You are on page 1of 4

Insectos

Los insectos son la especie del reino animal más prolífica del planeta. De acuerdo a la entomología que
es la ciencia que estudia a los insectos, estos animales pertenecientes a la familia de los artrópodos
comprenden alrededor de un millón de especies diferentes, constituyendo cerca del 90% de la vida en
la tierra. En muchos lugares comúnmente se les denomina como bichos.
De acuerdo a estimaciones se calcula que por cada ser humano, habría un número aproximado de 200
millones de insectos, de hecho algunas colonias donde viven las hormigas pueden llegar a tener hasta
20 millones de estos insectos. La denominación “insecto” proviene del latín insectum cuyo
significado es “cortado por el medio”.

Características de los insectos


De forma general los insectos se caracterizan por poseer un par de antenas, seis patas conformando tres
pares y dos pares de alas. Estas dos últimas características pueden variar dependiendo de la especie.
Los insectos presentan un cuerpo dividido en tres secciones que están perfectamente separadas una de
otra y se pueden diferenciar a simple vista, siendo estas la cabeza, el tórax y el abdomen.
Estas tres secciones se encuentran recubiertas por un exoesqueleto, el cual comprende cuatro capas
rígidas que protegen el endoesqueleto el cual se encuentra en la parte interior del insecto. El
exoesqueleto también cumple la función de dar rigidez y permeabilidad al insecto, a la vez que lo
protege de la deshidratación. Las otras secciones del cuerpo de los insectos están conformadas de la
siguiente manera:

La cabeza
Regularmente tiene una forma de cápsula y en ella se encuentra la región bucal, las antenas y los
ojos. En el caso de los ojos estos son grandes y se encuentran en los laterales de la cabeza, están
formados por una gran cantidad de pequeñas áreas de forma circular o hexagonal las cuales toman la
imagen de manera individual.
Las antenas de los insectos cumplen con dos funciones principales, estas se encuentran recubiertas de
pequeños pelos los cuales permiten que trabajen como órganos sensoriales a la vez que también son un
apéndice olfativo. En algunas especies también permiten percibir sonidos o como ayuda durante la
cópula para atraer y sujetar a la hembra.
Las bocas de los insectos varían en cuatro tipos: los hay de tipo masticador como por ejemplo los
escarabajos; de tipo cortador-chupador como las moscas o los tábanos; boca en forma de espiritrompa
como la de las mariposas; y finalmente el tipo picador-succionador como los piojos y las pulgas.

as en seis secciones que finalizan en una uña.


Las alas varían mucho dependiendo del tipo de insecto, aunque generalmente se encuentran en dos
pares y son de tipo membranoso, unidas por una especie de articulación a unos músculos transversales
del tórax que les permiten el movimiento durante el vuelo. Insectos como las hormigas o las pulgas no
poseen alas.
El abdomen
El abdomen de los insectos se encuentra dividido en 11 secciones, en algunos insectos la última
sección es tan pequeña que parece prácticamente invisible. La función del abdomen es resguardar los
órganos reproductivos del insecto.

Tipos de insectos
Con más de 900 mil familias de insectos, clasificar a cada una de ellas da como resultado una extensa
lista de estos animales. La entomología afirma que aún existen muchas especies de insectos sin
clasificar. Las clasificaciones de algunos de los insectos más comunes son las siguientes:
• Himenópteros: En esta clasificación se encuentran las abejas, las avispas, la hormiga roja y la
hormiga guerrera.
• Coleópteros: Aquí se encuentran todos los escarabajos, las luciérnagas, las mariquitas y el
gusano de la harina.
• Ortópteros: Los grillos se encuentran en esta clasificación junto con las langostas y los
saltamontes.
• Lepidópteros: Especie a la que pertenecen el gusano de la seda, las mariposas y la polilla.
• Dípteros: Aquí se encuentran las moscas, los mosquitos y el tábano.
• Hemípteros: Especie en la que se encuentran las chinches, la cigarra, el escorpión acuático y el
pulgón.
Aunque los insectos forman parte del grupo de los artrópodos, no todos los artrópodos son insectos
ya que especies como los ciempiés, las arañas y los escorpiones terrestres no tienen antenas, no poseen
alas y sus patas se dividen en cuatro pares en lugar de tres como la de los insectos (en el caso de los
ciempiés estos tienen muchos pares de patas), por lo tanto no entran en esta clasificación.

Hábitat de los insectos


El hábitat de los insectos se extiende por todo el planeta tierra, siendo que estos se adaptan
perfectamente a la gran mayoría de los climas del mundo. En algunas regiones como los suelos
tropicales y boscosos, los insectos se presentan con mayor abundancia, tal es el caso del hábitat donde
viven las mariquitas o los escarabajos quienes se adaptan mejor a suelos húmedos.
Por su parte, algunas otras especies de insectos prefieren hábitats de clima más templado con
entornos abundantes en alimentos como el néctar de las flores, como se puede observar en los lugares
donde viven las mariposas y las abejas. Incluso algunas especies de insectos, tal es el caso del
escorpión de agua, han logrado adaptarse a ambientes submarinos.
Durante miles de años los insectos han coexistido con los humanos en una relación que muchas veces
puede ser de cooperación, como sucede con las abejas o los gusanos de la seda, mientras que en otras
representan verdaderas plagas, tal es el caso de las langostas.
Desde su uso medicinal, hasta formar parte de la alimentación en algunas culturas, los insectos
cumplen con funciones específicas según su especie, siendo el grupo del género animal que mayor
interrelación ha tenido con los seres humanos a través de la historia y que juega un papel vital en la
conservación del medio ambiente.