You are on page 1of 2

Desarrollar la creatividad en los niños es muy importante para su desarrollo integral.

La
creatividad es clave si queremos niños independientes en su forma de pensar, niños que
puedan asimilar bien las situaciones que viven, que sepan razonar, que sean sensibles al
entorno y que quieran explorar el mundo que les rodea. Todo ello, les ayudará a conseguir
soluciones originales frente a los problemas cotidianos y a conocerse a sí mismos.

Fomentar la creatividad en los pequeños de la casa, ayudará a que tengan una mayor
adaptabilidad a situaciones nuevas, y a que sean más felices. Ésta contribuye a que los
niños muestren una mejor actitud ante situaciones novedosas y a que se sientan menos
frustrados ante un posible cambio.

Los niños desarrollan muchas de las capacidades que marcarán su futuro en sus primeros
seis años de vida. Entre estas capacidades está la de crear. Aunque todos los niños son
creativos, existen maneras de estimular esta capacidad para que permanezca y se potencie.

Actividades para desarrollar la creatividad en los niños


Una buena opción para desarrollar la creatividad en los niños es con juegos y
actividades, para que aprendan a encontrar soluciones diferentes para un mismo problema.
 Leer y contar cuentos: los cuentos divierten y entretienen a los niños, pero además
potencian su capacidad creativa y su imaginación. Puedes jugar con ellos a inventar finales
de las historias o a crear nuevas.
 Hacer visitas a museos y a exposiciones: la visita a un museo o una exposición puede ser
toda una aventura para los niños. Invítales a que den su visión de un objeto o cuadro.
 Interpretar figuras: podéis tumbaros en el césped de un parque o en una hamaca en la
azotea y jugar a interpretar figuras con las nubes y las estrellas.
 Juegos en grupo: un buen ejercicio es crear una historia en grupo. Una persona empieza a
contar una historia, y los demás la siguen añadiendo su aportación sobre la marcha y
construyendo esta de forma original. Este juego potencia la imaginación, creatividad y
socialización de los niños.
¿Cómo vencer la timidez infantil?
A algunos niños les resulta muy difícil hacer amigos y relacionarse con los demás. La timidez
es un problema más o menos frecuente que se puede presentar en mayor o menor grado en
determinadas situaciones, pero si esa ansiedad aumenta y se hace patológica, es necesario
consultar a un especialista, ya que la falta de socialización puede incluso afectar al
aprendizaje y escolarización del niño

Para muchos niños, ir a una reunión social de sus padres llena de chavales que no conocen
y que se les obligue a jugar con ellos, es todo un trauma. Su timidez es tal, que lo pasan mal
siempre que tienen que conocer a nuevas personas y les cuesta hacer amigos. Cualquier
cambio o nueva situación les acarrea estrés y ansiedad, con la repercusión que ello tiene
también para sus padres. Pero la solución no es sobreprotegerle y permitirle quedarse en
casa solo o jugar nosotros con él todo el tiempo, debemos ayudarle a vencer su timidez para
que sea capaz de hacer amigos e integrarse en la sociedad.
Muchas de estas manías, algunas más desagradables que otras, se desarrollan a partir de
los 4 o 5 años. Por raro que nos pueda parecer, los niños también padecen estrés y ansiedad
y su origen puede estar en diferentes causas: el comienzo de curso, un cambio de domicilio,
los deberes del cole, hacer nuevos amigos, etc. Toda esta presión puede derivar en el
desarrollo de pequeños malos hábitos como quitarse costras, hurgarse la nariz, chupar los
puños del jersey, morderse mechones de pelo, chuparse el pulgar u otros comportamientos.
La repetición de estas acciones le ayuda a mitigar su ansiedad y a tranquilizarse.

Aunque estas conductas no suelen ser graves, muchas de ellas son socialmente
inaceptables. Los niños pequeños no lo perciben, sin embargo a la edad de 6 o 7 años
comienzan ser conscientes de su apariencia personal y el hecho de morderse las uñas o
arrancarse el pelo puede debilitar la confianza en sí mismos. Y a medida que pasa el tiempo
será más difícil abandonar el hábito. Si quieres ayudar a tu pequeño a acabar con esos tics,
comienza cuanto antes.