You are on page 1of 4

En el camino a la escuela; los proyectos de Maria.

María camina lentamente hacia la escuela. Repite lé1 lista del mandRdo, como I mr,
cantilena. ·

María: Un litro de leche, un paquete de galletas con cl1ocolate king sizo , un Du


Maurier grande No. 3, un litro de chícharos con chocolate ... ¿Son nuevos tus
zapatos, María? Sí, maestra Gervais, son para caminar hasta la Tierra del Fuego,
pero antes tengo que ir a estudiar a los gorilas en Africa, con mi simio Bambou quo
me sigue por todos lados. Miro la llanura, mi vestido vuela al viento , me interno en el
monte para salvar a las tribus primitivas. No me dan miedo los leones, ni los tigres, ni
las panteras, ni las serpientes. Soy valiente. En la tarde, Bambou Y yo miramos el sol
ponerse tras la llanura y nos parece hermoso, absolutamente hermoso. Pero antes,
debo tener ocho hijos: cuatro niños y cuatro niñas. En la noche, se acuestan
pegados, los abrazo, bajo hasta la estufa; tejo calcetines de lana para mis
pequeños. Huele a madera seca y a tarta de manzanas. Pero antes, tengo que
escribir las aventuras de Mary Simpson. Mary Simpson en los montes africanos.
Mary Simpson en camello por el Desierto de Gobi. Mary Simpson salvada de las
aguas. Mary Simpson visita la .China y a los chinos. Mary Simpson se enamora.
Mary Simpson se casa. Mary Simpson tendría que morirse, pero no se muere.

Pierrot Desautels

María, completamente absorta en las aventuras de Mary Simpson, no se percata de


la presencia de Pierrot Desautels quien surge de la nada; acaso de atrás de un árbol
como el lobo de Caperucita .

. Pierrot: ¡Hola!
María: ¡Ay! Me espantaste.
Pier~ot: ¿Quién es Mary Simpson?
Mana:
. Yo no hablo con extranos.
-
Pierrot: Pierrot Desautels. Sexto B.

10
María: No te conozco. Además estás muy v· . .
Pierrot: Digamos que repet1' . A, dó d ie10 para ,r en sexto.
•¿ n e vas?
M_aría : A la escuela. ¿A dónde quieres que .vaya?
Pierrot: No hay prisa:
María: Voy tarde.
Pierrot: Podríamos jugar un poco.
María: No, tengo prisa. ¡Adiós!
Pierrot· Espera · · · .
. , íll s1qu1era te he dicho que tienes bonitos zapatos.

María se detiene en seco.

María: ¿Te parece?


Pierrot: Brillan.
María : Los lavé esta mañana. Hacen un ruido lindo. Oye.

María camina un poco para Pierrot.

Pierrot: Un ruido muy lindo. Camina un poco más.


María: La maestra Gervais los va a notar, seguro. Quizá no diga nada, pero los va a
ver y yo voy a ver en sus ojos que los ha visto. Quizá sonría.
Pierrot¿Quién es Mary Simpson?
María: Es el personaje de una novela que voy a escribir.
Pierrot: ¿ Una qué?
María: Una novela. Una historia que escribes en hojas y cuando ya tienes muchas se
vuelve un ladrillo, luego la gente la compra y te vuelves famosa.
Pierrot: ¿Qué tienen que ver los ladrillos con eso?
María: Olvídalo. ¿Tú que vas a hacer?
Pierrot: Yo voy a manejar un dieciocho ruedas.
María: ¿Un qué?
Pierrot: Un camión, de los grandes, ¿sabes?; apestan, debajo tienen cosas redondas
que ruedan. A veces son dieciocho. Mi tío Marcel me llevó en su dieciocho ruedas
hasta Sorel. Es fantástico.
María: ¿A dónde ·vas a ir en tu camión?

11
~-' it' 11 '-'t: N,, ~ t), rh.' itn~'l.'tta. \il )Y a trnnspl'I tar cajas, ton0lndas de cajas de papas d ,,
\.' !,td1a1\.:\.~ __ , · e
l\,~\rin: ¿ l\.1d~l tu \·idn \'
Pit".lr11..,t: Eh.__ s, , tlxia mi vida.
~t1ri,1: ¿Y qu~ vns n p~nsar, ahi $ ,.110. en tu cnbina?
Pierrc., t: Nndn t3n ~speciaL No s 8 put"Kie uno 1.:3 111l)obar 011 un dieciocho ruedas. Hay
que mirnr bacia ndelante.

Paus,1. Pi~1r ot piansa en los á1tJ0/es que desfilan por la carretera a Sorel. María
piensa en Pierrot dentrn de sv cnmión.

Maria: Me tengo que ir.


Pierrot: Espera, espera. todavía no jugamos.
rv1aría: No puedo.
Pierrot ¿Quieres un chicle de cereza?

tvfaría se detiene en seco.

María: ¿De cereza?

El chicle de cereza forma parte de aquellas cosas a las que Marfa definitivamente no
se puede resistir.

María: Quiero dos.


Pierrot: ¿Dos? O.K.

Pausa. Se meten la goma de mascar a la boca y mastican en silencio. Se sientan


juntos. El azúcar en la boca hace sonreír a María.

María: Quiero decirte algo.


Pierrot: Quieres dar una vuelta en el dieciocho ruedas de mi tío Marce! pero te da
pena pedirlo. No hay problema, yo lo arreglo. Ya verás, corre rapidísimo, vuela, pero
no hay peligro.
12
Mar,a: No tengo miedo.
P,errot: Ya verás, mi tío Marce! es muy chistoso; siempre canta mientras maneja.
Canta ópera.
María: No es eso.
Pierrot: Él me lo diio. ópera italiana. Es la historia de una mujer muy muy enferma.
María: ¿Puedes guardar un secreto?
Pierrot: Copiaste en el examen de matemáticas. Te hiciste pipí en el patio de la
escuela. Espiaste a tu papá por el ojo de la cerradura del baño.
María:iNO, no es eso! Ni siquiera tengo papá en el baño. Hace rato, antes de
encontrarnos, yo caminaba ...
Pierrot: ... hablando sola. Te oí.
María: Frente a la tienda, hay un roble muy grande, mi mamá dice que tiene más de
cien años, que su bisabuelo lo plantó. Mi mamá vio a un niñito treparse en una rama
para esconderse de su hermano. Cuando el hermano pasó por abajo, el niñito se
puso a chiflar, el hermano grande buscó al pájaro y el niñito se le echó encima como
un águila. Mi mamá dice que por un segundo tuvo miedo al ver a un niñito caer así
de un árbol "centenario" .
Pierrot: ¿Ése es tu secreto?
María: Bueno, no. Hace rato, cuando pasé cerca del roble, tuve una idea extraña.
Pero es una idea que no se puede.
Pierrot: Pensaste que querías ser un águila para atacar niñitos.
María: No. No es eso. Duró apenas dos segundos. Pasaba frente al roble, me sentía
bien, tenía ganas de reír, no sé por qué. Entonces pensé: yo, María, once años Y
medio ... Yo, María, once años y medio.. .
t
Pierrot: "Yo, María, me río de la escuela, me río de mi mamá, me río de la maeS ra

Gervais... " ana a ¡0


María (en voz baja): Yo, María, yo ... yo nunca moriré. (Se escucha una camp
1ios.J Ya me voy, me van a regañar. ¡Adiós, Pierrot Oesautels_!
/eJ t calcetines, bonita
Pierrot: Espera, ni siquiera te dije que tenías bont os

mochila ... bonitos ojos ...

Pero María se ha ido. Corriendo, murmura.

13

Related Interests