulo “Silencio” de “Buffy, cazavampiros” (serie TV), dirigido por Joss Whedon en 1999 4. Como el Espía Morlock de la última versión cinematográfica de “La máquina del tiempo” (2002), dirigida por Simon Wells, descendiente del escritor de la novela, H.G. Wells. 5. Como el empático Abe Sapiens de “Hellboy” (2004), papel que retomó en la continuación “Hellboy 2: The Golden Army” (2008). 6. Como el Hombre Pálido, uno de sus dos papeles en “El laberinto del fauno” (2006).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: 1. http://www.thedougjonesexperience.com/biography.htm 2. http://www.tvguide.com/News-Views/InterviewsFeatures/Article/default.aspx?posting=%7BC3320D59-A04A-4CB0-B225-461AFECEB86F%7D 3. ROMO, Manuel: “¿En qué piensan los faunos (mientras les maquillan)?”, España, 2006 4. http://www.infuzemag.com/interviews/archives/2007/02/doug_jones_1.htm