You are on page 1of 8

ASUNTO: PROCESO DE TRATAMIENTO DE LAS AGUAS DE SENTINAS.

El residuo Marpol, aguas de sentinas procedentes de los buques, con un alto


porcentaje en agua, hidrocarburo y lodos, para su tratamiento de separación, requiere
de diferentes etapas, cada una de ellas encaminada a la separación de fases para el
proceso de valorización de la fase hidrocarburada, y para la posterior eliminación de los
diferentes contaminantes existentes en la fase acuosa cumpliendo con los parámetros
que establece la Legislación vigente, así como del contenido en lodos.

Los procesos en los que se originan estos residuos en los barcos, nos dan una
idea de la heterogeneidad de los mismos, y de su dificultad a la hora de tratarlos
correctamente, cumpliendo con las exigencias medioambientales, siendo principalmente
los que se indican a continuación:

 Limpieza de tanques de lodos de hidrocarburo.


 Pérdidas en las pruebas de serpentines en tanques de lodos de
hidrocarburo, tanques de sedimentación del fuel-oil, tanques de drenaje
del fuel-oil,….
 Limpieza de tanques de sentinas, y sentinas de cámara de bombas con
aguas de baldeo procedentes del mar.
 Limpieza de tanques de carga.
 Tanques de sentinas de las máquinas.
 Tanques de aguas oleosas de la cámara de bombas
 Averías en circuitos de refrigeración.

Seguidamente, y de manera informativa, se adjunta una caracterización analítica


realizada del muestreo de las cubas de almacenamiento de residuos procedentes de las
aguas de sentinas de diferentes buques, en un periodo determinado, lo que nos da una
idea del grado de contaminación tan elevado de estos residuos.
Buque 1 Buque 2 Buque 3 Buque 4

PARÁMETRO Uds M1 M2 M3 Compuesta Compuesta Compuesta

DQO mgO2/l 37625 37625 15800 12288 16993 7468


SST mg/l 1669 1620 1753 1963 7458 2247
SSV mg/l 1180 550 610 525 1895 513
pH Uds.pH 7,1 7,4 7,3 6,9 8,1 7,9
Conductividad mS/cm 54 32 26 15 42 16
Cloruros mg/l 11185 9520 10900 8100 10490 9240
Aceites y mg/l 17130 10320 11670 6060 9205 1979
Grasas
N-NH4 mg/l 4310 4110 3360 2920 3440 2700
TKN mg/l 6524 6475 5400 4700 5460 4120
PLOMO mg/l 0,45 0,55 0,48 0,65 0,50 0,44
CADMIO mg/l 0,66 0,68 0,66 0,56 0,86 0,36
ARSENICO mg/l 0,0009 0,0010 0,0008 0,0009 0,0012 0,0016
MERCURIO mg/l 0,0008 0,0009 0,0007 0,0010 0,0007 0,0007
CROMO mg/l 0,26 0,46 0,45 0,32 0,38 0,50

Los procesos unitarios de tratamiento para las aguas de sentinas procedentes de


los barcos, compuestas aproximadamente por un 80% de agua contaminada, un 15% de
hidrocarburo libre con una densidad inferior a la del agua, y un 5% de lodos, para dar
cumplimiento con los valores límites establecidos en la Anejos II a XII de la O.M. de 31
de octubre de 1989, con la Ley 22/88 de 28 de julio de Costas y la Instrucción para el
vertido al mar de aguas residuales (O.M. de 13 de julio de 1993), son los que se
describen a continuación, así como el daño que puede provocar al medio receptor, aguas
marítimas, el incumplimiento del grado de depuración exigido.

Descripción de las etapas de tratamiento:

Una vez recepcionado el residuo, se requiere someterle a una separación primaria


para la eliminación de hidrocarburos libres con menor densidad de la del agua, y lodos
presentes en las aguas de sentinas.

Para ello se utilizan procesos térmicos, químicos y físicos de separación, con lo


cual los hidrocarburos y aceites y grasas en estado libre, así como los lodos son
separados de la fase acuosa; es importante seleccionar muy bien la tecnología a utilizar
por la problemática presente en el residuo, en lo referente a las incrustaciones y fangos
presentes que saturen e inhabiliten el equipo a utilizar en el tratamiento. Con esta
primera etapa se obtendría por un lado una fase hidrocarburada, un lodo y un agua
residual contaminada, a la cual hay que someter a un tratamiento de depuración para
poder ser vertidas directamente al mar, y cumplir así con los parámetros exigidos.
Seguidamente se indica una caracterización analítica de este tipo de agua resultante de la
separación primaria, y que por su contaminación química requiere ser tratada para
conseguir un agua depurada que cumpla con la Legislación Vigente:
Fase Límites
PARÁMETROS Uds Acuosa (Vertido a las aguas marítimas)
Compuesta Compuesta
DQO mgO2/l 8500 300
DBO5 mgO2/l 2500
Fenoles mg/l 50 5
SST mg/l 650 200
pH Uds.pH 7,7 7-9
Conductividad mS/cm 21,1
Aceites y mg/l 430
Grasas
Hidrocarburos mg/l 150 5
Toxicidad Equitox 150 50
Fósforo total mg/l 25
N-NH4 mg/l 90
TKN mg/l 110
PLOMO mg/l 0,35
CADMIO mg/l 0,48
ARSENICO mg/l 0,0001
MERCURIO mg/l 0,0001
CROMO VI mg/l 0,24

Con este primer proceso de tratamiento de separación, el agua residual no


cumpliría con las exigencias medioambientales establecidas para la calidad de un vertido,
siendo necesarias otras tecnologías de tratamiento complementarias mucho más
costosas para conseguir eliminar aceites y grasas, hidrocarburos solubles o emulsionados
en el agua, sólidos coloidales y en suspensión y parte de DQO oxidable químicamente a
través de tratamientos físico-químico con la adición de coagulantes y floculantes,
encaminados a desestabilizar la materia coloidal para facilitar su separación posterior a
través de una decantación o flotación mecánica. Los parámetros analíticos resultantes
del tratamiento físico-químico son los que se indican seguidamente:

Fase Límites
PARÁMETROS Uds Acuosa (Vertido a las aguas marítimas)
Compuesta Compuesta
DQO mgO2/l 3500 300
DBO5 mgO2/l 800
Fenoles mg/l 5 5
SST mg/l 65 200
pH Uds.pH 7,9 7-9
Conductividad mS/cm 16
Aceites y mg/l 25
Grasas
Hidrocarburos mg/l 5 5
Toxicidad Equitox 100 50
Fósforo total mg/l 10
N-NH4 mg/l 40
TKN mg/l 50
Metales Ausencia
pesados

Como se puede observar en la tabla anterior, aún el efluente resultante del


tratamiento físico-químico, requiere un etapa terciaria de tratamiento para la eliminación
de la materia orgánica y nitrógeno amoniacal todavía existente en el agua residual; para
ello se suelen emplear etapas de oxidación biológica y/o procesos de oxidación avanzada
encargadas de degradar y fraccionar las cadenas moleculares carburadas existentes,
favoreciendo la disminución de la demanda química de oxígeno, demanda biológica de
oxígeno, carbono orgánico total y nitrógeno total, consiguiendo depurar el agua a
calidades medioambientales exigidas, y aumentar la biodegradabilidad de las aguas,
rebajando la toxicidad de las mismas. A esta etapa de oxidación se le debe de acompañar
de una filtración por ultrafiltración, para que a demás de eliminar sólidos en suspensión
hasta un tamaño de 0,01 µm, conseguir un agua ausente bacterias y microorganismos
que puedan hacer mucho daño al ecosistema de las zonas costeras del medio.

Estudios realizados en varios países han puesto en relieve que muchas especies
de bacterias, plantas y organismos, pueden sobrevivir el agua y sedimentos
transportados por los buques (aguas de lastre, aguas de sentinas,…), inclusive después
de travesías de varios meses de duración.
La descarga de estas aguas y sedimentos en espacios marítimos costeros, fuera
del lugar de origen, pueden dar lugar al asentamiento de organismos acuáticos invasivos
y agentes patógenos perjudiciales, constituyendo un riesgo para el medio marino, la
diversidad biológica, la salud humana y la actividad económica del lugar.

Además es importante tener en consideración, que cualquier instalación destinada


a la valorización de residuos peligrosos con capacidad superior a 10 Tn días está
sometida a Autorización Ambiental Integrada, según lo establecido en el artículo 20.1.a)
el cual hace referencia a la construcción, montaje, explotación o traslado de instalaciones
públicas y privadas en las que se desarrollen alguna o parte de las actuaciones señaladas
en el anexo I, de la Ley 7/2007 de Gestión Integral de la Calidad Ambiental, no
diferenciándose si se trata de instalaciones fijas o móviles. Por ello habrá que someter
dicha instalación a este trámite, debiéndose en el trámite obtener permiso de vertido y
tenemos que tener en cuenta que se tratan de agua salada que no se pueden verter a
cualquier colector una vez que es convenientemente depurada y cumple con los
parámetros mencionados, y con todas las medidas de prevención, para asegurar la
protección de las personas y del medio ambiente “Desarrollo sostenible”.

Como conclusión a todo lo expuesto anteriormente, en el caso de que una


instalación para la recogida y tratamiento de estos residuos, no disponga de un
tratamiento adecuado, físico-químico y de oxidación, aparte del incumplimiento Legal
Medio Ambiental, se producirá un daño al medio sobre las especies marinas del lugar.
Habrá que valorar además, en especial, determinadas especies con gran importancia en
la economía de la ría de Vigo como pueden ser el marisco, las mejilloneras e incluso la
pesca de bajura que también se verían afectadas por esos vertidos. Muchas de esas
especies actúan como medios filtrantes de dichos contaminantes, quedando en su
organismo de forma acumulativa afectando a sus parámetros de toxicidad. De hecho los
moluscos bivalvos (mejillones, almejas,…) son filtradores del agua marina, no habiendo
desarrollado la capacidad de asimilar ni eliminar en su organismo esos contaminantes,
por lo que a pequeñas concentraciones de este contaminante en el agua, estos
organismos se ven afectados seriamente, inclusive disminuyendo su capacidad de
reproducción, como avalan ciertos estudios científicos realizados a este respecto. Las
toxinas acumuladas en los mejillones y otras especies pueden pasan al hombre
provocándoles diversas enfermedades y algunas de ellas pueden ser mortales.

Una depuración deficiente e inadecuada puede incrementar la contaminación


orgánica (Demanda Química de oxígeno, Demanda Biológica de oxígeno, Carbono
Orgánico Total) del vertido en aproximadamente 28 veces superior al límite de vertido
Legal, lo que implicaría un alta tasa de consumo de oxígeno comenzando la acción de las
bacterias anoxigénicas que producen gases (Sulfuro de hidrógeno) y matan las formas
vivas. Por otra parte este hecho conlleva el incremento de otros parámetros como se
indican seguidamente:

 El nitrógeno en forma de amonio y amoniaco presente en las aguas de


sentinas, que es muy tóxico para el ecosistema.
 Los metales pesados no precipitados por un tratamiento físico-químico en
pequeñas cantidades provocan graves alteraciones, se acumulan en las
especies marinas, no se degradan, entran en la cadena alimentaria y van
aumentando su contenido en éstos.
 Los sólidos en suspensión y sedimentos provocan turbidez en el agua,
dificultan la fotosíntesis afectando toda la cadena alimentaria, dificultan la
visión de los peces y pueden dañar las branquias.
 El pH, grado de acidez, influye de forma muy significativa en la actividad
biológica de los organismos acuáticos

La contaminación en el mar no se refiere sólo a desastres ecológicos visible en las


costas, o al desastre económico primigenio de los pescadores que no pueden faenar. Sus
efectos quedan latentes en la vida marina y pueden llegar, en un medio o largo plazo, a
la cima de la cadena alimenticia, es decir, al ser humano, después de pasar por los seres
vivos que habitan en la Ría.

Un vertido incontrolado al mar de aguas de sentinas procedentes de las


operaciones internas de los buques, contaminado con hidrocarburos y alta carga
orgánica, puede provocar efectos tóxicos por la acción acumulativa de estos
contaminante, por lo que las algas quedan cubiertas de una capa aceitosa que dificulta su
reproducción, los mejillones y otros moluscos pierden su adherencia a la rocas y caen, y
otras especies filtradoras ingieren estos contaminantes provocando su muerte o
convirtiéndose no aptas para el consumo humano. También se pueden producir efectos
fóticos, impidiendo la fotosíntesis por el impedimento que provoca el hidrocarburo al no
dejar pasar la luz y el oxígeno, perjudicando el desarrollo de plantas y por tanto el cobijo
que dan a miles de especies marinas y la disminución de alimento al ecosistema.

Por último es importante destacar que un barco o unidad móvil no es el lugar más
adecuado para el tratamiento del residuo Marpol, por su limitación en la capacidad de
tratamiento y recepción del mismo, y por encontrarse afectado por los efectos
meteorológicos y las mareas, dificultando la separación de la fase hidrocarburada y el
posible tratamiento de la fase acuosa; demás de posibles derrames, rotura de tuberías y
factores externos que puedan provocar accidentes y vertidos incontrolados al mar.