You are on page 1of 5

ELECCION INCONDICIONAL

En cuanto a esta doctrina es necesario que entendamos tres palabras que


componen tres doctrinas fundamentales en lo que se refiere a la doctrina de la
salvación:
 La Predestinación” quiere decir "destinado antes". Se refiere al arreglo
divino de las circunstancias de la realidad para cumplir con Sus decretos
hechos ante de la fundación de mundo.
 La Elección se refiere al decreto divino de crear, de entre la la humanidad
condenada, a ciertos individuos para ser beneficiarios del don gratis de la
salvación. Dios hizo esto si referencia a los méritos, al estado de la
voluntad, o la f prevista en los elegidos. Dios no lo hizo arbitrariamente, sino
a base de su gracia.
 La Reprobación tiene que ver con el decreto divino mediante el cual Dios
deja a una parte de la humanidad pecadora, seguir su camino hacia la
condenación eterna, sirviendo de esta manera de objetos de la ira divina.
Dios no los obliga a pecar. Tampoco es el autor del pecado de ellos.
Simplemente les deja continuar hacía su destino como castigo por sus
pecados.

Haciendo una breve recapitulación de lo visto, hemos aprendido:


1. Que es la elección incondicional.
2. Las categorías de la elección:
a. Elección individual.
b. Elección corporativa.
3. La naturaleza de la elección.
a. La elección es eterna – Ef. 1:4-5; 2 Tes. 2:13; 2 Tim 1:9; 1Ped
1:19,20.
b. La elección es soberana e incondicional – Ef. 1:4; 2 Tim 2:10; Rom
9:11.
c. La elección es inmutable.

I. ¿CÓMO SABER QUE SOMOS ELEGIDOS?

"...la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la
esperanza en nuestro Señor Jesucristo." Porque conocemos, hermanos amados
de Dios, vuestra elección". ITes.1:3-4

Pablo sabía que esos hermanos eran elegidos porque reconoció en ellos estas
tres virtudes principales:
a. Fe, amor y esperanza.
b. Reconocía que el desarrollo de estas cualidades caracteriza a los elegidos.
Si bien la voluntad de Dios es que tengamos seguridad de nuestra elección, esta
confianza no viene fácilmente. Se necesita diligencia para practicar las virtudes
arriba mencionadas. Referente a estas virtudes, Pedro exhorta:

"... tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo
estas cosas, no caeréis jamás" (2 Pedro 1:10).

Algunos incrédulos, por medio de su voluntad, alcanzan cierto progreso en el


desarrollo de tales virtudes. A pesar de su esfuerzo, su interés tiene un fin y
regresan a su naturaleza pecaminosa. Un proceso de perfección a largo plazo es
solo posible por el poder del Espíritu Santo. Es en este proceso largo que se
distinguen los elegidos.

Los textos de Pablo y Pedro nos ayudan a reafirmar nuestra elección. El progreso
espiritual para la gloria de Dios es la confirmación del decreto divino.

II. PREGUNTAS SOBRE LA ELECCIÓN.


Me dedicaré a explicar 4 preguntas que la gente hace comúnmente respecto a la
doctrina de la elección:
Pregunta No.1: En 2 Ped. 3:9 leemos, "...no queriendo que ninguno perezca".
¿No contradice esto la idea de la elección?
Respuesta: El contexto del versículo comprueba la elección en lugar de refutarla:
A. En el v. 8 encontramos que los destinatarios de la carta de Pedro son los
elegidos: "Mas, oh, amados...". Los amados de Dios son, según Col. 3:12,
los elegidos.
B. Además, ¿de qué "promesa" escribe Pedro en el versículo 9?
1. El v. 10 revela que la promesa es la segunda venida de Cristo, el Día
del Señor. No es la oferta de una salvación para toda la humanidad,
es la promesa de liberación para la Iglesia de Cristo.
2. Pedro exhorta en este pasaje a los cristianos que se turban porque
Cristo tarda en regresar. Les recuerda que todo tiene un propósito y
que cuando el último miembro de la Iglesia de Cristo esté añadido, el
Señor volverá.
3. También existe una falla de lógica en la objeción. Si Dios deseara
que ningún ser humano perezca, ¿por qué no envía a Cristo
inmediatamente? ¿O es que acaso Dios ha olvidado que millones de
niños nacen en el mundo cada día y que muchos de éstos no serán
salvos?
4. Por lo tanto, según el contexto y la lógica, la única interpretación
posible de la frase "... no queriendo que ninguno perezca", es la
intención divina de redimir a todos los elegidos y no a l humanidad
en general.
C. Tratemos de explicar II Pedro 3:9 con frases entre paréntesis: "El Señor no
retarda su promesa (DE LA VENIDA DE CRISTO), según algunos la tienen
por tardanza, sino que es paciente para con nosotros (LOS ELEGIDOS), no
queriendo que ninguno (DE LOS ELEGIDOS) perezca, sino que todos (LOS
ELEGIDOS) procedan al arrepentimiento."

Pregunta No. 2: Pablo afirma en I Timoteo 2:4 que Dios "...quiere que todos los
hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad". ¿No sugiere esto
que Dios quiere que todos se salven, y por lo tanto que la elección y la
reprobación son falsas?
Respuesta: El contexto de la frase "todos los hombres" sacarán a la luz la
interpretación correcta:
A. En el verso 1, Pablo exhorta a Timoteo a orar por "todos los hombres";
luego, en el versículo 2, añade que se refiere a los reyes y los que están en
eminencia.
1. Pablo le pide a Timoteo que no limite sus oraciones a los pobres,
sino que extienda su visión a las clases gobernantes también.
2. Vemos, de esta manera, que la frase "todos los hombres"
significa "todos sin distinción de clases" y no "todos sin excepción
de personas".
3. La expresión "todos los hombres" se repite cientos de veces en
las Escrituras.
4. En menos del 10 por ciento significa "toda la humanidad".
Normalmente significa "toda clase de personas".
B. Otro texto que nos ayudar a entender el versículo de I Timoteo, es Tito
2:11.
1. Pablo dice: "Porque la gracia de Dios se ha manifestado para
salvación a todos los hombres".
2. El mensaje de Jesucristo no había sido revelado a los chinos o los
aztecas.
3. Pablo se refiere a la universalidad de Evangelio que trasciende
barreras raciales y culturales.
C. Finalmente, en el v. 7, Pablo revela su pensamiento acerca de "todos los
hombres" al decir: "...fui constituido predicador y apóstol y maestro de los
gentiles..." Para Pablo, "todos los hombres" significa "gentiles también y no
los judíos solamente".

Pregunta No. 3: "Si la Elección es verdad, ¿por qué evangelizar?"


Respuesta: Predicamos el Evangelio porque Dios nos mandó a hacerlo. Mt
28:19-20; Mr 16:15,16. Aunque Dios es Todopoderoso, puede salvar a quien Él
quiera y de la manera que quiera, puso Su Palabra (los medios) para salvar a
los elegidos.
A. En Romanos 8:30 el Apóstol Pablo dice que Dios ha predestinado a
ciertos individuos y en consecuencia los ha “llamado”.
1. Aunque podemos inferir que este es el llamado eficaz, podemos
implicar el llamado general.
2. Este llamado es hecho primero externamente por medio de
mensaje evangélico y luego de manera interna por la convicción
del Espíritu Santo.
3. Un ejemplo de esto lo podemos ver con más claridad en Hch
13:48. Solo los que estaban destinados a la vida eterna creyeron
eficazmente.
B. Otro pasaje que nos indica la importancia de evangelizar es 2 Tes.
2:13,14.
1. Pablo daba gracias a Dios por la elección divina de los
tesalonicenses y agrega que fue mediante la fe en la verdad.
2. Luego en el verso 14 dice que ellos fueron llamados mediante el
evangelio, entiéndase mediante la predicación del evangelio.
3. La respuesta concreta a la pregunta sobre la elección de porque
debemos evangelizar, es porque solo por medio de la
proclamación del evangelio puro los escogidos son llamado y
traídos a la fe.
Pregunta No.4: "Si la Elección es verdad, ¿por qué orar para que Dios salve a las
almas?"
La respuesta es: Si la salvación dependiera de la voluntad del hombre, ¿por qué
orar a Dios? No podría hacer nada. Estaría en el cielo esperando pasivamente e
impotentemente que el hombre decida. Dios nos pide oración y la usa para cumplir
con Sus propósitos.

III. LA REPROBACION.

Cuando entendemos la elección como la decisión soberana de Dios de escoger a


algunas personas para salvarlas, necesariamente hay otro aspecto de esa
elección: la decisión soberana de Dios de pasar por alto a otros para no
salvarlos. Esta decisión soberana se llama reprobación.

Implicaciones lógicas para la doctrina de la reprobación:


o Si hay a quienes: “Dios ha escogido desde el principio para salvación”
(2Tes.2:13), entonces hay otros a quienes Dios no ha escogido para
salvación.
o Si hay algunos que el Padre le dio a Cristo (Juan 6:37), entonces tiene que
haber otros a quienes el Padre no le dio a Cristo.
o Si hay unos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero
(Apoc.21:27), entonces tiene que haber otros cuyos nombres no están
escritos ahí.

Esto es lo que comprobaremos…


A. EJEMPLOS BIBLICOS DE LA REPROBACION.
1. “Todo lo ha hecho Jehová para su propio propósito; y aún al impío
para el día malo” (Prov.16:4)
2. El Señor afirma que entraran por la puerta estrecha que lleva a la
vida eterna – Mt 7:13-14.
3. También enseña que habrá ovejas y cabritos – Mt 25:33,46 Cf. Slm
37:22.
4. De manera más sucinta o precisa dice que muchos son llamados
pocos lo elegidos – Mt 22:14.
5. Pablo también dice que Dios amó a Jacob pero a Esaú aborreció –
Rom 9:13.
6. Judas también dice que hay ciertos individuos que fueron señalados
para condenación (Judas 4)
7. Pedro también dice que hay hombres que fueron destinados a
desobediencia (1 Ped 2:8 Cf. Mr 4:10-12)
8. Con toda esta evidencia bíblica podemos decir que Dios no ha
escogido salvar a todos los hombres – Jn 6:38-40 Cf. Rom 11:7.
B. SI DIOS HUBIERA ESCOGIDO SALVAR A TODOS LOS HOMBRES
ENTONCES:
1. Todos serian justificados y en consecuencia todos se salvarían.
2. El infierno no existiría porque ya todos serian salvos, y esto iría en
contra de la enseñanza de la salvación y la condenación.
3. Seria infructuoso o de nada serviría la evangelización.
4. A los que Dios no ha elegido para salvación, los ha dejado o
abandonado en sus propios pecados para que perezcan. Esto no
es injusto sino justo porque la paga del pecado es la muerte –
Rom 6:23 Cf. Ezq 18:4,20. El hombre se merece el juicio no
salvación. Por eso es que esta es por sola gracia.

Conclusión: El conocimiento de nuestra elección es una fuente inagotable de


gozo. Sus beneficios prácticos y profundos nos conducen a la “alabanza de Su
gracia” y produce estabilidad como ninguna otra enseñanza puede hacer. (Ef.1:6;
2 Ped.1:10)