You are on page 1of 6

Herencia Genética

La herencia genética es el proceso por el cual las características de los individuos


se transmiten a su descendencia, ya sean características fisiológicas, morfológicas
o bioquímicas de los seres vivos bajo diferentes medios ambientales. La herencia
genética es la transmisión a través del material genético existente en el núcleo
celular, de las características anatómicas, fisiológicas o de otro tipo, de un ser vivo
a sus descendientes.
La herencia consiste en la transmisión a su descendencia los caracteres de los
ascendentes. El conjunto de todos los caracteres transmisibles, que vienen fijados
en los genes, recibe el nombre de genotipo y su manifestación exterior en el aspecto
del individuo el de fenotipo. Se llama idiotipo al conjunto de posibilidades de
manifestar un carácter que presenta un individuo.
Para que los genes se transmitan a los descendientes es necesaria una
reproducción idéntica que dé lugar a una réplica de cada uno de ellos; este
fenómeno tiene lugar en la meiosis.
Las variaciones que se producen en el genotipo de un individuo de una determinada
especie se denominan variaciones genotípicas. Estas variaciones genotípicas
surgen por cambios o mutaciones (espontáneas o inducidas por agentes muta
génicos) que pueden ocurrir en el ADN. Las mutaciones que se producen en
los genes dé las células sexuales pueden transmitirse de una generación a otra. Las
variaciones genotípicas entre los individuos de una misma especie tienen como
consecuencia la existencia de fenotipos diferentes. Algunas mutaciones producen
enfermedades, tales como la fenilcetonuria, galactosemia, anemia de células
falciformes, síndrome de Down, síndrome de Turner, entre otras. Hasta el momento
no se ha podido curar una enfermedad genética, pero para algunas patologías se
está investigando esta posibilidad mediante la terapia génica.
Transmisión de Caracteres Hereditarios
Todas las personas presentamos unas características comunes que nos definen
como seres humanos. Sin embargo, no hay dos seres humanos exactamente
iguales. Las diferencias que se observan entre las distintas personas, por ejemplo
en los rasgos de la cara u otros caracteres como el grupo sanguíneo, el color de la
piel o el tipo de cabello, son consecuencia directa de la herencia. Otros caracteres,
a pesar de ser hereditarios, pueden estar influidos por el ambiente. Así, la altura de
un individuo está determinada por la herencia, pero puede variar dependiendo de la
alimentación recibida durante su infancia.
Algunos caracteres que exhibimos, como las cicatrices, los adquirimos a lo largo de
nuestra vida. No obstante, gran parte de los caracteres que observamos en los
individuos son hereditarios, es decir, se transmiten de generación en generación
mediante la reproducción. Estos caracteres van apareciendo durante el desarrollo y
el crecimiento de un individuo y se manifiestan a lo largo de su vida.
Los caracteres que son el resultado exclusivamente de la acción del ambiente no
se transmiten a los hijos y se denominan caracteres adquiridos.
A veces, es difícil determinar si la variación de un carácter es hereditaria o tiene un
origen ambiental. Por ejemplo, la estatura de las personas es un carácter
hereditario; los hijos de padres altos suelen ser también altos; sin embargo, una
correcta alimentación también influye en la estatura alcanzada.
Muchos de los caracteres heredados se manifiestan de una manera diferente según
las condiciones ambientales en las que vive o se ha desarrollado un individuo. Sin
embargo, las variaciones en los caracteres provocadas por el ambiente se
caracterizan por no ser heredables, es decir, por no transmitirse a la descendencia.
Para que la variación de un carácter sea heredable ha de afectar al material
hereditario, es decir, a la información que los padres transmiten a los hijos.
Discapacidad Congénita
Una enfermedad congénita es aquella que se manifiesta desde antes del
nacimiento,1 ya sea producida por un trastorno ocurrido durante el desarrollo
embrionario, o como consecuencia de un defecto hereditario.
Las exposiciones a productos químicos en el medio ambiente pueden perjudicar la
función reproductiva humana de muchas maneras. Los sistemas reproductivos
masculinos y femeninos son importantes sistemas de órganos, los cuales son
sensibles a numerosos agentes químicos y físicos. La amplia gama de resultados
reproductivos adversos incluye una reducción en la fertilidad, abortos espontáneos,
bajo peso al nacer, malformaciones y deficiencias del desarrollo.
Muchos estudios han encontrado que la frecuencia de aparición de ciertas
malformaciones congénitas depende del sexo del niño (tabla).
Por ejemplo, la estenosis pilórica ocurre más a menudo en varones, mientras que
la luxación congénita de cadera es de cuatro a cinco veces más probable en
mujeres. Entre los niños con un riñón, hay aproximadamente el doble de hombres,
mientras que entre los niños con tres riñones hay aproximadamente 2,5 veces más
mujeres. El mismo patrón se observa entre los bebés con un número excesivo de
costillas, vértebras, dientes y otros órganos que en un proceso de evolución han
sufrido reducción, entre ellos hay más mujeres. La anencefalia se produce con
aproximadamente el doble de frecuencia en las mujeres. La cantidad de niños que
nacen con 6 dedos es dos veces mayor que la cantidad de niñas.
Alrededor del 3% de los recién nacidos tienen una "anomalía física importante", lo
que significa una anomalía física que tiene un significado cosmético o funcional. Las
anomalías congénitas físicas son la principal causa de mortalidad infantil en los
Estados Unidos, y representan más del 20% de todas las muertes infantiles. De
siete a diez por ciento de todos los niños requerirá atención médica extensa para
diagnosticar o tratar un defecto congénito.
Leyes de Mendel Monohibridismo
Mendel experimentó con plantas de arvejas, que presentan la ventaja de ser
fácilmente cultivables, de desarrollarse rápidamente, de tener descendencia
numerosa y de que sus variedades difieren en bastantes rasgos fáciles de
diferenciar (por no presentar variaciones intermedias). Permitiendo que las plantas
con una determinada característica se auto fecundaran de generación en
generación, obtuvo líneas puras, es decir, que sólo portaban información para esa
característica alternativa Por ejemplo, si una planta alta era descendiente de las
plantas altas, y éstas también eras descendientes de plantas altas, esa planta no
tendría información que determinara que la planta fuera baja.
Al realizar sus experimentos, Mendel trabajó fijándose en una sola cualidad
definida, lo que ahora se conoce como cruzamiento monohíbrido. El término
“Hibrido” se aplica a los organismos producidos por progenitores genéticamente
diferentes (Ej.: gen de pelo rubio con gen de pelo castaño). A los individuos
generados mediante el cruce de progenitores que se diferencian en un solo rasgo,
se les denomina “monohíbridos”. Por ejemplo, sólo se fijaba en la altura de la planta
o en el color de la semilla, pro no en ambas cosas a la vez.
Cuando Mendel cruzaba arvejas puras de semillas rugosas con arvejas puras de
semillas lisas, toda la descendencia, llamada primera generación filial (F1),
presentaba semillas lisas. Había “desaparecido” una de las características
alternativas (rugosa). Esto pasaba siempre en ese tipo de cruzamientos. Cuando
los individuos de la F1 se auto fecundaban, la generación resultante,
llamada segunda generación filial (F2), mostraba arvejas con semillas lisas y
arvejas con semillas rugosas en una proporción 3:1, es decir, el 75% de las semillas
presentaban rasgos lisos, y el 25% presentaba rasgos rugosos.
A partir de esto, Mendel llegó a la conclusión de que en las plantas híbridas (F1) el
rasgo de uno de los padres no desaparecía, sino que se quedaba en
estado recesivo, es decir, reaparecía de nuevo en la generación F2, por ende, cada
individuo tiene la información de los dos rasgos o genes, pero uno es dominante
frente a otro.
Valor Nutricional de los Alimentos
El valor nutricional que un alimento tiene se determina por su composición química.
Esta cualidad del alimento es a su vez función de los siguientes factores:
Potencial genético del vegetal
Estación de producción
Climatología
Características de la tierra de cultivo
Tratamientos fitosanitarios y de fertilización
Estado de madurez del fruto
Almacenamiento
Transformación
Los nutrientes esenciales son aquellos que nuestro organismo no puede sintetizar
o que si lo hace es en cantidades muy pequeñas. Por tanto lo que principalmente
nos debe de aportar un alimento son nutrientes esenciales. Cuando compramos
alimentos no nos fijamos en este concepto y mucho menos en si el alimento es o no
vital. Nos limitamos a pagar por kilos o volumen de producto. Así pues es importante
tener en cuenta unas pocas cuestiones que nos ayudan a discriminar:
1. El azúcar y las harinas refinadas así como los productos que los contengan
carecen de las vitaminas y minerales que tienen los productos integrales. El proceso
de refino de la harina nos da un producto que sólo es gluten y almidón. Alternativa
al pan blanco es el pan integral ecológico.
2. El azúcar refinado produce descalcificación en nuestro organismo. Buenas
opciones para aportar a nuestra dieta azúcar es consumir frutas, miel y azúcar
panela. Todos de producción ecológica.
3. Los ácidos grasos mono insaturados y poliinsaturados de los aceites vegetales
no refinados son muy beneficiosos (aceite de oliva y girasol), a excepción de los
aceites de palma y coco que tienen ácidos grasos saturados. El refino del aceite es
una práctica industrial para aumentar el rendimiento en la extracción y consiste en
mezclar la torta de semillas con disolvente. Posteriormente la mezcla de aceite y
disolvente se someten a elevada temperatura para separar el disolvente. Nuestra
salud nos agradecerá evitar la grasa saturada y la grasa vegetal refinada (aceite de
girasol refinado y aceite de orujo). Un buen hábito es el consumo de aceite de oliva
virgen extra y aceite de girasol de primera prensada ecológica.
4. Las grasas hidrogenadas de la bollería industrial o “grasas trans” se comportan
en nuestro organismo peor que las grasas saturadas. La hidrogenación de las
grasas vegetales es un proceso industrial que las convierte en grasa sólida a
temperatura ambiente. Evitar el consumo de bollería industrial, sobre todo de los
niños nos evitará muchos problemas en el futuro.
5. El marchitamiento de ciertos alimentos por mala conservación produce pérdida
de ác. Ascórbico y ác. Fólico.
6. La congelación y deshidratación de hortalizas supone pérdida de parte de las
vitaminas.
7. La lista de aditivos autorizados en productos transformados es amplísima y no
todos son inocuos. Es muy importante conocerlos bien y rechazar productos con los
aditivos más peligrosos.
8. Los alimentos prebióticos son una necesidad creada en el consumidor por
empresas de transformación de alimentos, empleando para ello campañas
millonarias de marketing. Los aportes extras en ciertos productos (minerales,
vitaminas, microorganismos y ác. grasos en lácteos y derivados lácteos) los
podemos ingerir en su forma natural en otros alimentos frescos con la garantía de
que se absorberán mejor.
9. Es muy importante saber que los productos modificados genéticamente (OGM)
están presentes en los productos que podemos adquirir habitualmente en el
comercio. Algunos están etiquetados como tal y otros aún no lo están, pese a ser
obligatorio para los alimentos de origen vegetal o que los contengan. Es muy útil la
Guía Verde y Roja de Green Peace. Este tipo de organismos modificados son un
sin sentido, una verdadera amenaza en la naturaleza y para la salud.